Situación Actual
8º-14º
19 abril -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ALEXANDER CASTLEMAINE pj destacado
ABIGAIL T. MCDOWELL Miss Ironías
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

I was missing you | Kenneth

S. Lyssandra Østberg el Dom Feb 24, 2019 10:00 pm

I was missing you | Kenneth WMdQJQa

22 Febrero 2019 | Kenneth | 19:27 | Bosque, lejos del pueblo.

Había terminado las clases de la universidad aquella mañana, haciendo que por primera vez en este año se sintiera cansada. Estaba en una carrera íntimamente ligada con el Gobierno, en general. Básicamente porque era un puesto del mismo. Tenía algunas prácticas, de las cuales no se podía hablar. Tan sólo esperaba no tener que hacer nada en nombre de un ideal en concreto. Lyssandra tan sólo amaba los misterios, y había cogido gusto a la acción, algo que no se había planteado antes. Había tenido un concepto equivocado de aquel trabajo, pero el que había descubierto le gustaba más de lo que se hubiera imaginado. Estaba encantada, había amado a su carrera de una manera única, encontrando un escape en ella. Sin embargo, ahora disfrutaba de manera diferente la misma, desde el momento en el que comenzó a ver el mundo de otro modo.

Y tal vez su mejor opción para aquella nueva visión, y aquel cansancio de la universidad de aquel día, fue ir a hacer un picnic en los alrededores de su pueblo, pues ya lo consideraba parte de su vida. Adoraba aquel lugar acogedor donde vivía, bastante tranquilo. El bosque era igual de tranquilo que el pueblo, aunque realmente lo era más, pero la cuestión era que podía ir allí sin preocuparse demasiado de que alguien le molestase. Aquella era su intención principal. Un sitio donde meditar sobre su vida, su pasado y seguir enfrentando cosas del mismo. Ya había hablado con Danielle y con Joshua, sentía que no tenía muchas cosas más pendientes. Estaba preocupada por Stella, pero no podía arriesgarse a buscarla siendo una fugitiva, aunque pudiera fingir que quisiera darle caza.

Aun así, había personas que seguían rondando por su cabeza. Cosas no resueltas del pasado.

Una vez llegó a donde deseaba relajarse, estiró el mantel sobre la húmeda hierba, pero ella ya iba preparada y llevó uno lo suficientemente ancho para sentarse encima y no sufrir frialdad en el trasero, y otras partes más delicadas. Quitando esto, el resto ya era pan comido. ¿Y por qué era complicado poner el mantel? Porque Lyssandra tenía sus manías y tenía que ser un terreno totalmente plano, porque sino se ponía ciertamente nerviosa. Aun así, lo encontró y se sentó espatarrada, cómoda.

La cesta la dejó en mitad del mantel y abrió una de sus partes, era la típica cesta de mimbre. De su interior comenzó a sacar lo típico también: mermelada, tostadas, sandwiches... Había hecho tanto que le daba para cenar, pues había calculado mal las cantidades. Lo había hecho con hambre, y por el camino se comió una manzana. Aun así, de ver todo colocado de forma tan ordenada, le entró nuevamente hambre y poco tardó en tomar uno de sus panes preparados. Dio un bocado tranquilamente, cerrando los ojos. Aquellos instantes le estaban sabiendo a gloria pura. — Ojalá recuperar el tiempo perdido, se le echa de menos... — Susurraría para sí misma, no demasiado bajo porque contaba con el hecho de estar sola en aquel lugar. Pensamientos que resurgieron en ella a raíz de darse cuenta de que había cometido errores en su pasado, de los que se arrepentía de no haberle echado cara en su momento por haberse aferrado a un dolor que debió haber dejado de lado. Pero poco ganaba lamentándose en aquel momento...
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 289
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Kenneth Hurley el Dom Mar 03, 2019 8:59 pm

Luego de tantas cosas y estar al aire libre me sentía más confiado. Que me buscaban era obvio pero últimamente me parecía que los mortífagos estaban en una especie de descanso. No podía bajar la guardia, por cualquier cosa, pero ahora me sentía en más libertad a la hora de pasearme por las calles. Sobre todo usando mi máscara de bobtail. Era más sencillo andar por ahí meneando la cola y poniendo ojos hambrientos cuando veía que alguien traía comida, algunos me compartían de sus bollos o cualquier cosa que no quisieran. ¿Por qué creían que a los perros nos gustaban los desperdicios? O sea, nos comíamos el vómito (bueno, yo no lo he hecho pero los he visto hacerlo) pero era parte de nosotros, no queríamos sus sobras. Estaban buenas pero...ya, ya, está bien, nos gustaba el desperdicio.

Estar en Godric me hacía sentir un poco más expuesto, pero a nadie le interesaba un perro sucio y con el pelaje enredado. Incluso me habían dado un par de patadas para que no pidiera comida a los comensales de un restaurante. ¡Oye, que por ser perro no quería decir que no me dolía! Sentía y sentía mucho. Después de pedir en el último local, a mi nariz llegó un olor familiar, algo que me hizo evocar el recuerdo de mis días de estudiante, luego se mezcló con comida y mis neuronas perrunas se alteraron.

Corrí hasta que vi a una chica de espaldas dirigirse al parque. Hice uso de toda mi voluntad para detenerme y esperar a ver que hacía. Si me lanzaba sin más podría recibir otro golpe y mis costillas quizá no lo resistirían. Esperé y esperé hasta que acomodó el mantel sobre el pasto. Era cuando. Corrí hasta que la pasé y me giré para verla de frente.

Entonces la vi. Lyssandra. Su melena tan genial refulgía a la luz de la luna. Tenía que admitir que se veía bonita. ¿Quería hablar con ella? Bueno, hace demasiado tiempo que no nos veíamos. Mi cola se movía, era como una parte de mí que no podía controlar. ¡Maldita Fluffy! Sí, le había puesto a mi cola Fluffy en un rato de ocio. Los perros tenemos mucho tiempo libre y yo, como humano, tenía muchas cosas en la cabeza. Debía, de una u otra manera, intentar no volverme loco.

Solté un ladrido antes de lanzarme a su canasta y llevármela en el hocico corriendo. Si usaba un hechizo en mi contra estaba perdido. ¡Por Merlín, Kenneth! ¿Cuándo aprenderás a pensar antes de actuar? Corrí con fuerza hasta llegar a un árbol grande y con el grosor suficiente para regresar a mi forma humana. ¡Por favor, que no me haya visto convertirme! ¡Por favor, por favor!
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.815
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 103
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

S. Lyssandra Østberg el Mar Mar 05, 2019 9:30 am

Las cosas nunca habían sido fáciles, ella bien lo sabía, pero eso no significaba que no lo disfrutara cuando lo conseguía. Si, era complicado sin duda el olvidar cargas de la vida que siempre habían estado ahí antes. El peso de la familia Sorensen estaba bastante alejado ya de su vida como para que ella misma se sintiera con fuerza de seguir adelante. Ahí estaba la muestra, su cabello y su energía cada día, cuando posiblemente se hubiera visto apática días años anteriores en numerosas ocasiones. Aunque más que apática, tímida o preocupada de entablar alguna relación social con alguien, aunque acabase acercándose a personas de manera irremediable. Había muchos tipos de imanes, muchos, y algunos eran demasiado fuertes como para ignorarlo.

Edward había sido uno en su vida, pero aquella fuerza desapareció con la cruel realidad, y Stella había sido otro de manera inevitable en su año, pero no había modo de encontrarle. ¿Había más personas? Claramente, personas que no se quitaba de la cabeza pero que no se atrevía a pensar en ellas, por miedo de no verles más. A veces recordar era demasiado doloroso, y otras veces era una bocanada de aire fresco que se necesitaba para seguir luchando. Ella prefería claramente la segunda opción, aunque no tan claramente elegía en tiempos anteriores en una decisión que era tan fácil como respirar.

Ella estaba realmente tranquila en aquel lugar, hasta que escuchó algo que inevitablemente le sacó de sus pensamientos y le hizo mosquearse, incluso. Se trató de un ladrido, ni tiempo le había dado a reaccionar que lo único que alcanzó fue a tomar la varita y correr detrás del perro, al comienzo un poco torpe, retrasando sus pasos. Pasos que le llevaron a tropezarse con el castaño sin darse cuenta, pues iba mirando hacia abajo en busca de aquel perro pero se había encontrado al joven. Esto provocó un vuelco a su corazón, poniendo su mundo patas arribas hasta el punto de quedarse mirándole fijamente sorprendida. — Kenneth... — Fue lo único que llegó a decir en un primer momento, tragando saliva mientras se recomponía y dejaba dos pasos de distancia entre ellos. La distancia era realmente peligrosa con él.

Al principio su rostro se mostró confuso, había visto su cara por los carteles de fugitivos. ¿Qué hacía allí? ¡Era peligroso para él! Pero no iba a ser idiota, se alegraba de verlo. Tanto que el rostro de la pelirroja sin poder evitarlo acabó sonriendo, mostrando ligeramente sus dientes. Aún podía recordar los momentos que tuvo con él en séptimo, lo estúpidamente nerviosa que podía ponerse cuando éste saca su encanto natural, sus tonterías. — Lo siento, no esperé encontrarte detrás del árbol. Yo.. — Se llevó la mano a la cabeza, rascando un poco confusa, buscando con la mirada al perro. — Buscaba un perro, pero me alegra haberte encontrado a ti. — Parecía ligeramente nerviosa, y de no haber evolucionado con su metamorfomagia seguramente su pelo se estuviera tiñendo de rosado.

Entonces cayó en cuenta de lo estúpida que era en séptimo, por la vergüenza, y luchó contra ese sentimiento. — No sabes lo que me alegra saber que estas vivo, tejoncito. — Retiró toda vergüenza que una vez tuvo para darse el lujo de hacer las cosas bien con él, dando un suave toque en la nariz de él. De aquel modo mostró lo que nunca se atrevió con él, a pesar de los sentimientos que habían florecido en un pasado por él: mostró dulzura y una pequeña muestra de afecto. Desgraciadamente, y era algo de lo que ella se arrepentía, en séptimo estaba tan dolida por la ruptura, que no se dio el gusto de dejarse llevar - por miedo - por aquel sentimiento hacia el tejón. Sentimientos que nunca llegaron a irse, porque cuando ella quería lo hacía de verdad, no por capricho. Así que le era imposible, incluso después de tiempo desde aquello, el no quedarse embobada y sonriendo mientras le miraba.

¿Te cansaste de mí en Hogwarts que te escondiste de mí? — Bromeó junto a una pequeña risa, no queriendo pensar en los malos momentos por los que pasaba el Gobierno, porque ese era un principal problema que le había separado de él. No sabía si no le iba a volver a ver, así que no quería perder la ocasión.
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 289
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Kenneth Hurley el Vie Mar 22, 2019 3:48 pm

Los ojos con los que me miró fueron de sorpresa. ¡No me había visto convertirme! Esto debería enseñarme a no volver a tentar mi suerte, nunca había sido la mejor y ahora que debía estar escondido todo el tiempo debería de cuidarme mejor. Lo hecho, hecho estaba y no podía hacer nada al respecto. Si Lyssandra me entregaba no me alteraría, lo haría de buena gana porque no debería estar poniéndome en peligro de esa manera y mucho menos a los demás, lo aprendí a la mala.

Cuando comenzó a alejarse temí lo peor, vi la varita en su mano y me preparé para lo peor. No tenía intenciones de defenderme, como dije aceptaría el destino que había trazado yo solito. Sentí como el peso se liberaba de mi cuerpo, ¡estaba sonriendo! Y era una sonrisa sincera, lo sabía porque no había manera de que me engañara.

Hay mejores sitios en donde encontrarme, lo sé — la broma salió por sí misma. Mordí mi labio inferior e intenté parecer el de siempre aunque los días como fugitivo comenzaran a perjudicarme tanto física como mental — ¡Oh! Ese perro, pues has tenido suerte — mostré la canasta que estaba detrás del árbol —, imagino que debes buscar esto — sonreí también al ver como se ponía nerviosa. Las chicas nerviosas eran lo más bello del mundo, un aprendizaje más en mi nueva vida de adulto —. Hace falta mucho para matarme, soy de acero — me golpeé en el pecho más fuerte de lo que pretendía y terminé tosiendo.

No la recordaba tan coqueta. O sea, yo solía coquetear como broma porque las veces que parecían aceptar salía huyendo riéndome como poseído. No sabía si me cohibía o me animaba a continuar con el jugueteo que había nacido hace unos ayeres en el colegio. Ahora tenía el atractivo de que era prohibido, eso atraía, ¿no? Que me tocara me hizo cosquillas pero es que hace rato que ninguna chica me tocaba estando convertido en humano. Era muy diferente a cuando era perro.

Me hizo gracia su comentario, parecía que sí podía confiar en que ella no me ataría y llamaría a los mortífagos. Quizá estaba de nuestro lado o quizá solo no quería nada que ver como la pelea que estábamos teniendo. Bueno, tenían...yo aún no me alistaba de manera formal.

Esperaba que me encontraras, ¡quinientos puntos para Ravenclaw! — exclamé divertido alzando la voz y dejándome caer detrás del árbol —. Soy tan grandioso que tuve que ir en busca de otras horizontes, Hogwarts ya no podía conmigo — moví la mano derecha con la palma extendida hacia arriba como si un avión estuviera despegando —. ¿Por qué? ¿Me extrañaste mucho? —  pregunté alzando repetidamente las cejas y mostrando los dientes con una enorme sonrisa.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.815
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 103
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

S. Lyssandra Østberg el Dom Mar 31, 2019 9:04 am

Aquello era inevitable, no estaba segura de si el tejón era consciente de los nervios que causaban desde el centro de la tripa hacia arriba en aquella pelirroja. De darse cuenta, posiblemente fuera un cuarto de todos los nervios que poco a poco seguían floreciendo. Estaba concentrada, aunque también perdida en el rostro ajeno. Él seguía siendo él, a diferencia de lo que se podía decir de ella - a pesar de aún guardar relación con su antigua yo porque era ella misma pero sin tantas inseguridades. Sus bromas le traían al vida, algo que le hizo recordar lo tanto que echaba de menos a Danny o a Stella, sus pequeñas granujas llenas de vida. Esperaba que siguiera siendo así.

Ni pudo evitar reír, que entre los nervios de su estómago y la risa sentía que le iba a dar algo, no pudo contenerlo. Mientras tanto, se giraba a ver dónde estaba la cesta, y una vez la encontró con la mirada se acercó a ella para recogerla. No le gustaba nada que estuviera en el suelo, le daba asco. Cuando la cogió, volvió a acercarse a él, quizá un paso más adelante con respecto a la distancia que había tenido antes, pero nada intencionado, o tal vez si lo fuera por su subconsciente. — Serás de acero, pero te estas haciendo viejo. — Diría detrás de él, y su tos. — ¿Has oído esa tos? La jubilación te pilla cerca. — Lyssandra, en su pasado, no había sido una joven muy bromista, y tampoco lo era mucho en la actualidad, pero era algo que con él había salido completamente solo. Se sentía tan cómoda que ni se percató de ese hecho. — Puede que los haya, pero da igual. Lo importante es que nos hemos encontrado, ¿no? — Porque en voz alta no iba a decir: es el mejor sitio porque por fin te veo, o cualquier cosa por el estilo que le hiciera saltar la vergüenza por las mejillas.

Aun así, sabía que la realidad distaba mucho de cómo lo estaba contando el tejón, sabía que había otros motivos pero agradecía que él se lo tomase así, pues sentía que de ese modo quizá todo le fuera más fácil, y Lyssandra quería lo mejor para él. — ¿Quinientos? Eso son muchos. — Se hizo la sorprendida, intentando no reír, pero acabó escapándose una risa inevitable. — ¿Hogwarts no podía contigo? Eso debe ser de lo inquieto que eres. — Siguió en ese ambiente de broma, hasta que él comenzó a alzarle las cejas de ese modo tan encantadoramente idiota, junto a su pregunta. Lyssandra se pondía ligeramente más nerviosa, pues la respuesta de esa pregunta era afirmativa. Ahora dudaba si decirle o bromear al respecto, como él había. Acabó optando por decirle la verdad, porque sabía que eso podía ser la respuesta que menos se esperaba, y porque no había estado tanto tiempo desaparecida para seguir mintiendo en cosas como esa.

¿Cómo no extrañar a mi tejón favorito? — Sonrió de vuelta, pero de medio lado, mientras daba otro paso hacia él, acortando la distancia entre ambos, teniendo la canasta sujeta tras la espalda. — ¿Me extrañaste mucho a mí? — Ladeó ligeramente la cabeza hacía un lado, curiosa de la respuesta que le fuera a dar. ¿Bromearía? Y de hacerlo... ¿Cómo bromearía? Si, había muchas formas de bromear. — Antes dijiste que querías que te encontrase. — Repitió lo que el dijo, apoyándose en el mismo árbol con él, aun manteniendo la sonrisa mientras le miraba a los ojos. Poco a poco su corazón se aceleraba, y sus mejillas ligeramente se sonrojaron porque en el fondo no podía evitar seguir teniendo vergüenza. ¡No se había comportado así antes!

Aquello era algo nuevo, pero era una oportunidad para comenzar a expresar lo que realmente sentía, y no huir como una cobarde. — Sé que en Hogwarts no podías estar sin mí, tus bromas te delatan. — Medio bromeó, porque en parte era cierto que sus bromas a veces le delataban, pero eso le encantaba de él. A lo que después de eso le tocó con un dedo la tripa a modo de buscarle las cosquillas, con un pequeño toque en el mismo. — Para ser sinceras, temí que te hubiera pasado algo malo. ¿Estas bien de verdad? — Y era ahí donde se dejaba ver que realmente aquel tejón se había ganado en su vida un hueco hacía mucho tiempo, y que aún lo conservaba intacto porque era de esas personas que marcaban. Sin poder evitar preocuparse por él, estando en una situación tan jodida.
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 289
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Kenneth Hurley el Sáb Abr 06, 2019 11:55 pm

Ella reía, entonces todo parecía ir bien. Respiré profundo para controlarme, me dolía el pecho por el golpe pero no iba a quitarle esa ilusión. Yo, por muy grande que estuviera, jamás de los jamases sería viejo. ¡Nunca! ¡Ay! Maldito síndrome de Peter Pan.

Me parecía curioso que me siguiera las bromas. Recuerdo que cuando nos conocimos hasta parecía que le caía mal. A veces un extraño instinto en mí me decía que me acercara o no a una persona aleatoria, después de pasar tiempo buscando comida en los botes de basura con mis amigos caninos descubrí que era cosa de perros. Pude haber seguido la broma y quien sabe en donde habríamos terminado. ¡Oye! Un hombre a mi edad tenía ciertas necesidades y convertido en perro no planeaba saciarlas. ¡No señor!

Creo que ahora podría vivir un poco más — solté a broma sin ser consciente de la pésima broma teniendo en cuenta que era un buscado por la Ley Mágica —. Son muchos porque soy el premio mayor — me reí tontamente. Terminé alzando los hombros ante la siguiente pregunta.

A lo mejor tenía razón. Pude haber buscado refugio en Hogwarts, pude haber pedido ayuda a mi familia una vez que me escabullí de los radicales, pude haber hecho infinidad de cosas y la más lista que se me ocurrió fue pasar más de cinco meses convertido en perro rondando el distrito, arriesgando mi pellejo. No, al colegio no podía volver porque sencillamente no soportaría estar sin hacer nada mientras los mortífagos andaban por ahí haciendo de las suyas.

Bueno, tampoco estaba haciendo un gran trabajo. Si ni siquiera podía ayudarme a mí mismo no podía esperar ayudar a los demás.

Me tomó por sorpresa la respuesta. La miré dejando que una sonrisa bobalicona se instalara en mi rostro. Definitivamente me dejó sin palabras. Eso que dijeran que yo era el favorito de alguien era fenomenal. No podía ni describir como me sentía. Podría compararlo a sentir que decían que era su jugador de quidditch favorito.

Mucho — fuera bromas, ¿no? La miré serio, lo más serio que podía estar. Para cortar la pequeña tensión sonreí y dirigí la mirada hacia el sitio en donde le había quitado la canasta —. ¡Por supuesto que quería! ¿No estábamos jugando algo así como policías y ladrones? — me hice el tonto cuando me di cuenta de lo cerca que nos encontrábamos. Estaba poniendo en juego mi autocontrol, y no tenía mucho. Nada más había que ver en donde me encontraba. Sí, en millares de carteles por todo el distrito mágico.

Solté una carcajada. De verdad que no se le escapaba nada. Recordé como la miraba y como bromeaba con ella, no puedo negar que lo hacía por lo divertido pero también porque era linda y me agradaba. Ahora que era ella la que me coqueteaba me ponía nervioso y pensaba en mil cosas. ¿Me echaría a correr si ella se me aventaba? Creo que no.

Y ahora tú te delatas — guiñé el ojo antes de comenzar a retorcerme cuando comenzó a picarme. Me reía al mismo tiempo que buscaba que dejara de hacerlo. Tomé su mano y en seguida supe que había hecho mal. Digo, no toco muy seguido a mujeres estando convertido en persona. Cubrí sus dedos con mi mano, ahora más grande. Era como la de papá. Tenía que recordar que ya no era un chiquillo, que mi adolescencia se había quedado en el castillo y tuve que pasar bastantes cosas antes de llegar a donde estoy. Cualquiera en mi lugar habría perdido su esencia. Confieso que me costó bastante mantenerme cuerdo, si es que lo estaba. Aproveché para usar la fuerza que había recuperado tras comer un poco y la puse contra el árbol sin lastimarla —. Estoy bien, de verdad — no mentía, yo ya me encontraba bien. No podía abogar por el Kenneth de hace un año —. ¿Pensabas tanto en mí? ¿Qué pensabas...? Dicen que es bueno contarlo — okey, ahí iba. Adiós autocontrol, hola descontrol.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.815
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 103
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

S. Lyssandra Østberg el Lun Abr 08, 2019 12:35 pm

¿Había sido así de adorable siempre? Estaba tan convencida de lo equivocada que estuvo en el pasado, que se lamentaba de muchas cosas que no quería pensar realmente, porque pasado es pasado, puede doler pero no hay que vivir en él. Aprendido gracias al Rey León. Cuanto más tiempo vivía en esa nueva yo, más podía ver que había estado ciega a lo bonita que era la vida, pero había estado tan asumida en que todo era dolor, que no veía que había más ramas, por mucho que tuviera a sus amigos junto a ella y tuviera momentos de lucidez, de felicidad. Aún así, nunca estuvo abierta a más, siempre era rehacía a pasarlo bien por si hacía algo mal. Por si se equivocaba. Ahora las reglas habían cambiado, y le llevó a un momento que jamás pensó que pasaría.

Ahí se encontraba lo bonito, verse disfrutando con el tejón frente a ella, pues era cierto que recordaba que ella siempre había estado en ese modo de hacerse la difícil, que muchas adolescentes pasaron por ella. Ahora no encontraba sentido a ello, tampoco era cuestión de ser directa, había encontrado la diversión en las indirectas y en los juegos, tanto que si seguía queriendo molestar a Kenneth con aquel dedo para hacerle cosquillas, posiblemente la que saliera mal parada fuera ella.

Y fue testigo de ver al contrario en unos instantes de seriedad, referidos a echar de menos a la pelirroja. Sintió un chute de adrenalina, felicidad y nerviosismo. Sintiéndose incitada a seguir molestándole, no siendo más que un modo de querer llamar su atención y de no saber cómo hacerlo. Puede que aquello no estuviera permitido por las leyes mágicas, pero no compartía esa ley. Si, puede que no fuera a favor de los ideales mortífagos, pero tampoco era una fugitiva, no quería jugarse el cuello pero tampoco quería considerarse una cobarde. Sentía que aquello realmente no le afectaba, no por el momento, a pesar de haber tenido problemas con sus padres, pero era problemas personales, familiares. Ahora está junto a un fugitivo, a escasos centímetros en un ambiente de diversión, y sin duda con ganas de más tiempo con él. La falta del mismo, el reencuentro. Todo le llevó a sentir la falta que había experimentado, no algo tan exagerado, pero en aquel momento así lo sentía, por el momento que estaba viviendo.

¿Al policía y al ladrón? ¿Quién de los dos era cual? Ya no lo recuerdo. — Reiría, siguiendo su juego. Aunque estaba un poco claro que el delicuente era él, pero a ella le daba igual. Si se arriesgaba por Stella, también lo haría por él. Aunque aquello le generaba un irremediable temor a meterse en mayores problemas. Eso sí, para problemas los que vendrían segundos, o minutos después. Lyssandra tampoco fue consciente de lo que pasó, todo fue demasiado rápido.

Aquella situación se había salido de su zona de control, ya no controlaba lo que ocurría. Había pasado de darle con el dedo, jugando inocentemente, a estar prácticamente embobada por él en el momento que sintió que le rodeaba las manos, que junto a la distancia. No era algo que ayudase mucho a no dejarse llevar por el juego. Un juego que le llevó a ser la acorralada en el árbol, de lo que tampoco se iba a quejar ella, pero supo que había sido pillada en aquel momento. Tampoco es que ella fuera la más experimentada, lo que le llevó a mantener esos nervios inevitables. Mirar a los ojos de él, se sentía que podía ver todo lo que ella trataba de ocultar: su sonrojo, su ligeramente agitada respiración y esa disimulada mordida a su propio labio inferior en busca de volver a la realidad. Se había quedado tan embobada, que incluso tardaría unos segundos en volver en sí para responder.

Me alegra que estes bien, hasta te veo en mejor forma. — Bromeó por los nervios, aún pensando en cómo responderle, pero no iba a ser cobarde y callarse, claramente iba a responderle. Ya no se escondería, no por cosas como estas. — Si, tienes la facilidad de aparecerte en mi cabeza, ¿qué me hiciste? ¿Amortentia? — Aunque de ese modo no era muy buena disimulando, pudo haber puesto otro ejemplo pero se le vino aquella poción, sonrojándose un poco más. — ¿Quieres saber realmente lo que pensaba de ti? — Entonces la sonrisa de la pecosa se tornó traviesa, divertida. — No estamos en horario adulto para contarlo... — Se aguantaría la risa nerviosa, claro que aquello era una verdad a medias, todo sea dicho. ¿Quería ponerle nervioso? Si, por su puesto. Sentía que no era justo que ella fuera la única nerviosa en aquel momento. Por eso, liberó una de sus manos para llevarla al rostro contrario y acariciar su mejilla. Tenía la piel como el culo de un bebé de suave, se sorprendió. Eso o que ella lo sentía así sólo por ser él. — Tambien me preguntaba cómo estabas, y dónde. Intenté encontrarte, me hubiera gustado mantener contacto contigo. Cuando me enteré de tu cartel, me preocupé mucho.

No dejó de acariciar su mejilla con tranquilidad, tranquilizándose porque estaba cómoda con él. — Ahora debes ser tú quien diga en qué pensabas conmigo. — Se encogería de hombros. Sonriendo ampliamente y como si fuera la persona más buena del mundo, pero era consciente que ya ninguno de los dos eran los niños de aquella época de Hogwarts. Eso hacía más complicado, pero mas divertido, toda aquella situación. — Eso sí, ¿podremos ponerle remedio? Vivo en el pueblo, cerca de aquí más introducido al bosque. Si eres discreto... — Le propondría, arriesgándos y posiblemente dejándose llevar por la emoción, bajando la mano poco a poco para finalmente tener ya sus manos liberadas y abrazarse a la cintura de él con cuidado. — Bueno, por si acaso no te libero. — La mejor excusa que se le ocurrió para tenerle abrazado.
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 289
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Kenneth Hurley el Lun Abr 15, 2019 1:12 am

Yo soy el policía sensual y tú la ladrona que me ha robado el corazón — después de decir aquello me carcajeé de mí mismo. En toda mi vida había dicho algo así, que no sabía si catalogarlo en romántico o excesivamente cursi, aunque realmente era una broma. ¿O  no?

Estar tan cerca de ella me hacía querer seguir hasta las últimas consecuencias. En mi cabeza el plan era solo reírnos y que ella me pidiera que dejara de bromear y yo seguir hasta que me golpeara, lo común vaya. La cosa es que tampoco sabía si ella estaba solo jugando con mi mente. Sería sencillo pues me había vuelto un poco loco aquellos días a los que digo que fui prisionero. Y lo era, podía irme pero no me dejaban. Ironías de la vida.

Oh, no, no...todo lo que yo causo es por mi encanto natural — si ella se prestaba a seguir con el jugueteo, ¿por qué no? No me era indiferente y claramente yo a ella tampoco. De todas maneras, ¿alguien tendría un olor que  le recordara a mí? Si existía, ¿a qué olería? ¿A comida en general?

¡Wow, wow, wow! Ya estábamos hablando de ligas mayores. No es que yo fuera precisamente un santo, había tenido mi primer experiencia sexual hace unos años. No me arrepentía pero tampoco diría que fue por las razones correctas. Bueno, no lo tenía muy en claro. Lo disfruté muchísimo y lo repetiría pero no con la misma persona. Es que esas cosas eran difíciles que las explicara porque ni yo me entendía. Solté la risa más boba que pude y desvié la mirada, no estaba seguro si me había sonrojado o no porque dicen que se siente como si las mejillas te ardieran pero a mí lo que me pasó es que me dolía seguir sonriendo. Y me dolía porque si sonreía más me parecería al Joker sin necesidad de cortarme. Alerta friki, alerta friki.

¿Realmente le atraía de esa manera?  O sea, no pensé que yo tuviera sex appeal. Ella sí. Y es que habría que ser ciego para no perder la cabeza por ella. Antes pudiera ser más retraída pero no perdía su encanto, por eso me gustaba bromearla.

Espero que te hayas llevado uno y lo tengas en tu cuarto, aunque debo admitir que en persona soy más guapo, ¿no? — respondí sin mirarla demasiado tiempo, si lo hacía atacaría sus labios y por la conversación que estábamos teniendo muy probablemente terminaríamos enrollados. ¿Eso quería yo? ¿Eso quería ella? En serio tío, las chicas podían alterarte en todos los sentidos —. ¿Sabes? Ya somos adultos y podemos contárnoslo — me atreví al final. ¿Qué perdía? Nada en lo absoluto, en cambio podía ganar muchísimo. Okey, ella hablaba sobre ir a su casa, ¿seguía bromeando? —. ¿Y si en vez de decirlo, lo hago? — propuse acercándome a sus labios y casi, casi, rozándolos. Alguien debería decirle a Caperucita que no se pusiera a jugar con el lobo, o perro en mi caso. Me desvié y terminé dándole un beso en el cuello, justo en donde terminaba su oído. Había aprendido más cosas de las que creí que aprendería.


Última edición por Kenneth Hurley el Lun Abr 15, 2019 3:50 pm, editado 1 vez
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 4.815
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 103
Puntos : 63
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/

S. Lyssandra Østberg el Lun Abr 15, 2019 1:23 pm

Ella le había tocado ser la ladrona, pero estaba confundida de si aquello del corazón había una de sus bromas o realmente era manera de hacer metáfora de lo que pasó. Ya sólo con la confusión ella tenía motivos suficiente para ponerse nerviosa. O él tenía esa facilidad en ella. Cierto es que cuando estuvo desaparecida varios chicos se adentraron en la vida de ella, unos más pillados por el cambio que había dado y otros no tanto, pero ella no cayó por ninguno de ellos porque siempre se le venía uno a la cabeza. Desgraciadamente, o no, esta noruega no era una mujer de muchos hombres y cuando entregaba su atención a alguien, en ese sentido, raro sería que lo entregase a otra persona, de ahí que hubiera sufrido tanto con Edward.

¿Y como no iba a dar su atención a este chico que le estaba volviendo cada vez más loca? Las puntas de su cabello comenzaron a teñirse de un rosa intenso por la ganas de él que comenzaba a sentir. Su cabello era solo un reflejo de lo relajada y cómoda que estaba con él en aquella situación tan desventajosa para la pecosa. —Pues tienes un encanto natural del que no puedo resistirme, tejón. — Confesó en aquel ambiente divertido, esperando que él leyese entre líneas, sobretodo en una situación como aquella que no sabía dónde podía acabar todo. Pues ella no era tampoco la más experta, ni había tenido dichas experiencias tan elevadas. Puede que roces y tonteos, nada más allá de eso. Besos, acaricias y juego, no tantos ni los buscó.

La corta distancia, el abrazo que le mantenía a él cerca de ella. No ayudaban, ella también se había metido en esa situación que no había pensado, pero una de las cosas que entrenó fuera era el no pensar tanto en algunas situaciones. Como aquella en la que quería seguir, aunque la razón le recordase lo peligroso que era, o podía ser. Nada importó cuando Kenneth seguía por aquella línea peligrosa, incluso apartando la mirada de ella se veía terriblemente adorable. — Claro que tengo uno en mi cuarto, ¿acaso lo dudabas? — Y mentira no era, así podía saber como era en la actualidad si se topaban de nuevo, y no había duda de cómo era en la actualidad en aquel momento. — ¿Pero en persona más guapo? No lo sé, no estoy muy convencida... — Bromeó resistiéndose la risa, continuando con las acaricias al contrario que había atentado contra los labios de ellas, sin tocarlos pero amenazando con su presencia.

Sintió los labios del castaño en su cuello, dirigiéndose hasta el oído propio. Tan sensible. Se sintió tan débil ante él y sus actos que creó por un momento que temblaría, pero tan sólo hizo que el cuerpo de ella reaccionase acercándole hacia sí misma. — ¿Y si te digo que llevo tiempo queriendo que tomes la iniciativa? — Susurró muy cerca de él, pasando los dedos con delicadeza por su nuca y subiendo por el cabello de él lentamente. No tenía nada que perder, él ya había dado un paso y ella debía dar otro. Aquel momento la candela estaba prendida, su corazón estaba por salir a andar solo. La emoción y los sentimientos, un cóctel peligroso. — ¿Qué es lo que quieres de mí, Kenneth? — Preguntó, siendo ella ahora quien repartiera besos por el cuello de él con suavidad. — Si somos adultos, puedes contármelo. Sin bromas...— Entonces una de sus manos tomó el mentón de él para hacerle mirar, mientras su otra mano se mantenía tras la nuca de él. Quería mirarle a los ojos, ver tras ellos y ver de qué iba él. — La vida es demasiado difícil para andarse con tonterías, más siendo adultos. — Ella quería las cosas claras, a fin de cuentas. ¿Había dejado claro de ese modo la postura de ella? ¿Seguía pensando que lo que ella decía era todo broma? ¿Qué pensaría él?

Fuera como fuese, mordió levemente el labio inferior de él, pues le gustaba provocarle. Eso era algo que había descubierto aquel día y que sin duda era divertido verle esa sonrisa boba, esa carita de chico inocente que poco de inocente tenía ya. No recordaba que sus sentimientos en el último año hubieran sido tan fuertes, pero sin duda el tiempo había hecho que aquel encuentro, para Lyssandra, fuera mucho más intenso de lo que se hubiera imaginado. Algo inesperado, para bien.
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : I was missing you | Kenneth TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 289
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.