Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gwendoline Edevane pj destacado
JOAHNNE & EDWARD Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Hello, teach me || Abigail M. & Harper J.

Harper Jones el Jue Jul 19, 2018 10:45 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 DwT3JRf

Al salir de las Red Flu que unía mi hogar con el Ministerio mis ojos curiosos no tardaron en analizar todo a su alrededor, era una costumbre muy parecida a la de los felinos que antes de desenvolverse libremente observan todo para saber exactamente cuáles serían sus pasos a seguir. Mi padre ya se encontraba pasos más allá, caminando de manera rápida y segura hacia los ascensores, comencé una cuenta en retroceso, empezando desde el número diez, esperando a que mi padre se diera cuenta que me había dejado atrás sin siquiera una despedida de su parte. No me dolía su olvido, para nada. Sé muy bien que esa mañana tiene una reunión importante, había hablado de ella hace días y a toda hora. Y para ser sincera, hubiera preferido que siguiera su día sin hacer caso de mí  pero,  él no era así. Al llegar a uno sonreí al ver cómo se detenía en seco y se giraba sobre su propio eje para dedicarme una mirada de lamento, ambos caminamos y nos encontramos a medio camino. Me perdí unos segundos en su clara mirada que no hacía más que transmitir una seguridad infinita y cariño,  porque era yo su campo de visión.

Los Jones jamás recibimos negativas. Y estoy seguro que tú no serás la primera, mi querida. Además, Abigail es inteligente, sabe muy bien reconocer buenos potenciales, o eso espero. Sino, ya sabes que tanto tu madre o yo estaríamos más que fel…

Papá, basta con esa idea. Ya lo hemos hablado ― lo detuve en seco. Que mi familia puede ser lo más importante en mi vida, pero no me gusta mezclar las cosas. Sé que ambos (hasta mi abuelo) se mueren por ser mis mentores en el camino de los Mortifagos pero, por más que estoy segura que todos ellos son capaces de exigirme igual o más que cualquier otro,  quiero emprender esta ruta de manera individual. Saber destacar tanto a su lado como separada de ellos, hacer mis propias redes, y generarme mi propia  reputación.

Lo sé ― cedió, dedicándome esa sonrisa que es capaz de derretir cualquier glaciar  y que me siento afortunada de ser de las pocas personas que la recibe. Se la devolví escuetamente, más que nada porque había demasiadas personas a nuestro alrededor para ser más expresiva, observé su ademán de abrazarme pero se detuvo, por la misma razón. ― Ya en casa, hablamos. ― se despidió.

Éxito en tu reunión de hoy, recuerda que los Jones no aceptamos negativas, no seas tú el primero, mi querido ― repetí sus mismas palabras a modo de despedida que le hicieron soltar una carcajada, me guiño el ojo y se giró nuevamente en dirección a los ascensores.

Al verlo alejarse inspiré profundamente, para luego girar hacia donde yo me dirigía esta mañana mientras soltaba el aire de manera gradual a casa paso. Mi destino: la oficina de la Ministra de Magia, Abigail McDowell.  Durante el transcurso, mi  mirada no se cruzó con nadie por más que sentí un par clavadas en mí. Era temprano, de seguro llegaría hasta antes que cualquiera en la oficina de la Ministra, pero mejor así, quería tener el tiempo suficiente para ordenar por última vez mis ideas. A diferencia de mi padre no tenía un discurso preparado que repetía hasta en la ducha, yo era más de improvisar, pero una lluvia de ideas mentales de las cosas más importantes nunca está demás.

Me equivoqué, ahí ya se encontraba un chico detrás de un enorme escritorio de madera, con detalles tallados de admirable belleza. Enseguida puse un pie dentro de la oficina dirigió su mirada hacía mí.

Buenos días ― le saludé de manera cordial, me acerqué hacia él.

Buenos días, ¿pidió una reunión para hoy con la Ministra? ― preguntó mientras se subía las gafas para clavar su mirada en una carpeta que no tardó en abrir y revisar su contenido ― No recuerdo tener agregada a una chica de…―hizo una leve pausa para mirarme de los pies a la cabeza de manera analítica ―…su edad ― terminó de decir, para volver a cerrar la carpeta y aclarar su garganta mientras tomaba una pluma. Le sonreí falsamente, mientras pensaba en lo idiota que me parecía su superioridad sabiendo el rango que tenía dentro de este gran edificio, tan sólo era un títere más, pobre ser deseoso de poder― La Ministra sólo está recibiendo entrevistas los días jueves, por una hora. Esta semana ya está ocupada, podría agendarte ya para la otra semana ― me indicó ya sin siquiera mantener la mirada sobre mí sino que en los múltiples archivos que se encontraban esparcidos por el escritorio y que cautivaban su atención.

No, gracias. Prefiero esperarla ― le dije de manera segura y de rostro inexpresivo. Su mirada volvió a estar en mí, y su ceja derecha decidió elevarse desafiante ― Señorita… ― comenzó a protestar pero el sonido de unos tacones detrás de mi espalda captó la atención de ambos. Me giré rápidamente observando como Abigail McDowell había llegado.

Me adelanté al mago y me acerqué a ella un par de pasos― Ministra, buenos días. No sé si se acuerda de mí, soy Harper Jones. Me gustaría hablar algo con usted, lamento aparecerme así, pero prometo no quitarle mucho de su tiempo. También puedo esperar a que se desocupe si es necesario ― dije de manera soberbia y respetuosa.

Ministra, lo siento…le dije que debía esperar a tener una hora agendada, pero ella insistió en esperarla ― le escuché decir al mago que de haberme girado hubiera notado que se había levantado del escritorio para hacerse notar. No aparté mi mirada de Abigail, deseando que a diferencia de aquel mago ella supiera que mi presencia allí estaba lejos de ser innecesaria y estorbante.


vestuario:

Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 WOsrnoD
Harper Jones
Imagen Personalizada : Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 Tumblr_peqxfybTqv1vby9weo8_250
RP : 8
PB : Dua Lipa
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 12.861
Lealtad : Mortifagos.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6059-harper-jones-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6078-harper-r-e-l-a-c-i-o-n-e-s http://www.expectopatronum-rpg.com/t6112-what-you-waiting-for-crono-harper-jones http://www.expectopatronum-rpg.com/t6113-harper-is-not-available-leave-a-message-correo-h-jones
Harper JonesUniversitarios

Harper Jones el Dom Mar 03, 2019 3:25 pm

Las cosas aquel día se habían tornado diferentes a cómo me las había imaginado. Y no me sorprendía, hace un tiempo había descubierto que la vida es un caja de pandora que en cada vuelta de esquina puede sorprenderte. Tanto para bien como para mal. Y hasta el momento, la mujer que tenía al frente siempre lo hacía para bien. Era fría es su trato, sí. Era cruda en sus palabras, sí. Pero pese a ello, irradiaba una fuerza y confianza que no pasaba desapercibida ante mi ojos, haciéndome entender el por qué ella se encuentra donde está y descubriendo que lejos es la mejor Ministra mujer que hemos tenido hasta ahora, y logrará sin lugar a dudas llevar al mundo mágico a un muy buen paradero.

Ahora, me pidió contarle mis fallos. Y por más que pensé y pensé, me dí cuenta que durante todo este tiempo las cosas se me habían dado fácil. Y un error, si es que alguna vez existió alguno, lo he olvidado o no fue muy importante. Quizás es mi crianza, siempre me inculcaron que si algo ya no se puede solucionar entonces ya no vale la pena gastar el tiempo allí, y que si es solucionable entonces tengo que ir y arreglarlo, y todo aquello hace que el habitar el error para mí siempre ha sido una estación pasajera y olvidable. A excepción de mi tía, ese tema por más que lo intento no logro olvidarlo, siempre al menos una vez en el día la pienso, recuerdo los momentos juntas y me pregunto cómo pude ser tan ciega, cómo no pude darme cuenta que tenía al enemigo frente a mis ojos, uno escondido bajo un gran disfraz de oveja, una muy esponjosa que aún, en secreto, extraño abrazar. Ella es mi talón de aquiles, claramente.

Quise corregir que tenía veintiuno y muy pronto veintidós, pero me quedé callada, porque hay cosas que realmente no vale la pena decir en voz alta, y mi edad era una de ellas. Por lo que simplemente me dediqué a asentir ante sus palabras.

Sonreí cuando dijo que ella tampoco era perfecta, era la primera vez en toda la noche que hacía una especie de broma entre las dos, pero aún así, era consciente de que sólo duraría un par de segundos, ya que su actitud recta y parca volvió para decirme que muy pronto entraría a la arena de un gran Coliseo Romano a batallar con grandes bestias, y eso en vez de asustarme me atrajo mucho más, al punto de que mis ojos ganaron en brillo y un escalofrío placentero recorrió mi espina dorsal. — Lo sé, y quiero hacerlo. Quiero aprender, quiero fallar, y aprender de mis errores e ir superándome. Soy consciente de que hasta el momento mi vida no ha tenido grandes altercados, y en su mayoría las cosas se me dan bien, pero no le temo a fallar, de verdad. Y tengo las ganas de poder aprender y ayudar lo más posible a la causa, de verdad — le dije sincera.

Cuando ella tomó de su vaso le imité y tomé del mío, disfrutando de la frescura de mi trago y la dulzura que desprendía. Y cuando me preguntó sobre la defensa física no pude evitar generar una mueca en mis labios de inconformidad, ya que ese tema había sido una batalla constante con mi familia en el pasar de los años, al menos ahora creo que tendrá un final feliz. — Uff, eso ha sido un gran tema en la familia Jones. Hace un par de años logré tras mucho insistir que me dejarán entrar a clases de boxeo, tuve que batallar incansablemente con mis abuelos de que aquella disciplina también podía ser para chicas y que por más que "no necesitará" según ellos protección de ese modo si tenía mi varita, yo quería hacerlo. Y fuí a un par de clases, para mí iba todo bien. Pero para mi profesora de danza y abuelos no, al punto de que se confabularon para lograr sacarme de allí, ya que toda esa agresividad no ayudaba para nada a mi formación de bailarina.— suspiré.— Pero, ahora ya cumplí la mayoría de edad en todo el mundo, y hay cosas que ya puedo decidir por mi misma. Y he averiguado, así que estoy en ello, lo que aún no sé es cuál disciplina escoger, me gustó el boxeo en su momento, pero creo que pueden haber unas mucho más completas.— le comenté y la miré a los ojos.— ¿Me recomienda alguna?— le pregunté, esperando que el no saber defenderme de esa manera no descontará mis puntos aquella noche. Que con Abigail sentía constantemente que mi marcador partía con número menos, era frustrante pero no paralizante. Es que las cosas difíciles siempre me han atraído.
Harper Jones
Imagen Personalizada : Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 Tumblr_peqxfybTqv1vby9weo8_250
RP : 8
PB : Dua Lipa
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 12.861
Lealtad : Mortifagos.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6059-harper-jones-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6078-harper-r-e-l-a-c-i-o-n-e-s http://www.expectopatronum-rpg.com/t6112-what-you-waiting-for-crono-harper-jones http://www.expectopatronum-rpg.com/t6113-harper-is-not-available-leave-a-message-correo-h-jones
Harper JonesUniversitarios

Abigail T. McDowell el Lun Mar 04, 2019 7:41 pm

Al menos tenía que admitir que le complacía escuchar que no temía fallar, porque fallaría, fallaría y volvería a fallar. ¿Y eso la hacía más débil? No. La gente tenía la mala creencia de pensar que los fallos te volvían débiles, vulnerables o peor que el resto, pero era justamente todo lo contrario: fallar te volvía fuerte, te hacía aprender de ti mismo y no había nada más poderoso para la evolución de uno mismo que aprender de todo lo malo que tienes. Además, le complacía escuchar eso porque no soportaría tener a una llorica bajo su mando que estuviese todo el rato autocompadeciéndose de que es una inútil. No estaría al mando de alguien así y lo patería desde que tuviera oportunidad.

—Bien —dijo finalmente a sus palabras. —Sé cero orgullosa conmigo: si haces algo mal, lo dices claramente. No me voy a regodear de tus errores, no me sirve de absolutamente nada.

Sin embargo, el hecho de aceptar que lo has hecho pésimo, suele dolerte en el orgullo y pocas veces se te olvida. Y era muy importante eso de no olvidar: los errores tenían que quedarse grabados a fuego lento en tu cabeza para que siempre estuviesen ahí. Había sido un gran consejo de su mentor de entonces, probablemente de los mejores.

El tema de la defensa física no le importaba demasiado, es decir, era muy normal que una persona de su edad no hubiese tenido tiempo físico para poder entrenarse. Preguntaba por curiosidad y saber qué tipo de entrenamientos debía de darle, si solo mágico o también el de algún arte marcial. Tenía intención de utilizar a Harper como una aliada real, ergo no tenía interés en dejar puntos débiles en ningún tipo de maestría. Podría decirse que si una persona estaba a cargo de Abigail, ésta se iba a encargar de convertirla en una persona poderosa, siempre y cuando cumpliese con dicho poder para estar ahí en todos los casos.

Discrepaba en eso de que la agresividad no iba en sintonía con el baile, pero evidentemente no iba a entrar en ese debate ahora.

—El boxeo es lento y aparatoso, tú eres alta y ágil. Fue una elección horrible. —Le dijo con claridad, sin ningún tipo de tapujos. Normal que no vieran lógico que alguien que hacer boxeo puede tener la misma gracilidad para bailar, sin embargo, hay muchos tipos de artes marciales que pueden combinar perfectamente con la danza. —Eres alta, de piernas largas y encima, si has hecho danza durante tanto tiempo, supongo que tendrás gran equilibrio y agilidad. Tienes que elegir una disciplina que favorezca tus puntos fuertes, no que los haga desaparecer. —Hizo una pequeña pausa, colocando una de sus manos sobre la mesa, al lado de su vaso. —Sé defensa personal y aparte domino dos artes marciales que se complementan muy bien entre sí. —Llevaba mucho tiempo entrenando como para tener muy claro en qué puntos podía destacar alguien con la fisionomía de Harper, por lo que se veía más que capacitada para entrenarla al respecto. —Yo te enseñaré. Si quieres meterte en algo por tu cuenta, te recomendaría que dejases las disciplinas para nuestro entrenamiento y te enfoques en la resistencia y la fuerza.

Vamos, cardio y músculo. Un gimnasio convencional en donde poder formarte para no cansarte subiendo unas escaleras. Era bailarina, pero un entrenamiento físico e intensivo como los que iba a tener con Abigail le iba a hacer sudar y a quedarse sin aire, eso que lo tuviese claro. Las entrenamientos con la pelirroja siempre iban a ser así, hasta el límite. Ella consideraba que sólo así se aprendía, llegando hasta el límite siempre.

—De todas maneras, si bien tanto el entrenamiento mágico como el físico vienen muy condicionados por las facultades del aprendiz, el entrenamiento con la varita será más general que el físico. Para ese último tengo que conocerte si queremos sacarte el máximo partido —le dijo de manera directa; estratégica. El entrenamiento mágico también sería específico dependiendo de sus puntos fuertes y débiles, pero a la hora de la verdad, Harper tenía muchísima más experiencia con la magia que peleando físicamente, por lo que sería más fácil instruirla mágicamente que física. —La primera vez que quedemos para entrenar te pondré a prueba. —Sujetó entonces el vaso. —Te mandaré pronto una lechuza con la cita cuando compruebe mi agenda y ya veremos qué es lo que mejor te vendrá.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 32.562
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 851
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Harper Jones el Mar Mar 19, 2019 3:41 am

Hace mucho que alguien no me hacía replantearme de esa manera mi vida. Sobre todo porque eran muy pocas las personas con las que solía tener, o dejaba que instancias como estas tuvieran cabida en cualquier conversación. Pero esta vez, pese a toda mi armadura de metal inoxidable, bajé por unos instantes mi escudo para dejar entrever parte de mí, que a pesar de no resultar ser grandes errores a la vista de la pelirroja, para mí de manera particular eran parte de mi reducida lista de errores ejecutados hasta la fecha. Donde uno de ellos en particular aún me pisaba los talones.

Y le dije que no temía fallar, pese a que durante toda mi vida aquella palabra no formara parte del diccionario Jones, ni mucho menos Meyer. Sabía que lo que se avecinaba no era una pradera llena de flores, ni mucho menos era tan ilusa para creer que con nuestro aliados en el poder las cosas serían más fáciles. Todo lo contrario, lo que yo busco es precisamente lo contrario a la comodidad o la tranquilidad. Busco saciar una parte de mí que me fue arrebatada sin piedad alguna. Busco aprender, perfeccionarme y entrenar hasta el cansancio para terminar poniendo a todos aquellos inservibles en el lugar que siempre debieron estar, dentro de cuatro paredes y siendo ratas de laboratorio. Y si en el camino me caía, pues bien me iba  a levantar.

Cuando me dijo que la elección había sido horrible asentí con la cabeza, lo había comprobado con mi propio cuerpo aquello. Abrí mis ojos sorprendida cuando me contó que sabía dos artes marciales. Esa mujer era definitivamente una caja de pandora. Una sonrisa apareció en mis labios cuando me dijo que me enseñaría.— Me parece perfecto. Me uniré a un gimnasio paralelamente— le respondí con un especial brillo en mis ojos. Sintiendo ese cosquilleo de las ganas que tenía de que todo aquello empezase ya.

Me mordí el labio inferior cuando me señaló que la primera vez que entrenemos me pondrá a prueba. Porque por más que durante toda mi vida he practicado danza y mi consciencia corporal no sea menor, el tipo de fuerza utilizado en dichas artes marciales jamás a formado parte de mis entrenamientos habituales, siendo algo totalmente nuevo para mi, y no se cómo se me va a dar en su momento.— Esperaré atenta esa lechuza entonces.— le dije sonriente, tomando otro sorbo de mi copa.

Lo que resto de esa noche no fue mucho más, hablamos un par de cosas hasta que nuestras copas se vaciaron y ambas nos fuímos por distintos caminos a nuestras respectivas casas. Al llegar, ví todas las luces apagadas y silenciosamente subí las escaleras hasta mi habitación, y cuando mi mano tomó el picaporte una voz sonó al final del pasillo.— ¿Harper, eres tú?.- preguntó la voz de mi madre, sonreí y me dispuse a caminar a su habitación, ya que de seguro estaban igual o más nerviosos que yo de saber la respuesta que la Ministra tenía para mí.


***


La carta de McDowell no se hizo esperar, al  día siguiente tras nuestro encuentro una lechuza entró a mi habitación con una carta que contenía solo una dirección en ella, más una posdata que decía que debía llevar ropa cómoda para entrenar.

El entrenamiento había quedado para tres días más, por lo que  fuí a un gimnasio a inscribirme para partir en el enseguida. Era consciente que en ese periodo cortísimo de tiempo no iba a lograr un nivel supremo en acondicionamiento físico, pero al menos podía comenzar a hacerme la idea, generar mi rutina, ver cuáles son mis puntos más débiles y fuertes y así no comenzar tan de cero nuestros entrenamientos.

Cuando llegó el día acordado, estuve durante todo el día con la cabeza en las nubes, ansiosa y nerviosa. Sé que le había dicho que no temía a fallar, pero una parte de mí, aún así temía no estar a la altura, o descubrir que las artes marciales no era para mí, y terminaría siendo un desastre que desencante a la Ministra y su idea de querer guiarme por las filas de Lord Voldemort. Pero cuando ese pensamiento invadía demasiado mi cabeza, la sacudía, y comenzaba a tararear la última canción pegadiza de moda. Le había pedido aprender, y eso es lo que haría. Y realmente quería hacerlo, y como bien me decía mi abuelo "Querer es poder". Así que no iba a estar dispuesta a perder mucho tiempo boicoteando a mi misma.

Llegué al lugar, era una gran Academia de Artes marciales, que a primera vista se veía muy lujosa y amplia. Al entrar no ví a Abigail, por lo que mi primer impulso fue ir a recepción a preguntar si ella había dejado algún recado o simplemente la conocía y sabía a dónde podría estar o que curso tomar allí, recibiendo a modo de respuesta que un joven japonés me guiase hacía  lo que más tarde descubriría que era un Dojo en el segundo piso. Me dejó en la entrada para luego irse por el mismo camino que habíamos venido, no sin antes hacer un movimiento con su cabeza a modo de despedida.

Abrí la puerta y lo que vi en su interior me dejó por un par de segundo con la boca abierta. Es que ni de lejos la puerta le hacía honor a lo que se encontraba en el interior de esa habitación. Era una zona que parecía sacada de una película japonesa, toda de madera y con grandes ventanales cubiertos de rejillas, donde se colaba uno que otro rayo de sol que iluminaba el piso de tatami blanco, que pese a las dificultades se encontraba pulcramente limpio y reluciente.

Y en una esquina Abigail McDowell.

Hola — le salude caminando hacia ella pero con mi mirada aún devorando todo a su alrededor.— Este lugar es majestuoso— musité cuando llegué a su altura, dejando mi bolso sobre una tarima de madera.— ¿Desde cuando entrena acá? ¿Le permiten entrenar sola?— le pregunté curiosa y fascinada al mismo tiempo. Es que a mi me gustaban las multitudes solo en fiestas o recitales, en las demás cosas, más bien era un poco antisocial, y el saber que entrenaremos solo ella y yo en un lugar así de guay, pues nada, me hacía flipar.

ATUENDO:
Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 8dc31926-f6ef-46c2-9f3c-b0165c2fc59f?width=587&height=734
Harper Jones
Imagen Personalizada : Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 Tumblr_peqxfybTqv1vby9weo8_250
RP : 8
PB : Dua Lipa
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 12.861
Lealtad : Mortifagos.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6059-harper-jones-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6078-harper-r-e-l-a-c-i-o-n-e-s http://www.expectopatronum-rpg.com/t6112-what-you-waiting-for-crono-harper-jones http://www.expectopatronum-rpg.com/t6113-harper-is-not-available-leave-a-message-correo-h-jones
Harper JonesUniversitarios

Abigail T. McDowell el Mar Mar 26, 2019 2:08 am

Si bien aquel dojo podía parecer un lugar de entrenamiento muggle convencional, no lo era. Aquel lugar lo llevaba una mujer adulta japonesa y bruja, que hacía mucho tiempo se había trasladado a Londres por motivos de trabajo, creando ese dojo de manera totalmente autónoma después de la muerte de su marido. Su hijo, Takahashi Izanagi, había sido el encargado de enseñarle ya años atrás a Abigail el arte del taekwondo y ésta, cada vez que quería entrenar, asistía a él para mejorar en técnica, sobre todo desde que combinaba el taekwondo con el eskrima, una técnica muy diferente. Izanagi siempre había ayudado a la pelirroja a mejorar, enseñándole técnicas incluso que estaban fuera de su arte marcial que combinaban a la perfección con su nuevo arte aprendido, ya que desde siempre habían tenido muy buen trato y se entendían muy bien.

Dojo Takahashi:
Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 TOiS6t6

Siempre había tenido libertad para entrenar en ese lugar, más ahora que era la Ministra de Magia y ambos apoyaban de manera incondicional este nuevo gobierno liderado por Abigail. De hecho, para ellos era un honor tener a la Ministra de Magia como una fiel cliente de su dojo, pues era consciente de la reputación que eso les daba. Es por eso que con un buen trato en su espalda tanto con la jefa, como con el hijo, McDowell tenía ciertos privilegios en ese lugar. Podría decirse que aquella señora veía en la pelirroja una reflejo de la hija que perdió, por lo que en cierta manera tenía por ella un cariño especial.

Así pues, reservar un dojo para ella sola en calidad de entrenamiento a una alumna era fácil de conseguir de una familia tan apegada a ella. Es por eso que citó a Harper allí, sabiendo que lo más probable es que la Jones no tuviese ni idea de ese lugar que, al menos para la pelirroja, tantas veces había servido no solo para mejorar, sino también como mero lugar en el que evadirse.

Harper no llegó tarde, sino todo lo contrario, fue puntual y precisa. Cuando apareció, Abigail se encontraba descalza en una esquina, colocándose alrededor de sus nudillos unas vendas para no dañarse. No pretendía ir con todo, pero igualmente no quería terminar yendo mañana a trabajar con rasguños en las manos. Nada más ver a Harper, miró sus playeras.

—Quítate eso —le dijo en referencia al calzado. —Entrenaremos descalzas.

Nunca había pisado el tatami con calzado y ya era una especie de ritual para ella. Además, sentía que con los zapatos lo único que aportaría en ese tipo de entrenamiento era un mayor golpe en cuanto a impacto con las piernas y la verdad es que su intención no era hacer más daño, simplemente enseñarla.

—Entreno desde los... veinte años. Me permiten reservar uno de los dojos porque me llevo muy bien con la familia Takahashi. Además de mis maestros, tenemos una gran relación —le respondió a su duda, para entonces agacharse y coger unas vendas para Harper, las cuales les tiró al vuelo. Le mostró lo que ella misma tenía en los puños. —Son para evitar daños en los nudillos y amortiguar los golpes, ¿sabes ponértelos?

Esperaba fervientemente que no fuese de lista y se los colocase mal. Abigail no tenía problema en enseñarle aquella vez y que ya, a partir de ahí, siempre lo hiciera bien. La pelirroja no llevaba muy bien a las personas que intentaban dárselas de autosuficiente y luego la cagaban, aunque ella de joven era exactamente ese tipo de personas.

—Vamos a empezar por lo básico en todo esto —dijo entonces, yendo directa al grano. —¿Sabes pegar un golpe con la mano sin hacerte daño en el proceso?

Parecía una pregunta estúpida, pero el noventa por ciento de las personas contestaría afirmativamente a esa pregunta sólo por evidencia, cuando en realidad pegar un golpe, sea con el puño cerrado o con la mano abierta, tenía mucho más peso del que uno quería darle. Y teniendo en que cuenta que Harper ya le había dicho que tenía pocos conocimientos en temas de artes marciales—por mucho que hubiera intentado boxeo—tampoco quería dar por supuesto nada.

Atuendo:
—SIN ZAPATOS NI MUÑEQUERAS—
Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 2018-New-Korean-Style-Women-Sport-Yoga.jpg_350x350
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 32.562
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 851
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Harper Jones el Jue Abr 25, 2019 4:27 pm

El lugar era hermoso, era de esos que cautivan tu mirada al punto de dejarte por unos segundos sin aliento. Comencé a caminar  pero al escuchar la voz de Abigail y su orden me detuve en seco. Miré mis zapatillas, y luego los pies de la pelirroja, para luego sin decir palabra sacarlas y dejarlas a un costado. El suelo era blando y amortiguante, todo un gusto para mis pies.

Toda mi vida he sido muy curiosa, es por eso que al llegar junto a la Ministra no tardé en hacerle preguntas. Además, el saber el origen de las cosas siempre ha sido algo que llama mi atención, el por qué y el para qué, preguntas que al menos para mí son fundamentales para casi todo. Como siempre su respuesta fue escueta, dejando a mi curiosidad con ganas de saber más, pero nuevamente me quedé en silencio, tragándome las demás preguntas que se me vinieron a la cabeza, es que hoy nos habíamos reunido a entrenar, no a tomar un té y hablar de nuestra vida, así que...me centraré a lo que vinimos.

Tomé al vuelo la venda que me lanzó y las observé. Las había visto antes, sí. Pero de ahí a saber ponerlas en mis propias manos... —La verdad es que no. Nunca me he puesto unas antes. — le confesé para luego clavar mi mirada en la de la pelirroja. — Pero aprendo rápido. — agregue enseguida ofreciendo una sutil sonrisa. — Así que si me enseñas, prometo  saber ponerlas de aquí en adelante. — le dije, y no mentía, es que si realmente pongo atención en aprender algo me queda grabado a fuego en la mente y no se me olvida más.

Vale — dije cuando señaló que empezaríamos por lo básico. Escuché su pregunta y mi primer impulso fue adoptar la posición que mi entrenador de mis dos (a mi pesar) clases de boxeo me había enseñado como la "correcta" para lanzar un buen golpe. — Bueno, no sé si logré no hacerme nada de daño ya que no alcance a realmente golpear algo. Pero  algo de teoría y práctica pude aprender de mis clases de boxeo. Lo primero, es tener una buena postura ya que será nuestra base para el golpe. — le señalé, mientras hacía un leve rebote para mostrar mi base.Mis manos deben estar empuñadas, donde el pulgar debe estar cubriendo a los demás dedos, así... — le mostré mi puño. —...para luego, elevar mis manos a la altura de mi rostro, donde una cubre y la otra ataca...de un impulso que viene de todo mi cuerpo, no solo mi mano dar un puñetazo con mis nudillos. — narré, mientras que mi cuerpo iba acompañando mis palabras.

Al terminar relajé mi cuerpo y me reincorporé para mirar a Abigail. — ¿Estoy bien? — le pregunté junto a una mueca en mis labios. — Las clases las tuve hace mucho, pero eso es una de las cosas que más recuerdo. Mi profesor me decía que lo que más me costaba era tener consciencia de mi base, mantener mi centro abajo y rodillas flectadas, ya que por la danza tendía siempre a elevar mi cuerpo que a mantenerlo firme sobre la tierra. — le comenté, ya que fue lo que mi profesor de ese entonces puso más atención en mí, ya que decía que la potencia de mi golpe, y la consciencia de las cadenas de movimiento que se necesitan para dar un buen puñetazo iban en buen camino, pero la postura de mis piernas y rodillas era algo que debía trabajar. Quizás ahora las cosas eran distintas, mucho había pasado desde entonces, pero creí que lo mejor era señalarlo, no perdía nada.

Sentía cosquillas en mi estomago, y más que de nervios era de adrenalina. Hace mucho que había tenido ganas de aprender algún arte marcial, y mi familia y circunstancias nunca me habían permitido hacerlo. Pero ahora que la vida se encontraba tan hostil y nos encontrábamos en una especie de guerra en el mundo mágico, tenía la razón suficientemente para comenzar a introducirme en un mundo que desde siempre había querido aprender.  
Harper Jones
Imagen Personalizada : Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 Tumblr_peqxfybTqv1vby9weo8_250
RP : 8
PB : Dua Lipa
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 12.861
Lealtad : Mortifagos.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6059-harper-jones-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6078-harper-r-e-l-a-c-i-o-n-e-s http://www.expectopatronum-rpg.com/t6112-what-you-waiting-for-crono-harper-jones http://www.expectopatronum-rpg.com/t6113-harper-is-not-available-leave-a-message-correo-h-jones
Harper JonesUniversitarios

Abigail T. McDowell el Lun Abr 29, 2019 10:57 pm

Desde que la chica le dijo que no sabía ponerse las vendas en los nudillos, Abigail se acercó con un par a ella, quedándose frente a ella y sujetando una de sus manos para empezar a ponérselas. La técnica era fácil y el truco estaba en pasar de cierta manera en concreto la venda a través de los dedos, de tal manera que no molestase al cerrar el puño. La pelirroja continuó hablando mientras se las ponía, suponiendo que Harper estaría atenta no sólo a sus palabras, sino también a cómo estaba poniéndole aquello para que no le volviese a preguntar en ningún momento y ya, en cada entrenamiento, se la pusiese ella sola.

No era algo que viniese con una explicación muy densa detrás, sino que con observar como se hacía una debía de darse cuenta del truco esencial. Y si decía que aprendía rápido, que lo demostrase.

Se dio cuenta de que Harper por mucho que hubiese dado boxeo, tuvo que haber dado muy pocas clases al respecto, pues no había llegado ni a golpear. Le resultó incluso curioso: ¿la gente joven no se apuntaba a esa clase de artes marciales para precisamente golpear? Al menos, eso sí, el profesor que tuvo le instruyó en cómo colocarse y aprovecharse de su cuerpo para tener un mayor partido a sus movimientos.

Soltó sus manos cuando terminó de colocarle la venda en una de las manos, para dejar que se colocase en la posición en la que le habían enseñado.

—No está mal —le respondió. —En cuanto a lo del punto de gravedad y la flexión de las rodillas sí estoy de acuerdo. La posición del puño también es correcta para evitar quedarte sin pulgar por el camino, pero lo de elevar sus manos para cubrirte el rostro siempre dependerá de tu técnica y de la de tu contrincante. De nada te serviría protegerte en alto si tu contrincante golpea bajo. —Hizo una pausa. —Una no hace lo mismo si se enfrenta a un enemigo, que si se enfrenta a otro con una técnica totalmente diferente. La idea es que seas capaz de saber leer al enemigo y adaptarte defensivamente a él.

Se acercó a ella con la otra venda, para colocársela en la que le quedaba, haciendo hincapié en que prestase atención. Continuó hablando mientras lo hacía, con la mirada fija en el dorso de la mano de la muchacha.

—Es importante no estancarse sólo en una manera de pelear. No sólo ser capaz, por ejemplo, de golpear con puño cerrado, sino saber los puntos débiles y saber aprovechar los golpes con la mano abierta. Golpear con esto… —Rozó con su mano la parte interior de la mano, el hueso del final del cúbito. —Golpear con esto se le suele llamar golpear ‘de martillo’ y es muy efectivo para golpes finales. Suele utilizarse mucho en el Muay Thai. Y golpear con esta parte… —Le giró la mano para tocar la parte de la mano más cercana de la muñeca. —Son los carpianos y por norma general es más fácil hacer mucho más daño con esto si sabes en donde golpear, asegurándote además de que tus dedos no sufren daños. Se utiliza mucho en defensa personal.

Metió el final de aquella venda por el interior de una de las primeras, haciendo que aquel vendaje fuese fuerte y preciso. Muchos años de aprendizaje protegiéndose las manos como para fallar con aquel tipo de protección.

—La idea de nuestro entrenamiento será que seas capaz de enfrentarte a cualquier tipo de enemigos y para eso no sólo vas a tener que saber diferentes maneras de pelear, sino también ser capaz de identificar la mejor manera de derrotar a tu oponente, habiéndolo estudiarlo previamente. Es eso lo más importante, porque como él te gane en leerte y adaptarse a ti, tendrás complicado quedar por encima y vencer —le dijo con claridad que eso era mucho más que simple entrenamiento físico.

Abigail pretendía utilizar a Harper Jones a su favor, pues la pelirroja no tenía tiempo de perder el tiempo de entrenar a una persona sin ningún tipo de beneficio. Y quería que Harper fuese una mujer competente en la que poder confiar ahí fuera, en la guerra de verdad. Y no era ya cuestión de lealtades, sino cuestión de confiar en sus capacidades como duelista, con y sin varita. No quería estar pendiente de una inútil que no sabe defenderse.

—Empezaremos con la movilidad y poco a poco implementaremos los golpes. Dejaremos las diferentes técnicas para más adelante, cuando sepas moverte sin dudar —dijo finalmente.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 32.562
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 851
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Harper Jones el Sáb Jun 08, 2019 5:03 am

Puse todo mi cuerpo en alerta y  atento a cualquier estímulo, ya que Abigail me hablaba al mismo tiempo que iba recreando ante mis ojos la adecuada manera de ponerme los vendajes. Todos mis sentidos estaba a flor de piel, y como si mi mirada tuviera la capacidad de grabar lo que observaba, registré en mi mente paso tras paso lo que ella hacía para luego poder imitarlo a la perfección, o al menos para poder practicarla hasta que me saliera fácilmente.

Luego me preguntó si sabía dar un golpe sin dañarme en el intento, preferí ser lo más sincera, y le conté lo que recordaba de mis acotadas clases de Boxeo que tuve cuando más pequeña, mientras que con mi cuerpo intentaba recrear lo que iba diciendo. Además, agregué un comentario que mi profesor de entonces había realizado sobre mi práctica, no era mucho lo que me había podido observar, y ya mucho tiempo ha pasado desde entonces, pero aún así se lo informe a la pelirroja, le había prometido ser sincera y bueno, ahí estoy cumpliendo mi palabra.Cuando terminé la miré expectante. —  Saber leer al enemigo, vale.—  Repetí en voz alta, como un mero ejercicio de dejarlo doblemente grabado en mi memoria.

Se acercó nuevamente a mí y tomó mi otra mano para ponerme la venda, y nuevamente mi atención se dividió en dos partes, mi mirada clavada en mis manos mientras que mis oídos eran todo Abigail. Elevé fugazmente la mirada y asentí, a modo de darle entender que iba siguiendo sus palabras y comprendiendolas al mismo tiempo. Mi mente funcionaba como una gran locomotora, iba a mil por ciento registrando esos nuevos conocimientos. —  Me parece perfecto.—  le señalé con una leve sonrisa, pequeña en cmparación a toda la emoción que sentía en mi interior.— ¿Cuál es tu arte marcial favorita? —le pregunté de paso, no pude evitar que mi eterna curiosidad entrara al baile.

Estaba emocionada, no era para menos. La mismísima Abigail McDowell se iba a dar el tiempo para no solo enseñarme una arte marcial, sino que varias, y donde su objetivo final era que aprendiera a leer el cuerpo de nuestro enemigo, y como cual escáner, descubrir sus puntos más débiles para cobrarselos en el campo de batalla. Mi abuelo siempre me decía que lo bueno tarda en llegar, y una vez más aquel hombre tiene razón. Ya que quizás hace años atrás, aún era muy joven e ilusa para sobrellevar esto, pero hoy las cosas eran muy diferentes, hoy el querer aprender autodefensa y ataque no era por mero gusto, sino que era parte de un ideal, era seguir adquiriendo nuevas herramientas que me ayudaran a poder defender y hacer perdurar mucho tiempo más la bandera de lucha que tanto la pelirroja como yo somos partidarias. De alguna u otra manera, ambas aborrecemos a los hijos de muggles, y aquello de alguna u otra manera nos tiene aquí reunidas, y yo no pienso arruinar esta oportunidad, lo dejaré todo y más en estas cuatro paredes, hasta demostrar que puedo ser capaz de defenderme por cuenta propia sin la necesidad de mi amada varita.

¿Antes de comenzar podría deshacer uno de tus vendajes para mostrarte si lo aprendí correctamente? — le pregunté con ojos curiosos. Es que podía verse como un detalle sin importancia, pero por alguna extraña razón siempre he sido de esas personas que le gusta ir escalando pero pasito a pasito, y mi primer obstaculo había sido ponerme las vendas ¿Podré superarlo? miré a la pelirroja esperando su aprobación, mientras recreaba en mi cabeza sus movimientos si es que su respuesta terminaba siendo afirmativa.

Harper Jones
Imagen Personalizada : Hello, teach me || Abigail M. & Harper J. - Página 2 Tumblr_peqxfybTqv1vby9weo8_250
RP : 8
PB : Dua Lipa
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 12.861
Lealtad : Mortifagos.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 40
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6059-harper-jones-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6078-harper-r-e-l-a-c-i-o-n-e-s http://www.expectopatronum-rpg.com/t6112-what-you-waiting-for-crono-harper-jones http://www.expectopatronum-rpg.com/t6113-harper-is-not-available-leave-a-message-correo-h-jones
Harper JonesUniversitarios

Abigail T. McDowell el Miér Jun 12, 2019 11:58 pm

Pocas personas tuteaban a la pelirroja y lo hacían por dos razones: o bien porque eran mayores que ella y se les podía permitir cierta libertad expresiva, o bien porque ellas les había dado permiso. Una de las primeras cosas que le había dicho a Harper era precisamente que no la tutease y es que consideraba que, dado su puesto, un exceso de confianza podría hacer que cualquiera creyese tener libertades que en realidad no tenía, o ni siquiera rozaba a tener. Era una mujer distante que quería decidir por cuenta propia quién estaba o no a su lado y quién se merecía ese trato favorable. Y lo sentía por Harper, pero todavía no estaba en ese nivel.

Lo dejó pasar en ese momento.

El eskrima le respondió, dando por hecho que no sabría qué era o lo confundiría con el famoso esgrima. Es un arte marcial filipino que ha sido influenciado tanto por disciplinas orientales como occidentales. Se da gran especialización al uso de técnicas de mano vacía, los puños, patadas, luxaciones o incluso lanzamientos, pero lo realmente interesante de este arte es que luego abordas el uso de armas tradicionales, llegando un momento en el que eres capaz de utilizar casi cualquier cosa como un arma. Lo explicó casi con pasión, pues si bien tenía nociones de muchas artes marciales, ella en realidad era una experta en esa.

Recordaba haber entrenado duro con Caleb en ese arte, hasta el punto de convertirse en una mujer realmente peligrosa con casi cualquier cosa en la mano.

Cuando iban a empezar, la muchacha preguntó que si podía quitarse un vendaje recién hecho para hacerlo de nuevo bien. Le pareció una decisión arriesgada: sólo había visto hacerlo dos veces, ¿no sería más prudente hacerlo en casa varias veces antes de intentarlo frente a ella? Por un momento Abigail se metió que lo haría más y que tendría que volver a hacérselo, pero le dio un voto de confianza porque quería asumir que Harper no era de esas.

Por ahora no me caes mal, Harper. Pero no me tutees. Le repitió. ¿Sabes lo poco que me gusta repetirme? Y entonces asintió a su pregunta, dando un paso atrás. Hazlo si quieres.

Igual le daba, realmente.

Mientras lo hacía, la pelirroja se proponía a explicarle cómo iban a empezar ese día. Iban a empezar con movilidad, que a su vez iba a ayudar a que el cardio también fuese cada vez mayor. Su intención era empezar desde lo más básico, a lo más específico y, por suerte para Jones, venía ya con una buena base de fábrica.

Nuestro entrenamiento normalmente será de hora y media a dos horas. Vendrás ya con el cuerpo caliente para no perder el tiempo con el calentamiento. La primera parte la dedicaremos a poner a prueba a tu cuerpo y, tras un pequeño descanso, poco a poco iremos especializando tus golpes. Hizo una pausa, mientras veía como se colocaba la venda.Ahora vas a hacer una serie de ejercicios: correr, saltar, volteretas y esquives, en donde intercalamos series de quince de varios ejercicios anaeróbicos. En principio lo harás en base a lo que yo te diga y poco a poco iremos añadiendo tanto obstáculos como proyectiles. Pese a que entrenaremos cardio, te recomiendo saltar a la comba en tus ratos libres si quieres mejorar; es la mejor forma que hay y también la más rápida. Correr estaba bien, pero no había nada activo como saltar a la comba. ¿Has terminado con eso?Miró a la venda.

1. Primer D20: La venda.

  • Si sacas del 1 al 7 te pones APARENTEMENTE bien la venda, pero en medio de una voltereta se te deshace el vendaje. Abigail no te dejará para para volver a hacerlo, por lo que tendrás que hacer todo el entrenamiento sin ella y tener sus consecuencias.
  • Si sacas de 8 a 20 sí te la pones correctamente. La mayoría está en A FAVOR porque se entiende que Harper puede haberlo hecho bien después de haber visto como lo ha hecho Abigail, pese a la probabilidad de error.


2. Segundo D20: El ejercicio.
Considero que es innecesario relatar minuto a minuto todo el ejercicio, por lo que podemos hacer un resumen de lo que ha pasado y saltar al final con dudas, impresiones y lo que sea.

  • Del 1 al 5: Harper no puede continuar a partir del minuto 30 debido a que está exhausta. Hay que descansar y ya luego continuar con la segunda parte del entrenamiento.
    Del 6 al 10: Harper no puede continuar a partir del minuto 45 debido a que está exhausta. Hay que descansar y ya luego continuar con la segunda parte del entrenamiento.
    Del 11 al 15: Harper aguanta pero se hace una lesión leve en la muñeca que impide pasar a la segunda parte del entrenamiento.
    Del 16 al 20: Todo sale bien.

Se entiende que Harper tiene una base buena, pero aún así este tipo de ejercicios son de poner a prueba tu cuerpo, por lo que no es nada malo que la primera vez dure solo 30 minutos (que es lo mínimo) pues, aún así, es montón de tiempo. La idea es que mejore poco a poco.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 32.562
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 851
Puntos : 621
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.