Situación Actual
8º-14º
19 abril -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ALEXANDER CASTLEMAINE pj destacado
ABIGAIL T. MCDOWELL Miss Ironías
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Breaking the System ||

Jazmine el Vie Oct 19, 2018 7:12 am

Breaking The System
Los humanos eran criaturas de lo más interesantes, Jaz los veía como esas criaturas de lo más curiosas.

Los humanos son esas criaturas que siempre tienen prisa y que nunca llegan a ningún lado. Es como ir a contrarreloj a todo momento. No todos tenían aventuras excitantes y emocionantes. Eran tan extraños, que necesitaban esas cosas para identificarse. Nombres, los llamaban.

El hada había descubierto que, de hecho, era mejor mezclarse con el entorno. Por ello tomó uno de sus nombres, el que más bonito le pareció: Jazmine.

Ese día, su aventura iba hasta uno de los lugares más céntricos para los humanos. El Wizengamot, lo llamaban ellos, no era más que un sitio donde se conglomeraban un montón de humanos de lo más variopintos para el hada.

"¡Qué pintas más graciosas!", zumbaba Jazmine. Su voz no podía ser escuchada por el oído humano, pero existía.

Para ella los colores llamativos eran divertidos, y las cosas brillantes eran un gozo, como esos aros que llevaba una humana en las orejas y que por más que tiró y mordió, no pudo quitarle. La mujer había chillado tan molestamente que la más pequeña decidió marcharse, inocentemente.

A decir verdad, por lo general Jaz no se daba por vencida tan pronto, ¿pero habían visto el traje rosa chillón de esa mujer? ¡Una locura!

"Estos humanos", se sonreía, felizmente, entrando por un ventilador, "están todos locos, ¿cómo pueden usar tantos colores oscuros? Los colores oscuros son tristes", filosofaba.

Había llegado a una habitación donde el golpe de un mazo la hizo esconderse detrás de una pila de libros. Miró con ojos curiosos, investigando. Parecía una fiesta, pero nadie estaba feliz. Había un hombre en una silla en el centro de la habitación, y lloraba.

Quiso acercarse, pero no pudo. El hombre desapareció.

“Culpable”, resonaba la voz haciendo eco en la habitación.

Se quedó en silencio, mirando a la gente que se marchaba, confundida. No entendía qué era lo que estaba sucediendo.

"Los humanos… son criaturas muy extrañas", confirmó, sentándose encima de un libro mientras miraba en silencio, como si fuese una investigadora de la fauna animal y los humanos su objeto de estudio.

En ese momento, su mirada se clavó en una cosa.

Una cosa brillante.

Ahí, justo frente a sus ojos.

La cazó, porque ella era, ante todo, una cazadora, siempre al acecho, aguardando el momento para atacar.

Cuando estuvieron ellas ahí, frente a frente, cosa brillante y Jaz, Jaz y cosa brillante, fue momento de hacer una distracción para que la humana le permitiese robase aquella cosa brillante de su cuello.

Era momento de atacar.
Jazmine
by emme


Jazmine
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || YvvanSI
RP : 5
PB : Sasha Luss
Edad del pj : X
Ocupación : Fastidiosa profesional
Pureza de sangre : Hada
Galeones : 8.900
Lealtad : A Campanilla
Patronus : Campanilla
RP Adicional : 000
Mensajes : 75
Puntos : 61
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5709-jazmine-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5714-relaciones-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/t5713-cronologia-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/

Melissa Masters el Dom Nov 11, 2018 6:16 am

Los humanos necesitan nombres, registros con esos nombres –es decir, un montón de papeles con garabatos de tinta que representan todos esos nombres–. En efecto tienen prisa, y no es de extrañar considerando la cantidad de formalidades ridículas con las que deben cumplir, pues ese es su principal uso y costumbre. Podría considerarse al Ministerio de la Magia como la meca de estas formalidades ridículas y arbitraras. El Wizengamot, su núcleo.

La mañana auditando y emitiendo veredictos en los varios juicios que el consejo debía atender había transcurrido con la aburrida normalidad habitual, rutinaria casi –como todo lo que ocurría en el Ministerio. Últimamente todo parecía entrar en un protocolo grabado en piedra helada: veredictos de culpabilidad gravemente influenciados por factores biológicos, gritos y lágrimas de parte de los acusados, muchos nuevos pasajes de ida a Azkaban. Missy no era ninguna ignorante respecto a su papel en aquellas sentencias: por lo general, ella misma colaboraba a que hubiera gritos y lágrimas, pues podría ser loca pero no idiota; sabía tan bien como cualquier otro integrante del Wizengamot estaba relativamente garantizada siempre y cuando fuera medianamente funcional al régimen habitual, y a Missy le gustaba su pellejo. Además, ella misma había padecido en carne propia los estragos de Azkaban, aunque sólo fuera por un período de tiempo tan breve en comparación con las condenas del día que el dolor que ella misma había padecido en su momento casi se asemejaba más al placer de una caricia. ¿Qué había de malo en querer compartir su dolor, que los demás también lo conocieran? Para ella, desde luego, nada. Además, para ser honestos, una breve estadía en Azkaban podía tener efectos terapéuticos, y si no había que verla a ella y qué bien que había comenzado a funcionar su cabecita después de salir de allí, siempre decía su hermano. Y lo que él dijera, verdad era. Y…

Oh, le había vuelto a pasar. Tan perdida se había quedado en sus ensoñaciones que fue necesario el grito de “¡Culpable!” para que Missy volviera en sí. Así y todo su ensoñación había sido bastante funcional: había votado –culpable, por supuesto– como todos los demás, y ahora era su turno de como el resto levantarse y marcharse. Missy se retrasó en su salida, quedándose quizás demasiado abstraída observando cómo un par de magos se llevaban al criminal deshecho en lágrimas, mientras el resto de sus infames colegas pasaban a su lado, retirándose. Missy conseguiría ponerse de pie en cierto punto, pero sus ojos continuarían pegados primero sobre el acusado y, cuando éste desapareciera, en el último lugar en donde lo vio antes de desaparecer por la oscura y conocida puerta. Cuando quiso dar cuenta de ello, Missy ya estaba prácticamente sola en aquella habitación –bueno, sola en tanto bruja.

Probablemente ese fue su error –quedarse sola en aquel lugar.

Missy no divisó al diminuto ser hasta que fue demasiado tarde –es decir, hasta que su preciadísimo prendedor le fue arrebatado. Probablemente estar distraída pensando en qué almorzar y en qué obsequiar a su fiel cuervo Stolas a modo de shnack no había obrado exactamente a su favor.

Como fuera, de pronto algo tironeó del camafeo que llevaba en el cuello de su blusa y, tras un breve forcejeo, lo arrancó. Missy dio un pequeño salto hacia atrás, necesitando un segundo para procesar por qué su prendedor –el mismísimo que contenía una pequeña imagen de su hija en su interior– estaba flotando frente a sus ojos, y no inmóvil en su pecho.

¿Qué dem- –? –intentó recuperarlo de un zarpazo, pero la fuerza detrás del camafeo la eludió sin problema. Intentó nuevamente atraparlo con su mano izquierda, pero de nuevo la acción terminó en fracaso. Missy entrecerró los ojos visiblemente frustrada, y entonces la vio: casi nueve centímetros de la criatura más irritante con la que nunca jamás se había topado.

Oh, mírate. Toda pequeñita y destellante –dijo con un falso tono azucarado, uno a decir verdad poco deseable. Sus siguientes palabras, cargadas de ira, hicieron su disgusto más que evidente–. Suelta eso antes de que te convierta en comida para mi cuervo, pequeña indeseable.
Melissa Masters
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || Tumblr_nf016yRn5j1tvxmaqo8_r1_250
RP : 10
PB : Michelle Gomez
Edad del pj : 43
Ocupación : Miembro Wizengamot
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 754
Lealtad : Neutral
Patronus : Liebre
RP Adicional : 000
Mensajes : 105
Puntos : 27
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6250-melissa-masters http://www.expectopatronum-rpg.com/t6298-say-something-nice-relaciones-de-missy http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Jazmine el Vie Nov 16, 2018 12:37 am

Breaking The System
Luego de atacar, fue cuestión de tiempo para que aquella cosa brillante acabase en sus manos. Opuso resistencia, sí, pero todo acababa cediendo a las manos de un hada demasiado obstinada. Era una cosa brillante muy bonita, algo pesada sin embargo, y la miraba con ojos ilusionados.

Para las hadas, nada tenía más peso que su propia voluntad.

Sintió un zarpazo al aire que le costó más bien poco evitar, alejándose del alcance de una mano de humano que intentaba robarle su cosa brillante. Porque en cuanto llegaba a sus manos, pasaba a ser suya para tomar y de nadie más.

"Qué humana más molesta, ¡es mío!", le sacó la lengua, volando con las alitas demasiado alto como para que la bruja consiguiese atraparla. "Voy a añadirlo a mi colección de cosas brillantes", zumbaba para sí misma, muy entusiasmada con su adquisición.

Las hadas podían hablar, sí, aunque ellas podían comprender sólo su propio lenguaje. Las vibraciones que emitían no eran audibles para el oído humano, para ellos sonaría tan sólo como el zumbido de un insecto con diferente intensidad, dependiendo de la entonación. Las hadas, sin embargo, parecían llevar claro que todos les entendían, y que si no lo hacían el problema no era suyo, sino de los demás.

"¡Eres un humano irritante! ¡Irritante!", decidió, cuando la mujer, esa de mala cara, empezó a molestarla.

Se acomodó el prendedor en el vestidito, de modo que podía usar sus manos sin tener que soltar su cosa brillante. A continuación, se dispuso a hacer un desorden, un berrinche de hada.

Empezó empujando las pilas de papeles y libros, causando que todo se cayera al suelo. Las hadas también tienen poderes mágicos muy básicos, como esas chispitas incandescentes que se encendieron en fuego junto con los papeles que había tirado en el suelo. Un incendio, era lo que había comenzado en aquel lugar.

"¿Oh?", la hadita se acercó, mirando el fuego que ella había comenzado, curiosa de repente. "¡Qué bonito!", tenía esa pasión bélica y hasta un poquito destructiva que la caracterizaba.

Empezó a revolotear de aquí para allá, muy felizmente, buscando más cosas brillantes. Si intentaban atraparla, sería en vano, demasiado ágil para ser atrapada hasta con magia.

"Es hora de irme", decidió, con las manitas en la cintura en forma de jarra, volando justo en el centro de la habitación. "Voy a buscar algo de azúcar y a esconder mi tesoro", se sonrió para sí misma, yendo en dirección a la ventilación por donde había llegado.
Jazmine
by emme


Jazmine
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || YvvanSI
RP : 5
PB : Sasha Luss
Edad del pj : X
Ocupación : Fastidiosa profesional
Pureza de sangre : Hada
Galeones : 8.900
Lealtad : A Campanilla
Patronus : Campanilla
RP Adicional : 000
Mensajes : 75
Puntos : 61
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5709-jazmine-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5714-relaciones-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/t5713-cronologia-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/

Melissa Masters el Dom Nov 18, 2018 4:45 am

Missy masculló una sarta de obscenidades que no vale la pena transcribir, aunque la mayoría de ellas se dirigió específicamente a su persona. ¿Qué esperaba, después de todo? ¿Qué el hada hiciera lo que le exigía, encima de semejante mala manera? Que ni siquiera en las películas muggles las cosas funcionaban así, y ella bien lo sabía porque hacia los finales de los ’90 bien ella tuvo que digerir un par de esos films por el bien de su pequeña hij- --.

La moraleja era que nadie le diría a Tinkerbell qué hacer, e incluso si alguien osara hacerlo, muy probablemente no terminaría bien parado. Missy estaba a punto de convertirse en ese alguien, y no sólo eso: era lo suficientemente capaz de protagonizar su propio “berrinche de bruja” y empeorar incluso más su situación, quizás incluso yendo al extremo de conjurar un hechizo que sí, quizás apagaría las chispas de fuego que de pronto comenzaban a devorar algunos papeles. En efecto, la situación apostaba fuertemente al caos, y las opciones de Missy parecían limitadas: o bien intentar evitar un más que posible incendio, o bien tratar de ir tras aquel pequeño Diablillo -porque sí, más que un hada para ella era eso- y su preciada pertenencia, bajo riesgo de no alcanzarla porque afrontémoslo, era demasiado veloz incluso para ella, incluso en su forma de cuervo. Algo como vengarse de la criatura estaba totalmente fuera de la mesa; imposible, al menos no se le ocurría la manera en aquellos escasos segundos. Pero, eso sí, al menos conocía una manera en la que podría recuperar aquello que le era legítimamente suyo. Y quizás, sólo quizás, asegurarse de que el Ministerio en sí no se incendiara. Pero eso era secundario, eso sólo una vez que tuviera su camafeo. Porque si Morgana no viene a la montaña…

Entonces la montaña vendrá a Morgana.

Missy atinó a apuntar su varita en dirección a la criatura, justo antes de que ésta entrara al conducto de ventilación y conjuró el hechizo en silencio.

Avifors.

Ante sus ojos, el camafeo súbitamente se transmutaría en una pequeña ave, un gorrión, que se arrancaría a sí mismo del diminuto vestidito de la diminuta criatura para salir disparado cual dardo en la dirección de Missy, quien lo esperaría con su palma tendida hacia arriba, mientras… bueno, mientras algunos archivos comenzaban a arder -bueno, no se puede todo en esta vida, ¿verdad? Missy sólo se preocuparía de ellos a su debido tiempo: tan pronto como el gorrión-camafeo llegó a su mano, éste regresó a la normalidad. La mujer esta vez se lo guardó en uno de sus bolsillos, recelosa de que la pequeña criatura repitiera el engorroso proceso de robárselo de su cuello.

Olió humo y puso los ojos en blanco. Vale, ya entendía: fuego, peligro, bla-bla-bla. Esta vez, se dignó a pronunciar en voz alta el hechizo pertinente, el cual haría que las pequeñas llamas en crecimiento súbitamente se apagaran.

-Extinguere.

Melissa Masters
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || Tumblr_nf016yRn5j1tvxmaqo8_r1_250
RP : 10
PB : Michelle Gomez
Edad del pj : 43
Ocupación : Miembro Wizengamot
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 754
Lealtad : Neutral
Patronus : Liebre
RP Adicional : 000
Mensajes : 105
Puntos : 27
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6250-melissa-masters http://www.expectopatronum-rpg.com/t6298-say-something-nice-relaciones-de-missy http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Jazmine el Jue Nov 22, 2018 1:17 am

Breaking The System
Jazmine estaba cruzando a través de la barandilla que la separaba de su libertad y el encierro de encontrarse dentro de la cueva de los humanos, esa cueva tan retorcida con una sensación pesada que se resentía en las alitas, justo cuando sintió algo tirar de su pequeña ropita.

Tocó su cosa brillante sólo para darse cuenta de que ahí no había nada, había desaparecido de un momento a otro.

Las hadas tenían una capacidad de concentración bastante limitada, para ser honestos. Sin embargo, cuando decidían que algo era suyo, era complicado quitarles esa idea de la cabeza, porque eran pequeñitas egocéntricas que no pensaban en mucho más que en ellas.

De ese modo, regresó sobre su vuelo para encontrarse con la humana guardándose su cosa brillante en el bolsillo.

"¡Eres una ladrona!", acusó entre zumbidos, señalándole de mala manera. "¡Esa cosa brillante es mía, no te la puedes quedar!", se quejó, volando en su dirección.

La habitación se estaba llenando de humo y eso no era preocupación ninguna para Jazmine, cuya atención estaba única y exclusivamente enfocada en recuperar su dichoso objeto brillante, el que había sido hurtado de forma cruel y desconsiderada. Que era suyo y nadie podría decirle lo contrario.

"¡Dame mi cosa brillante!", se abalanzó como una pequeña fierecilla.

Era conocido por todo el mundo mágico que las hadas son criaturas de hecho bastante bélicas. Fáciles de hacer enfadar y, por supuesto, también fáciles de hacer que peleen, en especial si es algo en lo que creen. Como su propiedad sobre algo o alguien.

Jazmine atacó directo a su cabello, tirándole de los cabellos y dándole mordidas a las orejas, rebuscando entre su ropa para encontrar aquello que se le había sido robado.

Su velocidad grácil le permitía escaparse de las manos que intentasen atraparla, muy decidida a no rendirse hasta verse alzada con una victoria imaginaria que a esas alturas sólo ella parecía tener claro de cuándo llegaría. ¿Era hacer daño el objetivo? ¿Robarse la cosa brillante que, a su vez, había sido robada? Nadie lo sabía.

"Los humanos no tienen respeto, ¡nada de respeto!", podían escucharse sus coléricos zumbidos. "¡Yo voy a enseñarte a respetar!", se quejaba, demandando una especie de pseudojusticia bien bañada de venganza.

Rebuscaba entre sus cuerpo, mordiendo y utilizando chispitas incandescentes para atacar al enemigo que no era otro que la bruja, como la villana de un cuento de hadas.

Jazmine no pensaba rendirse, aunque era seguro que la humana de mal carácter no iba a dar su brazo a torcer para complacer el capricho de la hadita. Sólo una de las dos testarudas hembras podía salir victoriosa.
Jazmine
by emme


Jazmine
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || YvvanSI
RP : 5
PB : Sasha Luss
Edad del pj : X
Ocupación : Fastidiosa profesional
Pureza de sangre : Hada
Galeones : 8.900
Lealtad : A Campanilla
Patronus : Campanilla
RP Adicional : 000
Mensajes : 75
Puntos : 61
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5709-jazmine-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5714-relaciones-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/t5713-cronologia-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/

Melissa Masters el Dom Dic 16, 2018 3:25 am

Aquella situación era el más claro ejemplo de un ganar una batalla pero no la guerra porque sí, su camafeo podía estar de vuelta en su poder -concretamente en su bolsillo-, pero eso no significaba que se había librado de los problemas. Todo lo contrario, en realidad, pues ahora no sólo tenía que lidiar con una hadita no sólo codiciosa sino además furiosa. Y si sólo había comenzado un fuego por un pequeño disgusto… Melissa tosió, cubriéndose la boca con una mano mientras que mantenía la otra firmemente encajada en su bolsillo, rehusándose incluso con mayor cabezonería que la pequeña hadita a entregar su tesoro. Y es que aquel era un auténtico tesoro para la mujer, detalle del que en más de una ocasión la bruja podía llegar a olvidarse. Recordar quién le había obsequiado aquel camafeo le era absolutamente imposible, su mente se cerraba cada vez que intentaba regresar a eso, pero sí sabía que quien fuera hubiera sido la persona se lo había obsequiado después de un evento muy importante en su vida: no otro que el nacimiento de su (presuntamente) difunta hija. Melissa ni siquiera entendía por qué aquella pieza de pedrería estaba revestida de semejante importancia para ella ahora, ya tanto tiempo después de que su hija desapareciera de su vida. ¿Por qué empeñarse en recordar? Y sin embargo, la costumbre la obligaba a usar aquella pequeña pieza día a día, casi reglamentariamente. Nadie podría interferirse en aquella descabellada costumbre suya, decidió apresuradamente. Y si el precio era tener que lidiar con una compañía ingrata e indeseada, que así fuera.

Missy corrió a un rincón de la habitación en donde el humo no era tan intenso y cierta visibilidad le era permitida, haciendo aspavientos con la mano que aún sostenía su varita, en parte intentando apartar el humo y en parte alejar (infructuosamente, claro) a la hadita de su cabeza, quien insistía en jalarle el cabello casi dolorosamente. ¡Y luego las jodidas chispitas y las mordidas! Missy alternó chillidos con maldiciones bastante impropias de un miembro activo del Wizengamot, pero así y todo la mujer era orgullosa a y tozuda y se negó rotudamente a sacar la mano que resguardaba el camafeo en su bolsillo de su escondite. Por el contrario, tan pronto como se encontró algo más libre del humo, la mujer dejó de a agitar su brazo para arrancar bruscamente de su bolsillo contrario una pequeña bolsa de cuentas, también conocida como bolsa súper extensible. Sin mayores ceremonias la abrió apresuradamente, extendiéndola en dirección a la hada, casi provocándola. Tras aquello le siguió un rápido movimiento de la mano que protegía el camafeo: cerrada en un puño, la mantuvo sobre la apertura de la bolsa, apenas mayor que el tamaño de su mano.

-Si tanto lo quieres, vé a por él -ordenó, no sin cierta maldad, a la vez que hundía el puño con el camafeo dentro de la bolsa, sólo para extraer la mano un segundo después, sin rastro del camafeo. Claramente aquello no era otra cosa que una trampa, improvisada y desde luego nada meditada al detalle, pero al fin y al cabo lo que se le había ocurrido a la bruja en su arranque. Ya tan sólo quería marcharse a su casa o a lo menos su oficina, con o sin su camafeo (de acuerdo, preferentemente con), y si el precio era llevarse temporalmente un hada como podría tratarse de cualquier otra alimaña, sea.

Una pena que la vida no fuera tan sencilla, o al menos no la de Melissa Masters. Porque de pronto una voz masculina se escuchó desde el otro extremo de la habitación, su tono alarmado y… vamos a dejarlo en “considerablemente sorprendido”.

-¡Por las barbas de…! ¿Qué…? ¡Señora Masters! ¿Está usted bien? ¿Qué es todo este...?... Ay Merlín... Todo este humo.

¿Haz visto alguna vez a un mago quitarse el sombrero para aguitarlo frente a su propia cara en un intento por apartar el humo? Bueno, ahora lo haz hecho.
Melissa Masters
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || Tumblr_nf016yRn5j1tvxmaqo8_r1_250
RP : 10
PB : Michelle Gomez
Edad del pj : 43
Ocupación : Miembro Wizengamot
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 754
Lealtad : Neutral
Patronus : Liebre
RP Adicional : 000
Mensajes : 105
Puntos : 27
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6250-melissa-masters http://www.expectopatronum-rpg.com/t6298-say-something-nice-relaciones-de-missy http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Jazmine el Miér Dic 19, 2018 12:06 am

Breaking The System
Jazmine era una criatura altamente perseverante hasta el punto de la cabezonería. Eran, pues, como polos iguales que se repelían, el hada y la bruja. Las dos tenían el mismo objetivo, que era el de tener la cosa brillante en su poder, sin importar los medios que tuvieran que emplear para que la otra perdiese y por tanto abandonara la cosa brillante que la otra se esmeraba en proteger.

"¡Eres una humana tonta!", zumbaba.

Parecía ignorar por completo el fuego que revestía aquella habitación, concentrada en su ataque desmedido contra aquella persona. Si mezclaba su irascibilidad con su velocidad, acababa siendo una pequeña enemiga de temer. Entre mordidas, tirones de pelo y chispitas incandescentes, estaban teniendo una verdadera batalla dentro de aquella habitación.

Entonces miró la bolsa cuando la extendió hacia ella, amenazándola con dejar caer dentro la cosa brillante que tanto querían. Las hadas se caracterizaban por muchas cosas, pero no precisamente por ser muy brillantes intelectualmente hablando. Física y personalmente, eran criaturitas muy brillantes, innegablemente.

Se abalanzó contra la bolsa a toda velocidad… pero frenó en seco.

Antes de entrar, miró al hombre que había dañado la privacidad de la habitación, los ojos abiertos como platos mientras observaba lo que estaba ocurriendo. Estaba muy asustado y sorprendido, bastaba con ver cómo la vida se había puesto su piel, tan pálida como el papel, y los gritos.

¿Saben por qué otra cosa no se caracterizan las hadas?

Por su atención.

"¡Otro humano! ¡Un humano vestido gracioso!", se burló, volando en su dirección y observándolo como una pieza de museo. O, peor, como un animal en exhibición. "¡Qué cosas más graciosas!", río.

No se olvidaba de que su posiblemente mortal enemiga estaba en la habitación, pero las hadas son bestiecillas tan pequeñitas que sólo cabe en ellas un sentimiento o un pensamiento central, por lo que lo que estaba en segundo plano estaba ahí, pero no importaba tanto.

Cuando la bruja mala volvió a ser el pensamiento central, la miró muy concentrada, maquinando. Y tuvo un plan maravilloso, tan grandioso que Jazmine se sintió una genio.

"Lo tengo", se sonrió, frotándose las manos como una mosca malévola.

Mientras la bruja se distraía con el señor gracioso, Jazmine le arrebató la varita de las manos y la dejó caer dentro de aquella bolsa donde había arrojado la cosa brillante. A continuación, se robó el bolso y salió volando lejos de su alcance, revoloteando por la sala hasta encontrarse con la puerta abierta.

Le dio con el bolso en la cara al humano gracioso al salir, pero entonces se vio libre en todo el esplendor de aquella cueva. Atraparla iba a ser un reto todavía mayor al que se había pronosticado, aunque la hadita parecía mirar.

"¡Eso te pasa cuando eres mala y tonta!", zumbaba a la bruja, burlándose de su infortunio. "¡Mala y tonta! ¡Tonta y mala!", se burlaba.

Sí, para Jazmine todo parecía enfocarse en algo. Nada era gris, todo era negro o blanco, y la bruja había dejado de ser blanca hace mucho tiempo. Ahora no pensaba devolverle la bolsa con cosas importantes, ¡sería suya, toda suya!

En eso iba pensando mientras se alejaba, hasta tomar un descanso encima de un escondido recoveco de la infraestructura para abrir el bolso y ver cómo sacar de ahí la cosa brillante.
Jazmine
by emme


Jazmine
Imagen Personalizada : Priv. || Breaking the System || YvvanSI
RP : 5
PB : Sasha Luss
Edad del pj : X
Ocupación : Fastidiosa profesional
Pureza de sangre : Hada
Galeones : 8.900
Lealtad : A Campanilla
Patronus : Campanilla
RP Adicional : 000
Mensajes : 75
Puntos : 61
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5709-jazmine-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5714-relaciones-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/t5713-cronologia-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.