Situación Actual
8º-14º
19 abril -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ALEXANDER CASTLEMAINE pj destacado
ABIGAIL T. MCDOWELL Miss Ironías
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Just let it out // Freya Howll

Gwendoline Edevane el Sáb Ene 19, 2019 3:34 am

Just let it out // Freya Howll CPTPmOA
Viernes 18 de enero, 2019 || New Armouries Cafe, Torre de Londres || 12:37 horas || Atuendo de Gwen

El viernes día dieciocho de enero, Gwendoline se despertó apenas cinco minutos antes de que sonara el despertador. Sam dormía profundamente junto a ella, y lo primero que la morena vio al abrir sus ojos fue el rostro de su chica. Curvando los labios en una sonrisa, la mestiza contempló el rostro del ángel rubio que tenía a escasos centímetros de ella y pensó que no existía visión más bonita en el mundo que aquella chica. No pudo evitar acariciar su pelo, enredarlo entre sus dedos, apartarlo de su rostro y pasarlo por detrás de su oreja.

Con sumo cuidado, la morena se giró en la cama y alargó el brazo para tomar el teléfono móvil de la mesita de noche. Apagó la alarma del dispositivo antes de volver a dejarlo en su sitio, y entonces volvió a girarse para encararla. Se permitió aquellos pocos minutos que había ganado adelantándose al despertador para observar cómo dormía. Y, como cada mañana que se despertaba a su lado, se preguntó qué habría de malo si mandara todo al infierno y se quedara en la cama con ella.

Pero su raciocinio, como siempre, se impuso, y se contentó con besar su frente, susurrarle un ‘Te quiero’, y ponerse en marcha para hacer frente al último día de la semana.


Ministerio de Magia Británico
Departamento de accidentes y catástrofes mágicas - 9:37 de la mañana

Llevaba apenas cuarenta minutos sentada ante el escritorio de su despacho, repasando una pila de pergaminos que parecía no tener fin, cuando el Ministerio recibió un aviso: ‘algo’ había sido avistado en las proximidades de la Torre de Londres, y varios muggles lo habían presenciado. ¿Y qué era ese algo? Los informes simplemente hablaban de una especie de sombra, la cual podía ser muchísimas cosas. Una rápida visita al Departamento de control y regulación de criaturas mágicas le había aclarado que muy probablemente se tratara de un lethifold o alguna criatura similar.

Al regresar al departamento, y dada la gravedad del asunto, Gwendoline movilizó a todo el mundo: había que realizar un control de daños cuanto antes, aunque resultaría muy difícil. ¿Que por qué? Pues porque a aquellas alturas, Twitter ya estaba plagada de vídeos y testigos presenciales de la escena. Así que desmemorizar no era una opción en lo más mínimo.

—Habrá que inventarse una buena excusa para esto...—Dijo Gwendoline, de pie frente a los demás empleados de la oficina de desmemorizadores, mientras volvía a ver el polémico vídeo, uno de tantos: una criatura con un aspecto similar al de una manta oscura se internaba en la Torre de Londres a través de una de sus ventanas.—Supongo que habrá que hacer pasar esto por una campaña publicitaria para una película o algo por el estilo.—Meditó, mordiéndose el labio inferior.

La directora de la oficina puso las órdenes sobre la mesa y asignó a cada uno su tarea. Incluso ella se personaría en el lugar, pero no lo haría sola, ni mucho menos: Freya Howll iría con ella.

—Enhorabuena, Freya:—Le dijo con una leve sonrisa.—ha surgido una oportunidad para que veas de primera mano cómo es el trabajo de campo en este departamento. ¿Me echas una mano? Me vendrá bien tu ayuda mientras los del Departamento de regulación y control de criaturas mágicas se encargan del problema.

Ambas brujas, universitaria y directora, habían alcanzado un punto en que se llevaban bastante bien. Quizás no fueran amigas, pero a Gwen le caía bien Freya. Había probado ser eficiente y trabajadora, a pesar de todas sus circunstancias personales, y lo cierto era que tenía madera para convertirse en empleada del departamento al terminar sus prácticas. Gwen, por lo menos, tenía intención de recomendar que se la contratase, si ese era su deseo.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.236
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1070
Puntos : 634
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Freya Howll el Sáb Ene 26, 2019 7:36 pm

Estoy pujando, rodeada por dos doctores y un par de pasantes. No encuentro a Dante, me altero. — ¿Dónde está Dante? El prometió estar a mi lado para el nacimiento. — Piden, de manera insistente,  que solo intente pujar y no piense en ajenos, que ellos resolverán cualquier dificultad que ocurra porque es su trabajo. Nadie me acompaña, ni agarra mi mano como en las películas que ve mi abuela por la tarde, no conozco a nadie de esta sala. ¿Dónde están todos? ¿Cómo llegué sola aquí? Una punzada de dolor recorre un punto de mi espalda hasta mi vientre, el dolor comienza a intensificarse. Como si recién ahora fuese consciente de la labor de parto. El sudor recorre mi frente, me siento asqueada de estar tan sudorosa. Hago una mueca mientras mi respiración se va perdiendo, me exigen que respire hondo. Otra punzada me alcanza y los cuchicheos cobran vida. Tampoco hay alguien que me distraiga para que no preste atención a los murmullos de los profesionales. Y es que encontraron un problema, vuelven a pedir que puje. Yo lo hago.

Llego a un punto que siento que va todo tan rápido que me olvido del dolor que sentía hacía minutos. Hago lo que me dicen, percibo una liberación. ¿Por qué todos están callados? ¿Por qué mi bebé no llora? ¿Mi bebé está bien? Comienzo a angustiarme cuando veo que lo rodean, no puedo siquiera verlo por primera vez.

— ¿Qué sucede? —Las lágrimas caen y me niego a darle la razón a mis pensamientos más oscuros. —Por favor, llora— murmuro intentando moverme de la camilla, intentando ver el rostro de mi bebé. Los doctores piden mantener la calma y todos se transportan de un lado al otro. La siguiente frase, me desarma y mi grito le responde. —Lo estamos perdiendo. ¡Se muere!— vocifera una de las pasantes sin sutileza alguna.

Las lágrimas, el dolor y mis sollozos me despiertan.

Mi mano, instantáneamente, corre a mi boca acallándome. Intento calmarme mientras mis dientes muerden la piel de mi mano. Las lágrimas no se detienen.  No quiero alertar a nadie, faltan dos horas para que vaya a trabajar aunque todos intenten persuadirme de pedir una licencia. Me niego a darle la victoria a ese hijo de puta que me arrebató a mi bebé.

Transcurren las horas necesarias para que me vaya, últimamente paso tiempo en la casa de Dante o en la casa de mis abuelos. Como puedo, evito preocupar a alguno de ellos con mis sentimientos. Siento que todos están esperando a que explote frente a ellos, o Skadi.

— ¿Ya te vas? — cuestiona mi hermana viéndome con nerviosismo.

—Sí, me esperan en el trabajo. Si necesitas algo, ya sabes con quienes comunicarte. —le recuerdo mientras salgo del departamento, sin antes darle un beso en la frente.  

Ministerio de Magia Británico
Departamento de accidentes y catástrofes mágicas


Sostengo una taza de café con una mano mientras la otra abotona mi abrigo. Comienzo a enlistar, en mi mente, todas aquellas tareas que deberían resolverse este mismo día. Estoy negada a atestarme de situaciones mundanas. Con ello se  alertarían los de mí alrededor y tratarían –por décima vez en el mes- hablar sobre lo sucedido y sería una conversación de nunca acabar.

Y cuando algún sentimiento doloroso se inmiscuía entre mis pensamientos, desechaba mi hilo con amargura. Estaba más que dispuesta a olvidarlo todo y pedía a Merlín que me escuchase para que al día siguiente me levantase con aquellos fragmentos olvidados. Recordarlo  solo provocaría que mi parte más sensible salga a flote. No quería llorar más, me negaba.

Han pasado meses y siento que he atravesado años difíciles, apagándome a la par del transcurso del tiempo.

Me inquieto al sentir el movimiento a mí alrededor. Algo ha ocurrido en el mundo muggle, se avistó cerca de la Torre de Londres una presencia. Espero indicaciones y estas llegan de la propia Gwendoline Edevane. Sonrío. —Estaría más que agradecida por la oportunidad. —respondo dejando de lado el café a medio terminar, ya frío e insulso. No tuve mucho tiempo para ausentarme del trabajo, y si me hubiesen obligado a tomarme más días podría haberme vuelto demente. Mi mente necesitaba entretenerse en trabajo o en textos para la universidad, verdaderamente lo necesitaba.

Con Gwendoline, no nos distrajimos con más y nos dirigimos a la escena de los disturbios. Según mi móvil, Twitter estaba repleto de vídeos sobre la tal sombra ocasionando teorías. Una más descabellada que la otra. Hasta habían mencionado sobre una posible invasión de reptilianos que terminaría con la era del hombre. Internet te otorgaba herramientas como también una dosis de delirios. Mis dedos rápidos dieron con la aplicación de Instagram. Conocidos de Londres haciendo historias contando su propio testimonio, todo el suceso volviéndose el viral del año. Y este recién comenzaba.

—Hey, te conozco. — nos detuvimos de imprevisto ante una joven que se había dirigido hacia mí. —Eres Denisse, la modelo. — dijo con una sonrisa que pronto se disolvió dándonos a conocer una mueca de incertidumbre. — ¿Es cierto lo que dicen los rumores? ¿Estás embarazada? —cuestionó intentando distinguir sobre mi atuendo algún indicio.  

—No, nunca estuve embarazada. — corté abruptamente la conversación. —Si nos permites, estamos apuradas. Que tengas un hermoso día. — mis labios se curvaron fingiendo una sonrisa. Mis piernas, como si intentaran huir, se movilizaron para alejarme de las dudas. Ante todo debía conservar las apariencias.


ATUENDO:
Just let it out // Freya Howll G0bmy5-l-610x610-coat-fashion+week+2017-sara+sampaio-model+duty-streetstyle-winter+outfits-winter+coat
Freya Howll
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Tumblr_inline_ok2hybM4qq1td28xc_500
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 10.552
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 146
Puntos : 56
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Gwendoline Edevane el Lun Ene 28, 2019 12:44 am

La Torre de Londres. Lugar emblemático de la capital inglesa, como tantos otros, y salpicado por una leyenda negra que se remontaba a varios siglos atrás.

En un pasado remoto, había albergado entre sus muros una prisión, y si bien en la actualidad no era otra cosa que una atracción turística, no eran pocos los rumores que se escuchaban acerca de ‘actividad paranormal’ en su interior.

Por supuesto, para los magos aquello no tenía nada de paranormal: los fantasmas existían, y todos sabían que la Torre albergaba a varios de ellos. La única diferencia radicaba en que los muggles no eran tan sensibles a su presencia como los seres mágicos, por lo que en rara ocasión eran capaces de presenciar la aparición de un fantasma. Eso no había impedido a aquellos más traviesos—en su mayoría niños—aparecerse en fotografías tomadas dentro del monumento, aterrorizando a los visitantes.

Gwendoline sabía que aquel lethifold sería la comidilla de internet durante las próximas semanas, pues la realidad era que hacer un control de daños en aquella época, plagada de teléfonos móviles, cámaras de vídeo, y redes sociales, era imposible. La información ya había recorrido medio mundo cuando el Ministerio se enteraba de aquellas cosas. Y en casos así… sólo quedaba desmentirlo todo. De eso se encargarían otros compañeros.


***

La labor de Freya y Gwendoline aquel día era recoger testimonios, modificar algunas memorias, y sobre todo, convertir aquello en un bulo, o en una campaña publicitaria muy agresiva y original. Podía parecer muy complicado, pero en realidad no lo era tanto: si conseguían identificar al menos a tres o cuatro muggles que hubieran grabado escenas de aquel lethifold, lo único que tendrían que hacer sería ‘convencerlos’ de que sus vídeos eran editados. O, si decidían optar por la campaña publicitaria, convencerlos de que estaban compinchados para difundir esos vídeos.

Así se lo explicaba a Freya mientras caminaban, tras haberse aparecido en un callejón de las proximidades de la Torre.

—Será muy sencillo: identificaremos a los testigos que hayan grabado algo relacionado con el incidente, y tomaremos nota de sus datos personales. Podemos hacernos pasar por agentes de policía de paisano, aunque en lo personal me gusta más fingir que soy periodista. A la gente le gusta más ser entrevistada que ser interrogada por la policía.—Esbozó una leve sonrisa divertida, pues había dicho una gran verdad.—Una vez tengamos los datos que necesitemos, les agradeceremos su ayuda, y quedaremos con enviar a alguien a ‘entrevistarlos’. Y ahí será cuando se modifiquen sus memorias según la excusa que decidamos ofrecer para el suceso. Es más sencillo de lo que parece.

Entonces, una joven viandante llamó la atención de Gwendoline y ésta se detuvo. La desconocida no se dirigía a ella, sino a Freya. La llamó ‘Denisse’, y dijo que se trataba de una modelo, a lo que Gwendoline frunció el ceño. ¿Tenía como becaria a una modelo y nadie se lo había dicho? Curiosidades de la vida.

Lo que ya no era tanta curiosidad fue la mención del embarazo de Freya. Gwendoline sabía de buena tinta que esa chica había estado embarazada: lo había visto con sus propios ojos, habían hablado de ello, y también había olido sus vómitos, por desgracia. No había sido el mejor comienzo entre las dos, pero a pesar de todo habían conseguido trabar una buena relación.

Sin embargo, Freya no parecía dispuesta a hablar de ello con una fan. Gwendoline lo comprendía, especialmente si, como sugería aquella conversación, era famosa. Los chismes entre famosas enseguida llegaban a la prensa.

—¿Una fan?—Preguntó con curiosidad Gwendoline, con una leve sonrisa. No había tratado con Freya el tema del embarazo, pero supo por la manera de alejarse de la curiosa que muy probablemente no le apetecía hablar de ello.—No tenía ni idea de que conocía a una famosa.—Bromeó, fingiendo diversión.

Y es que Gwendoline no era del tipo de jefa que se dedicaba a stalkear las vidas privadas de sus empleados, becarios o compañeros de trabajo. Creía firmemente que la vida dentro del trabajo era una cosa, y la vida fuera era otra. Y que ninguna debería influir sobre la otra.

Claro que eso lo pensaba la persona que tenía muchos ‘esqueletos’ dentro del armario. Si empezaran a salir a la luz, tenía muy claro que su vida laboral—y su vida en libertad, ya de paso—se acabaría.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.236
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1070
Puntos : 634
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Freya Howll el Sáb Feb 16, 2019 5:51 pm

Por supuesto, la gente es propensa a correr despavorida cuando se encuentra con la policía con tal de no testificar. — agregué con un toque de gracia. No era del todo ajena que hace unos años había tenido un encontronazo con la justicia por culpa de otro alumno de Hogwarts. Si de por si  era extraño cruzarte con un compañero en el amplio Londres, yo tuve la suerte de encontrar dos. Y un cerdo, acompañante de uno de ellos. Era una buena anécdota para contar en un futuro pero en ese entonces solo quería regresar a mi casa. No había ni un ápice de gracia tener tu trasero en una celda, mucho menos siendo mujer donde babosos miraban tus piernas con silbidos de fondo. Y claro, para agregarle a la ecuación: Ian siendo el problemático chico que insulta tu presencia por hacer lo mismo que él, follar. Aunque debía admitir que había cambiado, hemos cambiado. — Quiero creer que es por el miedo de ser incriminados como culpables del delito y no por ser verdaderamente malhechores. Espero. — levemente esperanzada de que así fuese permití que saliesen de mis labios aquellas palabras. — Acepto gustosa ser periodista por un día, mi sueño de toda la vida cumplido. — intentando bromear para aligerar el ambiente aunque esto no sea necesario. Con Gwendoline es sencillo trabajar, no es la típica jefa exigente que te someterá a su látigo para que le lamas sus tacones mientras se regodea de que eres inferior. Todo lo contrario aunque ni tanto, tampoco se la puede definir como indulgente a pesar de la empatía que posee, no es tonta.

No era de extrañar que, en más de una ocasión, fuese interceptada por algún fanático de la moda reconociéndome. Aunque no quita que me sorprendiese en el minuto que sucedía aún más si había estado desaparecida de las campañas. Siempre era amable con ellos, no tenía problemas de interactuar exceptuando unos casos: aquellos babosos que intentaban llevarme a su cama, las que creían que por ser modelo era una arpía ansiosa por meterme en los pantalones de algún millonario, esos que piensan que seré prepotente y arrogante como cualquier rica mimada, entre otros.

Instantáneamente, mis labios se curvaron en un gesto amable para que continuase hablando.  “Denisse Howll” era el nombre registrado por documentos muggles. Los cuales estaban dando vueltas dentro del bolso que llevaba encima.

Mis labios se entreabrieron donde un cúmulo de emociones quería emerger de una manera poco grata. Los rumores. Malditos eran los rumores que corrían más rápidos que la luz. ¿La gente realmente se sentía satisfecha en divulgar información sea o no cierta? Parecía que sí. —Disculpa entonces…- murmuró desilusionada la niña. Por una parte, llegué a sentirme culpable la frialdad cortante de la respuesta pero no me arrepentía.

No te disculpes, los rumores son simplemente eso: rumores. — añadí para despedirnos y no alargar más la conversación.  Poco a poco, la inquietud se fue disipando y agradecía a quién sea por el alivio que me invadía en su reemplazo al alejarme unos cuantos metros.

Perdón por lo de antes. — me disculpé de inmediato suspirando disimuladamente.  — No lo mencioné en la entrevista porque no creí que fuese de importancia. No es como si continuase con el modelaje. — mis dedos corrieron un mechón de cabello para ubicarlo detrás de mí oreja, un gesto nervioso. Volteé a ver a mi jefa, no sabría la reacción que tendría, sin perder el rumbo de nuestros pasos.

A los dieciséis comencé modelando pijamas. La curiosidad me había dominado y con permiso de mis tutores terminé en una agencia que vio en mí el potencial. Después de un año estaba en campañas de lencería y en una que otra pasarela. — relaté recordando los tiempos de pocas preocupaciones. Nada de padres maniáticos en busca de venganza, hermanas por rescatar, vómitos por un bebé no deseado, discusiones sobre mi salud mental con amigos, entre otras. — Seguí haciéndolo porque me gustaba, me gusta. Hasta que… — “me embaracé” completé mentalmente pero mis labios temblaban en la contemplación de la afirmación. Mantuve el silencio unos segundos hasta retomar como si no hubiese pasado nada. — Me hice medianamente famosa en esa época. Y llega a ser sorprendente lo que hacen las redes sociales en este mundo, gracias a ellas mi figura como modelo no ha muerto a pesar de las circunstancias. Espero que ese secretito no me haga perder el trabajo. — bromeé tanteando la situación aunque era claro que no tenía ánimos de fingir diversión. Sería realmente patético que perdiese el puesto de becaria por guardar un aspecto de mi vida.
Freya Howll
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Tumblr_inline_ok2hybM4qq1td28xc_500
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 10.552
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 146
Puntos : 56
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Gwendoline Edevane el Jue Feb 21, 2019 1:25 am

Gwendoline no era una experta en conducta humana, ni mucho menos, pero sí sabía una cosa o dos al respecto. En su trabajo, desde que era una simple empleada, había tenido que tratar con muggles casi a diario, y había aprendido ciertas cosas de ellos. Y si bien algunos eran bastante recelosos de la prensa, muchos otros—en especial personas mayores—estaban más que encantados de ser entrevistados. La morena suponía que se debía a una cierta ansia de protagonismo innata en todo ser humano, de sentirse importante.

Y sí, sin duda era importante que la policía se interesara por ti, pero por lo general lo era en el peor sentido de la palabra.

—Es posible.—Respondió a la hipótesis de Freya.—La policía suele significar problemas, y ese es un temor que tenemos muy arraigado: si una figura de autoridad se interesa por nosotras, nos preocupamos al momento. Hagamos hecho algo malo o no. Por eso nunca he creído en la efectividad del polígrafo ese que utilizan los muggles. Ese “detector de mentiras”.

Nunca había tenido ocasión de ver uno de esos ni de ser sometida a él, pero había escuchado que su uso se basaba en alteraciones del ritmo cardíaco, de la respiración, y otros signos de que una persona estaba nerviosa. El principal problema con dicha práctica era, ni más ni menos, que la gente podía ponerse nerviosa por cualquier motivo, no sólo por estar mintiendo.

Como podía ser el caso de Gwendoline, por ejemplo: nerviosa por naturaleza, estaba segura de que el polígrafo detectaría los inequívocos signos de que enmascaraba sus nervios a diario bajo una fachada de confianza en sí misma.

Entonces, tuvo lugar un encuentro de lo más curioso: una joven detuvo a Freya y le preguntó si era ‘Denisse’, asunto que desde luego llamó la atención de la morena. Prestó atención a la breve conversación entre ambas chicas, hasta que la que las había parado en primer lugar se marchó con una clara decepción dibujada en el rostro.

Fruto de la misma curiosidad que la había llevado a escuchar—aunque tampoco es que hubiera podido evitarlo, debido a la cercanía con ambas mujeres—, Gwen preguntó si se trataba de una fan. Y Freya se lo explicó.

Al parecer, la joven Howll era—o había sido, mejor dicho—modelo en redes sociales, lo cual a Gwen le resultó tremendamente curioso. Tan poco activa era en las suyas que ni se le pasaba por la cabeza buscar a sus empleados o compañeros. De hacerlo, por lo visto, se llevaría más de una sorpresa.

—No te va a causar ningún tipo de problemas, descuida.—Dijo Gwendoline con una leve sonrisa.—Todo el mundo tiene derecho a su vida personal, y mientras ésta no interfiera con el trabajo, estaremos bien.—Pese a sus palabras, ella había sido siempre comprensiva con los horarios de la joven universitaria. Así que no iba a preocuparse por lo que hacía o dejaba de hacer en redes sociales, siempre y cuando no fuera airear secretos del mundo mágico.—¿Y dices que lo has dejado? Quizás te parezca una indiscreción, pero… ¿por qué no lo retomas, si te gusta?

No pretendía meterse en los asuntos privados de Freya, ni mucho menos, pero creía que tenían suficiente confianza como para hablar de aquello. A fin de cuentas, llevaban ya un tiempo trabajando juntas.

Sin embargo, Gwendoline no podía evitar pensar que se metía donde no la llamaban.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.236
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1070
Puntos : 634
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Freya Howll el Dom Mar 03, 2019 8:02 pm

Agradecía no caer en la categoría de mago ignorante en lo referente al mundo muggle. De ser todavía Robert Pendragon mi tutor, poco podría decir en estas circunstancias por la repugnancia que destilaba al escuchar progresos ajenos a su pureza de sangre. “Mente cerrada” predominaría entre los comentarios a espaldas mías y la desgracia recorrería mi día de principio a fin. Que mis abuelos se hiciesen cargo –y me creyesen en su momento- mejoró mi calidad de vida como de conocimientos. También, entrometerme entre las pasarelas como en campañas había dado un gran resultado. Por una parte, entrometerme en las redes sociales como trazar mentiras en conversaciones se había vuelto cotidiano, desdibujar anécdotas personales para hacerlas pasar por cotidianeidades similares otro poco más.

No tengamos esa conversación sobre el polígrafo, es un objeto con el que estoy en desacuerdo. — mi cabeza se mueve armonizando una negación mientras una sonrisa huye entre mis labios. —Existen demasiados argumentos como para no fiarse de él y evitar que este se admita como prueba legal en juzgados. — aclarando el asunto. No había sido partícipe de ningún interrogatorio como espectadora en primera persona aunque mi curiosidad había sido quién me hizo dirigirme a investigar sobre el asunto acudiendo al maravilloso internet, del cual se regodeaban los muggles de poseer. Una estrellita dorada para ellos.

Ante las necesidades egoístas, el humano sabía sobrevivir. Desenvolverse de tal manera para evitar que ajenos se interesasen en uno marcándolo como sospechoso, ni hablar de aquellos que escapaban por poco tiempo por una cuestión de enfermedad mental la cual rebotaba en el polígrafo de una manera extraordinaria: no les afectaba la interpelación. Muchos casos, demasiada información, diferencias por multitud. Y para tantear muy por encima, existían los que su inestabilidad podía llevarlos a la horca de pasar por él, otros que no se alteraban y mentir como asesinar era el pan de cada día en su mesa.

Las pocas palabras sobre el artefacto se vieron interrumpidas, como nuestro caminar en Londres. Una joven demasiado confiada me había detenido, la prensa rosa nunca había llegado a mentir sobre mi persona en esta circunstancia. Con los fans tenía un carisma del cual adulaban, esta no era la excepción. Ni lo sería la próxima.
Mi semblante cambió por completo ante el cambio de tema. Había pasado por alto que las redes habían divulgado el rumor de mi embarazo – como el seguimiento por Las Vegas comentando que estaba siendo una zorra al verme en los brazos de más de un hombre, bastardos.- del cual no había hecho comunicado aún.

La inquietud fue desplazada, lentamente, pero en mi pecho sentía una opresión inevitable de obviar. Habían transcurrido meses, días, horas y el dolor no se marchaba, era presa de este. Y el sueño de esta mañana no terminaba de abandonar mi mente. Un escalofrío recorrió mi espina contaminándome de un frío abrazador.

Devolví la sonrisa. —No habrá interferencia alguna con el trabajo. De eso puedes estar segura. — no era mentira, estaba evitando cualquier artículo desmintiendo o afirmando rumores. Igual que los correos que pedían usar mi figura para su campaña. Mi boca no tenía un buen sabor, ahora estaría bueno retomar mi hábito de esconder el malestar con el líquido oscuro que abandoné al estar encinta. —No es precisamente indiscreción pero me gustaría hablarlo en lugar más tranquilo y privado, de ser posible. Claro que ahora o luego del trabajo, como gustes. — Mis palabras ante Gwendoline siempre eran acompañadas de cortesía. Uno nunca sabe cuándo alguien puede tener un mal día y descargarse con sus empleados. También, evitaba cualquier malentendido por tutearla demás, era mi jefa al fin del día. Existía una fina confianza para hablar más allá de los temas banales pero en un tiempo fui caracterizada por mi lengua afilada ganándome miradas contrariadas. Me decepcionaba a estas alturas morderla solo para no crear tergiversaciones.

Conozco una cafetería a dos cuadras, si te apetece. — añadí, acomodando el abrigo  porque enfermare no era una opción.
Freya Howll
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Tumblr_inline_ok2hybM4qq1td28xc_500
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 10.552
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 146
Puntos : 56
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Gwendoline Edevane el Mar Mar 05, 2019 10:09 pm

No era ningún secreto lo mal que Gwendoline, por norma general, se llevaba con la tecnología muggle: llevaba desde la universidad con el mismo portátil, que utilizaba únicamente para correo electrónico, un primitivo uso de Internet por medio del Explorer de Windows, y básicamente descargarse series, películas e imágenes de tortugas graciosas.

Y mejor no hablar de lo mucho que sus amistades habían batallado con ella para que se cambiara de teléfono móvil, decidiéndose finalmente por un iPhone 6s. Llevaba ya tres años con ese teléfono, y ya temía el inevitable momento en que tendría que cambiarlo por uno nuevo.

Sin embargo, lo que sí sabía hacer era buscar cosas en Google. Y cuando un tema le interesaba, hacía búsquedas muy exhaustivas. Era el caso del polígrafo, uno de los métodos de interrogatorio muggle que gozaban de más popularidad—por muy ineficaces e inexactos que hubieran probado ser—, así como el de otros medios muggles para obtener una confesión, como podían ser el famoso “suero de la verdad”.

Por cierto: el “suero de la verdad”, o tiopentato de sodio, era otro método poco fiable.

Le sorprendió que Freya supiera tanto del tema que hablaban, y no pudo evitar dedicarle una mirada curiosa y una sonrisa. Y es que siempre se sorprendía cuando alguien del mundo mágico sabía tanto del mundo muggle. La propia Gwendoline era un ejemplo de bruja con conocimientos muggles, pero lo extraño era que alguien lo manifestara.

—Veo que sabes bastante del tema.—Le dijo, manteniendo la sonrisa, para acto seguido volver a mirar al frente.—Pero estoy de acuerdo con dejar el tema aparcado por ahora. A mí también me enerva, no te creas. ¿Pero qué se le va a hacer? No todo el mundo puede contar con legeremantes...

Los legeremantes, y el veritaserum, eran precisamente elementos que los aurores utilizaban para conseguir una confesión o, al menos, una prueba incriminatoria de cara a un juicio. Por lo que Gwendoline sabía, a Sam le había tocado llevar a cabo esa fea labor en más de una ocasión. Y peor aún: le había tocado hacer lo mismo, con el antiguo gobierno, para dejar libres a los amigos de Sebastian Crowley, cuando la sospecha recaía sobre ellos.

Ese pensamiento la llevó a pensar en lo sucedido con el susodicho Crowley, y a preguntarse una vez más por qué se permitía tan a la ligera la enseñanza de la legeremancia. La morena nunca estaría de acuerdo con lo poco regulada que estaba dicha práctica, pues cuanto menos era inmoral en las manos incorrectas.

Suerte que no tuvo que seguir con esa línea de pensamiento, gracias a la interrupción de la fan de Freya. El encuentro fue un tanto incómodo, pero se terminó rápido: la muchacha siguió su camino, y ambas brujas hablaron al respecto. Y tras la sorprendente revelación de que Freya Howll era lo que podría considerarse una influencer y la confesión de que hacía tiempo que no lo hacía, Gwendoline sintió curiosidad. Y la manifestó.

—Tu trabajo habla por sí solo, así que no te preocupes.—Insistió Gwendoline, que personalmente estaba más satisfecha con el trabajo que Freya podía hacer en un par de horas que el que otros hacían en ocho. El síndrome del funcionario les afectaba, igual que a los muggles, y tendían a ponerse demasiado cómodos.—Pero sí, claro, me parece bien que hablemos en un lugar más privado. ¿Qué te parece si hacemos unas cuantas preguntas, y luego nos tomamos un descanso?—Sugirió Gwendoline con total confianza, aceptando el plan propuesto por Freya.


New Armouries Cafe, Torre de Londres

Aproximadamente una hora más tarde, Gwendoline y Freya entraban en el New Armouries Cafe, que se encontraba muy cerca de la Torre de Londres.

La campanilla sonó cuando abrieron la puerta, y Gwendoline se la sujetó a Freya para que pasase al interior, donde empezaba a producirse la aglomeración propia de la hora del almuerzo: habría un par de docenas de personas, más o menos, reunidas en el amplio establecimiento.

Mientras caminaba internándose en el local, Gwendoline revisaba las notas que había tomado durante las breves entrevistas que habían hecho a los testigos del incidente.

—Todas las descripciones coinciden con un lethifold.—Meditó en voz baja, de tal manera que sólo Freya pudiera escucharla.—Creo que, pese a todo, será bastante sencillo que este asunto pase como algo normal...—Cerró el cuaderno de notas y se lo llevó al bolso, alzando la vista a continuación para echar un vistazo al local.—¿Dónde quieres sentarte?

Se volvió hacia Freya para hacerle esta pregunta. A ella le daba lo mismo: mesa o taburete, junto a la ventana o en el centro del local. Lo único que agradecía era que por fin habían dejado atrás el frío del exterior.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.236
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1070
Puntos : 634
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Freya Howll el Jue Mar 07, 2019 4:54 am

No me agrada quedarme sin palabras en una conversación. — agregué justificando el escaso pero sólido conocimiento hacia el artilugio que en una época fue popular en la justicia muggle. Bajé la cabeza, mis  labios se curvaron en una sonrisa ante sus palabras. Ante el movimiento, cabello cubrió mi rostro y acariciándolo con la yema de mis dedos lo dejé detrás de la oreja. Era cierto, este mundo no se contaba con los legeremantes y no dudaba —ni por asomo— que de conocerlos se harían de ellos, como si se tratasen de objetos. Y eso manteniendo el hecho de que había magos puristas —deseosos de acabar con muggles— fuera de la ecuación.

Sería interesante admitir ante uno de ellos que se era poseedor de un poder que nunca desarrollarían, que solo podrían ser espectadores de este. Existían tantas direcciones, diversos finales en los que se podía acabar. Esto solo llamaba a mi curiosidad a querer explorar pero manteniendo la cordura, negué. Un sutil meneo de cabeza.  

Sin caer en un cúmulo de pensamientos, una joven fue la encargada de ubicarnos en las calles de Londres. Un clima lo suficientemente fresco como para frotar las manos en busca de calor. La interrupción, al comienzo fue bien recibida pero con los segundos me  arrepentí de haberle dado el visto bueno para preguntar.

Muchas gracias. — correspondí al halago. No era del todo egocéntrica pero era consciente del esfuerzo con el que me encargaba de asegurar mi futuro profesional. Como había manifestado en la entrevista, no precisaba este empleo por una cuestión económica, iba más allá. Lo aceptaba por el beneficio obtenido al finalizar la jornada: la experiencia. Además, las probabilidades de tener una plaza fija en el Ministerio aumentaban con cumplir al pie de la letra mi labor de cada día. —Por supuesto, ante todo el trabajo. — coincidí mientras retomábamos el camino hacia la escena de los hechos que había escandalizado a más de uno en esta ciudad.

Y podía tranquilizarme, podía olvidar.


New Armouries Cafe, Torre de Londres


Una pequeña campanilla alertó a los empleados de la cafetería sobre la llegada de nuevos clientes. Gwendoline sujetaba la puerta permitiéndome pasar, sin perder el tiempo mis tacones repiquetearon al entrar. El calor chocó contra mis mejillas sonrojándolas. Mi abrigo lucía ostentoso comparados con algunas sudaderas universitarias que podía distinguir entre el montón.

Cualquiera rechazaría la idea de entrar en una conversación intima en estas condiciones, para mí era perfecto. El horario reunía a más de un londinense —como turistas— para saciar su hambre.

Sin hablarlo, me encargué de escudriñar con la vista  una mesa desocupada mientras Gwendoline recitaba lo anotado de las entrevistas. Era un trabajo de campo que encantada volvería a realizar, más si me tocaba interrogar a unos ancianos que agradecían que fuésemos unas criaturas bellas sin la desesperación característica de los reporteros ambiciosos de una primicia. —Podríamos sentarnos contra la ventana, aquella mesa a la derecha está libre. —  señalé alzando mi dedo hacia el lugar disponible.  

Saqué del bolso mi móvil, lo desbloqueé y recorrí fugazmente Instagram. —Sí, según varias historias, la sombra concuerda con un lethifold. Nadie pudo tener un buen enfoque, de  todos modos. — agregué a la conclusión. —El mundo se olvidará  de ello en una semana. Es sorprendente la velocidad con la que los videos se hacen virales. Puede que el próximo se trate de un gatito o el avistamiento de un ovni. — bromeé reacomodando mi cabello hacia atrás.

El gorrito de lana había sido guardado antes de entrar al establecimiento, no dudaba que necesitaba peinar mi cabello por lo que jugué con mis dedos para darle un mejor aspecto. Miré a mí alrededor, era un lugar sencillo pero confortable. Suspiré. Estar a la espera del próximo golpe permitía que no me cayera del todo en el hoyo pero ¿Cuánto más soportaría?

Mi apetito seguía siendo escaso —por no llamarlo nulo—, no había consumido otra cosa que un café pero a pesar de las horas transcurridas no me apetecía más que un plato diminuto. Dante, se enfadaría. La comida lucía apetecible, había decidido aventurarme con un tajine vegetal servido con cuscús y crema agria.

Gwendoline enfrentada a mí ocupaba la silla del frente, valga la redundancia.

Di un sorbo a mi vaso con agua. —Cuando eres modelo, la gente no cree que te encontrará en un lugar de este estilo comiendo pasta o un filete decente que no tiene el tamaño de un guisante. — dije a la par de remover un poco el cuscús para que se enfriase. —Tal vez llegan a reconocerte de lejos pero lo primero que hacen es negarlo. ¿Cómo una celebridad viene a almorzar aquí? — sonreí antes de comer un bocado.

No todos los que estamos en la moda somos fans de las ensaladas. No mentiré, ni ocultaré que las agencias son las encargadas de la delgadez de muchos. — acompañando con una mueca. En lo personal, nunca había sido advertida por lo que consumía y el entrenamiento de kickboxing había ayudado a formar músculo manteniendo mi peso.
Freya Howll
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Tumblr_inline_ok2hybM4qq1td28xc_500
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 10.552
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 146
Puntos : 56
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Gwendoline Edevane el Dom Mar 10, 2019 7:49 pm

Con el asunto del lethifold en mente—criatura un tanto inusual con la que encontrarse en Londres por la mañana—Gwendoline casi se había olvidado del asunto de la fan que las había parado en plena calle. Así era ella: profesional hasta la médula, incluso cuando el empleo que desempeñaba no la motivaba en lo más mínimo. Si cada día se esforzaba en dar lo mejor de sí misma era, simplemente, porque tenía un compromiso casi obsesivo con sus obligaciones.

Y un talento natural para llevarlas a cabo, por supuesto.

Sin embargo, tenía que reconocer una cosa: el trabajo de campo, ese que la llevaba a entablar conversaciones con muggles que habían presenciado hechos mágicos, sí que le gustaba. Se sentía liberada, lejos de las cuatro paredes de su oficina, y lamentablemente ya no tenía muchas ocasiones de hacerlo.

Casi siempre estaba enterrada entre informes y otros documentos.

Así que sería justo decir que Gwendoline estaba de buen humor: nada mejor que el frío aire londinense para sentirse libre de preocupaciones. Y sí, sabía que el trabajo de oficina seguiría esperándola cuando regresara al despacho, pero al menos habría tenido ocasión de disfrutar de uno de esos pequeños momentos que le gustaban.

Le dio a Freya la posibilidad de escoger mesa, y sinceramente, le encantó su elección: el New Armouries tenía unas vistas preciosas desde la ventana, y daba la sensación de que seguían fuera, pero refugiadas en el calor acogedor de su interior.

—Sí, yo también lo he pensado: todo el mundo cree saber lo que vio, pero nadie sabe lo que en realidad vio. Así que será muy sencillo tapar esto. Sólo espero que los del departamento de Criaturas Mágicas no tengan mucho problema a la hora de atrapar al lethifold.—Decía mientras ambas caminaban hacia la mesa. Se preguntaba qué tipo de procedimiento se llevaría a cabo a la hora de atrapar a una de estas criaturas, y qué se haría con ella después.

Antes de sentarse a la mesa, Gwendoline se quitó tanto el abrigo como la bufanda, los guantes y el gorro, colocándolos en la silla contigua bien doblados, junto a su bolso. Tomó asiento frente a Freya, y antes de que tuvieran tiempo siquiera de decirse palabra alguna, una camarera se acercó a tomarles la comanda. Gwendoline optó por un café solo y un donut, dándose cuenta entonces del hambre que tenía.

Y, con toda naturalidad, Freya comenzó a hablar acerca de su trabajo de modelo, la alimentación que venía con él, y algo que la desmemorizadora ya había leído y escuchado en más de una ocasión: las agencias de modelos, o sus representantes, son en gran parte responsables de los problemas de salud derivados de dietas deficientes que experimentan algunas famosas. Así como de su delgadez extrema, en muchos caso.

—¿Y sigue siendo así?—Preguntó Gwendoline, dándose cuenta de lo vago de su pregunta al momento de formularla.—Quiero decir… he visto que ahora se empieza a llevar mucho eso de las “modelos de tallas grandes”. ¿No han cambiado un poco la mentalidad las agencias de modelos? Porque si me preguntas a mí, no hay mejor modelo que aquella que se siente cómoda consigo misma… aunque yo no tengo ni idea de esos temas, la verdad.—Una sonrisa curvó sus labios, casi de disculpa. A fin de cuentas, Gwen hablaba sobre un mundillo en el que nunca había estado.

Y no le apetecía estar, además.

Pero la conversación le recordó lo que habían estado hablando momentos antes de ponerse a trabajar, cuando aquella muchacha las había detenido en plena calle al reconocer a Freya como “Denisse”.

—¿Es por eso que lo dejaste y no quieres retomarlo?—Preguntó, justo al tiempo que la camarera llegaba con lo que habían pedido. Gwendoline se interrumpió mientras la mujer colocaba platos y vasos delante de ellas, le dio las gracias, y cuando se marchó, retomó la pregunta para Freya.—Quiero decir: me parecería un motivo de lo más lógico abandonarlo si es por ese motivo. Aunque siendo modelo en una red social no sé muy bien cómo funciona… ¿Tienes representante o agencia?

Gwendoline no era ajena al trabajo de influencer que tanto se llevaba últimamente, pero no sabía hasta qué punto uno de estos trabajaba por libre. ¿Había marcas que les promocionaban detrás de ellos? ¿O se habían ganado su posición sin la ayuda de nadie, con méritos propios? Y si bien el tema nunca le había interesado especialmente, no pudo evitar que le picara la curiosidad.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.236
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : ---
Mensajes : 1070
Puntos : 634
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Freya Howll el Sáb Abr 20, 2019 5:27 am

Nada tan cierto como mis palabras. El mundo se dejaba llevar por las noticias sin tener el mínimo cuidado de hacer su propia investigación de fuentes para observar la veracidad de estas. La sociedad era tan maleable en esos aspectos que daba miedo de la ingenuidad de masas que se presenciaba en cualquier ámbito. Mi dedo acarició la pantalla del móvil dando con las primicias de varios portales de internet que hablaban de la “mancha oscura” que se había presentado en el pleno Londres. Nadie sabía nada y sus especulaciones variaban desde un objeto no identificado hasta una promoción para vaya uno a saber qué. Negué con la cabeza sutilmente pero sin perder el tiempo acotando a la conclusión de Gwendoline.

El ambiente cálido Y acogedor provocaba que no te quisieses ir del lugar, el aroma a comida también era un bonus a considerar. Sin embargo, mi apetito seguía igual que antes: nulo. En otra época, el café hubiese servido de sustituto pero no engañaría lo suficiente a mi estómago como para que no comiese. Mi apetito era bueno a pesar de que la gente pensase que mi vientre plano fuese por comer platos diminutos que solo contuviesen verduras pero no era mi caso. Que mi pensamiento se derivase a Dante no era del todo bueno, mi mente me traicionaba cuando quería su propio bienestar.

Jugué con mi tenedor removiendo el cuscús que tenía una apariencia sabrosa. Mentalmente me repetía, tal cual mantra, que debía comer. Mi delgadez comenzaría a preocupar y ya era demasiado con mi situación actual como para agregarle más argumentos a los demás de cómo se me estaba yendo de las manos todo este asunto. Había muchos nombres que podían ser causantes de más estrés si intentaban indagar en mi alimentación.

Alcé las cejas en muestra de curiosidad. Bufé inmediatamente. —Quisiese que fuese realmente cierto aquello pero tampoco es un campo que se ha profundizado, sigue estando aquel estereotipo de tener modelos con cinturas pequeñas y curvas definidas pero tampoco demasiado como para que entren en la categoría de curvilíneas. — agregué con una mueca. Recogí con el tenedor una cantidad prudencial de cuscús y traté de consumirlo con total naturalidad olvidando todo lo que me aquejaba. Cruzaba los dedos para que estaba vez pudiese comer sin negarme a los cinco minutos. —Los castings también son preocupantes, las novatas hacen cosas terribles con tal de ser seleccionadas. — mordí un vegetal degustándolo por un instante. —A fin de cuentas, todavía el mundo no erradicó los estándares de bellezas. Las tallas grandes siguen siendo un problema para todos, lo que para mí son dos talles más para las compañías es un talle enorme que cumple con su propósito de “incluir” más mujeres. — me encogí de hombros.

La pregunta me sorprendió como si se tratase un golpe frío. No era por eso. Tampoco pude modular respuesta alguna hasta después de un rato. Decidí retomar el camino de la conversación con su última pregunta. —Sí, mi abuela es la que me representa cuando tengo que hacer contratos ante las agencias. Es quién se dedicó a cuidar de mi imagen cuando estaba en Hogwarts, no podía cumplir ciertas fechas y debía de ingeniárselas para que aún, aunque suene mal, siguiese en el mercado. —  tomo un sorbo del agua para luego proseguir. —También formo parte de una agencia que trabaja específicamente con lencería,  tuve largas temporadas de modelaje. Sin embargo, hay ciertas cuestiones que desconozco por no pasar lo suficiente en estos lares. Como tengo confianza de que mi abuela no venderá noticias falsas para sacar provecho de ellas, no me inquieta de sobremanera. Trato de ponerme al día con todo pero cuando entré a la universidad lo dejé en segundo plano. — suspiro ante el recuerdo de estar hasta arriba de material del cual estudiar y los contratos siendo cerrados por llamadas. No puedo quejarme, eso se vio suspendido cuando me embaracé y era evidente que el público se daría cuenta de mi estado. —Aunque no le dejo todo el trabajo a ella. Siempre me encargo de estar presente para confirmar las imágenes que utilizarán, si hay alguna exposición accidental de partes de mi cuerpo o si la edición es exagerada me niego rotundamente a que sean lanzadas. — digo con bastante cansancio, más de una vez intentaron coaccionarme para permitirles tal ridiculez. —Y las redes sociales solo hacen que todo ese trabajo sea mucho más visibles. También es un medio donde pueden contactarme fans o ver lo que hago durante el día. — agrego.
Freya Howll
Imagen Personalizada : Just let it out // Freya Howll Tumblr_inline_ok2hybM4qq1td28xc_500
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 10.552
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 146
Puntos : 56
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.