Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Somebody that I used to know —Josh.

Danielle J. Maxwell el Miér Oct 10, 2018 12:56 am


Estaba yo de mala onda hoy. Y te preguntarás: ‘Danny, con lo mona que tú eres, ¿por qué estás de mala hostia en un día tan nublado y feo como hoy?’ Verás, lector, estoy de mala hostia por varias razones, vamos a enumerar una a una mis desgracias para que puedas reírte de mí.

Primero: tengo un ganglio inflamado en la parte derecha de la garganta cuyo dolor se extiende hasta el oído y la cabeza, ¿el motivo de ésto? Que tengo un cordal amorfo y asqueroso que me está saliendo perpendicular al resto de dientes y está ocasionando ahí la anti-naturalidad hecha dentadura. ¿Lo segundo? Llevo como media hora esperando a que mi grupo de amigos muggles, conformado por unos pasotas que no miran el WhatsApp me contesten a una pregunta que he hecho y que para mí es muy importante porque decidirá mi devenir. ¿Sabéis esa sensación tan asquerosa de sentir que no has terminado de hacer una tarea y sentirte INCOMPLETA? Sí, esa sensación que no te permite pasar de tarea hasta asegurarte que la que estabas haciendo está terminada. Pues algo así estoy yo, en medio de la nada, esperando a que mis amigos decidan ayudarme a que mi incertidumbre y estado de confusión terminen.

Y ahí estaba yo, sentada en la cafetería de la universidad, esperando a que mi móvil vibrara y fuesen mis aclamados amigos ayudándome a pasar página. Pero no, estaba claro que me odiaban mucho y pasaban de mí como de la caca más maloliente. Amigos para esto.

Así que bueno, asumiendo que mis amigos me odiaban, decidí tomar la iniciativa de mi vida—mira tú, el drama—y decidir organizar mi tarde de manera independiente. La verdad es que siempre que me quedaba sin planes decidía ir al refugio, o bien para visitar a Dorcas o para entrenar con algún alma caritativa al que no le importase pegarme una paliza, por lo que cuando me decidí, cual masoquista, a ir al refugio, fue cuando vi a Joshua entrar en la cafetería. Y a ver, entre socializar con un ser asocial o ir al refugio a que me peguen una paliza bajo la premisa de que así aprendo, pues prefería hablar con una pared.

Y tú dirás: ‘Mira tú, el gorras qué insulso, para qué me voy a acercar a él si hemos perdido totalmente el contacto’, ¿no? Es lógico pensar que ese niño no podía ofrecerme nada, pero teniendo en cuenta que acababa de ser rechazada por todo mi grupo de amigos y me habían dejado con el doble tick azul—porque así de crueles eran los muggles—de repente Joshua se me antojó como un conocido de lo más agradable. Y, seamos sinceros, no se me había ido a ninguna parte la curiosidad por saber por qué narices se había alejado tanto de todo el asunto de Archie. Era cosa normal, en realidad, era peligroso y eso y, hasta donde yo sé, no pertenece a la Orden del Fénix… pero igualmente… ¿no por eso debía de tratarlo como un apestoso, no? ¿Seguíamos siendo algo así como amigos? Dudo que en algún momento fuésemos amigos pero bueno: conocidos al menos...

Así que me levanté de la silla y caminé hacia Joshua. Se me daba fatal eso de acercarme a la gente de manera totalmente intencionada y sacar conversación aparentemente natural, ya que me salía algo así como una conversación super falsa propia de las películas dramáticas del domingo por la tarde. Así que decidí optar por un método infalible: el choque totalmente inesperado. Normalmente estas cosas pasan de manera natural, pero yo fuerzo la naturaleza porque puedo. Así que caminé hacia él fingidamente distraída y, aprovechándome que no me había visto, me choqué con él, hombro con hombro. Algo sutil y no mortal. Un pequeño choque que le hiciera elevar la mirada hacia mi rostro inflamado por un lado por una muela que me dolía.

Y ahí está, el perfecto encuentro totalmente natural e inesperado. Cosa del destino, eh.

¡Josh!¡Vaya por Merlín, qué sorpresa verte por aquí chocándote conmigo! ¡Qué tremenda casualidad! Ironizó mi mente. —Siento haberme chocado. —En verdad no, je. —¿Cómo estás? Hacía un montón que no sabía de ti.

Y fue entonces cuando yo también lo vi de cerca. Quizás de lejos no me hubiera fijado pero… ¿qué clase de digievolución había sufrido Joshua Eckhart, el niño rancio de gorro cutre en Hogwarts? O sea, ¿perdona? ¿Por qué a él le ha tratado tan bien la madurez y yo sigo siendo una ameba retrasada? ¿Alguien me explica por qué ahora este señor es guapo y yo sigo siendo fea? ¿Y esta injusticia? Lo miré, claro que lo miré. Menos mal que en estas ocasiones mi rostro se queda en pause y no se nota que estoy admirando a un ser bello por naturaleza. Es un veelo o algo.

De verdad que no entendía nada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Joshua Eckhart el Lun Oct 15, 2018 2:36 am

Era complicado ser él. A veces odiaba un poco el momento en que había pedido a Denzel Smethwyck que fuese su compañero de habitación, porque ese muchacho al parecer no conoce los hechizos silenciadores, o simplemente se pasa por la nariz que su compañero de piso tenga que madrugar para ir a clases al día siguiente, haciendo ruido hasta las tantas por la mañana. Cuando había suerte, su bowtruckle se desesperaba antes que Joshua e iba a tirarle de los cabellos para enviarle a dormir. Noches como esa, Rangi descansaba plácidamente y no lo despertaba ni un terremoto, y a su dueño le tocaba tragarse el ruido.

¿Otra cosa mala? Que aquella persona encargada de hacerle la vida imposible (o de enseñarle cómo ser un buen mortífago, como lo llamaba), también estaba pisando los talones a todo momento del día. Un precio pequeño aceptar su tutoría a cambio de que su padre no lo desheredara, un buen consejo que había recibido de uno de sus primos segundos.

En días como ese, lo único que agradecía era que fuera mitad de mes y no estuviese susceptible emocionalmente por su futura transformación dentro de dos semanas ni demacrado físicamente por culpa de una reciente transformación. Sí, esos días debiesen ser felices para él, ¿no? Pues no. Porque no le daba la gana ser feliz, ¿y qué? Ahora sólo quería un té relajante, era su premio por no matar a nadie en Anatomía Magizoológica.

Entró en la cafetería y consiguió su bendita infusión, buscando un lugar disponible para sentarse cuando algún subnormal fue a chocársele, derramando un poco de su té caliente sobre su mano. Gruñó, chasqueando la lengua evidentemente irritado, antes de darse cuenta de quién era el dichoso subnormal. Nadie más y nadie menos que Danny Maxwell. No había hablado con ella desde que abandonó aquella misión suicida del profesor Washburne, por lo que fue una sorpresa verla.

¿Danny? —preguntó, enarcando una ceja. — Está bien, no te preocupes —dijo, tan breve como usualmente era. — Estoy…“¿enfadado porque mi compañero de piso es un irresponsable que deja su futuro en un maldito giratiempos y que me joda yo?”Bien, ¿y tú? Hace tiempo no hablábamos… —más o menos desde que dejó la misión. Un poco antes, probablemente. — ¿Cómo has estado? —por no mencionar que lo sorprendía hasta cierto punto que siguiese así de tranquila por la vida, cuando iba haciendo misiones suicidas.

Le incomodó ligeramente aquella mirada insistente de Danny hacia su persona, ¿es que tenía un moco? ¿Le había quedado la baba seca o pasta dental en la mejilla? ¿Le estaba saliendo un Bundimun de un barro? De todas las cosas por las que pensó que Danny podría mirarle tanto, ninguna fue porque había madurado y se había embellecido con el tiempo desde la última vez que se vieron.

¿Sucede algo? —la sacó de sus pensamientos, robándose una servilleta de una mesa para secarse la mano todavía humedecida por el té que se le había derramado. — ¿Terminaste las clases del día? —quiso desviar su atención, visiblemente incómodo por cómo empezaba a llenarse la cafetería. No le sentaban muy bien los sitios abarrotados de gente. — ¿Vas a comprar algo? —se le notaba por cómo soltaba preguntas, en un intento por mantener la mente ocupada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 977
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Miér Oct 17, 2018 2:32 am

Para ameba yo, ameba él. ¿Os habéis dado cuenta de nuestro increíble saludo? Cero pasión. Cero entusiasmo. No sé a quién de los dos se nota más el hecho de que hablar con el otro no es precisamente lo mejor que podía estar haciendo en ese preciso momento. Sin embargo, ya que le había tirado el té en la mano, qué menos que aprovechar el momento para saber qué había sido de él. No le había jodido el té para nada, sabes.

Montón —re-afirmé—, la verdad es que desde que dejaste el grupito de trabajo en Hogwarts yo lo dejé un poco después. No quería meterme en líos. Hogwarts me enseñó que soy propensa a ello, así que mejor no ponerme cerca del fuego. —Mentí con naturalidad, aprovechándome de nuestras capacidades de amebas y que nos conocíamos realmente poco como para poder pillar al otro. Todos me habían recomendado en la Orden del Fénix que no confiase en nadie y la verdad es que iba siendo hora de dar ejemplo aunque Josh, en su momento, fuera un buen 'aliado'. No quería bajo ningún concepto que se me relacionara con una posible organización desleal al gobierno. En serio digo que yo no estoy hecha para ser fugitiva. Y teniendo en cuenta lo que sabía Joshua… mejor desmentir. —He estado bien. Desgraciadamente no me aceptaron en ningún equipo de quidditch profesional, pero intento fingir que soy feliz estudiando pociones —bromeé con una dulce sonrisa de auto-suficiencia, encogiéndome de hombros. —Si te digo la verdad, no tengo ni idea de lo que hacer con mi vida. ¿No te pasa? Desde que salí de Hogwarts siento que soy demasiado joven como para tener que decidir mi futuro desde ya, es super frustrante —admití sin problemas, pues el hecho de que las pociones me gustaban pero la carrera me parecía un poco tostón la sabía hasta mi abuela.

La verdad es que quizás me sobre-excedí en cuanto a mi admiración por su bello rostro. Que a ver, no es que yo no vea a personas guapas normalmente, pero es que Joshua era muy bonito. Ya no solo ‘guapo’ o ‘atractivo’, sino que era BONITO. Le mirabas la cara y parecía tener las proporciones perfectas. No sé. Era raro. O quizás la rara soy yo, que también.

Espera, ¿qué había dicho? ¿Que si sucedía algo? No sé, ¿que eres demasiado guapo? ¿Te vale eso? Este señor se quita ese gorro zarrapastroso, aumenta en un +500 su belleza y va por ahí preguntando que si pasa algo. Pues señor, que de repente te has vuelto bonito y has pasado del nivel 'ubícate con el gorro' al nivel de mirar dos veces para ver si esa simetría era normal.

Sí, terminé las clases, ahora iba a tomarme el postre, que tengo un par de mandarinas en la mochila —le respondí, con evidentes detalles importantes, pues era super importante matizar que tenía DOS MANDARINAS en mi mochila. Ni una ni tres, sino dos. Y no peras, sino mandarinas. —¿Tú estás solo? Te puedo hacer compañía, si quieres. O bueno, se está petando la cafetería, si quieres podemos comer en los jardines que es todo más tranquilo y así me cuentas qué es de tu vida. —Y decidí confesarme con sinceridad, pues me sentía mal por haberle mentido antes. Yo soy así, de pesar rápido. —La verdad es que iba a quedar con mis amigos pero no me contestan, así que estoy en un momento incierto y no sé qué hacer. Encontrarme contigo ha sido re-encontrarme a mí misma. —Y esbocé una sonrisa divertida e inocente, exagerando el drama de mi vida.

Los dos sabíamos que no éramos BFF, así que no iba a haber dramas por decir eso.

Siéntete libre de despacharme rápido ahora que sabes que te estoy utilizando contra mi aburrimiento —continué hablando con jovialidad. —En mi defensa diré que te veo aburrido y creo que también hago algo por tu bien.

Y ya era hora de callarme, pero cuando me ponía nerviosa hablaba muchísimo. Y entre que le mentí y que es muy guapo, estaba hasta sudando. ¡Tranquilízate!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Joshua Eckhart el Sáb Oct 20, 2018 2:05 pm

Joshua la miró, con un gesto que podía leerse como inquisitivo, cuando menos. Se preguntó para sus adentros si realmente Danny había abandonado o si, por el contrario, sólo se lo decía para que él no sospechase cuando era, desde ese momento hasta ahora, un enemigo justo como lo sería cualquiera, un potencial peligro. No indagó de más, decidiendo que no era su problema. Cada quien cargaba con ciertos asuntos que era mejor no tocar demasiado, pues eran como cristales. A veces frágiles, a veces causaban más daño que bien.

Lo siento por eso, hubiese sido grato verte en algún equipo profesional —le sonrió, o eso intentó. Joshua no era el mejor sonriendo, y menos por cortesía. — ¿Eso te pasa? He visto panfletos de cursos de vocación, ¿qué tal si te inscribes? —¿estaba bromeando o estaba hablando en serio? — A decir verdad, no había tomado tantas decisiones desde que tuve que elegir las electivas en Hogwarts —triste, pero cierto, acostumbrado a que una figura de autoridad siempre tomase decisiones por él. Las importantes al menos.

El joven se sintió arrasado por la mirada insistente de una Danny demasiado ocupada mirando su rostro como para escucharlo, y por la cantidad de gente que entraba a la cafetería buscando algo para consumir. Entre la inquietud, pregunta tras pregunta, finalmente obtuvo una respuesta que lo distrajera del embrollo mental que en silencio se estaba haciendo. Ella iba a consumir un par de mandarinas que muy específicamente le había matizado, invitándolo a hacerse mutua compañía para tener algo de tranquilidad entre el gentío de la cafetería.

Sí, supongo que… —no pudo evitar reírse en cuanto Danny le hizo saber que de hecho lo estaba usando contra su aburrimiento, pues sus amigos no le contestaban para acordar un inconcluso plan de salir. — Tendrías que sentirte halagada de tener mi presencia tan oportuna, y que encima me hayas precisamente derramado el té en la mano —ingenuo él, que no tenía ni idea de que, de hecho, no había sido nada accidental. — Vamos a los jardines —le indicó con un gesto.

Tomó otra servilleta por precaución, que no se fiaba de que nadie le volviese a derramar algo encima. Así estaba su suerte cuando estaba de mal humor, aunque admitamos que había mejorado un poco tras haber encontrado una cara conocida y haber salido de la cafetería. A pesar de ello, sospechaba que no podría zafarse de la pregunta por defecto: cuál había sido su principal motivo para salir de la misión del profesor Washburne. Un tema que los había unido sólo para dividirlos por completo en cuanto todo se rompió. Ella tenía un punto: era muy peligroso, pero la preguntaba quedaba ahí.

¿Todavía tienes contacto con alguien del colegio? —preguntó, por curiosidad. Joshua prácticamente había repelido a todos, como si tuviese un spray anticompañeros de curso, en cuanto se graduó. Apenas unos cuantos le quedaban en la lista de gente con quien hablaba a menudo, algunos con menos cariño que otros. — Fue un alivio salir, no sé cómo sobrevivimos a estar siete años prácticamente todo el año encerrados en un castillo lleno de… alumnos —corrigió su palabra altisonante por un “alumnos” bien aceptado, que para el caso es lo mismo.

Tomó asiento a la sombra de un árbol, asegurándose de que no hubiese manzanas asesinas que cayeran a las cabezas de la gente, u hormigas que los devorasen por completo, ni ningún tipo de amenaza. El hombre precavido vale por dos. No tenía mucho más para almorzar más que el té que había comprado (y que por “azares del destino” ahora iba casi a la mitad, con apenas uno o dos sorbos).

Asumo que rompiste el contacto con el… profesor Washburne —preguntó con cautela la duda que lo carcomía. Él no había vuelto a saber de él y asumía que si su compañía alegaba no haber vuelto a esa “misión”, tampoco habría mantenido el contacto, por ser muy peligroso. — Era demasiado peligroso —le dijo, como intuyendo una pregunta que no se había hecho. Sin embargo se ahorró un pensamiento escabroso: ¿valía la pena el riesgo?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 977
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Dom Oct 21, 2018 4:30 am

Hubiera sido la hostia que hubiera entrado en un equipo profesional, lo sé, ¿pero sabes qué? Soy Hufflepuff y al parecer soy la representación de la inutilidad de esa casa. Es que mira que hay que ser inútil, años y años en el quidditch, ganando dos años seguidos la copa y… ¿en séptimo quedamos terceros? Es que fue mandar mi oportunidad a la mierda de una patada en el culo. Y por mucho que yo intente hacer como que no me importa, me importa muchísimo. Sentía que había fracasado, pese a que aún tenía oportunidades, eso sí, no tenía ganas ninguna de coger esas oportunidades y aprovecharlas. Sin embargo, me limité a encogerme de hombros, aunque no duré mucho con la cara de autosuficiencia, pues rápidamente mis labios adoptaron una sonrisa.

¿Eso existe? ¿La vocación? ¿Puede darme en el test final del curso que mi vocación es dormir? Sería muy feliz trabajando en alguna tienda como probadora de colchones —me permití bromear con diversión, pues yo era una de esas personas que si no duermen diez horas no es persona. —¿Verdad? Es que es estresante, porque en Hogwarts eliges optativas al azar porque la mitad de los alumnos todavía no saben qué estudiar. El sistema está mal hecho. El nuevo gobierno debería aprovechar para cambiarlo y hartarse de su gran hazaña educativa. Pero bueno, por suerte nosotros ya pasamos ese mal trago y fingimos ser felices, ¿no? Bueno, quizás tú eres feliz estudiando… lo que estudies, ¿qué estudias? —aproveché para preguntar. La verdad es que me había perdido absolutamente todo de la vida de Josh. Si es que mira, hasta era guapo ya. ¿Cuánto tiempo había pasado, en serio?

Me pareció bastante guay que no se ‘ofendiese’ porque le dijera claramente que lo estaba utilizando como mi remedio para el aburrimiento. En realidad no era motivo para ofenderse, pero este mundo es tan subnormal que yo ya me espero cualquier tontería por parte de cualquiera. La gente últimamente se ofende por cualquier cosa y hacen que uno se tenga que pensar las cosas antes de hablar.

Comenzamos a caminar hacia los jardines y mientras tanto me preguntó que si tenía contacto con alguien del colegio. La verdad es que esperaba que me hablase de Archie, pero no matizó nada en absoluto, por lo que yo me hice un poco la que no se entera y generalicé amistades.

Pues si te digo la verdad… desde el cambio de gobierno la gran mayoría de mis amigas se consideraron traidoras por la pureza de sangre y desaparecieron, por lo que el último año lo pasé bastante sola. El resto de mis compañeras de cuarto no se llevaban del todo bien conmigo, por lo que desde que nos graduamos perdimos el contacto —le respondí sin titubeos. Me habían dicho muchas veces en el refugio que era clave hablar con naturalidad sobre todo lo que había ocurrido y la verdad es que era un hecho que en Hufflepuff habían una cantidad mucho mayor de hijos de muggles que en el resto de casas, por lo que la gente como yo fue la que peor lo pasó en cuanto a perder amistades cercanas. —Pero guardo contacto con algunos amigos de otras casas, pero poco la verdad. Ahora mismo estoy mucho más con la gente de la universidad. —Y cuando dijo lo de que no sabía cómo había pasado tanto tiempo en Hogwarts, me sentí identificada. —¿¡Verdad!? ¡A mi me pasaba lo mismo! Llegó un momento en el que se hizo muy agobiante. No sé, yo también agradecí graduarme. Parece que vivo otra vida. Eso de pasar en Hogwarts nueve meses era demasiado.

Y yo adoraba Hogwarts, ¿eh? Pero la dictadura a la que nos veíamos sometidos me hizo odiarlo con toda mi alma. Lo pasé muy mal sin amigas y fingiendo ser quién no soy, la verdad.

Me senté a su lado bajo la sombra de un árbol, me senté como los indios, me pasé el pelo por detrás de la oreja pues estaba revuelto y cogí mi mochila para sacar las mandarinas. ¿He dicho ya que tenía dos? Bueno, el caso es que mientras pelaba una de ellas para poder comérmela, me preguntó por Archie directamente. Justo en ese momento, apreté de más la mandarina y me salpicó en el ojo con odio y violencia.

¡Oh, no! Me cago en… —Me llevé una mano al ojo, por si se me caía. —Tratando de comer sano y la dichosa mandarina me salpica en el ojo… ¡una empanada jamás me lastimaría! —Dramaticé en broma, quitándome la mano en el ojo y notándolo rojo, ya que sentía picor y varias lágrimas habían caído por esa mejilla. No lloraba, pero vamos, escocía una burrada. Así que lo cerré, quedándome medio ciega mientras seguía lagrimando. —Y sí, contestando a tu pregunta, desde que tú dejaste todo… me lo replanteé y dije: ‘¿Qué narices estoy haciendo, quiero terminar en el Área-M o qué?’ y te imité. La verdad es que el profesor me caía fenomenal pero… las cosas han cambiado mucho y en aquel momento no me daba cuenta de la gravedad del asunto—respondí con naturalidad, para luego reír directamente. —No me puedo tomar ni yo misma en serio hablándote con un ojo cerrado que ha sido atacado por una mandarina. —Y continué riendo, tanto que me puse roja de la vergüenza. Por favor, ¡es que me ha atacado una mandarina! —¿Me dejas la servilleta, porfa? Te voy a buscar otra ahora.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Joshua Eckhart el Jue Oct 25, 2018 10:22 pm

A Joshua le parecía que la vocación era muy importante, de lo contrario los estudios y el trabajo se convertían en una mera obligación. Por suerte lo había entendido antes de tomar una decisión errónea y entrar a estudiar lo que querían para él y no lo que él quería estudiar. Le costó un poco entender la broma en las palabras de Danny cuando le dijo que ella sería feliz trabajando en probar los colchones de una tienda. No estaba seguro de que ese trabajo existiera realmente, pero para no poner en evidencia su falta de sentido del humor, pasó el tema tal cual estaba.

Magizoología —le dijo, respecto a sus estudios. Y sí, hasta ahora era feliz con su carrera, lo que no lo hacía feliz era la compañía de su departamento. — ¿Y tú estudiabas…? —¿se lo había dicho alguna vez? No estaba seguro, no se acordaba, mejor preguntarlo. — Aunque imagino que debe gustarte un poco al menos para querer estudiar eso en específico, ¿no? —¿era tan frecuente que la gente eligiese carreras que realmente no les gustaban? ¿O era sólo el hecho de no tener claros los objetivos en la vida?

Hablando sobre los viejos compañeros, resultó que muchas de las amigas de Danny habían desaparecido por completo, por traidoras a la sangre o incluso por ser sangre sucia, dejándola sólo con la parte de sus compañeras a las que no les caía muy bien. De todos modos, había hecho nuevos amigos en la universidad, por lo que los amigos que le quedaban habían pasado a un segundo plano. Suponía que también tendría que ver eso de hacer amigos, que no era para nada su especialidad, pero debía hacerse de un modo u otro.

Un día estás nueve meses en un internado mágico dentro de un castillo lleno de estudiantes y al otro estás libre, yo al menos me sentí bastante perdido las primeras semanas, en especial cuando empezó la universidad —le confesó cómo había sido para él. Si bien tenía cierto aprecio al aprendizaje, la constante convivencia con otros seres humanos no era lo suyo y era mentalmente agotador para él ni siquiera poder dormir solo. A pesar de ello, había conseguido salir de ahí tan cuerdo como había podido, pues a veces ponía en tela de duda su verdadera cordura a esas alturas.

Juntos en la sombra del árbol fue el momento que Joshua encontró conveniente para hablar de temas mucho más delicados y escabrosos, hasta cierto punto. Un tema que los había unido y que de la misma manera los había separado en cuanto llegó el momento. Fue directo en su pregunta, cuando estuvo seguro de que nadie iba a escucharlo, sobre el profesor Washburne. La reacción de Danny fue muy sorpresiva, pero no por su pregunta, sino por el ataque de la mandarina asesina que le había escupido en todo lo que se llama ojo, irritándoselo instantáneamente.

Primero dramatizó sobre la agresión de la dichosa mandarina asesina, antes de contestar a su pregunta. Había reconsiderado el riesgo y el costo era mayor al beneficio, es la manera en que Joshua lo entendió, ofreciéndole la servilleta sólo cuando se la pidió, no antes, como si se hubiese olvidado que la tenía en primer lugar (o sólo era el karma por haberle quemado la mano). — Lo siento, no te preocupes por la servilleta —le dijo, mirándola limpiarse el ojo, impidiéndose a sí mismo reír. — ¿Te encuentras bien? ¿Tenemos que llevarte a San Mungo para amputarte el ojo? —era un chiste cruel, pero a Joshua le había dado cierta gracia. Menudo sentido del humor tenía.

Se quedó pensando un momento en la respuesta de la chica. Tenía sentido, y de cierta manera lo entendía. Porque también había sido su motivo, principalmente. Poner las manos al fuego y arriesgar el pellejo de esa manera no era la forma indicada de hacer las cosas, como tampoco lo era ir atacando al mundo entero como lo estaban haciendo los fugitivos. A esas alturas, ya ni siquiera sabía qué pensar, o en qué lado situarse del conflicto.

¿Entonces qué has hecho con tu vida ahora? Me refiero, estás estudiando, pero, ¿qué hay de tu tiempo libre? ¿Trabajas, has sacado algún nuevo hobbie? —le preguntó, intentando disimular que quería cambiar de tema y olvidarse del de la misión suicida lo más pronto posible.


Última edición por Joshua Eckhart el Sáb Oct 27, 2018 12:10 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 977
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Vie Oct 26, 2018 9:37 pm

A ver, evidentemente me gustaba pociones y alquimia, por eso me había metido. Pero no era cuestión de que me gustase: también me gustaba Astronomía y por eso no me he ido a estudiar las estrellas. El caso es que yo no había sabido diferenciar entre gustos y vocaciones y, ciertamente, dudaba mucho que todavía hubiera encontrado nada que pudiera considerarse mi vocación. ¿Qué por qué me metí en la carrera de alquimia? Pues porque me gustaba hacer pociones y consideraba, por mi experiencia en Hogwarts, que misteriosamente se me daba bien. ¿Me gustaba? Pues sí. ¿Me veía trabajando de eso una vez graduada? No, o me pego un tiro.

Quizás por eso había optado también por meterme en una carrera muggle que… me motivase realmente. También era cierto que la carrera muggle la llevaba muchísimo más lenta que la mágica, ya que no podía dedicarle el cien por cien de mí a ambas. La tenía más como un hobbie. Y me daba pena porque era carísima, pero gracias a Merlín para el mundo muggle soy pobre y las becas están ahí para mí.

Estudio Alquimia y Pociones —le respondí. —Gustarme me gusta, el problema no es ese. El problema es lo que me espera después de eso. ¿Meterme en San Mungo como pocionista? ¿Crearme mi propia tienda de pociones? ¿Trabajar de freelance haciendo pociones para quién las necesite? No sé, no me veo haciendo nada de eso. Pociones me gusta, me parece fascinante, pero no como para dedicarme a ello. —Hice una pausa. —No sé si me explico. No sería un trabajo al que me gustaría dedicarme, es más por hobbie. Y supongo que tú no, ¿no? Te has metido en Magizoología con expectativas de poder ejercer de eso algún día, supongo.

Entendía super bien las sensaciones de Joshua con respecto a Hogwarts y la universidad, ya que a mí también me había pasado. De repente quedarme en Londres viviendo con mi abuela para siempre fue… muy raro. Lo único que se conservaba es que seguía viendo a mis padres—que viven en Helsinki—muy poco con respecto a Hogwarts, pero tener tanta libertad se me hacía hasta raro.

No veas como te entiendo —le aseguré con una sonrisa muy empática. —Es raro salir de clases y no tener el piloto automático para volver a la sala común, ¿verdad? Y ya cuando es la hora de la cena… a mi eso de ir a la cocina a prepararme algo me costó. Te lo juro.  Porque claro, en Hogwarts nos lo daban absolutamente todo hecho y recuerdo que cuando iba a mi casa por vacaciones, mis padres me lo daban todo hecho. ¿Pero ahora? ¡Ahora búscate la vida! —Y pronuncié un poquito más mi sonrisa, casi pareciendo risueña. —Pero bueno, eso dura poquito. Luego al final parece que te haces.

Estábamos teniendo una conversación normal, sin peligros ni nada. Hasta que salió LA mandarina. La verdad es que lo último que me esperaba ese día es que el líquido de una mandarina me atacara sin benevolencia a uno de mis ojos. Tuve que dramatizar para hacer que aquello fuese menos ridículo de lo que ya era y no me pasó por alto el hecho de que la falta de confianza estaba haciendo que Joshua se aguantase las ganas de reír. Llega a ser Edward y ya estaría señalándome con el dedo mientras intenta no morirse de la risa sobre el césped. Me estaría recordando  toda mi vida ese día en el que una mandarina casi me gana la batalla.

Con la servilleta que me tendió Josh me limpié el ojo de lágrimas y restos de mandarina.

Bueno, todo lo bien que se puede estar con líquido de mandarina en uno de tus ojos —le contesté divertida, encogiéndome de hombros. —Nada de San Mungo. Yo creo que sobreviviré.

Gracias a Merlín, Joshua decidió cambiar de tema con respecto a lo de Archie. Me daba pena hablar de él de esa manera tan dejada cuando evidentemente me llevo super genial con Archie—lo amo  y lo adoro, como la lora al loro—pero aquí fuera las cosas debían de cambiar. Me sentía como el apóstol ese de la biblia (¿Juan?) al que Jesús le dijo que lo negase tres veces. Pues yo igual, negando a Archie como si lo odiase.

Pues… —Continué abriendo la mandarina a una distancia prudencial, aún con picor en el ojo. Me disponía a contestar a Joshua y… me gustó. Es decir, me parecía raro en un principio intentar tener una conversación con él teniendo en cuenta la imagen que tenía de cuando Hogwarts, un chico callado y tal. Pero bueno, además de estar más guapo también parece que habla un poquito más. Eso sí, la pregunta se las traía: ¿qué hacía yo en mi tiempo libre? ¿Ir a la universidad muggle a estudiar otra cosa? ¿Ir al refugio de la Orden del Fénix? ¿Visitar a mis amigos muggles o, en su defecto, a mis amigos fugitivos? ¡Es que así no se podía vivir! —Me he sacado el carnet de moto en un arrebato de rebeldía en contra de mi abuela y tengo una vespa. Si me llegas a decir hace un año que tendría una moto, no me lo hubiera creído —confesé divertida. —Y no trabajo ni nada. En mi tiempo libre voy al gimnasio… —¿Podría tratarse la defensa aprendida en la Orden del Fénix como ir al gimnasio? Estaba sacando músculos. —Juego y toda la vaina. La verdad es que todavía estoy en modo adolescente sin demasiadas responsabilidades, hasta que mi abuela me diga que el bingo la está dejando pobre y tengo que trabajar para mantenerla yo a ella —bromeé divertida eso último. —¿Y tú qué?

El debe de tener como hobbie ir al gimnasio de verdad e ir a los salones de belleza. Que no me mienta porque es así. Yo, aprovechando que en mi retraso había conseguido abrir la mandarina, me llevé un gajo a la boca.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Joshua Eckhart el Jue Nov 01, 2018 1:13 am

Escuchó a Danny hablarle sobre su carrera, una que no le nacía a la hora de ejercerla. Entonces comprendió un poco mejor lo que estaba diciendo, asintiendo con la cabeza sólo para sí mismo, como si lo estuviese reafirmando en algún lugar dentro de su cabeza el hecho de haberlo entendido. Por otro lado, volvió a asentir cuando le preguntó si él había entrado queriendo ejercer. La verdad es que sus expectativas laborales eran un poco como esos memes (que Joshua no conocía) de Expectativa vs Realidad. La expectativa era vivir felizmente con las criaturas mágicas a su alrededor, cuando la realidad era que probablemente acabase en un hospital veterinario, en el Área-M como su primo se lo dijo, o algo por el estilo.

Sí, entiendo eso… Es decir, yo me imaginaba ejerciendo cuando decidí elegir la carrera, pero al mismo tiempo creo que el futuro es confuso y podría no ser lo que estaba esperando. Me siento así a veces, pero creo que ganan las ganas de esperar que todo salga como quiero —aunque últimamente todo parecía estar justo como no quería. Probablemente sólo estuviese demasiado negativo con la vida. — Aunque creo que podría servirte, de todos modos, una carrera en Pociones… Ya luego descubrirás cómo —porque ni siquiera él, quien era que lo pensaba, lo sabía.

No estaba seguro tampoco de qué quería decir. Se imaginaba que un día mágicamente necesitara para un trabajo usar pociones, sin que fuera enfocado en pociones, o una cosa así. Es que el mundo de los adultos era así de extraño, es decir, sólo había que ver todo el tiempo que tenía para sí mismo de repente. Y si no para sí mismo, sí lo tenía libre fuera de los estudios para procrastinar o ser productivo con esas horas. Danny resultó comprender esa sensación rara de no tener que ir a ciertos lugares a determinada hora, como la sala común o el comedor.

Joshua sonrió. — Bueno, eso no lo comparto, la verdad es que supongo que en vacaciones tenía la costumbre de vivir solo —le confesó. Con un padre ausente como el suyo, todas las comidas y el resto de quehaceres durante su estadía en las vacaciones iban por su cuenta, a menos que fuera a visitar a algún pariente. — Aunque ahora me arrepiento un poco de no seguir las buenas costumbres, que me hice compañero de piso con Smethwyck y es un poco desastre todo, creo que hoy me pondré a insonorizar todas las habitaciones porque se pone con sus cachivaches todo el día y no para —y si Denzel se moría porque no lo escuchaba gritar por ayuda iba a ser su culpa por ruidoso.

Una mandarina asesina agredió sin piedad a la joven, causando que Joshua tuviese que darle su servilleta y encima que este quisiera reírse sin poder hacerlo por un mínimo respeto al conocido. Porque no tenían la confianza de reírse abiertamente del otro y burlarse de ello sin que le ofendiese el gesto. Era mejor mantener una distancia respetuosa. Joshua acabó haciendo otra pregunta que distaba del tema de la misión con el profesor Washburne y todas esas cosas extrañas en las que antes se habían metido juntos y de las que, aparentemente, también habían salido ambos.

Joshua culpaba de cierta manera a su nueva condición de algunos cambios sutiles de los que se daba cuenta en su cuerpo. Un hombre lobo podía ser completamente humano y no tener secuelas en dicha forma, pero no era su caso. Pensaba que podía ser predisposición genética a tener sutiles pincelazos en su forma humana. En cierto punto, había dejado de ser sumiso y se defendía con colmillos y garras, metafóricamente hablando. Así, también se había vuelto un poco más sociable, aunque no dejaba de ser introvertido. Y otras pequeñas muestras de que algo había cambiado en él.

¿Una moto? —preguntó, exhalando aire con sorpresa. No se imaginaba a Danny conduciendo una moto, a decir verdad, lo que más le llamó la atención de sus nuevos hobbies. — Yo no hago mucho, estudio, entreno, finjo que soy un adulto activo en la sociedad y todas esas cosas normales —le dijo, bastante brevemente. “Entrenar”, si a eso se le podía llamar, no hondó en ello, bien podía pasarlo como un simple régimen físico. — Conseguí un sitio cerca, vivía lejos y no me daba la gana transportarme aquí todos los días, y paso los días intentando no patear a mi compañero de piso —la comisura de su labio se curvó con eso último.

Sí, Denzel no era tan mal compañero de piso, más bien era como un ratón. Se lo pasaba todo el día en su cueva y notabas su presencia de vez en cuando al encontrar con que falta comida o cosas así, pero se monta fiestas en el ático entre chillidos y maderas que crujen. Algo así. Le dio un sorbo pequeño a su té y por suerte no se quemó la lengua con lava volcánica. Odiaba cuando la gente vendía bebidas como si fueran lava volcánica imbebible. O peor, cuando la gente tira esa lava volcánica encima de las manos de las personas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 977
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Sáb Nov 03, 2018 12:17 am

Sí, bueno, para algo debía de servirme la carrera de pociones: para hacer pociones. Y todos sabíamos que hacer pociones estaba bien, ya que te ahorrabas el tener que comprarlas teniendo en cuenta lo caras que son. Sin embargo, pese a que ahora me parece bastante divertido hacer pociones, dudo bastante que en mi etapa adulta lo disfrute, ya que ahora ya me está hasta aburriendo. Pero bueno, tampoco iba a quejarme más pues las cosas eran como eran: me había metido en la carrera que menos mierda me parecía y eso era así. Es lo que pasa cuando eres una indecisa y no saber lo que hacer con tu vida.

¿Vivía solo en vacaciones de Hogwarts? ¿Acaso no tenía familia? ¿Sería huérfanito? Había que decir que en Hogwarts había una gran cantidad de población huérfanita—yo, entre ellos, si no contamos que mis padres adoptivos son como mis padres biológicos—, por lo que me entró curiosidad por saber cómo era su vida. Era raro que pasando nueve meses en Hogwarts, nadie te esperase con mimos y muchas atenciones en los pocos meses que tenías para despejarte. Era por eso que yo tenía tantos mimos y atenciones: tanto mis padres como mi abuela me lo dejaban todo hecho para poder pasar conmigo la mayor parte del tiempo. Y mírame ahora, sufriendo cada vez que hago un huevo frito por si el aceite me ataca como la mandarina y me quedo ciega.

¿Y eso? —La mejor pregunta para introducir mi curiosidad. —¿Por qué vivías solo en vacaciones? ¿Tus padres trabajan mucho? —pregunté, sin evidenciar la posible muerte de sus progenitores, ya que era feo.

Me habló de Smethwyck y… bueno, Joshua era un año más pequeño que yo, por lo que suponía que el tal Smethwyck era un compañero suyo. No lo conocía, aunque por lo que dijo de sus cachivaches me pude hacer una idea mental de cuáles de sus amigos eran, ya que las veces que veía a Joshua por Hogwarts iba acompañado de él.

Qué guay, te has independizado nada más graduarte, eso… mola mucho —dije, con cierta envidia, ya que yo no tenía dinero para independizarme, motivo de que viviese con mi abuela. —¿Habéis pensado en dividir todo a la mitad? Quiero decir, ya que tu compañero es tan desastre, ¿y si hacéis que la mitad de la cocina sea suya y la mitad tuya? Se dará cuenta de que es un desastre cuando no tenga hueco en donde poner la taza de la leche, ni en donde sentarse a comerse las galletas.

Le conté mi vida porque… bueno, para eso estábamos allí. Por desgracia no sabía qué clase de cosas le gustaban a Joshua porque en verdad no somos amigos, por lo que no quedaba otra que intentar indagar un poquito para ver qué encontraba tras esa áspera máscara que parecía tener el introvertido de Joshua Eckhart. Que ojo, me parecía muy bien. Yo a veces pecaba de ser demasiado bocazas y la gente así de callada pues… me da cierto margen y espacio. Además, inevitablemente le hace parecer más misteriosamente guapo. Sí.

Una moto, lo que oyes, no sé en qué momento. No me imagines con una Harley Davidson y en cueros —reí divertida. —Soy más bien de las que van con un casco que me hace cabezona sobre una vespa de color turquesa. —Que ojo, para lo poco femenina que soy a veces, la moto que me he comprado es lo más femenino del mundo. —¿Te has montado alguna vez? No te voy a decir que es una sensación de libertad ni nada de eso, la verdad es que yo me cagué de miedo. Tardé un mes en cogerla por primera vez —confesé con sinceridad sin ningún tipo de vergüenza. —Está claro que el sombrero hizo bien no mandándome a Gryffindor.

Lo de ‘entrenar’ sí que lo tenía yo bien claro, ya que esos músculos no se hinchan comiendo McDonalds, ¿sabes? No. No estaba exagerado, sino que su delgadez se veía definida y… Madre mía, ¿Danny? ¿Qué narices me pasa? ¡Se supone que soy una ameba!

Vale, más o menos como yo, sustituyendo lo de entrenar por comer. —Y reí divertida, comiéndome otro gajo de mandarina. —Pues qué guay. Yo tampoco suelo aparecerme mucho si puedo evitarlo. Me da mucho respeto que no esté al cien por cien de mis capacidades y se me quede la cabeza atrás, ¿sabes? —Solté aire por la nariz, medio riendo. —¿Y por donde vives? ¿En algún lugar residencial mágico o te has camuflado entre los muggles? —No era ningún problema, a ojos de nadie, vivir entre los muggles, pero lo que sí era verdad que ese dato decía mucho de las personas y tenía curiosidad. Por suerte había soltado la pregunta con bastante naturalidad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Joshua Eckhart el Mar Nov 06, 2018 5:37 am

A esas alturas de su vida, había dado por hecho que lo anormal era su situación y no lo contrario. Viviendo en Nottingham cuando la gran mayoría de su familia vivía en Londres, era un poco complicado ir a visitar cuando estaba solo, más que nada porque no le apetecía tomar un tren o un bus con un recorrido de al menos cuatro horas cuando no podía aparecerse y no se fiaba mucho de su capacidad de transporte en red flu, y cuatro horas de regreso cuando la visita terminaba. Sólo era una propuesta tentadora cuando podía ver a su primo favorito todas las horas que su visita durase, de resto no era muy interesante. Por otro lado, su padre siempre había sido así, desde que tiene uso de razón: distante, comunicándose siempre por escrito, si pasaba por casa se marchaba el mismo día.

Sí, mi padre trabaja mucho, así que en realidad no hay mucho tiempo para convivir —si “convivir” era lo que hacían cuando estaban a solas. Más bien se ignoraban mutuamente. — No tengo madre —confesó, encogiéndose de hombros. No le molestaba, porque no es que sintiera que la hubiese perdido. Era más bien una figura en blanco que nunca había estado ahí. — Vivía en Nottingham, así que la pereza era grande al momento de querer visitar parientes, así que prefería quedarme en casa leyendo o estudiando —se encogió de hombros en nueva ocasión, restándole importancia al hecho. — ¿Y tú?

La mayoría de sus quejas hacia Denzel actualmente iban más enfocadas a lo ruidoso que era que a lo desastre que era. Sí, Denzel tenía un orden en su desorden que sólo él entendía, y a veces dejaba cosas por doquier, pero eso lo venía tolerando desde Hogwarts. Ahora, con ellos dos solos, no tenía el apoyo de otros compañeros para mandarlo a callar cuando estaba siendo demasiado ruidoso, así que optar por insonorizar iba a ser la opción más adecuada para aislarse del ruido de su compañero de piso.

Denzel no usa la cocina, así que al final sería contraproducente. Más bien, yo diría quedarme la cocina, y que él se quede… la lavandería o algo así —no pudo evitar soltar aire a modo de risa. Otra cosa en la que Denzel era un desastre era la cocina. — Aunque supongo que el problema principal es el ruido, pareciese que sólo es apto para convivir con sordos —estaba exagerando un poco. La verdad es que entre el ruido que Denzel hacía y lo mucho que Joshua odiaba el ruido, acababan siendo una mezcla explosiva.

Le resultó sorprendente que entre sus cosas que había hecho incluyó conseguir una moto. Que si bien no era de esas motos clásicas que a uno se le viene a la cabeza, sigue siendo una moto. Intentar imaginarse a Danny subida a una era difícil, y el resultado era cuando menos gracioso, aunque al menos era más que él, que hasta donde podía recordar no había subido a una nunca.

No puede ser mucho más difícil que estar en una escoba voladora, ¿o sí? —pensó, la idea era la misma. Subirse a horcajadas encima de un vehículo que podría matarte si te estrellas. Bueno, quizá en una vespa no, que hasta donde recordaba con su pobre conocimiento era como una silla normal. — La verdad es que nunca me he montado a una, aunque no estoy muy seguro de si estoy interesado en ello —le contestó, encogiéndose de hombros. No porque le diese miedo, sino porque pensaba que había mejores formas de transportarse rápidamente.

Sonrió en cuanto Danny le dijo que habían estado haciendo lo mismo, sólo que ella comía en lugar de entrenar, pese a que antes le había dicho que iba al gimnasio. Supuso que sería de esas personas que se registran y van una vez al mes, para quejarse que no han marcado o que no han adelgazado. No era su caso, sin embargo, que varias veces a la semana tenía que esmerarse en su entrenamiento físico y mental, que nada tenía de divertido. Era más bien una obligación supuestamente necesaria.

Es un residencial mágico cerca de aquí, creo que es más cómodo por el tema de la universidad —y porque había sido el único lugar al que su padre había accedido. Había sido claro en sus intenciones de retirar su apoyo de otra manera, ya mucho lo estaba decepcionando. — ¿Y tú? ¿Dónde estás viviendo? —le devolvió la pregunta, teniendo la impresión de que a Danny no le importaría camuflarse entre los muggles, como le había preguntado a él si lo estaba haciendo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 977
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Sáb Nov 10, 2018 4:09 am

Ese ‘no tengo madre’ me sonó a Star Wars, a cuando la madre de Anakin—cuyo nombre a nadie le importa—decía que Anakin no tenía padre, teoría que hizo a los fans suponer que Anakin había sido un nacido de la fuerza y que por eso tuviera tantos midiclorianos. A mí lo que me sugería todo esto, claramente y debido a la clara relación, es que si Joshua solo era hijo de su padre y no tenía madre, tenía como demasiada testosterona que se le ha ido desprendiendo después de su adolescencia y así de guapo se ha quedado.

¿Sentido? Ninguno, pero a mi mente le gustaba inventarse motivos del por qué de la belleza inexplicable de Joshua Gorras Eckhart.

Yo vivía con mi abuela —respondí, suponiendo que se refería a mi residencia y no a si yo también era huerfanita. —Vivo con mi abuela en uno de esos barrios pijos de Londres, aunque en realidad yo nací en Finlandia y mis padres están allí. A veces iba para allí los primeros años, pero al final ellos eran los que venían.

Decidí no matizar más nada porque no creía que le interesase, pero mi abuela tenía como apellido Hawthorne y aunque no fuera una familia de las más prestigiosas actualmente—porque evidentemente ahora mismo solo resalta quién vela por el purismo—, era una familia mágica con bastante poder económico, de ahí mis ‘facilidades’ en muchos ámbitos. Pero vamos, que mi abuela era una rácana y mi paga mensual también era super rácana, ya que desde nunca he recibido nada directamente de mi familia materna: los Hawthorne.

Podría decirse que me aprovecho de su hospitalidad, pero recibir recibo poco.

¿El ruido? ¡Pufff! —Negué con la cabeza, en un gesto divertido. —Bueno, a ver, vamos a marcar límites: una persona puede hacer ruido desde las once de la mañana hasta las ocho de la tarde. Si es antes o después, esa persona merece una colleja, ¿estamos de acuerdo? —Propuse como Ley Universal. —Es inhumano y cruel que una persona te levante con ruidos o música antes de la once de la mañana.

Qué Mortífagos ni qué gobierno, nada más cruel que un idiota que hace ruido muy pronto. ¡Arg, que ganas de tirarle un zapato a la cabeza! Mi abuela era mucho de utilizar la aspiradora los domingos por la mañana y ella sabía que yo en algún momento la metería en la residencia de ancianos como venganza.

Yo siempre he velado por el correctivo del problema, es decir: si tu compañero hace ruido, eso te molesta y él no lo corrige: haz que TU ruido le moleste a ÉL. Y así empezará a ser más conservador por el bien de la convivencia.

Yo hacía eso con mi abuela: los sábado cuando tenía que ir a seminarios en la universidad me despertaba un poquito antes y era yo quién ponía Avenged Sevenfold a todo volumen mientras me duchaba, como venganza a su anterior domingo con la aspiradora. Solo que claro, mi abuela es una señora de ochenta años con ávida experiencia en madrugones y siempre salgo perdiendo yo. No era precisamente el mejor ejemplo, pero seguía abogando porque iba a funcionar.

Qué decirte: yo tuve una especie de don a la hora de subirme a una escoba voladora pese a que nunca probé nada tan incómodo en mi vida —confesé divertida, encogiéndome de hombros. —La moto fue un poco más impactante, pero más que nada porque es un vehículo que va a centímetros de otros vehículos en una ciudad de malditos locos, así que… creo que eso fue lo que me echó un poco atrás. En la escoba… a menos que seas la recreación de la torpeza infinita y el karma te odie, es muy difícil caerte si no tienes un factor externo.

Sin duda vivir cerca de la universidad era mucho más cómodo para el tema de la universidad. Era una lógica indiscutible. A mí, sin embargo, después de vivir nueve años acompañado de cuatro compañeras de habitación, por muy bien que me lo hubiera pasado, me había parecido encantador tener mi propia habitación en mi propia casa.

Cerca, sigo viviendo con mi abuela. —Señalé a la nada, intentando que un ente invisible me guiase el dedo en dirección a donde estaba mi casa, pero finalmente bajé la mano. —En Brent, no sé para donde está. La verdad es que está lejos de la universidad pero cerca de Londres y… bueno, la universidad tiene un buen servicio de Red Flú. —Me encogí de hombros. —Aunque siempre vengo mediante aparición, la Red Flú no me gusta mucho. —Y finalmente dejé a un lado la mandarina pues, aunque no lo haya narrado, me la he estado comiendo todo este tiempo.

Y bueno, llegó ese momento de vacío en donde se crea un silencio con un conocido en donde no sabes qué decir. Sin embargo, yo pocas veces solía tener en cuenta ese silencio que solía ser indicador de: ‘¿y si nos vamos cada uno ya por su lado?’

Joshua. —Y esperé a que él hiciese un gesto o ruido que determinase que me había escuchado. —¿Tú tienes UN SUEÑO en la vida? —pregunté filosóficamente.

Es que macho de verdad, todo el mundo tenía cosas o vocaciones en su vida y yo me sentía en el limbo, columpiándome en la nada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Joshua Eckhart el Miér Nov 14, 2018 9:18 am

Danny también le explicó un poco sobre su familia, como que estaba actualmente viviendo con su abuela y que sus padres estaban lejos, en Finlandia. Entendió entonces a qué se refería con que sus padres siempre le daban todo hecho, mimándola después de venir desde lejos y haber pasado tanto tiempo sin mirarla. Que si bien no comprendía el sentimiento y cómo era, siempre podía entender la base emocional que lo rodeaba.

Joshua aceptó lo que ella le comentase, sin intentar indagar más en su historial familiar. Pasaron al tema de conversación de cómo Denzel hacía ruido y se ponía a molestar a la gente que intentaba dormir, un problema que al parecer podía entender bien su acompañante, por el cómo le hizo saber una ley sobre no hacer ruido a deshoras o a cambio merecería una colleja. Soltó un suspiro que amagaba ser una risa, recordando por breves momentos que seguramente su primo habría sugerido una “bofella” como castigo para el muy impertinente.

Tengo la impresión de que has tenido que pasar mucho eso de vengarte para corregir el problema, ¿te ha funcionado? —no pudo evitar preguntarlo. — Aunque ahora que lo mencionas, probablemente tengas razón, debería intentarlo —asintió con la cabeza. Es decir, siempre que dormía en la cama de Denzel lo despertaba de malas formas, a almohadazos o tirando de las mantas, pero eso no era lo mismo que ponerse a hacer ruido hasta hacerlo despertar. — Si no vuelves a verme por la universidad, da por hecho que ocurrió un asesinato y puede que esté muerto… O en Azkaban.

Su amistad con Denzel era un tanto así, como esos hermanos que discuten todo el tiempo y pelean, pero cuando el otro les necesita están ahí. Una amistad verdadera, de esas que Joshua podía contar con los dedos de su mano, como la que compartía con su primo segundo. Por eso estaba seguro que si habían conseguido llegar hasta ahí después de siete años de aguantarse en el castillo, su relación no iba a romperse fácilmente, cosa que los aventuraba a molestar y picar al otro, sabiendo que no por eso iban a realmente enfadarse.

Danny empezó a explicarle la diferencia de haber montado en una moto y montar en una escoba. Básicamente que, aunque el peligro de caerse de tan arriba era latente, no era comparable con tener que conducir rodeado de locos. Y es que vale que hubiese locos en escoba, pero era más fácil de evitar. — Puedes imaginar a los otros coches como bludgers asesinas durante los partidos de Quidditch, así podrás perderles un poco el miedo… Luego de que una bludger te asesina y te tira de la escoba, el resto no puede dar mucho miedo —le dijo. Por supuesto, había sido víctima de esas pelotas mortales, como todo el que hubiese jugado Quidditch alguna vez.

A Joshua no le había dado problema vivir con Denzel por dos razones importantes: la primera es que ya se conocían y sabían cuáles eran los límites del otro. La segunda era que Denzel había aprendido a lidiar con pequeños detalles importantes de Joshua, como la forma en que buscaba inconscientemente compañía cuando lo asustaban las tormentas, o cómo calmarlo cuando algo le salía mal y su atelofobia le causaba ansiedad. Joshua había respondido esas sutiles muestras de afecto e interés de la misma manera. Recibían en la misma medida que daban.

La Red Flú no le gustaba, primero porque era un método que no solía usar, y segundo porque si no la usaba frecuentemente es porque no le daba nada de confianza meterse a una chimenea. Prefería mantener su seguridad, gracias. Las apariciones eran buenas, pero no el mejor método para ir un día luego de una transformación con la resaca de licántropo a medio morir, a riesgo de dejarse la cabeza o un brazo detrás. Caminar al vivir cerca había sido el mejor método para llegar, así que vivir cerca sólo le podía traer ventajas.

Joshua estaba pensando que quizá deberían separarse ya, pero Danny le interrumpió el pensamiento. — ¿Hm? —preguntó. Y luego oyó su filosófica pregunta, haciéndolo parpadear con curiosidad. — ¿Un… sueño…? —preguntó. Sintió eso que todos sienten cuando les preguntan algo específico: una mente en blanco. — Bueno… Mi sueño sería trabajar con caballos alados, tú sabes, thestrals, abraxans, aethonans… Supongo que es mi pasión y la principal razón para estudiar Magizoología… —le comentó. No mucha gente lo sabía, a pesar de su reconocido interés en ese tipo de criaturas mágicas particular. — ¿Tú tienes algún sueño? ¿Algo que te motive?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 15.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 977
Puntos : 754
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.