Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Hotter Than Hell | Priv. Harry A. Wood

Samael Cavalcanti el Mar Ago 21, 2018 3:47 am

— Pero mira al muy hijo de puta llevarme la contraria — Enunció Samael en voz baja, para que únicamente lo pudiese escuchar la rubia que estaba a su lado. En la universidad, habían conformado dos grupos distintos para una clase de práctica. Por un lado, se encontraban los estudiantes de Leyes y Políticas Mágicas, quienes simulaban conformar el Wizengamot. Por el otro lado, se encontraban los estudiantes de Legislación y Regulación Mágica Internacional, quienes habían tomado el papel de la Oficina de la Ley Mágica Internacional. La dinámica que los profesores se habían ingeniado era bastante chula, y consistía en que se había presentado un importante juicio, en el cual el Wizengamot debía encargarse de dictar su veredicto, y la Oficina de la Ley Mágica Internacional se tenía que encargar de supervisar aquella decisión, y que todo el juicio fuese realizado de forma adecuada y acordé a las leyes mágicas, tanto nacionales como internacionales.

Todo iba bien, el caso asignado tenía que ver con traición hacia el nuevo régimen, por parte de un relevante funcionario del Ministerio de Magia, quien había sido descubierto ayudando a una fugitiva a escapar, sin embargo, ambos habían sido interceptados y capturados de manera exitosa. El juicio era bastante sencillo, lo único que debían hacer era sumar los crímenes que se le atribuían al acusado según las diferentes declaraciones y pruebas, y luego, la sentencia era dictada. La decisión del Wizengamot pasaba a revisión por parte de la Oficina de la Ley Mágica Internacional, y de ser correcta, se aplicaba la sentencia.

— Igualmente, en cuanto a lo legal se refiere, su decisión fue la correcta — Loreen siempre era así, realista, una mujer que aceptaba sus fallas con la cabeza en alto y se encargaba de corregirlas. Sin embargo, Samael no era así, era demasiado obstinado como para siquiera admitir que él también tenía sus propias fallas — Igualmente es traición, leyes internacionales un pepino — Levantó un poco más la voz para darle respuesta a lo que había dicho su compañera, estando aún dentro de la práctica — ¡Silencio en la sala! —

• • •

Unos treinta minutos más tarde, ya la clase se había terminado, y cada quien se encargaba de coger sus pertenencias para dejar la universidad por aquel día — Vale, no acepto la decisión, me rehúso — Comentó nuevamente a su compañera, mientras que guardaba su material de apoyo dentro de su mochila — Ay, Samael... — Loreen dejó escapar un pesado suspiro, sabía de sobra que no tenía caso alguno el siquiera intentar llevarle la contraria al brasileño, y prefería dejarlo pasar. Luego de la última edición del campamento Blackwell, y con las crecientes prácticas de la universidad, la relación entre Samael y la rubia había mejorado bastante.

Harry Wood, el tío de Legislación y Regulación Mágica Internacional que había refutado la decisión de Samael y de sus demás compañeros, había funcionado también como monitor durante la vigésima quinta edición del campamento Blackwell, aunque a decir verdad, se había pasado todo el tiempo besuqueando el trasero de su novia en lugar de hacer cualquier otra cosa, su novia era una rubita con cara de imbécil, Aiguana o algo así. No le interesaba demasiado, solo le interesaba que el tío estaba buenísimo, pero también, era un total capullo.

— ¿Ahora eres buenorro y encima sabelotodo? Eso no me lo esperaba — Comentó en tono divertido, mientras que se acercaba a Harry por su espalda, a través de los largos pasillos de la universidad, con su típica sonrisa burlona plasmada en el rostro— El juicio me pareció una mierda total. Muchas normas internacionales se ignoran hoy en día para las radicales políticas del nuevo gobierno, es una idiotez el no permitir que se enjuicie a una persona por algo que literalmente si hizo — No era para menos, el nuevo gobierno había roto, de forma bastante discreta, un montón de acuerdos internacionales. No solían entrometerse demasiado en todo lo relacionado a los muggles, preferían mantenerse al margen de la comunidad no mágica, pero había ciertos límites que en Londres actualmente no se respetaban demasiado.¿Que había ocurrido durante el juicio? Que uno de los cargos había sido por traición al gobierno, un delito que surgió junto al régimen actual, sin embargo, las políticas internacionales dejaban bastante claro que no se podía incriminar a alguien únicamente por ubicarse en contra del mandato, siempre y cuando no cometiese delitos mayores que comprometieron la integridad de dicho mandato, básicamente, en aquellos tiempos, no era posible que concuerden las leyes nacionales con las internacionales, y por ello el choque de decisiones entre Harry y Samael.


Última edición por Samael Cavalcanti el Lun Ago 27, 2018 12:29 am, editado 1 vez
Samael Cavalcanti
Imagen Personalizada : Hotter Than Hell  | Priv. Harry A. Wood ECm6X1dl
RP : 8
PB : Alex Mapeli
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.002
Lealtad : Pro-Mortífagos
Patronus : -
RP Adicional : 00
Mensajes : 21
Puntos : 12
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6037-samael-cavalcanti http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harry A. Wood el Jue Ago 23, 2018 10:05 pm

Mi sonrisa ladeada era exclusivamente dirigida hacia Samael, un alumno de Leyes y Políticas mágicas que se encontraba en esta simulación sobre un juicio con referencias a la traición al nuevo régimen que debía ser tratado por parte del Wizengamot y supervisado, como regulado, por la Oficina de la Ley Mágica Internacional. Por supuesto, nosotros los estudiantes no éramos más que actores en este caso mientras fingíamos tener nuestros títulos ejerciendo una carrera que todavía no estaba asegurada para unos cuantos. Más allá del placer que me generaba cancelar la sentencia de unos cuantos tontos ineptos con bajo coeficiente intelectual que osaban creerse parte del Wizengamot, quería salir de esta práctica con un buen puntaje.

No había transcurrido ni la mitad de mi primer año en la universidad pero destacaba intelectualmente, después por ahí se escuchan las burlas de otras casas de que los Slytherin siempre fuimos imbéciles. Pobres almas errantes e ignorantes. Además, soy consciente de que estoy forjando mi futuro –momento de mierda y cursi- junto a Aitana y ambos nos estamos esforzando tanto en nuestros estudios como yo en conseguir un trabajo. Lastimosamente mi familia es una mierda y no quiero depender más del dinero que gano en esa diabólica mesada que me asignan por mes. Ni siquiera me agrada la idea de que los padres de mi novia estén solventando ciertos gastos, ni hablar que el dinero que recibo de nuestros casos informáticos no son más que dinero muggle que no me sirve de nada. Este lo vuelvo a invertir en programas como en equipo para los tres que componemos el equipo.

Recibo un mensaje, mi bolsillo delantero izquierdo vibra ferozmente hasta que a tientas lo saco de allí para ver el remitente. Aitana.


Rubia <3:
" ¿Recuerdas que te dije que iría de compras con Emily hoy en la tarde? Bueno, el plan se fue a la mierda. Mira que estuvo jodiendo todo el día con lo guapo que encuentra a un tipo nuevo que han transferido de Francia, así que la he empujado hacía él, diciéndole que lo bese y nos larguemos de una vez, pero lo único que sucedió fue que recibió un rechazo y ahora está en modo “mátenme de una vez”
Es muy divertido, te lo juro.
La envié a su casa luego de reírme un rato de su desgracia.
De todas maneras, a lo que quería llegar era que te estoy esperando en el departamento.
En la cama de hecho.
Desnuda."

Se me escapa de los labios una sonrisa, niego con mi cabeza para poner nuevamente atención al juicio falso que se presencia en la sala. Me crucé de brazos luego de contestar el mensaje de mi novia avisando que la clase terminaría en media hora más. La conozco, seguro está llegando recién al departamento y con mi mensaje verá qué almorzaremos/cenaremos, aún no nos ponemos de acuerdo cuál será nuestro horarios de comidas y quién se encargará de cocinar. Agradezcamos a los lugares de comida que puedes llevarte tu pedido a tu casa.

El cabreo de Samael se detectaba hasta de mi posición pero se lo merecía, en varias ocasiones interrumpió mis encuentros con Aitana en el campamento. No le iba a perdonar, mucho menos, que nos cortara el rollo cuando estábamos en pleno apogeo en una de las habitaciones. Admito que fuimos ruidosos pero eso no quitaba que nos arruinara la diversión. Embravecido pidió orden en la sala, mordí mi labio porque quería lanzar una de mis típicas carcajadas por lo obstinado que era el crío.

-¿Te das cuenta que te está fulminando con una mirada, Harrynkis?-
comentó Meredith, una compañera de carrera con cabellos oscuros que finalizaban a la altura de sus senos. No es como si le estuviese viendo las tetas porque soy inmaculadamente fiel a mi rubia, solo debía relacionar una parte de su anatomía con otra. Igualmente, eso no quita que muchas se tiren sobre mí a pesar de que Aitana viene a buscarme en ciertos días y no somos reservados en la cuestión de demostrar nuestro amor.

-¿Qué te dije del apodo asquerosamente pomposo que me otorgaste sin consentimiento?- respondí con una pregunta mientras destilaba frialdad, si le dabas la mano a Meredith te agarraría del codo o de otra parte específicamente indecente según los ojos de una persona mayor. Aclararé que los jóvenes si se tocan sus partes íntimas no tendrán drama porque entrarán a la bolsa de “los jóvenes de hoy en día”. –Tampoco me importa que ese niño rico me mire de tal manera, está claro que tengo razón por el marco legal utilizado.- murmuré con suficiencia. Recosté mi espalda contra el respaldo esperando el grito que pondría orden a la sala.

• • •

Treinta minutos más tarde y pensando que tenía a mi novia esperando en nuestra habitación sin ninguna prenda escondiendo su piel de mi vista ya me estaba poniendo. Es sorprendente pero mis pertenencias ordenadas son las primeras en organizarse para que mí huida de la universidad fuese más rápida. Ahora, en mi situación, donde se me escurren de los dedos los galeones perdidos trato de ser ordenado y no perder algo porque comprarme algo más lo vería de como innecesario. Aitana más de una vez me reprendió porque no estoy en una situación de pobreza pero me conozco, son los nervios de caer en esta inestabilidad sin saber si encontraré un empleo de medio tiempo. Hacer las paces con mi familia, no es una opción.

Me sorprendió el acercamiento de Samael, luego de la simulación, hacia mi persona. Alcé una ceja inquiriendo respuestas a tal acción. – Mucha gente me ha dicho lo mismo, es sorprendente pero soy bastante genial en todos los ámbitos.- descarado contesté mientras tanteaba por segunda vez mis bolsillos para encontrar la caja de cigarrillos. Saqué uno y jugué con este con mis dedos. -Si los juicios se realizaran sin tener en cuenta las leyes internacionales este lugar sería un caos, además, muchos no tendríamos qué estudiar y otros perderían empleos si solo se tiene en cuenta la situación actual.- encendí el cigarrillo para dar la primer calada.- Igualmente me sorprende este nuevo régimen no son tan idiotas como uno pensaría.- comenté sin importarme si fuese un mortífago o no y me lanzara un crucio por haber mencionado la palabra "idiota".- Necesitan de la revisión de la Oficina de la Ley Mágica internacional, tener una guerra aquí en Londres es una cosa pero implicar otros países donde varios no están a favor de nuestro gobierno… Eso sí que sería un plan suicida.- aclaré ante lo determinante que se encontraba con su idea.
Harry A. Wood
Imagen Personalizada : Hotter Than Hell  | Priv. Harry A. Wood 37886048_2210648465834085_7141924052196655104_n
RP : 8
PB : Danilo Borgato
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 2.903
Lealtad : A conveniencia.
Patronus : Ninguno.
RP Adicional : 000
Mensajes : 33
Puntos : 12
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6111-id-harry-a-wood http://www.expectopatronum-rpg.com/t6188-dangerous-memories-harry-s-relationships#90581 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6187-dangerous-time-harrys-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/http://quebolu.com/uploads/meme1480132738gen.jpg

Samael Cavalcanti el Lun Ago 27, 2018 12:36 am

Harry era, para él, igual que cualquier otro idiota de nuevo ingreso en la universidad. Ya Samael había avanzado bastante en su carrera, estaba a poco tiempo de acabar sus estudios, y tenía un montón de conocimientos. Pero, como buen purista radical que era, no podía poner incluso las leyes por sobre el nuevo régimen. Para él, todo aquel que traicione la confianza del gobierno era directamente un traidor, debía ser enjuiciado por ello y recibir la pena necesaria, sin embargo, aquello no era del todo aceptado a nivel internacional. El nuevo régimen había quebrantado ciertos límites que establecía la comunidad internacional en cuanto al trato hacia los muggles, claro que, no todo el mundo era consciente del hecho de que en Londres se utilizaban a los nacidos de muggles como conejillos de indias, por ello, Samael consideraba innecesario respetar una norma sencilla en un juicio. A fin de cuentas, el acusado iba a ser apresado, una sentencia más no influía demasiado. ¿Qué había de malo en romper una regla más? Con el sólo tomar el poder a la fuerza, ignorando toda idea de democracia, juzgar a los nacidos de muggles, experimentar con ellos y demás, ya se rompían un montón de acuerdos internacionales, uno o dos más no iban a ser de mayor relevancia.

De cierta forma, comprendía el punto de vista de Harry. A él también le gustaba aferrarse bastante a las normas a la hora de estar en un juicio, sin embargo, le era más fiel a las normas nacionales que a las internacionales, a diferencia del chico — El lugar ya es un poco caótico durante la transición de por sí, algunos acuerdos han sido rotos ya, y es innecesario mantener a libre a un traidor, aunque lo correcto sea apegarse siempre a la normativa internacional, Londres no está buscando una guerra — Samael estudiaba directamente Leyes y Políticas Mágicas, él mejor que nadie había tenido que aprender toda y cada una de las normas nacionales e internacionales, y había tenido que aprender a vivir con ellas y aferrarse a cada una de ellas a la hora de tomar cualquier decisión, sin embargo, con la situación actual, las opiniones siempre solían discrepar.

De algo estaba seguro, y es que el hombre era muy, pero muy estúpido para hablar así acerca del nuevo gobierno en un lugar público, tenía suerte de que el mismo brasileño estaba intentando mantener un perfil bajo, con todo el entrenamiento con Abigail y sus demás labores para iniciarse como mortífago, lo que menos necesitaba era ser relacionado con el tema — Muchas veces te pueden dar sorpresas, si resulta que eres más idiota tú — Sonrió de forma pícara, manteniendo el paso, mientras que deslizaba su mano rápidamente hacia el bolsillo delantero de su camisa, para sacar una bolsa de gomitas circulares de colores que llevaba. La abrió, y comenzó a comer lentamente, le gustaba tomarse su tiempo, saborear la comida como era debido, en especial con una delicia similar a las gomitas.

La razón por la que decisión no acababa de ser correcta para él, es que se estaba tomando un preso más por un crimen cometido dentro del país, y sería encerrado dentro del mismo país. No era necesario que se involucrase demasiado el tema de las leyes internacionales. Sabía perfectamente que, si fuese un caso real, el Wizengamot tomaría exactamente la misma decisión que tomó Samael, y la Oficina de la Ley Mágica Internacional no se opondría, se han presentado cientos de casos iguales, y aquel no sería la excepción. Sin embargo, los profesores habían considerado que sería mejor ir a lo seguro, siguiendo todas las normas al pie de la letra — Han ocurrido muchos casos similares, los culpables han sido encerrados y no se han iniciado guerras, pero todos sabemos que yo no pertenezco al Wizengamot, ni tú a la Oficina de la Ley Mágica Internacional — Hizo una pequeña pausa de aproximadamente cinco segundos, para llevarse una gomita a la boca, masticarla y tragarla — Solo querían que hiciéramos todo al pie de la letra, pero en un juicio real, la decisión habría sido diferente — Estaba plenamente seguro, en sus prácticas, había tenido el privilegio de asistir a un par de juicios, sabía lo que hacía, pero probablemente aquella simulación no era demasiado acorde a la situación actual.

— No te culpo por querer seguir las reglas, aunque probablemente en un juicio real serías crucificado por negar una sentencia tan determinante — Conocía a los mortífagos, lo matarían solo por oponerse a incrementar la sentencia del acusado por haber traicionado al régimen, para ellos, la piedad era solo una palabra vacía.
Samael Cavalcanti
Imagen Personalizada : Hotter Than Hell  | Priv. Harry A. Wood ECm6X1dl
RP : 8
PB : Alex Mapeli
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.002
Lealtad : Pro-Mortífagos
Patronus : -
RP Adicional : 00
Mensajes : 21
Puntos : 12
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6037-samael-cavalcanti http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harry A. Wood el Vie Sep 07, 2018 3:07 am

Mi orgullo se veía sucio con solo aceptar el dinero de Aitana. Mejor dicho, el dinero de sus padres que no perdían tiempo en complacerla en lo que quería logrando todo lo que soñaba hasta lo que deseaba por escasos momentos. Eso era estar bien acomodados económicamente, ni hablar del poder. La búsqueda de trabajo seguía siendo un punto del cual me sostenía firmemente en este último mes, no conseguía nada que fuese lo suficiente decente como para que mi rostro fuese asimilado en tal sin cagarla más de lo que estaba. No sería mesero, no mentiré diciendo que no era un trabajo digno pero para mi apellido… Si ya no quería verme en problemas con los de mi sangre, menos debería aceptar algo que para ellos sería como limpiar mierda de caballo. Y por eso seguía dando vueltas, sería ilógico –además- pensar que entraría con facilidad al Ministerio aunque sea a repartir cartas –que igual sería algo denigrante para mi familia- ¡Que se vayan a la mierda malditas almas corruptas y ambiciosas!

En el único campo que me destacaba era en la informática, gracias a una curiosidad pasajera terminé organizando un buen equipo de hackers o al menos de “niños ratas” –según varios muggles que hablaban- que se adentraban en los sistemas ajenos corrompiendo o haciendo una de las nuestras. Como exponer las asquerosidades ajenas para disfrute de la justicia y, en mi caso, para sentir ese poder insólito que yo mismo me he ganado.

Los mensajes de Aitana no eran más que un suspiro entre tantos teóricos. En este caso, con la práctica no me había aburrido, ni mucho menos dejado de entender alguna palabra técnica. Demasiado tiempo libre aprovechado entre libros y piernas. Pero especialmente libros, no quería atrasarme y necesitaba destacar para que fuese un plus a considerar en los trabajos a pronta postulación. Mis dedos rápidos recorrieron las teclas táctiles para un mensaje exprés. Ya sentía mi pulso rápido que anhelaba que mi persona esté en casa, entre besos y risas.

Meredith era una pesada, me recordaba a alguien aunque ella estaba potenciada para ser una bomba sexual que intentaba restregar sus senos contra mi brazo cuanto podía. Más de una vez debí quitármela de encima, nada bonito fue ponerle los puntos porque ante su lloriqueo falso se le había despegado una de sus pestañas postizas. Agradecía que en ello, Aitana, fuese natural. Lo que resurgía mi desprecio era la cantidad de maquillaje que podía una mujer untar sobre su rostro para creerse bella. ¿No se dan cuenta –aquel grupo- que en algún momento las veremos sin y nos espantaremos? No, claro que no se enteraban de nada.

Finalizada la clase, me siguió con sus tacones que parecían creados por algún demonio del maldito infierno porque aquello si dabas un traspié eras capaz de desnucarte. Y, según ellas, son sus tacones promedio porque ha tenido guardado en su closet unos más altos. O eso es lo que entre su cotorreo intentaba explicar. –Meredith ¿Puedes no restregar tus senos en mi brazo? Siento que le puedo quedarme sin circulación allí de tanto agarre.- su sonrisa fingiendo ser una pobre inocente me detuvo en seco.- No me hace ni un pelo de gracia. Detente.- exclamé con ceño fruncido. Me deshice de ella lo más rápido posible para dejar atrás el recinto donde el juicio se había realizado. El falso juicio.

-Pues si no quieres una guerra innecesaria no deberías de romper las leyes que componen la normativa internacional. Dentro de aquí se puede hacer todo lo que desees si es secreto, privado, corrupto según algunos, como quieres llamarle pero sin pasar la línea delgada que puede alarmar otros gobiernos para ponerle el freno que crean necesario al nuestro.- expliqué dando pasado a otra calada del cigarrillo que hace segundos había encendido. Samael se acercó como si fuésemos conocidos para plantearme su postura sobre el juicio que hacía minutos habíamos finalizado. –Puertas adentro nadie se enterará a no ser que existan traidores, por ello debes aferrarte a la legislatura para algo la estudias. ¿O no?- indagué levantando una ceja con suficiencia.

Carcajeé ante el descaro de sus palabras.- Digamos que me sorprenden en algunos aspectos pero en otros son tan básicos y predecibles que por ello hay tanta rata huyendo ilesa. No por tener un mismo ideal todos sean igual de capaces de pensar siquiera un segundo.- apreté contra mis dientes la colilla de cigarro.  Continuando con mi paso mientras expulsaba el humo que dañaba cada día más a mis pulmones pero que era tan adictivo como los besos sobre la piel blancuzca de mi rubia.

Alejé el cigarro de mi boca para permitirme reír. Estaba claro que este juicio pondría a más de uno en aprietos en cuanto a las decisiones que se deberían de tomar en uno real, uno no podía ser subjetivo. Los mismos profesores estaban esperando que tomásemos las leyes como se debían. Por algo existían y no se quitaban de la noche a la mañana, todo era un proceso. Como el gobierno actual que desde su admisión había hecho vista gorda a unas cuantas pero si no se quería desatar un desastre aún mayor saliendo desfavorecidos debían actuar con astucia, algo que pocos tenían. –Pues entonces sigue estudiando para que puedas pertenecer al Wizengamot y haces lo que te salga de los genitales.- bufé apresurando el paso para quitármelo de encima. Mucho era recordar que me había fastidiado un campamento como para tolerarlo en clases. –Si nos pidieron que sea al pie de la letra por algo será, sólo tal vez nos están preparando para algo. No sé, usa tu cabeza una vez al menos.- comenté permitiendo de nuevo que el veneno adictivo que llevaba conmigo volviera a mis labios así jugar con el humo de este. –Siquiera te cuestionas como es que los de primer año hemos tenido participación de esta simulación y no tener aquel rol común de espectadores para los novatos. ¿No te ha quedado la duda?- Era sentido común, a los más experimentados se le solicita la participación activa mientras que los novatos observan para no cagarla y decepcionar.
Harry A. Wood
Imagen Personalizada : Hotter Than Hell  | Priv. Harry A. Wood 37886048_2210648465834085_7141924052196655104_n
RP : 8
PB : Danilo Borgato
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 2.903
Lealtad : A conveniencia.
Patronus : Ninguno.
RP Adicional : 000
Mensajes : 33
Puntos : 12
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6111-id-harry-a-wood http://www.expectopatronum-rpg.com/t6188-dangerous-memories-harry-s-relationships#90581 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6187-dangerous-time-harrys-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/http://quebolu.com/uploads/meme1480132738gen.jpg

Samael Cavalcanti el Dom Sep 09, 2018 4:33 pm

Harry era un total imbécil, ya empezaba a recordar porqué le había arruinado su estadía en el campamento Blackwell. Era pesado, y prepotente. La verdad, eran algo similares en aquel sentido, y eso era lo que ocasionaba tanto roce. Encima, se había anotado como monitor solo para pasar tiempo con la rubia oxigenada y plástica que tenía por novia, y había pasado todo el campamento tonteando con ella, en lugar de hacer siquiera el intento de monitor. Y el único en el campamento con derecho a pasarse a todos por los huevos era Samael, nadie más. Incluso había podido tolerar a Juliette, la amable chica que parecía ser buena con todos, y a Loreen, ya ella era otra historia, su relación era confusa pero buena. Sin embargo, no permitió que Harry hiciera lo que quisiera en el campamento, y probablemente por ello, su relación era tan mala.

Las relaciones internacionales le chupaban un huevo. En realidad no, pero le gustaba pensar eso. Probablemente, de romper con todos los acuerdos, se acabaría generando una terrible guerra entre países, y eso era algo que nadie iba a disfrutar de ver. Suficiente tenían con la lucha interna en Londres, porque aunque el régimen ya se había instalado hace un tiempo, aún habían miles de rebeldes sueltos, y muchos otros que habían conseguido escapar del país, refugiándose en otras naciones.

— Unas cabezas rodando nunca vienen mal para forjar el carácter, pero una guerra con otra nación, ya es otra cosa — Afirmó levemente con la cabeza, mientras que masticaba otra gomita más. No era demasiado fanático de la nicotina, a diferencia de Harry, de hecho, prefería mantenerse alejado de los fumadores, debido a que el olor le provocaba un asco terrible. Sin embargo, no se mantuvo al margen de los pasos de Harry, sino que más bien los igualó, caminando a su lado, y observando los pasillos expectante — No te debería importar para qué la estudio, pero la verdad, no es justo por la razón que crees — La mayoría creía que si se estudiaba una carrera como la de él, era únicamente con la finalidad de buscar justicia, pero no. Samael lo hacía por sentirse superior, por tener el poder de literalmente juzgar a los demás, por lograr que los traidores se pudran en la cárcel si él así lo deseaba.

Observó a Harry descaradamente mientras caminaban, ¿cómo era posible que fuese tan ardiente? Siempre los más imbéciles eran los más calientes, o al menos eso pasaba en el caso de Samael. Como el maldito de Andrew, que suficiente tenía con ser su ex-novio, pero encima, se había mudado al mismo país que él, y como si no fuera suficiente, cursaba la misma carrera que él, por suerte, no había hecho acto de presencia en aquella práctica. Samael tenía una extraña maldición, y es que cada que hallaba un chico terriblemente ardiente, también tenía que ser terriblemente idiota.

Algo si sabía, y es que tenía agallas para cuestionar de tal manera lo competente o no que podían ser los seguidores del gobierno — Las ratas están siendo exterminadas ya, es cuestión de tiempo — Para él, mientras antes ocurriese aquello, mejor. No soportaba la idea de que un nacido de muggles tuviese los mismos derechos y la misma vida que un mago neto — Y encima, algo de divertido tiene jugar con esas sucias ratas — Soltó una pequeña carcajada, cubriendo levemente su sonrisa con la mano.

Ya empezaba a sacarlo de quicio la palabrería de Harry, detestaba a las personas que tiraban tantos comentarios despectivos, solo él podía hacerlo — ¿Sabes? No necesito acabar la carrera para hacer lo que me pase por los huevos — Siempre hacía lo que quería, y lo iba a demostrar — Y ya sé qué me pasa por los huevos justo ahora — Sonrió, pícaro, y sujetó a Harry con su mano derecha por el cuello de la camiseta, atrayéndolo hacia él y arrojándose contra sus labios, para darle un rápido beso. No fue más largo, porque estaba totalmente seguro de que con un segundo más, lo habría recibido un golpe totalmente desprevenido. Se separó de él, no sin antes darle una suave palmada en la entrepierna, y empezar a caminar, únicamente dándose vuelta para sonreírle, travieso — Ya sé por qué le gustas a esa rubia — Sabía que con sus palabras, no hacía más que provocar a Harry, para que se dejase de tanta palabrería imbécil de una vez por todas, y claro, para divertirse un poco también.
Samael Cavalcanti
Imagen Personalizada : Hotter Than Hell  | Priv. Harry A. Wood ECm6X1dl
RP : 8
PB : Alex Mapeli
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.002
Lealtad : Pro-Mortífagos
Patronus : -
RP Adicional : 00
Mensajes : 21
Puntos : 12
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6037-samael-cavalcanti http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Harry A. Wood el Vie Nov 30, 2018 10:21 pm

Era una realidad que estaba incompleto en este momento, más allá de haber ganado este juicio falso estaba asqueado con la mitad de mi vida. No me pondré a ser un dramático de cojones quejándome de la sociedad o el poco amor que recibía de mi familia porque no valía de nada esa posición cobarde en la que mucha gente caía entrando en crisis existenciales. ¡Me cago en esas crisis! Pero tampoco me haría el soberbio diciendo que así, estaba bien. Necesitaba un trabajo con urgencia y eso no salía de mi cabeza en ningún momento, lo único que me hacía regodear un poco en mi propio orgullo era discutir con mis compañeros sobre cuál página atacar o, en los últimos casos porque uno de ellos se quería tirar a una cliente, tratar de dejar mal parado a alguien de una manera que su vida se volviese una humillación constante convirtiéndose en una larga tortura difícil de eliminar. Mi novia también colaboraba que se me pase el cabreo pero ella era uno de los motivos por el cual me sentía de tal forma. En ese caso, mi distracción era proporcional a la mala hostia que tenía luego de esta.

Desbloqueando el móvil y enviando con rapidez el mensaje, supe que tendría nuevamente un suspiro en el día pero las curvas de mis labios pronto flaquearon cuando sentí unas tetas contra mi brazo de una manera lasciva. Y déjenme decirles que yo reconocía los senos de mi rubia favorita y estos no eran los de ella. Con mala gana me dejó pero no sin antes darle un ultimátum. No se daba por vencida y uno podía llegar a admirar su fuerza de voluntad pero si eras uno de los implicados en el asunto ya no hacía gracia alguna.

Samael, un estudiante que dio bastante pelea para manifestar que su opinión tenía mayor validez que la mía ante los profesores que no daban el brazo a torcer. Pero la historia terminó con un vencedor, no él precisamente. Calé el cigarrillo sin detenerme, no tenía problemas en seguir debatiendo su postura. Uno se sorprendería pero cuando se abren estos nuevos panoramas es cuando más uno aprende, llegas a entender al otro más allá de si tiene razón o no. Aunque eso no quitaba que se olvidasen las picas entre nosotros ni aseguraba que alzaríamos varitas contra el otro para matarlo. Sabía aislar aunque tampoco sería indiferente cuando me podía echar unas risas ante su derrota. –Ahora es cuando comprendes. No se puede ir contra otra nación sin estar preparado, si así se quiere, porque sería un suicidio en masa.- acoté ante su comentario. No perdí de cuenta que me seguía a la par. –Realmente me importa un bledo para qué quieres estudiar, daba un punto.- contesté. Si tanto quería estar en el Wizengamot, sea la razón que sea, debía estudiar, eso la magia no te lo regalara aunque fuese una frase comúnmente usada en muggles.

Era clara la postura de Samael, como la de mi familia. ¿Cómo lo explico? No era realmente amador de muggles pero tampoco me provocaban fastidio, sabes. Me eran indiferentes, mientras no me jodieran, todo bien por el momento. Pero sabía dónde posicionarme cuando era necesario, siempre a conveniencia propia. Encima, estaba chiflado. No tomé en cuenta sus comentarios, tampoco me lanzaría a la boca del lobo cuando no me garantizaba nada, ni me incumbían sus fetiches.

¿Es que era gilipollas? ¿Le daba igual? Podría hasta argumentar mis propias dudas para que también se mostrase interesado pero es que no importaba nada de eso. Samael había perdido el hilo de las preguntas y me enteré cuando nuestras bocas chocaron en un beso rápido. Mi rabia subió por mi garganta coloreando mi cuerpo a su paso, estaba levantando mi brazo para encestarle un golpe cuando mi entrepierna fue VIOLADA, LITERALMENTE FUE VIOLADA POR SU MANO. Perdí la razón, sin tener en cuenta nuestro alrededor caminé con paso firme y furioso. Pronto todo se esfumó, lo vi alejarse cuando un cuerpo se interpuso ante mi venganza.

¿Rubia? ¿Pequeña? ¿Apetecible? -¿Qué haces aquí?- pregunté aturdido. Frente mis ojos, bajando un poco la vista, estaba mi novia con un puchero en su rostro cuestionándome el porqué de mi tardanza lo que me hizo cuestionar si realmente había enviado el mensaje antes de entablar conversación con el moreno. Siendo así su escape de mi puño.

15 de noviembre de 2018.
Saliendo de la residencia universitaria.

Todo era una putada.

Una jodida mierda que te manchaba con solo mencionarla.

Mi novia me había drogado, me había hechizado y, lo manifiesto literalmente, que me engañó para que estuviese a sus pies lamiéndole cada uno de sus dedos mientras pronunciaba su nombre rodeado de putos corazones. ¿Por qué? Podría pensar que era obsesión de su parte para obtenerme pero joder que era caliente esa rubia, no era siquiera necesario hipnotizarme para que esté con mi pene ahí buscándola. ¡Si nuestro primer encuentro fue en un bar y terminamos encerrados en un baño!

Decir que me sentía como un imbécil –sin mencionar el cabreo que hasta el día de hoy no controlaba- al descubrir aquello era quedarme corto. Poco más de dos días que me alejé de ese departamento, no era coherente que al enterarme siguiese allí como quién fingía demencia. Temía por mí que volviese a hacerlo en frente de mis narices. Ciertamente, estaba –aún- descolocado.

Caminé con fastidio por los pasillos. Nada podía empeorar aquello. ¿O sí?

OFF: Respuesta a sabiendas de que el user está de ausencia.
Harry A. Wood
Imagen Personalizada : Hotter Than Hell  | Priv. Harry A. Wood 37886048_2210648465834085_7141924052196655104_n
RP : 8
PB : Danilo Borgato
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 2.903
Lealtad : A conveniencia.
Patronus : Ninguno.
RP Adicional : 000
Mensajes : 33
Puntos : 12
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6111-id-harry-a-wood http://www.expectopatronum-rpg.com/t6188-dangerous-memories-harry-s-relationships#90581 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6187-dangerous-time-harrys-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/http://quebolu.com/uploads/meme1480132738gen.jpg

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.