Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Back then, when everything changed [FB] [Giovanni Medici] [Libre]

Astlyr Crowley el Miér Sep 12, 2018 11:30 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Lunes 19 de diciembre, 2016 || Sala común de la casa Slytherin, mazmorras de Hogwarts || Por la noche

Astlyr se encontraba tumbada en la cama, mas no dormía. ¿Cómo iba a dormir, dadas las circunstancias, dada la emoción que la embargaba? Estaban a punto de ocurrir cosas maravillosas, y allí estaba ella, tumbada en la cama, pretendiendo dormir con los ojos clavados en el techo.
La carta de su padre había llegado acompañada de un paquete. No había sido una misiva entrañable, llena de palabras de ánimo y manifestaciones de orgullo, sino una breve. Un mero aviso.

A partir de esta noche, las cosas cambiarán. Ya no tendremos que escondernos. Sin embargo, para ello quizás haya que esconderse una vez más.
¿Crees que serás capaz de formar parte del cambio?
Sabrás cuándo es el momento.

¿Y qué contenía el paquete? Un maravilloso regalo. Astlyr lo abrió en la privacidad de su cuarto, igual que hacía cada vez que recibía correo de su padre. Al fondo de la caja, unos ojos vacíos en un rostro metálico e inexpresivo le devolvieron la mirada. La muchacha había sonreído con satisfacción al recibir su máscara de mortífaga.
Ahora, solo cabía esperar. Solo cabía tener un poco más de paciencia, y por fin podría desatar todo su odio. En especial hacia Stella Thorne, esa asquerosa y apestosa leona a la cual se la tenía jurada. No podía esperar a encontrarla, a inmovilizarla con su magia para poder torturarla a gusto. La haría sufrir para después darle una muerte casi misericordiosa. ¡Oh, sí, aquello iba a ser glorioso!
¿Pero cuánto tiempo pasó realmente? ¿Cuánto tiempo estuvo esperando Astlyr Crowley, mientras visualizaba la cabeza cercenada de Stella Thorne, mientras se visualizaba a sí misma portando la máscara que su padre le había regalado, manchada con la sangre de Thorne, mientras la cabeza de la susodicha colgaba de su mano izquierda, sus dedos aferrados a los mechones del pelo de la Gryffindor? No sabría decirlo con exactitud, pero a Astlyr se le antojó demasiado tiempo.
Y entonces empezó a escuchar algo. ¿Qué eran aquellos sonidos? ¿Un enfrentamiento en ciernes? ¿Por fin habían llegado los mortífagos? No fue la única en revolverse inquieta en su cama, pues algunas compañeras de casa también despertaron. Comenzaron a preguntarse qué sucedía entre murmullos, a medida que los sonidos en el exterior se iban haciendo más fuertes.

—Algo maravilloso.—Respondió la Crowley con una sonrisa en los labios, mientras se cambiaba de ropa con un movimiento rápido de varita, para a continuación abrir su baúl y sacar la máscara.

Astlyr se puso en pie sujetando la máscara entre sus manos, todavía sonriente. Algunas de sus compañeras profirieron gemidos de asombro al contemplar el objeto entre sus manos, pero ella las ignoró. Se limitó a ponerse la máscara y a subirse la capucha, dedicando una breve mirada de desprecio a las demás. Sin decir palabra, se encaminó hacia la puerta, empuñando su varita y dispuesta a ser parte del cambio.

Off rol:
Como dice el título, este es un tema libre ambientado en el evento que concluyó con el cambio de gobierno. Cualquiera, alumno entonces o adulto con una buena razón para estar en Hogwarts, puede unirse. ¡No seáis tímidos! No tenéis que luchar, siquiera. Podéis esconderos, narrar cómo os escondéis y demás.
Este tema es principalmente para aquellos que tengan interés en mostrar el punto de vista de su personaje de aquella noche y que no haya tenido ocasión porque no estaba en el foro todavía, o simplemente porque su pj no había sido creado.
¡Animaos! :dios:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.802
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 86
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Giovanni Medici el Vie Sep 21, 2018 10:16 am

No podía dormir, llevaba un buen rato postrado en la cama mirando al techo del dormitorio de hombres. Intentaba concenctrarme en quedarme dormido pero las cosas no parecían funcionar como era debido. Repasaba números en mi cabeza, recetas de pociones, mentalmente trataba de repetirme algún cuento... pero nada parecía hacerme caer dormido.

"Oh Ardan, vas a seguri escabullendote en mi cerebro todas las noches hasta que esté con tan pocas horas de sueño que rinda en clase tan poco como tú..." me dije en mi mente mientras force´mis ojos a cerrarse. Y es que ahí radicaba el problema: Ardan. Mi gran amigo de todos estos años en Hogwarts, la persona con la que me sentía más cómodo hablando... él mismo ahroa amenazaba con ser también el unico que me hiciese perder el sueño.

"Si le digo lo que estoy sintiendo, se asustará... ya no querrá verme, no entiendo por qué sigo insistiendome en querer hablar de esto con él... sabiendo que esas son las consecuencias" me recriminé y estaba por intentar nuevamente dejar de pensarle y lograr dormir, cuando unos estruendos se hicieron escuchar por el castillo.

-¿Escucharon algo?- dije de inmediato esperando etuviera alguien mas despierto.

-Si... y sigue- dijo una voz media somnolienta.

Efectivamente, los sonidos continuaron, comenzó a elevarse el volumen de aquellos sonidos. Varios nos levantamos de la cama, otros permanecieron inmóviles, estaba sucediendo... estabamos en un ataque.

Los tiempos en el mundo mágico cada día lo habían venido anunciando, la familia de mi padre lo había asegurado durante los últimos meses... pero no pensaba que sucedería pronto. Ahora todos estaban despiertos, las chicas salieron de su respectivo dormitorio y ya estábamos varios reunidos en la Sala Común, de inmediato un par de chicos salieron corriendode la torre con una sonrisa extraña en sus rostros.

-Los de primero y segundo quédense en el dormitorio. Los de los últimos 3 cursos lo mejor sería dividirnos, los que se quieran quedar a cuidar al resto y los que deseen seguirme, hay que estudiar lo que está sucediendo y pensar una forma de ayudar que sea inteligente y efectiva- dijo la voz de la prefecto de la casa, a lo que varios asentimos y acto seguido tomamos las varitas para salir de ahí con cautela los que habíamos decidido salir a ver lo que sucedía.

Tardamos más en abandonar la Torre de Ravenclaw que en lo que vimos la magnitud del problema. Pude ver como el ataque daba comienzo, un hechizo impacto cerca de nosotros desde la ventana provocando que terminaramos dispersándonos.

-Joder, casi nos dan... hay que salir e aquí e intentar estudiar esto desde otro punto- dije a dos chicas y un chico que se habían quedado junto a mí. Ambos asintieron y comenzamos a recorrer los pasillos. Pude notar varios compañeros siendo partícipes, tanto del bando de los mortífagos... no les reconocía pero su complexión delataba que eran alumnos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Otto Seppalainen
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza (Es un secre
Galeones : 3.900
Lealtad : --
Patronus : Gato Birmano
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6124-giovanni-medici-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Astlyr Crowley el Dom Sep 23, 2018 1:49 am

Caos. Un perfecto y embriagador caos se respiraba, todo alrededor, a medida que Astlyr Crowley ascendía las escaleras en dirección a la planta baja.
Ataviada con su máscara, cada bocanada de aire que expulsaba por su boca la golpeaba en la cara, antes de abandonar el receptáculo metálico a través del orificio de la boca. Sentía el corazón acelerado en el pecho, y sus latidos parecían retumbar en sus sienes. ¿Nerviosa, después de todo?, se preguntó la joven Slytherin, creyendo por un momento que estaba viviendo un sueño.
Pero no era así. La batalla había dado comienzo, y a su alrededor resonaban sus estruendos: explosiones, gritos, sonidos de hechizos… Al principio tenues, después más intensos. Todo había comenzado, y ella iba a ser parte de ello.

Planta baja

El primer desgraciado en cruzarse con Astlyr fue un muchacho de la casa Hufflepuff. No debía tener más de doce o trece años, y más que aterrorizado parecía confuso. Detrás de sus enormes gafas, sus ojos aparecían somnolientos, y en efecto todavía llevaba su pijama. ¿Lo había sorprendido Astlyr volviendo del cuarto de baño?
Al principio, el joven Hufflepuff de cabellos dorados no reparó en ella. Se había detenido en medio del pasillo, escuchando los todavía distantes sonidos de la batalla con incredulidad. Astlyr carraspeó, inclinado ligeramente la cabeza a la izquierda, y fue cuando el niño reparó en ella. Sus ojos se abrieron como platos.

—¡Son mortí…!—Empezó a gritar el muchacho, pero Astlyr le interrumpió en medio de la frase.

Fulmen Cruciatus.La oscuridad del pasillo se vio iluminada por el chorro de chispas eléctricas que acertó de lleno al muchacho. Empezó a sacudirse, y Astlyr sonrió con satisfacción. Parecía un muñeco de trapo. Ni siquiera podía gritar, y se contorsionaba de manera involuntaria. La joven Crowley le mantuvo así durante unos cuantos segundos, hasta el punto de que empezó a brotar un leve humillo del cuerpo del chico. ¿En serio está a punto de arder?, se preguntó la Crowley, maravillada.

El niño terminó cayendo, inmóvil, en el suelo, cuando Astlyr se cansó de él. No tenía la más remota idea de si estaba vivo o no, pero algunas partes de su pijama se habían incendiado. Ese mismo humo de antes brotaba de él. Si estaba vivo, sería de milagro. Pero los Hufflepuff no me importan una mierda, pensó la muchacha, mientras ponía la vista en su objetivo de verdad: la sala común de Gryffindor. Espérame, Thorne, que ya voy a por ti.
Se encaminó en dirección a las escaleras móviles, y cuando alcanzó la base de estas, la joven Crowley pudo comprobar de primera mano cómo se recrudecía la batalla: mortífagos contra magos del colegio se batían en duelo en las escaleras.
Una mortífaga lanzó un hechizo repulsor a una alumna. Ambas se encontraban a la altura del cuarto piso, por lo que la alumna salió despedida y se despeñó en caída libre hasta que su cuerpo golpeó el suelo a pocos metros de Astlyr. Al golpearse, se produjo un crujido húmedo, y la alumna ya no se movió más.
Astlyr, fascinada, no podía apartar la mirada de ella. Sonreía bajo la máscara, deleitada por el espectáculo que acababa de presenciar. ¡Dios, mira eso! Se le ha retorcido el cuello, y todavía mueve la mano, pensó mientras contemplaba los últimos estertores de la alumna muerta. ¿Le pasaría lo mismo a Stella Thorne cuando le cortase la cabeza? ¿Su mano seguiría moviéndose durante unos segundos antes de quedarse inmóvil del todo?

—Esto es maravi...—Pero esta vez fue ella quien no pudo terminar su frase. Un hechizo la golpeó con fuerza por la espalda. Sintió cómo la golpeaba algo invisible en el hombro derecho, haciéndola trastabillar y produciéndole un dolor agudo. Astlyr se volvió para mirar a quien le había atacado, y pudo comprobar que se trataba de una alumna de cabellos oscuros, perteneciente a la casa Hufflepuff por el aspecto de su túnica.—Vas a lamentar eso, zorra.—Amenazó Astlyr, poniéndose en guardia y preparándose para el duelo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.802
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 86
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Lohran Martins el Miér Sep 26, 2018 1:13 pm

Los sonidos que despertaron a Lohran Martins, al principio, le parecieron fruto de un sueño. No sería la primera vez que lo ocurría, y por lo que Martins sabía, era un mal común a toda la raza humana. El cerebro humano era complejo, en especial cuando entraba en un estado de duermevela como aquel en que se encontraba el ex-Hufflepuff.
Pudo haber seguido durmiendo, enfrascado en un sueño que nada tenía que ver con aquellos sonidos. Su mente consciente habría identificado esos sonidos como algo que no se correspondía con lo que estaba sucediendo; la mente inconsciente, por otro lado, lo integró todo perfectamente.
Y habría seguido durmiendo… pero algo le llevó a abrir los ojos.

Hogsmeade, durante el ataque…

Una mujer fue lo primero que Lohran vio al abrir los ojos. La mujer le zarandeaba con urgencia, y el joven Martins, demasiado adormecido todavía, no comprendía lo que le estaba diciendo. Hasta que escuchó algo relacionado con un ‘ataque’, acompañado del sonido de una explosión en la lejanía. Sus ojos se abrieron de par en par.

—¡¿Ataque?! ¡¿Ha dicho ataque?!—Preguntó un Lohran cuyo corazón se había acelerado, preso de la urgencia.

La mujer le explicó todo vagamente, y entonces salió corriendo escaleras abajo. El instructor de aparición se quedó solo en su habitación, intentando comprender lo que ocurría… hasta que una clara imagen apareció en su mente: su hermana pequeña. A sus quince años, la joven todavía cursaba sus estudios en Hogwarts, y por consiguiente allí seguía.
Lohran se vistió apresuradamente, echando mano de su varita, y bajó las escaleras a la carrera. Con grandes zancadas recorrió la recepción del hostal en que se estaba hospedando aquellos días, en los cuales estaba impartiendo clases de aparición a los alumnos mayores de edad. La puerta principal estaba abierta, y nada más salir al exterior, el joven comprendió el motivo.
La gente se congregaba en las calles del pueblo, la mirada fija en la dirección en que se encontraba el colegio Hogwarts. Lohran mismo miró en aquella dirección, y pudo ver los destellos en el cielo. Destellos de magia. También de allí procedían los sonidos que claramente pertenecían a una batalla.

—¡No, joder!—Exclamó Lohran, para acto seguido ponerse en marcha. Echó a correr, al tiempo que pronunciaba el nombre de su hermana. ¡Tenía que hacer algo por ella, por peligroso que fuese!

Así que el ex-Hufflepuff se encaminó al colegio Hogwarts. Tras correr algunos metros, utilizó la aparición para llegar antes. Le sorprendió encontrarse con algo que le causó una gran desazón: la barrera que impedía la aparición, junto con el resto de barreras, había desaparecido.
Y aquello no podía ser debido a nada bueno.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 2.700
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 24
Puntos : 11
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Giovanni Medici el Jue Sep 27, 2018 11:30 am

Duramos un rato escabulléndonos de los hechizos, de vez en vez contraatacando a quien fuera sin importar de que lado estuvieran, tratando de no dañar demasiado... al menos esa fue mi indicación. Parecía que los mortífagos eran los culpables de todo aquello, era una invasión, era lo que había dicho mi abuelo que sucedería pronto... aún su voz llena de orgullo resonaba en mi cabeza.

Mi familia paterna era purista completamente, estaban bien colocados en la sociedad mágica y tenían un historial de pureza bastante implacable. Mi madre, por su parte, prefería guardar silencio para evitar algún roce, aún así ambos habían estado ayudando a la causa desde sus inicios y yo, pues con aquellos roces en mi infancia con los muggles entendía perfectamente el desagrado por ellos de parte de muchos magos.

-Vamos, yo los cubro-
dije a los que me seguían, a pesar de ver la magnitud de la batalla que se había formado, aún no medía la gravedad realmente. Pero las cosas no continuaron así demasiado tiempo, porque un hechizo golpeó contra una chica que pasaba frente a mí. Las cosas fueron como si el tiempo se detuviera frente a mis ojos, la vi salir despedida y cayendo al vacío hasta que golpeó seco contra el suelo: estaba muerta.

Me quedé pasmado durante varios segundos mirando la escena, mis otros compañeros quedaron igual. Fue entonces que nos dimos cuenta de la magnitud de todo, otro hechizo pego cerca de nosotros y una de las chicas que estaban conmigo comenzó a retorcerse, era un cruciatus.

-Estan locos, nos van a matar a todos- declaré con impotencia. El ataque parecía que no discriminaba, básicamente era "primero atacar, luego preguntar".

Cuando la chica dejó de retorcerse comenzó a llorar, fui hacia ella para ayudarla a ponerse de pie, coloqué su brazo por detras de mi cuello y ayudé a bajar varios pisos al mismo tiempo que nos protegía con un Protego. Era diícil escapar así, pero llegué a la planta baja...

PLANTA BAJA

-Vayan para el embarcadero y traten de esconderse ¿Si?... dudo que vayan para allá- les indiqué para tomar marcha de regreso al castillo.

En el momento pensé en Ardan, sabía que si estaba participando estaría del lado de los mortífagos, pero eso no lo dejaba fuera de peligro. Necesitaba que se envolviera lo menos posible en todo esto en lo que pasaba el rato, todo era un caos y los heridos no solo serían los que los puristas quieren.

-¿A dónde tan solito, rubio?- escuché una voz masculina bastante aguda antes de sentir como un maleficio me golpeaba de lleno en la espalda lanzándome contra la pared de piedra del recibidor -¿Ayudando a tus amigos ratas mestizas, eh?... creo que no te das cuenta de lo que pasa por acá...-

-Depulso- exclamé en cuanto pude empuñar la varita contra él, no dejando que terminara lo que quisiera decir. Esperaba no haber sido visto por otros mortífagos o la cosa se me iba a complicar. Tenía que definir que hacer, no podía intentar quedar bien con ambos bandos...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Otto Seppalainen
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza (Es un secre
Galeones : 3.900
Lealtad : --
Patronus : Gato Birmano
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6124-giovanni-medici-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Astlyr Crowley el Dom Sep 30, 2018 2:29 pm

Astlyr, su rostro oculto tras la máscara de mortífaga, intercambió varios hechizos con aquella inconsciente alumna de Hufflepuff que había escogido rebelarse contra el cambio, contra lo inevitable. La magia utilizada por esta última era muy básica, y poco o nada podía compararse con la destreza que la joven Crowley había desarrollado en gran parte gracias a las enseñanzas de su padre. ¿Cómo iba a pretender compararse una simple estudiante a la mejor hija de Sebastian Crowley? Ridículo, risible, y así pretendía la joven Slytherin dejarlo habclaro.
Jugó con ella apenas un minuto, pues el tiempo apremiaba. Si quería atrapar a Thorne y cortarle la cabeza, tendría que darse prisa. Así que, tras detener con un eficaz hechizo de protección un último ataque de su adversaria, Astlyr se puso seria.
Conjuró un hechizo explosivo que, aparentemente, la estudiante esquivó. Sin embargo, no fue así, pues en ningún momento pretendía Astlyr golpearla. El hechizo impactó sobre la pared del fondo, haciendo saltar por los aires una parte. Varios pedazos de roca salieron disparados en varias direcciones. Astlyr utilizó su magia para redirigir uno de estos pedazos, grande, hacia la chica. Se le clavó en el cuello, en un lateral, y su reacción fue inmediata: se quedó patidifusa, posiblemente sintiendo un gran dolor, mientras de la herida manaba sangre a borbotones.

—Patética.—Dijo Astlyr con desdén, observando cómo la chica asía el pedazo de roca que sobresalía de su cuello con su mano, al tiempo que caía de rodillas.

Para entonces, lo que rodeaba a Astlyr era un perfecto caos: alumnos y mortífagos se batían en duelo. Algunos alumnos se habían puesto del lado de los mortífagos, por supuesto, mientras que otros habían escogido el bando opuesto; algunos, los más patéticos, habían escogido esconderse y lloriquear, y a la joven Crowley le apetecía reírse de ellos.
Pero no había tiempo. Tenía que encontrar a Thorne.
Astlyr se encaminó hacia las escaleras, con intención de alcanzar la sala común de Gryffindor. Sin embargo, no llegó a poner un pie en el primer escalón cuando vio pasar algo por el rabillo del ojo. Un cuerpo, siendo arrojado por un hechizo. Instintivamente, Astlyr se volvió para ver quién era el desafortunado, y lo que se encontró fue a un mortífago despatarrado en el suelo, posiblemente inconsciente. Patético, pensó Astlyr mientras negaba con la cabeza.
Esta pequeña distracción fue suficiente para que Astlyr también fuese atacada, quizás en una suerte de venganza del karma. Y es que, desde unos cuantos escalones más arriba, y mientras se regodeaba en la derrota del mortífago, alguien la golpeó en plena cabeza.
El golpe sonó a metálico a causa de la máscara, e hizo que Astlyr rodase por el suelo totalmente aturdida. Una vibración de metal sonaba en sus oídos, y su visión era borrosa. De algún modo, logró incorporarse hasta quedar a gatas, pero comprendió que había perdido la varita cuando se miró la mano derecha y la encontró vacía.

—¡Zorra mortífaga!—Exclamó su agresor, un joven que probablemente se encontrase en el último curso, y que empuñaba en sus manos un bate de golpeador.—¡Voy a hacerte puré esa puta cabeza!—Añadió a voz en cuello, al tiempo que arreaba un nuevo golpe contra la cara de Astlyr.

Este golpe fue peor que el primero, y tan fuerte que arrancó la máscara a Astlyr de la cara. Esta salió despedida y rodó por el suelo—hasta el punto en que se encontraba Giovanni Medici, cosa de la que Astlyr en ese momento no era consciente—mientras que la cara de Astlyr mostraba varias lesiones: laceraciones causadas por el roce del metal, un corte profundo sobre la ceja izquierda que derramaba sangre sobre su ojo, y una nariz rota que igualmente derramaba sangre sobre sus labios.
Aturdida por el dolor, Astlyr no pudo más que intentar volver a incorporarse—el segundo golpe la había vuelto a tumbar—hasta quedar de rodillas. Su agresor, con ojos furibundos, se disponía a asestarle un nuevo golpe, mientras ella buscaba su varita.
El siguiente golpe iba a ser peor incluso que los anteriores, pues ya no tenía nada que pudiera amortiguarlo. Su rostro estaba ya totalmente expuesto.

Estudiante agresor de Astlyr = #e0714c
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.802
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 86
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Lohran Martins el Dom Sep 30, 2018 2:31 pm

Terrenos de Hogwarts

A Lohran Martins, mientras corría en dirección al castillo, le provocaba una terrible desazón el hecho de que le hubiera resultado tan sencillo entrar en la que se suponía era la fortaleza mágica más segura de toda Inglaterra. Con los pulmones ardiendo y los músculos chillando en protesta por lo desenfrenado de su carrera, el joven hijo de muggles se preguntaba una y otra vez una sola cosa: ¿Estará bien mi hermana?
Tenía que dar con ella. Aunque en ese entonces Lohran no lo sabía, más pronto que tarde su familia se vería reducida a sus dos hermanas. Si ya entonces el joven amaba a su familia por encima de cualquier cosa, la situación en meses venideros no haría sino reforzar aquel sentimiento fraternal hacia las dos. Poco importaba que su hermana pequeña no compartiese padre con él; Lohran no hacía distinciones entre ella y su melliza.
El castillo se alzaba como un gigante unos metros más adelante. A esas horas de la noche, sus ventanas deberían permanecer oscuras como ojos ciegos mirando al horizonte. Sin embargo, destellos ocasionales las iluminaban, síntoma inequívoco de que en su interior tenían lugar múltiples duelos mágicos.

—Tengo que darme prisa o...—Murmuró Lohran Martins con un resuello, pero sin lograr terminar su frase debido a una interrupción. ¿Qué interrupción? Un hechizo, que impactó en el suelo a unos centímetros de su pie, provocando una pequeña explosión que hizo a Lohran salir despedido y rodar por el campo.

Quedó tendido boca arriba, dolorido y lacerado en distintas partes de su rostro. Gruñó de dolor al sentir su espalda como si se la hubiesen golpeado varios púgiles durante un combate de boxeo un tanto injusto. Sí, exacto, el perdedor de dicho combate de boxeo hipotético era el propio Lohran.
El brasileño intentó levantarse, gruñendo durante el proceso, y logró incorporarse hasta quedar sentado sobre la hierba. Se estaba preguntando el origen del hechizo, si sería un hechizo intencionado hacia él o simplemente uno perdido de un duelo que se mantenía en las cercanías, cuando obtuvo respuesta.

—¡Casi le das! ¡Un poquito más a la izquierda y le habrías volado el pie!—Exclamó una jubilosa voz, distorsionada en parte por la máscara de mortífago que ocultaba su rostro. Parecía ser un hombre.

—Pero le he hecho caer al suelo. Eso tiene que contar para algo.—Negoció otra voz masculina igual de distorsionada que la primera, a todas luces el artífice del hechizo que había estado a punto de acertar a Lohran.

—Te llevas puntos por ‘casi’ darle.—Respondió el primero con un bufido de desaprobación, como si no estuviese muy dispuesto a conceder esos puntos de los que hablaba.

—Bueno, pues al menos voy a cargármelo. A ver si tengo más suerte la próxima vez.—Dijo el segundo, que no parecía muy contento con el resultado de aquella pequeña discusión.

Lohran vio a dos mortífagos detenerse a pocos pasos de él, empuñando sus varitas. Supuso que el responsable de que estuviese en el suelo en esos momentos era el que tenía la varita apuntada directamente hacia él. Se trataba de una varita de color blanco, con una especie de espinas recorriendo toda su superficie. Lohran aún no lo sabía, pero aquella varita acabaría convirtiéndose en suya… aunque no por la obediencia que esta le tuviese.
El brasileño ni siquiera pensó en razonar con aquella gente. Mientras se acercaban, se había asegurado de tener lista su varita, y ahora que los tenía cerca, consideró que aquel era el momento perfecto para actuar.
Alzó la varita con presteza, conjurando un hechizo repulsor en dirección al mortífago de la varita blanca, el cual no tuvo ni tiempo a reaccionar: salió despedido varios metros hacia atrás, dejando patidifuso en el proceso a su compañero. Esta sorpresa la aprovechó Lohran para lanzarle un segundo hechizo repulsor al susodicho, el cual sin embargo tuvo tiempo de ejecutar un hechizo protector. Tras eso, contraatacó.
Lohran se desapareció, apareciéndose a la espalda del tipo. Ejecutó una floritura de varita, pero no llegó a conjurar el hechizo que tenía en mente. En su lugar, recibió un doloroso hechizo que le hizo caer de rodillas, y cuando este cesó y Lohran pudo buscar su origen, se encontró con el primer mortífago, al que había lanzado por los aires, caminando hacia él.

—Lo has intentado. Pero eres claramente inferior. Haré que tu muerte sea muy dolorosa...—El mortífago casi parecía saborear sus palabras, a medida que caminaba en dirección a Lohran y le apuntaba con su varita.

—Lo siento...—Empezó a decir Lohran mientras hundía los dedos de la mano derecha en la hierba y la tierra que había por debajo, cerrando poco a poco el puño.—...pero no estoy interesado en la oferta.

Lohran arrancó un pedazo de tierra y, con toda su rapidez, lo arrojó contra la máscara del mortífago. El terrón golpeó la máscara del tipo, y por su reacción, algo de tierra debió entrarle en los ojos. Retrocedió intentando sacudirse la tierra de la máscara, aparentemente confuso. Su compañero no se hizo esperar y atacó con un hechizo, pero Lohran una vez más se desapareció, apareció a espaldas de él y ejecutó una certera patada de capoeira directamente a la parte trasera de su cabeza.
El mortífago cayó a plomo al suelo, inconsciente, y Lohran no perdió el tiempo. Avanzó en dirección al otro mortífago y le arreó una patada en la entrepierna. Con todas sus fuerzas. El efecto fue inmediato: el mortífago se dobló de dolor, sujetándose sus partes, mientras caía de lado en el suelo y gimoteaba.

—Eso por lo de antes...—Murmuró Lohran, quien no perdió un segundo más antes de salir corriendo en dirección al castillo.

Mortífago 1 = #39ad7b] | Mortífago 2 = #79ad39
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 2.700
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 24
Puntos : 11
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Giovanni Medici el Vie Oct 05, 2018 6:32 am

Tampoco había señales de Bianca, mi prima, por ningún lado. Lo cual no sabía que tan nervioso me ponía, porque el verla en medio de todo este caos me parecería aún mas preocupante, pensar en que algo podría pasarle simplemente no quería siquiera imaginarlo.

En cambio, Ardan, no estaba tan seguro de que estuviera ausente, después de todo llevaban máscaras y podía ser cualquiera de los mortífagos. Tal vez si buscaba uno lo suficientemente alto podría arriesgarme a preguntarle si era él.

"Y si no es, me lanza un Avada y ahí acabará todo" pensé mientras quería escabullirme hacia alguna de las torres. Me limitaba a lanzar protego para proteger mi cuerpo de los ataques que volaban de un lado a otro. Tanto caos iba a traernos un saldo rojo considerable, lo presentía, cosa que a gran parte de mi familia paterna probablemente le parecería un alivio.

Continué subiendo las escaleras cuando al doblar a uno de los pasillos vi a un tipo dándole un batazo a uno de los mortífagos por detrás. El golpe retumbó, siendo audible incluso por encima de los gritos, explosiones y hechizos. El siguiente golpe no se hizo esperar y la máscara de el mortífago salió volando hasta la altura de mis pies, miré a quien fuese dueña de aquello: era Astlyr, de Slythering.

Fue ahí que sentí nuevamente el tiempo pasar demasiado lento frente a mis ojos. Había tratado con ella en varias ocasiones durante el tiempo en Hogwarts, tenía su carácter pero era precisamnete lo que me agradaba. Verla ahí incorporándose completamente confundida, mirar los ojos llenos de odio del chico agresor y que se podía notar que estaba dispuesta a matarla a golpes en la cabeza. Tal vez los ideales de los dos bandos no eran los mismos, pero el odio mutuo era completamente palpable, ambos tomarían la oportunidad de asesinarte cuando les fuera posible.

Recordé a mi abuelo, cuando solo había pasado un día de mi incidente con los niños muggles que me molestaban continuamente: "No hay nada que puedan hacer los enemigos de la pureza, Gio. Tu padre lo entiende, tu madre lo entiende aunque parezca renuente ella sabe que es inevitable, que le conviene acatarse a las cosas. Los Medici tenemos que servir siempre al bien mayor, a nuestro legado como magos. Si seguimos permitiendo las libertades que hay ahora, pronto nacerán mas mestizos, sangre débil, incluso squibs. Mas generaciones sin magia y eventualmente todo esto desaparecerá. Estamos condenados si continuamos como ahora, por eso es que apoyamos la causa, ¿te gustaría un mundo donde ningún mago existiera o que fueramos tan pocos que tuviesemos que servir a los muggles?, esos niños que te amarraron al árbol, si no fuera porque tenemos que escondernos de ellos estoy seguro que hubieras podido darles su merecido...demostrar que somos mejores".

Apunté la varita con fuerza al agresor de Astlyr, gente como él solo iba a dañarnos más y tal vez ahora estaban negados... pero nos lo van a agradecer en algún momento, cuando vean como nuestro mundo se alza por encima de todo.

-Incarcerous- exclamé con fuerza, las gruesas cuerdas salieron de la punta de mi varita apresando al chico con el bate, derribándolo al suelo. Las cuerdas apretaron mas que nunca, lo había usado antes en duelo pero no con esa potencia, podía notar como comenzaban a razgarle la ropa.

Corrí hacia Astlyr y le apunté con la varita -Ennervate- pronuncié para hacerla volver completamente en sí -Eso estuvo cerca, levántate. Ese cabrón casi te mata- dije mirando al tipo que continuaba apresado. Estaba pidiendo ayuda, al parecer no faltaba mucho para que se quedara sin aire.

-Vámonos, ya alguien se apiadará de él... tal vez- dije con brusquedad indicando el camino con un movimiento de cabeza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Otto Seppalainen
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza (Es un secre
Galeones : 3.900
Lealtad : --
Patronus : Gato Birmano
RP Adicional : 000
Mensajes : 62
Puntos : 50
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6124-giovanni-medici-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Astlyr Crowley el Sáb Oct 06, 2018 2:47 am

El mundo se volvió inestable, como el mar en medio de la tormenta perfecta: todo se movía, y Astlyr sentía que no había nada a lo que agarrarse. Un dolor sordo que, sospechaba, empeoraría mucho en el futuro—siempre y cuando para entonces su cabeza no fuese un montón de papilla, claro—la atenazaba. Sentía algo húmedo, caliente y pegajoso cayendo por su mejilla. Sangre, aportó su lento cerebro, mientras un cuerpo igual de lento se arrastraba para intentar hacerse con la varita, que en medio de ese mar turbulento parecía por momentos muy cerca y por momentos muy lejos.
La sombra de su enemigo se cernía sobre ella, pero la Crowley estaba demasiado aturdida y centrada en su objetivo como para darse cuenta. Resultaba irónico pensar que, si las cosas seguían por aquellos derroteros, Astlyr posiblemente muriese sin saber cómo, sin darse cuenta de nada.

—Puta Crowley...—Dijo alguien a kilómetros de distancia de ella, alguien que en realidad estaba muy cerca. Astlyr escuchaba mal, como si tuviese los oídos llenos de algún tipo de líquido.—¡...te voy a aplastar la puta cabeza como si fuese una calabaza!

Dicho esto, el estudiante alzó el bate con ambas manos por encima de su cabeza, bajándolo a continuación con fuerza. De haberse dado cuenta de lo que estaba ocurriendo, Astlyr Crowley habría cerrado los ojos y se habría preparado para la muerte. Sin embargo, no cejaba en su empeño de recuperar su varita, creyendo que todavía tenía una oportunidad.
Y la tenía. Aunque no gracias a ella misma, precisamente.
Astlyr se perdió el momento dudosamente heroico de Giovanni Medici—no podemos olvidarnos de que allí la asesina era ella—derrotando al estudiante del bate. También se perdió el momento en que el bate le pasó rozando, casi acariciando, los rubios y despeinados cabellos en su coronilla, y nunca fue consciente de lo cerca que había estado de la inconsciencia o la muerte, lo que llegase primero.
Lo siguiente que supo fue que el mundo, de una forma exagerada y repentina, perdió la irrealidad que hasta entonces tenía: todo dejó de temblar a su alrededor, y los sonidos de la batalla volvieron a llegarle claramente a los oídos. Además, alguien estaba ayudándola a ponerse en pie.

—¿Medici?—Consiguió articular Astlyr, de manera dubitativa. Como esperaba segundos antes, de repente el dolor de cabeza se hizo intenso como una puñalada en el mismo centro nervioso de su cerebro, y apretó los dientes a consecuencia.—¿Cómo…?—Empezó a preguntar, al tiempo que cerraba sus dedos entorno a la empuñadura de su varita.

El estudiante Ravenclaw la ayudó a ponerse en pie. De haber contado con las fuerzas necesarias, Astlyr le habría empujado para que la soltase; después de todo, su orgullo como Crowley le impedía recibir ayuda de otros. Pero en ese momento se sentía débil, torpe, y sabía que de hacer algo así, posiblemente acabaría de nuevo en el suelo.
Incapaz de hacer gran cosa, Astlyr decidió obedecer a Medici. Asintió con la cabeza—mala idea, el mundo dio unas cuantas vueltas a su alrededor cuando lo hizo—y se dispuso a seguir a su compañero.

—Mazmorras.—Dijo a duras penas.—Nos esconderemos allí hasta que recupere fu… fuerzas...—Concluyó, sintiendo aquella lengua como si no fuese la suya. Y es que, pese a todo, Astlyr Crowley no tenía pensado abandonar la batalla. Pensaba recuperar un poco el aliento y volver para enfrentarse con Stella Thorne. Tenía que encontrarla, conseguir su cabeza, y pasearla por todo Hogwarts.

Mientras los dos alumnos se encaminaban en la dirección correcta, la máscara de mortífaga de Astlyr Crowley permanecía en el mismo lugar en que había caído, manchada con la sangre de la joven Slytherin. Alguien, batiéndose en duelo con otro alguien, terminó pateándola sin querer y enviándola escaleras abajo. El objeto metálico rebotó peldaño tras peldaño y acabó en suelo de la planta baja.
Alguien, a saber quien, terminó pisándola y, a consecuencia, acabó en el suelo. Un destello verde acabó con la vida de este incauto, que no había mirado bien donde pisaba...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Kathryn Love Newton
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.802
Lealtad : Familia Crowley
Patronus : Nunca
RP Adicional : 000
Mensajes : 86
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6098-astlyr-crowley-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6104-cronologia-de-astlyr-crowley http://www.expectopatronum-rpg.com/t6103-correspondencia-de-astlyr

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.