Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Combustión espontánea || FB || Priv.

Melissa Masters el Lun Sep 03, 2018 3:14 am

Mayo de 2005

La Animagia, así como le había parecido maravillosa a Missy desde la primera vez en que había escuchado hablar de ella, también podía parecer un auténtico dolor en el trasero. Por supuesto, ¿quién no quería poder convertirse en un lobo, un león, un elefante o lo que fuera a voluntad? Todo el mundo, está claro. Ahora bien: ¿quién quiere realmente pasar un mes entero con una hoja de mandrágora en la boca? Nadie, a menos claro que tuvieras planeado un mes en coma en San Mungo, en cuyo caso no sería un desperdicio de tu tiempo ni sufrirías demasiado el sabor amargo. Pero claro, aunque Missy a estas alturas de su vida tenía una cama en San Mungo reservada a su nombre, ese no era el plan. Aun así Missy estaba teniendo éxito hasta ahora: en sólo una noche volvería a haber luna  llena y finalmente podría continuar con el siguiente paso del proceso mágico. Sólo una noche más, ¡sólo una!

Pero claro, las cosas no podían ser tan sencillas. No para una auror de treinta años, cuya vida parecía girar en torno a su trabajo –y en concreto, en las persecuciones a magos y brujas criminales. En ello mismo estaba aquella noche: ella y otros aurores estaban persiguiendo a un grupo de presuntos magos oscuros en el conocido Bosque de Epping. Missy se había separado del resto su persecución a toda velocidad tras uno de los sospechosos, quien era muy hábil con su escoba… mas no tan hábil cuando ésta fue destruida con un “¡Reducto!” de su parte. Missy redujo la velocidad triunfante cuando el mago, jadeante, cayó al suelo, pero no contaba con que él contraatacaría tan rápidamente, incluso a pesar de la herida sangrante de una de sus piernas. Así ocurrió.

¡Desmaius!

Missy cayó de su escoba violentamente, siendo despedida hacia atrás. La caída no le dolió demasiado, no obstante: lo que le dolió fue que el violento golpe –el hechizo le dio en lleno en el pecho– la obligó a prácticamente escupir la hoja de mandrágora cuidadosamente doblada que aún llevaba en la boca, perdiéndose en la espesura cercana. El cuerpo de Missy temblaba, pero no soltó su varita. Aún en el suelo, con sus ropas arruinadas por el lodo, apuntó al mago.

Temblaba de ira.

Inmobulus.

Su voz sonó excesivamente calma para la situación, pero eso no era necesariamente un buen indicador. El siguiente hechizo que ejecutaría no sería pronunciado en voz alta; no obstante, Missy pensó en su conjuro en perfecta claridad mientras sus ojos se fijaban en la figura inmóvil y estupefacta del prófugo.

’Lacarnum inflamarae’.

Una bola de fuego salió disparada de su varita, impactando en la cola de la capa del mago, cuyos ojos estaban fijos en ella con un aire indefectiblemente horrorizado. Missy se tomó su tiempo para ponerse de pie y sacudir sus ropajes en vano, pues la suciedad difícilmente se iría con sólo un sacudón. Ingratitudes de ser un Auror. La bruja dirigió una mirada al mago aún congelado: las llamas estaban creciendo satisfactoriamente, devorando la tela de su capa y ahora también las de sus pantalones, sin duda lamiendo la piel de sus piernas.

Ella sonrió.

¿Hacer caer a una bruja de su escoba? Una falta total de modales, sin duda. Por suerte para ti los Dementores pueden enseñarte de esos también. Ahora… ¿Qué se supone que sigue? Perdóname, estoy un poco aturdida después de tu ataque –su sonrisa creció. No parecía tener demasiada prisa en pronunciar sus palabras. De pronto soltó una carcajada sonora, a la vez que volvía a apuntar su varita hacia él– Ah, sí. Expelliarmus.

¡Masters!

La voz de su jefe. Maldita sea, con lo bien que estaba empezando a dorarse la carne. Un aguafiestas en el sentido más literal de la palabra. Missy puso los ojos en blanco, pero cumplió con la exigencia. De mala gana –aquel idiota había retrasado su progreso en su desarrollo en la Animagia después de todo–, pero lo hizo.

Aqua eructo –esta vez un potente chorro de agua emergió de la punta de su varita, extinguiendo el fuego que ahora llegaba hasta la cintura del hombre. Sus piernas estaban en carne viva. Ella suspiró dramáticamente.

Lo siento Jefe, me asustó. ¿Podría creer que él mismo se incendió? Combustión espontánea, creo que le llaman. En fin, ahí lo tiene: vivo, inmóvil y listo para ser enviado a Azkaban, justo como le gusta al Ministerio.

Y así fue: el hombre sería encarcelado y Missy recibiría un par de “críticas constructivas” de su superior, críticas que no obstante no amenazarían su puesto como Auror. De todas maneras, aquello no fuera realmente considerando por la bruja como un problema: su mayor preocupación, por el contrario, era el hecho de que tendría que esperar a la próxima Luna Llena para volver a intentar el procedimiento de la mandrágora, y quién sabía cuántas veces tendría que volver a intentarlo antes de que finalmente consiguiera finalizar ese complicado paso.

Oh, pero lo conseguiría eventualmente. La paciencia es la gran virtud del cazador, después de todo.


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michelle Gomez
Edad del pj : 43
Ocupación : Miembro Wizengamot
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.700
Lealtad : Neutral
Patronus : Liebre
RP Adicional : 000
Mensajes : 72
Puntos : 20
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6250-melissa-masters http://www.expectopatronum-rpg.com/t6298-say-something-nice-relaciones-de-missy http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Melissa MastersWizengamot
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.