Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

TRAMA GLOBAL: LOS RADICALES ATACAN EL MINISTERIO

Salazar Slytherin el Mar Jun 05, 2018 4:41 am

Recuerdo del primer mensaje :

LOS RADICALES SE MOVILIZAN
EN CONTRA DEL MINISTERIO DE MAGIA



PERSONAJE LLEVADO POR LA ADMINISTRACIÓN

THEODORE SMITH,
sublíder de los radicales

Edad: 45 años
RP: +11
Color: #669900

Personalidad

  • Estratégico
  • Honorable
  • Se enfada con facilidad

Breve reseña histórica

  • Sublíder de los radicales
  • Perdió a toda su familia en la batalla del Ministerio (esposa e hijo)
  • Ha jurado matar a la Ministra de Magia con sus propias manos
  • Tiene la confianza de prácticamente todos los radicales por sus buenas ideas
  • Fue uno de los mejores expertos en Herbología de Inglaterra hasta que cambió el gobierno


GRUPO DE RADICALES

4 de junio del 2018, 15:32 horas

Theodore, Selley, Marcus y Xander se encontraban en una de las entradas al Ministerio de Magia que se encontraba en uno de los retretes públicos de Hyde Park. Era una entrada relativamente nueva, conocida por los miembros recientes del Ministerio y poco más, sin embargo, Maximus había informado de dicha puerta a sus más fieles confidentes. Claro que Maximus no esperaba que éstos se aventurasen a utilizarla sin antes informarle a él. Un craso error por su parte.

Vestían ropajes normales, de carácter muggle. Estaban esperando a las tres y media del mediodía, justas, para internarse en el Ministerio. Sabían que la Ministra de Magia aún estaría en el interior gracias a la información propiciada por Maximus, además de que la gran mayoría de empleados se habrían ido pues su jornada era hasta las tres. Tendrían la ventaja y cogerían a los más rezagados con sorpresa.

—Tenemos un plan. Seguidlo a raja tabla. —Theo controlaba la hora con su reloj de muñeca, todavía a las afueras del baño común. —La prioridad aquí es destrozar las Red Flú principales para que no lleguen refuerzos, destruir el departamento de seguridad mágica hasta que solo queden cimientos y cadáveres y, por último, matar a la zorra de McDowell. Nada de titubeos. Ahí dentro nadie es inocente. Si quisieran apoyarnos, no trabajarían para quiénes quieren matarnos.

Quedaban tres minutos. Elegir la hora esa no era al azar. Atacarían a la vez tanto en el Área-M como en el Ministerio, siendo éste último el aventajado con respecto a la hora. Ambos grupos tenían ventaja para entrar al interior, por lo que debían de aprovechar muy bien sus oportunidades allí dentro.

A la hora prevista, todos se metieron por el retrete, apareciendo en la planta principal, cada uno por una chimenea diferente. Caminaron con decisión hasta el centro, uniéndose de nuevo en un pequeño pelotón indestructible. Hubo personas que huyeron nada más verlos, pero ellos no se quedaron cortos: alzaron las varitas e hicieron explotar todas las chimeneas de Red Flú que habían en esa planta, sin importarles lo más mínimo dañar a algún trabajador. Cuando aquello se sumió en un profundo caos cargado de polvo, fuego y desprendimientos, ello salieron a través de la polvareda, con la varita en alto, atacando a todo el mundo que se metiesen en medio.

No iban a permitir que nadie se entrometiese en su camino.

La explosión que sonó en aquel piso no pasó desapercibida, ya que en los pisos inferiores se escuchó, cada vez con mayor disipación. Las alertas resonaron en todo el Ministerio, por no hablar de que los más rápidos, que no querían ser partícipe de dicha batalla, habían salido corriendo advirtiendo a todo el mundo.


MATIZACIONES:

  • Cualquier acción en contra de algún otro personaje ha de ser mediante tirada de dados a menos que quede justificado por un acuerdo externo entre usuarios.
  • En este primer post, podéis introducir, además de decidir, en el caso de los miembros del Ministerio, qué hacían/en dónde estaban vuestros personajes y, en el caso de los radicales, a dónde se mueven vuestros personajes. No necesariamente tenéis que encontraros con los radicales en este post y viceversa. Menos a la figura de la Ministra de Magia, podéis usar a los pnjs que consideréis para enriquecer vuestros post.
  • El personaje llevado por la administración es el líder de los radicales y, por tanto, quien "toma" las decisiones, pero la estrategia a plantear para conseguir el resto de objetivos es desconocida para poder improvisar durante la trama. No obstante, cualquier duda que pueda tener vuestro personaje, se la puede preguntar a Theodore o directamente tomar sus propias decisiones.
  • No hay ni mínimo ni máximo de líneas por post.
  • Todos los radicales son fugitivos reconocidos, por lo que todo el mundo debería de conocerlos.
  • El staff posteará (o lo intentará, somos humanos) cada cinco días, pudiendo postear antes en caso de que haya post que masterear.
  • Los duelos que se produzcan en este rol serán a tres toques. Esto quiere decir que si una persona pierde tres tiradas de dados seguidas, quedará K.O. Recordamos que los hechizos finalizadores no son finalizadores si no es en el último toque. La única manera de que pueda finalizar antes es teniendo una diferencia de 15 con tu adversario.
  • Los modificadores de RP solo estarán permitidos si se compran ANTES de postear aquí tu primer post. En el caso de los PNJs, se tendrían que comprar con el dinero del personaje que los lleva.
  • Los turnos de posteo, en esta ocasión, son libres. A partir de mi siguiente intervención, avisaré con todo lo que haga falta para ir guiando.


Admin
Expecto Patronum




Última edición por Salazar Slytherin el Lun Jul 09, 2018 11:41 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1552
Puntos : 43
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Salazar Slytherin el Miér Jun 20, 2018 3:45 am


Primer piso: Ministro de Magia y Personal de Apoyo.
Abigail McDowell & Co.

Las explosiones cada vez se escuchaban más cerca del despacho de la Ministra de Magia, en cuyo interior había un auror desconocido por la Ministra, a un lado, callado apuntando a la puerta por si alguien entraba, uno de los Mortífagos de confianza de Abigail que casualmente era casi jefe del departamento de Aurores y, como no, su Asistente de Magia que, contra todo pronóstico, parecía tener más predisposición a luchar de lo que ella hubiese apostado.  

Por ella, sacaba la varita y luchaba, pero todos insistían en que debía de mantenerse lo más alejada posible del enfrentamiento porque cualquiera podría traicionarla.

Tarde o temprano habrá que salir. Y por lógica, si hay que hacerlo es porque iremos perdiendo. Entre más tardemos, más personas se acumularán en la puerta de este despacho y no podremos salir, ergo lo único que conseguiremos es ser los más inútiles de esta defensa. —razonó la Ministra.

En eso tiene razón —apuntó el Asistente.

¿Y qué queréis? ¿Salir y luchar?

Obviamente, ¿me ves con cara de estar divirtiéndome aquí mientras cae el Ministerio y tú me vienes con tus estúpidas estrategias? Si luché cuando cogí el poder, pienso luchar si quieren arrebatármelo —dijo al fin, anteponiéndose a cualquier decisión. —Todavía hay gente aquí dentro. Trabajadores que han luchado porque este régimen salga adelante y ahora están muriendo sin que les prestemos apoyo. —En realidad no pensaba que nadie fuese más importante que ella, pero era consciente de las palabras alentadoras que necesitaban sus compañeros ligeramente más honorables que ella. Además de que como Ministra de Magia que era, no quería permitir que el Ministerio cayese con ella en el interior cruzada de brazos. Lucharía por lo que tanto había luchado. Y sabía apreciar, como buena profesional, que evidentemente todos habían hecho que aquello saliese adelante.

Sin embargo, justo cuando sacó la varita y se dirigió a la puerta, todos les siguieron, pero el auror al que desconocía no tardó en apuntarla por la espalda, tembloroso y decidido. "Sería el héroe", pensó. La hechizó con un derribador, para entonces desarmar a Igor (el asistente) y duelarse cortamente contra Gastón (el Mortífago).

Para cuando Abigail se recompuso, caminó decidida hacia él y alzó la varita en su contra, conjurando un flare que rasgó  y quemó parte de su estómago. Antes de que pudiera volver a azotar al auror para desarmarlo, éste impactó a la chica con una especie de proyectil en el hombro izquierdo. Visiblemente no le importó y siguió. Ella entonces azotó la mano del chico, haciendo que la varita saliese disparada hacia un rincón del despacho. Manipulando entonces las sombras, hizo que una de ellas lo elevase en el aire, sujetándolo por el cuello. Él pataleó, llevándose la mano a esa sombra.

Vas... a morir... —Rió. —Seré... un héroe. —Consiguió decir.

Abigail entonces, con su mano libre, se apartó la americana en donde le había impactado aquel supuesto proyectil. Ahí había una cuenta atrás marcada, que bajaba desde el minuto nueve y cuarenta y cinco segundos hasta cero. Se mojó los labios; tragó saliva.

Nadie sabrá que habrás sido tú.

¡Abigail, no...! ¡Él es el único que puede revertir la maldic...!

Pero automáticamente del suelo salieron unas cuerdas de fuego que comenzaron a quemar el cuerpo de aquel auror. Los gritos fueron ensordecedores. El Inferno era una maldición que no tenía piedad con nadie; lenta y dolorosa.

No iba a revertir el hechizo, Igor —contempló con evidencia. —Ahora vamos. No pienso quedarme a morir aquí.

Su tono era seco, cargado de tensión. Igor y Gastón se miraron, preocupados; sorprendidos. Siguieron a la Ministra de Magia sin pararse ni un momento a pensar qué hacer con aquel traidor. Si Abigail iba a luchar hasta la muerte, ellos la seguirían.



GWENDOLINE EDEVANE
T. HELL DREXLER
Estás en el noveno piso: Departamento de Misterios

GWENDOLINE EDEVANE:

Estás en la absoluta decadencia después de ese cansado duelo que ha hecho que ambas terminéis sin fuerzas. Estás realmente herida y tú eres muy consciente de que lo mejor que puedes hacer con tu vida es quedarte tal cual estás, escondida, hasta que todo pase. Seguro que se te está pasando por la cabeza lo bien que estarías ahora mismo si llegas a salir a tu hora del trabajo, ¿a que sí? Sin embargo, también eres consciente de que sigues estando en peligro y que necesitas atención médica. Ahora mismo estás bajo los efectos de la adrenalina, pero desde que eso desaparezca, tú te sentirás débil, terriblemente mal y necesitarás ayuda bajo cualquier pretexto.

Salleens ha muerto, así que estás totalmente sola ante el peligro. Tienes varias opciones, pero antes de poder decidir qué hacer con tu vida, un hombre aparece a tu lado. Quizás lo has visto de pasada por el Ministerio, pero al no trabajar en el mismo departamento es altamente probable que no tengas ni idea de quién es. Te hace una pregunta. Ten cuidado con lo que respondes. Ahora mismo no sabes en quién confiar.


T. HELL DREXLER:

¿En serio fue buena idea quedarse? Agatha muerta, tú herido... Eran muchos contra ti y ahí están las consecuencias de ello. Ahora, sin embargo, estás en una posición en la que se te permite, de nuevo, tener el poder decidir. De decidir bien. Al esconderte en busca de un respiro te encuentras con una morena malherida, la cual está agazapada, intentando pasar desapercibida, en la misma columna en la que te apoyas. Intentas tantear el terreno para ver si es de fiar. ¿Te vas a fiar de lo que diga, en serio?


AMBOS:

Seguís sin estar solos y uno de los radicales os encuentra. Un radical que, pese a ser trabajador del Ministerio, ha trabajado anteriormente, de manera totalmente ilegal, con los fugitivos que están atacando el Ministerio. Así que los conoce a todos, de hecho, era uno de los muchos que sabía que eso pasaría.

¡He encontrado a la que ha destrozado a Selley! —Señaló con el dedo.

Y en ese momento, os miran varios radicales, a ambos. Estáis en problemas. En serios problemas. Sin embargo, un alma caritativa, un ángel guardián, una especie de ente celestial, al fondo del pasillo, hace aparición.

¡CORRED! —Gritó del más allá, creando entre la multitud de fugitivos (aproximadamente unos cinco) y ustedes, una pared de baldosas que llega hasta el techo. Crea otra entre los fugitivos y ella, dejándolos encerrados momentáneamente hasta que consigan salir a base de golpes, hechizos o ambas cosas.

Tenéis poco tiempo. Ellos no se van a quedar ahí durante mucho y sabéis perfectamente que vosotros sois su objetivo.


¿Qué haces, Gwen?

A) Creas algún tipo de barrera más poderosa que evite que esos fugitivos puedan salir en vuestra dirección. En tal caso, irán para el otro lado, en donde está la persona que os ha salvado de un ataque inminente.
b) Te levantas y te vas hacia los ascensores para irte a otra planta. Los ascensores, llegados a este punto, están totalmente descontrolados, por lo que al meterte en uno de ellos y picar cualquier botón, éste termina en la planta número uno.
c) Te levantas y te vas hacia las escaleras. Sólo queda bajar. Las entradas al séptimo, sexto, quinto y cuarto piso están colapsadas. Sin embargo, ahí puedes tomar un ligero (muy ligero) respiro e intentar mejorar tu estado físico.
d) Te peleas con Drexler porque no te fías de él (tiras dado, sin iniciativa, el más rápido ataca primero).
e) Estás estresada con tu vida, así que dejas decidir qué hacer a Drexler y le copias.


¿Qué haces, Drexler?

a) Hacer estallar aquella pared y meter en el interior un fuego eterno que los calcine a absolutamente todos. Muertos no darán problemas.
b) Te levantas te vas hacia los ascensores para irte a otra planta. Los ascensores, llegados a este punto, están totalmente descontrolados, por lo que al meterte en uno de ellos y picar cualquier botón, éste termina en la planta número uno.
c) Te levantas y te vas hacia las escaleras. Sólo queda bajar. Las entradas al séptimo, sexto, quinto y cuarto piso están colapsadas. Sin embargo, ahí puedes tomar un ligero (muy ligero) respiro e intentar mejorar tu estado físico.
d) Atacas a Gwen porque no te fías de ella (tira dado, sin iniciativa, el más rápido ataca primero).
e) Estás estresado con tu vida, así que haces lo mismo que Gwen.



TSUNAYOSHI NISHIMA
MARCUS STEVEN
Estás en el cuarto piso: Departamento de Regulación y Control de Criaturas Mágicas

TSUNAYOSHI NISHIMA:

Mientras discutías con Hank, tres enemigos llegaron por uno de los ascensores, sedientos de sangre. Los tres se van corriendo en dirección al interior del departamento, en donde ahora mismo de repente reina un silencio abismal muy poco propio de una batalla campal. Mientras tú sigues discutiendo, en la zona segura habilitada con jaulas con protecciones mágicas para aquellas bestias (normalmente sedadas) que están siendo estudiadas en vuestro departamento, ha habido una brecha. Algún radical demente con ganas de ver aquello caer hasta los cimientos los ha liberado. En concreto los tres radicales que acaban de pasar por al lado de ustedes y no os habéis dado cuenta porque estaban mirando un ratón de oro.

Cuando decidís ir por los ascensores y ves entrar a aquel radical, usas a Hank de escudo humano. Hasta ahí bien. Sin embargo, no te esperas el pedazo de grito que se escucha desde detrás, desde la grande y amplia sala que caracteriza al centro de vuestro departamento.

Aquello capta la miradas de TODOS.

Así que ves como una acromántula sale corriendo de allí, comiéndose a un pobre señor regordete que no ha sido capaz de ser lo suficientemente rápido al salir de su escondite. Así mismo, ves como detrás de esa acromántula, aparece un cancerbero. Sabes que el cancerbero se llama Julio. Lleva ahí mucho tiempo y, aunque no sea tu especialidad, sabes qué clase de cosas le han estado haciendo y a qué tipo de estímulos reacciona. Está persiguiendo a tu compañera Devorah y a tu compañero Corey. Te llevas bien con ellos. ¿No te dan pena? Parecen que van a morir como no reciban ayuda. La primera Devorah, con esos tacones tan altos con los que no puede correr bien.

a) Lanzas a Hank a Marcus (sin dados) y te dispones a salir de allí, ignorando a las criaturas mágicas: sabes que no podrán salir del departamento, así que lo mejor es estar fuera de ese departamento. Eliges a dónde irte libremente.
b) Lanzas a Hank a Marcus (sin dados) y vas a ayudar con las Criaturas Mágicas a tus compañeros. En tal caso, cedes el turno de ataque a Marcus Stevens para que te ataque si lo considera.
c) Te olvidas de las Criaturas Mágicas (consciente de que probablemente os ataquen en un futuro cercano), pero focalizas todo tu interés en el fugitivo que tienes delante y que claramente tiene intención de atacarte si la gran barrigota de Hank no estuviese de por medio. Atacas a Marcus. En tal caso, Devorah y Corey mueren. Y la acromántula mata a Hank en un rato.


MARCUS STEVEN

Lo que te pasa a ti es para escribirlo en un libro. ¿Un chancletazo, en mitad de un duelo en el Ministerio de Magia? Sin duda, te has encontrado con la mujer más agradable, inocente y fanática de los chancletazos que conocerás en tu vida. Si ha usado eso contra ti, imagínate como tiene a sus hijos. O como la tiene la madre. O la cantidad de zapatos que habrá perdido en el camino, porque recordemos que ahora la pobre solo tiene un zapato.

El caso es que, contra todo pronóstico, es una buena mujer que quiere luchar por lo que es justo, además de unirse al más fuerte y al que pueda sacarla de ahí. Accede a ayudarte, a cuidar de tu mujer e incluso de curarla. Eso sí, ¿cómo sabes que es de fiar? Ha decidido no hacerte daño, ¿pero qué te dice que no es exclusivamente para poder huir? Quizás no consiga nada salvando a tu mujer y decida no hacerlo. Quizás la abandona a su suerte y alguien la mata al estar desprotegida y débil, ¿no lo has pensado?

Sin embargo, tú ya la has dejado sola en el ascensor en su compañía y ahora te encuentras en el cuarto piso. No es el piso con mayor movimiento (por ahora), pero de frente te encuentras con un asiático albino que utiliza a un señor como escudo humano. Sólo por eso ya sabes que muy bueno no tiene qué ser. Nadie en su sano juicio utilizaría a otra persona asustada como escudo humano de esa manera. Malvado, seguro.  

Te das cuenta de que algunos radicales han roto las jaulas de contención de algunas criaturas mágicas que estaban siendo estudiadas y controladas por los miembros del departamento, por lo que ahora mismo hay una acromántula y un cancerbero armándola realmente fuerte en aquel departamento.

Pero ahí estás y tienes que decidir qué hacer:

a) Al ver las criaturas mágicas, asumes que tu decisión de haber ido a ese departamento fue una mierda, por lo que intentas retroceder para volver al ascensor e irte. En tal caso aceptas un ataque de Tsunayoshi que te hará perder un toque (el cual no será finalizador ni mortal), pero consigues irte.
b) Al ver las criaturas mágicas, decides ayudar, ya que eres conscientes de que tus compañeros radicales han perdido la puta cabeza y eso es muy peligroso. Intentas dialogar con el asiático albino, buscando una manera de solucionar aquello pacíficamente y fingiendo ser su amigo. En tal caso... esperemos que Tsunayoshi sea comprensivo y se una a ti en pos de hacer algo bien.
c) Te mantienes serio, con la mirada clavada en tu enemigo, a la espera de un movimiento. Eres consciente de que tarde o temprano esas criaturas llegarán a vosotros, pero quieres pensar que podrás acabar con él antes.




MATT FORMAN
XANDER ROCKWELL
Están en el primer piso: Ministro de Magia y Personal de Apoyo

Estáis en medio de vuestra propia encrucijada, pero eso no quiere decir que no pase nada más a vuestro alrededor. De hecho, en aquella sala en dónde os encontráis, de baldosas claras y bien iluminada, hay ahora mismo cuatro fugitivos detrás de Xander que están peleando contra una especie de barrera de otros cuatro miembros de protección de la Ministra de Magia.

Uno de los ataques de uno de los miembros de protección ha hecho que justo en medio de vosotros haya una fuerte explosión, haciéndolos volar a ambos en dirección contraria y tirándoles al suelo. También veis como varias estacas de madera, propias de un escritorio que está hecho pedazos, vuelan en vuestra dirección. Tenéis que ser rápido en esquivarlas o se os clavarán. En realidad no sois el objetivo de esos ataques, pero al estar en la última línea de ataque, os llegan los restos.

¿Qué haces, Xander?
a) Buscas la manera de meterte por algún pasillo para evitar estar en medio de la confrontación más grande. Luego, te defiendes del ataque de Matt, pues no le quitas la vista de encima.
b) Enfadado por todo lo que ocurre y os cae encima, te das la vuelta para crear una barrera protectora. De esta manera, el ataque que te lanza Matt te entra directamente.
c) Te quedas tal cual en dónde estás y te defiendes normalmente, esperando tener suerte de que nada te de.

¿Qué haces, Matt?
a) Tras atacar a Xander (y sin saber si has acertado o no), decides moverte para salir del campo de batalla del resto de magos, del cual claramente estás siendo objetivo indirecto. De esta manera (aciertes o no), le cedes el turno de ataque a Xander.
b) Intentas crear algún tipo de protección que te proteja (válgase la redundancia) de los ataques que no van para ti. Al perder el tiempo, le cedes el turno de ataque a Xander.
c) No haces nada, te quedas ahí como una estatua con la esperanza de que el resto de ataque no te de o tengas lo suficientes reflejos como para evitarlos.



SELLEY WILKES
Están en en el ascensor, entre el tercer y cuarto piso.

Estás en estado grave. La pelea contra la trabajadora de Ministerio te ha causado daños graves, tantos como para que hayas tenido que recibir ayuda externa si no querías terminar allí, siendo fiambre de un hechizo de Salleens. Por suerte, tu marido, que andaba perdido recibiendo chancletazos, llegó a tiempo de matarlo, evitando probablemente que éste te matase a ti.

Tu marido te coge en brazos, llevándote al ascensor tras crear una distracción. No está solo, sino que va consigo una amiga que parece moverse por el miedo. Ha visto que los radicales ahora mismo son el eslabón más fuerte y ha decidido unirse a ellos con tal de sobrevivir. Os protege y, en principio, parece una señora de fiar. ¿Quizás tú eres capaz de ver si no lo es?

Te deja sobre el suelo del ascensor, tomando las riendas de la situación y diciéndote que se va a ir a continuar con la misión, él solo. Sabe que todavía hay muchas cosas que hacer y que, aunque muchos se hayan unido al ataque, sólo ellos saben cuál es el verdadero objetivo de la misión. ¿Pero acaso no eran un equipo? ¿Acaso no había que seguir luchando como uno solo? Era una tontería separarse. ¡Ambos eran invencibles!

Sin embargo, la mujer se queda cuidando de ti, mientras que tu marido se va sin esperar a que puedas discutirle nada o aceptarle el plan.  

¿Qué haces?

a) Te quejas a Lorelai de lo mucho que odias a tu marido en estos momentos, pero te quedas con ella, para que te cuide y te ayude. ¡Sabes que tu marido podrá el solo, confías en él! En tal caso, te quedas en el ascensor.
b) Pasas de cualquier tipo de ayuda, aceptas tus daños y, pese a eso, persigues a tu marido para darle todo el apoyo que necesite, aunque eso sea lo último que hagas. ¡Es tu marido, no puedes dejar que muera! En tal caso, vuelves al cuarto piso y te bajas en él, buscándolo.
c) Esperas a que Lorelai te sane un poco, para luego ir a dónde tu marido. Un apaño y de nuevo a la guerra. En tal caso, en la espera, el ascensor es llamado desde la planta número uno. Os dirigís hacia allí y la puerta se abre en medio de toda la guerra.
d) No te fías de Lorelai y la matas. En tal caso, luego puedes hacer lo que quieras.

Al tener 2/3 toques, se asume que si te vuelves a meter en batalla, sólo te queda un toque, es decir, estos NO se reinician.



_______________

ACLARACIONES GENERALES:

  • ¡Recordad leeros bien las normas del RolPlay! He visto algunos fallitos, pero que han sido arreglados a tiempo para que no haya nada incongruente. Recuerdo que estoy a un MP rapidito para cualquier duda que tengáis con respecto a este tema.
  • Las opciones que os doy son GENERALES y no fijas. Son pautas, pero no son estrictas al 100%.
  • Recordad que como master os puedo hacer pupita siempre que quiera sin vuestro permiso, aunque ésto no os quite toques.
  • Recordad poner en vuestro post la opción elegida y/o vuestras interacciones y acciones. De esta manera una vez leamos el post, eso nos hará de resumen para ubicarnos mejor. ¡Gracias!


RPs

  • Gwendoline Edevane: +10 RP Base. +3 Adicional en el caso de usar un Aura en Defensa. (0/3 toques) (Daños graves)
  • Tsunayoshi Nishima: +10 RP Base. +2 Adicional en caso de usar sus habilidades física aprendidas por Kendo. (0/3 toques)
  • T. Hell Drexler: +10 RP Base. (0/3 toques) (Daños moderados/graves)
  • Matt Forman: +10 RP Base. (0/3 toques)

  • Theodore Smith: +11 RP Base. (0/3 toques)
  • Marcus Steven: +10 RP Base. +2 Adicional en caso de usar sus habilidades físicas aprendidas por Krav Magá. (0/3 toques) (Daños leves)
  • Selley Wilkes: +10 RP Base. +3 Adicional en el caso de utilizar Velo en Defensa. (2/3 toques) (Daños graves)
  • Xander Rockwell: +10 RP Base. (0/3 toques)


Cualquier duda o incongruencia, estoy a un MP.
Admin
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1552
Puntos : 43
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Gwendoline Edevane el Miér Jun 20, 2018 1:51 pm

Interacciones: T. Hell Drexler, grupo radical (PNJ's) y "Salvadora misteriosa" (PNJ).
Acciones: Remendar la herida del brazo derecho (casi muriendo en el proceso), perderme la muerte de Salleens (hasta siempre, mi más antiguo PNJ creado) y otros eventos, proponer a Hell tomar el ascensor y encaminarme hacia allá.

Agazapada dónde estaba, valiéndome de las sombras para esconderme, lo único que podía hacer era escuchar el sonido de la batalla y temblar. No tengo claro si tiritaba de miedo, de frío, de nerviosismo, fruto de la pérdida de sangre, o por una combinación efectiva de todos los factores anteriores, pero el caso es que temblaba. Mis piernas flexionadas, repentinamente, parecían de gelatina, y tenía en mi cabeza la idea de que, si intentaba levantarme, acabaría de nuevo en el suelo. Quizás mi cuerpo me permitiese soñar durante un breve instante, permitiéndome incorporarme hasta estar totalmente en pie, pero en cuanto diese un paso, las piernas fallarían y acabaría cayendo de bruces en el suelo.
En algún punto, mientras temblaba agazapada allí, preguntándome si volvería a ver a mis seres queridos—mi gato, mi lechuza, Beatrice, Caroline... Sam—el sonido de la batalla al otro lado del pasillo cesó repentinamente, y el silencio que se hizo fue pesado. Escuché algunas voces rompiéndolo, pero si tengo que ser totalmente sincera, no sé qué dijeron, si es que dijeron algo; poco después, los sonidos de batalla se reanudaron, y yo solo pude encogerme todavía más sobre mí misma.
El brazo me dolía muchísimo, y cada vez que lo movía, notaba esa sensación punzante, incómoda y lacerante, de "algo" que no formaba parte del brazo alojado en este. Jamás había tenido los restos de una flecha atravesando de lado a lado mi brazo, y puedo decir que es una experiencia que no recomiendo a nadie. De hecho, solo Merlín sabía por qué no me había desmayado ya, tanto por la pérdida de sangre cómo por aquel dolor tan atroz.
Levanté el brazo—sintiendo dolor en cada pequeño movimiento de mis músculos y en la quemadura del hombro—para comprobar el estado de este. No podía ver gran cosa debido a la tela de mi chaqueta. Lo poco que veía era un pedazo roto de madera asomando por el orificio de entrada en el bíceps y la punta de acero de la flecha emergiendo por el orificio de salida en el tríceps. El brazo me temblaba mientras lo mantenía a duras penas levantado, y un flujo lento pero constante de sangre goteaba desde la punta de la flecha y formaba un pequeño charco en el suelo.
La tela me impedía ver el alcance verdadero de la lesión, así que con movimientos de varita y un hechizo Diffindo no verbal, rasgué la manga de mi chaqueta y después, a base de pequeños tirones—con un cuidado extremo de no tocar el fragmento del proyectil—la retiré. Y lo que vi no me gustó nada: sangre coagulada manchaba herida y brazo, y lo poco que se veía de la herida estaba amoratada. Tengo que sacarme eso...
En mi estado actual, tirando con mi mano izquierda, no lo conseguiría: el dolor sería tan grande que me desmayaría. Me desmayaría mientras sangraba a través de una herida bastante grave. Si conseguía volver a despertarme tras eso, habría perdido demasiada sangre cómo para siquiera soñar con salir caminando de allí. Así que no me quedaba más remedio que hacer uso de la magia.
Apliqué primero un Incarcerous bien prieto alrededor de mi brazo, por encima de la herida, para que actuase cómo torniquete y no perder más sangre de la necesaria. Una vez hecho eso, me llevé la manga rascada de mi chaqueta a la boca e hinqué los dientes sobre ella. Fue una sensación desagradable: no solo me daba repelús morder cualquier cosa tejida, si no que además mi boca se llenó del sabor metálico de la sangre que manchaba la negra tela. No es momento de ponerse remilgada, me recordé a mí misma.
En este punto pensé que quizás debería dejar esta locura para alguien con más formación en medicina que la poca que había conseguido cultivar yo en los meses anteriores. ¿Y si algo iba mal y me hacía más mal que bien? Da igual... Es un hecho que así no puedo seguir... Aquello fue suficiente para despejar alguna de mis dudas, pero la mayoría seguía allí, diciendo que no lo hiciese. Así que hice un esfuerzo sobrehumano para luchar contra esas dudas... y empecé a mover con magia el fragmento de la flecha.
No fue doloroso, no; fue lo siguiente a doloroso. Por momentos pensé que no lo conseguiría, que acabaría desmayándome. De hecho, sentí varias veces cómo ante mis ojos se cerraba mi campo de visión en el fenómeno llamado "visión de túnel", y cómo los sonidos de la batalla llegaban desde más lejos a mis oídos. Pero entonces escuché el sonido metálico de la punta de flecha al golpear el suelo, y tanto el dolor cómo los síntomas anteriores mermaron considerablemente.
Lo siguiente fue más fácil: Vulnera Sanentum, y pude cerrar al menos un poco aquella herida.


***

¿Cuanto tiempo pasó antes de escuchar la voz del hombre? No sabría decirlo con exactitud, pues los últimos acontecimientos hicieron que el paso del tiempo se me escapase por completo de las manos. No sabía si habían sido horas, si habían sido minutos... Supuse que no podía haber sido mucho tiempo. Para cuando aquel hombre me habló, estaba visiblemente más cansada, medio desmadejada contra la columna, con mi brazo derecho laxo y medio desparramado en el suelo, y el izquierdo—que sostenía la varita—sobre el vientre. La imagen que ofrecía debía ser de todo menos bonita.

—¿Quién...?—Empecé a preguntar, aturdida, mientras volvía la vista en dirección a al hombre que había hablado. Enfoqué la vista, entrecerrando los ojos, y volví a hablar con voz débil.—¿Es usted... Drexler, del Departamento de Misterios?

Mi cabeza, más lenta de lo normal, hizo entonces una asociación lógica: Drexler, Departamento de Misterios, Matt Forman, Samantha Lehmann. Aquellas eran todas las personas que yo conocía que trabajaban allí, o mejor dicho, habían trabajado allí. No estaba tan mal cómo para no saber que Sam ya no trabajaba allí. Pero pensar en Sam me llevó a abrir un poco más los ojos, a recuperar un poco las energías, quizás por una inyección de adrenalina que mi cuerpo había tenido a bien darme. Y empecé a ponerme en pie, valiéndome prácticamente solo de mis débiles piernas y la espalda, que mantenía apoyada a la columna.

—Creo que estoy bastante peor que cansada... Una de esas...—Empecé a explicarle a Drexler, pero no hizo falta dar muchas más explicaciones: alguien tenía pensado darlas por mí.

¡Destrozado! ¡Nada menos! La voz del atacante que me había localizado, cuanto menos, era exagerada. La tal Selley debía ser la mujer con la que me había batido en duelo. Pensé por un breve momento que era bonito saber el nombre de la persona que me había dejado en el estado que estaba. Así podría enviarle un christmas en Navidad, o algo por el estilo. Sin embargo, me preguntaba si se habían parado a comparar el estado en que estábamos ambas antes de utilizar la palabra "destrozado". Ni siquiera había tenido nada que ver con lo ocurrido a su brazo...
Había un grupo de esos atacantes, por su aspecto empleados del Ministerio de Magia que habían decidido unirse al ataque, y habían reparado, evidentemente, en nuestra presencia. Sin demasiadas fuerzas, apreté la empuñadura de la varita en mi mano izquierda. No tenía ni idea de qué iba a hacer en mi estado, pero había llegado a ese punto en que pensaba seguir luchando hasta quedarme sin fuerzas. Total, ¿iba a servir de algo rendirme? Estaba claro que a ellos les daba igual.

—Señor Drexler, sugiero...—Empecé a decir, pero nuevamente fui interrumpida. ¿Es que nadie en este mundo sabía dejar hablar a los demás? Sin embargo, en esta ocasión fue una interrupción bien recibida. Alguien—un alma caritativa, quizás una mujer—apareció en medio del pasillo y nos aisló del grupo radical por medio de un muro de ladrillos creado con magia. Me separé de la columna para asomarme un poco más al pasillo—reparando por primera vez en la mujer muerta, con los ojos abiertos y mirando a la nada, que había en medio del corredor—y me di cuenta de que aquella mujer posiblemente se había metido en una trampa mortal solo por ayudarnos.—...sugiero que utilicemos los ascensores. Alguno debe de funcionar.—Conseguí terminar la frase. Y no esperé mucho más antes de ponerme a caminar, cosa que al principio me costó bastante esfuerzo.

No me quedé a esperar a ver si Drexler decidía seguirme. No sabía qué tenía pensado hacer la mujer que nos había ayudado para salir de allí, cómo tampoco sabía lo que había sido de Salleens—me había perdido todo aquello de la misma manera que me había perdido el momento en que las luces se habían apagado, confundiéndolo con un momento en que mi mente se había quedado en negro—pero sí sabía que yo no estaba en condiciones de hacer frente a cinco radicales. Y, por las heridas que mostraba Drexler, seguramente tampoco estaría en condiciones. Así que empecé a caminar por el pasillo, sujetándome el estómago con el antebrazo derecho y la varita en la mano izquierda, en busca de algún ascensor que funcionase...


Off: Dejo mi post así, inconcluso. En caso de que Hell decida venir conmigo, le dejo que "controle" a Gwen para hacer la conclusión de cómo salimos de este piso y llegamos al primero. En caso de que quiera hacer otra cosa, pues resolveré en mi siguiente post, a no ser que ocurra alguna desgracia antes xDDDD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 847
Puntos : 427
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Tsunayoshi Nishima el Miér Jun 20, 2018 7:38 pm

Cuarto piso: "¡REGULACIÓN!" y Control de criaturas mágicas.

Le encasqueto el muerto de tener que aguantar a Hank a Marcus, y voy a intentar mantener la situación controlada entre esos dos gigantes.

Cedo el turno de ataque a Marcus. Me gustan los retos  Very Happy

Por un instante había pensado que quedaría al margen, ajeno a toda lucha por la defensa del ministerio. Tsuna ni siquiera se había tomado un momento para pensar qué querían los radicales, y es que no había que ser muy listo para darse cuenta: La ministra, sembrar el caos, dar un golpe donde más le duele al nuevo sistema. No obstante, no era un momento para pensar, era un momento para actuar, y demonólogo sentía que, si no se movía pronto, iba a ser tan útil en aquella contienda como un candelabro apagado en el pasillo del nivel nueve.

La madera de cerezo rozaba la mejilla de Hank, a quién tenía bien sujeto para que no escapara. Al albino le importaba más bien poco la vida del adverso, había pensado desde el primer momento en él como una herramienta de supervivencia, y se habría olvidado de él en el primer encuentro si no hubiese cometido el error de no correr cuando tuvo ocasión.

La tensión del ambiente había dejado mudos a los dos. Tsuna que no despegaba la vista del radical recién aparecido, y Hank porque no sabía si pedir auxilio le iba a servir de algo.

El demonólogo se acercaba por un lateral, dejando el hueco de la escalera. Esperaba la oportunidad en que lo cogería por sorpresa cuando se percató de que el sonido en el departamento había tornado distinto al de hace un momento.

Unas imponentes pisadas se escuchaban al otro lado, un gruñido, y junto a su tono, el correteo de una araña al que le han puesto un megáfono entre las piernas. No le hizo falta girar la cabeza, pronto comprendió lo que sucedía. Estaba dispuesto a defender su departamento tras haber empeorado la situación, así que solo tenía una opción. Susurró unas palabras y de la varita emanó una esencia dorada que se coló por las fosas nasales de Hank, luego, sin pensárselo dos veces, arrojó, cual lastre, al cautivo con la intención de que cayese sobre el radical.

¡Ataca! —Espetó el albino como si se tratase de un vulgar perro. Como si se tratase de Julio, pero más enano. Por esa misma razón, éste no cayó de una forma torpe, como cabría esperar, si no que se aprovechó del impulso para acabar derribando al intruso como un jugador de fútbol americano, y terminase repartiendo una infinidad de arañazos por toda su cara.

Tsuna aprovechó la distracción para echar a correr en dirección a las dos grandes criaturas que habían sembrado el caos en el departamento. Había advertido la presencia de Devorah y Corey en un vistazo rápido y quería tener la situación controlada para cuando aquel que pertenecía a los asaltantes se quitara a Hank de encima. Sin embargo, en cuanto se vio cara a cara con la acromántula, supo que le iba a llevar bastante tiempo. Si el enemigo se acercaba, podría incluso aprovecharse de la situación.

El gigante arácnido dio un salto en dirección al demonólogo, quien se apresuró para evadirlo convertido en una nube de oscuridad. Había ido recto por el hueco que dejó la criatura, pero sabía que la acromántula reaccionaría rápido, que le seguiría por detrás.

Devorah recibió un zarpazo por parte del cancerbero y estuvo a punto de morir entre sus afilados dientes cuando Tsuna apareció y le hizo retroceder con un latigazo de fuego.

Tsu- —Comenzó ella, pero el demonólogo la cortó —Deja las tontas sorpresa para luego. Me basta con que sepas que me debes una —Dirigió una mirada a Corey que se encontraba tendido en el suelo con una terrible herida en el pecho y desmayado. Era evidente que Julio estaba muy enfadado.

¿Le habéis dado de comer esta mañana? —Una de las cabezas del perro lamía la quemadura de la cabeza central, mientras la acromántula se acercaba a toda prisa hacia ellos. Devorah negó con la cabeza ante la pregunta. Tsuna la levantó y le dijo muy seriamente —Llévate a Corey de aquí, y trae refuerzos —En eso desenvainó su palo de kendo, blandiéndolo con la zurda, y pasó su varita, sujeta con la diestra, a lo largo de éste, envolviéndolo de un fuego verde que no quemaba la madera.

¡Tu corre! Evitaré que se centren en ti —Cuando Devorah echó a correr, disparó un sectum a una de las patas de la acromántula y esta se abalanzó contra el japonés. Era imposible dormir a Julio en aquella situación y no podría derrotar a una acromántula como esa teniendo a un cancerbero enfadado de fondo, por ello solo quedaba intentar enfrentarlos, convertir eso en una pelea de Godzilla contra King Kong, pero también debía contar con la presencia del radical, pronto lo tendría encima y eso se convertiría en un problema muy gordo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Lee Taemin
Edad del pj : 24
Ocupación : Trabajador del Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 4.350
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : ---
RP Adicional : +2F
Mensajes : 89
Puntos : 44
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5333-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5346-relaciones-de-tsunayoshi-nishima http://www.expectopatronum-rpg.com/t5371-somos-polvo-para-el-tiempo-cronologia-tsuna#79317 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5348-buzon-de-tsunayoshi-nishima
Tsunayoshi NishimaJefe Departamento

May Hewitt el Sáb Jun 23, 2018 2:17 pm

XANDER ROCKWELL:
Edad: 25 años
RP: +10
Color: #9966ff

Personalidad:
—Distante
—Manipulador
—Con ganas de ver el mundo arder a toda costa, por lo que es le primero en alzar la varita
—No tiene piedad con nadie

Breve reseña histórica:
—Hijo del antiguo líder de los radicales, el cual está preso en Azkaban
—Busca ver caer al gobierno ante toda costa, en honor a su fallecida madre
—Dejó a mitad la carrera de pocionista

Xander tenía una obsesión: Matar a la ministra de magia. Lo demás le importaba bien poco. ¿Matar inocentes? ¿Salir herido? ¿Morir? No importaba. Desde hacía mucho tiempo, se había convertido en una bomba de relojería, en un campo de minas, en un kamikaze cuyo único objetivo era terminar con la misión de manera exitosa. Si luego vivía para contarlo, mejor que mejor. Pero no era necesario.

Por esta razón, cometió varios errores graves: El primero de ellos, separarse del líder y del resto del grupo. Ir solo tenía sus ventajas, pero también sus inconvenientes. En el ministerio, como era natural, los superaban en número y aunque realmente fueron muchos los que se unieron a su causa, Xander realmente estaba solo. Y lo pudo comprobar cuando, de repente, una fuerte explosión en mitad de la conversación con el trajeado los separó bruscamente. La lucha se estaba volviendo muy cruda, y no podía permitirse morir antes de que lo hiciera la zorra pelirroja del ministerio, así que aprovechando la ocasión, trató de meterse por un pasillo que encontró a su derecha para así alejarse de la confrontación más grande. De esta manera, si el otro por un casual seguía atacando, al menos estarían solos.

Y no se equivocó, pues un potente hechizo no verbal se abalanzó hacia él amenazando con acertar de lleno. Quizás no debió haberse movido de donde estaba antes... correr lo había hecho despistarse y ahora defenderse de aquel hechizo le resultó un poco complicado. Aún así, Xander intentó realizar un Aura.

Lanzo defensa contra el Mortis Scarlatte (13) de Matt.
PD: No he controlado a Matt, sólo he tratado de interpretar el post de la administración. Yo lo he entendido como que la explosión y las elecciones que nos dan, suceden antes del ataque de Matt. Si es un error, estoy a un MP de distancia. o/
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kristen Bell
Edad del pj : 34
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Orden
Patronus :
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5668-may-hewitt-la-tia-may-o-id#83509 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6089-cronologia-de-la-tia-may http://www.expectopatronum-rpg.com/
May HewittBibliotecaria

Maestro de Dados el Sáb Jun 23, 2018 2:17 pm

El miembro 'May Hewitt' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3491
Puntos : 1559
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Sáb Jun 23, 2018 7:18 pm


En el primer piso,
duelo con Xander/May


Estar en medio de todo aquello me causaba un gran estrés. No lo estaba disfrutando para nada. Una vez quise ser mortífago, y menos mal que mi madre me lo quitó de la cabeza. No sé como lo hacen. Me resulta fácil enfrentarme a una sola persona, pero a mi alrededor se sucedían los duelos. Personas atacando a otros, indiscriminadamente, y yo allí en medio intentando impedir que aquel muchacho pudiese atacar a la Ministra. Al menos en eso si había acertado, buscaban a Abi, querían acabar con ella. ¿Dónde te has metido, Abi? Espero que esté encerrada en su despacho, o en cualquier lugar seguro. Los aurores a su servicio y los trabajadores del Ministerio no dudarán en defenderla hasta el final. Espero que también puedan avisar a otros aurores, o mortífagos, y paren esta salvajada. Los radicales son eso, radicales, no tienen miedo a morir ellos y esto puede empezar a parecer la escena de una de esas películas de Saw.

Ataqué al muchacho, pero antes de ver siquiera si le había dado, tuve que salir de allí y protegerme. El resto de magos estaba en lucha, y los hechizos me pasaban zumbando por el lado de la cabeza. Era demasiado peligroso estar allí en medio. Pero no podía perder de vista a ese joven. Así que le busqué, esquivando hechizos a diestro y siniestro. Lo vi desaparecer por un pasillo y fui detrás. No podía dejarle escapar tan fácilmente.

- ¡Eh, eh! - le llamé por el pasillo. - ¿Dónde te has metido? Tendrás que acabar conmigo antes de seguir buscando a la Ministra.

Le vi irse por ese pasillo, así que tarde o temprano le encontraría y lucharía contra él cara a cara. No le dejaría ir, ni muerto. No es solamente por proteger a Abi, es que ella es mi amiga, la admiro, me gusta y no quiero que estos malnacidos la maten.



Off: Elijo la opción a). Le cedo el turno de ataque a May/Xander. De todos modos su dado fue superior. ¡Atácame!
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 632
Puntos : 228
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Caroline Shepard el Dom Jun 24, 2018 5:38 pm


M A R C U S    S T E V E N

Resumen de acciones:  Baja del ascensor mata al hombre-escudo de Tsu. Luego ataca al albino con una cuchilla mágica que va direccionada a la mano de este que sostiene su varita. Si le llegase a dar esta cuchilla gira en el lugar que es clavada para luego volver a las manos de su dueño.

Hasta el momento  todo había sido una locura, partiendo desde que su gran culo los llevó al noveno piso hasta que a su mujer la atacaron y ahora la acaba de dejar con una maga que su especialidad es lanzar chancletas por doquier. Lo más sensato era detenerse un tiempo a pensar, volver a ordenar ese puzzle que de un momento a otro se había caído al suelo repartiendo las piezas por todos lados, pero Marcus jamás ha sido una persona sensata, ni siquiera antes de la muerte de su hijo. Su segundo nombre era impulsividad e imaginense ahora que le han atacado y dejado muy herida a la única persona que lo mantiene de pie. Sí, quizás fue un error dejarla con aquella mujer que apenas conoce, pero para él ya no había vuelta atrás, veía todo rojo quería destrozar y matar a quién se le cruzase en el camino. Hacer pagar a toda persona que trabajase en ese Ministerio, apoyase o no al nuevo gobierno a él le importaba una mierda, habían dejado a su mujer herida pues él se los devolvería el doble.

Por lo que cuando se bajó del ascensor realmente sintió una desilusión enorme al ver que no estaba ocurriendo nada en ese piso, a estas alturas ya debería haberse planteado el caos en todo el Ministerio y en este departamento pareciese como si fuera un día cualquiera, al menos hasta ese momento. Miró a un costado y observó a un hombre asiático sosteniendo a otro que tiritaba de piez a cabeza, Marcus ni siquiera hizo el intento de levantar su varita, creía tanto en sus capacidades físicas que no temía a nada de lo que esos hombre pudieran hacer. Sonrió,  es que era tan increíble la sensación de no temer a nada, al menos con lo que de él respecta porque Selley es otra cosa muy diferente. Simplemente quería confiar en Lorelai y si esa mujer llegaba a fallarle lo iba a pagar muy caro, si es que su mujer no lo hacía antes, es que ella podía estar muy herida pero el mago la tenía en una vara muy alta y sabía que hasta convaleciente era capaz de patearle el trasero a Lorelai, sólo le estaba dando un poco de tiempo para recomponerse para que luego volviera a batallar a su lado en gloria y majestad.

Pero de pronto ocurrió lo que él tanto esperaba ver, unos radicales soltaron a las criaturas del departamento haciendo que el caos reinará el lugar. Marcus sonrió ampliamente al ver aquello, era un poema para sus ojos ver a las criaturas desbocarse y a sus trabajadores horrorizarse. Que hasta el oriental le lanzó a ese pobre hombre para poder poner algo de orden, algo que claramente Marcus no dejaría, claro está. Pero primera tenía que deshacerse de esa gran bola que venía con ímpetu de atacarle. Quería ver a todo ese gran Ministerio caer, su sueño era ver sólo las cenizas de lo que alguna vez fue el Ministerio, destruirlo por completo, por lo que cuando el hombre llegó a su altura repartiendo - a vista de Marcus- unos pobres arañazos que no dañan ni a un mosca, él simplemente se quedó esquivandolos un tiempo, hasta un bostezo soltó entremedio, para que luego al ver la presencia de esa gran acromántula y saber que él no estaba allí para jugar a su lado, por estar manteniendo una paupérrima batalla con aquel hombre decidió ponerle fin, y sacando sus dagas ya manchadas de sangre repartió clavadas por todo el cuerpo del mago, observando como este se desangraba frente a sus ojos. Cuando lo vió caer siguió su camino sin mirar atrás con la vista fija en el albino. Guardó sus dagas y sacó la cuchilla que tenía amarrada en su pecho.- Vamos querida, desarmemos a ese idiota .- le susurró para luego lanzarla al hombre que tenía enfrente y que se encontraba controlando a esas increíbles criaturas, directo a la mano donde sostenía su varita.  La particularidad de este cuchilla es que era su primera arma mágica, su gracia era que llegase o no llegase al objetivo siempre volvía a su dueño para que este volviera a intentarlo o le diera sus agradecimiento por clavar justo en el lugar, girar en el y dejar a su oponente desangrándose. En resumidas cuentas era un arma muy letal y fiel a su dueño, muy sencilla a la vista pero la favorita para Marcus. Quien quería en esos momentos  destruir al albino que no hacía más que entorpecer el caos que él tanto quería sembrar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Evan Rachel Wood
Edad del pj : 27
Ocupación : Regulación de criaturas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.951
Lealtad : Pro-muggle.
Patronus : Tigre Blanco
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 122
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4198-caroline-shepard#66802 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4199-part-of-my-life-rs-caroline-shepard#66808 http://www.expectopatronum-rpg.com/cronología http://www.expectopatronum-rpg.com/baúl
Caroline ShepardTrabajador Ministerio

Maestro de Dados el Dom Jun 24, 2018 5:38 pm

El miembro 'Caroline Shepard' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3491
Puntos : 1559
Ver perfil de usuario

T. Hell Drexler el Lun Jun 25, 2018 2:58 pm

Del noveno piso al primero.
Interacción: Gwen.
Acciones: Elijo la a) y la b), soy así de ambicioso (?). De no poder ser, estoy a un MP, me lo decís y edito el post sin problema.
Resumen: Les prendo fuego a los radicales, voy al ascensor para bajar de piso con Gwen, le pico al sexto pero vamos al primero, y mientras charlamos de manera amena durante el trayecto XDDD

Que estaba cansado no era un secreto, era algo bastante evidente de hecho. ¿Dolorido? También. Quedarse no había sido una buena idea, había sido un impulso bastante estúpido, por eso el inefable solía reprimirlos. Estaba en una encrucijada y quería aprovechar los pocos segundos que tuviera de tranquilidad tras aquella columna para pensar en cómo salir de allí de una pieza.

Sin embargo en sus planes no estaba el que aquella columna, elegida al azar, estuviese ya ocupada. Al parecer escaseaban los lugares donde ocultarse y aquella columna parecía estar muy cotizada. Determinó, después de evaluar detenidamente a su compañera de columna, que no parecía un peligro, aunque de haber estado en mejores condiciones podría haberlo sido. Hellion no tenía manera de saber de qué lado estaba la morena.

La mujer, pese al aturdimiento que mostraba, lo reconoció acertadamente a pesar del tono interrogante en sus palabras. Hellion no sabía quién era ella, no la reconocía ni le sonaba de nada, pero claro, era el mismo hombre que no había sabido decir cómo se llamaba la becaria a la que veía todos los días.

El mismo —respondió asintiendo, quitándole cualquier duda que pudiese tener respecto a su identidad. No le preguntó quién era ella, supuso que si lo reconocía de trabajar en aquel departamento era porque era trabajadora del Ministerio, aunque eso en aquellos momentos no era garantía de nada.

Escuchó cuando ella empezó a hablar, parecía querer explicarle algo, pero no llegó a hacerlo porque uno de aquellos traidores la interrumpió. ¿Aquella mujer había destrozado a alguien? Por su estado parecía más bien al contrario, aunque supuso que aquel sería el típico caso en que tras una pelea se dice “si yo estoy mal deberías ver al otro”. Sea como fuese, si aquella mujer había destrozado a alguien del bando de los fugitivos y traidores que se les habían unido, significaba que estaban en el mismo barco. Bueno era saberlo.

Por desgracia aquella interrupción, pese a haberlo sacado de dudas sobre la morena, solo significaba que la pelea continuaba. Respiró hondo, apretando los dientes debido al dolor que le causó aquella acción. Todavía podía aguantar un rato más pese a las costillas rotas.

Empuñó la varita, apuntando al desgraciado que los había interrumpido, y escuchó lo que la mujer iba a sugerir aunque él ya tenía un plan de ataque: atacar. Sin embargo no llegó a sugerir nada, parecía que el mundo entero se había puesto de acuerdo para no dejarla acabar una sola frase. Aquella interrupción fue distinta, tras aquel grito que los exhortaba a correr, apareció un muro que los separó del grupo de radicales y traidores.

Cuando al fin la mujer pudo acabar su sugerencia, Hellion pensó si sería la misma que había tenido antes de ser interrumpida por aquel grito y que la pared de ladrillos apareciese, de cualquier forma, era una buena sugerencia. Debían de salir de allí. Comenzó a caminar tras la morena, pero apenas había dado un par de pasos cuando se paró en seco. Había tenido una idea.

Adelántate tú, mira que ascensor funciona y espérame. No tardaré —informó mientras retrocedía y volvía hacía el muro tras el que se ocultaban los rebeldes.

Con un Bombarda no verbal hizo un boquete en aquel muro de ladrillos, y antes de darles tiempo a los radicales de aprovecharlo, conjuró un Fiendfyre que metió dentro de aquellos muros. Pudo escuchar los gritos de los que habían allí atrapados antes de volver a cerrar el agujero con una floritura de su varita.

Lo bien que sentaba la venganza, pensó mientras volvía a emprender la marcha a los ascensores, donde debería estar la mujer morena esperándolo. Cuando llegó a su lado la miró y ahora, en vez del gesto cansado que había tenido momentos atrás, Hell lucía una sonrisita complacida.

¿Quieres charlar del tiempo? Estamos en un ascensor, sería lo adecuado —habló sin perder ese tono sarcástico que lo caracterizaba. Cualquiera que no lo conociese pensaría que se tomaba aquello a broma, cuando era precisamente al contrario. Presionó el botón del sexto piso, pensó que en aquel departamento no habría nadie, y podría aprovechar para curarse las heridas y así bajar al primer piso, como había sido su plan desde el inicio. Pero el ascensor parecía no querer cooperar y continuó bajando. Quinto, cuarto…— Mierda —maldijo sabiendo lo que se encontrarían en los pisos inferiores. Se realizó a sí mismo un Vulnera Sanentum para cerrar ambos cortes en su pecho, no era experto en magia sanadora pero esperaba que sirviese de apaño hasta que aquello acabase y pudiese ir a San Mungo. En sus planes de hoy no estaba el reunirse con la muerte. Ya iban por el segundo piso. — ¿Preparada? Allí abajo va a ser un infierno. Mmm… vaya, que violento es esto, pero no sé quién eres. ¿Tendrás un nombre, no? Todo el mundo tiene uno. ¿O prefieres que te llame Agatha?


¡Din! Primer piso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Robert Downey Jr
Edad del pj : 53
Ocupación : Jefe de Inefables
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 5.100
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Patroqué?
RP Adicional : 000
Mensajes : 57
Puntos : 41
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5651-t-hell-drexler-id#83209 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

May Hewitt el Lun Jun 25, 2018 3:36 pm

XANDER ROCKWELL:
Edad: 25 años
RP: +10
Color: #9966ff

Personalidad:
—Distante
—Manipulador
—Con ganas de ver el mundo arder a toda costa, por lo que es le primero en alzar la varita
—No tiene piedad con nadie

Breve reseña histórica:
—Hijo del antiguo líder de los radicales, el cual está preso en Azkaban
—Busca ver caer al gobierno ante toda costa, en honor a su fallecida madre
—Dejó a mitad la carrera de pocionista

Vale, apartarse de la batalla principal había sido lo mejor que pudo hacer, pues justo al llegar al pasillo pudo escuchar cómo otra explosión bien gorda terminaba con la vida de alguno de los presentes y, aunque fuese algo digno de temer, realmente la adrenalina del momento lo hizo emocionarse. Estaban teniendo éxito, seguro. Harían arder el ministerio desde los pies a la cabeza junto con la zorra de Abigail dentro. Y él saldría vivo. Formaría parte de ese trozo de historia de la comunidad mágica. Sin duda.

Aunque esa pequeña fantasía de victoria se terminó pronto al escuchar a Matt perseguirlo. ¿En serio seguía empeñado en hacerle frente aquel imbécil? Bien, pues si quería guerra, la tendría.

¡Eh! ¡Tranquilo! No tengo intención de irme tan rápido. —le respondió, lanzando su brazo bruscamente hacia adelante para apuntarlo con la varita y lanzar su ataque con intención de afectar al cuello del hombre que tenía enfrente.— ¡Inferet pressura!

Lanzo ataque contra Matt.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kristen Bell
Edad del pj : 34
Ocupación : Bibliotecaria
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Orden
Patronus :
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 39
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5668-may-hewitt-la-tia-may-o-id#83509 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6089-cronologia-de-la-tia-may http://www.expectopatronum-rpg.com/
May HewittBibliotecaria

Maestro de Dados el Lun Jun 25, 2018 3:36 pm

El miembro 'May Hewitt' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3491
Puntos : 1559
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Lun Jun 25, 2018 11:57 pm

En el primer piso,
duelo con Xander/May
Dado de defensa.

Estaba decidido a no dejar escapar a aquel chico que iba tras la Ministra. Lo sé, hay muchos más que van detrás de ella ahora mismo, pero vamos a ir de uno en uno. Este tipo en cuestión parece un loco peligroso. Tal y como se suelen describir los radicales. No tienen nada que perder, son terroristas que no dudan en poner su vida en peligro para cumplir sus objetivos. Esta vez Abi es el objetivo, y no lo pienso permitir. El chico escapó por un pasillo, pues en la entrada se había formado una gran batalla en la que todo el mundo estaba saliendo herido. Al menos en aquel pasillo seríamos él y yo. Como mucho un par de fugitivos locos más. Pero sin el peligro de que un hechizo me atraviese sin que yo me de cuenta. Iba preparado, con la varita en la mano, recorriendo aquellos conocidos pasillos buscando al chico.

Incluso lo llamé, para darle ganas de pelear conmigo primero antes de ir en busca de Abi. Era mi única baza, picarle para propiciar un duelo entre él y yo. Cuando me lo topé ya era tarde para atacar. El chico no dudó en atacar sin previo aviso. ¿Qué esperabas, Matt? No se trata de una competencia deportiva amistosa. Esto es a vida o muerte, y si puede ser elijo vida. Traté de conjurar un Aura antes de que su hechizo llegase a impactar en mí.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 632
Puntos : 228
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Maestro de Dados el Lun Jun 25, 2018 11:57 pm

El miembro 'Matt Forman' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3491
Puntos : 1559
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Mar Jun 26, 2018 12:08 am

Dado de ataque para Xander/May


Por suerte para mi los reflejos de este viejo siguen estando en perfecto estado, y pude defenderme del ataque del terrorista. Mi cara reflejaba concentración, ni una leve sonrisa. Soy serio cuando estoy haciendo cosas serias. Y en este caso, el asunto es lo más serio que he hecho en años. Está en juego la vida de Abi, la mía, y la de mucha gente en este Ministerio. No entiendo el punto de vista de los radicales. No temen matar inocentes. Simplemente quieren salirse con la suya. No me termina de gustar como ha organizado el gobierno Voldemort, pero sé que no quiero que cambie a peor. Si estos locos ganan hoy, el mundo tal y como lo conocemos se irá a la mierda. ¿Quienes son esta panda de radicales? ¿Quién les maneja? Tiene que haber un superior... O algo.

Por el momento debía defenderme de uno de esos locos, y lo estaba consiguiendo. Lo siguiente era detenerlo, pues sus intenciones para con la Ministra no eran de mi agrado. Nada más defenderme tuve claro qué hechizo iba a utilizar, así que sin más demora le lancé un Religio. Mi propósito era detenerle, y nada mejor que unas cadenas mágicas para conseguirlo.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.000
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 632
Puntos : 228
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Maestro de Dados el Mar Jun 26, 2018 12:08 am

El miembro 'Matt Forman' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3491
Puntos : 1559
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.