Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Apariciones indecentes [Eva Waldorf y Leonardo Lezzo]

Leonardo Lezzo el Sáb Feb 09, 2019 7:06 pm

Todos los días parecían iguales en el refugio. El tiempo trascurría despacio, al igual que las aventuras. No había novedades. Eso no tenía porqué ser algo malo, es mucho mejor que no haya novedades que haya  malas noticias. El encierro resultaba agobiante y Leo tenía la sensación de que se iba a volver loco. Aprovechaba sus horas para entrenar físicamente y mágicamente. Él no se daba cuenta, pero estaba cada vez más musculado. Estaba mejorando mucho en defensa mágica y adquiriendo más agilidad. Teniendo en cuenta su tamaño, era algo de lo que estar orgulloso. Leo solo quería que llegase el día para poder ver a Eva. Algo tan simple como ver a su novia era de lo más complicado. Ella era libre de ir y venir, pero Leo no por su condición de fugitivo. Lo que menos quería es crearme problemas a la chica. La última vez que intentó visitar su local y darle una sorpresa terminó en un callejón rodeado de carroñeros. Tuvo suerte aquella vez de que Lohran apareciese. Pero no se la había vuelto a jugar, de momento. Tampoco le había contado a Eva lo ocurrido para no preocuparla.

Hoy el chico tenía un plan. Llevaba un par de días dándole vueltas a la cabeza. Tenía muchas ganas de ver a Eva y de conocer su local. Ella suele insistir en que el almacén es un lugar solitario en el que aparecerse es muy sencillo, y que pasadas las doce de la noche no queda nadie en el local. Leo no podía aparecerse en un sitio en el que no había estado nunca, sería una temeridad. Podría perder una pierna en el viaje o toparse con alguien inesperado. De modo que pensó algo mejor. Su plan era ese, ir al local cuando empezase a oscurecer, y nada ni nadie se lo impediría. Podría colarse dentro, mezclarse con la gente que entra y que sale y meterse en el almacén. Hasta ahí su plan. ¿Qué podía salir mal? Pues todo.

Llegó temprano y en el local había bastante gente dentro. Hablaban y reían distraídamente. Se quedó un momento observando. La mayoría eran jóvenes magos disfrutando de sus horas libres de estudio. No podía colarse allí. ¿Y si alguien le reconocía? Con todo el disimulo del que fue capaz echó otra ojeada para hacerse una idea de como era el local y donde andaría el almacén. Más o meno lo tenía claro. Pero no podía cruzar por allí sin más, le vería todo el mundo. Así que decidió dar la vuelta a la calle y buscar el callejón. Casi todos los locales tiene un callejón por donde sacar la basura. El chico había trabajado en aquella zona de la ciudad y la conocía. No tardó en averiguar cual era la puerta del almacén del Julien`s Corner. Sacó la varita apresuradamente, conjuró un Alhomora y se coló en el almacén.

Podía oírse el ruido del local un poco amortiguado. El almacén estaba oscuro y Leo tropezó con algo. Conjuró luz con su varita rápidamente y vio que habían caído unas botellas al suelo. Lo recogió todo mágicamente y buscó un sitio cómodo donde esperar a que las voces se marchasen y solo quedase Eva. La puerta que daba al local se abrió, y el chico tuvo el tiempo justo para esconderse tras un congelador y apagar la luz de su varita. Le habían pillado.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 507
Puntos : 231
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Eva Waldorf el Mar Feb 26, 2019 12:02 am

El día ya había comenzado intenso, la gente parecía necesitar café y dulces con más urgencia que otros días. No era un día diferente a otro cualquiera, pero Eva se lo achacaba a que el local comenzaba a ser más conocido y cada vez aparecían más nuevos curiosos, lo cual le venía genial

Apenas le dio tiempo a tomar un café con Rox en el piso antes de que ella se acostase tras un largo turno en San Mungo. Esos pequeños momentos le encantaban, pero últimamente coincidían poco en el piso y eso la agobiaba, pero si quería ver a Leo no le quedaba otra, y aún no estaba segura de que Rox fuese de fiar en el tema de Leo. Se inventaba excusas para no aparecer por el piso, pero en algún momento tendría que contarle algo que fuese medio verdad, o tendría un problema.

Por suerte, hacía poco que había contratado a un veinteañero que le hacía mucho apaño en las horas de más gente. Así que aquel día infernal se hizo más ameno llevándolo entre los dos, los clientes más exigente se habían ido satisfechos, y a la hora del almuerzo pudieron cerrar para comer algo. Era agotador estar siempre con una sonrisa en la cara, dando igual cómo te tratasen los clientes, pero luego había otros que compensaban cualquier mal rato. Cuando llegó la noche pensó en dejar solo a Kenneth, pero le veía tan cansado que le dio pena y decidió quedarse, Leo tendría que esperar al día siguiente, con las ganas que tenía de verle...

Pensaba, como siempre, en un tórrido encuentro, en el que acababan sin ropa haciendo guarradas. Se había dado cuenta de cómo iban creciendo los músculos del italiano poco a poco, y eso la ponía a cien, aunque no le decía nada porque acordaron comportarse. Y en esas fantasías estaba cuando vio que se había acabado el Baileys, y entró corriendo al almacén. Nada más abrir la puerta vio el resplandor apagarse y se asustó, sacó la varita lo más rápido que pudo y se puso en posición de ataque. El corazón se le iba a salir del pecho, pero sacó fuerzas para hablar con autoridad.

- ¿Quién anda ahí? Como no salga tendrá un serio problema. - Ojalá no fuese un mortífago buscando a Kenneth, pero se veía venir.
Eva Waldorf
Imagen Personalizada : Apariciones indecentes [Eva Waldorf y Leonardo Lezzo] Mlp2ds
RP : 10
PB : Megan Montaner
Edad del pj : 28
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.101
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 433
Puntos : 191
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Leonardo Lezzo el Miér Mar 06, 2019 12:42 am

El chico no podía más que alegrarse por la buena acogida que estaba teniendo el local, lleno hasta la bandera incluso a estas horas. Eva estaría muy contenta viendo como su sueño era una realidad, y además una realidad con éxito. Así que Leo esperaría escondido hasta que el jaleo cesase y cuando estuviese seguro de que el local estuviese cerrado saldría a ayudar a Eva a limpiar. Pero no todo era tan sencillo. Estaba solo en el almacén escuchando el murmullo de fuera hasta que la puerta se abrió. Solo podía ser Eva, o eso imaginaba Leo. Prefirió ser precavido y esconderse por si se trataba de un cliente que se había perdido de camino al baño después de tomar algunas cervezas de más. Se agachó detrás de un congelador pero se vio el resplandor de la luz de su varita apagándose. Entonces escuchó la voz de Eva. - Soy yo. Leo. - Susurró. Acto seguido volvió a conjurar luz y salió directo hacia la puerta, para cerrarla. Solo cuando se hubo asegurado de que nadie podía verle se acercó a Eva y la abrazó. - No pretendía molestarte ni asustarte, lo siento. Solo quería darte una sorpresa. Había pensado que a estas horas el local estaría casi vacío. Me alegra comprobar que me equivocaba. - Después de eso le dio un suave beso en la boca, dulce pero intenso.

Estaba seguro de que ella tendría tantas ganas como él de poder continuar charlando, besándose y poniéndose al día. Pero escuchando el murmullo del local estaba claro que Eva no podía quedarse en el almacén por más tiempo, tenía que atender a sus clientes. - Puedo quedarme aquí hasta que se vaya todo el mundo. O quizás debería irme... ¿Y si vuelvo más tarde? Lo siento. Tenía muchas ganas de verte y pensé que sería buena idea. - Su mirada de buen chico dejaba clara que estaba diciendo la verdad. En ningún momento había pretendido molestarla.  Más bien a contrario. Pero las cosas nunca salen como uno las planea. El universo se encarga de crear el caos una y otra vez.

Se separó de Eva, dejando libre la salida hacia el local. No podía retenerla por más tiempo, a pesar de que estaba deseando besarla intensamente aprovechando el ansia y la oscuridad que les rodeaba. - Venga, sal, no puedes dejar solo tu negocio. Yo puedo esperar lo que haga falta. - Llevaban algún tiempo sin verse, sin tener a penas noticias el uno del otro, sin poder contarse las novedades, sin poder hablar de tonterías, sin poder tocarse, … Pero no podía desatender el local, y menos cuando este estaba yendo tan bien. Con todo su pesar, la animaba a salir del almacén cuando antes.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 507
Puntos : 231
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Eva Waldorf el Mar Mayo 28, 2019 1:42 am

¡Vaya susto! Apenas podía cerrar la boca por la sorpresa, nunca hubiese pensado que Leo improvisase un encuentro furtivo para sorprenderla. Ese nuevo pronto que le había dado había conseguido enternecerla y calentarla a partes iguales. Había sido un temerario, podría haberle visto cualquiera, y sin embargo ahí estaba todo sonriente.
Fue lo suficientemente ágil para cerrar rápido la puerta, quedando ambos en la penumbra que dejaba la varita de Leo, creando una atmósfera muy sensual, que mezclada con el peligro de ser descubiertos, ponía a Eva muy tonta. El besó terminó de agitarla y aturdirla, echaba tanto de menos esos labios tan cálidos y suaves, tan demandantes de cariño y pasión, y tan tímidos a la vez.
Se olvidó por completo del motivo por el que había ido al almacén, el local y su ruido se habían convertido en algo lejano y sin sentido, sólo podía tener la atención puesta en el calor que desprendía el pecho de Leo, lo bien que olía y las ganas que le tenía, pero se tuvieron que separar. Era cierto que debía salir, pero ya no quería.

- Desde luego, has conseguido sorprenderme mucho, casi se me sale el corazón del susto. - Dijo sonriendo para quitarle hierro al asunto. - Me encanta que estés aquí, ¿te puedes creer que ni me acuerdo a qué venía? - Se sinceró.

Es que no podía creérselo, estaba allí, era posible que fuese a visitarla al cerrar el local y eso abría un nuevo abanico de posibilidades para verse. Entre el local, los entrenamientos, las misiones y que Rox vivía con ella, se veían mucho menos de lo que ambos querrían.

- Si no te importa esperar, sólo queda una pareja tomando una copa, en menos de cuarenta minutos el local debería estar vacío, hasta el camarero se ha ido ya a casa. - Explicó de pasada, sin darse cuenta de que aún no le había contado a Leo que había contratado a alguien que la ayudase. - Voy a coger la botella y no tardo, te aviso en cuanto haya cerrado las persianas y no haya peligro de que nos vean.

Se agarró al cuello de un Leo un tanto perplejo y le besó con muchas ganas contenidas, le costaba mucho separarse de él y no quería ser la mujer responsable que debía ser en ese momento, pero esa pareja se iba a extrañar de que no apareciese y no quería que fuesen a buscarla. Así que sin esperar más, abrió la puerta y dio una explicación a los clientes mientras volvía a cerrarla a sus espaldas.

- El Baileys parecía no querer salir, estaba bien escondido, pero ahora mismo te pongo tu copa. - Escuchó Leo de forma amortiguada por la puerta.

Tras casi una hora en la que la pareja probó la paciencia de Eva, al final se fueron mientras se hacían carantoñas y mimitos. Nunca había visto a una pareja tan acaramelada en un local público, se habían aprovechado de lo solitario y en penumbra que estaba, y habían abusado un poco de lo buena que era ella. Cuando bajó las persianas a golpe de varita y activó las protecciones anti apariciones, fue al almacén y abrió la puerta.

- ¡Hey! Ya puedes salir, nadie nos va a poder interrumpir. - Aclaró muy contenta mientras veía a Leo de pie en mitad del almacén bastante serio. ¿Por qué estaba tan serio? ¿Acaso se había molestado por haber tenido que esperar tanto?
Eva Waldorf
Imagen Personalizada : Apariciones indecentes [Eva Waldorf y Leonardo Lezzo] Mlp2ds
RP : 10
PB : Megan Montaner
Edad del pj : 28
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.101
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 433
Puntos : 191
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Leonardo Lezzo el Mar Jun 11, 2019 12:23 am

El chico estaba preparado para cualquier cosa. Si entraba alguien en el almacén no tendría más opciones que aturdir o intentar desmemorizar a esa persona. Por suerte no fue necesario pues se trataba de Eva. Su querida Eva. Solo quería darle una sorpresa pero no de aquel modo. Ella bien podría haberle asestado un botellazo en la cabeza al pensar que podía tratarse de una ladrón. Por suerte no ocurrió nada de eso y después de muchos días pudieron darse un beso y abrazarse. Ese contacto tan necesario que se había vuelto anhelante. Eva ni siquiera recordaba que había entrado a buscar al almacén. Leo sonrió. Cuando estaba con ella también se olvidaba de cosas. De cosas importantes. Como que él era un fugitivo buscado por el gobierno por cuya cabeza pagaban una auténtica fortuna. Por eso estaba aquí, sin importarle las consecuencias. Quería darle todo su apoyo a su novia en su nueva empresa. Y quería verla, abrazarla, besarla, …

Leo sabía que no podrían verse hasta que el local no estuviese vacío y bien cerrado. No le molestaba esperar. No por esto. Eva dijo algo sobre un camarero que no logró entender. No sabía que había tenido que contratar gente aunque no le extrañaba si el local gozaba de tanto éxito. Últimamente habían hablado muy poco. Se habían visto en contadas ocasiones y siempre con poco tiempo. Eva tenía que volver al local para atender a los clientes así que Leo debería quedarse solo en el almacén, bien escondido. Lo entendía perfectamente, así que cuando ella salió buscó un lugar donde esperar cómodamente. Había una silla, y lo que parecían un montón de facturas o albaranes. Eso ratificaba el pensamiento del chico. El local debe ir genial. Se alegraba tantísimo de que todo marchase bien para ella. Leyó algunas etiquetas de botellas. Se dio cuenta de que algunas tenían muy poca graduación. En cambio otras rozaban el cien por cien de alcohol. Como por ejemplo algo llamado absenta. Ignoraba quien podía beber eso y con que fin. No dejaba de ser chistoso ver a un abstemio rodeado de litros de alcohol.

Pasó mucho rato. Leo no sabía exactamente cuanto, pues no tenía reloj y no se acordaba del teléfono móvil. Lo llevaba bien escondido entre la pierna y el calcetín. Tomó esa costumbre desde que lo compró y casi se había convertido en parte de su piel. Casi se asustó cuando escuchó la voz de Eva que le gritaba que ya podía salir. Se puso de pie de un salto. Cuando la vio entrar todavía tenía el susto en el cuerpo. Pero al ver su cara sonrió y se olvidó de los problemas. - Enhorabuena. Supe que esta nueva empresa te iría bien. Aunque nunca imaginé que tanto. Debes terminar agotada... - Se acercó para tomarla en sus brazos y besar tiernamente su frente. - ¿Cómo puede la gente beber tanto? - Preguntó inocentemente con una risita. Sabía bien que a la gente le gusta beber. Además, nadie dejaría pasar la ocasión de poder tomar una copa en un lugar como este. Donde Eva seguro que les atiende con una sonrisa y un afecto que les hace sentirse como en casa.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 507
Puntos : 231
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Eva Waldorf el Vie Jun 28, 2019 5:55 pm

Leo salió al momento del almacén, lo cierto es que estaba un poco nerviosa, él todavía no había podido ir y le importaba mucho su opinión. Había soñado un montón de veces con él yendo a visitarla y a tomarse un café, quizá algún día fuese posible... La besó con tanta ternura en la frente que por acto reflejo suspiró de alivio, con tan poco él era capaz de hacer desaparecer todo su agotamiento físico y mental, tuvo que bajar de la nube para darse cuenta de que Leo le había hecho una pregunta.

- Pues no sé cómo lo hacen, yo no aguanto más de un par de copas, pero parece deporte nacional... - Respondió mientras se acordaba de la borrachera que pilló en la última fiesta a la que fueron juntos, luego durmieron por primera vez en la misma cama y fue muy especial. Sin darse cuenta empezó a esbozar una sonrisa de lo más tonta.

- Bueno, ¿qué te parece? No habías podido estar antes, la verdad es que me siento bastante orgullosa de mi pequeño local, y parece que a la gente le gusta porque vuelven. - Cruzaba los dedos mentalmente para que asintiese. - ¿Quieres un refresco o un zumo, o algo de comer? - Le ofreció.

No sabía si podría haberse disgustado por haber tenido que esperar más de una hora, le daba rabia tener algo de menos tiempo para él, y si había suerte, dentro de poco podría delegar en el nuevo chico y volvería a las prácticas de krav magá. Al principio tanta caña física le sentaba fatal, pero poco a poco se fue acostumbrando, ahora casi lo echaba de menos y todo, además ver a Leo sin camiseta era un plus a tener en cuenta. No quería perder la práctica porque nunca se sabía cuándo podía hacerte falta defenderte de un ataque, y todo estaba más tranquilo que de costumbre, cosa que le inquietaba mucho, tarde o temprano pasaría algo gordo y más le valía estar prevenida.
Eva Waldorf
Imagen Personalizada : Apariciones indecentes [Eva Waldorf y Leonardo Lezzo] Mlp2ds
RP : 10
PB : Megan Montaner
Edad del pj : 28
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.101
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 433
Puntos : 191
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Leonardo Lezzo el Dom Jun 30, 2019 10:41 am

El local era el sitio ideal para ir a tomar algo con los compañeros después del trabajo, o con tu pareja el fin de semana. Se veía muy moderno, limpio, ordenado y con un toque personal que Eva había sabido darle. Además, viendo la hora hasta la que se quedaban los clientes, la dueña les daba una atención perfecta. El chico no podía entender como la gente bebía tanto. Ni siquiera Eva lo entendía. Aunque le convenía para el bien del negocio. Ella parecía algo impaciente, queriendo saber la opinión de Leo sobre el local. ¿Qué podía decir? Sentía que le encantaba, pero sobre todo le encantaba sentirse como una persona normal, dentro de un bar aunque estuviese todo cerrado a cal y canto. - Es perfecto. Lo has dejado todo muy bonito y acogedor. Por eso a la gente le gusta tanto, y por eso vuelven. Por el local y por ti. Estoy más que seguro que el trato es de lo más agradable. - Sonrió embobado. - Claro. Un zumo estará bien, siempre qué tu también tomes algo conmigo. Pareces bastante agotada... - Se sentó en un taburete, solamente por probarlo. Estaba sentado en un bonito lugar, como una persona normal. Aquello valía oro.

Miró hacia la puerta, algo precavido. - ¿No has tenido ningún tipo de inspecciones? Dicen que el Ministerio hace que sus aurores carroñeros den muchas vueltas. Es peor que nunca. Hay que tener mucha precaución. - Leo hablaba con conocimiento de causa. Desde que no había visto a Eva había tenido al menos dos encontronazos muy feos con aurores y cazarrecompensas. Pero no se lo iba a decir. No pretendía asustarla. - Es una lástima que ya no tengamos tanto tiempo para entrenar juntos. Pero también me alegro del éxito que estás teniendo. Bueno, cuéntame cosas. Tienes que ponerme al día. - Él tenía dos cosas para Eva. Las dos cosas servían para poder comunicarse de forma segura. A pesar de la distancia, al menos podrían hablar siempre que quisieran.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 507
Puntos : 231
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Eva Waldorf el Mar Ago 06, 2019 5:41 pm

Eva se giró rápidamente para pasar al otro lado de la barra y servirle un zumo de varias frutas y un poco de hielo picado. Era uno de los más pedidos por estudiantes y menores de edad, era refrescante e incluso podía pasar por un cóctel sin alcohol. Para ella se abrió un botellín de coca cola, necesitaba cafeína en vena para no caer redonda ahí mismo, y quería disfrutar mucho de Leo, ya que él había corrido el riesgo de ir, tenía que merecer la pena... Y Eva le necesitaba tanto, tanto tanto...

- Espero que te guste, es una de las especialidades más pedidas por los clientes. - Le dijo mientras le ponía el zumo delante y se dirigía al taburete que había al lado del de Leo. - Desde el principio tuve claro que no haría falta beber alcohol para venir a este lugar, todos tendrían algo rico que pedir, en cierto modo aspiro a que sea un lugar más familia que para estar de fiesta.

Tampoco quería hablar mucho rato de trabajo, quería hablar de ellos, de cómo llevaban la ligera separación, de si él la echaba de menos, si notaba su ausencia, pero antes iba a responderle a las preguntas que le había hecho, para así poder cerrar el tema.

- Hace no mucho, Gwen estuvo aquí una mañana y estuvimos hablando de mecanismos de seguridad. También de diferentes problemas, como que mi antiguo jefe mandó a un par de hombres para seguirme. Gwen los va a investigar y me dirá cómo de grande es el problema de que me sigan, con suerte quedará solucionado dentro de poco. Así que instalé una serie de mecanismos anti apariciones no deseadas, sólo puedes hacerlo tú aparte de mí. Nadie más podrá a no ser que yo lo haga posible, y nadie ha venido a crear problemas ni a hacer inspecciones, supongo que soy demasiado insignificante para tomarse esa molestia, mejor para nosotros. - Le relató de corrido, para no dejarse nada atrás, y después dio un largo trago a la coca cola, pues casi se queda sin aire y con la boca seca.

Se detuvo a mirarlo con calma, tenía el cabello algo más largo, y se notaba que hacía un par de días que no se afeitaba, incluso tenía las ojeras más profundas. Parecía agotado, pero eso no hacía más que hacerle aún más atractivo (si es que eso era posible), simplemente verlo la aceleraba demasiado para la edad que tenía, ya no era una adolescente, pero como si lo fuese. Le acarició la mano que tenía apoyada en la rodilla, era cálida y suave, fuerte, y casi no le escuchó cuando dijo que casi no tenían tiempo de entrenar.

- Te echo de menos Leo, echo de menos estar todo el día contigo en el refugio, y dormir abrazada a ti, que me acaricies el pelo... Hasta dar con la espalda en el suelo cuando entrenamos juntos, y también que te quites la camiseta porque tienes calor. - Añadió con un toque pícaro. - ¿Te pasa igual? Cada día te necesito más y más, y eso me asusta un poco, no sé si me necesitas tanto como yo a ti. - Y se levantó del taburete para ponerse de pie entre las piernas de Leo, le echó los brazos al cuello y le besó.
Eva Waldorf
Imagen Personalizada : Apariciones indecentes [Eva Waldorf y Leonardo Lezzo] Mlp2ds
RP : 10
PB : Megan Montaner
Edad del pj : 28
Ocupación : Trabajadora de El Profeta
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.101
Lealtad : Orden
Patronus : Conejo
RP Adicional : ---
Mensajes : 433
Puntos : 191
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t4477-eva-waldorf http://www.expectopatronum-rpg.com/t4954-relaciones-eva-waldorf#74916 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4819-cronologia-eva-waldorf#73627 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4881-buzon-de-eva-waldorf
Eva WaldorfMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.