Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Pociones, brujería y algo más. [Aaron O'Neill]

Lluna Forman el Miér Jun 20, 2018 8:12 pm

Pociones, brujería
y algo más.



El frío del invierno amenazaba con irse, y ya llegaba el bochorno del verano. El odioso calor ligado al final de las clases me tenía de los nervios. Estaba muy alterada, era mi penúltimo curso y se acercaban los exámenes finales. Soy aplicada y organizada, estudio más en un día que todos mis compañeros en una semana. Aún así estoy nerviosa, muerta de miedo con la idea de suspender alguna de mis asignaturas. Todas son importantes, todas, pero la elaboración de Pociones es la más importante y la que más horas requiere. Porque no es solo teoría, es práctica. Cada ingrediente tiene que ser añadido en el momento exacto, hay que remover en el sentido exacto y hay que esperar el tiempo exacto. Todo tiene que ser exacto, las aproximaciones no tienen cabida en este oficio.

En este caso la profesora nos había entregado un potente veneno y habíamos de elaborar un antídoto. Se trataba de un ejercicio muy laborioso, que suele ser parte del examen final. El viernes de la siguiente semana era el último día para entregar el antídoto, y a falta de más de una semana yo ya tenía todos los venenos identificados. Por lo que sé, ninguno de mis compañeros ha llegado todavía tan lejos. También hay que tener en cuenta la Tercera Ley de Golpalott que dice, en pocas palabras, que un verdadero antídoto para un veneno mezclado es la suma de sus partes. Así que me restaba buscar los antídotos de cada uno de los venenos identificados, y juntarlos.

Me encontraba en un aula vacía de Pociones, con muchos calderos a mi alrededor, cada cual con algunos antídotos de los que necesitaba. Aquella calma me resultaba muy necesaria para podeer concentrarme, algunos de mis compañeros son insufribles. Me faltaban todavía muchos antídotos, más de veinte. Por un momento me sentí abrumada, por eso solté un grito para liberar todo aquel estrés que me tenía agotada. Luego respiré hondo, y continué con mi tarea como si nada. Total, yo creía que estaba sola. Eran más de las seis de la tarde, de un lunes. Todos los alumnos deben estar descansando, o merendando. ¿Hoy he merendado? Mucho me temo que no, llevó aquí más de dos horas.  


Ropa:
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.300
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Aaron O'Neill el Vie Jun 22, 2018 2:07 am

Bufó, un tanto sofocado. Detestaba el calor, lo detestaba con todo su ser, y aunque el clima no fuese realmente caluroso sino más bien algo promedio, ya para él era una total molestia. Estaba habituado a los climas fríos, neblina o montones de nieve, cuando mínimo una ventisca helada, nada menos, pero cuando el bochorno lo atacaba, se le podía notar especialmente irritable, porque el clima siempre lo afectaba notablemente. Por suerte el clima pareció mejorar un poco, y se conformaba con la suave ventisca fría que hacía. Había escogido un vestuario nada formal para lo que él siempre acostumbraba, que no tenía demasiadas prendas, especialmente para no verse afectado siquiera un poco por el clima.

Se había tomado el día libre del trabajo, luego del fuerte conflicto que ocurrió en el Área-M ya hace aproximadamente dos semanas o un poco más, no se había tomado un día no laborable sino hasta aquel día, había empleado todo su tiempo en asegurarse de investigar adecuadamente a todo el personal, castigar a los traidores y como no, a recargar un especial odio a algunos de los reclusos que habían mostrado señales de rebelión en medio de aquel incidente, porque los muy descarados, incluso luego de tanto tiempo y tanto sufrimiento, aún seguían teniendo por lo menos un atisbo de esperanza, algo que él mismo se encargó de desmoronar con sus propias manos. No aprovechó demasiado su tiempo libre, en realidad, se pasó haciendo una de las cosas que más disfrutaba hacer, preparar pociones. Su hermana Clary había estado fuera de casa durante todo el día, por lo que le hacía falta algo de distracción, y luego de una larga mañana intentando perfeccionar una poción que suavizara un poco su piel —porque él tenía una piel prácticamente perfecta, pero siempre le gustaba ir incluso más allá de la perfección—, decidió que ya sabía lo que podía hacer el resto del día.

La universidad mágica si que había sido parte de sus tiempos de gloria, en sus comienzos aún tenía a su madre, a su hermana y por un tiempo, tuvo a su adorado novio junto a él, claro que todo eso se desmoronó tan solo un poco luego de su graduación, al igual que toda su vida. Siempre fue muy bien recibido en aquellas instalaciones, gracias a su enorme carisma y también a sus vastos conocimientos, se había ganado el amor de todos los profesores. Por ende, decidió darse una vuelta por el lugar, ya que hace unos meses que no la visitaba, siempre le venía bien saludar a algunos de sus antiguos maestros, ver como habían cambiado las instalaciones, y de vez en cuando hablar con uno que otro alumno, de vez en cuando tenían cosas muy interesantes para aportar, en especial si consideraban lo rata de biblioteca que Aaron se podía volver al hablar sobre pociones o sobre criaturas mágicas.

¿Me extrañaste? — Vociferó el extirpador, abriendo los brazos de par en par, poniéndose de pie frente a una de las maestras que llevaba allí desde hace unos cuantos años, y que siempre había sido una de sus preferidas, ella sabía un montón de pociones, y él como siempre adoraba aprender cosas nuevas, le debía un montón de conocimientos a aquella mujer — ¿Cómo no extrañar al mejor estudiante de la promoción 2014? — Siempre tan aduladora como siempre, en realidad, así era porque él mismo lo había sido, y también se había ganado ese trato especial. Entabló una conversación de unos cuantos minutos con la maestra, quien le comentó todo lo que había ocurrido en los últimos meses, e incluso le comentó un arduo trabajo que les había dejado a sus estudiantes para los próximos días, ella siempre tan estricta como siempre, precisamente por eso era una de las mejores maestras de pociones que había conocido nunca.

Luego de un rato, se dispuso a caminar por los pasillos, dándole una ojeada a todo su alrededor, las instalaciones no habían cambiado demasiado, de hecho, tenía exactamente el mismo aspecto de hace algunos años, únicamente con pequeños cambios. En alguna parte del lugar había un reconocimiento que le había sido otorgado al graduarse por ser el mejor estudiante en toda su clase, ¿Y es que cómo no? Jamás obtuvo una calificación imperfecta, incluso en sus peores días. Un estridente grito lo sacó de sus profundos pensamientos, y le hizo sacudir un poco su cabeza, para analizar su entorno. El sonido parecía venir exactamente del aula por el cual había pasado hace tan solo unos segundos, se dio media vuelta y analizó cuidadosamente la puerta cerrada del salón de clases, y después de un corto tiempo de pensarlo, sus pies comenzaron a andar en dirección a aquel lugar, solo porque su curiosidad muchas veces era mayor que su sentido común.

Abrió la puerta lentamente, y le invadieron un montón de recuerdos al ver los calderos, y junto a ellos los montones de ingredientes para la elaboración de las distintas pociones. Como cosa rara, llevaba una mochila con unas cuantas cosas, entre ellas, uno que otro ingrediente peculiar para la preparación de pociones, porque siempre le gustaba tener unos pocos al hacer sus visitas por la universidad, una que otra vez podían ser útiles, además, en la mochila llevaba algo de comida que él mismo había preparado, porque siempre le gustaba estar bien abastecido, por si le entraba hambre fuera de su casa — Permiso — Comentó lentamente, abriéndose paso a través de la habitación, detallando cuidadosamente a una chica, de apariencia adorable y rubia, que se encontraba en medio del aula, y también observando con detenimiento todos los preparados que había a su alrededor, entre los cuales pudo distinguir algunos antídotos.

Espero no molestar, Aaron O'Neill, mucho gusto — Le dedicó una amable sonrisa, porque en medio de aquellas instalaciones todo lucía un poco más colorido, en especial cuando tenía montones de pociones a su alrededor. Se acercó hacia la mesa en la que se encontraba la chica, posicionándose justo del otro lado, y apoyando sus manos firmemente, mientras que clavaba su mirada fijamente en los diferentes antídotos — ¿Tienes problemas aquí? Tengo algo de tiempo libre, y no soy egoísta en cuanto a mis conocimientos en pociones — ¿Y quién podía juzgarlo? Una guapa chica universitaria mezclada con montones de pociones, era uno de los mejores escenarios que el adulto podía imaginarse para pasar lo que le quedaba de día libre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 123
Puntos : 80
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Lluna Forman el Miér Jun 27, 2018 1:13 am

Lo peor de todo, es que en la cocina del piso tenía montado un jaleo bastante parecido al que había montado en clase. Aquí, por norma, tenía que dejar todo limpio. Así que solía empezar por poca cosa y terminaba en casa. Pero esta vez se me había ido de las manos. Y no es para menos, son más de 20 antídotos en total. Un trabajo enorme que requiere todo mi esfuerzo y toda mi atención. Hasta el momento lo estaba consiguiendo. Me había anudado el pelo detrás, sin fijarme mucho en como quedaba. Simplemente buscaba comodidad. También me había quitado la chaqueta para poder moverme mejor. Tenía ante mi muchos calderos, unos 6. Todos hirviendo, con sus ingredientes. Removí el antídoto del quinto mientras esperaba a que se volviese amarillo completamente para así darlo por terminado. De pronto escuché la puerta, me giré, y vi que alguien entraba.

El chico en cuestión entró con total confianza, y me pilló tan desprevenida que ni siquiera le repliqué. Había reservado la clase para poder realizar parte de mi trabajo en la universidad. Nadie tenía porqué entrar. Pero me quedé sorprendida, sin poder hablar. Él se presentó, bastante amable, y observó todo mi trabajo. Todo lo que yo había estado haciendo aquel día estaba en aquellos calderos. Litros y litros de brebajes y pociones que pretendían llegar a ser un antídoto. Y después, tengo que trasladar esto a mi casa, y conseguir el que antídoto final funcione contra el veneno. Es de locos.

- Am... Soy Lluna Forman.

Si, al parecer hoy solo me queda una neurona destinada a mantener conversaciones con otra gente. La pobre vive estresada y no le da la energía para nada más. Aaron quiso saber si estaba teniendo algún problema. ¿Pero qué se ha creído? Soy la alumna más aventajada de mi clase. Tengo varios problemas en esos calderos, pero nada que no vaya a poder solucionar. Lo que en realidad ocurría es que el chico se ofrecía a ayudarme, pues entendía de pociones. No supe muy bien como contestar a ese ofrecimiento.

- No, no tengo problemas. Solamente intento adelantar mi trabajo sobre antídotos.
- le miré descaradamente de arriba a abajo. - ¿Quién eres? No me suena tu cara. ¿Debería avisar a los de seguridad?

Una chica sola en un aula vacía en la que entra un desconocido. Bien sería como para ponerse nerviosa, pero yo no lo estaba. Le dije aquello de llamar a seguridad como quien habla del tiempo. Allí mismo estaba mi varita, sobre la mesa. La cogí sin mirar a chico y apagué el fuego del caldero. El primer antídoto estaba listo. De modo que puse una pequeña cantidad en un frasco, lo cerré, lo guardé en mi mochila y luego hice desaparecer el caldero con un simple Evanesco. Había conseguido realizar el primero de muchos. Tenía otros cinco calderos en ebullición, tres de ellos macerando y dos necesitaban mi atención inmediata. Por suerte, allí mismo tenía todo lo que necesitaba, o eso creía. Me quedé observando al chico y esperando sus explicaciones. De un momento a otro el caldero número dos empezó a rebosar.

- Merda!

La substancia que salía del caldero olía mal y estaba empezando a emitir sonidos, como un trueno. ¿Qué ha podido ocurrir? Me alarmé, sabiendo que si aquello estallaba mis otras cuatro pociones se irían a la porra si no hacía algo inmediatamente. En aquel momento un simple Evanesco no suele funcionar, es una poción peligrosa como un volcán.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.300
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Aaron O'Neill el Miér Jun 27, 2018 5:55 am

La chica lucía bastante sorprendida por la llegada de Aaron al lugar, y la entendía a la perfección, después de todo, no es como si todos los días estuvieses sola en un aula de clases y entrara un total desconocido a hablarte, seguramente no mucha gente estaba habituada a ello, incluso él mismo, de no estar de un genio monstruosamente bueno, lanzaría una mirada fatal a la persona que irrumpiera con sus labores, y le exigiría que dejara el lugar en aquel preciso instante. La maestra de pociones le había hablado un poco acerca de la prueba que le había puesto a sus alumnos, y esta chica parecía ser perfectamente una de ellas, y supo que trabajaba por sus calificaciones de los finales, mayormente por el hecho de tener montones de calderos y distintas soluciones a la vez, lo cual no era demasiado habitual, generalmente, las evaluaciones consistían en una única pero perfecta preparación.

Forman... El apellido le sonaba de algún lado, aunque la verdad es que no sabía exactamente de dónde, probablemente lo hubiese escuchado por allí y ya, o fuese parte de alguna de las importantes familias mágicas de sangre pura que, en medio de todos sus contactos, debía haber escuchado por lo menos alguna vez en su vida, lo cual era bastante probable.

Se mantuvo en silencio por unos cuantos segundos, sin observar incluso el rostro de la chica, sino que más bien, paseó su mirada por las diferentes mezclas que habían dentro de los calderos, la verdad es que la mujer jamás había puesto una prueba similar durante sus tiempos en la universidad, pero lo que si sabía es que siempre había sido igual de exigente, por lo que no le extrañaba, incluso. La voz de la chica la sacó de sus profundos pensamientos, para luego observarla fijamente, mientras que ella lo analizaba de pies a cabeza, y él se permitía hacer exactamente lo mismo con ella, como siempre acostumbraba — ¿A seguridad? Dudo que se atrevan a ponerme una mano encima — Sonrió levemente, sin llegar siquiera a mostrar los dientes, mientras que clavaba su mirada directamente en los orbes de la chica frente a él — Resulta que me gradué en pociones, justo aquí, y aún tengo más acceso de lo usual — Siempre estaba acostumbrado a recibir un trato especial, en especial en la universidad, ¿y es que cómo no lo harían? Si fue el mejor de toda la clase durante los cuatro años completos, y aparte de ello, siempre sostuvo una relación bastante buena con los docentes, mayormente para ganárselos, por si algún día necesitaba algo de su parte.

Volvió a mantener silencio, que muchos catalogarían como incómodo, pero que él utilizaba para observar las acciones de la rubia, quien parecía bastante concentrada. Aparentemente había acabado con uno de sus preparados, incluso se había tomado el tiempo de guardarlo en un frasco, por lo que se podía decir que ya estaba un paso más adelante, sólo le faltaban poco más de veinte. Su expresión era más bien frívola, no solía mostrar demasiadas emociones, en especial con gente que desconocía, a menos que estuviese buscando algo en particular, y en este caso, había ingresado al aula únicamente por curiosidad y porque se encontraba aburrido.

Observó cuidadosamente el incidente que parecía haber surgido de repente, sin tomar mayores acciones, especialmente porque la chica había dejado en claro que no necesitaba ayuda, y ya que tenía todo tan en orden, no la ayudaría a menos que ella misma solicitara su ayuda — El arte de las pociones puede ser un poco engañoso, ¿no lo crees? — Añadió, únicamente con el fin de recalcar el hecho de que estaba claro que quería pedirle ayuda, de que justo en aquel momento no tenía ni idea de cómo debía sobrellevar la situación, y no había nada de malo en ello, a fin de cuentas, sus conocimientos en pociones aún no estaban completos, por ello seguía estudiando, era habitual.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 123
Puntos : 80
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Lluna Forman el Lun Jul 02, 2018 1:44 am

Estaba tan concentrada en mis pociones que me olvidé de todo, incluso de que estaba en un aula de la universidad. Por eso me pilló tan desprevenida ver entrar a aquel tipo. No le presté más atención de la necesaria, pues una de mis pociones estaba casi lista y debía embotellarla antes de que fuese tarde. Por supuesto, le pregunté quién era y si debía llamar a seguridad. Sin alterarme pero un tanto molesta. No me explicaba que estaba haciendo allí, en esa hora, pues yo tenía el aula reservada para por lo menos tres horas. Bien habían podido pasar ya un par. Me encontraba demasiado concentrada en mis antídotos. El chico, de nombre Aaron, estaba seguro de que nadie le haría nada pues todo el mundo le conocía en la universidad. También él estudió Pociones aquí, y aseguraba tener acceso a la universidad.

- Me parece muy bien, eminencia. Pero yo reservé este aula para mi sola, ¿sabes lo que es el respeto o te lo explico?

Por culpa de su intromisión uno de mis calderos había empezado a saltar irremediablemente. Aquella poción ya no valía para nada, pero se había convertido en algo peligroso. Podía estallar de un momento a otro si no hacía algo inmediatamente. Quedaban 5 pociones, una de ellas iba a estallar, una estaba reposando, y las otras tres estaban todavía a medias. Debía salvar alguna, o todo el trabajo de esta tarde se esparciría por las paredes. Usé un Wingardium Leviosa rápido para alejar la poción que estaba reposando, pues ya estaba casi terminada y no quería que se estropease. La puse en el otro lado de la sala esperando que no le pasase nada.

Varios hechizos estaban en mi mente, pero nada concreto para parar la explosión. Conociendo los ingredientes que llevaba, bien podía estallar en llamas de un momento a otro. En cuestión de segundos mi mente elaboró un complejo plan, en el que usando un Reducio Glacius la poción se congelaba. No había otra solución. Estaba chisporroteando, iba a estallar de un momento a otro. Olvidé que Aaron estaba todavía allí, y lancé el hechizo. Entonces hubo una pequeña explosión provocada por el choque térmico entre la poción y el hechizo. Todo parecía controlado hasta que se escuchó otra explosión, esta vez más sonora, y del caldero salió un chorro de hielo que explotó en el aire e hizo llover dentro de la habitación. No era lluvia exactamente, era como nieve grande o granizo muy pequeño. Pero mojaba. Olía bien y no dañaba mi piel. Y es que me estaba empapando, como si hubiese salido a la calle sin paraguas un día de lluvia fina. Los tres calderos adyacentes también se echaron a perder, volviéndose de un tono amarillento. Me acerqué corriendo a ver mi poción, la que había pretendido salvar, también estaba de un color inusual. Rojo como un tomate maduro. Esta vez si que sentía ganas de gritar. Mi tarde de trabajo no había servido más que para resolver uno de los antídotos, y para mojarme con algo que olía a plantas silvestres. Ricino, supongo. Entonces, mirando como había quedado de destrozada el aula, vi al chico. Él era el culpable de todo. Él era quien merecía mi ira y mis gritos.

- Espero que estés satisfecho con lo que has conseguido. Todo este desastre es tu culpa, ¡me has distraído!

Su mirada observando todas mis pociones, su temple, y su impertinencia habían acabado con mi concentración. Y ahora, mi trabajo estaba igual de atrasado que cuando empecé, y el aula más sucia que si hubiese pasado por ella un tifón. Oh, merda! Mi mochila. Me acerqué a ella, estaba totalmente empapada. Saqué todo lo que llevaba dentro para comprobar que al menos el antídoto número 1 estaba entero. Lo estaba. Suspiré con la pequeña botella en mis manos.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.300
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Aaron O'Neill el Miér Jul 04, 2018 2:14 am

Fingió estar ofendido por un par de segundos frente al comentario que emitía la rubia, ¿lo había llamado irrespetuoso? Una pequeña risa se escapó de él, casi inaudible, y es que se le hacía de lo más divertido. Conocía muy pocas personas que fuesen capaz de tratarlo de aquella forma, en especial en estos días, donde podrías catalogar como peligroso el siquiera elevarle a un desconocido el tono de voz, pero la chica era interesante, probablemente porque parecía no tenerle ni un poco de miedo, y éso le gustaba.

Estaba totalmente acostumbrado a que los presos del Área-M temblaran ante su presencia, se había labrado una buena reputación entre ellos, y la verdad es que, por más que fuera del trabajo pudiese mostrarse como un hombre de lo más carismático, la verdad es que en la prisión solía ser una persona totalmente distinta. Mejor dicho, con los presos era una persona totalmente distinta. Se burlaba de ti, y se encargaba de dejar tu propia autoestima por el subsuelo, porque si estabas allí no valías nada, o incluso valías menos que nada. Se aseguraba de conocer cada uno de tus puntos débiles, y también de aprovecharse de ellos, de explotarlos, de hacerte sentir débil, porque conocía de sobra que no había peor dolor que el moral, y lo que más disfrutaba de su condición como extirpador, era tener la oportunidad de hacer que los reclusos se sientan miserables, que se arrepientan de haber nacido, con su sangre impura, o con  su carencia de magia, en el caso de los squibs.

Eminencia, sí, esa palabra me gusta — Afirmó, moviendo la cabeza con suavidad, mientras que ojeaba una vez más a la chica, de pies a cabeza, sin dejar demasiadas cosas a la imaginación.

Sus calderos habían empezado a descontrolarse, y ella parecía no haberse dado cuenta demasiado rápido, un claro error, un pocionista podía hacer otras cosas mientras pasaba el tiempo de cocción, pero jamás de los jamases debía olvidar su mezcla — Interesante eso del respeto, si yo sólo he venido a ver quien gritaba — Se escudó inmediatamente en el grito que había soltado la chica un par de minutos antes, cuando la verdad es que había ingresado al aula por pura curiosidad, aunque sí, debía admitir que ese grito había tenido bastante que ver.

Observó expectante, mientras que la mujer intentaba que todos sus preparados regresaran a la normalidad, sin mucho éxito, a decir verdad. Había utilizado un Wingardium Leviosa para apartar uno de los calderos del fuego, especialmente para que no se arruinara, junto a todos los demás. Lo que ocurrió luego fue totalmente inesperado para él, en un intento de la rubia por mantener a raya el caldero que estaba amenazando por explotar, lanzó un hechizo con la finalidad de congelarlo, lo cual produjo un fuerte sonido en primera instancia, aquello debido al choque entre las diferentes temperaturas, y lo que vino luego fue más bien una explosión, una que llevó a Aaron a coger su varita de entre la ropa casi de inmediato, porque sabía exactamente lo que debía hacer, y no precisamente para ayudar a la chica, porque ella había rechazado su ayuda, y era lo suficientemente orgulloso como para no tenderle una mano llegados hasta aquel punto.

Impervius — Movió su varita rápidamente, deslizándola por su cuerpo y efectuando el hechizo con rapidez, justo pocos segundos antes de que el líquido tuviese tiempo de entrar en contacto con su cuerpo. Poco después, el caldero explotó, y llenó toda la habitación de una clase de brisa, un líquido suave mojó toda el aula, menos a él, quien se había encargado de impermeabilizarse, porque su preciosa ropa no debía pagar el precio de la distracción de aquella chica, para nada. La observó fijamente, con una sonrisa traviesa pintada entre los labios, muy probablemente porque ella estaba allí, empapada y con las pociones arruinadas, mientras que él estaba intacto.

La analizó de pies a cabeza frente a aquel comentario, y se acercó un poco más a la mesa en la que ella se encontraba, sin apoyar su mano en ninguna parte, especialmente porque detestaría mojarse, y cada superficie dentro del lugar parecía estar totalmente empapada, deslizó su mirada unos cuantos segundos a través de la habitación, hasta levantar nuevamente el rostro y observar a Lluna, con sus penetrantes ojos azules — Así que... ¿te distraigo? — Enarcó una ceja, mientras que esbozaba una sonrisa divertida, siempre le había encantado bromear, en especial mientras estaba de tan buen humor como aquel preciso día.

Asintió con la cabeza un par de veces — Yo te ofrecí mi ayuda, probablemente esto no hubiese pasado en caso de admitir que si necesitabas una mano — No había nada de falso en aquello, por más que sus palabras pudiesen sonar un tanto sarcásticas, la verdad es que habría podido salvar al menos una o dos de sus pociones, en vez de haber perdido casi todas — No te culpo, pero que sepas que la ayuda nunca sobra — Cogió su varita fuertemente, y con un sencillo Fregotego no verbal comenzó a limpiar un poco el aula, encargándose de borrar todo rastro de aquel líquido que la había cubierto casi por completo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 123
Puntos : 80
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Lluna Forman el Jue Jul 12, 2018 11:25 pm

Todo cambió en un momento. En un segundo, todo mi trabajo se estropeó. Y aunque era mi culpa, por despistarme, no podía dejar de sentir rabia y culpar a Aaron. Si no hubiese entrado en el aula que YO tenía reservada todo esto no habría pasado. Era un desastre, un total y completo desastre. Me avergonzaba, y me sentía muy enfadada. No lograba comprender porqué aquel tipo había entrado en el aula con total impunidad, creyéndose alguien importante. No lo debe ser tanto cuando en tres años no le he visto por aquí ni una sola vez. No es ninguna eminencia, ningún profesor lo ha invitado nunca a asistir a sus clases. No es nadie, y sin embargo ha entrado aquí para hacerme perder la concentración y todo se ha ido al carajo.

Le hablé de respeto, y le dije que me había distraído. Él parecía muy contento, viendo mi desastre. Al menos no intentó ayudar, no se lo hubiese consentido. Reconozco que si, yo grité hace un rato, pero no creí que nadie fuese a escucharme. Se supone que no hay mucha gente a estas horas en la universidad. No es excusa para entrar en un aula. ¡Joder, joder, joder! El aula terminó llena de agua y algo parecido al granizo, yo estaba toda mojada, y había perdido mis pociones. Todas menos la que tenía en mi mochila. El trabajo de toda la tarde tirado a la basura, por una mera distracción. Y lo peor de todo es que Aaron estaba impoluto, mirándome con superioridad y diversión. No me había dado cuenta de que estaba tan cerca, divertido sabiendo que él me había distraído. Solté todo el aire, bufando, para evitar soltarle un burdo bofetón con la mano abierta. Pero al ver su sonrisa tuve que girarme para que no me viese sonreír a mí. Por supuesto que me había distraído. Había entrado en el lugar que había reservado para adelantar mi trabajo con toda la chulería del mundo, y me distrajo. Ni siquiera me había fijado en sus ojos azules o en lo guapo que era, hasta ahora.

- Es que no necesito ayuda. Es mi trabajo final de la asignatura de pociones, tengo que hacerlo yo sola. Todo esto no hubiese pasado si...
- le volví a mirar con reproche.

Estaba completamente mojada de lo que parecía agua. El aula estaba igual, llena de agua y sucia. La mesa, había quedado impregnada de todas las pociones estropeadas. Sin decir nada más al chico, seguí su ejemplo y me puse a limpiar. Ya tendría tiempo de secar mi ropa después, lo primero era dejar la clase impoluta. No tardamos mucho, su ayuda fue de gran valor aunque no se lo iba a reconocer. Ni mucho menos le iba a dar las gracias, todo aquello continuaba siendo culpa suya. Cuanto todo estaba más o menos bien, hice un complicado movimiento con la varita apuntando a mi ropa. Del extremo salió un chorro de aire caliente, y la ropa mojada empezó a despedir vapor hasta que se secó por completo. También tenía mojado el pelo, que estaba mal recogido con una coleta. Aquello no me molestaba.

- Ahora tendré que volver a repetir todos los procesos, y adquirir de nuevo todos los ingredientes... - bufé, y en ese momento mi barriga vacía decidió hacerse notar. - Me voy a … cenar, creo. Espero que disfrutes de TU universidad y que, para la próxima, aprendas a llamar a la puerta antes de entrar en un aula ocupada.

Revisé toda la habitación por si había quedado algo fuera de lugar. Tenía que comer algo o me iba a desmayar, hasta el momento no lo había notado pero me dolía el estómago de lo vacío que lo tenía. Las pociones me habían absorbido toda la tarde, y ahora no tenía casi nada. Solamente uno de los antídotos, solo uno. Recogí mi bolsa y me quedé mirando a Aaron. ¿Se va? ¿Se queda? ¿Me voy? ¿De dónde ha salido este tío tan imbécil? Creo que le odio.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.300
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Aaron O'Neill el Vie Ago 17, 2018 4:08 am

Aaron no estaba seguro de si tenía que sentirse culpable por el hecho de que probablemente, la chica se había distraído a causa de su interrupción, o solo sentir gracia, por el simple hecho de que ocasionó un desastre tremendo, únicamente con entrar a un aula de clases y platicar un poco con una universitaria. Sin embargo, no se le daba particularmente bien eso de sentirse culpable por algo, por lo cual, exhibió en su rostro una mueca de lo más juguetona, sí, porque algo de graciosa había en que la rubia hubiese sudado semejante desastre con nada más que un par de minutos junto al extirpador.

Él era un poco —demasiado— pretencioso, y podía vivir tranquilamente creyendo que todo el que lo veía lo admiraba tanto como él a si mismo, por aquella misma razón, la situación con la mujer le resultó un tanto más graciosa. Y allí estaba él, seco en su totalidad, mientras que la dorada cabellera y la vestimenta de la menor se encontraba empapada, añadiendo el hecho de que el aula parecía haberse llenado de algo bastante similar al granizo, todo eso, excluyendo las diferentes opciones que se habían echado a perder en el interior de aquellos calderos, y todo ocurría tan rápido que resultaba casi increíble.

No podía ponerse en la posición de la mujer, con su trabajo convertido en un desastre, y la única explicación que tenía para dar, era que un hombre había entrado al salón y la había distraído de su labor, exactamente el tipo de excusa que nadie daría. Encima, Aaron presentaba en su rostro una sonrisa tan pícara y graciosa, que podía resultar totalmente irritante para alguien que acababa de estropear su trabajo.

— Claro, pero no tenía pensado hacer el trabajo completo, sólo uno que otro comentario que te habría sacado de todo este lío — Tampoco era lo más sensato el echarle toda la culpa a Aaron por aquel fracaso, a fin de cuentas, todo había ocurrido debido a un descuido y un mal cálculo por parte de Lluna, nada más y nada menos.

A aquellas horas, eran pocos los que se podían escuchar circulando a lo largo de los pasillos de la universidad, no le extrañaba en lo más mínimo el haber sido el único en atender a aquel grito que había emitido la mujer dentro del aula, y también el hecho de que nadie se hubiese siquiera percatado de la explosión que hubo en dicha aula. Solo alguien con muy pocas cosas como hacer estaría allí a aquellas horas, justo como Lluna y Aaron.

Había contribuido a la limpieza del lugar con un sencillo encantamiento, todo debido a que el aula se había convertido en un desastre de proporciones aterradoras. Y aunque la mujer pareciera lista para liquidar al hombre, él mismo sabía que su ayuda había resultado siendo bastante útil, y que probablemente, solo probablemente, ella se estaría arrepintiendo de no aceptar su ayuda en un principio.

Lo difícil en aquellas pruebas de pociones eran la mayoría de las veces los ingredientes. Y es que había que admitirlo, cuando a los profesores les atacaba la creatividad, pedían algunos ingredientes de lo más exóticos, que jamás en tu vida habías escuchado, pero los cuales debías aprender a manejar en cuestión de minutos — Probablemente sea más sencillo ahora que debes iniciar de nuevo, tienes ideas mucho más concretas de lo que debes hacer y lo que no — Siempre era igual, todo resultaba mucho más sencillo en la segunda ocasión. Al menos, la menor podía sacar algo positivo de aquel infortunio.

— Disculpa, creí que si escuchaba un grito en medio de una universidad casi vacía y a estas horas, lo más sensato era entrar a verificar — Admitió, en un gesto divertido. La joven pareció analizar la habitación por una última vez, y cuando parecía dispuesta a salir, se detuvo de pie, justo frente a Aaron, observándolo fijamente, mientras que él la analizaba de pies a cabeza nuevamente, como solía hacer. Su faceta seria se esfumó al escuchar como el estómago de la menor crujía, y una sonrisa divertida se asomó por su rostro — Yo tengo comida, tú tienes hambre. El destino envía mensajes claros —
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Will Higginson
Edad del pj : 25
Ocupación : Extirpador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 8.603
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 123
Puntos : 80
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5913-aaron-o-neill http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6222-croneill-entendieron-no-putos#90919 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Aaron O'NeillExtirpador

Lluna Forman el Lun Sep 10, 2018 7:20 pm

Por suerte, tengo una personalidad fuerte y no me estreso en situaciones complicadas. Vale, todo estaba hecho un desastre. El aula, mis pociones, mi ropa y mi pelo. Pero no me iba a amedrentar. Al menos había conseguido salvar una poción. Lo que si sentía era rabia. Si el chico no hubiese entrado en el aula, despistándome, esto no habría pasado. Ahora me viene con que solo pretendía ayudar y que no es culpa suya todo este desastre. Puede decir lo que quiera, no me hará cambia de opinión. Estaba tan tranquila con mis pociones, que me he despistado al verle entrar tranquilamente en un aula que yo tenía reservada. Por lo menos me ayudó a limpiar, cosa que hizo que mi enfado decreciera un poco. Tardamos un buen rato en acicalar el aula. Luego tuve que secar mi ropa con un simple hechizo. El pelo no requería secado, lo recogí en un moño y listo. Estaba deseando llegar a casa para meterme en la ducha y poner el agua bien caliente. Ya tendría tiempo de ponerme al día con el trabajo de pociones, fuera de esta universidad donde es imposible encontrar la privacidad que esos antídotos requieren. Estaba dispuesta a marcharme ya, sentía mucha hambre. Y cuando tengo hambre, suelo enfadarme con más facilidad.

- Gracias por su sabio consejo, señor entrometido. Tengo una idea muy concreta. No volveré a usar la universidad para realizar trabajos importantes. Nunca sabes cuando pueden abrir la puerta y distraerme.

Solté la frase con mucho rintintín. En mi opinión, él tenía toda la culpa de lo que me había ocurrido. Y él se amparaba en qué me había escuchado gritar. Si, ese grito de desespero que había soltado tan solo un rato antes. ¿Qué se cree? ¿Un héroe? Fue un grito claro de desesperación. No un grito de “ me muero, estoy en peligro, que alguien me ayude”. No entró a ayudar, entró con aires de superioridad entrometiéndose en mi trabajo. ¿Quién se cree que es? Mi estomago demandaba comida, y rugió tan fuerte que incluso el chico lo pudo escuchar. Se rió, por supuesto, y luego me ofreció comida. Hablaba del destino, como si toda esta situación fuese de lo más normal. Prefería irme a mi casa, ducharme y comer en un lugar privado. Pero sentía tanta hambre... Había estado demasiado tiempo entre pociones. ¿Y si acepto? Sería muy raro.

- ¿Cómo sé que no tratas de envenenarme, señor entrometido?

Me había dicho su nombre nada más entrar en mi aula, pero yo no lo recordaba. Tal era la situación de estrés, que yo no recordaba un simple nombre que me acababan de decir hacía como mucho media hora. Parece que se me han mojado las neuronas con el desastre. ¿Habrá notado que no recuerdo su nombre? No pienso volver a preguntárselo, no quiero quedar como una idiota. Aunque, después de lo ocurrido, voy a tener muy difícil eso de demostrar que no lo soy. Entré de nuevo en el aula y cerré la puerta, soltando la mochila encima de una mesa.

- Agradezco tu ofrecimiento, y lo acepto. Estoy muerta de hambre... Me llamo Lluna, creo que ya me había presentado. No recuerdo tu nombre. Mi cerebro está sufriendo un gran estrés este curso y mucho me temo que no me queda más que una neurona sana. ¿Qué clase de comida me ofreces?

Soy de ese tipo de personas que lo da todo cuando alguien me hace un favor. No es por presumir, pero tengo la suerte de que no me falta el dinero, de modo que suelo ser agradecida de la forma más llamativa que se me ocurra. Eso lo he heredado de mi tío Matt, sin duda. Una vez un amigo suyo el Ministerio le prestó una gabardina en el trabajo para poder irse a casa vestido, porque su ropa quedó quemada en un incidente en el área de Misterios. A cambio, Matt le mandó un par de vestidos de gala, unos pendientes preciosos para su mujer, y una caja de galletas caseras. Además, a ese tipo nunca le ha faltado un amigo y una copa de whisky de fuego. Este no va a ser el mismo caso, le estaré agradecida pero no somos amigos como para estar toda la vida siendo bondadosa. Ya veré como le devuelvo el favor....
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.300
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1251
Puntos : 274
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.