Situación Actual
19º-25º // 27 de julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Denzel S.Mejor PJ ♂
Caroline S.Mejor PJ ♀
Gwendoline E.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Andreas & NailahMejor dúo
Gwendoline E.Trama Ministerio
Aaron O.Trama Área-M
Freya H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Our family think we are idiots. || Joshua.

Ayax Edevane el Mar Jul 03, 2018 3:04 am


Joshua Eckhart & Ayax Edevane || Hogar de los Edevane-Dunne || Apariencia ||Hace trece años [FLASHBACK]

—Mamá... ¡Mamá! ¡Máaaaah! ¿Va a venir Joshua? —preguntó un Ayax de nueve años, tirando del pantalón de su madre varias veces mientras ésta terminaba de decorar una torta de fresas. Esa torta de fresas tenía una pinta deliciosa, por lo que Ayax seguía tirando del pantalón, con la mirada perdida en esa maravilla.

—Que sí, Ayax, va a venir Joshua. También va a venir Xerox y Serind...

—¡VA A VENIR JOSHUA! —Y se fue corriendo de la cocina, sin importarle absolutamente nada la existencia de sus otros primos. A él solo le importaba un primo. Sólo uno. El mejor primo de todos.

¿Y qué hizo el mediano de los Edevane? Correr escaleras arriba, para ir al balcón principal de la mansión, de tal manera que veía la entrada así como todos los jardines. Se sentó en el suelo, como los indios, expectante. Observaba con muchísima ilusión, a la espera. Sus hermanas, al escucharle gritar como un diablo emocionado, lo buscaron para unirse a él, sentándose en el balcón a su lado. Era verano, por lo que ambas iban vestidas con monísimos vestidos de color blanco y flores, mientras que él vestía un traje con una camisa de botones. Desde bien pequeñitos habían sido un trío de hermanos muy mimados y pijos, cosa que no cambiaba con la edad, ni mucho menos mejoraba.

Evangeline preguntaba todo el rato que por qué estaba tan emocionado, pero Ayax se guardaba su secreto y no decía absolutamente nada. Angelica, como buen hermana mayor conocedora de su retraso, se lo cayó para que así su hermana se riese cuando ocurriese.

Y ahí apareció Joshua con gran familia, es decir, junto a su padre. La verdad es que Ayax siempre le preguntaba a su madre que en donde estaba la madre de Joshua, si es que se quedaba en casa cocinando, pero la madre se limitaba a darle una lección sobre lo feo que estaba decir eso y que no, que simplemente no tenía madre. Y claro, ya podéis imaginaros como funcionaba ahora mismo el cerebro de ese pobre niño. Si no tenía madre... ¿lo había tenido solo el padre, cual hermafrodita?

Eckhart e hijo comenzaron a caminar hacia la casa, a lo que Ayax se puso de pie rápidamente. No dudó ni un sólo segundo.

—¡JOOSHUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Representación gráfica:

Su hermana mayor comenzó a desternillarse de risa, mientras que la chica, sorprendida por tremendo grito de su hermano, se unió a él en el largo "aaaa" de su nombre. ¿Sabéis eso de que los hermanos pequeños siempre siguen las tonterías de sus hermanos mayores? Pues eso.

¿Lo más gracioso de todo? Cuando su madre, después de tal grito, se apareció justo detrás de los tres hermanos, dándole una colleja a Ayax y un golpecito en la cabeza a Angelica.

—¡Ya os vale! ¡¿Sois idiotas o qué?! ¡Qué susto me habéis pegado! ¡Angelica, ¿quieres controlar a tu hermano pequeño?!

Pero Ayax se limitó a reír, para entonces volver a sujetarse al balcón como si le fuese la vida en ello.

—He dicho... ¡¡JOOOSHUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!! —Y volvió a gritar, moviéndose para adelante y atrás.  Su madre todavía estaba detrás de él negando con la cabeza y sus dos hermanas riéndose como si no hubiera mañana.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.025
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 35
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneTrabajador Área-M

Joshua Eckhart el Miér Jul 04, 2018 2:25 am


¡Joshua! ¡Te he dicho ya que dejes a ese gato, que se nos hace tarde! —se quejó un Francis Eckhart al ver que su único hijo, de nuevo, estaba en cuclillas acariciando al gato de uno de los vecinos. Un gato malhumorado la mayor parte del tiempo, bastante gordo y con expresión de odiar a todo el mundo. Curiosamente, al hijo del hombre le tenía aprecio, y podía descubrírsele ronroneando mientras se restregaba con todo su enorme cuerpo entre las piernas del pequeño, entonces de tan sólo cinco años.

Joshua sonreía, acariciando al gato. Su padre no lo dejaba tener mascotas, así que era reconfortante poder jugar con las mascotas de sus vecinos, incluso algunas salvajes que se iba encontrando. Sacudió sus manos en su pantalón, y empezó a caminar hasta donde su padre. — ¿Va a estar Ayax? —preguntó, probablemente por enésima vez ese mismo día, y un par de cientos de veces en días anteriores, desde que habían empezado los planes de la reunión.

Ya te he dicho que no lo sé, probablemente sí —Francis puso los ojos en blanco durante unos segundos, y miró de arriba abajo a Joshua, los faldones de la camisa fuera del pantalón. — Arréglate antes de irnos —espetó. Pronto, Joshua obedeció a su padre, con una camisa blanca y un pequeño traje de pantalón y chaleco color azul marino, muy mono. Ridículo, si se lo preguntaban a Joshua.

Joshua era un pequeñito reservado y más bien salvaje. Es decir, si tuviese a toda su familia reunida, él seguiría prefiriendo irse a jugar con un cachorro que vio pasar o a observar a las aves. Por ello resultaba curioso que de toda la familia, hubiera congeniado con uno sólo de sus primos segundos. Y encima, como destinado a ser, Francis era amigo cercano de Bruno Edevane, lo que jugaba un rol favorable al momento de las reuniones familiares.

Cuando estuvieron listos para marcharse, Francis colocó una mano encima de su hombro para aparecerse a la entrada de la mansión de los Edevane-Dunne. Empezaron a caminar hacia el interior del terreno, los ojos curiosos azules iban y venían mirando un par de mariposas que volaban y calentaban sus alas en el cálido sol veraniego. Tan concentrado en su tarea, que dio un respingo en cuanto escuchó ese grito que describía su nombre, mirando de inmediato hacia el balcón de donde Ayax gritaba.

¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?! —respondió.

Francis, igual que la madre de los tres, reaccionó a semejante grito con una colleja en la nuca de Joshua que, si bien no dolorosa, causó que su hijo se llevara las manitas a la zona golpeada. Tenía una sonrisa de niño travieso. — ¡¿De qué te ríes?! ¡Deja de estar gritando como idiota! —le riñó con severidad. Generalmente no tenía esos problemas de conducta con su hijo, pero quizá era el mediano de los hermanos Edevane-Dunne, quien sacaba en él ese instinto tan extraño. Más bien, el instinto de niño cualquiera con el que Francis no estaba acostumbrado a lidiar.

Pero los gritos no se detenían, Ayax de nuevo gritando el nombre del más pequeño. En cambio, éste gritó en respuesta: — ¡¡AAAAAAYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAX!! —colocando sus manos como un cono alrededor de su boca, así potenciando el sonido de su voz. Francis, por su lado… sólo se limitó a darse con la palma abierta justo en el rostro. Menudo hijo tenía.


Última edición por Joshua Eckhart el Vie Jul 13, 2018 6:05 am, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 18.460
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 960
Puntos : 711
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Jul 05, 2018 5:01 am

Agarrado fuerte en la barandilla, moviendo la cabeza para adelante y hacia atrás, no paró de gritar de nuevo el nombre de su primo favorito. En realidad no podía decir que tuviese muchos primos cercanos: Joshua, Xerox, Serinda y... aquella otra, que prácticamente nunca veía, cuyo nombre no recordaba. Y claro, Xerox era un idiota, Serinda era otra idiota y... ¡Joshua era el mejor del mundo!

—¡Ayax, por favor, ya basta! ¿¡Pero de dónde ha sacado semejante voz!?

Y él, mientras tanto:

—...¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Y sus hermanas riendo sin parar. Él seguía con tanto ímpetu en su grito, moviéndose direccionalmente, que al final ocurrió una desgracia: ¡POOOM! Sonó. Y sí, había sido su frente chocar contra el borde de la barandilla. Por como sonó, parecía más que una piedra había chocado contra el borde de la barandilla, pero no, fue su frente. Su dura cabeza: eso había sido. Su hermana menor dejó de reír, preocupada y su hermana mayor empezó a reírse más fuerte.

Ayax, por su parte, se giró lentamente, con la mano en la frente, frotándose la zona.

—¿Mami? —preguntó, en plan: "¿Qué narices ha pasado, cómo ha llegado eso a mi frente? ¿Voy a morirme?"

La madre se agachó un poco, para mirarle la frente.

—Te va a salir un chichón.

—Odio los chichones...

—Pues no hagas el idiota.

—Mami, no puedes pedirle a un idiota que deje de hacer el idiota... —dijo Angelica, la hermana mayor.

—¡Angy! —E intentó pegar a su hermana, pero salió corriendo. Ayax salió detrás y Eva, la más pequeña, salió detrás también solo por imitarlos.

Ayax aprovechó para perseguirla en busca de su venganza por el insulto, pero a medio camino recordó que su primo Joshua estaría a punto de entrar por la puerta, por lo que se desvió de su objetivo, bajando las escaleras rápidamente hacia su primo, gritando de nuevo su saludo estrella. Al llegar a su lado, abrazó al pequeño Eckhart. Sí, se llevaban casi cinco años, ¿pero y qué? Ayax siempre fue muy infantil a esa edad y Joshua demasiado serio. ¡Se compenetraban a la perfección!


Actualmente, cuatro días después de la graduación de Joshua.
Atuendo

Hacía dos semanas que Ayax había terminado su carrera y había recibido el título como medimago, especializado en neurociencia. Todavía le quedaba mucho, muchísimo, que aprender de toda la neurociencia, pero tenía mucho tiempo por delante y muchas ambiciones. La primera de todas: conseguir un puesto en el Área-M que le abriese puertas y, ahí, continuar con sus estudios. Por ahora, sólo era becario y tenía que ir abriéndose paso de verdad: demostrar que valía la pena.

El pelirrojo bajó a la cocina, encontrándose allí a su abuela y a su madre teniendo una bonita conversación sobre el ataque al Ministerio del uno de junio. Ayax se mantuvo al margen, simplemente escuchando, pero rápidamente se evadió. Hoy era día cuatro y si la abuela estaba ahí...

—Esperen. —Y si Ayax decía eso, todo el mundo esperaba. En realidad no, pero su abuela y su madre, ambas lo miraron. —¿Hoy es cuatro? ¿Hoy viene todo el mundo, no?

Mierda, y él tenía que ir al Área-M.

—¿A qué hora? Dile a Joshua que no se vaya hasta que yo venga. —Señaló a su madre, luego a su abuela. —En serio os lo digo, ¡que no se vaya!

Se pegó cuatro horas en el Área-M haciendo tonterías de las que todavía no se sentía nada orgulloso. De hecho, la mayoría del tiempo que estaba solo solía hacerse "amigos" de los presos. La gran mayoría, ya desconfiados con todos aquellos que mostraban interés en ellos, le negaban la conversación. Sobretodo aquel niño. ¡Y os podéis creer que todavía el niño no le decía su nombre! Ayax sabía que terminaría ganándose su confianza. En realidad el becario ya sabía su nombre por el historial de su puerta, pero hacerse el tonto hacía que el niño lo tratase de tonto. Y aunque no lo fuese, funcionaría.

Volvió a su casa, apareciéndose en los jardines traseros. Pudo ver como todos estaban reunidos en la zona cercana a la puerta. Habían creado una zona en el patio trasero con mesas, bebidas y luces. También había música, pero estaba bajita. Había bastante gente, conocidos y amigos de la familia. Sin embargo, que hubiera más gente de la esperada no fue problema para que Ayax sacase su varita, se apuntase al cuello y estirase la otra mano. Luego, sólo quedó gritar.

—¡JOSHUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Y su abuela, que se pegó un susto horrible con semejante grito, se apareció a su lado. Su zapato desapareció y un chancletazo impactó contra su mejilla y oreja izquierda.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.025
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 35
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneTrabajador Área-M

Joshua Eckhart el Dom Jul 08, 2018 2:02 am

Dos gritos fueron acallados con el estruendoso golpe de una roca contra la barandilla. Es decir, con la cabeza de Ayax. Joshua se llevó las manitas a la boca abierta, cubriéndola con sorpresa y mirando preocupado a su primo. Llevó la mirada a su padre, como cualquier niño que busca en su progenitor muestra alguna de aceptación o rechazo. Severidad, era lo que siempre encontraba en él.

Joshua, tienes que dejar de gritar así cada vez que… —había empezado aquella regañina mientras caminaban hacia la puerta de aquel lugar. Joshua iba escuchando con la cabeza gacha, pero nada más abrir la puerta y ver a su primo, pareció olvidarse por completo del regaño que interrumpió con un sonoro grito describiendo el nombre de su primo.

Francis supo en ese momento que probablemente la madurez fuese lo único que borrase aquel estúpido saludo. O no, ni siquiera la madurez iba a acabar con los gritos de los dos primos que se abrazaban pese a la enorme diferencia de edades.

Actualmente, cuatro días después de la graduación de Hogwarts.
Vestimenta

Finalmente había ocurrido. Todavía no parecía hacerse a la idea de que todo había acabado, el colegio había llegado a su fin y sus días como universitario iban a comenzar. Ya estaba haciendo los trámites para ingresar a la universidad, estaba buscando un departamento en Londres cerca de la universidad para mudarse, como una realidad tangible que unos cuantos días antes parecía tan lejana.

Había tenido intensas discusiones con su padre. Siempre le había dicho que escogiese un buen camino y eso hoy lo hacía sentir un poco como un mal hijo. Francis quería que estudiase algo relacionado a leyes, carreras con un trabajo más o menos asegurado. Dado a la obediencia, Joshua se veía por vez primera en la complicada posición de tomar su propia decisión. Podría salirle mal, sí, pero esa era otra historia. Prefería intentar cumplir sus sueños con pasión que vivir el resto de su vida en un trabajo por el que no sentía vocación.

Lo entendía. Su padre pensaba en su futuro, pero él lo iba a malgastar. No era un cachorro para sólo callar y obedecer. Como respuesta, Francis llevaba dos días sin hablarle en lo absoluto. Lo que, de hecho, le daba algo de gracia a Joshua. Pareciese que creería que iba a afectarle la ley del hielo cuando a lo largo de todos esos años apenas hablaban unas cuantas veces al mes. Joshua ya lo había dejado decidir sobre sus ideologías; en cuestiones de su carrera, Francis tendría que asimilarlo. A veces pensaba que se estaba portando mal, pero sólo a veces y eso era porque Joshua sí sabía escuchar.

¿Van a estar los primos? —preguntó a su padre, quien ya lo esperaba en el recibidor de la casa. Francis le dio un vistazo reprobatorio, mirando de arriba abajo su vestimenta, antes de continuar ignorándole. — ¿Cuánto tiempo va a tardar en hablarme? —preguntó, suspirando resignado.

El silencio fue la respuesta.

Joshua puso los ojos en blanco y apareció junto a su padre en la casa de los Edevane-Dunne. Se acomodó la ropa de un movimiento y miró que tuviese la varita. Dentro de su bandolera negra sentía un peso y un movimiento al que restó importancia.

Saludó a todo el mundo, a la mayoría con cortesías o con apretones de mano, aunque se notaba de lejos que preferiría estar en cualquier otro lugar del mundo ya que se notaba que no estaba Ayax. Había faltado ese grito característico al llegar.

¿Dónde está Ayax? —preguntó a la madre del chico.

Esta sonrió abnegada, como si temiese que la paz se acabase cuando llegase su hijo. — Fue a trabajar, volverá en unas horas, me pidió que te dijese que no te marchases hasta que él llegase —informó.

Joshua entonces procedió a asentir muy elegante y alejarse. Tomó un vaso con jugo y se sentó en una silla medio recostado, las piernas cruzadas en un cuatro y de su bandolera sacó un libro para leer. Edevy salió también y se recostó en su vientre, donde la mano de su dueño la acariciaba distraídamente. La zarigüeya había insistido en ir para ver a su hermano, prácticamente metiéndose en la bandolera y haciendo imposible sacarla.

Pasaron horas en silencio, sin hablar con nadie más que para decir que era una zarigüeya, no una rata gigante, como algunos de los invitados confundían. Lo cierto es que estaba por demás aburrido hasta que se sobresaltó. Los ruidos repentinos y fuertes no le gustaban, pero la voz de su primo gritando su nombre lo hizo sonreír.

Respondió igual, con un hechizo potenciador de voz: — ¡¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?!! —gritó sin pensarlo, antes de aguantar una carcajada en cuanto miró el chancletazo que le metían a su primo justo en el rostro. Él se puso de pie, para huir por si acaso le lanzaban el zapato también, pero uno nunca puede escapar de la chancla voladora de una mujer y le dio en plena cabeza.

No pudo evitar soltar una risa. Guardó el libro en su sitio, colgándose la bandolera cruzada al hombro por el pecho, cargando a Edevy en sus brazos para acercarse a su primo, abrazándolo con su brazo libre. Su tarde acababa de volverse cien veces menos aburrida.

¡A quién tenemos aquí! ¿Al señor trabajador responsable? —había leído en cartas sobre los intentos de encontrar trabajo de Ayax, pero honestamente no creyó que fuese a encontrarlo tan rápido, ¿o es que realmente el tiempo pasaba volando?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 18.460
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 960
Puntos : 711
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Jul 09, 2018 3:56 am

El chancletazo le dio directo en el zoco de la oreja, haciendo que diese un par de pasos en la dirección contraria, no fuese a desaparecerle el otro zapato a su abuela y crear allí el primer homicidio a base de chancletazos de la familia Edevane. Sin embargo, no pudo evitar sonreír al escuchar la respuesta de su primo Joshua. Y luego ambos se cuestionan que por qué sus padres siguen pensando que son unos idiotas: ¿Más de diez años y todavía siguen así? ¿En serio? ¡Vergüenza ajena! Menos mal que todo solía quedar en familia y uno no tenía que argumentar frente a otras familias puristas que sus hijos, en realidad, no son retrasados y que la fortuna familiar no viene de la paga por el retraso de éstos.

Ayax se llevó la mano a la oreja, viendo frente a ella a la madre de su madre, una ancianita ya bastante entrada en edad. Nada que ver con su abuela paterna, la cual era mucho más joven.

—Pero bueno, abuela, ¿te saltó la alarma del marcapasos o qué? ¿Demasiado frenesí para los pocos días que te quedan? Cuánta presión si mi grito hubiese sido el detonante de tu infarto. Me quedaría sin herencia.

—Ayax Ayrton Edevane, como vuelvas a gritar de esa manera te juro que te arranco las cuerdas vocales. —Se había agachado para coger la chancla, por lo que ahora mismo le estaba amenazando con la chancla en la mano. —¿Entendido, zanahoria?

—¿Me has llamado zanahoria? ¿Cuántos años tienes? ¿Doce? Eso es un insulto del jardín de infantes.


—Tú me estás llamando vieja.

—Pero tú estás vieja, es un hecho.

—¿Y ese pelo qué?

No, chicos, no esperéis que las familias puristas con predisposición ideológica hacia Lord Voldemort sean todas una panda de magos deprimidos, serios y cargados de mala hostia. No era así, al menos la familia Edevane que le había tocado tener al pelirrojo. La familia de Ayax era purista, pero su familia era una familia convencional. Su vieja—quiero decir, su abuela—terminó esbozando una sonrisa, demostrando que estaba de broma. Intentó abrazar a su nieto cariñosamente, pero desde hacía años que Ayax se había vuelto un poco repelente del contacto físico humano. Llamadle paranoico, pero esto de estudiar medimagia te hace abrir los ojos con lo horrible que es tocar personas. Le dio un par de palmaditas a su abuela, antes de caminar en dirección a dónde estaba todo el cúmulo de gente. Saludó de lejos a los más importantes, hasta que se encontró con su agradable primo.

Le devolvió ese abrazo—a él sí, que no era una vieja pasa con chancla en la mano—, para ladear una sonrisa al separarse.

—Hombre, uno tiene que ganarse la vida aunque nuestras familias sean asquerosamente ricas, ¿no? Así es la vida. O trabajas y demuestras que eres digno o la herencia pasa a tu hermana pequeña. —Alzó las cejas, para entonces mirar a la zarigüeya que traía y que se asomaba por su bandolera. Le acarició la naricilla. La zarigüeya de Ayax estaba arriba, en su habitación. Eckhy y Edevy siempre se habían llevado muy bien. —¿Y tú qué? ¿Preparado para enfrentarte a la segunda mejor etapa de tu vida? Los dos sabemos que la mejor es cuando eres niño y todo está justificado por ser un idiota: como comer hormigas o tirarte de cabeza por las escaleras, ¿por qué hacíamos esas cosas? —Y esbozó una sonrisa, riendo, encogiéndose de hombros. Le hizo una seña con su mano para que le acompañase a la mesa en donde estaba la comida y la bebida, ya que estaba seco. Se sirvió en un vaso zumo de zanahoria, ofreciéndole a él el servirle otro. —¿Ya tienes pensado qué estudiar? La última vez que me escribiste no tenías ni idea, pero supongo que tuviste que elegir a que presentarte en los EXTASIS. —Bebió de su zumito.

Vio a lo lejos que estaba su futura suegra, por lo que por un momento se esperó lo peor. ¿Estaría allí su prometida y él había sido tan pasota de no fijarse bien? Esperaba que no. Qué mala imagen como prometido daría. La verdad es que debía de empezar a ponerse la pila con el compromiso, pero prefería hacerlo de manera privada e individual y no en una reunión familiar.
avatar
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Becario Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.025
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 35
Puntos : 10
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneTrabajador Área-M

Joshua Eckhart el Vie Jul 13, 2018 6:02 am

Ver a Ayax era, con diferencia, la cosa más interesante que se podía hacer en una reunión familiar.  Todo sea dicho, Joshua era lo que se podría decir “un poco” bastante asocial cuando se trataba de convivencia, y no era diferente rodeado de esos parientes, unos más cercanos que otros, incluso simplemente amigos de las familias. Por eso su humor cambió revolucionariamente, marcando un antes y después de ese momento.

¿Qué se procede cuando uno no tiene hermana pequeña? —le preguntó en broma, pues era así, ¿a quién se supone que debería pasar su herencia bajo esa lógica? Aunque, en realidad, sentía un poco como si ya estuviese su herencia en juego luego de la discusión que había tenido con su padre. — Eso se supone, ¿no? —sonrió divertido cuando no, no se sentía realmente preparado, pero el tiempo avanza. — Oh, en nuestra defensa, las hormigas tienen un alto valor nutrimental, ¡y lo de las escaleras no se suponía que terminase así! —sonrió divertido, apuntándolo con el dedo antes de tomar el jugo que le había servido su primo.

Dio un vistazo a través de la fiesta, mirando rostros y reconociendo gente. “Reconocer” gente para él era, más generalmente, “la cara de ese me suena”, pues su mala memoria para los nombres hacía casi imposible que se aprendiese todos y cada uno de los nombres de los invitados. A lo más, conocía a la familia con quien más tendía a convivir, pero fuera de ahí servía el siempre útil “señor” o “señora” para referirse a una persona.

Al final me decidí, magizoología, los EXTASIS de maravilla por cierto —le contestó, aunque por algún motivo no se veía del todo satisfecho con la idea, a pesar de ser la evidente. — Aunque Tú-sabes-quién no está feliz con la idea —“Tú-sabes-quién” no era, en esta ocasión, “El que no debe ser nombrado”, sino sólo el padre de Joshua. Se encogió de hombros, tratando de restarle importancia.

Lo cierto era que le importaba más de lo que quería admitir. Siempre había sido ese chiquillo complaciente que busca tener feliz a todos y, sin embargo, se había sublevado, por poco que pareciera. Seguía siendo un paso brutal para él. Saboreó el jugo de uva. En su vago intento por dejarlo a un lado, vio a una persona, una de esas cuyo rostro le sonaba.

¿Esa no es…? ¿No es la madre de tu prometida? —preguntó, haciendo un gesto disimulado hacia la mujer, realmente esperando que le dijera que no y que estaba loco por verla por ahí. — Supongo que ahora que te has graduado… Sería momento de ver ese asunto, ¿no? —no le gustaba tocar ese tema, pero de todos modos tanteó tan sólo el terreno, sin mirar fijamente a la mujer. No era el punto ser descortés con ella.

Tomó una fruta de la mesa, una manzana, y caminó con Ayax a otro punto de la fiesta, como si estuviesen de alguna forma investigando o simplemente analizando a los asistentes. Joshua dio una nueva mirada rápida, en realidad estaba buscando a la dichosa prometida de su primo. Todavía no sabía decir por qué, pero le disgustaba a un nivel inusual el asunto del matrimonio arreglado, aunque entendiese el asunto ese de los sacrificios por el interés familiar.

Le puedo decir que te comió una acromántula si no la quieres ver —le propuso, dándole un golpecito en las costillas en gesto juguetón. — Hablando de acromántulas, ¿dónde estás trabajando? ¿En un criadero de acromántulas? —nadie estaba hablando de acromántulas y Ayax jamás había dicho que iba a trabajar con ellas, pero él se lo acababa de inventar y sonaba bien. — No me dirás que entraste a un hospital a trabajar —comentó, incrédulo.

No, Ayax no era del tipo de personas que imaginaba en un hospital, aunque tampoco podía decir a ciencia cierta dónde es que lo veía trabajando.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 18.460
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 960
Puntos : 711
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.