Situación Actual
9º a 5º
9 febrero➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A good memory of the past. —Lohran.

Sam J. Lehmann el Vie Mar 01, 2019 2:01 am

Recuerdo del primer mensaje :

A good memory of the past. —Lohran.  - Página 3 8FndAeJ
Calles de Westminster | 28/02/2019 | 20:49h | Atuendo

Te sorprendrás, pero ese día Sam no salía a esa hora del trabajo y buscaba un lugar propicio para desaparecerse, sino que acababa de salir del gimnasio. No le quedaba lejos su casa, por lo que había decidido, motivada por la clase de Body Combat que acababa de tener, volver corriendo a casa. Hacía tiempo que se había auto-convencido que correr por Londres a rostro descubierto no era del todo inteligente siendo una fugitiva, por lo que se había acostumbrado a hacer una de las cosas que más odiaba del gimnasio: correr en una máquina con tal de estar en un lugar quieta y no merodeando por las calles de la gran ciudad. Ese día, sin embargo, se sentía lo suficientemente enérgica y rápida como para correr y tardar apenas quince minutos en llegar a casa. Y es que… ¡de verdad no podías imaginarte las ganas que tenía de correr por las calles, sin más! Lo echaba de menos.

Así que miró el reloj para estimar un poco el tiempo, se puso los auriculares con música motivante y tras asegurarse de que tenía el móvil en el bolsillo de la chaqueta—cerrado con cremallera para que no saliera volando—, la varita en el otro y la mochila bien pegada a la espalda, empezó a correr. Al principio, cuando empezó con esa rutina de correr día sí y día también, era incapaz de pensar en cosas porque tenía que ir demasiado concentrada en la respiración y el ritmo, pero a estas alturas lo difícil era no aprovechar esos momentos precisamente para pensar en todo y en nada. ¿Y en ese momento sabes en qué estaba pensando? En lo bien que había seguido no solo el ritmo de la clase de Body Combat, sino lo bien que había marcado todo los movimientos. Casi parecía que estaba apalizando a un mortífago mientras bailaba al ritmo del dubstep más loco que había escuchado en mucho tiempo. ¿A que no adivináis a quién se imaginaba que le pegaba golpes? Sí, seguro que lo has adivinado.  

En cierta ocasión, mientras pensaba en la ducha que se iba a pegar, lo que iba a cenar y en cómo molestaría a Gwen luego en su casa, se tuvo que parar en un paso de peatón que estaba en rojo. Continuó moviéndose en su sitio para no enfriarse y fue cuando miró el reloj. ¿¡Veinte minutos habían pasado ya!? ¡Soy una lenta o terriblemente mala calculando distancias! Estaba cansadísima, por lo que se apoyó en sus propias rodillas y soltó aire. Ahora que miraba alrededor y se daba cuenta en donde estaba, en ese dichoso Tesco—un supermercado barato—creía que le quedaba entre diez y quince minutos de verdad. ¿En qué momento se creyó Flash? Muy optimista estaba últimamente…

Decidió ir caminando a partir de ahí, estirando por el camino los brazos, el cuello, etc. Estaba saliendo de la parte más transitada, metiéndose poco a poco en un lugar más desolado debido a que era zona residencial. Las calles estaban vacías, el suelo mojado porque hacía un par de horas había estado lloviendo y, como de costumbre, las luces eran tenues y se había creado la típica niebla. Daría miedo si no fuese porque en Londres siempre es así.

¿Y sabéis lo que le pasó? Se agachó tranquilamente a atarse los cordones de su deportiva derecha y ocurrió. El colmo de los colmos: que a una fugitiva mágica le atraque un ladrón muggle. De repente, cuando se puso en pie, un chico que a saber cuánto tiempo llevaba persiguiéndola, le apareció por delante tras pegarse un sprint y adelantarla. Le dijo algo mientras sacaba del interior de su bolsillo de la chaqueta una navaja. Le vio articular la boca, pero no escuchó nada. Alzó lentamente las manos, para entonces llevársela a las orejas y quitarse los auriculares. Dejó de escuchar a Sean Paul, para dar paso a la voz de aquel chico.

…he dicho que me des todo lo que tengas!

No tengo dinero encima —le respondió con claridad, intentando no parecer que tenía miedo ni que estaba mintiendo. En realidad, teniendo en cuenta a lo que se había enfrentado de ahí para atrás, aquel pobre hombre no le daba miedo, por mucho que tuviese una peligrosa navaja apuntándola que si se volvía loca podía acertarle. Esa navaja sí le daba miedo. No habría nada más triste que morir desangrada por una navaja muggle porque te atraca un muggle después de haber vivido cosas terriblemente peores en tu vida mágica. Joder, es que era muy triste.

Pues dame el móvil y la mochila. Venga, vamos, date prisa.

En realidad, por el aspecto que tenía de persona sin techo, estaba claro que lo que le interesaba era el dinero y nada más. Y Sam tenía la cartera en el bolsillo pequeño de aquella mochila y claro, no se lo quería dar: en ella tenía todos sus documentos falsos de Amelia Williams que le costaría horrores volver a conseguir, por no hablar de que no pensaba darle dinero a un pobre hombre que la trataba de persona débil por ser una mujer sola en mitad de la noche. Bastante había pasado ya como para que le atracase un muggle, con todo el respeto hacia todos los muggles del mundo.

Vale, está bien... —le dijo intentando mostrar tranquilidad, para subir las manos lentamente a su hombro y quitarse la mochila. No pensaba dársela, sino aprovechar el hecho de quitársela para golpear con ella la mano en donde tenía la navaja y así o quitársela o desviar su mano. Y después improvisaría con todo lo que había aprendido. A pesar de que no lo pudiera parecer, se sentía segura en evitar que un idiota le fuese a robar lo que había conseguido después de tanto tiempo.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 32.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1312
Puntos : 1069
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Sam J. Lehmann el Sáb Jun 22, 2019 2:22 am

No supo muy bien por qué le dio una punzada de envidia solo de imaginarse a la familia Rhodes en México, a salvo de toda esta mierda mientras intentaban empezar de nuevo, de cero, en un nuevo país. Sam siempre decía que no se quería ir a ningún lado porque Londres era su hogar y en donde estaba su familia, pero en realidad ella también sabía muy bien que si no se iba era por miedo y porque no era así de valiente. Empezar de cero en otro país, a saber en qué compañía y en un lugar que no conoces de absolutamente nada… Era como tirarse a la deriva sin saber qué narices te espera al otro lado, mientras que Londres… lo conoces pese al peligro que puede caerte encima en cualquier momento. ¿Una falsa sensación de seguridad porque estás en ‘casa’?

Pues si estaban bebiendo margaritas al ritmo de la música de los mariachis, Sam se alegraba por ellos. Siempre pensó que los valientes tenían que ser recompensados, pese a que además de valientes fuesen un poco de idiotas. Nadie se libra de ser idiota en algún momento.

Cuando su amigo le dijo que desde la experiencia sabía que los mortifagos no parecían apreciar demasiado el humor, la rubia lo miró. Daba igual las palabras que utilizara, que entre ellos se entendían. Poco tenía que decir al hecho de que su compañero hubiese sido torturado, quizás preguntarle qué de dónde había sacado el coraje para bromear en mitad de esa situación… Pero no lo hizo, porque en esa situación es imposible saber cómo va a actuar un ser humano, siendo todos diferentes. Mírala ella, que después de suplicar por su vida había optado por terminar casi suplicando por su muerte. Pero humor poco, muy poco.

—Nuestro humor es el que no les gusta. Luego al parecer cualquier tontería que digan ellos es gloriosa y desternillante, sobre todo si es alguna burla hacia nuestra sangre o nuestra condición —dijo ella, acercándose a Lohran para poner una de sus manos en su hombro. —Pocas personas salen con vida de un ‘interrogatorio’ en manos de esa gente. Me alegro que haya sido de esas.

Lohran sí que se puso filosófico hablando sobre la vida y sí, tenía razón, pero Sam sentía su vida tal cuál lo había dicho. Pese a que literalmente no hubiese perdido la vida en ningún momento, después de lo de los Crowley, de verdad que sentía que había renacido de sus propias cenizas. Podría ser la misma Sam, pero ni de lejos se sentía como tal. Había visto aquello como una nueva oportunidad, como una nueva esperanza y no había muy poco que rescatar de lo que era antes. Sí, evidentemente se trataba de la misma vida, la única vida de Samantha Lehmann, pero Sam no estaba hablando de manera literal, sino de su forma de ver y sentirlo.

—Un poco, sí —le reconoció cuando dijo que se había puesto filosófico. —Pero no pasa nada, ¿quién no se plantea mil y una cosas en nuestra situación? —Soltó aire por la nariz. —Algunos momentos he tenido yo de esos de querer saltar en marcha y mandarlo todo a la mierda… —Reconoció, con la mirada baja. —Pero a día de hoy me alegra haberme quedado en los mandos y haber tratado con lo que había.

La verdad es que no tenía ni idea de cuánto tiempo había pasado, por lo que cuando mencionó el reloj, echó un vistazo a su móvil que era lo que tenía más a mano en ese momento. Eran las diez y cuarto y… sí, la verdad es que debería de volver a casa.

Negó con la cabeza a su proposición.

—Gracias, pero creo que voy a dejar la carrerita que me estaba echando para otro momento y voy a usar el método más rápido para llegar. —Hablaba de la aparición, por supuesto. Así que se puso frente a él y lo abrazó, con un cariño extraño. Extraño porque había nacido de poco tiempo juntos y pese a eso a ella le parecía hasta natural. Al separarse, le miró a sus ojos oscuro. —Cuídate mucho, ¿vale? Me tienes en el kleenex para lo que sea. —Ladeó una sonrisa.

Se despidieron por segunda vez, siendo conscientes de que lo mismo no se volvían a ver, pero al menos con la posibilidad de volver a encontrarse en otro momento. Esta vez no iba a ser como la última y aquel muchacho que había dejado esa huellita en ella en el pasado, no iba a volver a dejar que desapareciera de nuevo para siempre. Sam no se fue muy lejos, sino que aprovechó que un hombre acababa de salir del portal que tenían al lado y sujetó la puerta antes de que se cerrase. Se metió dentro y se despidió de Lohran con un zarandeo de manos a través del cristal, para entonces desaparecerse.

Apareció directamente en su sitio del salón del apartamento de Gwen, pillando a su novia justo saliendo de la cocina y llevándose un susto. Sam le sonrió, se acercó a ella y le dio un beso.

—Hola —dijo al separarse, mirándola con ESA mirada que dice que algo malo ha hecho. —Te voy a contar una cosa pero me tienes que prometer que no te vas a enfadar. —Y entonces rió, consciente de que no solo le había metido el gusanillo a su novia por saber qué era, sino que además seguro que ya se estaba enfadando por empezar así.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 32.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1312
Puntos : 1069
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.