Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

[Evento Magicland] The last and the... WTF?!?!?! {Laith&Laithstlyr}

Astlyr Crowley el Miér Ago 15, 2018 11:31 pm


¿Yo qué sé qué noche es? Agosto, 2018 || Karaoke del Magicland || ¿¿?? horas || Atuendo (Imaginaos lo “guapa” que estará Laith con esto)

El diario es la clave, se dijo Astlyr mientras bebía la tercera copa en lo que iba de noche. El whisky de fuego le quemó la garganta, los ojos se le llenaron de lágrimas, y estuvo a punto de escupir la fuerte bebida. Soy una Crowley. ¡Una de verdad! ¡Los Crowley no temen a nada! Se obligó a tragar la fuerte bebida alcohólica, y cuando la notó bajar por su pecho, se atrevió por fin a volver a respirar.
El camarero volvió a echarle una mirada, la ceja alzada. Sí, ese mismo camarero insolente que le había preguntado si siquiera tenía diecisiete años, y la había obligado a mostrar su tarjeta de identidad. ¿Cómo podía existir gente tan molesta en el mundo?

—¡Deja de mirarme y ponme otra!—Exclamó Astlyr Crowley, todo amabilidad, como era habitual en ella. El camarero puso los ojos en blanco, negó con la cabeza, y procedió atender la petición de la chica.

Si consigo ese diario, el diario de MI padre que me pertenece a MÍ, estoy segura de que podré encontrar a esa sangre sucia que le asesinó, pensó Astlyr Crowley, obsesionada como siempre con el tema del diario. Y no solo con ello: su tía había tenido la desfachatez de coger el anillo de su padre y, en lugar de enterrarlo con él como mandaba la tradición, lo llevaba puesto. ¡Y ese anillo también le pertenecía a Astlyr!
Podría cortarle el dedo a esa perra mientras duerme, pensó Astlyr, sabiendo que tendía lo que había que tener para hacerlo. Pero, pese a llamarla ‘perra’ mentalmente, seguía siendo su tía. La familia no vería demasiado bien que a Vanessa Crowley le desapareciese un dedo por culpa de su sobrina. Pero podría hacerlo…
Observó su propio anillo, forjado para ella, mientras el camarero le ponía otro vaso con whisky de fuego y varios cubitos de hielo. La muchacha lo asió con gesto ausente, enfadada. Acababa de descubrir que el alcohol no le sentaba demasiado bien, ni la ayudaba a mejorar su humor.

—Bonito anillo, guapa.—Dijo alguien a su lado.

—Piérdete.—Respondió Astlyr sin molestarse en volver la mirada hacia el recién llegado.

—¡Qué genio! Me gustan las chicas con genio.—La voz del desconocido sonaba divertida.

—¿Qué parte de ‘piérdete’ no has entendido?—Preguntó Astlyr mientras bebía un sorbo de su whisky. Curiosamente, entró un poco mejor que los anteriores, lo cual era buena señal.

—¡Vamos, mujer! Una chica no debería estar bebiendo sola, ¿no puedo acompañarte?—Insistio el muchacho, a lo que Astlyr suspiró, negando con la cabeza.

—De verdad, creo que el significado de la palabra ‘piérdete’ no tiene lo que se dice muchas interpretaciones, ¿no? Entonces, ¿por qué parece que no la entiendes, tío?—Astlyr empezaba a perder la paciencia, sintiendo deseos de sacar su varita allí mismo y meterle entre pecho y espalda una maldición Cruciatus al joven.

—¡Venga, tía! Al menos deja que te invite a una copa.—Y con aquello, el joven llegó al límite de Astlyr. La Crowley se giró en el taburete en que estaba sentada y clavó una mirada en el joven rubio. Este sostenía en sus manos un vaso, el cual ofrecía a Astlyr. Ella le echó la mano, casi una garra, arrancándoselo de la mano.

—¡Yo soy una Crowley! ¡No necesito que ni tú ni nadie me invite a una copa! ¡Tengo más dinero del que vales tú con toda esa ropa ridícula que llevas puesta!—Casi gritó Astlyr, y luego, paradójicamente, se bebió de un trago la bebida que acababa de arrancarle de las manos al tipo, arrojándole a continuación el vaso de plástico al pecho.—¡¿Contento?! Ahora ya puedes perderte tranquilamente por ahí.

Pero no sería el rubio quién se perdiese, ni mucho menos; Astlyr estaba a punto de descubrir que la que estaba perdida era ella. ¿Que cuando lo descubrió? Pues más o menos cuando pasó por delante de una superficie reflectante, algún tipo de espejo, y se dio cuenta de una cosa: que quien aparecía en el reflejo no era ella, si no un tipo tatuado vestido con la misma ropa que llevaba ella momentos atrás.
Astlyr, como si estuviese en un sueño, se tocó la cara, intentando averiguar qué tipo de alucinación estaba teniendo; también se tocó un poco más abajo, en el pecho, donde antes había un par de redondeces bastante abultadas—no exageraba, era verdad—y ahora solamente había dos pectorales… muy bien definidos, por cierto; y luego incluso más abajo, pues donde no debía encontrar absolutamente nada encontró un enorme… Dejémoslo ahí.
Llegaba el momento de gritar. Llegaba el momento de entrar en pánico… y Astlyr Crowley empezó a reírse como una loca.

Algo de tiempo, a saber cuanto, más tarde

Sin saber muy bien cómo y en qué momento, Astlyr Crowley había terminado sobre un escenario, con su nuevo cuerpo, un micrófono en una mano y una bebida en la otra. ¿En qué momento se había subido ahí? A saber, pero llevaba cantando más tiempo del que recordaba. Y reía y daba saltos. Casi hasta parecía una persona feliz.

'Cause the players gonna play, play, play, play, play. And the haters gonna hate, hate, hate, hate, hate. Baby, I'm just gonna shake, shake, shake, shake, shake. I shake it off, I shake it off…Cantaba Astlyr con su nueva voz, meneando su nuevo cuerpo como si no hubiese un mañana. Estaba eufórica y se lo estaba pasando muy bien. ¡Por fin! Era la primera vez en todo aquel viaje.Heartbreakers gonna...  Ya no me se la letra y se me ha pasado lo que tocaba ahora en la pantalla, así que canto lo que se me ocurre sobre la marcha...

Dio un largo trago a su bebida, sintiéndose como una estrella del rock allí encima. ¿Podría haber sido una estrella de rock si hubiese nacido hombre? Bueno, ahora lo era, así que…

Shake it off:


Última edición por Astlyr Crowley el Jue Ago 16, 2018 11:20 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Laith Gauthier el Jue Ago 16, 2018 8:31 am

No estaba seguro de cuánto tiempo llevaba en aquel bar. Había pasado por casi todas las mesas conversando alegremente, porque quería y porque podía. Se sentía extraño, no borracho, sino de cierta manera melancólico. Cuando se sentía así, no podía estarse quieto, repelía la soledad como si fuera la peste. En soledad, su mente hablaba demasiado alto y no conseguía acallar su voz, era mejor no dejarla tomar confianza y ahogarla entre el whisky y una conversación, si bien improvisada, siempre agradable. Era el tipo de vida que le gustaba, en constante movimiento.

Había conocido a un buen hombre mientras paseaba entre toda la gente y ahora compartían una botella conversando alegremente. — Entonces, claro, yo le dije que estaba loca, que no iba a dejarle mis pinturas a ese precio, ¡era prácticamente como si se las regalara! En ese entonces no tenía mucho dinero, así que regalar pinturas… ¿Tú pintas? ¿Dibujas, quizá? —hacía conversación, un hombre muy sexy en sus treintas que tenía al sanador bien pillado de sus encantos, que ni necesitaba esforzarse por mantenerlo atento, con esa sonrisa pícara de la que el otro gozaba.

Sí, claro, dibujo a veces, no soy muy bueno pintando, deberías enseñarme, ¿te interesaría? —estaba siendo humilde para mantener su atención activa, el dibujo se le daba fenomenal y pintar era un buen hobbie que iba desarrollando poco a poco. — En todo caso, si eres bueno en algo, ¿no deberías al menos cobrar por hacerlo? Me refiero, todos necesitamos ese hobbie que nos dé dinero, de sueños no se come —le señaló con el vaso de whisky en la mano, antes de hacer un pequeño brindis. — ¡Igualmente, yo creo que…! ¡Auch! —se quejó cuando sintió cómo alguien que pasaba le tiraba del cabello.

El muchacho que lo había hecho se giró hacia él, aparentemente sorprendido, disculpándose. — ¡Lo siento, mi colega me empujó! Lo lamento —dijo rápidamente antes de marcharse. Laith se quedó mirando unos segundos, antes de que aquel hombre volviese a llamar su atención. Atención que pronto salió del bar, llevándoselo con él, perdiéndose de aquel lugar durante un momento.

***

No estaba seguro del tiempo que había pasado cuando salió de esa carpa, acomodándose la ropa y con una sonrisa en la cara. La música del festival le animaba y todo, de pronto, parecía estar bien. ¿Algo tenía que ver con el alcohol? ¿O meramente era que estaba feliz? Aún se sentía sobrio, tan sobrio como podía estarlo después de dos botellas de whisky. Empezó, además, a buscar qué más podía hacer por el lugar, caminando y tarareando aquella canción que sonaba en el festival.

Lo que lo sorprendió, sin embargo, fue verse bailando una suerte de coreografía de Shake It Off. Sí, no se había equivocado, se estaba viendo a sí mismo. ¿Había tomado algo, algún psicotrópico, quizá, demasiado alcohol? ¿Le habría drogado Darren? No, no, era él, estaba en sus cinco sentidos, podía decirlo por la experiencia que tenía no estando en ellos. Se quedó mirando a sí mismo, ¿alguien se había hecho una multijugos con su apariencia? ¿Su peluquera le vendía su pelo a la gente?

¿Así se me ve el culo? —preguntó, antes de silbarse a sí mismo. Debería estar molesto, pero le parecía hilarante, ahí bailando con una falda (que no es como si nunca hubiese usado una). Ni siquiera sentía vergüenza, ¿o debería llamarla “vergüenza ajena”? — ¡Oye, yo, por qué no bajas de ahí y me explicas esto! —lo llamó al Laith dos. No podía ser un hermano o primo desconocido cuando tenía todos y cada uno de sus tatuajes. Casi quería reírse por ello.

No, no pudo evitarlo, no podía, ¿qué iba a hacer? ¿Ponerse a llorar porque le robaban la cara? ¿Sentirse avergonzado porque quien le robaba la cara se notaba de lejos que se había pasado un par de copas y podía dañar su imagen? No, no era su estilo, se subió al escenario pidiendo otra canción y en medio de un duelo de coreografías, retó a su usurpador con una sonrisa divertida. ¿Había otros Laith ahí sueltos? Lo discutirían después de un buen baile.

Believer:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 22.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 922
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Astlyr Crowley el Jue Ago 16, 2018 11:00 pm

En el mundo existían dos formas de hacer que Astlyr Crowley se calmase y fuese lo que en su mundo se consideraba ‘una persona feliz’.
La primera forma eran los milagros. Y es que cualquiera que conociese a Astlyr sabría perfectamente que, si estaba de buen humor, eso significaba que había ocurrido un milagro.
La segunda, recién descubierta, era el alcohol.
O quizás no fuese solo el alcohol. Y es que toda aquella experiencia hubiese quedado en nada de no ser por el hecho de que se encontraba, misteriosamente, dentro de un cuerpo que no era el suyo. La joven Crowley jamás había probado la poción multijugos, reticente a enmascarar de cualquier forma existente su noble linaje y su auténtico rostro como una de los Crowley. Pero aquello debía ser efecto de una poción multijugos, no había otra explicación…
¿Y la poción multijugos da estos subidones?, se preguntó la joven Crowley, sintiéndose eufórica, feliz, y pensando que la poción multijugos era una maravilla. ¡Quería beber poción multijugos a todas horas del día!
Sobre el escenario, cantando tan bien como era capaz de cantar una borracha, Astlyr Crowley era la reina… o el rey, dado que entre sus piernas ahora tenía un par de añadidos que no eran precisamente inherentes al género femenino.

Sigo sin sabe-e-e-e-er… ¡lo que canto, lo que canto!Siguió cantando la joven Crowley, con su voz masculina, dándolo todo… hasta que fue interrumpida por una voz que llegaba desde el público.

Un hombre de pelo negro y tatuajes que por algún motivo le resultaba muy pero que muy familiar era quien había hablado. Astlyr tardó unos segundos en darse cuenta del motivo: por supuesto, aquel hombre era su viva imagen. O la viva imagen de su nuevo rostro… o ella era en aquellos momentos la viva imagen del hombre que le hablaba desde abajo del escenario.
¿Explicártelo? ¡Ni yo misma lo entiendo, pero lo disfruto mientras dure!, pensó la joven Crowley.

—Pues...—Dijo Astlyr, mientras seguía sonando la música de fondo, su voz amplificada por el micrófono.—¡Eres un clon!—Exclamó de repente, señalando al hombre de manera acusadora.—¡Yo soy el verdadero…! ¿Cómo te llamas?—Por supuesto, no podía saberlo. Porque aunque se estuviese tirando el farol, no conocía a aquel hombre.

Le vio subir al escenario… y entonces la cosa se puso rara. Eran como dos gotas de agua, y lo único que les diferenciaba era la ropa. Astlyr, brevemente, se preguntó si seguiría así toda su vida… pero en cuanto el desconocido hizo otra petición de música, poco o nada importó si aquello era permanente o pasajero. Se concentró en la canción que sonaba, y empezó a cantar a dúo consigo misma… o él empezó a cantar a dúo consigo mismo, más concretamente, y el espectáculo prosiguió.
Por supuesto, Astlyr no atinaba una con la letra, y no hacía más que soltar gallos. Ya por lo general era una cantante penosa. ¿Cuanto más penosa no sería cuando cantaba con unas cuerdas vocales que no eran suyas y que no tenía controladas? Y eso sin mencionar que no se sabía la letra...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Laith Gauthier el Lun Ago 20, 2018 10:13 am

Laith soltó una carcajada cuando el usurpador le dijo que era un clon, él, cuando ni siquiera sabía el nombre de su nueva cara. Negó con la cabeza, divertido. — ¡Somos Laith! —le dijo su nombre, con el “nosotros” por delante. Él ya no era el único Laith, al parecer. Ya tendría tiempo para ponerse a preguntarle su verdadero nombre, por lo pronto se había subido al escenario a cantar y bailar con su imitación. El Laith dos no daba una cantando, lo que hacía más divertido todo. Al menos podría consolarse que era él el Laith de buen repertorio musical y los mejores pasos.

Bailaron hasta que sintió mucha sed, entonces decidió bajar del escenario al acabar una de las tantas canciones que interpretaron juntos. Invitó también a bajar a su clon para ir a hablar a un sitio con menos ruido y con una bebida en la mano. Él pagó por un par de bebidas, aunque especificó que la de su clon no tuviese alcohol por dos razones más bien simples: primero, ya estaba bastante entonado, y en segundo lugar, por algún motivo había asumido que su clon había robado su cara porque era un mejor de edad queriendo fácil acceso a alguna atracción o al alcohol.

Entonces, “yo”, cuéntame, ¿quién eres en realidad? Admito que estoy… perplejo, de que hayamos dos Laith en este lugar, mucha belleza junta, me atrevo a decir, sin embargo preferiría conocer tu identidad —le dijo, recargado con un codo a una mesa alta con sillas igual de altas que servían para beber lo que compraban en la tienda donde ellos habían consumido, aunque no había decidido sentarse, sólo recargarse. — ¿Cuántos años tienes, además? Sospecho que tienes mi rostro para… facilitarte caminos —admitió. No era como si él nunca hubiese intentado hacer algo no acorde a su edad alguna vez.

De hecho, si pensaba en retrospectiva… Había hecho muchas cosas “no acorde a su edad”, y decidió reírse por ello, negando con la cabeza. Todo el mundo les miraba como si fueran alguna especie de gemelos o algo así, cuando no era la verdad. El rumor de la música le llegaba a los oídos, tenía los músculos relajados, la mente despejada y se sentía de maravilla, ¿mortificarse por su clon? En lo absoluto. Sólo era esa humana curiosidad cuando a uno le usurpan la identidad, ¿qué tenía de malo?

Algo tenía de malo porque aquel sujeto con el que se había encontrado antes, ese buen hombre que le invitó a su carpa, no le vio a él antes que a su otro yo, y el azote bien dado en el culo se lo había llevado el Laith dos. — ¡Qué descortés! —exclamó, divertido. La cara del hombre fue un poema, tanto así que Laith soltó una sonora carcajada, preguntándose cómo iba a ser la reacción de su otro yo, sin querer perderse nada. Aunque, en caso de que quisiera reaccionar de alguna forma agresiva, él iba a intervenir por el otro. — Vamos, calma, tú eres quien me roba la identidad, ¿y ahora también me robas los ligues?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 22.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 922
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Astlyr Crowley el Mar Ago 21, 2018 3:17 pm

Dentro de su nuevo cuerpo, y a saber qué clase de droga o bebida alcohólica fluía por las venas de dicho nuevo cuerpo, Astlyr Crowley simplemente se dejó llevar. Bailaba y cantaba, o mejor dicho bailaba y soltaba frases incoherentes que intentaba adaptar a la música. La gente les aplaudía, aunque empezaba a sospechar que, más que por su talento era debido a que los consideraban algún tipo de número cómico. Cómicos debían ser, desde luego—especialmente ella, teniendo en cuenta que sus pasos de baile eran dignos de un pingüino—y quizás una Astlyr sobria y sin rastro de drogas en su organismo se hubiese enfadado.
¿La Astlyr cuyo aspecto era igual que el de aquel hombre que cantaba a su lado? Esa Astlyr no, esa estaba feliz. Por una vez en su vida, estaba feliz, y le daba igual todo.
Cuando bajaron del escenario, Astlyr se tambaleaba un poco, pero creía recordar que el hombre de los tatuajes le había dicho su nombre al subir con ella a la tarima. Se detuvo un segundo, con expresión concentrada, intentando recordar. ¿Cual había sido el nombre?

—¿Cómo has dicho que te llamabas, clon?—Preguntó de nuevo. Demasiado alcohol para su joven cerebro; demasiado... lo que fuese para recordar cosas como esa.

Astlyr se sentó en una de las sillas junto a la mesa que la persona a la que había robado su identidad sin querer escogió. ¿Por qué no se fue sin más? Pues porque no le apetecía. Por una vez que se lo pasaba bien, Astlyr Crowley iba a disfrutar. De hecho, no duró sentada ni un minuto: en seguida se puso en pie, imitando la forma de apoyarse sobre la mesa del chico. Aquello tampoco funcionó durante mucho tiempo, y enseguida cambió de posición. ¿Qué posición sería la correcta? Porque a Astlyr lo que le apetecía era ponerse a bailar de nuevo, o ponerse a hacer ejercicio. ¿Tan fuerte era lo que le habían dado aquel rubio? ¿Tan hiperactiva la había puesto?

—¡Ehhh, no!—Aquel "Ehhh" sonó más agudo de lo que Astlyr pretendía, con aquellas cuerdas vocales que no eran suyas.—Estaba bebiendo una copa ahí, en la barra, y se acercó un rubio más pesado que un colacuerno húngaro en brazos a ofrecerme una bebida. Al final me la bebí y ahora soy tú. No me puedo ni imaginar lo que era eso.—Bueno, en realidad, aunque Astlyr Crowley no era la mente más brillante de su familia, si estuviese sobria sí podría imaginarse que lo que le habían dado era una poción multijugos con algo más dentro. Aunque no entendería bien el motivo.—¡Y no soy menor! Cumplí los diecisiete el mes pasado. Me llamo Ast... Ast... Astl... ¡Oh, Merlín, mi nombre es demasiado complicado para pronunciarlo borracha!—Así que Astlyr empezó a rebuscar dentro de su bolso—que por algún milagro no se había olvidado en ningún sitio—hasta encontrar su tarjeta de identidad. Así sería más fácil.

Había logrado dar con ella, la estaba sacando del bolso, y de repente... ¡PLAF! Una palmada en su culo... o en el culo que había tomado prestado. Astlyr dio un respingo, volviéndose para ver a un hombre. Este había pasado de divertido a sorprendido al darse cuenta de que había dos hombres tatuados delante de él.

—¿Eres homo... homo... homosex...? ¡Otra palabra complicada de pronunciar!—Astlyr desistió de usar esa palabra.—¿Eres gay? Porque tengo que informarte de que acabas de darle una palmada en el culo a una chica. ¡Has tocado el culo a una chica!—Y dicho aquello, Astlyr Crowley se partió de risa, totalmente divertida, mientras enseñaba su identificación, primero al palmeador, después al propietario de su nueva identidad.—Ahí pone el nombre raro ese que mis padres decidiron ponerme. Anda que... Noruegos tenían que ser.

El camarero llegó y puso delante de ellos las bebidas solicitadas por el otro hombre. Astlyr cogió la suya, echó un trago, pasó como si fuese agua, y la miró con cara de '¿Qué mierda estoy bebiendo?'. Cerró un ojo y miró el contenido del vaso, como si intentase hallar la respuesta a su pregunta en el contenido de la copa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Laith Gauthier el Sáb Ago 25, 2018 12:14 am

“Clon”, lo llamaba, y Laith no hacía más que reírse de ello, de lo hilarante del caso, negando con la cabeza con una sonrisa divertida. — Laith —repitió su nombre. Iba a decir su apellido, pero se interrumpió, ¿de verdad pensaba que su apellido formaría parte de la memoria de su doble en poco tiempo? Decidió ahorrárselo, yendo a comprar las bebidas y acomodándose en la mesa. Parecía que tenía saltamontes en la ropa interior de lo mucho que se movía, cambiando de posición una y otra vez hasta que Laith preguntó sobre el motivo para tener dos él en el mundo.

El sanador pensó en que quizá era mejor buscar el modo de hacerla cambiar de cuerpo pronto cuando oyó cómo su voz se deformaba agudamente, por lo que estaría más acostumbrada a otro tipo de tonos no necesariamente masculinos. De todos modos, escuchó con atención lo que su doble tenía para contar, al parecer había sido drogada por un rubio. Al menos para beber la poción multijugos, o alguna semejante, que ahora causaba confusión en ellos. Ni siquiera podía pronunciar su propio nombre, la pobre chica.

Empezó a buscar algo en su bolso justo cuando recibió una palmada en el culo de parte de uno de los ligues de Laith, quien muy confundido miraba a los dos hombres alternadamente. Luego de mirar su identificación, el pobre sujeto salió huyendo de ahí, causando otra risa en el sanador. — ¿Astlyr? —preguntó. Las letras le bailaban bajo los ojos un poco, pero al menos podía leer mejor que Astlyr pronunciar. Y sí, era un nombre difícil, gracioso para un borracho, pues soltó una risita a causa de ello. — Generalmente no me importaría mucho, pero… es mi imagen de la que estamos hablando —le explicó al verla mirar el vaso.

Sí, Laith pensaba que lo mejor era no dejarla tomar más hasta que recuperase su cuerpo. Entonces sería un poco más peligroso para ella, pero cada quien era dueño de sus propias decisiones. Sin embargo, cuando esas decisiones afectaban de cierto modo la imagen pública de Laith pasaba a ser su problema y, por tanto, lo mejor era cuidar de la chica para indirectamente cuidar de su propia imagen. Aburrido, si consideraban que no había ido ahí a ser niñera de nadie, pero necesario.

Entonces, ¿vienes de Noruega o sólo tus padres? —le preguntó para hacer conversación, bebiendo de su vaso y dirigiendo una mirada rápida a su alrededor. Le estaba entrando hambre, pronto tendría que ir a buscar algo de comida. — ¿Vienes sola al evento? Pensé que quizá podrías, no sé, estarte divirtiendo con amigas o algo, sería raro que te vieran así —comentó, queriendo mantenerla en un hilo de charla para tenerla ocupada y que no se le escapara por ahí. Al final iba a tener que comprar una correa para atarla a él y que no se le perdiera en la inmensidad de aquel evento.

Justo vio pasar a una mujer con un carrito de comida, así que llamó su atención para que le vendiese lo que parecía ser banderillas o perros calientes. La verdad es que no era nada de eso, eran una especie de banderillas con una forma muy… extravagante. Seguramente pensó que Laith se iba a arrepentir de su compra, pero no fue así, la comida era comida viniese en la presentación que viniese. Incluso se ofreció a comprarle uno a Astly porque, ¿qué demonios? Por qué no.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 22.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 922
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Astlyr Crowley el Dom Ago 26, 2018 2:36 pm

No es que normalmente Astlyr Crowley tuviese problemas para recordar los nombres, ni mucho menos. Cuando no estaba bajo los efectos de varias copas y lo que fuera que hubiese puesto el rubio en la bebida, Astlyr se acordaba de los nombres y los apellidos de todos aquellos con los que se cruzaba. Cosa normal, teniendo en cuenta la cantidad de odio que podía guardar en su interior la joven Crowley.
Sin embargo, sí era dada a fingir que no recordaba el nombre de alguien en un intento de despreciarlo. No era el caso, pues estaba demasiado artificialmente feliz como para odiar a nada o a nadie. Lo que acababa de ocurrirle era que su mente no había prestado suficiente atención, y como tal, no había retenido el nombre. Pero cuando el hombre al que había robado sin querer el aspecto lo repitió, Astlyr sí lo retuvo.

—Laith.—Repitió. Y lo repitió un par de veces más, hasta el punto en que se convirtió en una de esas palabras que dejan de tener sentido. Como ‘bol’. No tiene que tener sentido: es un nombre, le dijo con rotundidad la voz del raciocinio dentro de su cabeza, y decidió que podía dejarlo estar así.

La palmada en el trasero pilló por sorpresa a Astlyr, pero en lugar de tomárselo a mal, la joven y alegre Crowley respondió con una broma. ¡Una broma! Quien la viese… bueno, pensaría probablemente que era otra persona, teniendo en cuenta el aspecto físico que tenía en aquellos momentos.
A pesar de la interrupción, la muchacha logró mostrar su identificación y probar que no era menor de edad… aunque por poco, claro, pues había cumplido los diecisiete el mes pasado. No tuvo problema tampoco en que el ‘desconocido’ Laith averiguase por medio de este detalle que se llamaba Astlyr Crowley. A diferencia de su tía, Astlyr no iba por la vida escondiéndose. ¿Una Crowley escondiéndose? ¡Aquello no podía ser más patético!
Astlyr sintió un poco de envidia cuando Laith pronunció su nombre correctamente. ¡Él podía hacerlo y ella no! ¡Qué mundo tan injusto! También indicó que no le hacía mucha gracia que la muchacha llevase su aspecto porque afectaba a su imagen. Cosa comprensible.

—A mí no me mires. O mejor dicho, a ti no te mires.—Astlyr se quedó pensativa, dándose cuenta de lo complicado que era pensar en sí misma como en otra persona, y mucho más complicado era hablarle a alguien a quien le había robado el aspecto, que seguía manteniendo actualmente.—¿A nosotros no nos mires?—Astlyr puso una expresión que, más que pensativa, parecía que le estuviese dando un ictus cerebral. Sacudió entonces la cabeza, tal cual en los dibujos animados, en un intento por dejar el pensamiento a un lado.—Es igual. Lo que quería decir es que yo no tengo la culpa. ¿Quién querría robarte un pelo para hacer una poción multi… multi… multijugos?—Le resultaba difícil pronunciarlo todo, pero había palabras que directamente se atascaban y no querían salir.—¿Y para qué? ¿Qué gana ese alguien con todo esto?

Bueno, claramente tenía que ser culpa del rubio ese, al cual la Astlyr sobria habría buscado para darle una buena paliza. Pero como la Astlyr sobria no estaba, la Astlyr borracha mandaba. Mientras pensaba en estas cosas, una pregunta de su interlocutor idéntico a ella la sorprendió.

—Mi familia es noruega: los grandiosos Crowley.—Hasta borracha se enorgullecía de su ascendencia mágica de sangre limpia.—He venido con la idiota de mi tía y la estúpida de mi hermana, pero ahora mismo no sé dónde están. Seguramente Vanessa estará sobando el anillo de mi difunto padre mientras piensa en la forma más lenta de vengarse, mientras mi hermana se pasea por ahí con ese lobo asqueroso que tiene y que parece tenerla tomada conmigo...—Astlyr dijo todo aquello sin ser consciente de ello, aunque posiblemente de estar sobria habría dicho algo parecido y no se habría arrepentido. Había cosas que no cambiaban, estuviese borracha o estuviese sobria.

Mientras Astlyr meditaba al respecto, Laith llamó la atención de una mujer que llevaba un carrito de comida. Fruto de un arranque, quizás causado por lo que fuese que llevaba la bebida que se había tomado, Astlyr se levantó de un brinco del taburete, y se quedó de pie allí sin saber bien qué hacer. Laith mientras tanto compraba algo de comida a la mujer, y cuando se ofeció a comprarle algo a ella, la chica se encogió de hombros y pronunció algo que podría interpretarse como ‘Vale’.
Cuando tuvo en la mano aquello, Astlyr al principio no se paró a mirarlo. Pero cuando se dio cuenta de su curiosa forma, lo miró incrédula, entrecerrando los ojos. ¿Era fruto de la borrachera o eso parecía un…?

—¿Esto es un…?—Astlyr se encogió de hombros, como queriendo decir ‘Bueno, me da igual’.—¡Oye, Laith! ¿Tú has venido solo o también vienes acompañado de la petarda de mi hermana y la petarda de mi tía?—Sí, lo preguntó así, tal cual, porque por algún motivo pensaba que la transferencia de aspecto venía también relacionada a un hipotético cambio de familia.

O algo así. No le pidáis a una borracha drogada con el aspecto de otra persona que piense con coherencia ni que tenga ideas lógicas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Laith Gauthier el Jue Ago 30, 2018 11:19 pm

Entre lo hilarante de la situación que tenían entre manos, Laith no podía evitar sentirse confundido. Era extraño verse a sí mismo, hablar consigo mismo como si fuese otra persona. Estaba llevando a otro nivel ese “hablar solo” del que a veces hacía uso. — No lo sé, ¿alguien que quería que el mundo implosionara por tener a dos tipos tremendamente sexys en el mismo lugar? —ironizó, haciéndose un poco el interesante. — Los efectos de una multijugos sólo funcionan durante una hora, aunque no sé si se varíen los efectos dada tu… situación —sí, tampoco daba por hecho que era una multijugos, pero era lo más lógico.

Cuidar a su clon durante una hora no parecía un costo demasiado grande considerando lo que podría ocurrir si no. Laith era una figura pública, sus apariciones cada vez más frecuentes en revistas y periódicos como rostro de San Mungo lo dejaban en claro. Si bien no era un famoso, sí que podían reconocerle determinadas personas, aunque en ese momento estuviese de fiesta. Es lo que tiene volverse mínimamente conocido. En todo caso, si quedaba en ridículo, prefería dejarse ahí él mismo en lugar de que alguien más lo dejara en ridículo. Sí, hasta para eso era orgulloso e independiente.

Una chiquilla de un carácter difícil, consideró cuando la oyó referirse a la familia con quien había ido a aquel evento. Al menos no estaba sola, pero no sabía a quiénes buscar tampoco, ni siquiera podía buscar un parecido con la muchacha cuando no conocía su verdadero rostro. Pero eso no fue importante cuando vio el maravilloso carrito de comida del que decidió comprar algo sin pensar en ese momento en qué era o su forma. Olía dulce y parecía ser un pan o una banderilla, y cuando tuvo los platos se dio cuenta de que, además de eso, tenía una forma fálica y cobertura de blanco espeso, leche condensada seguramente. A ninguno de los dos pareció importarle de más.

¿Yo? —preguntó, aguantando una risa cuando preguntó si lo acompañaba la tía y hermana de la chica, confundiendo no sólo sus rostros sino también su parentesco sanguíneo. — No, yo no, vine con unos amigos de hecho, pero… Son de esos amigos con los que vienes sin venir realmente y sólo se ven al llegar —le explicó con paciencia, encogiéndose de hombros. No necesitaba ir con nadie para divertirse, pensó mientras le daba un bocado a su banderilla.

Su estómago se asentó y se sintió un poco más sobrio cuando hubo terminado la banderilla. Siempre se digiere mejor el alcohol con algo de comida, pues el estómago vacío era amigo de las borracheras y las resacas. En ese momento se sentía relajado, tenía compañía que hasta ahora no le parecía mala, comida y pronto buscaría qué más hacer. Lo que le preocupaba, muy por lo pronto, era que alguien siguiese creándole clones, que eso no era muy buen hacer. Es decir, ¿ir a un evento así sólo para molestar a alguien…? Era loco.

Me siento muy raro compartiendo el rato con una chica de diecisiete en un evento con alcohol y drogas —se burló, tallándose el rostro. — De donde vengo la edad legal es un poco mayor —le confesó. En su ciudad era a los dieciocho, aunque había visitado otros lugares donde era incluso mayor. En otros sitios, era de hecho menor. Una cosa rara de cuestiones culturales y políticas. Él no se hacía mucho a la idea. — Tampoco es que esté seguro que antes es aquí, pero… —pareció pensárselo, cortando su hilo de pensamientos.

Sí, es que él en realidad nunca había tenido ese tipo de problemas. Ni siquiera conseguía acordarse en ese momento, si es que hubiese ocurrido algo como tener que mostrar la identificación o algo así, aunque podría ser que hubiese ocurrido. El hilo de pensamientos se fue con unos músculos que le cruzaron por el frente y se desvió mirando al hombre de forma descarada, con una camisa de tirantes y los brazos marcados. De todos modos, el adulto imprudente no era él si no le había dado alcohol u otras sustancias.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 22.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 922
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Astlyr Crowley el Lun Sep 03, 2018 12:57 am

La poción multijugos era la única explicación lógica para aquella situación tan extraña, y una Astlyr cuyo cerebro no hubiese sido alterado por algún tipo de droga psicodélica y nueva, y unas cuantas copas, habría sido capaz de deducirlo. No era tan cortita, ¿de acuerdo? De hecho, a pesar de ser tan ridículamente ignorante en ciertos aspectos de su vida, no le pasaba tal cosa con la materia de Pociones. De hecho, era lo que se le daba mejor en Hogwarts, además de Vuelo. Además, no hacía falta ser un experto pocionista para ver que aquel caso era un claro “Blanco y en botella, leche”.
Pero no había caído en ello. Y en el momento en que Laith lo mencionó, Astlyr abrió los ojos como platos, como si el reconocimiento de la realidad le hubiese golpeado directamente en esa frente que no era suya, si no del tipo que le estaba hablando.

—¡Pues claro, eso es lo que ha pasado!—Exclamó Astlyr, pegando otro saltito, bajándose del taburete y quedándose de pie unos segundos, sin mirar a nadie en concreto, los ojos abiertos como platos mientras procesaba la información; de repente, sus párpados volvieron a mostrar un aspecto normal y se sentó de nuevo, también de un pequeño saltito.—Quiero decir lo de la poción multijugos.—Aclaró entonces, pues hasta dónde ella sabía, el mundo seguía en el mismo sitio en que estaba antes de que ella asumiese aquel aspecto.—¿Y no pudo escoger aun tío para llevar tu aspecto? ¿Tú sabes lo raro que es tener cosas que no tenías antes?—Astlyr se señaló significativamente la entrepierna con ambas manos.—¿Cómo haces para cerrar las piernas con esto aquí?—El rostro de Astlyr se mostró preocupado. Cada vez que lo intentaba—tenía la costumbre de hacerlo de forma automática—sentía que sus piernas apretaban algo ahí y dolía, así que se veía obligada a separarlas.

Ambos ‘Laiths’ se interesaron por la compañía del otro. ‘Laithslyr’ confesó que había venido con su hermana y su tía—a veces dudaba de ello, teniendo en cuenta que no encontraba a Vanessa ni a Audhild por ninguna parte, a excepción del lugar de alojamiento—y preguntó a Laith si también había venido con ellas. Así, tal cual, con la coherencia propia de una borracha drogada con el aspecto de otra persona. ¿Y cual fue la respuesta? Bueno, evidentemente, un no. ¿Cómo iba a ser de otra manera?
Laith había venido con amigos… amigos de esos que desaparecen al llegar. A Astlyr le gustaría decir que lo entendía, y lo habría hecho de no ser por un pequeño detalle: no tenía amigos. Nadie la soportaba. ¿Cómo iban a soportarla? Estando borracha y drogada tenía un pase, pero de estar sobria, posiblemente Laith y ella ya se habrían enfrascado en una discusión, o quizás Laith ya se habría marchado por su lado tras unas cuantas borderías de Astlyr. Pero parecía ser el día de suerte de Laith… en todos los sentidos.

—Yo no tengo amigos.—Confesó ella, pero lo confesó de la misma manera que uno confiesa que son las siete y media de la tarde.—Ya sabes, soy una perra del infierno con la gente.—Astlyr se encogió de hombros, y siguió dotando a aquellas palabras de un tono casual, sin importancia.—Mi hermana a veces es simpática. A veces. Otras veces es tan perra del infierno como yo. Cosa de los Crowlyes.—Contó todo aquello como si fuese del interés de Laith.—Creo que mi tía es buena. Creo, no sabría decirlo. Al menos, se interesa más por Aud y por mí que nuestra propia madre...—Pese al tono casual, Astlyr no pudo evitar pensar que aquello era cierto. Y quizás eso era precisamente lo que le molestaba cuando estaba sobria: que Vanessa Crowley pareciese más preocupada por ellas dos que por vengarse de la sangre sucia. Sin embargo, en ese momento… pues en ese momento Astlyr sintió algo en el pecho. Un… ¿sentimiento? ¿Quién, yo? ¡Pero si soy la peor de las tres!

Al parecer, de dónde Laith venía, no era natural que los magos fuesen considerados adultos a los diecisiete, y aquello le incomodaba. Sí, quizás todo fuese extraño en Inglaterra últimamente. Astlyr se hacía cargo. Sin embargo, si le dejaban utilizar la aparición, ella se consideraba adulta. Dijesen lo que dijesen.

—¿Y no te sientes raro comiéndote esta cosa?—Preguntó Astlyr mientras masticaba un pedazo de aquella cosa dulce con forma de… de esa cosa que ahora la muchacha tenía entre las piernas, junto con otras dos cosas.—Pero la verdad es que no sé si es legal que ese tipo me esté dando de beber. Es decir...—Astlyr hizo una pausa, pensativa, mientras daba otro mordisco a la ‘cosa’.—Yo soy inglesa, y mi mayoría de edad llega a los diecisiete. ¿Pero qué mayoría de edad hay en Irlanda? ¿O el Magicland tiene sus propias normas? Deberíamos preguntar a alguien...—Astlry volvió a levantarse de un saltito, agitando la banderilla con tanta fuerza que un pedazo de lo que fuese aquello salió disparado y acabó aterrizando en la copa de un incauto, el cual pegó un brinco del susto.—¡Laith!—Exclamó Astlyr.—¿Hay alguna cosa que siempre hayas deseado hacer pero que no pudieses porque te faltaba un clon?—El premio a la pregunta más específica de la noche se lo llevaba Astlyr. Claro, seguro que Laith había pensado en aquello.—¡Es tu oportunidad! Y si solo tenemos una hora, mejor que nos apresuremos, pues debe haber pasado...—La muchacha contó con sus nuevos dedos, dejándolo por imposible al cabo de unos segundos.—...menos de una hora. ¡Aprisa, Laith, aprisa!

Astlyr empezó a dar saltitos en el sitio, presa de una emoción inusitada. ¡Necesitaba moverse! Debía ser cosa de la droga...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Laith Gauthier el Lun Sep 10, 2018 7:01 am

Laith soltó una carcajada, aunque quizá en otro momento habría pensado que no era de una señorita ir hablando de sus genitales aplastados cada vez que intentaba cruzarse de piernas. No era el caso, sin embargo, y se le notaba en la sonrisa divertida. — No destruyas mis atributos clonificados —la riñó ligeramente. — Uno no se cruza de piernas propiamente dicho, me refiero a que… Intenta no hacer el cruce completo, apoya las rodillas una encima de la otra —clase de cómo cruzarse de piernas sin apretarse los genitales parte uno con el sanador Laith Gauthier.

Se interesó por saber si ella venía sola o acompañada, y venía acompañada de su familia, la misma que ella interpretó que podía venir con él. Como si mezclando cuerpos podían mezclar linajes también. Hizo un gesto de ligera sorpresa cuando le dijo que no tenía amigos, algo que un adolescente (o joven adulto, ya que ella insistía en ser mayor de edad) solía más bien ocultar. Por el momento no le había parecido desagradable, pero bien sabía que las sustancias psicotrópicas cambian a la gente. Tuvo que repetir un “mantenlo informal” en su mente como un mantra, ¿saben lo difícil que es no crear conexiones y lazos mentales cuando uno ha estudiado psicología?

Suena como una familia… Encantadora —no quería meterse en problemas y tampoco le apetecía ponerse a citar a algún entendido en el tema para quedar como el pedante que se las sabe todas, o incluso soltar algo inapropiado fuera del ámbito profesional. — Eso sí, lo siento por lo de tu madre, al menos has tenido a un adulto que vio por ti, eso es bueno —porque no podía quedarse callado, así era Laith Gauthier. — Si te interesa, yo tampoco tuve cerca a mi madre, aunque tuve a un adulto que vio por mí —le confesó.

No porque su madre no hubiera querido, o era eso lo que su abuelo siempre se esforzó en hacerle saber, sino porque ella tenía problemas muy grandes en los que no quería meterlo. O algo así. A esas alturas de su vida, era más bien un pensamiento lejano. Se convencía en ocasiones pensando que la aparición de una repentina figura materna no haría un cambio significativo, tanto como lo haría la aparición de la paterna. Las dos igual de improbables, igual de prescindibles, a pesar de que ambas dejaran un hueco en el pecho que no había llenado nunca.

¿Raro? —inquirió, antes de mirar el dulce con forma fálica a medio comer. — Oh, raro… No, realmente… Digamos que no es la primera vez —se sonrió travieso, sin poder evitar recordar lo que había pasado hace apenas un rato. — No lo sé, pero mejor evitamos que tomes hasta que recuperes tu cuerpo, que no creo que nadie te crea eso de que tienes diecisiete en un cuerpo de bien ganados veintitantos —le dijo con una risa. Luego se quedó confundido con la pregunta tan específica que le había hecho sobre algo que hacer con un clon.

Lo había pensado cuando era un adolescente idiota queriendo copiar en un examen o salir con dos chicos al mismo tiempo durante la misma hora, cuando las citas se le amontonaban. Sin embargo, ahora que era un adulto, no había tenido tiempo de pensar en ello seriamente. Es decir, uno siempre pensaba en clonarse cuando tocaba hacer el quehacer de la casa, o doblar la ropa, o hacer encargos engorrosos. ¿Qué podía hacer uno de provecho con un clon en medio de un evento así? ¿Alguna broma, como ir con algún engorroso ex a jugar con él? ¿Algo parecido?

Detén tu tren, que no tengo ni idea de qué hacer con un clon, ¿qué harías tú si fuéramos clon tuyo? —le preguntó, levantando las manos en un gesto de inocencia, o bien indicando que se detuviera y tomara las cosas con más calma. — ¿Tienes un subidón de adrenalina? —inquirió, pues eso era lo que parecía con la chica en su cuerpo moviéndose con errática velocidad y esa necesidad de estar en constante ir y venir. Aún no decidía si eso mejoraba la situación o lo empeoraba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 22.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 922
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Astlyr Crowley el Vie Sep 14, 2018 3:06 pm

Si había una cosa que Astlyr jamás había recibido, esa cosa había sido una lección sobre cómo cruzarse de piernas de manera adecuada cuando ‘algo’ ocupa un cierto espacio entre ellas. Nunca había tenido la necesidad, a decir verdad, pues el acto de cruzarse de piernas era algo que había aprendido de una manera casi natural. Formaba parte de la elegancia y distinción de las mujeres Crowley, elegancia y distinción que su madre no tenía—era una Sörensen, ¿qué esperar de una Sörensen?—pero que incluso Audhild tenía. Y eso que a ojos de Astlyr, Audhild era una yegua zamba.
Por lo que aquella lección le llegó de manera inesperada, más que nada por el hecho de que jamás habría esperado tener que preocuparse por cuestiones como esas. Es decir… Astlyr, por lo menos, se consideraba demasiado femenina como para aquel tipo de ‘armamento’ que portaba.

—Interesante.—Dijo Astlyr.—Pero sigo sin entender por qué no ha escogido a un tío. ¿Qué gracia tiene convertir a una mujer en hombre?—No, Astlyr no tenía ni idea de lo que era un ‘cambio de sexo’, algo demasiado muggle para que ella lo comprendiese. Por consiguiente, no entendería jamás las consecuencias que podría tener la pregunta que acababa de hacer, más retórica que otra cosa.

La familia Crowley distaba de ser funcional. Por mucho que Astlyr adorase a su padre, por mucho que lo tuviese en un pedestal, la realidad es que no había sido el mejor padre del mundo. Teniendo en cuenta cómo había sido despreciada su hermana melliza, y el tiempo que pasaba Sebastian Crowley en el trabajo—o así lo creía Astlyr, cuando la realidad era otra totalmente distinta—el fallecido heredero distaba mucho de ser un buen padre.
Sin embargo, Astlyr todavía no había llegado a esta conclusión, y posiblemente jamás llegaría, por lo que para ella su padre era perfecto. ¿Los demás miembros de su familia? Así los partiese un rayo.

—¡Bah, da igual! ¡Estoy bien!—Astlyr le restó importancia al asunto, todavía bajo los efectos de la droga, mientras sonreía con diversión. Sin embargo, lo que dijo Laith llamó su atención: también había tenido que vivir sin la presencia de su madre. Astlyr no tenía en alta estima a Amaia Sörensen-Crowley, pero sabía que existía gente que sí tenía aprecio por sus progenitoras. Así que… ¿se sintió mal por Laith? Aquello era nuevo.—Siento escuchar eso. ¿Por qué? ¿Qué ocurrió?—Astlyr ejecutó otra vez ese bailoteo ya habitual en ella: ponerse de pie, pegar un par de saltitos, y volver a sentarse en el taburete.

Laith tenía un plan: evitar que Astyr siguiese bebiendo hasta que los efectos de lo que fuese que había tomado, posiblemente poción mutijugos, terminasen. Aquello no le hizo demasiada gracia a Astlyr, la cual se puso de morros, dejándose caer de nuevo sobre el taburete. ¿Y lo que es peor? Luego rechazó la propuesta de Astlyr de aprovechar aquella ocasión única de hacer travesuras.
Astlyr arrojó por los aires la banderilla a medio comer, no porque si quisiese sino porque agitó los brazos con fastidio y esta salió disparada. ¿Dónde aterrizó? Pues sobre la cabeza del mismo hombre cuya copa se había visto invadida por un fragmento de la misma banderilla. El hombre dio un respingo al sentir cómo aquello aterrizaba sobre su cabeza, y se puso enseguida a buscar al responsable.

—¡Oh, venga ya!—Exclamó Astlyr, cruzándose de brazos y enfurruñándose. Quería moverse, hacer cosas divertidas con aquel cuerpo prestado. Pero el dueño original quería mantenerla sobria… o sosa, mejor dicho.—¡No me seas soso! ¡Estamos en el Magic… Magic… Magic…!—No le salía la palabra. Lengua ajena y demasiado borracha, pero daba igual.—¡Da igual, ya me entiendes! Estamos aquí, hay que hacer locuras y...—Y de repente, a Astlyr Crowley, se le ocurrió el plan más absolutamente brillante del mundo. Esbozó una sonrisa absolutamente pérfida, y se dispuso a poner en práctica dicho plan.—¡Mira eso, es el rubio que hizo esto, tío!—Astlyr compuso una expresión de fingida sorpresa mientras señalaba algo por detrás de Laith con su dedo índice.

Y se dispuso a levantarse y salir corriendo, en el mismo momento en que Laith echase un vistazo a algo que, evidentemente, no estaba allí. Astlyr, muy astuta, se lo había inventado todo. Y se sentía como un auténtico genio por haber sido capaz de discurrir algo así en su estado de borrachera.

Off rol:
El dado que lanzo es para decidir si la genial distracción de Astlyr funciona. Si funciona, Astlyr echa a correr, y Laith puede perseguirla para intentar evitar que le líe mientras lleva su cara.
¿Te parece bien? Claramente, también puedes ignorar el dado si la idea te apetece y no quieres arriesgar. Si falla el dado, Laith se daría cuenta de lo que pretende Astlyr. ¡Vamos con el dado!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Maestro de Dados el Vie Sep 14, 2018 3:06 pm

El miembro 'Astlyr Crowley' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

Laith Gauthier el Dom Sep 16, 2018 9:31 am

No lo sé —se encogió de hombros. — Se me ocurren un par de cosas, pero… A ciencia cierta, no lo sé —una enigmática sonrisa se cruzó a través de sus labios, en el misterio del secreto que había decidido guardarse para sí mismo. Más familiarizado con el cambio de sexos y con el ambiente homosexual, su panorama era más amplio que el que tenía la jovencita en su cuerpo, pero no iba a ser él quien se pusiera a desvelar los secretos que había en el mundo paralelo de la gente a la que le gustan las personas de su mismo sexo. Para algunos, un mundo tan lejano como el nomaj.

Astlyr había decidido comentar acerca de su familia, probablemente a causa de aquel estupefaciente que la tuviera cautiva y privada de algunos de sus sentidos. Como una especie de balanza que intentó equilibrar, le confesó que su relación con su madre tampoco había sido ideal, por no decir que era nula por completo. Para ser honesto, no esperaba ningún tipo de reacción a causa de sus palabras, por lo que lo tomó por sorpresa que aquella chica sintiera empatía por su situación.

No lo sé, creo que estaba en… Algún tipo de peligro y tuvo que distanciarse para no poner también al resto de la familia en ese peligro, es lo que creo —le dijo. Su abuelo había tenido no mucha más información de la que él tenía, o por lo menos era lo que en vida le había dicho e insistido a lo largo de su vida. — Pero todo está bien, no se puede echar de menos algo que no se tuvo nunca —hizo un ademán con su mano. Estaba mintiendo. Había cosas que no se tenían realmente y que sin embargo se echaban de menos. Demasiado filosófico para tocar el tema entre dos borrachos, una más que el otro.

Creía que la mejor manera de preservar su dignidad (o, fuera el caso, arruinársela él mismo sin el apoyo de una chica que tenía prestado su cuerpo) era manteniendo sobria, o lo más sobria que pudiese, a la prestamista de su identidad. Por supuesto, esto no fue considerado nada divertido por ella, quien estaba tan deseosa de hacer travesuras y locuras de las que Laith no estaba del todo seguro de quererse responsabilizar. Por supuesto, Astlyr no iba a engañarlo con una más que evidente jugarreta, ¡que él ya era un hombre y derecho, muy capaz de mantener la atención cuando se solicita!

Era una locura que ella creyese que podría distraerlo con… ¿Qué era aquello? Era de ese tipo de sujetos que sólo luciendo así conseguían que un caballero voltease a mirar. No porque estuviese especialmente revelador, sin embargo no necesitaba revelar nada para que la imaginación de Laith corriese en estampida y… ¿Dónde se había metido su clon? Cuando se acordó de que estaba cuidando de su clon se percató, muy tarde por cierto, que ésta se había fugado de su lado a quién sabe dónde.

Se te pierde una cría por mirar a un tipo, ¿qué? ¿Nunca has visto un culo en tu vida? ¿Qué tienes, diecisiete? —se regañó a sí mismo en voz baja mientras emprendía la búsqueda de su clon. No era necesario ser Sherlock Holmes para seguirle la pista: sólo había que caminar tras el rastro de migas de pan, también conocido como los gritos y quejas de los otros visitantes del lugar, muy molestos por los incordios de un hombre que había pasado hace relativamente poco tiempo por ahí.

OFF ROL:
No entendí qué significaba tu dado JAJAJA Pero igual asumí que Astlyr se le pierde a Laith. :pika:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 26
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 22.405
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 922
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Astlyr Crowley el Lun Sep 17, 2018 3:30 pm

Las familias podían llegar a dar asco. Los Crowley, a ojos de todos, podían parecer una familia purista modelo en la nueva sociedad mágica británica: fieles al Señor Tenebroso, no como la mayoría de cobardes de la actualidad, que solamente lo seguían por cobardía o se limitaban a no ponerse en su camino por el mismo motivo. Trabajos importantes—los cuales su padre y sus tíos habían desempeñado hasta su muerte—y bien posicionados dentro de la sociedad mágica.
Sin embargo, esa era la fachada, la capa exterior. Si se la raspaba, aparecía la verdad: Sebastian Crowley había sido un hombre centrado en su trabajo—o eso le habían dicho—mientras que Amaia Sörensen-Crowley se limitaba a vivir su vida, dejando a sus dos hijas bajo el cuidado de una criada. Una de sus hijas vivía amedrentada por la otra, la cual no tenía problema en asesinar mascotas o empujar escaleras abajo a sirvientas que se limitaban a decirle lo que debía hacer.
Una familia perfecta, sin duda.
Laith parecía tener también sus problemas. Una Astlyr que no era consciente de lo oscuro de su propia alma, y de su responsabilidad en el infierno que era la vida de su hermana, escuchó atentamente como el joven al que había robado su apariencia de manera involuntaria. Al parecer, su madre se había marchado para proteger a la familia de algún tipo de lío en que se había metido. Astlyr puso cara triste, conmovida a partes iguales por el alcohol y por la historia del hombre—que posiblemente no la habría conmovido de estar sobria—y alargó una mano para ponerla sobre el hombro del joven. Fue algo muy raro, teniendo en cuenta que los dos tenían el mismo aspecto, y poco o nada le importó a Astlyr que Laith restase importancia al tema: ella ya había entrado en ‘modo consuelo’.

—Lamento escuchar tu triste historia, Laith. Ella no te merecía, no era una buena persona si decidió abandonar a los suyos.—Todo esto habría sonado precioso, pero hay que imaginar cómo sonaría en boca de una borracha cuyo cuerpo había sido alterado y cambiado de sexo.—Algún día volverá, y tú le dirás: “¡No, no quiero! ¡Fuera! ¡Largo! ¡Ve a pastorear ovejas o lo que fuese que hiciste todos estos años!”—Astlyr se emocionó especialmente diciendo aquello, agitando las manos e interpretando el papel con pasión.

Sin embargo, Astlyr tenía ansias de otra cosa: travesuras. Quería aprovechar aquella ocasión única para hacer cosas que no podría hacer con su cuerpo normal. ¿Problema? El propietario original del cuerpo no quería. Así que Astlyr se enfurruñó… antes de tramar la intriga de su vida y ponerla en práctica.
Para su sorpresa—una parte de ella creía que no funcionaría—Laith miró en la dirección que ella señalaba. Vale, quizás no estaba mirando lo que ella señalaba, pero el caso es que sirvió. La joven Slytherin se puso a correr, valiéndose de la droga que fluía por sus venas, y se alejó en dirección… bueno, ni ella misma lo sabía, pero lo más lejos posible de Laith.
En su desenfrenada carrera estuvo a punto de empujar a varias personas, y recibió maldiciones en varios idiomas.
En una ocasión chocó contra una chica que sostenía una copa, y a consecuencia ésta se la derramó por encima. La observó con ojos furiosos, y Astlyr, sin saber qué más hacer, se llevó la mano al sombrero que llevaba puesto, se lo quitó y se lo volvió a poner en uno de esos saludos tan clásicos y pasados de moda.

—Mis disculpas, señorita. No iba mirando por dónde iba.—Compuso una sonrisa de disculpa en su rostro, antes de añadir.—Por cierto, si me ve otra vez y le pregunto dónde estoy, no me diga que me ha visto.—Aquella frase dejó a la chica con una cara que parecía un poema. Sin embargo, Astlyr no se quedó a explicarle, y siguió corriendo.

***

¿Dónde se metió Astlyr Crowley exactamente? Bueno, pues escogió precisamente un cubo de basura como su escondrijo. Alzó la cabeza lentamente—y con ella la tapa del cubo—y observó los alrededores. No había Laith a la vista, y el plan había salido a la perfección.

—Soy un genio. Ni los Ravenclaw me superan.—Dijo Astlyr, acompañando aquellas palabras con una risita maquiavélica.

El único problema, uno bastante importante, era el pequeño detalle de que, no muy lejos del cubo de basura estaba tirado su sombrero. Unos metros más atrás, la que aparecía tirada en el mismo sitio era su chaqueta. Astlyr se había desembarazado de ellas y, sin haberlo previsto, había creado un rastro que el Laith original podría seguir.
Y dar con ella, claro.

Off rol:
Si no lo has entendido, pues es normal, porque me he explicado fatal xDDDD
Quería decir que tiraba el dado, con intención de un dado de defensa tuyo, para ver si la distracción funcionaba. Pero ya nada, si has aceptado la distracción, no hace falta preocuparse mucho más por ese dado xDDDD
Tienes permiso para ver a Astlyr dentro de su “perfecto escondite” xD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.302
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 69
Puntos : 31
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.