Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

El infierno de la pesadilla [Gwen || Wolfgang ]

Kyle Beckett el Dom Jun 03, 2018 1:08 am

Recuerdo del primer mensaje :

26 de Mayo de 2018 05:46 PM
Callejuelas de Londres
Gwen - Wolfgang - Kyle

¿Cuánto tarde en volver a ver a mi madre de nuevo? Supongo que poco tiempo. Después de volver a ver a Nick, de encontrarme con él gracias a Gwen, me di cuenta de que ella nunca dejaría de estar a mi lado, que si la necesitaba por cualquier motivo podía contar con ella (claro que no fuera una estupidez) ella tenía sus cosas, sus problemas, tenía miles de cosas en la cabeza, tenía tanas cosas que hacer como mujer adulta que era que entendía si estaba ocupada, pero a veces no es como las cosas creemos o deseamos ser. Siempre pensé que volver a casa todo podría volver a la normalidad, pero no era así, toda mi familia poco a poco se había ido desvaneciendo poco a poco, todo había ido a peor, en cierto modo todo se había ido a la mierda. Y sin saber porque, a día de hoy, mi madre ni tan solo me hacía medio caso de lo que creía.

Deje pasar una semana desde el reencuentro de Nick para volver a salir a la calle, quizá espere unos días más, unos nueve o diez, no lo recuerdo con certeza, solo recuerdo que el cielo estaba negro, tenía intenciones de llover y doy gracias al destino que no lo hiciese en ese momento, no quería aparecer empapado al lado de mi madre, y menos aún que ella no estuviera en la cafetería porque lloviese, aunque era tan testaruda y de armas tomar que hasta se quedaría ahí mismo para poder verme.

Sentí que se lo debía a ella, y sobre todo a Gwen, se lo debía, debía de quitarle la carga de encima, debía de quitar aquel peso que le puse con mantenerme en secreto, por ende, esa misma tarde camine dirección a la cafetería donde estaba mi madre sentada tomando un café, trague saliva y aparte la silla con cuidado para sentarme a su lado sin decir nada.

Tardo poco más de dos segundos en alzar al vista y poder mirarme. No dijo nada, ni yo ni ella, tan solo puse los brazos encima de la mesa antes de observarle aquellos ojos tan bonitos que había heredado de ella, vi sus ojos llorosos mientras agarraba mi mano con fuerza, la apretó tanto que hasta tuve que soltar un leve “ay” para que se percatase que aquello me estaba doliendo. Intente decir algo pero cuando me di cuenta estaba entre sus brazos mientras acariciaba mi cabeza y me daba leves besos en la frente, como no, estaba en casa, de nuevo había vuelto, por fin, después de un año y medio fuera, estaba en casa.

Durante los meses siguientes había hecho nuevos amigos, la mayoría más mayores que yo, en cierto modo había un chico en especial el cual compartía muchos gustos y cosas en común, la verdad me gustaba tener a alguien con quien hablar, con quien poder estar si me sentía solo o “enfadado con el mundo” alguien que no le importaba tenerme leyendo en un rincón de su cama en busca de paz y descanso, la verdad, era agradable tener a alguien así.

La verdad es que sobre la protección que me daba mi madre a mí era realmente extensa, no quería que nada malo me ocurriese y para evitar que alguien me pudiese reconocer, así que acabe con varias pelucas de diferentes colores y cortes, la mayoría eran cortes estilo “emo” y con colores pues negros, castaños, y bueno, alguna de color rosa y verde, no sé, me dio la locura y compré dos de ese tipo, lo bueno de aquello es que realmente eran comodas, aunque en cierto modo si las llevaba un buen rato acaban molestando, pero al haberse hecho a medida y ser de pelo natural ayudaban bastante.

*

Paso unas semanas desde que todo se calmó en mi vida, bueno, eso no quitaba la opción de que si me pillaban podría acabar en Azkaban, pero la verdad tampoco es que me desagradase la vida que tenía, como no, le conté a mi madre que hacía un par de meses, en Febrero había sido descubierto por Gwen y que temí lo peor, le conté que ella me había cuidado un tiempo antes de que tuviera el valor de hablar con ella misma (mi madre) y le dije que Gwen se sentía mal por tener que ocultarle la verdad, y sin embargo, me ayudo en todo lo que pudo.

La verdad su reacción fue buena, se alegró de que no estuviese solo, y también me confeso que pertenecía a la orden del fénix, apenas hacía dos días que había entrado en ella, supongo que al fin y al cabo mi madre no era la mujer que pensé que era, realmente, ella era buena. Supongo que lo que más anhelaba en el mundo era encontrarme, y proteger a aquellos que no podían hacerlo por sus propios medios. No pude evitar me reir al contarle que era bueno escondiéndome, sin embargo me pude quitar el peso de encima de saber que mi madre no odiaba a Gwen, que al fin de todo lo había entendido, y me alegraba saber que aquello no iba a interferir en su relación. Pero quizá, la calma, el echo de cuidarme y de protegerme se había quedado todo en el aire, como promesas sueltas. Se centró de nuevo en su trabajo dejándome apartado como un muñeco viejo, y lo único que cuidaba de mi, era Noah, y a veces dolía, de tal manera que siempre intentaba sonreír y ver el lado bueno de todas las cosas.

Sin embargo aquel día iba a ser dedicado a mi y a mi hermano, por ende ambos íbamos a ver un parido de Baseball, como era de nuestros gustos, pero antes de ir a ver el famoso partido, hicimos una pequeña parada en una tienda como no para comprar algo de comida y demás, y supongo que la siguiente sería ir a por alguna gorra o camiseta nueva de nuestro equipo.


Última edición por Kyle Beckett el Dom Ago 19, 2018 11:09 pm, editado 6 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.451
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 110
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Kyle Beckett el Lun Ago 13, 2018 2:06 pm

Tras escuchar la voz de Gwen no dude ni dos segundos en acercarme a ella mirándole a los ojos con firmeza, tenía miedo y estaba aterrado, no iba a negarlo, pero como iba a superar todo lo que había pasado ese día. Mi abuela siempre me decía que las personas son malas, que en muchas ocasiones son lobos vestidos de corderos y que nunca puedes fiarte de ellos, y lo que parecía un hombre normal, un simple humana como todo cualquiera, no lo era. Se trataba de alguien que había visto mi cartel de “se busca” y es que aún no entendía porque tenía que ser tratado de la misma manera que trataban a los asesinos o ladrones, pero supongo que aquello era normal, nadie en este mundo es bueno excepto las pocas personas que conoces desde siempre, aunque a veces, hay algunas que aunque creas que te quieren, no puedes fiarte de ellas.

Asentí ante las ordenes de Gwen sobre el limpiarme un poco, entre lágrimas y mantenerme escondido den toda aquella suciedad había hecho que me ensuciase un poco y me hubiese puesto un poco perdido, aunque bueno, mi estética ahora mismo me preocupaba lo más mínimo, me daba igual estar sucio o despeinado, con los ojos llorosos, o lo que fuera, tan solo quería poder tomar aire, cerrar los ojos y abrirlos, despertarme en mi cama, en mi casa como si nada de lo que hubiese pasado desde el cambio de gobierno hubiese ocurrido, pero aquello no era posible.

Lo había hecho un par de veces quizá cuando estaba en los momentos más críticos, en los menos estables anímicamente y al ver que aquello no funcionaba, dejé de hacerlo. Simplemente las cosas ya no eran como creía que podrían llegar a ser. Simplemente solo había que hacer una cosa, ser fuerte, tomar aire, levantar cabeza y pensar que todo algún día cambiara y nunca dejarte pisar. En el mundo en el que vivíamos ahora, ser débil era impensable, porque a la mínima que lo pensabas o te dejabas descubrir un poco, podrías ser cazado, y eso iba a cambiarlo, supongo que de algún modo u otro debía de dejar de ser débil.

Gwen con un golpe de barita limpio aquel sofá cosa que hizo que dejase escapar una leve y tierna risa — Ojalá haber sabido este truco cuando se trataba de limpiar mi cuarto, creo que me hubiera venido bien en su tiempo — Comenté mientras me senté limpiándome un poco con las mangas de mi sudadera observando a mi compañera a los ojos. Deje que avisase a Sam, no dije nada, tan solo asentí e intente sonreír de la mejor manera que podría hacerlo en ese momento, o mejor dicho, lo que mejor se me permitía.

Mire a Gwen a los ojos dejando que ella limpiase mi rostro de tal suciedad mientras cerraba los ojos de vez en cuando, lo hacía de manera suave, por lo que me sentía un poco relajado, supongo que el hecho de estar acompañado de alguien era suficiente como para que todos mis miedos o inquietudes ahora mismo se desvanecieran en parte, Gwen desde que aceptó el trabajo de niñera en mi casa siempre se había preocupado por mí, y era agradable, aunque ahora mismo aquella situación, era más otro tipo de encuentro.

Como era de esperar, Gwen quería saber lo que ocurrió para que Noah muriese, que ocurrió cuando estaba con él, y una segunda pregunta es donde estaba mi madre, realmente aquella pregunta hizo que me encogiese de hombros tan solo escuchándola, pero debía de ir por partes para poder responder todo con calma.

Tome una de las mangas de mi sudadera algo manchada y la estire de manera suave y leve observando a todos lados para mirar a Gwen nervioso — Estaba en casa con Noah y me dijo que quería recuperar tiempo conmigo, así que me puso una peluca para cubrir parte de mi rostro y tener un aspecto diferente, intenté quitarle la idea un par de veces el de salir fuera, pero me dijo que hoy se hacía un partido muy especial y quería ir al bar de siempre para disfrutarlo — Comenté intentando recordarlo todo, intentando tomar aire a cada palabra que soltaba para poder respirar y calmarme — Después un hombre entro con nosotros en una tienda, parecía normal, pero ni tan siquiera nos dimos cuenta de nada por lo que actuamos normal, y en un callejón creo un muro de sombras e hizo algo raro para que los muggles no nos viesen, ni escuchasen nada, por lo que el hombre le dio dos opciones a Noah, darme y que no le pasase nada o quedarse conmigo. Por lo que Noah uso un lumos y me tiro con fuerza hacia fuera quedándose dentro, me dijo que corriese y eso hice, correr como el cobarde que soy — Dije agachando la cabeza dejando ir un leve suspiro acompañado de un sollozo.

Pero aún no había terminado, me quedaba la segunda pregunta que quizá era una de las que más podía importarle a Gwen, porque mi madre no impidió nada, al fin y al cabo había estado preocupada por mi durante todo este tiempo, este año y de más, pero ni yo mismo lo sabía así que tampoco podía contarle mucho a Gwen — La verdad es que estas últimas semanas mi madre ha estado alterada por algo que le preocupa a parte del tema de mi padre, escuche a mi madre gritándole a alguien por teléfono como que no quería que se supiera algo, esconde algo pero no sé bien lo que es — Dije antes de encogerme de hombros — Según Noah dice que se quedaba hasta tarde en el ministerio rebuscando entre papeles o trabajo extra como ella dice, pero no sé qué creer — Comenté mirando el suelo, deje escapar un pequeño suspiro mientras alce un poco la mirada para ver a Gwen — Ojalá saber lo que esconde mi madre, al menos sabría que le preocupa más que yo o Noah — Dije de manera leve, y es que a día de hoy, no entendía que había más importante en su trabajo que sus propios hijos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.451
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 110
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Gwendoline Edevane el Miér Ago 15, 2018 3:37 am

En otras circunstancias, unas más felices y relajadas, quizás habría sido capaz de componer una sonrisa ante la broma de Kyle; de hecho, quizás de haberme esforzado entonces también habría sido capaz de fingir una sonrisa, pero mis labios simplemente se negaban a curvarse. Mantuve una expresión neutra que no era ni de lejos un reflejo de los pensamientos que tenía en la cabeza. Había educado mi rostro, mis gestos, para no delatar aquello que pensaba, y había resultado ser una habilidad de vital importancia en mi situación actual.
No tenía ganas de bromas, por lo que hice como si no hubiese escuchado nada. Me limité a sentarme junto a Kyle en el sofá y a quitarle un poco la suciedad que tenía por encima. Mientras tanto, esperaba a que el muchacho respondiese a las muchas preguntas que no había formulado por teléfono, pero sí en persona. Y es que seguía sin comprenderlo, seguía sin entrarme en la cabeza que algo así hubiese ocurrido. Me pregunté, no por primera vez, qué demonios le ocurría a la familia Beckett.
El chico me dio una explicación detallada de lo que había sucedido con su hermano. Demasiado detallada, quizás, pues no es que necesitase saber hasta el más mínimo detalle de lo que había ocurrido. Lo importante de todo aquello era que un hombre había sorprendido a Kyle y Noah paseando imprudentemente por la calle, y la cosa se había saldado con la muerte del mayor de los Beckett.

—No eres cobarde.—Respondí a Kyle, quizás de una manera un tanto más seca de lo que pretendía, cosa que enmendé con el tono que imprimí a mis siguientes palabras.—De haberte quedado, tú también habrías muerto, o habrías acabado capturado. Y no creo que hubiese nada que pudieses hacer contra un hombre así...—Dije aquello de la manera más suave que pude, pero no estaba intentando ser condescendiente con él, sino realista: ni siquiera yo me veía capacitada para hacer frente a un mortífago o cazarrecompensas yo sola. No tenía más que recordar el encuentro con Ulises Kant, y cómo había terminado conmigo retorciéndome de dolor en el suelo, víctima de la maldición Cruciatus.—Hiciste bien en correr, o ahora mismo no estaríamos teniendo esta conversación.—Y Noah también debió correr, pensé con amargura.

Entonces, Kyle me contó que algo no andaba bien con su madre. A medida que pasaba el tiempo, menos comprendía yo a Beatrice Beckett. Teniendo en cuenta cómo se comportaba la otra Beatrice que conozco, empezaba a pensar que sobre ese nombre pesaba algún tipo de maldición extraña.
No podía ni imaginarme qué estaba pasando por la cabeza de esa mujer, pero lo que había hecho era una inconsciencia. Yo no tenía hijos que cuidar, pero sí gente por la cual mataría. El solo hecho de pensar que a Sam pudiese ocurrirle lo mismo que a Noah me ponía nerviosa, me daba miedo, y ya habíamos tenido suficientes llamadas de atención, tanto Caroline como yo, para aprender. Para no confiarnos, pues el peligro estaba a la vuelta de cada esquina.
¿Qué clase de persona dejaba a dos niños, uno de ellos buscado por los seres más peligrosos del mundo mágico, salir sin ningún tipo de compañía adulta? Aquello tenía que pasar tarde o temprano.

—Tu madre quizás esté pasando por una época de estrés o algo parecido.—A pesar de todas mis quejas hacia ella, la defendí. Porque por muy mal que estuviesen las cosas, no podía decirle a un niño que su madre era una negligente que parecía no preocuparse lo más mínimo por él.—Ten paciencia con ella. Si hay algo que contar, te lo contará cuando esté lista. Mientras tanto… ten paciencia.—Logré a duras penas componer una sonrisa vacilante en mi rostro. No estaba para bromas, pero tampoco quería asustar al muchacho.—Ya está. Ya estás limpio.—Añadí, una vez terminé la labor, sentándome a su lado en el sofá. Solté un largo suspiro.—Deberíamos irnos al refugio. Pero Kyle, de verdad, no lo comprendo: ¿qué ocurre en tu casa? ¿Por qué no quieres estar allí? ¿Y por qué no has llamado a tu madre en lugar de llamarme a mí?

Eran buenas preguntas, las tres. Cuanto más pensaba las cosas, menos entendía a los Beckett. Beatrice me había parecido siempre una buena madre… pero últimamente dejaba mucho que desear. ¿Y qué demonios estaba pasando con el resto de la familia? No entendía nada, y que Kyle confiase más en mí que en su propia familia me hacía sentir terriblemente incómoda. Porque por mucho que le hubiese hecho de canguro en algunas ocasiones, eso no me convertía en su familia.
Él tenía ya una familia… o al menos debería tenerla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.683
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 755
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Kyle Beckett el Jue Ago 16, 2018 6:45 pm

Durante mucho tiempo había vivido muchas cosas, buenas, malas, de otras habían sido maravillosas, pero en el momento que decidí ser alguien contra las normas establecidas por el gobierno actualmente, había aceptado correr el riesgo de ser atrapado y enviado a vete a saber tu donde, y en cierto modo a día de hoy había aprendido muchas cosas, el peligro de salir a la calle, pero por la malas. El refugio donde habían más personas con mi mismo problema, y bueno, había muchas más cosas, diferentes a las cuales yo solía estar acostumbrado, también había tenido que aprender a sobrevivir en las calles, no retóricamente, de manera anterior, pero sí que había tenido la suerte de estar a salvo, no como otras personas, que por desgracia habían acabado en Azkaban o en el Area M, y bueno, de algunas seguro que habían terminado en sitios peores. No quería ni imaginarlo.

Pero para mi suerte, mi buena surte para llamarlo de alguna manera, me encontraba ahora mismo en aquel lugar abandonado junto a Gwen, que quizá por raro que fuese, era lo único que me quedaba en toda mi vida, lo único que tenía para confiar actualmente, ya que en cierto modo, Noah era lo único que se preocupaba por mi desde que llegué a casa, y ahora que se había ido, no tenía a nadie, y aquello, era duro. Gwen no era de mi familia y me trataba como si lo fuese, y aunque no quisiera que se sintiera incomoda por haberla visto como una madre en su tiempo (cosa que actualmente no pasaba) la veía como una hermana, una hermana mayor con la cual podía contar. Y a veces, contaba demasiadas veces.

Mire a Gwen a los ojos. Me dijo que no era cobarde, intente creerlo, intente decírmelo a mi cabeza para que no me sintiera mal, para que no me sintiese de aquella forma, pero ni tan siquiera era capaz de cambiar mi cabello, o de sonreír de manera pura. ¿Reía?¿Intentaba hacer ver que era fuerte? Sí, pero en parte estaba muerto, muerto y destrozado, abatido por todo lo que había ocurrido, y lo único que quería era encerrarme en una habitación y no salir nunca más, no salir por miedo a que alguien pudiese venir a por mí, como paso en aquel callejón, por mi culpa, Noah había muerto, y lo que más me dolía era no haber podido evitarlo, como podía haberlo hecho — De verdad, que lo siento — Comenté mientras un par de lágrimas corrieron por mis mejillas  hasta caer encima de mi pantalón dejando la marca de las lágrimas en este mismo — A veces, creo que correr es lo único que se me da bien — Comenté acariciando mis manos mientras dejaba ir un leve suspiro.

Paciencia. La verdad es que tenía muchísima, demasiada y a veces, yo mismo admiraba a Gwen por la paciencia que tenía esta misma conmigo, en cierto modo, a veces era la primera persona con la cual contaba por todo, y siempre por desgracia acababa metida en mis problemas, cosa que a veces me disgustaba hacerlo porque sabía que Gwen tenía lo suyo, y no quería realmente involucrarla en todo aquello, pero, por desgracia lo hacía.

Asentí con la cabeza mientras me apoye en el sofá con la mirada perdida sin decir poco más, simplemente me quede pensando, me quede completamente en silencio o en un leve trance mientras escuchaba la voz de Gwen, cosa que hacía que me relajase en su momento, cosa que hacía que me sintiera vivo, saber que alguien estaba ahí conmigo, era lo único que necesitaba, a alguien que estuviese a mi lado.

Cuando al fin Gwen consiguió limpiar todo mi rostro, alce la mirada y asentí con la cabeza haciendo una sonrisa realmente forzada aun con los ojos llorosos mientras que respiraba hondo intentando no caer en un llanto ahora mismo, debía de ser fuerte. A mi mismo me lo decía “Kyle, se fuerte, eres fuerte, tu puedes con esto y más”. Era lo que me decía a mí mismo, pero ahora mismo aquel mundo era demasiado grande para mí, y poco a poco se me estaba comiendo lentamente sin darme cuenta.

Sin embargo, antes de tomar rumbo hacia a casa, escuche las preguntas de Gwen quedándome en silencio unos minutos apretando la manga de mi sudadera mientras que los ojos se me ponían más cristalinos de los que estaban — En mi casa — Dije de manera seca pero leve antes de reír — En mi casa, no puedo estar Gwen — Dije de manera seria mirándole a los ojos con firmeza, y ahora, con el tiempo me había dado cuenta de muchas cosas, de tantas que eran dolorosas — La única persona que se preocupaba por mí era Noah. Mi hermana se preocupa por su físico y por ella misma, por nadie más, está demasiado ocupada con sus redes sociales y sus amigas que no tiene tiempo a nada — Comenté dejando unos segundos de pausa — Mi padre se ha vuelto mortfiago, como lo oyes, mi madre lo sospechaba pero Noah y yo lo descubrimos para dar la afirmación a las sospechas de mi madre, por ende Noah no me quería dejar estar en casa — Dije antes de dejar ir una sonrisa mientras mis ojos rompían a llorar por si solos.

Trague saliva y negué con la cabeza tomando aire para calmarme — Mi madre, es buena mujer pero ahora mismo esta tan centrada en su trabajo que aunque la llame ni tan siquiera tiene tiempo en responderme — Dije antes de desbloquear mi móvil enseñando la aplicaicon de “llamadas” donde en ella estaba el nombre de “Mamá” con la fecha de ayer y “12 llamadas perdidas” y ninguna respuesta — Gwen, que tenga una familia no quiere decir que se preocupen por mí, ahora mismo estoy solo — Dije mirándole a los ojos — Quizá la única familia que me quedaba era Noah, y él ahora se ha ido — Comenté antes de secarme las lágrimas con la manga dejándola empapada de nuevo por estas mismas — Y solo te tengo a ti, Gwen, eres como mi hermana mayor, y ahora mismo, es dolorosos — Dije haciendo una breve pausa — Porque no eres de mi sangre, y es como si lo fueras, pero es lo que dicen, los amigos, son la familia que uno elige — Comenté mientras tome aire y me abracé a ella volviendo a caer en un leve llanto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.451
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 110
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Gwendoline Edevane el Dom Ago 19, 2018 4:26 pm

Habiéndome asegurado de que Kyle estaba bien, de que no tenía nada más allá de un montón de suciedad en la piel y en la ropa, me sentí un poco más tranquila. Y es que, por mucho que rechazase la idea de manera consciente, por mucho que lo intentase con todas mis fuerzas, no podía simplemente alejarme de Kyle. Yo no había pedido aquello, ni mucho menos, pero en algún punto el muchacho se había convertido en alguien importante para mí.
Había intentado por todos los medios devolverle allí dónde creía que estaba seguro, en su hogar, con su familia de sangre. Había intentado hacerlo porque, por mucho que me quisiese, no podía abarcar tanto. Sam y Caroline se habían convertido en mi familia, en las personas por las que necesitaba velar; Beatrice era mi responsabilidad, y lo seguiría siendo mientras viviese bajo mi techo; y luego estaba Kyle, un muchacho aparentemente empeñado en volar cada vez más lejos del nido, del hogar que compartía con su familia.
Algo estaba ocurriendo. Tenía que estar ocurriendo algo. Algo no encajaba en toda aquella situación. ¿Qué clase de inconsciencia llevaba a una madre, en los tiempos que corrían, a dejar salir de casa a su hijo, cuyo rostro aparecía en carteles de ‘Se busca’, con la única compañía de su otro hijo? No recordaba a Beatrice Beckett así. Cierto, había perdido un poco el contacto con ella y con la familia en general, pero me costaba creer que hubiese cambiado tanto en tan poco tiempo.
Así que formulé mis preguntas, esperando que Kyle fuese capaz de responderlas. Y lo fue. Le escuché con atención, dejándole hablar hasta el final, mientras hacía mi mejor esfuerzo para asimilar todo aquello, que no era precisamente poco. Y cuando el muchacho terminó de hablar, en mi cabeza había una pregunta más: ¿Qué demonios había pasado en la casa de los Beckett para que se desencadenase un sinsentido como aquel? Un padre que se une a las filas de Voldemort, una madre enfrascada en el trabajo hasta el punto de ignorar a sus hijos, una hermana preocupada por las redes sociales y sus amigas, pensé, haciendo un recuento mental de aquellas cosas. ¿Qué ocurría en aquella casa? ¿Cómo podían coexistir todas aquellas cosas? Por no mencionar el hecho de que Beatrice Beckett formaba parte de la Orden del Fénix.
Me llevé los dedos a las sienes, como si intentase a golpe de masaje en mi cabeza introducir aquellos conceptos en mi cerebro. Nada tenía sentido, y cuando las cosas no tenían sentido, darles vueltas hacía que me doliese la cabeza.

—Pero...—Empecé a decir con un suave golpe de voz.—No lo entiendo.—Confesé, y aunque Kyle no lo creyese, era posible: un adulto podía no entender lo que ocurría. Y es que no tenía el más mínimo sentido: ¿por qué un hombre con un hijo fugitivo se uniría a los mortífagos? ¿Por qué una hermana ignoraba a su hermano? ¿Por qué una madre comprometida con la causa de los fugitivos de repente ignoraba a su hijo por trabajo?—Kyle… ¿no me habías dicho que cuando volviste a casa tu madre te recibió bien? ¿Que formaba parte de la Orden del Fénix? Yo es que… no lo entiendo.

En aquel momento, de no estar tan confundida por aquella información, quizás hubiese mostrado algo de interés hacia las últimas palabras del muchacho. Quizás le hubiese sonreído de manera cálida, diciéndole que siempre sería mi hermanito pequeño. Pero no. No lo hice, pues estaba todavía intentando procesar aquel sinsentido.
En su lugar, me puse en pie, las manos todavía en las sienes. Solté un largo suspiro, sintiendo que volvía a invadirme la rabia. Y sin darme demasiado tiempo a pensarlo, saqué nuevamente mi teléfono móvil. Con expresión neutra, busqué en la agenda el número de teléfono de Beatrice Beckett, lo marqué, y me puse el teléfono al oído. No tuve que esperar demasiado tiempo antes de que la mujer descolgase… y empecé a hablar.

—No se te ocurra pronunciar mi nombre, Beatrice.—Advertí por todo saludo. No estaba para andarme con educación en aquel momento.—Limítate a escucharme, porque no voy a decírtelo dos veces: estoy con Kyle. Voy a llevarle al refugio, y voy a asegurarme de que está a salvo.—Hice una pausa, intentando calmarme un poco, antes de proseguir. Para cuando volví a hablar, mi voz sonaba más calmada, más parecida a la mía.—Mira, no sé lo que está pasando en esa casa, ni puedo hacerme una idea de lo que se te pasa por la cabeza, pero presta mucha atención: si se te ocurre decirle a tu marido algo respecto al refugio o respecto a la Orden del Fénix, me aseguraré de que olvides todo lo que sabes más rápido de lo que te imaginas.—Jamás había proferido tal amenaza hacia nadie, y no sabía si sería capaz de hacer un borrado de memoria como aquel sin sentirme culpable.—¿Me has escuchado? Bien. Pues voy a llevarme a tu hijo al refugio conmigo. Si quieres hablar, sabrás dónde encontrarnos.—Y dicho aquello colgué el teléfono, sin siquiera explicarle a Beatrice que su otro hijo, Noah, había muerto.

Me quedé en silencio unos cuantos segundos, soltando un largo suspiro, y sintiéndome terriblemente mal por lo que acababa de hacer. Aquella no era yo. No solía hacer aquellas cosas, de manera irreflexiva, pero estaba enfadada. Quizás hubiese sido un tanto dura con Beatrice, y quizás tuviese muchas cosas que explicarnos. Pero ya estaba hecho.
Me volví hacia Kyle cuando me sentí preparada, y suspiré.

—Lo siento. No tendrías que haber escuchado eso. Yo...—No sabía cómo continuar, ni cómo expresarme. Así que no lo hice. En su lugar, cambié de tema, proponiendo a Kyle nuestro siguiente paso.—Vamos a volver al refugio. Esta noche me quedaré contigo, y mañana por la mañana intentaré averiguar qué ha sido de Noah. A dónde...—No terminé la frase, pues lo que seguía no era bonito: A dónde se han llevado su cadáver. Tener que pensar en Noah de aquella forma me destrozaba por dentro. Otra víctima de aquella maldita guerra. Otra persona… que moría por una idea.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.683
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 755
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Kyle Beckett el Jue Ago 23, 2018 1:56 pm

“No lo entiendo”. Esas fueron las palabras de Gwen tras explicarle la situación en mi casa, tras explicarle las cosas que ocurrían en aquel sitio, al menos por lo que había entiendo yo mismo, e es que mi padre, a día de hoy había como “abandonado” la casa, y en cierto modo eso era bueno, porque quería decir que podía pasar al menos un corto periodo de tiempo en ella, pero aun teniendo que estar alerta, pero bueno, eso era lo de menos, lo único que quería, era poder entender que había pasado en mi casa, en mi familia. Porque de un día al otro, lo que una vez fue un hogar, ahora ya no quedaba nada de nada, simplemente, solo quedaban las cenizas de lo que una vez fue una familia feliz.

No mentía, el hecho de que en esa casa en su tiempo hubiéramos sido felices, pero lo que no sabía es cuando dejaron de ser una familia, supongo que en un año pasan cosas, pero el miedo o más bien la incertidumbre aquel me provocaba, era saber si en ese año habían pasado más cosas en mi casa de lo que yo sabía, pero lo único que me confortaba era saber que Noah había estado siempre igual, y que hasta sus últimos días, él había estado conmigo, intentando volver a ser lo que éramos antes, chicos normales. Pero en ese mundo, normal, no se puede ser.

Las cosas cambian en esta vida, supongo que lo que una vez pensé que volvería a ser una familia, pero las cosas no eran como pensé. Mire a Gwen a los ojos, sin entender nada de lo que había llegado a ocurrir en ese entones, en ese casi año y medio de mi desaparición, pero hay cosas que nunca se pueden llegar a comprender del todo, una de esas, eran las decisiones de mi madre, un día estaba bien, y el otro no lo estaba. Era buena mujer, había sido buena madre en sus anteriores años, pero, no entendía el hecho de que me dejase de lado cuando más la necesitaba, era algo que me desconcertaba por completo. Mi única familia, desde mi llegada, era Noah, que en su principio hasta su final cuido y estuvo atento de mí, pero ahora mismo, no había nadie — Me recibió bien — Comenté mientras tire una de las mangas de mi sudadera un tanto nervioso — Pero, no sé qué ocurre en mi casa Gwen, todo es un caos, no puedo volver ahí, y menos ahora que Noah no está — Comenté mientras cerraba los ojos secando un poco mis lágrimas al tener que despertar y darme cuenta de la dura realidad, él, ya no estaba — Mi madre pertenece a la Orden, pero lo único que sé es que hay algo en el ministerio que le preocupa más que yo — Dije con la voz medio rota sabiendo que algo en ese lugar, era más importante que yo, eso me destrozaba.

Pero fue en ese entonces, cuando sin pensarlo dos veces Gwen se puso de pie y tomo su móvil, era raro. Es decir, Gwen siempre mostraba una expresión neutra en ese momento, no entendía que iba a hacer, a quien iba a llamar o sin tan solo iba a lanzar el móvil a tomar viento, su rostro neutro, a veces impedía saber si estaba triste o enfadada, supongo que a veces, es mejor mostrarse neutro en ciertas situaciones.

No dije nada, tan solo escuche el nombre de mi madre, cuya reacción mía fue que asustarme haciendo que unos mechones más de mi cabello negro cambiasen a un tono blanco como los otros, pero sin más, al poco de terminar la conversación, volvieron a su color negro de natural, por lo que podía bajar la guardia. He de decir que jamás había escuchado a Gwen de aquella manera, era la primera vez, sin embargo al mirarla desvié un poco mi vista de ella algo nervioso — No te preocupes — Comenté intentando formar una media sonrisa.

Y la mejor opción ahora mismo era volver al refugio, por lo que no dude en aceptar la invitación mientras asentía con la cabeza — Me parece buena idea…— Comenté mientras me ponía en de aquel sofá observándolo. Observe aquella bolera vacía y abandonada, supongo que como si fuese la última vez que iba a salir del refugio, pero sabía de sobras, que durante muchos meses, no iba a abandonar mi cuarto, y que el salir de este, sería raro.

Mire a Gwen a los ojos y le di un abrazo sin decir nada, tan solo quería volver a mi hogar, a mi habitación, al refugio, donde sabía que ahí, iba a estar seguro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.451
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 110
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.