Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

TRAMA GLOBAL: LOS RADICALES ATACAN EL MINISTERIO

Salazar Slytherin el Mar Jun 05, 2018 5:41 am

LOS RADICALES SE MOVILIZAN
EN CONTRA DEL MINISTERIO DE MAGIA



PERSONAJE LLEVADO POR LA ADMINISTRACIÓN

THEODORE SMITH,
sublíder de los radicales

Edad: 45 años
RP: +11
Color: #669900

Personalidad

  • Estratégico
  • Honorable
  • Se enfada con facilidad

Breve reseña histórica

  • Sublíder de los radicales
  • Perdió a toda su familia en la batalla del Ministerio (esposa e hijo)
  • Ha jurado matar a la Ministra de Magia con sus propias manos
  • Tiene la confianza de prácticamente todos los radicales por sus buenas ideas
  • Fue uno de los mejores expertos en Herbología de Inglaterra hasta que cambió el gobierno


GRUPO DE RADICALES

4 de junio del 2018, 15:32 horas

Theodore, Selley, Marcus y Xander se encontraban en una de las entradas al Ministerio de Magia que se encontraba en uno de los retretes públicos de Hyde Park. Era una entrada relativamente nueva, conocida por los miembros recientes del Ministerio y poco más, sin embargo, Maximus había informado de dicha puerta a sus más fieles confidentes. Claro que Maximus no esperaba que éstos se aventurasen a utilizarla sin antes informarle a él. Un craso error por su parte.

Vestían ropajes normales, de carácter muggle. Estaban esperando a las tres y media del mediodía, justas, para internarse en el Ministerio. Sabían que la Ministra de Magia aún estaría en el interior gracias a la información propiciada por Maximus, además de que la gran mayoría de empleados se habrían ido pues su jornada era hasta las tres. Tendrían la ventaja y cogerían a los más rezagados con sorpresa.

—Tenemos un plan. Seguidlo a raja tabla. —Theo controlaba la hora con su reloj de muñeca, todavía a las afueras del baño común. —La prioridad aquí es destrozar las Red Flú principales para que no lleguen refuerzos, destruir el departamento de seguridad mágica hasta que solo queden cimientos y cadáveres y, por último, matar a la zorra de McDowell. Nada de titubeos. Ahí dentro nadie es inocente. Si quisieran apoyarnos, no trabajarían para quiénes quieren matarnos.

Quedaban tres minutos. Elegir la hora esa no era al azar. Atacarían a la vez tanto en el Área-M como en el Ministerio, siendo éste último el aventajado con respecto a la hora. Ambos grupos tenían ventaja para entrar al interior, por lo que debían de aprovechar muy bien sus oportunidades allí dentro.

A la hora prevista, todos se metieron por el retrete, apareciendo en la planta principal, cada uno por una chimenea diferente. Caminaron con decisión hasta el centro, uniéndose de nuevo en un pequeño pelotón indestructible. Hubo personas que huyeron nada más verlos, pero ellos no se quedaron cortos: alzaron las varitas e hicieron explotar todas las chimeneas de Red Flú que habían en esa planta, sin importarles lo más mínimo dañar a algún trabajador. Cuando aquello se sumió en un profundo caos cargado de polvo, fuego y desprendimientos, ello salieron a través de la polvareda, con la varita en alto, atacando a todo el mundo que se metiesen en medio.

No iban a permitir que nadie se entrometiese en su camino.

La explosión que sonó en aquel piso no pasó desapercibida, ya que en los pisos inferiores se escuchó, cada vez con mayor disipación. Las alertas resonaron en todo el Ministerio, por no hablar de que los más rápidos, que no querían ser partícipe de dicha batalla, habían salido corriendo advirtiendo a todo el mundo.


MATIZACIONES:

  • Cualquier acción en contra de algún otro personaje ha de ser mediante tirada de dados a menos que quede justificado por un acuerdo externo entre usuarios.
  • En este primer post, podéis introducir, además de decidir, en el caso de los miembros del Ministerio, qué hacían/en dónde estaban vuestros personajes y, en el caso de los radicales, a dónde se mueven vuestros personajes. No necesariamente tenéis que encontraros con los radicales en este post y viceversa. Menos a la figura de la Ministra de Magia, podéis usar a los pnjs que consideréis para enriquecer vuestros post.
  • El personaje llevado por la administración es el líder de los radicales y, por tanto, quien "toma" las decisiones, pero la estrategia a plantear para conseguir el resto de objetivos es desconocida para poder improvisar durante la trama. No obstante, cualquier duda que pueda tener vuestro personaje, se la puede preguntar a Theodore o directamente tomar sus propias decisiones.
  • No hay ni mínimo ni máximo de líneas por post.
  • Todos los radicales son fugitivos reconocidos, por lo que todo el mundo debería de conocerlos.
  • El staff posteará (o lo intentará, somos humanos) cada cinco días, pudiendo postear antes en caso de que haya post que masterear.
  • Los duelos que se produzcan en este rol serán a tres toques. Esto quiere decir que si una persona pierde tres tiradas de dados seguidas, quedará K.O. Recordamos que los hechizos finalizadores no son finalizadores si no es en el último toque. La única manera de que pueda finalizar antes es teniendo una diferencia de 15 con tu adversario.
  • Los modificadores de RP solo estarán permitidos si se compran ANTES de postear aquí tu primer post. En el caso de los PNJs, se tendrían que comprar con el dinero del personaje que los lleva.
  • Los turnos de posteo, en esta ocasión, son libres. A partir de mi siguiente intervención, avisaré con todo lo que haga falta para ir guiando.


Admin
Expecto Patronum




Última edición por Salazar Slytherin el Lun Jul 09, 2018 12:41 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1468
Puntos : 43
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Gwendoline Edevane el Mar Jun 05, 2018 2:58 pm


Lunes 4 de junio, 2018 || Departamento de Accidentes y Catástrofes || 15:32 horas || Mi ropa
····
Archivald Salleens (PNJ) y Gwendoline Edevane

Tres golpes secos resonaron en la puerta de mi despacho, haciéndome levantar la cabeza con un respingo, repentinamente consciente de dónde estaba. Era una de esas ocasiones, muy frecuentes, en que mi trabajo me absorbía de tal manera que perdía la noción del tiempo. Un vistazo al reloj de pared, colgado sobre la puerta del despacho, me sacó de dudas: definitivamente, había perdido la noción del tiempo, pues eran ya cerca de las tres y media de la tarde. Casi cómo si alguien le hubiese pasado la circular a mi estómago, este gruñó y de él se adueñó una sensación de vacío. Quizás ya estaba ahí antes, pero fue solo entonces cuando me di cuenta del hambre que tenía.

—Pase.—Dije simplemente a la persona que estaba al otro lado de la puerta, llamando. Otro rezagado cómo yo, que seguramente se había olvidado hasta de comer.

Pero no tenía pinta de que fuese un rezagado enfrascado en su trabajo hasta tal punto de que se había olvidado de comer, pues se trataba de Salleens. Mi antiguo compañero abrió la puerta y tenía en la mano un vaso de café para llevar, al cual le pegó un sorbo.

—Edevane, se te va a quedar cara de archivo. ¿Es que no tienes vida o qué?—Dijo mi compañero con una sonrisa sarcástica, a la cual respondí con mi mejor sonrisa falsa. Una muy convincente.

—¿No debería preguntarte a ti lo mismo? Es raro el día que te veo aquí después de las tres.—Fue mi respuesta, cargada de una cierta ironía.

—Me olvidé las llaves.—Respondió mi compañero, enseñándome el manojo de llaves que llevaba en su mano libre.—Bueno, yo me largo. Tú haz lo que...

Pero Salleens no llegó a terminar la frase. Algo le interrumpió. Un sonido fuerte, algo que me recordó—por inverosímil que pudiese parecer—a una explosión. Sonaba amortiguada y por debajo de nosotros, cómo si hubiese tenido lugar en la primera planta, o quizás en la planta baja. Fruncí el ceño, contrariada, mientras Salleens volvía la mirada en dirección al sonido.

—¿Qué coño...?—Preguntó Salleens, un momento antes de volverse para mirarme, sin comprender lo que estaba ocurriendo. No era el único. Negué con la cabeza.

Siguiendo a la primera, resonaron algunas más de aquellas detonaciones, y mi desconcierto empezó a convertirse poco a poco en miedo. Miedo ante lo incierto, ante algo que sonaba bastante mal. Me puse en pie haciendo salir con un movimiento de mi brazo la varita, que siempre guardaba en la manga izquierda. No sabía que eran aquellas... ¿explosiones?... pero sí podía reconocer el sonido de una multitud gritando. Y ese sonido, amortiguado, llegó desde alguna de las plantas inferiores. Definitivamente, estaba pasando algo, y mi mente inevitablemente se retrajo a la fecha en que los mortífagos atacaron el Ministerio y Milkovich murió asesinada.
¿Otro ataque? ¿Pero de quién? Esto no tiene ningún sentido...

—¿Queda alguien más en el departamento?—Le pregunté a mi compañero, mirándolo a los ojos. Los míos estaban abiertos cómo platos ante la urgencia de lo ocurrido. Salleens negó con la cabeza.—Prepara tu varita, Salleens. Métete aquí y cierra esa puerta.

Salleens dejó caer su café en medio del pasillo, obedeciendo mi orden. Se metió dentro de mi despacho y cerró la puerta tras de sí. Por mi parte, yo me agazapé tras mi escritorio, escuchando el estruendo provocado por los gritos de la multitud—sí, se habían convertido en gritos—por debajo de nosotros. ¿Qué estaba ocurriendo allí?


PNJ:

Diálogo = #6ad400
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.683
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 755
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Tsunayoshi Nishima el Mar Jun 05, 2018 10:33 pm

Se acercaba el cambio de turno. A esas horas, el departamento de regulación de criaturas mágicas se hallaba prácticamente vacío, reinaba un agradable silencio, perturbado por el cuchicheo de unos pocos que se intercambiaban cotilleos de pie junto a sus cubículos. Nada que ver con el estresante barullo en horas puntas, tan intenso que incluso era capaz de burlar la insonorización de los cristales encantados en el despacho del jefe de planta, Jayce. Tsuna se había quedado observándolos tras la cristalera desde su interior, con la mente, a decir verdad, inmersa en asuntos que nada tenían que ver.

Interpuso de pronto la edición del profeta más reciente entre "su entretenida película" y él. Acto seguido, pareció tener una ocurrencia, apuntó en una pequeña lista el nombre de uno de los círculos dibujados que acababa de reconocer, lo cual le animó bastante. Solo le quedaban otros dos para completar el "Juego de Símbolos Mágicos" con el humor bastante subido hasta que una segunda persona que también se encontraba allí decidió romper el silencio.

¿Hola? Estoy aquí.

Un circulo sin relleno es solapado con uno menor, una línea los interseca, lo que no entiendo es la "z" metida en uno de ellos, y luego está esa "semi S"...

¿Qué? —Preguntó el cliente, quien había venido hasta el ministerio expresamente para confesar un avistamiento.

¡El símbolo, por Merlín! Los del profeta a veces se pasan de listos ¡No lo entiendo! ¿Qué esperan? ¿Quieren que les den aplausos por pasarse de listos con símbolos ingeniosos?

Pero usted quería que...

¡Oh! Cállese un momento —Ignorando al adverso volvió a mirar el periódico, pero justo entonces se dio cuenta de que había perdido toda concentración, así que añadió —¡Mira! Paso —Y finalmente tiró el profeta por algún lado de la habitación, sin preocuparse siquiera donde caía. Se quedó mirando unos segundos al civil, con sendas manos apoyadas sobre la mesa, en el centro, frente a su vientre.

¿Qué hace usted aquí? —El señor se quedó mudo, perplejo, pues se lo había dicho no hace mucho. Abría y cerraba la boca, sin saber cómo proceder. Como él no se decidía, fue Tsuna quien intervino. Levantándose de la silla, ya impaciente, continuó.

Demonios ¿Sabe usted que hora es? —El contrario estuvo a punto de responder, incluso estaba por mirar su reloj cuando el albino volvió a intervenir sin apenas dejarle —Es mi hora del descanso. Eso le pasa por estar aquí perdiendo el tiempo, en vez de explicarme más ligerito lo que vio. Aprenda usted a no irse por las ramas. Y no, no puede volver. Si sigue teniendo problemas con ese bicho, rellene el documento oficial, y a ver si la fortuna le sonríe. Así que venga, ya está tardando en irse. —Tsuna se apresuró para colocarse tras el respaldar donde se sentaba el informador, y le hizo un gesto amable para indicarle la salida del despacho de su jefe al que estaba sustituyendo temporalmente.

Como el señor, aturdido, no lograba procesar todo aquello que estaba presenciando, tardó en hacer caso. Cuando éste estuvo a punto de salir, un imponente estruendo se escuchó al otro lado del ventanal del mismo sitio, que daba vistas a la gran sala principal. Pudo comprobar cómo se desataba el caos allí abajo tras el estruendo, intentando imaginar qué era lo que podría estar pasando pisos más arriba.

Tsuna, con una sonrisa ladina marcada en su rostro y los ojos bien encendidos, se volvió hacia el señor que había sido abofeteado por el peor de los infortunios, y comentó.

Ha elegido y día fantástico para venir al ministerio. —Se sirvió del hechizo finestra para reventar la ventana en mil pedacitos, y se aprovechó de su posición para realizar una ofensiva desde tan alto si hallaba una buena oportunidad, una perfecta para un hechizo certero.


Última edición por Tsunayoshi Nishima el Sáb Jun 09, 2018 3:16 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Taemin
Edad del pj : 24
Ocupación : Trabajador del Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.150
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : ---
RP Adicional : +2F
Mensajes : 83
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5333-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5346-relaciones-de-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5371-somos-polvo-para-el-tiempo-cronologia-tsuna#79317 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5348-buzon-de-tsunayoshi-nishima
Tsunayoshi NishimaJefe Departamento

Caroline Shepard el Miér Jun 06, 2018 6:04 am


M A R C U S     S T E V E N


Se encontraba sentado encima de uno de los  retretes de Hyde Park mientras comía chicle tranquilamente, como si estuviera esperando que lo llamaran de la caja de un banco teniendo el número 160 cuando apenas estaban en el 135. - Pero que comodidad más grande .- bromeó soltando una risa y echando su espalda hacia atrás apoyándose  en la pared más cercana. Alzó sus brazos y convirtió sus manos en una almohada. Una muy cómoda, es que tenía unas manos muy blanditas. Pero letales, no se confíen.

Había llegado el día. Lo llevaban planeando hace mucho. Horas encerrados en sucuchos estableciendo la directrices que los guiaran aquella tarde. Un mínimo fallo y todo podía salir mal, muy mal. Pero eso a Marcus lo traía sin cuidado. Es que cuando todo se te desmorona, o te rindes y te olvidas de todo. O te da una sed incontrolable de caos. Y él  pertenecía al segundo grupo. Por eso se encontraba allí, porque todo su cuerpo le exigía a gritos que ese era su lugar, y de ahí no se iba a mover hasta que los viera a todos caer. Uno a uno como un gran tablero de ajedrez mágico, hasta llegar a destruir a la reina sin rey en mil pedazos. Dejar a todos esos bastardos en Jaque mate y bailar por sobre sus cabezas, en memoria de su querido hijo. Porque cuando viera ese edificio desmoronarse, y el fuego dominara cada rincón, él estaba seguro que escucharía su risa, cristalina. Igual a esas tardes interminables donde el único lenguaje existente era el de la piel; con besos, abrazos, y sonrisas.

Joder, es que como lo extrañaba. Su rostro era su salvapantallas mental.

- Si jefecito, todo comprendido. Destrozar, destrozar, destrozar. Lo que sea, quien sea. . - dijo llevando su mano toda recta a su frente, para luego hacer un globo con su chicle.

Suspiró y desvió su mirada hacia su esposa. Quién era como un imán para sus ojos. ¿Es que la han visto a esa mujer? ¿Lo guapa, inteligente, besable, abrazable, y sabrosa qué es? Pues mirenla, contemplenla. Es un cariñito para el alma verla y más estar a su lado.
Y fue con ese último pensamiento que se levantó del retrete y fue hacía donde ella. Que no sólo era una imán para sus ojos, sino que para su cuerpo completo. - ¿Qué? .- le preguntó al ver su mirada, pero comprendiendolo al hilo.- Que no me mires así, que ya me lo saco .- dijo ofreciéndole una sonrisa toda encantadora, de esas derrite corazones. O al menos el de Selley.  Se lo sacó de la boca a medida que seguía caminando hacía ella con una mirada toda coquetona y cuando estuvo a unos centímetros estiró su brazo hacia la pared que quedaba detrás de la castaña y pegó su chiclé allí.- Lo dejaré aquí, para que cuando salga todo bien vengamos a buscarlo. Y lo peguemos en nuestro mueble de trofeos. Al lado del sombrero que nos ganamos en la India .- le guiño un ojo y le robó un beso fugazmente.  

La hora había llegado, clavó su mirada en Selley y le tomó la mano para llevarla al retrete.- Después de tí, guapa .- Sentía ansiedad. Miedo, jamás. Cuando un ideal (sea cual sea) es tan fuerte,  el miedo desaparece. Y sí llega a pasar que un hechizo malhechor impacta a su hermosa esposa. Pues nada, que él se va detrás. Y fin de la historia. Dejar este mundo,  la verdad,  no le causaba tanto dolor.

Llegó en menos de un parpadear al Ministerio, sonrió cuando comenzó a sonar la banda sonora de esa tarde. gritos por doquier, cosas explotando... Era como la sinfonía completa de Beethoven para sus oídos. ¿Dónde se encontrarán sus padres?, se preguntó. Para ir a visitarlos y tomar el té en familia, pensó para sus adentros. Miró a su esposa sonriente.- Hagamos esto arder.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Evan Rachel Wood
Edad del pj : 27
Ocupación : Regulación de criaturas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.551
Lealtad : Pro-muggle.
Patronus : Tigre Blanco
RP Adicional : +2F
Mensajes : 178
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4198-caroline-shepard#66802 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4199-part-of-my-life-rs-caroline-shepard#66808 http://www.expectopatronum-rpg.com/cronología http://www.expectopatronum-rpg.com/baúl
Caroline ShepardTrabajador Ministerio

T. Hell Drexler el Miér Jun 06, 2018 6:26 pm



Aquel era uno de esos días en los que a Hell le molestaba la presencia de prácticamente cualquier persona. Llevaba casi toda la mañana en la Sala de los Cerebros y ahora, ya en su despacho y a pesar de haber pasado su hora de la salida, estaba enfrascado en sus anotaciones, repasándolas y añadiendo cosas.

Lo dicho, si de normal no existía el buen momento para interrumpir a Drexler, aquel día menos todavía. Lástima que la nueva becaria no estuviera enterada de ello.

Yo me voy a ir ya. Se ha hecho tarde, ¿usted se va a quedar? —preguntó la joven, ¿Agatha se llamaba? No estaba seguro. Había hablado en voz tan baja, fruto de la timidez, que a Hellion le costó un momento entender las palabras. ¿Le estaba hablando a él?

El inefable la miró fijamente durante unos segundos haciendo que la joven desviase la mirada, quizá acababa de caer en la cuenta de lo que acababa de hacer, Hellion no era conocido precisamente por ser el inefable más amigable. Era serio con su trabajo y rara vez se dirigía a los becarios, de ahí su sorpresa.

Mis disculpas, se me olvidó leer la circular en la que se informaba que había que pedirle permiso al último mono del departamento para hacer horas extras —dijo sin alzar la voz, pero con una hiriente ironía en sus palabras. De haber habido ventanas en el Departamento de Misterios la pobre Agatha se habría lanzado por una. — Si te vas a ir hazlo ya, me estás molestando.

Fueron sus últimas palabras antes de volver su vista a sus anotaciones, por lo que no pudo ver como la cara de la joven se puso de un color pálido preocupante, teniendo en cuenta su tez morena, y sus ojos se humedecían por la humillación. De todos modos, aunque lo hubiese visto no habría sentido ni una pizca de remordimiento.

Drexler no estaba pendiente de la hora pero supo que no había pasado mucho tiempo cuando sintió un temblor en su mesa, y después de aquel le siguieron otros más. Aquello no era normal. Frunció el ceño, y se quedó un momento quieto en su silla, atento por si escuchaba cualquier cosa pero sea lo que fuese no estaba cerca.

Se levantó con intención de salir de allí para ver si alguien le podía decir qué estaba ocurriendo, aunque sabía que el número de personas en el edificio debía de ser muy bajo pues ya había pasado la hora de salida. Pero nada más cruzar la puerta de su despacho se abrió la puerta que daba al departamento y una muy agitada Agatha entró cerrando tras ella.

¡¡Están atacando el Ministerio!! —exclamó la joven becaria que estaba siendo presa del pánico.

¿Cómo dices? Vas a calmarte y a contarme que has visto —exigió con un tono que no dejaba lugar a quejas.

Yo… yo… e-estaba saliendo del ascensor cuando he oído las explosiones. He vuelto corriendo.

Hellion maldijo en voz baja, podía tratarse de cualquiera que tuviese algo contra el nuevo gobierno. Fugitivos seguramente, y pensó directamente en el ataque en el Mundial de Quidditch donde habían atacado el palco del Ministerio.

Espabila y saca tu varita —ordenó mientras él hacía lo propio. Dedicó un par de segundos a pensar en qué hacer, ¿salir del Departamento de Misterios y atacar o esperarlos allí? Allí tenían ventaja, era un departamento con alta seguridad para evitar intrusos, pero no podían dejar que tomasen el edificio. — Vamos a salir.



Agatha PNJ:

Código:
#920608
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Robert Downey Jr
Edad del pj : 53
Ocupación : Jefe de Inefables
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.900
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Patroqué?
RP Adicional : 000
Mensajes : 46
Puntos : 30
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5651-t-hell-drexler-id#83209 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Matt Forman el Jue Jun 07, 2018 12:37 am

En el Quinto pino piso

Había sido un plácido lunes, muy productivo. Al menos para mí persona. El viernes estuve con una mujer en Babylon que trabajaba en el Departamento de Cooperación Mágica, y quedamos en vernos por el Ministerio. Seamos sinceros, nos buscamos. El viernes no nos dio tiempo a intimar, y nos quedamos con las ganas. Más ella que yo, quizás por algún interés personal. Por mi parte, llevo tanto tiempo sin follar con una mujer que casi siento curiosidad por si me sigue gustando. ¿Y si no me empalmo? Pero si que me empalmo, como siempre. Tengo una facilidad...

Después de almorzar había ido a buscarla a su departamento. Mis Inefables pueden trabajar solos unas horas. O eso creo. También pueden morir, que es lo que suelen hacer los más jóvenes y poco preparados. Ha dejado de importarme, ya no le tomo cariño a nadie. Les pongo números en sus fichas, y eso son para mí. Números. Respeto a los Inefables más expertos, por supuesto. He trabajado con ellos, codo con codo, confío en ellos. Algunos son mis amigos. Pero es lunes, me siento juguetón, y hay cierta mujercita que me requiere en su despacho. Había estado en la quinta planta en muchas ocasiones, saludé atentamente al personal y me dirigí al despacho de la señorita Aldrin. La mujer no era destacablemente alta, ni con unos pechos destacables, peor si tenía un pelo rojizo muy bonito, y una personalidad muy salvaje. Es eso último lo que más me gustó de ella. Llamé a su puerta, y me estaba esperando. Casi me arrastró dentro, cerrando la puerta con magia para que nadie nos molestase. Cuando me quise dar cuenta ninguno de los dos tenía ropa, y estábamos desahogando nuestros febriles deseos encima de su duro escritorio.

Pronto llegó nuestro alivio, pues las ganas eran demasiado grandes, y nos lo tomamos con prisa, como si nos estuviesen persiguiendo. Hacía tiempo que no disfrutaba de buen sexo con una mujer, y había cumplido mis expectativas de maravilla. Ella no buscaba una relación duradera con un matrimonio feliz lleno de hijos. Solo una vía de escape, un lunes, poco antes de su hora de salir del trabajo. Estábamos hablando sobre algunas cosas sin importancia cuando escuché el primer estallido. Algo ocurría en el Ministerio, algo malo. La primera persona que vino a mi mente fue Abi.  Es decir, mi querida Ministra. Se habla mucho últimamente de los radicales. ¿Y si son ellos? Como sean ellos, peligra su vida. Miré a Aldrin, alarmado.

- Quédate aquí, cierra bien la puerta y no abras a nadie. Intenta ponerte bajo la mesa, por si hay más explosiones. Nos veremos en un rato, no te preocupes.

Esperé a escuchar como cerraba la puerta para irme tranquilo, varita en mano. No podía ir a mi Departamento, desconocía desde donde se estaban produciendo las explosiones. También desconocía la ubicación de Abi. Quizás se encontraba ya en casa, o en su despacho, o en cualquier Departamento haciendo la vida imposible a cualquier empleado raso. No me quedaba otra que esperar, y luego luchar. Permanecí en el quinto piso, caminando hacia la entrada para quedarme cerca del ascensor y atacar a cualquiera que intentase entrar allí. Si no ocurría nada más, no dudaría en ir en su búsqueda. Esto si que es un maldito lunes. Me han cortado el rollo.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 18.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 622
Puntos : 220
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Ryan Goldstein el Jue Jun 07, 2018 10:20 am

Selley:


Un tic, dirías que era. Cómo jugaba, ocasionalmente, con el elástico de su pulsera, una sola de ellas, porque tenía la muñeca cargada de bisutería pero esta era especial, había sido un regalo, de Mikel. Selley era una radical convencida, una mujer para su hombre. Y sin embargo, es curioso. En nuestro vocabulario hay una palabra para viudos y huérfanos, ¿pero cómo llamas a alguien que ha perdido a su hijo?

Selley era una madre sin su hijo. Éste había muerto por culpa del régimen del terror, tan sólo a sus siete años de edad, cuando todavía no se le habían caído todos sus dientes de leche. Algunas noches, incluso creía sentir que su niño se apretaba contra su pecho habiéndose colado entre las mantas de la cama que compartía con papá huyendo de una pesadilla o el monstruo del armario.

No hay manera de que pudiera explicarlo. Sólo Markus lo entendía. Selley podía sentirlo con ella, aunque no estuviera. Como cuando alguien pierde un brazo o una pierna y todavía siente el cosquilleo en las extremidades y piensa que mueve miembros fantasmas, engañado por la mente. Intenta imaginarte cómo nos engaña el corazón, cuando nos han arrebatado algo tan preciado.

Y ella se volvió radical porque. Podría decir que era porque deseaba un mundo mejor en el que los niños no murieran trágicamente o porque los ideales importan. Pero Selley, ella estaba enojada. Y sólo eso. No estaba sola, sin embargo, en su enojo. Y por esa razón, es que había muchas estupideces que no había cometido, porque tenía a su marido para que las cometiera por ella, y sólo a ella para pararlo. Sin él. No podía imaginarse sin él, Markus.



Esperaban. Selley recargaba la espalda contra la pared, de pie y cruzada de brazos, reconcentrada en sí misma —y qué dura, qué violenta, esa expresión consumida por el silencio y la espera—. El tiempo transcurría mientras que la impaciencia en su pecho, crecía. Y ella la mandaba a callar, evocando recuerdos. Rostros que odiaba. Rostros que amaba.

Theodore controlaba el tiempo en las agujas de su reloj. Selley era consciente de esto, o más bien, su impaciencia era plenamente consciente de esto. Sólo levantó la mirada cuando repasaron el plan. No dijo nada, pero la intensidad en el pozo sin fondo de sus ojos expresaba conformidad, resolución. Ya todo estaba dicho desde que acordaran hacerlo, ahora, en ese preciso instante, que finalmente dejaba de ser una larga espera.

“Ahí dentro no hay inocentes”, ni tenía que aclararlo. Ante ella, los magos del Ministerio no eran más que cómplices, incluso en su silencio o falta de acción, de un régimen que se había cobrado la vida de su hijo. Y ella estaba enojada con toda esa gente sin rostro, refugiada en sus escritorios, viviendo su día a día sin otra preocupación que salir a tiempo. Bueno, se habían quedado sin tiempo porque, adivina qué. Puedes tener control sobre muchas cosas, pero habrá otras que verás arder y despedazarse, más allá de lo que cualquiera pueda controlar.


Ya habían aguardado lo suficiente, era la hora.


Markus fue hasta ella. “¿Qué?”, dijo, sintiendo la mirada femenina sobre esa cara tan chula. Tenían los mismos ojos, él y Mikel. Ella no dijo nada, se limitó a enderezarse en el lugar, preparada. Y Markus pasó el brazo por su costado, coqueteándole con una sonrisa de bar como si en vez de entrar al Ministerio a cortar cabezas estuvieran a punto de tomarse un trago de cerveza. Selley inclinó el cuello hacia un lado, atacándolo con ojos divertidos, que tenían un amague a falso reproche, ladina esa sonrisa. No negó su beso, sino que lo buscó, rápida e intensa, atacando sus labios en un gesto ya familiar. Pero tan pronto como se deshizo del encuentro, lo empujó de un toque en el hombro, para que apurara.

—Quiero tu culo como mi trofeo, Markus.


Y sin discusiones, que ella no volvería a por un chicle en un baño público. “Después de ti, guapa”, eso dijo, y ella se detuvo antes de arrojarse hacia donde los eventos tomarían lugar. Lo atrajo del cuello de lo que llevaba puesto y lo encaró, acercando los rostros y reflejándose sus miradas, buscándolo a través de ese gesto con la brusquedad de su afecto. Fue por un segundo, y al siguiente se largó. Selley sí que tenía miedo, pero cuando pisó el suelo del Ministerio, el miedo era algo que otros sentían, no ella. Y en medio de las explosiones, el polvo y el imparable frenesí de su varita, se sintió excitada, satisfecha, completa. Y con ganas de destruir todo ese lugar, de una vez por todas.

—¡Radicales!

El bramido general era de disturbio y pánico, pero ese grito fue de rabia contenida, algo en lo que ella podía reconocerse. Un mago se precipitó en su dirección, varita en mano y preparado para soltar su ataque. Había familias de magos que habían perdido a sus seres queridos a manos de los radicales. Y eran personas regulares, gente normal, pero que igual que ellos, querían su venganza. Este mago fue hasta ella, y Selley atacó, con un hechizo defensivo. El maleficio o cualquiera fuera el conjuro que le hubiera arrojado, rebotó, y se volvió en contra de su agresor. El hombre se sofocaba, sufría, agonizando, con las manazas aferrándose el cogote en un gesto desesperado. Y ella acabó con su sufrimiento de un simple movimiento con la varita, que lo aventó contra unos cristales, haciéndose estos trizas que llovieron en una ruidosa cascada de vidrios rotos. Y ella continuó, como si nada.

No iban a permitir que nadie se entrometiese en su camino.






avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 33.000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 376
Puntos : 254
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

May Hewitt el Jue Jun 07, 2018 7:54 pm

XANDER ROCKWELL:
Edad: 25 años
RP: +10
Color: #9966ff

Personalidad:
—Distante
—Manipulador
—Con ganas de ver el mundo arder a toda costa, por lo que es le primero en alzar la varita
—No tiene piedad con nadie

Breve reseña histórica:
—Hijo del antiguo líder de los radicales, el cual está preso en Azkaban
—Busca ver caer al gobierno ante toda costa, en honor a su fallecida madre
—Dejó a mitad la carrera de pocionista

Hyde Park

Había llegado el día. Su momento de gloria.
Tras meses y meses de estúpida paz e inactividad en cuanto a la orden, y de avance progresivo e imparable de los que estaban del lado de Voldemort, Xander llevaba mucho tiempo reprimiendo su ira. Pero por fin la sangre llegaría al río. No sabía hasta qué punto estaban dispuestos sus compañeros de arriesgarse, pero él ya no tenía mucho más que perder excepto la vida. Y poco le importaba aquello último si conseguía su objetivo. Si tenía que pisar el cadáver de alguien ajeno a aquello, pasaría. Por el bien mayor.

Y ahí estaba, tan callado y distante como siempre esperando la señal de Theo. No aportó gran cosa a la conversación, puesto que en su momento, ya lo hizo. Ahora sólo esperaba el instante en el que poder alzar la varita y destrozarlo todo por su paso. Así que en cuanto cruzaron los baños públicos y se adentraron en el Ministerio, sólo pudo sonreír ante la gente que comenzó a huir.

Ministerio.


Apenas esperó a orden alguna; la mirada de Theo fue señal suficiente para que Xander sacase su varita y destrozase por completo la red flu más cercana. ¿Había sido demasiado pronto? ¿Qué más daba? Para eso habían llegado aquí. Sin dudarlo un segundo, otro ataque mágico apartó violentamente de su camino a varios magos a los que no les dio tiempo a huir y con paso decidido, destrozó también parte del techo para impedir que algunos de los presentes corriesen más allá de donde él quería tenerlos. Sólo entonces se detuvo un momento, para anunciar en voz bien alta y clara:

¡HOY ES EL DÍA!

Con una sonrisa, apuntó con su varita a una mujer que se atrevió a intentar defenderse y la lanzó bien lejos, provocando que se golpease su cabeza contra un mueble. Como era natural, del golpe comenzó a sangrar. No se levantó de allí. ¿Estaría muerta? Quizás. Una muerte necesaria. Inevitable. Y llegarían muchas más.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kristen Bell
Edad del pj : 34
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Orden
Patronus :
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5668-may-hewitt-la-tia-may-o-id#83509 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6089-cronologia-de-la-tia-may http://www.expectopatronum-rpg.com/
May HewittBibliotecaria

Salazar Slytherin el Vie Jun 08, 2018 10:35 pm


Desde la primera explosión, la violencia se desató. No solo por parte de los radicales, sino también de los mortífagos. Queda claro, a estas alturas, que un empujón hace que cualquier persona pueda desatarse, sobre todo cuando la violencia está tan integrada en la nueva sociedad, en sinfonía con la crueldad injustificada y la creencia de que el fin justifica los medios.

Muchos traidores salieron a la luz en aquel momento, apoyando a los radicales que recién acababan de entrar en los muros del Ministerios.

Algunos neutrales, animados por ese coraje e iniciativa, apoyaron a los radicales, creyendo que apoyo de más podría conseguir algún tipo de cambio.

Los inocentes o bien se defendían, o bien huían.

Los no tan inocentes... elevaron todas sus armas contra la ofensiva.

Lo que sí quedaba claro era una cosa: ahora mismo allí, daba un poco igual quién fuera inocente, quién fuese culpable, o quién fuese un simple trabajador de mantenimiento. O te posicionabas en un bando y buscabas un frente, o posiblemente no vivieses para contarlo. O estás con ellos, o contra ellos. Esa era una filosofía que, por mucho que radicales y mortífagos se odiasen, solían compartir.

Así que ahora sólo quedaba algo por discutir: ¿en qué bando vas a estar tú?


GWENDOLINE EDEVANE
Estás en el tercer piso: Departamento de Accidentes y Catástrofes Mágicas

Tanto Salleens como tú escucháis en el exterior de tu despacho como dos personas parecen estar enfrentándose en duelo. Escuchas explotar un escritorio, además de cómo una de ellas choca contra tu misma puerta, ahogando un quejido  tras el fuerte golpe. ¿Habrá sido el radical, o la persona inocente? Y de repente, lo escuchas. Escuchas como una voz femenina, adulta, amenaza a otra de menor edad, asustada; temerosa y haciendo gala a un coraje fingido que sabes reconocer como miedo. Además, esa voz más joven es una voz que tú reconoces. Todo pasa muy rápido, por lo que de repente las voces y los pasos salen corriendo, alejándose de tu despacho.

¿Qué haces?

a) Sales a ayudar a la persona que está siendo atacada. Ves que está huyendo hacia el ascensor y que su atacante le persigue. Tú haces lo propio y las persigues a ambas.
b) Te quedas en donde estás, a salvo.
c) Sales de tu despacho, pero vas en dirección contraria, en busca de las escaleras para buscar una salida.


TSUNAYOSHI NISHIMA
Estás en el piso cuatro: Departamento de Regulación y Control de Criaturas Mágicas

No ves mucho desde dónde estás, ya que por ahora el foco principal de daños está cuatro plantas hacia arriba.

Estás en una posición aventajada, estando en la parte más alta de tu departamento, lo único que puedes llegar a ver es como gente o corre en dirección contraria a las explosiones, asustados, o corren en su dirección con cara de locos en busca de sangre. Puedes hacerte una idea de que los ascensores es la parte idónea en donde llegar a parar, de alguna manera, todo ese ataque y crear un plan de contingencia.

El hombre que está contigo por casi se hace pis encima y ahora mismo por su mente está pasando que no piensa alejarse de ti, que pareces un hombre diestro con la varita que prefiere tener de aliado, que quizás así lo podrías proteger.

¿No deberíamos escondernos? —preguntó el tipo.

Ahora se presenta tu duda.

¿Qué haces?

a) Pasas de él y vas a buscar el foco de toda la revolución.
b) Le haces caso y os escondéis en un armario, los dos juntitos.
c) Te lo llevas contigo a rastras para que te ayude a pelear contra los radicales. O usarlo de escudo.


T. HELL DREXLER
Estás en el noveno piso: Departamento de Misterios

Estás a una planta de todo lo que pasó, por lo que tanto Agatha (o la supuesta Agatha, llamémosla Agatha hasta que sepamos su nombre con seguridad) como tú podéis haber escuchado todo con muchísima fuerza. Tú estás tranquilo. En parte puedes llegar a pensar que nadie en su sano juicio iría a atacar el Departamento de Misterios. ¿A quién le importa el Departamento de Misterios? A nadie. Si es que ahí no hay nada.

Sin embargo, sabes que en los otros pisos hay cosas realmente importantes: toda la información sobre los enemigos, así como los sistemas de contingencia, las facilidades para dejar cerrado el Ministerio sin que nadie pueda entrar o salir en el Departamento de Seguridad Mágica, todos los avances políticos con el resto de países en el Departamento de Cooperación Mágica, la Ministra de Magia, indefensa, en el piso más alejado a ti...

Agatha te sujeta del brazo cuando dices que vas a salir del Departamento.

No me dejes sola, tengo miedo. —Te dice.

¿Qué haces?

a) Dejas a Agatha a su suerte y te vas a defender al Ministerio en dirección al ascensor o la escalera.
b) Te quedas con ella, para protegerla. Ella sugiere esconderos en el despacho de vuestro jefe Matt Forman, ya que no está y parece seguro.
c) Arrastras a Agatha contigo para defender el Ministerio, pues como trabajadores leales al nuevo gobierno es lo que debéis hacer.


MATT FORMAN
Estás en el quinto piso: Departamento de Cooperación Mágica Internacional.

Menos mal que los fugitivos llegaron a tiempo de que te subieras los pantalones, o eso hubiera sido muy incómodo, Forman. Por suerte, te pilaron en medio de una charla, una conversación que se vio opacada por explosiones y gritos. No es la primera vez que te enfrentas a eso y sabes lo que está pasando.

Por suerte para ti, todavía no están en tu planta, pero sabes que, pese a que intuyes de que todo lo que escuchas viene desde El Atrio, porque es la única manera de llegar por todo lo alto, los radicales no se van a quedar ahí. Tendrán sus objetivos y aunque no los sepas, puedes intuirlos. Está en tu mano ser partícipe de la defensa de alguno de ellos, por lo que tienes que decidir qué hacer y cuanto antes lo hagas, mejor.

¿Qué haces?

a) Te quedas en el quinto piso, protegiendo a todos los inocentes (o no tan inocentes) escondidos que no quieren salir a luchar.
b) Obligas a todos los que están en ese piso a que luchen por la defensa del nuevo gobierno.
c) Te vas tu solo a defender lo que quieres conservar, en dirección al ascensor o escaleras (eliges).


GRUPO RADICALES
Por ahora todos se encuentran en el piso número ocho: El Atrio.

Aquellos cuatro radicales que se habían internado en el Ministerio, en una misión que muchos catalogarían como suicida, no eran los únicos que estaban luchando allí dentro. Muchos de los que aún estaban en el interior eran conscientes de ese ataque, uniéndose a la iniciativa. Otros muchos no tenían ni idea de que eso iba a ocurrir, pero en un estallido de valentía al ver tanta osadía, no dudaron en apoyar a esos radicales que estaban arriesgando su vida por el cambio.

Así que no estaban solos.

Allí dentro habían claros enemigos, inocentes y aliados. Y debían de tener muy claro contra quién levantar la varita si no querían pecar de ser monstruos, como tantas veces se han quejado de los Mortífagos.

Con mil destrozos detrás de ellos y más de un aliado que se sumó a las filas, sin tener bien claro el motivo de todo aquello (mas se lo imaginaban), los radicales vieron frente a ellos los ascensores, aún funcionales. Podría ser peligroso subirse a ellos, pero ahora mismo se presentaban como la opción más rápida. Además, veis como unos miembros de Wizengamot (que probablemente hayan sido los culpables de muchos de los encierros injustos tanto en Azkaban como en el Área-M) os ven y huyen en dirección a uno de los ascensores, huyendo de vosotros.

Theodore no duda en dirigirse a los ascensores. En principio no les dice nada a sus aliados, sino que comienza a caminar hacia allí con paso seguro y rápido: su objetivo no estaba en esa planta. Y sus aliados sabían muy bien cuál era su objetivo.

¿Qué hacéis?


a) Vais hacia los ascensores para moveros de planta.
b) Buscáis el acceso a las escaleras.
c) Vais hacia los ascensores para perseguir a esos miembros de Wizengamot.



ACLARACIONES GENERALES:

  • Cualquier acción en contra de algún otro personaje ha de ser mediante tirada de dados a menos que quede justificado por un acuerdo externo entre usuarios.
  • Las opciones que os doy son GENERALES y no fijas. Por ejemplo, podéis, en el caso de los fugitivos radicales, elegir la opción de acceder a las escaleras pero, por el camino, hacer todo lo que consideréis, además de poner a qué piso queréis acceder mediante las escaleras. Son pautas, pero no son estrictas al 100%.
  • Vuestra decisión llevará a una consecuencia que evidentemente, dependiendo de cómo relatéis lo que hacéis y elijáis lo que queráis, será diferente.
  • Es altamente probable que en vuestro siguiente post no necesariamente os encontréis con un enemigo real, solos pnjs, sin embargo, vuestras decisiones os podrán llevar a uno de ellos. Elegid con sabiduría.
  • El Ministerio de Magia tiene nueve plantas, siendo la octava El Atrio, el lugar en donde están las chimeneas de Red Flú. La novena planta (el departamento de Misterios) es la planta más cerca a la superficie, mientras que la primera planta (la del Ministro de Magia y Personal de Apoyo) es la más subterránea de todas.


RPs
(Los voy a poner ya, aunque no se hagan uso de ellos hasta más adelante, para que quede todo claro)

  • Gwendoline Edevane: +10 RP Base. +3 Adicional en el caso de usar un Aura en Defensa.
  • Tsunayoshi Nishima: +10 RP Base. +2 Adicional en caso de usar sus habilidades física aprendidas por Kendo.
  • T. Hell Drexler: +10 RP Base.
  • Matt Forman: +10 RP Base.

  • Theodore Smith: +11 RP Base.
  • Marcus Steven: +10 RP Base. +2 Adicional en caso de usar sus habilidades físicas aprendidas por Krav Magá.
  • Selley Wilkes: +10 RP Base. +3 Adicional en el caso de utilizar Velo en Defensa.
  • Xander Rockwell: +10 RP Base.


Los RPs están puestos para que se sepan desde ya. No se utilizarán hasta que haya tirada de dados. Recordamos que en la tirada de iniciativa NO cuentan los RPs, solo el número del dado.

Recordad que ahora mismo NO hay orden de posteo, ergo si alguien elige una de sus opciones y otro elige otra compatible en la que puedan llegar a encontrarse, cabe la posibilidad de que el segundo formalice (dentro de la lógica) el encuentro. Os recomiendo leer todos los post y avisar de las relaciones (en el caso de haberlas) con algún otro personaje.

Cualquier duda o incongruencia, estoy a un MP.
Admin
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1468
Puntos : 43
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Gwendoline Edevane el Sáb Jun 09, 2018 4:40 am

Durante algún tiempo, solamente hubo silencio. Un silencio relativo, por supuesto, pues por debajo de nosotros, el suelo temblaba, resonaban explosiones y gritos, y en general parecía reinar el caos. Salleens y yo guardábamos silencio, incapaces de articular palabra debido al estado de sorpresa en que nos encontrábamos, apostados cómo estábamos tras mi escritorio. Ambos empuñábamos nuestras varitas, esperando que las cosas se torciesen en cualquier momento y algo apareciese derribando la puerta. ¿Qué estaba pasando? ¿Se estaba repitiendo acaso lo ocurrido durante los mundiales de Quidditch y en fin de año?
Podía escuchar el latido de mi corazón en mis sienes, y la tensión a la que estaba sometida era tal que clavaba mis dedos en la madera del escritorio con tanta fuerza que se me habían puesto blancos. También me dolían, pero el dolor en aquellos momentos era algo lejano, casi ajeno a mí.
Tragué saliva. Salleens se movió a mi lado, y pude escuchar el roce de su chaqueta de tweed contra la madera del escritorio. Se había aventurado a asomarse por encima, pero tampoco es que fuese a ver gran cosa con la puerta cerrada separándonos del pasillo.

—No te muevas...—Advertí con voz baja y temblorosa.

—Tenemos que marcharnos de aquí ahora mismo...—Respondió Salleens, y pude notar que el pánico empezaba a adueñarse de él. ¡No, no, no! ¡Es lo que me faltaba! ¡No puedo lidiar con alguien en pánico ahora mismo, sin saber qué diantres pasa ahí fuera! Pero ya era tarde: Salleens estaba en pánico, y lo demostró levantándose de golpe.—¡Yo me voy de aquí!

Estaba a punto de llamarle por su nombre, pero no llegué a abrir la boca. Tanto mi intento de comunicación cómo el intento de fuga de Salleens fueron repentinamente interrumpidos por voces. Voces a las que siguió el inconfundible sonido de hechizos colisionando los unos con los otros. Hechizos colisionando los unos con los otros a los que siguió una potente detonación. Una explosión, a juzgar por el sonido que siguió: cómo de gravilla golpeando el suelo al otro lado de la puerta. Y ya que hablamos de la puerta, a dicha explosión siguió un estruendo, algo golpeando la puerta desde fuera.
Instintivamente, me agazapé incluso más detrás del escritorio, y Salleens dio un respingo. Al principio, pensé que alguien estaba intentando echar la puerta abajo, pero pronto mis dudas quedaron despejadas: alguien había sido arrojado contra la puerta.

—¿A dónde vas a huir ahora, putita? Parece que estás entre la espada y la pared...—Dijo una voz femenina que se aproximaba a la puerta. Podía escuchar el sonido de pasos al otro lado de la sólida lámina de madera.

No... no te tengo miedo. ¡No me asustas!Respondió otra voz, más cercana, también femenina. Se me paró el corazón un segundo, pues yo conocía esa voz. Savannah...

—Ya te asustaré, ya. ¡A ver qué tal se te da esquivar!—Respondió la otra voz, y acto seguido se reanudó el conglomerado de sonidos: hechizos, voces, pasos a la carrera... y yo me puse en marcha.

—¡Edevane! ¿A dónde coño vas?—Exclamó Salleens en voz baja al ver cómo me levantaba y pasaba por encima de mi escritorio en dirección a la puerta, varita en ristre. No le respondí. Abrí la puerta de mi despacho y puse un pie fuera de mi despacho. Pisé el charco de café que se había derramado del vaso que Salleens había dejado caer antes de entrar en el despacho, y corrí pasillo adelante.

No me equivocaba. La chica rubia que corría varios metros por delante de mí en dirección al ascensor era Savannah. Tras ella corría una mujer de pelo negro cómo el carbón que reía cómo una auténtica demente. Su traje chaqueta femenino y sus medias me daban a entender que se trataba de una trabajadora del Ministerio de Magia, una que había perdido en algún momento los zapatos, pues corría descalza. Lanzaba una salva de hechizos en dirección a Savannah, y mientras la muchacha corría, lo máximo que podía hacer era agachar la cabeza, cubrirse con los brazos de manera instintiva, y cruzar los dedos para que no le acertase con ninguno.
Sin dejar de correr, sin perder de vista a la mujer que atacaba a Savannah McLaren, alcé mi varita en su dirección. Tenía miedo de fallar y darle a Savannah con mi hechizo, cosa altamente probable dado lo desenfrenado de mi carrera. Así que, en lugar de atacar, grité:

—¡Eh, tú! ¡Déjala en paz!—Mi voz sonó alta y clara a pesar de lo desenfrenado de la carrera. La mujer dejó de reír, así, de repente, y se detuvo en seco. Se dio la vuelta lentamente a fin de encararme. Yo hice lo propio, sin bajar la varita. Savannah, por su parte, había llegado al ascensor, y allí se detuvo para también darse la vuelta y ver qué ocurría. Un fugaz vistazo en su dirección me la mostró aterrorizada.—¡No se te ocurra tocarla!

La mujer, que tenía unos enormes ojos castaños, la piel blanca cómo la leche y los labios pintados de rojo brillante, compuso una sonrisa. Su rostro me resultaba vagamente familiar, pero había algo raro en ella. Casi cómo si hubiese perdido el juicio o algo por el estilo.

—¿Tú? Creí que eras una de las buenas... ¿Vas a defender a esta putita?—No le respondí, pero no pude evitar preguntarme en qué cabeza podía caber la idea de que alguien que perseguía a una cría asustada podía considerarse "bueno".—¿Se te ha pegado la lengua al paladar? ¡A ver si consigo soltártela!—Y dicho aquello, la mujer hizo girar la varita sobre su cabeza, de la cual empezó a manar energía rojiza que redirigió hacia mí.

Por mi parte, fui rápida conjurando un hechizo Aura no verbal, envolviéndome en una barrera contra la cual colisionó el hechizo ofensivo de la mujer con un sonido que recordaba al restallido eléctrico de un cable de alta tensión partido que serpentease, colgado de una torre de alta tensión.


Archivald Salleens: #6ad400 || La mujer loca: #cccc02
Savannah McLaren: #ff99ff

Savanahh McLaren:

Este PNJ es de creación mía y de Sam J. Lehmann.
Está TERMINANTEMENTE PROHIBIDO matarla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.683
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 755
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

May Hewitt el Sáb Jun 09, 2018 1:18 pm

XANDER ROCKWELL:
Edad: 25 años
RP: +10
Color: #9966ff

Personalidad:
—Distante
—Manipulador
—Con ganas de ver el mundo arder a toda costa, por lo que es le primero en alzar la varita
—No tiene piedad con nadie

Breve reseña histórica:
—Hijo del antiguo líder de los radicales, el cual está preso en Azkaban
—Busca ver caer al gobierno ante toda costa, en honor a su fallecida madre
—Dejó a mitad la carrera de pocionista

Planta ocho.
Seguir a Theodore hacia el ascensor y bajar a la planta uno.
Planta uno.
Salir del ascensor y matar varios pnj mietras trata de encontrar a la ministra.


Planta ocho

¿Sería un suicidio lo que tenía en mente? Le daba igual. Se habían estado preparando todos para aquel ataque y él no le tenía miedo alguno a la muerte. Nada más llegar, habían demostrado que no eran sólo ellos los que estaban dispuestos a arriesgarlo todo, sino que también había muchos magos que, aprovechando el alboroto, se les habían unido. Con una sonrisa de victoria, y llevado por la motivación de que habría oportunidad para acabar con esto, siguió a Theodore hacia el ascensor. Era la única vía para llegar a la primera planta de manera rápida y segura. El caos ya se había desatado, sólo quedaba seguir el plan.


Planta uno

En cuanto las puertas del ascensor se abrieron, Xander fulminó con su varita a varios de los magos que tuvo delante. Quizás podrían haber sido aliados, pero no había tiempo para dudar. Su única meta en mente era llegar hasta el despacho de la ministra. Sin embargo, como esperaba, en la primera planta aún apenas había llegado la noticia del ataque, por lo que había sido él quién comenzó a desatar el caos. Por este motivo, no fueron pocos los que se giraron con intención de atacarle, así que no tuvo más remedio que correr y cubrirse tras el primer mueble útil que vio.

Al igual que en la planta ocho, los radicales tuvieron apoyo de una cantidad considerable de personas en contra del régimen actual. Aquello parecía estar dando resultado. ¿Dónde estaría la zorra pelirroja a la que buscaba? Si pudiera, la mataría en cuanto tuviese oportunidad... para poder dar por finalizada su misión de honrar a su fallecida madre. Pero no. No podía ni sería tan fácil. El ministerio entero debería arder. Todos los que estaban allí dentro, a excepción de los que los apoyasen, tendrían que morir para que no quedase ni uno solo. Tenían que limpiar aquel lugar de toda la mierda que había dentro. Algo así como purificar el ministerio. ¿Y qué mejor herramienta que el fuego para purificar a la gente?

¡Flare!

Gritó en mitad del lugar, bien alto, para ser escuchado. Y su varita apuntó hacia el centro de la sala, lo máximo que el hechizo pudiera alcanzar. No sabía cuántos serían los heridos con aquel conjuro, pero no le importaba. Lo único que quería era ver arder el gobierno a toda costa, liberar a su padre, y vengar la memoria de su madre. El resto, tuviera las consecuencias que tuviera, era tan sólo un mero pasaje. Un medio, para llegar a un fin.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kristen Bell
Edad del pj : 34
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Orden
Patronus :
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5668-may-hewitt-la-tia-may-o-id#83509 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6089-cronologia-de-la-tia-may http://www.expectopatronum-rpg.com/
May HewittBibliotecaria

Ryan Goldstein el Dom Jun 10, 2018 5:14 pm


Acciones/resumen: Selley organiza a un grupo de gente random que apoya a los radicales para que sirvan de defensa al avance hasta los ascensores//arrastra a Marcus hacia los ascensores y sigue a Theodore a. No, ella junta a un grupo de voluntarios (gente random (?)) y se bajan en la planta dos para destrozar el departamento de seguridad mágica.




No es sólo que Marcus fuera caótico. Los radicales siempre se arrojaban a las misiones suicidas como si supieran de un secreto que nadie más sabía, como que la muerte se había ido de vacaciones. Esto, por supuesto, no era de esa manera. Selley se había propuesto servir de escudo en esa misión, a modo de escolta, anteponiéndose al fuego del ataque con su cuerpo, su varita y puesta su absoluta confianza en el objetivo que los había llevado hasta allí, en ese día.

Y aunque su labor prometía ser difícil —sólo mira a Xander incendiándolo y explotándolo todo, a su hombre al que nunca le había gustado eso de quedar en segundo lugar y a Theodore siendo Theodore— por muchos hechizos defensivos que supiera lanzar en el momento indicado para frenar la amenaza de una baja, lo cierto es que adquirió un cariz diferente, algo más esperanzador, cuando contaron con el apoyo de una avalancha de amotinadores cual bienvenida al cambio. Porque un cambio hacía falta, y pronto. Por tanto, sin perder tiempo, organizó a magos y brujas que iban cayendo en su apoyo para formar una barricada que sirviera de defensa al avance, al mismo tiempo que otros intentaban alcanzarlos con sus maleficios.

—¡Tú!, ¡quédate cerca y con la varita en alto!, ¡velo!bramaba, dirigiéndose a esa formación improvisada de voluntarios, entre los estallidos y el escándalo general. Y siempre pendiente de su hombre, llamó en son de advertencia y reproche—: ¡Marcus!

Selley adivinaba que de todas formas, eso no duraría demasiado. Cuando la parte dura de la ofensiva se organizara en su contra, toda esa gente se desparramaría, ya lo intuía. De momento, sin embargo, unir fuerzas le servía para reservar las suyas. Aunque poco tiempo había para pensar en ser precavido, cuando la estrategia en sí era darlo todo en un solo golpe y no parar, no hasta causar tanto daño como del que eran capaces, dándolo todo en ese disturbio.

Llegados a los ascensores, Selley fue a la par de Theodore hasta verlo tomar su ascensor, pero no lo siguió. En cambio, se decidió a organizar un grupo de voluntarios y tomar otro ascensor rumbo a la segunda planta, porque destrozarla hasta sus cimientos seguía siendo parte del plan.

¡Piertumordem!vociferó, saliendo desde atrás de Marcus y apuntando con la varita a un enemigo que tenían enfrente y que salió volando por el impacto al tiempo que Selley aferraba a ese radical tan imprudente por el hombro—¡Vamos a la segunda planta!—Le informó, arrastrándolo hacia dentro del ascensor. ¡Y por Merlín!, esa varita que tenía Marcus y que no le respondía como debía ¡la ponía de los nervios!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 33.000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 376
Puntos : 254
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

T. Hell Drexler el Mar Jun 12, 2018 12:01 am

Planta nueve, frente a los ascensores. Con Agatha, PNJ.

No me dejes sola, tengo miedo —escuchó la temblorosa voz de Agatha a sus espaldas, a la vez que sintió la pequeña mano de la joven agarrándose con fuerza de su brazo, impidiéndole avanzar más.

Hell se giró para encarar la joven morena, mirándola con una ceja alzada. No esperaba que fuese a ser de mucha ayuda, en el tiempo que llevaba como becaria en el departamento a Hellion le había parecido una joven bastante mediocre, pero desde luego en aquel estado iba a ser más un estorbo que otra cosa.

Haces bien en tenerlo —fue lo único que dijo sin quitarle la mirada de encima. Podía darle un discurso de los motivos que tenía para dejar atrás su miedo, podía mentirle y decirle que él la protegería, podía incluso amenazarla por traición al gobierno si no plantaba cara y defendía el Ministerio. Sin embargo sabía que todo aquello sería absurdo y una pérdida de tiempo, Agatha seguiría asustada y sería un lastre con el que cargar.

Hell sabía cuál era su deber, el de defender el Ministerio y el gobierno, que tanto tiempo les había costado instaurar. No iba a permitir que unos asquerosos sangre sucia y traidores echaran por tierra tantos años de esfuerzos.

Tempus fugit, conjuró silenciosamente mientras su varita apuntaba a la joven becaria. En su antebrazo derecho apareció la marca con la cuenta atrás, contando con cinco horas. La morena miró su antebrazo sin entender qué estaba pasando.

¿Qu-qué e-es esto? —cuestionó mientras se frotaba la marca con la mano izquierda, quizá tratando de borrarla.

Una cuenta atrás. Cuando llegue a cero, morirás —así de simple y sencillo, pensó Hell. — Hay dos maneras de librarte de ella, que yo te la quite o que alguien decida sacrificarse por ti. Ahora bien, teniendo en cuenta la situación en la que estamos, no creo que encuentres muchas almas caritativas por aquí —comentó encogiéndose de hombros. — Espero que la muerte sea motivo suficiente para dejar el miedo a un lado y luchar por tu Ministerio, al fin y al cabo le eres leal al gobierno, ¿no es cierto?

Por la cara de Agatha se deslizaron unas cuantas lágrimas traicioneras que hicieron sonreír a Hell, no era una sonrisa cruel sino más bien una que demostraba complicidad. De hecho, incluso apoyó una de sus manos en el hombro de la joven, como si tratase de reconfortarla.

Tú lucharás como si la vida te fuese en ello, porque bueno, ciertamente es así y yo romperé la maldición cuando todo esto acabe —informó Hell de lo que iba a suceder de ahí en adelante. — Además, por ser tú, obviaré el hecho de que te querías esconder, lo cual puede ser mal interpretable como un acto de traición al Ministerio. Sin rencores, ¿de acuerdo?

Agatha se quedó en silencio, mirando con impotencia al inefable, que ante su mutismo sonrió complacido y junto ambas manos, dando una simple palmada.  

Muy bien, ahora que estamos todos de acuerdo —dijo observando a Agatha, que había reemplazo el miedo por el odio, ciertamente una emoción más poderosa. — Vamos a ir al primer piso. Ah, y por tú bien, no te separes de mí —sabía que Abi era muy capaz de defenderse sola, pero no sabía cuántos fugitivos habría y, aunque dicen que la imitación es el mejor de los halagos, no pensaba dejar que hicieran lo mismo que habían hecho ellos con Milkovich.

Hellion no era tonto, sabía que estaba lejos de ser invencible y que la superioridad numérica era un factor a tener muy en cuenta, por lo que tener a una marioneta cubriéndole las espaldas, podía ser la diferencia entre la vida y la muerte. Además, él tenía mucho que perder, al contrario que los atacantes que probablemente ya lo habrían perdido todo.

Nunca dudé de ti, Agatha, sabía que entrarías en razón —reemprendió su marcha hacia la salida del Departamento de Misterios, rumbo a los ascensores. — Las damas primero —se hizo a un lado, dejando paso a la joven manipulada cuando llegaron a la puerta de salida del departamento.

Cuando llegaron a la zona de los ascensores no habría rastro de ningún fugitivo, sin embargo cuando se abrió la puerta del ascensor apareció un trabajador del Ministerio al que Hell conocía de vista, aunque no sabría decir exactamente a qué departamento pertenecía. Durante un segundo el inefable pensó que se trataba de alguien que había intentado huir y esconderse allí, pero en cuanto la vista de aquel hombre se fijó en Drexler alzó la varita para atacar.

El inefable tuvo el tiempo justo para conjurar un Aura no verbal y protegerse del ataque, mientras que, para su sorpresa, Agatha atacó con un Expulso. Parecía que la joven estaba decidida a vivir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Robert Downey Jr
Edad del pj : 53
Ocupación : Jefe de Inefables
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.900
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Patroqué?
RP Adicional : 000
Mensajes : 46
Puntos : 30
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5651-t-hell-drexler-id#83209 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Tsunayoshi Nishima el Mar Jun 12, 2018 3:13 pm

Esto es bueno —Musitó Tsuna, efusivo, hablando para sí mismo e ignorando la primera pregunta de quién le acompañaba. Mientras, se detenía en observar el caos que de buenas a primeras se había formado en el nivel más bajo de la planta de regulación de criaturas mágicas. Esperaba el momento idóneo para actuar cuando esa misma dichosa voz, esa de que tan harto estaba ya, sonó una vez más tras de sí.

¿Está usted loco? —Después de que el japonés reventara la ventana que daba vistas a la parte baja, el civil seguía ahí plantado en la entrada, atónito. El demonólogo se dio la vuelta con el entrecejo ligeramente fruncido, con cara de extrañeza, como si su presencia fuera lo más raro que había visto en meses.

¿Pero todavía sigue ahí? —El adverso titubeó y Tsuna, que se encontraba de cuclillas se puso en pie y le lanzó una última pregunta —¿Cómo se llama?

H... Hank— Tsuna asintió, pero en respuesta no dio su nombre, en su lugar contestó.

Finalmente se revelan quiénes de verdad son fieles al señor tenebroso —Tomó una pausa, examinándolo con ojos analíticos —Tuvo tiempo para huir —Suspiró, y tras ello recuperó una sonrisa cómplice, pero tan falsa como lo era la cordialidad que intentaba transmitir con el tono en de sus palabras —¡Pero bueno! No hay nada que no se pueda arreglar ¿Confías en mí?

No estoy muy seguro.

En ese caso ya decido yo por ti —Tsuna apuntó con su varita al hombre, éste levantó las manos, alarmado y exclamó —¡¿Me va a matar?! —Aquello le hizo mucha gracia al japonés, pero lejos de ser así, de su varita salió despedida una cuerda que rodeó su cuello y tiró de ésta para traerlo hacia él. Tenía claro que no iba a amoldarse a su lentitud. Tomó un estuche cilíndrico y alargado, se la colgó a su espalda, y sacó un rollo de tela enorme de una de las gavetas más grandes del escritorio. Dejó caer el rollo por la gravedad hasta que estuviera completamente extendido a la altura de casi tres subniveles, muchas miradas en la cercanía se dieron cuenta, fijó el extremo superior en el sitio, y finalmente tomó del brazo a Hank antes de disponerse a hacer su último movimiento.

Hora de cazar traidores —Esbozó una sonrisa, y sin preguntarle ni avisarle, saltó con el hombre por el hueco donde antes había un ventanal. Se deslizó por la tela para reducir la velocidad de la caída y cuando estaban cerca se sirvió del hechizo ventus para reducir los daños.

¡Definitivamente está usted loco! —Pero Tsuna lo ignoró, y apuntó con su varita al gran telón, que resulta que tenía una veintena de cuervos dibujados. Éstos salieron de la gran cortina blanca y empezaron a picotear sin distinción a la gente cercana a él. Luego se volvió al hombre.

Nuestro objetivo es llegar al ascensor, mis pájaros los distraerán, pero no durarán mucho así que, cierre esa maldita boca a menos que no sea para quejarse, y... ¡Por Inari-no-kami! ¡Saque su varita! —En ese momento un impragortus le golpeó en la espalda. Tomó de una manga a Hank y poniéndolo delante de él otro le dio en el vientre al adverso —¡Céntrese! —Y lo decía él, el más indicado.

¿Que me centre? —Cuestionó vacilante mientras se abrían paso entre la multitud.

Encima —Se dio una pausa en un intercambio de hechizos —Que le voy a salvar de ésta, debería mostrarse más agradecido —Pero era normal, esas maneras con que lo hacía, moviéndole de aquí para allá, como un trapo sucio. Les llevó tiempo, aunque finalmente estuvieron cerca del ascensor, y Hank se apresuró como quién salta de alegría al encontrar la vía de escape, pero, cuando estaba ya cerca, Tsuna lo reventó de una bombarda máxima.

¡Qué ha hecho! —Impasible, el japonés contestó.

Cortar una de sus vías. Seguramente usarán el resto de cabinas aún activas, pero ahora irán más lentos —Tsuna se mofó de él tocándose la sien repetidas veces con él dedo índice —Bah, no me mires así —Tsuna le tomó del brazo y se lo llevó brusco consigo, mostrándole las escaleras de emergencia.

Iremos por aquí.

Spoiler:
Supongo que aunque destruya una cabina, como el ascensor no se desplaza solo  verticalmente, podrá seguir usándose, pero imagino que el esperar a que el ascensor venga cuando se le llama en las otras plantas irá más lento ya que cuentan con una cabina menos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Taemin
Edad del pj : 24
Ocupación : Trabajador del Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 3.150
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : ---
RP Adicional : +2F
Mensajes : 83
Puntos : 38
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5333-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5346-relaciones-de-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5371-somos-polvo-para-el-tiempo-cronologia-tsuna#79317 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5348-buzon-de-tsunayoshi-nishima
Tsunayoshi NishimaJefe Departamento

Matt Forman el Miér Jun 13, 2018 9:57 pm

Del quinto piso al primero, por las escaleras.

El ascensor estaba en movimiento, pero ninguno llegaba a la planta en la que yo me encontraba. Suponiendo que entraron por el Atrio, estoy bastante alejado de ellos. También la Ministra. Su despacho está en el primer piso y ellos han entrado por el octavo. Pero se están moviendo. Si yo fuese ellos, la buscaría en su despacho. Teniendo en cuenta que lo tenían todo planeado, es muy posible que la hayan estado vigilando. Sabrán que todavía no ha salido de aquí y por eso la buscarán. Debo ir al primer piso. La gente que pueda haber en el Ministerio debería saber defenderse sola, la Ministra incluida. Pero ella es el objetivo, y los atacantes irán contra ella con todas sus fuerzas. Tengo que impedirlo.

Usar el ascensor era demasiado peligroso. Nada más abrirse la puerta podía haber más de veinte magos dispuestos a acabar conmigo. No estoy loco, no soy ningún kamikaze. Lo más seguro será ir por las escaleras, varita en alto y con mucho cuidado. Me gustaría haber estado en mi Departamento, no dudo de que todos hubiesen estado de mi parte y juntos hubiésemos ido a proteger a la Ministra. Pero no sé quien debe haber en este Departamento, no les conozco. Por mi se pueden quedar aquí, muertos de miedo o cagados de miedo. La señorita Aldrin incluida. Mi idea es muy clara. Está claro que será difícil y muy peligroso. Por la parte que me toca, espero que lleguen refuerzos de los nuestros antes de que esto vaya a peor. Subí un piso, bastante decidido. Nadie. Seguía escuchando ruido y estallidos en la parte del Atrio, pero era de suponer que esos malnacidos se habían movido. Solté un bufido. Los nervios me estaban comiendo vivo. Yo no estoy para estos trotes. Pero si algo le pasa a Abi no me lo perdonaré.

Estaba llegando al primer piso, donde debía de encontrarse Abi en su despacho. A menos que haya podido escapar, o esté en otro lugar del Ministerio. Un lugar seguro sería el Departamento de Misterios. Sin duda yo sabría como esconderme sin ser encontrado en las múltiples salas. Pero no, estaba casi en el primer piso, y alguien conjura un hechizo de fuego. Procuro protegerme y sigo hacia el primer piso para estudiar la situación. Me encontré de frente con un chico joven, un fugitivo reconocido del cual no me sé el nombre.

- Será mejor que dejes de hacer el tonto. Vas a pasar tus próximos días en Azkaban, por traidor.

Le apunté directamente con mi varita dispuesto a atacarle. Por suerte no había muchos más radicales por allí, eramos solo él y yo. Eso me daba más confianza. Los duelos no son lo mío, es algo que no practico a menudo. Cuando salgamos de esta, intentaré ser más aplicado. ¿Pero quién quiere luchar pudiendo follar?
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 18.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 622
Puntos : 220
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 9. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.