Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Ríe cuando puedas. —Laith Gauthier.

Sam J. Lehmann el Sáb Nov 24, 2018 3:03 am

Recuerdo del primer mensaje :

Ríe cuando puedas. —Laith Gauthier.  - Página 3 Pj2Sh7O
Cierre del Juglar Irlandés || 30 de noviembre del 2018, 20:54 horas  || Atuendo

Alfred y Erika tenían un compromiso esa noche, por lo que dejaron a manos de Sam y Adrian el cerrar la tienda. Había sido un día bastante estresante porque sólo habían estado ellos dos por la tarde, ya que Santi estaba enfermo, pero lo habían sacado hacia adelante gracias a que ese día de lluvia y más lluvia apenas había habido muchos clientes, solo aquellos que se pasaban por una buena taza de chocolate caliente para calentar sus manos. La verdad es que con el nivel emocional de Adrian—similar al de un ladrillo—a Sam le había costado bastante acercarse a él, pero poco a poco lo había conseguido y él cada vez se abría más frente a ella, haciendo que descubriese a un hombre muy humilde, un bohemio, un soñador y un tipo muy tímido. Le encantaba la diferencia entre ambos, sobre todo porque cada vez se notaba menos entre ellos y podían... tener conversaciones sin que Adrian saliese huyendo por su timidez o su mal inglés.

Acababan de cerrar el Juglar Irlandés, asegurándose de que todo estaba apagado y todo en su sitio, por lo que ambos se encontraban en la puerta del mismo, cada uno con sus respectivos paraguas—pues llovía un poquito—hablando sobre el día, lo que harían esa noche y de todo un poco. A decir verdad Sam tenía mucha curiosidad por la vida de Adrian, por lo que de vez en cuando le soltaba alguna que otra pregunta cotilla. Sin embargo, ahora estaban hablando de series, el tema por excelencia para crear feeling amistoso.

¿Has visto Orphan Black?

¡Sí, y me encanta! ¡La actriz es una pasada!

Hablaban de todo y de nada, en realidad, poniéndose al día como si hubiesen sido dos amigos que hacen mucho tiempo que no hablan. Y bueno, ahora mismo es que Sam estaba bien, alegre. Después de las semanas que había pasado... volvía a sentir esa brisa de tranquilidad en donde todo, aunque pudiera ir mal, parecía ir bien. Y agradecía muchísimo esas épocas en su vida porque si no, la pobre, terminaría jalándose de los pelos cada tres días entre su mala suerte y su pesimismo habitual últimamente. Solo tenía ganas de abrazar a sus amigas, meterse bajo las mantas del sofá con ellas y no salir nunca jamás de esa sensación tan bonita y de protección mutua.

Poco a poco la conversación fue llegando a ese punto en donde tienes ganas de continuar pero ya empiezas a notar como la lluvia empieza a mojarte los pantalones bajo el paraguas, por lo que mejor es ir dejándola estar y continuarla en otro momento. Sin embargo, antes de que pudieran despedirse, un nuevo paraguas se paró al lado de ellos. Ambos miraron, curiosos, al nuevo integrante. —¿Laith? —preguntó divertida, poniendo una de sus manos en su hombro como saludo, asumiendo que había venido a tomarse un café, como algunas veces hacía. Y le encantaba, por cierto, que alguien como él fuese a ese lugar a tomarse el café. Hablar con él era una gozada, sinceramente. —Creo que hoy llegas un poquito tarde, ¿eh?

Adrian se limitó a mirar a Laith, esbozando una tímida sonrisa acompañado de un leve asentimiento de cabeza. A contrario de lo que parecía normalmente, no parecía del todo incómodo ni huyó con alguna excusa barata, sino que continuó allí, esperando una presentación formal. —Adrian, él es Laith. Laith, él es mi compañero Adrian. Supongo que ya os habíais visto, pero no recuerdo haberos presentado... —les presentó con sencillez y tranquilidad, viendo como Adrian levantaba la mano, ataviada en un guante negro de terciopelo, para tendérsela a Laith.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 30.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1259
Puntos : 1018
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Sam J. Lehmann el Sáb Ene 26, 2019 4:14 am

Señorita bollo, le llamó. No pudo evitar sonreír al escucharle, pues a ella siempre le había gustado el término 'bollera', pues le parecía de lo más divertido. La gente escuchaba homosexual o lesbiana y ya parecía que estaban escuchando algo demasiado fuerte y es que, aunque la sociedad se crea muy avanzada, en esos temas todavía son medio subnormales la gran mayoría. Bollera, sin embargo, era un término que si bien mucha gente lo usaba de manera despectiva—como la mitad de nombres para el colectivo LGTB que habían—a Sam le parecía que incluso unía más, pues entre las lesbianas era el que más se solía usar. Está claro que todo depende de cómo se diga y de las intenciones, nada más.

Pero una cosa estaba clara: si una persona totalmente desconocida mirase a Samantha Lehmann por la calle, seguro que no adivina que es bollo, mientras que si mira a un Laith Gauthier por la calle... ¡algo se te nota! O al menos, Sam defendería eso a capa de espada. Y es que otra cosa estaba clara: habían muchos estereotipos de hombres gays y mujeres lesbianas y si bien Sam no entraba en ninguno de los conocidos de las mujeres, Laith un poquito, ¿a que sí? Así que cuando se quejó, Sam rió. —Te disculpo —le dijo divertida. —Venga ya, si no me conocieras y me vieras por la calle, ¿de verdad adivinarías que soy lesbiana? ¡No me lo creo! Y hablo sin utilizar nuestro magnífico radar —dejó claro antes que nada.

Y vamos: ni en mil años Samantha sería de esas personas que abandona a una amistad para irse a ligar por ahí. A ella se lo habían hecho y era tan feo... uno se sentía hasta mal en plan: 'joder, follar es más importante que una amistad de años.' Que ojo, depende de cómo lo veas, podía ser incluso más importante, pero no dejaba de ser feo. Y la verdad es que a Sam no le nacía hacerlo porque ella era de esas que prefería pasar rato de calidad con sus seres queridos y amistades, que ir a tirarse a un cualquiera. No le nacía tener sexo con cualquiera; tenía que haber cierta conexión de por medio.

Recordaba que la persona con la que mayor conexión había tenido había sido con Katerina, la ex que le había puesto los cuernos. Y algo le decía que esa conexión adquirida  tan rápidamente no era otra cosa que su habilidad para manipularlo todo y convencer a la gente de que era una persona ideal. Que asco le daba pensar en ese momento del pasado. —Tranquilo, nunca te abandonaré —le prometió divertida.

Mientras seguían bailando y Sam ya notaba que le estaba entrando ganas de ir al baño, un tipo muy mono tiró toda su bebida en Laith. Y claro, de lo que cerca que estaba de Sam, también le manchó un poco el pantalón. ¿Le importó? Sinceramente, en absoluto. Eran cosas que pasaban y cuando uno iba a un sitio así, iba asumiendo ese tipo de accidentes. Además, Sam era de las típicas que iba al baño y con un toque de varita lo arreglaba para no andar incómoda todo el rato. Observó al chico, que se iba apenado por haber mojado a Laith, pero aún así no paraba de mirarlo. Uno pensaría que por cómo lo miraba, le había tirado eso encima a propósito solo para poder hablar con él. Una jugarreta muy fea para romper el hielo, pero sin duda efectiva.

Por su parte, Samantha se había limitado a informar a Caroline de que llegaría un poquito más tarde a casa porque iba a dar un paseo con Laith—mensaje que le envió mientras caminaban al bar—, pero la verdad es que estaba cansada de toda la jornada laboral y tampoco quería preocupar a la pelirroja. Pero, ¿de verdad? Tampoco quería dejar a Laith, sobre todo después de decirle que sólo quería divertirse un rato después del mal día que había tenido. Y tan malo...

Así que en una especie de estrategia a favor de las personas con capacidad para los ligues de una noche, se acercó a Laith. —Supongo que no te van los jovencitos como ese, ¿no? —Le preguntó de cerquita, refiriéndose al tipo que le había manchado con la bebida. —Porque lo tienes por detrás y estoy viendo que todavía te está mirando. Creo que está decepcionado porque no le has dado más bola. Cualquiera diría que te ha tirado eso a posta. —Rió divertida. —Quizás todavía esté intentando averiguar si eres mi pareja o perteneces a su bando. Es muy joven para controlar el radar, ya sabes. —Y le hacía gracia pensar que una persona pudiera pensar que Sam y Laith estaban juntos. No sabía por qué pero siempre le había hecho gracia las parejas en donde la mujer es más alta y claramente Laith no es que fuese el hombre más alto del universo. Que mono sería ver a Laith poniéndose de puntillas para darle un beso. —Yo te dejo abandonarme por irte a ligar, más que nada porque creo que en breve volveré a casa. Estoy cansada y tengo hambre. Como me beba otro botellín sin llevarme nada al estómago, me vas a ver darlo todo en la barra y no quiero. No es día para eso —añadió, divertida.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 30.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1259
Puntos : 1018
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Laith Gauthier el Dom Ene 27, 2019 8:30 am

A Laith se le escapó una carcajada cuando ella le disculpó cuando él, muy ofendido, lo había dicho con connotación agraviada. — Oye, pues no sé, yo nunca “no” he tenido este súper poder que llamas radar, así que no sabría decirlo —le guiñó un ojo, jactándose de su habilidad detectora de sexualidades. — Pero por favor, mírame, doy el pego de heterazo machote y tatuado, ¿eh? —se apartó un paso de ella para que pudiera contemplarlo en lo que Laith llamaría “su máximo esplendor”.

Samantha era muy mona, eso lo tenía claro. Hasta ahora, llevaba siguiéndole el juego a Laith como él se lo seguía a ella, como si estuviesen exactamente en el mismo canal. Era agradable compartir tiempo con gente así, con la que ser uno mismo no costaba mucho. Podían bromear tanto como podían hablar de temas serios, sin perder el buen rollo. Así, ella lo tranquilizó prometiéndole que no iba a abandonarlo por un rollo de una noche cuando una chica intentó ligar con ella.

La noche ideal se deformó un poco cuando un muchacho le tiró la bebida encima. El sanador no era del tipo de personas que de todo querían hacer una escena, aunque era perfectamente capaz si se lo proponía. El sujeto, en cambio, se mostró apenado y Laith lo comprendió, disculpándolo. No se dio por enterado de que aquello pudo haber sido un muy descortés intento de comenzar una conversación, básicamente porque no podía ver con esos ojos a alguien como ese tipo, por lo que el comentario de Samantha lo tomó desprevenido.

¿Crees que fue un intento de ligar? No sé —se sonrió, pensando que era un poco locura. — Aunque tengo una política de no ligar con nadie que me lleve cinco años hacia abajo, y a ese tipo le pediría la identificación o algo —le comentó. Y no es que realmente fuera una “política”, es que simplemente no se sentía atraído hacia hombres que veía muy jóvenes. No el caso si les veía mayores, que le molaba eso. — Oh, con lo divertido que sería verlo —se lamentó, fingiendo pena. — Cuando quieras irte me avisas, no tengo problema —le sonrió sincero.

Mucho había hecho acompañándolo aquel rato cuando le había sacado un plan de la nada. No quería exigirle más tiempo del que ella pudiera darle, en especial porque sabía que acababa de salir del trabajo y sería descortés por su parte retenerla cuando debía estar cansada ya. Y unos nachos y maníes no eran una buena comida, por más que Laith se esforzara en decir lo contrario cuando era él quien estaba hambriento y quería seguir la fiesta.

Aunque ahora voy a secarme esto al baño, así que vuelvo en un momento —le dijo, señalando su ropa mojada. No le apetecía enfermarse porque alguien lo había mojado y él de orgulloso se había negado a limpiarlo. — No es un “voy al baño y nunca vuelvo”, espérame al menos —le guiñó el ojo.

No quería usar magia, porque sería demasiado evidente si el sujeto seguía mirándolo, seguramente se preguntaría de dónde demonios había sacado una lavadora y una secadora. Pero algunas servilletas para secar lo mojado bastarían, suponía, al menos hasta que pudiera llegar a casa a cambiarse y lavar la ropa como es debido. Así, se hizo su camino con dirección al baño de hombres, secándose el alcohol con papel higiénico y aprovechando la visita para descargar la vejiga y lavarse las manos y la cara, que había acabado sudando del baile.

Encontró, más temprano que tarde, su camino hacia Samantha. La música seguía animada e invitando a la gente a bailar. — Si no te parece muy “cita cutre” puedo acompañarte a tu casa, prometo que no espero un beso de despedida —le informó, porque no le importaría ir con ella. Era tarde y tenía un fuerte instinto protector, por no decir que por su culpa Samantha tenía alcohol en su sistema. — Voy a pagar la cuenta y nos vamos —señaló hacia la barra con el pulgar.

Comprendería si ella todavía no confiaba en él lo suficiente para darle a conocer su morada, pero confiaba en que, cuando menos, lo dejara encaminarla. O eso esperaba. Suponía que ya había pasado la prueba de “mago peligroso”, pero igualmente a Laith no le preocupaba que la gente le ocultase cosas. Más bien, en casos como estos, le parecía mejor. Saber demasiado es peligroso algunas veces.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Ríe cuando puedas. —Laith Gauthier.  - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Sam J. Lehmann el Lun Ene 28, 2019 4:39 am

Pues qué suerte la suya. Sam había sido de esas mujeres homosexuales que consiguen la habilidad con el tiempo y es que ella, en Hogwarts, no tenía ni pajolera idea de nada. No fue hasta que tuvo cierta experiencia en todo el cambio, que ya empezó a ver con otros ojos a la gente de su mismo colectivo. ¿Pero mientras estudiaba en el castillo? Nada. Lo único que sabía es que Caroline era preciosa, que sentía algo muy fuerte con ella y, en un intento de intentar entenderse a sí misma sin Caroline de por medio—pues eso olía a rechazo por todas partes, básicamente porque estaba con Henry—, no supo bien cómo tuvo su primera experiencia con una chica. Un beso, no os vengáis arriba. Y claro, créeme cuando te digo que Sam no tenía ninguna certeza, por radar ni nada, de que esa señora era homosexual. —Siento decírtelo yo, pero tienes lo de heterazo lo que yo de heteraza según tú. Así que... estamos en las mismas.

En realidad no estaba en absoluto segura de si se trataba realmente de un intento de ligar, puesto que Sam con esas cosas estaba un poco perdida con la vida. Es decir, ella jamás en la vida utilizaría ese método para ligar porque le parecía estúpido, pero entendía que había gente idiota por el mundo que creía que eso era una obra maestra del flirteo. —En realidad espero que no, pero es la sensación que me da por cómo te siguió mirando. Quizás sencillamente se sintió mal. —Y no le extrañaba nada su comentario. Sam no sabía por qué, pero nunca había sentido atracción alguna por una chica más joven que ella. De hecho, las tres parejas sentimentales que había tenido eran o de su edad, o más grande que ella. —¿Te gustaría que ligase contigo para poder rechazarlo o qué? Pobrecito... —le echó en cara, en broma.

Sam le miró con reproche cuando le dijo que le esperase, que iba a secarse al baño. —Todavía no tengo intención de abandonarte, cariño mío, corre al baño que aquí te espero —dramatizó, utilizando una de sus manos para gesticular en dirección al baño. Mientras él se iba en dirección al baño, Samantha volvió al lugar en dónde tenían sus cosas, sentándose en el sillón. Aprovechó para avisar a Caroline de que ya iba para casa en taxi, que tardaría sobre los veinte minutos. Y es que por mucho que se encontrase en perfectas capacidades para aparecerse, solía ser de esas que también prefería evitar riesgos innecesarios. La gente que se aparecía estando ebria no tenía en constancia lo importante que son los miembros de su cuerpo, ni lo asqueroso que debe de ser un desmembramiento por falta de concentración.

Guardó de nuevo su móvil y empezó a ponerse sus abrigos de nuevo. Se dio cuenta de que el cubo que pidieron eran de cinco botellines de cervezas, por lo que cogió la que había sobrado y se la guardó dentro del abrigo. No se la iba a beber, de hecho se la iba a dar a Laith cuando salieran, pues estaba prohibido sacar cosas del interior.

Cuando volvió a dónde estaba y le soltó ese comentario, Sam curvó las comisuras de sus labios hacia abajo. —¿Sin beso de despedida? ¿Y para esto salgo contigo? ¿Para que me dejes sin beso? —Se quejó divertida, sin intención de que le diese un beso. Pero por si aún no lo sabéis, a Sam le encantaba hacer drama porque era gratuito y divertido. —No iré caminando, vivo en otra ciudad —le explicó, pues el Juglar Irlandés estaba casi en el centro y la casa de Caroline estaba en Nottingham. —Pensaba coger un taxi, me puedes acompañar hasta que consiga uno. —Y gracias a Merlín de que en Londres pasaban muchos taxis normalmente, porque caminar por la noche sin rumbo a la espera de que un taxi le parase no le hacía mucha gracia.

Fue a pagar la cuenta y no tardó en volver, saliendo del local. Caminaron algunos pasos para alejarse de aquel pub en dirección a la calle principal, para buscar un taxi y Samantha no tardó en abrir su chaqueta y sacar el botellín sobrante, dándoselo a Laith. —Para que luego digas que no pienso en ti. —En realidad no lo decía, pero los dos sabían a qué se refería. Luego se metió las manos en los bolsillos de su chaqueta. Y mientras caminaban, tuvo que decirlo: —Gracias por sacarme de paseo. No suelo salir demasiado y ya tengo muy gastado el bailar en casa con mi cerdito, ¿sabes? —Le sonrió, risueña. —Es difícil disfrutar estos momentos teniendo en cuenta todo lo que nos rodea.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 30.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1259
Puntos : 1018
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Laith Gauthier el Mar Ene 29, 2019 2:38 am

Estaba seguro que a ninguno de los dos le importaba lo más mínimo aparentar ser hetero, pero era divertido porque eso se había vuelto una discusión de quién parecía más homosexual. En su caso, cuando menos, importaba bien poco. En el caso de Samantha quizá eso trajese consigo al idiota de turno con el típico “Es que no has encontrado al hombre correcto” y esas mierdas. Y era gracioso porque, al menos a él, nunca le habían ido con el cuento de “Pues es que no has encontrado a la mujer correcta”, como si le fuesen a quitar lo gay de un guantazo o algo.

Cuando ocurrió aquella torpeza, Samantha pensó que se trataba de un descortés intento de ligue. Y es que hay que ser muy tonto para ir con alguien que te gusta a derramarle algo para llamar su atención. — Nah, deja al pobre chico ilusionarse, quizá fantasee conmigo o no sé, es que soy muy guapo, qué puedo hacer —se jactó de nuevo, encogiéndose de hombros. — Apostaría que es su primera vez en un bar o algo —comentó, esta vez en serio, lo que justificaría sus nervios y que se sintiera mal. Pero, sea como fuera, a él le tocaba ir a secarse.

Le hizo un gesto con los ojos, señalando los suyos y luego los de ella con dos dedos, en un “Te estoy vigilando”, antes de marcharse al baño. No tardó mucho tiempo en el baño, y se encontró con Samantha en la mesa donde estaban sus cosas. Pensó en que quizá lo más adecuado fuera acompañarla para asegurarse que llegase bien al menos a su barrio, sin considerar que quizá no viviera tan cerca como él pensaba. Bromeó con un beso de despedida que le hizo sonreír.

Lo siento, soy un caballero, el beso es hasta la segunda cita, en la primera beso en la mejilla y es mi última oferta —le guiñó un ojo travieso, llevándose al pecho la mano en un gesto teatral, como si lo ofendiera profundamente que pensase que él pudiera dar un beso en una primera cita. La verdad es que había dado más que un beso en primeras citas, pero jamás a mujeres. — Perfecto entonces, te acompaño —le dijo cuando ella lo informó de que tomaría un taxi para llegar a su ciudad, que no era Londres.

Él sí vivía en Londres y tenía facilidad para llegar a los sitios. Y no le asustaba estar en la calle en las noches, así que seguramente iría a casa caminando. Tras pagar, salieron del local y se alejaron del pub para buscar una calle con circulación de coches. Más importante: circulación de taxis. Lo sorprendió que ella abriese su chaqueta como toda una dealer para darle… una botella de cerveza.

Pensaba que ibas a sacar droga, que me estoy quedando sin hierba —y eso último era cierto. ¿Qué querían que hiciera? Laith era canadiense, y honraba su patria… a su manera. Pero lo había dicho con tal naturalidad, que podría parecer una broma. — Siempre es un placer, cuando quieras salir de paseo me escribes y yo estoy listo —le sonrió. — Estos momentos son los que se atesoran en los momentos difíciles —porque quizá no lo recordaran en el futuro, pero sí recordarían que salieron y que se divirtieron bailando.

El sanador guardó la botella entre su ropa también, porque no le interesaba una multa por beber en la vía pública. Le hicieron la parada a algunos taxis que resultaron ir ocupados, hasta que uno de ellos se detuvo a su señal. Como todo un caballero, Laith le abrió la puerta para dejarla pasar a través de ella, dándole el beso en la mejilla prometido para despedirse.

Ve con cuidado, cualquier cosa, puedes llamarme —le dijo con el brazo recargado en la puerta del taxi para agacharse hacia ella. — Me divertí contigo, gracias por la salida —le sonrió honestamente. Cuando se hubieron despedido, cerró la puerta, mirando el camino del taxi unos segundos antes de empezar su propia ruta.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Ríe cuando puedas. —Laith Gauthier.  - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.