Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Breaking the System ||

Jazmine el Vie Oct 19, 2018 7:12 am

Breaking The System
Los humanos eran criaturas de lo más interesantes, Jaz los veía como esas criaturas de lo más curiosas.

Los humanos son esas criaturas que siempre tienen prisa y que nunca llegan a ningún lado. Es como ir a contrarreloj a todo momento. No todos tenían aventuras excitantes y emocionantes. Eran tan extraños, que necesitaban esas cosas para identificarse. Nombres, los llamaban.

El hada había descubierto que, de hecho, era mejor mezclarse con el entorno. Por ello tomó uno de sus nombres, el que más bonito le pareció: Jazmine.

Ese día, su aventura iba hasta uno de los lugares más céntricos para los humanos. El Wizengamot, lo llamaban ellos, no era más que un sitio donde se conglomeraban un montón de humanos de lo más variopintos para el hada.

"¡Qué pintas más graciosas!", zumbaba Jazmine. Su voz no podía ser escuchada por el oído humano, pero existía.

Para ella los colores llamativos eran divertidos, y las cosas brillantes eran un gozo, como esos aros que llevaba una humana en las orejas y que por más que tiró y mordió, no pudo quitarle. La mujer había chillado tan molestamente que la más pequeña decidió marcharse, inocentemente.

A decir verdad, por lo general Jaz no se daba por vencida tan pronto, ¿pero habían visto el traje rosa chillón de esa mujer? ¡Una locura!

"Estos humanos", se sonreía, felizmente, entrando por un ventilador, "están todos locos, ¿cómo pueden usar tantos colores oscuros? Los colores oscuros son tristes", filosofaba.

Había llegado a una habitación donde el golpe de un mazo la hizo esconderse detrás de una pila de libros. Miró con ojos curiosos, investigando. Parecía una fiesta, pero nadie estaba feliz. Había un hombre en una silla en el centro de la habitación, y lloraba.

Quiso acercarse, pero no pudo. El hombre desapareció.

“Culpable”, resonaba la voz haciendo eco en la habitación.

Se quedó en silencio, mirando a la gente que se marchaba, confundida. No entendía qué era lo que estaba sucediendo.

"Los humanos… son criaturas muy extrañas", confirmó, sentándose encima de un libro mientras miraba en silencio, como si fuese una investigadora de la fauna animal y los humanos su objeto de estudio.

En ese momento, su mirada se clavó en una cosa.

Una cosa brillante.

Ahí, justo frente a sus ojos.

La cazó, porque ella era, ante todo, una cazadora, siempre al acecho, aguardando el momento para atacar.

Cuando estuvieron ellas ahí, frente a frente, cosa brillante y Jaz, Jaz y cosa brillante, fue momento de hacer una distracción para que la humana le permitiese robase aquella cosa brillante de su cuello.

Era momento de atacar.
Jazmine
by emme


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Sasha Luss
Edad del pj : X
Ocupación : Fastidiosa profesional
Pureza de sangre : Hada
Galeones : 5.700
Lealtad : A Campanilla
Patronus : Campanilla
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5709-jazmine-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5714-relaciones-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/t5713-cronologia-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/

Melissa Masters el Dom Nov 11, 2018 6:16 am

Los humanos necesitan nombres, registros con esos nombres –es decir, un montón de papeles con garabatos de tinta que representan todos esos nombres–. En efecto tienen prisa, y no es de extrañar considerando la cantidad de formalidades ridículas con las que deben cumplir, pues ese es su principal uso y costumbre. Podría considerarse al Ministerio de la Magia como la meca de estas formalidades ridículas y arbitraras. El Wizengamot, su núcleo.

La mañana auditando y emitiendo veredictos en los varios juicios que el consejo debía atender había transcurrido con la aburrida normalidad habitual, rutinaria casi –como todo lo que ocurría en el Ministerio. Últimamente todo parecía entrar en un protocolo grabado en piedra helada: veredictos de culpabilidad gravemente influenciados por factores biológicos, gritos y lágrimas de parte de los acusados, muchos nuevos pasajes de ida a Azkaban. Missy no era ninguna ignorante respecto a su papel en aquellas sentencias: por lo general, ella misma colaboraba a que hubiera gritos y lágrimas, pues podría ser loca pero no idiota; sabía tan bien como cualquier otro integrante del Wizengamot estaba relativamente garantizada siempre y cuando fuera medianamente funcional al régimen habitual, y a Missy le gustaba su pellejo. Además, ella misma había padecido en carne propia los estragos de Azkaban, aunque sólo fuera por un período de tiempo tan breve en comparación con las condenas del día que el dolor que ella misma había padecido en su momento casi se asemejaba más al placer de una caricia. ¿Qué había de malo en querer compartir su dolor, que los demás también lo conocieran? Para ella, desde luego, nada. Además, para ser honestos, una breve estadía en Azkaban podía tener efectos terapéuticos, y si no había que verla a ella y qué bien que había comenzado a funcionar su cabecita después de salir de allí, siempre decía su hermano. Y lo que él dijera, verdad era. Y…

Oh, le había vuelto a pasar. Tan perdida se había quedado en sus ensoñaciones que fue necesario el grito de “¡Culpable!” para que Missy volviera en sí. Así y todo su ensoñación había sido bastante funcional: había votado –culpable, por supuesto– como todos los demás, y ahora era su turno de como el resto levantarse y marcharse. Missy se retrasó en su salida, quedándose quizás demasiado abstraída observando cómo un par de magos se llevaban al criminal deshecho en lágrimas, mientras el resto de sus infames colegas pasaban a su lado, retirándose. Missy conseguiría ponerse de pie en cierto punto, pero sus ojos continuarían pegados primero sobre el acusado y, cuando éste desapareciera, en el último lugar en donde lo vio antes de desaparecer por la oscura y conocida puerta. Cuando quiso dar cuenta de ello, Missy ya estaba prácticamente sola en aquella habitación –bueno, sola en tanto bruja.

Probablemente ese fue su error –quedarse sola en aquel lugar.

Missy no divisó al diminuto ser hasta que fue demasiado tarde –es decir, hasta que su preciadísimo prendedor le fue arrebatado. Probablemente estar distraída pensando en qué almorzar y en qué obsequiar a su fiel cuervo Stolas a modo de shnack no había obrado exactamente a su favor.

Como fuera, de pronto algo tironeó del camafeo que llevaba en el cuello de su blusa y, tras un breve forcejeo, lo arrancó. Missy dio un pequeño salto hacia atrás, necesitando un segundo para procesar por qué su prendedor –el mismísimo que contenía una pequeña imagen de su hija en su interior– estaba flotando frente a sus ojos, y no inmóvil en su pecho.

¿Qué dem- –? –intentó recuperarlo de un zarpazo, pero la fuerza detrás del camafeo la eludió sin problema. Intentó nuevamente atraparlo con su mano izquierda, pero de nuevo la acción terminó en fracaso. Missy entrecerró los ojos visiblemente frustrada, y entonces la vio: casi nueve centímetros de la criatura más irritante con la que nunca jamás se había topado.

Oh, mírate. Toda pequeñita y destellante –dijo con un falso tono azucarado, uno a decir verdad poco deseable. Sus siguientes palabras, cargadas de ira, hicieron su disgusto más que evidente–. Suelta eso antes de que te convierta en comida para mi cuervo, pequeña indeseable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Michelle Gomez
Edad del pj : 43
Ocupación : Miembro Wizengamot
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.700
Lealtad : Neutral
Patronus : Liebre
RP Adicional : 000
Mensajes : 70
Puntos : 19
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6250-melissa-masters http://www.expectopatronum-rpg.com/t6298-say-something-nice-relaciones-de-missy http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Melissa MastersWizengamot

Jazmine Hoy a las 12:37 am

Breaking The System
Luego de atacar, fue cuestión de tiempo para que aquella cosa brillante acabase en sus manos. Opuso resistencia, sí, pero todo acababa cediendo a las manos de un hada demasiado obstinada. Era una cosa brillante muy bonita, algo pesada sin embargo, y la miraba con ojos ilusionados.

Para las hadas, nada tenía más peso que su propia voluntad.

Sintió un zarpazo al aire que le costó más bien poco evitar, alejándose del alcance de una mano de humano que intentaba robarle su cosa brillante. Porque en cuanto llegaba a sus manos, pasaba a ser suya para tomar y de nadie más.

"Qué humana más molesta, ¡es mío!", le sacó la lengua, volando con las alitas demasiado alto como para que la bruja consiguiese atraparla. "Voy a añadirlo a mi colección de cosas brillantes", zumbaba para sí misma, muy entusiasmada con su adquisición.

Las hadas podían hablar, sí, aunque ellas podían comprender sólo su propio lenguaje. Las vibraciones que emitían no eran audibles para el oído humano, para ellos sonaría tan sólo como el zumbido de un insecto con diferente intensidad, dependiendo de la entonación. Las hadas, sin embargo, parecían llevar claro que todos les entendían, y que si no lo hacían el problema no era suyo, sino de los demás.

"¡Eres un humano irritante! ¡Irritante!", decidió, cuando la mujer, esa de mala cara, empezó a molestarla.

Se acomodó el prendedor en el vestidito, de modo que podía usar sus manos sin tener que soltar su cosa brillante. A continuación, se dispuso a hacer un desorden, un berrinche de hada.

Empezó empujando las pilas de papeles y libros, causando que todo se cayera al suelo. Las hadas también tienen poderes mágicos muy básicos, como esas chispitas incandescentes que se encendieron en fuego junto con los papeles que había tirado en el suelo. Un incendio, era lo que había comenzado en aquel lugar.

"¿Oh?", la hadita se acercó, mirando el fuego que ella había comenzado, curiosa de repente. "¡Qué bonito!", tenía esa pasión bélica y hasta un poquito destructiva que la caracterizaba.

Empezó a revolotear de aquí para allá, muy felizmente, buscando más cosas brillantes. Si intentaban atraparla, sería en vano, demasiado ágil para ser atrapada hasta con magia.

"Es hora de irme", decidió, con las manitas en la cintura en forma de jarra, volando justo en el centro de la habitación. "Voy a buscar algo de azúcar y a esconder mi tesoro", se sonrió para sí misma, yendo en dirección a la ventilación por donde había llegado.
Jazmine
by emme


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 5
PB : Sasha Luss
Edad del pj : X
Ocupación : Fastidiosa profesional
Pureza de sangre : Hada
Galeones : 5.700
Lealtad : A Campanilla
Patronus : Campanilla
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 45
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5709-jazmine-ficha http://www.expectopatronum-rpg.com/t5714-relaciones-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/t5713-cronologia-de-jazmine http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.