Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

El miedo no es el camino [Priv. Danny]

Archie Washburne el Mar Jul 24, 2018 9:28 pm

Sala común del refugio — 24 de julio al atardecer


«El miedo lleva a la ira,
la ira lleva al odio,
el odio lleva al sufrimiento
y el sufrimiento al lado oscuro.»


Estaba despatarrado en un sofá de la sala común del refugio, mirando al techo sin saber muy bien por qué aquella frase había brotado en su mente de repente. El leve peso de El Profeta en su mano derecha le recordó la razón. “¿Por qué estaba leyendo esta sarta de mentiras?”, pensó. Junto al sofá, vio algo que se lo recordó.

Aún no había vaciado su maleta.

Acababa de volver a Londres después de un mes de ausencia. El encierro al que se veía casi obligado a someterse, si quería estar seguro, le había comenzado a pasar factura muy seriamente. Le mataba, le carcomía por dentro tener literalmente dos alas que usar, y no ser ni aun así libre. Así que una buena mañana no se lo pensó dos veces, hizo su maleta y se fue. Tomó rumbo al sur, como si de un ave migratoria fuera. “Los búhos no migran, sabelotodo”. Viajó a ratos transformado, sobrevolando la campiña inglesa, a ratos subido en algún medio de transporte muggle. Podría haberse aparecido en su destino, pero la idea era disfrutar de la experiencia en todo su conjunto. Además, hacía mucho que no viajaba a lo mochilero por ahí, no desde que empezó a dar clases en Hogwarts y era su primer viaje largo como búho.

Llegó a su destino tras unas jornadas de extenuante, pero también reconfortante viaje. Olía como la última vez, lucía como la última vez, se oía como la última vez.

“Y joder, qué calor hacía. Como la última vez.”

El calor es parte del porqué las aves migran.

“Los búhos no migran, pesado”, pensó de mala gana. “Además, en verano van al norte, ¿cómo van a buscar fresco en el sur? Y en invierno se van al norte, a disfrutar de las heladas, no te digo… Anda, sigue con la historia y pon más atención a tu próxima clase de biología”.

Había estado allí hacía mucho, cuando era joven, cuando aún no sabía que quería hacer con su vida. Y algo de aquel lugar, algo de la magia de aquel lugar le había llamado mucho la atención. Y como Archie estaba viviendo una crisis existencial en la que se creía que tenía veinte años y aún estaba en la universidad, al recordar aquella magia supo que era lo siguiente que debía estudiar. No es que fuera un maestro en la animagia, pero cada día que pasaba tenía menos que aprender de ella. El verdadero escollo había pasado, ya sólo quedaba practicar, aunque el sabor horrible a mandrágora a veces parecía volver a su lengua.

Si bien la animagia siempre había estado imbuido en su persona, trauma y fascinación a partes iguales, no era la única disciplina mágica que al fugitivo llamaba la atención. Como buen profesor y Ravenclaw, Archie era todo un académico, y disfrutaba con la obtención nuevos conocimientos. Pero aquella magia, además de fantástica, le habría sido muy útil en su juventud. Eso o algún GPS propio de un muggle, porque Archie no dejaba, continuamente, de perder su varita. Y no sabéis la indefensión que, para un mago, por muy despistado que éste sea, da el hecho de verse sin varita. Lo que habría dado por poder usar accio con su mano desnuda, y resulta que, en algunas tribus africanas, sus magos eran capaces de esto y de mucho más. Había conocido a estas tribus, a estos magos, pero en un viaje de pasada en el que no pudo quedarse mucho tiempo. De vuelta en el mundo occidental, había tratado de estudiar aquellas artes por sí mismo, pero sin éxito, por lo que decidió que, si alguna vez volvía allí, no se iría sin aprenderlo.

Y al fin volvió.

Necesitaría aún mucha práctica para perfeccionar aquella habilidad, pero al menos ya podía, desde su cómoda posición en el sofá atraer aquel ejemplar de El Profeta con un simple pero estudiado movimiento de su mano. Porque, si no recordaba mal, su varita estaba en lo más profundo de su maleta. Aquel diario no era la mejor fuente de información ahora mismo, no para la Orden del Fénix o sus allegados, al menos, pero era la única información que podían obtener de lo que ocurría con el nuevo gobierno sin jugarse el cuello. Además, y sin que sirva de precedente, Archie compartía la opinión con El Profeta sobre un tema: los terroristas. Y sobre ellos leía en el periódico.

Los terroristas hacían un flaco favor a cualquier digno fugitivo que se precie, en la opinión del exprofesor. El terror sólo debería ser un arma de los mortífagos, no de la gente de bien que pretende devolver la paz a Inglaterra. Y es precisamente en la Orden del Fénix donde Archie había encontrado apoyo a sus ideas, lo cual le alegraba. No sabía qué habría hecho si en ella se tomaran medidas como las que usaban los terroristas. Porque el terror, el miedo no llevaría a nada bueno. No quería ni imaginar la clase de sociedad que se podría crear a partir de ésta. Y, además, el miedo…

— El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro. — murmuró.

La imagen del viejecillo verde se le vino a la cabeza. “Cualquiera que me oiga, pensará que estoy loco”, se dijo. Y fue entonces cuando la figura de Yoda se transformó en un rostro muy conocido. Sonrió al recordar a Danny, la única que entendería aquella referencia allí, aunque si no recordaba mal, ella prefería a los sith. Sea como fuera, hacía mucho que no veía a su antigua alumna, ahora toda una universitaria. Se pasaba por allí mucho, sobre todo si había reunión de la Orden, pero entre que Archie llevaba un mes fuera y que hacían tiempo que no se congregaban… Además, como ella aún no dominaba su patronus, no podían mantener una correspondencia segura. Menos con Archie en África.

En fin, en resumidas cuentas, que la echaba de menos.
avatar
Imagen Personalizada : Archie
RP : 10
PB : Ewan McGregor
Edad del pj : 34
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 12.150
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
Mensajes : 184
Puntos : 91
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3949-archie-washburne#63790 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3980-relaciones-imaginarias-de-archie-washburne#64196 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4021-una-serie-de-fantasiosos-sucesos-archie-washburne#64691 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3954-buhoneria-de-archie

Danielle J. Maxwell el Jue Jul 26, 2018 9:56 pm

Estaba en la sala de entrenamiento de la Orden del Fénix, entrenando. Já, ¿qué te creías, que iba a estar haciendo ganchillo? Pues claro que no. Ya que yo era una aspirante un poco inútil con un padrino bastante suyo, pocas cosas hacía fuera del refugio que llevasen como amigo encontronazos con enemigos. ¿Y sabes qué? En realidad lo agradecía porque no me encontraba, en absoluto, capacitada para ese tipo de misiones. Supongo que Maverick lo sabía y por eso prefería no llevarme con él por el momento. Pero bueno, que no le quitaba culpa: ya podría estar entrenándome Maverick con sus super conocimientos de auror americano y no tener que estar recibiendo una paliza de este idiota que tengo delante.

Eres muy lenta.

¡Deja de llamarme lenta, Emery!

Pero es que eres muy lenta —dijo, para molestarme.

Yo, en el suelo, de rodillas, elevé la mirada.

Te reviento —le dije con mala hostia. —Te reviento la vida como lo vuelvas a decir…

Pero es que…

Y me abalancé contra él cual pokemon con la rabia en busca del placaje más salvaje. Él me desvió con un hechizo, haciéndome caer de bruces al suelo. Él se acercó a distancia prudencial, mirándome desde arriba.

¿Ves? Lenta. —Y sonrió, altanero. —Mañana seguimos, Maxwell. Asegúrate de desayunar liviano y así te pesa menos el culo, ¿quieres? —dijo mientras se iba.

Yo le apunté con la varita y un nubarrón apareció encima de él antes de empezar a descargar una potente lluvia sobre su cabeza.

¡Maxwell! —Se quejó, empapado, a unos diez metros de ella. —¿Qué tienes, cinco años?

Yo reí, sentada en el suelo como los indios, encogiéndome de hombros.

Chi.

Emery bufó y se fue caminando, con el nubarrón persiguiéndole hasta que apuntó hacia arriba y lo quitó con un sencillo Finite Incatatem, cosa que ya daba igual porque estaba mojado hasta las entrañas.

¿Sabes? En realidad Emery no me caía mal, pero era un imbécil cuando de entrenar se trataba. Era un buen chico, pero se lo tenía muy creído y la personalidad altanera y prepotente que le salía al ayudarme… era insoportable. Sin embargo, me había ayudado a darme cuenta de varias cosas: la primera, que soy lenta. Como para no darme cuenta después de repetírmelo cuatrocientas veces. La segunda es que soy una desesperada y soy muy vulnerable a saltar a la mínima de manera totalmente impulsiva. Lo cual es horrible, ya que no tengo base ni conocimientos para saltar de esa manera y tener un resultado productivo.

Después de cinco minutos allí sentada, sola, meditando sobre el entrenamiento de ese día, me levanté. Iba vestida con un pantalón de chándal color gris bastante holgado, una camisilla de tirantes y unas playeras. Gran parte de mi chándal estaba roto, bien por las caídas que he recibido por el skate, así como por más de un golpe recibido durante el entrenamiento. Tenía un par de rozaduras en los brazos, así como un labio partido por un accidente totalmente involuntario por parte de Emery. En realidad fui yo, que me puse en la trayectoria de su codo sin querer. Estaba sudando y muy despeinada.

Salí de la zona de entrenamiento de la Orden del Fénix, caminando en compañía de mi mochila y mi skate por los pasillos de la zona común del refugio, más concretamente entre los apartamentos. En realidad mi intención inicial era llegar a la zona en donde estuviesen las salidas, ya que me iba a ir a casa a pegarme una ducha y cenar.

Sin embargo… antes de llegar, pasé por la habitación común que estaba antes de llegar. Era una sala, con sillones, una chimenea y una cálida atmósfera que a mí al menos me recordaba a Hogwarts. Ni siquiera entré, sino que miré desde fuera. Pero claro, cuando vi a Archie tirado en el interior se me iluminó el rostro con una sonrisa y me paré en seco.

¡Pero bueno! —Tiré la mochila en la entrada y posé el skate sobre la pared con suavidad. —¡A quién tenemos aquí! ¡Al profesor fugitivo más guay de todos! ¿Tú vuelves de estar de parranda por ahí y no me avisas o qué te pasa? Ah, perdona, que estás más ocupado dándole calor a un sofá.

Pocas veces tenía yo tanta confianza con una persona tan adulta en comparación conmigo, pero con Archie era sencillamente imposible no tener esa confianza. Además, me caía demasiado bien. A veces me preguntaba cómo hubiese sido si ambos hubiésemos coincidido en nuestras vidas con la misma edad. De seguro que era mi mejor amigo.

Y me tiré a su lado en el sofá, dándole un fuerte abrazo. Al separarme, le di un golpe en el hombro, más juguetón que otra cosa.

¿Dónde has estado metido? —le pregunté, con cara de pocos amigos. —Porque me parece fatal. No me puedes decir un día que estás pensando en irte un tiempo y luego al día siguiente que vengo ya no estás, ¿sabes? Y encima ni me dices a donde te fuiste. Espero que me hayas traído un souvenir. —Me quejé, porque todos sabíamos que quejarse era gratis. Sin embargo, no estaba en absoluto enfadada. ¿Cómo iba a estar enfadada, si Archie había vuelto?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.730
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1501
Puntos : 858
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Archie Washburne el Jue Ago 02, 2018 2:22 am

Del brinco casi se mareó.

Casualidades del destino, justo en quien estaba pensando, justo a quien había decidido en aquel preciso momento que echaba de menos a rabiar, fue justo quien dejó entrever su linda cabellera rubia por la puerta de la sala donde descansaba. Justo ella de entre todos los que allí se resguardaban. Qué casualidad.

“Ya, casualidad… ¡ja! Qué te gusta hacerte el interesante, pillín.”

Pese a todo, Archie se lo agradecía; fuera quien fuera que había traído a Danny allí, se lo agradecía. Y tanto era así que era imposible que no se mostrara en su rostro. Con una sonrisa que hasta dolía, y un no sé qué en el estómago que bien podría ser de levantarse tan rápido, recibió a su exalumna y amiga.

— ¡Pero bueno! — respondió Archie de manera refleja, imitándola. — ¿Yo de parranda sin avisarte? ¡Nunca! Eres tú la que no avisas porque crees que este ancianito no te podrá seguir el ritmo, ¡ja! — añadió, como si fuera una regañina, aunque no habría nadie cuerdo que se lo pudiera tomar a tal. — Vengo de un laaaaargo viaje — así, con cinco aes. — y el sofá como que apetecía mucho. Además, aquí no tengo mucha cobertura y estoy tan cansado que no sé si podría conjurar un patronus ahora mismo.

Era verdad. Acababa de llegar a Londres, sin exagerar. El viaje, según decisión propia, fue al estilo muggle —salvo cuando volaba convertido en búho, eso muy muggle no es que fuera— y tan agotador como suena. Sobre todo fuera de Europa, donde el transporte público dejaba mucho que desear. De hecho, estaba bastante guarro, modo explorador. Una camisa marrón abierta y arremangada, que dejaba ver una camiseta de mangas cortas con la silueta de África pintada como si lo hubieran hecho en una tribu. En realidad era un suvenir de una tienda de lo más occidental. Luego llevaba unos vaqueros que habían visto mejores y más limpios tiempos, y unas botas de senderismo. El pelo despeinado y la barba sin recortar desde hace un par de semanas. Más desaliñado imposible. Y habiendo dormido tres horas de las últimas veinticuatro.

Archie volvió a sentarse antes de que se callera del mareo, y Danny se echó a su lado. Ella le abrazó muy tiernamente y el fugitivo correspondió el gesto con gusto, rodeándola con sus brazos y apretándola tan fuerte que hasta la mantuvo en peso por un segundo. Luego se hizo el dolorido, como si aquella caricia adorable pudiera llegar a doler:

— ¡Ouch! — exclamó, frotándose el hombro exageradamente. — Pues he estado lejos, muy lejos. — contestó, sin dar muchos detalles. Ya tendría tiempo de ponerla al día. — Y no, lo siento, pero no te he traído nada. A no ser que aceptes esta camiseta sudada. — bromeó, pellizcándose la camiseta con la silueta de África. — Soy pobre, te recuerdo. Llevo en paro… ni quiero pensar cuánto, y no es que haya trabajo por ahí para un fugitivo como yo. Me he ido con lo puesto. De no ser porque sé volar, me hubiera quedado sin dinero viniendo de vuelta, ¡jajaja! — rio, aunque no era ninguna broma: estaba sin un mísero penique; menos aún un galeón. Claro que podría haberse aparecido allí, pero eso arruinaría parte de la experiencia. — Luego te cuento más sobre mi viaje, y perdona por haberme ido así, lo necesitaba, — se sinceró. — pero antes dime: ¿qué tal has estado estas últimas semanas? — preguntó, con cierto deje de preocupación en su tono de voz. — Ponme al día de las últimas, que con esta mierda uno nunca sabe qué pasa. — añadió, señalando a El Profeta junto a sí.

La verdad es que ahora que estaba ella allí, poco le importaba la situación socio-política de la Inglaterra mágica. Eso eran problemas de mañana, hoy debía, tenía y se aseguraría de disfrutar de la presencia de su alumna favorita.
avatar
Imagen Personalizada : Archie
RP : 10
PB : Ewan McGregor
Edad del pj : 34
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 12.150
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
Mensajes : 184
Puntos : 91
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3949-archie-washburne#63790 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3980-relaciones-imaginarias-de-archie-washburne#64196 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4021-una-serie-de-fantasiosos-sucesos-archie-washburne#64691 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3954-buhoneria-de-archie

Danielle J. Maxwell el Sáb Ago 04, 2018 4:54 am

Ya me daba igual que Emery me hubiese llamado culo gordo y hubiese comparado mis reflejos con el de un gato retrasado que no es capaz de ver la pelota a tiempo y deja que le golpee en la cabeza, ya que a mí la vuelta de Archie ya me había hecho el día por completo.

No dudé ni un segundo en abrazarlo, aunque he de decir que debajo de tanta maraña de pelo casi no lo reconozco, ¿estaba más guapo? Confirmamos, estaba más guapo. Tenía otro aire, más... aventurero, sin duda. Menos serio y más desaliñado y eso le hacía parecer mucho más joven, pese a esa barba tan grande.

Es que no podrías seguirme el ritmo, viejito —le di totalmente la razón, pese a que no era necesario. ¿He dicho ya que me gusta molestarlo? —¿Acabas de llegar, en serio? Porque no hay otra explicación a este aspecto de mierda. ¿No te has bañado? —Me acerqué a él para olerlo y en realidad no olía del todo mal. Olía a hombre, pero no a nada que fuese desagradable, sin embargo, yo me hice hacia atrás como si mi mono acabase de cagarme en la cara. —¡Puaj! ¡Qué asco! ¿Cuánto llevas sin bañarte?

Pero la sonrisa que asomó en mi rostro delató que en verdad no estaba hablando en serio. En realidad, aunque oliese mal no se lo diría.

Me acomodé a su lado, escuchando todo lo que decía con respecto al viaje. En verdad le daba un poco de envidia, poder irse sin más a cualquier lugar del mundo y vivir una experiencia única, él solo. Por una parte lo pensaba y... me daba miedo, tomarme ese tipo de aventuras yo sola, pero por otra parte... sabía que eso me haría crecer como persona; madurar y ver las cosas con otras perspectiva. A veces de verdad sentía que aquí, en Londres, en esta vida... no sabía para donde avanzar. Me sentía cerrada en ningún sitio, sin poder aportar lo que me gustaría y... no sé, seguramente eran paranoias mías.

Oye, si limpias la camiseta no me importaría quedármela, ¿eh? —Lo dejé caer, con una sonrisilla. —La usaría de pijama. O para hacer skate en los días calurosos, por eso de que me quedaría ancha. —Sopesé mis opciones, aún sonriente, moviendo la camisa que tenía que tenía por encima para poder ver mejor la que tenía debajo.

Quizás era un poco feo que una chica de diecinueve años le ofreciese a un hombre de treinta y tantos dinero, pero... lo decía así, con esa cara tan triste que no tenía ni un penique y a mí me daba como penita. Tampoco es que yo fuese aquí la chica más rica del planeta, pero mi abuela tenía bastantes facilidades económicas.

Un día te invito a un helado y a comer, pobre, que eres un pobre. —Y le saqué la lengua. —¿Cómo llevas lo de volar? ¿No te convertiste en humano por un descuido a cien metros sobre el nivel del suelo? No, en serio. —Corté mi propia broma, mostrándome interesada. —Antes de irte estabas todavía verde con el tema de la animagia. —Rápidamente zarandeé la mano cuando se disculpó por haberse ido. Entendía perfectísimamente que necesitase despejarse. Yo no era fugitiva y aún así necesitaba esas vacaciones; esa desconexión, así que me imaginaba él. —No te preocupes, en serio. Entiendo que no es fácil vivir aquí y que uno necesita desconectar de todo. Pero no hubiera venido nada mal una postal a nombre de "Jedi Gris" diciéndome cómo te va todo, ¿sabes? —Ladeó una sonrisa, cariñosa.

Me preguntó que cómo estaba y... me encogí de hombros. ¿Cómo narices estaba yo? ¿Aburrida por mi carrera mágica basada en hacer pociones? ¿Ilusionada con la muggle pero miedosa por introducirme más de la cuenta en ese mundo  que ahora no está tan bien visto? ¿Desilusionada con la Orden del Fénix porque Maverick pasa de mi culo y tengo que ponerme a entrenar con Emery, el proceso de auror más flipado de toda la Orden del Fénix? ¿Descarrilada porque mi época universitaria me ha hecho ir a más fiestas que nunca en toda mi vida y me he vuelto una fanática del vodka con limón? Decidí resumir, volviéndome a encoger de hombros, esta vez lentamente, como si no supiese que decir.

Pues... bien. —Y fruncí la nariz, sin estar muy segura. —O sea, estoy bien, pero meh. No es que esté en mi etapa más feliz, ¿sabes? Me siento desorientada, como si no supiese qué camino seguir. Es raro. Creo que se llama madurar. —Y entonces mostré mis dientes, en una cálida sonrisa muy divertida. —Y por la Orden del Fénix va todo bien. No sé si te enteraste, pero a principio de junio los radicales atacaron el Ministerio de manera super hardcore, con montón de heridos y muertos. Actualmente la Orden tiene política cero con ellos, creo y el Ministerio está plagado de plantillas extrajeras hasta conseguir de nuevo trabajadores ingleses. Fue un boom muy fuerte. Hace poco que se dejó de hablar de eso por aquí, ya que varios de los familiares de los que se refugian aquí se vieron salpicados por todo eso... —Y ya mi rostro adoptó uno más triste, evidenciándole que no eran todas buenas noticias. —Las cosas se están poniendo cada vez más duras... —Y yo no sé que hacer con mi vida todavía. El día que me digan de ir a una misión de campo, voy a ir a con un tirachinas que seguro que soy más efectiva que mi varita.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.730
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1501
Puntos : 858
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Archie Washburne el Sáb Ago 11, 2018 8:00 am

Qué mona ella. Cómo se había echado a sus brazos sin pensar quién hubiera de público, sin problemas por demostrar que tiene por amigo a alguien que casi le dobla la edad. Y es que sí, aún la diferencia de edad, aquellos dos habían llegado a ser uña y carne. Si ya les conectaba una fuerte relación de profesor y alumna, ahora que esos roles habían quedado en el pasado su relación había trascendido. A Archie le gustaba pensar, incluso, que era como su mentor. Su protector. Pero no por ello iba a ser siempre compasivo con sus palabras. A ella le gustaba chincharle, y el fugitivo se divertía siguiéndole el juego.

— Ponme a prueba. ¿Te juegas algo? — retó, arqueando una ceja mientras le sonreía. — Nop, no me he bañado. ¿No se nota? — dijo, mientras ella se acercaba para olerlo. — No digas que no te avisé.

Se descojonó en toda su cara cuando Danny le olió e hizo aquellas muecas. ¿Olía tanto de verdad? Ni corto ni perezoso, levantó el ala —no tan metafóricamente hablando— y comprobó cuánto hedía. Pues tampoco era para tanto. No olía a rosas y no le vendría mal una ducha, pero tampoco parecía un pordiosero. Bueno, quizá lo parecía, pero no olía tanto como uno. ¿A qué vino entonces…? “Me la ha vuelto a jugar, seré tonto…”

— Ah, no. No la voy a lavar nunca. — replicó, negando con la testa. — ¿Lavarías una camiseta de Star Wars firmada por Mark Hamill? ¿A que no? — preguntó, exageradamente inquisitivo. — Pues con esta lo mismo. Tiene media África impregnada en su tejido, está curtida por el polvo del camino. Es única e irremplazable… — dijo, hasta aquí, con un tono desmesuradamente épico. Tanto que sonaba a cachondeo, como buscaba Archie. Y hasta aquí, porque de repente cambió la lírica por la prosa más sosa: — Vaaaale, la lavaré. Pero me la cuidas, ¿vale?

Siempre podría volver, era sólo una camiseta. Fijo que la apreciaba más viéndosela a Danny que acabando en el fondo de su armario, a la larga. Tendría a su alumna predilecta consentidísima, además. Que no se entere ella, pero seguramente no había nada que le pidiera Danny a lo que se negara Archie.

— Sí, por favor, que esta semana aún no comí. — se mofó. — Sólo un par de ratoncitos que cacé siendo búho. — añadió… ¿de coña? — Fueron cincuenta metros, y encima del agua, por suerte. Pero después de ese susto le pillé el tranquillo. No veas qué sensación esa de volar, ni por asomo como con la escoba: sentir el aire bajo tus brazos, dejarte llevar por las corrientes… ¡Una pasada! — aseguró. — Y sigo verde, pero mejorando cada día un poquito más. No paro, parezco nuevo en esto de la magia, me da por aprender y aprender más y más cuando me aburro. Y aquí me aburro muuuucho, como imaginarás. — dijo, dedicándole una mueca a Danny. — Durante el viaje estuve practicando con una magia africana la mar de útil para mis despistes. Mira.

Sin su varita, que seguía en lo más profundo de su macuto, hizo levitar con un simple flipendo El Profeta que tenía a su lado. Lo balanceó un poco sobre sí y, haciendo como que se le escapaba, se lo lanzó en toda la cara a su exalumna. Eso sí, con suavidad. Era una broma, no quería sacarle un ojo.

— Ups, aún no la domino bien. — trató de disimular, pero su risilla entre dientes pronto le delató.

Pero las bromas tenían que cesar por un instante. Ante la inocente pregunta de Archie acerca de cómo se encontraba ella, Danny respondió algo taciturna y todas las alertas del fugitivo se encendieron. Ella se explicó y Archie no quiso interrumpir. Se limitó a cabecear afirmativamente a cada frase de la joven, para mostrar que entendía. Y que se preocupaba; porque se preocupaba mucho. Sin embargo, no pudo aguantarse media sonrisilla cuando ella mencionó lo de la madurez. Esa sonrisa que sale a veces un poco porque te hizo gracia, un bastante porque te sientes orgulloso de lo que escuchas. Y es que el orgullo de profesor hacia Danny lo tenía por las nubes.

— Vaya… — acertó a decir. — Siento mucho que estés así, supongo que sí, que es parte de madurar. Pero ya sabes que puedes contar conmigo para lo que sea, ¿verdad? — preguntó, dedicándole la más cálidas de sus sonrisas. — Dime, ¿hay algo en que te pueda ayudar? ¿Algo en especial por lo que no te encuentres muy allá? — se interesó. — En cuanto a la Orden, me alegro que vaya todo bien. Deberíamos hacer algo con esos radicales, sin embargo. Me enteré de algo sobre el atentado en El Profeta antes de que llegaras, pero no sé cuánto me podría creer de ese periódico dominado por mortífagos. — espetó. — Una lástima lo de esos familiares, supongo que es un tema delicado; pero ello no quita que esos tipos estén haciendo las cosas rematadamente mal. Repito, deberíamos hacer algo o pronto no quedará sociedad que recuperar.

No se había parado a pensar cómo podría afectar el tema de los radicales al resto de fugitivos. O a terceras personas como Danny. A cada dato que escuchaba, más se reafirmaba en sus convicciones. Aquellos terroristas, porque no tenían otro nombre por mucho que le pesara a Archie secundar a El Profeta, estaban actuando exactamente como aquellos a los que dicen combatir. Si se abre una guerra entre mortífagos y radicales, ambos sin nada que perder y con los mismos escrúpulos al parecer, no podría augurar nada bueno para la sociedad mágica inglesa. Quizá hasta salpicara a los muggles. Se aseguraría de dejar claro su postura al respecto en la próxima reunión de la Orden. Que por cierto…

— ¿Cuándo se reúne de nuevo la Orden del Fénix?
avatar
Imagen Personalizada : Archie
RP : 10
PB : Ewan McGregor
Edad del pj : 34
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 12.150
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
Mensajes : 184
Puntos : 91
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3949-archie-washburne#63790 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3980-relaciones-imaginarias-de-archie-washburne#64196 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4021-una-serie-de-fantasiosos-sucesos-archie-washburne#64691 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3954-buhoneria-de-archie

Danielle J. Maxwell Hoy a las 4:24 am

Fui bajando la mirada cada vez más cuando intentó poner esa camiseta fea al nivel de una de Star Wars firmada por Mark Hamill. No quería sonar un poco hereje, pero después de la última película de Star Wars yo había dejado de ser fan de ese señor. Yo quería una camiseta firmada o por Harrison Ford o por el señor invisible que está dentro del cuerpo de Chewbacca, ¡si no, nada! Sin embargo y pese a que su tono de novela fantástica mezclada con verborrea medieval super épica no fue suficiente como para ocultar ese brillo travieso de sus ojos. ¡Que ya te conozco, Archimedes!

¡Bien! —Canté victoria, ampliando la curva de mis labios. —Obviamente, ¿acaso no sabes que lo mejor de la vida es la ropa de pijama? La más cómoda, esa que te pones con felicidad. Pues la trataré así, de manera especial.

Archie era tan capaz de bromear con tanta naturalidad, sin denotar ni un ápice de travesura, que había veces que no sabía si estaba bromeando o no. Me quedaba muy, muy grande todo el tema de la animagia y mi amigo estaba lo suficientemente loco como para comerse un ratoncito si estaba hambriento y se aprovechaba de sus virtudes de búho cazador. Eso sí, ¿le molaría el ratoncito por ser búho o sería igual de desagradable de cómo me lo estoy imaginando yo ahora mismo?

Tío, espero que eso haya sido broma porque me ha dado mucho asco imaginármelo. —Elevé el dedo índice, dejándole claro que si no era broma NO ME LO DIJESE. Continué prestándole atención, admirando sus nuevas habilidades en dónde no le hacía falta el uso de varita. Abrí los ojos sorprendida, para entonces sentir un sencillo "paf" en la cara cuando El Profeta impactó contra mi nariz. —¡Ya claro, la dominas de pena! —Y le golpeé cariñosamente el muslo con el puño cerrado.

Pues poniéndonos al día... le dije cómo estaba yo, que en realidad estoy bien, no puedo quejarme. Ni me persigue la ley ni nada por el estilo. Dicho rápido y pronto: tengo muchísima suerte de no ser una fugitiva, teniendo en cuenta mis ideales y por lo que lucho. Sin embargo, pese a esa suerte y pertenecer a un grupo que busca cambio, yo me sentía bastante inútil. Mucho, de hecho. Maverick pasaba bastante de mí—cosa normal, pues tiene sus propios líos—, Dumbledore solía estar bastante ocupado como para irme a quejar abiertamente de que mi padrino es un poco laja, luego cuando intentaba entrenar por mi cuenta la gente parecía que tenía más ganas de demostrar que saben que de ayudar... No sé, todo es muy frustrante. ¡Pero ojo! ¡Que desanimar a Danny Maxwell es muy difícil!

Me conformo con contar contigo para cenar algo rico mientras vemos algo divertido. Te llevaría a comer fuera, pero eres famoso entre los magos malignos, ¿lo sabías? —bromeé, con una ladeada sonrisa.

Y el tema de los radicales, para mí era bastante... confuso, entre comillas. Tenía un amor-odio por ellos muy marcado y a veces no sabía qué pensar.

Es complicado, Archie. No sé. —Me apoyé atrás del sillón, subiendo las piernas para cruzarme como los indios. —Comparan a los radicales como los mortifagos, pero en realidad no son iguales. Los Mortífagos mataban inocentes para mandar un mensaje, los radicales matan malvados, siendo conscientes de que pueden haber daños colaterales que ni ellos, ni nadie, puede contabilizar. ¿Quién dice, en realidad, que en  todos sus ataques los daños colaterales y la muerte de inocente no ha sido causada por el bando enemigo? —Pregunté, con cierta duda en el rostro. —Que no es que los apoye, ¿vale? Sus métodos son... muy precipitados y violentos. Y... yo creo que la violencia es necesaria y si no la violencia, al menos el juego sucio, pero no de esa manera. Pero no me parece justo echarle la culpa a los radicales, parece que el gobierno intenta ponernos en contra de nuestros aliados y ya hasta dejamos de verlos a ellos como la auténtica amenaza que son. —Di mi más sincera opinión, sabiendo que Archie no me juzgaría. Quizás me dijera: "pero niña qué dices" con su típico rostro preocupado, pero sabía que no me juzgaría. Luego me limité a encogerme de hombros con lo de la reunión: yo era aspirante y la verdad es que me enteraba poco de las reuniones oficiales. —Tendrás que hablar con algún miembro oficial, yo no tengo ni idea.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 18.730
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1501
Puntos : 858
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.