Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

El infierno de la pesadilla [Gwen || Wolfgang ]

Kyle Beckett el Dom Jun 03, 2018 1:08 am

4 de Junio de 2018 05:46 PM
Callejuelas de Londres
Gwen - Wolfgang - Kyle

¿Cuánto tarde en volver a ver a mi madre de nuevo? Supongo que poco tiempo. Después de volver a ver a Nick, de encontrarme con él gracias a Gwen, me di cuenta de que ella nunca dejaría de estar a mi lado, que si la necesitaba por cualquier motivo podía contar con ella (claro que no fuera una estupidez) ella tenía sus cosas, sus problemas, tenía miles de cosas en la cabeza, tenía tanas cosas que hacer como mujer adulta que era que entendía si estaba ocupada, también comprendía el hecho de que no podía verla como anteriormente lo hacía, era fugitivo, tenía mil ojos encima de mi persona y las cosas ya no eran como antes.

Deje pasar una semana desde el reencuentro de Nick para volver a salir a la calle, quizá espere unos días más, unos nueve o diez, no lo recuerdo con certeza, solo recuerdo que el cielo estaba negro, tenía intenciones de llover y doy gracias al destino que no lo hiciese en ese momento, no quería aparecer empapado al lado de mi madre, y menos aún que ella no estuviera en la cafetería porque lloviese, aunque era tan testaruda y de armas tomar que hasta se quedaría ahí mismo para poder verme.

Sentí que se lo debía a ella, y sobre todo a Gwen, se lo debía, debía de quitarle la carga de encima, debía de quitar aquel peso que le puse con mantenerme en secreto, por ende, esa misma tarde camine dirección a la cafetería donde estaba mi madre sentada tomando un café, trague saliva y aparte la silla con cuidado para sentarme a su lado sin decir nada.

Tardo poco más de dos segundos en alzar al vista y poder mirarme. No dijo nada, ni yo ni ella, tan solo puse los brazos encima de la mesa antes de observarle aquellos ojos tan bonitos que había heredado de ella, vi sus ojos llorosos mientras agarraba mi mano con fuerza, la apretó tanto que hasta tuve que soltar un leve “ay” para que se percatase que aquello me estaba doliendo. Intente decir algo pero cuando me di cuenta estaba entre sus brazos mientras acariciaba mi cabeza y me daba leves besos en la frente, como no, estaba en casa, de nuevo había vuelto, por fin, después de un año y medio fuera, estaba en casa.

Durante los meses siguientes había hecho nuevos amigos, la mayoría más mayores que yo, en cierto modo había un chico en especial el cual compartía muchos gustos y cosas en común, la verdad me gustaba tener a alguien con quien hablar, con quien poder estar si me sentía solo o “enfadado con el mundo” alguien que no le importaba tenerme leyendo en un rincón de su cama en busca de paz y descanso, la verdad, era agradable tener a alguien así.

La verdad es que sobre la protección que me daba mi madre a mí era realmente extensa, no quería que nada malo me ocurriese y para evitar que alguien me pudiese reconocer, así que acabe con varias pelucas de diferentes colores y cortes, la mayoría eran cortes estilo “emo” y con colores pues negros, castaños, y bueno, alguna de color rosa y verde, no sé, me dio la locura y compré dos de ese tipo, lo bueno de aquello es que realmente eran comodas, aunque en cierto modo si las llevaba un buen rato acaban molestando, pero al haberse hecho a medida y ser de pelo natural ayudaban bastante.

*

Paso unas semanas desde que todo se calmó en mi vida, bueno, eso no quitaba la opción de que si me pillaban podría acabar en Azkaban, pero la verdad tampoco es que me desagradase la vida que tenía, como no, le conté a mi madre que hacía un par de meses, en Febrero había sido descubierto por Gwen y que temí lo peor, le conté que ella me había cuidado un tiempo antes de que tuviera el valor de hablar con ella misma (mi madre) y le dije que Gwen se sentía mal por tener que ocultarle la verdad, y sin embargo, me ayudo en todo lo que pudo.

La verdad su reacción fue buena, se alegró de que no estuviese solo, y también me confeso que pertenecía a la orden del fénix, apenas hacía dos días que había entrado en ella, supongo que al fin y al cabo mi madre no era la mujer que pensé que era, realmente, ella era buena. Supongo que lo que más anhelaba en el mundo era encontrarme, y proteger a aquellos que no podían hacerlo por sus propios medios. No pude evitar me reir al contarle que era bueno escondiéndome, sin embargo me pude quitar el peso de encima de saber que mi madre no odiaba a Gwen, que al fin de todo lo había entendido, y me alegraba saber que aquello no iba a interferir en su relación.

Sin embargo aquel día iba a ser dedicado a mi y a mi hermano, por ende ambos íbamos a ver un parido de Baseball, como era de nuestros gustos, pero antes de ir a ver el famoso partido, hicimos una pequeña parada en una tienda como no para comprar algo de comida y demás, y supongo que la siguiente sería ir a por alguna gorra o camiseta nueva de nuestro equipo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.350
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Wolfgang Rawson el Lun Jun 04, 2018 11:55 pm

Muggles.
Algo en aquella palabra provocaba repulsión a Wolfgang. Un escalofrío le recorría la columna vertebral, y viejas heridas parecían reabrirse, tanto heridas físicas cómo heridas emocionales. Su antebrazo derecho parecía arder una vez más, cómo ardió aquella ocasión en que su padre vertió aquella poción ácida sobre él, sin ningún tipo de compasión, mientras aleccionaba a su hijo acerca de lo despreciable de los muggles.
Tal vez aquellas creencias no fuesen genuinamente suyas, no en un inicio, pero en la actualidad, Wolfgang las llevaba arraigadas en lo más profundo de su ser. Despreciaba a los seres no mágicos, seres que poblaban el planeta igual que una paga, y en una parte muy profunda de su mente, en la parte más inconsciente, los culpaba de todos y cada uno de los suplicios que había padecido de joven.
Y sin embargo, a Wolfgang le gustaba su mundo.
Los muggles eran casi cómo ovejas. Ovejas incautas, incapaces de reconocer a un lobo que se paseaba entre ellas. Wolf era el lobo, y al igual que siempre, las ovejas no lograban diferenciarle de una de ellas. Muchos años había pasado perfeccionando su disfraz, con ayuda de Desmond. De él, de hecho, había sido la idea de que Wolfgang se internase de cuando en cuando en el mundo muggle y aprendiese sus costumbres, su forma de comportarse, que por lo general era muy diferente a la de los magos.

***

Esa tarde, Wolfgang no estaba allí para aprender, si no para cazar.
Su aprendizaje había concluido tiempo atrás, y en la actualidad, Wolfgang veía el Londres mágico cómo una oportunidad. Generalmente, no encontraba un disfrute especial en el acto de asesinar, pero había sido educado para servir a Lord Voldemort. Había crecido en las filas del Señor Tenebroso, y desde que hacía algo más de año y medio, este se hiciese con el poder del mundo mágico, muchos magos se habían convertido en fugitivos.
¿Y dónde se ocultaban dichos fugitivos? En el mundo de los muggles.
Repudiados por la sociedad que una vez los idolatró, estos magos nacidos de seres no mágicos eran considerados aberraciones por muchos de los integrantes de las filas a las que Wolfgang pertenecía. Muchos de ellos aprovechaban el anonimato que les brindaba el mundo muggle para tratar de llevar vidas tranquilas.
Algunos lo conseguían; otros no. Algunos ya habían acabado encerrados, o asesinados, por el propio Wolfgang. El mago no solía deleitarse en la tortura o la muerte, pero si servían a un fin, nada le impedía cometer tales actos. Actos deleznables para muchos, pero socialmente aceptados en el mundo mágico en los tiempos que corrían.

***

Esa tarde, Wolfgang caminaba en pos de dos muchachos adolescentes.
Al principio, los dos muchachos no habían llamado su atención. No destacaban demasiado entre los muggles. Y sin embargo, había algo llamativo en el más joven. Algo que llevó a Wolfgang a seguirlos a una distancia prudencial. Creía reconocer al chaval de uno de los carteles de "Se busca", pero no tenía pensado arriesgarse sin estar seguro.
Los muchachos caminaron durante algunos segundos, y Wolfgang los siguió sin demostrar el interés que sentía por ellos. Caminaba con las manos en los bolsillos de sus pantalones, mostrando despreocupación, desviando la mirada hacia los distintos escaparates junto a los que pasaba. No había nada en ellos que le interesase, pero servía para que nadie reparase en la persecución que llevaba a cabo.
Dicha persecución terminó cuando los muchachos entraron en una tienda.
Wolfgang se detuvo a unos metros de la tienda y esperó, prudencialmente, un par de minutos. Dedicó aquellos minutos a repasar los artículos exhibidos en el escaparate contiguo al de la tienda en que los dos muchachos habían entrado. Y cuando consideró que ya había esperado un tiempo prudencial, avanzó hacia la tienda y también ingresó en su interior.
La campanilla sobre su cabeza emitió un tintineo, y el dependiente—un hombre hindú de mediana edad, con gafas de pasta y una incipiente tripa cervecera—le saludó con educación. Wolfgang compuso una sonrisa amable y también saludó al hombre.

—Buenas tardes.—Dijo simplemente, y casi al momento se puso a examinar un expositor giratorio de revistas que había casi a la entrada. O, mejor dicho, a fingir que lo examinaba. Las revistas no tenían el menor interés para él.

Los muchachos que recorrían las estanterías, en cambio... ¡Oh, ellos sí que tenían interés para Wolfgang!

Atuendo:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 38
Ocupación : Empleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Mortífagos
Patronus : Not for me
RP Adicional : 00
Mensajes : 24
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5933-wolfgang-rawson-id#87340 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5952-relaciones-wolfgang-rawson http://www.expectopatronum-rpg.com/t5941-cronologia-de-wolfgang-rawson#87405 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5953-buzon-de-wolfgang#87521
Wolfgang RawsonMagos y brujas

Kyle Beckett el Jue Jun 14, 2018 4:19 am

Era verdad, el tiempo perdido era tiempo que no podría volver a recuperar jamás, era consciente de todo, tan consciente de que sabía que todo este tiempo que había estado fuera de casa no iba a poder hacer las cosas que siempre había querido. En parte sabía que mi hermano y mi hermana habían cambiado, en un año la gente cambia, y mucho para mi parecer. Mi madre se había vuelto más fuerte y más independiente de ello, había sabido afrontar los pequeños baches de la vida y poco a poco iba demostrando que podía con todo.

Mi hermana seguía igual, creída, diva, ambiciosa y fuerte como siempre, a la vez que valiente. Mi hermano, como no era el típico chico que pasaba de todos los problemas un poco, hacía de las suyas y además siempre tenía aquel gusto y aquel comportamiento de líder y compañerismo que lo hacían tan especial. Aunque en el tema de mi padre, él había cambiado mucho, en parte era frío y distante, no solo conmigo, sino con mi madre y con mis hermanos, y aunque eso no me gustase tenía que aceptar como era, pero no me fiaba de mi padre, aquel hombre que ahora mismo estaba en casa (aun doliéndome teniendo que llamarlo de esa manera) algo había hecho para estar así.

Tras llegar a la zona comercial de Londres para poder ir a ver el partido, antes mi hermano decidió parar en una tienda, no me negué por ello ya que de seguro que me compraba dulces y demás, así que no esperé ni tan solo un segundo antes de entrar en la tienda con él. Aunque al poco de entrar, entro un hombre bastante alto y con apariencia misteriosa, aunque no le di importancia a ello, total, iba a ver un partido de baseball y estaba comprando dulces, en parte actuaba como un chico muggle normal, como lo hacía mi hermano cuando estaba conmigo.

Con los dulces ya en mano y las bebidas, decidimos pagar aquello y salir de la tienda — Hasta luego — Dijimos despidiéndonos de aquel hombre a la vez que de aquel señor misterioso, así que dicha compra express pusimos rumbo hacia el bar donde siempre solíamos ir a ver los partidos de baseball, aunque esta vez como todas las demás, tomamos un atajo por un callejón para evadir un poco el cumulo de gente en los bares de las terrazas y poder llegar a nuestro bar tranquilamente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.350
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Wolfgang Rawson el Jue Jun 14, 2018 1:56 pm

Wolfgang actuaba con toda naturalidad, cómo un muggle normal y corriente. Con una mano en el bolsillo de sus pantalones y la otra recorriendo los expositores de productos, parecía un cliente normal y corriente del pequeño establecimiento. Sus ojos parecían concentrados en los titulares de periódicos o portadas de revistas y libros, pero no era así. Por el rabillo del ojo, Wolfgang no perdía de vista a los dos muchachos, uno más alto que el otro, y cuando estaban distraidos les echaba una breve mirada directa.
Hablaban de cosas de críos, intercambiando comentarios y risas, ajenos a las miradas del hombre que en ese momento no sabían que era su depredador. Porque sí, Wolfgang había acertado con su primera intuición: había visto el rostro de aquel muchacho en carteles de "Se busca". Del pequeño, no del mayor. Le había costado un poco reconocerlo, pues el tiempo había pasado y el muchacho había crecido. Un año era mucho para un crío de esa edad, y se le había notado el cambio.
Wolfgang estaba dispuesto a actuar, dispuesto a cerrar las puertas de aquel establecimiento, darle la vuelta al cartel que decía "Abierto" para que dijese "Cerrado", y acabar con todos los presentes, tendero incluido. No pensaba dejar testigos. Sin embargo, los muchachos decidieron dirigirse a caja, pagar lo que llevaban consigo, y marcharse. No lo sabían en ese momento, pero al hacerlo le salvaron la vida al pobre tendero.
La campanilla sobre la puerta sonó cuando los dos muchachos abandonaron la tienda, y Wolfgan no perdió el tiempo: salió tras ellos, seguro de que el muchacho pequeño era un fugitivo. El mayor no lo era, aunque posiblemente muriese también solo por estar en compañía de su objetivo. A Wolfgang le hubiese gustado poder decir que lo lamentaba, pero lo cierto es que no lo lamentaba en absoluto.

***

Los siguió por la calle a una distancia prudencial. No quería que se diesen cuenta de lo evidente: que les seguía. Podrían echar a correr, atraer la atención de todas las personas que circulaban por la calle aquella tarde, y mandar al traste su caza. No era tan inconsciente cómo para ponerse a hacer magia delante de muggles, pues siempre se había caracterizado por su discreción. Así que procedería con cautela.
Y casi cómo si sus plegarias hubiesen sido escuchadas por algún ser superior, los muchachos se internaron en un callejón. La sonrisa de Wolfgang se ensanchó incluso más. Estaba muy cerca de su objetivo.
Se internó en el callejón. Unos metros más allá iban los muchachos. Podría haberlos atacado de inmediato, pero en su lugar, primero decidió tomar precauciones. Aquello podía ser muy rápido, o podía ser muy lento, pero no pensaba dejar nada al azar. Sacó su varita, que tenía una forma muy parecida a una hoz negra, y empezó a conjurar: Salvio Hexia, y el pequeño callejón en que se encontraban se volvió invisible a ojos de los muggles; Repelio muggletum, que haría que cualquier muggle que se acercase en aquella dirección se diese la vuelta o la evitase; Terreo aparecium, el cual incapacitaba a cualquier mago dentro de los límites de aquella zona para usar la aparición.

—¡Muchachos!—Exclamó Wolf con tono jovial, elevando la voz para que se le escuchase. Sonreía de una manera aparentemente agradable.—Sé que probablemente vuestro padre y vuestra madre os dirán a menudo que no habléis con desconocidos, pero...—Wolfgang hizo una floritura con su varita, y las sombras del callejón se movieron a su voluntad. Se posicionaron al frente del callejón, al lado opuesto en que se encontraba el mortífago, formando una pared negra que no iban a poder atravesar a no ser que sacasen sus varitas.—¿...hacemos una excepción?

La sonrisa de Wolfgang se transformó de inmediato, tornándose más lupina y amenazante. Los dos chicos estaban en un aprieto de los grandes, y tenían que saberlo. Seguro que ahora mismo ese niño desearía haber sido un poquito más cuidadoso...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 38
Ocupación : Empleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Mortífagos
Patronus : Not for me
RP Adicional : 00
Mensajes : 24
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5933-wolfgang-rawson-id#87340 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5952-relaciones-wolfgang-rawson http://www.expectopatronum-rpg.com/t5941-cronologia-de-wolfgang-rawson#87405 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5953-buzon-de-wolfgang#87521
Wolfgang RawsonMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.