Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Jaque mate para la reina {Abi, Carol, Sam y Gwen}

Gwendoline Edevane el Vie Oct 26, 2018 3:55 am


Sábado 27 de octubre, 2018 || Apartamento de Gwendoline Edevane || 02:47 horas || Pijama

Abrí los ojos en medio de la oscuridad para encontrarme con una fuerte luz que iluminaba mi cuarto. Un zumbido intermitente resonaba en el silencio de la habitación, y en mi confusión inicial fui incapaz de relacionar ambos hechos. ¿Qué estaba pasando allí? No fue hasta que las brumas del sueño empezaron a disiparse que lo comprendí: estaba sonando el teléfono, o lo estaría haciendo de no estar en modo vibración, sobre mi mesilla de noche.
Alargué la mano y atrapé el móvil a tientas, preguntándome quién tendría la ocurrencia de llamar a esas horas. Miré la pantalla, entrecerrando los ojos debido al intenso brillo de esta, y leí un nombre y un apellido: Caroline Shepard. Extrañada, respondí de inmediato la llamada, sin saber exactamente qué esperarme.

—Caroline, ¿qué ocurre? Son las dos de...—Empecé a decir, pero al otro lado de la línea me interrumpió una voz desconocida.

—Hola, seas quien seas necesitamos refuerzos, ahora. Por favor, "M" está herida. Necesitamos ayuda.—Dijo la voz desconocida, que a todas luces pertenecía a una mujer que, además, parecía agitada. En mi infinita confusión y sin entender lo que ocurría, me incorporé un poco en la cama, hasta quedar sentada con las piernas descolgadas del borde de ésta.

—¿Qué…? ¿Quién es M? ¿Y quién eres tú? ¿Qué estás…?—Un fuerte sonido al otro lado de la línea interrumpió mi última pregunta, haciéndome dar un respingos. Con los ojos abiertos como platos, contemplé la pantalla del teléfono móvil, incrédula.El contador de tiempo de llamada siguió corriendo algunos segundos, y entonces, la llamada se cortó. Mi móvil volvió a mostrar el fondo de pantalla, y yo me vi en sumida en un estado de nervios.

Me levanté de la cama de un salto y ni siquiera me molesté en vestirme: con pijama y con todo, me desaparecí.


Apartamento de Caroline y Sam…

Sin ningún tipo de ceremonia, irrumpí en el apartamento de Caroline y Sam, y lo primero que hice fue correr al cuarto de Caroline. En un derroche de invasión a la privacidad abrí la puerta. Ya me esperaba encontrarme su cuarto vacío, pero hacerlo supuso un jarro de agua fría: era poco probable que Caroline gastase una broma de ese tipo, pero tenía la esperanza de que así fuese. La alternativa era que ocurría algo realmente malo.
Mi siguiente destino fue el cuarto de Sam. Bajo la atenta mirada de un Don Gato que ocupaba una posición privilegiada sobre la mesa del salón, recorrí la estancia y llamé con un par de golpes de mis nudillos. No había garantía de que, si Caroline estaba en problemas, Sam estuviese a salvo en su habitación. Pero, una vez más, esperaba que sí, y que no se cumpliesen mis peores predicciones.

—¿Sam? ¿Estás ahí dentro?—Llamé, repitiendo los golpes con los nudillos en la puerta. Por favor… ¿qué está pasando?, pensé mientras desviaba la mirada hacia el teléfono móvil, una vez más, esperando que volviese a sonar.


Última edición por Gwendoline Edevane el Lun Oct 29, 2018 3:47 am, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 29
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 650
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 834
Puntos : 416
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Sam J. Lehmann el Lun Oct 29, 2018 2:55 am

Por regla general Sam no dormía mucho y aquella noche no es que Gwen la hubiera pillado en su sueño más profundo. De hecho, estaba acostada, con los ojos cerrados, acariciando la barriga de su cerdito sin muchos ánimos en quedarse dormida pronto. Desde que Gwen se apareció agitadamente en la casa ya se dio cuenta de que había alguien, por no hablar de cómo abrió la puerta de la habitación de Caroline. Ya se estaba levantando de su cama para ver qué narices había pasado cuando escuchó como aporreaba su puerta con preocupación. Apenas tardó dos golpes en que Sam abriese desde dentro, viendo allí la cara de su amiga visiblemente preocupada. —¿Qué ha pasado?

Gwendoline sólo tuvo que pronunciar una letra para que Sam ya entrase en alerta. Ni siquiera una palabra. Solo con pronunciar la letra ‘M’, ya ella cogió el móvil para ver quién estaba al otro lado. Al no recibir respuestas, le explicó de manera ajetreada lo que Caroline hacía ocultando su rostro y bajo el nombre de Eme, ayudando a un grupo de seis fugitivos que eran sus amigos. No le dio muchas explicaciones, ya que dadas las circunstancias podría haber mucha disparidad de opiniones y, además, porque el móvil de Gwen recibió de nuevo una llamada, aunque esta vez no era del móvil de Caroline.

Sam cogió la llamada rápidamente y al otro lado estaba Marie, hablando todavía de manera agitada. Le explicó quién era—Sam ya sabía quién era—y lo que había pasado, para terminar diciéndole que Caroline estaba viva pero en un estado bastante crítico, que necesitaban ayuda. Casi se le sale el corazón de lo rápido que iba de repente. Les dijeron el lugar al que iban y teniendo en cuenta cómo lo había contado todo Marie, Sam no dudó ni un momento en contactar con Ryosuke para que pudiese atender a Caroline, pero éste no contestó al móvil, por lo que sin tardar ni un poquito más, las dos se pusieron de camino al lugar indicado.

***

Se trataba de un edificio a medio construir en mitad de Londres, el cual había sido parado desde ya hacía un año debido a falta de presupuesto y cuestiones políticas. El interior una de las viviendas del penúltimo piso había sido ocupada por el fugitivo que les había tendido la mano al grupo de Marie y compañía, por lo que ahora mismo todos se encontraban allí, intentando hacerse a todo lo que había ocurrido.

Nada más entrar, Marie las recibió, llevándolas directamente a la habitación en donde habían acomodado a Caroline y a la gemela malherida. Aquello fue una imagen demasiado impactante para lo que Sam se esperaba y eso que se esperaba algo muy feo. Sin embargo, lo último que esperaba era ver a Caroline inconsciente, con un aspecto horrible, malherida y con unas quemaduras horribles en las piernas. Y luego la mirada se le fue a la amiga de Caroline, con una herida en el tronco que parecía sacada de una película de Saw y… Sam se quedó en shock. ¿Con qué clase de monstruo habían estado? La otra gemela estaba sujetando la mano de su hermana, llorando, en una actitud que decía mucho de ella teniendo en cuenta que la persona que le había hecho eso a su hermana estaba en el piso de abajo, indefensa.

Marie y Violet estaban junto a Gwen y Sam, mientras que Sussy estaba herida—pero no tanto como el resto—en el salón, junto al cadáver de Gaspard. Sam pudo salir del shock sólo cuando una de las chicas la golpeó sin querer en el hombro al pasar a su lado, cosa que hizo se acercase a Caroline y se agachase al lado de su cama, a la altura de su cara. Sintió su respiración tenue, observó su rostro impasible y le acarició la mejilla con delicadeza. Se quitó una lágrima que le cayó por la mejilla rápidamente y se puso de pie, haciéndose una coleta con un coletero que tenía en la muñeca y se acercándose a Gwen con un rostro que declaraba no solo las ganas que tenía de llorar por lo empañado que tenía los ojos, sino también las de mantener la compostura para hacer las cosas bien. No era momento para llorar, era momento de ponerse las pilas y ayudar a su amiga antes de que aquellas heridas fuesen a peor. —Gwen, dime qué hago. —No pensaba ser un estorbo, sólo ser dos manos más de la única que parecía tener conocimientos de medimagia en aquel lugar.


Por otro lado, la Ministra de Magia se encontraba en una habitación apartada en el piso inferior, sin varita, sin ningún tipo de atención en sus heridas, con los ojos tapados y amarrada con cadenas a la pared. Se encontraba sentada, con una de sus manos en el costado pues le ardía y con el otro brazo sin apenas moverlo. Creía firmemente que algo no estaba en su sitio. Marie y Violet, aguantándose las ganas de matarla, no habían escatimado en mantenerla totalmente aislada y sin posibilidad de que se soltase. Claro que no habían pensado que como siguiera en aquel estado mucho tiempo, las heridas también irían a peor. Bueno, seguramente sí lo pensaron y les dio básicamente igual.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 16.621
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 845
Puntos : 599
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.