Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein]

Laith Gauthier el Mar Feb 05, 2019 8:49 am

Recuerdo del primer mensaje :

Ne voyez vous pas que vous m'étouffer?
Guidés par la peur de perdre le contrôle
Ce que vous pensiez que je serais
S'effondre devant vous
Je ne joue plus de role.

Hay sitios que guardan todo tipo de memorias. Las leyendas que fundamentan que el ser humano está hecho de energía dicen que ahí donde pasa un alma deja huella. Una invisible que no se puede ver, pero se puede sentir. Existen lugares con grandes cargas energéticas, y otras que tienen sólo un rumor agridulce. Al final, todos están de acuerdo en una cosa: el corazón regresará a los lugares donde alguna vez fue feliz.

Y ahí es donde comienza el problema. El corazón es iluso, la mayor parte del tiempo, y pone todo su empeño en regresar a esos lugares donde dejó una parte de sí mismo. ¿Qué es lo que pasa cuando el tiempo ha cambiado, cuando los lugares ya no son los mismos y las personas que estaban entonces ya no se encuentran a su lado? Ahí reside el dolor de la nostalgia.

Laith había regresado a un lugar de esos, y de ahí salió como un hombre nuevo. El corazón le latía fuerte en el pecho, lleno de vida, aunque pudiese encogerse de dolor. Los corazones se vuelven grises cuando carecen de pasión, acaban muriendo no mucho tiempo luego. Él suyo estaba de un vibrante color rojo.

Era uno de esos momentos donde uno decide abrir las alas y volar, crecer. Madurar, también. Parte de madurar y de liberar el pecho del peso del pasado, era cumplir esas promesas aparentemente vacías que quedaron alguna vez en el aire. Laith difícilmente olvidaba datos, tenía una buena memoria.

Había sido una de esas conversaciones que se dicen banales, sin repercusión alguna al corto o largo plazo, durante el colegio, cuando aún eran pareja. El sanador recordaba bien que estaba tratando de hablarle sobre lo que él conocía, tan distinto a Estados Unidos. Le estaba contando sobre una isla que tenía una reserva ecológica y una montaña, donde había pasado mucho tiempo durante su juventud. Hizo con el rubio una promesa de ir ahí juntos un día.

Laith estaba casi seguro de que era el único que recordaba la promesa, hecha hace tantos años y en un clima extraño de la relación entre ambos. La recordaba, a fin de cuentas, y era algo que tenía pendiente por hacer.

La isla René-Levasseur era un sitio importante para Laith, y, en principio, se sentía nervioso de sólo pensar en llevar a Ryan ahí. Era ese tipo de lugares tan íntimos, que a uno le cuesta querer mostrárselos a la gente. Pero era una promesa, y Laith quería cumplir todas sus promesas. Una a una, había ido tachándolas de una lista imaginaria. Había dos mucho más difíciles que el resto, y esa era una de ellas. Quería hacerlo, sin embargo, porque sentía que eso lo ayudaría a crecer como persona.

No fue fácil convencerlo, tuvo que insistir durante varios días. Y, por dentro, a Laith le dio gracia pensar en que seguramente el rubio se preguntaría qué mosco le había picado. No había mencionado promesa alguna. Más bien, le había dicho que tenía dos boletos a Norteamérica y que quería que él, él y no otro, fuera con él. Y por boletos podemos asumir, muy claramente, que Laith NO pensaba tomar ninguna ruta mágica, sino ir a lo nomaj. Metido en un enorme pájaro de metal.

Lo había planeado como un viaje de unos días. Primera parada Montreal, donde conseguirían un auto que los llevase en un viaje de más de medio día a la isla, para zarpar en su dirección. Y ahí estaba él, sentado en su maleta que contenía una vasta cantidad de abrigos considerando el sitio donde planeaba encaminarlos, y de lo que había advertido a Ryan desde un principio. Lentes de sol sobre los ojos y mirando su móvil mientras esperaba que el rubio hiciera acto de presencia en el aeropuerto.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1309
Puntos : 1108
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Laith Gauthier el Vie Nov 08, 2019 7:28 am

Apartó la mirada tan sólo un momento del paisaje helado y blanco para mirar a su acompañante. Su gesto lo decía todo: una sonrisa abnegada, una mirada divertida, y la negación en todo su ser. Ryan ni siquiera tenía licencia de conducir, y nadie le prometía que podría llevarlos a través del camino, así que se contentó con negar con la cabeza.

Estoy bien —le contestó, abriendo la mano con que sujetaba el volante y moviendo los dedos, entumidos por el frío.

Llevaban la calefacción puesta, pero no daba abasto. A veces usaba aire caliente desde la varita para tratar de hacer más llevadero el clima intempestivo, pero, en general, iban bastante bien como se encontraban. Al menos no llegarían resfriados al caer la noche.

Dejó que su copiloto se entretuviera como mejor le pareciera mientras él seguía concentrado en el camino y la música. Lo había visto, armado con una cámara, fotografiando el pueblo y su gente. Había sido su guía y traductora Nana, una niña de doce años que siempre llevaba una vara más alta que ella y no le daba miedo usarla con enemigos y amigos que mereciesen un golpe de vara en la cabeza o en el trasero.

Así, la habría usado si Ryan intentaba pasar los límites de respeto del pueblo, enseñándolo a comportarse y a reconocer qué lugares eran más importantes para su gente. Una niña dulce, pero mandona y madura. Ella decía que sería la próxima sunksquaw: la jefa del pueblo. Quería imponerles un matriarcado, por lo visto.

Sí, bueno —Laith empezó a hablar, — prácticamente de nacimiento —le contestó. — Mi abuelo formaba parte de los Midewiwin, que son la Gran Sociedad Médica, una religión secreta indígena, como pocionista y herbolario —hablaba distraídamente, diríase que concentrado en lo que hacía. Más bien, perdido en sus recuerdos. — Como él tenía una relación muy cercana con ellos fue… simplemente natural, me instruyó en los conocimientos que tenía.

Era así como recordaba su vida. Yendo con su abuelo a través de los pueblos, o de los países, viajando con él durante toda su infancia. Nunca lo dejaba solo. Aprendiendo de él y con él. Por partes iguales lo enseñaba a respetar todas las culturas y a comportarse en sociedad, mágica y nomaj. En un todo… eran recuerdos gratos y dolorosos a un tiempo.

Buscó su propio vaso con café; era un vaso térmico plateado con todo y asa, que claramente tenía tapa y una abertura que abría y cerraba el paso del café. Se lo tendió, tan distraído como estaba desde hacía un rato.

Le caíste bien a Nana, normalmente no responde bien a los extraños —le comentó, — cree que atentan contra su tiranía perfecta —se sonrió ligeramente. Esa niña era todo un caso.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1309
Puntos : 1108
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Vie Nov 22, 2019 11:29 pm



No sabía eso, pensó, al oír a Laith mencionar a los Midewiwin. Se lo quedó mirando con el rostro vuelto hacia él mientras que Laith se concentraba en la carretera.

Nunca había relacionado a Laith con ninguna tribu, era algo que desconocía completamente sobre su historia personal. Era recién entonces, a medida que avanzaban hacia su destino, que Ryan empezaba a asimilar y conectar migas de pan arrojadas casi a descuido.

Aceptó el café con una disimulada sonrisa, y sorbió agradecido sin hacer más preguntas, con los ojos puestos en la blanca carretera. Un poco azucarado para su gusto, el café.

La mención de Nana llamó su atención.

—Le tomé fotos—
comentó, ojeando el pilón que tenía sobre las rodillas—. ¿Es así?—Ryan sonrió. Y añadió, con un peso sincero en sus palabras—: Me hizo pasar un rato muy agradable en su compañía.

Alzó a la altura de la vista una de las fotos instantáneas que había tomado, con Nana posando. Quiso compartirla con Laith.

—Aquí está ella.


Volvió a acomodar la foto entre las demás, hurgando el montón con interés. Se hallaba en la tarea de seleccionar una para el recuerdo y colocarla junto a una descripción que recién empezaba a detallar con su letra estilizada y prolija.

—¿Sabes que no sé hacer?—preguntó, enfocado en lo suyo—. Dibujar. No le vendrían mal unos dibujos a este diario—comentó, arrojando al aire un mensaje subliminal—. Que pena que no tengo la mano.  
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Lun Nov 25, 2019 10:45 pm

El mundo externo te ha envenenado, hijo mío.

Nuttah llevaba ya décadas siendo la sunksquaw de la tribu. En medio de su wiigiwaam había una hoguera mágica que calentaba y no quemaba que se alzaba en medio de ellos, iluminando de flamas rojas sus rostros.

Los ojos verdes estaban hundidos en el fuego, y su mano derecha jugaba con las llamas que bailaban alrededor de su piel.

En un perfecto anicinàpemowin, un dialecto de los idiomas Anishinaabe, Laith le contestó: — No sé de qué habla.

Puedo verlo en tus ojos: están llenos de nubes —tomó su rostro con su mano de cortos y gruesos dedos y alzó su cara para encontrar el verde que tenía. Una sombra los oscurecía.

Nuttah tenía ojos oscuros, pero llenos de vibrantes sentimientos. Los del hombre, en cambio, eran esquivos y ansiosos. Era la mirada que tiene un niño cuando sabe que ha hecho algo mal y teme el castigo.

¿Todavía puedes escuchar a los espíritus del viento cantar? —la mujer le preguntó, acariciando su rostro y tirando de él hasta que la mano en el fuego tuvo que reposar sobre el suelo a un costado de la hoguera, temiendo perder el equilibrio.

No lo sé —confesó, — a veces siento que he perdido el rumbo, y que camino en círculos sólo para no detenerme —abrió su corazón a ella. — ¿Cómo se supone que sepa cuál es mi camino?

Después de todo, con el conflicto en su actual lugar de residencia, era complicado sentir que uno estaba haciendo lo correcto. Todo parecía errado. A veces, incluso, pensaba que era un mal amigo por dejar a sus seres queridos sufrir. En otras, que lo era por perder el contacto. La culpa lo carcomía día sí, día también.

Nuttah sonrió. — Tu madre me hizo exactamente la misma pregunta.

¿Lo hizo? ¿Y qué le contestó?

Le dije que escuchara —le susurró, como un secreto. — En todas partes hay espíritus, hijo; viven en la tierra, en el agua, el cielo… Si los escuchas, ellos te guiarán —finalmente lo soltó. — Escucha con tu corazón y lo entenderás.

***

Se sentía distraído, como si alguna parte de su cabeza se hubiese quedado en aquella choza mientras su cuerpo había continuado. Pensaba en su madre. Nunca la había conocido, pero escuchaba tanto de ella que lo hacía pensar lo contrario. Y las voces de los espíritus, no pudo evitar preguntarse si en alguna de ellas, de las que no comprendía, estaría la voz de esa mujer.

Cuando Ryan despertó, regresó a la realidad. Un deseo, volvió a pensar, mientras recargaba su codo en el marco de la ventana cerrada y usaba su puño como apoyo.

Desvió su mirada hacia su fotografía cuando se la mostró, sonriéndose inevitablemente. Una de esas sonrisas espontáneas y casuales que a uno le aparecen cuando les embarga un recuerdo feliz.

La vista de nuevo al camino, pues era importante.

No estoy seguro si me estás sugiriendo que te enseñe —intentó adivinar, cazando el tono al aire, — o si te gustaría que usase de cuaderno de bosquejos tu cuaderno —su tono tenía un retintín divertido.

El camino era blanco y pulcro.

¿Sabes que por estos caminos hay conejos? Blancos, normalmente, o zorros que se pierden entre la nieve… en el peor caso, puede aparecer un alce o un oso —le contó, al parecer rememorando otra ocasión. — Los alces tienen la mala tendencia de cruzarse y mirarte como si tú tuvieras la culpa por casi atropellarlos.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1309
Puntos : 1108
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Vie Nov 29, 2019 6:08 am

—Estoy más allá de eso—dijo, risueño. Se refería a aprender a dibujar. Sobradamente enigmático, añadió—: Quizá, si a ti te apetece.

Se imaginaba que los esperaba un trecho de soledad en la intemperie, con huecos que habría que rellenar, y como hombre introspectivo que era, estaba abierto a disfrutar de la contemplación de un paisaje así de inmenso, así de majestuoso, así de infinito. Sólo de pensar en que había la posibilidad de espiar a Laith en silencio —le gustaba verlo dibujar, con esas expresiones que hacía—, se le antojaba como un modo de disfrutar el viaje, un modo de disfrutar de la compañía.

—Ah, ¿sí?—Levantó la mirada, puesta su atención en la carretera—. Eso sería inoportuno. Nunca he atropellado nada, sin embargo—señaló, colando en la conversación una breve, imperceptible nota de jactancia. Regresó a sus fotografías, y su expresión se volvió entrañable y silenciosa por unos momentos, en los que calló. Había muchas cosas que Ryan Goldstein callaba—. ¿Cómo es la sunksquaw del pueblo?

Miraba una de las fotos, la jefa había salido en la toma, con el mismo rostro severo que había apreciado en persona. Le gustaba la idea de que sus fotos contenían personas y sitios con una historia detrás, y se dejó llevar por la curiosidad, absorto en su cuaderno.
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Laith Gauthier el Lun Dic 02, 2019 10:58 pm

Lo miró de reojo, una ceja enarcada y una sonrisa divertida al escuchar cómo su tono pasaba a ser más bien desinteresado. Lo veía, cómo lanzaba el anzuelo y esperaba a que picase, para entonces apartarlo en una clásica pesca.

Se entretuvo en el camino, y en una anécdota que le confirmó mientras iba distraído en sus propios asuntos. Le llamó la atención que dijese que nunca había atropellado nada, haciendo que, de su parte, se extendiese una pequeña sonrisa a medio lado. Él había atropellado cosas, sí, aunque casi siempre por accidente y sin ninguna pérdida lamentable.

Creo que lo más que llegué a atropellar era una bicicleta; no pasó nada, pero el viejo Karl me hizo comprarle una nueva con mis ahorros y me castigaron medio año —le dijo, — había tomado el coche sin permiso y sin licencia, cuando tenía dieciséis —confesó. Si miraba en retrospectiva, había sido muy imprudente, pero por suerte nada de lo que se arrepintiera en realidad.

El silencio se extendió después de tocar ese tema, conforme Laith vagaba por el gélido paisaje, preguntándose qué tan frío estaría si se atrevía a bajar la ventana y encender un cigarro. Probablemente se arrepintiese tan pronto como la primera brisa helada se colase a través del cristal, así que se contentó con no hacerlo y aguantar hasta el pequeño restaurante-bar que hubiese sobre el camino para frenar a comer.

La sunksquaw —repitió con un tono circunspecto, — ella es… ¿Cómo te explico? Es como una madre y una líder al mismo tiempo; ella comanda al pueblo con rigidez y severidad, y al mismo tiempo atiende al enfermo, al herido y al perdido con compasión y entrega —trató de ponerlo en palabras, y sintió que no hizo justicia a esa mujer con lo que dijo. — Es el oso del amor —prosiguió, — es salvaje, fuerte y agresiva; al mismo tiempo, también es cálida y bondadosa.

Normalmente los tótems llevaban un adjetivo que los identificaba como entidades personales. Él, por ejemplo, era el colibrí mensajero.

***

Eran las siete de la tarde cuando habían llegado al asentamiento provisional de los inuit en Quebec. Muy particularmente a esta tribu, cuya mayor población eran niños y gente mayor, se le daba por emigrar en las semanas más crudas del invierno cuando el resto del año se les encontraba en su asentamiento en Nunavik a otras doce horas de camino. No siempre viajaban los miembros más importantes de la población, pero en aquella ocasión Tulugaak había viajado exclusivamente porque su hermano espiritual quería su ayuda en una encomienda.

Los Nunavimmiut, como se denominaban a sí mismos los Inuit de Nunavik, que se encontraban en esa ocasión tan al sur de Quebec, eran ancianos y los niños más pequeños del pueblo; los jóvenes y adultos estaban haciendo su trabajo de recolección para soportar el resto del invierno cuando regresaran al “Lugar para vivir”.

Algunos de sus pobladores, en especial los más viejos, sólo hablaban los dialectos inuktitut, su lengua. Otros, más letrados, tenían también conocimiento de otras lenguas autóctonas, y muy pocos de ellos, exceptuando por supuesto a Tulugaak que, según decía, los espíritus le daban el don de comunicarse con quien fuese, también hablaban francés e inglés.

Laith estacionó detrás del acampado y depositó su frente en el volante unos segundos, descansando la cabeza y los ojos tras el largo viaje antes de recomponerse.

Quizá no los entiendas a todos —le advirtió; — pero te haré saber si te encuentro a algún traductor por aquí —sonrió a medio lado; su sonrisa se reveló nerviosa, saliendo del coche.

Nada más pisar el campamento, Atatsak lo recibió, lanzándose a sus brazos hasta tirarse al suelo junto a él, cayendo sobre la nieve. Era, como muchos otros inuit, robusta y de largas pestañas que la protegían del frío. Su piel era oscura, pero tenía ojos y sonrisa amables, vestida con pieles de animales suaves y de aroma terroso. Se puso de pie ella primero, tomando la mano de Laith y compartieron unas palabras en un idioma nativo antes de que ella se dirigiera a Ryan.

Bastante más reservada con él, ya no porque fuera un desconocido sino porque el mero hecho de demostrar demasiadas emociones era objeto de desaprobación social, tomó su diestra entre sus dos manos enguantadas con guantes gruesos de cuero y sólo dos dedos, y pronunció su nombre, fuerte y claro:

Atatsak.

Era una sociedad sin jefes, pero el poder ético lo llevaba Tulugaak por ser no sólo el espíritu conector con el mundo de los no-vivos, sino también el mejor cazador del poblado, sin nunca enorgullecerse de ello.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1309
Puntos : 1108
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ryan Goldstein el Dom Dic 08, 2019 1:10 am



La anécdota del atropello hizo que Ryan se preguntara lo más importante.

—¿Y a dónde querías ir?

Lo más importante, porque en las direcciones había siempre un destino.

Oyó cómo Laith hablaba de la líder del poblado, observándolo con curiosidad. Todas las cosas que decía serían cosas que anotaría en su diario de viaje. No pudo evitar hacer una apreciación.

—El oso—dijo, callando un instante con un asomo de sonrisa—Sí, se parecía a un oso.

Su propio tótem era el águila, según los chamanes de Norteamérica.


***


La conversación fluyó como la ligera nevada durante toda la carretera, hasta que pararon. Laith se bajó demasiado rápido del coche como para que Ryan añadiera nada. No entendía si eso significaba que su traductor por excelencia —el mismo Laith— lo abandonaría por otros asuntos o por qué precisamente necesitaría de otro traductor, pero imaginó que no le daban otra opción más que aceptar las cosas como le eran dadas.

Salió a la nieve, acostumbrándose lentamente a la luminosidad del exterior. Sintió el cuerpo de Laith caer pesadamente bajo el peso de una niña pequeña y los observó desde la distancia. Con él, la niña mostró los reparos que muestras hacia un extraño, repitiéndose un patrón al que se estaba acostumbrando, como sucediera en el poblado anterior. Le parecía de lo más increíble.

Imaginó que quería presentarse con él cuando se le acercó, tomando su mano y alzando la voz, fuerte y claro. Aquello le apreció entrañable y la saludó en un típico, o quizá no tanto, apretón de manos. Ciertamente que no necesitaba a Laith como traductor en el caso de que aquel desapareciera, pero más que nada porque acostumbraba a tratar y a llegarle a la gente, de todos los idiomas, de todas las condiciones y naciones, ciudades o poblados, a través de lo que se le había hecho un hábito, la simpatía.

—Ryan.
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : A man's word is his bond [Priv. Ryan Goldstein] - Página 5 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 588
Puntos : 453
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.