Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Priv. || Hakkasan Hanway ||

Ryan Goldstein el Miér Oct 24, 2018 7:43 am


En la zona china de Londres, más comúnmente llamada Soho, hay un restaurante chino llamado Hakkasan Hanway. Despertaba la intriga y el apetito en los turistas y era sin duda un sitio muy concurrido por los no-maj, aunque no exclusivamente.  

Hay, al fondo y atravesando las mesas, una habitación trasera que, extrañamente, no era percibida por nadie. La puerta se abrió de repente y un sujeto con más sonrisa que cara la sostuvo con esa chispa galante que tienen los caballeros modernos de hoy día.

El cuchicheo y el tintineo de los cubiertos era un indicio de qué tan absorbidos se hallaban los comensales en sus mesas, vueltos hacia su acompañante, entre que intentaban adivinar qué se llevaban a la boca o simplemente perdían la noción del tiempo.

El mismo sujeto de antes tomó asiento en una mesa apartada, para dos, como si volviera luego de sólo haberla dejado un momento o como cualquier otro recién llegado que atravesaba la entrada, y en nada le estaban sirviendo.  

Algo entretenido de comer con Ryan era la curiosidad que mostraba por sus platos y lo fácil que se le daba ocupar al mesero por cualquier cosa que llamara su interés.

Tener un plato delante debía impulsar su sociabilidad hasta límites insospechados. Era hombre alegre y de buen comer y no le daba pena. Lo que sí le daba pena, como confesó, era comer solo.

—Así que, entrenamiento. Me doy cuenta de que eres entusiasta—Ryan se demoró en llevarse los palillos a la boca (grande era ese bocado), dedicándole una mirada a su acompañante—. ¿Y cómo lo estás haciendo?

.
Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Miér Oct 24, 2018 9:20 pm

¿Entusiasta? Más bien superviviente. Una no puede ir por ahí apoyando una causa aparentemente suicida sin saber defenderse, ¿sabes? Soy una inútil, aún temo con el día que tenga que alzar al varita y sólo me venga a la cabeza un Alohomora. ¿Alohomora qué? ¿Alohomora cabeza? ¡Eso no sirve! —dije divertda cuando Ryan me miró con tan buenos ojos, diciéndome que era una entusiasta. A ver, no era eso precisamente: simplemente quería aprender de gente que supiera defenderse para poder ser alguien, no quería más.

Quería ser capaz de tener una respuesta rápida ante situaciones de estrés, saber utilizar la varita para algo más que para acercarme el mando de la televisión, saber defenderme con mi cuerpo y con mi varita, poder ser útil… no sé, cosas normales para una persona que intenta ser de utilidad dentro de una organización como lo era la Orden del Fénix. Todavía sentía que llevaba años ahí sin aportar nada. Y encima Maverick me tenía abandonada y no me llevaba a nada de ‘sus asuntos personales’ que tanto tiempo le requerían. Cada vez me daba peor espina ese tío. Aunque a decir verdad, nunca me dio demasiada. Y claro, tenía que buscarme la vida como pudiera yo sola.

El caso es que ahora mismo estaba en el chino del congelador—yo lo llamaba así—comiendo y hablando con Ryan Goldstein, ese señor que muy amablemente me había enseñado a conducir mi moto. La verdad es que solo usaba la moto en casos puntuales o cuando quería alardear de tener moto frente a Edward, ya que con el transporte público y mi skate me movía bastante cómoda por Londres. Menos cuando llovía y el suelo resbaladizo atentaba contra mi vida, pero eso pasaría igual con la moto.

Estaba hablando con él porque me había parecido un tío legal, divertido y… bueno, era adulto. ¿Él debería saber cómo hacer para mejorar como bruja, no? En realidad no le dije de ir a comer solo para hablar de que podría ayudarme, sino para hablar y así de paso le contaba mi vida. Parecía un hombre sabio, quizás sabía darme algún consejo de hombre adulto.

Pues intento ser una esponja y aprender de todos —le dije tras haberme tragado una gran porción de tallarines picantes. Yo era de esas personas que jamás en la vida habían aprendido a usar los palillos chinos, por lo que era de esas herejes que comía en un chino con tenedor. Sorry. —Por ejemplo, Albaricoque oficialmente me relacionó con Pollo Frito, ¿te acuerdas de quién es? El tipo este de las reuniones que siempre tiene cara de tener algo metido por el culo molestándole y que tiene la amabilidad de una piedra. La verdad es que tenemos muy poca relación y prácticamente no hemos hecho nada juntos. —Sí, hablaba en mi vocablo de espía. Albaricoque claramente era Dumbledore y Pollo Frito era Maverick. —Así que aprovecho para aprender de todos ya que no tengo a nadie fijo. Suelo pasar mucho tiempo allí abajo, conociendo gente. Y bueno, ¿sabes quién es Emery? Tiene un año más que yo y sabe muchísimo Kung Fú, o Taekwondo, o… Jiutjitsu de ese… No sé, ¡pero algo sabe! Y claro, lo conozco de Hogwarts. Nunca hicimos buenas migas pero es el único que me enseña a defenderme físicamente, por ejemplo, aunque el muy capullo se aprovecha para humillarme cada vez que puede, así que aprender aprendo poco. Lo que sí estoy aprendiendo es a canalizar mi rabia interior para no tirarle una silla en la cabeza cada vez que terminamos con el entrenamiento —le confesé divertida, volviendo a enrollar en mi tenedor hereje una gran porción de tallarines. —Pero bueno, así con todo. Con la varita suelo entrenar con mis amigas, pero claro… son mis amigas. Sabemos prácticamente lo mismo, además de que nos conocemos mucho. Necesito cosas nuevas que me hagan ser más avispada. Si me atacan ahí fuera no me van a atacar como si fuéramos amigos.

Y tras toda esa verborrea, me llevé los tallarines a la boca. Bueno, no era ningún secreto que Danny Maxwell hablaba mucho, sobre todo cuando tenía de lo que hablar. Soy una pesada, lo sé. Así que simplemente suspiré mientras masticaba. No tardé en llevarme parte de la comida a un lateral de la mejilla antes de que se me olvidase lo que quería decir.

Así que siento que voy muy lenta y que no tengo nada fijo. Y los dos sabemos que sin nada fijo, la cosa cuesta que avance. Y la verdad es que eso desmotiva bastante. —Hablé con la boca llena, pero no abriéndola casi nada. —¿A ti como te va? He visto que figuras como aspirante… ¿por qué no como miembro oficial? Eres adulto.

Porque sí, yo creía que el único requisito para ser miembro oficial de la Orden del Fénix era no ser inútil y, por regla general, la gente adulta con carreras a sus espaldas tenían ciertas nociones que los hacían ser bastante útiles en situaciones como estas. Sobre todo Ryan, que al igual que yo todavía teníamos nuestros rostros ocultos y éramos ciudadanos respetables. Gente como nosotros éramos lo que más necesitaba la Orden del Fénix, 'espías' que pudieran estar ahí fuera sin estar en peligro. Pero claro, si la gente como yo era tan inútil como yo, ya me dirás de qué sirvo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Jue Oct 25, 2018 2:15 am



¿Entusiasta? Más bien superviviente.

—¿Y eso por qué?, ¡oh!—Danielle se abalanzó como una tromba sobre la cuestión, manteniéndolo espabilado. Se carcajeó levemente ante la mención de una ‘causa aparentemente suicida’ y lo que implicaba hacerse con una—Tienes un punto ahí—La miraba riendo con los ojos. Imaginó que debía estar exagerando sobre lo que se veía capaz de hacer y lo que era capaz de hacer en realidad, pero no consideraba a menos su resolución a cambiar algo con lo que no se sentía satisfecha, ya fuera sobre la situación actual en el mundo mágico o sus propias habilidades. En todo caso, todos necesitaban un poco de ayuda alguna vez. Si había un encantamiento que abría puertas, sospechó que Danielle tenía mucho de ese encanto para sí misma—. Es un hechizo muy útildefendió, en favor del Alohomora. La seriedad estaba fuera de la mesa.

¿Y cómo lo llevaba, lo de ser una superviviente? Ryan escuchó y comentó, muy entretenido y a gusto en medio de la luz de la tarde que se filtraba en el local, zampándose una variedad de dim sum, o sólo unos ravioles muy carnosos, a los que les echó el diente previamente embardunándolos con salsa.

—Eso está muy bien—
animó, condescendiente, respecto a lo de ser una esponja. Lo dejó confundido lo que sobrevino a continuación… Alba, ¿alabaricoque?, alba, blanco, ¡ah, Dumbledore!, sí. ¿Pollo Frito?, no. Sonrió—Lo describes exactamente como alguien que me gustaría conocer—ironizó. Asintió una, dos veces, antes de añadir, amable y con una cierta nota de intriga—¿Quién es Emery?—Imaginarse a Danielle dando patadas, cuando la había visto casi estrellarse con una moto, hizo que abriera los ojos. ¡Pero si eso era bueno! De hecho, aunque había magos que desestimaban la importancia de un buen estado físico en mitad de una reyerta de varitas, en su caso personal y como practicante de krav magá, había descubierto lo útil que podía ser. Dependía mucho también del estilo de pelea que tuviera un mago. Ryan se consideraba ágil, taimado y agresivo. No era para nada “ortodoxo” según los principios que postulaban las normas de combate con varitas, por no decir que lo suyo era deshonor. Pero como bien intuía Danielle, las peleas reales no eran  como un entrenamiento—. Canalizar tu ira—repitió, aprobando la lección y pensando por dentro que habría que hacer algo respecto al tal Emery. Y añadió—: Así que, si te hago un ataque de frente, ¿te defenderás y me lo devolverás? Quiero ver eso—instó—, quiero que “me la devuelvas”. Yo hago krav magá, puedo mostrarte algo, y tú… puedes enseñarme tu triple combo de Kung Fú-Taekwondo-Jiutjitsu. Me gustará—prometió. Le gustaría, sí, aunque podía volverse un poco entusiasta, y no en el sentido de ‘superviviente’ sino en el sentido ‘terminator’, cuando se trataba de entrenar el físico. Ryan Goldstein como entrenador personal era algo que tú no querías en tu vida. Básicamente, porque se dejaba llevar con tanto afán, que te hacía muy difícil sobrevivir la culpa si le cancelabas un día de gym porque un aguacero caía del cielo. Continuando con la idea, agregó con picardía, oscura, oscura picardía—: Y podríamos jugarle una broma al tal Emery, si “se la devuelves”, un día, con lo que aprendiste conmigo.

El guiño fue real, y se lo dedicó como si juntos pudieran hacerle un golpe al maestro, tramando sus viles planes mientras degustaban los sabores de la China. Entre que picaba, Ryan siguió escuchando, pero esta vez, a medida que Danielle ponía bajo la luz de la lupa una realidad que te dejaba pensando, su rostro adquirió un tinte serio, pensativo. Era verdad lo que decía. Perseguir un gato por el Callejón Diagón no era lo mismo que perseguir Mortífagos, y mucho menos, si eran los Mortífagos los que te perseguían a ti. Por otro lado, pensó que no todo el mundo era como Danielle en El Refugio. Muchos de los refugiados habían tomado la resolución de resignarse con el tiempo, y otros, a otros no se los había vuelto a ver. Los radicales podían tener algo que ver con eso, ya que requerían en sus filas a toda la sangre rabiosa y caliente que pudieran juntar, y aunque los magos seguían creyendo en Dumbledore, el ansia por actuar, responder con violencia a la violencia era un fuerte sentimiento que alimentaba a los corazones indignados, lastimados. En ese instante hubiera querido abrir la boca para preguntar si Danielle había sido lastimada. La pregunta de “¿Por qué luchas?” podía tener muchas respuestas, todas igual de válidas. Pero, ¿qué has perdido en esta guerra?, ¿qué te arrebataron?, ¿dónde te duele?, eran las que en ese momento le venían a la mente. No podía adivinarlo, pero arriesgaría que el tal Emery y Pollo Frito, esos rostros anónimos comprometidos y repelentes a un tiempo (al menos en apariencia), compartían, quizá, más entre ellos que con ella, Danielle. Fue sólo un pensamiento, podía estar muy equivocado. A continuación, Danielle lo sorprendió con un comentario que lo conmovió, y sonrió.


Así que siento que voy muy lenta y que no tengo nada fijo. Y los dos sabemos que sin nada fijo, la cosa cuesta que avance. Y la verdad es que eso desmotiva bastante.

Antes de pasar a responder nada, Ryan realizó un ágil movimiento de palillos y picó una empanada china que, cual ninja, dejó caer en el plato de Danielle, para que probara.

Sonreía.

—Una observación muy aguda—señaló, a modo de broma, cuando lo delató como ‘adulto’. Por el lúdico reflejo de su mirada no sabías si iría a responder en serio o qué, pero se detuvo, cavilando, apoyados los codos en la mesa mientras que jugueteaba con los palillos entre las manos, presumiblemente pensando en su respuesta—. No me asignaron como ‘miembro’ porque eso sería ser oficialmente un miembro de la orden, y la verdad es que… Ya pertenezco, es decir, ya soy miembro de otra organización. Pero, en el fondo, era sólo que querían echarme un ojo porque no confiaban mucho en mí al principio—confesó. Ahí mismo, en frente de Danielle, ese de ahí, sí, con la cara rubia, podía ser ni más ni menos que un enemigo extranjero en potencia, un vil traidor, Voldemort en persona—. De hecho, mi compañera en mi primera misión, Fiona, me dijo luego que le habían encomendado que me echara un ojo, a mí, el bibliotecario. Pero que de alguna manera la convencí de que ‘por el momento, estaba ok’, así que creo, espero, las cosas cambiaron. Me siguen entregando misiones, y no pido nada más. Después de todo, me mandaron aquí para ayudar. Desde la biblioteca. ¿Has oído alguna vez sobre ‘El Archivo’, en América?    

Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Vie Oct 26, 2018 9:37 pm

No te creas que quieras conocer a Emery: es un completo subnormal. —¿Y sabes lo mejor de todo? Que yo era de esas personas que primero insultaba a una persona a la cara y así podía tener el poder de insultar a sus espaldas sin sentirme mal o ser una completa falsa. Y a Emery le había llamado infinitas veces subnormal. —Es un tipo de Hogwarts. Iba a Gryffindor y es un año más grande que yo, así que nos conocíamos bastante bien. El caso es que es hijo de muggles y cuando pasó todo esto pues huyó. Me enteré meses después, cuando salí del colegio, que estaba con el resto ahí debajo escondido. Y claro, es con quién más ‘confianza’ tengo para que me ayude a mejorar.

¡Já! ¿De verdad Ryan se creía que había aprendido algo útil con el idiota de Emery? Bueno, quizás un poquito sí, pero nada que pudiera hacer que me valiera por mí misma. Quizás en un momento de estrés y supervivencia me sorprendía a mí misma con mis capacidades en artes marciales, pero a no ser que me aparecieran esas habilidades occidentales por comer mucho chino, lo dudaba muchísimo.

Seguramente no me lo defendería, ni mucho menos te lo devolvería. Mides como cuatro cabezas más que yo —exageré, apuntándole con mi tenedor—, contigo no tengo oportunidad. —Esbocé una sonrisa, para entonces añadir: —No tengo ninguna técnica secreta todavía, ¿eh? Pero me gusta eso de tu krav magá, ¿ese no es el arte marcial super poderoso que enseñaban las fuerzas especiales israelí? —Mi sorpresa era real. —Recuerdo que mi padre estaba fascinado con eso, ¿me estás vacilando o en serio sabes?

Era fácil vacilarme, era muy inocente. Pero claro, ¿quién se espera estar delante de un maestro en el KRAV MAGÁ? Para mí el Krav Magá era como un superpoder.

¿En serio? —dije de repente. Oh, eso de ‘devolvérsela’ bien devuelta a Emery sonaba tan bien en mis oídos como una canción de Lady Gaga cualquiera. Porque que sepáis que me encanta Lady Gaga. —¿Me precipito en mis conclusiones o Ryan Goldstein me está proponiendo aprender Krav Magá con él? ¿Me enseñarás a dejar a alguien inconsciente con el dedo pulgar? Porque si no, no quiero. —Mi sonrisa era del tamaño de Rusia.

Al parecer, como bien había deducido, no era normal que Ryan fuese un aspirante en la Orden del Fénix teniendo en cuenta su posible historial como adulto, con una profesión respetable, unos estudios y con la ventaja de tener un rostro que todavía era de fiar para el gobierno. Me sorprendió, en realidad, que se abriese a mí y me contase el por qué de no serlo. A decir verdad, la gente era tan recelosa últimamente con su vida que me esperaba una evasiva, algún cambio de tema o sencillamente un comentario que le quitase importancia.

Y al final todo se reducía a que no confiaban en él. ¡Pero jope! ¿Y todavía no confiaban en él? Llevaba montón de tiempo ayudando, yo creía que se había ganado un poco la confianza de todos como para que dejasen de tratarlo como a mí, que soy una inútil. Que no me comparen con alguien como él nunca, por favor.

No confiaban en ti —repetí, sorprendida, cogiendo con mi tenedor la empanada china que el ninja de Ryan había colocado en mi plato. —No confiaban en ti pero bien que te enseñaron todo, ¿no? Esa mínima sospecha podía haberlo puesto todo patas arriba si tú, de verdad, hubieras sido una persona en la que no deberían haber confiado. —Sabía quién era Fiona porque se había hecho bola la noticia de que Drake, Fiona y su bonita hija se habían ido del país. Y si yo lo sabía—pese a no mantener relación con ninguno de los tres—había sido porque tanto Dorcas como Stella estaban muy disgustadas con su ida.

Y luego llegó el momento en donde mi rostro adoptó algo así como la expresión de la Gioconda. Esa expresión que no dice nada, pero parece esconder algo, pero en realidad es un rostro cargado de incertidumbre que refleja claramente la emoción de: ‘no entiendo una puta mierda de lo que me ha dicho’. Carraspeé, intentando disimular mi cara de no saber de qué me hablaba.

¿Tendría que saber qué es? —Hice una pausa. —Tengo la sensación, por cómo me lo has preguntado, de qué debería saber qué es. ¿Es tu ‘otra’ organización? La verdad es que nunca me entero de nada de políticas —dije, asumiendo que era algo político—, ni mucho menos de lo que pasa en otros países, ¿de qué se trata? —pregunté con genuino interés, ya que Ryan lo había introducido con una naturalidad que yo no entendía y, a decir verdad, me había parecido de lo más misterioso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Sáb Oct 27, 2018 5:47 am




Rió, el pobre Emery habría de haber sentido una patada en el cuerpo para entonces por la insistencia con que hablaban de él en ese día. Se cubrió la cara en un gesto, como si no quisiera que lo vieran riéndose de alguien porque lo llamaban ‘subnormal’. Pero es que, era la convicción con que lo decía, la fuerza de la honestidad en sus palabras, hirientes palabras para el nada pobre Emery.

Se apoyó en un codo, todavía cubriéndose la boca, asintiendo y atento a lo que ella contaba. Lo de aparentar la serenidad de un oyente serio no le salía muy bien. Sus ojos parecían reír. Hasta que Emery pasó a la historia y se recompuso, volviendo al ataque con los palillos y negando leve, entrañablemente, con la cabeza.

—Menuda y bajita—subrayó, mira tú, de una manera que declaraba aprobación—, esa es una killer combo. Si te entrenas—aclaró, llevándose más a la boca. Hizo tiempo para masticar con un puño en la boca, luego carraspeó, tomó un trago de su bebida (de la que se había olvidado el nombre pero que era lo más refrescante), y despacio añadió—: No sé sobre las fuerzas israelís, pero al menos en norteamérica, El MACUSA popularizó las artes marciales muggles dentro de sus propias fuerzas especiales, especialmente el krav magá. Formó parte de una propuesta de capacitación que extendieron a todos los departamentos además del de Aurores, por ejemplo. Y me metí en un seminario y lo aprendí—contó, encogiéndose de hombros y sonriendo ante la insistencia de Danielle en darlo por mentiroso o en que bromeaba al respecto, aunque supuso que era sólo una forma de hablar con muletillas, porque no era lo suficientemente modesto como para pensar que él, Ryan Goldstein haciendo krav magá, era algo increíble. Acentuando sus palabras con un cierto deje divertido, recalcó—: Oh, sí, va muy en serio.

»Ryan Goldstein podría estar haciendo justo eso, sí—
consideró—. ¡El dedo pulgar!—Sonrió, asintiendo pensativo—. No sé si con tu dedo pulgar, porque requiere más que un pulgar (yo mismo no lo he conseguido), pero haremos que dejes inconsciente a alguien, te prometo que llegaremos a eso, más tarde o más temprano. Me encantará tener una alumna, la verdad. ¿Qué tal los sábados? Te llevaré al gym conmigo, tienen un lugar ideal para practicar. Sólo piénsalo. No acepto perezosas.

»No creo que no confiaran en mí por mis convicciones—reflexionó—, pero por ese tiempo no me conocían de nada, no sabían cómo resolvía las cosas y no soy como tú o tu amigo Emery, que comparten un colegio que fue su hogar común por mucho tiempo. Soy un completo extraño. Fui sometido a una especie de interrogatorio, por otro lado. No entré sólo por mi palabra. No te expondrían a ti a comer con un hombre peligroso—razonó, en un tono sospechoso—. Pero aun así no dejo de ser un ‘extranjero’, que no recibe sus órdenes directamente de Albaricoque—dijo, en clave—. Soy más bien como un, ¿representante?, de un cuerpo aliado. Piénsalo. Si Albaricoque tuviera que señalar a un miembro de su confianza no sería alguien que no lo reconoce como su jefe. Pero creo que me hice querer—sonrió—, ¿tengo razón?

Lo que no decía es que en “El Archivo”, sus bibliotecarios tenían cierta fama de no formar parte de los conflictos, ya fueran dentro de una misma comunidad mágica o a nivel internacional, entre potencias. No lo hacían, al menos que tuvieran un interés particular en obtener algo que no pudieran de otra manera. En otras palabras, la entidad manejaba sus propios y secretos asuntos y no solía involucrarse en los asuntos de otros, era neutral. De ahí que la inicial sospecha sobre Ryan no tuviera tanto que ver con él, sino con el organismo al que pertenecía. Más allá de Londres, el mundo mágico se dividía en cantidad infinita de grupos e intereses, y todo tipo de conflictos. ‘El Archivo’ podía ser neutral, pero también tenía sus propios intereses.  

—Oh, ¿tú no sabes?—Ryan había abierto grande los ojos y chasqueó la lengua, como quien no está preparado para lidiar con la vergüenza ajena y tiene que armarse de tacto, para no dejar tan mal a la otra persona en un arrebato de compasión. Diríase que era un numerito bien ensayado—No me esperaba eso. ¿En qué año tú estabas en Hogwarts?—se atrevió a preguntar, así, como quien no quiere la cosa, estudiándola con la mirada—, ¿tenían Historia de la Magia, verdad? Oh, ya sé—se apuró a decir, iluminado por una idea salvavidas. La apuntó con el dedo, en un gesto— Tú eres de las que se quedaba dormida—concluyó, solucionando el asunto. Mira qué buen tipo que era, que le ahorraba la vergüenza. Rompió el teatro carcajeándose levemente—. No, no deberías por qué saber—aseguró, cambiando la voz y buscando en la mesa qué picar de nuevo. Había diferentes platillos. Se encogió de hombros—. Si no lo sabes, no lo sabes. ¡Oh!, ¿pero sí que quieres saber?—Dejó los palillos a un lado, acodándose en la mesa. Su mirada divagó en sus pensamientos, como si mirara hacia atrás en sus memorias, recordando—. Es sólo una biblioteca, en norteamérica. Una muy, muy grande—Suspiró, exhalando el aire. Sonreía—. Mucho más grande por dentro de lo que nunca sabré. ¿Y sabes? Es famosa por preservar cantidad de viejos libros de magia que son muy valiosos para esos académicos que buscan consultar los archivos de la biblioteca, para sus investigaciones y estudios. Está plagado de académicos. Se hacinan ahí, hacen bulto. Hay mucha gente ahí, fascinante, con toda clase de conocimientos. Entre las que estoy yo—añadió, guiñándole un ojo—. Pero no soy un académico. Yo y otros tipos somos lo que allí llaman, ¿un buscador? Aunque por extensión me dicen ‘bibliotecario’. O recolector, también. Porque sabes… A veces, la biblioteca necesita que le hagan algunos… recados.


Había detalles que omitía adrede, se le notaba, y no sin una sonrisa, sutil como el brillo de su mirada. ¿Jugaría a hacerse el interesante?

Patience is bitter, but its fruit is sweet
Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Lun Oct 29, 2018 2:57 am

El MACUSA. Eso para mí era… como algo muy alejado y muy guay. Evidentemente en historia de la magia lo habíamos estudiado, pero claro, acostumbrado al Ministerio Inglés, el MACUSA era como algo demasiado genial en comparación con nuestra política. Ahora más que nunca, claro. De todas maneras es que siempre lo americano suena como mucho mejor que lo que tenemos nosotros en Inglaterra.

¿Y sabes si el Ministerio Británico hace algo de eso? Deberías proponerlo. —Y entonces caí en la cuenta de una cosa. —Lo retiro, lo retiro. Nada suena peor que entrenar en artes marciales mortales a esos tipos que están ahora en el Ministerio. Quizás, en una política mejor, sí sería buena idea.

Cuando me ofreció ser su alumna tuve varios picos de motivación: el primero muy alto, claramente, ¿quién no quiere un profesor que es experto en krav magá? Luego bajó a uno muy bajo cuando me dijo de quedar los sábados. Estuve a punto de preguntar que si había que madrugar para negarme estrepitosamente, hasta que me dijo que no aceptaba perezosas. Y claro, ya me estaba imaginando teniendo que levantarme un sábado a las siete de la mañana para estar a las ocho en el gimnasio. ¡Y eso siendo optimistas!

¿Los sábados? ¿Tú no sales los viernes o qué te pasa? —pregunté, claramente en broma. Podría soportar madrugar los sábados si era con la motivación interna de apalizar a Emery y que dejase de llamarme torpe. —Es broma, acepto la propuesta, pero con la condición de que no te pases. Tienes que ser paciente. Yo soy de esas personas que se cansan subiendo las escaleras, ¿vale? Tienes que entender que llevo muchos años en Hogwarts en donde la única educación física que nos dieron fue subirnos a una escoba. Estaremos de acuerdo en que eso no contribuye en absoluto al cardio ni tampoco a mantenerse en forma.

Presté atención a lo que decía de su ‘desconfianza’ dentro de la Orden del Fénix, uniendo dicha desconfianza al hecho de que era extranjero y, por tanto, desconocido. Podía llegar a entenderlo, pero igualmente me parecía que era rechazar la ayuda de fuera sin motivos realmente sólidos. Es decir, Ryan se había mudado a Inglaterra para ayudar y pertenecer a la Orden del Fénix, ¿por qué no aprovecharle como maestro, en vez de tenerlo como un aspirante en las filas, sin que realmente pueda hacerse valer?

Hombre, un poquito —le di la razón, moviendo la cabeza hacia los lados como si no estuviese del todo segura. —Pero si sigues aquí, es que sin duda a Albaricoque le gustas. Y eso es lo importante.

No me podía tomar en serio una conversación en donde estuviese incluida la palabra ‘albaricoque’, pero debía de hacerlo por el bien de nuestra seguridad. Decir ‘Albus Dumbledore’ en alto era como gritar ‘bomba’ en mitad de un avión. O al menos esa es la sensación que a mí me daba.

Al principio me descolocó que me dijera que eso de ‘El Archivo’ se había dado en Hogwarts. Era cierto que como bien decía, yo tenía altas probabilidades de quedarme dormida sobre la mesa del pupitre mientras babeaba los pergaminos, pero por norma general no. Las clases de historia de la magia, misteriosamente, me parecían entretenida. Sin embargo, dejé de hacer memoria de las veces que me había dormido en las clases de Albaricoque y presté atención a lo que decía de la biblioteca de norteamérica. ¿Y eran cosas mías o este señor tenía una habilidad innata para hacer que las cosas que decían causaran misterio y ganas de saber más? O a lo mejor solo me pasa a mí, que la curiosidad me sale por los poros.

—¿Recados, qué clase de recados? ¿Ir a pedirle a la gente que devuelva sus libros cuando se han excedido del tiempo límite, en plan cobradores de morosos? —pregunté divertida, para luego dejar reposar el tenedor sobre el plato. —Es broma, es broma, cuéntame. O sea, es que me cuesta imaginarte como bibliotecario sabiendo que haces krav magá, siento que son dos cosas totalmente opuestas que no calzan entre sí. Pero en eso, en 'El Archivo', ¿qué se hace ahí? ¿Eres una especie de señor que recolecta información mágica super importante para organizarla en ese lugar? ¿Es algo así como un lugar en dónde se concentra EL TODO sobre la magia? —Y tomé de mi agua, olvidándome momentáneamente de la comida debido al interés que me había surgido con el tema.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Lun Oct 29, 2018 7:18 pm




“Deberías proponerlo”, seguro que no. El despiste le hizo pensar que, en ocasiones, le venía bien a uno olvidarse que atravesaban situaciones de vida o muerte en un régimen de terror. Así como hacían en ese momento, en un restaurante chino, sumergidos en la cotidianeidad de otro mundo, no tan distinto al suyo, aunque fanáticos y asesinos quisieran convencerlos de lo contrario.

No pudo menos que sonreír y prometerle que sería, sí, paciente, todo lo paciente que ella necesitara. En el fondo, Ryan, a pesar de ser muy solícito en general, lo que buscaba para sí mismo era la compañía. Tanto si era para almorzar o ir al gym, si se prestaba era porque consideraba que la motivación en tu día a día la hallas en compañía de otras personas, aunque fuera por un breve instante o toda la vida.

Es broma, es broma, cuéntame.

Verse a sí mismo como un cobrador de impuestos le hizo gracia, mira tú. Se carcajeó levemente entre que removía el sorbete de su vaso con hielo. Que sí, que tenía sorbete. Eso no era lo importante, sino lo que ocultaba. Ryan, que no el sorbete. Danielle hablaba y él la escuchaba con una oreja atenta. Aunque daba la impresión de estar distraído, lo suyo era estar ensimismado.

Sonreía, hasta que parpadeó sorprendido.

—Le acertaste—indicó, ahora sí, vuelto hacia ella—, con las dos últimas—puntualizó—. Es un poco así, sí. Te dije que, por extensión me llaman ‘bibliotecario’, porque pertenezco a la biblioteca. Pero lo que hago es… Lejos de acomodar libros es… Verás, a veces, viajo, y viajo ¡por todas partes!, buscando libros raros que la biblioteca recolecta para sus estantes. En ocasiones es un viaje fácil, y en otras, surgen dificultades. Mercenarios, sectas—enumeró, como si se tratara de la lista de la compra—, traficantes, ruinas malditas, magos oscuros…

En esos casos, el krav magá le iba de perla. Porque, aunque increíble, había coleccionistas que pagarían un dineral por ciertas ediciones, especialmente si eran de magia negra. Incluso estarían dispuestos a pagar a algunos mercenarios para que los consigan por ellos, a cualquier costo. Sumado a una larga lista de problemas. Ni siquiera había mencionado la existencia de los artefactos, que eran otro tesoro al que le andaban detrás muchas manos interesadas. Te hacía preguntarte si acaso tenían seguro médico.

Sorbió de su sorbete.

—Otra razón por la que me mandan a viajar es para ‘curar libros’, soy un curador de libros. ¿Nunca oíste que los libros se ponen “malditos”?—La miró, apoyada la barbilla en una mano. Debían resultarle interesantes las expresiones de Danielle mientras que hablaba y meditaba para sus adentros, porque esa era la mirada de un hombre consustanciado en sus pensamientos—Les sucede con el tiempo, por la magia que llevan dentro. Es necesario “curarlos”, como si se les hubiera roto una tapa o desprendido las hojas, pero al ser mágicos, suelen surgir anomalías en torno a estos libros, especialmente si son de magia negra o hay muggles involucrados. Imagínate. No es muy normal que tu libro quiera comerte, ¿verdad? Exceptuando por “El Monstruoso Libro de los Monstruos”. Si alguna vez tienes una rara experiencia con un libro: personajes que salen de sus páginas, magos que son devorados por sus diccionarios, puedo echarte una mano.  

Era, entonces, alguien a quien enviaban a arriesgar el pellejo cuando la biblioteca lo necesitaba. Era toda una labor y una responsabilidad formar parte de una organización que resguardaba y almacenaba raros artefactos dotados de una gran magia, magia antigua en la mayoría de casos, que podían ser codiciados por magos de sospechosas intenciones, usualmente, para nada buenas. Había secretos que era mejor resguardar y mantener bajo a salvo, allí, donde no pudieran ser encontrados fácilmente.  


Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Miér Oct 31, 2018 3:45 am

¿Qué clase de señor llama ‘bibliotecario’ a una persona que hace lo que me está contando Ryan que hace? ¿No se da cuenta de que está desvirtuando el significado de ‘bibliotecario’? Ya no podía ver a un bibliotecario como una persona tranquila, con gafas, que se dedica a ordenar libros, sino que ahora veía a una especie de Indiana Jones—sin látigo ni sombrero—en busca de reliquias y objetos valiosos capaz de revolucionar una dinastía mágica o algo por el estilo. Os podéis imaginar la cara de alucinada que tenía en ese momento, mientras le escuchaba. Es decir, ¿vosotros sois conscientes de lo que a mí me gustaba Indiana Jones? Imaginarme a Ryan como un Indiana Jones mágico me parecía una cosa muy fuerte y me estaba emocionando por momentos.

Ryan, ¿seguro que no me estás vacilando? —Intenté cerciorarme por segunda vez. —¿En serio me estás diciendo que eres una especie de Indiana Jones del mundo mágico? O sea, espera, ¿para eso hace falta estudiar? ¡Yo siempre he querido ser Indiana Jones! —Aunque a mí que no me quiten ni el látigo ni el sombrero. —¿En serio te has encontrado con todo eso? Tío, eres un aventurero de los de verdad. O sea, tienes que tener una experiencia flipante, ¿cómo es posible que seas aspirante? ¡Sigo sin entenderlo! —¿Hola, Albaricoque? ¿En qué narices estás pensando? Ryan podría ayudar muchísimo ahí dentro, como por ejemplo a enfrentarnos a putas sectas y magos oscuros, ¿no se supone que de esas cosas van el nuevo gobierno? No sé, pregunto.

Yo me hallaba fascinada, sinceramente. O sea, te lo juro. Pensé que lo más fascinante que me iba a ocurrir con Ryan en el chino era comerme una galleta de la fortuna y que ésta me aconsejarse desfortuna, pero no. Resulta que yo no me había enterado y estoy con mi ídolo mágico.

Ya cuando empezó a contarme lo de los libros malditos, a mí ya se me había quitado el hambre, por lo que me apoyé con el codo en la mesa y con la mano sujetaba mi cabecita, con los ojos bien abiertos como sapos. Vamos, que yo quería saber lo que tenía que contarme de esos mercenarios, esas sectas, esos traficantes y esas ruinas malditas. Sin embargo y pese a que lo que me contaba me parecía harto interesante, no pude evitar sonreír imaginándome a Ryan tranquilizando a los libros mágicos, objetos claramente inertes.

No está mal esa labor del bibliotecario aventurero de Estados Unidos, pero creo que me quedo con lo que me has dicho de encontrarte con mercenarios, sectas,  traficantes y ruinas malditas. Dejemos los magos oscuros de lado por este momento —dije, sin ocultar ni un poquito mi claro interés por el tema. —Te tendré en cuenta si algún día un libro decide comerme pero… no puedes hablarme de mercenarios y sectas y dejarme a mitad. —Eso había sonado muy mal, pero como yo era virginal y muy pura y todavía nadie me había dejado a mitad, a mí no me sonó mal, así que continué: —¿Se pueden contar esas cosas, no? ¿O los bibliotecarios aventureros de Estados Unidos tenéis algún tipo de cláusula secreta super poderosa en donde todo lo que pasa en la biblioteca, se queda en la biblioteca? Porque si es así, no me importa en absoluto ir a un sitio en donde nadie pueda escucharnos para que me cuentes sin problemas. Te prometo que no diré nada. —Es decir, si tenías cláusula, te estaba invitando a que te la pasases por el Arco del Triunfo porque yo tenía muchas ganas de que me lo contases todo. —Si quieres digo. Es que me has dejado con la curiosidad. Si lo llego a saber me voy a Estados Unidos a estudiar para bibliotecaria en vez de quedarme aquí a estudiar para ser una aburrida pocionista.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Miér Oct 31, 2018 5:48 pm



Había visto las películas de Indiana Jones, así que no le costó captar la referencia. Reconocía que existía un cierto parecido. Eso no le quitaba humor a la pronta ocurrencia de Danielle sobre sus actividades, y se rió, pero guardando ese misterioso silencio de ‘el que calla, otorga’, sin añadir ningún comentario que negara tal posibilidad. Sólo improbable porque, él nunca había usado un látigo con un sombrero, o al menos, no recordaba haberlo hecho.

Sí recordaba su propia sorpresa la primera vez que escuchó de otro bibliotecario las historias de sus andadas con motivo de su labor para la biblioteca, muy alejada de un simple trabajo de escritorio. Había sido casi inmediatamente después de que lo invitaran a renunciar del Departamento de Misterios que respondía al MACUSA, por cuestiones, sobra decir, extremadamente confidenciales.

Danielle podía no poseer un historial que involucrara ruinas malditas o putas sectas, pero pertenecía a la Orden en un momento de crisis y había algo honesto y comprometido en su actitud para con las cosas que sucedían a su alrededor, tanto para con las personas que necesitaban ayuda. No se desentendía de los conflictos que acontecían en Londres cuando otros muchos magos, más preparados o incluso quizá con más motivos personales para luchar, habían decidido rendirse o mirar para otro lado bajo aquel régimen de terror.  

Era valiente a su propio modo, con una cierta valentía que solía escasear en los corazones de la gente, y eso hacía que a ojos de Ryan, Danielle fuera alguien a quien no podías apartarle la mirada.

—¿Los dejamos de lado?, ok—accedió, comentando por seguirle el hilo a su discurso, interrumpiéndose brevemente para beber un trago refrescante—No suelen ser sujetos muy simpáticos—Como para ir a hablar de ellos, dirías. Lo añadió con un cierto deje de humor debajo de esa máscara de misterio a través de la que la observaba con un brillo entrañable de curiosidad y estima. Era siempre agradable tener una conversación con esa señorita de las muletillas y una franqueza que rozaba la hilaridad. La sonrisa le nació de forma instintiva—. Oh, ¿yo hice eso?—formuló con asombro fingido, en una pregunta que no necesitaba respuesta. Culpable, sí. La había dejado a la mitad, pero mira que se hacía el desentendido. Llevaba encima una cara que no se desarmaba fácilmente frente a las acusaciones, y a veces hasta te hacía dudar si hablaba de verdad o te mentía, pero este estaba muy lejos de ser el caso. Culpable, toda la vida.

Ryan se cruzó de brazos sobre la mesa.

—Tú estás en la Orden—
señaló—. Tenemos secretos aquí, en la Orden—remarcó, revelando su punto—. La biblioteca no es diferente—Danielle ofreciéndose como persona de confianza fue algo que le hizo carcajearse hacia dentro—. ¿Pero en qué posición me colocaría eso a mí?—repuso—Eso me haría un chivato—planteó ofendido, apelando a la seriedad. Cuando esta estaba claramente, y hacía rato, fuera de la mesa. De nuevo, él sonrió—. Todas las personas y todas las organizaciones tienen secretos, pero. Sí. Podría saber algunas cosas que tú no deberías saber—reveló, envuelto en un halo de secretismo. Le gustaba el suspense, míralo. Apoyado con los brazos en la mesa, se inclinó hacia adelante, sólo lo suficiente para acentuar su pequeño teatro y crear una atmósfera de complicidad entre ellos. Hablaba de cosas, ¿cosas que le compartiría…?—. Bueno, no pienso que seas una persona aburrida—soltó, cual primera confesión—. Pero, ¿te consideras una aventurera, Danielle?, ¿te gustaría serlo? Porque yo creo que eres una persona idónea para vivir una aventura. Eres buena. Eres valiente, y tienes muchas buenas decisiones que hacer de aquí en adelante—Rebosaba de esa confianza que sólo otra persona puede tener en ti—Y me haces reír. Serías una perfecta compañera de viaje—Le guiñó un ojo y volvió a su lugar. ¿Iba en serio?, ¿y dónde estaba el secreto?—. No sería un viaje sin inconvenientes—agregó—. Pero me encantará llevarte un día a la biblioteca, como aspirante. Aquí, como en la biblioteca, se manejan de manera similiar. Siempre que tengas una invitación, la mía. No tienes que tomarlo como un compromiso serio, no con la biblioteca, no por ahora. Piensa que. Un poco de ‘actividades extra’ podría servirte aquí, cuando las cosas se pongan malas. Porque hasta ahora hemos estado ‘tranquilos’. No podemos movernos mucho por el riesgo que supone y los aspirantes de la Orden no tienen muchas oportunidades de probarse a sí mismos. Pero allá fuera, puedes tomar todos los riesgos—Y añadió, animándola entre que la observaba con curioso detenimiento—¿Vendrías?
 

Patience is bitter, but its fruit is sweet
Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Sáb Nov 03, 2018 12:17 am

Su símil entre la Orden del Fénix y ‘el Archivo’ fue sin duda revelador para mí. Era cierto que no había visto esa organización en la biblioteca como una organización del todo seria, pero no porque no lo fuese, sino simplemente porque mi mente no concebía hasta ese momento que hubiera Indiana Jones reales, capaces de mantener actualizado todo lo relacionado con la magia, ir en busca de tesoros y reliquias mágicos y todo lo que mi imaginación ahora mismo no es capaz de procesar. Pero claro, si era tan grande y a la vez tan peliagudo, evidentemente debía de tener muchos secretos detrás. Así que mientras Ryan hablaba, yo me limitaba a asentir, dándole la razón. No sólo quedaría como un chivato, sino que además si alguien se entrase—pues no sabía cómo iba las cosas allí en Estados Unidos y a lo mejor tenían acuerdos de confidencialidad mágicos en donde te explota la cabeza si dices algo—estarías muy jodido.

Y luego llegó al parte en la que no me declaraba aburrida, a lo que mi mente pensó: ‘Oh, qué mono, tendrías que verme en mi casa un sábado por la tarde mientras mis amigas están en el refugio, mi mejor amigo trabajando, mis amigos muggles siendo muggles y yo me limito a tirarme en el sofá’, la viva representación de la diversión, vamos.

Cuando me preguntó por lo de ‘aventurera’, la cosa cambió. Sí me consideraba alguien aventurera pero sobre todo curiosa. En Hogwarts saqué mucho de mí de esa faceta, aunque a medida que avanzaban los años la fui apagando porque cada vez tenía menos curiosidad y cada vez tenía más responsabilidades. Sin embargo, cuando empezó a contarme todo eso que tenía en mente, una pequeña llamita en mi interior se fue encendiendo, ilusionada. ¿Me estaba invitando a ir con él a la biblioteca en Estados Unidos? A ver, espera. ¿Era eso, verdad? Todo lo que decía me estaba sonando demasiado bonito, sobre todo en la parte de adquirir experiencia y ver mundo. No sería la primera vez—ni la última—en la que me quejaría de que en Londres estoy estancada sin saber qué dirección tomar.

¿En serio, llevarme a la Biblioteca y acompañarte a quemar sectas? —Obviamente eso último era broma, la cual dije con un atisbo de diversión en una sonrisa que se me escapó. —Me encantaría acompañarte, claro que iría. Es decir… sería la bomba. —¿Os habéis dado cuenta de que casi me quedo sin vocabulario para hablar de la emoción que sentía ahora mismo? Sentía una mezcla entre emoción y miedo, era super raro. —Podría ser tu ayudante, como lo es Robin de Batman.

Me rasqué la frente, en un estado de medio-shock en donde todavía me sentía impresionada por la noticia. Es decir, ¡un mago adulto se estaba fijando en mí como posible ayudante para su trabajo de Indiana Jones! ¿No os dais cuenta de la magnitud de esta situación?

Por lo que me has contado de la biblioteca… te mentiría si te dijese que no me da muchísima curiosidad. Más que un lugar sólo de libro, me inspira un museo de la magia en donde lo guardáis todo, ¿es así? —pregunté, curiosa. —¿Es parte del MACUSA? ¿O es algo independiente? —añadí, para finalmente apoyarme con sendos codos sobre la mesa y hacerme un poquito hacia adelante. —¿Entonces llevas trabajando todo este tiempo tanto para esa organización como para la Orden del Fénix? ¿Así te ganas la vida? ¿Sueles ir por ahí a otros países a resolver cosas o eres una especie de trabajador de allí pero que está destinado a Londres para encargarse de todo lo que ocurre por aquí? —Continué preguntando, esperando no estar metiendo las narices muy hondo. A mi parecer eran preguntas muy normales e interesantes. Mientras preguntaba todo, mi mente no paraba de imaginarse montón de cosas geniales, por lo que no pude evitar morderme el labio inferior. —Pero vamos, me contestes lo que me contestes, cuenta conmigo. Me encantaría poder ir contigo y vivir todo eso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Dom Nov 04, 2018 7:02 am




En El Archivo las misiones se catalogaban por niveles, unas para iniciados, otras para veteranos, y según qué misión solían pedir una lista específica de requisitos, entre otras cosas. Ryan no pensaba llevar a Robin a quemar sectas tan pronto, pero al entender que Danielle tenía corazón y entusiasmo, se propuso darle a conocer esos terrenos todavía inexplorados hacia dentro de su espíritu aventurero. En otras palabras, una probada de su propia valentía, de su propia valía.

Lo que le había dicho sobre la situación actual en la Orden era algo que consideraba ciertamente preocupante. En El Refugio impartían clases de defensa y era posible adiestrarse para lo que hiciera falta, pero funcionaba, justo como su nombre lo indica, propiamente como un escondite, no era una base estratégica que preparaba a los magos para la batalla. Había algunos que incluso ya se habían resignado a la situación actual, sin ganas de luchar.    

Haber conocido a Danielle le hizo pensar en esas cuestiones, y como miembro de la Orden, ella era una compañera, no podía pasarla por alto. Tú, ante una crisis, tienes que confiar en tus compañeros, en que te cubrirán la espalda, en que están listos para actuar según lo requiera la situación. Si surgiera una batalla, querría saber que ella había llegado hasta allí con una cierta confianza en sus propias capacidades, y eso sería tan favorable para Danielle como para las personas por las que quería luchar cuando otros ya se habían dado por vencidos. Respetaba eso de ella, y por eso Ryan la tomaba en serio.

En El Archivo jamás le decían que no a la posibilidad de un nuevo recluta, especialmente si mostraba la aptitud de un bibliotecario, que ante todo, debía defender los valores de la biblioteca de cara al resto del mundo, y guardar sus secretos. Las puertas estaban abiertas para los que quisieran aventurarse, pero que siguieran abiertas era algo que se evaluaba con el tiempo. A Ryan le pareció una oportunidad que podía interesarle a Danielle, especialmente si, como le había contado, se sentía desmotivada. No tendría tiempo de sentirse de esa manera una vez que se pusieran en marcha, y él, por su parte, se ganaría una compañera.

—Sí, hay cosas muy, muy antiguas—corroboró, aunque sin especificar ‘qué’. Había salones con vitrinas que exponían valiosos objetos que habían pasado la prueba del tiempo. Hacia el centro de la biblioteca y en salones cada vez escondidos y difíciles de acceder se atesoraban adquisiciones sobre las que ningún mago debía colocar sus manos sin autorización, o curiosidades que nadie imaginaría encontrar. Los bibliotecarios los llamaban ‘artefactos’, y eran artilugios mágicos que llegaban a datar de hacía generaciones, de cuando la magia era incluso más poderosa que a como la conocían entonces—.  El Archivo es como una gran arca que preserva la historia de la humanidad. Sí, responde al MACUSA. Oficialmente. Pero, extraoficialmente… digamos que las internas son complicadas, incluso para mí. Yo, siempre he pensado que El Archivo es algo así como ‘universal’.  Si piensas que al entrar será como poner el pie en una oficina de los departamentos del MACUSA, con todos americanos, te equivocas. Hay bibliotecarios de todas las nacionalidades. Es como una Babel allí dentro.

Buscó al mesero con la mirada y le hizo una indicación. Estaba deseando el postre. Danielle insistía con sus preguntas, que él escuchaba aunque tuviera la mirada puesta en el mesero que venía, hasta que, tomando una decisión, lo sorprendió con su último comentario, resuelta.  

—Bueno, Danielle, tú me has alegrado el día—
Le hizo saber, con una blanca, blanca, entrañable sonrisa—. Podías querer pensarlo, pero. Bien, entonces, no perdamos el tiempo. Mandaré una lechuza a El Archivo diciéndoles que tengo a alguien para presentarles. Me contestarán cuándo nos recibirán, y prepárate, porque tendrán una misión. No iremos a quemar sectas, porque no es una misión para los iniciados, ¿sabes? Pero será tu primera misión. No es que nunca hayas hecho misiones de campo, ¿verdad? Así que. Puede que no sectarios, pero te prometo algún mercenario. Etienne va a querer conocerte antes y explicarte algunas cosas. Etienne es mi jefe. Él es mejor explicando de lo que yo lo soy, pero. Sí, lo tienes bastante claro por tu cuenta—Sonrió—. Es exactamente así. Lo más habitual es que me asignen una destinación, porque hay una anomalía que podría ser asunto de El Archivo, o cosas por el estilo. Ahora mismo, de cara al nuevo gobierno, fui asignado como bibliotecario estacionario en Londres, pero la verdad es que no soy de establecerme en locaciones fijas, siempre estoy viajando.
 

Patience is bitter, but its fruit is sweet
Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Lun Nov 05, 2018 2:45 am

La imagen de una sala abismalmente grande, cargada de vitrinas, cristales y todo tipo de monumento de escaparate en donde se pudiesen mostrar todo tipo de reliquias mágicas se abrió en mi mente como una posibilidad muy plausible. No sabía por qué: si era porque era algo nuevo, sencillamente fascinante o porque parecía llenarme por dentro tanto misticismo y emoción aventurera, pero me sentía incluso nerviosa hablando de este tema. Era un tema de Estados Unidos, una organización que engloba gran parte del conocimiento mágico y… Ryan me lo estaba contando, como quién cuenta la trama de un capítulo de Friends. Quieras o no, me estaba sintiendo responsable de saber eso. Es decir, no todo el mundo lo sabía y… ¡madre mía, es que era impresionante!

Sí, lo entiendo —respondí ante su explicación. —Es una organización internacional, pero al estar en Estados Unidos responde ante la leyes del MACUSA y todo eso, ¿no? Pero en general trabajan magos de todo el mundo. —Hice una pausa, ya que si había repetido todo eso era porque quería hacer la siguiente pregunta: —¿Entonces hay magos ingleses, no es así? ¿Hay algún departamento en el Ministerio de Magia que te abra las puertas para participar en El Archivo? ¿O para entrar en esa organización tienes que ir por una vía secundaria? —Tenía mucha curiosidad de repente, ¿vale? Si es que yo ya lo he dicho, si no tuviera como segundo nombre Jaymes en honor a mi tatarabuela Margarita Jaymes, mi segundo nombre sería Curiosidad.

Cuando el camarero asiático—pues soy incapaz de diferenciar entre chino, coreano o japonés—se acercó a nosotros para pedirnos el postre, a lo que yo contesté con bastante rapidez mi comanda: un sencillo mousse de chocolate. Eso nunca fallaba. Pero vamos, desde que se dio la vuelta, yo volví a prestar atención a Ryan, quién continuaba hablando.

Y claro, de repente comenzó a soltarme todo eso y yo me quedé con cara de patata concentrada, es decir, sin intentar perderme nada de lo que decía de nada de sectas, promesa de mercenarios y un tal Etienne. Y claro, Etienne al parecer era él. Pero para mí Etienne siempre ha sido nombre de ella. Pero bueno, que eso era una tontería. ¡El problema es que de repente me había estresado! ¿Debería de haber dicho que me lo iba a pensar? Después de su comentario sentí que me estaba apresurando, pero siempre me ha parecido una pérdida de tiempo negarte a algo, sólo para pensarlo, cuando tienes clarísimo que quieres hacerlo.

Ya bueno, quizás debí de hacerme la interesante y pensármelo como una mujer adulta, ¿no? —Mostré una sonrisa divertida. —La verdad se que suelo dejarme guiar mucho por mis impulsos y eso de pensar lo llevo un poco mal. Supongo que debes saberlo si vamos a ser super compañeros.

Sinceridad ante todo.

El chino—japonés o coreano—trajo los respectivos postres, a lo que yo cogí la cuchara y comí, pensativa, de mi mousse.

Y… —No sé por qué motivo me puse a jugar con el mousse en vez de comérmelo, pero como era normal todavía tenía muchas dudas. —¿Etienne me hará algún tipo de prueba? Es decir… si cuando me vea cree que no valgo, me mandará un poco para la pinga, ¿no? Y no te creas que yo he tenido muchas experiencias de campo tampoco… —Quise confesar también. —Hasta este año nunca tuve mentor y Maverick es la persona más independiente y pasota que he conocido en mi vida. Todavía no sé ni en donde vive. No sé nada. Hace tres meses que no le veo, así que te puedes hacer una idea de la cantidad de cosas que he hecho en favor de la Orden del Fénix. La gran mayoría de cosas que hago son dentro del refugio.

No quería que Ryan se llevase un chasco por ser una inútil, ¿sabes? Quizás tenía muy buen concepto de mí o algo. La verdad que lo único que yo necesitaba para motivarme era alguien que quisiera estar conmigo en esa motivación. Ahora mismo sentía hasta poder en el pecho solo de pensar en ese Etienne, en aquella biblioteca o en todo lo que podría ver y vivir.

Que sé que puedo dar la talla, no digo lo contrario. Pero que vamos… no creas que yo he tenido mucho de donde o de quién aprender —dije finalmente. —Todo lo que sé, lo he ido aprendiendo yo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Mar Nov 06, 2018 7:07 pm




Les sirvieron los platos del postre y sólo entonces Ryan se percató de que se había olvidado de lo que había pedido, y lo que fuera, se lucía en el plato con un diseño decorativo, listo para que él destrozara con un simple cubierto siglos de arte culinario. Mantenía una oreja atenta a las preguntas de Danielle, entre que él cazaba una porción dulce y crocante que se llevó a la boca.

—Sí, claro—afirmó, recordando por asociación a un amigo, un mago inglés, venido de Hogwarts, con el que una vez habían intercambiado impresiones sobre los distintos colegios: Ilvermony y el noble y viejo castillo inglés. Siempre le habían llamado la atención las casas y la mención de atajos y pasadizos. Ryan alzó esos ojos cielo que tenía, torciendo los labios en una sonrisa. Todavía degustaba esa sensación dulce hacia dentro de la boca—. Tú no vas hacia la biblioteca, la biblioteca te encuentra a ti. Yo te encontré—Tomó una servilleta con la que repasó sus labios; luego la dobló y la hizo a un lado, retomando la palabra—. Fue lo mismo conmigo—Y agregó, aclarando tanto misterio—: Acogen nuevos miembros por invitación. Hay una carrera, bibliomagitecología. Pero no hay una carrera o una vía para entrar a El Archivo, esta biblioteca en particular, que no sea por invitación.        

Solía decirse que una vez entrabas a los departamentos del MACUSA, como auror por ejemplo, podías ser visto por ojos interesados si en El Archivo estaban reclutando, y lo mismo se daba en otros países. La lista de candidatos, sin embargo, no era algo que fuera responsabilidad de las instituciones gubernamentales. Esa labor le correspondía pura y exclusivamente a El Archivo.

Danielle sonrió, y Ryan le sonrió de vuelta. Le hizo gracia porque al describirse a sí misma como ‘impulsiva’ en oposición a ‘reflexiva’, había citado casi al pie de la letra la forma en que Etienne hablaba de él, en ocasiones. Reconocía, sin embargo, que con el tiempo se había vuelto más frío, más analítico en su pensamiento. A la edad de Danielle, por otro lado, había llegado a ser tan apasionado como obstinado y desmesuradamente competitivo. Por lejos, menos agradable y más difícil como compañero que ella, Danielle.

—Estoy avisado—dijo, con un leve acento de humor.

Había un cúmulo de cosas sobre las que no le estaba avisando él a ella, sentado allí, felizmente comiendo su postre. Había, por ejemplo, algo llamado ‘cláusula de confidencialidad’ que una vez firmada ejercía una magia sobre ti y que por algún motivo no se le pasaba por la cabeza que podía resultarle de interés. Él comía, bocado a boca, tan casual, ligero de preocupaciones.

La cláusula estipulaba que había cosas que un bibliotecario sólo podría hablar con otro bibliotecario. De otro modo, de intentar hacer alguna mención indebida a ciertos secretos de la biblioteca, el chivato o el distraído, presentaría una afasia temporal. Sin importar cómo intentara comunicarse, si había un detalle en lo que contaba que no podía ser revelado, se vería imposibilitado de hacerlo. Eso, aparentemente, no tenía por qué ser preocupación para nadie. No era algo que le hicieran firmar a los aspirantes, en su defensa.

Sí que prestó atención a sus preocupaciones, sin embargo. Sólo una cosa lo descolocó momentáneamente. ¿Maverick?, ¿Pollo Frito? Sí, debían ser la misma persona.  

—Somos dos los que tenemos eso en cuenta. Eres mi responsabilidad. Habrá cosas que podrás hacer y otras que no. Yo estaré contigo cuando no sepas qué hacer, o lo trataré. Es lo que debo hacer—
habló con veloz naturalidad, pero con una nota de seriedad que revelaba en su mirada y que antes no tenía. Ryan sonrió, con el cubierto en la mano—. De hecho, los bibliotecarios, no estilamos trabajar en solitario—comentó, cual dato curioso—Siempre nos asignan un compañero. Lo que uno no puede hacer, dos pueden. Y lo que dos no pueden—se carcajeó levemente, interrumpiéndose—…  

Dejó la frase inconclusa en el aire.

—Estoy avisado—repitió, a modo de conclusión.

Se hizo una breve pausa y sólo entones Ryan pareció reparar en un detalle, un pequeño despiste. Se había olvidado de algo muy importante.

—¡Oh, Etienne! Sí, él siempre tiene preparada una prueba distinta, creo. Nunca es la misma, sí. No sé en qué se basa. Ni recuerdo de qué iba la mía. Fue hace tiempo, ¡oh! Sí, él… Me hizo mirar fijamente un espejo—dijo por último, en una revelación algo decepcionante—Pero, tiene un poco que ver con que la verdadera prueba es con cuánto tú estés dispuesto a aprender. Aprendí un montón de mis compañeros—añadió—. Hay otros que eligieron su especialidad profesional después de ingresar a la biblioteca. Yo me especialicé en la curación de libros mucho después de mi primera misión. Te encontrarás de todo. Recién salidos de sus academias, especialistas en su campo. Después de todo, dentro del protocolo está lo que se dice el ‘viejo sistema de alumno/mentor’—Como para terminar, agregó—: Danielle, recuerda que tú egresaste de uno de los colegios más prestigiosos de magia y hechicería. Albaricoque—continuó utilizando el lenguaje cifrado— tampoco te hubiera metido a ti o cualquier aspirante dentro de, tú sabes, si no pensara que les ha enseñado lo suficiente como para que sean buenos en lo que se propongan. Lo que puedo decir de él, aunque no haya estado en su escuela, es que es un buen profesor. Uno muy bueno.

Patience is bitter, but its fruit is sweet
Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Danielle J. Maxwell el Sáb Nov 10, 2018 4:10 am

¿Se podía estar más emocionada? Ya te contesto yo: no. Aquello parecía el Club de la Lucha en vez de El Archivo en Estados Unidos, con tantos matices que tener en cuenta, tanto dentro como fuera. Y claro, el Club de la Lucha quizás no era un buen referente pues era un poco suicida, pero Ryan me estaba dando demasiadas buenas vibraciones con respecto a La Biblioteca. Eso sí: ¿bibliomagitecologia? ¿Estábamos de coña o qué pasa? ¿Me vas a decir en serio que eso existe? Por un momento hubiera apostado a que se había inventado aquella palabra solo para impresionarme, pero la había dicho con demasiada seriedad y misterio como para ser inventada.

Me vi en la obligación moral y profesional—teniendo en cuenta que quería llevarme con él—de explicarle de manera en la que no me dejaba muy mal que yo no soy de esas brujas que están preparadas para enfrentarse a sectas y mercenarios. Quizás bajo presión se me ocurría algo ingenioso o resulta que en momentos de tensión mi coordinación mágica aumenta, pero está claro que en frío ni yo confiaría en mí. Y bueno, esas cosas debería de saberla un compañero.

Claro... —Tenía sentido, en realidad, que siempre trabajasen dos personas. Todos sabemos que Indiana Jones debería de haber tenido siempre a un ayudante, como lo era Robin para Batman, sólo que nuestro querido Indie era demasiado épico y se tiraba a la espalda mujeres inútiles a las que tenía que salvar. Así le iba. —Muy bien —dije finalmente cuando repitió que estaba avisado. —Que luego no quiero sorpresas, ¿tú no me vas a decir cuáles son tus más oscuros defectos? Alguno tienes que tener detrás de tanta biblioteca super épica y krav magá super épico, venga ya. —Me quejé, divertida.

Habló de tal Etienne, un hombre que yo me imaginaba de color, fuerte y corpulento, algo parecido a Idris Elba pero como super más guapo, ¿sabes? Bueno, que ya es decir que una persona es más guapa que el Dios Idris Elba, pero no sabía por qué, me lo estaba imaginando así y mi concentración brillaba ahora mismo por su ausencia.

Por suerte conseguí sujetarme al tema rápidamente antes de que avanzase demasiado, sonriendo divertida ante lo que contaba, sobre todo cuando mencionó a Albaricoque, admitiendo una realidad que yo muy pocas veces quería ver. A decir verdad, es que muy pocas veces me veía como me gustaría verme en relación con la Orden del Fénix y todo lo que le rodea...

¿Entonces te hizo mirar fijamente un espejo? ¿¡Y pudiste!? ¡No dejas de sorprenderme, Ryan Goldstein! —Exclamé divertidísima con muchísima ironía que no pretendía en ningún momento ser pretenciosa, solo bromista. —Claro, supongo... que las personas que son llamadas por al biblioteca primero... se presentan, a ellos mismos, frente a todo lo que ésta le tiene que aportar, ¿no? Acompañan a los expertos, aprenden y... se convierten en expertos de alguna rama necesaria para luego ser ellos quiénes enseñen, ¿o algo así? —Ladeé una sonrisa. —Me gusta mucho como lo vendes, lo admito. ¿Tú crees que Etienne me hará mirar una piedra durante mucho rato?

En realidad sabía perfectamente que algo así me iba a desviar. Es decir: estudio dos carreras y ya me falta tiempo, ¿cómo pretendía gestionar mi vida? Lo mejor de todo es que yo era consciente desde un principio de que no iba a poder con dos carreras, pero mi decepción por no haber entrado en ningún equipo de quidditch hizo que terminase por meterme en dos solo para no tener tiempo libre y así auto-motivarme de manera masoquista a dejar de perseguir mi sueño, ¿alguien me entiende? Yo tampoco. De verdad. Es que soy tonta y lo sé, que es lo peor. ¡Y claro! De repente se me presenta esta super iniciativa con Ryan y... ¿qué narices?

Estaba claro que iba a tener que empezar a cuestionarme qué carrera me gusta menos. Y aunque estaba claro que era pociones, me daba miedo dejar la universidad mágica cuando estaba claro que era un motivo con el cual integrarme en esta bonita sociedad que tanto me gusta, nótese la ironía.

Y... —Mostré una sonrisa de lo más curiosa e inocente. —¿Qué es lo peor que te ha pasado trabajando para la biblioteca? —Y entonces hice una pausa. —¿Se nota mucho que me tienes ya en el bote? No te imaginas las de ganas que tengo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 22.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1529
Puntos : 889
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Ryan Goldstein el Dom Nov 11, 2018 7:57 pm





—No—contestó, lisa y llanamente. Había que verlo, sostener esa aseveración con un breve encogimiento de hombros, como diciendo que la humanidad ya contaba con suficientes errores, ¿por qué él aportaría con uno más? Se traicionó un poco con una pequeña, tibia sonrisa en esos labios mentirosos—. Podría ser un poco… ¿cómo me han llamado? Bueno, ‘encantador’ es la palabra que usan más a menudo—La enfocó con la mirada entornada, reflexionando hacia dentro de sí mismo sobre esta cuestión en particular, y muy seriamente. Iba de lindo, mira tú. Al final, se carcajeó levemente, aunque sin negar específicamente nada de lo dicho—. No, yo. No sé si llamarlo ‘defecto’, pero me pondré mandón contigo—Considerándolo en verdad seriamente, agregó, entre que se mesaba la barbilla con los dedos en la boca en un gesto pensativo y luego de una brevísima pausa—: Suelo tomar decisiones por mi cuenta, solo. Me han llegado a decir que soy ‘cerrado’, y admito que a veces eso ha sido más contraproducente de lo que se suponía que tenía que ser, pero. La mayor parte del tiempo se trata de tomar decisiones adecuadas para el momento, y rápido. Así que…, pero bueno, admito que no siempre tomé la mejor opción y que si en esas ocasiones hubiera escuchado a mi compañero de entonces o le hubiera comunicado mis planes, ciertas cosas no tan buenas pudieron haberse evitado luego, pero. Bueno, no tiene por qué pasar eso entre nosotros. Además, serás una aspirante. Será importante que sepas que tienes que confiar en mí. Teniendo en cuenta que puedo ser difícil de convencer una vez me he decidido por un plan de acción, sí, pero no por eso menos fiable. No deberías dejar de insistir, sin embargo, si alguna vez crees que me equivoco. Podrías hacerme ver las cosas de manera diferente.  

Si en ese momento parecía alguien transigente, con quien poder reflexionar fácilmente, pues no lo era. Cuando Ryan Goldstein estaba seguro de algo, lo hacía a su manera. Era cierto que en situaciones de estrés en las que tomas decisiones a contra reloj se hacía necesario actuar rápido, pero era muy propio de él arrojarse a la acción con la idea muy fija de afrontar las consecuencias, solo. El caso es que de una mal decisión mal hecha, solía salir perjudicada más de una persona.  

—Era un espejo muy curioso—
aseveró, en un tono misterioso, pero sonriéndose y siguiéndole la broma. Aunque, siendo honestos, prefería no volver a ver ese espejo nunca más—.Y sí, sí, justo así—afirmó, antes de detenerse muy pensativo al respecto de un punto, si hasta frenó el cubierto que se llevaba a la boca—Podría hacerlo—advirtió Ryan— si le cuento que te reíste de su espejo. Sería su forma de tomarte el pelo. Puede parecer muy serio, pero está lleno de bromas, especialmente si son tomadas de pelo. Su humor es… particular.

Era de esas personas que eran tan sobradamente intelectuales que era difícil saber cuándo hablaban en serio o cuándo no, cuándo bromeaban o cuándo te hacían mención de una verdad tan evidente que, con tal de no declararte oficialmente tarado —porque la biblioteca era un sitio del saber, eso no era broma, y estabas ni más ni menos frente a un tipo que, presumiblemente ‘sabía cosas’—, eras capaz de admitir por tu vida que el sol giraba alrededor de la tierra, y que vaya, eso nunca fue distinto.

—Pero pienso que se caerán bien—
agregó, para que no se hiciera ideas equivocadas, o no fuera a ser que se cohibiera allí mismo. Después de todo, a todos les caía bien Etienne, o a casi todos. Ryan le tenía el mayor de los aprecios.

Su labor en la biblioteca era la de un “archivador”. Coordinaba y asignaba las misiones de los “buscadores”, evaluando luego su desempeño. Llevaba a cabo los reportes de las misiones, reportes que se almacenaban y catalogaban entre los infinitos archivos de la biblioteca. Sabía muchos secretos, que guardaba con su vida. Después de todo, los “archivadores” (también llamados “guardianes”), eran los que resguardan bajo llave los artefactos que llegaban en manos de los buscadores, además de conocer una infinidad de misterios y ser fuente recurrente de consulta. Raramente hacían “trabajo de campo”.

Desmemorizador, oclumante, metamorfomago, versado en mitos e historia, Etienne era en sí mismo alguien muy particular. Nadie conocía su verdadera edad. Nadie conocía su verdadera apariencia. Normalmente, tiene tres aspectos habituales: un joven de aspecto frágil con ojos cargados de secretos detrás de lentes intelectuales; un anciano respetable con el pelo canoso, marcado de arrugas; y una pequeña niña rubia. Ryan se estaba sonriendo, recordando a esa pequeña y traviesa rubia cuando… la última pregunta lo distrajo.

¿Lo peor? Haber perdido a un camarada. Cuando pierdes a alguien. Pero no era algo que pudiera decirle en ese momento, simplemente no se sentía adecuado, no eran ni el lugar ni el tiempo para hablar al respecto, así que se limitó a sonreír, entrañable.

—Mentir—respondió, rápido. Sí, y de paso, uno de sus peores defectos dirían algunos, tenía que ser lo mentiroso que podía llegar a ser—. Así que—exhaló, suspirando, como quien se declara vencido—. Ahí lo tienes. Mi defecto. A veces, miento. Y nunca sabrías cuándo lo hago. Pero tú sabes, si vas a tener un pequeño secreto, en algunas cosas tú tendrás que mentir. ¿Es así?—reaccionó a su entusiasmo—Sí, te veo. Y me alegro, porque por algunas cosas, realmente vale la pena tener un día duro. Es una de las razones por las que me gusta mi trabajo. Que al final del día, vale la pena. Así que de verdad espero que lo disfrutes también. Pero—Ryan se acomodó con los brazos sobre la mesa, como un escucha interesado—, háblame más de ti. ¿No habrá ningún problema con que te ausentes un día entero o dos?, ¿vives con alguien?, ¿tienes novio?


Emme's Codes
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 34.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 292
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.