Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Ficha Ryan Redwood

Ryan Redwood el Sáb Oct 13, 2018 10:03 pm

Ryan Redwood


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Datos básicos

Nombre completo: Ryan Redwood (Anteriormente: Aine Redwood)
Fecha de nacimiento: 06/06/1995
Edad: 23 años
Nacionalidad: Irlandesa
Lugar de nacimiento: Kilkenny
Raza: Humano
Pureza de sangre: Sangre Limpia.
Lealtad: Mortifagos
Orientación sexual: Asexual
Casa de Hogwarts: Ravenclaw
Curso en Hogwarts: Estudios primarios finalizados en 2011
Estudios Universitarios: Legeremancia finalizada en 2017
Empleo: Seguridad de Gringotts
PB:NICK ROBINSON

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA

Podrías decir que soy la ironía con patas, no tengo pelos en la lengua cuando he de decir algo, puesto que valoro mucho la sinceridad, sin embargo... Todos tenemos secretos.
Si no me conoces seguramente pienses que soy alguien a quien no le importa nada, que siempre esta de broma y no se toma nada en serio, sin embargo, la gente que me conoce sabe perfectamente que soy perfeccionista, que me gusta hacer las cosas bien, que la ironía la utilizo como un escudo contra la inseguridad que me ocasiona la vida diaria. No abandonaría a un amigo, pero para que seas mi amigo has de pasar un estricto control, más te vale prepararte física y mentalmente... Es broma... Si veo que no te tiro una zarigüella a los ojos y fin del problema. Si me ves solo en el bar, no esperes que me acerque a ti, soy muy reservado, y si se te ocurre acercarte, ves con cautela o te dejaré allí cantándole a las moscas. Y poco más puedo decir... Tengo hambre, voy a pedir comida... ¿Oye esta entrevista tardará mucho? Es por saber si me da tiempo a terminarla antes de que llegue la comida, ¿te apetece pizza? No la pagaré, convenceré al pizzero que ya estaba pagada, no te preocupes.

HISTORIA

Sobre mentiras irá esta historia y no pongas esa cara, al fin y al cabo, la mentira esta presente en cada uno de los recovecos de esta sociedad. La mentira constituye los principales cimientos de este mundo, un mundo cuyas manos están manchadas de sangre, su pestilente hedor a hierro crea nauseas y las cuencas de sus ojos vacíos te apuntan como si pudiesen ver el desafortunado destino que ha decidido por ti, un destino del que no tendrás escapatoria.
Así pues, empecemos con mi historia partiendo de que todo es una mentira, una gran mentira.
Nací hace 23 años en el seno de una familia cuya economía era decente, no era yo el niño que se llevaría la herencia más grande, pero al menos tendría para pagar las facturas a final de mes. De madre y padre controladores de la legeremancia, ella trabajadora en Azkaban y él de camarero.
Mis abuelos por parte de madre eran unos puretas, radicales, fascistas y mortífagos fieles al Señor Tenebroso, un maravilloso ejemplo a seguir si habías nacido en la edad de piedra, sin embargo, eran buenos con mi antigua yo. Por parte de padre, mi abuelo era un maltratador que por extraños motivos acabó en una residencia de ancianos por un Alzheimer repentino que apareció de la noche a la mañana y mi abuela era la típica señora que hacía bizcochos para medio barrio y después esperaba que me los comiera yo en una tarde.
También me veo en la obligación de hablar en esta introducción a mi hermano mayor, se mató hace bastantes años en un accidente con la escoba voladora mientras hacía el imbécil con sus amigos tras un partido de Quidditch... No, no me des el pésame, no hay nada que lamentar, y bueno la mayor parte de mi familia esta muerta, así que ahorra saliva para después si acaso, pero no nos adelantemos.
Mi llegada al mundo fue la típica de un parto natural tras la fiesta del bebé para revelar mi maravilloso sexo: Mis padres iban a tener una pequeña maga. Yo creo que durante la fiesta me estuve riendo dentro del útero a carcajada limpia.
El día 6 de junio de aquel mismo año nací yo, pero con un cuerpo que no me correspondía y un nombre atribuido socialmente al sexo femenino.
Mis primeros años de vida se dieron con normalidad: Abuelos en casa, niña con los abuelos, hermano haciendo el gilipollas, padres estresados, seres humanos hablando como si fuesen retrasados para ver si entendía algo de lo que decían, visitas de familiares, vestidos rosas, faldas rosas, gorritos rosas, hasta las paredes del cuarto eran rosas.
Verdaderamente, me alegré mucho cuando al comprarme la lechuza para Hogwarts no había de color rosa, ni varitas rosas, ni mierdas rosas... Fue un gran alivio poder ingresar en la escuela de magia y hechicería y perder de vista a mi familia, puesto que en el colegio podía ser yo y no lo que todos esperaban que fuese, tanto me alegré que lloré cuando tenía que volver y no cuando me despedía de mis padres a principio de año a comparación de mi madre que con todas las lágrimas que soltaba podría haber convertido el desierto en el nuevo Amazonas del siglo XX. Sin embargo, seguía habiendo un factor que estaba en contra de mi naturaleza, mi hermano mayor. Él estaba en la casa Gryffindor, un maravilloso valiente descerebrado en cuyo vocabulario solo existía la palabra “proteger a mi hermanita” y “unga unga”, eso era todo lo que lograba entender cada vez que abría su boca en cuanto tuve algo de razón de ser por aquello del 2005, cuando yo tenía 10 años y la adolescencia comenzaba a hacer estragos en mi.
Notaba como mi cuerpo cambiaba, mi forma de ver el mundo y ciertos elementos que comenzaban a preocuparme. Mis pechos comenzaban a pronunciarse, o al menos a mi me lo parecía, lo suficiente como para pedir vendas a las enfermeras para poder aprisionar mi pecho, intentar frenar ese crecimiento. También comenzaron los intentos por tal de que me permitieran vestir el uniforme masculino en vez del femenino, algo que se puso en mi contra y alertó a mis padres cuando el director decidió comentárselo a estos en un intento de hacerlo bien, y si, remarquemos intento porque yo me quedé con la estúpida falda y un genial guardaespaldas comenzó a seguirme allá donde iba: Mi hermano. No quería que me juntara con chicos, puesto que decía que eran mala influencia, que debía juntarme con señoritas y enamorarme de chicos pero más adelante, no fuese a ser que me quedase embarazada a los 12. El imbécil llegó a agredir a Hector, uno de los que fueron mis mejores amigos antes de la tremenda paliza que le dio en las mazmorras. Evidentemente fue expulsado, pero allí estaban sus amigos para controlar con quien y como iba por los pasillos de Hogwarts.
3º y 4º curso fueron de lo más aburrido, me pasaba más horas dentro de la sala común que fuera por tal de no verle el jeto a lo que me había tocado por hermano, pero al menos mis notas fueron excelentes.
El tiempo pasó, cuando acabé 4º, Dave, mi hermano, se presentó a no se que del Quidditch, ese verano lo pasamos en unos campamentos, mis padres, el merluzo este y yo. Fueron momentos felices, de los pocos que recuerdo con mi familia, nos llegamos a unir mucho. Pero la vida comenzaba a darme señales de lo que era la verdadera sociedad. Fue allí cuando le confesé a mis padres como me sentía y entonces mi mundo cambió, no como hubiese deseado. Todo comenzó tras el partido ganado por mi hermano... La felicidad de mis padres y de él no dejaban reflejar ni un atisbo de respeto por aquellos que no habían ganado, que volvían a casa o yo que sé, jamás estuve interesado en esas mierdas, pero lo vi un momento genial para hablarles de mis “inquietudes”, la bofetada de mi madre me indicó que me equivocaba.
- ¿Pero que dices? ¡Mi hija no puede estar enferma! ¡No! ¿Tu entiendes lo que estas diciendo? ¿Tu sabes lo que significa?! - Mi madre no parecía entender que la saliva estaba para tragarla y no para escupirla, aquello parecía una llama más que una persona.
- ¿En serio? ¿No podías haberlo dicho en otro momento? Tienes que ser siempre el foco de atención ¿no?- Añadió mi hermano, estudioso de la psicología y la empatía.
- ¡¿Vas a decir algo?! Tu hija nos ha mentido todo este tiempo ¿entiendes que es eso? ¡¿Tu lo entiendes?! - Este fue el intento de que mi padre participase en aquella acalorada conversación. Mi padre me miró mientras bebía su cerveza y sin más que añadir mi madre siguió:- ¿Qué vamos a hacer? ¿Se lo has dicho a alguien? Esto no lo puede saber nadie, por favor ¿cómo vamos a lidiar con esto? ¿Cómo nos has mentido todo este tiempo?
- No se lo he dicho a nadie más que a vosotros... - Mentira, ¿pero por qué iba a saberlo ella? A no ser que utilizase algún hechizo contra su propia hija, que tampoco lo ponía en duda a esas alturas de la vida.- Y no he mentido a nadie mamá, os he sido sincero.
El calor de mi mejilla volvió a incrementarse con la segunda bofetada de ella.
- ¡Que no hables en masculino!
- ¡LA ÚNICA QUE SE MIENTE AQUÍ ERES TU SI CREES QUE POR SENTIRME UN CHICO NO SOY YO! - Le grité. - La única que se ha mentido has sido tu al tirarte la vida vistiéndome de mierdas rosas, falditas y gilipolleces.
Esta vez me golpeó dos veces y fue cuando mi padre se interpuso para que no acabara arrancándome la cabeza, nunca le di las gracias por esperar solo a que me dislocara tres cervicales.
- Ya vale, no es lugar para hablar esto, creo que necesitaríamos ir a que alguien nos aconseje. Pero por ahora mejor que no se entren tus padres si no quieres que nos maten a todos... -  ¿Mis abuelos? ¿Por qué querrían matarme? Vale que fuesen algo chapados a la antigua pero joder, no sabía que en mi familia mataban a primogénitos como si fuesen pavos en navidad.
Hay que apuntar que mi hermano entre todo esto decidió irse por ahí para poder “disfrutar” de la fiesta que yo... YO había intentado arruinar. Porque él a mi no me había arruinado la vida y yo no tenía derecho a ser sincero con mis padres aunque eso pudiese hacer que a él le jodiese un poquito la noche. En fin... A Dave lo encontraron días después con varios huesos rotos y necrosis interna, al igual que a sus dos colegas que se fueron con él. Lo tacharon de accidente puesto que iban bebidos, subidos a una escoba y a saber a que velocidad por mitad de un bosque peligroso que estaba cerca del campamento.
Los días de la búsqueda y los posteriores al encuentro nadie habló de mi identidad sexual, algo que agradecí, pero todo se volvió más turbio al llegar a casa.
Lo que un día fue una familia “feliz”, ahora era una familia destruida. La casa permanecía en silencio en cada uno de los segundos del día, un silencio que se rompía por los gritos de agonía de mi madre. Unos gritos que quebraban mi alma y me hacían sentir culpable. Ella no venía a la mesa hasta que yo me hubiese ido a mi cuarto, si me escuchaba que salía de la habitación, ella se encerraba en la suya o en el baño. Y mi padre se pasaba el día bebiendo en el salón. Las discusiones entre ellos alarmaron a los vecinos en varias ocasiones. No entendía que estaba pasando, no comprendía el porque de tanta deshonra, de tanta decepción y de tanto dolor. Muchas dudas abordaban mi mente, y todas y cada una de ellas desaparecieron días después.
- Los he soltado.
- ¿De que hablas, amor?
- A mis padres, les he ayudado a escapar, ellos sabrán que tienen que hacer.
- ¡¿PERO TE HAS VUELTO LOCA?! SABES PERFECTAMENTE LO QUE VAN A HACER. - Mi padre miró a los lados esperando que yo no estuviese cerca para escucharlo, evidentemente, estaba cerca. - Ellos no tolerarán eso, ¿qué quieres que viva atrapada en un cuerpo en el que no esta a gusto? ¿Has visto lo que lleva debajo de la sudadera? Esta aguantando ese puto dolor día tras día para parecerse un poco más a lo que realmente es, un chico.
-¿Pero por qué le apoyas? Nos ha mentido...
-¿Ella te ha mentido? ¿No te das cuenta de quien coño esta mintiendo aquí? La querías como a una hija hace dos semanas y ahora esperas que vengan tus padres a matarla ¿quién a mentido a quién? Ah... ¿Y le has comentado tu condición? ¿A quien apoyas? Eres mortífaga, quizá sea un detallito para ti, pero ella tiene edad para saber en que está involucrada tu familia. Ella solo ha dicho que se siente un chico, tu no le has dicho todas las barbaridades que han hecho los tuyos, ni las que has hecho tu, ni tu antigua pasión por el que no debe de ser nombrado.
- ¡Eso son cosas distintas!
- Claro que son cosas distintas, lo suyo no hace que cambie su forma de ser o su sonrisa, o su forma de llamarte mama, tampoco al forma en la que te quiere, ni en la que quiere a sus abuelos... ¿entiendes? Eso no es malo, cariño ¿puedes entenderlo?
- Si... Puedo entender que tu te has puesto de su parte, ¡pero antes prefiero perder a dos hijos que tener a un engendro!
- ¡No hables así de mi hijo! - Aquello hizo que el corazón me latiese a mil por hora, él me había llamado hijo, el miedo que sentía, el frío, el sudor helado, el ahogo, todo desapareció ante aquello. Podía sentir como mi padre me abrazaba desde la distancia, podía sentir como el hielo se derretía, podía sentirme de una vez libre.
- NO ES TU HIJO, ¡es un engendro! ¿Qué es lo que no entiendes? Podría ser que tuviese un tumor cerebral, deberíamos ir a un neurólogo... Seguro que es eso...
- Estas enferma...
- O quizás... Quizás tu seas otro invertido de esos y por eso ha salido así... ¿Es eso Simon? ¿ES ESO?
- Si eso fuese así, estaría igual de orgulloso de él que lo estoy ahora.
- ¡Dios santo! Simon, te mereces que te maten a ti también, ¿cómo puedes? ¿Cómo puedes traicionarme?
- ¿QUE YO TE HE TRAICIONADO? ¿YO? Eres tu la que ha traicionado a su hijo, con tus putas ment...- La frase fue interrumpida por el sonido de la puerta, un sonido insistente que exigía que lo atendiesen. - ¿Son ellos?
- Se ha acabado, para todos Simon... Para todos...
- Si... Las mentiras han acabado esta noche... - Y tras esas palabras varias luces alumbraron la planta baja y la escalera desde la que estaba escuchando, un conjunto de luces que terminaron con una del color de las esmeraldas y una palabra que resonó por las paredes de aquella casa e infinitamente en mi mente... Una palabra que no me atreví ni a repetir en mis adentros.
La explosión de la puerta hizo que me asustara y entrara a mi cuarto.
- ¡Hija! - La voz tosca de un hombre resonó por la casa.
- Su hija ya no esta... Ahora estamos usted y yo.
- ¿Qué le has hecho hijo de puta?
- He hecho lo que tenía que hacer... Para lo que vine aquí...  Atraparos vivos o muertos...
Otra sucesión de hechizos comenzaron a hacer que la casa temblase justo antes de comprobar que no estaba solo en mi habitación,  indefenso ante aquella silueta que apareció frente a mi.
- Mi niña... Mi niña...
- Abuela... - Dije yo acercando mi espalda a la pared e intentando vislumbrar mi varita en la maleta casi hecha para volver a Hogwarts.
- Tienes que huir de aquí... El abuelo viene a matarte, mi niña...
- Pero ¿por qué? ¿Por sentirme un chico? ¿Por qué no me siento bien con este cuerpo? No entiendo por qué abuela... - Todo parecía un chiste malo de esos que hacía el vecino en las barbacoas del barrio.
- Tu eres el tesoro más grande que tengo... Pero él... Él no... Su educación no le permite entenderlo, ver que es lo que te pasa...
- ¿Qué educación? Sigo siendo yo... La misma persona pero simplemente...
- Te entiendo pequeña... Pero... Él no lo puede entender... Ven conmigo cariño...
- Tu también eres mortífaga... ¿Por qué iba a confiar en ti?
- ¿Cómo sabes eso? - Me preguntó con cara de asombro.- Da igual... No es por eso, los mortífagos solo quieren que la magia sea pura, tu eres unos de los escasos sangre limpia que hoy en día hay... Cada vez hay menos...
- ¿Pero para que sirve tener la sangre limpia? Si os da igual matar a vuestros descendientes por el simple hecho de a quien amemos .
- Eres joven para entender aún los motivos, no es solo eso cielo... Encontrarás tu camino y te unirás a nuestra causa, lo sé... Lo veo en tu futuro... Lo importante es alejarte de tu padre. - Dijo temblorosa mientras se acercaba a mi. Sus ojos eran cristalinos, más de lo habitual, soportaba las lágrimas con toda su alma. - Tu padre... No es tampoco quien dice ser... Él es... - La misma luz verde que anteriormente había centelleado en mi retina volvió a aparecer y esta vez pude ver la trayectoria de aquel rayo mortal que derrumbó a mi abuela. Giré asustado hacia su procedencia y algo en mi se quebró. Era mi padre, con el semblante estoico, con una sonrisa cínica.
- Ahora nadie puede separarnos, hijo... No sabes cuanto tiempo he estado esperando este momento... Aunque planeaba que fuese algo más tardío.
- … - Mi respiración era agitada, no sabía si sentir alivio o encomendarme a los dioses.
- No me mires así hijo... Es el momento de que nos vayamos.
- ¿Dónde?
- Lejos, donde no puedan encontrarnos, las ratas están exterminadas, podemos ser felices y tu seguirás mi legado. Eres el heredero.
- ¿Él heredero de qué?
- Del legado de los Redwood, de ser un legeremago cazador, como todos nosotros, serás una persona poderosa en tu arte y seguirás con nuestro legado. - Su emoción brillaba como el sol en verano.
- N-no entiendo... ¿Por qué mama? ¿Por qué me tuviste con ella si solo querías cazarlos?
- Ese ser no era tu madre, solo un vientre que usé... Necesitabas ser puro, proceder de familias de legeremagos para poder tener todo tu potencial... Tu verdadera madre te espera allá donde vamos...
- ¿Mi verdadera madre? ¿De que hablas? ¿Y para qué coño necesitaba ser hijo de magos que dominan la legeremancia? Es absurdo, eso no se hereda...
- Pero la inteligencia si, necesitaba a alguien inteligente y con potencial para que pudieras desenvolverte bien en el futuro en este arte. Y te hablo de la mujer a la que verdaderamente amo, todo estaba dictado por el destino. Tu historia es esta, no estar rodeado de esos asquerosos mortífagos.
- ¿En qué te diferencias de ellos?- Sus se tornaron agresivos, vamos que si llega a tener un plato de sopa delante, se le hubiesen caído a este, estaban totalmente desorbitados.
- ¡NO ME COMPARES CON ESA LACRA!
- No voy a ir contigo... - Dije alejándome de él hacia la pared del fondo de mi cuarto. - Prefiero morirme de una vez.
- Hijo... No digas estupideces... Coge tus cosas y vayámonos.
- No... No... Toda la vida me habéis dicho que no vaya con desconocidos... No voy a ir contigo... No os conocía a nadie y me acusabais a mi...
- Eso era tu madre, yo siempre te he querido, sigo siendo yo... Hijo... Soy yo... Tu padre.
- ¡NO! Tu solo eres alguien que me quiere para su beneficio, para tener más poder en sus manos... Tu no me quieres por quien soy, sino por lo que has buscado que tenga dentro... Toda mi vida ha sido una mentira, pensaba que vosotros... Os queríais... Que...
- ¿Qué esperabas? Imbécil... Eres Ravenclaw, deberías de haber visto ya como es la vida. Hoy te sacrificas y mañana también, y así hasta que mueras pero dejes nuestro legado a salvo y seas feliz por haber luchado por lo que quieres.
- Sacrificate tu... ¡PERO NO A LOS QUE TE QUIEREN, PEDAZO DE MIERDA!
Aquello le enfureció, evidentemente, y junto al salto de sus ojos para hacer puenting, alzó la varita y pronunció aquel hechizo prohibido, un hechizo que no llegó a darme puesto que la figura de una mujer apareció delante mio y me protegió de él.
- Simon, no opongas resistencia, te vienes con nosotros a Azkaban... Por favor.
- Hermana... Tu... Que lástima que no sufrieras la misma suerte que mi hijo mayor...Eres la deshonra de nuestra familia...
- No pongas esto más difícil, tengo varios aurores en la casa, no vas a poder escapar.
- No necesito escapar, os mataré uno a uno si hace falta... Una morti... - La luz de un centelleante rayo apareció de la varita de aquella que parecía que era mi tía (era mi primera noticia de que tenía tías la verdad) y el grito de mi padre llegó al otro lado de la calle. Mis manos taparon mis oídos y miré hacia la pared que tenía a mis espaldas, intentando escapar de aquella escena macabra. El resto de mi adolescencia me lo pasé con Maggie, mi tía recién salida del horno. No llegó a ser muy mala, alguna que otra disputa pero yo comenzaba a sentirme bien conmigo mismo y me apoyó en todo. Comencé con el tratamiento a los 16 años y lo terminé el año pasado, tras varias cirugías.
En la universidad, mientras estudiaba legeremancia conocí a un chico, del que me enamoré perdidamente y acabó siendo otra fantástica mentira en busca de información de mi padre por orden de los que iban en contra de los mortífagos. Parecía que ahora estaban interesados en ese tipo de monstruos para luchar contra lo que ellos llamaban “el mal” o “la oscuridad”... Lo que me lleva a entender que mi padre debe llevar tiempo fuera de Azkaban o de donde lo llevaran, no se por qué, ni donde, ni cuando escapó... Quizá tenga relación con la enfermedad de mi abuelo paterno, quizá con la llegada del Señor Tenebroso al poder... no lo sé. En fin, una mierda. Es algo que tampoco me importa, porque... ¿Quién me dice que no me estén mintiendo? Lo que verdaderamente me preocupa es... ¿Quien es el monstruo que se esconde detrás de todos los peones que están ahora en el tablero? ¿Quién es realmente el que mueve los hilos de cada una de las marionetas de este teatro?
Ah, un dato importante, me uní a los mortífagos cuando acabé mi tiempo de estudio en Hogwarts y... Oh... espera que abro la puerta... Acaban de llegar las pizzas.


OTROS DATOS


Hobbies: Leer, al menos cuando leo algún libro de fantasía se que es mentira y no tengo que ir dudando.
Fobias o miedos: Temo al amor, a ser traicionado, a ser utilizado... Y también tengo fobia a las arañas y a la lactosa.
Descripción de la varita: 25 cm de madera de tilo plateado y núcleo de Pelo de rougarou.
Otros datos e interés: La ironía es mi más fiel amiga.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Ryan Redwood el Lun Oct 15, 2018 9:57 am, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 23
Pureza de sangre : Limpia
Lealtad : Mortifagos
Patronus : Samoyedo
RP Adicional : ---
Mensajes : 1
Puntos : 0
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6378-ficha-ryan-redwood http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Ryan RedwoodNuevo miembro

Salazar Slytherin el Lun Oct 15, 2018 2:17 pm

Ryan Redwood
Modificadores RP
Quidditch


Otros objetos
Admin
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1522
Puntos : 43
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.