Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Auror por vocación. [Phoenix Ainsworth]

Leonardo Lezzo el Dom Sep 30, 2018 11:27 pm

La vida de Leo se había vuelto un tanto rutinaria después de tanto tiempo viviendo en el refugio. Aquella rutina no era del todo mala, al menos estaba seguro, alimentado y rodeado de gente de confianza. Cada mañana bajaba a desayunar al comedor, donde contribuía a preparar la comida las veces que le tocaba. Después de eso iba directo a la sala de entrenamientos, donde practicaba Krav Magà en solitario. Si tenía la suerte de contar con alguien, practicaba duelo mágico. Había mejorado mucho su destreza con la varita desde que se convirtió en fugitivo, y se debía a la práctica diaria de todo tipo de hechizos. Nico, su perro, solía quedarse jugando con los niños o durmiendo en la habitación mientras su dueño entrenaba. Luego, por las tardes, ayudaba a los más pequeños con algunos deberes básicos. Él nunca destacó por sus notas, pero conocía perfectamente el funcionamiento de las matemáticas y podía explicarlas bien. El refugio es una comunidad donde todos ayudan a los demás sin intereses ocultos. Dumbledore hacía que todo funcionase de maravilla, con mucho mérito.

Aquella mañana no era diferente. Leo ni siquiera sabía en qué día estaba. Quizás era martes, puede que miércoles. Todos los días eran parecidos estando allí encerrado. Conocía perfectamente cuando llegaba el domingo, pues era el día que solía reservar para encontrarse con Eva. Estaba muy ocupada con su nuevo local y debían tener paciencia. Iba directo a la sala de entrenamientos pensando en trabajar el tronco superior, los abdominales y luego unos pocos encantamientos. En cualquier momento podría surgir un problema, y el chico quería estar a punto por si debía salir a la acción. En verdad se moría de ganar de salir a repartir caña. Estaba cansado de esperar. Las cosas se estaban poniendo muy feas fuera, con el tema de los radicales y el gobierno controlador lleno de mortifagos. Leo iba tan centrado en sus cosas que no vio que alguien venía de frente, cuando intentó apartarse ya era tarde y chocaron sus hombros. - Lo siento, iba despistado. ¿Estás bien? - Se paró a atender al chico, pues Leo sabía que podía ser muy duro chocarse con una persona como él.

avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 491
Puntos : 200
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Phoenix Ainsworth el Jue Oct 18, 2018 4:23 am

Ah claro, discúlpame, iba con la cabeza en la nubes— Después de tanto tiempo que no se pasaba por el refugio fue una sorpresa para el que con su llegada apenas pudiera notar como lo inquilinos se habían multiplicado considerablemente, ciertamente admirar el interior de la edificación resultaba mas gratificante que pasarse por el callejón Knockturn tanto así que dejo en parte a Phoenix cautivado por el ambiente que reinaba ahí. A todo esto resulto un mal movimiento del aun aspirante el andar por ahí en el estado en que se encontraba, por lo menos le era grato la situación al tener que asistir a otro mas viciado y toxico donde tenia que compartir con sus compañeros Aurores quien el chico no dudaba en que si estos conseguían a uno de los inquilinos del refugio tendría que dar por hecho el estado físico fatal en que tuviera que sacar de ahí el cuerpo del desafortunado con la excusa de terminar el trabajo solo para correr con pocas posibilidades de salvarlo.

Perdóname de nuevo, no veía por donde iba... A todo esto me hallo perdido— Pasando a rascarse nerviosamente la nuca —¿Sabe donde puedo encontrar las salas donde se entrenan?— Le pregunto al joven con cierto note en su voz que parecía darle esperanzas por que fuera afirmativa su respuesta, Phoenix siempre se ha esforzado por hacerse notar educado pero ante la situación en la que se encontraba le resultaba difícil el no cruzar ciertas palabras con un poco de confianza. Después de soportar un día pesado como el de hoy lo que menos querría una persona era complicarse mas la vida con cosas banales como hallarse perdido pero de cierta forma el chico no podía evitarlo.

Quien diría que después de terminar con su horario ese día le diera por hacer una desviación a su hogar y pasarse por el refugio que ha resultado de gran ayuda en lo referente a conseguir su camino, no es que fuera de los sentimentales o altruistas empedernidos pero gracias a la institución ya tenia un lugar completamente seguro (o por lo menos es así como lo veía el) donde llevar a aquellos que trataba de ayudar cuando la situación se le presentara, sin tener que tomar el riesgo de implicar directamente su persona o peor aun, su familia, de esta forma se quitaba un peso de encima y sin esfuerzo — Se que esto parecerá un poco fuera de lugar pero... Un gusto. Mi nombre es Phoenix— Si se le permitiera añadir algo mas sin dudar recitaría el dicho: "Mejor tarde que nunca" Termino extendiendo su mano derecha en forma de saludo tratando de mejorar su contacto con el chico que podría afirmar le pertenecían unos ojos color gris, con eso de que hace poco había cumplido varias misiones se tomo este día libre pero no pensó que necesariamente lo pasaría en el refugio y menos que un simple intento por estar solo y liberar un poco de tensión se tornaría todo lo contrario, pero bueno, seguro su suerte le tenia guardada otras sorpresas.
avatar
Imagen Personalizada : Voy a donde tu quieras
RP : 10
PB : Froy Gutiérrez
Edad del pj : 22
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 800
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 23
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6300-phoenix-ainsworth-id-en-proceso#91997 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6337-relaciones-de-phoenix-ainsworth#92432 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6336-cronologia-de-phoenix-ainsworth#92431 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6346-correspondencia-de-phoenix-ainsworth#92515

Leonardo Lezzo el Miér Oct 31, 2018 1:39 pm

Era un día tranquilo en el refugio. Hacía muchos días del último incidente con mortifagos, así que incluso podían escucharse algunas risas lejanas y un murmullo de personas hablando sin temor. Aunque el temor siempre estaba presente, siempre. Incluso en sus sueños. El buen ánimo lo es todo cuando te encuentras en una situación tan fatídica como la que les tocaba vivir a los fugitivos, y no siempre era fácil de mantener. Los más pequeños, un poco ajenos a todo lo que pasa, resultaban ser la alegría del lugar. Leo iba tan centrado en sus pensamientos matutinos que chocó con alguien. Se disculpó enseguida y el otro chico también. Observó bien su cara, pues no le resultaba conocido. ¿O si? Fuera como fuese, parecía estar algo desubicado. Preguntó sobre la ubicación de las salas de entrenamiento. Leo asintió sonriente. - Justamente me dirigía hacia allí. Te acompaño. - El chico, siempre tan educado, le señaló el camino a seguir.

Hacía ya bastante tiempo que no surgían presentaciones en aquellas instalaciones. Los miembros de la Orden solían tener bajas frecuentemente. Los fugitivos son como perdices en un día de caza, muy cotizados, muchos salen un día a por provisiones y ya no vuelven. En cambio, tener gente nueva por allí era más extraño. Quizás por eso Leo fue lento y no se presentó. Por suerte el recién llegado no tuvo reparos en decir su nombre y tenderle la mano al chico. - Yo soy Leonardo, Leo. Encantado de conocerte. ¿Eres nuevo por aquí? Tengo el privilegio de llevar un año viviendo en este hotel de cinco estrellas y no me suena tu cara. - Intentaba parecer amigable, bromeando. No quería asustar al chico. - Si gustas, podemos entrenar juntos.

Después de las presentaciones, se dirigieron a las salas de entrenamientos. Había varias. A estas horas casi todas estaban ocupadas. Pero Leo solía reservar una todos los días por un par de horas. No le importaba en absoluto tener que compartirla. Es mejor entrenar acompañado. - ¿Qué sueles hacer en tus horas de entrenamiento? A mi me gusta emplear tiempo trabajando los músculos de todo el cuerpo. También la agilidad, la rapidez, … Y luego, intento practicar algunos hechizos ofensivos y de defensa. - De pronto se sintió mal por estar hablando tanto sobre él. Leo no era ningún grosero. Intentaba explicar su modo de entrenar, dando importancia a la magia y al cuerpo. - ¿Qué sueles hacer tu? Si te apetece que entrenemos juntos, puedo adaptarme. - Cuando se trata de entrenar como sobrevivir en un duelo o una pelea, es mucho mejor siempre el poder entrenar con otra persona. Tener que adivinar sus movimientos o el modo de esquivar un ataque, te permite mejorar.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 491
Puntos : 200
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.