Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

I think it's time for some little talks // {Kyle & Gwendoline}

Gwendoline Edevane el Dom Ago 26, 2018 12:49 am


Lunes 28 de mayo, 2018 || Zona segura para fugitivos || 17:21 horas || Mi ropa

Los últimos días habían transcurrido de la misma manera que transcurre un sueño: una sensación de irrealidad envolvía los recuerdos de estos días, una especie de bruma que dotaba dichos acontecimientos de un aspecto etéreo. Me había tenido que preguntar en diversas ocasiones si todos y cada uno de aquellos hechos habían tenido realmente lugar, y había llegado a la conclusión de que sí. Tenían que haber ocurrido de verdad. De alguna manera, cosas tan insólitas simplemente tenían que ser reales.
Para empezar, estaba la mujer. Esa mujer que quizás sí se llamase Vanessa, pero definitivamente no se apellidaba Brown. Primero teníamos un pequeño choque en los pasillos del Ministerio, y a continuación empezaba a ponerse nerviosa y a contar mentiras. ¿Qué motivo habría para semejante comportamiento? Su explicación nunca llegó a convencerme, y había avisado tanto a Sam como a Caroline de este encuentro. Podría ser algo o podría no ser nada, pero más valía prevenir.
El día que había seguido a este había sido incluso peor, y había sido una de esas ocasiones en que había estado a punto de decir ‘Ya basta. Esto no es problema mío’ respecto a algo: la disfuncional familia Beckett, gracias a su incompetencia, había provocado que Noah Beckett fuese dado por muerto. Me encontraba en una posición en la que no quería estar, casi obligada a hacerme cargo de Kyle cuando no era mi responsabilidad.
Bueno… Lo siento mucho por los Beckett, pero hoy tengo planeado ponerle fin a esta situación, pensé mientras estacionaba mi coche en la primera plaza de aparcamiento libre que vi frente al centro comercial del centro.
Me apeé del vehículo que había pertenecido a mi madre—y que el venidero mes de agosto nos llevaría a Sam y a mí al festival Magicland—y me encaminé a la entrada del refugio ingeniosamente escondida dentro de aquel centro comercial.


***

Tras atravesar la puerta mágica situada en el probador femenino de H&M, sintiéndome por enésima vez como Alicia cruzando al otro lado del espejo, me interné en la zona segura para fugitivos. Caminé por los pasillos, llevando bajo mi brazo derecho una carpeta que contenía un pequeño informe que quizás, solo quizás, brindase un poco de esperanza a Kyle en aquel mundo oscuro.
Por el camino al apartamento en que residía el muchacho, varios fueron los conocidos que me saludaron, y a los cuales devolví el saludo con sonrisas educadas y casi forzadas. No estaba contenta, eso tenía que reconocerlo, pues lo que venía a decir no era agradable. Pero es que Kyle y los Beckett tenían que entender algo muy sencillo: no iba a abandonarle, pero tampoco podía dedicar el cien por cien de mis esfuerzos a velar por él. Esa familia necesitaba unos cuantos consejos de un profesional, y yo no podía cargar con el peso de ser responsable de un niño que no era mío.
Podía ser su amiga… pero no podía permitirme ser su protectora, y menos cuando se suponía que tenía a sus padres.

—¡Kyle, soy yo!—Dije con suavidad, llamando suavemente a la puerta de su lugar de residencia con los nudillos de mi mano izquierda.—¿Estás ahí? ¿Puedo pasar? Tengo algunas cosas que hablar contigo...—Y solo con decir aquella frase se me formó un nudo en la garganta. Lo que tenía que decir no era bonito, pero tenía que hacerlo.

El mundo se había convertido en un lugar frío, un lugar terrible en el que vivir. ¿Por qué me sentía como si estuviese a punto de abandonar a Kyle en ese mundo oscuro y frío? Bueno, es que es así… pero no es justo para mí. Yo no pedí nada de esto, y tiene a su familia, seguía repitiéndome a mí misma, intentando que en algún momento aquellas palabras me hiciesen sentir algo mejor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.850
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 891
Puntos : 461
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Kyle Beckett el Dom Sep 16, 2018 7:56 pm

La verdad es que no podía dejar de pensar en nada que no fueran aquellos recuerdos dados por aquel odioso mortifago. Siempre había pensado que no asistir a Hogwarts sería diferente, hacer ver como que nunca hubiera estado en el mundo mágico sería mejor para todos, pero aquello no era tan fácil, no desde que me di cuenta de la muerte de mi hermano. En cierto modo no era consciente de todas las cosas que quería decir fugarse de Hogwarts, huir por tu vida aun sabiendo que todo estaría bien. Pero no todo nunca sale como uno desea. Eso no era como un videojuego o una consola, que le das a apagar o reiniciar y todo vuelve a ser como antes. Eso era la vida real, y tan real como la muerte de mi hermano por no ser consciente ni escuchar a nadie.

Por otra parte, tenía a Gwen, ella supongo que era una de las pocas personas que tenía a mi lado actualmente, supongo que era normal, ya que mis padres en este mismo momento se encontraban dispersos. Bueno, en mi caso mi padre se había unido a los mortífagos y mi madre estaba centrada en busca de otro tipo de argumentos. Tales que ni tan siquiera se preocupaba ni un poco por mi. Así que lo único que podía hacer era respirar hondo y pensar que iba a estar bien, que todo podría arreglarse de algún modo u otro.

Pero ahora tenía otras cosas que solucionar. Primeramente tenía que acostumbrarme a mi cuarto, el cual aunque pareciese una tontería, realmente era mucho más grande de lo que recordaba, supongo que por el miedo a salir de este, mi cabeza había echo que me sintiese un tatno abrumado y una vez lo que parecía pequeño, ahora era grande, aunque bueno, mirandolo de ese punto de vista tenía sus cosas buenas. Al menos ahora no me sentiría con poco espacio.

Y aunque hubiese mucho espacio, realmente ahora mismo no tenía ganas de hacer nada, supongo que la noche anteiror la pequeña compañía que tube con Gwen fue agradable, pude estar ciertamente un poco tranquilo mientras que optaba por intentar dormirme. Pero tan solo conseguí hacerlo unas pocas horas, ya que al poco tiempo de haber domrido soñé de nuevo con el rostro de aquel hombre y el de mi hermano, para poco después ver como aquel manto de sombras se cerraba de nuevo.

Fue un error salir de casa, fue un error ir a ese lugar. Fue un error pensar que podía huir de aquel sistema, huir de los mismos mortífagos. Y aunque quisiera poder ser normal, tampoco podía porque optaba por un pelo multicolor el cual no podía domar ni tan siquiera quieriendo, así que debía de estar media vida con gorro hasta que al final pudiese lograr concentrarme y saber utilizar el don de la metamorfomagia.

Pero eran muchas cosas las que me impedían ser un niño normal. Así que ahora mismo lo único que iba a hacer era quedarme en el refugio y no salir en todo el tiempo que pudiese. Al menos así me mantendría a salvo y sabría que ahí si estaría seguro. Seguro de todos los problemas y daños que podrían causarme.

Pero en ese entonces mis pensamientos fueron invadidos por alguien que llamaba la puerta. Alce un poco la cabeza hasta escuchar la voz de Gwen que levantarme de la cama mismo — Ya voy, un segundo — Comenté mientras me quitaba el pijama y me ponía unos tejanos negros rotos y una camiseta blanca con una calavera abriendo la puerta — Perdón, estaba — Hice una pausa para suspirar — Pensando un poco — Comenté mientras me hice a un lado dejando pasar a Gwen asustado por lo que debíamos de hablar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.651
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 66
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Gwendoline Edevane el Lun Sep 17, 2018 2:32 pm

La voz de Kyle, desde el otro lado de la puerta, me arrancó de una vívida ensoñación en que me había sumido en el poco tiempo que transcurrió entre que anuncié mi llegada y que el muchacho me respondió del interior: una vívida ensoñación acerca del mundo actual, un mundo en que todo funcionaba al revés, en que las buenas personas eran perseguidas por aquellos que creían y propagaban ideas destructivas.
Muchas cosas tenía en la cabeza desde hacía unos meses. Había puesto sobre mis hombros demasiadas responsabilidades. Algunas las había tomado yo, voluntariamente; otras, en cambio, habían llegado sin avisar y habían ocupado un lugar sobre mis ya agotados hombros. De alguna manera, intentaba manejarlas todas, pero me resultaba cada día un poco más difícil.
Kyle abrió la puerta, y yo hice mi mejor esfuerzo por sonreír. Por sonreír con los labios, por sonreír con los ojos. Mis pensamientos quedaron enmascarados bajo esa máscara perfecta que había construído durante los años que llevaba trabajando en el Ministerio de Magia. Ni un ápice de las dudas que me carcomían se adivinaba en mi rostro, aparentemente tranquilo.

—Hola, Kyle.—Dije con suavidad, pasando al interior de su cuarto cuando el muchacho se hizo a un lado. Sostenía la carpeta ahora contra mi pecho, sujeta con ambos brazos. La sonrisa se desvaneció de mi rostro, y compuse una expresión pensativa. Todavía no había decidido cómo iba a decirle las cosas que había venido a decir, pero sí podía hablarle de su hermano.—Tengo noticias de Noah.—Comencé, alzando la mirada para encontrarme con los ojos de Kyle.—Y debo decir que no son tan malas como nos esperábamos.—Lo cual era una forma de decir que seguían siendo malas noticias, pero no tanto como antes.

Me acerqué a la mesa que había en la habitación, invitando a Kyle a acercarse. Sobre ella coloqué la carpeta y la abrí. Contenía un ‘Informe de detención’ o ‘Informe de arresto’, un documento oficial del Ministerio de Magia que se rellenaba cada vez que un fugitivo o criminal era apresado. Aquel modelo de documento ya se utilizaba antes de que los mortífagos controlasen el gobierno; la única diferencia radicaba en que, en tiempos actuales, los nombres que allí figuraban eran los de gente inocente, y los crímenes generalmente eran una invención.
El nombre que figuraba en éste era el de Noah Beckett, hermano de Kyle, quien había sido apresado por un mortífago ese mismo fin de semana. Noah estaba acusado de traición al nuevo gobierno e intento de asesinato. Intento de asesinato, pensé con sarcasmo, negando con la cabeza.

—Noah no está muerto, Kyle.—Dije, inclinada sobre la mesa, las manos apoyadas a ambos lados de la carpeta abierta, mientras volvía la mirada en dirección al muchacho.—Ha sido arrestado.—En el informe figuraba el nombre del hombre que había entregado al muchacho: Wolfgang Doyle Rawson. Seguramente se trataba del mismo hombre que Kyle había descrito.—Sin embargo, ha sido enviado al Área-M.—Dije, en tono de disculpa, mientras pasaba la página y aparecía un nuevo documento.

Este nuevo documento era un ‘Informe de ingreso’, un documento en el que figuraba toda la información respectiva al ingreso de Noah al Área-M. Por el argot reflejado en el documento, daba la impresión de que lo hubiesen internado en un psiquiátrico en lugar de encerrarlo en una prisión.
Aquel documento me había supuesto un duro golpe, y antes de mostrárselo a Kyle, lo había modificado: el nombre de ‘Ayax Edevane’, un miembro de mi propia familia, figuraba en aquel informe. O así era antes de que yo lo modificase. No estaba preparada para dar explicaciones a Kyle respecto a mi familia. Tampoco las creía necesarias.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.850
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 891
Puntos : 461
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Kyle Beckett el Mar Sep 18, 2018 9:02 pm

La verdad es que siempre había sido un chico que le gustaba la compañía de los demás, sin embargo, con el tiempo, después de haberme fugado de Hogwarts aprendí que a veces era mejor estar solo y hacer otro tipo de cosas, por ejemplo. En el refugio no me relacionaba con nadie quizá por miedo de ser juzgado o tener que perder a alguien, pero a la vez era una persona humana y necesitaba relacionarme. Pero por otra parte tenía a Gwen y a Sam. Supongo que Gwen al conocerla de antes me daba confianza, y con Sam, al saber que era muy buena amiga, me daba la calidez de poder hablar con ella con naturalidad.

¿Fingía? No. Simplemente evitaba tener mucho contacto directo con las personas para no sentirme incomodo, quizá el miedo que sentía en ello despertaba esa pequeña incomodidad que hacía sentirme frente a otras personas, pero no importaba, siempre encontraba el modo de sobrellevar la situación, aunque en muchos de los casos hubiese huido del tema por pánico.

Pero bueno, mi vida se centraba en vivir en mi cuarto, en no salir de este por nada, aunque en cierto modo le prometí a Gwen que no saldría del refugio por nada, e iba a cumplirlo. Pero no obstante a ello, primero sería adaptarme a la gente que había convivido con ella durante muchísimo tiempo. Debía de aprender de nuevo a saber que la gente era buena en ese sitio, aunque hubiesen pensamientos muy diferentes ya que en el refugio se encontraban los radicales, que no sabía bien si era bueno o malo lo que hacían ya que sus actos eran un poco caóticos, pero eficaces. ¿Estaba de acuerdo en ello? Ahora mismo, no sabía ni tan siquiera que quería hacer con mi vida.

Tras abrir la puerta Gwen me quede unos segundos en silencio antes de sonreírle de manera dulce y saludándola, era lo mínimo que podía hacer ya que Gwen por mi culpa estaba involucrada en el lío de lo sucedido con mi hermano, pero gracias a Dios que traía buenas noticias. Al escuchar aquella palabra "buena noticia" no pude evitar sonreír de lado a lado abriendo los ojos de par en par — ¿Buenas noticias? ¿Lo dices de verdad? — Comenté mientras cerraba la puerta después de que Gwen entrase.

Seguí a Gwen hacia la mesa de mi escritorio donde se encontraba un portátil el cual hice a un lado mientras dejaba que Gwen mismo pusiera aquel informe lleno de papeles sobre la mesa deseando saber que era la buena noticia que tenía que darme, por ende recé al cielo, por un segundo deseaba que todo estuviese bien dentro de lo que cabía en ese mundo y en ese lugar de locos.

Noah, estaba vivo. Fueron las únicas palabras que hicieron que tomase esperanza en todo aquello, mi hermano no había muerto en aquel callejón, sin embargo había sido enviado al Area-M, que realmente no sabía que era peor, pero al menos sabía que seguía con vida y no había fallecido en el intento de protegerme — Esta vivo — Comenté jadeando de los nervios y el estrés, al menos ahora sentía un peso menos encima, me sentía "limpio" por no haber mandado a mi hermano directo a la tumba, pero debía de encontrar algún modo de sacar a Noah de ahí, tarde o temprano, iba a tener que hacer algo.

Tome el informe con mis propias manos leyendo todo aquello con tranquilidad y pausa, leyendo cada una de las palabras que estaban escritas en esa hoja, y si, no era ninguna broma de mal gusto, mi hermano estaba vivo — Esto es un alivio Gwen — Dije mientras sacudía mi cabello dejando escapar unas pocas lágrimas de mi rostro abrazando a esta con ternura — Gracias, gracias por devolverme la esperanza que necesitaba, ahora se porque debo de seguir luchando — Dije mientras me apartaba limpiando mis pequeñas lágrimas, realmente, gracias a Gwen, podía respirar en calma.

Tras dejar el informe sobre la mesa de nuevo tome aire y abrí un poco la ventana para que pasase el aire levemente mientras miraba a Gwen — ¿Quieres tomar algo? Tengo varias bebidas...o si quieres...creo que en el refugio en la zona de la cafetería hay café — Comenté tirando un poco de la manga de mi sudadera temiendo el tener que salir de mi cuarto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.651
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 66
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Gwendoline Edevane el Vie Sep 21, 2018 2:45 am

La noticia del encierro de Noah Beckett en el área de experimentación de la prisión de Azkaban que habían fundado los miembros del nuevo gobierno de Voldemort supusieron para Kyle un alivio mucho más grande del que me esperaba. Esa fue una de las ocasiones en que me di cuenta, una vez más, de lo niño que era Kyle: aquella noticia, que para él supuso una inyección de esperanza, para otras personas supondría un jarro de agua fría. Yo misma no tenía claro si aquello era bueno.
Mi madre llevaba allí dentro desde diciembre de 2016, padeciendo a saber qué penurias. Desde entonces, me había encerrado en una especie de estado de negación, pensando a partes iguales que aquello no estaba ocurriendo y que mi madre estaba muerta. A fin de cuentas, las habladurías decían que quien entraba en el Área-M jamás salía.
En una ocasión, Sam me había dicho que prefería la muerte a que la encerrasen en ese lugar. Así que, siendo sinceros, yo no tenía tan claro que aquella fuese una buena noticia. Sin embargo, ninguno de estos nefastos pensamientos asomaron a mi rostro, donde se formó una leve sonrisa ante las palabras de Kyle.

—Me alegra haberte hecho sentir mejor.—Respondí, devolviéndole al muchacho el abrazo que me dio con un brazo, mientras ensanchaba mi sonrisa. La esperanza era buena, aunque esperaba que aquello no le diese alas para salir de nuevo del refugio y ponerse en peligro.—Hoy no puedo quedarme demasiado tiempo, Kyle. Tengo algunas cosas que hacer, por lo que tendremos que dejar ese café para otro momento.—Dije, poniéndome un poco seria de repente, mientras cerraba la carpeta con los documentos. No quería que Kyle tuviese a su alcance el nombre el mortífago encargado de encerrar a su hermano por si se le ocurría alguna locura, como intentar ir a por él en busca de venganza.

Vale… Dile lo que has venido a decirle…, pensé mientras intentaba que mis palabras saliesen. Sin embargo, lo único que sucedió es que me quedé pensativa, en silencio, meditando… y finalmente negué con la cabeza. Me llevé una mano a la frente, suspiré, y finalmente me decidí a hablar.
Pero no de lo que tenía intención de hablar antes de cruzar la puerta.

—Kyle, me alegra que hayas recuperado la esperanza.—Empecé, mi rostro más serio, a fin de transmitirle al muchacho la gravedad de la situación en que nos encontrábamos todos los presentes dentro de aquel refugio.—Pero las cosas no han cambiado. Sigue siendo peligroso salir ahí fuera. Tu cara sigue apareciendo en carteles de ‘Se busca’. Por lo que este sigue siendo el lugar más seguro para ti en estos momentos.—Y siempre, como la situación no cambie.—Así que quiero que me prometas que vas a quedarte aquí. Que no vas a salir a intentar hacer ninguna locura.

No tenía a Kyle como a un muchacho vengativo que aprovecharía cualquier ocasión que tuviese para salir en busca de venganza contra el tal Wolfgang Doyle Rawson. De todos modos prefería asegurarme de que aquella parte estaba clara. A fin de cuentas, no puedo simplemente deshacerme de Kyle, pensé, sintiéndome un poco avergonzada por los pensamientos que traía en la cabeza al llegar al refugio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.850
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 891
Puntos : 461
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Kyle Beckett el Dom Oct 14, 2018 7:26 pm

No podía negar que la información que me había dado Gwen me había devuelto la esperanza por completo. Había hecho que me sintiese muy libre, libre de una muerte la cual nunca había deseado a nadie. La muerte que nunca había querido ser culpable, sentía que algo iba mal, pero en cierto modo sabía de sobras que ahora las cosas estaban un poco mejor. Sentía como que la poca esperanza que tenía sobre las cosas, había vuelto. Y era lo que más necesitaba ahora mismo.

Sin embargo, después de haber visto el informe cuyo cual me había facilitado Gwen, escuche sus palabras. Supongo que el hecho de que no pudiese quedarse mucho tiempo era algo de esperar, Gwen a parte de estar conmigo, tenía una vida fuera, y bueno, digamos que tampoco podía acaparar todo su tiempo conmigo y mis problemas, ella tenía suficientes cosas con su trabajo y su vida. Como todas las personas en este mundo.

Le sonreí de manera dulce y leve asintiendo con la cabeza — Claro, no te preocupes, podemos dejar el café para otro día, queda mucho tiempo para ello — Dije riendo de manera dulce, habían más días en este mundo para tomar algo, para poder estar juntos, y las prioridades son las prioridades — Aunque, gracias por tomar un poco de tu tiempo para traerme esta noticia — Comenté agachando la cabeza de forma leve jugueteando un poco con los dedos de mis manos.

El rostro de Gwen se puso más serio de lo normal, lo cual hizo que el bello de mi cuerpo se pusiera de punta, no sabía que iba a decir, aunque saber que Gwen se alegrase de que tuviera de nuevo esperanza, era algo que me hacía sentir mucho mejor, supongo que era la única persona en el mundo que me podía brindar apenas aunque fuesen dos minutos de su tiempo y estar bien.

Era consciente de todo. Supongo que era necesario darme el golpe que me había dado para ser consciente de los peligros que corría en esos tiempos. De que un mal paso podía hacer que acabases en la cárcel. O peor aún, la muerte.

Por ende cuando Gwen termino de hablar tome una de sus manos con cuidado mirando a sus ojos fijamente — Gwen, soy consciente de todo lo que esta ocurriendo, y te prometo que voy a tener el más cuidado posible, no voy a salir de este sitio durante mucho tiempo — Comenté con una voz suave aunque con un tono de tristeza y melancolía ya que era un chico que amaba pasear por las calles de Londres.

Pero ahora mismo no se podía — Prometo, que voy a hacer todo lo que me digas y todo lo que me pidas — Comenté de manera seria.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.651
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 66
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Gwendoline Edevane el Miér Oct 17, 2018 3:52 am

Un poco de esperanza estaba bien. El mundo en sí ya era un lugar oscuro aquellos días, y cualquier pizca de luz, cualquier pequeño motivo para seguir adelante, todo ello era bienvenido. Sin embargo, y podía decir que lo había experimentado en mis propias carnes, a veces una podía acomodarse en aquel sentimiento de esperanza, de positivismo, y creer que nada malo podía ocurrir.
Y entonces el mundo se aseguraba de arrearte una buena bofetada, haciendo que cayeses de culo al suelo y te quedases ahí sentada, preguntándote cómo algo así había podido ocurrirte.
Yo no quería que Kyle recibiese más de esas metafóricas bofetadas que la vida era capaz de propinarte cuando te atrevías a creer que las cosas iban bien. ¿Quizás debí haberle animado un poco más? ¿Haberle dicho que todo saldría bien? Quizás… muy posiblemente. Pero yo misma estaba en un lugar complicado entonces, y los dramas de la familia Beckett me hacían alejarme de manera instintiva.
Sin embargo, cuando Kyle cogió mi mano, algo dentro de mí se ablandó. La expresión en mi rostro se relajó un poco, y me atreví a esbozar una levísima sonrisa.

—Sé que tendrás cuidado.—Dije finalmente, arrodillándome delante de Kyle y acariciándole la cabeza.—Eres un buen chico.—Y por algún motivo, tu madre parece preocuparse más por otras cosas que por ti mismo, pensé.—Volveré a verte lo antes posible, ¿vale? Mientras tanto, haz caso a los mayores. Y si alguien te dice que salgas a hacerle algún recado, le dices que no, ¿de acuerdo? Y si necesitas algo...—Saqué de mi bolsillo mi teléfono móvil, mostrándoselo a Kyle, y sonriéndole. No necesitaba terminar la frase para que entendiese que estaba a una simple llamada.—Cuídate mucho, Kyle.

Y finalmente le abracé. No pude decirle aquello que había venido a decirle, después de todo. Me sentí un poco cobarde, comprendiendo entonces que no, que no lo era: cobarde habría sido dejarle tirado cuando más me necesitaba. Porque sabía que todo aquel asunto de los Beckett no era problema mío, pero Kyle era casi como de mi familia.
Y una no abandona a su familia.
Sorprendentemente, y por primera vez en meses, me sorprendí al pensar en mi padre, a quien había ignorado tanto tiempo. Y sentí una punzada de culpabilidad.


Lunes 11 de junio de 2018.
Por la mañana...

Ciertamente, había pasado mucho más tiempo del que pretendía que pasase desde mi último encuentro con Kyle. Sí, había mantenido la comunicación por medio de teléfono móvil, pero las circunstancias de la vida me habían impedido visitar la zona segura. Todavía no estaba segura del todo, de hecho: desde el ataque al Ministerio de Magia, muchos ojos estaban puestos en los supervivientes de la tragedia, aquellos que habíamos luchado del lado de Lord Voldemort para proteger el nuevo gobierno.
Sí, me siento muy orgullosa de mi actuación, pensé de manera irónica. Las únicas acciones que me enorgullecían eran cuando había protegido a Savannah de su agresora, y cuando había bajado la varita durante mi duelo contra aquella fugitiva. Eso último había servido más bien de poco: todos los radicales habían sido ejecutados allí mismo, sin ningún tipo de miramientos.
Si por mí fuese, habría seguido tirada en el sofá de Caroline, regodeándome en el asco que sentía hacia mí misma por haber luchado del lado de los mortífagos—y en la culpabilidad que sentía por la muerte de Archivald Salleens, claro—leyendo libros y repasando archivos del Ministerio de Magia a partes iguales, mientras acariciaba a mi gato y Caroline insistía en que me animase, que al parecer “no estaba guapa con el ceño fruncido todo el día”.
¿Y qué me llevó a salir de casa? Algo que había encontrado, precisamente, entre los archivos del Ministerio de Magia. Cierto certificado de adopción que me hizo abrir los ojos. Estaba en medio de la pila de documentos relacionados con la familia Beckett que no había tenido tiempo de examinar del todo.

—Caroline, voy a salir un momento.—Informé a la pelirroja. Era la única que estaba en casa, además de mí, a esas horas; Sam, por suerte o por desgracia, seguía teniendo que trabajar, pues ningún grupo fugitivo radical había destrozado su lugar de trabajo.—No tardaré, no te preocupes. Tengo que… hablar con alguien de una cosa.

Y allí estaba yo, de nuevo, llamando a una puerta, esta vez con mucha más insistencia de la habitual. Estaba golpeándola tan fuerte que la herida del hombro, a medio curar todavía, empezó a dolerme. Así que tuve que dejarlo.
Sin embargo, la puerta no tardó en abrirse. Al otro lado del umbral, una sorprendida Beatrice Beckett compuso una sonrisa confusa al verme allí. No es que la última vez que había hablado con ella hubiésemos acabado muy bien, pero yo hice también mi mejor esfuerzo por no parecer desagradable.

—Hola, Beatrice.—Dije, con una calma que no parecían denotar los insistentes golpes de unos segundos antes. Una leve sonrisa se dibujó en mis labios.—¿Tienes un momento? Creo que tenemos que hablar sobre Kyle...

El rostro de la mujer cambió al momento: la sonrisa confusa desapareció de su rostro, y repentinamente estaba más seria. Quizás no fuese un buen momento, o quizás lo que acababa de encontrar en aquellos documentos explicase muchas cosas.
Fuese como fuese, estaba a punto de averiguarlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.850
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 891
Puntos : 461
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Kyle Beckett el Dom Dic 09, 2018 6:25 pm

Supongo que las personas aprendemos de los pequeños (o grandes) errores que cometemos en nuestra vida. Mi vida, en si había sido un tanto diferente a las demás personas, o mejor dicho. Había decidido que mi vida fuese así, cuando el cambio de gobierno dio a luz a las nuevas leyes, tenía inmunidad hacia todo lo malo que les ocurriría a la sangre sucia o los muggles, pero no era de esperar que aquello fuese solo el principio.

Mi familia era basada por una madre de sangre pura, junto a una madre de sangre mestiza, así naciendo mi hermano, mi hermana y yo, como sangres mestizas, los cuales éramos bien vistos por el sistema capitalista actual. Mi hermano no opto por ninguno de los bandos, simplemente siguió su camino sin molestar a nadie, mi hermana, bueno, ella siempre ha sido la más extremada, no con sus decisiones, sino con el simple hecho de que lo único que le importaba era ella y solo ella. Por mi parte, supongo que por tener más contacto con los muggles y llevarme mejor con ellos opte por luchar por ese bando.

Mi error no fue luchar por lo que creía, sino hacer ver como si nada hubiese pasado y ser un chico normal, pensando que todo estaría bien, que nada ocurriría, pero aquello tan solo era el principio de un infierno el cual yo mismo había creado. Por mi culpa mi hermano había caído preso en el Area-M aunque lo único de bueno que tenía aquello era que estaba vivo.

Por otra parte, el único apoyo que tenía ahora mismo en mi vida era Gwen, mi antigua canguro la cual era como la hermana mayor que nunca había tenido, al menos se preocupaba por mi total bienestar y mi protección, quizá era lo único que necesitaba.

Tras estar hablando tranquilamente con Gwen y haber aclarado ciertas cosas de los papeles que me habían traído, o más bien de la información que me había dado, agradecí con todo mi corazón aquello. Realmente necesitaba saber que la muerte de mi hermano, no había sido sentenciada por aquel hombre, así que debía de vivir con eso.

Ante las palabras de Gwen sonreí con ternura mientras asentía con la cabeza misma junto a una gran sonrisa en mi rostro — Tu eres una gran amiga Gwen, creo que la mejor que he tenido nunca jamás — Dije sonriendo de lado a lado aun con aquellos cabellos negros. Supongo que tardaría mi tiempo, pero, ahora todo estaba mejor. Supongo.

Asentí con la cabeza ante las palabras de Gwen mientras la acompañaba en la puerta — Claro, no te preocupes, aquí te esperare, no puedo ir muy lejos — Comenté con una tierna y nerviosa sonrisa.

Beatrice Beckett.
Lunes. Por la mañana.


Esa misma mañana, Beatrice se encontraba ordenando papeles en la misma casa mientras tomaba su café mañanero para poder despejarse un poco después de tanto lío.

La verdad de todo aquello era que se había visto mi verdadera madre biológica, la cual por alguna extraña razón estaba paseando por las calles de Londres con intención de encontrar algo, cuando Beatrice se la topo cerca de Oxford Circus sus miedos y dudas entraron en pánico por lo que acto seguido empezó a rebuscar por qué había vuelto.

Intento por todos los medios posibles encontrar alguna razón, algún paradero que la identificasen, pero no encontró nada, sin embargo, no se iba a rendir tan fácilmente. Tomo su propio portátil e indago por las redes sociales por si encontraba alguna pista, pero su búsqueda fue interrumpida tras la llamada de la puerta.

Presa del pánico empezó a guardar los papeles y a cubrir algunos con alguna sabana, como si estuviese doblando la ropa. Aquello le llevo unos largos minutos hasta que abrió la puerta.

Algo confusa y extrañada al ver a Gwen intento sonreír de una de las mejores formas posibles — Buenas Gwen, ¿qué te trae por aquí? — Dijo ella un tanto anonadada. Pero el golpe final fue cuando Gwen le habló sobre mí, su rostro automáticamente cambio a uno más serio mientras se quedaba pensando en que hacer, sin embargo, se hecho a un lado — Pasa, será mejor que tomes asiento — Dijo ella con un tono serio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 6
PB : Ty Simpkins
Edad del pj : 14
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 9.651
Lealtad : Burbujita de Freixen
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 114
Puntos : 66
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5691-kyle-beckett-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t5783-the-story-is-so-far-kyle-rs#85049 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kyle BeckettFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.