Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gwendoline Edevane pj destacado
JOAHNNE & EDWARD Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane}

Gwendoline Edevane el Lun Ago 20, 2018 4:08 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 B1R405K
Martes 28 de agosto, 2018 || Bosque de Epping, Londres || 00:37 horas || Mi ropa

Lunes 27 de agosto, 2018 - 23:07 horas
Uno de los pisos francos de Artemis Hemsley

Artemis abrió la boca en un largo bostezo, aburrida como estaba de la monotonía. Demasiados casos que revisar, demasiados fugitivos a los que perseguir. De no ser por la emoción de la caza, y de los juegos que casi siempre seguían a la caza, Artemis Hemsley habría abandonado aquel trabajo hacía tiempo. Demasiada burocracia, demasiado papeleo que rellenar.
Y sin embargo no se quejaba. Después de todo, podía decirse que vivía como una auténtica reina: buen sueldo, toda la diversión que quería, y muy pocas personas que se atreviesen a buscarle las cosquillas.

*¡Knock, knock, knock!*

Hablando del Rey de Roma, por la puerta asoma, pensó Artemis con jovialidad, levantándose de la silla que ocupaba frente al escritorio para abrir la puerta. Con una amplia sonrisa, recibió a la recién llegada, ciertamente feliz de verla—aunque fuese una de esas pocas personas que se habían atrevido a buscarle las cosquillas—allí de pie.

¡Mi querida Gwendoline!Exclamó Artemis, dando incluso un pequeño saltito de la emoción, entrelazando ambas manos delante de ella, en ese gesto tan característico suyo que casi parecía una plegaria.Te has retrasado un poco. Quedamos en que te reunirías conmigo a las once.Artemis se puso brazos en jarra, fingiendo severidad. La sonrisa no tardó en volver a asomar en sus labios.¡Oh, bueno! ¡No pasa nada! ¡Todo el mundo comete errores! Venga, pasa, no te quedes ahí de pie.

Fue todo un deleite para Artemis Hemsley observar como Gwendoline Edevane, al igual que una pequeña marioneta movida por unos hilos invisibles, entraba en el apartamento. Su mirada perdida era un claro indicativo: no era dueña de sus acciones. No era más que un títere a su servicio, y podía manejarla como quisiese.
La ordenó sentarse en la cama, y su muñequita obedeció. Hemsley, por su parte, volvió a sentarse en la silla que ocupaba antes de levantarse a abrir la puerta. La giró para encarar la cama, sonriendo jovialmente a su ‘invitada’.

¿Y bien? ¿Qué noticias tienes para mí, Wendy?Preguntó la mortífaga como si tal cosa.

—No he podido recuperar el espejo.—Afirmó Gwendoline de manera mecánica, totalmente ausente, sin mirar a Artemis. En realidad, no miraba en ninguna dirección concreta.

Muy mal.Artemis chasqueó la lengua, negando con la cabeza a continuación.Ya deberías habérselo arrebatado a Sammy. Creo que te mereces un pequeño castigo...

Artemis observó con deleite como, pese a la maldición Imperius que había echado sobre ella, Gwendoline Edevane se tensaba, visiblemente nerviosa ante la perspectiva de padecer dolor. Artemis nunca le hacía nada que dejase marcas, y por supuesto no traspasaba ciertos límites, pero en alguna ocasión había tenido que aplicarle pequeños correctivos. Y es que, a pesar de estar plegada a su voluntad, Gwendoline tenía momentos de rebeldía.
Hemsley sabía tratar con rebeldes, oh sí. Se le daba estupendamente.

Verás, Wendy...La mortífaga se puso en pie, salvando la pequeña distancia que la separaba de la cama, y puso una mano en el hombro de la joven; se tensó todavía más, si cabía.Te he pedido dos cosas: que me traigas mi espejo, y que averigües dónde está Thaddeus Allistar. ¿Y has cumplido con alguna de ellas?Artemis negó con la cabeza, casi sintiendo pena por lo que tenía intención de hacer, como si hubiese sido puesta en una situación en la que no le gustaba estar.¿Has averiguado algo sobre Allistar?Preguntó, por si acaso.

Gwendoline tragó saliva, negando con la cabeza. Su cuerpo era consciente de que le esperaba un duro correctivo. Algo que le recordaría lo que pasaba cuando Artemis Hemsley no conseguía lo que quería…
...pero no ocurrió. Y es que Artemis estaba de buen humor. La mortífaga se separó de Gwendoline, volviendo a su silla.

¡Venga, no pasa nada! Lo dejaremos correr por esta vez. Para que luego digas que no somos amigas.Artemis soltó una breve risita, antes de proceder con el interrogatorio.Ponme al día de todas las novedades, ¿quieres? ¡Venga! ¿En qué ha estado metida Sammy últimamente? ¿Y su amiga, Caroline? ¡Cuéntamelo todo!Artemis parecía emocionada, tanto como si fuese una niña y acabase de despertarse la mañana de Navidad.

***

Experimenté uno de esos momentos en los que perdía la noción del tiempo: recordaba haber salido de casa, caminando, y también recordaba vagamente haber recorrido las calles de Londres, pero cuando quise darme cuenta, me encontraba en el bosque. Tenía una ligera jaqueca, pero nada que no solucionase un pequeño trago de poción para el dolor de cabeza.
Había quedado en reunirme con Caroline en el bosque, en un punto señalizado con una piedra tallada con un kanji, el tipo de escritura japonesa que, pusiese lo que pusiese, yo no entendería. Caroline perfectamente podría escribir ‘Tonto el que lo mire’, y yo no me daría cuenta. ¿Creía capaz a Caroline de un trolleo de ese tipo? Bueno, sí, a ella y a Sam, teniendo en cuenta lo que ocurría en el cuarto de baño de la casa de ambas. Mi recomendación es que evitéis la curiosidad de pesaros en la báscula que tienen allí, si es que alguna vez visitáis esa casa.
La piedra en cuestión no estaría muy lejos de la entrada del bosque. Caroline preferiría que ambas nos internásemos juntas en el bosque, a fin de evitar cualquier tipo de peligro.
¿Y qué hacíamos en medio del bosque? Bueno, se trataba de una larga historia, a decir verdad. Al parecer, en tiempos recientes, Caroline había estado empleando gran parte de su tiempo libre en atender ciertos casos que el Ministerio de Magia rechazaba, todos ellos relacionados con el tráfico ilegal de criaturas mágicas y el maltrato de las mismas.
En este caso, Caroline estaba investigando un complejo situado en el bosque, una especie de perrera abandonada en cuyo interior se albergaba, mágicamente oculta, una factoría dedicada al tráfico de cangrejos de fuego. Aquel caso podía estar perfectamente relacionado con el de aquel hombre que Sam y yo habíamos visitado, en uno de los supuestos locales que albergaban a fugitivos, y que guardaba un montón de cangrejos de fuego en una maleta encantada mágicamente.
Yo misma me había preguntado qué pintaba yo en todo aquello, pero Caroline se había encargado de despejar mi duda: al parecer, los magos que llevaban aquel lugar habían tenido la grandiosa idea de utilizar mano de obra muggle, previa maldición Imperius, así que habría que desmemorizarlos y asegurarse de que sus mentes no corrían peligro por el uso imprudente de la maldición imperdonable.

—En principio no debería entrañar demasiado riesgo.—Me dije a mí misma mientras caminaba entre la maleza, la varita en alto en la mano izquierda y la derecha asiendo la correa de mi bolso, mágicamente encantado para llevar un montón de cosas allí dentro.

Tardé unos diez minutos, más o menos, en localizar la roca con el kanji grabado. Una vez lo hice, me detuve a observarla unos segundos a la suave luz de la varita. No entendía aquel símbolo tallado en la piedra, ni mucho menos.



(Significado que Gwen ignora: Reunión)


Pues allí estaba. Ya solo faltaba esperar a que llegase Caroline. Mientras la esperaba, metí la mano dentro de mi bolso mágico y tanteé el interior hasta dar con un pequeño frasco. Contenía la antes mencionada poción para el dolor de cabeza. Desenrosqué el tapón y me bebí el contenido del frasco, una dosis justa y exacta.
Aquello haría remitir la jaqueca… o eso esperaba, pues en los últimos dos meses las jaquecas se habían convertido en un mal habitual para mí...


Última edición por Gwendoline Edevane el Mar Nov 27, 2018 2:48 pm, editado 2 veces
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.536
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1142
Puntos : 703
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Maestro de Dados el Lun Jun 10, 2019 8:52 pm

El miembro 'Caroline Shepard' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 HzPCSSJ
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3684
Puntos : 1627
Ver perfil de usuario

Gwendoline Edevane el Jue Jun 13, 2019 12:34 am

El plan que Gwendoline había puesto sobre la mesa no era infalible, y eso estaba claro: cualquier plan elaborado en apenas cinco minutos, sin ningún tipo de información previa con respecto al lugar en que debían infiltrarse, era susceptible de irse a pique de alguna manera.

Sin embargo, la morena no hubiera esperado que aquello sucediese tan rápido, mientras permanecía agazapada tras el arbusto. Creyó, sinceramente, que tendría más tiempo para reaccionar… pero no.

El mago al que se enfrentaban no era estúpido, o bien estaba curado de espanto, y lo primero que hizo fue utilizar un hechizo revelador… que desveló la posición de Gwendoline, dejándola totalmente expuesta al peligro. Lo siguiente que supo la morena fue que el tipo gritaba algo y, sin mediar más palabra, comenzó a atacarla.

La noche se iluminó con el resplandor de distintos hechizos, y a pesar de la sorpresa inicial, Gwendoline fue capaz de protegerse eficientemente de la primera salva. Sin embargo, cuando cometió el error de ponerse en pie para alejarse de allí y buscar un lugar mejor tras el que resguardarse, recibió el impacto de algo doloroso y frío a la altura del hombro derecho. Sus pies se elevaron del suelo y ella dio un par de vueltas en el aire, antes de aterrizar de bruces sobre el lecho de hojas y tierra junto a la alambrada.

La varita se le escapó de entre los dedos.

Aturdida, Gwendoline logró incorporarse hasta quedar a gatas, y a tientas comenzó a buscar su varita en plena oscuridad. Parecía alguien que hubiera perdido una lentilla y, desoyendo toda lógica, siguiera buscándola en medio de la maleza.

A su espalda, el tipo había dejado de atacar y, en su lugar, pedía refuerzos; casi al mismo tiempo, escuchó un sonido a su izquierda y, acto seguido, la voz de Caroline.

—He perdido mi varita.—Jadeó mientras seguía palpando el suelo bajo la capa de hojas secas. Sintió el pinchazo de algo que no identificó en un dedo y retiró la mano con una sacudida; cuando fue capaz de ignorar dicho dolor punzante, volvió a sumergirla entre la maleza.


***

El mago que había dado la voz de alarma perdió momentáneamente de vista a la intrusa cuando, casi salido de la nada, un hechizo petrificador estuvo a punto de acertarle. Si logró evitarlo fue porque se hizo a un lado, utilizando la misma alambrada de parapeto. El hechizo restalló como un latigazo sobre la barrera mágica.

Dio entonces la voz de alarma, pues sabía que dicho hechizo le había llegado de una dirección que no se correspondía con el lugar en que se encontraba la primera intrusa. Eso quería decir que eran varios.

Enseguida, en distintos puntos de patio, el mago vio aparecerse a un puñado de magos. Un par más cruzaron la puerta que él mismo había atravesado y se reunieron con él cerca de su posición. El tipo se dispuso a hablar para organizar a todos aquellos magos.

—¡Compañeros! ¡Tenemos al menos dos…!—El mago no terminó su frase: un luminoso hechizo impactó sobre él, sus ojos rodaron hacia arriba y cayó desmadejado en el suelo, totalmente inconsciente.

Sus compañeros se quedaron patidifusos, mirándose los unos a los otros sin saber qué hacer. Así fue hasta que uno de ellos reaccionó.

—¿Sois gilipollas o qué os pasa? ¡A por esos putos intrusos!

Fue como si recibieran una bofetada en la cara que los espabiló: se pusieron en movimiento como impulsados por resortes. Uno de ellos gritó una palabra, y repentinamente todo lo que había en varios cientos de metros alrededor del complejo se iluminó como si una batería de focos de alta potencia estuvieran iluminando la zona.

Con este campo de batalla iluminado, se dispusieron a acabar con los intrusos.

***

—¡La encontré!—Exclamó Gwendoline, justo en el mismo momento en que el bosque se iluminaba como si, de repente, fuese de día. Si antes no las habían visto… ahora, desde luego, sí.—Parece que tendremos que luchar igualmente.

Gwendoline utilizó la misma bufanda que Caroline le había puesto alrededor del cuello para cubrirse la mitad inferior del rostro, y con un rápido movimiento de varita, su pelo mutó de color, tornándose rojo como el fuego. Miró entonces por encima del hombro, y vio cómo un par de magos se acercaban corriendo en su dirección, protegiéndose detrás de sendas barreras mágicas.

Sin pensárselo demasiado, y habiendo visto que su única opción era utilizar el entorno en su favor, Gwendoline se sirvió de las raíces de los árboles cercanos: una de ellas comenzó a crecer desmesuradamente, fruto de su hechizo, y se elevó, formando una barrera contra la que aquellos dos magos se estrellarían si no se detenían a tiempo.



  • Número impar: Gwendoline logra tirar al suelo a ambos magos que vienen corriendo, los cuales se tropiezan con la raíz. Si además, el número es entre 11 y 19, incluidos, los deja inconscientes con un par de hechizos. De ser entre 1 y 9, Gwendoline intercambiaría hechizos con ellos, pero lograrían protegerse.

  • Número par: Los magos logran evitar el tropezar, y si además el número es entre 12 y 20, incluidos, lanzan un ataque exitoso contra Gwendoline. De ser entre 2 y 10, incluidos, atacarían a Gwendoline, pero lograría defenderse.

Pase lo que pase, lo describes en tu post y Caroline puede actuar en consecuencia.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.536
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1142
Puntos : 703
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Maestro de Dados el Jue Jun 13, 2019 12:34 am

El miembro 'Gwendoline Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 2j0NWDH
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Who will stand for them? {Caroline Shepard & Gwendoline Edevane} - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3684
Puntos : 1627
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.