Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Lost Black Cat | Artemisia Madigan |

Megara Smith el Miér Nov 21, 2018 2:02 am

Lost Black Cat.

♦ Torre Norte | 5 de Noviembre del 2018 | Artemisia Madigan | Uniforme de Gryffindor.


Llevaba varias horas caminando por los pasillos del castillo y su preocupación no hacía más que aumentar. Tempus, su adorado gato, estaba perdido. Todo empezó esta mañana, al despertar se había dado cuenta que el gato no había estado en su lugar habitual al final de su cama, porque no importa cuando trates Tempus no dormiría en un lugar que no sea la cama de Megara, la chica no le había tomado tanta importancia, al final Tempus era un gato libre y estaba en todo su derecho en explorar el castillo, pero cuando este no apareció para su hora habitual de comida fue cuando Megara se empezó a preocupar.

El gato era un regalo de su madre, esta se lo había regalado al mes de ser adoptada como una manera para ayudarla a adaptarse al cambio, un compañero para la pequeña Megara. La transición de no tener a nadie a tener una familia compuesta por ocho personas, en ese momento los padres de Megara apenas iban por su adopción número seis de las ocho que serían, había sido dura para ella y el gato se transformó en una especie de confidente y un seguro porque sabía que pasara lo que pasara Tempus nunca la dejaría.

Y ahora ese gato estaba perdido y aunque en algún momento de su vida escolar considero Hogwarts el lugar más seguro del Reino Unido con los recientes cambios de gobierno y directiva ya no estaba tan segura de eso. Dudaba que alguien lastimaría a un simple gato que solamente realizaba un paseo bastante largo, pero eso no significaba que ella no tuviera enemigos y muchas personas aún dudaban de su cambio de ser una amiga de hijos de muggle a alguien partidaria del purismo, y tenían toda la razón, pero eso era algo que Megara no les diría.

Ahora se encuentra en la torre norte, cerca de los dormitorios de los profesores, y Megara quiere salir lo más rápido que pueda de este lugar. No sabe dónde exactamente está el dormitorio de los directores, pero no quiere arriesgarse a encontrarlos en estos pasillos y aún le faltan las otras tres del castillo, y conseguir que alguien de Ravenclaw le ayudará a revisar su sala común. Cuando ya se iba a dar media vuelta y regresar de donde había venido, Megara escuchó un maullido al final del pasillo.

¿Tempus?

Faniahh/Lala/Cyalana


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Jenna Coleman
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 16
Puntos : 3
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6466-megara-smith-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Megara SmithGryffindor

Artemisia Madigan el Lun Nov 26, 2018 6:37 am

Era difícil determinar la razón exacta de aquella inesperada presencia en su dormitorio, pero Artemisia estaba bastante segura de que al menos parte de ésta podía explicarse, directa o indirectamente, a la combinación de su ventana perpetuamente abierta con por el pequeño plato de comida –carne fresca– que Artemisia dejaba al pie de su ventana para su halcón Tifón. Muchos dirían que era irrisorio realmente, tener que dejar algo de comida preparada para un ave rapaz que bien podía procurarse su alimentación por sí mismo, al igual que la mayoría de las lechuzas en Hogwarts. Y es que de hecho Tifón era perfectamente capaz de ello y hasta lo prefería -por más que Artemisia le consiguiera carne fresca de la mejor de las calidades, el halcón siempre preferiría el cadáver de un pequeño roedor medio escuálido- pues la caza estaban tan profundamente anquilosada en su sangre, ¡pero lo caprichoso que era aquel animal, por Morgana misma! Sólo bastaba con que Tifón se encontrara con su pequeño platito vacío al regresar de sus aventuras a la seguridad de las habitaciones de su ama para transformarlo en una pequeña bestia insidiosa, irrevocablemente ofendida por el descaro de su bruja y reacio a cualquier tipo de atención o palabra que ella tuviera para con él. Artemisia era consciente de que aquello era su culpa íntegra, la consecuencia de una mano no lo suficientemente dura durante su proceso de crianza y amaestramiento, ¿pero cómo culparla? Aquel pichón de halcón que una vez Tifón había sido se trataba de una criatura tan débil y enfermiza, ulteriormente rechazado por su madre y hermanos, que la bruja no pudo contentarse con sentir mera empatía; sentía una familiaridad que sólo aquellos que habían pasado por una situación similar lo entenderían. Y así era que lo había consentido demasiado desde el principio, y ahora pagaba las consecuencias.

Pero sí, en retrospectiva debía de haber sido el pequeño plato con carne fresca, pensó, porque Artemisia estaba bastante segura de que Tifón, al igual que tantos otros días, no lo habría ni siquiera tocado. Y sin embargo, cuando por fin abrió la puerta de sus aposentos para sumergirse en ellos, deseosa de retomar la lectura de uno de sus viejos libros que la reclamaba con cierta urgencia, pudo comprobar que el plato que siempre descansaba al pie de la ventaba estaba vacío.

Ah, pero eso no era lo más sorprendente. No: lo verdaderamente sorprendente era el sospechoso número uno ante la desaparición del snack de Tifón, encontrado in fraganti en el escritorio de la profesora, olisqueando sus libros. El animal se quedó estático en el preciso momento en que la mujer cerró la puerta, pero los movimientos lentos de Artemisia y una voz inusualmente suave lo previnieron de escapar. Y es que al mujer tenía una reputación horrenda cuando se trataba de sus estudiantes u otras personas en general, pero cuando se trataba de animales y otras criaturas, mágicas o no…

Era gentil. Y así lo probó la serie de caricias que le dedicó al animal una vez que estuvo cerca, gesto que se ganó una buena serie de ronroneos que hicieron que la profesora sonriera. Total, nadie la estaba viendo.

-Mírate nada más. Un pelaje tan negro y lustroso. Alguien ha estado cuidando bien de ti -observó la mujer a la vez que continuaba con sus atenciones. Aquel felino debía de pertenecer a algún estudiante supuso, pues las mascotas no eran tan comunes entre los profesores y de todas maneras aquella era la primera vez que recordaba haberse encontrado con el animal. Ah, si hubiera sido por ella se habría pasado un largo tiempo simplemente admirando al animal, pero tenía cosas que hacer y por sobre todo se imaginaba que debía de existir algún irresponsable alumno o alumna en busca del pobre desafortunado -aunque, en total honestidad, ella habría preferido quedárselo para ella, tan sencillo como eso. Pero bueno, el animal probablemente tenía sus propias preferencias, y ella no era nadie para negárselas. Fue así que minutos después Artemisia se encontró saliendo nuevamente de su habitación, sólo que en esta ocasión iba caminando detrás del gato negro, permitiéndole guiarla a la vez que ella lo seguía con curiosidad. Era interesante de hecho, cómo el gato se tomaba la molestia de esperarla en algunos puntos de los corredores, muy probablemente dándose cuenta de que el cansancio acumulado del día y el bastón irremplazable de la bruja no hacían una buena combinación para lo que a caminar rápidamente por los pasillos respectaba. Artemisia decidió que le agrada el animal entre tanto, aventurero y todo como era, y fue en aquel punto de su camino cuando el felino se detuvo, pareció oler algo en el aire, y de pronto comenzó a maullar a la par que apuraba el paso, justo antes de doblar por un pasillo. Artemisia frunció el ceño, y segundos después, tras doblar, se encontró con la escena del gato negro acercándose triunfalmente a una chica vestida con los colores de Gryffindor. La profesora la observó con atención por algunos segundos antes de hacerse notar.

-Presumo que eres la ama de este pequeño aventurero -dijo en voz perfectamente audible, arqueando una ceja. Que ella recordara, nunca había visto a la joven en una de sus clases. Desconocía su nombre, por tanto-. Deberías tenerlo más vigilado. Hoy tuviste la suerte de que se colara en mis aposentos, pero podría terminar en manos mucho menos benévolas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sarah Paulson
Edad del pj : 36
Ocupación : Profesora CCM
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 700
Lealtad : Neutral
Patronus : Halcón Peregrino
RP Adicional : 000
Mensajes : 32
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6439-artemisia-madigan http://www.expectopatronum-rpg.com/t6477-can-t-be-loved-relaciones-de-a-madigan#93839 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6460-correspondencia-de-a-madigan#93674

Megara Smith el Sáb Dic 01, 2018 3:12 am

El gato brincó a sus brazos cuando él estuvo lo suficientemente cerca. Megara sintió una carga levantarse de sus hombros y pudo dejar ir un suspiro de alivio, el felino sólo ronronea y frota su cara contra la tela del uniforme de la chica, completamente ignorante del susto y preocupación que le a causado a su dueña.

Oh Tempus, ¿dónde te habías metido?—le pregunta al animal en un susurro, mientras le acaricia la parte de atrás de las orejas —, no vuelvas a dejarme así.

Megara no debería estar tan apegada al gato, al final de cuentas había miles de millones en el mundo y en cualquier momento la chica podría conseguirse otro pero el simple pensamiento que el felino pudiera desaparecer de la faz de la tierra le provocaba escalofríos a la joven porque —y Megara no lo admitiría— el gato era lo único seguro en su vida. Sus padres biológicos la habían abandonado y su familia adoptiva estaba a un error de ser enviados a Azkaban.

La voz de la profesora hizo que la joven se sobresaltara, Tempus maulló y trató de lamerle la cara para calmarla. Artemisia Madigan había sido su maestra durante su tercer año, aún sin saber qué estudiaría en la universidad había decidido tomar las mismas materias que sus amigos: Cuidado de Criaturas Mágicas y Adivinación.

En una clase se la paso tratando de buscar figuras en las hojas del té y en la otra aterrada de su profesora completamente tratando de pasar desapercibida. La profesora Madigan era alguien que no querías cruzar y Megara lo aprendió durante su único año de CCM, dudaba que la profesora la recordaba, la joven rara vez levantaba su mano durante las clases y sus resultados eran  más o manos promedio. Al año siguiente Megara terminó cambiándose a Aritmancia.

Sí, es mi gato —las palabras le salieron un poco fuerte de la boca y su voz quizás un tanto aguda, luego de aclararse la garganta la joven continuó—: Normalmente dejó que camine un poco por el castillo por las mañanas y Tempus regresa a la hora de su comida pero como se a dado cuenta este no regreso —Soltó una risita, más por los nervios que otra cosa—, espero que no le haya causado algún problema.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Jenna Coleman
Edad del pj : 17
Ocupación : Estudiante
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Neutral
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 16
Puntos : 3
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6466-megara-smith-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Megara SmithGryffindor

Artemisia Madigan el Sáb Dic 08, 2018 3:53 pm

Ah, ella. La mente de Artemisia funcionó automáticamente a la manera de un diccionario. Smith, Megara (nom., f): fácil de intimidar, desempeño promedio -si por “promedio” uno entiende “mediocre”- hacía cuatro años, jamás volvió a reincidir en su asignatura. Incluso peor: había tomado el curso de Artimancia por lo que había escuchado, la asignatura más detestada por la profesora Madigan. Su propia madre había sido una talentosa aritmante que devino en rompedora de maldiciones, y era evidente a qué había llevado eso: al dolor, la enfermedad e inevitablemente la muerte. El sólo pensar que alguien podría estar interesado en seguir un camino similar la hacía hervir en ira.

No una cara que particularmente deseara encontrarse en aquellos pasillos nunca jamás. Aunque, ¿qué cara humana lo era? Sólo podía pensar en dos: una muy pequeña y triste, y otra con ojos odiosamente azules y… Sin percatarse verdaderamente, Artemisia empuñó su bastón con algo más de fuerza. Sus nudillos empalidecieron.

-Parece ser que este mediodía Tempus decidió tener su almuerzo en otro lado. En mi habitación, concretamente. Respecto a su menú, la evidencia sugiere que optó por el almuerzo de mi halcón -anunció a la par que enarcaba una ceja, observando con curiosidad las facciones de la chica. Artemisia estaba más que habituada a despertar emociones que variaban entre el nerviosismo y el miedo entre sus alumnos, y no en vano consideraba aquello uno de los más simples placeres que la vida tenía para ofrecerle. Tratándose de cualquier otro estudiante, éste tendría serias razones para preocuparse. Tratándose de Smith en concreto, una estudiante cuya seguridad, por lo que había escuchado, estaba en relativo peligro, las razones eran simplemente demasiadas.

Pero aquella tarde Megara Smith no se encontraba en ningún peligro, por lo menos no en lo que respectaba a Artemisia Madigan. Ella no podría interesarse menos por los affaires familiares, personales ni sanguíneos de nadie. Lo único que le importaba en lo que respectaba a la señorita Smith, incluso si sonaba extraño, era su gato.

-No me causó problema alguno. Pero me preocupaba el cómo llegó aquí. Esta es la torre más alta del castillo, una caída desde aquí sería fatal para cualquiera -la mirada de la profesora se suavizó un poco-. Los gatos domésticos son difíciles. Ellos necesitan independencia, pero tú necesitas asegurarte de que regresen a casa en una pieza.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Sarah Paulson
Edad del pj : 36
Ocupación : Profesora CCM
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 700
Lealtad : Neutral
Patronus : Halcón Peregrino
RP Adicional : 000
Mensajes : 32
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6439-artemisia-madigan http://www.expectopatronum-rpg.com/t6477-can-t-be-loved-relaciones-de-a-madigan#93839 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6460-correspondencia-de-a-madigan#93674

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.