Situación Actual
12º-19º
14 septiembre ➟ luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gracias a todos pj destacado
Gracias a todos Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane

Gwendoline Edevane el Jue Ago 02, 2018 2:39 pm

Recuerdo del primer mensaje :

So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane - Página 3 5OIjjBy
Sábado 23 de junio, 2018 || Zona segura para fugitivos || 11:41 horas || Mi ropa

Desde los acontecimientos ocurridos la noche anterior, podía afirmar que estaba nerviosa. Y es que Sam y yo, tras muchos meses tras sus pasos, habíamos dado finalmente con Artemis Hemsley.
La infame Grulla, cazarrecompensas y mortífaga a la que tanta gente tenía miedo, y no sin motivo, había mostrado su cara ante nosotras. Nos había visto, y desde entonces, Sam y yo no podíamos evitar estar nerviosas. Porque me había visto la cara a mí, y yo no era una fugitiva. Así que ninguna de las dos podía evitar tener la sensación de que en cualquier momento alguien del Ministerio llamaría a la puerta de mi casa con intención de arrestarme por colaborar con una peligrosa fugitiva. Bueno, peligrosa según su cartel de "Se busca", que la señalaba como una asesina.
Había pasado la noche con Sam, y tenía intención de volver con ella, así que por el momento intentaba no preocuparme por Hemsley. Difícil era, desde luego, y preocupada estaba, pero mi máxima era no mostrar esa preocupación. Si yo perdía los papeles, Sam los perdería también, y volvería a culparse una vez más por haberme permitido ir con ella. Así que conservaba mi temple, le sonreía con alegría cada vez que entraba en la habitación en que estaba yo, y seguía adelante.
Una manera de espantar los nervios era mantener mi mente ocupada, hacer algo. Siendo sábado, ir al Ministerio quedaba descartado, por lo que necesitaba dar con otra manera de ahuyentar los pensamientos que se formaban en mi cabeza cada vez que estaba ociosa. ¿Y qué se me ocurrió? Ir a hablar con la Orden del Fénix y entregarles la información que Sam había encontrado entre las posesiones de Artemis Hemsley.
Y allí estaba yo, caminando por los pasillos del refugio con intención de encontrar a Albus Dumbledore y entregarle aquella información. La sombra de un dolor de cabeza que prometía tornarse agudo empezaba a planear sobre mi cabeza, y no pude evitar llevarme los dedos de la mano izquierda a la sien. Serán la tensión y los nervios, me dije a mí misma mientras continuaba mi camino.
En mi mano derecha, llevaba mi teléfono móvil, el cual contenía toda la información que Sam me había enviado por Whatsapp. Información jugosa, a decir verdad, y que serviría de mucho a los fugitivos del refugio. O eso esperaba, pues era lo que Sam quería. No te preocupes, Sam. Seguro que lo que has conseguido les ayudará mucho.
Aquel pensamiento dibujó una sonrisa en mis labios. ¿Cómo podía Samantha Lehmann seguir siendo tan increíblemente bondadosa a pesar de todas las cosas malas que había vivido? Solo esperaba que nada la cambiase, que siguiese siendo así...
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane - Página 3 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.086
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1234
Puntos : 791
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Gwendoline Edevane el Dom Ago 25, 2019 2:34 am

Dolor, fue todo en lo que Gwendoline Edevane pudo pensar en los instantes que siguieron a aquel hechizo.

Ese era el gran problema de utilizar aquel hechizo: sí, era muy eficaz para controlar a una gran masa de gente—no se debía infravalorar el poder del sonido—, pero irremediablemente el conjurador también se veía afectado. Sintió las ondas sónicas recorriendo su cuerpo, y el doloroso pinchazo en sus oídos. Llegó a sentir incluso que su cerebro estaba a punto de licuarse y salirse por los oídos.

Se llevó la mano libre a la oreja izquierda, cerró los ojos y contrajo el rostro de dolor, al tiempo que sus piernas amenazaban con fallarle. A su alrededor, en medio del atronador sonido escuchaba los gruñidos de los mortífagos, por lo que experimentó una pequeña satisfacción. Una sensación de victoria, a pesar del dolor.

Al abrir los ojos de nuevo comprobó cómo sus enemigos, visiblemente debilitados, clavaban la rodilla en el suelo. No obstante, aquello ni por asomo sería suficiente para derrotarles.

El rubio, ese al que tan mala primera impresión había dado, fue el único capaz de responder a su ataque, o al menos de intentarlo: le vio alzar la varita en su dirección, dispuesto a acabar con ella. Suerte que no llegó a hacerlo, pues no tenía claro que hubiera podido defenderse en aquellas condiciones.

Sus tres compañeros aprovecharon la ocasión, y sin que Gwendoline hiciera otra cosa que caer de rodillas, los mortífagos fueron quedando fuera de combate. Podían haber sido expertos combatientes, pero nadie podía hacer frente a un ataque sorpresa como ese.

Cuando todo terminó, donde debería haber silencio, ella escuchaba un pitido. Sabía por experiencia que aquel efecto secundario le duraría unas horas, pero podría haber sido mucho peor. Al palparse los oídos no se encontró con la cálida humedad de la sangre, por lo que se quedó tranquila: no había daños graves para sus tímpanos.

Justo entonces, Dorcas se lanzó a sus brazos, y Gwendoline respondió de manera torpe a aquella muestra de cariño.

—Estoy bien.—Respondió con un tono de voz exageradamente alto: el tono de voz de aquellos que han perdido el oído.—Me pitan los oídos.—Matizó, contrayendo de nuevo la cara en una expresión de dolor.—Vosotros también lo habéis hecho muy bien. Los tres.

Así había sido: habían trabajado en equipo, y eso había sido precisamente lo que les había otorgado la victoria. Y habían utilizado la estrategia, lo cual era mucho más efectivo que si hubieran decidido atacar de frente. De haber hecho eso último, los resultados habrían sido totalmente diferentes.

Glenn informó de que los problemas no se habían terminado, y Gwendoline lo sabía, por supuesto. Había mucho que solucionar allí, y no solo en el exterior: primero, habría que hacer algo con aquellos mortífagos.

—Enseguida voy.—Asintió con la cabeza, para luego mirar a los mortífagos.—Primero tengo que enviar a estos lo más lejos posible.


***

Apenas cinco minutos más tarde, estaba hecho: utilizando el mismo método que con sus dos compañeros, Gwendoline había enviado muy lejos a los cuatro mortífagos, previamente desmemorizados, acabando así con el problema más inmediato.

Sin embargo, cuando los tres fugitivos y ella entraron en el colegio, la morena comprendió a qué se refería Dorcas exactamente: en una silla aparecía una mujer, una de las profesoras, atada y con evidentes signos de tortura, siendo el más evidente su boca, que había sido cosida con hilos mágicos.

Gwendoline se le acercó y se arrodilló ante ella, dejando su bolso mágico en el suelo, a su lado. La reacción de la mujer era de esperar: se tensó en la silla, intentó retroceder, y su rostro exhibió una expresión de genuino pánico. ¿Cómo no iba a ser así? Después de todo lo que había sufrido, cualquier desconocido representaba una amenaza para ella.

—No voy a hacerle daño. No se preocupe.—Informó Gwendoline en tono conciliador, el pitido todavía presente en sus oídos.—Ya no hay peligro.

Tomó su varita y, acto seguido, metió la mano en el interior de su bolso. Rebuscó en el ampliado interior mientras se mordía el labio inferior, y más pronto que tarde dio con lo que estaba buscando: un frasco que contenía esencia de murtlap. Lo colocó en el suelo frente a ella, lo apuntó con la varita y conjuró un Engorgio no verbal. El frasco triplicó su tamaño, mas no el líquido en su interior, lo que permitía agregar agua a la mezcla.

Y eso hizo: con un Aguamenti no verbal, llenó el resto del frasco con agua, para luego agitar suavemente la mezcla hasta volverla homogénea.

—Según me tengo entendido—, explicó Gwendoline, dedicando una breve mirada a Dorcas—, las pociones que para los magos son beneficiosas pueden llegar a ser tóxicas para los muggles. Por eso hay que diluirlas como es debido.—Alzó el frasco, que ahora tenía el tamaño aproximado de una botella de refresco, y contempló el contenido a la luz de los fluorescentes del techo.—Creo que debería ser suficiente.

Con la mezcla lista, Gwendoline procedió a liberar los labios de la mujer de los hilos mágicos con que habían sido cosidos. Utilizó el hechizo Diffindo para cortar todos y cada uno de los puntos de sutura, y para cuando terminó, la mujer abrió la boca para gritar.

No lo hizo: la morena la durmió con un Leniendo no verbal.

—Cuando termine de curarle las heridas y de borrarles la memoria a todos los presentes, tendremos que marcharnos de aquí. El Ministerio podría llegar en cualquier momento.—Miró a Glenn, quien suponía que sería el único de los presentes capaz de conjurar un hechizo desmemorizador.—¿Me echas una mano?

Glenn asintió, y enseguida se puso a trabajar. No iban a hacer nada demasiado complicado: borrar los recuerdos de lo ocurrido allí. ¿Por qué? Pues porque unos cuantos de los niños habían sido llevados al exterior, bajo la custodia de agentes de policía muggle, y habrían contado una historia un tanto fantasiosa. Y fantasiosa seguiría siendo: nadie en el colegio recordaría qué había sucedido, cuando era bastante obvio que algo había sucedido.

Sin embargo… nadie tenía por qué recordar lo sucedido con aquella pobre profesora.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane - Página 3 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.086
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1234
Puntos : 791
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Dorcas Meadowes el Mar Sep 10, 2019 6:55 pm

Tras recibir la indicación de Gwen desde la lejanía los tres llevamos nuestras manos enseguida a nuestros oídos, y pese a que en un principio el sonido hizo que perdiéramos levemente nuestro equilibrio, logramos por fortuna tras un ir y venir de hechizos dejarlos a todos inconscientes. Y allí, cuando el silencio volvió a reinar el lugar, con el corazón casi en la mano camine hacia la maga donde mi primer impulso fue darle un abrazo, fruncí el ceño de preocupación al saber que aún le dolían los oídos, e hice el ademán de acercarme para poder verlos.― Deberíamos ir a revisarte los oídos, Gwen…― le señalé aún preocupada, para luego dedicarle una sutil pero sincera sonrisa cuando me señaló que también habíamos hecho un buen trabajo. ― Somos muy buenos compañeros de misión al parecer. ― agregué ensanchando un poquito más mi sonrisa, todo había sucedido muy rápido y aún así habiamos funcionado perfectamente y eso era.

En eso llegó Glenn a nuestro lado y como un cable a tierra nos hizo un llamado de atención, debíamos seguir accionando si no queríamos meternos en más problemas. Pegué un pequeño saltito, y como si de pronto me hubieran inyectado energía me dispuse a estar lo más disponible para todos y estar lista para lo que me necesitasen de allí en adelante.

Gwen se llevó y desmemorizó a los Mortifagos, no tardó más de cinco minutos y cuando regresó juntos volvimos al salón donde se encontraba el resto de personas, allí mi corazón volvió apretarse por la pena que me daba ver el panorama que los aliados del nuevo régimen había provocado. Y Auto-nombrandome ayudante oficial de Gwen , la seguí por todas partes, a una distancia que no resultará un estorbo pero que si necesitaba de cualquier cosa pues ahí estaba yo, con todas las ganas del universo. La primera persona que la maga se acercó, fue la profesora que le habían cosido su boca, al verla volví a sentir la misma angustia que tiempo atrás, es que mi cabeza y corazón por más que lo intentan no pueden llegar a comprender la crueldad que los aliados del nuevo régimen imparten al resto que no comparten sus ideales.

Miré las acciones de la castaña atentamente, asentí cuando señaló lo de la dilución de pociones, información que yo ya había escuchado antes y que Gwen terminó por confirmarme in situ su efectividad. Admirada de su templanza y manejo, observé todos los pasos que siguieron, para luego hacerme a un costado con Mer y observar como ambos comenzaban a desmemorizar a las personas.

No fue mucho el tiempo que tardaron en ello, y cuando todo quedó, en la medida de lo posible “en orden”, los cuatro volvimos al refugio. Glenn, Gwen y Mer fueron enseguida a dar aviso de lo ocurrido a Dumbledore y la Orden del fénix, para que se investigara el porqué del ataque, y el por qué era tan buscado por los Mortifagos el director del jardín. Yo por mi parte quise restarme de aquello, los tres ya eran suficiente para entregar toda la información, por lo que decidí ir a la cocina y preparar un poco de té, es que luego de un gran impacto físico o emocional, un té dulce y calentito, a mi parecer, siempre era una cariñito para el alma. Llené un termo, y tomé vasos para todos, y los esperé fuera de la oficina.

No conté exactamente cuánto tiempo estuvieron dentro, pero al salir me levanté del sillón de un movimiento y me acerque a ellos. ― ¿Todo bien? ― pregunté, no es que pensara que dentro podría haber pasado algo peor de lo que nos pudo haber pasado afuera, pero por alguna extraña razón siempre he tenido, casi como una muletilla, esa pregunta. ― He preparado un poco de té de lavanda, ayuda a calmar los nervios, y tranquilizar un poco el cuerpo ¿Quieren?

Me acerqué a Gwen y llevé mi mano a su brazo. ― ¿Siguen doliéndote los oídos? Acá hay un enfermería, si quieres podemos ir allí y comprobar que todo está bien…― le señalé preocupada a Gwen, con mi rostro contraído lamentaba el no poder tener más herramientas o conocimientos para ayudarla.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane - Página 3 Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Gwendoline Edevane el Jue Sep 12, 2019 3:00 pm

Teniendo en cuenta las circunstancias en que se había dado aquella “misión”, las cosas habían terminado bien: Meredith estaba a salvo y los muggles también, y con un poco de suerte ninguno de ellos recordaría aquel día tal y cómo había sucedido.

No era de extrañar que Dumbledore quisiera conocer la naturaleza de aquella emergencia que había llevado a tres miembros de la Orden—una de ellos una importante informadora dentro del Ministerio de Magia—a salir corriendo de una manera tan imprudente. Imprudente había sido, Gwendoline lo reconocía, pero habían pensado con la cabeza y habían hecho las cosas bien, y desde luego, ninguno de los tres tenía intención de abandonar a Meredith a su suerte. Era una de los suyos.

Así que tuvo lugar una tediosa charla de unos diez minutos con el antiguo director de Hogwarts, quien les escuchó con rostro impasible, asintiendo con la cabeza a cada detalle y cada explicación. Gwendoline fue quien más habló de los tres, y Glenn indudablemente el más silencioso.

Dumbledore no les había dicho nada malo, ni mucho menos, pero sí se mostró un tanto preocupado por la repercusión de aquel asunto en el mundo muggle. No es que fuera culpa suya, ni mucho menos, pero estaba claro que Meredith no podría volver a trabajar allí. Albus la animó a permanecer durante un tiempo en el refugio, y a buscarse una nueva ocupación.

Respecto al fugitivo con que Meredith había tratado todo ese tiempo, sin saberlo, y que había huído a las primeras de cambio, la bruja no pudo decir gran cosa, más allá de su nombre. Dumbledore aseguró que pondría magos a seguir aquella pista, pero algo en su tono de voz parecía indicar que no era su prioridad. Gwendoline lo entendía a la perfección.


***

Al salir de la sala de reuniones, Gwendoline se sentía bastante cansada: había sido una mañana agotadora, y eso que ni siquiera eran las doce. Nadie se levantaba de la cama por la mañana creyendo que ese día le esperaba una emocionante misión de rescate.

Dorcas, que había optado por no participar en el informe, les esperaba fuera con un termo lleno de té y unos vasos. Enseguida se levantó para ofrecerles un poco a cada uno. Todos aceptaron, Gwen incluida: no es que el té fuera su bebida más predilecta, por inglesa que fuera, pero en aquel momento cualquier bebida era buena.

—Gracias, Dorcas.—Respondió Gwendoline con una sonrisa sincera en el rostro, y aspecto cansado.—Todo bien, aunque me temo que Meredith deberá buscarse otro empleo.—Miró a la muchacha rubia con expresión resignada en el rostro.—Es mejor que hagas caso al profesor Dumbledore, Meredith: en una temporada es mejor que no salgas del refugio.

—Tranquila: yo o cualquier otra persona, seguro, estaremos encantados de conseguirte lo que necesites hasta que puedas salir.—Se ofreció Glenn.

Dorcas, de nuevo, se preocupó por el estado de los oídos de Gwendoline. Para entonces, el pitido casi se había terminado, aunque seguía escuchando una especie de zumbido sordo que, confiaba, terminaría pasándosele en unas horas.

—No te preocupes: son las consecuencias de utilizar ese hechizo. Sobreviviré.—Le sonrió, convencida.—Pero sentarme un rato no me vendría nada mal. Estoy molida. ¡Esta no es manera de empezar un día!

Bromeaba, evidentemente: aquel día no contaba con algo así, pues sus planes eran bastante distintos. Pero para eso pertenecían a la Orden del Fénix: para ayudar a aquellos que lo necesitaban. No iba a empezar a quejarse ahora.

—Yo también… y tengo algunas cosas que hacer en el refugio. Si no os importa, me retiro. ¿Vienes, Meredith?—Dijo Glenn.

Gwendoline se despidió de ambos fugitivos para luego mirar a Dorcas, suspirando de manera resignada.

—Lamento que se nos haya estropeado el plan: nuestra clase de hoy iba a ser apasionante.—Le dijo con total sinceridad: las clases que daban juntas, en materia de medimagia y pociones, eran uno de sus momentos favoritos. Pero la clase de aquella mañana se les había ido al garete.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : So tell me about you // Dorcas Meadowes & Gwendoline Edevane - Página 3 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.086
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1234
Puntos : 791
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.