Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Our family think we are idiots. || Joshua.

Ayax Edevane el Mar Jul 03, 2018 3:04 am


Joshua Eckhart & Ayax Edevane || Hogar de los Edevane-Dunne || Apariencia ||Hace trece años [FLASHBACK]

—Mamá... ¡Mamá! ¡Máaaaah! ¿Va a venir Joshua? —preguntó un Ayax de nueve años, tirando del pantalón de su madre varias veces mientras ésta terminaba de decorar una torta de fresas. Esa torta de fresas tenía una pinta deliciosa, por lo que Ayax seguía tirando del pantalón, con la mirada perdida en esa maravilla.

—Que sí, Ayax, va a venir Joshua. También va a venir Xerox y Serind...

—¡VA A VENIR JOSHUA! —Y se fue corriendo de la cocina, sin importarle absolutamente nada la existencia de sus otros primos. A él solo le importaba un primo. Sólo uno. El mejor primo de todos.

¿Y qué hizo el mediano de los Edevane? Correr escaleras arriba, para ir al balcón principal de la mansión, de tal manera que veía la entrada así como todos los jardines. Se sentó en el suelo, como los indios, expectante. Observaba con muchísima ilusión, a la espera. Sus hermanas, al escucharle gritar como un diablo emocionado, lo buscaron para unirse a él, sentándose en el balcón a su lado. Era verano, por lo que ambas iban vestidas con monísimos vestidos de color blanco y flores, mientras que él vestía un traje con una camisa de botones. Desde bien pequeñitos habían sido un trío de hermanos muy mimados y pijos, cosa que no cambiaba con la edad, ni mucho menos mejoraba.

Evangeline preguntaba todo el rato que por qué estaba tan emocionado, pero Ayax se guardaba su secreto y no decía absolutamente nada. Angelica, como buen hermana mayor conocedora de su retraso, se lo cayó para que así su hermana se riese cuando ocurriese.

Y ahí apareció Joshua con gran familia, es decir, junto a su padre. La verdad es que Ayax siempre le preguntaba a su madre que en donde estaba la madre de Joshua, si es que se quedaba en casa cocinando, pero la madre se limitaba a darle una lección sobre lo feo que estaba decir eso y que no, que simplemente no tenía madre. Y claro, ya podéis imaginaros como funcionaba ahora mismo el cerebro de ese pobre niño. Si no tenía madre... ¿lo había tenido solo el padre, cual hermafrodita?

Eckhart e hijo comenzaron a caminar hacia la casa, a lo que Ayax se puso de pie rápidamente. No dudó ni un sólo segundo.

—¡JOOSHUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Representación gráfica:

Su hermana mayor comenzó a desternillarse de risa, mientras que la chica, sorprendida por tremendo grito de su hermano, se unió a él en el largo "aaaa" de su nombre. ¿Sabéis eso de que los hermanos pequeños siempre siguen las tonterías de sus hermanos mayores? Pues eso.

¿Lo más gracioso de todo? Cuando su madre, después de tal grito, se apareció justo detrás de los tres hermanos, dándole una colleja a Ayax y un golpecito en la cabeza a Angelica.

—¡Ya os vale! ¡¿Sois idiotas o qué?! ¡Qué susto me habéis pegado! ¡Angelica, ¿quieres controlar a tu hermano pequeño?!

Pero Ayax se limitó a reír, para entonces volver a sujetarse al balcón como si le fuese la vida en ello.

—He dicho... ¡¡JOOOSHUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!! —Y volvió a gritar, moviéndose para adelante y atrás.  Su madre todavía estaba detrás de él negando con la cabeza y sus dos hermanas riéndose como si no hubiera mañana.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Miér Jul 04, 2018 2:25 am


¡Joshua! ¡Te he dicho ya que dejes a ese gato, que se nos hace tarde! —se quejó un Francis Eckhart al ver que su único hijo, de nuevo, estaba en cuclillas acariciando al gato de uno de los vecinos. Un gato malhumorado la mayor parte del tiempo, bastante gordo y con expresión de odiar a todo el mundo. Curiosamente, al hijo del hombre le tenía aprecio, y podía descubrírsele ronroneando mientras se restregaba con todo su enorme cuerpo entre las piernas del pequeño, entonces de tan sólo cinco años.

Joshua sonreía, acariciando al gato. Su padre no lo dejaba tener mascotas, así que era reconfortante poder jugar con las mascotas de sus vecinos, incluso algunas salvajes que se iba encontrando. Sacudió sus manos en su pantalón, y empezó a caminar hasta donde su padre. — ¿Va a estar Ayax? —preguntó, probablemente por enésima vez ese mismo día, y un par de cientos de veces en días anteriores, desde que habían empezado los planes de la reunión.

Ya te he dicho que no lo sé, probablemente sí —Francis puso los ojos en blanco durante unos segundos, y miró de arriba abajo a Joshua, los faldones de la camisa fuera del pantalón. — Arréglate antes de irnos —espetó. Pronto, Joshua obedeció a su padre, con una camisa blanca y un pequeño traje de pantalón y chaleco color azul marino, muy mono. Ridículo, si se lo preguntaban a Joshua.

Joshua era un pequeñito reservado y más bien salvaje. Es decir, si tuviese a toda su familia reunida, él seguiría prefiriendo irse a jugar con un cachorro que vio pasar o a observar a las aves. Por ello resultaba curioso que de toda la familia, hubiera congeniado con uno sólo de sus primos segundos. Y encima, como destinado a ser, Francis era amigo cercano de Bruno Edevane, lo que jugaba un rol favorable al momento de las reuniones familiares.

Cuando estuvieron listos para marcharse, Francis colocó una mano encima de su hombro para aparecerse a la entrada de la mansión de los Edevane-Dunne. Empezaron a caminar hacia el interior del terreno, los ojos curiosos azules iban y venían mirando un par de mariposas que volaban y calentaban sus alas en el cálido sol veraniego. Tan concentrado en su tarea, que dio un respingo en cuanto escuchó ese grito que describía su nombre, mirando de inmediato hacia el balcón de donde Ayax gritaba.

¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?! —respondió.

Francis, igual que la madre de los tres, reaccionó a semejante grito con una colleja en la nuca de Joshua que, si bien no dolorosa, causó que su hijo se llevara las manitas a la zona golpeada. Tenía una sonrisa de niño travieso. — ¡¿De qué te ríes?! ¡Deja de estar gritando como idiota! —le riñó con severidad. Generalmente no tenía esos problemas de conducta con su hijo, pero quizá era el mediano de los hermanos Edevane-Dunne, quien sacaba en él ese instinto tan extraño. Más bien, el instinto de niño cualquiera con el que Francis no estaba acostumbrado a lidiar.

Pero los gritos no se detenían, Ayax de nuevo gritando el nombre del más pequeño. En cambio, éste gritó en respuesta: — ¡¡AAAAAAYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAX!! —colocando sus manos como un cono alrededor de su boca, así potenciando el sonido de su voz. Francis, por su lado… sólo se limitó a darse con la palma abierta justo en el rostro. Menudo hijo tenía.


Última edición por Joshua Eckhart el Vie Jul 13, 2018 6:05 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Jul 05, 2018 5:01 am

Agarrado fuerte en la barandilla, moviendo la cabeza para adelante y hacia atrás, no paró de gritar de nuevo el nombre de su primo favorito. En realidad no podía decir que tuviese muchos primos cercanos: Joshua, Xerox, Serinda y... aquella otra, que prácticamente nunca veía, cuyo nombre no recordaba. Y claro, Xerox era un idiota, Serinda era otra idiota y... ¡Joshua era el mejor del mundo!

—¡Ayax, por favor, ya basta! ¿¡Pero de dónde ha sacado semejante voz!?

Y él, mientras tanto:

—...¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Y sus hermanas riendo sin parar. Él seguía con tanto ímpetu en su grito, moviéndose direccionalmente, que al final ocurrió una desgracia: ¡POOOM! Sonó. Y sí, había sido su frente chocar contra el borde de la barandilla. Por como sonó, parecía más que una piedra había chocado contra el borde de la barandilla, pero no, fue su frente. Su dura cabeza: eso había sido. Su hermana menor dejó de reír, preocupada y su hermana mayor empezó a reírse más fuerte.

Ayax, por su parte, se giró lentamente, con la mano en la frente, frotándose la zona.

—¿Mami? —preguntó, en plan: "¿Qué narices ha pasado, cómo ha llegado eso a mi frente? ¿Voy a morirme?"

La madre se agachó un poco, para mirarle la frente.

—Te va a salir un chichón.

—Odio los chichones...

—Pues no hagas el idiota.

—Mami, no puedes pedirle a un idiota que deje de hacer el idiota... —dijo Angelica, la hermana mayor.

—¡Angy! —E intentó pegar a su hermana, pero salió corriendo. Ayax salió detrás y Eva, la más pequeña, salió detrás también solo por imitarlos.

Ayax aprovechó para perseguirla en busca de su venganza por el insulto, pero a medio camino recordó que su primo Joshua estaría a punto de entrar por la puerta, por lo que se desvió de su objetivo, bajando las escaleras rápidamente hacia su primo, gritando de nuevo su saludo estrella. Al llegar a su lado, abrazó al pequeño Eckhart. Sí, se llevaban casi cinco años, ¿pero y qué? Ayax siempre fue muy infantil a esa edad y Joshua demasiado serio. ¡Se compenetraban a la perfección!


Actualmente, cuatro días después de la graduación de Joshua.
Atuendo

Hacía dos semanas que Ayax había terminado su carrera y había recibido el título como medimago, especializado en neurociencia. Todavía le quedaba mucho, muchísimo, que aprender de toda la neurociencia, pero tenía mucho tiempo por delante y muchas ambiciones. La primera de todas: conseguir un puesto en el Área-M que le abriese puertas y, ahí, continuar con sus estudios. Por ahora, sólo era becario y tenía que ir abriéndose paso de verdad: demostrar que valía la pena.

El pelirrojo bajó a la cocina, encontrándose allí a su abuela y a su madre teniendo una bonita conversación sobre el ataque al Ministerio del uno de junio. Ayax se mantuvo al margen, simplemente escuchando, pero rápidamente se evadió. Hoy era día cuatro y si la abuela estaba ahí...

—Esperen. —Y si Ayax decía eso, todo el mundo esperaba. En realidad no, pero su abuela y su madre, ambas lo miraron. —¿Hoy es cuatro? ¿Hoy viene todo el mundo, no?

Mierda, y él tenía que ir al Área-M.

—¿A qué hora? Dile a Joshua que no se vaya hasta que yo venga. —Señaló a su madre, luego a su abuela. —En serio os lo digo, ¡que no se vaya!

Se pegó cuatro horas en el Área-M haciendo tonterías de las que todavía no se sentía nada orgulloso. De hecho, la mayoría del tiempo que estaba solo solía hacerse "amigos" de los presos. La gran mayoría, ya desconfiados con todos aquellos que mostraban interés en ellos, le negaban la conversación. Sobretodo aquel niño. ¡Y os podéis creer que todavía el niño no le decía su nombre! Ayax sabía que terminaría ganándose su confianza. En realidad el becario ya sabía su nombre por el historial de su puerta, pero hacerse el tonto hacía que el niño lo tratase de tonto. Y aunque no lo fuese, funcionaría.

Volvió a su casa, apareciéndose en los jardines traseros. Pudo ver como todos estaban reunidos en la zona cercana a la puerta. Habían creado una zona en el patio trasero con mesas, bebidas y luces. También había música, pero estaba bajita. Había bastante gente, conocidos y amigos de la familia. Sin embargo, que hubiera más gente de la esperada no fue problema para que Ayax sacase su varita, se apuntase al cuello y estirase la otra mano. Luego, sólo quedó gritar.

—¡JOSHUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Y su abuela, que se pegó un susto horrible con semejante grito, se apareció a su lado. Su zapato desapareció y un chancletazo impactó contra su mejilla y oreja izquierda.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Dom Jul 08, 2018 2:02 am

Dos gritos fueron acallados con el estruendoso golpe de una roca contra la barandilla. Es decir, con la cabeza de Ayax. Joshua se llevó las manitas a la boca abierta, cubriéndola con sorpresa y mirando preocupado a su primo. Llevó la mirada a su padre, como cualquier niño que busca en su progenitor muestra alguna de aceptación o rechazo. Severidad, era lo que siempre encontraba en él.

Joshua, tienes que dejar de gritar así cada vez que… —había empezado aquella regañina mientras caminaban hacia la puerta de aquel lugar. Joshua iba escuchando con la cabeza gacha, pero nada más abrir la puerta y ver a su primo, pareció olvidarse por completo del regaño que interrumpió con un sonoro grito describiendo el nombre de su primo.

Francis supo en ese momento que probablemente la madurez fuese lo único que borrase aquel estúpido saludo. O no, ni siquiera la madurez iba a acabar con los gritos de los dos primos que se abrazaban pese a la enorme diferencia de edades.

Actualmente, cuatro días después de la graduación de Hogwarts.
Vestimenta

Finalmente había ocurrido. Todavía no parecía hacerse a la idea de que todo había acabado, el colegio había llegado a su fin y sus días como universitario iban a comenzar. Ya estaba haciendo los trámites para ingresar a la universidad, estaba buscando un departamento en Londres cerca de la universidad para mudarse, como una realidad tangible que unos cuantos días antes parecía tan lejana.

Había tenido intensas discusiones con su padre. Siempre le había dicho que escogiese un buen camino y eso hoy lo hacía sentir un poco como un mal hijo. Francis quería que estudiase algo relacionado a leyes, carreras con un trabajo más o menos asegurado. Dado a la obediencia, Joshua se veía por vez primera en la complicada posición de tomar su propia decisión. Podría salirle mal, sí, pero esa era otra historia. Prefería intentar cumplir sus sueños con pasión que vivir el resto de su vida en un trabajo por el que no sentía vocación.

Lo entendía. Su padre pensaba en su futuro, pero él lo iba a malgastar. No era un cachorro para sólo callar y obedecer. Como respuesta, Francis llevaba dos días sin hablarle en lo absoluto. Lo que, de hecho, le daba algo de gracia a Joshua. Pareciese que creería que iba a afectarle la ley del hielo cuando a lo largo de todos esos años apenas hablaban unas cuantas veces al mes. Joshua ya lo había dejado decidir sobre sus ideologías; en cuestiones de su carrera, Francis tendría que asimilarlo. A veces pensaba que se estaba portando mal, pero sólo a veces y eso era porque Joshua sí sabía escuchar.

¿Van a estar los primos? —preguntó a su padre, quien ya lo esperaba en el recibidor de la casa. Francis le dio un vistazo reprobatorio, mirando de arriba abajo su vestimenta, antes de continuar ignorándole. — ¿Cuánto tiempo va a tardar en hablarme? —preguntó, suspirando resignado.

El silencio fue la respuesta.

Joshua puso los ojos en blanco y apareció junto a su padre en la casa de los Edevane-Dunne. Se acomodó la ropa de un movimiento y miró que tuviese la varita. Dentro de su bandolera negra sentía un peso y un movimiento al que restó importancia.

Saludó a todo el mundo, a la mayoría con cortesías o con apretones de mano, aunque se notaba de lejos que preferiría estar en cualquier otro lugar del mundo ya que se notaba que no estaba Ayax. Había faltado ese grito característico al llegar.

¿Dónde está Ayax? —preguntó a la madre del chico.

Esta sonrió abnegada, como si temiese que la paz se acabase cuando llegase su hijo. — Fue a trabajar, volverá en unas horas, me pidió que te dijese que no te marchases hasta que él llegase —informó.

Joshua entonces procedió a asentir muy elegante y alejarse. Tomó un vaso con jugo y se sentó en una silla medio recostado, las piernas cruzadas en un cuatro y de su bandolera sacó un libro para leer. Edevy salió también y se recostó en su vientre, donde la mano de su dueño la acariciaba distraídamente. La zarigüeya había insistido en ir para ver a su hermano, prácticamente metiéndose en la bandolera y haciendo imposible sacarla.

Pasaron horas en silencio, sin hablar con nadie más que para decir que era una zarigüeya, no una rata gigante, como algunos de los invitados confundían. Lo cierto es que estaba por demás aburrido hasta que se sobresaltó. Los ruidos repentinos y fuertes no le gustaban, pero la voz de su primo gritando su nombre lo hizo sonreír.

Respondió igual, con un hechizo potenciador de voz: — ¡¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?!! —gritó sin pensarlo, antes de aguantar una carcajada en cuanto miró el chancletazo que le metían a su primo justo en el rostro. Él se puso de pie, para huir por si acaso le lanzaban el zapato también, pero uno nunca puede escapar de la chancla voladora de una mujer y le dio en plena cabeza.

No pudo evitar soltar una risa. Guardó el libro en su sitio, colgándose la bandolera cruzada al hombro por el pecho, cargando a Edevy en sus brazos para acercarse a su primo, abrazándolo con su brazo libre. Su tarde acababa de volverse cien veces menos aburrida.

¡A quién tenemos aquí! ¿Al señor trabajador responsable? —había leído en cartas sobre los intentos de encontrar trabajo de Ayax, pero honestamente no creyó que fuese a encontrarlo tan rápido, ¿o es que realmente el tiempo pasaba volando?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Jul 09, 2018 3:56 am

El chancletazo le dio directo en el zoco de la oreja, haciendo que diese un par de pasos en la dirección contraria, no fuese a desaparecerle el otro zapato a su abuela y crear allí el primer homicidio a base de chancletazos de la familia Edevane. Sin embargo, no pudo evitar sonreír al escuchar la respuesta de su primo Joshua. Y luego ambos se cuestionan que por qué sus padres siguen pensando que son unos idiotas: ¿Más de diez años y todavía siguen así? ¿En serio? ¡Vergüenza ajena! Menos mal que todo solía quedar en familia y uno no tenía que argumentar frente a otras familias puristas que sus hijos, en realidad, no son retrasados y que la fortuna familiar no viene de la paga por el retraso de éstos.

Ayax se llevó la mano a la oreja, viendo frente a ella a la madre de su madre, una ancianita ya bastante entrada en edad. Nada que ver con su abuela paterna, la cual era mucho más joven.

—Pero bueno, abuela, ¿te saltó la alarma del marcapasos o qué? ¿Demasiado frenesí para los pocos días que te quedan? Cuánta presión si mi grito hubiese sido el detonante de tu infarto. Me quedaría sin herencia.

—Ayax Ayrton Edevane, como vuelvas a gritar de esa manera te juro que te arranco las cuerdas vocales. —Se había agachado para coger la chancla, por lo que ahora mismo le estaba amenazando con la chancla en la mano. —¿Entendido, zanahoria?

—¿Me has llamado zanahoria? ¿Cuántos años tienes? ¿Doce? Eso es un insulto del jardín de infantes.


—Tú me estás llamando vieja.

—Pero tú estás vieja, es un hecho.

—¿Y ese pelo qué?

No, chicos, no esperéis que las familias puristas con predisposición ideológica hacia Lord Voldemort sean todas una panda de magos deprimidos, serios y cargados de mala hostia. No era así, al menos la familia Edevane que le había tocado tener al pelirrojo. La familia de Ayax era purista, pero su familia era una familia convencional. Su vieja—quiero decir, su abuela—terminó esbozando una sonrisa, demostrando que estaba de broma. Intentó abrazar a su nieto cariñosamente, pero desde hacía años que Ayax se había vuelto un poco repelente del contacto físico humano. Llamadle paranoico, pero esto de estudiar medimagia te hace abrir los ojos con lo horrible que es tocar personas. Le dio un par de palmaditas a su abuela, antes de caminar en dirección a dónde estaba todo el cúmulo de gente. Saludó de lejos a los más importantes, hasta que se encontró con su agradable primo.

Le devolvió ese abrazo—a él sí, que no era una vieja pasa con chancla en la mano—, para ladear una sonrisa al separarse.

—Hombre, uno tiene que ganarse la vida aunque nuestras familias sean asquerosamente ricas, ¿no? Así es la vida. O trabajas y demuestras que eres digno o la herencia pasa a tu hermana pequeña. —Alzó las cejas, para entonces mirar a la zarigüeya que traía y que se asomaba por su bandolera. Le acarició la naricilla. La zarigüeya de Ayax estaba arriba, en su habitación. Eckhy y Edevy siempre se habían llevado muy bien. —¿Y tú qué? ¿Preparado para enfrentarte a la segunda mejor etapa de tu vida? Los dos sabemos que la mejor es cuando eres niño y todo está justificado por ser un idiota: como comer hormigas o tirarte de cabeza por las escaleras, ¿por qué hacíamos esas cosas? —Y esbozó una sonrisa, riendo, encogiéndose de hombros. Le hizo una seña con su mano para que le acompañase a la mesa en donde estaba la comida y la bebida, ya que estaba seco. Se sirvió en un vaso zumo de zanahoria, ofreciéndole a él el servirle otro. —¿Ya tienes pensado qué estudiar? La última vez que me escribiste no tenías ni idea, pero supongo que tuviste que elegir a que presentarte en los EXTASIS. —Bebió de su zumito.

Vio a lo lejos que estaba su futura suegra, por lo que por un momento se esperó lo peor. ¿Estaría allí su prometida y él había sido tan pasota de no fijarse bien? Esperaba que no. Qué mala imagen como prometido daría. La verdad es que debía de empezar a ponerse la pila con el compromiso, pero prefería hacerlo de manera privada e individual y no en una reunión familiar.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Vie Jul 13, 2018 6:02 am

Ver a Ayax era, con diferencia, la cosa más interesante que se podía hacer en una reunión familiar.  Todo sea dicho, Joshua era lo que se podría decir “un poco” bastante asocial cuando se trataba de convivencia, y no era diferente rodeado de esos parientes, unos más cercanos que otros, incluso simplemente amigos de las familias. Por eso su humor cambió revolucionariamente, marcando un antes y después de ese momento.

¿Qué se procede cuando uno no tiene hermana pequeña? —le preguntó en broma, pues era así, ¿a quién se supone que debería pasar su herencia bajo esa lógica? Aunque, en realidad, sentía un poco como si ya estuviese su herencia en juego luego de la discusión que había tenido con su padre. — Eso se supone, ¿no? —sonrió divertido cuando no, no se sentía realmente preparado, pero el tiempo avanza. — Oh, en nuestra defensa, las hormigas tienen un alto valor nutrimental, ¡y lo de las escaleras no se suponía que terminase así! —sonrió divertido, apuntándolo con el dedo antes de tomar el jugo que le había servido su primo.

Dio un vistazo a través de la fiesta, mirando rostros y reconociendo gente. “Reconocer” gente para él era, más generalmente, “la cara de ese me suena”, pues su mala memoria para los nombres hacía casi imposible que se aprendiese todos y cada uno de los nombres de los invitados. A lo más, conocía a la familia con quien más tendía a convivir, pero fuera de ahí servía el siempre útil “señor” o “señora” para referirse a una persona.

Al final me decidí, magizoología, los EXTASIS de maravilla por cierto —le contestó, aunque por algún motivo no se veía del todo satisfecho con la idea, a pesar de ser la evidente. — Aunque Tú-sabes-quién no está feliz con la idea —“Tú-sabes-quién” no era, en esta ocasión, “El que no debe ser nombrado”, sino sólo el padre de Joshua. Se encogió de hombros, tratando de restarle importancia.

Lo cierto era que le importaba más de lo que quería admitir. Siempre había sido ese chiquillo complaciente que busca tener feliz a todos y, sin embargo, se había sublevado, por poco que pareciera. Seguía siendo un paso brutal para él. Saboreó el jugo de uva. En su vago intento por dejarlo a un lado, vio a una persona, una de esas cuyo rostro le sonaba.

¿Esa no es…? ¿No es la madre de tu prometida? —preguntó, haciendo un gesto disimulado hacia la mujer, realmente esperando que le dijera que no y que estaba loco por verla por ahí. — Supongo que ahora que te has graduado… Sería momento de ver ese asunto, ¿no? —no le gustaba tocar ese tema, pero de todos modos tanteó tan sólo el terreno, sin mirar fijamente a la mujer. No era el punto ser descortés con ella.

Tomó una fruta de la mesa, una manzana, y caminó con Ayax a otro punto de la fiesta, como si estuviesen de alguna forma investigando o simplemente analizando a los asistentes. Joshua dio una nueva mirada rápida, en realidad estaba buscando a la dichosa prometida de su primo. Todavía no sabía decir por qué, pero le disgustaba a un nivel inusual el asunto del matrimonio arreglado, aunque entendiese el asunto ese de los sacrificios por el interés familiar.

Le puedo decir que te comió una acromántula si no la quieres ver —le propuso, dándole un golpecito en las costillas en gesto juguetón. — Hablando de acromántulas, ¿dónde estás trabajando? ¿En un criadero de acromántulas? —nadie estaba hablando de acromántulas y Ayax jamás había dicho que iba a trabajar con ellas, pero él se lo acababa de inventar y sonaba bien. — No me dirás que entraste a un hospital a trabajar —comentó, incrédulo.

No, Ayax no era del tipo de personas que imaginaba en un hospital, aunque tampoco podía decir a ciencia cierta dónde es que lo veía trabajando.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Miér Jul 25, 2018 2:44 am

—No sé, ¿a la zarigüeya? —cuestionó con una ladeada sonrisa. —Es un Edevy, está claro que seguro que es más útil que un Eckhart.

La zarigüeya que tenía Ayax siempre había sido famosa en la familia por considerarla la mascota de los Eckhart, ya que tenía de nombre Eckhy. Además, también era famosa porque tenía cara de tener serios problemas mentales. Ayax siempre tuvo la teoría de que Joshua se compró una zarigüeya, vino defectuosa, se compró otra y la defectuosa se la regaló a su primo. Pero no importaba: le había cogido cariño a esa cosa deforme que tenía como mascota. Mascota rarita para el rarito, no le podía venir mejor.

—Joshua, primo mío… —Le puso la mano en el hombro, enarcando una ceja. —Eras más pequeño, quizás no tienes las ideas muy claras, pero hicimos una nave espacial con cartón y cinta aislante, nos metimos dentro y nos tiramos por las escaleras cogiendo carrerilla... —Hizo una pausa, aguantando el reír. —Ahora piensa: ¿cómo se suponía que iba a acabar si no, eh? ¿Volando hacia la luna? Volcamos al segundo de cabeza.

La magizoología siempre había sido una rama de la magia que estaba muy bien vista en la casa de los Edevane, ya que ambos progenitores eran magizoologos. Lo cual era curioso, ya que ninguno de sus hijos había sacado esa pasión: la mayor tenía una obsesión por las runas antiguas y la historia de la magia, mientras que el mediano había tirado por la rama médica y tenía un adorado interés en los locos mentales. La pequeña, sin embargo, todavía estaba ahí ahí, pero le tenía miedo a los bichos, así que toda la familia ya dudaba que se metiese en nada que tuviese que con animales mágicos, cuyo tema predilecto era fauna rara y bichos raros.

—Normal que no esté feliz, ¿no recuerdas que la familia de los magizoologos es la mía? Cada vez tengo más claro que debiste de haber sido Edevane. —Mostró una sonrisa orgullosa. —¿Y él que quería que fueras? ¿Uno de esos aburridos fiscales en Wizengamot? —Fingió una arcada, sacando la lengua. —De todas maneras… ni te preocupes. Eres su único hijo. Terminará aceptándolo aunque no le guste.

No fue el ex-universitario el único en ver a su futura suegra, sino que su primo también reparó en ese pequeño hecho. Por cordialidad debería de acercarse a ella, mostrar sus respeto y, quizás, preguntar por su hija, hija con la que iba a tener que casarse y formar una familia. Tragó saliva, sin estar muy cómodo con esa idea. Es decir, la idea de saludar a su suegra, ya que la de casarse y formar una familia en parte le agradaba. Sinceramente: prefería mantener una relación cordial primero con su futura prometida en vez de empezar por su suegra. Miró a su primo, asintiendo con la cabeza a medida que hablaba, con resignación.

—Sí, se supone que esa es la idea. Nos dieron de margen hasta la graduación así que… —Hizo una pausa, para al final encogerse de hombros. —Iré en algún momento a establecer contacto con la desconocida criatura con la que me ha tocado casarme, ¿algún consejo, futuro magizoologo, sobre cómo acercarse a terreno hostil cuya especie dominante es una fémina humana? —Sonrió por la jerga, aguantándose la risa. En el fondo tenía su gracia: Ayax tenía cero experiencia con las féminas en ese sentido. Bueno, y con los machos también. —Como tenga la mitad de mala hostia de lo que aparenta su madre, voy a tener una vida un tanto emocionante. —Y entonces rió. —¿Y tú qué? ¿No te casas? ¿Tu padre no te ha concertado ningún matrimonio? Teniendo en cuenta que eres hijo único y ya le estás dando disgustos estudiando magizoología, te pones a gritar como un idiota en medio de las reuniones familiares y teniendo como amigo a una zarigüeya, no me extrañaría que el día de mañana se te presente en casa con una preciosa purista para asegurarse de mantenerte en el camino correcto. —Le metió miedo, ladeando una sonrisa altiva y sumamente traviesa. —A mí me lo llevaban advirtiendo desde pequeño, pero no fue hasta tercero de carrera en donde me presentaron a mi futura mujer —dijo finalmente, encogiéndose de hombros con un rostro que denotaba un claro: “no sé, primo, háblalo con tu padre que tiene cara de traicionarte próntamente.”

Hablando de acromántulas, Joshua hiló de manera extraordinaria la conversación para preguntar por su futuro trabajo. El pelirrojo mostró una sonrisa orgullosa. Lo cierto es que el tema de las acromántulas abría un amplio abanico de posibilidades en cuanto a charla cordial se refería. Ellos solían hablar mucho de acromántulas.

—Lo cierto es que he rechazado la plaza de becario que me ofrecieron en San Mungo porque evidentemente no quería trabajar allí. No me hice medimago para curar heridas abiertas y limpiarle el culo a los de la tercera edad, sinceramente. Esas prácticas fueron probablemente las peores de toda mi carrera. —Mostró claro desagrado con ese tipo de trabajo. Lo hacía porque tenía que hacerlo, fin. Su primo debía de saber que Ayax siempre había sido muy pulcro y no solía ser muy dado a… tocar gente. —Sabes que siempre me ha gustado el estudio y la investigación, por eso me especialicé en neurociencia y me hice ese cursillo de psiquiatría, ¿te acuerdas? Te lo mencioné en la carta que te envié en Navidad. —Se metió una de sus manos en el bolsillo del pantalón, mientras con la otra seguía sujetando el zumo que bebía de vez en cuando. —La verdad es que he utilizado a mi padre para que moviese unos hilos y me encontrase una plaza en el Área-M. Me han aceptado como becario, así que estoy pringando sin cobrar. —Y curvó esa característica sonrisa suya, orgullosa. Quizás tenía un atisbo de prepotencia, pero Joshua sabría identificar que en realidad era pura realización personal. —Y tengo intenciones de resaltar lo más pronto que pueda para abrirme las puertas a un puesto de verdad. Aquello es mucho más espectacular de lo que se cuenta en la prensa y me gustaría quedarme.

Entonces él sí hiló de manera efectiva la conversación.

—¿No te gustaría acabar ahí trabajando cuando termines tu carrera de magizoología? Hay un zona especializada en criaturas mágicas. Y hay de todo tipo de criaturas.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Mar Jul 31, 2018 12:11 am

Oye —se quejó, dándole un golpecito en el hombro al decir que los Eckhart eran menos útiles que los Edevy. — Es obvio que los Eckhart somos más geniales que los Edevane, tendrás que admitirlo algún día —se acomodó la cazadora de un movimiento que pretendía ser prepotente. — Además, creo que si quisiera darle mi herencia a una mascota, se la daría a Skus —reconsideró.

Si bien Francis parecía tener un problema con la mayoría de las mascotas de Joshua, Skus seguía siendo su favorito de lejos. Una lechuza con cara de pocos amigos que siempre intentaba picar a la gente, en especial si eran menores y “no dignos de su respeto” que, por otro lado, parecía adorar a Francis y competir contra su hijo por su cariño. A veces incluso pensaba que Skus llevaba la delantera.

¿Hacia la Luna? ¡Estás loco! ¡Volando hacia Saturno, evidentemente! Usaríamos sus anillos como pista de vuelo, pero tú no cogiste suficiente carrerilla, pero estuvimos a punto de conseguirlo —exclamaba haciendo sutiles ademanes con las manos, moviéndolas como si estuviese imaginándose el recorrido hasta Saturno. Sí, eso no era lo que iba a suceder ni por asomo, pero para el Joshua de entonces así lo había parecido.

El tema con sus estudios lo había torturado como una pesadilla los últimos años y ahora, parecía como si la decisión nunca hubiese sido tan complicada. Su padre no podía estar enfadado toda la vida con él sólo por no estudiar lo que él habría querido para su hijo. Por otro lado, hablarlo con Ayax siempre era reconfortante, básicamente porque, en medio de aquellas bromas, no dejaba de haber cierto toque de apoyo que le causó sonreír.

Haberle avisado que le cambiaron el hijo —concordó con él en que no era un Eckhart, sólo por continuar con el juego. — Que le hace ilusión verme en traje todos los días o algo parecido en lugar de lleno de mordidas y pelos de criaturas —bromeó un poco en relación al tipo de trabajo que Francis quería para él. — Quizá, o me deshereda y todo se lo da a su lechuza —en ese momento se lo podía imaginar como esas señoras locas que le dejaban su herencia a sus gatos y kneazles y cosas por el estilo.

Ver a la madre de la prometida de su primo no le resultó precisamente grato, bajo la simple asunción de que su prometida estaría en los alrededores. No le quedaba mucho tiempo de soltería a Ayax y eso le disgustaba a un grado que no conseguía comprender. Por ello se sonrió cuando se refirió a ella como una “dominante fémina humana”.

Qué curioso que lo preguntes, te cuento que he estudiado mucho a este tipo de criaturas, te daré algunos consejos: mírala a los ojos, las féminas humanas atacan sin importar que las mires a los ojos pero al menos no te tomará por sorpresa —canturreó antes de seguir, — si comienza a perseguirte corre colina abajo, sus cortas patas le harán tropezar… Espera, ¿eso era para las féminas humanas o para los osos? —se llevó la mano al mentón en un gesto de profundo pensamiento, antes de reír. — Merlín me libre —se llevó la mano al pecho dramáticamente, realmente no se imaginaba obligado a casarse con una chica que no conocía pero, dadas las razones, Joshua se temía que hubiese motivos de sobra. Esperaba que el padre de Ayax no le diera malas ideas a Francis.

Decidió pasar a temas menos truculentos, como el trabajo con supuestas acromántulas que iba a tener Ayax. Dudaba mucho que su primo hubiese decidido trabajar en un hospital. No uno convencional, por lo menos. Había rechazado su oferta en San Mungo debido a su disgusto con las prácticas que se oían de todo, menos placenteras.

Qué nena eres, seguro disfrutaste mucho las prácticas limpiando culos —lo molestó un poco, sabiendo que esa no era ni por asomo la situación. Con lo sensible que era Ayax con el tema del tacto y encima teniendo que tocar ancianos y enfermos… No debió pasarlo bien. — ¿El Área-M? —preguntó, un momento confundido, pensando en ello. — Con tanto sangre sucia metido ahí vuelto loco, debes estar en tu salsa, de seguro no tardas en resaltar —le animó, haciendo un gesto con su vaso de jugo. — Yo no sé qué haré aún… —tenía ideas, sin embargo, mirando al cielo unos segundos. — Pero, si eso, sé el mejor becario para que te den puesto y me enchufas —le guiñó el ojo en sonrisa ladina.

Dio un breve repaso con la mirada, localizando caras conocidas. Francis hablaba con Bruno y otro hombre cuyo rostro no le sonaba de nada. Y la futura suegra de Ayax estaba por allá, con una mala cara de bulldog. Sólo había una persona más pesada en temas del futuro que Francis Eckhart y no era nadie más que Francis Eckhart padre, mismo que se aproximó a los dos primos sin que Joshua alcanzara a erguir excusa para alejarse del indeseado encuentro.

¿A quiénes tenemos aquí? Joshua y Ayax —mientras que el lado Edevane de la familia no era esa típica familia purista malencarada y seria todo el tiempo, el lado Eckhart lo era y eso se notaba. — ¿Cómo van los estudios de… Qué era lo que estudiabas? —hizo un gesto con su mano tratando de traer a su memoria la carrera de Edevane, con su usual arrogancia. — Sí, claro, cómo pude olvidarlo —diría, independientemente de la respuesta, bien podría decirle que estudiaba piedras y le hubiera dado lo mismo. — Hablé con tu padre, Joshua, sobre tu carrera —era el tema que realmente quería tocar. — Tienes que ser razonable, ¡magizoología! ¿Qué piensas hacer con eso? ¿Sacar garrapatas mágicas de crups? Tienes que pensar en una carrera de verdad, ¿cómo piensas conseguir una buena mujer con un trabajo tan… fantasioso?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Ago 02, 2018 5:45 pm

—Ya claro, ahora es culpa del mayor, ¿no? No es que tú estuvieses gordo de pequeño y conseguías que no despegase la nave espacial. —Recogió la pelota que Joshua, metafóricamente, había tirado a su tejado y la devolvió de una patada al suyo. Cierto era que los planes que tenían éstos dos de pequeños tenían muchas faltas de congruencia, pero en su mente de niños juguetones todo tenía un sentido que daba hasta miedo. Menos mal que nos les dio por coger las escobas de los elfos domésticos y tirarse por la ventana del tercero para comprobar que evidentemente sabían volar.

Enarcó una ceja, algo divertido, al escuchar lo que decía su primo.

—¿Quién dice que no puedes ir a cuidar hipogrifos vestido de traje? Serías el cuidador de hipogrifos más elegante de todos. Yo voy vestido de traje a tratar enfermos o investigar nuevas enfermedades, ¿y crees que me importa, teniendo en cuenta las posibilidades que tengo de que me vomiten encima o terminar manchado de sangre que no es mía? —Ladeó una sonrisa, sin pensar ni un momento en que esa sangre era propia de una tortura. Él era medimago, veía sangre todos los días de formas naturalmente muy desagradables. —Hazle el gusto a tu padre. Vete de traje y vuelve lleno de pelos y mordidas; pero vete de traje y cállale la boca.

Le pareció sorprendente que Joshua hubiese estudiado encarecidamente a las féminas. No porque tuviese dudas de su sexualidad... ¡por favor, en absoluto! De hecho Ayax estaba segurísimo de que su primo Eckhart tenía muy claras sus inclinaciones sexuales, favorables al bando de las chicas, sin embargo, como Ayax había tenido cero interés en ese tema y no quería auto-considerarse el rarito, pese a serlo, pues había metido a su primo con el que se entendía tan bien en ese mismo saco. Y mira que Ayax había tenido oportunidades claras en relación con chicas pero... no. Ninguna le llamaba especialmente. Sólo esperaba poder cambiar ese chip con su futura mujer o eso iba a ser muy incómodo por falta de interés.

—¿Osos? Creo que eso se trata de un perro salchicha subnormal —respondió. —O una foca retrasada.

Lo miró con reproche oscuro cuando le dijo que era una "nena" por quejarse por limpiar culos, cuando él no había estudiado medimagia para hacer esas mierdas, literalmente hablando.

—En realidad en el Área-M hay menos locos de lo que se cree. Tiene condiciones óptimas para todos los presos, precisamente para evitar que se vuelvan locos, ya que si no las pruebas podían no ser fiables —contestó con tranquilidad y sinceridad, ya que hasta él mismo se había sorprendido de las buenas condiciones del Área-M. —Algún que otro loco hay, no voy a negarlo. Pero si te soy sincero, creo que hay más locos en Azkaban que en el Área-M, solo que está bien visto encerrar a las personas en torres altas en medio del océano en compañía de criaturas que le arrebatan hasta el último ápice de felicidad, pero no se ve con tan buenos ojos que se utilicen para experimentar, en pos de un progreso. —Se encogió de hombros. —Es cuestión de perspectiva. —Y se llevó el zumo a la boca para beber.

Entonces apareció Francis Eckhart abuelo, un señor que si bien había tenido trato con Ayax había sido muy reducido. Sólo se veían en ese tipo de actos y no es que siempre hablasen en todos ellos.

—Medimagia, especializada en neurociencia.

Pero la contestación de Francis hizo que Ayax alzase una ceja, mirando con cierta complicidad a su primo. Le había resultado muy desagradable ese interés fingido. Iba a estarse callado mientras abuelo y nieto hablaban entre sí por sus diferencias, pero no pudo al ver que criticaba de esa manera una carrera que para Ayax tenía mucho valor. Sus padres eran dos magizoologos muy bien distinguidos y no por eso "menos importantes" o incapaces de conseguir ciertas cosas.

—Abuelo Eckhart, qué mala educación por su parte cuestionar la valía de una carrera tan prestigiosa en casa de los Edevane, cuyo anfitriones son magizoologos muy prestigiosos dentro de esta, nuestra comunidad mágica —dijo con todas sus confianzas, sin faltar el respeto en absoluto. Ayax era muy echado hacia adelante cuando algo le molestaba. —Podría entender el término "fantasioso" viniendo de una familia muggle que recién ha descubierto que los unicornios existen, pero teniendo en cuenta las décadas que lleva el apellido Eckhart dentro del legado purista de Inglaterra, uno debe de saber ya que la magizoología es una ciencia necesaria y muy importante, sobretodo para el Estatuto Internacional del Secreto Mágico. Hay cientos de criaturas mágicas que deben de ser no solo estudiadas y entendidas, sino también tratadas y cuidadas para que no traspasen los límites entre ambos mundos. —Hizo una pausa. —Por no hablar de que es mucho más llamativo para una mujer un hombre que se enfrenta a dragones y mantícoras, a uno que juzga a otro sólo por unas leyes que ni él mismo ha escrito.

No le importó en absoluto nombrar a los fiscales de Wizengamot, ya que era un trabajo que a Ayax le parecía totalmente innecesario y cargado de prepotentes sin sentido. No estaba seguro, pero apostaba que abuelo Eckhart era un fiscal de esos, tan pesado en que toda su descendencia fuese tan inútil como él.

—Este mundo no va a llegar a ninguna parte si los inteligentes como Joshua van a trabajos en donde no se le da a la inteligencia el valor que se merece. Así que no se preocupe... —Sonrió, de lado, sin importarle en absoluto estarse yendo de la lengua. ¿Qué iba a hacerle, en su propia casa? —Le convenceré de que se ponga traje, así podrá hacer que las chicas se fijen en él aunque le esté limpiando el cuerno a un unicornio. —Y le guiñó sarcásticamente un ojo.

Y sí, todo aquello era personal: una de las cosas más importantes para Ayax era su familia y la familia Edevane era famosa por sus cabezas de familias magizoologos. Y este idiota había venido a la casa de los Edevane a faltar el respeto a esa carrera.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Mar Ago 07, 2018 5:34 am

Yo no estaba gordo, no tengo la culpa de que tú hayas sido un enclenque que no pudo empujar la nave —hinchó el pecho, orgulloso, defendiéndose de aquel claro ataque a su persona. A pesar de lo descabelladas que podrían parecer algunas de sus ideas, Joshua pensaba que al menos una parte de ellas no había sido tan malas. Si nadie había vuelto del futuro para detenerlos, no podía ser tan horrible, ¿no?

La idea de Ayax sonaba descabellada. Si bien uno podía ir a cuidar enfermos y hacer investigaciones en traje y corría el riesgo de manchas de diversas secreciones, sonaba un poco a locura querer hacer eso en un trabajo donde era casi obligatorio ensuciarse. Sin embargo, tenía un punto importante: era una locura, pero se podía.

Estás loco, Ayax Ayrton Edevane —lo riñó como haría un mayor, con el nombre completo y todo. — Pero te enviaré una foto de su cara cuando me vea llegar lleno de mordidas y pelos en traje —porque iba a ser digna de enmarcarla y colgarla a la pared. — Aunque estoy buscando un sitio para quedarme en Londres, quizá comparta piso con un viejo amigo —le hizo saber. No le daba la gana ir de Nottingham a Londres todos los días.

El conocimiento de Joshua respecto a las féminas no era otro que el que podía observar a simple vista y de aquel que escuchaba. Su interés dejaba mucho que desear, por un bando y por el otro, así que al final se había decantado por meramente ser un espectador y aprender mediante la visualización. Demasiadas complicaciones en una vida ya de por sí complicada con problemas peludos, mejor era simplemente dejar aquello a un lado. Eso sí, le dio un toque cómico a su conocimiento al compartirlo con su primo.

Lo escuchó con atención cuando empezó a hablarle de su nuevo trabajo, con aparentemente óptimas condiciones para los presos que servían en experimentos. Joshua, de acuerdo a los rumores, no pensaba que estuviese siendo del todo honesto, pero tampoco es que le importara, ¿qué motivos tenía su primo para mentirle? Si ya le toleraba todas sus rarezas, a esas alturas dudaba que Ayax le ocultase algo por temor a con qué ojos le miraba.

En mi opinión, creo que deberían unificarse, ¿no crees? Quiero decir… Bueno, si tienen ahí a los presos peligrosos, ¿por qué no experimentar con ellos? ¿No sería, más bien, un acercamiento más próximo al cuerpo de un mago común? Están ahí siendo vigilados y alimentados sólo por existir mientras esperan la hora de su muerte —lo que quería decir, en realidad, no era otra cosa que si estaba bien visto experimentar con gente en principio inocente, ¿no estaría más justificado todavía hacerlo con personas peligrosas realmente? Con palabras predispuestas para la aceptación de los puristas, claro estaba.

La aparición del abuelo Eckhart había sido no sólo sorpresiva sino sumamente descortés, considerando que tenía en frente al hijo de sus anfitriones cuya carrera era la misma que la de Joshua. Mientras éste pensaba una respuesta, el mayor se le adelantó, haciéndole devolverle esa mirada cómplice.

Por supuesto que es una ciencia necesaria para aquellos que, sin ánimo de ofender a los Edevane, no tienen la madera para tratar con seres humanos en sus relaciones cotidianas, suficiente tienen con un apartado en nuestro Ministerio de Magia para la contención de las criaturas, ¿es que hacen falta tantos magizoólogos? —Francis Eckhart no parecía tener otro enfoque más que uno: el que él pensaba era el correcto. — ¡Pero qué insolente! Se es necesaria mucha inteligencia para otro tipo de trabajos, ¿de qué sirve ser inteligente en un trabajo donde se premia la fuerza bruta para domar criaturas? —insistía en imponer su creencia. — Joshua, espero que reconsideres lo que tu padre quiere por tu propio bien…

De hecho, ahora que lo mencionas, Ayax y yo llegamos a una conclusión… Mi padre quiere que use traje y creo que puedo limpiar cuernos de unicornio en traje, ¿a que suena bien? —él tomó las palabras de su primo, pues parecía haber más fuerza para Francis abuelo en las palabras de un Eckhart que de un Edevane. Aunque era un secreto a voces que los roles no eran tan estrictos cuando se hablaba de la abuela de Joshua.

Su abuelo, por otro lado, se fue de ahí refunfuñando y quejándose sobre la juventud, que no apreciaban las costumbres y tradiciones familiares, y tantas cosas que si Joshua hubiese sentido un poco menos de respeto con toda seguridad se hubiese reído. Por ahora, lo importante era no dejar de apoyar su propia decisión, la vida tendía a traicionar en cuanto uno se confundía.

¿Y me decías que no sabías domar criaturas peligrosas? —se burló en voz baja una vez que su abuelo no podía escucharlo. — Le diré a tu madre que me adopte o algo —llegó a aquella conclusión repentinamente, encogiéndose de hombros como si realmente fuera a hacerlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Dom Ago 12, 2018 4:45 am

Lo decía muy en serio. Ayax era ir en contra del sistema: si el sistema—en este caso el padre de Joshua—ponía ciertas condiciones para que la cosa funcionase... qué menos que ridiculizar el sistema para que se de cuenta de lo estúpido que sonaba tantas exigencias en un mundo que alardea de ser libre. Puso los ojos en blanco, divertido, sólo se imaginarse la cara del señor Eckhart si ocurría lo que mencionaba su primo. Sin embargo, no fue eso lo que captó su interés.

—¿En serio? ¿Con quién? —preguntó.

Ayax nunca había tenido interés en independizarse, ¿para qué, si tenía una mansión la hostia de grande y sus padres le iban a seguir pagando todo hasta que tuviese trabajo? Le parecía una tontería, fingir independencia cuando todavía vives a costa del dinero de tus padres. Además, eso de compartir piso con gente desconocida le parecía bastante desagradable, he de decir.

Joshua se mostró interesado en el tema del Área-M, algo que emocionó—por dentro—a Ayax. Prestó más atención de la normal, ya que esas cosas le gustaban al pelirrojo, que le sacasen el tema de conversación que más le gustaba en ese momento. En realidad es un poco trampa, pues el tema lo sugirió él mismo, pero lo bonito era que su primo le había seguido el rollo.

—En realidad se hace mucho eso —respondió. —Por una parte ten en cuenta que el Área-M es una zona de experimentación con muggles e hijos de muggles, de ahí esa tan famosa "M" que mucha gente no sabe qué significa. Sin embargo, hay muchos experimentos y estudios que no precisan exclusivamente de esa sangre, por lo que muchas veces se les ofrece reducción de condena a los presos de Azkaban para que participen en la zona del Área-M y así agilizar ciertas investigaciones. —Hizo una pausa. —Además, ten en cuenta que muchos hijos de muggles ahora mismo están escondidos y muchos de los que llegan al Área-M no duran demasiado. Así que hay escasez de ellos. Me sorprende, de hecho, que las personas que parecen más débil, son las que más fuerzas sacan para sobrevivir, mientras que las más aparentemente fuertes... son los primeros en caer.

Habló con tranquilidad, como quién habla de la locura insana del profesor de Aritmancia o de que la nube que tapa la luna tiene forma de conejo retrasado. Por desgracia, el abuelo Eckhart metió su arrugada narizota en una conversación en la que no fue invitado y sólo para decir cosas absurdas que hicieron que Ayax se molestase. Por suerte para el abuelo Eckhart, Ayax había empezado a controlar sus impulsos violentos frente a la ofensa. Olivia, sin embargo, no era tan partidaria de esa actitud.

—Señor Eckhart, ¿está tratando a mis padres de antisociales? Porque le recuerdo que está en su casa, en una reunión social organizada por ellos. ¿Quiere que le repita que es una reunión SOCIAL? —Enfatizó, enarcando una ceja, entonces miró a Joshua. —Quizás es que los problemas mentales de tu abuelo han llegado a su oído y no es capaz de escucharme, ¿sabes, primo? —La insolencia de Ayax era palpable, sin duda. Podría llevarse una reprimenda de sus padres, era consciente, pero le daba bastante igual. Estaba bastante seguro de que sus padres al final sonreirían por las contestaciones de su hijo que, desde bien pequeño, siempre mostró tanto desinterés por la magizoología, rama que a ambos padres le apasionaba. —Por favor, abuelo Eckhart, ¿se está oyendo? ¿Acaso cree que uno doma a Nundu con fuerza bruta? ¿A puñetazos, tal vez? ¿O optamos mejor por llaves de Judo en contra de criaturas potencialmente peligrosas? ¿Cree que se necesita fuerza bruta para conseguir la lealtad de un hipogrifo? Le haré llegar un ejemplar de los Animales Fantástico de Newt Scammander. Quizás el alzheimer, mezclado con tanta ignorancia, es lo que le está haciendo hablar como un auténtico ignorante.

El abuelo Eckhart, con la cara encendida, los ojos cargados de rabia y en un proceso catatónico de elevación de extremidad superior izquierda, cuyo objetivo era arremeter contra la mejilla del único varón de los Edevane... se vio interrumpido por la voz de su querida mujer Phopeg Edevane.

—¡Cariño, ven! ¡Mira que he hablado con mi hermano!

Y con una mirada cargada de rencor, Francis Eckhart abuelo se giró para irse en compañía de su queridísima mujer. Como no, una Edevane. Una Edevane con semejante subnormal, a dónde íbamos a llegar...

Lo de "domar criaturas peligrosas" hizo que el pelirrojo soltase una sonrisa.

—Me gusta dejar de idiotas a los demás y tu abuelo me lo ha puesto muy fácil, ¿crees que me he pasado? Se chivará a mi abuelo, pero creo que ha merecido la pena. —El abuelo de Ayax era terriblemente... estricto. A él no le pesaría pegarle un buen bofetón a Ayax y, de hecho, si llega a estar presente probablemente lo hubiera hecho por tratar así a Francis Eckhart. Sin embargo, él se quedó a gusto. Y si de paso sonaba hiriente, pues mejor, eso sí, sin faltar el respeto de manera tan obvia como había hecho él con sus padres. Rió entonces a lo de la adopción. —Si haces eso te convertirías automáticamente en el hijo favorito de mis padres: ¿sabes lo decepcionados que están de que ninguno de sus hijos hayan salido con esa pasión por las criaturas? En realidad, hablando claro, puedes preguntar a mis padres cualquier duda que tengas. Incluso seguro que estarán encantados de llevar a su sobrino a algunas de sus experiencias.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Miér Ago 15, 2018 5:16 am

Se encogió de hombros cuando su primo le preguntó con quién pretendía compartir piso. — Con Denzel Smethwyck —fue su respuesta. — Me he sacado la licencia de vuelo y la de aparición, pero de todos modos me gustaría vivir más cerca, además voy a buscar un trabajo —le explicó a grandes rasgos sus planes a futuro. Primero que nada, separarse de su ya separado padre, para luego empezar a independizarse económicamente hasta que realmente ya no dependiese de Francis Eckhart en lo absoluto. — Tú te quedarás aquí un tiempo más, ¿no? —preguntó con interés.

Empezaron a hablar sobre el nuevo trabajo de Ayax y, por la forma en que éste se interesó en lo que dijo, intuyó que era un tema que le gustaba. Por ello se decidió a hablar al respecto y tratar de conseguir una conversación seria al respecto con los puntos de vista de ambos. Lo cierto era que no se esperaba que ya se estuviese implementando lo que él estaba sugiriendo hacer.

Es irónico, si me lo preguntas… Supongo que tiene que ver con eso, de hecho. Me refiero a que las personas que parecen fuertes muchas veces no tienen conflictos que enfrentar y por ello se derrumban a la mínima, mientras que las que parecen débiles están acostumbradas a persistir para seguir adelante —dio su opinión, mirando al cielo un momento, como si estuviese haciendo memoria o simplemente pensando. — Pero creo que es bueno que los criminales también sean usados en experimentos, en especial aquellos que no tienen pronóstico de ir a salir —insistió un poco al respecto. Era lo más equivalente que podía ser ese tema tan controversial.

Su primo había decidido ser sumamente insolente con el abuelo de Joshua. Aunque se lo tenía bien merecido por las cosas que había dicho frente a Ayax, cuyos padres eran magizoólogos y además los anfitriones de la fiesta, el menor de los primos llevaba claro que seguramente jamás habría podido responder algo semejante. Su abuelo amagó un bofetón que iba a escucharse en toda la mansión pero por suerte (o por desgracia, si eras Francis Eckhart abuelo), su abuela Phopeg llamó la atención de su abuelo, posiblemente su talón de Aquiles.

Tientas demasiado a la suerte, Edevane —le riñó ligeramente, esperando que aquello quedase ahí y no empeorase pero, siendo honestos, dudaba que eso ocurriese. — No me vendría mal ser el hijo favorito, para variar, que soy hijo único y el favorito de mi padre es su lechuza —se burló de su caso que era más cierto de lo que le gustaría admitir. — Tengo que ser el hijo postizo de tus padres para que no se pongan tristes y se decepcionen de la vida por tener tres y ninguno bueno para la carrera familiar —dramatizó exageradamente con una sonrisa.

Se preguntaba, de hecho, cómo es que podían ser tan diferentes entre aquellas familias que, en teoría, debiesen parecerse al menos un poco por la sangre que compartían. Pero no, los Edevane y los Eckhart de su familia parecían no otra cosa que eso, dos familias distintas que nunca se unieron del todo. Aunque, claro, a veces sí que podían unirse aquellas dos familias que casi siempre parecían casi peleadas pues, más allá, donde Phopeg y Francis conversaban, Francis abuelo había aprovechado para decirle al abuelo de Ayax lo que había ocurrido apenas minutos antes cuando estaba conversando, si a sus críticas podían llamárseles conversación, y la tremenda falta de respeto de la que había sido víctima.

Ahora que lo pienso… ¿Si te casas traerás al mundo a pequeños Ayaxcitos? ¿Van a presenciar la consumación como en los matrimonios medievales? —se cubrió los ojos, intentando molestar a su primo con el tema de su futuro matrimonio. Alguna gracia tenía que encontrarle a aquel horrible acuerdo, después de todo. — Supongo que el mundo implosionaría si hubiese dos Ayax en el mundo —le dio un pequeño golpecito amistoso en el hombro.

Sin embargo, los dos ingenuos no se dieron cuenta que su conversación estaba por cortarse ya que un segundo adulto venía aproximándose de nueva cuenta hacia ellos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Ago 28, 2018 1:52 am

No tenía ni pajolera idea de quién era ese tal Denzel Smethwyck, pero se limitó a suponer que era un amigo de Joshua, probablemente un compañero de Hogwarts. Se sorprendió de que se sacase la licencia de vuelo profesional, ya que desde que él supo que eso existía para algo más que para practicar quidditch, no pudo verlo más inútil que nada. ¿Quién, en su sano juicio, va de escoba de un lugar a otro teniendo en cuenta que el ochenta por ciento de Inglaterra es muggle? Debería estar prohibido por el Estatuto Secreto de la Magia.

—Provienes de una de las familias más ricas de Inglaterra y aún así prefieres tener un trabajo a media jornada con el que independizarte económica de tu padre. Eso sí, él te pagará la universidad, ¿no es así? —Ladeó una sonrisa de lo más traviesa y sarcástica. —Aprovéchate de él, que para algo bueno que tiene... —Sí, seguía hablando del dinero.

El pelirrojo bebió de su zumo, negando con la cabeza.

—No creo, este pájaro saldrá del nido pronto. —Se encogió de hombros. —Ya tengo pensado ir a visitar a Amalthea para ir conociéndola y me gustaría, antes de casarnos, poder tener una casa decente en la que convivir. No quiero tener que volver a mi casa después de haberme casado. Evidentemente no lo he comentado con ella, pero creo que es lo más lógico dada nuestra situación.

El tema del Área-M a Ayax le encantaba. Sí, creaba controversias y... eso era lo más divertido. Salían a relucir muchas opiniones que podían llegar a ser realmente peligrosas y el pelirrojo tenía todo tan claro que solía tentar al resto de personas sólo por ver como reaccionaban. Sin embargo, consideraba que su primo Joshua no tenía nada que ocultar. Confiaba en sus ideales, en sus pensamientos y lo tenía en un pequeño pedestal por ser, con diferencia, su primo favorito. Tampoco tenía mucho en dónde elegir: ¿la mestiza que había manchado el linaje de los Edevane o los dos subnormales que se quieren quedar con toda la herencia? No, gracias.

—La suerte ya está echada, primo —le contestó sin ningún tipo de arrepentimiento. Ayax era consciente de que muchas veces la cagaba—esa era un claro ejemplo—, pero lo hecho, hecho estaba y disculparse por la verdad no estaba en sus planes. Recibir el castigo pertinente—de haberlo—sería aceptado. Rió por el drama de Joshua, para entonces negar con la cabeza, terminarse el zumo y dejarlo por ahí, sobre una mesa aleatoria. —Lo cierto es que seguro que mi familia también prefiere la lechuza.

El tema "tener sexo con la prometida que no conozco" no ponía muy cómodo a Ayax. Si teníamos en cuenta que era virgen y nunca había tenido ningún tipo de experiencia similar con otra persona... pues inevitablemente se ponía nervioso. Era raro, en realidad. Él era raro, por completo. Pero le resultaba especialmente extraño tener ese contacto íntimo teniendo en cuenta que cuando le sale de los ovarios a su amiga imaginaria, se le aparece frente a él. Y Ayax muchas veces la podía controlar, pero otras en donde no tiene precisamente la cabeza concentrada... era complicado. Deseaba que su futura prometida y él se entendieran en ese aspecto porque si no iba a ser muy incómodo.

Rió por la gracia.

—Sí claro y también nos sacarán fotos para el vídeo de recuerdo de la boda, en pleno coito. —Ironizó. —Pero supongo que sí, mi madre ya me lo está insinuando... que nos casemos cuánto antes para que así los niños lleguen pronto. —Puso los ojos en blanco. —Ya podría presionar a mi hermana, que lleva tres años casada y todavía no está ni embarazada... pero bueno, supongo que es la presión del único varón de la familia, traer un futuro nieto de apellido Edevane. —Curvó una sonrisa, para entonces soltar la frase más narcisista y egocéntrica de la historia. —No implosionaría, primo, sólo sería el doble de perfecto.

Y ahí vino el... ¡colleja! Prefería las collejas antes que los bofetones, todo había que decirlo. Rabrours Edevane apareció por la espalda de su nieto, propinándole tremendo golpe que menos mal que ya había soltado el zumo hace un rato. El pelirrojo se limitó a llevarse la mano a la nuca, entrecerrando un ojo para no recibir los perdigones de saliva que su abuelo soltaba de manera frenética por aquella boca que le echaba la bronca. Sin embargo, no gritaba. Hablaba con severidad, señalándole con el dedo acusador y exigiéndole respeto por Francis Eckhart abuelo.

—Abuelo, no es por nada, pero menospreció a tu único hijo y a tu única nuera. Deberías pedirle respeto a él antes de venir a exigírmelo a m... —Intentó decir Ayax, antes de recibir otro golpe, estaba vez en la oreja. Fue un intermedio entre bofetón y colleja. Bofella, lo llamaba Ayax. Él se limitó a alzar las manos en señal de paz y Rabrours se fue por donde vino tras echarle una mirada cabreada. Maille, la madre de Ayax, miró a su hijo con reprimenda, a lo que el pelirrojo sólo se giró hacia Joshua. —¿Viste? Le rompí con mi super argumento y al final no supo si pegarme una colleja o un bofetón.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Joshua Eckhart el Jue Ago 30, 2018 11:16 pm

Le dio un pequeño codazo a Ayax cuando éste se burló de su deseo de querer trabajar para separarse de su padre. — Déjame complicarme la existencia como yo quiera, ¿vale? Mejor deberías hacerme referencias en algún buen sitio para que me contraten —dramatizó la “falta de apoyo” de su primo, cuando en realidad no pensaba que fuera necesario, ni esperaba que Ayax le ayudase a encontrar trabajo. — Olvídalo. Ahora que lo pienso, seguramente me sugieres para limpiar en el Área-M —se llevó una mano al mentón pensativo para momentos después soltar una leve risa, negando con la cabeza.

No le agradaba mucho el tema del futuro matrimonio de Ayax. En realidad, significaba muchos cambios, o al menos era la manera en que Joshua lo veía. Con los compromisos matrimoniales, Ayax tendría que empezar a actuar como un adulto maduro, y sentía que eso podría distanciarle de su primo, quien siempre había sido tan cercano a él. Sí, en el sentido más simple de la palabra, podía decir que no le daba la gana compartirlo con su prometida. Motivo por el cual dejó el tema irse, sin querer alargarlo más de lo que era justo y debido.

Suena como el tipo de vídeo de recuerdo de bodas que no querría ver nunca en mi vida —hizo un exagerado gesto de desagrado y bloqueó de su cabeza cualquier intento de imaginar cosas. Sí, vivida y estúpida mente, no tienes permiso de imaginarte al primo Ayax en la cama con su prometida. — ¡Claro! Que acabas el apellido Edevane, loco —se quejó, como si estuviese bien de acuerdo con eso. En realidad no era así y se le notaba, ¿dónde estaba su preocupación por el apellido Eckhart? — Sólo espero que no tengan un ego tan grande como el tuyo, sólo el tuyo soporto —le sonrió a medio lado.

Estuvo a punto de decir otra cosa cuando de pronto… ¡zas! El abuelo Edevane había salido de la nada para pegar una colleja a su nieto. Tanto así, que Joshua había retrocedido un paso, sólo por si acaso. También tuvo que morderse la lengua para permanecer serio y no reírse ante las quejas de Rabrours que muy severo estaba reprendiendo a su nieto por haber tratado de esa manera al abuelo Eckhart. Él no se metió, muy inteligente, pues Ayax sabía defenderse solito de las acusaciones de su abuelo, tanto así que después de otro golpe, que no supo si era colleja o bofetada, Rabrours se marchó por donde vino.

De modo que te pegó una bofella —el punto intermedio entre bofetada y colleja. No tenía sentido, pero no tenía por qué tenerlo. — Así se sale bien parado de las discusiones con los mayores, sí, señor —le dijo respecto a haberle destrozado con su súper argumento. Los dos sabían que era obvio que no iba a pedirle respeto a Francis abuelo, pero al menos Ayax lo había intentado. — Sólo con una colleja y una bofella de por medio —asintió un par de veces con la cabeza, muy seguro de ello.

Tuvo una idea repentina, sin embargo, habiendo metido a Edevy dentro de su bandolera para desocupar ambos brazos. Sí, al animal le gustaba pasar tiempo dentro de su mochila, ahí se estaba a gustico y podía tomar una siesta bien merecida. Ser adorable todo el tiempo era agotador. Habían pasado meses desde aquel evento, uno tras otro había tenido que lidiar con ello, con lo que los magos comunes y corrientes consideraban de un linaje inferior, dañado, maldito. De un día para otro se vio manchado por el veneno que le corroía la sangre.

Ayax había sido en muchas ocasiones el único con acceso a sus secretos y a sus dudas, pero aquel secreto se lo había guardado como el mejor por motivos muy evidentes. Sólo había que sacar el tema y ver la postura que su primo había mantenido para saber si era prudente, o no, revelar algo tan importante y personal. — Admito que es un alivio estar fuera del castillo —comenzó a hablar, robándose una de las salchichas en palillos de dientes que llevaba su abuela en un plato cuando ésta pasó cerca de él, causándole una pequeña queja antes de que la mujer riera y siguiese su camino. — Me refiero a que había mucha rotación de personal, las clases se retrasaban a fin de cuentas. Lo último que escuché fue que una de las profesoras era licántropa —comentó, como si no fuera la gran cosa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 978
Puntos : 755
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Miér Oct 10, 2018 1:58 am

—¿Noto en tu voz desprecio por los limpiadores? ¿O es que no sabes coger una escoba, Eckhart? —Lo miró de reojo ante su comentario. —La verdad es que los limpiadores del Área-M son muy efectivos, jamás he visto instalaciones tan limpias e impolutas. Sin embargo, sigo insistiendo en que si vas a estudiar Magizoología, allí tendrías muchas oportunidades. A las criaturas mágicas se las trata con más respeto y humanidad que a los propios humanos en ocasiones, pero como bien sabes, el nuevo gobierno aposta por la magia, no por lo no mágico. Deberías pensártelo. Mi madre se mostró interesada, pero teniendo en cuenta la antigüedad que tiene en su trabajo y su reputación, cobra más en dónde está que en el Área-M, por eso no pidió traslado —continuó con la persuasión. La verdad es que le haría mucha ilusión que dentro de cuatro años, cuando él ya tuviera en título oficial de Extirpador del Área-M, poder ver a su primo en su mismo terreno de trabajo, aunque especializado en Criaturas Mágicas.

Pero casi se desvía del tema, por lo que se apoyó con el hombro en una de las columnas que cortaban el lugar, mirándole.

—Y sigo insistiendo: aprovéchate del dinero de tu padre hasta que puedas aprovecharte del tuyo propio. ¿O es que te sobra el tiempo? Sacarse una carrera y hacerse valer dentro de ella es difícil solo con media jornada de libertad. —Y lo decía el pelirrojo, que había tardado un año más de lo necesario en sacarse la suya. Ayax se había implicado muchísimo en su carrera y su especialización. No tardó de más por torpe, sino más bien porque había estudiado cosas que ni siquiera entraban en su carrera.

Son una sonrisa en los labios y una mirada cómplice, él también admitió solo con ese gesto que tampoco querría ver un vídeo de bodas de ese estilo nunca. Poco familiarizado estaba con el tema sexual como para que encima le graven en su primera vez con tanta presión. Estaba seguro que lo que tuviera que levantarse, no se iba a levantar.

—Oh, venga ya. Mi ego no es tan grande... —dijo, mirándole con travesura. —Simplemente el mundo es demasiado pequeño para comprenderlo.

Y en ese momento Ego bajó y Ayax subió al altar.

Después de que vinieras Rabrours a echarle la bronca a su nieto favorito—al único que tenía, en realidad—a ninguno de los primos le importó ese hecho, sino más bien el cómo su abuelo se había confundido con el movimiento motriz de sus manos y en vez pegar bien, pegó como un idiota. Había merecido la pena.

—Exacto, bofella —repitió Ayax, orgulloso de que su primo fuese tan retrasado como él. —Mi abuelo sabe que no puede pegarme mucho, que luego me deja tonto y no puedo llevar sus negocios que me dejará como herencia —dijo divertido, llevándose una de sus manos al golpe de la cabeza para frotarse. —Además, lo tengo dominado. Bueno, quizás no tanto, pero se parece mucho a mi padre, con la única diferencia de que mi madre controla a mi padre y mi abuelo controla a mi abuela, pero son ya muchos años.

Ayax también robó una salchicha cuando pasó la señora cerca de ellos. Tenía hambre, solo que tanta finura en los bocados de la fiesta hacían que tuviese que comerse como veinte de lo mismo para sentir que se le llenaba un poco el estómago.

—¿Quieres llevar a Edevy con Eckhy? Hace tiempo que no se ven. Más o menos como tú y yo. —Se encogió de hombros. —Y de paso me acompañas a la cocina a hacerme un algo en condiciones que tanta tontería minúscula no me llega a la muela.

Que el pelirrojo eran de  esas personas que comían poquito y ya estaban llenos, pero eso de trabajar en el Área-M le abría el apetito a cualquiera. De camino a la cocina, Joshua habló, rompiendo el silencio. Habló del personal de Hogwarts, mencionando en concreto a una profesora que era licántropa.

—Bueno, quiero suponer que por muchos defectos que tengan los Lestrange, sabrán poner en el cargo a alguien competente. Un licántropo solo es peligroso una vez al mes y si se toman las medidas necesarias, no tendría por qué pasar nada. Es sorprendente que el matrimonio Lestrange haya permitido que un licántropo de clases en Hogwarts teniendo en cuenta los clasistas que son y lo mucho que alardean de que ahora Hogwarts es un lugar seguro —confesó, sorprendido. —Pero bueno, es normal que hayan muchos cambio de plantilla. Pero me sorprende sin duda, sobre todo porque como sabrás los licántropos reconocidos suelen, no sé como decirlo... ¿quedarse de lado? Deben de ser las criaturas mágicas más infravaloradas y apartadas de toda la comunidad mágica, al menos británica. Y sabiendo como son Rodolphus y Bellatrix, es sorprendente que cuenten con una. —Hizo una pausa y se encogió de hombros, llegando a la cocina y abriendo el frigorífico. Quería un sandwich, ¿o una natilla con galletas? —Pero me alegra ver que el pensamiento evoluciona. Mientras sea competente no debería de haber problema.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.513
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 132
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneBecario Área-M

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.