Situación Actual
12º-19º
14 septiembre ➟ luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gracias a todos pj destacado
Gracias a todos Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

(FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes

Kenneth Hurley el Mar Dic 04, 2018 7:11 pm


Just a bad day
Un día ubicado en 5to | Finales de Noviembre | Dorcas Meadowes


Hay días en los que no tendríamos que haber salido de la cama, yo no tenía muchos de esos. Creo, con riesgo a equivocarme, que desde que llegué al castillo sólo había tenido dos o tres días malos. ¡Pero eran sólo situaciones, no todo el día! Desde que abrí los ojos todo estuvo mal. Desperté tarde, nadie me había despertado (vale, estoy seguro que sí lo intentaron pero yo simplemente no me movía, parecía muerto).

Ni siquiera pude comer bien y lo que tomé me hizo daño porque me la pasé la mitad de las clases en el baño. Seguramente mi compañero escuchaba como se me removían las tripas y como me doblaba por el dolor. No es de extrañar que tuviese que pasar por la enfermería para que aliviaran mi dolor, porque obviamente yo ni siquiera había sido capaz de conjurar hechizo alguno. ¡Carajo!

Algo extracurricular que aprendí era a maldecir a diestra y siniestra, a veces no me paraba la boca. Sobre todo cuando se trataba de los partidos de quidditch. Aprovechando el ruido que hacía decía palabrotas como si fuese lo único que existiera en mi léxico. ¡Eh! Que también sé palabras rimbombantes como "léxico", me pregunto si alguien de verdad la usará en su día a día. Si me la dijeran en una conversación casual pensaría que son unos ñoños.

Luego de la parada en la enfermería mi estómago pareció volver a la normalidad así que decidí que era hora de comer todo lo que había echado. Entonces mi mala suerte entró al comedor, antes que yo, en forma de un niño Slytherin de catorce años al que evitaba como si fuese un trol. Con esos ojos, ¿qué otra cosa podía ser? Lo que menos deseaba era tener que aguantar todo su odio o rencor sin que yo haya sido la causa de absolutamente nada; cada que lo escuchaba realmente me sorprendía la cantidad de palabras hirientes que podía decir en tan poco tiempo. Y todas diferentes a las que ya había escuchado. Ese niño era como un genio, si tan solo usara esa mente para beneficio de los demás seguro que llegaría lejos.

Como sea, ir al comedor ya no era opción así que fui por mi escoba para ir al único lugar en donde podía distraerme. Me monté en la escoba y practique con mi velocidad, dando un par de volteretas peligrosas que avivaban mi adrenalina y mis ganas de tener pronto un partido. Me lancé en picada sintiendo como el aire me golpeaba la cara haciendo que mis mejillas se movieran de manera graciosa.

Lo que no fue gracioso fue la manera en la que perdí la concentración. Mi estómago volvió a retorcerse, ¿ahora qué diablos? Cerré los ojos dos segundos, dos segundos que pudieron costarme la vida. Alcancé a frenar pero no lo suficiente para evitar un accidente. Terminé derrapando en el césped y con ello me obsequié un par de raspones en los codos y rodillas, por no hablar del golpe que me di en la costilla. Me quedé acostado pensando.

Vale, no estaba pensando, estaba demasiado adolorido como para levantarme. Maldito día, ya termina. Por favor.


Última edición por Kenneth Hurley el Lun Ene 21, 2019 3:20 pm, editado 2 veces
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Miér Dic 12, 2018 5:28 am

Otoño era la segunda estación del año favorita para Dorcas, ya que al igual que la primavera le gustan sus colores y ese perfecto equilibrio entre calor y frío, que te permitía disfrutar de ambos de buena manera. Aún quedaba un tiempo para que el frío llegase a colarse por cada rincón y los exteriores de Hogwarts se tiñeran de blanco por lo que aún la vida en el exterior sin congelarse o derretirse en el intento era posible. Y corroboró aquello a primera hora, ya que lo primero que hacía tras apagar el despertador y salir de un brinco de la cama era mirar por la ventana, abrirla e inspirar profundamente, sentía que esa bocanada de aire le daba un empujoncito par llevar de mejor manera el día y de paso fijarse en lo que se avecinaba  y escoger mejor su vestuario, ya que nadie le gustaba salir con mil capas encima par luego derretirse como un helado bajo el sol.

El día de hoy había comenzando muy bien, ya que a diferencia de los días anteriores aquella mañana no le costó un mundo despertar a sus compañeras de habitación, ya que una de las funciones que tenía la rubia en ese lugar era de despertador humano, ya que la maga no necesita de una alarma para abrir sus ojos a primera hora, hasta hoy siempre se despierta un par de minutos antes que su reloj se lo indique y de paso ayudaba a que todas las demás también lo hicieran y no perdieran sus clases.

Luego vino el desayuno, donde para su sorpresa sirvieron por segunda vez en la semana (cosa que muy pocas veces pasaba) alfajores de chocolate rellenos con dulce de leche, y como siempre era una de las primeras en llegar al Gran Comedor hasta se dió el lujo, de manera traviesa tomar uno más, envolverlo y guardarlo para más adelante.

Las clases de la mañana para la gran mayoría de los estudiantes no tuvieron nada fuera de lo común, pero para una persona como Dorcas si que lo fueron, ya que logró profundizar en todas las clases y de paso se sintió muy cómoda aprendiendolo, y eso le ayudaba mucho para que sus inseguridades entorno a esos TIMOS que al finalizar el año escolar tenía que rendir no la superaran.

Tras el almuerzo y como todos los miércoles de la semana se dió ese tiempo para distenderse. ¿Y cómo descansaba Dorcas Meadowes? Leyendo, a veces novelas, otras libros de materia, o cualquier escrito que haya captado su atención y despertado su curiosidad. Esa tarde, se encontraba leyendo un libro de una de sus dramaturgos y escritores favoritos, y ahí gustosa se encontraba sumergida en sus páginas más que feliz.

Ahora se encontraba en las graderías del campo de Quidditch, y ustedes se preguntarán ¿cómo es que logra tomar atención de su libro con personas a su alrededor volando y haciendo ruidos? Pues, son los años, años de años de estar leyendo donde sea, en medio de metro repleto de personas, hasta en un concierto al aire libre de una banda que le gustaba a sus padres pero que ella simplemente fue para acompañarlos.  Dorcas puede estar de lleno en el libro y entendiéndolo todo, pero al mismo tiempo tiene la capacidad de seguir estando atenta a su alrededor.

Por lo que no tardó en reaccionar cuando observó a Hurley, su compañero de casa caer en picada al suelo y terminar por pegarse un gran porrazo contra el. No dudó en pararse rápidamente,  bajar las gradas corriendo e ir a su encuentro. Era consciente de que él y su mejor amiga Danny no se llevaban del todo bien y que quizás más tarde la rubia le reclame su ayuda al castaño pero precisamente en ese momento, nada de eso le importaba, ya que  mientras alguien esté en problemas, o se haya caído de metros de altura Dorcas jamás le negará su ayuda.

- Kenneth ¿Te encuentras bien? ¿Quieres ir a la enfermería? .- preguntó preocupada tendiendose a su lado.- No te muevas, quédate un tiempo allí para que tu cuerpo se normalice. ¿Tienes alguna herida? Dime, ¿te puedo ayudar en algo?.- preguntó nuevamente, esperando la reacción del castaño. Mientras en su cabeza, miles de pensamientos comenzaban a andar como locos para encontrar algún hechizo que pudiese calmar el dolor o lo que fuera que el castaño tuviese.


Última edición por Dorcas Meadowes el Lun Feb 04, 2019 3:18 am, editado 1 vez
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Lun Dic 17, 2018 5:17 pm

Algún día volaría tan alto, si lo hacía ¿mi escoba ardería en llamas como las alas de Ícaro? ¡Ah! Que tonterías se me ocurrían a veces. Los mitos griegos me gustaban, aunque no había leído demasiados más que los que mi madre coleccionaba en compilaciones pequeñas. Estiré mis brazos en el pasto y los moví como si estuviera haciendo angelitos en nieve. Ojalá llegase pronto el invierno.

Escuché unos ruidos desde las gradas, seguramente risas de quienes me hayan visto precipitarme de lleno en el pasto. Intenté levantarme una vez más antes de comenzar a desvariar.

Fue demasiado tarde.

Una voz llegó a mi cabeza cuando pensé que perdería el sentido. No abrí mucho los ojos, una estela impedía que viera quien estaba a mi lado. Su voz parecía un calmante y me hablaba como si estuviera preocupada por mí. El día sí podía mejorar.

¿Quién...? — el dolor en mi estómago había desaparecido. ¿Acaso era un hada del estómago? Pero dijo mi nombre, ¿tenía yo un hada madrina? Entonces, entre más hablaba yo comencé a comprender que no era un hada y tampoco era para mí. Abrí los ojos de golpe y sentí el tirón en mis costillas —. Ay, ay, ay... — me quejé dejándome caer nuevamente y mirando a la chica que se había acercado a ayudarme —. Ah...hola, Meadowes — la saludé primero dejando a un lado el dolor que ahora era más grande. Aunque no era la persona que pensé que era, o la criatura, no tenía que ser grosero, sobre todo si ella no me había hecho nada.

No había hablado mucho con ella, me parecía que era la típica cerebrito insufrible. Encima era algo así como la mejor amiga, o única, de mi némesis Danielle Maxwell. ¿Le diría que me había visto caer? ¡Peor! ¿Y si la pesada de Danielle estaba ahí? Levanté la cabeza buscándola pero el dolor fue ganador así que volví a pegar mi cabeza en el pasto. Y no, el día en vez de mejorar podía empeorar.

Estaba mirando el cielo, es tan alto. ¿Qué tan cerca podríamos llegar con la escoba? — si había alguien que pudiese responder seguro era ella —. Me duele todo el cuerpo, así que tienes prohibido hacerme reír — le advertí poniendo la mejor cara de enojado que pude, pero al final terminé sonriendo sintiendo un picor en mi costado. No debería hablar mucho —. Puedes, sí. Te haré una sola pregunta pero debes contestar con sinceridad, ¿palabra de Hufflepuff?


Última edición por Kenneth Hurley el Lun Dic 31, 2018 2:04 am, editado 1 vez
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Jue Dic 27, 2018 4:44 am

Mientras leía ese libro tan bueno que había pillado en la biblioteca, y que captaba hasta entonces toda su atención, escuchó como a su alrededor la gente comenzaba a murmurar en un tono de preocupación, que hizo que ella, siempre tan curiosa, elevara su mirada y fuera en busca de aquello que causaba ese elevado cotilleo. Y no, no le gustó para nada lo que vió, porque observó en primer plano como un compañero de casa caía en picada libre sobre su escoba al suelo. Y ella quien nunca fue una buena alumna en clases de vuelo, porque simplemente no podía mantenerse más de diez segundos sobre una escoba, sabía muy bien cuánto podía llegar a doler una caída como aquella.

Y no dudó en levantarse de sopetón de donde se encontraba y correr al encuentro del castaño, sabía muy bien que esa ayuda tal vez más tarde podía costarle bien caro, y más si su mejor amiga se enterase que había ido a ofrecerle ayuda a su archienemigo. Pero en su defensa, ella se niega a creer que entre tejones podía existir una clase de enemistad así, siempre ha pensado que los dos son unos exagerados y que más temprano que tarde ambos chicos iban a lograr encontrar esa conexión que les hiciese ver que, después de todo no son tan diferentes. Bueno, quizás nada de eso llegase a ocurrir, pero deben saber que Dorcas es alguien muy, pero muy optimista y soñadora.

Cuando llegó a su lado lo atacó con preguntas, para así poder ayudarlo de la mejor manera. Kenneth empezó a balbucear una pregunta y Dorcas se acercó más a él con sus ojos bien abiertos y curiosos, como si de esa forma pudiera comprender lo que el castaño quería decirle. Pero en eso el chico hizo un movimiento brusco que por consecuencia trajo quejas de su parte.- No, no, no, que no te muevas que te has caído de muy alto, quédate allí por un momento, quietecito. - le señaló la rubia, junto a una mueca en los labios. Es que no le gustaba verlo así, para nada.- Hola, Kenneth.- le respondió ofreciéndole una tímida sonrisa, a ella no le gustaba eso de andar llamando a la gente por su apellido, lo encontraba muy frío, muy distante, además que el chico era Hufflepuff, y ella consideraba a todos los tejones como parte de su familia, es por esoq ue pese a sus pros y sus contras, ella siempre iba a tenderles una ayuda si lo necesitaban. - Que no te muevas.- insistió, y esta vez con un tono mucho más mandatario, pero nivel Dorcas, que eso quiere decir nivel conejito de felpa "mandón".

Iba a responder que dependía de la escoba que él tuviese, ya que claramente uno puede llegar más alto con una Saeta de Fuego que una Cometa 140, y ni hablemos de la Saeta de trueno que con esa si que uno puede llegar mucho, pero mucho más arriba que las nubes. ¿Qué cómo sabía todo eso, una ameba como ella que desde primero que no se sube a una escoba? fácil, Danny y Rhea hablando horas y horas del Quidditch, y ella al ladito siempre tan curiosa escuchando todo lo que decían y guardándolo en su carpeta de nuevos conocimientos. Pero terminó por no responderle nada y quedarse callada, más que nada porque él siguió hablando y ella prefirió escucharlo que andar diciéndole esos datos freack y que de seguro el chico ya sabía.

- Palabra de Hufflepuff.- le respondió haciéndose una cruz en su corazón. Y no mentía, porque pese a no saber qué le iba a preguntar el tejón, Dorcas siempre se ha caracterizado por ser muy transparente y sincera, no se le daba bien mentir, de hecho era pésima, era de esas que la descubren al vuelo.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Lun Dic 31, 2018 2:42 am

Me dolían las costillas, ¿me habría roto alguna? Confiaba que no. Además tenía una preocupación más en mente.

Al principio no quería ni hablar con Dorcas, me sabía su nombre porque era imposible no saberlo teniendo en cuenta que íbamos en la misma casa y curso pero fuera de ahí prefería mantenerme lejos de ella. Especialmente porque las veces que choqué con ella iba con Danielle, quien me lanzaba una de esas miradas que podría atravesarme con el mejor sable de luz del universo.

No quité la vista de ella, o lo poco que podía ver ya que la luz del sol lastimaba mis ojos y a duras penas logré descubrir que se trataba de ella. Era extraño que estando solo ella, porque así esperaba que fuera, no me sintiera con ganas de pelear. Ella era más bien una de esas chicas tranquilas que no podrían interactuar con mi auto-diagnosticada hiperactividad.

Parecía realmente preocupada y eso hizo que siguiera sus indicaciones. ¿En serio estaba tan alto? Habría sido un nuevo logro si mi estómago no se hubiese interpuesto. Tenía que recordar tener una plática a solas con Salmonelo, mi barriga, y explicarle que el dolor tenía que esperar a cuando estuviéramos a salvo en tierra firme.

Me gusta que me digas Kenneth — no estaba seguro si podía llamarla por su nombre. Era más divertido llamarlos por el apellido ya que daba un toque más dramático y formal a cualquier asunto —. Me quedaré quietecito, sanadora Meadowes — ella sería una buena sanadora ahora que lo dije en voz alta.

Esperé a que me respondiera pero se quedó callada mirándome a los ojos. Casi habría podido apostar toda mi mesada que estaba intentando comunicarse conmigo por telepatía. ¡Wow! ¿Lo estaba intentando? Ella sería la mejor bruja de mi generación si conseguía eso. Realmente no hacía falta que me respondiera, mi lenta mente ya había considerado las opciones así que ese silencio me gustaba.

No pude evitar sonreír de manera amplia hasta que se convirtió en una risa profunda pero corta. No habría pensado jamás que Dorcas era así de graciosa, de hecho pensaba que era una chica muy huraña.

Dígame por favor cual es el diagnóstico de mi escoba, sanadora Meadowes — cerré los ojos por inercia. Suponía que por la caída no saldríamos ilesos, así que si me decía que se había roto tendría que tomarlo con filosofía, por mucho que me doliera la verdad —. No importa lo que me digas, estoy preparado para escucharlo.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Mar Ene 08, 2019 3:28 am

Y ahí se encontraba Dorcas mirando con sus ojos curiosos cualquier cosa que pudiera denotar sangre, algo roto, o daño mayor del cuál ella podría intentar ayudar o sino derivar a la enfermera del Castillo. No tuvo que mirar desde un principio la altura desde dónde había caído el castaño para saber que había sido enorme, ya que sólo le bastó escuchar los murmullos, y el estrellazo final para que saltará de su cómodo asiento y sus pies corrieran al encuentro de su compañero de casa.

- Pues así te llamaré, Kenneth es un bonito nombre. - le señaló sonriente, para luego sonrojarse al escuchar como le había llamado. Es que ella no era una sanadora, no, no, no. Sólo quería ayudar, solo eso. Pero terminó soltando una risita después de todo, sin poder evitar que sus mejillas siguieran de un leve toque rosa. LLevó una de sus manos a la costilla derecha del chico.- ¿Te duele aquí?.- le preguntó cambiando a la otra.- ¿Y aquí? ¿te cuesta respirar?.- preguntó luego mirándolo expectante, ya que necesitaba saber si el chico tenía algún hueso roto, porque si existía una hechizo del cual ella se sentía full preparada era el Episkey, tan simple a la vista y tan necesario al mismo tiempo.

Luego Kenneth preguntó por su escoba, uff...pensó Dorcas mientras desviaba su mirada hacia ese tumultito sobre el césped que alguna vez se llegó a llamar escoba. Volvió a mirar al castaño y suspiró, había hecho una promesa, y ella jamás se ha caracterizado por romper una, por lo que ahí va.- En una escala del uno al diez, donde el uno es muy mal, creo que tu escoba se encuentra en un menos tres.- arrugó su nariz algo triste, es que le hubiera encantado decirle que se encontraba en mejor estado pero de lo poco que veía desde aquí, el panorama no se veía para nada favorable.- Pero sé de un lugar que las arreglan a muy buen precio, y muchas veces los he visto hacer milagros con algunas escobas. Bueno, de seguro lo conoces es aquella tienda que queda en Hogsmeade al ladito de la de música, y al frente de la verduleria La Neep. No pierdes nada con intentar llevarla, si quieres puedo ayudarte a recogerla y llevarla a la Sala común.- le señaló encogiéndose de hombros.

Y de pronto la rubia pegó un pequeño saltito como cual suricata recordando algo que podría alivianar la reciente noticia del chico.- ¿Te gusta el chocolate?.- le preguntó sonriente mientras sacaba de su bolsillo algo envuelto con una servilleta.- He guardado un alfajor de la última comida ¿lo quieres?.- le miró con ojos de gatito y una sonrisa más dulce que la azúcar.

A esas alturas Dorcas no negaba cuando decían que los hufflepuff eran unos comilones empedernidos, al menos ella todos los días llevaba siempre un refuerzo de chocolate o algo dulce en su bolsillo. Ya que jamás sabría el momento en que un libro la terminaría consumiendo y se perdiera alguna comida, o que alguien de su alrededor por alguna extraña y curiosa razón necesitara de aquel dulzor para mejorar su día o calmar a esas tripas a veces tan rebeldes y molestas. Es por eso que no tardó en ofrecer su pequeño tesorito al castaño, ahora si este no lo quería, ella feliz ya se lo comería más tarde, o tal vez Danny o Rhea quienes tenían un olfato inhumano para oler comida de entre sus ropas.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Jue Ene 10, 2019 6:02 pm

Dorcas Meadowes es bonito también — respondí sin pensar.

O sea, sí creía que era bonito pero ni siquiera había pensando en ello. Tenía nombre y apellido que no había escuchado y me daba curiosidad. ¡Ah! Ni siquiera sabía en qué estaba pensando. Seguro me veía como idiota ahí, con los ojos en ella pensando en su nombre cuando, al moverme tan solo un poquito, sentía mil pinchazos en mi costado.

Ella estaba sonriéndome. La chica que creía tan antipática como Danielle me estaba sonriendo, encima parecía que se estaba apenando por mi pequeña broma. Ahora yo me sentía un poco cohibido y desvié la mirada, un error que no volvería a cometer. Preocupada por mi aparatosa caída intentó revisar si no me sucedía nada tocándome justo en donde me había golpeado.

¡Ay, no,no! — comencé a reír intentando evitar que me tocara porque realmente me dolía. Había veces en las que en vez de llorar o quejarme por el dolor terminaba riéndome como poseído. Tal vez intentó seguir el chiste pero yo aún no me sentía capaz de volver a hacer una broma sin sentir como todo mi cuerpo me reclamaba —. Me duele, me duele — advertí con una pequeña patada al aire que me hizo soltar un profundo aullido doloroso que terminó con mi risa —. Creo que...me duele un poquito — aunque ya había confesado que me dolía debía de hacerle ver que no me había lastimado. No sabía el por qué tenía tantas atenciones con ella. Alcé la mano y junté el pulgar con el índice para remarcar que me dolía solo un poquito.

Lo que esperé sin mucha fe era que me dijera que mi escoba estaba rota. Era una de esas cosas que ya sabes pero quieres confirmar solo para sentirte peor. De hecho, cuando vi sus ojos pude saber la respuesta. A punto estaba de decirle que ya no me dijera para no romperme más el corazón pero fue más rápida que yo. Llevé la mano que había usado antes a mi corazón intentando calmar el dolor. Yo amaba mi Barredora 11.

Giré un poco la cabeza cuando continuó hablando. Pensé que intentaría hacerme sentir bien con algunas palabras al aire y, por el contrario, me estaba dando una solución. Asentí con calma. Tenía que arreglarla lo más rápido posible porque los partidos estaban por llegar y no quería que me dejaran afuera por mis tonterías.

Cuando dio el pequeño salto, también lo hice yo solo que ésta vez aguanté el pequeño quejido y la miré confundido. ¿Ya se iba? No quería que se fuera pero tampoco iba a detenerla, ¿por qué la detendría? No, no, ni hablar.

¿Ah? — volví a responder como si no le prestara atención, y no era eso, era que estaba pensando en otra cosa. Okey, okey...estaba no prestando mucha atención —. Me gustan, sí — respondí estirando la mano para recibir el dulce.  Quizá era lo que necesitaba aunque el temor por volver a escuchar a mis tripas removerse seguía presente. Me levanté lentamente para sentarme frente a ella, lo hice con cuidado llevándome una mano a mi costilla, la que más me dolía, y suspiré —. No es que me queje pero, ¿qué hacías aquí? ¿Estabas espiando a los jugadores? ¿Quieres unirte al quidditch? — bromeé pensando que Phil era atractivo y aunque estuviera en la banca muchas chicas venían a verlo. Teníamos apoyo por razones equivocadas pero apoyo al fin y al cabo. Igual también estaba sondeando si es que Danielle estaba cerca, no le daría el gusto de verme así, herido.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Jue Ene 17, 2019 4:26 pm

Las mejillas de Dorcas se tornaron de un color rosa más intenso del que ya tenía cuando el castaño le dijo que su nombre también es bonito, la rubia no estaba acostumbrada a recibir halagos, y cada vez que recibía alguno sus mejillas casi por inercia se teñían de color. Por más que era consciente que de seguro había dicho eso por cortesía y respuesta a sus palabras, simplemente no podía evitarlo, era una chica muy vergonzosa, de esas que mientras menos llamen la atención de la gente mejor.

Pero luego se apoderó de ella su instinto de sanadora, y le comenzó a preguntar, mientras de paso llevaba su manito a las zonas que creía que estaba afectadas si sentía dolor, y sobre todo qué nivel de dolor. Porque era muy distinto sentir dolor de un golpe mega fuerte pero que sólo te dejará un hematoma, a un dolor nivel me muevo y muero. Y él chico, para su sorpresa se puso a reír, y lo más curioso fue que le logró contagiar esa risa, y ahí estaban los dos, en una situación que ameritaba todo menos risas, riendo como dos locos.- Vale, vale, no te muevas más.- le dijo apartando sus manos al pensar que quizás esa tacto le causaba cosquillas al castaño, y de paso por su caída,dolor.- Mira, yo sé muy bien realizar un episkey, realmente me siento segura de poder hacerlo bien. No sé si es un huesito roto el que tienes y que causa tu dolor, pero no perdemos nada con intentarlo. Y sí es eso, te sentirás mejor y así podremos ir a la enfermería para que te revisen mejor y te den algo.- le comentó sin apartar su mirada de la suya en todo momento.- ¿Confías en mí? ¿Me permites realizarlo en tí?.- le preguntó con mirada expectante, es que realmente quería ayudar, y creía que lo mejor que podrían hacer era eso.  Y perfectamente podría haberlo hecho sin siquiera haberle preguntado al castaño, pero Dorcas siempre ha sido de esas personas que piden permiso hasta para sacar un bollito de canela que se encuentra enfrente tuyo.

Y luego el hufflepuff le preguntó por su escoba, y la rubia le contestó de la manera más sincera su estado, uno no muy favorable por cierto. Lo observó cómo se llevaba una mano al corazón, y pudo deducir que era de dolor al saber que su escoba se encontraba así, y comprendía ese sentir, porque convive a diario con dos mujeres que era amantes empedernidas de dicho deporte, y por consiguiente le habían transmitido su amor y conocimiento de el a ella. Es por eso que enseguida le ofreció una posible solución, para ser ese rayito de sol después de la tormenta.- Sé que se aproximan partidos, y si no llegas a conseguirte una o arreglar a tiempo la tuya, pues...yo quizás podría hacerlo. ¿Conoces a Marcus Hirsh? ¿el gryffindor de quinto? Pues, durante todo este tiempo lo he ayudado con el ramo de transformaciones y él tiene como tres escobas (su familia tiene mucho dinero), y no es que me guste cobrar sentimientos ni nada, pero de seguro me presta una si se la pido y le explico la situación.- le comentó al vuelo, sin saber si el castaño aceptaría su ayuda pero no perdía nada con decirle, además estaba segura que Marcus le prestaría la escoba y hasta quizás se la regalaría, porque ella realmente había sido su salvación durante este último tiempo.- Además el partido que viene es Hufflepuff contra Slytherin, más contento estará de poder aportar para derrotar a las serpientes.- agregó risueña.

Le ofreció un alfajor que había guardado al castaño, ya que desde pequeña le habían enseñado que no había nada que no se soluciona con un poquito de chocolate.- ¿Te estas burlando de mí?.- le preguntó poniendo un puchero cuando el castaño le preguntó si ella tenía ganas de unirse al equipo.- Eso, o tienes una pésima memoria, Kenneth.- agregó risueña, es que la rubia ahora podía ver con mayors distancia su relación con la escoba y se podía permitir reír.- Soy pésima sobre una escoba, no te acuerdas a la profesora de Vuelo repetir como unas diez veces como mínimo en la clase "Meadowes, levántate y sube nuevamente a la escoba", creo que pase más en la tierra que en el aire en ese ramo.- terminó por decir con una mueca, para luego encogerse de hombros.- Vengo porque el campo de Quidditch a ciertas horas es uno de mis lugares favoritos donde leer en el Castillo. La gente está inmersa en lo que sucede en el campo mirando a los que entrenan, mientras yo puedo disfrutar de mi libro tranquilamente. Hoy ando leyendo...- hizo una pausa y sacó un libro de su bolso.- ...Muelle Oeste, de Koltés. Es una obra de teatro.- le comentó, sabiendo que quizás poco y nada le importaba al chico pero diciendolo igual, porque ella amaba a Koltés y sus obras, y cada vez que podía le hacía promoción.

- ¿ Y tú en qué andabas pensando que te caíste de esa manera? Porque tú, Danny y Rhea son los mejores jugadores de nuestra generación, y generalmente no suelen caerse de esa forma sin bludgers asesinas merodeando por los aires.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Lun Ene 21, 2019 6:23 pm

Había algo que aún no entendía (quince años y un novato con respecto a las mujeres) que era lo que causaba el sonrojo en ellas. ¿Acaso había dicho algo bien? O, tal vez, era el frío lo que lo causaba. De cualquier manera la sonrisa que me acompañó en mi ataque de risa me hacía sentir mejor aunque el dolor seguía presente. Tampoco es que las chicas rieran demasiado ante mi presencia, a veces creía que me huían por algo en particular, algo que yo desconocía y, la verdad, no me interesaba (al menos por ahora).

La miré con algo de admiración, parecía tan confiada que no pude más que creerle. Además, ya había visto que era realmente buena estudiante así que, ¿por qué no arriesgarse? Igual el día ya no podía empeorar. Si me desaparecía los huesos podía ir serpenteando hasta la enfermería. Coloqué mi mano derecha en el costado y acaricié por encima sintiendo unos tirones que en la vida había sentido. Había tenido mucho dolor en otros lados pero no se comparaban con lo que sentía.

¡Oh! Está bien, confío más en ti que en mis propios hechizos — reconocí dibujando un gesto tan alegre que no parecería que acababa de tener un accidente.

El que pareciera tan interesada me hacía querer ver a que grado podía usar su magia y sus capacidades. Yo no podría hacerlo, seguramente yo habría usado un hechizo de levitación y llevado al chico herido directo a la enfermería. Considerar múltiples opciones no era lo mío, así que haría lo primero que me pasara por la cabeza.

Con cada palabra me asombraba más y más. Buscaba solución a un problema que no era suyo y tampoco tendría que ayudarme. Digo, sé que a los Hufflepuff nos ponían como una especie de chip que nos hacía ser caritativos hasta decir basta. En mi caso particular creo que siempre estuve destinado a los tejones. desde antes de saber que tenía magia ya ayudaba a los demás, algunas veces tenía más moretones yo que la víctima que salvaba pero valía la pena saber que ya no los molestarían más. Entonces, escuchar y ver a mi compañera me hizo entender que tal vez no era un chip sino algo que llevábamos desde siempre.

Iba a decir algo pero Dorcas hablaba mucho y me dejó callado. Era extraño que alguien hablara más que yo, generalmente era a mí a quien no le paraba la boca. Asentía cuando lo creía conveniente pero cuando no estaba seguro me quedaba quietecito, sobre todo porque temía hacerme daño con cualquier brusco movimiento propio de mi persona. Lo siguiente que me quedó claro era que Dorcas era algo así como una persona superdotadas. Pensé en que no me gustaría recibir ayuda de esa manera pero tenía razón, el partido contra Slytherin se acercaba y era el que menos tenía intención de perder.

Supongo que puedo llevar mi escoba a reparar y cuando esté lista la devolvemos — no quería quedarme con ella  y la principal razón es que amaba mi Barredora 11 como otra extremidad de mi cuerpo.

Tomé el alfajor y le di una mordida pequeña. mastiqué con aire distraído mientras esperaba que la sanadora no oficial Meadowes hiciera su trabajo. Di otra mordida al tiempo que respondía mis preguntas tontas. Apreté los labios aguantando una risa y cuando logré contenerme respondí lo más serio posible.

Ambas — para dar énfasis a mi repentina seriedad la miré a los ojos pero terminé riendo por el puchero que hizo. La única chica que me hacía pucheros era mi hermana, así que ahora sentía como si Dorcas fuera una amiga con todas sus letras. Ya que mencionaba todo eso recordé sus momentos penosos en la escoba, que realmente no eran tantos como los míos en clases. Por ejemplo, aquella vez que hice que una rana persiguiera a una chica Slytherin durante toda la clase cuando lo único que quería era desaparecerla —. Después de la quinta vez dejó de ser divertido — volví a bromear, ésta vez comencé a reír pero el dolor me calló a los pocos segundos —. La verdad me da gusto que no te hayas lastimado, duele un montón — confesé. Esa no era mi primer caída pero sí la más aparatosa, la primera vez me raspé todo el brazo izquierdo y tuve una rodilla floja durante todo el invierno.  

Miré a mi alrededor para comprobar con mis propios ojos que sí, parecía un buen lugar para leer en tranquilidad. La miré con cara de poker, yo no sabía quien era Koltés y, mucho menos, tenía idea de que trataba lo que leía. Terminé negando y acercándome un poco para ver el libro. ¿Una obra de teatro? Bueno, eso sonaba mejor.

No lo conozco. ¿De qué trata? — alcé mis hombros regresando a mi lugar —. He tenido un día para olvidar. Me levanté tarde, creo que comí algo que me hizo daño y perdí más de la mitad de las clases, cuando salí de la enfermería vine aquí pero en el aire sentí un retortijón y el resto lo sabes — durante todo mi relato hice aspavientos con las manos, incluso mi mano hizo de escoba (aunque más parecía un avión plano y deforme) y luego la alcé como si hubiese sido una explosión. Preferí omitir la parte en la que me encontraba con Rocko porque, sinceramente, no quería hablar de él en ese momento. Tal vez era él quien me daba dolor de estómago —. ¡Hey! Entonces sí me ves jugar — me emocionaba que me vieran (mejor no mencionar a Danielle) y reconocieran que lo hacía bien, me esforzaba como nunca. Si no podía ser un buen mago en Pociones o Encantamientos, al menos sí era bueno en Herbología y, por supuesto, en quidditch —. Qué suerte tienes, ahora conoces los inicios del próximo golpeador de los Pride of Portree — hice un gesto de triunfo con los puños. Un día yo sería un profesional en el mejor de los equipos. Un día...
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Lun Feb 04, 2019 3:48 am

Dorcas miraba con ojos curiosos al castaño, con su nariz levemente arrugada por andar pensando cuáles serían los mejores pasos a seguir si es que alguien se caía de la manera en la que Kenneth lo había hecho. Repaso rápidamente los hechizos, o anotaciones de algún libro que se ha leído hasta la fecha, para llegar a la simple conclusión, y a la que ella desde un principio intuyó, que era confiar en el siempre bien ponderado episkey. Hechizo que parecía simple pero que si te equivocabas en un mínimo detalle podía convertir un cuerpo humano en una gelatina en cosa de segundos. Dorcas no era la chica más segura del Castillo, ni mucho menos alardeaba de sus conocimientos, pero en esta ocasión en que un tejón necesitaba de su ayuda para poder reír sin seguirle un "ouch" se llenó de seguridad y le preguntó si confiaba en ella para poder realizar el hechizo en él. Y le dijo que sí, junto a un gesto que sólo provocaba alegría, y que no tardó en contagiar a la rubia que en segundos depositó una amplía y radiante sonrisa en su rostro tras la respuesta del chico.

Le ofreció de paso ayuda con el asunto de su escoba. No le fue difícil ponerse en su lugar y empatizar con su sentir. Sus mejores amigas eran unas amantes del quidditch y por más que la rubia no se llevará para nada bien con las escobas voladoras, al paso del tiempo les había tomado cariño y aprendido más de lo que hubiera llegado a imaginar de ellas, entendiendo también el goce y el cariño que algunos le tenían.- ¡Bien!.- dijo sonriente y animada.- Pues, yo mañana estudio con Marcus y podré decirle. Ahí te cuento como me va,  pero yo creo que es más que seguro que me la preste.- agregó junto a una cálida mirada.

La tejona le tendió un alfajor en un intento de aliviar su dolor por medio de comida, al menos a ella siempre le había resultado que cuando se tenía un mal día o pasaba algo que te daba un bajón un poquito de chocolate siempre lograba que su vida volviera a ser más...dulce y feliz.

Primero pensó que era una broma cuándo le preguntó si quería unirse al quidditch, ya que tan sólo tenía que hacer un breve intento de recordar las clases de vuelo hace cuatro años atrás y ver lo horrible que era Dorcas sobre la escoba para saber que unirse al equipo era una de las últimas cosas que pensaría hacer dentro del Castillo. Y no es que le tuviera miedo (aunque quizás sí, un poquito) ni que tuviera un trauma muy enorme, es que simplemente era consciente que ella al menos para eso, como diría su abuelita no tiene dedos para el piano, o en otras palabras era pésima.

-Malvao.- le canturreo,  acentuando su puchero al escuchar su respuesta para luego echar a reír.- Para mí después de la primera dejó de serlo.- confesó junto a una mueca, mientras recordaba el grito de la profesora en su oído como si hubiera sido ayer, y le gritaba que la idea de una escoba era volar sobre ella, no llevarla una y otra vez al piso en caída libre. Menos mal que esos tiempos ya eran pasado, pensó. - Sí me lastime, pero no mucho. Pero tuve un par de caídas bien feas. Y después de eso ya la profesora decidió que cada vez que me subía tener su varita lista para un Aresto Momemtum, creo que es el hechizo que más usaron en mí en primero.-señaló divertida encogiéndose de hombros.

Y luego vino un tema que  a Dorcas le gusta mucho: hablar de sus libros y autores favoritos. Ya que justo ese día esas dos cosas se juntaba en el libro que ahora le mostraba el chico junto a una amplia sonrisa. Es por eso que sus ojos le brillaron cuando el chico le preguntó de qué iba en vez de simplemente dejarlo pasar, como la mayoría de las personas (que no era sus amigos) hacían.- Récien lo he comenzado, pero de lo que llevo trata sobre un ejecutivo que junto a...creo que su pareja (aún no se aclara muy bien) llega a un muelle de un puerto con intención de cruzar el río y suicidarse, pero justo allí se topa con unos vagabundos que ven en él la esperanza de poder volver a la civilización, existiendo un choque de culturas enorme, y donde cada personaje quiere algo que no tiene y que el otro sí, y por eso comienza todo un entramado de cosas y frases realmente épicas. Es que eso es lo bonito de Koltés ¿sabes? que una situación totalmente cotidiana o hasta veces terrible te lo narra de una manera...hermosa.- terminó por decir junto a un suspiro. Pestañeo un par de veces, y miró al castaño sonrojándose levemente.- Lo siento, es que me gusta mucho como escribe.- se disculpó al ver que se había emocionado más de la cuenta, como siempre le pasaba cuando comenzaba a hablar de libros.- Si quieres cuando lo termine te lo puedo prestar. Me lo regalaron para mi cumpleaños, así que no tengo que devolverlo a la biblioteca o alguien.- le señaló encogiéndose de hombros, sin saber muy bien si el chico era de los que le gustaba leer más allá de lo que daban en clases, pero terminó por ofrecerlo igual.

El castaño le contó su día, y a penas comenzó Dorcas frunció el ceño y rápidamente le quitó el alfajor a Kenneth, mirándolo con reproche.- Pero Kenneth, el chocolate hace pésimo cuando se tienen dolores de estomago. Deberías habérmelo dicho.- le comentó negando con la cabeza y guardando el alfajor en la misma servilleta con la que lo había traído, para luego sacar una botella de su bolso. Dorcas a veces podía llegar a ser muy sobreprotectora- Toma mejor un poquito de agua, eso sí te ayudará a poder limpiar tu estomago y que el dolor se termine yendo.- le señaló junto a una cálida sonrisa. - Claro que te he visto jugar, no hay partido que me pierda, al menos de Hufflepuff. Que sea pésima en la escoba no quiere decir que no admire y disfrute ver un buen partido de quidditch. De hecho para este próximo partido hasta tengo una camisa, jockey y pañuelo tejón.- le dijo sonriente moviendo sus cejas graciosamente, para luego soltar una risita tras escuchar sus últimas palabras.- Pues mira, que afortunada que soy. Y en un futuro podré decir a la prensa que yo alguna vez ayudé a Kenneth Hurley, el mejor golpeador que ha tenido en la historia los Pride of Portree.- dijo mostrando su paletas mientras mordía su labio divertida. - Bueno, para poder decir eso primero tengo que hacerlo...- agregó de pronto, haciendo una pausa y sintiendo como su corazón empezaba acelerar su pulso.- Bien... pues, volteate un poco para poder ver mejor la zona que sientes el dolor y poder hacer el hechizo.- le pidió, y cuando el chico lo hizo, sacó su varita de su bolsillo y apuntó a las costillas del castaño, y fijó su mirada en la del tejón tratando de transmitir confianza .- Solo sentirás un tirón fuerte y después ya nada más, solo alivio.- le dijo alentandolo, y sin darse más rodeos, elevó su varita.- Episkey.- soltó moviendo su varita.

Miró al chico.- ¿Cómo te sientes? ¿Mejor? ¿Peor? ¿Cómo?.- le atacó en preguntas mirando al chico expectante. Esperando con todas sus fuerzas que su hechizo haya logrado aliviar el dolor del castaño.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Dom Feb 17, 2019 7:14 pm

No me gustaba mucho saber que debería un favor a un tío que conocía a penas por nombre, pero Dorcas parecía confiar en él así que, ¿qué más podía perder? De todos modos mi escoba seguiría rota y con ello se ponía en duda que me dejaran jugar el partido. Lo que me hizo aceptar la oferta fue precisamente el saber que podía callar la boca a todos los Slytherin, sobre todo a Rocko, cuando murmuraban cosas sobre nosotros. A veces no aguantaba más y respondía, ganando una corretiza por los pasillos hasta que lograba librarme de ellos, excepto si era mi querido y adorado primo.

No dije más, simplemente moví mi cabeza para asentir. "Marcus, en donde quiera que estés por favor apiádate de mí y préstame tu escoba". Esperaba que mis plegarias le llegaran a su cabeza, esperaba que a mi compinche Meadowes le creyera si prometía que a su escoba no le pasaría nada, es más, ni una rasguño tendría. Si me iba bien, claro. No quería tener que pedir dinero a mi papá, que me lo daría pero no es como si nadáramos en galeones.

Vi su puchero con mis mejillas llenas del alfajor y casi le escupo en la cara. No sabía que a las chicas a mi edad podía ponerles un adjetivo como tiernas. Y no es que me haya dado gracia, sino que me quedé pensando en si sería algo de la edad o solo porque era ella, a quién siempre veía estudiando y pensando que era una estirada más. Quería apretarle las mejillas y luego estirarlas solo para ver que hacía. Llevé la mano a mi boca para que no ocurriera nada y cuando me pasé el pedazo comencé a reír con ella.

Bueno, ahora me queda claro que en eso sí puedo ganarte — guiñé el ojo, por supuesto que era broma. No me imaginaba de verdad metido en una batalla por ver quien era mejor, seguro ella me daría una arrastrada en clases y eso no se comparaba con ser el mejor golpeador, ¿cierto?

Cuando comenzó a hablar del libro presté toda la atención que podía, ese era un serio problema. Mi capacidad de concentración era tan mala que podría llegar a ser casi inexistente. Luché con todas mis fuerzas para no perder el hilo pero en más de una ocasión me quedaba con una palabra y hacía una especie de lluvia de ideas que me llevó a pensar en todo menos en lo que hablaba. Regresaba al presente y asentía intentando conectar la última palabra con lo que había entendido al principio.

¿Qué? No, no te disculpes — mi padre me había dicho eso, que había personas que se disculpaban por hablar sobre algunas cosas porque creían que a los demás les molestaría. No era mi caso, pero sí distraerme con todo —. Sé que lo acabas de empezar pero, ¿cuál es la frase que más te gusta? — pregunté de buena manera; a mí, por ejemplo, me gustaba mucho como iniciaba Romeo y Julieta, bueno...era una obra de teatro y yo había visto varias películas e, incluso, lo leí completo en un mes, fue mi gran logro de cuando tenía trece años y me gustaba mucho el impacto del párrafo. Contaba toda la historia, sí pero te quedabas con ganas de leer o ver lo demás —. Preferiría si me lo cuentas, no soy muy bueno leyendo — y por esas cosas me costaba sacar sobresalientes en clase. Después de decir aquello me sentí algo cohibido, ella era inteligente y le gustaba leer, yo era un chico tonto al que le costaba trabajo concentrarse.

Iba a darle otra mordida al alfajor cuando Dorcas me lo quitó. Mis dientes chocaron entre ellos y de pura suerte no me mordí la lengua. Hice un mohín como si acabara de regañarme. ¡Vale, vale! Me estaba regañando, pero el dolor de estómago ya no era nada si lo comparamos con el dolor de mi costado. Seguí con la mirada como guardaba lo que me quedaba de alfajor y casi junto las cejas, mis labios hicieron una 'u' invertida y no despegué mis ojos de ella. Sí, justo como un cachorro.

Tomé la botella pero no tomé agua a la primera, debía seguir las indicaciones de mi sanadora oficial sin queja alguna. Solo di el sorbo cuando comenzó a hablar de mis habilidades sobre la escoba y que ella creyera que de verdad yo podía ser un jugador profesional. ¡Guau! Sería increíble que de verdad pudiera hacerlo. Tenía que ir presentando mi solicitud después de ganar todos los partidos del año.

En ese caso definitivamente tenemos que ganar — alcé los brazos en clara señal de victoria. No dejaría que esas serpientes pasaran sobre nosotros.

De pronto me quedé callado recordando que no me había sanado. Me giré y desvié la mirada, no quería ver porque estaba seguro que me quitaría o saldría a gatas de ahí. Apreté los ojos cuando escuché las palabras, solté un auch bastante lastímero y pronto nada. Peeeroooo como no quería que las cosas acabasen así y porque soy yo, comencé a revolcarme sobre el pasto en una muy mala actuación de dolor. Grité dos o tres veces antes de comenzar a reír y quedarme tirado sobre el pasto volviendo a ver el cielo.

Tranquila, tranquila...estoy bien — me apresuré a decir. Tiré de su mano para que se recostara a un lado mío, pasado el susto ahora quería quedarme quieto durante unos segundos antes de que mi necesidad por andar de aquí allá se hiciera presente —. Gracias, Dorcas — llevé mis manos a mi panza para seguir escuchándola hablar.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Lun Mar 04, 2019 3:00 am

La rubia le sonrió cuando el mago terminó por aceptar su ayuda con respecto a su escoba. Aún no le había preguntado a Marcus pero algo le decía que su respuesta sería afirmativa. Mucho le había ayudado la tejona hasta entonces como para negarse a prestarle una de sus tantas escobas a uno de sus compañeros de casa. Y ella esperaba no equivocarse al respecto, porque se sentiría bastante mal no solo con tener que decirle a Kenneth que no sería posible lo de la escoba, sino que también por Marcus que hasta entonces no sólo lo consideraba como un compañero de estudios sino como un amigo.

Luego apareció el tema de Dorcas y el Quidditch, es que la tejona podría escribir un libro con respecto a su fatídica experiencia de ella junto a una escoba, terminando con la conclusión de que se veía mucho más bonita de las graderías que en el campo de juego. Y así era, lejos era de las tejonas más alentadoras cuando Hufflepuff se encontraba en competencia. Gritaba a todo pulmón cánticos, y elevaba sin pudor alguno letreros con mensajes de apoyo tanto para sus amigas como para su casa.

- Blibliblibliblí.- musitó infantil ladeando su cabeza, cuando el castaño le dijo que el Quidditch sería algo en que él le ganaría para luego terminar riendo junto a él. Es que ni siquiera quería intentar batallar en contra de él sobre eso, quizás en la teoría le podía ganar, ya que ha leído bastantes libros pero en la práctica, la rubia dejaba mucho que desear. Y tanto por su integridad física y mental se prometió no volver a subir a una escoba en su vida, al menos no sola.

En eso la atención de ambos giró al libro que Dorcas tenía en sus manos, y a la maga se le iluminaron los ojos cuando en vez de pasar de el, él castaño le preguntó de qué se trataba. Ella no tardó en narrarle animada lo que llevaba hasta el momento y de paso contarle un poco sobre uno de sus escritores franceses favoritos. Y como siempre que comienza a hablar de libros se emociona más de la cuenta, se dió cuenta que estaba bombardeando al chico con palabras que quizás a él no le iban ni le venían, por lo que enseguida, algo ruborizada pidió las disculpas pertinentes. Porque así era Dorcas, una chica que odiaba hacer sentir incómodos a los demás con temas que muchas veces sólo le importaban a ella.

Se relajó cuando descubrió que a Kenneth no le molestaba escucharla hablar sobre ello, pero cuando escuchó su siguiente pregunta esa sonrisa que había aparecido en su rostro aumento por mil, hasta sus ojos ganaron en brillo. Es que eran raras las veces que alguien se interesaba en ella y sus libros, y era un tema que le gustaba muuucho, y muy pocas veces podía compartir. Por lo que más feliz que una perdiz, abrió su libro y comenzó a buscar sus subrayados con lápiz mina de sus frases favoritas. Ellas las marcaba para recurrir a ellas de vez en cuando, es que para Dorcas los libros y sus frases célebres le daban mucha calma en tiempo hostiles. Y sonrió radiantemente cuando encontró la que andaba buscando, carraspeo un poquito para aclararse la garganta y comenzar a leer.- "Hay que saber cuándo elegir un camino. Y no hay que seguir ese camino que parece perfecto e implacablemente trazado para nosotros. Hay que saber cuándo es el momento para, codo con codo, encontrar el nuestro.".- le leyó, y cuando terminó elevo su mirada hacia el castaño y suspiró sonriente.- Que bonito ¿no?.- le preguntó con rostro de enamorada, para luego asentir.- En cuanto me lo termine te lo cuento, aunque debo decirte que jamás será como leerlo. Leer un buen libro, siempre es mejor que escucharlo o verlo en una película, al menos para mí. Por ejemplo he leído libros tan buenos, que atraso lo más que pueda llegar a la última página, para no tener que terminarlos.- le confesó, no sabía muy bien por qué lo había hecho, pero ya se lo había dicho, no había vuelta atrás.

En eso el tejón le contó sobre su dolor de estomago, ese que inició todo aquello, y sin dudarlo la rubia le quitó el alfajor que hace poco le había dado para consolarlo, sin piedad alguna. Es que si quería cuidar a su compañero, no se perdonaría haberle dado chocolate, la comida principal que intensifica los dolores estomacales.- No me mires así.- le regañó, desviando su mirada del rostro del castaño para no caer ante esa mirada de cachorro bajo la lluvia.- Es por tu bien, ya cuando te mejores te lo devuelvo ¿vale?.- le prometió, para terminar tendiendole una botella con agua a cambio.

Dorcas parecía bromear con que Kenneth llegaría a formar parte de un equipo profesional de Quidditch, pero en el fondo sabía que esa sería una posibilidad muy probable para el castaño. Que quizás ella no era buena en ese deporte mágico, pero años siendo una fiel seguidora de las gradas, le habían dado la experticia de reconocer a una buen jugador y a un mal jugador. Y él junto a su amiga Danny, Rhea, un par de Gryffindors y una Slytherin realmente los encontraba los mejores de su generación, y sí un equipo no los tomaba realmente se estaban perdiendo a grandes jugadores, al menos eso ella pensaba.

- ¡Seeeeeeeeeeeeh! ¡GO, GOOOO, TEJONES!.- exclamó Dorcas, poniendo su mano como megáfono, sacando todo su espíritu de hincha tejona.

Hasta que llegó el momento, que inconscientemente Dorcas había estado aplazando por miedo a fallar y dejar peor a Kenneth de como lo había encontrado. Por lo que sin más preámbulos y dándole unas palabras de apoyo a su compañero de casa, la rubia procedió a decir las palabras mágicas. Lo miró expectante, y pegó un salto llevándose las manos a la boca asustada cuando el castaño comenzó a gritar  y revolcarse sobre el pasto.- ¡Ay, Kenneth! ¡LO SIENTO!.- dijo con su rostro todo contraído, que no le duró mucho tiempo ya que el castaño comenzó a reírse, haciendo que el rostro de la rubia se convierta en uno poker face.- JA, JA,JA.- musitó seria. - ¡Que no fue gracioso, Kenneth! ¡Casi se me sale el corazón por la boca!.- le reclamó con ceño fruncido y una mueca en los labios.

Pero como la tejona jamás se ha caracterizado por enojarse muy fácil con la gente y mucho menos guardarle rencor, tan sólo le dedicó una mirada reprobatoria antes de sentarse a su lado.- De nada, Kenneth.- le respondió ofreciéndole una sonrisa.- Lo mejor ahora es que vayas a la enfermería ¿sabes? para cerciorarte que estas bien. Pero sé que hay gente que no le gusta mucho ir a ese lugar...yo por ejemplo.- le confesó junto a una risita.- Así que si te sientes bien, pues puede ser nuestro secreto.- agregó sonriente.

Miró a su alrededor y suspiró abrazando sus rodillas con sus brazos.- ¿Sabes? a veces realmente me gustaría haber sido buena sobre una escoba. Digo, que me encantaría poder sentirme libre volando por los aires.- le contó, para luego mirarlo con curiosidad.- Aparte del Quidditch, ¿qué otra cosa te gusta mucho?.- le preguntó mirándolo con ojos expectantes.

Off rol: Lamento la demora de mi post, no es que me haya olvidado o lo haya dejado de lado, para nada, porque me gusta muchito <3 Es sólo que me fuí de vacaciones y tomé una ausencia de tres semanas jiji pero ya he vuelto recargada de energía y con muuuchas ganas de rolear jiji abrazote enorme <3
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Jue Mar 21, 2019 8:09 pm

Mantuve una sonrisa en el rostro, ¡hasta me dolían las mejillas! Pero me sentía a gusto, Dorcas me estaba mostrando una cara que no conocía y me arrepentía cada segundo de no haber hablado con ella antes. Lejos de que no era el mejor conversador con las chicas, tenía a Danielle cubriendo su espalda, estaba seguro que si intentaba acercarme a ella cuando mi archienemiga número uno estuviera cerca me lanzaría lejos muuuuuy lejos.

Bueno, te invitaría a volar conmigo pero como te darás cuenta no hay manera —coloqué mis manos a los costados ligeramente doblados y negué lentamente. Tal vez otro día.

No sé como pero podría jurar por mi vida que vi como le cambiaban los ojos, parecía que brillaban como los dibujos animados. Me dio risa compararla con uno de esos dibujos en donde tienen los ojos enormes y sus reacciones eran un poco exageradas. Cuando abrió el libro no pude evitar alargar mi cuello hasta que me dolió para ver las palabras arremolinadas en párrafos que no estaba seguro de leer algún día. ¿O sí? Bueno, mi madre decía que nunca debería decir nunca.

Yo no era tan brillante, no hacía falta que me lo recordaran, así que me costó trabajo entender la frase que me leyó. Entendía que no debería elegir algo, en éste caso un camino, solo porque se veía menos atractivo que otros. Quizá el correcto era ese que parecía sacado de una película de terror. Eso me gustaba, al menos eso entendí. Me daba pena admitir frente a ella mi intento por entender lo que dijo, no tenía mucha ciencia. Cuando me preguntó si era bonito de nuevo no me pude contener, a éstas alturas otra chica ya me habría dado un sopapo y me hubiese dejado ahí.

¿Yo? Sí, claro — empecé a reír mientras movía la mano —. Lo siento, lo siento. No pude evitarlo — le guiñé el ojo, por alguna razón que no lograba comprender no quería que pensara mal de mí, que pensara que después de animarla a seguir hablándome del libro no puse atención —. ¡Entiendo lo que dices! Yo hago eso con las películas, me regreso lo más que puedo hasta que vuelvo al principio para no llegar al final, aunque me emociona igual — volví a mirar el libro recordando el título. Iba a leerlo, me lo prometí a mí mismo, y podríamos hablar de él. Aunque eso significara que necesitaría un diccionario a un lado —. Esperaré ansioso a que me lo cuentes — y le daría la sorpresa de que también lo leí o al menos lo empecé. Alcé los brazos a modo de victoria.

No funcionó el mirarla como cachorro, no me dio de nuevo el alfajor pero prometió que me lo devolvería cuando estuviera bien. ¿Eso significaba que un encuentro lejos de los inquisidores ojos del trol Maxwell se daría? ¡Pues claro, Kenny! Hablarían del libro. Si pudiera me habría dado un golpe en la cara con toda la palma y bien fuerte.

Me animé a seguirle el juego cuando comenzó a gritar. De haber podido hasta me hubiese levantado y dado piruetas a su alrededor. La imité y lancé vítores para el equipo que no estaba presente, por cierto, y para mí, ¡por supuesto!

Tengo que reconocer que me sentí mal cuando vi su cara de preocupación. Debía anotar mentalmente a no hacer bromas pesadas en momentos delicados, pero es que no me gustaba ver la cara de las personas como si se hubiese muerto alguien. Especialmente en ella. Le mostré un poco mi lengua mientras acomodaba mis brazos debajo de la nuca para darme apoyo.

Digamos que soy cliente recurrente de ese lugar, tengo hasta pase exclusivo a la mejor camilla de todas — bromeé aunque era el segundo lugar en donde más estaba, el primero era el campo de quidditch —. Estaré bien, creo que tengo los huesos completos así que con eso basta — asentí con una sonrisa mientras volvía la vista al cielo.

Juro por las barbas de Merlín  que la confesión me hizo mirarla detenidamente. ¡Ella me contaba algo íntimo! Bueno, no sabía que tan íntimo porque quizá sus amigas lo sabrían, pero pensar en que lo compartía conmigo que antes no hablábamos más que lo necesario me hacía sentir extraño, especial quizá. Creo que le caí bien pese a mis malas bromas. Nuestras miradas se encontraron pero lejos de sentirme incómodo me sentí en confianza, como si hubiese estado esperando por alguien con quien compartir cosas que con mis amigos no lo hacía.

Cuando tenga una escoba puedes volar conmigo — ofrecí al final esperando no ser muy imprudente y yo era bastante imprudente.  No quería cortar lo que sentía mirándola pero al final algo en mi interior me obligó a hacerlo. En otro momento y con otra chica habría bromeado con que ella me gustaba, a veces se me daba hacerme el interesante pero con ella simplemente no pude, así que no me anduve por las ramas y contesté de manera directa — Las plantas, me gusta mucho la herbología. ¡Y soy el mejor ahí! Que nadie diga lo contrario — exclamé dejándome llevar por la sensación de competitividad que había en mí.


FDR: ¡Ay! Yo tampoco me había olvidado pero me fui también de vacaciones y mi conexión al foro fue muy limitada. ¡Pero aquí estoy al fin! Con la pila renovada y todo. Abrazo <3
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Dorcas Meadowes el Jue Mar 28, 2019 6:38 pm

Dorcas negó con la cabeza y movió su mano en dirección al castaño cuando este le dijo que la invitaría a volar junto a él si no fuera por el accidente que había tenido su escoba. La tejona lo dejó pasar ya que por más que en la actualidad pudiera ver con más de gracia sus días junto a la escoba, creía que aún no tenía al cien por ciento superado sus múltiples caídas y frases de la profesora que le decía literalmente que aquel rubro de la magia no era lo suyo, y se lo repitió tantas veces, que la pequeña rubia terminó por creerselo.

Pero para su fortuna se cambió de tema y uno al que Dorcas amaba profundamente, que era hablar del fantástico e incomparable mundo de los libros. La atención del chico le causó asombro y alegría al mismo tiempo, ya que no todos la invitaban no solo a hablar del libro que actualmente estuviese leyendo sino que además pedirle una frase que le gustara mucho de el. Es por eso que cuando el hufflepuff le pidió aquello sintió la emoción que siente un niño de seis años en la mañana de navidad, donde era tantatanta que irradiaba un halo de luz a su alrededor. Buscó entre las páginas hasta que pilló una que le gustó mucho cuando la leyó y que hoy quiso compartir con su compañero de casa. Le leyó la frase pausadamente, mientras en su cabeza se iban formando imágenes muy nítidas, es que la imaginación de Dorcas es muy grande, ya que ha sido alimentada durante años de innumerables libros de acción, historia, comedia, y aventuras.

La rubia ladeó la cabeza y arrugó la nariz levemente, sin entender a la primera las palabras del castaño, hasta que este se retractó enseguida y tras el guiño de ojo que le dedicó Dorcas comprendió el juego de palabras que había hecho.— Oh, no había comprendido el...— movió sus manitas como explicando el juego que había hecho.— Olvidalo, es que soy media lenta para comprender esas cosas.— confesó algo avergonzada. Es que ella era una amebita para todas esas cosas, hasta las más mínimas como esa, ella o no las entendía o no sabía como reaccionar. — Con películas no lo he hecho ¿Con cuáles lo has hecho tú?.— preguntó curiosa, es que le gustaba ir conociendo a las personas por sus gustos, ya que hablaba mucho de ellos.— Creo que un par de días me lo terminaré, ahí iré en tu búsqueda.— le dijo ofreciéndole una dulce sonrisa.

De ahí vinieron nuevos descubrimientos y risas por monton gritando efervescentemente por los tejones hasta que la hora de la verdad llegó. Y con toda la calma aparente, ya que por dentro era un atado de nervios Dorcas prosiguió a convocar un episkey en la zona que Kenneth le informó que sentía dañada. Reunió fuerzas y seguridad del aire y lo hizo. Pegó un gran salto al ver como el mago comenzaba a gritar pensando lo peor, y que en vez de reparar sus costillas las había derretido, pero luego al ver y escuchar la risa del travieso hufflepuff su corazón volvió a su lugar.

¿De verdad? — preguntó asombrada Dorcas al escuchar decirle que él era una cliente habitual de la enfermería, y no pudo evitar sentir una leve escalofrío recorrerle la columna, ya que a ella no le gustaba nada ir para allá si es que ella era la enferma, muy diferente era si es que iba a ayudar o aprender, ahí el lugar se transformaba en algo mucho más bonito.— Yo creo que ido solo un par de veces, una de ellas fue por una caída en escoba, y otra por una broma pesada de unos slytherin.— chasqueó la lengua al recordarlo, y se encogió de hombros restándole importancia, es que jamás ha sido una chica muy rencorosa.

Y de pronto, tras esos minutos llenos de risas, reflexiones, frases de libros y hasta sanación de una costilla llegó el señor silencio, y con el una reflexión que casi se le escapó de la boca a la tejona, quien se encontraba abrazandose la piernas con mirada perdida en el campo Quidditch. Y cuando escuchó las palabras del castaño volteo su cabeza y clavó su mirada en la de el para negar con su cabeza.— ¡Oh! no, no, no, no te preocupes. Digo, que pues bueno...que yo no sirvo para andar en escoba ¿sabes? Eso me quedó muy claro en primero. ¿Me gustaría poder hacerlo? Claro que sí, pero una cosa es querer  y otra es poder ¿no? Hay gente que es buena volando...— movió su cabeza para señalarlo.— ...y estoy yo, que soy buena para...— arrugó la nariz pensativa.— ...¡Leer libros!— terminó por decir junto a una mueca graciosa. Y quizás para la mayoría de la gente su don era muy aburrida en comparación a los jugadores de Quidditch pero hasta el momento a ella le había ido muy bien allí, y se sentía muy cómoda. Aunque en el fondo sabía muy bien que su falta de seguridad y valentía eran las únicas causantes de que ella jamás se hubiera vuelto a subir a una escoba, y sus capacidades no tenían nada que ver en ello.

¡Oh! Es que la herbología es algo muy bonito y entretenido.— le comentó sonriente, y de pronto abrió los ojos como si acabara de recordar algo.— De hecho justo ando hoy con mi...— hizo una pausa para buscar algo dentro de su bolso, y cuando lo pilló sacó un cuaderno de cuero con gran volumen—...Herbario, chachaaan.— sonó como cual mago muggle presentando a un conejo salir de un gorro— Lo comence ha hacer en segundo, me sirve mucho para pociones, ya que tengo anotadas las funciones de cada planta, o flor, para que pocion sirve y esas cosas.— le comentó.

No sabía muy bien por qué le estaba contando todas esas cosas al hufflepuff, pero Dorcas se estaba sintiendo tan a gusto que  dejaba su cabeza a un lado y simplemente se dedicó a pasar un buen rato junto a su compañero de casa.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 14.560
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428

Kenneth Hurley el Vie Mar 29, 2019 4:59 pm

Era la primera vez que una chica no entendía mi broma, me hizo más gracia pero lo dejé pasar. No presionaría que entendiera el doble sentido en mis palabras. Igual era más interesante la plática acerca de libros y películas, aunque yo no supiera nada de libros, me parecía que ella sí sabría acerca de películas y de ahí podríamos seguir pero no quería dejar de escucharla.

¡Star Wars! — respondí de inmediato alzando las manos y luego colocar mi mano en lo alto como si trajera una espada láser. Y sí tenía una en casa, hacía sonido, brillaba y yo me sentía realizado, como si no hubiese nada mejor en el mundo. Claro, luego descubrí que tenía magia, magia de verdad y todo mi mundo cambió —. No puedo mirar el final sin sentirme mal por Anakin, Luke, Chewbaca... — recordar como me ponía al ver las escenas me hacía sentir mal. Como creí con ellos, para mí, eran como mis mejores amigos —. ¿Las has visto? — pregunté después de considerar que quizá ella no había visto las películas —. ¡Vaaaale! Te estaré esperando, sabes en donde encontrarme — bromeé de forma tonta. Claro que sabría en donde encontrarme, estábamos en la misma casa y en consecuencia podíamos vernos en la sala común. Solo si Danielle no andaba cerca.

Pensar en que ella también había sido víctima de los Slytherin me hizo querer ir a golpearlos. Cinco años aquí y no podía entender como es que se metían con los demás, deberíamos juntarnos todos y obligarlos a que se comportaran como se supone deberían hacerlo. Me asombraba, sobre todo, porque la mayoría venía de familias acomodadas, como Rocko, y deberían estar bien portados. Al menos ese era mi entender. De pronto pensar en que Rocko hubiese podido ser el causante de la lesión de Dorcas me hizo querer ir a darle un par de puñetazos limpios. ¿Magia? No, gracias, yo sabía meter las manos en esos casos.

No dije nada. Planearía alguna broma para los Slytherin como venganza por lo que sea que le hayan hecho a mi sanadora. Terminé acomodándome frente a ella cuando quería darme explicaciones del por qué no subiría conmigo a la escoba. ¿Me veía tan poco confiable? Negué al tiempo que alargaba mi mano y le daba un golpecillo en la frente.

Prometo que no te caerás — le ofrecí mi meñique y al no saber si entendería la referencia hice que su meñique se entrelazara con el mío —. Es una promesa de Hufflepuff y esas no se rompen jamás de los jamases — aclaré luego de mover nuestros dedos y soltarlo lento.

Me pilló por sorpresa ver que sacaba aquél cuaderno. ¿Qué tanto traía consigo? Bueno, sabía que no debería asombrarme pero me habían dicho una vez que las personas no deberían perder la capacidad de asombrarse. Lo estaba haciendo bien, ¿no?

¡Woooooow! — mi asombro era real. Yo tenía un cuaderno similar, no tan bonito y organizado como el de ella pero lo tenía. A mí me ayudaba a dar respuestas correctas en herbología o hacer alguna tarea para pociones, que no se me daban tan bien pero me ayudaba saber que planta o no usar, el resultado no era el deseado pero bueno...podría haber sido peor —. Eres muy detallista — me asombré de todo lo que tenía anotado, yo tardaba en resolver los jeroglíficos que era mi letra en ocasiones. Me quedé quieto leyendo sus páginas —. Pero mira nada más, vas más adelantada que los demás — señalé al encontrarme con las notas que hizo sobre la tentácula venenosa. Yo la conocía porque me había leído todos los libros de herbología, al ser la única materia que se me daba bien entonces tuve que meterme de lleno en el estudio.

Continué admirándome por sus notas que ni siquiera noté cuando se hizo tarde. Debíamos volver. Tomé el cuaderno y comencé a caminar siguiéndola lo mejor que podía mirándola por el rabillo del ojo para no perderme o hacerme daño de camino al comedor. Una vez ahí le entregué sus notas sintiéndome orgulloso de saber que había entendido todo cuanto estaba ahí escrito.

Principios 6to | Mediados Septiembre | Gran Comedor

Habían pasado muchos meses desde que me prometí que haría aquella broma a los chicos, incluso podría decir que no tenía edad para hacer bromas como la que estaba pensando hacer pero no era culpa mía. No solo era por Dorcas. A finales del semestre pasado metieron a Clyde en problemas por haber estado en el sitio equivocado en el momento incorrecto. ¡Malditos estirados!

Compré todas las grageas que pude durante cinco meses y las hice polvo. Me metí a la cocina y con ayuda de mi amigo elfo Eru, no sabía si se llamaba o no Eru pero me gustaba más que el complicado que tenía, lo mezclamos con la comida que les servirían. ¡Hasta en eso eran unos delicados! También me hice de una bomba explosiva, esa la guardaría para el gran final y la dedicaría a mi querido primo, que no se dijera que no lo quería.

Esa mañana, como nunca en la vida, me levanté temprano y me dirigí al gran comedor solo para asegurarme que nadie más que los Slytherin probaran del delicioso manjar que había preparado para ellos. Me senté solo hasta la esquina, bajo la mesa froté mis manos y sonreí al ver como el banquete daba inicio. Ni siquiera se lo esperaban. Tomé un vaso que se llenó al instante con zumo de calabaza y lo bebí de golpe.

Rocko y compañía no tardaron en llegar, poco a poco fueron llenando la mesa y comenzaron a comer.

No puedo ni describir mi risa al ver las caras que hacían conforme mascaban. Intenté controlarme pero cuando las risas comenzaron a inundar el comedor no pude más que soltarme a reír. Ahora tenía que encantar bomba explosiva para hacerla caer en el vaso de Rocko, ya sabía yo que no comería, no delante de todos al menos. Saqué mi varita y por la confusión creada nadie me vería. Comencé a hacerla volar desde mi sitio hasta la mesa de los Slytherin que continuaban doblándose y corriendo al baño para vomitar.

Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : (FB) Just a bad day | Dorcas Meadowes XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 7.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 165
Puntos : 111
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.