Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein]

Laith Gauthier el Mar Feb 05, 2019 8:49 am

Recuerdo del primer mensaje :

Ne voyez vous pas que vous m'étouffer?
Guidés par la peur de perdre le contrôle
Ce que vous pensiez que je serais
S'effondre devant vous
Je ne joue plus de role.

Hay sitios que guardan todo tipo de memorias. Las leyendas que fundamentan que el ser humano está hecho de energía dicen que ahí donde pasa un alma deja huella. Una invisible que no se puede ver, pero se puede sentir. Existen lugares con grandes cargas energéticas, y otras que tienen sólo un rumor agridulce. Al final, todos están de acuerdo en una cosa: el corazón regresará a los lugares donde alguna vez fue feliz.

Y ahí es donde comienza el problema. El corazón es iluso, la mayor parte del tiempo, y pone todo su empeño en regresar a esos lugares donde dejó una parte de sí mismo. ¿Qué es lo que pasa cuando el tiempo ha cambiado, cuando los lugares ya no son los mismos y las personas que estaban entonces ya no se encuentran a su lado? Ahí reside el dolor de la nostalgia.

Laith había regresado a un lugar de esos, y de ahí salió como un hombre nuevo. El corazón le latía fuerte en el pecho, lleno de vida, aunque pudiese encogerse de dolor. Los corazones se vuelven grises cuando carecen de pasión, acaban muriendo no mucho tiempo luego. Él suyo estaba de un vibrante color rojo.

Era uno de esos momentos donde uno decide abrir las alas y volar, crecer. Madurar, también. Parte de madurar y de liberar el pecho del peso del pasado, era cumplir esas promesas aparentemente vacías que quedaron alguna vez en el aire. Laith difícilmente olvidaba datos, tenía una buena memoria.

Había sido una de esas conversaciones que se dicen banales, sin repercusión alguna al corto o largo plazo, durante el colegio, cuando aún eran pareja. El sanador recordaba bien que estaba tratando de hablarle sobre lo que él conocía, tan distinto a Estados Unidos. Le estaba contando sobre una isla que tenía una reserva ecológica y una montaña, donde había pasado mucho tiempo durante su juventud. Hizo con el rubio una promesa de ir ahí juntos un día.

Laith estaba casi seguro de que era el único que recordaba la promesa, hecha hace tantos años y en un clima extraño de la relación entre ambos. La recordaba, a fin de cuentas, y era algo que tenía pendiente por hacer.

La isla René-Levasseur era un sitio importante para Laith, y, en principio, se sentía nervioso de sólo pensar en llevar a Ryan ahí. Era ese tipo de lugares tan íntimos, que a uno le cuesta querer mostrárselos a la gente. Pero era una promesa, y Laith quería cumplir todas sus promesas. Una a una, había ido tachándolas de una lista imaginaria. Había dos mucho más difíciles que el resto, y esa era una de ellas. Quería hacerlo, sin embargo, porque sentía que eso lo ayudaría a crecer como persona.

No fue fácil convencerlo, tuvo que insistir durante varios días. Y, por dentro, a Laith le dio gracia pensar en que seguramente el rubio se preguntaría qué mosco le había picado. No había mencionado promesa alguna. Más bien, le había dicho que tenía dos boletos a Norteamérica y que quería que él, él y no otro, fuera con él. Y por boletos podemos asumir, muy claramente, que Laith NO pensaba tomar ninguna ruta mágica, sino ir a lo nomaj. Metido en un enorme pájaro de metal.

Lo había planeado como un viaje de unos días. Primera parada Montreal, donde conseguirían un auto que los llevase en un viaje de más de medio día a la isla, para zarpar en su dirección. Y ahí estaba él, sentado en su maleta que contenía una vasta cantidad de abrigos considerando el sitio donde planeaba encaminarlos, y de lo que había advertido a Ryan desde un principio. Lentes de sol sobre los ojos y mirando su móvil mientras esperaba que el rubio hiciera acto de presencia en el aeropuerto.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Laith Gauthier el Miér Jun 26, 2019 10:12 am

Le dio gracia la comparación con el horóscopo, porque era precisamente así. Además de compartir que no siempre se acertaba, si bien una era establecida por la fecha de nacimiento mientras que la otra era volátil y definirla era, en sí mismo, un problema. Tal y como sucedía con ese tipo de cosas, como los encantamientos Patronus, no siempre lo favorito era lo que representaba a una persona. Daba una suerte de guiño, cuando menos.

Puedo equivocarme, pero intentaría adivinar —fue completamente honesto con él. — No es una ciencia exacta, de todos modos —y era altamente variable, otra cosa a tomar en cuenta.

Esperó con paciencia hasta que a Ryan se le vino una a la cabeza, específica. La verbena, ¿eh? Se lo pensó unos segundos y tomó un sorbo de vino. “Cásate conmigo”. Le pareció gracioso, pero no lo mencionó, porque era demasiado intenso como para sacarlo a colación en una conversación normal. Además, no le había dado la flor a él, así que no le estaba diciendo nada.

¿Qué dice de ti? —repitió la pregunta, — Bueno, es una flor considerada mágica, especialmente en hechizos y pociones de amor —su abuelo, en su día, la habría usado para potenciar filtros de amor y hacerlos más poderosos. — Una flor peligrosa, eso sí —porque doblegar la voluntad para que otro sienta amor no era de hecho amor, y eso tenía consecuencias usualmente graves.

Guardó silencio mientras buscaba en los archivos de su memoria hasta encontrar la información que quería. Hablaba, pues, de la flor en sí misma, de la forma más objetiva que había y sin quererse ver influenciado por lo que conocía, o creía conocer, del rubio.

La verbena caracteriza a los de desmesurado entusiasmo y seguridad, con ideales claros que pretenden implantar en los demás, rayando lo obstinados —empezó a hablar. — Es la flor de aquellos hiperactivos con complejo de héroes —se sonrió, jugando con el líquido en su copa al moverlo en círculos. — Son gente activa que siempre tienen la vista en nuevos proyectos y actividades.

Si lo pensaba fríamente, la verdad es que le recordaba a Ryan y todo, al menos en parte. No bromeó porque no lo consideró adecuado: si bien él era el primero en ser un tanto escéptico, también estaba consciente de que eran cuestiones dignas de respeto y prefería no jugar con ello.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Miér Jun 26, 2019 12:39 pm




Pociones de amor, eh. La mención le hizo evocar la cantidad de rumores sueltos por los pasillos de Ilvermony sobre la poción de amor que había hecho que Ryan Golgomatch se fijara en Laith Gauthier, no tan casualmente —decían las malas lenguas— nieto de un pocionista reconocido. No parecía una idea tan descabellada si uno le daba una oportunidad, ¿cierto? Nieto de Clark Gauthier, bueno en pociones, tenía los motivos. Era en sí curioso hacerse la pregunta, ¿había Laith intentado hechizarlo con brebajes alguna vez?  


Una flor peligrosa, eso sí


Ryan acabó esa frase con un guiño, y entre ellos se instaló un silencio que les pertenecía en ese momento, sólo a ellos. Le gustaba sentirse dentro de esa complicidad en la que los encerraba la mutua compañía. Si desviaba su atención de Laith —los contornos de su boca, la expresión en sus ojos, incluso las pausas que le daban un efecto a su silencio— probablemente reparara en las caras de las otras mesas y su cháchara. ¿Pero por qué haría eso? Sería tonto.


La verbena…


No consideraba el idioma de las flores una ciencia, pero no tenía la más mínima intención de debatir al respecto. Con lo agradable que era escucharlo hablar sobre el inasible misterio de una posible conexión entre su alma y el perfume de la verbena. Lo que más le gustaba de Laith en ese momento era que se trataba de esas personas que sabían hacer de los detalles aparentemente frívolos un arma de seducción que cautivaba a su audiencia. Ryan se lo quedó mirando esperando una broma, pero esta no llegó. Hubo de interrumpir el silencio o se lo comería con la mirada.  

—No soy obstinado—Lo dijo con una sonrisa ¿No lo era? Se encogió de hombros antes de continuar—: Puede que tenga complejo de héroe algunas veces—reconoció—. Estoy en general conforme con mi flor—Se lo pensó unos segundos antes de añadir— Sí, puede decirse que soy ese tipo. Siempre con un nuevo proyecto, un nuevo viaje—En este punto, sonrió alzando la copa e invitando a un brindis—: Por los buenos viajes.

Pero no, no. Demoró la intención en el acto, presumiblemente para añadir un nuevo brindis. Pero en cambio… Sí que sonó desconcertante cuando menos. Porque lo que dijo fue completamente salido de tema, o quizá no tanto. Pero es que tenía un asunto en la cabeza sobre el que venía pensando, y ganó la curiosidad.

—¿Tú usaste una poción conmigo?—
Entornaba los ojos con cierto aire divertido y todavía con la copa en la mano—. No es que piense que la necesites—aclaró—. Los dos sabemos que no. Pero—se sonrió—, siento que tengo que preguntar. ¿Lo hiciste?


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Jun 29, 2019 11:03 pm

Se sonrió, inevitablemente. Era un principio básico de psicología: aquello que se esmeraba en negar, probablemente fuera una verdad que no le gustaba. No lo mencionó, porque no era necesario, además de que el propio Ryan se mostró receptivo a su descripción, reconociendo que tenía complejo de héroe y que, en general, estaba conforme con lo que había significado la flor que había elegido para él.

Levantó su copa cuando Ryan hizo el amago de un brindos, aunque eso se quedó a medias, pues una pregunta le había rondado la cabeza e hizo a Laith parpadear, confundido.

No es que fuera para él un secreto que se decía en rumores que lo que sentía Ryan por él no era otra cosa que amor embotellado, la magia de una poción haciendo estragos en su percepción de la realidad. El rubio, por su parte, jamás lo había preguntado, o nunca directamente por lo menos. Por parte del sanador… casi le daba risa que realmente considerase que él le hubiese dado una poción de amor.

Laith alargó un silencio dando un sorbo a su copa. — No lo sé, ¿qué opinas? —le devolvió la pregunta, divertido. — Los dos sabemos que las pociones deben ser renovadas cada tanto tiempo, pero, qué voy a contarte yo —ambos eran magos, y las ciencias básicas de las pociones las conocían los dos. Había una sonrisa traviesa en los labios del quebequés. — No, no te di una poción de amor.

Había resultado particularmente específico y no por casualidad. Laith nunca le había dado una poción de amor, pero… no era inocente del todo. En verdad, él lo había, antes que drogado, medicado. Había defectos de comportamiento que, los sabios coincidían, podían ser arreglados con esencias y gotas de olor. Admitía, eso sí lo había hecho, pero creía, en el fondo, que había sido para bien.

Era, sin embargo, un secreto que se llevaría con él a la tumba.

¿Te creíste esos rumores? Me solían preguntar mucho, incluso cuando nos graduamos… —se notaba, por su sonrisa, que aquello lo divertía. — Es decir, entiendo que mi abuelo era un pocionista, y no se me daban mal las pociones, pero… No lo sé, es una locura —admitió, suspirando.

A veces se le dificultaba poder comprender por qué el pequeño Laith hacía, o decía, ciertas cosas. No podía evitarlo: había cambiado tanto, que a veces miraba al pasado y ni siquiera era capaz de reconocerse a sí mismo. Todo lo que había vivido, y pasado también, lo había llevado a ser quien era ahora.

Fue una… época de cambios, supongo, para los dos, el colegio… —comentó. — Habían cosas buenas, pero también las hubieron malas… —no estaba seguro de si ese tema era el mejor, o el más adecuado, para sacar a colación, pero se preguntó por qué no.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Dom Jun 30, 2019 2:34 pm





Si era por opiniones, las había habido a por montones, cada una más esmerada que la anterior. El rumor sobre cómo Laith Gauthier había conseguido engatusar a Ryan Golgomatch se volvió incluso en algo sobre lo que hablar al respecto si lo que se buscaba era la popularidad. No faltaba nunca el que afirmaba con pruebas y razones saber exactamente qué sucedió, ofreciendo detalles que eran la comidilla del relato para un público ávido de cotilleos.

En consecuencia, lo que debió haber sido un simple amorío se construyó narrativamente en la novela de un crimen con tintes pasionales, o al menos, así lo fue para las mentes más imaginativas. La noticia causó tal sensación que las reacciones se hicieron imprevisibles. Laith Gauthier había llegado a recibir lechuzas tanto de odio—especialmente, de parte de las grupis del Golgomatch— como de profunda admiración. Las cartas más intrigantes eran las que pedían consejos sobre cómo conquistar a alguien mediante pociones y hechizos.

Pero a los rumores Ryan nunca les prestó atención. Si sacaba el tema a colación, lo hacía con un guiño de humor. Por supuesto que las delirantes aseveraciones de antaño habían sido una locura. Pero al evocar el recuerdo de ellos dos, toda una seria de sensaciones regresaron a él, estrechamente vinculadas con la memoria del calor, la prisa y el aroma. Y pensó, que de responderle que sí, le hubiera creído.

—Nunca lo consideré—afirmó—. Pero recuerdo que había un par de buenas historias—dijo, carcajeándose. Y añadió, declarándose de acuerdo—: Una locura.

El comentario de Laith hizo que lo mirara con atención. Su pequeña broma los estaba llevando por los derroteros de la memoria. Se preguntó si acaso  el pasado sería el mejor lugar donde ir a parar durante la velada. A él le agradaba recordar a pesar de todo, pero era personal.

Chocó la copa de Laith en un brindis.

—Por el mejor jugador de quodpot que los Pukwudgies han tenido.


Sonrió y se llevó un trago a la boca, zanjando el tema de la forma que consideró más amena. Pero por las barbas de… No podía dejar de recordar. Si había algo que lo volvía loco de Laith había sido su forma de volar. Incluso luego de separarse, disfrutaba viéndolo jugar. Quizá, en el fondo, fuera porque le gustaba pensar que él había tenido algo que ver en la creación del estilo de Laith sobre la escoba. Por supuesto, nunca le sugeriría a Laith tal pensamiento.    

Sin poder resistirse, tocó el tema del vuelo.

—¿Qué pasó con tu antigua X?, ¿la guardas todavía? En materia de escobas, era una de mis favoritas del mercado. Pero pareciera que eso fue hace toda una vida. Me gustaría, ¿sabes? Montarme a una escoba. A veces me pregunto qué hubiera sido de mí de haber aceptado aquella vacante en el equipo de los Angry Wasps. Pero después veo los posters con las caras del equipo luego de un nuevo partido, y se me pasa.

Y es que, era sabido que los jugadores profesionales sufrían toda clase de lesiones durante los partidos.  





INFO:
Angry Wasps. Supuesto equipo reconocido de quodpot profesional.
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Miér Jul 03, 2019 4:27 am

El colegio, para él, tuvo cosas buenas y cosas malas. En especial, no se jactaba de aquella época donde había recibido lechuzas por montones, todas las cartas, material para las chimeneas los fríos días de invierno, le inquietaban por la pasión humana que llevaba a alguien a acosar a otra persona, fuese para bien o para mal, queriendo echarle tierra por encima o simplemente pedir un consejo demasiado intenso. Laith no contestaba las primeras, y las segundas las respondía como uno no esperaría: aconsejando abandonar la tóxica ansiedad de querer estar con alguien más a fuerza de magia.

Hecho un experto en pociones para enamorar desde mis doce años, todo un genio de la materia —exageró, pues así era como debían verlo los otros estudiantes que sí creían esas historias. — O un ladrón que tomaba pociones de su abuelo —que también era una posibilidad, según aquellos mismos.

Le dio gracia y una cierta vergüenza que rallaba la timidez que lo declarase el mejor jugador de Pukwudgie, con el ego un poco acariciado gracias a ello. Era quizá lo que más le había gustado del colegio, poder jugar y haber sido reconocido por hacer algo que le gustaba. Tenía su encanto, sí, porque muchas veces la gente sentía pasión por cosas que no se les daban bien, o hacían bien cosas que no los apasionaban. Él tenía suerte.

Creo que debí dejarla en casa de mi abuelo cuando me gradué… no llevé escobas conmigo a Londres —admitió, encogiéndose de hombros. — Tengo una que compré ahí, aunque no la uso mucho… —suspiró. — Quizá ahora te faltasen varios dedos, o tuvieses la cara a medio quemar —como “El Perro” de Juego de Tronos, pero no hizo alusión a esa serie nomaj, — pero serías reconocido como una estrella del deporte —mencionó.

A él no le llegaron invitaciones a equipos, y no porque no hubiese equipos interesados en él. Más bien porque no tuvo tiempo, entre la muerte de su abuelo y su posterior mudanza, todo había sido demasiado agitado y doloroso como para detenerse a leer algo sobre equipos o siquiera universidades. Eso llegó sólo cuando respiró y sentó cabeza.

Eras muy bueno jugando Quodpot —le reconoció, tomando su copa y dándole un sorbo pequeño. — No me hubiera extrañado que te decantases por seguir la carrera deportiva —le dijo, muy seguro de sus palabras. — ¿Recuerdas esa maniobra tuya? Con la caída libre… —le era difícil admitirlo, sobre su propio orgullo, pero esa maniobra…

La había intentado recrear durante tardes enteras, y no precisamente con buenos resultados la mayor parte de las veces. Lo admiraba, sí, y le gustaba pensar que al final de todo había llegado a estar, en lo que a Quodpot se refiere, a su altura. Nunca iba a olvidar el día en que casi se queda sin mano, entrando junto con Ryan al tanque de solución, anotando casi por milagro. Miró la cicatriz que le quedó, y se sonrió por ello.

Las cicatrices eran buenas mientras tuviesen una historia que contar. Heridas de guerra, las llamaban algunos.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Jue Jul 11, 2019 4:43 pm





—Supongo que—Recibió el comentario de Laith sobre ser una “estrella del deporte” con un leve encogimiento de hombros. La repentina desconfianza en su rostro sobre las ventajas de tener una “cara a medio quemar” venía acompañada con una arruga de comicidad—… ¿valdría la pena?—Frunció las cejas, dudándolo mucho, y acabó por sonreír.

La mención a sus logros deportivos no era nada que le resultara ajeno, y se sentía cómodo frente a los elogios. La naturalidad de la arrogancia, dirían algunos. Le llamó la atención, sin embargo, que Laith sacara a colación esa jugada en especial, “caída libre”. Ese mismo día había tenido un deja vú en la pista de patinaje, ¿coincidencia?  

—Dime que no es la jugada con la que me ganaste en mi última temporada.

Lo era, y lo sabía. El resentimiento empleado en las palabras era pura socarronería. En el brillo de su mirada, escondía un halago. Se sonrió porque, ¿recordarlo, decía?, por supuesto. Había sido de esas partidas que se registran en la memoria del cuerpo, cuando lo que se experimenta es intenso y deja marcas que a los ojos son invisibles, o no tanto.

Se perdió en el momento, interrumpido en lo que iba a agregar por la aparición de la bandeja de entremés. Durante el breve intervalo, observó por encima de las ágiles maniobras del camarero que Laith había desviado su atención hacia su mano. Lo sabía de oídas, que el pukwudgie favorito de la temporada se había hecho con una victoria y una cicatriz al mismo tiempo.  

Nunca se lo había preguntado realmente, pero no había dudas. La quodpot había herido la mano de Laith. Se vio a sí mismo, tendido sobre el cuerpo dormido del ex jugador de campo y recorriendo con un dedo las líneas cauterizadas de su palma en la complicidad del sueño. Ese era su secreto, y sólo suyo. No supo si fue por evocar flashes de sensualidad o por el vino, pero sintió un golpe de calor subirle a la cabeza.

Hacía tiempo que no bebía vino, lo había subestimado. No se negó, sin embargo, cuando el camarero se ofreció con la formalidad de la etiqueta a rellenarle la copa. Desdoblaba la servilleta para tenderla sobre su regazo cuando retomó la conversación, habiéndose despedido del camarero, que se alejaba. La mesa servida se veía apetitosa.  

—Me sorprendiste, mucho—remarcó, con los cubiertos en la mano y concentrado en picar—. ¿Sabes? Decían…—Sacudió la cabeza, restándole importancia a una idea que, visiblemente, le hacía gracia. Era entrañable cómo sonreía—. Bueno, tú sabes lo que decían. Pero nunca esperé que tú realmente pudieras contraatacar la jugada. Me confié demasiado—Los segundos se diluyeron en una pausa distraída antes de que él añadiera, convencido y con suma naturalidad—: Fue memorable.

Probó bocado, y lo degustó con ganas, cayendo repentinamente en la cuenta de lo hambriento que se sentía. Masticó lentamente soltando el aire con el alivio del apetito satisfecho, y regresó la atención de su mirada sobre Laith. Asintió dos, tres veces, con ligeros toques de cabeza, antes de tragar con degenerada fruición.

—Dime que no está bueno.



Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Mar Jul 16, 2019 7:50 am

Fue imposible no preguntarse si, realmente, valdría la pena hacer una carrera deportiva. A su edad, y con sus aspiraciones, pensó que era algo tonto querer involucrarse en todavía más exigencias de su tiempo. De más joven, quién sabe, ¿habría sido una buena idea? Como el hubiera no existía, fue fácil para él deshacerse de ese tipo de pensamientos.

Más bien le interesó hablar del deporte, más específicamente, en lugar de una carrera y los riesgos que conllevaba ya no públicos sino físicos al trabajar día sí día también con una pelota explosiva.

La caída libre.

Esa sonrisa que se formó en sus labios cuando le preguntó si esa era la jugada con la que había ganado en su última temporada lo dijo todo. Pero no había soberbia en ella, sino el orgullo de un muchacho, la misma que hubo tenido en aquel día, dolorido pero lleno de satisfacción. Tenía, eso sí, una pincelada nostálgica.

Les interrumpió el camarero, dejando la comida encima de la mesa mientras Laith se distraía viendo el recuerdo más tangible de aquel día: la cicatriz en su mano, que había quedado ahí para no borrarse con el tiempo.

Copas rellenas y un mesero menos, los dos caballeros se prepararon para degustar sus respectivos platillos, con cubiertos y servilleta. La voz de Ryan le interrumpió el primer bocado, que dejó en el aire unos segundos mientras le explicaba qué era lo que había querido decir, y se lo metió en la boca mientras pensaba en la respuesta.

Lo distrajo el sabor jugoso de su comida y el buen sabor que tenía, que miró como si quisiera asegurarse que fuera real y no un producto de su propia imaginación y hambre. Tomó la servilleta y la pasó por las comisuras de sus propios labios antes de hablar.

La practiqué desde que pude tomar una escoba —le confesó, tomando la copa de vino, — Después la afiné con el que mejor la hacía —le dirigió una mirada y dio un sorbo a su copa a un tiempo. — Tuve suerte, además —porque si bien había tenido mucho trabajo duro detrás, pensaba que gran parte de la jugada había sido un montón de casualidades acomodadas al azar en el preciso momento.

Desde el tiempo restante, la bola que muchos pensaban estaba trucada por la forma en que explotó, hasta la distancia entre ambos tanques… sí, todo parecía haber estado a su favor.

Está muy bueno —le dio la razón, realizando un gesto hacia su plato, y con esa mirada de niño brillándole feliz como sólo Laith Gauthier podía estarlo por un buen platillo.

Había cosas simples que podían hacer a la gente feliz. En el caso de Laith, bastaba con buena comida para tenerlo contento, sin necesitar otra cosa. Si a eso le añadían una conversación agradable y buena compañía, acababa por ser una velada digna de recordar.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Mar Jul 23, 2019 3:56 am





¿Qué, exactamente, era esa risa? Al bajar por los escalones de la elegante entrada, del elegante restaurante, con toda esa elegante gente, a Ryan lo pescó una risa histriónica del mismo modo que otros se dejan atrapar por un resfrío. Afortunadamente, el hombre seguía en sus cinco cabales, y se cubrió la boca cayendo en la cuenta de que no había sido aquella su primera intención, o cómo las carcajadas debían funcionar. Aunque no tuvo éxito en fingir lo contrario a una hilarante reacción frente a lo hilarante, y el tono colorado de sus mejillas lo delataba alegre.

Dobló al llegar a la calle, tironeando en una invitación a su acompañante.

Anduvieron a pie el recorrido hasta el puente iluminado atravesando esquinas y siluetas en las sombras y luces que Ryan olvidó tan inmediatamente como puso un pie frente a la inmensa arquitectura de acero que iluminaba el cielo de Montreal. Había soltado su lengua en el camino, y ahora hablaba elevando la voz entre el pesado arrastrar de las ruedas de los automóviles, el rumor del agua y la cháchara de las personas que, congregadas, esperaban la magia de colores suceder, con los móviles por sobre las cabezas.

Si en principio Ryan se mostró confundido, lo entendió cuando se encendió el espectáculo, o creyó hacerlo, porque la tecnología de los Tweets y los puentes interactivos, se le escapaba. La secuencia de luz era cambiante, en contraste con la noche y reflejada en el río que separaba la Isla de Monstreal y Longueuil, pero que los conectaba en la ilusión de la interconexión de datos que se fusionaba en un puente tanto real como metafórico.

Se quedó secretamente maravillado, atento al cielo, conquistado por la emoción multitud mientras que permanecía de pie entre turistas y locales, y la última vez que chequeó, junto a Laith, vagamente adormecido por un clamor entusiasta.


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Jul 25, 2019 8:26 am

Laith, bastante sobrio todavía, seguramente por la práctica y la costumbre, se cruzó con la sospecha de que Ryan, muy por el contrario, no podía estar del todo sobrio con esos pequeños gestos que tenía, o la risa que le daba de vez en cuando. Se sonrió pensando en ello, y esperó que no fuera un borracho muy necio, mientras lo llevaba a través de las calles que le vibraban en nostalgia en el pecho.

Cuántas veces, en el pasado, había caminado a esa misma hora por esas mismas calles. Cuántas veces se había cobijado en las luces de la ciudad de una oscuridad intermitente en el cielo. Cuántas veces las caminó con un hombre borracho, incluso. Lo suyo no eran primeras veces, sino la capacidad de recordar aquellas ocasiones con una nueva agregada.

Dejó de pensar en eso cuando llegaron al Jacques Cartier, que se iluminó rompiendo la noche de un brillante color. El sanador se sonrió.

Hay quienes dicen que el Jacques Cartier es el corazón de la ciudad —le dijo, con la mirada reflejando el brillo de aquella arquitectura. — Tiene una programación inteligente a tiempo real que cambia constantemente en sincronía con las estaciones, el clima, el tráfico y la actividad en redes sociales de la ciudad —y sabía que eso podía parecerle a chino a un mago promedio que no conoce mucho sobre la tecnología nomaj. — El puente cobra vida por las noches, usando toda la información que ha conseguido para contar la historia de la evolución de Montreal, desde el tiempo hasta los acontecimientos importantes.

Eran cuestiones de cultura popular y a Laith le encantaba la misma, en especial cuando era propia. Miró maravillado el juego de colores del puente ir y venir, casi como neuronas que conectaban a un cerebro. Quizá fuera eso, antes que un corazón: un cerebro que conservaba una memoria.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Dom Jul 28, 2019 12:47 am




El Jackes Cartier es el corazón de la ciudad… Laith hablaba por encima del rumor circundante, y aunque para entenderlo Ryan habría tenido que realizar una pregunta tras otra hasta llegar al fondo de la cuestión, una que le era profana e inasible en todos sus tecnicismos, se abstrajo momentáneamente frente al espectáculo de luces. Estaban todavía lejos del puente, y Ryan barrió el rededor buscando un acceso, hasta que lo encontró, y llamó la atención de Laith con dos toques en su hombro, sorprendiéndolo con un beso que no hizo durar demasiado, y del que se desprendió con delicadeza.

Se lo llevó sujetándolo por la muñeca sin decir nada. Atravesaron la multitud dispersa hasta una escalera que ascendía en zigzag. Iban tan bien vestidos, que destacaban. Subieron y echaron a andar, pero entonces Ryan se detuvo, doblado sobre sus rodillas y quejándose de un dolor o calambre. La pista de hielo le había estado pasando factura a sus piernas, y llegada la noche, sólo quería echarse a descansar. Como fuera, entre la pereza y el vino que se le había subido a la cabeza, quiso ganarse a Laith para que le concediera un capricho.

—Mira, allá—Le enredó el cuello en un abrazo, recargando el peso sobre Laith. Señalaba hacia lo alto entre que sonreía abiertamente—. Por favor. Es sólo aparecerse. No nos verán. Será rápido. Sólo quiero mirar… Sí, hacia abajo, cómo se ve desde arriba… ¿Se entiende?

¿Se entiende?
, la mirada vidriosa de Ryan se colgó de los ojos de Laith en ese momento. Sonreía con una expresión entrañable. A saber en qué pensaba, hasta que se distrajo frotándole la mejilla con un dedo, como si tuviera algo ahí. A lo mejor, lo hacía sólo por mosquear a Laith. Luego, se dejó de explicaciones de por qué estaba bien usar la magia frente a todo un público de nomaj con cámaras, e intentó persuadirlo arrinconándolo entre la presión y sus besos, pero se frenó cuando entendió que su propia sangre caliente le iba a jugar en contra, y se derrumbó de un suspiro con el rostro hundido en el cuello de Laith.

Al final, caminaron. Ryan pareció olvidarse de su cansancio cuando llegaron al puente, y se acodó en la barandilla luego de mucho andar, contemplando el precipicio. Las luces los bañaban en colores. Era como sentirse dentro de una burbuja, todo lo de fuera se experimentaba de una forma distante, incluso el frío, pero eran experiencias sensoriales que lo transportaban a uno hacia una sensación última de ensoñación. Había algo atemporal en el presente cuando se vive como un recuerdo.

—Es hermosa esta ciudad.

El comentario se desprendió de sus labios con naturalidad. Ante ellos, la vista se expandía extraordinaria. Daba gusto, lo mismo que respirar otro aire, estar allí en lo que se sentía el epicentro alrededor del cual todo lo demás cobraba sentido. Siguió hablando, señalando la multitud que habían dejado atrás —y que seguía tomando fotos—, y regresando a los distintos aspectos que había tenido su día, haciendo un resumen. Ryan era de esas personas que entablaba conversación fácilmente, partiendo de cualquier cosa. Dejó sentir el tono agradable de su voz, hasta que se interrumpió a sí mismo, volteándose.

Miró detenidamente a Laith. Lo que pensaba era un misterio. Se había inclinado sobre la barandilla, con las manos colgando en el aire y el rostro vuelto hacia el precipicio, pero se incorporó, y haciéndole señas, se acercó a Laith. Acortó la distancia entre los dos y tomó con cuidado el clavel en el bolsillo delantero de su traje, reubicándolo. Sus intenciones eran claras. Al acercarse demasiado podía sentirse el aliento tibio, perfumado, del vino, que en Ryan, tenía un efecto cómico.  

—No es cutre—corrigió, interponiendo un dedo alzado entre ellos, presto a frenar todos los “peros” habidos y por haber—Tú eres cutre—murmuró por lo bajo, y se rió al instante. Ocupó ambas manos en colocar el clavel en el bolsillo de Laith, con un ojo atento en su hacer—. ¿Ves?—Le dedicó una mirada divertida, queriendo señalar el resultado—. No está mal para ser cutre—bromeó. En un intento de reconciliación, buscó la mejilla de Laith, presionando con un beso al tiempo que lo tomaba por la cara con las manos, porque mira que alguien estaba de buen humor.  


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Ago 01, 2019 7:24 am

No esperó el beso al girar el rostro para encontrar al causante de los toques en su hombro, que correspondió casi por inercia, pues es lo normal cuando de besos se trata. Se dejó llevar, quizá embelesado por el aliento robado con aquel contacto labio a labio hasta subir a través de aquellas escaleras, desentonando en el casual ambiente de la ciudad. De no haber sido los oídos de Ryan testigos de las quejas a aquella etiqueta de vestimenta, seguramente no creería a sus ojos con la confianza con que llevaba un traje elegante.

Diría quien los viera que eran quizá dos miembros ejecutivos, o incluso dos modelos paseando por la ciudad, aunque quizá a Laith le faltase un poco para alcanzar la estatura ideal para modelar. Combinaban tan sólo con el hombre que llevaban al lado, y no necesitaban hacerlo con nada más.

Le colocó una mano sobre la espalda cuando Ryan rompió su elegante esquema y se dobló sobre sus rodillas por el dolor que aparentaba sentir, preocupándose por él y agachándose para asegurarse que estuviera todo bien. Sin embargo, era delicado el capricho que quería que le cumpliese.

No —le respondió, tajante. — Hay mucha gente —se lo dijo como si verdaderamente fuera el problema. No, ese no era el problema, aunque sí una parte importante del mismo.

Laith y su vértigo a aparecerse, a tal altura, podría significar su muerte al desplomarse. Se preocupó, sí, por ello y por el hecho de que hubiera tanta gente con cámaras, muchos de ellos nomaj. Canadá se había mostrado incluyente con los nomaj de un tiempo hacia acá: no mostrarles el mundo mágico gratuitamente, pero no repelerlos hasta el grado de cazarlos como animales. Por ello, Laith sabía que había brujas y magos ocultos entre el gentío, tal y como ellos. El resto sí era peligroso para el Estatuto del Secreto, y estaba bien sin la vida de fugitivo.

No cedió, sino que siguió negando hasta el hartazgo, sin que hubiera forma de que Ryan lo convenciera de lo contrario. Apartó su rostro cuando el dedo se volvió incómodo de tener encima, sin que hubiera beso que le hiciera decidirse por lo contrario, el hecho de llegar ahí mágicamente a riesgo de tantas variables que podían salir mal.

Decidieron caminar, al final, y valió la pena el recorrido cuando miraron desde arriba la ciudad, con las luces acariciándoles a ellos y al resto del lugar como un mágico manto encantado. Las palabras incluso le sobraron para darle la razón, era una ciudad hermosa y, quizá egocéntrico, era de sus lugares favoritos en el mundo. Quizá, lo que alguna vez llamó casa. Tal vez, lo que seguía llamando así, mientras algo salvaje lo seguía llamando de regreso a su hogar.

Se sintió entibiecido del pecho cuando miró el rededor. El lugar hermoso que había crecido y en el que había dejado el rastro de su magia, ya no sólo esa que hacía con su varita. Pensó en los amigos que tenía ahí, algunos que aunque se quedaron nunca fueron dejados atrás, y pensó en las vivencias que le enternecían y alegraban el alma, ahora teñidas de sepia por la nostalgia de la edad. Alguien dijo una vez que la nostalgia era comparar la belleza del pasado con la tristeza del presente, y Laith creyó que estaba equivocado. La nostalgia era volver a los lugares donde el corazón fue feliz sin esas personas que ya no estaban a su lado.

La mirada se le perdió en el horizonte, y se descubrió a sí mismo abordado por un rubio que, insistente, le clavaba en el bolsillo una flor. Le dio casi gracia saberlo así, con las manos torpes y el aliento alcohólico, y se sintió sólo un segundo culpable de su estado.

Claro que está mal, es cutre —le respondió, sonrisa de por medio. — Creo que deberíamos volver al hotel a que tomes un baño y te duermas —le dijo, imaginando al pobre hombre, y esperando llegar ahí a tiempo antes de que el alcohol lo volvieran necio y cabezota. — Vamos —le interrumpió los besos, buscando su mano.

Apretó su diestra con la zurda y lo llevó hacia las escaleras que bajaban al puente, poco antes de que el juego de luces se acabara por el momento. Llegar al hotel podía ser una odisea, pero confiaba en que podría llegar ahí con bien y, más importante, sin apariciones de por medio.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Lun Ago 05, 2019 7:19 pm





La vida de la ciudad invadía el cuarto a través de la ventana, este vacío y a oscuras hasta que regresaron. Ryan entró el primero, pero sin tocar el interruptor de la luz. Se sintió el rechinar de la cama cuando se tiró de espaldas, cayendo rendido. Se había divertido lo suyo queriendo dar pena por el camino, quejándose del cansancio, en un alarde de atención que no le era usual y se debía sobre todo al vino, pero del que no se avergonzaba. Al contrario, parecía gozarlo mucho, como si le gustara internamente la idea de aprovechar la oportunidad de consentirse un poco, o mejor, que lo consintieran.    

—¿Qué le pasó a tu amigo?—
preguntó con fingida preocupación, en lo que era más una ruidosa demostración de pillería—Poco conversador.

Dejó caer sus zapatos sobre la alfombra, descalzándose con los pies sin ningún reparo y se desajustó la corbata con verdadera facilidad. Sonreía. Había sido un malvado, jugándole aquella mala pasada al nomaj cuando se lo toparon en el pasillo de camino a la habitación. Se trataba de un vecino de dormitorio que, como ellos, venía de turista. Salía al pasillo y reconoció a Laith enseguida —de habérselo cruzado con anterioridad—, y lo saludó con las intenciones tan claras, que Ryan, al pasar, pescó un resfriado, o eso pareció.  

Pero qué casualidad, que de un solo estornudo, el forastero abriera la boca para sorprenderse a sí mismo frente a una aparente afasia repentina. No hubo manera de entenderle una sola palabra. Lo poco que expresaba con sentido eran rimas malsonantes. En mitad de la embarazosa confusión, el ligón se excusó con una sonrisa circunstancial antes de volver a encerrarse en su habitación. Que desafortunado incidente, el de alguien que quiere ser atractivo pero no consigue hilar las palabras, sólo de un modo inoportuno.

—¿Sabes lo que en verdad pienso?—Se incorporó a medias y se estiró para alcanzar la mano de Laith, tironeando de él. La intención era que se dejara caer naturalmente, sentándose en el borde de la cama, a la merced de los brazos de Ryan—. Tú lo dejaste sin habla—La acusación tenía la pretensión de un cumplido—¿Qué?—Había pillería en esa sonrisa—. Dime que no te crees lo suficientemente sexy. Si no fuiste tú, bueno. Me tienes perplejo. Absolutamente perplejo, lo juro.

Eso era lo que llamaban, ¿la inocencia del pecador?  

Había hacia Laith un reclamo palpable, ardido, físico de atención. Se desprendía de la insistencia con que Ryan lo buscaba. No pasaba desapercibido que intentaba volcar la situación del ligón en su favor, al distorsionar los hechos con un guiño seductor. Mentía con humor, un poco a medias, en el afán por divertirse, divertirlos.

Sabía también, era conocedor, de la dualidad que lo gobernaba. La experiencia del tiempo que llevaba frotándose contra su sensualidad en el ansia última del placer, se lo había revelado. Una cosa era lo que Laith decía, y otra muy diferente, lo que su piel le exigía. Así que para ganar cualquier pequeña querella argumentativa… sólo tenía que rendirse a lo que Laith le provocaba.



Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Ago 08, 2019 5:38 am

Cuando hubieron llegado al hotel, a Laith lo sorprendió un vecino que había salido para saludarlo. No precisamente quería sólo un saludo, pero lo demás no llegó a ser textualmente dicho porque Ryan “estornudó” y aquello provocó un efecto sobre el pobre hombre. El sanador, que no era idiota, sólo necesitó hacer un dos más dos para saber que lo que pasó había sido que el rubio le había lanzado un hechizo de alguna manera.

El quebequés le compartió una sonrisa y lo dejó marchar antes de entrar a la habitación, suspirando y desarreglándose el pelo. De inmediato se aflojó la corbata y deshizo el nudo, dejándola deslizarse a través de su cuello hasta caer al suelo. El saco le siguió, y los botones se abrieron dejando al descubierto una camiseta blanca sin mangas que servía por comodidad con la camisa formal.

No lo sé —Laith contestó, dirigiéndole una mirada, con una rodilla en el suelo para desabrocharse los zapatos y quitárselos con el cuidado de la primera vez. No era la primera vez, pero los trataba con el mismo cuidado. — ¿Por qué no me lo dices tú? —preguntó en una suave acusación.

Seguía desnudándose, feliz de finalmente poder librarse de la ropa que encontraba incómoda, hasta quedarse en interiores. Se sentó en la cama cuando le tiró hacia ella, pero se resistió a acostarse todavía. Lo miró escéptico, porque no podía engañarlo.

La gente dice que yo soy temerario —habló, al parecer, fuera de tema, — pero tú eres insensato, ¿siempre haces magia en frente de los nomaj así, tan imprudentemente? —no era su padre para reñirlo, y los problemas legales que eso conllevara ya podía tenerlos el rubio, pero le incomodaba que lo hiciera alrededor suyo. — Soy suficientemente sexy, pero si lo hechizas no hay remedio —le dirigió una mirada de reojo.

No iba a ahogarse en un vaso de agua. Ya tenían sus años para saber qué y qué no era lo correcto considerando su situación en el mundo mágico, o qué era lo que querían hacer con ello. Por eso es que, como el soplo de viento que se lleva las hojas durante el otoño, lo dejó pasar y lo olvidó al cabo de unos segundos.

Cayó sobre la cama y, ahí, todo se volvió caliente. Desde el movimiento y la caricia de Ryan, hasta el mero juicio de Laith. Se había acostumbrado a dejar que la piel le nublara los pensamientos: la mente no necesita razonar cuando lo que gobierna son los más primitivos instintos. Se abandonó a ello, y, en lo que respectaba a Ryan, lo quiso tener en igualdad de condiciones, atacando sus prendas para abandonarlas en el suelo, como si ahí y en ningún otro sitio pertenecieran.

Atacó sus labios mientras sus manos actuaban, prenda a prenda, con la intención de desnudarlo por completo. Las ganas se le sentían al sanador, era obvio. Había conseguido despertar su ansia de carne.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Dom Ago 11, 2019 1:10 am




¡Jamás!, ¿magia en frente de un nomaj? No, por supuesto que no, tenía muy claro que no quería ser de esos magos que se aprovechaban de su magia sirviéndose de esta como una ventaja a costa de los nomaj… Bueno, no precisamente. Es decir, mientras sus intenciones no fueran malas, estaba bien. Pero una pequeña broma… ¿qué era una pequeña broma? Nada, ¿verdad? Imaginó que Laith no estaría de acuerdo, porque a fin de cuentas, era tan correcto, o esa era la idea que quería inspirar, ese Laith, ah, ese Laith… correcto, ejemplar, responsable, serio, había sido todo un descubrimiento ese último tiempo.

Desde que Ryan pisara Londres no había hecho más que sorprenderse hacia dentro por ese Laith que distaba tanto de otras versiones de sí mismo, más jóvenes, más imprudentes, “picantes”. De hecho, en un principio, se había quedado absorto frente al cambio. Nunca, pero nunca, había dudado de su entrega hacia los demás ni su sentido de la solidaridad, de su corazón tierno, ¿pero su responsabilidad y sentido de la madurez? A ese respecto, Ryan tenía que confesar, que siempre se había considerado la parte más madura de la relación, y nada podría quitarle esa impresión.

Después de todo, estaban hablando del mismo muchacho caprichoso, volátil, inconsciente y rompecorazones, con una ligera tendencia al dramatismo y terco cuando tocaba, con el que Ryan se había encontrado y desencontrado, aquí y allá, entre sábanas y recuerdos, hecho un desastre o dispuesto a provocar un desastre, ese mismo muchacho, una y otra vez, que le hacía el amor sin llamarlo “amor” pero que añoraba las atenciones de un amante y se frustraba a sí mismo al no poder resistirse a su propio deseo de sexo y vulnerabilidad, que se ponía a la defensiva, que se contradecía, que hería, que lloraba.

Siempre que Ryan había puesto sus manos sobre el cuerpo de ese muchacho, lo había hecho comprendiendo que lo usaban para frotarse las heridas y que las rabietas que Laith se permitía con él eran una forma de alcanzar un orgasmo que fuera un grito, herido, enfurecido, ronco de placer, tibio de rabia, un sordo lamento invadido de espasmos. Pero jamás lo penetró por pena, si Ryan se rendía a la cadencia del placer sobre ese cuerpo destrozado era para destrozarlo por entero, pero con un ardor sincero, arremetiendo con violencia pero sin perder la ternura. Durante esas noches anónimas, inconfesas, de mentiras, culpas y concesiones, Laith se había desnudado frente a él, y Ryan lo respetó como a todo lo que se aprecia, sin juzgarlo. Hizo lo que un buen amante, aunque existiera algo siempre corrupto en el apetito de un hombre que desea.  

Había algo diferente con este Laith, más fuerte y maduro, y Ryan lo celebraba. Hasta se atrevía a decir que lo excitaba un poco, sólo un poco, más. De las cosas que le gustaban de Laith tenía una lista para sus favoritas. Pero, y este era un pequeño secreto, porque dudaba que alguien lo entendiera, pero… el altruismo era sexy, y si le ponías una bata y unos lentes, era una fantasía hecha realidad. Había algo en el coraje de los corazones generosos, que a Ryan lo ponía duro, y esa era justo la expresión, porque sólo de pensar en Laith, con su bata, sus lentes, su vocación por el prójimo, incluso los reproches que le hacía contra su insensatez, todo él, ejemplar, maduro, serio, de sólo pensar…, se le paraba. Se reía hacia dentro imaginándose lo que diría Laith, si supiera… Seguramente, no lo aprobaría.

Que no su erección, porque sabía que Laith la quería, sólo que no tenía que saber cómo la había conseguido. Regresando sus pensamientos a la cama y al momento, Ryan se vio a sí mismo completamente desvestido.

***

Dejó de escucharlo en el momento que se inclinó sobre el cuello al descubierto, y besó, repetida, insistentemente, con un suave roce, la piel inmediata, el rostro, la boca. Cayeron, arrastrados por ese tibio empujón que Ryan aplicaba a la presión, insistente, cálida. Se dejaron arrastrar por un beso.  

Lo sintió venir hacia él, contra él, experimentando con secreto regocijo esa familiaridad con la que se buscaban para encontrarse. El vino lo hacía sonreírse más de lo usual y reflejaba una aparente torpeza. Si se interrumpía con una sonrisa idiota esta era parte de un juego de intenciones que compartían, y no dejaba que esta rompiera la cadencia, de la prisa ansiosa, del ritmo quebrado y dócil en el que se dejaban envolver.  

Se quedó desnudo.

El colchón se hundía con el peso de los dos, girando sobre sí mismos, porque era Ryan el que no dejaba de moverse. Había en él la tendencia a controlar lo que sucedía en la cama. Si tomaba la iniciativa, era para disimular una imperativa y hacerla seductora. Esa noche quería ser largamente consentido, pero con cada roce sentía que podría tener una corrida en cualquier momento.

Gimió con un suspiro sugerente teniendo a Laith sujeto y encima de sus caderas. Le gustaba esa posición, pero no quería penetrarlo todavía, “así” era la definición de “bueno”, y “así” era frotarse continuadamente, era un gemido desfallecido y tierno, mientras que Laith se moviera como a él le gustaba, y era cosa de sentir cómo le marcaba los dedos, con qué gozo se dejaba hacer.




Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Miér Ago 14, 2019 12:12 am

Era inequívoco que había existido un cambio, ahí donde los veían. La edad no sólo les había sentado bien en el cuerpo, sino que les había modificado el núcleo, como las orugas que rompían una coraza para mostrar su forma final, un verdadero ser. No significaba que era mejor o peor que su forma anterior, sólo era distinta y más desarrollada, hecha de la experiencia.

Allá, en el pasado, habría descubierto facetas de Ryan que hacía años no había presenciado. La violencia y el ardor de un muchacho que no encontraba un lugar, que necesitaba resguardar su miseria en otras personas. Se recordaba sintiendo lástima por él, además, porque no era capaz de comprender qué clase de pesadilla estaba viviendo para tener que lastimar a alguien más por sentirse bien consigo mismo.

Habría cambiado, después de eso, cuando había empezado su relación. Redescubrió la intensidad con que sentía y hacía de formas que jamás creyó ver. Sin embargo, en el fondo, se sonreía percatándose de que no había cambiado tanto, en el fondo.

Seguía siendo el mismo muchacho con tendencia a ser el centro de atención: necesitaba todas las miradas para sentirse visto. Había algo que había notado, sin embargo, que le había cambiado hasta la mirada. Un misterio que le hizo preguntarse qué habría vivido ese hombre esos años que habían pasado separados. Quizá no obtendría respuesta, pero lo sentía.

Otra de las cosas que no había cambiado se encontraba en la forma en que se volcaba hacia él, en los besos que le arrebataban suspiros con el mínimo contacto. Después de todo, había sido Ryan y no otro el que había enseñado a su cuerpo por vez primera a abandonarse a los sentidos de la carne que quemaba por el calor dentro de las venas. El rubio pedía y él se dejaba ir.

Los labios recorriendo la piel y unos labios ajenos, apretándose en besos y explorándose mutuamente, mientras las manos se deshacían de todo cuanto estorbara, dejando las prendas a un lado hasta verse en sus trajes más sensuales que era el cuero sin tela.

Sobre el cuerpo de Ryan se encontró abandonado a un deseo dulce y tóxico a un tiempo, sus manos en sus mejillas mientras besaba sus labios, los mordía vorazmente, y se perdía en la plenitud de su piel, recorriendo su mentón y su cuello, bajando hasta su cuello, sus caderas moviéndose sin perder un ritmo y provocando ocasionales corrientes eléctricas que recorrían su espina dorsal, haciéndolo arquearse y gemir en su oído una placentera y dolida súplica.

Se restregaban, sintiendo algo dentro de ellos que emergía como el fuego devorándolo todo, consumiendo lo que fuera que se le pusiera en frente, y a ellos de paso. Tan sólo necesitaban el roce para hacer de aquella noche ardor puro, y sólo las estrellas que asomaban por la ventana eran únicos testigos de aquel momento.

La sangre se le había ido a la cadera hasta sentirse deseoso de continuar avanzando, y se sentó sobre la cadera de Ryan, mostrándose tal cual era, piel y tinta. Hablaba en voz baja, apenas susurros que se perdían en el viento, peticiones deseosas de querer convertir sus cuerpos en uno solo, de disfrutarse y mezclarse con el claro propósito de aliviar el calor que nublaba su mente.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 3 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1311
Puntos : 1110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.