Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein]

Laith Gauthier el Mar Feb 05, 2019 8:49 am

Recuerdo del primer mensaje :

Ne voyez vous pas que vous m'étouffer?
Guidés par la peur de perdre le contrôle
Ce que vous pensiez que je serais
S'effondre devant vous
Je ne joue plus de role.

Hay sitios que guardan todo tipo de memorias. Las leyendas que fundamentan que el ser humano está hecho de energía dicen que ahí donde pasa un alma deja huella. Una invisible que no se puede ver, pero se puede sentir. Existen lugares con grandes cargas energéticas, y otras que tienen sólo un rumor agridulce. Al final, todos están de acuerdo en una cosa: el corazón regresará a los lugares donde alguna vez fue feliz.

Y ahí es donde comienza el problema. El corazón es iluso, la mayor parte del tiempo, y pone todo su empeño en regresar a esos lugares donde dejó una parte de sí mismo. ¿Qué es lo que pasa cuando el tiempo ha cambiado, cuando los lugares ya no son los mismos y las personas que estaban entonces ya no se encuentran a su lado? Ahí reside el dolor de la nostalgia.

Laith había regresado a un lugar de esos, y de ahí salió como un hombre nuevo. El corazón le latía fuerte en el pecho, lleno de vida, aunque pudiese encogerse de dolor. Los corazones se vuelven grises cuando carecen de pasión, acaban muriendo no mucho tiempo luego. Él suyo estaba de un vibrante color rojo.

Era uno de esos momentos donde uno decide abrir las alas y volar, crecer. Madurar, también. Parte de madurar y de liberar el pecho del peso del pasado, era cumplir esas promesas aparentemente vacías que quedaron alguna vez en el aire. Laith difícilmente olvidaba datos, tenía una buena memoria.

Había sido una de esas conversaciones que se dicen banales, sin repercusión alguna al corto o largo plazo, durante el colegio, cuando aún eran pareja. El sanador recordaba bien que estaba tratando de hablarle sobre lo que él conocía, tan distinto a Estados Unidos. Le estaba contando sobre una isla que tenía una reserva ecológica y una montaña, donde había pasado mucho tiempo durante su juventud. Hizo con el rubio una promesa de ir ahí juntos un día.

Laith estaba casi seguro de que era el único que recordaba la promesa, hecha hace tantos años y en un clima extraño de la relación entre ambos. La recordaba, a fin de cuentas, y era algo que tenía pendiente por hacer.

La isla René-Levasseur era un sitio importante para Laith, y, en principio, se sentía nervioso de sólo pensar en llevar a Ryan ahí. Era ese tipo de lugares tan íntimos, que a uno le cuesta querer mostrárselos a la gente. Pero era una promesa, y Laith quería cumplir todas sus promesas. Una a una, había ido tachándolas de una lista imaginaria. Había dos mucho más difíciles que el resto, y esa era una de ellas. Quería hacerlo, sin embargo, porque sentía que eso lo ayudaría a crecer como persona.

No fue fácil convencerlo, tuvo que insistir durante varios días. Y, por dentro, a Laith le dio gracia pensar en que seguramente el rubio se preguntaría qué mosco le había picado. No había mencionado promesa alguna. Más bien, le había dicho que tenía dos boletos a Norteamérica y que quería que él, él y no otro, fuera con él. Y por boletos podemos asumir, muy claramente, que Laith NO pensaba tomar ninguna ruta mágica, sino ir a lo nomaj. Metido en un enorme pájaro de metal.

Lo había planeado como un viaje de unos días. Primera parada Montreal, donde conseguirían un auto que los llevase en un viaje de más de medio día a la isla, para zarpar en su dirección. Y ahí estaba él, sentado en su maleta que contenía una vasta cantidad de abrigos considerando el sitio donde planeaba encaminarlos, y de lo que había advertido a Ryan desde un principio. Lentes de sol sobre los ojos y mirando su móvil mientras esperaba que el rubio hiciera acto de presencia en el aeropuerto.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Lun Abr 22, 2019 5:17 am

El dependiente estaba muy contento embalando la compra de un cliente particularmente entusiasta con los artículos de su tienda mientras que éste continuaba mirando las estanterías, por algún nuevo regalo. Hasta había accedido a cuidarle las bolsas que había traído consigo. El local era una juguetería, en el centro comercial subterráneo, un lugar magnífico para compradores compulsivos y con mucha billetera.

A Goldstein nunca se le había dado bien eso de guardarse la billetera, por mucha reformación que hubiera atravesado en su vida. Los Goldstein y el dinero que se derrocha por los cielos, eran una combinación inseparable. Fue la perdición de Laith, el momento en que pisaron el centro comercial. Porque una vez que le hizo a Ryan abrir los ojos frente a todas esas tiendas, éste no había dejado de entrar y salir de una y otra, y fíjate que era convincente para salirse con la suya cuando quería. Lo de manipulador le iba puesto.

—¿Qué fue lo último que le compré a Megan?—
preguntó Ryan, frente a un estante de osos de peluche, inspeccionándolos—. Cuando entramos a la joyería, ¿le elegí el collar o los pendientes?—Estaba en la duda. Venía haciendo lo mismo, cada vez que se detenía. No importaba que estuviera por elegir el regalo de Brianna (¿qué dices, el oso o la jirafa?), ya estaba pensando en qué más regalarle a su hermana—. ¿O fuiste tú el que eligió? Oh, ya sé. Me llevaré estos y el juego de cocina para los niños de Joanne.

Era un caso perdido.

—¿Qué dices?—
Quiso saber, pero se volteó y al mirar en rededor, pareció confundido de estar hablando solo—, ¿Laith?

No sólo se trataba de Megan, o Brianna o los hijos de Joanne. Eran “esa amiga que conoció en el Congo”, “Perico, un hermano más que un amigo”, y así, distintas personas desplegadas por el mundo, a los que algún día les llegaría una lechuza con un paquete y un suvenir, haciéndoles saber que los recordaba. “Algún día”, cuando Ryan pusiera finalmente el pie fuera del centro comercial, si es que acaso era posible (a corto plazo, no parecía una idea probable). No era el punto resaltar que Ryan Goldstein era de esas personas que sabían mantener una amistad a pesar de las distancias, que era considerado y afectivo, sino que no tenía remedio.  
 
—Disculpe…

Se dirigía a una mujer con lentes en la sección de lápices y crayones, que lo vio venir y se preguntaba qué quería. Ella se acomodó los lentes pensando que era un padre muy guapo el que tenía delante. Imaginó que le preguntaría por su nene, ¡qué fatal cuando pierdes a los niños de vista!

—¿Ha visto al castaño que estaba conmigo? Lo estaba hace un segundo, yo diría…

¿Pero era hacía un segundo?, ¿o hace cuánto que lo había dejado hablando solo?

—¡Oh, claro!, ¿el alto o el bajo?


—Ah… ¿el bajo?  

—Sí, está con otro niño leyendo un comic—La mujer se apresuró a señalar con un dedo y casi se le resbala la cartera—, por allá…

—Oh, no—Rió—. No es un niño, él… Es un hombre.

La mujer parpadeó, sin comprender.
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Miér Abr 24, 2019 10:27 am

Aquel paseo no estaba nada mal, en general. Si no contaban haber llegado a aquel centro comercial y haberse perdido hasta el aburrimiento de tienda tras tienda, buscando regalos de Ryan hasta para la vecina amable que le pedía azúcar de vez en cuando. Laith era un comprador compulsivo, pero sólo de ropa, mientras que Ryan parecía planear todos los regalos de aquí hasta dentro de diez años.

Por eso es que cuando vio unos zapatos que lo maravillaron, a simple vista, le avisó a Ryan que iba a ir a comprarlos. Vamos a ver: tampoco le avisó con demasiado entusiasmo, quizá porque pretendía más bien decirle que lo había avisado aunque no lo escuchó. Así se distraería mientras Ryan acababa sus compras, o las avanzaba cuando menos.

Con una dependienta muy amable, vio los zapatos que más le gustaron y compró dos pares; unos botines blancos muy bonitos y unas zapatillas deportivas negras con detalles en rosa. Y seguramente los botines los usase una vez al año, por miedo a que se ensuciaran, pero eso no lo pensó sino hasta salir de la tienda. ¿Se arrepentía? En lo absoluto.

Miró su reloj en la muñeca derecha, habían pasado cuarenta minutos desde que se separaron. Evidentemente, Ryan no estaba en las tiendas cercanas, así que se decantó por esperarlo sentado en una banca del lugar.

Armado con un teléfono y con su bolsa de compras a un lado, empezó a conversar por mensaje con Lindsay, quien preguntaba cómo iba todo. Su amiga, desde el vamos, había pensado que era una mala idea, pero, según ella, el cabezota de Laith tenía que chocarse con la pared antes de darse cuenta que tenía razón.

En el ir y venir de los mensajes, se dio cuenta que los minutos pasaban y no había ni señal de un poste rubio que quisiera salir del complejo de tiendas subterráneo. Se preguntó si era el momento de llamarlo, o de hacerle saber, aunque fuera, dónde se encontraba.

Se decantó por enviarle un mensaje, ubicándolo al lado de qué tiendas estaba.

Había notado que Ryan no era precisamente del tipo de persona que miraban mucho el teléfono. Laith tampoco lo era: sólo lo justo y necesario, por lo que, intuyendo que estaría muy ocupado y distraído comprando, suspiro y lo guardó en su bolsillo, sabiendo que debía ir a buscarlo.

Y la gente se queja diciendo que yo compro mucho… —murmuró, con una mano en el bolsillo y la otra sujetando sus zapatos, mirando en el interior de las tiendas, asomando la cabeza.

Por suerte, Ryan no era tan difícil de encontrar gracias a su estatura y el color de su cabello. Laith tenía un andar resuelto, pero firme y apresurado, ignorando las tiendas que lo podrían atraer como un imán, y eventualmente se encontró a su compañía dentro de una tienda que tenía pinta de vender cosas para hacer artesanías, de papelería y comics.

Ryan —lo llamó, acercándose a él. — ¿Dónde te habías metido? Hay que irnos —insistió, señalando con el pulgar la puerta, e ignorando la expresión de sorpresa y confusión con que la encargada lo miraba.

Definitivamente no estaba esperando a un hombre, cuando lo primero que pensó que ese bien parecido rubio buscaría sería a su hijo, ¿o tendría más edad de la que aparentaba?
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Lun Abr 29, 2019 5:39 am

Los puentes lo atraían como el imán al metal, y no pudo evitar fijarse en el Jaques Cartier Bridge. Le gustó la promesa de volver y se dijo así mismo que, en todo caso, habría de recordárselo.

—Si soy un buen chico—repitió Ryan sonriéndose. Lo siguió dócilmente, y agregó, a modo de broma, todo inocentón—. Tú dices, ¿como hasta ahora?, ¿o es que me estuve portando mal? Pensé que te gustaba.  

No se le escapó que la idea de los helados había sido algo planeado. Él, por su parte, se hizo con un pretzel para llevar, sin estar interesado en nada dulce por el momento. Fue en el centro comercial que se dejó llevar por sus propios instintos, hasta darse cuenta de que había perdido a su guía, y volverlo a encontrar.

—¡Aquí estás! Menos mal que no te fuiste lejos—Ryan se expresó aliviado de encontrarlo, completamente inocente al respecto de la ausencia de Laith. Vamos, que ni cuenta se había dado—. Quería saber qué pensabas de… Espera, tú no fuiste lejos, ¿verdad?

La mujer que había tenido la amabilidad de responderle, soltó una ligera carcajada, entendiendo la confusión.

—¡Oh! Yo pensaba que usted era papá…, ¿o son “papás”?

—¡Oh, no! Bueno, yo tengo una niña, pero…


—¡Oh, ya veo!—La mujer sonrió, enternecida, y le dedicó a Laith una mirada entrañable a través de sus lentes, dirigiéndose a él al hablar—. Yo también, cuando me junté con mi actual pareja, hace un tiempo ya, él tenía una hija de su anterior casamiento. Fue difícil al principio, pero esa chica fue como una bendición, tan dulce…

—Oh, no, no, no—Se apuró a corregir Ryan, pero la mujer parecía saber más que él sobre el asunto.

—Así que así fue como adopté una hija. Seguro que lo harás bien—dijo, tranquilizando a Laith, a quien ya lo hacía padre—. Bueno, que tengan un buen día.

Ryan se hallaba desarmado frente a la convicción de esa mujer.

—Sí, bueno, igualmente…—Mientras la convencida mujer se alejaba, Ryan miró socarronamente a Laith—Bueno, “papá”, ¿dónde estabas entonces? ¡Oh!, ¿compraste algo?

Era fácil hacerlo desviar la atención cuando había shopping de por medio.

***

El parque Mount Royal era un sitio en el que desconectabas del resto de la ciudad. Si bien estaba cubierto de nieve, era un sitio verde, de recreo donde era posible ver paseantes y familias realizando distintas actividades. Patín, esquíes, muñecos de nieve por todas partes. A Ryan no le costó ni un poco sentirse a gusto entre el rumor de la gente.

—¿Cuándo fue la última vez que patinaste en el hielo?—preguntó Ryan, metiendo conversación. Ni lento ni perezoso, ya estaba colocándose los patines.

Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Mayo 02, 2019 10:15 pm

Se dibujó en su rostro una sonrisa, que era queja y diversión a un tiempo, cuando apuntó que pensó que le gustaba que “se portase mal”. Era algo que sólo valía en la cama, en su opinión, o al menos eso es lo que quería creer. La verdad es que bastaba con ver algunas de sus elecciones para darse cuenta que precisamente tenía un gusto particular en hombres.

En el centro comercial, sin embargo, se separaron siguieron las voces consumidoras de su propio interior. Laith, atraído naturalmente a los zapatos y la ropa, mientras Ryan compraba sólo él sabía qué cosas, regalos para la gente que conocía. Lo importante era, a pesar de todo, que siempre que se perdieran había un camino para volver a encontrarse, en más sentidos de los que pudieran imaginar. Así, Laith encontró el suyo de vuelta al rubio.

¿Qué? ¿Yo? —preguntó, con fingida inocencia, cuando preguntó si es que había ido lejos. La verdad era que no, había estado por ahí, en las tiendas, pero igualmente exageró.

Lo sorprendió la carcajada de la mujer, al parecer dándose cuenta de la confusión que había ocurrido, y siendo deliberadamente llamado “papá”, y no “papá” a secas, sino junto con el rubio. Es decir: ya les había ocurrido antes, pero esta vez ni siquiera había niños de por medio, ¿qué tenía la gente con emparejarlos y ponerles hijos, en el caso de Laith, imaginarios?

No sólo eso, sino que, entre toda la confusión, ella lo supuso en su misma posición, sin permitirles a ninguno de los dos interrumpir, diciendo que iba (o había ya) a adoptar a la hija de Ryan, cosa que encontraba difícil de suceder. Y se quedó ahí, con cara de confusión, esperando a que la mujer terminara de hablar. Había que ver lo mucho que algunas personas se metían en la vida de otras.

Igualmente —le dijo, decantándose por ser elegante y limitarse a hacer oídos sordos a todo lo que le había dicho, porque no iba a iniciar una disputa. Lo que sí hizo, fue pegar a Ryan en el hombro cuando lo llamó de esa manera. — Fui a comprar cosas —fue más bien breve, sin explicaciones. — Deberíamos irnos, ¿te falta mucho?

***

Pues sí que le faltaba mucho, pero de alguna manera habían acabado en el parque Mount Royal. Era un lugar alegre en sí mismo, por la gente que estaba ahí, jugando o simplemente pasando el rato. Laith recordaba con particular cariño las tardes sentado bajo los árboles que les servían de sombra a él y a sus amigos, discutiendo de cualquier cosa durante los veranos, planeando su próxima movida. Siempre tenían algo que hacer.

¿La última vez? —preguntó, intentando hacer memoria. — No estoy seguro —admitió después, mirándolo ponerse los patines con una técnica que encontró deplorable. — Tienes que apretar las agujetas desde la punta, siempre ajustando bien, o puedes lastimarte los tobillos —se puso de cuchillas, sus patines atados por el cordón encima de su hombro derecho, quitándole las agujetas de las manos y empezando a apretarlas bien para atárselas.

Si bien no recordaba la última vez, sí recordaba infinidad de veces donde había patinado. Como era de esperar, había tenido hasta su propio equipo de hockey sobre hielo con sus amigos nomaj, divirtiéndose esas tardes heladas sobre el hielo, y la práctica le había dado bastante habilidad.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Miér Mayo 08, 2019 5:35 pm


—Gracias.

Estaban rodeados por un denso grupo de personas sumido en la algazara. Laith se había colocado en cuclillas a sus pies y sintió el tierno impulso que te hace desear un beso, pero no actuó de ninguna manera de acuerdo a ese tibio capricho del momento sino que fue una sensación que se guardó para sí mismo. Barrió la pista de hielo con una mirada tranquila esperando a que terminara.

—Años—dijo, recordando—. Pasaron años para mí. No me había dado cuenta de eso hasta ahora.

A veces, pasabas por alto los placeres más simples. Tenías otras cosas en la cabeza y para cuando te dabas cuenta, algo que habías olvidado te sorprende por entero, cazándote desprevenido. En el castillo de los Golgomatch siempre había una pista natural de hielo en invierno. Recordó los cachetes colorados de sus hermanos y las bolas de nieve. Era él entonces quien tenía que decirle a Ludo cómo colocarse los patines. Por esas fechas la nieve lo cubría todo, y el frío que se vivía puertas adentro parecía sólo una ilusión.

—¿Podrás seguirme?—Lo retó, habiéndose deslizado hacia el centro de la pista con la facilidad de la brisa.

No muy lejos un grupo de infantes estaban siendo instruidos en cómo patinar. Un par de ellos preferían jugar con bolas de nieves, y una se desvió yendo a impactar contra su pierna. Ryan pareció desorientado, y cuando volvió la vista en la dirección por la que había venido la bola de nieve, se topó con la risa de una niña que se cubría la boca y que, como rufiana de película, se ocultó tímidamente detrás de sus amigos.

***

Pasear por el lago sobre ruedas le pareció una forma muy agradable de familiarizarse con el recorrido del parque. Te distraías con facilidad y el tiempo pasaba volando. La pista estaba abarrotada de patinadores, desde turistas, niños y personas. A esas alturas no era de extrañar que Ryan se llevara amigablemente con cada rostro sonriente que se le cruzara. Hizo buenas migas con una pareja de turistas que buscaban a alguien que les tomara fotos y un par de niños que, por alguna razón, se divertían colándose en las fotos de extraños, como si fuera una especie de juego. Pronto empezó a oscurecerse.

—¿Tanto ya?—
exclamó Ryan, sorprendido por lo rápido que se habían consumido las horas—. Espera, ven aquí—llamó a Laith y se acercó en un desliz, palpándole la campera. La nieve que tenía en la espalda y el hombro caía al suelo, sacudida—. Estoy acalorado—dijo, sonriendo. Y llevaba razón, por debajo de la campera hasta tenía calor. Nada podría borrar esa amplia sonrisa que le colgaba del rostro—. Y hambriento. ¿Buscamos un lugar para comer algo?
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Mayo 11, 2019 8:08 am

¿De verdad? —Laith inquirió, curioso, al escuchar que había patinado con anterioridad si bien hace años no lo hacía. — Dicen que es… como montar en bicicleta… o como el olor a rosas… simplemente no puedes olvidarlo —le comentó, haciendo pausas mientras pensaba en ello, pero se decantó por sacudir la cabeza y con el gesto sus pensamientos.

Cuando terminó de atar los patines de Ryan, bien asegurados para evitar cualquier tipo de lesión por mal uso de los mismos, él se sentó un momento y rápidamente colocó los propios en sus pies, atando con mucha más agilidad gracias a la costumbre. Después de todo, era distinto hacer algo a otro cuando sueles hacerlo a uno mismo.

Estaba más que listo cuando el otro lo retó, sonriéndose a medio lado.

Pruébame —le dijo, empezando a patinar como una suerte de depredador.

Primero hacia la izquierda, y volvía sobre el hielo, aparentando que alcanzar a Ryan no le importaba en lo absoluto. Así, la presa bajaría la guardia. Tanto la bajó, que el propio Laith se sorprendió, divertido, al darse cuenta de que el rubio estaba bajo ataque de una villana que lo agredía a fuerza de bolas de nieve.

Se sonrió con el pecho entibiecido de ternura, y se aproximó a la nieve deslizándose con gracilidad. Aprovechando el momento de distracción, armó una bola de nieve y la escondió en su diestra a la espalda. Acto seguido, arrancó con la velocidad con que se persigue el disco a punto de anotación.

Atrapó a Ryan por la solapa de la chaqueta y giraron encima del hielo. El mundo pareció detenerse a su alrededor, en medio de aquel encuentro cara a cara. Fue el quebequés el primero en romperlo, acariciando su nariz con la ajena en un gesto travieso y alejándose rápidamente. Una vez a su debida distancia, lanzó la bola al pecho contrario.

Le estaba declarando la guerra.

***

La tarde había sido divertida, a fin de cuentas. Entre los extraños con quienes conversar y la gente que de pronto Laith parecía reconocer, había un ambiente cálido a pesar de que estaban a pleno invierno, y el sanador, aunque no lo dijera, en verdad se sentía como en casa. En realidad, aquella había sido su casa por muchos años, y seguiría siéndolo incluso después.

¿Qué pasa? —preguntó, acercándose y sintiendo cómo le sacudía la nieve de encima, permitiéndoselo sin quejas. Uno hasta entraba en calor y se olvidaba del paisaje invernal. — ¿Tienes antojo de algo en particular? Podemos simplemente caminar e ir viendo qué encontramos —lo invitó, señalando el camino hacia donde pensaba dirigirse, pese a que pareciera que era un sitio cualquiera.

No se había olvidado de que iban a regresar a ver el puente iluminado por las luces nocturnas, y ese momento empezaba a acercarse con el sol ocultándose para dar paso al anochecer.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Miér Jun 05, 2019 10:52 am

Dicen que es, pero Ryan Golgomatch jamás había aprendido a montar en bicicleta. Había hecho muchas cosas en su vida, pero hay instantes que se reducen a un solo hecho, una sola verdad, y es entonces cuando resulta curioso que por mucho que una persona pueda hacer, las pequeñas cosas permanezcan irrealizables, pequeñas cosas simplemente inolvidables. Se sonrió con Laith a sus pies y sus palabras en la cabeza, y lo asaltó la ternura. Entendía, sí, lo que quería decir.

—No sé sobre bicicletas.


Dejó caer, antes de impulsarse hacia la pista de hielo. Lo tomó desprevenido el ataque en su dirección, y rió al encontrar a la pequeña culpable con la mirada hasta que la perdió de vista. Se sintió desequilibrado por la sorpresa antes de saber a qué se debía el tirón, el giro, el movimiento, y se aferró a la cintura de Laith en un acto reflejo, por un momento convencido de que iba a resbalar. Dejó de sentir los pies sobre el hielo; aquello era como volar, en una caída libre.

Había sido una de sus jugadas favoritas en el aire cuando era colegial y su equipo dependía de él: buscarse y encontrarse en la velocidad de un giro en picada que no parecía tener final, y por un segundo pudo sentir la emoción. Sus rostros se aproximaron, sus narices se tocaban, Laith era suave. Intentó responderle con un beso, pero en cambio, se quedó de camino a un beso, con la intención pero sin los medios. Laith se había esfumado deslizándose sobre la pista. Ryan se sonrió, viéndolo alejarse. Y de nuevo, lo atacaron a traición.

Se defendió con los brazos levantados de la bola de nieve que se destrozó contra él, y desde ese instante, se tomó la persecución de Laith y su debido desquite como una competencia. No le dio a la primera, ni a la segunda, y cuando iba a encestarle la tercera… Lo bombardearon. Debía de haberle caído muy simpático a la pequeña rufiana que, de una forma u otra, había convencido a sus amigos de que el juego era con ellos también, haciendo de Ryan el blanco preferido. Esto le hizo tanta gracia, que aceptó del desafío de jugar con los peques, teniendo el cuidado de patinar cerca de Laith para que se viera bombardeado por el fuego cruzado.    

***


¿Por qué no?”, le había preguntado antes de colarse en el restaurante. Finalmente, lo convenció. Ahora contemplaba su reflejo en el espejo del baño, retocándose el cuello del traje. Luego de la carrera sobre el hielo había acabado acalorado, con las pintas de alguien que ha salido al aire libre y vuelve con el pelo alborotado. Pero desde que apareciera frente al espejo, Ryan era un hombre nuevo, y llevar el pelo prolijamente peinado sí que hacía la diferencia.

—¿Ves?—inquirió, mirando hacia un costado. Se abotonaba las mangas de la camisa mientras hablaba—. Fácil.

Ryan Golgomatch siempre había estado acostumbrado a llevar un traje, casi se diría que había nacido con el traje puesto. Algunas personas daban exactamente esa impresión. Puede que hubiera renegado de muchas cosas que lo conectaban con su familia en el pasado, pero nunca perdió la clase; una mezcla de arrogancia bien perfumada y una corbata en un hombre alto y de buena silueta, eran perfecta combinación para la elegancia.
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Dom Jun 09, 2019 1:31 am

Lo sorprendió saber que Ryan no sabía sobre bicicletas. Era de ese tipo de cosas que uno tenía tan aprendidas que simplemente no pensaba que alguien más pudiera no haber vivido la experiencia, sin embargo, no tuvo tiempo para decir nada antes de que el rubio se alejara sobre el hielo, dejándolo con la tarea de atarse sus propios zapatos antes de poder darle alcance.

Encima de la pista, los tomó por sorpresa el ataque de la niña. En realidad, le había parecido tan gracioso que le dio la idea de ser él quien atacase en esa ocasión al otro, yendo al aparente choque y acabando por girar encima del hielo, sin que Laith pensara ni un segundo en que caerían. Y si caían… bueno, ya podrían levantarse y volver a intentarlo, que no pasaba nada.

Sin embargo, cuando Ryan amenazó a besarlo, el quebequés se le escapó con una sonrisa y, una vez lejos, lo atacó. Salió disparado, contento con su fechoría, para evitar ser atrapado y que la venganza del rubio llegase. Evadió las primeras dos bolas de nieve, pero la tercera llegó con un bombardeo que vino de ningún lugar. Más bien, de unos niños que habían decidido meterse en su juego, y ellos los aceptaron con gusto.

No necesitaron más que la nieve para atraer las risas, y con ello una tarde bastante agradable para pasar juntos. Uno de esos días, momentos que eran dignos de ser recordados en el futuro. Que no se guardaban en la cabeza sino en el pecho.

***

Nunca se había considerado una persona formal, sino todo lo contrario. Tenía un estilo más bien casual, por lo que se sentía extraño dentro del baño de caballeros. Se habían colado y con varita en mano desaparecieron las ropas para traer un traje con ellos. Había intentado negarse, pero al final había acabado siendo prácticamente imposible.

Salió con un traje negro, que en su momento había sido hecho a su medida, de los pocos que tenía. Saco y chaleco negros, una camisa blanca y una corbata rosa palo, se enfrentó al Laith ante el espejo. No lucía mal, aunque no era su vestimenta predilecta. Se acomodó la corbata ante el espejo y mojó sus manos para moldear su cabello, controlándolo en la medida posible. Era, además de su mirada, lo que permanecía salvaje, con mechones que se rebelaban al peinado.

Pronunció algo en francés, en voz baja: — Je suis mal à l'aise —bufó suavemente, aunque su sonrisa no concordaba con lo que había dicho. Básicamente, que no estaba cómodo.

Independientemente de cómo se sintiera, una vez que le gustó cómo le quedó el cabello, se irguió y cambió la actitud de crío enfurruñado a hombre elegante, con la cabeza en alto y una sonrisa ladina.

Más te vale que la comida valga la pena, Ryan —le amenazó divertido, pues con toda seguridad había sido el único motivo por el que Laith habría accedido a entrar a un restaurante de tanta clase. Porque la comida tenía que saber fenomenal, ¿no era así?

Dicho aquello, salió del baño para esta vez sí presentarse al restaurante y encontrar una mesa. Había mesas grandes en el centro, y a los costados había otras para dos personas, a donde el recepcionista los guio para tomar asiento en las cómodas sillas que se encontraban en ese sitio.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Lun Jun 10, 2019 12:55 am




Je suis mal à l'aise


El asomo de picardía en la mirada de Ryan se reflejó en el espejo, y sonrió abiertamente al cazar el comentario en el aire, del mismo modo en que se percibe un sonido familiar aunque confuso. No entendía qué había dicho exactamente, pero sí podía imaginárselo.

—Me atrevo a convencerme de que tendrán algo digno de tus estándares—
repuso, con cierto humor en el tono.

Estaban listos para desfilar camino a la salida. Pero no, no tan pronto. Ryan levantó la mano y pellizcó tibiamente la oreja de Laith, secando el rastro de agua de una gota perdida con la yema del pulgar. Se detuvo un momento a inspeccionarlo con ojo crítico y paciente, a la pesca de algún detalle fuera de lugar, pero no habiendo hallado nada, se limitó a acomodarle la solapa.

—Te ves bien—observó, con una seguridad que se te pegaba— ¡Ah!, espera—añadió, recordando algo en el momento. Muy despreocupadamente sacó la varita a plena vista y golpeteó dos veces, despacito, el bolsillo delantero del traje de Laith, y describió una pequeña y enredada silueta en el aire con un delicado movimiento de muñeca. El resultado fue un diminuto ramo de flores, dentro del bolsillo—. De mi parte. ¿Demasiado?—Quiso saber—. Pero te sienta bien.  

Entonces sí, estuvieron listos.


***


El recepcionista los guio a su mesa atravesando un patio cerrado con vistas al cielo, que ya había oscurecido. Ryan pidió las bebidas, para él una bebida virgen, y se entretuvo con el menú habiéndole dicho al camarero que les diera un momento mientras que se decidían. No reparó en cuán agradable era el ambiente hasta que hizo el menú al lado y repasó con una mirada rápida y el ceño pensativo cuanto los rodeaba. Se sonrió sin motivo aparente, y regresó la mirada a Laith.

—Tienes esa expresión, de que te lo estás pensando. Pareces más un crítico culinario que un cliente común y corriente. No tiene pinta de ser un mal menú. ¿Ordenamos?





Última edición por Ryan Goldstein el Jue Jun 13, 2019 5:54 pm, editado 1 vez
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Jun 13, 2019 10:25 am

Hablando de comida, Laith era una graciosa contradicción. Como podía ser feliz comiendo en un restaurante de lujo, lo era con un poutine callejero en esa ciudad. Aún por encima de ese amor incondicional a la comida, lo mismo le había enseñado a diferenciar calidades y recetas.

En cuanto Ryan pellizcó su oreja, se quedó quieto, casi preso de un Petrificus Totallus mientras se mostraba confundido. Él mismo talló su oreja cuando fue liberada, casi incómodo. Tenía orejas sensibles y prefería que no las tocasen más que en situaciones muy particulares, que distaban de ser acicalamiento en el baño de un restaurante.

Yo siempre me veo bien —le contestó, preso de su propia vanidad. — Tú no luces mal —sonrió a medio lado, casi intentando picarlo por la forma en que, de cierto modo, le había devuelto el cumplido.

Nuevamente puesto a marcharse, Ryan lo detuvo mientras apuntaba el bolsillo de su traje con su varita para formar un boutonnière, un clavel verde. Laith lo miró, en principio sin saber qué decir, hasta que sonrió a medio lado con una ceja enarcada. Hizo silencio un momento, calibrando su reacción, hasta sacarse del bolsillo la flor y mirarla.

¿Qué es? ¿Nuestro baile de graduación, una boda? ¿Alguien se murió? —preguntó, pues realmente, aunque antes eran mucho más típicos, actualmente era una decoración reservada sólo para ocasiones especiales. — Encima, un clavel verde… Me gusta que la gente me conozca antes de decirles que soy gay, ¿sabías? —le dijo, juzgándolo un poco. — Porque lo sabes, ¿no? Es un ícono gay —apuntó, por si acaso. — Tal vez demasiado, aunque agradezco el gesto.

Con encanto, metió la flor dentro del bolsillo de la chaqueta de Ryan, devolviéndole su pequeño ramo de flores, mostrando un límite entre qué tan elegante podía vestirse, especialmente en una situación así. Lo encontró incluso un tanto hortera.

***

Una vez llegados a su mesa, el sanador miró el menú con un gesto inquisitivo. En verdad, es que ese gesto pensativo era más un “¿Qué dice ahí?”, levantando la mirada al rubio cuando éste lo señaló, y se sonrió divertido.

Más bien creía que parecía topo orgulloso —admitió, sacando del bolsillo interno de su saco sus gafas para poder leer el menú sin que le terminase doliendo la cabeza. — Voy a pedir rodajas de salmón ahumado como entremés y… una chuleta de ternera —le dijo su platillo, para ver qué era lo que Ryan quería. El menú estaba, por suerte, en francés e inglés, para mayor comprensión.

Una vez llegado el momento, e indiferente por lo pronto de lo que sucedía a su alrededor, esperó a que el camarero llegase a la mesa para pedir la orden. Honestamente, le pareció un tiempo quizá mayor a lo esperado antes de llegar, pero no se lo tomó en cuenta. Indicó que Ryan pidiese antes de dar su orden, y pedir junto con ella un vino tinto afrutado para acompañar.

Tengo la impresión de que vienes a lugares así muy seguido —el quebequés trató de adivinar por la forma en que el estadounidense se desenvolvía. — A lo mucho vengo a lugares así una vez al mes —miró alrededor. — No es que no sepa cómo actuar en un lugar así, pero… no es mi estilo.

Ni siquiera su abuelo era de ese tipo de hombres, si bien era más elegante que su nieto en lo que respectaba a formalismos, por lo que, por mucho que el apellido Gauthier hiciera ruido en Norteamérica… Laith pasaba totalmente de la etiqueta esperada.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Jue Jun 13, 2019 5:55 pm



Conque “no lucía mal”, pues no podía quejarse. No era tampoco como si estuviera buscando una reafirmación de sus encantos. Tener, no tenía la inmodestia de Laith, o al menos, no la expresaba a los cuatro vientos, alta y sonante. Se sonrió enarcando una ceja, y simplemente asintió en silencio, mostrándose de acuerdo con aquel ego que el otro tenía tan subido a la cabeza.

—Demasiado entonces—suspiró, jugueteando con el ramillo de clavel en su bolsillo. Era un anticuado, aparentemente. Y Laith un alma muy joven, y quisquillosa. Aunque sí era consciente de que, en lo personal, tenía una ligera tendencia romántica por las “viejas” conductas de etiqueta, rescatando de estas el pequeño encanto de la nostalgia.


***


Rió, la suya fue una risa breve y entrecortada. No lo había visto con los anteojos puestos hasta entonces. Él usaba lentes para no fatigar la vista, pero debía considerarse afortunado, porque no tenía problemas para leer, todavía. Así que era por eso. “Topo orgulloso”, qué idea.

—Ya veo, así que era por eso—Ryan paseó tranquilamente la mirada por el menú una última vez—. Chuletas entonces—Se corrigió a sí mismo en el momento de hacer su orden al camarero, optando por compartir la botella de vino con su compañero, porque replanteándoselo, estaba de vacaciones, ¿por qué no salirse de su voto de abstinencia? Y porque consideró que hubiera sido, después de todo, una falta por su parte que el otro se tomara solo una botella. Sabiendo, además, que era perfectamente capaz— ¿Eh? Oh, bueno, menos últimamente. No es como si tuviera mucho tiempo para detenerme en lugares así, pero solía hacerlo—Lo observó distraerse con el alrededor, atento a lo que decía. Los lentes lo hacían verse más severo, casi maduro—. Eso no debería impedirte disfrutar de algo diferente. Si te encajas en un estilo, te haces aburrido.  

Especialmente cuando era joven, asistía a muchos sitios de etiqueta, porque ser parte de una élite conservadora tenía mucho que ver con mantener las formas y lucirse en sociedad. Luego, le quedó el hábito de saber comportarse naturalmente en ambientes con ese toque justo entre la elegancia y la pura soberbia. Evocando recuerdos, le hizo gracia pensar de nuevo en los claveles. Si su padre lo hubiera sabido… probablemente no los hubiera lucido en la solapa de su traje, como adorno de ocasión. Su padre, estrictamente homófobo… Se estaría revolcando en su propia tumba.

—Me pareció que esta era una oportunidad para darme el gusto—confesó, entre que acariciaba distraídamente con un dedo el clavel en su bolsillo. Y añadió, no sin cierto coqueto descaro—: Pero es todo un cumplido que me consideres alguien con clase.

El camarero volvió para servirles el vino, asegurándoles que la comida estaba en camino. Ryan le dio un sorbo moderado a su copa, catando el vino, y se llevó una agradable sorpresa. Había sabores que se quedaban estaqueados contigo, y el del vino tinto era uno de esos. Y en ese momento, se le ocurrió: “¿Qué tal una ronda de preguntas hasta que llegue la comida?”.


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Miér Jun 19, 2019 2:47 am

Convivir con la constante idea de que tenía que cuidar su cuerpo era parte del día a día, sobre todo cuando Laith, muy por el contrario, incluso por encima de sus propios consejos de salud, optaban por hacer todo lo contrario. Sus pulmones maltratados, su hígado perjudicado o su vista cansada, sin mencionar siquiera un cerebro que no recibía suficiente descanso, era tan sólo la punta del iceberg de lo que era, en verdad, autodestrucción camuflada. Porque por fuera, por encima de la vanidad, no se apreciaba a la vista.

Sin embargo, él tenía límites, y, para bien o para mal, los conocía. Por ello es que, si bien se negaba a usarlas, llevaba con él las gafas que lo ayudarían a encontrar su pedido entre las palabras de un menú.

Ryan se decantó por acompañarle el pedido, y, juzgando la carencia de bebida, asumió que el vino iba para los dos. No se lo tomó en cuenta, aceptando así comenzar la espera de su comida, con una conversación entremedio que prometía, quizá, llegar a ser cuando menos enriquecedora para ambas partes.

Entonces debo ser la persona más soporífera del mundo —contestó. La verdad es que él discrepaba: cada quien hacía lo que se sentía cómodo haciendo, y no necesitaba sentirse incómodo para que las personas “divertidas” lo considerasen un igual. Además, no era un inadaptado: estaba ahí, después de todo, ¿no era así?

Y para aclarar: no se estaba ofendiendo ni se lo tomaba personal. Sólo recalcaba que así debía ser, si Ryan consideraba su opinión como una verdad absoluta. Incluso lo tomaba con gracia y filosofía, siendo que, en verdad, él pensaba diferente.

Supongo que no está mal, de vez en cuando, salir a un lugar de este estilo, ¿no es así? —y su sonrisa, esa sonrisa de pillo, dejaba bien en claro que estaba hablando de la comida, antes que de otra cosa.

Mientras pensaba en las palabras de Ryan, el mesero les llevó el vino y lo sirvió dentro de sus copas. Laith acarició con un solo dedo la base de la copa, sin tomarla todavía, hasta que devolvió la mirada al rubio, renovada la sonrisa.

También fue un cumplido —le dijo, y aclararía después: — la flor, me refiero —señaló el clavel en el bolsillo ajeno, que era, de cierta manera, suyo aunque lo hubiese dado, ¿prestado, tal vez? — No sé si lo sepas, pero los claveles son considerados “la flor de los dioses” —o, también, “las flores del amor”, pero eso se lo guardó para sí mismo, — como todas las flores tiene simbolismo por color, pero el verde se popularizó entre los homosexuales europeos como un código secreto para revelar su orientación sexual —le explicó, sin saber si antes habría entendido su referencia.

No era un dato precisamente conocido, por lo que pensó que tal vez lo mejor era hacérselo saber, por si acaso lo habría confundido. Laith disfrutaba aprendiendo de flores y en especial sobre el simbolismo que guardaban, motivo quizá por el cual había acabado tatuando tantas en su piel.

¿Qué hay de ti? ¿Qué flores te gustan? —le preguntó, pensando en que quizá podría saber qué quería decir la flor que le gustaba al rubio en ese secreto y silencioso idioma que hablan las flores.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Miér Jun 19, 2019 6:04 am





Soporífero, eh. Tenía gracia que Laith abriera la boca para comentar sarcásticamente al respecto de un comentario aparentemente casual, pero que escondía cierta debilidad por lo picaresco. Ryan se sonrió por dentro.

Tú no le dices a un pavo real que su color es aburrido, aludir a ello era encender la mecha de un animal orgulloso. A veces, Ryan jugaba con las palabras y estudiaba el comportamiento de las personas, sus reacciones.

Su juego era secreto, porque sólo él sabía que estaban jugando. No había malicia, sólo ganas de divertirse a costa de otros. Por otra parte, de Laith siempre le había fascinado su orgullo.

No dijo nada, sino que se limitó a abrir las manos y encogerse vagamente de hombros en un gesto, como quien te da la razón. Sólo le seguía la corriente con el sarcasmo de su afirmación. Desde ya, los dos estaban de acuerdo en que Laith Gauthier no era soporífero.

Cuando te miraba y sonreía, sí que era contagioso. Siendo honestos, Ryan no tenía idea de porqué la picardía en el brillo de la mirada al seguir hablando sobre el lugar y el estilo, pero qué importaba, si se sentía bien sonreírle de vuelta.

Interpretó que estaba siendo coqueteo, porque la seducción era en Laith un arte natural y espontánea, y hasta se sintió ligeramente agasajado, como cuando se te sonrojan las mejillas. No sospechó que era por comida.  

—Oh—Asintió expresando gratitud por tanto agasajo, porque mira que admitirle un cumplido. Se lo notaba divertido, hasta que la confusión lo traicionó en la mirada— ¿Qué?, ¿la flor?—Escuchó con interés—Los dioses, eh. Así que lucir esto me hace ver un poquito con el ego bien crecido… Oh, ¿es así? Ya veo. No, no lo sabía. Este era un adorno de ocasión muy común en los salones de los magos, allá, por los días en que un mago “de clase” daba una fiesta. Quién lo hubiera dicho. Y a menos que todos los miembros del club de conservadores en el que estaba mi padre fueran gays, yo no creo que ellos supieran tampoco—En ese punto, Ryan se interrumpió con una carcajada que no pudo reprimir. Se lamió el labio antes de continuar—. Una costumbre entre los nomaj, ¿supongo? Tener un código secreto que sólo las flores pueden revelar… Ingenioso, y bonito.

Sopesó pensativamente la pregunta de Laith, mirándolo en silencio por un segundo. Tenía las manos sobre la mesa en torno al pie de la copa y jugueteaba con el pulgar, tamborileando. Pero sus ojos estaban quietos, y pensativos. Hasta que sus labios rompieron en una tenue sonrisa.

—¿Quieres adivinar mis secretos?, ¿te lo dirán las flores?—La idea pareció divertirlo—. Pero tú has visto todo mi jardín, ¿le has dado una mirada, verdad? Me sentiría herido si no. Tengo orquídeas, aunque las mías son tercas y parece que no quieran prender en esta temporada—Y siguió enumerando—: Tengo begonias, margaritas, rosas, crisantemos… una carnívora. Pero, mis favoritas… Bueno, me gustan los ramos coloridos. En un ramo, los tulipanes son un muy buen elemento en arreglo foral, también las margaritas y… Bueno, las nomeolvides, por supuesto—Sonrió—. ¿Qué te puedo decir? Me gustan mucho todas las flores de mi jardín.  


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Lun Jun 24, 2019 2:34 am

Entre una cosa y la otra, Laith terminó preguntando al otro sobre sus flores favoritas, después de haber, según Ryan, intentado seducirlo de forma tan espontánea, cuando su sonrisa la había atraído la deliciosa comida. Lo había mencionado antes, sí, que era un poco inapropiado darle semejante detalle, en especial debido al tipo y su color, habiéndose olvidado por un momento que no todo el mundo había sido instruido como él en las flores y su simbolismo.

Incluso por encima de las costumbres adoptadas por la gente, al sanador desde que era tan sólo un niño se le había enseñado a hablar en el silencio con el misterioso lenguaje de las flores. Había aprendido, también, cada característica y propiedad que tenían, hasta haberse considerado un buen conocedor. Era parte de un pasado y de recuerdos que añoraba, aunque no siempre los tuviera muy presentes.

Un poco, sí —él sonrió con encanto y amabilidad, — no sólo se popularizó entre los nomaj, los magos también tienen costumbres de hablar en códigos con la ayuda de las flores… Pero es un poco lo mismo, ¿no? Hay gente interesada, que lo sabe y conoce, y otra gente a la que no le importa, pero lo hace por… ¿moda? ¿Porque se ve bien? —le dio su opinión, enarcando una ceja y haciendo un gesto de ligera confusión.

Siempre le había costado aprender a separar las cosas, porque para él era un todo, los mundos en que había vivido, todos dentro del mismo planeta. Siguió ese hilo, sin embargo, porque la conversación daba para ello y era, para variar, un tema donde podía y le gustaba destacarse, incluso si normalmente en sus conversaciones era el rubio quien se adueñaba del habla mientras Laith se limitaba a servir de oyente.

Creo que no fui lo suficientemente específico… Más que gustar, ¿cuál dirías que es tu flor favorita? De entre todas ellas, ¿cuál se destaca? Tiene que haber una por encima de las demás —le preguntó divertido, contagiado por una sonrisa al escuchar flor tras flor, una detrás de la otra, en la enumeración de Ryan. Gustar, podían gustarle todas esas y más, sin embargo, ¿cuál era la que tenía un espacio reservado en su interior?

Las flores eran un poco como los animales: había una que hablaba alto y se consideraba como una suerte de tarjeta de presentación, en ciertos lugares más allá de la “civilización” como era conocida. Igual que un Patronus, no era algo estable, sino que podía cambiar y transformarse, y era una costumbre en ocasiones perdida.

Para algunas personas es muy importante saber qué flor representa a cada persona… Digamos que es una flor sugiriéndoles conocer a una persona, o el aproximamiento más adecuado para ello —le contó, acariciando el tallo de su copa mientras miraba distraído el líquido en su interior.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1242
Puntos : 1049
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ryan Goldstein el Lun Jun 24, 2019 5:03 am




Creo que no fui lo suficientemente específico…


Se desconcertó a sí mismo sin poder hallar una respuesta que considerara adecuada. No podía mencionar una flor que fuera su favorita, pero ya que iban a darle vueltas a la cuestión, podía relacionar distintas flores con una historia o incluso una parte de sí mismo, de sus pensamientos, de sus sentimientos.

—Una por encima de las demás…—
repitió, removiéndose en el asiento y acodándose en la mesa con las manos entrelazadas. Su expresión se tornó meditabunda y diríase que volteaba la mirada hacia dentro de sus pensamientos, rebuscando entre las ideas—. Hay cosas sobre las que me siento seguro, pero lo que me preguntas—esbozó una pequeña sonrisa, dejando morir la frase en la elocuencia del silencio, pero añadió—: … ¿Y mi elección determinará mi tipo de personalidad?—Se sobó la perilla, sin abandonar su aire pensativo—. Como el horóscopo, eh. Sé de lo que hablas. Me inquieta un poco, te tengo que admitir… Pero es también interesante.

Degustó el vino, y una idea le entró por el paladar. Por ser un romántico, le hubiera respondido automáticamente que las rosas eran sus flores predilectas, pero siendo la pregunta tan particular y misteriosamente atractiva, quiso ser honesto.

Recordó entonces cuándo se había sentido realmente a gusto contemplando una flor, o en su caso, un campo de flores. Porque ese era el principal encanto de las flores, que podían provocarte un hormigueo desde lo hondo del pecho con un vibrante sentimiento. Creyó entender en ese instante a qué se refería Laith.

—Me siento especialmente inclinado por los campos de flores—explicó— Las flores silvestres, ¿sabes? La verbena—añadió, conforme con su descubrimiento personal—, ¡ah, qué bonita! Me sigue desconcertando el término “favoritas”, pero. Intenté pensar en las flores que me habían hecho sentir algo… diferente.

Sonrió con interés.

—¿Y qué dice eso de mí?—preguntó.

Emanaba de él una especie de falsa modestia, traicionada por la evidente confianza que se tiene alguien que, en cierto modo, ya sabe que va a recibir una lluvia de pétalos. Pero una parte de él contaba con que Laith bromeara al respecto con cierta socarronería.  ¿Qué se podía decir, sin embargo, de una flor tan pequeñita?


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 40.200
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 516
Puntos : 385
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.