Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane

Gwendoline Edevane el Jue Ago 02, 2018 2:39 pm


Sábado 23 de junio, 2018 || Zona segura para fugitivos || 11:41 horas || Mi ropa

Desde los acontecimientos ocurridos la noche anterior, podía afirmar que estaba nerviosa. Y es que Sam y yo, tras muchos meses tras sus pasos, habíamos dado finalmente con Artemis Hemsley.
La infame Grulla, cazarrecompensas y mortífaga a la que tanta gente tenía miedo, y no sin motivo, había mostrado su cara ante nosotras. Nos había visto, y desde entonces, Sam y yo no podíamos evitar estar nerviosas. Porque me había visto la cara a mí, y yo no era una fugitiva. Así que ninguna de las dos podía evitar tener la sensación de que en cualquier momento alguien del Ministerio llamaría a la puerta de mi casa con intención de arrestarme por colaborar con una peligrosa fugitiva. Bueno, peligrosa según su cartel de "Se busca", que la señalaba como una asesina.
Había pasado la noche con Sam, y tenía intención de volver con ella, así que por el momento intentaba no preocuparme por Hemsley. Difícil era, desde luego, y preocupada estaba, pero mi máxima era no mostrar esa preocupación. Si yo perdía los papeles, Sam los perdería también, y volvería a culparse una vez más por haberme permitido ir con ella. Así que conservaba mi temple, le sonreía con alegría cada vez que entraba en la habitación en que estaba yo, y seguía adelante.
Una manera de espantar los nervios era mantener mi mente ocupada, hacer algo. Siendo sábado, ir al Ministerio quedaba descartado, por lo que necesitaba dar con otra manera de ahuyentar los pensamientos que se formaban en mi cabeza cada vez que estaba ociosa. ¿Y qué se me ocurrió? Ir a hablar con la Orden del Fénix y entregarles la información que Sam había encontrado entre las posesiones de Artemis Hemsley.
Y allí estaba yo, caminando por los pasillos del refugio con intención de encontrar a Albus Dumbledore y entregarle aquella información. La sombra de un dolor de cabeza que prometía tornarse agudo empezaba a planear sobre mi cabeza, y no pude evitar llevarme los dedos de la mano izquierda a la sien. Serán la tensión y los nervios, me dije a mí misma mientras continuaba mi camino.
En mi mano derecha, llevaba mi teléfono móvil, el cual contenía toda la información que Sam me había enviado por Whatsapp. Información jugosa, a decir verdad, y que serviría de mucho a los fugitivos del refugio. O eso esperaba, pues era lo que Sam quería. No te preocupes, Sam. Seguro que lo que has conseguido les ayudará mucho.
Aquel pensamiento dibujó una sonrisa en mis labios. ¿Cómo podía Samantha Lehmann seguir siendo tan increíblemente bondadosa a pesar de todas las cosas malas que había vivido? Solo esperaba que nada la cambiase, que siguiese siendo así...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 837
Puntos : 419
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Dorcas Meadowes el Miér Ago 15, 2018 10:41 pm

Hoy era un día silencioso en el refugio, pese a ser sábado los pasillos y espacios comunes se encontraban más vacíos de lo normal. Quizás el sol los volvía a todos más osados y los invitaba a irse lejos y disfrutar de las maravillas que ofrecía el verano y ahora se encontraban en las afueras, sin importar el peligro que eso conllevaba. Yo por mi parte prefería quedarme aquí, disfrutar de esta calma aparente y hacer una de las cosas que me encanta: aprender. Como sea y lo que sea, desde cómo enhebrar una aguja sin clavarte el dedo índice, hasta un hechizo de alto nivel que me cuesta semanas pero que al fin y al cabo termino logrando (casi la mayoría de las veces y siempre gracias a la ayuda de alguna alma solidaria con más experiencia). Me gusta aprender cosas nuevas, me gustaba superarme a mi misma, pero por sobre todo, me gustaba saber más para poder después compartirlo con un otro, que aquello sirva de ayuda, o al menos eso espero.

¿Me gustaría estar tomando sol? ¿Me gustaría estar sumergida en algún refrescante Lago, Mar o piscina? ¿Me gustaría estar disfrutando del verano con mi familia y amigos? ¿Me gustaría estar repasando la materia para mi nuevo año en la carrera universitaria que yo hubiera escogido si no fuera fugitiva? ...para todas esas preguntas, sin excepción su respuesta es un GLORIOSO SÍ, enorme, fluorescence y con luces de neón.  Pero entre hacerle cosquillas a la boca del león y quedarme un sábado practicando pociones, prefiero la segunda opción. Por más que durante el último tiempo haya trabajo arduamente en ello (gracias a la Orden) jamás me he considerado una persona que destaque por su valentía y osadía, soy más de la que te encontrarías en un rinconcito de la biblioteca que en medio del campo de batalla.

Miré una vez más las anotaciones que tenía en mi cuaderno amarillo, para luego observar todos los materiales que tenía esparcidos ordenadamente por todo el mesón, volví a contar cada uno para asegurarme que tenía todo lo necesario para comenzar a preparar la poción que había escogido para el día de hoy, la siempre necesaria (y mucho más en los tiempos en que nos encontramos) poción "Musculos Relaxant". Desde que me encuentro en el refugio he tenido que ver y pasar muchas cosas con mis demás compañeros fugitivos, entre ellas he tenido que observar cómo algunos sufren fuertes dolores, lesiones, y malestares que no siempre logran cubrirse, más que nada por no tener la poción o el conocimiento de algún hechizo preciso para solucionarlo. Es por eso, que decidí comenzar a trabajar en aquellas pociones que puedan ser de ayuda, aprenderlas para luego realizarlas y dejarlas en una especie de reserva para que sean utilizadas en el momento que las necesiten. Y de paso, guardarme algunas porciones individuales para llevarme a las misiones, nunca está demás tener alguna esencia o poción en el bolsillo.

Y ahí estaba, dispuesta a comenzar mi auto-aprendizaje y realización de mi poción a elección cuando frente a mis ojos, unos cuanto pasos más allá un rostro conocido y querido llamó mi atención.- ¡GWEN!.- grité de manera inconsciente, fue un grito fuerte que apenas lo escuché salir de mi boca me hizo sonrojar, la emoción de ver a la morena había superado mi constante afán de pasar desapercibida, simplemente no había podido evitar llamarla y que se diera cuenta de mi presencia con el claro afán de hablar con ella, compartir un momento, y quizás si ella contaba con una poco más de tiempo pedirle un poco de ayuda en mi objetivo de hoy.

Dí un saltito para bajar de la silla en que me encontraba y corrí hacía ella, cuando llegué a su altura le dí un fuerte abrazo junto a una sonrisa de oreja a oreja.- Que alegría verte por acá ¿Cómo estás?.- le pregunté al separarme de ella y ofrecerle una cálida mirada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 8.650
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 214
Puntos : 121
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Gwendoline Edevane el Vie Ago 17, 2018 8:55 pm

Mi búsqueda de Dumbledore apenas acababa de empezar, y no había tenido ocasión de recorrer mucha superficie dentro del refugio. Caminaba con prisas, cierto, pues lo que más quería en aquellos momentos era volver con Sam. Cansada como estaba la legeremante, y tras haber padecido un atroz ataque por parte de Artemis Hemsley, le había prometido que volvería pronto. Ella hubiese preferido que me quedara en casa con ella, pero había algo que estaba claro: era importante entregar aquella información lo antes posible, o tarde o temprano no valdría absolutamente para nada. Así que la había dejado medio dormida en la cama, y mi intención era terminar con aquel pequeño recado lo antes posible.
Sin embargo, esa mañana el destino, o lo que fuese que guiaba nuestros pasos, tenía otros planes para mí. En realidad resultaba un poco absurdo atribuir al destino aquel encuentro, pues Dorcas Meadowes, la muchacha con la que estaba a punto de encontrarme, vivía allí. Raro sería no verla, de hecho.
Escuché que me llamaban, y antes de volver la cabeza ya había reconocido la voz. A pesar de la sombra de la preocupación por lo que la mortífaga que respondía al alias de Grulla pudiese hacer ahora que me había visto la cara y me había visto trabajando con una fugitiva, esbocé una alegre sonrisa. Me volví dispuesta a saludar a Dorcas… y la muchacha ya estaba a mi lado, lanzándose sobre mí para abrazarla. No pude evitar retroceder un par de pasos, sorprendida, mientras le devolvía el abrazo.

—¡Dorcas!—Exclamé, sorprendida más por el hecho de que me hubiese abrazado que por encontrármela allí.—No esperaba encontrarme contigo hoy.—Dije a pesar de todo. Quizás fuese una afirmación un tanto estúpida, pero podía darse el caso de que no nos encontrásemos. Después de todo, la zona segura era enorme.—Estoy muy bien.—Le respondí con una sonrisa cálida, aún a pesar de que en mi rostro ostentaba un par de cortes, uno sobre la ceja izquierda y otro al lado izquierdo del mentón que la esencia de díctamo había convertido en heridas que parecían llevar cicatrizando una semana.—He venido a entregar algo de información al profesor Dumbledore. ¿Cómo estás tú? Hace ya un tiempo que no nos vemos.

Aquello era correcto. Y es que, como Sam me había pedido, procuraba no meterme demasiado en asuntos de la Orden del Fénix que entrañasen peligro. Buscaba otras formas de ser útil allí, pero en muchas ocasiones esas formas no incluían necesariamente una visita a la zona segura. Me gusta traer conmigo algo que valga la pena si vengo aquí, pensé, pues en cierto modo me parecía de mal gusto pasearme delante de toda aquella gente que había perdido todo lo que tenían en sus vidas mientras yo conservaba mi libertad.
Además, me constaba que cierta gente no había visto con muy buenos ojos mi participación en la defensa del Ministerio de Magia. Gente que, por lo visto, no comprendía que no me quedó más remedio que defenderme y que prendiendo fuego al mundo no conseguiríamos absolutamente nada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 837
Puntos : 419
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Dorcas Meadowes el Mar Sep 18, 2018 6:25 pm

Podía estar haciendo muchas cosas en ese preciso momento, pero entre todas ellas decidí practicar pociones ¿Por qué preferí eso en vez de estar viendo una serie o tomando sol en el invernadero? No lo sé la verdad, soy así de pequeñita. Para mí leer o aprender cosas nuevas me llena el alma, me la pone contenta y más si es algo que sé que puede llegar a ayudar a las personas de mi alrededor. Por lo que cuando esta mañana desperté, lo primero que se me vino a la cabeza fue que este día haría todo lo que estuviera a mi alcance para aprender una poción nueva, una que ayudará a los demás en el refugio. Y sin pensarlo mucho fue recorriendo todo en busca de los materiales necesarios junto a mi libro/profesor y mis anotaciones.

Tenía todo perfectamente ordenado sobre la mesa, y me encontraba repasando todo cuando frente a mi campo de visión apareció Gwen, haciendo que por un par de segundos se me olvidase mi objetivo y sólo pensará en ir y abrazar a esa gran mujer y maga. Hace mucho que no la veía y pese a que no fuera la persona más cercana a mí aún así la había extrañado, y mucho. Es que yo admiro mucho a la castaña y encontrarme junto a ella siempre es como un aprendizaje y un buen momento asegurado.

Me separé de ella sonriente.- El refugio está muy vacío hoy, al parecer todos se han ido como de vacaciones.- le señalé mirando alrededor, es que solo bastaba con cerrar los ojos unos segundos y notar que se encontraba un silencio inusual en el refugio. Cuando volví a clavar mi mirada en Gwen fruncí levemente mi ceño al ver un par de cicatrices en su rostro, quise preguntarle qué le había pasado pero jamás he sido una persona imprudente, era de las que si aún no tenía una confianza grande con la persona prefería que ella decidiera contarme las cosas en vez de que yo vaya preguntarle y quizás ponerla en una situación incómoda. Además, ella me había dicho que se encontraba bien, y si esa había sido la elección de su respuesta pues yo le creería hasta que me dijese lo contrario. - Pues yo estoy muy bien, hoy es un día tranquilo por acá, perfecto para aprender cosas nuevas...- le comenté para girarme un poco y señalarle la mesa en donde se encontraban todos los materiales para elaborar la poción.-  Hoy quiero aprender a hacer la poción "Musculos Relaxant", ojalá no haga explotar nada.- terminé por decir con una mueca en mis labios, para luego recordar lo primero que me dijo la castaña y pegar un saltito.- ¡Oh! Andas buscando a Dumbledore ¿no? pues creo haberlo visto pasar como hace unos diez minutos en dirección a la cocina, a estas horas siempre va a asaltar las cosas dulces que Clementine cocinó con los del taller de cocina, ayer hicimos una tartaleta de manzana jiji.- le conté soltando una risita. - Si quieres te acompaño a buscarlo, no creo que pase nada si dejo los materiales acá un par de minutos....- miré a la mesa y pensé en las posibilidades catastróficas que podrían llegar a pasar si los dejaba allí, y me sorprendí al pensar que eran muy pocas, casi nulas, así que me encogí de hombros y volví a mirar a Gwen esperando su respuesta.

Aunque algo me decía que si la castaña me daba un sí para acompañarla, de todos modos terminaría por guardar todo lo que se encontraba en el mesón, y lo dejaría todo ordenadito y protegido hasta mi regreso. Es que con Dumbledore nunca se sabe, a veces encontrar a ese caballero era más difícil que encontrar a Wally en una versión muralla china.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 8.650
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 214
Puntos : 121
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Gwendoline Edevane el Vie Sep 21, 2018 2:45 am

Esa mañana, habiendo dejado a Sam descansando en el apartamento que compartían ella y Caroline—el crudo enfrentamiento de la noche anterior con la mortífaga Artemis Hemsley, sin duda, ameritaba ese descanso—no tenía planes de pasar mucho tiempo en el refugio. Solo pretendía entregar la información a Albus Dumbledore, dejando que el anciano profesor manejase el tema como creyese oportuno. Un viaje corto, ida y vuelta.
Sin embargo, encontrarme a Dorcas abrió la posibilidad de que dicho viaje se alargase un poco más de lo esperado. A fin de cuentas, ya hacía algo de tiempo que la joven Meadowes y yo no nos veíamos, tiempo suficiente como para necesitar ponernos al día.
Sin embargo, mi mente estaba un tanto dispersa esa mañana. ¿Cómo no estarlo, teniendo en cuenta que la noche anterior me había enfrentado, a cara descubierta, con una mortífaga que no solo era cazarrecompensas, sino también auror? En otras circunstancias, posiblemente mi cara ya estaría empapelando las paredes del Callejón Diagón, acompañada de las palabras ‘Se busca’. Pero no… Hemsley tiene sus propios planes, pensé sin saber muy bien si sentirme aliviada o preocupada al respecto.
El repentino abrazo de Dorcas me sorprendió, y por un momento me olvidé por completo de todos estos pensamientos negativos y paranoicos. La verdad es que fue un alivio.

—Tal parece.—Respondí a su afirmación de que todo el mundo se había tomado las vacaciones al mismo tiempo. Ambas sabíamos lo improbable que era aquello. Sin embargo, al mirar a mi alrededor, lo cierto es que el refugio sí parecía más vacío de lo habitual. Quizás estén en algún tipo de reunión, me dije a mí misma.

La joven Meadowes me puso un poco al día sobre sus actividades: siempre ansiosa por aprender algo más, la muchacha había decidido invertir el tiempo de aquella mañana en practicar la elaboración de pociones. La escuché con atención mientras me lo explicaba todo, pero teniendo en cuenta que mi interés en aquellos momentos era entregar la información a Dumbledore, en cuanto Dorcas lo mencionó, mi atención se centró por completo en este asunto.

—Pues te lo agradecería, la verdad.—Respondí con una sonrisa ante la oferta de la muchacha, mientras sacaba mi teléfono móvil del bolsillo.—La información que traigo conmigo no es confidencial ni nada por el estilo.—Expliqué, al tiempo que ambas empezábamos a caminar en dirección a las cocinas.—Mi amiga Sam y yo tuvimos un encuentro un tanto peliagudo—me señalé con el índice izquierdo las pequeñas cicatrices que todavía mostraba mi rostro, y que en unas horas desaparecerían—con una mortífaga, y resultó que esta tenía bastante información acerca de algunos fugitivos. No sé, podría ayudar a salvar algunas vidas.—Añadí una sonrisa al final de aquella frase. Sam quería precisamente aquello: ayudar a salvar algunas vidas, si estaba en su mano.

Sin embargo, el camino hacia las cocinas daba para un poco de conversación, y si bien no había prestado demasiada atención al hecho de que Dorcas estaba dedicándose a la elaboración de pociones antes, sí había captado mi interés. Era algo perfectamente normal, teniendo en cuenta que en los últimos tiempos yo misma había estado experimentando con la elaboración de pociones. Un complemento muy importante para la medimagia, en mi humilde opinión.

—Así que te interesa la elaboración de pociones.—Comenté, dando pie a iniciar una conversación.—Es curioso, pues yo llevo unos meses estudiando medimagia por mi cuenta, y tengo intención de cursar la carrera a distancia a partir el año que viene.—Proseguí, mientras Dorcas y yo doblábamos una esquina en dirección a las cocinas.—De hecho, últimamente he estado haciendo mis pequeños experimentos en materia de pociones. Si quieres, algún día, podría echarte una mano. Así aprenderíamos juntas.

La muchacha había mencionado también que realizaba talleres de cocina—no puedo decir que el nombre de Clementine me sonase de nada, cosa normal dado el poco tiempo que pasaba yo en el refugio—cosa útil a la hora de elaborar pociones. En mis propias prácticas había descubierto con sorpresa lo mucho que la cocina y la elaboración de pociones podían parecerse. Y compenetrarse, a veces.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 837
Puntos : 419
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Dorcas Meadowes el Dom Oct 28, 2018 8:44 pm

Para mi fortuna aquél día me tenía preparado mucho más que un simple estudio y elaboración de pociones, dándome un regalito mucho más bonito como el toparme con la maravillosa Gwendoline, una mujer que en una sola tarde se ganó mi completa admiración y cariño. Era una mujer luchadora e inteligente, quien pese a tenerlas todas de perder ayudaba a los fugitivos de una manera hermosa, entregándolo todo y más por la causa. Y quien me transmitió una confianza enorme cuando nos tocó aquella misión tan peligrosa y que pese a todos los incovenientes logramos sacarla, junto a la ayuda de Drake.

Ella venía en busca de Dumbledore al refugio, y yo no tardé en señalar dónde es que lo había visto por última vez,  donde yo creía que se encontraba y ofrecer mi ayuda para acompañarla e ir en busca de aquel hombre barbudo y adorable. Además pasar un ratito con Gwen siempre era una buena elección, ya más tarde podría seguir con mis estudios, mas que mal siendo una fugitiva tiempo es lo que más tengo.

Cuando fuimos en búsqueda de Dumbledore me comenzó a contar el motivo de su visita, clavé mi mirada en su rostro y acompañe en silencio su relato, sintiendo como mi admiración iba en aumento a medida que su relato avanzaba y cuando hizo una pausa suspiré y le dediqué una sonrisa.- Muchas gracias, Gwen. Digo...que tú no tienes  que hacer estas cosas y aún así lo haces. Y, desde mi lado de fugitiva realmente te agradezco todo esto, y no sé... decirte que personas como tú me dan aliento cada día ¿sabes? Buah, que cursi he de estar sonando pero es lo que siento, y no sé, quería que lo supieras, que yo como creo que muchos que nos encontramos acá te estamos infinitamente agradecidos.- le dije tratando que mis palabras se tiñeran de todo ese cariño que le tenía a la castaña.

Luego sacó a la conversa el tema de la pociones y mi actitud cambió, ya que hablar de las cosas que me interesaban intelectualmente me hace muy feliz, mi sonrisa apareció y mi ojos ganaron en brillo.- Sí, siempre me ha gustado mucho esa materia, creo que es un rama de la magia magnífica y que puede ayudar mucho. - le comenté, para luego mirarla con ojos aún más brillantes al escuchar que ella quería estudiar medimagia.- Wow, que bella carrera para cursar, era una de mis opciones al salir de Hogwarts, una de las primeras.- le confesé con un cierto aire melancólico, ya que no sabía si alguna vez aquel sueño podría llegar a ocurrir. -¿ De verdad me ayudarías? Me gustaría mucho, Gwen, de verdad. Una de las cosas que más extraño de mi libertad es poder estudiar profundamente las cosas, que vale yo siempre he sido una rata de biblioteca pero es muy distinto estudiar sola o leer la teoría que aprender de alguien que sabe de lleno el tema y te puede dar sus propias versiones. Me encantaría que el refugio tuviera su propia escuela...a veces hasta he pensado ponerme yo a enseñarle cosas a los más pequeños, pero después recuerdo que ellos no pueden utilizar su magia porque sino serían descubiertos... o si vamos más allá, que hay niños que jamás recibirán su carta por su condición de sangre, y jamás (o al menos por un buen tiempo) entenderán qué es lo que les ocurre...¡que impotencia!.- solté de pronto casi inconscientemente pero enseguida me puse roja como un tomate por mi arrebato.- Perdón... es que realmente me da mucha pena y rabia aquello.- agregué cabizbaja.

En eso llegamos a las cocinas y desde el interior se escuchaba un  hombre cantar alegremente, sonreí.- Dumbledore.- le señale a Gwen, que una de las cosas buenas que había tenido este cambio en mi vida es que había podido conocer mucho más a Dumbledore, tanto que podría reconocer su voz sin tener la necesidad de corroborarlo con la mirada.-Bueno, un gusto haberte visto, Gwen.- le dije a modo de despedida ya que no sabía si después ella tenía el tiempo para seguir hablando conmigo.- Espero verte pronto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 8.650
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 214
Puntos : 121
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Gwendoline Edevane el Lun Oct 29, 2018 8:52 pm

En mi vida diaria, durante mi jornada laboral en el Ministerio de Magia, hacía todo lo posible por mantenerme alejada de los problemas. Teniendo en cuenta lo que podían representar mis problemas para mucha gente—concretamente, una condena en Azkaban o una vida como fugitiva, segando de esta manera una línea directa de contacto con la Fuente de Todo Mal—procuraba alejarme de todo aquello que pudiese representar un peligro real.
Por supuesto, cometía pequeños actos de traición contra el gobierno casi a diario. Algunos más grandes—mi relación con Sam, así como la que tenía con otros tantos fugitivos, y mi relación con la Orden del Fénix—y otros más sutiles—mi implicación en la huída de Andreas Weber, o cada informe que falseaba en favor de los inocentes—pero actos de traición al fin y al cabo.
No siempre podía ayudar, pues siendo sincera, si tenía que poner en un plato de una balanza a mis seres queridos, y en el otro plato a un fugitivo cuyo nombre desconocía y que jamás había sido nadie para mí, por mucho que me doliese, dicha balanza se inclinaría en favor de mis seres queridos. Podía pretender abarcarlo todo, proteger a todos al mismo tiempo. Pero la realidad es que era solamente una persona, y una persona no puede hacerlo todo. No puede ni pretender hacerlo todo.
Y, sin embargo… me sentía más culpable por mis fallos que orgullosa de mis aciertos.

—No hay nada que agradecer.—Respondí, bajando la mirada, deseando poder actuar todo el tiempo como había actuado la noche anterior. Porque sí, había pasado miedo haciendo frente a Artemis Hemsley. De hecho, llegué a pensar que Sam o yo perderíamos la vida allí, de una manera horrible, a manos de aquel monstruo. Pero haciéndole frente… bueno, haciéndole frente me había sentido más como yo de lo que jamás me sentía día tras día.—Agradezco mucho tus dulces palabras, Dorcas, pero creo que solo actúo como debo.—Cuando puedes, apostilló mi voz interior, recordando especialmente el ataque de los radicales al Ministerio de magia.—Ojalá pudiese hacer un poco más...

Por el camino a encontrarme con Dumbledore, manifesté mi curiosidad e interés acerca de la afición de Dorcas por la elaboración de pociones. En mi mente, no pude más que definir aquella casualidad como cosa del destino: justamente empezaba a interesarme por la medimagia y las pociones, y mi buena compañera de fatigas en la Orden del Fénix—junto con Drake Ulrich—se interesaba por las pociones. Resultaba curioso pensar cómo ocurrían las cosas. No pude evitar preguntarle al respecto, y compartir mi propio interés por la medimagia. Y mis trasteos y experimentos con las pociones, claro. Eso también.
También ofrecí a Dorcas una ayuda cuando la necesitase, y aunque yo no era lo que podía considerarse una pocionista experta, quizás pudiese ofrecer algún tipo de aportación a la joven fugitiva. Y, dada mi experiencia, seguro que yo también podía aprender algo de ella.

—¿Sabes? Se me ha ocurrido una cosa.—Dije, una vez que Dorcas acabó de hablar, acerca de sus deseos de aprender medimagia e, incluso, llegar a enseñarla ella misma en el refugio.—Podría compartir contigo mis libros y lo que vaya aprendiendo en la carrera. Puedo intentar pasarme por aquí una vez por semana, y de esta manera podemos aprender juntas. Lo cierto es que me sentiría mucho más tranquila si, en lugar de andar pegando saltos y metiéndote en problemas con gente potencialmente peligrosa estuvieses aquí, ofreciendo ayuda a los heridos y elaborando pociones para aquellos que las necesiten.—Y es que, si bien Dorcas solía ser muy cauta, no me olvidaba de que durante aquella misión en compañía de ella y de Drake, uno de los fugitivos la había tomado como rehén. Acompañé aquella frase con una sonrisa, a modo de alivio.—Me puedo imaginar que Fiona querrá lo mismo que yo para ti.—No sabía mucho acerca de Fiona Shadows, aparte del hecho de que prefería que la llamasen Fly, que estaba casada con Drake, que era madre y que era la madrina de Dorcas. Pero solo por el hecho de ser madre podía imaginármela cuidando de Dorcas como si fuese su propia hija.


***

Tras despedirme de Dorcas Meadowes, ya no esperaba volver a encontrarme con la joven fugitiva en lo que restaba de mañana: después de todo, había prometido a Sam que volvería pronto. Y no solo eso: tenía que encargarme de su medicación, siguiendo las indicaciones de Ryosuke, ese japonés que más que un medimago parecía un ángel de la guarda personificado.
Mi reunión con Albus Dumbledore duró alrededor de veinte minutos. El antiguo director de Hogwarts—y, para mí, eterno profesor Dumbledore—se mostró bastante animado y tan enigmático como era habitual en él. Siempre me había sentido muy intrigada por su forma de ser, aparentemente alegre, pero con un aura que parecía indicar que sabía muchas más cosas de las que realmente contaba. Ya durante mi estancia en Hogwarts me había sentido un poco intimidada por esta forma de ser suya, pero no había sido hasta que entré a formar parte de las filas de su ejército que realmente empecé a comprender las dimensiones de esta personalidad: muchos criticarían a Dumbledore como alguien que, en apariencia, se limitaba a esperar mano sobre mano a que el cambio sucediese por sí mismo, pero quien se atreviese a mirar en sus ojos vería la verdad, ese brillo resolutivo que parecía indicar que tenía un plan.
Fuese cual fuese ese plan, esperaba que la información por la que Sam había arriesgado su integridad física jugase una parte importante dentro de éste. Que algún fugitivo salvase la vida o conservase su libertad valiéndose de dicha información.

—Hemsley es peligrosa, profesor Dumbledore.—Afirmé con la convicción que da la experiencia propia, recordando una vez más cómo aquella mujer, herida y todo, había estado a punto de vencernos, mostrando un despliegue de poder mágico y físico que pocas veces, o ninguna, había visto en mi vida.—No recomendaría a nadie hacerle frente, si pueden evitarlo.—Añadí.

El profesor Dumbledore, con una sonrisa aparentemente alegre, me aseguró que haría llegar la información a aquellos que pudiesen beneficiarse de ella, y acto seguido se despidió con una de sus excentricidades: al parecer, le apetecía un poco de chocolate, y esperaba que el que encontrase en el refugio no fuesen ranas. No le gustaba perseguir a las ranas de chocolate, y siempre se le escapaban.
Terminada aquella reunión, pasaban de las doce y cuarto, y mi intención era salir del refugio y volver con Sam. Desanduve el camino que había seguido para llegar allí, e inevitablemente pasé frente a la estancia en que Dorcas estaba elaborando sus pociones. Me detuve ante la puerta, observando cómo la muchacha trabajaba ayudada de su libro, su caldero y su varita, toda una profesional. Me crucé de brazos y la observé.

—¿Necesitas ayuda con eso?—Pregunté con una leve sonrisa, pensando que, si la avisaba, Sam no se preocuparía. Incluso podría invitarla a acudir al refugio, pero tenía bastante claro que no lo haría: Samantha Lehmann no se metería en aquel lugar ni aunque estuviese en perfectas condiciones físicas. La sombra de Sebastian Crowley era muy alargada, y la perseguía incluso desde la tumba. Una parte de mí creía que jamás lograría librarse del todo de él.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 837
Puntos : 419
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.