Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore

Joahnne Herondale el Vie Mar 01, 2019 5:42 am

Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore W9PCUiy

Este viaje no estaba siendo ni un ápice de coherente, no para la vida que estaba llevando. O la que, esos tipos poco cuerdos, provocaron que llevase. No mentiría, no se engañaría a ella misma diciendo que estaba en sus mejores momentos en aquel entonces y que se arrepentía de haber colaborado a que un inocente huyese de sus garras. Volvería a tomar la misma decisión, una y otra vez aunque eso modificase su actualidad. Era la única de la cual se sentía orgullosa. Las demás eran poco significantes en comparación. Uno siempre puede hacerse llamar un león y vitorear en un partido de Quidditch defendiendo a su casa, hasta participar de un torneo donde el premio sea seguir vivo, uno consciente. Pero pocos rugen como uno, otros eran gatos atemorizados hasta que se detienen frente a un espejo y descubren lo que les falta para alcanzar ese nivel de superación, de determinación. Tenía la sensación que en ese punto, dejando detrás su libertad y su comodidad, había sido la leona que siempre quiso ser. Sin embargo, ahora volvía a ser de esos pequeños felinos que maúllan fuera del edificio donde vivía.

La pelirroja que seguía cubriendo el moretón de una de sus piernas con base de maquillaje a horas tardías, siguió deambulando entre pensamientos. Ciertamente, la Orden había forjado en ella un ideal que poco a poco se había esfumado en un abrir y cerrar de ojos por temor a perder su vida, siendo una cobarde. Algo que había jurado a gritos que nunca sería. Encerrada entre libros, rutinas, obligaciones excesivas se había escondido como un ratón para no admitir que se detestaba y que no quería un futuro de ese modo. Suspiró cuando la esponja se deslizaba por la mancha morada verdosa que descansaba por debajo de la rodilla, al adentrarse en el aeropuerto –antes de siquiera tomar el taxi hasta el hotel- había hecho un escándalo con su valija, todo para llegar a los baños. Esa divina marca era un recordatorio sobre su vejiga pequeña. Podría dejarlo pasar e ir de fiesta, con esas personas nuevas que eran más que amistosas, pero el capturar más de una mirada la había hecho pasar por un momento incómodo el cual no quería volver a presenciar.  

Se acomodó en aquella posición: sentada en la cama con las piernas flexionadas casi tocando su pecho que subía y bajaba con tranquilas respiraciones. A los segundos, se recostó en una de las almohadas aliviándose por lo esponjosas que podían ser. —Debería de llamar a mis padres para avisarles que sigo viva y en Las Vegas. — comentó sarcástica. —Hasta podría hacerlos enloquecer diciendo que me casaré con el primer hombre que se me cruce…— chasqueó su lengua con hastío. Ni siquiera podía reírse. —Debería de hablarles. — concordó.

No estaba dispuesta a desaprovechar la experiencia de merodear por Las Vegas cuando las luces se encendían y comenzaba el show. Menos que menos inhibirse quedándose en un taburete de discoteca siendo espectadora de los demás.

Tenía unos cuantos vestidos para la ocasión, si no se equivocaba la rubia con la que fue amiga de vómito, un mes atrás, habló sobre ir a uno de esos casinos de renombre. Rímel por aquí, labial por allá. La comisura de sus labios se ladearon componiendo una sonrisa, el reflejo era alucinante. Sexy, poderosa, orgullosa. Un vestido negro, con botones decorativos pero que debajo de estos se abría la tela permitiendo una vista de sus piernas blancuzcas aunque contorneadas. El escote también era un escándalo, si se descuidaba enseñaría más de lo que estaba dispuesta.

Dejando la habitación se encaminó a la que su amiga compartía con el otro rubio que la hizo suspirar al recobrar la cordura luego de esa fiesta en abril, tocó dos veces y no hubo respuesta. Otra vez más. Nada. Una tercer intento. Silencio absoluto.

Debía consultar a alguien. Freya no era Miss Simpatía, al menos no con ella pero no perdería nada preguntando. Esperaba que ella tampoco se hubiese ido. Con dos toques en la puerta, esta se abrió mientras daba a conocer a una castaña con una cara de querer mutilar lentamente a medio continente. — ¿Te encuentras bien? — indagó la pelirroja que escaneaba disimuladamente la apariencia desastrosa, la misma mujer que altivamente la ignoraba. Por sorpresa de todos, negó con la cabeza dejándola pasar mientras una pregunta salía disparada de sus labios “¿Qué haces así vestida?” y no quería juzgar pero ella debería ser la de las preguntas. ¿Cómo es que andaba en pijama –hay que admitir que era bonito- a esta hora en la ciudad del pecado? —Será porque saldremos de fiesta ¿No? ¿No era hoy? — dudosa sin moverse más de lo permitido. No llegó una negativa y se había pegado en la frente mentalmente al recordar que en todo el día Freya se había rehusado a compartir desayuno, almuerzo o excursiones con el grupo alegando que no se encontraba del todo bien. — ¿Te sientes mejor? — O era de pocas palabras o la detestaba, apostaba por la segunda porque un gruñido y un “no” se lo confirmaron con creces. — ¿Quieres que llame a alguien? ¿A alguno de los chicos? ¿Al guía? ¿A un chico guapo? — bromeó aunque su mal humor estimuló que una mueca se plasmara en su rostro. —Enviaré un mensaje. — no pasó desapercibido el balbuceo  “Tampoco me cuentes tu vida” pero lo ignoraría. ¡Si es que hasta se preocupaba por su salud!

Minutos más tarde, la joven de nombre nórdico yacía recostada mientras Joahnne suspiraba desde el baño al tiempo que se cambiaba de vestimenta. Parecía que los dos rubios habían decidido irse, ellos solos sin avisar a nadie. No era de extrañar, no permanecerían todo el viaje unidos haciendo lo mismo aunque no le hubiese molestado que le avisasen. —Para tu preocupación altruista, Dante vendrá a verme nuevamente. Antes de que empieces con comentarios de mojigata quiero aclarar que es por mi salud. Puede que me haya intoxicado con algo que comí ayer. — No la estaba tratando como una peste. ¡Un progreso! —Vale, a mi preocupación altruista, como la llamas, está más tranquila

***

La pelirroja bufó liberando todos los sentimientos negativos que llevaba encima. Fulminó con la mirada a la castaña que la observaba con burla, jadeó al ver su siguiente gesto. —Eres una tramposa, así no se juega. ¡Quiero ver dónde está escrita esa regla! — se quejó mientras intentaba buscar en la caja el dichoso papelito donde daba indicaciones, precauciones y demás del juego. Estaban jugando al Uno. Dante se había sumado al instante. Siendo Joahnne alguien que no le gustaba salir sola, terminó lanzando una idea un tanto casual pero tranquila, considerando el estado de malestar de Freya. Un juego de cartas aunque se sorprendieron que el guía, el cual no parecía tener otro objetivo más que estar disponible para ellos, fuese quién les entregase un mazo. No cualquiera, sino del Uno. — ¡Dante di algo! — vociferó.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 13.301
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 184
Puntos : 85
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleFugitivos

Dante Fiore el Vie Mar 08, 2019 10:50 pm

Dante siempre se había imaginado en un maravilloso viaje a Las Vegas, no iba a mentir, desde muy joven, siempre había sentido la necesidad de visitar la ciudad del pecado, sin embargo, este viaje no era para nada lo que él siempre se había esperado. ¿Viajar a Las Vegas con desconocidos? Ese nunca fue su plan.

Vale, que si conocía a varias personas. A Laith, por ejemplo, ya sus ojos se habían acostumbrado desde hace más de un año, al verlo a diario en los pasillos de San Mungo, y en las últimas semanas, aquel contacto entre ellos se había vuelto un poco más frecuente. Ryan, en su lugar, era casi un desconocido. Vale, admitía que habían follado ya, pero no le conocía más que de dos noches que habían pasado juntos, y aquella vez en la que lo vió durante la fiesta de primavera. También estaba Freya, la peculiar mujer que había conocido en las urgencias de San Mungo, cuando llegó con alguien parecido a un aminovio porque éste había tenido un contratiempo con su pene, fuera de ahí, no habían mantenido mucho contacto, únicamente cuando Dante se preocupaba por el desarrollo de Erik, se comunicaba con ellos, y siempre acababa teniendo una corta pero trivial charla con la morena. También habían dos personas totalmente desconocidas, una rubia que parecía haber llegado con Ryan, y por lo que entendía eran marido y mujer o al menos simulaban serlo, y una pelirroja graciosa que estaba tan emocionada de estar en Las Vegas que llegando se clavó el primer golpe. Un grupo bastante peculiar, al menos para sus gustos.

No podía quejarse. Su estadía en Las Vegas había sido muy divertida, había pasado muy buenos momentos con los dos otros hombres de la aventura, conoció a las dos mujeres que vió por primera vez al llegar, y se había acercado un poco más a Freya, quien, por lo que pudo notar, era una persona vulnerable que intentaba mantener un aspecto de mujer ruda e inquebrantable. No con Dante, porque si había algo difícil, por no decir imposible, era mentirle a un sanador con su experiencia, tanto en la vida como en el trabajo.

La mujer de cabello castaño había solicitado su presencia aquella noche en su pieza, por presuntos problemas de salud en los cuales no había hecho énfasis, y había omitido en su totalidad los detalles. El italiano, a pesar de no estar trabajando, era medimago de profesión y vocación, y no podía negarse a aquella clara petición de ayuda, no cuando se trataba de la salud de una persona, en especial, sabiendo que no era una desconocida.

•  •  •  •

Los dedos índice y pulgar de su mano izquierda acariciaban ligeramente los vellos de su barba, mientras que, con su mano derecha, sostenía sus armas para la guerra, sus cartas de UNO. Todos sabían lo profesional que podía ser Dante la mayor parte del tiempo, un hombre bastante sabio para su edad, y muy enfocado, sin embargo, si querías que dejara todo lo que estaba haciendo para que se entretenga unos minutos, solo bastaba sacar un juego de mesa de cualquier índole, y ya sus ojos se iban a clavar sobre él, y su mente iba a empezar a maquinar un sinfín de estrategias para que el competitivo sanador de haga con la victoria, como casi siempre solía ocurrir. Detestaba perder, e incluso consideraba que era un mal perdedor, porque jamás asumía la derrota por completo, y siempre intentaba ir a por una revancha antes que quedar humillado y derrotado.

La visita a la pieza de Freya se acabó convirtiendo en una noche de juegos de mesa entre ellos dos y la cómica pelirroja, quien parecía desconocer completamente las normativas del juego, y encima, hacer berrinche porque la castaña hacia una buena jugada.

Dante puso su puño cerrado justo frente a sus labios y carraspeó ligeramente antes de volver a su posición anterior y hablar — En la parte inferior izquierda de la caja hay un pequeño normativo plegable de color blanco. Lee la regla número 7, lo que ella hizo es correcto, e igual, no creo que ninguna de las dos se deba preocupar, si de igual manera ganaré yo — Este último comentario, vino acompañado de una sonrisa traviesa y cierto aire de superioridad, aunque no fuese más que un pequeño chiste para ver a las mujeres ponerse a la defensiva, y comenzar a llevar mejores estrategias en el juego para intentar que Dante no se llevara la victoria.

Vamos, Joahnne, continúa tú turno, así acabamos de una vez — Asintió de forma leve con la cabeza, dirigiendo sus palabras hacia la pelirroja, quien aún hacía puchero al enterarse que había hecho un berrinche en vano, porque después de todo, su comentario no había sido nada certero. El hombre elevó su mirada directamente hacia el rostro de Freya. Podía ver que tenía ojeras y los ojos un tanto inflamados, o no había dormido nada, o había pasado un buen rato llorando, o una bastante común combinación entre ambas. No era demasiado agradable para él ver a aquella mujer en ese estado, quien siempre solía mantener un fuerte aire de superioridad ante los demás, hacer comentarios sarcásticos y/o graciosos, con esos penetrantes ojos que te miraban tan agradablemente o de manera tan cruel, siempre dependiendo de la ocasión y de la persona — Freya, y luego de esto a lo que vinimos, no quiero muchos rodeos, ¿vale? — Comentó, con un tono de voz firme y claro, si creía que le había invitado aquella noche por su salud y luego le iba a evadir el tema, estaba completamente errada.
Dante Fiore
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore ECm6X1dl
RP : 10
PB : Simone Bredariol
Edad del pj : 32
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 2.152
Lealtad : Neutra
Patronus : Caballo
RP Adicional : 000
Mensajes : 101
Puntos : 64
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5856-dante-fiore-un-piacere http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dante FioreInactivo

Freya Howll el Jue Abr 04, 2019 5:58 am

Caí de rodillas, golpeando estas contra el duro suelo del baño. Podía ser lo más bonito del mundo para un amante de decoraciones interiores pero, para mí, estaba siendo catalogado como un fiasco. Volvió a subir por mi garganta aquel líquido que agradable no era, mis manos apretaron el borde de la taza de baño preparándose para un show grotesco.

Desde que había tomado asiento en aquel avión visualicé la idea de estar mal uno de estos días. Había tenido el suficiente tiempo para dar comienzo a un malestar estomacal, quería atribuirlo al viaje y los nervios de este. Una pastilla para mi estado y unos cuantos minutos para su accionar, pegar un ojo en el vuelo fue posible. Aunque, tendría cuidado. Nadie quiere estar descompuesto en Las Vegas sin poder disfrutar de la noche que se contemplaba en lo alto. Pero no logré escapar de este destino.

Me levanté, como pude, para apoyar parte de mi cuerpo en otro mueble dentro de la habitación, contra el lavabo. El mal sabor de boca era insoportable. Mi mente se encargó de repasar los ingredientes que compusieron la cena de anoche que había sido expulsada minutos atrás, como también los restos de esto que revoloteaban entre mi lengua y parte de mi boca. Extendí una de mis manos para dar con la pasta dental y hacerme del cepillo de dientes, cuanto antes me lavase podría soportar unas cuantas horas sin vomitar. Mientras mis dientes eran acariciados por las hebras quitando los restos, pensé. Sonaba como idiota, pero no. Hice memoria de lo que había ingerido unas cuantas horas atrás. La cena había sido abundante, exquisita pero abundante. ¿Una intoxicación? Era posible.

Gemí sintiendo como todo volvía a ponerse patas para arriba.

— Por favor, no. No otra vez. — corrí, cayendo por segundo vez en la mañana frente al retrete. Lagrimeé. Era una puta mierda todo.


***


Suspiré recostada, mordiendo mis labios cuando otra arcada quiso presentarse. ¿Cómo es que había llegado a esto? Unas cuantas horas gloriosas de sueño no habían mejorado la situación porque no había tenido de estas. Mi móvil se había perdido entre las sábanas pero sabía que Dante vendría en unos minutos. Lo bueno de tener un sanador por estos lares.

Aunque sonase imposible, Dante se había ganado mis respetos como mi confianza. ¿Quién diría que el sanador del pene de Eric sería quién estaría encaminado a ser un amigo? Un poco fuerte ese término, en lo que a mí respecta pero era cierto. Y hablando desde la ignorancia de los sucesos próximos.

Antes de reencontrarnos en Las Vegas, mantuvimos el contacto. Podría decirse que eran conversaciones banales sin importancia si no se contaban los pocos minutos de asistencia médica, un seguro más para Eric que para mí.

Un toque en la puerta fue suficiente. Con prisas la abrí, luego de recibir un segundo golpe. Delante de mí no estaba el ángel —si es que estos existían— que salvaría mi día. En cambio, era Joahnne quién muy producida no parecía querer callar. Mi rostro debería describir como me encontraba perfectamente. La última persona que quería compartiendo aire, en un mismo recinto, era la pelirroja que había escapado de mis manos. Por una parte, me reconfortaba porque mi hermana no debería superar un posible trauma de que su hermana era una asesina fría pero no quitaba que si algún mortífago reparaba en su presencia mi cabeza sería la primera en ser degollada.  

Mi teoría era la siguiente, si me mostraba medianamente amable al tiempo se iría y me dejaría a solas. — No. — mordí mi labio con inquietud. Era una chica bastante complicada de tratar. ¡Vale! ¡No se callaba por un minuto! ¿Quién la podía querer con esos arranques impulsivos y su poco control verbal? — Tampoco me cuentes tu vida. — rodeé los ojos.


***


Vale, mi intención no era hacerme amiguita de Joahnne pero ¡No sabía cómo sacármela de encima! A pesar de mi hostilidad, su corazón tan puro no permitía dejarme abandonada en un cuarto de hotel aunque tuviese todas las comodidades. ¡La estaba tratando como una peste!


***


Desconocía como fue que terminamos en esto. Pero, no mentiría que gozaba el sufrimiento y desconcierto de Joahnne. Dante se había unido al poco tiempo. — Eres una llorona. — reí en mi lugar. Asintiendo ante las palabras de Dante, claramente que mi movimiento había sido legal. Entrecerré mis ojos en dirección al único hombre del cuarto.

Volví a mirar mis cartas aunque seguíamos en la espera del próximo descarte de la pelirroja. Era mona, un poquito irritante pero en otras circunstancias podría haberme divertido con ella. En un sentido sexual de la palabra, por supuesto.

— Vale, vale. No estoy ocultando nada si es que ni yo sé lo que me ocurre. — confesé con cierto desagrado, odiaba desconocer algo. Pues pensaba que había sido una intoxicación con la comida de algún almuerzo o cena que habíamos compartido en grupo pero nadie más se encontraba igual. — Vamos Joahnne, no tenemos todo el tiempo. —
Freya Howll
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.102
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 209
Puntos : 99
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Joahnne Herondale el Jue Abr 04, 2019 6:00 am

Sentía la traición en la boca, el escalofrío inaudito recorriendo su espalda, el revoloteo interior que la desestabilizaba, una historia potente colisionando contra ella. Traicionada por Dante. Un lloriqueo lleno de puro dramatismo mientras un jadeo escaparía de sus labios junto a su mano que correría hacia su pecho alegando una presión en este. Cerraría sus parpados para no ver la dura realidad presente. Pero no, no era necesario tanto show. Solo un tierno puchero fue visible en su rostro mientras bufaba porque la bendita regla número siete sí existía.

—Ahí voy, no desesperen. — contestó resignada mientras sus dedos acariciaban una carta. Decidió que sería mejor opción quitarse de a poco las cartas ganadas. La suerte no estaba tan de su lado aquel día.  Optó por un cuatro de color verde. Bufó nuevamente. —Yo declaro mi derrota, a este paso ganaran ustedes. No tengo salvación alguna. — mientras su atención era llamada a los descartes de sus compañeros. El sanador no perdió el tiempo de recordar con qué fin estaba en aquella habitación. No le era ajeno, a la pelirroja, que Freya no estaba del todo bien. Era evidente en el malestar físico que repercutió en sus facciones faciales. La palabra “ojeras” no podía ser concebida en la misma oración que el nombre de la morena, era inverosímil. Pero, existían las excepciones y esta era una.

¿Qué podía tener? Una intoxicación, una enfermedad viral, un embarazo. Imposible. ¿Freya embarazada? Era consciente de que esta tenía una vida sexual demasiado activa pero el alto grado de frialdad con el que trataba a un ajeno, también, lo era siendo cuidadosa. Siempre alegaba como  era divertido tener sexo casual mientras sea consensuado y cuidadoso. La pelirroja admiraba aquello. Una mujer empoderada, libre que sabía poner los límites necesarios y protegida en todo sentido de la palabra.

Un toque.

Dos toques.

— ¿Esperábamos a alguien? — soltó prontamente Joahnne. Y es que ninguno de sus otros compañeros sabía que estaban reunidos allí como para buscarlos. El guía sabía que ambos estarían jugando juegos de mesa antes de tener siquiera la idea de salir en la noche oscura. Tampoco había que ser adivino para saber que Freya sería la última en recibir visitas si había negado la presencia de cualquier aquel día. Pronto fueron acalladas las posibles preguntas puesto que un chico sonrió con valija en mano y alzando los brazos.

— ¡Llegué amor mío! —exclamó Eric desde su posición. — Y hablo de Freya. Lo siento pelirroja pero no te conozco aunque no negaré que estás buena y Dante… amigo, no quiero pelea de sables. Tú entiendes. — guiñó dos veces mientras apuntaba su entrepierna para una mayor resolución de dudas. De pronto, su vista recayó en la morena y sus labios se curvaron en un perceptible mohín. — ¿Qué ocurrió? — con una clara preocupación se acercó sin importar que la valija perdiese el equilibrio y cayese con un sonido sordo.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 13.301
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 184
Puntos : 85
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleFugitivos

Dante Fiore el Dom Abr 21, 2019 11:26 pm

Ciertamente, Dante siempre había sido uno de los mejores en cuanto a juegos de mesa se refería, especialmente para los que de verdad había que utilizar el cerebro. En este caso, no era uno de los juegos más complejos, pero si tenía su ciencia y estrategia, por lo que estaba analizando cuidadosamente los movimientos que hacían cada una de sus dos rivales. Porque sí, podían ser sus amigas en la vida, pero en el juego, no existían las amistades. El italiano miraba de reojo las cartas que le quedaban, una y otra vez, mientras que intentaba ignorar el berrinche que hacía la pelirroja por una regla del juego que no la favorecía demasiado. No tenía ninguna carta en especial, en su mano no habían más que unos pocos números, pero estaba plenamente seguro de que esa mano le bastaba para hacerse con la victoria.

Ni siquiera recordaba cómo de ir a la habitación de hotel de Freya para hacerle un análisis médico por los problemas de salud que le había comentado, habían pasado a un intensivo juego de cartas, pero probablemente, la respuesta más lógica era: Joahnne. Aquel torbellino rojo de emociones, energía y torpeza, quien parecía estar en todas partes, y también quien tenía siempre algo para aportar.

Finalmente, luego de tantos rodeos, la pelirroja hizo su movimiento, lanzando un cuatro verde, a lo cual el sanador respondió con una sonrisa. Precisamente porque todo le empezaba a encajar, y si los movimientos de ellas se seguían haciendo tal y como lo tenía previsto, él sería el inminente ganador. A pesar de estar bastante seguro del movimiento que realizaría a continuación, se detuvo a observar fijamente las cartas en su mano, buscando cuál sería tanto la mejor opción para éste movimiento, como para los siguientes, y analizando en su mente los posibles escenarios, lo que siempre le gustaba hacer al momento de tomar una decisión, ser estratégico, decidir todo con cabeza fría. Su concentración llegó a tal punto que, ni siquiera había reparado en los toques que le había dado alguien a la puerta, esperando respuesta de alguno para entrar a la habitación, sino que, sujetó una carta con sus dedos, y se cabreó al darse cuenta de que sus pensamientos habían sido interrumpidos por una escandalosa voz que reconocía muy bien, la de Eric.

— ¡SHHHHHHH! —
Emitió fuertemente, para que el castaño recién callado mantuviera silencio, e inmediatamente, lanzó un cuatro amarillo para continuar con su estrategia. Luego de aquello, ocultó sus cartas sobre la palma de su mano, y dirigió ahora sí la mirada hacia Eric, quien por cierto, desconocía que se aparecería allí. Es decir, no le extrañaba nada verlo llegar a un sitio en donde estuviese Freya, pero vamos... ¿Las Vegas? No sé lo había esperado en lo más mínimo, o era una casualidad tremenda, o ese hombre era muy posesivo y tenía problemas. Independientemente de ello, era lo que menos le importaba al italiano aquella noche — Yo comprendo, Eric, lo que no me queda claro es... ¿Cómo no te gusta la pelea de sables? Probablemente, son dudas que nunca aclararé — Admitió, devolviendo su mirada una vez más hacia el juego, esta vez, hacia Freya, quien se encontraba sentada diagonal a él, y que no tenía ni un poco de buena pinta. En su rostro se podía notar que su salud no estaba igual de bien que siempre, y que algo estaba yendo mal en ella.

Eric se acercó inmediatamente a la mujer al darse cuenta de la condición en la que estaba, sin embargo, Dante levantó un dedo para que se quedara donde estaba, o para que por lo menos, se mantuviera alejado de la escena — Está un poco delicada de salud, no creo que sea grave, o no lo sabremos hasta que la analice, cosa que haré luego de este juego. Por tu bien y el de ella, no interrumpas, así acabo antes, y la reviso antes — Aclaró, en tono fuerte y claro, incluso tirando a ser un poco amenazante. No era nada extraño en el medimago el ser así de tajante en medio de un juego, la concentración lo convertía en eso.

Giró su mirada nuevamente hacia la morena, con una liviana sonrisa sobre su rostro — Tu turno, cariño —
Dante Fiore
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore ECm6X1dl
RP : 10
PB : Simone Bredariol
Edad del pj : 32
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 2.152
Lealtad : Neutra
Patronus : Caballo
RP Adicional : 000
Mensajes : 101
Puntos : 64
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5856-dante-fiore-un-piacere http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dante FioreInactivo

Freya Howll el Jue Mayo 02, 2019 7:18 am

Lo repetiré: ¿Cómo es que llegamos a esto? No tenía ni la más absoluta idea de que alguien pudiese hacerme creer que estaría con Joahnne y Dante jugando a las cartas. Principalmente por la pelirroja que se quejaba siendo una mala perdedora, la misma que debería haber asesinado por ser cómplice de un posible pro-muggle. El cual no hemos dado ni por asomo, el grupo tenía sus propias conclusiones las cuales evitaba entrometerme. Estaba presionada por mi padre, era un juego para él verme iniciándome entre las tropas de aquel hombre que quería ver al mundo arder bajo su poder.

Miré mis cartas y sonreí para mis adentros, Joahnne había acumulado unas cuantas. Era imposible que pudiese dar vuelta la partida a su favor pero no podía confiarme del sanador. Podía verlo todo tranquilo con una sonrisita casi escondida pero esto me daba los indicios de que tenía un As bajo la manga. Maldito.

Los toques en la habitación me sobresaltaron. ¿Qué? Que yo supiese no había hecho migas con los demás ganadores para que se uniesen a la fiesta de los juegos de carta. Acaricié mi nuca con las yemas de los dedos dándome una sensación de alivio, lo último que quería era más gente en una misma habitación cuando las náuseas parecían aparecen cuando se les apetecía y en momentos incómodo. Vale, cualquier momento se tornaba asquerosamente incómodo si se incluía el show de los vómitos.

Eric.

¿Cómo me había olvidado de mi buen amigo Eric? ¿Tal vez porque ignoré mi móvil todo el día? Sí, puede que esa fuese la respuesta a mi duda. Sin embargo, intenté sonar totalmente convincente sin que pareciese que estaba a punto de morir. — ¿Por qué no me avisaste que llegabas? — cuestioné con un deje de altanería. Su ceño fruncido y un mohín de estupefacción fueron suficientes para mí. Ambos sabíamos que yo era la que lo había ignorado vaya uno a saber cuántas horas. Pero él era más listo, no caería en ese jueguito dejándome vencer nuestra batalla interna. No, él me conocía lo suficiente como para ignorar aquel planteo y cuestionar sobre algo más íntimo como mi salud.

La valija cayó propinando su propio ruido característico al caer molestándome. Podría decir que estaba un poco sensible y era una puta mierda. ¿Me debería de venir? Solo en aquellas situaciones andaba de este modo siendo una víbora con cada persona que molestaba. Agradecí mentalmente a Dante. Ante esto, Eric no hizo más que rodear la cama para poder sentarse a mi lado. O ese fue su objetivo antes de que el sanador lo detuviese. Sí, era competitivo, no cabía dudas.

—Dante, Eric no sabe jugar Uno. Aunque estuviese a mi lado no podría siquiera ayudarme en la partida. — reí victoriosa ante su temor. —Pero, si eso te deja más tranquilo…— murmuré divertida. Pronto se desapareció la gracia cuando mi estómago se revolvió. —Vale…— no pasó por desapercibido, en este punto ya no me importaba. Le sonreí a Eric. No quería que hiciera todo un drama de ello.

Lancé. Daría a conocer el color de mis cartas restantes pero eso no era una desventaja. No para mí. —Cambio a rojo. — mientras observaba el rostro de Dante. La competencia no era Joahnne. Claro que no, era Dante.
Freya Howll
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.102
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 209
Puntos : 99
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Joahnne Herondale el Lun Mayo 06, 2019 5:10 pm

Estaba perdidisima.

¡No!

Estaba más que pérdida.

¡Devastada y desoladamente desorientada!

Listo, era una clara derrota. Una triste y asquerosa derrota en sus propias narices. ¡Era fan del Uno! Siempre jugó en familia millares de juegos de mesa en sus tiempos dorados. Parecía que la falta de práctica se había llevado consigo las reglas de su memoria, ya ni recordaba cómo se terminaba una partida. —Voy a perder, voy a perder. — murmuró inteligiblemente para el resto. Enloquecería. —Voy a perder. — concluyó como si estuviese manteniendo una conversación coherente con alguien más que ella.

Joahnne estaba decidida a que no volvería a jugar nunca más en los tiempos con aquellos dos seres. Primero. Freya, que a pesar de encontrarse en mal estado con una mirada cansada y malestares que nunca se iban del todo,  seguía encaminada a la victoria. ¡Maldita —¿O bendita? — su suerte! Y, por otro lado, Dante que entre sonrisas y comentarios de pseudo neutralidad escondía una estrategia para ser el vencedor.

Si, la pelirroja ya estaba por aventar hacia el techo el exceso de cartas mientras recreaba toda una escena digna y merecedora de un Oscar. Esos premios muggles que se les otorga a los actores y otros productores del cine por su arduo trabajo.  Pero, Eric, quién se apareció en escena, la detuvo con su aparición.

— ¿Gracias? — respondió una confundida pelirroja ante sus palabras. Sí, ella misma se sentía atractiva cuando se veía al espejo pero con las pintas que llevaba ahora pues… Era lo suficientemente modesta como para no hacer un comentario listillo. Además, Dante los chistó de inmediato.

Todos en la habitación, avistaron como Freya se encorvaba levemente ante el malestar. Joahnne dibujó una mueca en sus facciones y una pequeña sonrisa. Eso pasó rápidamente porque la castaña lanzó su carta. Le quedaban tan pocas a ellos y tantas muchas a ella. —Hmm…— meció su cabeza dos, tres veces mientras pensaba en sus movimientos. Sí, estaba fuera de juego pero terminaría esa partida con dignidad. O, al menos, la que le restaba.

Tiró una de sus cartas. ¿Qué mal era menos peor?

Freya.

Dante no había querido defenderla, una pizca de indignación y frustración estaban destinadas al sanador. Sí, un poco rencorosa.

Su carta era roja con un gran símbolo de prohibición. Era para saltar al siguiente jugador, por ende. Freya tenía el siguiente turno garantizado.

La castaña habló riéndose con sorna ante el movimiento. Agradeció antes de lanzar un bonito número dos rojo aclamando “¡Uno!”  al haber jugado su anteúltima carta. El nuevo integrante rió ante la felicidad contagiosa de esa exclamación. —No entiendo nada pero creo que Freya te dará una patada en el trasero, querido Sr. Sable. — esperando respuesta del otro hombre.

—Saben, desempacaré mientras ustedes se asesinan en ese juego. — habló con gracia retomando su viaje hacia la valija que había quedado abandonada en medio de la habitación. —No te esfuerces. — tomando por la manija y arrastrándola a uno de los armarios que amoblaba la estancia.

—Como si te fuese a…— comenzó Freya.

— ¿Diosita? — cuestionó preocupado Eric.

La castaña se paró de repente con una de sus manos cubriendo sus labios, y sin mediar que la cama estaba funcionando de mesa, pisó sobre esta para salir corriendo y caer en el suelo frío del baño. Devolvió todo lo que le restaba. Era la segunda vez que presenciaba la descompostura de la chica. ¿Qué tan intoxicada se encontraba?

Joahnne observó cómo Eric impulsado por la consternación llegó hasta el baño para acompañarla.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : Taki Taki Las Vegas |Priv. Dante Fiore Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 13.301
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 184
Puntos : 85
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.