Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Two Young Hearts ┊Priv. Jacob ┊

Beatrice A. Bennington el Jue Jul 05, 2018 5:57 am


Jacob Fraser & Beatrice Bennington ┊ 23 de Junio ┊ 15:56 pm ┊Pizzería cualquiera

Eran casi las cuatro cuando Beatrice por fin salió de casa, apresurada, luego de haberle avisado a Gwendoline que se reuniría con un amigo y de haber dejado a sus mascotas seguras. Estaba radiante, feliz de una manera inexplicable. Reunirse con un viejo amigo, con un antiguo confidente, la ponía de muy buen humor. Porque, ¿A quién no le parecía maravilloso volver a ver a alguien que quieres muchísimo?

Había pasado muchísimo tiempo desde que se habían vuelto a reencontrar, siendo desde entonces las cartas y mensajes por whatsapp su única comunicación. No porque no quisieran verse, que la verdad es que ambos morían por tener un instante para conversar, si no, porque cada uno había tenido asuntos de los cuales encargarse. Ella en especial, que se había encerrado en si misma luego del encierro de Steven y no hace demasiado había vuelto a la “normalidad” por decirlo de alguna manera. Porque realmente el dolor seguía latente, oculto tras aquella mirada feliz y esas sonrisas traviesas.

Pero ese era otro tema, uno que realmente no tenía ganas de tocar. De todas maneras, ahora lo importante era llegar rápido al encuentro. Hace días le había dicho que vayan por unas pizzas, como en los viejos tiempos porque le extrañaba, y casi había saltado de alegría cuando le respondió de forma afirmativa.

La pizzería ya se veía, al igual que una persona familiar en la entrada, esperando por ella. Si bien ambos habían cambiado durante aquel tiempo lejos, aun podía reconocer aquellas facciones, aquellos ojos. Reconocerle no había sido difícil, aun cuando él parecía intentar pasar desapercibido. ━ ¡Hey, Alex! ━ Exclamo al llegar, lanzándose a sus brazos de inmediato con una sonrisa en el rostro. ¡Y es que lo extrañaba tanto! Era demasiado sin verse, sin hablar en persona. ━ ¿Cómo estás? ¡Te ves muy guapo! Este tiempo sin vernos te ha sentado bien. ━ Y al separarse, le guiño un ojo la descarada. Porque así era ella, juguetona. ━ Estoy muy feliz de verte. ━ Irradiaba pura sinceridad, felicidad. Había esperado demasiado para poder tener un instante con él, y ahora que por fin habían logrado coordinarse, no lo dejaría escapar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Jacob A. Fraser el Jue Jul 05, 2018 9:26 am


Sábado 23 de Junio, 2018 || 16:00 horas || Vestimenta

Esto es raro en mi pero está sucediendo justo ahora, estoy nervioso, me muevo frenéticamente por mi habitación y me paso las manos un par de veces por el cabello despeinándolo, sé que parezco una chica que va a una primera cita pero en realidad no es así. En primera soy un hombre y en segunda solo voy a ver a mi mejor amiga, así que no es ninguna cita y yo no soy ningún adolecente hormonal, así que me doy un pequeño golpe a mí mismo diciéndome que tengo que controlarme y actuar como el hombre que soy. Sé que no la eh visto en un par de meses por toda la situación que nos rodea, así que desde que nos reencontramos solo las cartas y los mensajes por móvil han sido nuestra única fuente de comunicación.
Miro el reloj una vez más antes de tomar el pequeño obsequio que tengo para ella y salir rumbo a la pizzería, una vez frente a la pizzería, me recargo contra la pared con los brazos cruzados y aunque estamos en el mundo muggle no olvido que soy un fugitivo y trato de pasar desapercibido, me coloco unas gafas de sol, una gorra y bajo la mirada mientras espero a Beatrice,  pues sé que eh llegado con varios minutos de anticipación por culpa de mi nerviosismo de antes.

Cuando el reloj marca las cuatro Beatrice aparecen lanzándose a mis brazos,  no puedo evitar rodearla con estos al instante y estrecharla contra mi pecho, ha pasado bastante tiempo desde que la sostuve así. No puedo evitar sonreír y recargar mi barbilla en su cabeza, en estos momentos no quiero soltarla. — ¡Pequeña Abeja! Estoy mejor ahora que puedo verte. — sin muchos ánimos la aparto un poco para verla mejor, tomo su barbilla con mi mano para levantar su rostro. —Tú también estas muy guapa. — le digo con sinceridad y a pesar de que se ve hermosa y feliz puedo ver cierta tristeza en sus ojos. Se la razón, escuche los rumores sobre su hermano y me hubiera gustado poder hacer algo para ayudarla y ayudarlo a él y evitarles tanto sufrimiento a ambos. Si estuviera en mis manos poder hacer algo lo haría al instante sin dudarlo y todo para no verla así. Sé que ahora no es el mejor momento de hablar sobre ese tema,  pero también sé que tendré que hacerlo más adelante el día de hoy.  —También estoy muy feliz de verte, no sabes cuánto. — le confieso, estoy a punto de seguir nuestra conversación de cuanto me alegra verla cuando soy interrumpido por un ligero gruñido de mi estómago; suelto una risa y me encojo de hombros. —Lo siento eh estado ocupado esta mañana que me eh olvidado de desayunar, será mejor que vayamos adentro. —  le abro la puerta de la pizzería permitiéndole entrar primero y después de que escogemos un buen lugar para sentarnos me quito la gorra, las gafas y las dejo sobre la mesa.

Estar aquí sentados en nuestra pizzería favorita se siente como volver a la normalidad otra vez, es como olvidar por un par de horas todo lo que está sucediendo en nuestro mundo y en nuestras vidas, es olvidar el caos y volver en el tiempo a épocas más felices y buenas, estoy de muy buen humor y no puedo evitar querer bromear con ella cuando es hora de pedir la pizza. — ¿Qué te parece pedir una deliciosa pizza Hawaina con extra de piña?— le sugiero tratando de tomarle el pelo, sé que detesta la piña y que jamás en el mundo ni aunque le pagaran un millón de galeones probaría eso.
Mientras esperamos por la pizza recuerdo el pequeño paquete que tengo guardado en el bolsillo. —Sé que no pudimos vernos en tu cumpleaños pero te eh traído un pequeño obsequio y espero que te guste. — saco la pequeña caja envuelta en papel de color lila y se la entrego. La caja contiene dentro un collar de oro blanco con un dije en forma de una clave de sol. Sé que la música es algo que a ambos nos gusta, apasiona y que tenemos en común.
Es un regalo que le doy de corazón y como compensación por no haber pasado estos últimos dos cumpleaños a su lado.


Obsequio:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Robert Pattinson
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 4.600
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : Lobo ártico
RP Adicional : 00
Mensajes : 55
Puntos : 27
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5987-jacob-a-fraser-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6016-jacob-s-relationships http://www.expectopatronum-rpg.com/t6018-cronologia-de-jacob-f http://www.expectopatronum-rpg.com/t6015-buzon-de-jacob-fraser

Beatrice A. Bennington el Jue Jul 12, 2018 12:18 am

Encontrarse nuevamente con Jacob para comer unas pizzas, era como volver el tiempo atrás. Era como regresar a aquellos tiempos donde ambos se encontraban para ponerse al día del trabajo, simplemente charlar o para finalmente, solo verse y escuchar la voz del contrario. Lastima que ahora estos momentos entre ellos se habían reducido, y estaban limitados a simplemente enviarse mensajes. Aunque claro, para Bee, quien nunca perdía la esperanza y la positividad que la caracterizaba, verse poco significaba atesorar aún más esos encuentros.

Que abriera la puerta para ella, la hizo sonreír. No importaba si era un adolescente o un adulto, Alex siempre sería un caballero. ━ ¡Claro que no! ¡Sabes que ni estando loca comería piña! ━ Se quejo enseguida, dándole un leve golpe en el brazo a su amigo. Tampoco se le iba lo bromista al parecer. No habían estado ni dos minutos en la pizzería, cuando una mesera fue hasta su mesa, anotando sus pedidos antes de retirarse, seguramente para dar aviso de lo que querían, no sin antes darle leves miradas al hombre claro.

━ ¿Un regalo? ━ Pregunto sorprendida, olvidando que estuvo a punto de molestarlo. Que vale, él nunca, absolutamente nunca, se había olvidado de su cumpleaños, siempre llevándole algún detalle, pero al ser fugitivos y no verse por tanto tiempo, Beatrice no le hubiera reprochado si lo hubiera olvidado. Pero no, ahí estaba, extendiéndole un pequeño paquetito color lila, su favorito. Sonriendo con dulzura, rompió el envoltorio, encontrándose con una pequeña caja. ━ ¿Me estás pidiendo matrimonio tan pronto, Alex? ━ Bromeo, antes de abrir la cajita y quedarse sin aliento. Era un hermoso collar con una clave de sol, uno que la había emocionado por completo. ━ Es perfecto… ━ Susurro, acariciándolo como si aquel regalo fuera de cristal y pudiera romperse si era demasiado torpe. Aquel collar era un claro signo de que no solo los unía su amistad, si no, también la música.

━ Toca algo Alex, por favor. ━ Pedía una pequeña rubia de 15 años, mientras observaba el piano y a su amigo sucesivamente. Ambos se encontraban en la casa de la chica, y él acaba de revelarle que tocaba el piano, como ella. No podía con la felicidad que aquella noticia le había causado. La sola idea de poder tocar juntos la enviaba a un mundo de colores y sonidos hermosos. De hecho, hasta termino proponiéndolo. ━ ¡Si quieres podemos tocar algo los dos! Por favoooooooooooor. ━ Suplicaba, con las manos juntas y un puchero. Esto ultimo porque sabía que era algo a lo que no podría resistirse. De hecho, tal como predijo, no hizo falta nada más.

El piano desde siempre había sido el instrumento preferido de Beatrice, por su sonido y su forma. No era como la guitarra o el violín, siendo este último el favorito de su hermano, pues para ella, resultaba mucho más fácil encontrar sentimientos dulces y cálidos tocando cada tecla del piano. Le parecía fabuloso como si tocaba las teclas de las esquinas, sonaban tan diferentes, siendo una grave y la otra aguda, pero en una canción, ambas encontraban la forma de sonar acorde, de complementarse.

Para cuando salió de sus pensamientos, se encontraban terminando la canción, envueltos en lo que parecía ser una burbuja, que los aislaba del mundo… No, no era eso. Ambos habían creado un nuevo mundo, solo para ellos.
Si bien la rubia había decidido ser siempre amiga de Jacob, fue ese día, cuando Beatrice Bennington supo que sus sentimientos eran compartidos. Ninguno quería alejarse del otro.

━ Siempre estemos juntos, Alex. ━


━ Muchas gracias. ━ Dijo luego de unos segundos, poniéndose el collar enseguida, para luego entrelazar sus manos por sobre la mesa. La sonrisa no la abandonaba, y parecía mucho más feliz que cuando había llegado, si es que eso era posible. ━ Lo voy a atesorar para siempre. ━ Era una promesa. ━ Bien, dime, ¿Qué has hecho durante este tiempo? ¿Cómo es eso de que no desayunaste? ¡Come bien! Oh, oh. ¿Crees que podamos ir al parque luego? Ya sabes, ese parque. ━
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Emily Kinney
Edad del pj : 27
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 9.585
Lealtad : Pro Muggle
Patronus : Dacnis azul
RP Adicional : 000
Mensajes : 507
Puntos : 168
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5517-beatrice-bennington-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5523-beatrice-bennington-relaciones#81381 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5535-cronologia-de-bea http://www.expectopatronum-rpg.com/t5520-buzon-de-beatrice-bennington#81362

Jacob A. Fraser el Sáb Jul 14, 2018 7:43 am

Pongo una mano sobre mi pecho y simulo dolor ante su golpe y su palabrería de no querer comer piña. —Me hieres Abeja. —  ambos estamos sonriendo cuando la mesera llega a tomar nuestros pedidos, puedo sentir sus miradas y sus coqueteos, pero solo le respondo con cortesía y sin dirigirle una mirada de mas, quiero ser respetuoso con ambas chicas. Beatrice es mi mejor amiga y este día es nuestro y la mesera no tiene la culpa de que yo no esté interesado.
Me gusta su cara de sorpresa cuando toma el regalo, sé que no lo esperaba y me provoca una risa que no sepa que año con año siempre consigo algo para ella. Pero vale, que no se pierda la bonita costumbre de sorprenderla. Estoy feliz observándola abrir el paquete que sus palabras me toman desprevenido, las puntas de mis orejas se colorean un poco rojizas, trato de que mi nerviosismo y vergüenza no se note y le doy un ligero empujón. —Ya quisieras. — le guiño para darle más naturalidad al asunto.
Puedo ver la emoción en sus ojos mientras acaricia el collar, ese brillo en su mirada lo había visto en otra ocasión tiempo atrás…

Cuando eres un chico de 15 años las hormonas comienzan a gobernar tu vida, cualquier chico de esa edad preferiría pasar los veranos rodeados de chicas en bikini, hacer acampadas en las montañas y nadar en el lago Ness. Pero Jacob prefería mil veces la compañía de su mejor amiga ese verano. Es por eso que su madrastra había intercedido por él y había conseguido el permiso de su padre, pero también obtuvo las burlas y quejas de sus hermanos menores por preferir la compañía de una chica a los días de acampada.
Uno de los días en casa de la chica y entre conversaciones le había revelado que tocaba el piano y ante la insistencia de ella de tocar algo no había podido negarse.
Se sentó en un lado del banquillo frente al piano, palmeo con una mano el lugar que había dejado libre para ella y mientras esperaba que su amiga se acomodara, tomo aire. Le estaba muy agradecido a su madrastra por enseñarle este bello arte, la música se había convertido en un escape para él; cuando se sentía solo o cuando los recuerdos tristes de su madre lo invadían… Miro a Beatrice antes de que sus dedos se posaran sobre las teclas y con esa sola mirada supo que ahora tenía con quien compartir ese arte y que nunca más estaría solo.
Los dedos de ambos chicos se deslizaban por las teclas creando una sintonía prefecta, se vieron envueltos en su propia burbuja y Jacob sintió en ese momento que sus almas estaban conectadas.
Cuando la canción termino la emoción que irradiaba la mirada de la chica cautivo a Jacob; se dio cuenta que ya no eran unos niños, que su amiga era una chica y que era preciosa, sintió su corazón acelerarse y simplemente supo que siempre quería estar a su lado, no importaba como fuere, nunca se alejaría de ella.
—Siempre estemos juntos, Alex. —
Asintió a las palabras de la chica  y solo pudo responderle.
—Siempre Abeja te lo juro. —

Sacudí mi cabeza ante los recuerdos que me trajo esa mirada, le había hecho un juramento y era verdad que no dejaría que nada rompiera o terminara esa amistad, nada se interpondría, ni siquiera yo mismo.
—No tienes nada que agradecer. — le sonreí y me estire sobre la mesa. —Déjame ayudarte. — aparte un poco su cabello rubio y le ayude a abrochar el collar por detrás de su cuello, no pude evitar que mis dedos rozaran su piel, pero después me aparte rápidamente. Vi su rostro de felicidad y me sentí satisfecho. —Sé que lo harás. — Sabía que ella no era una chica que faltaba a su palabra.

Me acomode en mi silla cuando vi que la mesera se acercaba con nuestro pedido, la pizza familiar de pepperoni fue dejada en nuestra mesa y le hice una seña a Beatrice para que tomara la primera porción mientras yo abría la lata de coca-cola. —Pues eh estado trabajando, ya sabes. Haciendo una cosa por aquí y otra por allá. — le dije en forma de clave tratando de darle a entender que había estado trabajando para la orden. Siendo mi mejor amiga, era la única de mi círculo cercano que sabía que yo formaba parte de la organización. — ¿y tú que has hecho? — le pregunte antes de reírme ante su regaño. —Lo siento, es solo que te digo que no me ha dado tiempo de tomar algo. — tome una rebanada de pizza y mientras la masticaba, sopese la idea de ir al parque.

Ya nos estábamos arriesgando demasiado estando juntos en la calle, sin ningún disfraz y sin poder sacar las varitas. Pero también quería complacerla, además Hyde Park tenía un área apartada, en la que nos gustaba escabullirnos, pues estaba oculto entre muchos arbustos lo que te permitía tener privacidad y además tenía una hermosa vista directa al lago serpentine.
Trague el bocado y soltando un suspiro asentí. —Está bien, vayamos. — di un sorbo a mi bebida. —pero debemos ser cuidadosos. — Lo último que quería era que esta bonita reunión se convirtiera en una tragedia. Ella estaba conmigo y yo tenía que cuidarla.

—Por cierto hay algo en lo que necesito que me ayudes. — casi había olvidado que quería pedirle su ayuda, necesitaba consejos para llevar acabo otro intento en la animagia, comenzaba a frustrarme el hecho de que con los años no progresara demasiado, además de que esta vez no podía tener errores tan garrafales como para terminar en San Mungo, si tan solo ponía un pie cerca de ahí lo más probable era que terminara en Azkaban, así que ahora tenía que resolverlo por mi cuenta y era mejor evitar una mala transformación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Robert Pattinson
Edad del pj : 28
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 4.600
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : Lobo ártico
RP Adicional : 00
Mensajes : 55
Puntos : 27
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5987-jacob-a-fraser-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6016-jacob-s-relationships http://www.expectopatronum-rpg.com/t6018-cronologia-de-jacob-f http://www.expectopatronum-rpg.com/t6015-buzon-de-jacob-fraser

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.