Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

And we thought we were different. || Freya [FB]

Ian Howells el Jue Nov 22, 2018 2:33 am

Recuerdo del primer mensaje :

And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 VVbBMcp
15 de octubre del 2018 — San Mungo, planta de pediatría, 13:23 horas — Freya & Ian

Perseo se estaba cagando.

Pero literal. Siempre había sido un niño con una habilidad para cagarse encima que era digna de admiración y, por norma general, solía tener una caca dura y bien formada—aunque hablar de esto sea un poco raro—que olía horrible. De verdad que Ian muchas veces pensaba que dentro de su hijo había algo mal porque no era normal que su mierda oliese tan mal. Pero no importaba, porque él lo quería igual aunque defecase puro veneno. El problema residía en que esos días que se quedaba con Ian, estaba como estreñido. Y claro, ya sabéis lo insoportable que es un niño de año y medio estreñido, todo el rato llorando mientras se lleva la mano a la barriga y sufre. El problema fue cuando hizo caca y soltó tremenda diarrea que vete tú a gestionar todo eso. Entre el dolor de barriga, la diarrea y que incluso le había subido un poco de fiebre, Ian se dejó de rollos y llevó a su hijo a San Mungo, asumiendo que debía de tener algún tipo de virus de estómago que lo estaba matando por dentro.

Podría sonar un poquito egoísta, pero esperaba que no se lo pegase porque odiaba ponerse malo de la barriguita.

Así que ahí se encontraba, sentado en una de las sillas del ala pediátrica de San Mungo, a la espera de que le tocase su turno. Había ido sin cita, por lo que tenía que esperar a que entrasen las tres personas que tenía delante. Mientras tanto, Ian tenía a su hijo sobre su pierna, moviéndola como si estuviese sobre un caballito. Su hijo, sonriente y sudoroso—por la fiebre—se movía con ilusión sobre la pierna de su padre mientras éste le acariciaba la espalda.

Había tenido que cancelar unas citas ese día para tatuar, pero tener a Perseo malo le quitaba muchísimo tiempo y, como es evidente, con el mal rollo que existía ahora mismo con sus padres, prefería pedirle lo mínimo posible. Estaba en ese proceso de independencia y adaptación en donde quería, ante todo, que sus progenitores se diesen cuenta de que Ian podía ser un hombre independiente que no tuviera que depender ni de su economía ni de su techo. Y bueno, siempre podía haberle dicho a Alexandra que le ayudase con Perseo, pero no quería abusar de la hospitalidad de su compañera de piso, por mucho que adorase a Perseo. Además de que prefería llevarlo a San Mungo en vez de a un médico muggle. A decir verdad, Perseo no tenía ni documentación ni registros muggles, por lo que no tenía médico asignado en ninguna consulta no mágica.

Papi —dijo Perseo, girándose para mirar a Ian. Él le atendió. Perseo no sabía hablar bien, pues solo tenía año y medio, no obstante, sabía algunas palabras con las que comunicarse. —Barriga duele —añadió, frunciendo el ceño.

¿Barriga duele? —preguntó Ian, sorprendido.

Entonces cogió a Perseo, lo puso boca arriba sobre su regazo y comenzó a hacerle cosquillas suaves por todo el tronco. El niño rió divertido, hasta que se le salió un pedo. Al salir el pedo, el niño paró de reír de golpe y se llevó las manos a la cara, como avergonzado.

¡Pero bueno, Persie! —Rió Ian, fingiendo que olía mal.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Ian Howells el Sáb Jun 22, 2019 2:41 am

Ian era MUY CONSCIENTE de que la tirria que se tenían y la hostilidad que se profesaban era MUTUA TOTAL, sin embargo, le gustaba quedar de capullo, por lo que asintió a todo lo que estaba diciendo Freya, en donde ella se quitaba ‘responsabilidades’ del pasado y le echaba la culpa de todo a Ian y su forma de ser. Que ojo, era altamente probable que la forma de Ian tuviera mucho que ver, pero de ahí a que fuese el cien por cien absoluto del problema… No, no, eso sí que no. Freya también tenía una manera de ser que hacía que Ian sacase lo peor de sí.

—No es ninguna indirecta, es para que sepas que mi capacidad para ser profesional es muy limitada. —Y entonces ladeó una media sonrisa. —Pero si quieres que sea una indirecta, puede serlo, ¿eh? Sólo dímelo y me pondré mis mejores gallumbos.

‘¿Midii? ¿Sili midii?’ Ian puso cara de tiquismiquis repipi cuando le pregunto que si solo era medio idiota, pero no dijo más nada, pues no era la primera persona—¡NI SERÍA LA ÚLTIMA!—que le bromeaba de esa manera, cuestionando la medio idiotez de Ian y declarándola entera.

—Claro que te sorprendo, tía, que ya no soy el mismo subnormal que antes, que ahora tengo un trabajo serio. Verás tú cuando veas qué cosas hago, que te vas a quedar flipando con mi arte con las manos y eso que nunca nos hemos acostado juntos, que si no ya estarías fascinada con mis artes con las manos —mencionó, pícaramente.

Le era imposible no ligar, ni dejar de decir ese tipo de comentarios, ¿vale? Era Ian hablando con una mujer, por lo que a menos que estuviese en su estudio tratándola como una cliente, ese tipo de comentarios siempre le saldrían, sobre todo si ya había cierta confianza con la chica. Le gustaba ser una persona que dejase claro, siempre, las veinticuatro horas del día, que estaba cien por cien pensando en sexo. No vaya a ser que una mujer se le vaya a escapar pensando que el chico está pensando en patatas, ¿vale? Que las patatas fritas es el mejor manjar del mundo, pero el sexo es prioridad.

Le prestó atención en silencio, sin hacer comentarios feos ni de ningún tipo, cuando Freya le empezó a decir lo que significaba la flor de loto para ella, además de su relación con la niña que no llegó. Ian se entristeció y la verdad que aunque hubiese mencionado un poco a Perseo y pidiese, sin pregunta alguna, la manera de haberlo vivido de Ian, no le nació hablar en ese momento. Era muy bonito lo que había sentido y… también era muy normal. Evidentemente a Ian su hijo también le había cambiado la vida y había tomado muchas decisiones a partir de eso, arrepintiéndose de muchas de las cosas que hizo en el pasado. En su caso, en realidad, la cosa iba más enfocada a la mierda en la que se metió como aspirante en la fila de los mortifagos…

Había que ser puto gilipollas, de verdad.

Antes de decir nada, Ian cogió una servilleta y se la pasó a Freya para que se quitase la lágrima. Se la podría haber quitado él de manera super romántica, pero entre que Ian era un poco piedra y que estaba sentado frente a ella, era como un poco incómodo y ortopédico, así que la servilleta era mucho mejor.

—Creo que es una decisión de tatuaje muy buena —le reconoció, con una sonrisa.

Entonces sonrió al ver como se recomponía ella misma, siendo consciente de que tenía que pasar página, aunque eso le costase. A él no le importaba que se derrumbase, pues era humano, pero ella más que nadie debía de saber lo pesado que era ser tan susceptible con todo.

—Vaya, vaya, la becaria —mencionó, pues se acababa de enterar que estaba como becaria en el Ministerio de Magia. —Bueno, la becaria traviesa. ¿Faltando al trabajo? Yo pensaba que los becarios debían de dar el doscientos por cien para asegurarse un puesto después de la carrera, no ir faltando por ahí.

Y entonces cuando mencionó a ese amigo que ‘no le daba lo que deseaba’, Ian frunció el ceño.

—Tía, me haces muy difícil el no pensar en sexo con esas declaraciones. ¿Un amigo que no te da realmente lo que deseas? Parece que no te satisface en la cama. —Confesó divertido, pues, aunque no fuese así, era lo que parecía por las palabras que había elegido. —¿Un mal compañero de piso o qué?
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Vie Jul 26, 2019 4:59 am

Admitía que no era la señorita perfecta y menos que menos tenía el deseo de serlo. Por supuesto, tenía mis actitudes que podrían irritar al más tranquilo de la clase como ser malentendidas por un ajeno, la propia sinceridad era un factor que alteraba a más de uno y gustosa me regodeaba de ello. O, mejor dicho, era algo que hacía puesto que actualmente poco tenía de gracia hacerlo, no era de mi cotidianidad tener un buen ánimo, no eran necesarias las explicaciones.

Este encuentro, sin embargo, se llevaba el título de las puras contradicciones.

Ian, más bien, los recuerdos compartidos con él eran los causantes que mi estado de ánimo subiese y bajase, era el caballito de la calesita. El punto era que no admitiría frente a Ian que era responsable, en parte, de que tuviésemos piques nuestra época escolar en Hogwarts. ¿Por qué? Por la simple razón de que era un imbécil, aprovecharme de eso también daba cierto gustito.

¿Sólo tu capacidad de ser profesional? — dejé escapar ladeando mi cabeza con una ceja en alto fingiendo meditar realmente si solo tal capacidad era la única limitación en él. —No, no es necesario. Sería tenerte demasiada fe, Ian. De hecho, dudo que vayamos más allá de una conversación civilizada. — comenté entre divertida y sincera. No podía, no me sentía bien admitiendo un poco de placer en mi vida o una sonrisa prolongada en el día. Era consciente que castigarme así no sería la manera de volverla a la vida, a abultar mi estómago con su presencia o borrar todos los días tortuosos  que vivía desde ese momento.  

Mi sonrisa decaía con los minutos, era bastante buena en ocultar mis sentimientos más profundos pero ahora estaba bloqueada y daba bocanadas buscando aire.

Sin embargo, deberías demostrarlo. — fingí seriedad. — Aunque no dude del todo, ser espectadora de tu faceta profesional, con esa me bastará para creerte. ¿Ian siendo serio? Eso sí que es algo digno de ver. — añadí acomodándome el cabello con un deje pensativo. — La pregunta es, ¿Te acuestas con todas las clientes que aparecen en tu estudio? — arqueé una ceja con evidente curiosidad.

Se notaba que a Howells le fascinaba el mundo de los tatuajes, la tinta recorrer la piel como si esta fuese un lienzo. Eso muchos lo sabíamos de manera superficial. Pero como le gustaban los trazos en la piel, le gustaban las mujeres. Poca legalidad habría en ese estudio si su respuesta era afirmativa. Y tal vez eso, sería menos sorprendente que una negación.

La conversación continuó, el ambiente era ameno y no había más que un piqueteo “inocente” entre ambos sin meterse demasiado con el otro. La idea de hacerme un tatuaje no era una mentira ni mucho menos una broma. Desde Hogwarts había anhelado hacerme algo en referencia a Skadi pero por una cuestión u otra, me decantaba por decir “al año siguiente”.  Por eso, no perdería la oportunidad.

Describí el significado de la flor de loto y como su origen pesaba en mí. Entre medio del relato suspiré. La opresión del pecho había vuelto, mis extremidades parecían cansadas de mantenerme en pie y agradecía estar en una silla. Algo dentro de mí me decía que debía hablar con Dante pero otra, pequeña pero mucho más poderosa, me obligaba a negarme frente a esa inquietud.

Parecía haber presenciado un aturdimiento porque si Ian no me hubiese ofrecido una servilleta poco me hubiese enterado de que había llorado o que alguna lágrima había recorrido mis mejillas. Sonreí tomándola y tratando de dejar el momento atrás. — Gracias. — respondí mientras mi mano limpiaba el rastro de mi tristeza física y metafóricamente hablando.

Eres imbécil. — dije entornando los ojos. — Sí, también creía lo mismo pero mi jefa es todo lo que uno desea en la vida laboral. Mencionar que me contrató a pesar de haber vomitado en su cesto de  basura en plena entrevista es decir mucho. — negué con la cabeza. Ese día había sido lamentable aunque hubiese ganado el empleo. — Como sea, tengo un horario bastante flexible puesto que sigo cursando la carrera y con esto, pues es un milagro que no me hubiese echado. — mi boca formó una mueca poco bonita. Era cierto, no debería estar faltando aunque eso fuese sumamente obvio. Hoy me sentía lo suficientemente inestable como para considerarme una estúpida con mis decisiones.

¿Sabes que eres un total pervertido? — indagué. — No, no. — recordaba haberle mencionado la presencia de Eric. — Creo que te hablé de él en San Mungo. Es un amigo unos años mayor que nosotros, era de Slytherin aunque no recuerdo si hubiesen tenido relación alguna entre ambos. El caso es que con todo esto…— perdí mi mirada en el bonito servilletero. Me estaba quejando de lleno si lo ponía en perspectiva. — intenta animarme de una manera un tanto pesada. Siempre quiere saber si estoy bien o necesito algo. Si bien he vuelto a vivir con mis abuelos y mi hermana, él ha conquistado a mi abuela para tener acceso a la casa sin preocupación alguna. — Senna podría ser una buena abuela como manager pero querer ser Cupido le sentaba fatal. — Lo que deseo en este momento es un poco de soledad, no tener sexo. Aunque él es muy bueno en la cama. Podría decir que es la mejor experiencia sexual que he tenido en años. — exceptuando cuando estuve embarazada, el muy maldito no quería nada por temor a pegarle al bebé. Sí será gilipollas.

En fin, lo interesante no es mi actividad sexual sino el tatuaje que pronto tendré luciendo en mi piel. — recalqué alejándolo del tema sexual. Suponía que si a Ian le permitías inmiscuirse se obnubilaría hablando de esto. — ¿Es muy apresurado pensar que hoy al finalizar el día lo tendré? No tengo idea de todo el trabajo que lleva. Igualmente no tengo presión alguna así que estoy holgada en lo que se refiere a horarios. Tampoco es para presionarte.
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Lun Jul 29, 2019 10:21 pm

Era normal que nadie se creyese que Ian era capaz de tener una vena profesional real, pero él ya se había visto siendo un hombre adulto y como quería que su negocio prosperase, no le quedaba otra que ser el profesional que se esperaba de un tatuador. Sin embargo, era cierto que en compañía de amistades o conocidos más cercanos, su seriedad profesional cambiaba bastante y se adaptaba dependiendo de la confianza que tuviese con la persona. Pero vamos, no verías a Ian nunca siendo un estúpido irresponsable con la máquina de tatuar en la mano.

La verdad es que mientras hablaban de su capacidad profesional, le sorprendió que le preguntase que si se acostaba con todas las clientes que aparecían en su estudio. Ian negó con la cabeza, francamente divertido, apoyando uno de sus antebrazos en la mesa.

—Me halaga que pienses eso, Freya. Sé que tienes mi vida sexual en gran estima —respondió, guiñándole un ojo con una soberbia que si bien era fingida, tenía su parte de verdad. —Pero no. Si me acuesto con alguna suele ser después porque volvemos a quedar porque vemos que hay feelings durante la cita, pero no me parece muy bonito lanzarle los trastos a mi cliente sólo porque tenga tetas. A menos que ella me los tire a mi primero, ¿sabes?

Ian necesitaba SEÑALES, si no no se iba a arriesgar a cagarla y que luego su cliente se sintiese incómoda y pudiese ir diciendo cosas malas de él. Eso era mala publicidad y estaba intentando minimizarla lo máximo posible, lo cual era complicado teniendo en cuenta lo desastre que era.

Al tatuador nunca le había gustado el Ministerio de Magia, de hecho había asistido en contadas ocasiones para sacarse el carnet y poco más, pues sus padres ni siquiera trabajaban ahí. Pero el edificio del ministerio siempre le había dado como claustrofobia y agobio, por lo que jamás pensó en trabajar en nada ahí dentro. Quizás una de las muchas razones por la cual odiaba estar estudiando lo que estudiaba, pues Wizengamot está allí dentro y, supuestamente, él iba a terminar siendo un abogado prestigioso. ¡Si, ya, ¿en qué mundo?!

—Pues qué suerte has tenido —le reconoció, era gracioso como eran las relaciones en el mundo: en ese momento ninguno lo sabía, pero Ian había intentado ligar con su jefa en una fiesta de primavera. —Mi jefe es un absoluto imbécil, pero supongo que ya lo sabes. Me ha dicho que lo conoces y que una vez te dejó en una cárcel porque él se fue con su madre. Que hijo de puta, eh. —Y tras bufar ligeramente, volvió a mirarla tras beber de su coca-cola. —Pero hasta yo sé que no debo ir a las entrevistas de trabajo con resaca, ¿sabes? Los vómitos vienen en los momentos más inesperados.

Claro que no había relacionado que ese vómito se debía a náuseas por el embarazado. Por suerte para Ian, Eris nunca tuvo demasiado de eso y para cuando Ian pudo estar con ella, prácticamente ya no tenía.

Frunció el ceño cuando le contó la historia de ese tipo que intentaba animarla con insistencia y pesadez, poniendo los ojos ligeramente en blanco. Cuando le dijo que había conquistado a su abuela para poder acceder a la casa siempre que quisiera, con o sin permiso de Freya, le pareció bastante feo. Podía entender la preocupación del hombre, pues Ian probablemente estaría muy preocupado de ser él el afectado, ¿pero tanto como para no respetar la intimidad y la decisión de la mujer…? No sé, podría parecer que Ian era un completo idiota que se aprovechaba de cualquier oportunidad para meter pene, pero no os equivoquéis: ya no era tan así y respetaba mucho a las mujeres. ¡Con lo que las adoraba, ¿cómo no las iba a respetar?!

—Bueno, eso es porque no has estado conmigo —contestó casi de manera automática cuando dijo ese último comentario sobre él. —Es broma, sé que no es el momento para bromear con eso: sin embargo… no sé, eres una mujer libre que puede hacer lo que quiera, así que si ese tío te está agobiando, pídele tiempo. Y si no te hace caso, te enfadas, que vosotras dais mucho miedo enfadada y a veces nos hace falta que os pongáis dura —le aconsejó con honestidad. No tenía nada en contra de ese tipo y realmente le daba super igual, pero tampoco era plan de que Freya estuviese incómoda teniendo en cuenta por lo que estaba pasando. —Si necesitas compañía, ya irás tú a él, pero hay veces que lo que uno necesita es pasear solito y ya está.

Sonrió sorprendido y motivado cuando su compañera le dijo que si era apresurado el pensar el tenerlo ese mismo día. ¡La loca, va a muerte! Pero eso le gustaba, las mentes que tenían claras las cosas y que cometían la ‘locura’ de coger lo que uno quiere si se le pone delante. Una persona menos impulsiva le diría a Ian que se lo pensaría y ya hablaría con él, pero Freya había visto la oportunidad e Ian también quería.

Miró el reloj de su muñeca para saber la hora.

—Podrías perfectamente terminar el día con una flor de loto preciosa tatuada en tu piel. Es pronto —dijo, estimando lo que tardaría. —Lo único complicado es dar con un diseño que te guste, pero por suerte para ti soy un buen diseñador… —alardeó, cuando en realidad todavía estaba aprendiendo a serlo, sin embargo, había tatuado varias flores a lo largo de lo que llevaba siendo tatuador, por lo que una flor de loto era más de lo mismo. —Si estás segura y hoy tienes el día libre, te puedes venir a casa, nos metemos en el estudio en donde no me he tirado a nadie y nos ponemos a diseñarte el tatuaje. Cuando tengamos hambre pedimos pizza para almorzar y luego seguimos. —Le propuso, pues una de sus partes favoritas de tatuar era el sentarse con la otra persona y empezar a soltar ideas para el diseño. —¿Qué? No me vas a negar que es un planazo, ¿verdad?
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Vie Ago 16, 2019 6:32 am

Poco me importaba lo que hiciese con su pene Ian, el pique entre nos debía continuar, tenía su gracia. Si bien en una época pasada sería defensora de la idea de que si él tenía en una habitación a una mujer alguna propuesta indecente se escaparía de sus labios, es más, si tuviese piel expuesta de esta chica en cuestión para que el pudiese trazar sobre ella sería recorrida antes por sus dedos de una manera poco profesional. Sin embargo, las sorpresas eran recibidas. La concepción del otro que tenía era bastante distorsionada y en esto culparé a la fama que le precede.

Negué con la cabeza y asentí en el momento correspondiente, se llevaba una estrellita dorada por ser un buen profesional.

Ser becaria tenia sus beneficios como sus desventajas, estas eran menores comparadas a lo primero mencionado. De todas formas, esto era posible gracias a Gwendoline. Ella había depositado en mi una confianza —posiblemente cuestionable— para poder cumplir con mi deber sin ningún inconveniente a pesar de las circunstancias en las que nos conocimos. Esa entrevista era anecdótica por si sola. — Sí, he tenido bastante suerte. — admití mientras el aroma del café entre mis manos me recordaba la escena desastrosa que había desencadenado el pequeño halago de su admirador.

Serás… — carraspeé recomponiéndome en mi lugar. — Si es que me había olvidado aquel suceso en la prisión, tremendo gilipollas fuiste, ni un comentario para que me sacasen de aquel agujero. Vale, no tardaron en buscarme, pero quedarme con esos tipos no era el sueño de nadie. — agregué. No me hubiese importado elevar la varita para acallarlos, el problema real no era los que compartían celda —aunque uno de ellos si había provocado en mí un escalofrío— sino los ajenos a nosotros que silbaban o hacían comentarios sexistas a pesar de estar detrás de otros barrotes.  

Sigo sorprendida de que sepas respirar.— alcé una ceja, aunque no se pasaba por desapercibido el tono desdeñoso de mi comentario. Comencé a iluminar a Ian. —Los vómitos fueron por el embarazo, me presente a la entrevista con nauseas que terminaron convirtiéndose en vómitos repugnantes junto a una palmadita en la espalda. — relaté para ambos. Para él era una explicación de los sucesos, para mí un recuerdo lejano y un poco nostálgico. Las yemas de mis dedos ardieron al tantear mi vientre vacío… —Mi jefa terminó contratándome a pesar de haberle dejado un regalo en su despacho y estar en la espera de un bebé que podría ponerle fin a mi carrera. Eso sí que es confianza.

¿Quieres intentarlo Howells? — inquirí sobre el asunto pasando por alto su comentario. No era del todo lejano el hecho a la idea. No me sentía en el momento idóneo para bromear, pero eran los únicos momentos que me había permitido para volver a ser yo. Escasos podría decir. Una pequeña risa escapó de mis labios. Me perdí observando la taza entre mis dedos, la textura de la porcelana y el detalle en relieve que decoraba el borde. Ian me había hecho pisar el palito de mis propios limites hacía unos pocos minutos en aquel baño, ahora volvía a dejar fluir de mí una confesión que poco le importaría —tal vez— pero que al ser alguien ajeno a mi circulo más cercano, se sentía como una especie de desahogo sin implicarle que se preocupase en mí. — Siento que podría estar los brazos de Eric por mucho tiempo y sentir que vacío todas esas lágrimas que no le corresponden pero que entendería perfectamente a quien se las dedico. — suspiré. — Pero, el problema es su mirada. — bufé antes de tomar otro sorbo. Jugué con mis dedos sobre la mesa por uno o dos segundos. — Me ve y refleja mi propio sufrimiento en sus ojos, siento que fue más padre que el propio padre y eso no puedo verlo. No ahora, tal vez. Entiendo su preocupación, aunque dramatice como siempre. Haré caso a tu consejo, trataré de hablarle. — se elevó una de mis comisuras en una triste sonrisa. —No es tiempo de ponerse así, lo que deseo es ese tatuaje.

Recalqué la idea del tatuaje, realmente quería lucirlo más temprano que tarde. Mi mente no paraba de pensar los fragmentos de piel que serían convenientes y cuales tenía ganas de lucir. ¿Cuánta importancia tenía que fuese en un lugar íntimo? ¿Y un lugar visible al ojo ajeno? Poco. Lo necesario es que lo sintiese totalmente propio y con el peso que conllevaba la decisión.

Creo que no era necesario mencionar que no te has tirado a nadie ahí, no obstante, me quedo tranquila de que no me sentaré sobre lo que pudo ser un hijo tuyo. — me acomodé en el lugar mucho más interesada que antes. — No te lo negaré, estoy esperando a que me guíes a tu cueva de tatuador. Creo que ya tengo una noción más clara de lo que quiero. Eso sí, te doy un spoiler, será en el medio de mi pecho. — no podía ocultar la sonrisa que se entreabría, la imagen que tenía de mí misma frente a un espejo observándome con un futuro —y posible— dibujo en tinta sobre mi piel aumentaba mi animo a pesar del significado de este.
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Jue Ago 22, 2019 3:40 am

En realidad no se sorprendió de que los vómitos fuesen por el embarazado, pero sí que tuviese una jefa tan enrollada como para contratarle en prácticas pese a eso. Se notaba que eran mujeres ambas, porque ya te decía yo que de haber sido un hombre, no hubiera aceptado a una mujer hormonada aleatoriamente con grandes probabilidades de cogerse su maternidad y faltar mucho al trabajo. Que ojo, a Ian le parecía bien la oportunidad, pues se la merecía tanto como un hombre no embarazado, pero lo cierto es que era la cruda realidad.

Siempre había sido gracioso hablar con Freya de temas sexuales, presuntamente entre ellos, pero Ian no sabía si era buen momento para bromear con esas cosas, pero tampoco quería ‘cohibir’ sus comentarios porque no quería entrar dentro de ese juego de cambiar sólo porque ella estaba mal. Creía que si era natural, cien por cien imbécil, como siempre había sido, sería más cómodo para ella, pues parecería que nada hubiese cambiado.

Freya le habló del tal Eric, que parecía bastante implicado no sólo con el tema del embarazo y el pérdida del bebé, sino además con ella misma. No sabía si habría movida romántica por el medio o era sencillamente un amigo excepcional, pero fuera como fuera, parecía un tipo que mantener a su lado. Él consideraba que las buenas amistades escaseaban y que por tanto había que conservarlas.

—Parece un buen tío —dijo con sinceridad. —Esa gente merece tenerla cerca, aunque a veces sean unos pesados. Está preocupado por ti.

Motivado de que ella estuviera motivada por tatuarse, Ian se vino arriba y la invitó a su casa, invitándola a una pizza para almorzar y a trabajar todo el día en el tatuaje, para poder intentar dar con el diseño perfecto para ella. Cuando ella aceptó, una sonrisa apareció en su rostro.

—¡Perfecto! Pues vamos a pagar esto y nos vamos.

Pagó cada uno lo suyo y se levantaron de allí, en dirección a la casa de Ian.


***

En realidad la casa de Ian estaba en un barrio residencial un poco lejos, por lo que le dijo a Freya que lo mejor era esconderse y aparecerse directamente. Al menos Ian no estaba muy familiarizado con el transporte público, pues no tenía ni idea de cuál tenía que coger para ir a su propia casa. Imagínate el nivel.

Así que aparecieron directamente en casa de Ian, en el salón comedor, justo detrás de la puerta de entrada. A mano derecha quedaba la cocina y a mano izquierda el salón, todo muy pequeño y modesto. Justo en frente habían dos puertas: la de la habitación de Ian y el estudio, mientras que al lado de salón un pasillo se metía hacia el interior dando lugar al baño y el cuarto de Alex. La verdad es que la cosa estaba un poco tirada: encima del sofá habían muñecos de Perseo, sobre la barra de la cocina habían montón de cosas que no debían de estar ahí, además de todos los cereales habidos y por haber y… no sé, no es que estuviera muy ordenada.

—He de confesar que hoy no esperaba visita. Ni mi compañera de piso tampoco. —Pero entonces le señaló la puerta del estudio, dándole libertad para entrar. —Ese es mi estudio, entra a gusto que voy a mear.

Ian se fue para el baño, dejando a Freya tranquilamente en la estancia. El estudio de Ian sí que estaba recogido, además de que olía a limón porque tenía un ambientador de limón—no iba a ser de eucalipto si olía a limón—, además, tenía dos sillones nada más entrar y justo a mano derecha un escritorio. Había una estantería grande que dividía la estancia, pues en la otra parte de la habitación había una camilla y era la zona en donde tatuaba con cierta intimidad.

En las paredes había dibujos de sus diseños, tanto dibujados como en la piel de las personas, pero en la mesa del escritorio había una imagen muy bonita de Ian, Eris y Perseo. De resto… lo típico: un ordenador portátil, libros, libretas y poca cosa más. Ah, sí, había un cubo de rubik para hacerlo parecer inteligente, pero en su vida podría él hacer eso.

—¡Listo! —dijo, secándose las manos con la camiseta. —¿Te mola mi pequeño paraíso?
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Mar Sep 03, 2019 10:59 pm

Terminamos nuestras bebidas, el café me había repuesto bastante y el sabor todavía se conservaba en mi boca como en los labios, me relamí mientras tomaba mis pertenencias. Habíamos decidido que el tatuaje era tan buena idea como para que sea una actividad de nuestra tarde. De mi parte, debería plasmar en palabras el concepto que tenía en mente porque en el dibujo era un asco como para darle un misero boceto, mientras, él trataría de representar la flor de loto que tanto estaba ansiando plasmar.

Ian fue sincero, su casa estaba alejada del local lo suficiente como para tomar el transporte público y descartar la idea de ir caminando. No me sorprendió para nada la opción de aparecernos instantáneamente en su residencia, si teníamos magia era un poco estúpido no utilizarla. Perdón Monika, pero eso de tomar los pedidos a puño cuando puedes tener una pluma que vuela a tu lado y escribe lo que quieres, sí, eres un poco tonta pero aún te quiero. Además, Ian tenía un punto, no gastábamos dinero en el transporte público que, para sumar, dudaba que nos dejase frente a su puerta.

Al llegar no pude controlarme e inspeccioné en silencio superficialmente. — Siempre tan delicado y sutil, Ian. — dije ante su mención de que iría a hacer una de las necesidades fisiológicas de cualquier cuerpo. Podría ser directa, pero me gustaba reservarme ciertos detalles que no venían al caso.

Mi curiosidad fue mucho más fuerte que yo y no pude evitar recorrer el lugar con la mirada, ahora sí con mayor detalle. Primero, la cocina que era un completo desastre de pies a cabeza, realmente no esperaba a nadie por estos lares, coincidí. Cereales, muchos cereales. Podía llegar a sentir el crujido de cada uno, al menos no comía chatarra para el desayuno, aunque desconfiaba que fuese una buena dieta del día a día. Pasé del desorden porque terminaría limpiando cada recoveco que encontrase, si algo no podía controlar —aparte de las ansias de saber— era mi TOC por limpiar. Realmente no era un TOC —o sí— pero podría llegar a frustrarme y no parar, ni por un segundo, de pensar en lo que no hice en su momento, al fin y al cabo, terminaría lavando u ordenando con tal de estar en paz conmigo misma. Por ejemplo, mi departamento era pulcro del techo hasta el piso, muy rara vez tenía alguna pertenencia tirada en mi habitación o algún cacharro sin lavar. Tal vez eso se debía a estar encerrada en casa. Mis horarios en el trabajo eran flexibles gracias a la universidad, pero admitía que en el camino de estos últimos meses había abandonado unas cuantas asignaturas.

Moví mis piernas por el lugar, mis ojos ahora se encontraban en otro lado, lejos de los cereales desparramos. Precisamente, en el sofá donde había muñecos diminutos para la diversión de un niño pequeño. Algo se retorció dentro de mí y no pude evitar entrar al bucle del malestar que tanto me rehusé a caer, en el que todos los días terminaba cayendo. Mordí la mejilla interna de mi boca tratando de mirar más allá, alejarme del remordimiento, de la culpa, de la ira.

Con un manto de sufrimiento que quería mantenerme presa de mi misma, avancé sin mirar hacia atrás. Prefería esperar en el estudio que carcomerme, al menos no en una casa ajena. Dejé la puerta abierta al entrar y rápidamente me entretuve mirando los dibujos que suponía que eran de autoría de Ian y los cuales tatuó o tatuará en un futuro.

Carraspeé. — ¿Sabías que existen unos pedazos de tela bastante absorbentes y una de sus funciones es secarte las manos con ellos? Se llaman toalla, por si no la conocías. — comenté como quién no quiere la cosa. — Pero, sí, es bastante acogedor y limpio. — dije avanzando hacia el escritorio que sostenía varias pertenencias, pero entre ellas un retrato familiar bastante pintoresco. — Perseo salió bonito en esta foto, ahora sé de donde ha sacado toda su belleza. — me giré hacia Ian. — ¿Cómo me dijiste que conociste a la madre de tu hijo? — no recordaba si me lo había comentado en San Mungo aquella vez que nos cruzamos o simplemente se omitió. La mujer era bastante bella y sostener una buena relación con Ian era mucho a considerar.

El móvil vibró en mi bolsillo, no era un mensaje porque seguía moviéndose inquieto. Pocas personas me llamaban y eso confirmó la importancia. ¿Gwendoline querrá que trabaje a la par unas horas? —Disculpa, debo atender. — ante todo respetuosa y educada. Atendí sin siquiera fijarme quién era el insistente del otro lado de la línea. — ¿Hola? — pregunté. — Calma Eric, estoy bien, no te preocupes. Dile a Skadi que tenía el móvil en silencio y no leí sus mensajes por ese motivo, que volveré dentro de unas horas y que estoy bien. — recalqué por segunda vez el “estoy bien”. — Lo sé, lo sé, no necesitas disculparte, tampoco te lo hice fácil. — mordí mi labio porque tenía razón, si bien él era insistente yo tampoco colaboraba y mentía a diestra y siniestra. — Te quiero, adiós. — finalicé la llamada. Le debía dar una estrellita dorada por haberse contenido y no preguntar donde me encontraba.  

Guardé el aparatito nuevamente en mi bolsillo. Sonreí. — Soy toda tuya.
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Jue Sep 05, 2019 1:50 am

―Me daba pereza coger una nueva ―dijo, pasota y divertido, cuando se metió con él por secarse las manos con la camiseta.

Ian se acercó al escritorio, observando la foto que tenía de Eris y Perseo, pues Freya la había mencionado. Recordaba perfectamente haber sacado esa foto cuando habían llevado a Perseo a la montaña de paseo, en donde Ian se pasó jugando con él todo el rato con una cometa, enseñándole a hacerla volar. La foto se veía a Eris junto a Ian, mientras que Perseo estaba en brazos de Ian mientras le hacía una pedorreta en la barriga, con un niño carcajeándose.

―Definitivamente, es igual que su madre. También espero que salga a ella en todos lo sentidos o voy a tener que darle un par de correctivos a mi hijo que nunca me dieron a mí. ―Se sinceró, siendo consciente de que no había sido su mejor versión en el pasado y que no quería que su hijo fuese tan cabroncete como él. Esa cosa tan bonita de nombre Perseo no podía ser una mala persona. ―Eris es la hermana de Circe, mi amiga con la que estaba todo el rato en Hogwarts. Supongo que te acordarás. ―Hizo una pausa, solo a la espera de ver su cara. ―En la fiesta de graduación de Circe que organizó su familia pues me acosté con Eris, super borrachos. Cuatro meses después me hizo ir a verla y me dijo lo de Perseo. La verdad es que fue… desafortunado. Es decir: no éramos ni amigos. Y he tenido suerte, porque su primer impulso al contármelo fue darme largas y decir que lo criaría sola, que no me quería para nada. Luego me puse de pesado, claro y la convencí de que no era tan idiota como aparentaba.

Eso sí, por la foto se podía deducir que ahora mismo Eris e Ian se llevaban muy, muy bien. Gracias a Merlín Eris le había dado una oportunidad e Ian se había ganado el cariño de la Masbecth, convirtiéndose en un dúo perfecto para criar a Persie. El niño parecía feliz, por lo que tan mal no lo podían estar haciendo.

Asintió sin problemas cuando dijo que tenía que contestar, sin que hubiera ningún inconveniente por él. Ian aprovechó para sentarse en su silla, encender el ordenador―el cual se encendía super rápido porque en realidad siempre estaba encendido―y empezar a mirar imágenes de flores de lotos tatuadas, para buscar referencias. Escuchó perfectamente la conversación de Freya pues no se fue a ningún lado y estaba todo en silencio y le pareció guay que hubiese tratado bien a Eric. Tal y como Ian se había volcado con Eris… en realidad entendía a la perfección cómo podría sentirse ese tío en relación con Freya.

―¿Toda mía? ¡Freya, pero qué cosas me dices! Para eso hay que irse a mi habitación. ―Le bromeó divertido, ladeando una sonrisa. Luego le señaló la silla que estaba por delante de su escritorio, para que se sentase. Giró el portátil y le mostró la página de google en donde habían mil y una referencias de flores de lotos tatuadas. Unas a color, otras realistas, otra de manera minimalista, otras con puntillismo, con el famoso toque de acuarela… ―Antes de poder plantear nada, ya que sabemos la idea principal, me tienes que decir cuál es tu estilo favorito o el que te gustaría tener. ¿Blanco y negro? ¿Sencillo y basado en rayas y puntos sin que sea muy realista? ¿Totalmente realista? ―Le puso de ejemplo algunas cosas. ―Por ejemplo, si te fijas en mis tatuajes la gran mayoría son old school porque son mis favoritos y me hacen parecer un chico malo, ¿sabes? ―Le guiñó el ojo, bromista. ―Pero hay mil maneras de plasmar una misma idea, dependiendo del estilo.

Para estar más cómodo, hizo entrar una silla de fuera con su varita, colocándola al lado de Freya y girando a través del escritorio para sentarse a su lado y quedar los dos por el mismo lugar, observando la misma pantalla.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Vie Sep 06, 2019 4:02 am

Asentí. — Si, la recuerdo. ¿Cómo no hacerlo? — comenté en voz alta. Y era cierto, Circe era una persona imposible de ignorar desde su personalidad hasta las acciones que imponían, era una de esas chicas que cualquier alumno miraría embobado y permitiría el bullying con tal de que le dirigiese la palabra. Ni hablar que podría haberme visto atraída hacia ella en su momento, un tema que no tocaré, no ahora y menos con Ian, siendo él uno de sus mejores amigos —o suponía que seguían siendo mejores amigos—.

Abrí mis ojos, sorprendida con todo lo que contaba. Sí que había tenido suerte después de todo. — Si yo hubiese sido Eris, probablemente también te hubiese comentado el asunto y te desligaría por completo. No eras precisamente el ser más confiable del mundo, menos si no supiste usar un preservativo. —alcé la mano como para acallar cualquier queja. — He tenido relaciones sexuales con alcohol encima pero siempre recordé pedir que se pusiesen el sombrerito para festejar. — sonreí orgullosa. Aunque este último tiempo no he mantenido relación alguna recordaba como con Eric nos aventurábamos a tomar unos cuantos tequilas extras que al día siguiente no nos permitían ni siquiera pararnos, pero ante todo nos protegíamos. Si bien tomaba las pastillas anticonceptivas, prefería cubrir cualquier posibilidad extra. Ahora, esto es otra historia. Continué. —aunque parece que entrados a este momento has sorprendido a más de uno “sentando cabeza” gracias a Perseo. — señalé con mis manos haciendo tales comillas en lo alto. — Al final, no eres tan idiota como todos pensábamos. — sonreí divertida.

Contesté la llamada de Eric, parecía que Skadi se había puesto bastante ansiosa cuando vio que no contestaba los mensajes. Sin embargo, esto me dejo un mal gusto en la boca al notar que no me había llamado a mí sino a Eric. No le di demasiadas vueltas al asunto.

Me giré y esta era otra de las respuestas que esperaba de Ian. — Me hubiese decepcionado si no usabas mi comentario en doble sentido. — y lo hubiese estado, si no consideraba bromear solo por haber llorado hace unas horas anteriormente. — Y si quieres puedes enseñarme tu habitación. — alcé una ceja incitándolo a más con una pizca de diversión entre líneas. Era cierto que venía por un tatuaje y no me sentía del todo valiente como para disfrutar, sentir un poco de placer estaba fuera de juego al menos hasta que el malestar interno no me culpabilice por todo lo que vivo y ella no.  Me acerqué aún más al escritorio visualizando la búsqueda en Google. Mil y una variedad del mismo concepto, unos me gustaban más y otros menos. — Preferiría algo mucho más minimalista en blanco y negro. Si bien son bonitas en esta especie de acuareleado, no me convencen para mi piel. — chasqueé la lengua inspeccionando unas bastante bonitas con unos detalles en realistas pero que no congeniaban con lo que deseaba. — Vale, realista no. No en esta oportunidad. — recibí la silla y en un segundo mi trasero se acomodó en esta. Lo observé altivamente como si se tratase de un niño. —si eso te hace dormir por las noches, piensa todo lo que quieras de que eres un chico malo. — repliqué tomando mi pelo entre los dedos y trenzándolo por unos segundos. Estaba lo suficientemente lacio como para desaparecer la trenza en unos segundos, pero así me lo quitaba del frente de mi rostro por un rato.

Tomé el mousse sin pedir permiso mientras hacia girar la ruedita. — Mira este. — me acerqué aún más al escritorio. Cliqué en la imagen abriendo la página web que la albergaba. Leí en voz alta. — Símbolo de tradición budista que expone de manera metafórica, el camino que cada individuo ha recorrido y su transición en el mundo. — proseguí con otras características como que representaba las decisiones importantes que se había tomado y sus consecuencias. — Vale, me gusta este. A parte de todo el significado de la flor de loto, este estilo quiero. — aseguré viendo que a la flor de loto se le agregaba unas florituras bastantes finas pero elegantes. Giré lo suficiente para que mi cuerpo quedase frente a Ian.  Con un dedo señalé en línea vertical el centro de mi pecho. — Me gustaría que fuese aquí, en el centro. ¿Podrás sin babear?
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Sáb Sep 07, 2019 3:02 am

―Usé un preservativo ―le respondió desde que lo mencionó.

A ver, aquella noche en aquella piscina sólo habían dos personas: Eris Masbecth e Ian Howells. Ninguno de los dos era TAN GILIPOLLAS como para tener sexo con el otro sin condón, además de que jamás de los jamases Ian había metido el pirulo sexual dentro de nadie sin haberle puesto el gorrito primero. Evidentemente no tenía recuerdo totalmente certero de habérselo puesto porque ambos estaban borrachísimos, pero estaba seguro de que él jamás se hubiera acostado con Eris sin haberse puesto un preservativo. Joder, era su regla número uno, ¿vale? ¡Acuéstate con las que quieras, pero no dejes preñada a ninguna! ¡Y cuidado con las venéreas!

La teoría de Ian es que al tener sexo en la piscina, la humedad y el agua hicieron que el preservativo perdiera eficacia o que incluso se cayese.

―Te juro que jamás he metido el pene en nadie sin su debida super capa de protección ―dijo, con los ojos bien abiertos, sorprendido. ―Por eso me sorprendí de que me llamase para darme esa noticia tres meses después. Me gusta follar, pero no me arriesgo a dejar embarazada a las chicas o a coger cualquier enfermedad. Habré sido un idiota siempre, pero al menos en eso era responsable. ―Se defendió, pues estaba un poco harto de que todo el mundo le echase la culpa a él de no haberse puesto un preservativo, cuando siempre fue muy cuidadoso con eso. Además de que tenía exactamente la misma culpa Eris, en el supuesto caso de que hubiera sido eso. ―Vaya, gracias. ―Rió, alzando ambas cejas cuando le dijo esa especie de cumplido. ―Está bien sorprender positivamente a la gente de vez en cuando.

Hasta él podía entender que Eris, en una primera instancia, hubiera preferido pasar por todo sola en vez de contar con Ian, pero el chico era un hombre que si bien tenía muchos defectos, al menos no dejaba al resto tirados y se hacía responsable de sus cagadas. No consideraba a Persie una cagada, pero en aquel momento era algo inesperado que acarrearía muchas responsabilidades y decisiones permanentes.

Ian la miró entre divertido y encantador, para entonces sonreír.

―Ya te la enseño después, yo la llamo la guarida del amor, pero solo la mitad, porque la otra mitad se la ha apropiado Perseo. La verdad es que es muy poco romántica con tanto juguetes infantiles ―le comentó, sonando totalmente jovial.

Con más de cientos de referencias en el portátil de Ian, éste le dijo todas las opciones que tenía Freya, desde el estilo, a la forma y el lugar. Obviamente todas esas decisiones eran de ella, pese a que Ian podía darle su opinión al respecto y consejos de cómo creía que podría estar mejor. Aunque no lo pareciese por su actitud, normalmente bromista y poco seria, había adquirido muchísima experiencia en ese campo. Ya era casi dos años que llevaba dedicándose a aquello. Y vamos, a su juicio―y según su cuenta de instagram con más de dos mil seguidores―hacía cosas muy bellas en los cuerpos ajenos.

Observó el que eligió, en una zona muy comprometida y sensible. Sinceramente, cuando se lo enseñó no pensó en que le iba a ver todo el escotazo, sino en que con la pechonalidad que tenía le quedaría genial. No lo sexualizó en absoluto, no al menos hasta que ella lo mencionó.

―Por favor, Howll, que soy un profesional. ―La miró de reojo, desde la silla que estaba justo a su lado, para entonces girarse hacia ella y observar su escote. ―No tienes mucho pecho, te va a quedar genial, ¿sabes por qué? Porque te lo voy a hacer de puta madre. ―Y ensanchó una sonrisa.

Se puso entonces en pie para dar la vuelta alrededor del escritorio y coger una libreta, un lápiz y una goma. Volvió entonces a donde estaba, junto a Freya, buscando en el portátil referencias de tatuajes en dicha zona, con motivo budista, como ella había leído. Se cruzó de piernas, apoyando su libreta en su regazo, en donde comenzó a dibujar.

―Mira las referencias ―le dijo, apuntando con el lápiz a la pantalla. ―Sin contar la flor de loto, ¿lo quieres tal cual a ese? Es bastante sencillo y bonito. Podríamos adaptarlo al tamaño de tu escote, porque creo que el resto de decorados de ese tatuaje son, en sí, todo el significado ese budista que elegiste. Fíjate en esta parte… ―Señaló de nuevo con la parte trasera del lápiz a la parte de abajo de la flor. ―La línea se entrelaza, formando suaves formas de infinitos. Mola, ¿eh? Me gusta.

Infinitos había tatuado A RAUDALES pero no había tatuado nunca de esa manera la expresión del recorrido y la transición. Le molaba mucho el rollo.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Lun Sep 23, 2019 4:06 pm

La guarida del amor, eres poco creativo para los nombres. — dije mientras negaba con la cabeza. —Probablemente se gana el corazón de todas las personas que entran al departamento, si ese niño es precioso en fotos en persona te saca el aliento. — dije añadiendo a su comentario. — ¿Seguro que no es más de la mitad para Perseo?

Las imágenes de diferentes estilos de tatuajes pasaban frente a mis ojos hasta que decidí por una, toda la carga emocional estaba sobre la mesa y no me importaba evidenciar tal magnitud en la mitad de mi pecho. Comprometía muchas cuestiones, era perfecto. Ian dio su opinión, nunca estuve tan de acuerdo. Mi busto no era enorme y, si bien aceptaba que Ian se estuviese halagando sus habilidades —debo aclarar que si no confiara en él no me tatuaría ni en estado de ebriedad—, era cierto que la flor se luciría.

Sí, prefiero este que este. Este otro es un exceso de ornamentos y no es la idea que se pierda el detalle de la flor de loto. — mencioné apuntando a otro. — Así que sí, este me gusta por lo sencillo. Además, como se entrelaza le da un aspecto elegante.

***

Duele… — gemí al sentir el escozor de la aguja penetrar nuevamente en mi piel, una y otra vez. La presión en la caja torácica era leve al compararla, pero era un retumbar incesante. Ian ya me había noticiado de esto, realizar tatuajes en esta área podría doler un poco, mucho. Por supuesto, estos pinchazos de dolor eran mínimos comparados con los de mi bajo vientre en aquel día oscuro. Cerré los ojos, por segunda vez, decidida a prestar atención al ritmo de la canción de fondo que había puesto Ian antes de comenzar. Su pregunta sostenida en el aire. — No tanto. — mordí mi labio inferior despejando los recuerdos, aquellos que sí tenían una carga irracionalmente pesada. Los malos recuerdos.

***

¿Piensas extender el negocio? — cuestioné unos minutos más tardes aun sintiendo el recorrido de la aguja sobre el esternón. Una mueca aparece en mi rostro, no era una broma hacerse un tatuaje. — Es decir, conseguir el alquiler de alguna tienda y tener empleados a tu disposición. — aclaré presionando la mano en un puño suspirando al cabo de unos segundos cuando detiene su trabajo. Habrá realizado esta acción dos veces y solo para cambiar la canción que se reproducía. —Dime que has terminado. — suplico esperando una respuesta la cual es afirmativa. Su boca modula un poco más sobre ciertos cuidados que debo tener como por ejemplo evitar el sol, temporalmente, y pasarme sobre el tatuaje una especie de crema para aligerar el dolor.

El aire en la habitación es ameno y es bastante decirlo cuando mi busto está completamente expuesto. Mis pezones están cubiertos por unas pegatinas, las típicas que te suministran los tatuadores para conservar la intimidad, aunque son eso, unos simples pezones. Ignoraremos, ahora, el concepto que tenemos cada uno sobre intimidad y pezones como la sexualización de ellos.

¿Tendrías un espejo pequeño? — inquiero mientras mi cuerpo se dobla en busca de una posición sentada. Mi cuerpo ha quedado vibrando de la sesión y me sorprendo de que sea un cosquilleo agradable. Al observarme quedo unos minutos enmudecida. — Realmente has hecho un trabajo de “puta madre”. — repito sus palabras sonriendo. La flor de loto está en todo su esplendor y mi escote se ve aún más cautivado gracias a su presencia, la floritura que se entrelaza y forma infinitos es delicada, fina y elegante. Ya había visto imágenes de “expectativa/realidad” referida a inscripciones en la piel, como estas se veían estropeadas por líneas absurdamente grotescas o con mal pulso como si fuese hecho en prisión. Pero este, es perfecto. —Gracias, Ian. — logro articular con una lágrima rebelde recorriendo mi mejilla. Ella está en esto, su marca ha quedado impresa, no la perdí del todo. Muerdo mi labio corroída por los sentimientos encontrados. Mi instinto solo me permite ser espectadora de mi realidad. Él se encuentra a mi lado y mis brazos lo atraen en un abrazo. —En serio, gracias.
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Mar Sep 24, 2019 1:44 am

―¿Cómo quieres que la llame: la cueva del coito? ¿El agujero del placer? ¿La casita turuleta? Si la llamo ‘la guarida del amor’ no hay confusión que valga. Es para chicas listas y tontas. ―Alzó sendas cejas varias veces, pues había sido el típico comentario del Ian de Hogwarts, pese a que en este momento no sonaba serio, sino más bien bromista, casi haciendo broma de cómo era él antes.

Habían terminado por elegir lo que Ian llama como ‘EL TATUAJE DEFINITIVO’ y se habían puesto manos a la obra: Ian lo replicó en un programa vectorial, hizo los cambios que Freya vio oportuno y luego lo imprimió en el papel adecuado para poder pegarlo a la piel después.

Habiendo dejado claro en un principio que aquello iba a ser todo profundamente profesional, Ian le dijo que se levantase la camisa y se quitase el sujetador, pues le iba a molestar y era mejor que fuese sin, tanto para tatuar como luego para poder taparlo y volver a casa. No vio nada, por supuesto, pues además de darle unas tiritas suaves para que se tapase los pezones y no ver nada, no se quitó la camiseta en su totalidad.

Sinceramente, parecía tener unos pechos preciosos, pero no estaba interesado en ese momento. ¡Respetaba mucho su trabajo!


***

Pese a que parecía que estaban probando tácticas anales poco propias de Howells, no, lo que dolía era la penetración DE LA AGUJA teniendo en cuenta que estaba haciéndole el tatuaje prácticamente en el esternón.

―Mira, vamos a hacer una cosa: paro, coges aire y mientras te tatúo lo sueltas muy lentamente, intentando evitar mover de manera agresiva el torso, ¿está bien? Sé que duele, pero si te mueves mucho puedes hacer que me equivoque. Y luego dices que es mi culpa, ¿sabes? ―Eso último lo dijo de broma, sonriéndole. ―¿Lo que te he dicho, sí? Coges aire, empiezo a tatuar y lo vas soltando. Paro, coges aire y lo mismo.


***

Al final se había quitado la camiseta al completo por comodidad a la hora de tatuar, tanto para Ian como para ella misma, pues ese chute de dolor solía darte muchísimo calor si no estabas acostumbrado. Ya en las líneas finales, delineando los últimos detalles, Freya le preguntó un par de cosas que él contestó distraído, con la mirada fija en el tatuaje. También se había puesto una gorra hacia atrás, para que el pelo no le molestase.

―Sí, me gustaría en algún momento ―le respondió. ―Ahora mismo en realidad pago en esta casa dos habitaciones, por lo que añadiendo un poco más podría dejar de pagar este estudio y buscar un local que me permitiese hacer las cosas a lo grande. Me gustaría mucho realmente, pero aunque tenga mucho ahorrado ahora mismo creo que es un paso al que hay que dedicarle muchas horas de reflexión que, por ahora, no he tenido ―añadió, con cara de concentración.

Terminó entonces de repasar la última línea y pasó el papel húmedo para retirar la tinta sucia, dejando el tatuaje más visible.

―He terminado, señora desgracias. ¡Tampoco ha sido para tanto! ¡Has aguantado como una campeona! ―Le animó divertido, cogiendo papel y agua para limpiarle bien el tatuaje. ―Claro, espera.

Había comprado ese espejo en el Ikea y era gracioso porque en su lista de la compra cuando se mudó a ese piso había puesto: “un espejo pequeñito para el estudio y que mis clientes puedan verse sus propios tatuajes en sitios complicados.” Sacó de un cajón el espejo y se lo tendió para que pudiera verse lo chulo que había quedado su tatuaje.

Y, jo.

Ian se sorprendió de que esa lágrima rebelde apareciese y, sobre todo, que le diese ese abrazo tan agradecido. Hacía un montón de tiempo que nadie le abrazaba así, como si le estuviera dando unas gracias que ni se merecía.

―Tía, no es nada ―le respondió, abrazándola todavía con los guantes puestos. ―En serio.

No iba a mentir: si había hecho todo aquello es porque quería a una Freya como antes. Que no es que antes se llevase especialmente con ella, pero al menos era feliz. Ian no es que fuese un sensible o muy sentimental, pero le había dado muchísima pena enterarse de lo de su hija, por lo que había dado su mejor versión para, al menos, darle algo que la distrajese y desease.

Cuando se separaron, Ian le sonrió, para coger la crema y el papel de sándwich, que era el transparente que se le ponía a los tatuajes las primeras horas. Se echó crema sobre el guante―después de habérselo cambiado―y aplicó sobre el tatuaje.

―Te ha quedado muy guay: ahora Eric lo va a flipar. ¿Le habías comentado que querías hacértelo o... le va a coger por sorpresa? Que el primer día no se venga arriba hasta que se cure bien. ―Le advirtió, dándole luego unos tips de cuidado.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Vie Oct 04, 2019 4:47 pm

El dolor era intenso, cada punzada de la aguja repercutía en todo mi cuerpo. Un temblor leve persistía en él mismo provocando que mis manos se encontrasen en forma de puño. No era impresionista de agujas, gracias a Merlín, no me descompondría ni siquiera por el dolor, mi rango de tolerancia había crecido sin mi consentimiento en una situación para nada agraciada. Debía ser sincera, parecía que me estaba tatuando el esternón, a carne viva y retorcerse parecía una idea para mi cuerpo.

Vale, vale. — asentí ante las palabras de Ian. Tenía razón, no era una opción que se equivocase al trazar sobre la piel. Tomé una bocanada de aire observándolo a los ojos y comenzamos una pequeña rutina donde mi aire al terminar de ser expulsado sería detonante para que esa maldita aguja se alejase de mí, por unos segundos.

Me guardé para mí el impulso de querer tocar la zona afectada, como si fuese la picadura de un gran mosquito.

***

Jugué con la cinturilla de mis jeans, debajo de esta había otra marca. Una más íntima, una de la cual me enteré más tarde al despertar. Pasé las yemas de mi dedo trazando el recorrido de la cicatriz que se había tatuado en mi mente, por encima de mi ropa. Una cicatriz de cesárea, otra huella de que ella estuvo ahí y nadie me lo podía negar. En modo de distraerme, pregunté varias cosas banales a Ian hasta si pensaba mudarse a un estudio ajeno a su departamento.

Todavía no vi si lo que me has hecho es decente. — bromeé. — o un pene, lo cual no dudaría. — continué con una pizca de gracia, aunque mi sonrisa se convirtió en una mueca, el tatuaje seguía en su proceso y el dolor persistía. — Sin embargo, lo poco que he visto me ha gustado, tendrías futuro de abrir un local más grande. Tal vez en la selección de personal deberás tener cuidado, como en cualquier otro trabajo. Dementes hay por todos lados. — recordé un modelo que, siendo demasiado popular, detrás de las cámaras era arrogante y un bastardo que se creía inmune a denuncias. No hondaré en el tema. — Como perezosos.

Suspiré al sentir una especie de papel, servilleta o lo que sea lo suficientemente húmedo que calmó el ardor de la tinta.

Lo soy. — respondí escuetamente. Pedí un espejo de mano, podría verlo con mayor detalle que en un espejo de cuerpo completo. Me extendió, después de unos minutos de limpieza, y solo me mantuve callada por segundos más que parecieron eternos. Era perfecto. Es perfecto.

Lo acerqué con un abrazo hacia mi cuerpo, me importaba poco las incomodidades o que mi torso estuviese al descubierto. — No, gracias, gracias. —  el tatuaje era precioso de por sí, quitando todo el significado dado era magnifico y nada burdo. Sumado a eso, todo lo que pensaba de él terminaba siendo una inscripción de la que estar orgullosa y tener en mente. Ian había ayudado a esto, sin burlas, sin piques, dedicado a esto, no era un pene, no eran palabras vulgares, no eran bromas, había tomado en serio su trabajo y se había esforzado en que se lograse este resultado similar al dibujo que muchos minutos atrás fueron solo bocetos. — gracias. — volví a repetir mientras nos alejábamos.

Fruncí el ceño, un poco placentero había que admitir, la crema y el papel film fueron los últimos ajustes para el tatuaje. Las instrucciones fueron escuchadas y asentidas. No deseaba echarlo a perder, lo último era a mi cargo. La crema fue un gran alivio, sentía todavía un pequeño ardor, acallado por esta.

Sonreí negando. — No, no tiene ni la más remota idea de que iba a tatuarme. Seguramente habrá toda una escena alabando mi escote y queriendo hacerlo, no lo dudo. — comenté. — Aunque sus intenciones no pasarán el límite, Eric me ha estado cuidando demasiado como para dejar en segundo plano las relaciones sexuales. Antes de “amantes” somos amigos, sabes. — bufé. — Muchos me han estado tratando como una muñeca de cristal, no digo que en este momento lo he superado por completo o que no me siento en la cama a llorar al despertar. — confesé mirando hacia un punto fijo. Necesitaba esto de hablar y que me escuchasen, sin necesariamente recibir una respuesta. Era un desahogo. Tal vez, haría caso a Dante y recurriría a la terapia.  — Pero quiero volver a mi vida.

Me levanté de la camilla en busca de mi ropa. El móvil, encima de esta, marcaba dos mensajes sin leer. — Gírate. — le ordené. Con cuidado, tomé de una punta la pegatina de uno de mis senos y así tirar de esta. Una. Dos. Pasé por mis brazos y cabeza la camiseta. Era precioso el brasier que llevaba, encaje, pero era a medida de mi pecho por lo que opté por no llevarlo, que estuviese haciendo presión en la zona no se me antojaba.
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Mar Oct 08, 2019 4:13 am

¿Os imagináis lo hilarante que sería que de repente Ian le hubiera tatuado un pene, perfectamente gráfico, con sus venas y sus pelitos, en mitad del escote de Freya? O sea, después de eso sólo habían dos opciones: muerte por golpes o muerte por asfixia, pero claramente muerte. Era una de esas ‘travesuras fatales’ que terminan con la rabia fémina impactando directamente contra tu vida.

Pero no, no iba a hacer eso, claramente. Una cosa era intentar ser gracioso siendo un poco capullo―que era lo que él hacía―y otra muy diferente ser un cabrón.

―Sí, lo sé… enfrascarme en un negocio así de grande me da un poco de miedo, por lo que estando de esta manera me siento más seguro y, por ahora, me va bien. ―No era el sueño de Ian tener un gran estudio de tatuajes que compartir con otros tatuadores, sino que él era feliz tatuando y como ahora mismo lo tenía todo en regla y era feliz haciendo lo que hacía, no quería tener que implicarse el triple para luego tener más responsabilidades y más estrés. Seguramente también tendría más ingresos, pero invertir nunca fue fácil.

El tatuador se había sentido un poco sin saber qué hacer cuando Freya le agradeció tan efusivamente el hecho de haberle tatuado eso tan bonito. Por una parte sentía raro que fuese precisamente Freya quién lo tratase así, mientras que por otro lado… era su trabajo y se había acostumbrado a que la gente saliera satisfecha.

Cuando mencionó a Eric, ladeó una sonrisa, pues sabía que ese tipo iba a flipar en colores psicodélicos cuando viese desnuda a Freya la próxima vez. No entendió la matización que le hizo la chica. ¿Le estaba diciendo que Eric, por respeto, no pasaría la línea o que sería Freya quién le frenaría antes de que cruzase la línea? Ian se quedó un poco perdido, si saber si era cosa de él o cosa de ella. Ambas opciones eran igual de buenas y, de hecho, Ian se podía posicionar de parte de ese tal Eric y entender que fuese él mismo quién mantuviese las distancias para que Freya pudiera tranquilamente superar el tema.

Ian ya había aportado su granito de arena.

―Volverás a tu vida, espero que más pronto que tarde ―le deseó, con un guiño, tirando los guantes a una papelera que estaba bajo la camilla. Sobre la marcha, se giró cuando se lo pidió y aprovechó para dejarle intimidad, pasando el biombo para volver a la zona del estudio. Desde ahí, habló―: Podemos volver a quedar, si quieres ―dijo, medio ausente, como si le saliera del alma―, me caes bien cuando no eres una idiota. Sin ofender, pero es que hace años era una idiota. Yo un capullo, tú una idiota. Cada uno tiene que lidiar con lo que era. ―Hablaba divertido, pues decir esas cosas eran más fáciles si no estaba uno delante del otro. Se sentó entonces en el sofá, mirando hacia por donde saldría Freya―. Prometo no pincharte con tinta en cuerpo la próxima vez, pero yo qué sé, podríamos… ¿ir al cine? Suena a cita, pero no te emociones. Es solo que… no sé, así ves a más gente y eso.

Quería ayudar, simplemente y, como había dicho, le había caído bien y empatizaba con ella. Y sí, también admitía que era de agradecer volver a verse con una ex-compañera de Hogwarts que no fuera fugitiva. Además, no había nada de malo, ¿no? Eso sí, pensó por un momento que lo mismo Eric se sentía amenazado: ¿ir al cine con el mismo tipo que te tatuó entre las tetas? ¡Eso sonaba a que quería mandanga!
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 997
Puntos : 706
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Miér Oct 09, 2019 5:21 am

No dudaría de que Eric tendría un serio problema entre sus pantalones, pero eran ciertas mis palabras. Más allá de ser amantes y jugar con nuestros cuerpos para nuestro propio disfrute, Eric era un amigo y para él yo también lo era.

Habían pasado meses desde la última vez que había estado en la cama de alguien, mucho más de los esperados teniendo en cuenta mi historial. La etapa del embarazo donde eres una puta ninfómana no pudo apreciarse como debía, él estaba negado a tocarme con la excusa de que podría hacerle daño a la bebé y esto era un poco tierno de no ser que en serio se lo creía. En esto, no tenía las mejores luces por lo visto.

De todos modos, cuando la oscuridad tocó la puerta y pasó sin consentimiento alguno gobernando unas cuantas semanas de mi vida, él se mostró fuerte a mi lado. Luego de la cesárea de emergencia, mi cuerpo no respondía como quería y estar en cama una semana postrada era la única solución y medida que me permitirían tomar. Por las noches, cuando las pesadillas se intensificaban como aquellos sueños esperanzadores que nunca verían la luz, Eric sostenía mi mano culpándose por no haberse dado cuenta que esto podía suceder, cómo él debía estar a mi lado cubriéndome las espaldas o cómo deseaba derrotar a ese ente que alguna vez quiso llamarse padre para conmigo y Skadi. Lloró la perdida como si fuese suya. No lo culpaba, estaba sustituyendo al verdadero padre de la bebé y sabía que él hubiese entregado todo a la criatura que, hasta el día de hoy, deseaba sostener en brazos.

Confesar que todavía me mantenían como una muñeca de cristal no era algo de lo qué enorgullecerme. De todos modos, Ian era imbécil ante mis ojos exceptuando en esta oportunidad. Hoy no era el Ian de hace unos años, el capullo que quería tirarse a todo lo que se moviese y se proclamase como mujer.

Sonreí, era todo lo que me quedaba por hacer. — Eso espero. — añadí ante su deseo mientras era cubierta por un biombo y me permitía regresar a mis prendas. Aproveché a darle el ultimo vistazo a mi escote descubierto, realmente había sido una gran decisión. Reí alto ante su planteo, el cual escuchaba atentamente. — Discúlpame, pero que yo recuerde tú eres el más idiota de los dos. Yo simplemente me defendía del mujeriego que atacaba a diestra y siniestra en los pasillos de Hogwarts. — recalqué saliendo por detrás del biombo observando como Ian estaba desparramado en un sofá. — Puede que haya estado un poco a la defensiva, pero eso no me hace una idiota. — sostuve a punto de cruzar mis brazos a la altura de mi pecho, pero seguía latente el trabajo de la aguja con tinta, no quería ganarme un dolor extra por creerme superior. Irónicamente sonreí, otra vez. — Gracias, aceptaré la “cita” — marqué con mis dedos las comillas. No quería ser proyecto de caridad de nadie, no se lo permitiría. Ignoré su último comentario. — No te preocupes, no me emocionaré. Me sorprendes Ian, ya lo he dicho, pero para que me emocione por una cita contigo creo que falta mucho. Si me prometes que habrá acción después del cine, tal vez y me entusiasme.

Negué con la cabeza. Los siguientes diálogos fueron tan banales que no interesaban capturar, o sí, quién sabrá. Me despedí de él, le pagué puesto que era su trabajo tatuar y no quería ningún beneficio por haber llorado en su hombro desconsoladamente horas atrás.

***

¡Freya! — fui atacada rápidamente por unos brazos alrededor de las costillas, refunfuñé por la efusividad del momento. — Estaba preocupada Skadi, recurrió a mí y eso es decir mucho. Vale, estábamos todos un poco con el culo en la mano. No contestabas y pensamos lo peor.

Tranquilo, salí con un amigo a tomar algo después de la universidad y no estuve atenta al móvil. Por cierto, ¿Dónde está Skadi?

Tenía una reunión de estudio con unas compañeras del colegio. O eso es lo que dijo, puede que esté mintiendo porque cuando quise indagar un poco más no hizo más que sonrojarse.

No deberías inmiscuirte en sus cosas, sabes que es una adolescente. Lo peor que pudiese pasar es que quiera mucho a un chico para cometer locuras como hacerlo sin protegerse y ya he sido clara con eso.

Le mencionaste como comenzaste tú. — alzó una ceja inquisitiva.

Solo le aclaré como se hacen los bebés y cómo se contraen ETS, no le diré que su hermana se divirtió demasiado en Hogwarts. Tampoco hay que saber algebra para enterarse de cómo quedé embarazada.

No me lo recuerdes, ese tipo no ha vuelto a aparecer. ¿No?

Me gusta que sea así, sería un plus al dolor y no es algo que quisiese en este momento.

Vale, vale, ahora quiero saber cómo es que tardaste horas en volver. Paso más tiempo en esta casa que en mi propio departamento y no es algo de lo que me queje. Tu abuela cocina espectacularmente, tanto como para chuparse los dedos.

Me hice un tatuaje, por eso tomé tiempo en regresar.

¿¡Qué!?

Si, mira, si quieres verlo debes acompañarme a la habitación. — sonreí juguetonamente tomándolo de la mano y atrayéndolo a la puerta que daba a mi cuarto.

¿Esta es una nueva clave para “eso”?

Mantuve mi sonrisa y lo arrastré. Por supuesto, esto no iba a resultar como lo había planeado de regreso a casa. Al menos, esa noche fue una de las pocas donde descansé por completo y con el conocimiento de que antes de un “amante”, Eric, era un amigo que no se iba a dejar llevar por la lujuria al primer intento. Algo bueno y malo a la vez.  


FIN DEL POST
Freya Howll
Imagen Personalizada : And we thought we were different. || Freya [FB] - Página 3 Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.402
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 211
Puntos : 100
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.