Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
EVANS MITCHELL pj destacado
LAITH GUATHIER & SAM LEHMANN Mejor dúo
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Priv. || Lecturas preliminares ||

Evans Mitchell el Dom Nov 11, 2018 3:44 pm




Si compraba en Flourish&Blotts lo hacía por correspondencia, pero normalmente se conseguía sus libros en una tienda de usados. Más por amarrete que otra cosa. Hubo una vez en la que el encargado lo pescó llevándose un libro bajo sospechosas circunstancias. Era niño entonces y descubrió más temprano que tarde que los maleficios antirrobo podían ser en verdad inconvenientes.

De eso hacía mucho tiempo, y hoy día entraba por la puerta del local buscando trabajo. Esa misma mañana le había llamado la atención el anuncio laboral que colocaran en El Profeta, y allí estaba, presentándose ante el mismo mago que una vez lo había sacado con un tirón de orejas de patitas a la calle. No lo reconocía de aquella vez, claro está, pero sí que lo recorrió de arriba abajo inspeccionándolo por encima de sus lentes.

—Sí—
contestó Evans, habiéndose prestado a una serie de preguntas sobre qué hacía, qué había hecho y cuál era su horario disponible. La breve entrevista tuvo lugar a poncho y porrazo, entre que el encargado acomodaba una nueva exposición en el escaparate—. Puedo empezar hoy mismo si quiere.

Le hablaba aunque el otro estuviera dado vuelta, ocupado en su quehacer con el cuerpo metido de lleno en la actividad de hacer y deshacer lo que acomodaba, sin ponerse de acuerdo en qué quería ni cómo lo quería. Del otro lado Evans veía a los magos pasar por el frente de la vidriera, en lo que era una típica visión de movimiento en el Callejón Diagón.

—Necesitaremos una mano extra—
reconoció el encargado—Dentro de poco organizaremos una exposición literaria aquí, en la librería. Por el centenario de Malalao Pirómanus—En ese punto se interrumpió y se volteó casi teatralmente para dedicarle a Evans una mirada que cantaba escepticismo por sí sola—. ¿Sabe usted quién…?

—El escritor de los clásicos, “100 años de maldición” y “Amor en tiempos de viruela”—Se apuró a responder, intentando que no se trasluciera lo mucho que le aburría la pregunta. Sí, que sabía leer, sí, leía los clásicos, sí. Aunque Malalao tampoco fuera su favorito, resultaba que Evans siempre había sido un lector empedernido, un dato sobre sí mismo que, al parecer, su nuevo jefe se negaba a creerse del todo—. Sí, sé quién es.

—Sí, sí—
corroboró el encargado, como si todavía pusiera en duda que aquel joven allí de pie, todo sonrisas de ocasión y garbo altivo pudiera tener relación alguna con la lectura o las librerías, para el caso. Simplemente no tenía ese aire, a alguien que gustara de un buen libro, especialmente si eran clásicos. Esas cosas se notaban, él podía decir—. Eso está muy bien. Un escritor muy prolífico. Tendremos una exposición inspirada en su trabajo, para recordar a los clásicos. La librería estará desbordada. Estamos siempre ocupados—agregó, en lo que aventuraba ser un monólogo sobre la atareada vida de un librero que no se decidía a cómo arreglar su escaparate—.  Hoy mismo nos llegó una nueva entrega y estamos hasta las manos…

En ese momento entró un cliente y el encargado desvió su atención. Arrojándole a Evans una última mirada de desconfianza, le encomendó con una vaga seña que fuera derechito al fondo e intercambió con él unas pocas palabras antes de atender, todo solícito, a una amable señora con sombrero de buitre disecado, un sombrero algo chanfleado.

—Hackett se encargará de ti—acabó por decirle, volteándose inmediatamente y yendo a hacer lo suyo, entre que Evans suspiraba internamente, casi aliviado, casi.

No podía decirse de momento que era nada seguro, pero al menos era algo. Le gustaba la idea de olvidarse temporalmente de atender las mesas como camarero. La paga no era la misma, pero había que conformarse de momento. Después de que lo despidieran por tener un pequeño, pero que muy pequeño, desacuerdo con un cliente, tenía asumido que habría que darle un break a lo de servir mesas, porque con referencias así de buenas… Pero, en cierta forma, se sentía a gusto.

Así que, el tal Hackett, ¿dónde te lo encontrabas exactamente…?, ¿o cómo?

Emme's Codes
Evans Mitchell
Imagen Personalizada :    Priv. || Lecturas preliminares || VGl3uS3
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.550
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 521
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Z. Thaddeus Hackett el Dom Dic 16, 2018 6:43 pm



Un nombre. Eso era todo lo que tenía del chico nuevo, ni una descripción, ni edad, ni nada. Lo único que su jefe le había dicho es que esa misma mañana habían cubierto la vacante. Ni los buenos días al entrar por la puerta, no. Sólo un “Hackett, asegúrate de que sabe lo que hace, algunos de estos libros son más caros que tu sueldo”. Y tanto que sí, eso ya lo sabía Thad, pero por una vez no iba a empezar un monólogo interno sobre cómo de injusto le parecía, sobretodo porque ya había visto al fondo al chico y capaz era de hacer verbal la queja.

—Y tú, debes de ser Mitchell. ¿Evans?— Probó con ambos, porque conociendo a su jefe, capaz era de haberlos mezclado. —O alguien que se ha perdido, pero no tienes tampoco mucha pinta.— Bromeó. La librería era grande, pero no lo suficiente, y había algún que otro cartelito flotando entre los pasillos para indicar, no sólo la sección en la que uno se encontraba, sino también cómo llegar hasta la caja para pagar.

—Soy Thaddeus o – Hackett. El jefe tiene la manía de llamarme más por mi apellido. Después de tanto años, ¿te lo puedes creer?— A lo mejor al final sí que iba a verbalizar ciertas cosas, pero su expresión relajada dejaba más que claro que, más que tomárselo a mal, a aquellas alturas ya le hacía gracia. Dejó su chaquetón sobre una de las sillas y se frotó las manos, intentando entrar en calor. —En fin, que tú llámame como quieras. Con un ”hey” también me sirve, no me voy a ofender porque no te sepas mi nombre al momento.— Y una vez sus manos no parecían cubitos de hielo, le ofreció una, con una sonrisa de oreja a oreja en el rostro.

—Primer día, entonces. ¿Qué te parece si te enseño un poco cómo funciona el almacén? Es lo más costoso, tanto en esfuerzo como en que si hay un fallo nos sale caro.— Señaló detrás de ambos, a una puerta que tenía un cartel de “Sólo personal autorizado” y la mitad de las veces resultaba del todo inútil, porque salvo a primera hora de la mañana solía estar abierta y por tanto, el cartel tapado. —¿Tienes experiencia trabajando de cara al público?
Z. Thaddeus Hackett
Imagen Personalizada :    Priv. || Lecturas preliminares || IH1CfzI
RP : 10
PB : Matthew Hitt
Edad del pj : 26
Ocupación : Flourish and Botts
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.950
Lealtad : Neutral
Patronus : Quokka
RP Adicional : 000
Mensajes : 10
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6440-z-thaddeus-hackett http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Evans Mitchell el Lun Dic 17, 2018 6:14 am

Le pareció retardado, o sea. ¿Vas a llamarme por el nombre o el apellido?, ponte de acuerdo. Lo llevaba escrito en toda la cara. Ni que fuera la primera vez que le enredaban el nombre con el apellido —lo normal—, pero hombre, que no llamarte Evans Mitchell no era problema suyo, no hagas el ridículo con los nombres de otras personas, venga.

Se lo encontró al tal Hackett al fondo de una galería, frente a una puerta con un letrero que rezaba “Personal Autorizado”. Le bastó llamarlo con un “Ey” para toparse de narices con una cara fácilmente olvidable. De buenas a primeras, se veía como un tipo sencillo, entre los bandos ‘visto a mi onda’ y ‘no tengo nada de estilo’, alguien que no te daba problemas. Bien, eso estaba bien.  

—¿Que no tengo mucha pinta de qué?—
La pregunta fue un balazo directo. Se había distraído viendo pasar la cola de un gato por encima de la estantería, pero se volteó al cazar la palabra ‘pinta’, como si un sexto sentido lo incitara a ir al ataque. Tenía esa costumbre de reaccionar mal y rápido y arrugando el ceño. Enseguida añadió, restándole importancia—: Lo que sea.

En un cambio de actitud, lo que se dice, radical, le soltó una sonrisa. Era una mueca afilada, ensayada, pero infinitamente más agradable, de hecho, muy bien ensayada, de esas que podían hacer pasar al chico por un encanto.

—Evans—aclaró, a modo de presentación—. Y tú eres Hackett.

Por el apellido, por el nombre, ¿qué importaba? Evans ya se había hecho a la idea de que el dueño no debía ser un jefe muy amigable. Que lo llamara como quisiera, mientras le pagara. Lo que sí le llamó la atención fue que Hackett mencionara, aunque de pasada, que llevaba su buena cuota de tiempo trabajando en el lugar. Oh, conque era así.

Llámame como quieras, decía.

—Ok—accedió, asintiendo brevemente. No se sintió inclinado a devolverle la sonrisa. Los tipos así de simpáticos lo hacían sentir incómodo. Especialmente, cuando todavía no se fiaba sobre con quién estaba tratando. Le estrechó la mano en un gesto muy seguro de sí mismo, aunque de una forma casi mecánica. Estaba frío. Evans podía decirlo porque sus manos eran naturalmente tibias. ¿Mala circulación?—. Sí, bueno, por eso estoy aquí, ¿no?—contestó, mandándose solo hasta la puerta y echando un vistazo a través, no porque estuviera ávido por empezar, sino por cotilla. Entornó la mirada con desconfianza con ese cuento de “nos sale caro”. Tenía claro que, de tener que ocultar un fallo, lo haría a costa de cualquier cosa, pero que la culpa la patearía bien lejos.

La cara la tenía, sí, de caradura.

—Oh, sí—declaró, enfático. Sus ojos parecían reír con la pregunta. Esta vez sonrió, con una cierta autosuficiencia—. Y dime,  ¿hace cuánto que tú trabajas aquí? Pareces agradable—añadió, siempre en pro de la adulación para hacer que la gente se rinda contigo. Bueno, casi siempre. Nunca venía mal empezar con buen pie, para variar—. Tenía la impresión de que me iba a ser difícil congeniar con el jefe. Tiene pinta, ¿de estirado?—Hablaba distrayéndose con los libros en las estanterías. Definitivamente, tenía que aprovechar para llevarse algunos títulos a casa. Es decir, ¿quién se daría cuenta si el libro se iba de viaje por unos días si lo reponía luego?—. Bueno, entonces—añadió, haciendo un alto y encarándolo, con toda la disposición—, ¿qué es lo que tú haces aquí para no aburrirte?
Evans Mitchell
Imagen Personalizada :    Priv. || Lecturas preliminares || VGl3uS3
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.550
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 521
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Z. Thaddeus Hackett el Dom Dic 30, 2018 12:55 pm

—Unos… ¿cuatro años? Mes arriba, mes abajo.— Se encogió de hombros, a veces parecía mucho más tiempo, sobretodo por seguir ahí dentro y no saber aún si quería pasarse toda la vida entre libros. Se rió por lo bajo al escuchar la descripción que daba del jefe de la librería. —Yo lo defino como viejo. No tanto como la librería, pero a veces creo que poco le falta.— Negó con la cabeza, estaba chapado a la antigua, eso sin duda; pero se acababa haciendo fácil trabajar con él, sólo había que cogerle el truco. —Te acostumbrarás. Se estresa en épocas como la vuelta al cole y Navidad, o con las exposiciones- Oh, ¿te ha dicho que va a haber una dentro de poco?— Se giró a mirarle, ya se estaba yendo por las ramas, pero a saber si se lo habían explicado o no, y aquello era importante. Hizo un gesto con la mano y volvió a mirar hacia delante, colocando un par de libros en su sitio. —En fin, que el resto del tiempo es bastante… no entrañable, pero ya sabes, como el profesor estricto que después se porta bien al puntuar.— En este caso, al menos las pagas extras eran buenas.

Alzó una ceja ante su pregunta, pero la sonrisa en sus labios dejaba claro que no se lo tomaba a mal, pocas cosas le hacían sentir mal al chico. —¿A parte de atender clientes, hacer inventario y asegurarme de que los libros no estén en las estanterías equivocadas?— Lo cual, no parecía mucho, pero si algo le había enseñado la experiencia es que si dejabas para más tarde cualquiera, se retrasaba todo. —Leer. Sí, lo sé, increíble, nadie se esperaría esto.— Alzó las manos y se giró, como si pretendiera abarcar toda la librería con los brazos. Al segundo ya estaba mirándole de nuevo y con las manos en su sitio. —Mientras dejes todo en su sitio y no falten copias de ningún libro en las estanterías, siéntete libre de hacer de esto tu biblioteca personal.— Era lo que él hacía desde que entró, al menos.

Avanzó hasta una pequeña mesa con un libro que, de lo grande que era parecía que iba a romperla y puso una mano sobre la portada. —Vale, a ver. Cada vez que tengas que venir a buscar un libro al almacén, mira aquí. Están todos ordenados por orden alfabético y tienen el número de copias al lado y dónde están. Si sacas alguno, anótalo.— Y para hacerle una demostración, tocó una de las pestañas que salían por el lateral – una con cada letra del abecedario – y el tomo se abrió a su petición. Había demasiados libros y ediciones como para sabérselas todas – sobretodo porque había algunos que ya ni se vendían ni los tenían –, pero por suerte aquel método funcionaba bastante bien.

Tras cerrar el libro-registro, se movió hacia la derecha, por uno de los pasillos que quedaban más al final y señaló una puerta cerrada, sin cartel alguno que indicase qué era lo que había en su interior. Esperó a que Evans le alcanzase y entonces la señaló. —Los libros más antiguos están en la sala del fondo, esa puerta tiene que quedar siempre cerrada. Imagino que el jefe ya te dará la llave en cuanto haga la copia.— Suponía, aunque pocas veces la había usado él porque cuando había que sacar algo de ahí, el viejo siempre madrugaba para ir a la tienda. —Muy importante: esos libros, sólo se sacan con aviso a priori. Nadie viene aquí a preguntar por ellos sin haber hablado antes con el jefe. Así de caros son.— Explicó, alzando las cejas con seriedad. —¿Alguna duda?
Z. Thaddeus Hackett
Imagen Personalizada :    Priv. || Lecturas preliminares || IH1CfzI
RP : 10
PB : Matthew Hitt
Edad del pj : 26
Ocupación : Flourish and Botts
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.950
Lealtad : Neutral
Patronus : Quokka
RP Adicional : 000
Mensajes : 10
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6440-z-thaddeus-hackett http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Evans Mitchell el Vie Ene 04, 2019 7:00 pm



—Sí, algo mencionó—
Lo miró andar entre libros con las manos ocupadas, y resopló con una sonrisa en los labios cuando lo oyó referirse a su jefe. Se entretuvo ojeando un tomo que abrió por la mitad—. No me digas—añadió no sin cierto sarcasmo, internamente de acuerdo con aquella descripción.

Le hacía un poco de gracia que tanto el tal Hackett como su jefe aparentaran ser personas muy ocupadas. Imaginó que sólo querían falsear una primera impresión de forma que se creyera que allí se ganaban el pan con trabajo duro. Era como arrogarse demasiada importancia, ¿no? Pero, ¿qué podía hacer un librero más que ver las hadas pasar? Hackett no tardó en señalarle oportunamente qué lo tenía tan atareado.  

Le tomó cierta simpatía cuando hizo su pequeño numerito con los brazos abiertos. Evans estaba acostumbrado a juntarse con tipos pesados y algo traicioneros, malhablados por no decir estúpidos, hombres lobos con muy mal carácter, y toda suerte de calaña que te estresaba. Especialmente, en el trabajo. Pero allí estaba este cara de zanahoria, todo sonrisas, todo amable, con pinta de que se había leído media biblioteca. Puede que al final hasta fuera un tipo interesante.

Lo siguió, al carade-a Hackett, y le prestó atención. Se dejó distraer por su propia curiosidad en el camino, paseando la mirada en rededor y tamborileando las palmas contra las piernas mientras andaba. No tuvo mejor idea que ir directamente a poner la mano sobre la manija. Porque claro, si te señalan una puerta, tú vas y la abres. No qué va, Evans se había mandado solo, con la cabeza en babia, y se extrañó de que la puerta no cediera. Y claro, cuando no te abre a la primera, tú fuerzas la manija. Daba la impresión de que iba a pelearse con la puerta como un dodo que intenta traspasar una pared, pero entonces se volteó mirando a Hackett, confundido. Ah, conque estaba cerrada. Míralo, yendo primero a meter la mano dejándose la cabeza en otra parte.

Evans se apartó lentamente con las manos en los bolsillos, manteniendo la dignidad como quien no se entera de que ha pasado algo mientras atendía a Hackett en silencio. Lo que se le explicó sobre “la sala del fondo” llamó inmediatamente su interés. Oh. Con que libros muy raros, eh. ¿Cómo de raros?, ¿qué podías encontrarte ahí?, ¿cuándo dijo que tendría la llave? Definitivamente tenía que hallar un momento para un recorrido en privado. Por supuesto, la cara que le dedicó a Hackett apuntándolo con esa ceja, fue de completo disimulo.

—Sí—contestó, al tiro—, ¿qué quieres que haga?—Quiso saber, solícito. Diríase que esa mañana se había despertado con espíritu trabajador. Lo cierto es que tenía que intentar causar una buena impresión, ¿no?

Un sonoro y prolongado maullido hizo que girara la cabeza. Su numerito de “estoy ávido por empezar, dame algo que hacer”, fue interrumpido por un gato. Avanzó hasta ellos con la cola levantada y se sentó a sus pies con los ojos clavados en los dos muchachos, a la espera…. a la espera, ¿de qué? Evans pensó que tenía una cara aplastada que no lo hacía precisamente adorable. Miró alternadamente al gato y a Hackett.

—¿Es de aquí?
Evans Mitchell
Imagen Personalizada :    Priv. || Lecturas preliminares || VGl3uS3
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 20.550
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 521
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.