Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

— Zwischen uns | | Priv. Egon Auerbach

Aaron O'Neill el Dom Mayo 20, 2018 10:04 pm

— FlashBack —

22 de Mayo del 2017, Área-M
09:55 A.M.

Fuera de aquí, cotilla (?):

Tema +18

Ahí estaba, igual que siempre, cinco minutos antes de lo acordado, no le gustaba para nada llegar tarde, al igual que detestaba que alguien llegara tarde a algún compromiso — "Aquí vamos" — Pensó. Siempre se había mantenido alejado de los conflictos del mundo mágico, también intentaba mantenerse en medio de la balanza, para no caer hacia un lado, pero tampoco hacia el otro. A pesar de esto, apoyaba los ideales de Lord Voldemort, esos ideales puristas que lo habían acompañado y formaban parte de su vida incluso desde muy pequeño, tanto así que su repelús por los nacidos de muggles era cada vez mayor. De igual forma que como lo hacía con todo, tomaba lo más favorable y dejaba de lado lo que no le convenía, disfrutaba de ciertas cosas creadas por los muggles, disfrutaba de la tecnología y también en gran medida de la música muggle, sin embargo, los consideraba una raza totalmente inferior y en ocasiones, incluso innecesaria. De igual forma, no estaba del todo en contra de los muggles, sólo buscaba que no se entrometieran en su vida, pero si había algo que le repugnaba, era ver como uno de ellos se convertía en un hechicero, ahí era donde perdía hasta la última pizca de tolerancia, porque si había algo que lo hacía enojar, era sentir que estaban arruinando o desprestigiando el linaje de los magos, ese que por tanto tiempo se había intentado preservar.

Para él, que había estado por un largo tiempo buscando un oficio digno, no había aparecido una mejor opción que la que tenía frente a sus ojos justo ahora. Sí, allí estaba, accediendo a la parte baja de Azkaban, a la reciente y aún no demasiado conocida Área-M, donde se tenían cautivos hijos de muggles y también ciertos mestizos, que habían desafiado al régimen del Señor Tenebroso, y que justo ahora se encontraban cautivos, siendo utilizados como conejillos de indias para distintos experimentos y torturas, o por lo menos eso era lo que había llegado hasta sus oídos. ¿Que cómo estaba allí? Un amigo bastante cercano, que tenía buenas influencias en el mundo mágico, especialmente de parte de los mortífagos había conseguido este trabajo para él, porque sabía que le sentaría bien y sabía que estaba capacitado. Y es que no, no iba a llegar como un guardia de seguridad o vigilante cualquiera del lugar, de haber sido así jamás había aceptado el trabajo, pero allí estaba, y tenía el puesto de extirpador, no era precisamente el más alto, sino que se encontraba más bien justo al medio, pero podría ir escalando peldaños poco a poco si se mostraba leal y eficiente, y él era especialmente bueno para ambas, o mejor dicho, simulando la primera.

Hasta donde tenía entendido, esta nueva 'extensión', por así llamarla de la prisión mágica había sido añadida hace tan sólo uno o dos meses, por lo tanto, su personal aún no se encontraba completo, debido a que no era fácil confiar esta clase de labores a cualquiera, en especial con el montón de gente que parecía estar a desacuerdo con el régimen establecido por Lord Voldemort. Igual que en la mayoría de las ocasiones, su vestuario era formal, siempre adecuado para la ocasión, aunque tampoco exagerado, muy bien cuidado en lo que respectaba al estilo, y con una paleta de colores bastante sutil. Llevaba puesta una camisa de vestir de color blanco con franjas verticales de color azul claro y encima, una corbata con rayas verticales azul marina. También llevaba un pantalón chino beige, estos eran sus modelos favoritos de pantalones, y la mayor parte del tiempo se le podía ver con ellos puestos, sentía que combinaban casi con todo, y le daban un estilo fresco pero elegante a la vez. Traía puesta también una correa marrón de cuero y un blazer gris, adicionándole sobre esta última también una chaqueta de estilo militar color azul marino con diversos bolsillos, y unos zapatos brogue marrones.

Apenas entrar al lugar, pudo sentir un fuerte silencio, todo estaba bastante tranquilo de momento, claramente, no era un lugar ideal para las personas claustrofóbicas, debido a que por lo menos, luego del ascensor que lo había llevado desde Azkaban hasta la nueva Área-M, todo era bastante encerrado y carecía de luz solar, al encontrarse bajo el agua. Las paredes y suelos contaban con un diseño atractivo y espacios bien aprovechados, aunque podría ser mejor. Era bastante descolorido y un tanto tosco, como era de esperarse de esta especie de cárcel — En un segundo viene alguien a orientarlo — Comentó un vigilante, alto y rústico que se encontraba situado justo un poco delante de la salida del ascensor. Aaron utilizó sus momentos libres y sin ninguna clase de interacción humana para caminar un poco dentro de la misma área, analizando muy bien su entorno, el diseño, guardándose en la memoria con cuidado estos pasillos y estas rígidas y limitantes paredes, que probablemente vería ahora casi a diario.

Este trabajo le parecía el chance perfecto, el paquete completo. Podría conseguir un trabajo por el medio del cual podría ir avanzando en lo que respecta a credibilidad y conocimiento sobre el mundo mágico, además podría establecer más relaciones de las que tenía, que nunca eran demasiadas a la hora de necesitar en favor. Y lo más reconfortante, era que podría experimentar con esos hijos de muggles... Sí, en definitiva, sabía que incluso teniendo el peor día de la vida, esos miserables sufrirían más que él, y eso le resultaba increíblemente atractivo, además que en la mayoría de las ocasiones se sentía bastante atraído por la violencia, tanto ser golpeado y torturar se le daban bien, tenía sangre fría y en momentos de aburrimiento, siempre gozaba del sufrimiento ajeno, aunque francamente, también le resultaba... atractivo que se lo hicieran a él, acababa en una experiencia de lo más grata y excitante para él, por lo que se podía concluir que era una persona bastante masoquista en ciertas ocasiones, sí, tenía unos gustos un tanto peculiares, si tomaba en cuanta que precisamente este fue el motivo de la cólera hacia su padre.


Última edición por Aaron O'Neill el Miér Jul 11, 2018 8:12 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Egon Auerbach el Lun Mayo 21, 2018 5:44 pm

En aquellos momentos, Egon descansaba de uno de los proyectos más importantes que tenía entre manos desde que entró en Azkaban. Había pasado gran parte de la noche obsesionado con analizar los efectos de un hechizo que él mismo intentaba crear con intenciones de generar en la víctima la parálisis total y permanente de sus piernas. Al inicio, dicho conjuro tan sólo parecía provocar pequeños temblores en los músculos, seguidos de fuertes pinchazos que impedían caminar bien, pero el efecto final no aparecía tal y como él deseaba. Así que sin dejar descansar al preso, continuó experimentando distintas fórmulas. Sólo una de ellas mostró signos de evolucionar favorablemente, así que satisfecho con ver al preso caer de rodillas y haberse mantenido inmóvil durante largos minutos, se marchó al laboratorio para continuar con otras labores.

Pronto llegó su descanso de verdad, en el que simplemente optó por coger una manzana roja y llevársela a la boca como desayuno a primera hora de la mañana, mientras miraba algunos apuntes. Al cabo de sesenta minutos, llegó uno de sus compañeros a explicarle que un nuevo aspirante a extirpador le había sido asignado a él. Y con amabilidad, Auerbach se levantó de su asiento para agradecerle la información y marchar de inmediato a la zona común donde lo estaría esperando.

La decoración del lugar es algo austera, pero siempre me ha resultado más interesante averiguar los secretos ocultos del interior de las cosas. —confesó Egon, apareciendo a pasos firmes y elegantes ante el nuevo.— ¿Para qué detenerse en lo superficial de Azkaban, cuando podemos disfrutar de su verdadera esencia?"Los prisioneros" Terminó en su mente. Con unos pasos más, se acercó suficiente a Aaron para poder extenderle la mano y presentarse— Soy Egon. —le estrechó la mano y le sonrió— Tú debes ser Aaron. Bienvenido. —Se tomó la confianza de posar su brazo tras la espalda del nuevo, como si se conociesen desde hace tiempo, y lo invitó a girarse.— Acompáñame. Te enseñaré todo esto.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dero G. / Joseph M.
Edad del pj : 40
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.750
Lealtad : A sí mismo
Patronus :
RP Adicional : ---
Mensajes : 120
Puntos : 57
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5837-egon-auerbach-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5849-egon-auerbach-relaciones#86078 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5850-egon-auerbach-cronologia#86082 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5848-egon-auerbach-correspondencia#86076
Egon AuerbachExtirpador

Aaron O'Neill el Lun Mayo 21, 2018 11:22 pm

Estaba sumergido totalmente en sus pensamientos, observando la curiosa, insípida pero a la vez atractiva decoración del lugar, y es que lucía bien, aunque no sabía exactamente el porqué, considerando que carecía completamente de cualquier clase de decoraciones, sabiendo que solo tenía las paredes, el techo, suelo y una que otra estancia necesaria en el establecimiento, todo prácticamente del mismo color, no dando cabida a siquiera jugar un poco con la paleta de colores en la decoración. Se escapó de sus profundos pensamientos unos segundos después, al escuchar una áspera voz que parecía dirigirse hacia él.

Giró su vista y tenía allí a un hombre que lucía un tanto... ¿Qué palabra luciría adecuada? Peculiar, sí. Era alto, probablemente unos tres centímetros más alto que Aaron, también tenía una barba bien pulida y cabellera negra, lindas facciones, debía admitirlo, aunque su estilo era un tanto curioso, llegaría incluso a catalogarlo punk, conocía muy pocas personas con un estilo de vestir similar, y aunque a él no le gustaba en lo más mínimo, entendía que los gustos podían variar entre las personas.

Un estilo bastante insípido pero atractivo, diría yo — Y es que sí, tenía algo peculiar en su aspecto que le resultaba llamativo, a pesar de la ausencia total de decoraciones y la triste paleta de colores que se había empleado en el diseño, de igual forma, era una cárcel, así que no tenía porqué tener un diseño de lo más moderno y civilizado, de hecho, la apariencia era totalmente irrelevante, lo que en realidad importaba en este tipo de lugares era la seguridad. El hombre tenía buen porte, y a pesar de su apariencia tan excéntrica, lucía como una persona bastante amable y caballerosa, y en su léxico podía notar que era bastante educado, o por lo menos, eso era lo que aparentaba.

Su semblante se mantuvo frívolo, aunque en su cabeza no podía evitar sonreír al escuchar las palabras de aquel mago, claramente, su 'verdadera esencia' era el trabajo en sí, y esto solo lo llenaba de emoción, el poder experimentar con los detestables y bascosos sangre sucias sin duda le iba a alegrar la vida, iba no a llenar, pero si a hacer algo de espacio en lo que actualmente era una vacía existencia — No puedo esperar para ver la verdadera esencia, entonces — Para tener este trabajo estaba totalmente consciente acerca del hecho de que había que tener sangre fría, para llevar a cabo cualquier clase de extremos experimentos y torturas hacia los presos, eso se lo había dejado muy en claro su contacto, y sinceramente, no había nada que ansiara más que tener la oportunidad de trabajar con esos nauseabundos reclusos, hacerles saber que tenían bien ganado su lugar dentro de la prisión, y tenía el presentimiento de que eran las mismas intenciones que debía tener cada uno de los extirpadores dentro del lugar.

Le estrechó la mano al hombre con amabilidad, y por primera vez dentro de aquellas instalaciones, esbozó una agradable sonrisa, esa que le salía tan natural y dejaba a la vista su tan amada y bien cuidada dentadura — Así es, muchas gracias — Apenas y acabó de soltar su mano y decir estas palabras, cuando pudo sentir como el hombre deslizaba su mano hacia la espalda de Aaron, sujetándolo y haciéndolo girar, para empezar a caminar a lo largo de las instalaciones. Él únicamente le dedicó una mirada de pies a cabeza muy poco discreta, en medio de una intrigante sonrisa, sin embargo, no hizo nada más, y se dejó guiar por aquel hombre de peculiar aspecto, aparentemente llamado Egon.

Empezaron a caminar a través del lugar, y podía ver como a través de esos largos pasillos la decoración no cambiaba ni un poco, todo tenía exactamente el mismo estilo frugal de la entrada — ¿Disfrutas trabajar aquí? — La pregunta prácticamente se respondía sola, una persona debía estar realmente afectada como para trabajar en un lugar en el que debiera torturar gente y experimentar con ellos sin gustarle lo que hacía, es decir, no era esa clase de empleos que aunque detestes, puedes pasar por alto, no para las personas que eran increíblemente sensibles ante el dolor y el sufrimiento ajeno, o para aquellos de corazón puro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Egon Auerbach el Mar Mayo 22, 2018 4:02 pm

Caminando por el pasillo principal que daba a la verdadera Área-M, y no a lo que en realidad era el hall de entrada de Azkaban a dicha zona, Egon continuó guiando a su futuro compañero a través de las toscas paredes de hormigón.

¿Que si disfruto? —Alzó las cejas. La pregunta no podría haber sido más acertada y, a la vez, más previsible.— Dime una cosa, Aaron. ¿A qué has venido tú aquí? —Con delicadeca bajó el brazo y continuó su paso— ¿A ganarte un sueldo? A... ¿Probar suerte? —Lo miró y sonrió tan sólo un instante.— No. Esto es vocación, amigo mío. —extendió sus brazos señalando con ambos el lugar donde estaban. Pronto llegarían a su destino.— Nadie en su sano juicio acudiría aquí por otra cosa sino el placer. —Su voz, grave, ronca e imponente, se tornó de una tonalidad ligeramente susurrante, como insinuando algo— cualquier tipo de placer.

Sin más, se detuvo en lo que parecía ser la zona central del Área-M, donde los presos en aquel instante formaban ordenadamente la cola para su primera comida de la mañana. Se trataba de una especie de patio interior con luces por supuesto no naturales -pues estaban bajo el agua- en el que además de descansar o charlar con otros compañeros, comían.

Estamos en el ala este, concretamente en el comedor. O patio de recreos, como me gusta llamarlo... —Se llevó el índice de la mano derecha a su labio inferior, pensativo por un instante mientras observaba a los presos. Casi parecía haberse quedado ensimismado en sus pensamientos, pero por suerte en cuestión de unos segundos continuó con la conversación— Los presos vienen aquí tan sólo a las horas del desayuno, la comida y la cena. Ya sabes, generalmente nos gusta alimentar de manera adecuada a nuestras preciadas ratas de laboratorio. —volvió a sonreír, pero sus sonrisas eran fugaces, casi imperceptibles.— Según su comportamiento se les puede otorgar además una hora libre para socializar y, por supuesto, para asearse; En aquella zona de allí están los baños y las duchas.

Sin continuar con el particular recorrido turístico que Egon parecía disfrutar mucho más que el apuesto y aparentemente benévolo nuevo visitante, los presos allí presentes no dudaron en contemplar de arriba a abajo la única posibilidad de liberación que se les presentaba; Aaron. Fueron muchos los que, dejándose llevar por una primera impresión, creyeron que quizás el joven venía a sacarlos de aquí. Ilusos. Los delirios y paranoias de los desgraciados presos aumentaban y empeoraban cada vez más, pero siempre se había escuchado que la esperanza es lo último que se pierde, después de todo. Sin embargo, otros eran bastante reacios a confiarse y esperaban lo peor. Quizás ninguno de los dos grupos se equivocaba del todo, pero lo que sí era seguro es que en la mente de aquellos desgraciados comenzaron a rondar miles de preguntas; ¿Quién sería aquel moreno? ¿Cómo los trataría? ¿Tendrían la oportunidad de no acabar con Egon o con Delta para probar suerte con este nuevo sujeto? La novedad siempre llamaba, fuera de forma positiva o negativa, y Aaron sin duda se había convertido en el objetivo de todas aquellas miradas.

No seas tímido, saluda. —insinuó Egon, que en cuanto hizo un leve gesto con su cabeza, gran parte de los presos se levantaron de sus asientos para saludar al extirpador recién llegado. Todos aquellos que se quedaron sentados, en especial los que estaban a cargo del más veterano, fueron contados mentalmente uno a uno por Auerbach, que sin duda, tomaría ciertas represalias.— Este es uno de mis grandes placeres... el de la obediencia.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dero G. / Joseph M.
Edad del pj : 40
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.750
Lealtad : A sí mismo
Patronus :
RP Adicional : ---
Mensajes : 120
Puntos : 57
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5837-egon-auerbach-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5849-egon-auerbach-relaciones#86078 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5850-egon-auerbach-cronologia#86082 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5848-egon-auerbach-correspondencia#86076
Egon AuerbachExtirpador

Aaron O'Neill el Miér Mayo 23, 2018 4:39 am

Ya podía admirar el tan reconfortante efecto que esas paredes de hormigón de los pasillos podían causar en los que se paseaban libremente por la prisión, aunque sabía que para los presos, las veían como el mayor impedimento y la aparente razón de una claustrofobia, estar encerrado entre esas rústicas paredes y barrotes, completamente aislado, únicamente teniendo salidas para comer, asearse y para las torturas y experimentos, lucía como una vida que nadie querría tener, pero que los sangre sucias tenían muy bien ganada. Caminaba por los pasillos totalmente abierto a cualquier posibilidad, sabía que de este lugar podía esperar cualquier cosa, a su paso analizaba cuidadosamente todo el diseño, las celdas, también notaba ciertas medidas de seguridad que habían tomado por el lugar y si había algo que le había quedado claro era que no cualquiera escapaba de este lugar.

La respuesta del extirpador había sido exactamente lo que él había estado esperando, y es que no cualquiera vendría a una prisión, a torturar, a experimentar con personas únicamente por ganarse un sueldo o mucho menos por guardar las apariencias, no, este era un trabajo no apto para cualquier persona, y lo exclusivo era su principal atractivo — A explorar, por supuesto — Tomó unos segundos para aclarar su garganta y mirar de arriba a abajo a su guía de este día — Ambientes distintos, sensaciones, a explorar los miedos de los sangre sucias, son algunos ejemplos — Claramente, en todo se estaba refiriendo a la experimentación y la tortura, que era la parte que más le entusiasmaba del trabajo, además, sentía que le sentaría bien la experiencia, y que adicional a ello, sería capaz de aprender un montón de cosas y hacer uno que otro contacto influyente dentro del mundo mágico, aunque este último motivo lo mantenía oculto.

El comentario acerca del placer había conseguido despejar su mente en lo referente al sujeto que lo acompañaba, y sí, él sabía que el estilo steampunk y el trabajo como extirpador no era propio de una persona bondadosa y 'sana' dentro de lo común. Luego de caminar por unos momentos, finalmente arribaron a un lugar más amplio y ligeramente distinto que el resto del sitio, y era evidentemente un comedor. Pudo ver como habían algunos cuantos presos ingiriendo sus alimentos, algunos incluso de forma un tanto desesperada, como si hacía tiempo que no se alimentaban bien, mientras que otros se encontraban de pie, haciendo una fila para recibir la comida.

A diferencia de lo que era una prisión muggle habitual, esta zona no se hallaba repleta precisamente de bravucones, sino que estaba llena mayormente por gente perturbada, ojerosa, algunos pocos estaban moribundos y tenían un aspecto fatal, pálidos y bastante deteriorados físicamente, mientras que otros tenían un aspecto más común y cuerdo. 'Ala este' Igual que siempre, tenía una memoria casi infalible, por lo que no le preocupaba demasiado que se le fuera a olvidar, aunque él precisamente solía hacer énfasis en algunas cosas, para asegurarse de no pasarlas por alto. El silencio invadió el lugar por unos segundos, incluso por parte del extirpador, lo cual hizo que Aaron le echara una ojeada y lo encontrara allí, de pie junto a él, con el dedo índice sobre la comisura de sus labios, pensativo.

Luego de unos pocos segundos retomó la conversación justo donde había quedado, aunque debía admitir que lo había tomado por sorpresa eso de darle tiempo a los presos para socializar, en realidad, no lucía como algo que se haría comúnmente en una prisión de este estilo, aunque viéndolo desde otra perspectiva, podía ser sano para la salud mental de los reclusos, al menos no se sentirían tan aislados y deprimidos, por ende su resistencia sería mayor y podrían someterse a más pruebas que alguien malherido o afectado psicológicamente, esta gente tenía todo bien planeado — La alimentación es importante, no queremos a un paciente poco resistente, ¿No es así? — Él mismo era especialmente bueno hablando acerca de los grupos alimenticios, sus beneficios y también sus consecuencias frente a un exceso, quizás hacía parte de sus profundos conocimientos culinarios, aunque no estaba seguro, pero si algo le quedaba claro, era que mientras mejor se cuidara la salud de cada uno de los presos, más se podría disponer de ellos.

De un momento a otro, el castaño ya se había apoderado de todas las miradas en la sala, podía sentir como todos y cada uno de los allí presentes lo analizaba, lo observaba de pies a cabeza. Claramente a simple vista lucía como alguien benévolo, como su mejor opción, desconocía a los demás extirpadores, aunque comparado con Egon, tenía una apariencia mucho más fresca y amigable, Él, por otra parte, se tomó muy poco tiempo para analizar adecuadamente a alguno de los reclusos, puesto que no le importaban en específico, su físico ni nada relacionado por el momento, sus pensamientos habían sido invadidos únicamente por sus rostros, inundados de esa sensación tan polémica, mientras que Aaron se bañaba de placer al observar el sufrimiento de los impuros, al observar como pagaban por las malas decisiones de sus ancestros, por no haber tomado mejores decisiones y haberlos mantenido en el mundo muggle, donde pertenecían en realidad. No sabía si el comentario acerca de saludar era del todo serio, puesto que no se había imaginado dándoles siquiera un intento de un cordial saludo a alguno de estos mugrosos, aunque sin duda alguna unas cuantas palabras resultarían idóneas para hacerlos subir a la cuerda floja.

Soy Aaron O'Neill, el nuevo extirpador — Todos lo observaban, expectantes, aunque sin hacer ninguna clase de comentario, claramente sabían que debían mantener el pico cerrado, dado a que nadie les había pedido que hablaran — Prepárense, a menos que sean de estirpe y magia pura, no deberían esperar nada menos a un descenso al infierno por mi parte — Como en la mayoría de estas ocasiones, su tono era tan amigable como confuso, porque esa tranquilidad era precisamente lo que lo hacía lucir aterrador, que su voz no temblaba o siquiera tenía que adquirir tema de voz rudo para que sus palabras tuvieran un gran peso — Muero de ganas por saber quien hace la cara de sufrimiento más graciosa — Acto seguido, una blanca sonrisa se escapó de su rostro, mientras que su azul mirada exploraba cuidadosamente a cada uno de los reclusos, los que estaban de pie y también los que no se habían tomado la molestia de levantarse, esa profunda mirada que intimidaba a más de uno, esos orbes que rebosaban frialdad.

Luego, decidió volver a Egon, claramente no tenía intenciones de estancarse por más tiempo en el comedor con los sangre sucias, sino que por el contrario, su deseo era conocer más a fondo las instalaciones y, ¿Por qué no? También a su entorno y colegas — Claramente están bien domados, un trabajo respetable — Admitió, a pesar de los pocos meses desde la apertura del lugar, podía percatar que el extirpador ya había sabido como ganar su respeto, o mejor dicho, su temor — ¿Qué sigue ahora? — Deslizó su brazo hacia la espalda baja del pelinegro, tomándola con gentileza, de la misma forma con la que él lo había sujetado para caminar hace solo un par de minutos atrás.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Egon Auerbach el Lun Mayo 28, 2018 7:06 pm

La curiosa presentación del nuevo extirpador, no tan inesperada para Egon como para los presos, fue sin duda algo destacable. No es que de primeras causase un extremo pavor a los allí presentes, pero sí que pudo verse con claridad como muchos de ellos abandonaron inmediatamente la idea de intentar escapar con él, o persuadirlo.

No está mal. Buen comienzo. —le premió el alemán, que esta vez sí sorprendido por la mano en su cintura baja, se apartó de ella con un astuto y disimulado gesto al girarse directamente hacia el moreno y colocarle la mano sobre el hombro como distracción.— Algo me dice que tú y yo nos llevaremos muy bien... —dicho esto, lo invitó a caminar primero y le señaló la dirección por la que debían seguir el tour. Y es que Egon no quería llegar ahí aún. Todo a su debido momento.

Los laboratorios. —Desveló al comenzar a caminar junto a Aaron, al que le explicó que las celdas eran más aburridas de mostrar y que ya tendría tiempo de verlas por sí solo. Lo interesante de verdad estaba tras la puerta que acababan de cruzar.— Aquí está el verdadero patio de juegos. El paraíso terrenal de todo mago purista que se precie. De todo el que sepa valorar el potencial de avances y desarrollo mágicos que pueden llevarse a cabo aquí. —se separó de él y entró al centro de la sala. Ahí, observó con pasión todos los objetos y maquinaria mágica de los que disponían y luego le regaló al nuevo visitante una gran sonrisa— Esto, querido Aaron, es puro placer.

Para sorpresa del más joven, Auerbach dio varios pasos agigantados hacia él y se colocó a escasos centímetros, rompiendo por completo el esquema de la conversación anterior para construir ahora uno nuevo donde el silencio era el protagonista. Por alguna razón, sus rostros estaban separados únicamente por la distancia prudencial que los ayudaba a no rozar al otro, pero estaba claro que el concepto de espacio personal se había perdido a una velocidad alarmante.

Entonces, justo antes de que esa extraña, fortuita e inesperada cercanía pudiera ocasionar reacciones precipitadas, Egon alargó el brazo a la derecha del cuello de Aaron y la puerta del laboratorio se cerró con magia. ¿Había hecho aquel espectáculo sólo para cerrar la puerta?

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dero G. / Joseph M.
Edad del pj : 40
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.750
Lealtad : A sí mismo
Patronus :
RP Adicional : ---
Mensajes : 120
Puntos : 57
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5837-egon-auerbach-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5849-egon-auerbach-relaciones#86078 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5850-egon-auerbach-cronologia#86082 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5848-egon-auerbach-correspondencia#86076
Egon AuerbachExtirpador

Aaron O'Neill el Mar Mayo 29, 2018 5:00 am

Pudo ver claramente en el rostro de más de un recluso como las esperanzas que habían nacido en ellos hace tan solo un par de segundos se habían esfumado, y es que claro, comparándolo con cualquiera de los extirpadores y trabajadores del sitio, él estaba seguro de que lucía mucho más carismático y benevolente que todos los demás, eso por supuesto, aunque no podía garantizar que en serio lo fuera, aunque tampoco podía afirmar lo contrario, debido a que no había tenido el tiempo suficiente para analizar a los demás. Egon, sin embargo, había sido el único con el cual había tenido trato, y a pesar de lucir bastante caballeroso y amable, podía ver que detrás de toda esa faceta tan generosa había algo más, algo que se esmeraba por mantenerse oculto, o al menos por esperar el momento idóneo para salir, y eso lo hacía interesante, en especial para Aaron, cuya curiosidad le ganaba la mayor parte del tiempo, al punto de no considerar los posibles riesgos que correría, pero él era así, tan poco temeroso y arriesgado que a veces parecía un poco estúpido, aunque sus acciones fueran muy bien premeditadas.

Una expectante mirada fue lo que pudo apreciarse en su rostro al momento de sentir la mano del extirpador sobre su hombro, analizándolo descaradamente de arriba a abajo por unos muy escasos segundos, como siempre acostumbraba a hacer — Sería un placer que así sea — Acto seguido, esbozó una sonrisa auténtica, pero no como esas sonrisas que usualmente demostraban alegría, no, esta iba por un camino diferente, denotaba mayormente picardía, esa sonrisa pícara que tanto acostumbraba a utilizar, que le salía completamente natural la mayor parte del tiempo.

Continuaron caminando, con el castaño unos cuantos pasos en frente, mientras que el pelinegro iba detrás señalando la ruta. Una pequeña pizca de felicidad invadió su ser al ver como ingresaban a un cuarto un tanto amplio, e igual de austero que los demás lugares de la prisión, aunque lo que no tenía de decoración lo tenía de herramientas para la experimentación, eso se veía a simple vista — Ya puedo ver que es un muy buen ambiente, eso es seguro — Y es que, solo ver el lugar, con esa decoración tan insípida pero a la vez tan atractiva combinarse con la infinidad de artilugios mágicos que había dentro de ese lugar, se podía ver claramente que el lugar era un patio de juegos total, el lugar de disfrute de los extirpadores, aunque probablemente, uno de los más temidos para los reclusos.

Parecía que Egon había pasado de ser totalmente caballeroso y guardar la distancia y el respeto a estar tan solo a unos cuantos centímetros de su rostro en una fracción de segundo, con esos orbes oscuros clavados sobre los azules de Aaron, que únicamente se dedicaba a observar la situación, si algo había aprendido él, era a no precipitarse ni hacer nada inadecuado, en especial cuando se trataba de un desconocido, y es que por más que hubiera sido tan amable con él, tan solo lo había visto por primera vez hace unos cuantos minutos, desconocía totalmente sus intenciones, y aunque por dentro estuviera pensando en abalanzarse sobre él a devorarlo, sabía que las probabilidades de que eso ocurriera eran bastante bajas.

Unos cuantos segundos después, se rompió el incómodo silencio a la par que el pelinegro hacía un movimiento de varita y la puerta se cerraba con magia, aunque no sabía con exactitud lo que eso implicaba, si estaba intentando únicamente generar una situación incómoda para luego interrumpirla con la puerta, o que otra cosa podría ser, considerando el hecho de que técnicamente se habían encerrado solos en una habitación — ¿Qué más interesante tienes para mostrarme? — Cuestionó, aunque no sin antes dedicarle una mirada de arriba a abajo, sin guardar ninguna clase de espacio para dudas, sus miradas siempre eran del todo precisas y claras, las intenciones se le veían por encima, aunque el resto de su cuerpo permaneciera quieto, sus ojos hablaban por sí solos la mayor parte del tiempo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Egon Auerbach el Miér Mayo 30, 2018 1:26 pm

Una sonrisa pícara se mostró también en el rostro de Egon cuando, como esperaba, observó la mirada delatora de Aaron analizando el cuerpo del alemán con todo lujo de detalles. Y es que, a pesar de que el estilo steampunk y el peinado horrible le restasen algunos puntos, el de metro noventa resultaba ser muy atractivo; Una barba bien cuidada, hombros anchos, cuerpo bastante musculado, ojos oscuros de mirada intensa, esa sonrisa tan siniestra a la par que ardiente y, esa voz... esa voz profunda, melódica y sensual, digna de un líder, que en ocasiones inspiraba un inmenso temor al más valiente y en otras, una irresistible tentación a obedecer.

Lo único que voy a mostrarte, es el control que tengo sobre ti. —sentenció firme, llevando su mano lentamente hacia el cuello del otro, el cual apretó con suavidad para que pudiese notar la presión y la falta de aire, pero no lo interpretase tan sólo como una burda amenaza. El cuello es una de las zonas más erógenas del cuerpo y eso Egon, lo sabía perfectamente— Voy a mostrarte cómo consigo todo lo que quiero y por qué todos esos presos me tienen respeto.

Sus dedos acariciaron la piel de Aaron y aprovechando aquella posición, el alemán se acercó aún más a él, oprimiéndolo directamente contra la pared con una sonrisa claramente reveladora.

Algunos necesitan piedad, otros necesitan mano dura, pero tú... tú lo que quieres, lo que pides a gritos, es que te sodomice como a un esclavo. —inclinó la cabeza y le susurró al oído— Que te permita sacar ese lado sumiso que tanto escondes frente a los presos, pero que adoras en el sexo...

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dero G. / Joseph M.
Edad del pj : 40
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.750
Lealtad : A sí mismo
Patronus :
RP Adicional : ---
Mensajes : 120
Puntos : 57
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5837-egon-auerbach-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5849-egon-auerbach-relaciones#86078 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5850-egon-auerbach-cronologia#86082 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5848-egon-auerbach-correspondencia#86076
Egon AuerbachExtirpador

Aaron O'Neill el Vie Jun 01, 2018 4:17 am

Todo aquel que lo conociera suficientemente bien, sabía lo sádico que podía llegar a volverse, y el que no lo sabía, que lo averiguara por su cuenta. De algo que se sentía bastante orgulloso, y así había sido siempre era de su físico. Medía un metro ochenta y ocho, su tez era blanca aunque acostumbraba a broncearse, no demasiado pero lo hacía, ojos azules, cabello castaño y una barba corta que acostumbraba a dejarse y a cuidarse bastante. Su piel era suave y poco rústica, en realidad, tenía voz áspera y todo esto, lo había ayudado a llevar a la cama a todo lo que había querido hasta el momento, y sabía muy bien que era capaz de continuar haciéndolo cada que quisiera, de eso estaba plenamente seguro.

A pesar de la presión que el contrario ejercía sobre él, su rostro no dejaba de mostrar una lujuriosa sonrisa ni por un segundo, esa fuerza ejercida sobre él, la ligera asfixia... Era solo el comienzo de su sadismo, en realidad. Podía sonar extraño para algunos, pero cuando alguien en realidad lo provocaba, hacía salir todos sus deseos, el sexo que quería pasaba a ser un poco intenso, increíblemente masoquista y fuerte, porque así le gustaba, aunque muy pocas personas le provocaban lo suficiente como para dejarse someter de esa manera, mientras que la otra gran mayoría era sometida por él mismo. En cualquier otra situación, detestaría que alguien asuma tener control sobre él, lo odiaría con su existencia completa, y le mostraría como nadie era capaz de dominarlo, pero en lo referente a sexo... Pocas cosas deseaba tanto como que lo dominaran correctamente.

Aquel hombre, en lo referente al físico tenía todo lo que él necesitaba para sentirse dominado, era alto y robusto, con esa clase de voz gruesa que a él tanto le atraía, aunque el peinado y todo el estilo steampunk no le sentaban nada bien, lo compensaba con otros buenos atributos a la vista, y que también estaban por verse, una barba bien cuidada, anchos hombros, y un buen paquete entre la entrepierna, porque sí, también se había dado el tiempo de echar un buen vistazo, aunque ansiaba poder verlo con más detenimiento. En lo que respectaba a la personalidad también se le hacía del todo atractivo, según lo que conocía de él, un hombre educado, misterioso y aparentemente sumamente dominante y posesivo, ¿Es que había gente que no soñaba con ser sometida por un hombre así? Probablemente la respuesta fuera que sí, aunque igual eso no lo hacía menos atractivo para él.

En cualquier otro contexto, se sentiría totalmente asqueado al escuchar como afirmaba ejercer control sobre él, e incluso se habría esforzado por demostrar lo contrario, pero en el sexo... No, en el sexo de vez en cuando, y en especial si la persona le inspiraba a eso, le encantaba sentirse dominado y totalmente usado, esta leve asfixia proveniente de la presión en su cuello no era más que el inicio de su sadismo. Sintió su espalda erguirse al sentir el aliento de aquel hombre contra su oreja, y sus manos se deslizaron de forma ágil hacia la espalda de Egon, uniéndolo mucho más a él, cortando con toda separación entre sus cuerpos, permitiendo únicamente que sus rostros se separaran por escasos centímetros. Disfrutaba de esa cercanía, de su espalda chocando contra la pared, y también de sentir el cuerpo ajeno presionándolo contra ella, aunque su mirada reflejaba sus casi incontenibles deseos sexuales, su cuerpo no hacía demasiados movimientos, manteniendo la calma, sabía muy bien que con el extirpador no podía precipitarse, sino más bien aguardar a que él diera el primer paso.

Con un trato sin una pizca de piedad, estaría más que conforme — Sonrió, con una mirada cargada de lascivia, sin apartar la mirada del rostro de aquel hombre ni por un segundo, mientras que sus manos se deslizaban lentamente por su espalda por sobre la ropa, permitiendo que su memoria guardase fragmentos de aquel bien moldeado cuerpo, que era para él un territorio inexplorado — Y si consigues todo lo que quieres, dime... — Realizó una breve pausa, a la vez que deslizaba su mirada desde los oscuros ojos de su acompañante hasta sus carnosos labios — ¿Qué es lo que quieres ahora mismo? — Acto seguido, mordió su labio inferior, permitiendo que todo su deseo fuera liberado por medio de aquella acción. Como era costumbre, en medio del placer perdía casi en su mayoría las sensaciones dolorosas, por lo que en aquella brusca mordida, su propio labio se reventara ligeramente y permitieran que unas escasas gotas de sangre escurrieran de él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Egon Auerbach el Dom Jun 24, 2018 11:30 pm

El acercamiento de Egon hacia Aaron dejó bien clara la tensión sexual que había entre ambos. Si embargo, lo que el alemán no esperaba era que el otro respondiese de manera tan rápida ante sus insinuaciones. Estaba acostumbrado a causar en los demás ese miedo y atracción al mismo tiempo que los dejaba sin palabras, sin voluntad y sin saber cómo comportarse ante él. Pero el joven extirpador parecía saber bien a lo que jugaba, así que el mayor respondió también en consecuencia.

¿Lo que quiero? —aprovechando que Aaron lo había acercado aún más hacia él, Egon lo tomó por la mandíbula y sin más preámbulos lamió sus labios por toda su extensión, llevándose consigo ese manjar carmesí que tanto apreciaba. La sangre.— Quiero saber de lo que estás hecho.

Sin soltar su mandíbula, Egon llevó su otra mano por debajo de la camisa de Aaron. Primero por la parte cercana al pantalón, acariciando la cadera peligrosamente como si amenazara con arrancarle en cualquier momento el cinturón. Sin embargo, la mano del alemán fue mucho más delicada. Sorprendentemente más suave y lenta de lo que se podría esperar. Pero a veces, la lentitud no era un signo negativo en el sexo, sino todo lo contrario. Control, calma, y experiencia.

Así que ahí estaba, deslizando sus dedos por debajo de la camisa, hacia arriba, con la suavidad de una caricia amorosa y regalando sensaciones increíbles al extirpador. El estómago, la zona de las costillas, el pecho, el cuello... pero había que bajar. Aún era pronto para asfixiarlo o causarle ningún tipo de dolor, que era justo lo que buscaba. Quería ver qué aguante tenía el otro. Cuánto podía soportar sin ir directo a los genitales o desobedecer la orden indirecta que le había dado Auerbach; obedecerle. Mantenerse quieto. Dejar que fuese él quién llevase la acción sin cuestionarle. ¿Acaso sería capaz? ¿Demostraría ser un esclavo sexual obediente o... tal y como Egon suponía, resultaría ser uno de esos a los que tendría que domar cual animal salvaje?

De rodillas. Las manos a la espalda. —añadió.— Quiero que poses tus labios contra mi miembro. Por encima de los pantalones y sin hacer nada más.

¿Caería en la tentación...? ¿Sabía cómo debía responder...?

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dero G. / Joseph M.
Edad del pj : 40
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.750
Lealtad : A sí mismo
Patronus :
RP Adicional : ---
Mensajes : 120
Puntos : 57
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5837-egon-auerbach-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5849-egon-auerbach-relaciones#86078 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5850-egon-auerbach-cronologia#86082 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5848-egon-auerbach-correspondencia#86076
Egon AuerbachExtirpador

Aaron O'Neill el Mar Jun 26, 2018 3:35 am

El hombre que tenía frente a él, parecía estar bastante seguro de sus propios movimientos, exhibía también una inconfundible aura de superioridad, que a Aaron siempre se le había hecho especialmente atractivo. Le gustaba lo peligroso, lo extraño, lo fuera de común y poco convencional, y cuando se encaprichaba con algo, rara vez podía detenerse hasta conseguirlo, y como el hombre continuara tentándolo de aquella forma, lo más probable es que moviera todas sus fichas. Había lidiado con esta clase de personas ya con anterioridad, la verdad es que con su ex-novio las cosas habían sido un poco fuera de lo... ¿habitual? Precisamente, pero no es como si a él le molestase, la verdad, esas eran sus preferencias. Le ponía a montones un hombre peligroso, decidido y dominante, y Egon parecía tener todas las señales de serlo.

La mordida en su labio parecía haber goteado un poco de sangre, pero no parecía haber servido más que como un afrodisíaco, el hombre se había acercado a lamer sus labios, lentamente, retirando toda muestra de sangre de ellos, la verdad es que, probablemente estuviese tan deteriorado psicológicamente como él lo intuía, pero eso le fascinaba — ¿La sangre te la pone dura? — Bromeó, en tono juguetón y burlón, como solía hacerlo en esta clase de situaciones, estaba acostumbrado a hacer esta clase de comentarios, o a mostrar desinterés y luego abalanzarse sobre el contrario, ansioso de calor, porque era tan bipolar como manipulador, porque sabía que de vez en cuando, algo de desobediencia le daba calor a las cosas.

Su mirada se mantenía fija en el rostro del extirpador, mientras que sus manos se paseaban suavemente por debajo de su vestuario, subiendo lentamente la yema de sus dedos por la espalda baja y volviendo a descender, un movimiento que siempre le había tranquilizado. Lucía más bien frívolo mientras que el hombre introducía sus manos bajo la ropa de Aaron, aguardando por un movimiento más atrevido, más decisivo, quería ver de lo que estaba hecho el hombre, qué tan decidido y demandante era, y eso sólo podría verlo siendo paciente, y claro, haciéndolo salir de quicio, al menos un poco.

Le echó una ojeada de arriba a abajo cuando escuchó la orden que le daba, sí, eso había sido igual de demandante que como él esperaba — Como usted diga — Probablemente, su propio encanto se basaba mayormente en el engaño, en ese momento donde creías poseerlo, pero que él te hacía ver todo lo contrario, porque desilusionar a los demás era una de sus cosas favoritas en el mundo, hacerles ver que no todo era siempre como querían, pero que a su manera, podría ser incluso mejor para ambos.

Su expresión se mantenía exactamente igual, curiosamente, era inexpresiva. Había adquirido, luego de tantos años, la capacidad de hacer que sus pensamientos y emociones fuesen totalmente ilegibles, aunque por dentro estuviese tentado a arrancar de un tirón el pantalón de Egon y subirse sobre él, su rostro mostraba todo lo contrario, quizás algo de apatía, y eso era lo que hacía interesante el momento. Se agachó, poniéndose sobre sus rodillas y llevando las manos tras su espalda, con su mirada clavada en el paquete del hombre. La situación lucía incluso un tanto divertida, hacía unos cuantos minutos ni siquiera le conocía, pero para Aaron, la vida solía ser una aventura, desafiando toda ley y autoridad cuando se le antojaba, yendo en contra de toda norma y mandando a tomar por culo a la sociedad, era lo que mejor se le daba, y probablemente algo que la mayoría desconocía de él, al haberse acostumbrado a mostrar una faceta de buen hombre, educado y caballeroso la mayor parte del tiempo.

No acostumbraba a hablar demasiado en medio de situaciones similares, la verdad es que, si no eran burlas o elogios ocasionales para poner a la gente, sentía que las palabras sobraban. Inmediatamente, lanzó sus labios sobre el pantalón de Egon, entrando en contacto justo con la tela que recubría su miembro. Se mantuvo en tal posición por unos cuantos segundos, observando justo lo que tenía en frente, hasta que elevó la mirada, observando directamente a los ojos al extirpador, con una mirada más bien pícara y desafiante, mientras que su lengua se paseó con libertad por sobre la tela que vestía el hombre, y su derecha, en contra de toda orden, fue a parar justo unos cuantos centímetros más abajo, en sus testículos, o por lo menos, en la tela que los recubría. Probablemente lo hacía únicamente por lo necio que era, que solía meterlo en problemas en más de una ocasión, pero también habían claras intenciones detrás de sus planes, quería conocer al barbudo, y no al nivel profesional o social, donde sólo se sabía lo que la persona quería que se supiera de él, sino a nivel corporal, sus fetiches, lo que lo calentaba y lo que no, porque sabía de sobra que en dos ocasiones se conocía de más a una persona, su lado verdadero: en medio del sexo, y también, en medio de la ira.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 124
Puntos : 81
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Egon Auerbach el Dom Jul 08, 2018 7:44 pm


"¿La sangre te la pone dura?"
Los labios del extirpador se curvaron levemente en una sonrisa delatadora. Sin embargo, no pronunció palabra alguna para responderle.


No podría decirse que no estuviese sintiendo placer con aquella situación pues, el solo hecho de ver cómo el extirpador que tenía delante se le arrodillaba sin poner pegas y acercaba sus labios a la zona indicada, ya despertaba en él un curioso apetito sexual. Sin embargo, acostumbrado a controlarlo, disfrutó de las cálidas y húmedas caricias sobre su pantalón sin ponerse cachondo. Podría decirse que su estado natural era puramente sexual, así que notar aquello ahí abajo lo alentaba a provocar más al otro.

Su sonrisa aumentó entonces al ver que Aaron lo desobedecía; estaba pasando la lengua también por sus testículos en lugar de sólo el miembro. ¿Acaso aquello pretendía ser alguna especie de rebeldía con la que castigarlo? No... eso era precisamente lo que el joven esperaba. Eso era lo que los sumisos y los esclavos sexuales buscaban siempre, ser castigados. Encontrar alguna manera de fallar, de hacer las cosas mal, de no agradar del todo a su amo para que, al final, este los castigase. ¿Y por qué? Por una razón muy simple; porque adoran los castigos. Porque el castigo, a pesar del dolor y la humillación que pueda suponer, no es más que una oleada de placer intenso para ellos. Y eso... lo sabía muy bien Egon.

¿Qué te he dicho, Aaron? —Le preguntó curioso, mirándolo mientras el otro danzaba con su lengua en los testículos y su mirada desafiante. No tardó luego el alemán en sostenerle la mandíbula y hacer que mirase hacia arriba.— ¿Voy a tener que castigarte?

¿Y por qué no? Al fin y al cabo, el hecho de que Egon supiese perfectamente lo que Aaron pretendía, no le impedía dárselo... Después de todo, Auerbach también buscaba placer y al igual que Aaron podría disfrutar de lo castigos físicos y de un trato mucho más humillante y severo, el alemán disfrutaba también castigándolo. También sabía que haciendo eso lo más probable e que el otro se revelase aún más, pero no le importaba. Esa rebeldía era lo que lo hacia aún más interesante.

Muy bien... —De uno de los bolsillos interiores de su chaqueta, sacó la varita, apuntó a Aaron y después pronunció un hechizo tremendamente útil para la ocasión— Religio.

Fue entonces cuando unas cadenas apresaron las muñecas del extirpador tras la espalda, y estas, se unieron también al agarre de las cadenas en el cuello. Una sencilla modificación del hechizo que cambiaba drásticamente las cosas. Y si Aaron era tal y como Egon pensaba, el sólo hecho de sentir la presión de las ataduras haría que su amiguito de ahí abajo se comenzase a levantar más de la cuenta.

Ahora abre bien la boca y enséñame lo que sabes hacer, sucio perro desobediente

Aunque quizás... sujetarle el cabello de la nuca y apretar su rostro contra el miembro sin dejarlo respirar, también ayudaba.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Dero G. / Joseph M.
Edad del pj : 40
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 4.750
Lealtad : A sí mismo
Patronus :
RP Adicional : ---
Mensajes : 120
Puntos : 57
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5837-egon-auerbach-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5849-egon-auerbach-relaciones#86078 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5850-egon-auerbach-cronologia#86082 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5848-egon-auerbach-correspondencia#86076
Egon AuerbachExtirpador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.