Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Mira cómo mueve el esqueleto || Evans&Stella [FB]

Stella Thorne el Sáb Jun 16, 2018 8:56 pm


TANGANANA: un vistazo al pasado:
Siempre, desde que tiene uso de razón la castaña va a algún lugar por algo y regresa con todo menos con lo que se le había pedido. Bueno, esta historia comienza cuando Robert -el padre de Stella-  una tarde verano le pide que vaya  a comprar huevos para hacer unas ricas tortillas de zanahoria para el almuerzo. Muchos ánimos no tenía, que ella eso de las tortillas de vegetales no le iba mucho, ella prefería un Big Mac con triple hamburguesa, era más cerdi para sus cosas, cero paladar fino. Pero ahí va caminando a paso pesado al minimarket de la señora Bertha.
Cuando de pronto en la esquina se encuentra con un grupo de chicos, instalados en la calle como si fuera el living de su casa. Y  no exageraba,  que literalmente tenían un sillón en medio de la calle donde estaban sentados y gritaban a un chico que estaba siguiendo una música toda pegadiza mientras giraba con su cabeza.
Ojitos de platos puso la castaña. Es que para un pueblo tan pequeño ver eso no era común, esas cosas no ocurrían, ellos no eran de acá...se les acercó. Mira que curiosa que era a veces, si fuera un gato de seguro solo le quedaría una de sus siete vidas.

¿Y qué pasó? Stella parándose de cabeza y aprendiendo a hacer un flipflap. ¡Oh!, y un Robert sin huevos, y un almuerzo sin tortillas.  Pero el hombre no se enojó, es qué cómo se iba a enojar si Stella había llegado toda flipada, de ojos brillantes y demostrandole en la cocina todo lo aprendido. ¡Por poco bota toda la loza en su intento de giro! Pero ahí Robert le sonreía, y de paso pedía un delivery.

Tan solo bastó una semana para que la chocolatosa se ganará el corazón de los "The gang" y ya con su corazón ganado, el resto vino por sí solo. La invitan a ser parte de la Batalla de Breakdance que se realizará en el distrito de Derbyshire. Le quedaba un mes para entrenar y crear una coreografía. Los ganadores se ganan unas entradas al evento de Break más grande mundialmente que este año se realizará en Londres,  más un pase VIP al sector de donde se encontrarán las celebridades más importantes del rubro. Los demás flipan, Stella tan sólo quiere bailar.

Pero esperen, un evento desafortunado cambió el rumbo de las cosas, cuando tan sólo quedaban dos semanas.

- Patrick se ha fracturado la pierna.

- ¿QUÉ?- gritó todo el colectivo.

- Eso, que me he fracturado la pierna.

Un lisiado Patrick entra desde la puerta del galpón con sus ojos achinados y rojos.

- ¿Pero cómo, Patrick? ¡JODER!

- Fue una idiotez, iba bajando las escalera de mi casa y de repente PAF, comence a rodar y rodar y rodar y rodar. Y paf, la pierna fracturada. Investigando, la culpa la tuvo el cordón de mi zapato izquierdo, así que mis queridos haganle casos a sus padres y amarrense bien sus agujetas.

Frederick escribe algo en su libreta, la levanta para que todos la vean dice "IDIOTA" con mayúsculas.

- Yo también te quiero, calladito mio.

Patrick le lanzó un besito y Frederick simplemente le dedicó su dedo anular levantado en gloria y majestad.

- Ya pero ¿qué haremos? La batalla es en una semana.

- Joder, es que ya todos nuestros conocidos tienen grupo. Y me niego a pedirle a Dan.

Dan era una chico que Maite odia, con su alma. ¿Por qué? Nadie sabe, pero tampoco nadie pregunta que el puñetazo que te llevas es de los grandes. Pero lo peor, que el jodido baila como los dioses.

- Bien, pero si no es Dan. ¿Quién?

Y Stella que había permanecido calladita en un rincón, levantó su mano.

- Yo...creo conocer a alguien que nos puede ayudar.

Y ese alguien, era Evans Mitchell.
THE GANG:


De izquierda a derecha:

Maite Torres (18 años- #009999 ) : Latina, se mudó a Londres hace tres años. La única mujer del grupo hasta la llegada de Stella. Da amor del duro, pero amor al fin y al cabo. Quiere ser abogada en medio ambiente, vegetariana.

Charlie Steven(20 años - #993300) : Estudia cine. Le dicen "el cerebrito" tanto por su inteligencia como también por ser un maestro a la hora de bailar de cabeza. Es el líder del grupo, ama la pizza.

Patrick Clark (16 años - #996666): Cambia de color de cabello como de calcetines, su olor natural es a hierba,  viste de negro desde la muerte de Bowie. Uno de sueños es viajar al espacio, es alérgico al maní.

Frederick Stone (19 años - #cc3300) : Afroamericano,  no habla pero se mueve como los dioses, se comunica a través de una libreta que anda llevando. Siempre lleva puesto un polerón con el rostro de Kenny de la seria animada South Park. Está enamorado de Maite en secreto.  

Sábado 18 de Julio del 2015


Stella se encontraba acostada en su cama, visitando algunas redes sociales para matar el tiempo. Hace un mes que ya estaba de vacaciones y este año a diferencia de los anteriores había conocido a un grupo de chicos que habían despertado nuevamente en ella las ganas de mover su esqueleto. Jamás se ha considerado una muy buena bailarina, por más que la profesora Carmille aplaudiera con todas sus fuerzas y en un abrazo con lágrimas en los ojos le haya dicho "que había sido realmente hermoso verlos sobre el escenario" cuando, por cosas del destino había tenido que cumplir un castigo particular junto a Evans.

Miró el reloj que se encontraba a un costado de su cama y frunció el ceño. Cerró el video que estaba viendo en su móvil de un cerdito moviéndose con la canción Work de Rihanna, que más de una sonrisa le había sacado para abrir su WhatsApp.


Stellita
CHOCOLAT LOVER 

¡HEY!  

¿ A dónde vienes? 🤔

Si no llegas en cinco minutos, te quedas sin pizza
 
ven, corré como el viento



Suspiró y dejó el móvil a un costado, para luego llevar ambas manos a su estomago que le rugía como una gran serenata mexicana con hartos "Ayayayaaai" pero provenientes de un inframundo. De pronto una sonrisa traviesa apareció por su rostro al recordar que aún le quedaba una rana de chocolate en el bolsillo de su chaqueta de jeans que se encontraba dentro de su armario. De un salto ya se encontraba de pie y caminaba como un conejito feliz en medio de un pradera en busca de su amado chocolate. Pero no alcanzó ni siquiera a llegar a tomar la manilla del mueble cuando el timbre de su casa sonó. Fue hacia la ventana que daba a la calle y sonrió ampliamente.- ¡YO ABRO!.- gritó a todo pulmón, para después correr escaleras abajo hacia el primer piso.

- Llegaste tarde, ya no hay pizza. Deberás morirte de hambre.- le dijo encogiéndose de hombros, a modo de saludo. Tan cariñosa que es.

- Stella...-  dijo una voz con dejes de regaño proveniente de la cocina. A lo que Stella rodeó los ojos y sonrió.- Ok, que no hemos almorzado aún, esperandote.- recalcó lo último para que el chico sintiera culpa de la hambruna extrema que estaba sintiendo en esos momentos.

- Hola, hola.- saludó Robert; un hombre de unos treinta y tantos años, de piel trigueña, cabellos castaños y ondulados, mirada brillosa y una sonrisa que te transmitía una dulzura extrema. - Déjalo pasar, Stella.- le dijo poniendo su mano en el hombro de la rubia, quien tras lanzarle la lengua al castaño le abrió la puerta de su casa.- Bienvenido, Evans. Nos da mucho gusto tenerte por acá, Stella nos ha hablado mucho de tí.- dijo una sonriente Robert, mientras que por su espalda en silencio Stella negaba sus palabras. ¿Asumir que hablaba del castaño con su padre y tío? JAMÁS.- ¿Te costó mucho llegar?.- le preguntó con mirada curiosa mientras le invitaba a pasar al living.

Robert = #006600
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.620
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 793
Puntos : 435
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Evans Mitchell el Mar Jun 19, 2018 6:10 pm

—¡Aimee, Aimee!—llamaba Linda Mitchell desde alguna parte de la casa o el jardín, pero su hija, de unos seis o siete años, una preciosa nena de cachetes con alegres, alegres hoyuelos y dientecillos de leche, ni la escuchaba ni tenía intenciones de obedecer al llamado de su madre, y en cambio, se reía de las piruetas de su hermano en el suelo del ático de la casa, que era su habitación y guarida y pista de breakdance.

O bueno, él creía que eso era lo que hacía. Había visto algunos videos, después de todo, y él se sentía conforme con el resultado. No había que olvidar, por supuesto, que era un fanático de Eminem (¡Dem!, ¡era su ídolo en esos días!), y le gustaba la onda, ¿sabes? Sí, toda esa filosofía de hombre de las calles, bien cool, ¡con verdadera actitud! Porque eso era lo que lo diferenciaba del resto, ¡la actitud! A Evans le encantaba eso, de verdad, hasta lo copiaba, especialmente cuando estaba frente al espejo. Y este rapero, ¿sabes?, soltaba putas verdades en sus letras, ¿ok?, ¡sobre la vida, sobre el amor, sobre la amistad, sobre todo!, ¡eran jodidamente profundas esas mierdas!, ¡y sí, hay que ser malhablado!, ¡porque rima!, ¡y un rapero tiene que rimar!, ¿sabes? Bueno, puede que ni Eminem hablara de ese modo, pero mientras rimara estaba bien, ¡y lo importante era que Eminem era la hostia!

Así que, cuando Stella le preguntó sobre “mover el esqueleto” al estilo callejero, y teniendo a Eminem como referencia, ¿cuál crees que pudo haber sido su respuesta? ¡Por supuesto!, ¡Evans era un callejero en el alma! ¿Que si se sabía los movimientos? ¡Claro!, ¡él los venía practicando frente al espejo, toda la vida! Él estaba más que preparado para el momento. Y en virtud de la verdad, y no es que se lo fuera a confesar a la Despeinada, pero le chifló de maravilla toda esa historia sobre una “banda”, y especialmente la parte en que “lo necesitaban”, esa parte sí que la rockeaba. Bueno, puede que Stella sólo le hubiera preguntado si estaba disponible para una audición, pero había estado pesada, ¿no? Y Evans tenía plena confianza en su aptitud para el break dance, ¡no era sólo que fanfarroneara!, ¡su autoestima lo tenía bien alto! Iban a amarlo, en esa banda, y Stella tendría que confesar que era bueno, ¡le debería una!

Sólo tendría que pulir algunas cosas, y de hecho, en eso estaba Evans, haciendo precalentamientos, preparándose para lo verdaderamente intenso, que vendría luego. Aimee Mitchell era su público y apreciaba eso que estaba haciendo su hermano —eso de levantar las caderas con las piernas apuntando al techo y realizar la bicicleta en el aire como un poseso, sí, eso—, no con asombro —y en su defensa, era pequeñita, ella no sabía nada sobre la vida o sobre Eminem o sobre el break dance—, ¡pero riéndose un montón!, ¡toda entusiasmada con las trastadas de su hermano! Oh, no, no trastadas. Después de todo, ese era su entrenamiento especial, de profesional, ¡la bicicleta! No es que hubiera visto que lo hicieran en un video o algo, era sólo que. Era Evans, y él pensaba que le servía como precalentamiento, y si estaba aprobado por Evans Mitchell, tenía que ser real. ¡

En el cuarto se oía la música de Eminem, un recorrido por sus grandes hits hasta el momento, ¡para sentir la vibra!, ¡fundirse con el ritmo! Stella seguro que estaría de acuerdo en que el chico se lo tomaba en serio, tan entregado al momento… unos casi dos minutos con mucha suerte de bicicleta, que para él fue como media hora. ¡Pero basta de precalentamientos! Habían acabado, era hora de lo bueno. Evans se desplomó sobre la cama y al instante saltó hacia adelante, desentumeciendo sus los músculos de sus hombros, enlongando los brazos al tiempo que giraba su cintura de un lado hacia el otro, como alguien completamente acostumbrado a una rutina de estiramiento, alguien con un propósito y la actitud suficiente como para conseguirlo, alguien como Eminem.

Aimee vio cómo su hermano se plantaba frente al espejo de pie y movía exageradamente los hombros, a punto de hacer sus pasitos, y la nena se llevó ambas manitas a la boca, sonriéndose con una risita cuando el muy mentado de su hermano empezó a “moverse gracioso”, ¡pero con ritmo! Y como lo veía tan entretenido, ella también quiso probar, y se adelantó a prisa, colocándose delante de su hermano y ocupando el espejo, ¡entregándolo todo en un bailecito! De esos, tan encantadores, que se roban todas las miradas en una pista de baile.

—¡Aimz!—
Se quejó Evans, al rato, pensando para sus adentros que eso de bailar al lado de una nenita le quitaba profesionalismo a su performance. Y sin embargo, la tomó de la manita por encima de su rubia cabellera y la instó a dar vueltecitas, y ella encantada—. Mamá te llama, tonta.

Aimee se le arrojó con los bracitos, y lo abrazó por la cintura, pesada como era, así, dulce y compradora, y buena. Evans resopló, resignado. Y le peinó esa rubia cabellera que tenía de niñita dorada, tironeando suavemente de sus hebras de cabello, más absorto en mirar la ventana que otra cosa, pensando en sus asuntos. El sol de la tarde iluminaba el ático, pintando de un anaranjado transparente cada rincón a través de la ventana, levantando la pelusilla en el aire, y Evans sintió que subían la escalera, y presintió que la puerta se abriría de golpe, sin siquiera tocar primero, es que mira, que las madres no tenían educación. Evans agachó la cabeza, y Aimee le devolvió la mirada, sonriente. Él no sonreía, para nada. Esos adolescentes, gruñones todos. Se limitó colocarle un dedo sobre la nariz, y ella se desarmó de dulzura, riendo y escondiendo el rostro.

—¿Pero qué música es esta?—exclamó Linda Mitchell, con una mueca de desagrado. No lo miró con buena cara, y se apresuró a llamar a su hija, que hacía rato que venía buscándola—¡No le hagas escuchar estas cosas!—retó. Y bueno, por algo decían que Eminem no era “para todos los públicos”. Finalmente, se fue tan pronto como había venido, arrastrando a su hija y soltando en el camino antes de irse sin cerrar la puerta—: ¡Apaga eso, o te quemará el cerebro!

Un Evans sin muchas ganas fue hasta la entrada por donde ella se había ido y recargó la espalda contra el marco de la puerta, viéndola alejarse por las escaleras, casi aburrido. Aimee alzó una manita y lo saludó en un gesto, sonriente. Él respondió con el mismo gesto, como algo mecánico, y alzó la voz, informando que iba a estar ausente una semana o dos, antes de que su madre desapareciera hacia la cocina, sin agregar una palabra al respecto. Evans se sonrió y volvió a su cuarto, cerrando de un portazo.

***


evansito
I've my own style!!!
💤😴💤

😂

🕺

QUIERO PIZZA

😡





El día era de sol, y estaba parado frente a la puerta de la familia Thorne. ¿Que si llegaba tarde? Pfff, Stella era una pesada. ¿De quién era la culpa? Bueno, Evans no estilaba llegar temprano a ningún lugar, pero siempre se las arreglaba para contar una historia de lo más intrincada en la que las viejitas necesitadas de un favor eran las protagonistas, mientras que él era el buen samaritano que había adelantado su reloj para llegar a tiempo, pero a quien el mundo y la vida le habían hecho una mala jugada confabulándose en su contra, convirtiéndolo a él en una especie de héroe que finalmente conseguía sortear todas las dificultades para llegar a su destino. Y al llegar, él tocaba, tocaba el timbre.

Finalmente, ¡abrieron!, mira que se impacientaba…

Llegaste tarde, ya no hay pizza. Deberás morirte de hambre.

No llegó a hablar, cuando lo interrumpió una voz venida desde el fondo de la casa, ¿el padre?, pero le dedicó un gracioso movimiento de cabeza a lo cobra en plan “JA JA”, y una mala mueca de burla pura y dura, antes de que apareciera la figura paternal desde detrás de Stella, y entonces, justo entonces, tan casualmente, Evans esbozó, ¡su mejor sonrisa! Sólo míralo, tan jovial, tan simpático, tan… decente, que dirías, ¿quién eres y qué has hecho con Evans Mitchell?

—¡Hola!, ¿Sr. Thorne? ¡Evans Mitchell!—
Y rió, lanzándole una mirada a Stella… ¡todo simpático!, ¿pero qué rollo de “soy un buen tipo” era ese? Y mira esa blanca, blanca, sonrisa, ¿la tenía ensayada?—¡Sé que ella bromea! Siempre me hace eso— Y dirías que estaba tan contento con ello, ¡porque eran tan buenos amigos!—¿Así que hay pizza?—inquirió muy animado, al tiempo que le tendía una mano al buen hombre, en confianza, todo encantador soltando un sentido “gracias, gracias”, al ser invitado a pasar con una bienvenida así de amable, y continuó diciendo—: ¡Siento tanto la demora!—Evans Mitchell disculpándose, ¡sáquenle una foto!—. Es que, tuve un altercado en el camino, y al autobús noctámbulo me dejó un poco alejado del lugar, ¿ha viajado usted en el autobús noctámbulo? ¡Es una locura, se lo digo!

Al pasar al recibidor, se hizo de un momento para detenerse frente a frente a esas cejas y familiares y arquear una ceja, una, dos veces, haciéndose el lindo, porque mira que le gustaba tomarle el pelo. Y ya en el recibidor, miró en rededor con asombro, y tan metido en su papel de buen ciudadano, que soltó, a modo de exclamación, y con tanta buena educación:

—¡Me encanta su casa!, ¡y esa pizza huele muy bien! Stella, no me habías dicho que le hablabas de mí a tu padre—
dijo, fingiéndose avergonzado. Y le sonreía, le sonreía. Y de la nada, le echó los brazos al cuello, como un buen amigo, ¿sabes?, y riendo, como la persona más amable del mundo. Metiendo conversación se volteó hacia Rogers, y agregó—: ¿Usted cocina? ¡Stella, no me habías dicho que tu papá cocinaba! De verdad, que huele muy bien. ¿Puedo ayudar en algo? ¡Stella!, ¿tú no ayudas en nada? ¿Cocinas, al menos?—¡Ja!, ¡como si él…!—¡Yo lo ayudo!, ¡siempre cocino! ¿Sabe? Si quiere, un día puede dejarme la cocina a mí, ¡es lo menos que puedo hacer! ¡gracias por abrirme las puertas de su hogar!  

¡Ese era un monstruo de mil caras!


En la habitación de Stella, instalándose como un ocupa.

Evans no te pedía permiso, y miraba y tocaba, y hasta lo veías torcer la nariz, como si te criticara en silencio, o porque pensaba que eras un desastre o muy niña o porque no tenías los discos de Eminem. Evans se había traído un bolso, y lo había arrojado por ahí, mientras él rebuscaba entre las cosas de la chica, y le decía:

—Pon música, ¡algo bueno! Oi, tu padre es la hostia. Pero tú, como que eres adoptada, ¿no?—inquirió, todo normal, jugueteando entre sus manos con algo curioso que había encontrado, algo que nadie le dijo que tocara.

Y como pancho por su caso, o como un ocupa cuando no lo estás mirando, fue a tirarse sobre el colchón, y su culo rebotó muy cómodamente, ¡porque mira nomás lo cómo era!, ¡pero ay! Algo debió molestarlo ligeramente o algo debió recordar de repente, porque se llevó la mano a uno de los bolsillos traseros del pantalón y le tendió a Stella un, ¿¡eso era un chocolate!?

—¿Qué?, tú te los comes, ¿no?—
soltó Evans, lo más casual del mundo. Y lo cierto era que él tenía la costumbre de andar llevando siempre chocolates encima, y era común que sacara una sorpresa del bolsillo, pero en cuanto a él…—A mí no me gusta. ¿Sabes?, puede darte algo si comes tantos—Y luego, se recargó hacia adelante, acodado en sus rodillas y frotándose las manos, expectante, impaciente—¿Y?, ¿qué me dices de la banda?, ¿cuándo vamos a verlos? Y cómo es que conociste a gente cool.
la referencia de Evans en el break dance (?):

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 14.150
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 412
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Stella Thorne el Lun Jul 02, 2018 5:56 am

Stella no sabía lo nerviosa que estaba hasta que sonó el timbre de su casa y vió a través de la ventana que Evans había llegado y su estomago se revolvió como si se hubiera puesta a bailar el chachachá. Y no es que le causará nervios ver al chico, eso no. Sino que era el hecho de que por primera vez un mago viniera a su casa, era consciente que aún no podían hacer magia fuera de Hogwarts,  pero eso no restaba al hecho de que tanto  Robert como su tío Earl atacaran al chico con preguntas entorno al mundo en que desenvuelven. Jamás había llevado a sus amigos, ni siquiera a su hermana-amiga Synnove, aunque esta última era más bien porque sus padres no la dejaban al saber que ella era una hija de muggles, a la rubia le desagradan mucho los padres de su amiga, no entendía como de seres así había salido la hermosa ravenclaw.

Corrió hacia la puerta raudamente, y al abrirla no pudo evitar lanzarle una frase toda tosca al castaño, era la costumbre. Pero como ya no se encontraba en Hogwarts donde podía hacer sus maldades a merced, un cariñoso Robert apareció para reprenderla de su tan hostil bienvenida. Stella entrecerró los ojos al ver cómo Evans se convertía en una versión mejorada de él mismo, agradable y muy simpático a la vista. ¿Es que acaso había venido su gemelo por él? se preguntó enarcando una ceja. Sintió la mirada de Robert por sobre ella y tan sólo se limitó a encogerse de hombros y le dedicó una mirada a su padre en plan "Ya me conoces, y me quiere así, tal como soy", a lo que el hombre sólo suspiró y negó con la cabeza divertido. Es que en el fondo le gustaba la personalidad de su hija, o tal vez la amaba tanto que había perdido toda objetividad.

- ¡Ay que no me hables de autobús del demonio! He andado en el una vez en mi vida y prometí nunca más volver a subirme en el. Que casi me da un infarto, tuvimos que subirnos para ir a comprar los materiales que le pedían a Stella en su primera año, ¿a dónde es que fuimos, mona? .- le preguntó encontrándose con la mirada fulminante de su hija, quién le había indicado que por favor no utilizase ese sobrenombre delante de nadie nunca jamás.- Digo, ¿ a donde es que íbamos, Stella? al...¿Calle diagonal?.- hizo una mueca y la rubia se rió.- Al Callejón Diagon, Robert.- le corrigió divertida.- Aún a veces a Hogwarts le llama Jugars, y una vez me pregunto porqué a personas como él los magos lo llaman muffins, refiriendo a los muggles.- le susurró burlona a Evans,  soltando una risa juguetona. - Hey, pero que al menos hago el intento, al menos ya sé que eres Gryffindor .- miró de reojo a Stella esperando su reacción.- ¿Lo he dicho bien? .- preguntó todo contento al ver como Stella asintió divertida.

Cuando llegaron al recibidor Evans le hizo una especie de cambio de luces con sus cejas a lo que Stella sólo respondió sacándole la lengua y poniéndole un rostro todo deforme.- No te lo he dicho porque es mentira. ¿No te he contado que Robert es un mitómano? Vamos Rob, dile la verdad a Evans, que le tenemos confianza.- le dijo al hombre que soltó una carcajada y negó con la cabeza.- Bueno, tu ya sabrás que Stella es una burlona de tomo y lomo ¿no? Esa es culpa de Earl, que por cierto llegará más tarde hoy así que me ha dicho que no lo esperemos a almorzar .- le señaló el hombre y Stella hizo una mueca, pero luego un movimiento la descolocó por completo. El mismiso Evans rodeando con su brazo sus hombros, miró con rostro de ALTO IMPACTO al chico, que aumentó cuando escuchó sus siguientes palabras. Y hubiera reaccionado si no fuera por esa mezcla de shock y Robert delante.

- ¿Stella en la cocina? ¡JÁ!  tú lo que quieres es quemar toda la casa .- bromeó el hombre para luego lanzarle un besito a la rubia quien rodeó los ojos.- Pero encantado recibo tu ayuda, Evans. Acompáñame a la cocina ¡Oh! pero miren quien nos ha venido a visitar al escuchar la palabra cocina...- exclamó el hombre al ver como un perrito labrador se hacía espacio por el lugar.-  Te presento a Manjar, el perro más adorable del mundo ¿a qué sí?.- dijo Stella liberándose del brazo de Evans y yendo hacia el perro para agacharse y abrazarlo dulcemente. - Atacalo Manjar, vamos.- le indicó en broma a lo que el perro solo se digno dedicarle una mirada fugaz al chico, para luego mover su cola juguetonamente y hasta girar de la alegría de recibir mimos, a lo que Stella solo sonrió.

***

Stella iba detrás de Evans cerrando,  poniendo todo nuevamente en su lugar o dándole palmaditas en las manos en plan "¡Epa, que eso no se toca!" .- ¡Y ahí está! el desagradable de Evans nuevamente, que yo te deje interpretar tu papel (mediocre por cierto) de niño bueno frente a Robert, pero sólo porque como tu bien dijiste ese hombre es la hostia y con un corazón de oro y no se merece ver tu real cara, la de un idiota descerebrado.- esto último hubiera sonado fatal si no fuera por el hecho de que la rubia le desordenó el cabello junto a una sonrisa de lo más...¿cariñosa?.

Le iba a decir un rosario de palabras poco agradables al verlo así sin más lanzándose sobre su cama, que cabe señalar Robert le obligó a hacer pulcramente antes de su llegada, pero el lanzamiento que el chico le hizo y que ella con tan buenos reflejos logró recibir entre sus manos la dejó anonadada. ¿Es que acaso Evans le acababa de regalar un chocolate? ¿A dónde estaban las cámaras ocultas? se preguntó silenciosamente. - Ahí está el meollo de todo tu existencia, ahora lo entiendo todo ¡te hace falta el chocolate en tu vida! .- exclamó burlona para abrir el envoltorio y mirar con ojos entrecerrados su contenido.- ¿Estás seguro que esto sólo es un chocolate? Que estas en mis terrenos, Evans. Y si me gastas bromas crueles te puede ir muy mal, eh.- le amenazó, para luego llevárselo a la nariz para ver si lograba encontrar un olor fuera de lugar en el. Pero no, olía delicioso.

Le miró y sonrió.- ¿Qué te digo de ellos? Jmmm que son los amos del Breakdance, los veras esta tarde y los conocí un día que fuí a comprar huevos para una tortilla.- le comentó encogiéndose de hombros. Cuando de pronto.- ¡CHOCOELLA!.- una grito proveniente de la voz más ronca del planeta se escuchó de las lejanías, y el rostro de Stella se iluminó por completo.- Tío Earl.- pronunció sonriente para correr hacia su puerta, donde al abrirla apareció tras ella una hombre ENORME  Y EXTREMADAMENTE MUSCULO, intimidamente, muy.- Tu padre me ha dicho que me has dejado un trozo de pizza,yo por esas cosas es que te amo, chocolatosa.- le dijo el hombre que levantó a la rubia del lugar al abrazarla entre sus brazos. Cuando de pronto su intensa mirada se clava en el Gryffindor.- ¿Este es al que le ganaste un partido de fútbol y luego le diste una paliza?.- preguntó burlón su tío, soltando una risita.- Pues, Hola. Soy Earl, el tío de Stella que te puede hacer trocitos si le llegas hacer algo.- se presentó, todo dulce el hombre.- Tío Earl...- ahora fue Stella quién ocupó el mismo tono reprender de su padre.- ¡Joder! Que has sonado como Robert ¿acaso eres su hija?.- le preguntó divertido el hombre.- Pero esta bien, esta bien. No te haré trocitos, sólo te romperé una pierna.- agregó divertido para luego ser echado de la pieza por Stella.- Vale, vale que ya me voy.- dijo el hombre entre risas saliendo de la habitación.

- Bueno, como ya te habrás dado cuenta tengo una familia muy peculiar.- dijo una sonriente Stella.


***

Stella le había comentado con más detalle todos los eventos previos ocurridos ante de su llamada, le contó mejor cómo es que lo había conocido, un poco de cada uno y sobre el evento que estaba próximo en suceder. Ahora se encontraban caminando hacia el gimnasio donde practicaban todas las tardes. Al llegar a la puerta de metal corrediza, Stella sonrió al escuchar la canción que estaba sonando.- Hoy le toca poner la música ambiente a Charlie, su director favorito de cine es Tarantino, ya pronto te darás cuenta.- le señaló sonriente para luego de un movimiento abrir el portón, y de pronto cuatro miradas se encontraron sobre ellos.

LOS THORNE:

Robert =#006600 || Earl=#946a22
Manjar= idioma guau (?)
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.620
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 793
Puntos : 435
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.