Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
EVANS MITCHELL pj destacado
LAITH GUATHIER & SAM LEHMANN Mejor dúo
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

[FB] Almost human [Priv. Lohran Martins]

Joshua Eckhart el Mar Mar 05, 2019 12:56 am

Recuerdo del primer mensaje :

Octubre 24, 2018.
Bosques de Londres, 8:25am.
Cielo nublado, 10ºC.

Día de brujas estaba cerca, pero ese no era el día más temido, donde las criaturas y fantasmas se alzaban de sus refugios y madrigueras para invadir el mundo humano, según las leyendas y la mitología. Los humanos no tenían que temerles a los fantasmas, que los magos bien sabían eran inofensivos, y si bien tendrían más razón en pensar en los demonios, el hombre era demasiado egocéntrico al pensar que específicamente pretendían cazarles a ellos.

Estaban equivocados, por supuesto.

El verdadero peligro era un igual, un humano maldito por el beso de la luna, a quien miraban como madre y como enemiga al mismo tiempo, que observaba desde el firmamento lo que causaba su energía sobre almas en desgracia, y otras tantas que se mostraban agradecidas por lo que, en su opinión, era una bendición.

Para Joshua, evidentemente, no lo era. Era un secreto que lo intoxicaba lentamente, algo terrible que residía en su interior. La luna era quien conocía a su auténtico él, al él que era durante esas transformaciones.

En el bosque no había nada a lo que temer, con su fuerza sobrehumana, sus garras y fauces como únicas armas. Como hombre lobo era pacífico con los animales que lo rodeaban: conejos, ciervos, osos, eran animales que estaban a salvo frente al gran depredador. No lo mismo con humanos, o aquellos que alguna vez lo fueron.

Podía oír el latido del corazón que se escuchaba dentro del pecho. Los músculos rígidos, fuertes para saltar, esperando el momento de atacar. Lo tenían rodeado, uno a la izquierda y el otro a la derecha. No muchos humanos lo sabían, pero los hombres lobo eran capaces de formar manadas, vínculos entre congéneres para ser destructores y letales. No era raro un enfrentamiento entre manadas, como tampoco lo eran las peleas con lobos solitarios.

Oyó el crujido de las hojas secas bajo una de las patas, y una dentellada que iba directo a su yugular. Araños, mordidas y ladridos, una violenta pelea de la que saltaba sangre y mechones de pelaje. Si alguna vez tuvieron parte de humano, en ese momento no se notaba, de parte de ninguno de los tres.

Se notaba la diferencia, sí, del dos contra uno, el licántropo de color oscuro se apartaba y atacaba cuando era momento, cuando en ira ciega los otros dos, de pelaje más claro, intentaban someterlo a base de mordidas. Los tres estaban heridos, y la luna miraba, fría y pulcra, amenazando con marcharse en cualquier momento.

***

No supo bien cómo terminó todo. La licantropía significa también amnesia, la sensación de haber hecho algo, poder verlo como un sueño, sin saber si fue real. Saboreó en sus labios el metal de la sangre, antes de darse cuenta del charco en que se encontraba, parte sangre suya y parte no. Se temió en principio la presencia de un humano, que hubiese matado un humano, pero eso no fue así.

Se encontró a dos como él, hombre y mujer, cuyos rasgos semejantes le hacían pensar que eran hermanos, o parientes cuando menos, levantándose del suelo con dolor. Se miraron y compartieron un gruñido antes que fueran ellos los primeros en marcharse, con los primeros rayos del sol. Ella no podía caminar bien, por una herida sangrante en su pierna, pues de una pelea de licántropos no era fácil salir ileso. Joshua tampoco lo estaba.

Volvió a despertar más de una hora más tarde, dolorido por sus heridas. En su piel pálida había cicatrices del pasado, y heridas abiertas del presente. En su costado un araño a cinco dedos, una mordida en su hombro, siendo lo más severo una herida en su muslo que Joshua no sabría decir si era mordida o araño, o una mezcla de ambas cosas. El resto de su cuerpo, tapizado con heridas que cerrarían y, con suerte, no dejarían cicatrices.

Un cachorro estaba acurrucado contra su piel, lamiendo sus heridas y haciéndolas arder. Había tirado de la mochila de Joshua para traer con él su ropa, que el humano aprovechó para vestir ropa interior, considerando que las transformaciones modificaban su cuerpo a tal grado que todo se rompía siempre, sin importar lo que intentase. La herida en su pierna preferiría tratarla antes de usar el pantalón, sin mencionar que estaba demasiado agotado todavía.

Buen chico, ¿te asustaste? —le preguntó a su cachorro, de quien era figura paterna. — Alarick, ¿viste mi varita? —le preguntó. El lobezno miró a los lados, olisqueando el suelo hasta marcharse entre los arbustos, yendo al sitio donde comenzó la pelea.

Joshua utilizaba un porta-varitas al muslo que debió romperse con el ataque, perdiendo así su varita, que fue encontrada rápidamente por el cachorro. Escuchó un ruido, consiguiendo sentarse en el suelo y apoyar la espalda en un árbol, y en respuesta Alarick, muy feroz, saltó a atacar al enemigo, en forma de un enorme humano.

Él, que era sensible a la respuesta del lobo en especial antes y después de sus transformaciones, se unió al gruñido del lobezno para advertir a la amenaza, haciendo presión en su costado para tratar de frenar el sangrado.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 17.860
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1135
Puntos : 883
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Lohran Martins el Vie Abr 12, 2019 7:55 pm

Cuéntame algo que no sepa, pensó Lohran con cierta resignación, pensando en la cantidad de veces que aquella desastrosa varita había hecho de las suyas en su mano. Por fortuna, parecía que lo que más gracia le hacía al cacharro—si es que contaba con conciencia propia y sentido del humor, claro—era lanzar monedas a cara o cruz para decidir qué pasaría cuando Lohran intentase un hechizo.

Cara para que el hechizo saliese terriblemente potenciado, siendo peligroso incluso para su conjurador; cruz para que no saliese, o saliese tan débil que sería prácticamente lo mismo que no haber conjurado nada.

En ocasiones, Lohran deseaba partir en dos aquel trasto y seguir con su vida, y de no ser por la aparición, o habría hecho hacía mucho tiempo.

Con el inexperto trabajo médico de Lohran hecho de la mejor manera posible, Lohran preguntó a Joshua si llevaba encima algo de comida. Le vendría bien para recuperar fuerzas. Pero, por lo visto, quien había recuperado las fuerzas a su cuenta había sido el cachorro que le acompañaba, a lo que Lohran no pudo evitar dibujar una sonrisa en sus labios.

—Perros.—Creía que aquel animal era un perro, y no porque fuese experto en perros, sino porque era lo lógico. ¿Quién iba a imaginar que aquello sería un cachorro de lobo?—El mío, de cachorro, hacía lo mismo. No podías dejar desatendida la comida, o de lo contrario te lo encontrabas subido a la mesa.—Y, siendo fugitivo, creedme, una comida era mucho más de lo que alguien podía sacrificar.

Y lo peor de todo era que no se le podía hacer lo mismo. ¿A quién le apetecía comerse la comida de un perro? Aunque, teniendo en cuenta cómo los Martins se aseguraban de que a Alfredinho no le faltase nunca comida, seguramente sería la solución ideal al problema del hambre.

Lohran se puso en pie, echando un vistazo todo alrededor para dar privacidad a Joshua mientras se vestía. No es que captase nada interesante en los alrededores, pero desde luego era mejor mirar el bosque que a un muchacho vistiéndose.

Cuando hubo terminado, el brasileño le ofreció su mano para que se pusiese en pie.

—No hay nada que agradecer. Tú habrías hecho lo mismo.—No estaba muy seguro de que eso fuese cierto, teniendo en cuenta cómo funcionaban las cosas en el mundo actual, pero igualmente lo dijo por pura educación. Si algo le habían enseñado a Lohran, ese algo había sido la educación.—Creo que será mejor que irse de...

Lohran no terminó la frase, pues cuando quiso darse cuenta, la varita, que sostenía en la mano opuesta a la que ofrecía a Joshua, salió volando, describió un arco por encima de su cabeza y cayó entre la hierba, un par de metros por detrás de ellos. La reacción de Lohran fue inmediata: se puso tenso, sabiendo que aquello sólo podía significar una cosa.

Magos.

—Tenemos compañía.—Dijo Lohran, aunque algo le decía que no necesitaba explicárselo al joven licántropo.

Tampoco necesitaba explicarle al joven licántropo que la compañía que tenían no era, precisamente, de la amistosa: enseguida comenzaron a llover hechizos sobre ellos, y Lohran únicamente pudo apartarse del camino, separándose de Joshua, y buscar cobertura tras el árbol más cercano.

Saltaron chispas a su paso, destellos mágicos impactando contra la vegetación y contra el suelo. Incluso cuando Lohran tuvo la espalda pegada al tronco de un grueso árbol, sintió que los hechizos seguían impactando cerca de él.

Pues sí que estamos jodidos, pensó el brasileño, buscando su varita con la mirada. Teniendo en cuenta que había recorrido cerca de cuatro metros a la carrera, le resultó imposible localizarla entre la hierba. No le quedaba más remedio que descartar totalmente el uso de la magia y la aparición.

Lentamente, deslizó la mano dentro del bolsillo de sus pantalones, extrayendo la navaja automática. Liberó la hoja de ésta y la empuñó con firmeza, concentrándose. Aquel iba a ser un enfrentamiento físico, al menos por su parte.

Los hechizos se interrumpieron por un momento, y Lohran permaneció inmóvil, escuchando. Y no es que los enemigos fueran precisamente silenciosos: sus ruidosas pisadas hacían crujir la vegetación, y resultaba bastante sencillo ubicarlos.

Se acercaban.

Uno de ellos estaba cada vez más cerca. El fugitivo no lo veía, pero podía imaginárselo dando un paso tras otro, su varita en alto, listo para fulminarlo con un hechizo. Quizás incluso estuviera sonriendo, pensando en lo fácil de su captura. Tenía pensado borrar esa hipotética sonrisa de su cara.

Cuando lo escuchó lo bastante cerca del árbol, rodeando el tronco para encontrarse con su presa, el fugitivo emergió por el lado opuesto y se dispuso a arrebatarle la varita de las manos con una llave de capoeira.

Voy a tirar un dado para hacer esto un poco más dinámico:


  • Número impar: Lohran falla en el intento; además, si el número impar que sale es 11 o superior, el enemigo logra esquivarlo y lanzarle un hechizo.

  • Número par: Lohran logra desarmar efectivamente al enemigo.


El resultado de esto puedes describirlo tú, o puedo hacerlo yo en mi siguiente post. ¡Como prefieras!
Lohran Martins
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.300
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 126
Puntos : 96
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/

Maestro de Dados el Vie Abr 12, 2019 7:55 pm

El miembro 'Lohran Martins' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
[FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 HzZEtol
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3658
Puntos : 1601
Ver perfil de usuario

Joshua Eckhart el Mar Abr 16, 2019 5:39 am

No podía enojarse con su cachorro, por más que este se hubiese comido lo que Joshua había llevado para sí mismo. Por eso no había mencionado nada antes, ¿qué más daba? Enfadarse no iba a recuperar su comida, después de todo, y no le daba la gana en ese momento para tener emociones demasiado intensas como era un enojo. Estaba física, mental y emocionalmente exhausto, el lobo se había aprovechado para usar toda su energía física peleando, y su mente y emociones para llevar la rabia que tenía dentro.

Le llamó la atención que pensara que el animalito era un perro, pero no lo corrigió. Podría pensar que estaba loco si siendo un hombre lobo había decidido adoptar un lobo, así que lo dejó con la idea de que lo que estaba a su lado era un perro.

Sin embargo, esa sonrisa había sido la más honesta de toda la mañana. A Joshua le encantaban los animales, y tenía un espacio sensible y cariñoso para ellos, por más que con los humanos le sobrase la frialdad.

¿Un perro? ¿Y es grande? —se interesó, como si fuera el tema más importante del mundo. — Los cachorros tienen un abismo en el estómago, y si son grandes el abismo pasa a ser un hoyo negro, especialmente si son adoptados —porque los pobres animales de la calle nunca sabían cuándo iba a ser la próxima vez que comiesen, así que, incluso siendo adoptados, mantenían en principio la costumbre de comer todo lo que pudiesen encontrar.

El joven podía hablar de perros o criaturas en general todo el día si le dejaban, motivo por el que cada día iba un poco más en serio la broma de su primo de querer irse como un ermitaño a vivir lejos de los humanos y con muchos animales. A esas alturas, le parecía el plan maravilloso para vivir la vida, aunque le faltase imaginar cómo iba a ganarse el pan. Más importante: cómo iba a ganarse el pan para los animales que viviesen con él.

Cuando le agradeció, Joshua se permitió dudárselo: ¿de verdad él habría hecho lo mismo? El silencio fue su respuesta. Antes era más frecuente el “hacer el bien sin mirar a quien” para él, pero de un tiempo a la actualidad dependía en mayor medida del quien antes que del bien. Así, no le contestó, porque la respuesta podría no ser reconfortante de oír.

Le había aceptado la mano, poniéndose de pie, y estaban por comenzar las despedidas cuando oyó dos pares de pasos en su dirección; apenas un momento luego, un hechizo contra ellos. Joshua gruñó, de la sorpresa, y dirigió su mirada al lugar donde se había originado el hechizo, sabiendo que la compañía era hostil. Alarick, por su lado, acostumbrado a buscar la varita de su humano cuando la perdía en el bosque, fue a buscar la varita que salió disparada.

Con su varita en la mano, Joshua pudo apenas desviar algunos de los hechizos, viéndose forzado a darse a la retirada igual que Joao. Eran magos más fuertes y además eran dos de ellos, por lo que estaba en plena desventaja, por mucho que no estuviera solo en aquella misión. No podían contar con la varita del negro, la que su cachorro aún no encontraba.

Se ocultó tras un árbol, pensando en cómo manejar su situación. Tenía su varita y podía aparecer en otro sitio, pero una parte humana dentro de él se lo negó, mirando el árbol tras el que se escondía Joao. Era más lejano que el suyo, por lo que no podía ver bien lo que sucedía allá, pero tenía otros problemas.

Los enemigos se separaron, yendo cada quien a por una presa. Él, quien era ambicioso, quería a aquel del que podría conseguir dinero fácilmente, mientras que ella, más impulsiva, decidió ir tras el joven licántropo. Sabiéndolos separados, Joshua asomó su cabeza y su mano para tratar de atacar a la mujer que no tenía piedad en los hechizos lanzados en su contra, que impactaban bien en los lugares donde se escondía o cerca de ellos.

Creía que podía desarmarla e ir a ayudar al otro, pero era violenta y veloz lanzando un hechizo tras otro, defendiéndose de los de él. No ayudó que distrajera brevemente su atención la acción del lado contrario, donde Joao inmovilizaba con una llave física al mago arrebatándole la varita. Y seguramente hubiese avisado que no debería intentar usarla como la propia de no ser porque tenía problemas más grandes.

No estaba seguro de qué hechizo usó, pero consiguió esquivarlo apenas, sin embargo, no del todo. Tan sólo le hizo falta rozar su mano para que el dedo que no pudo evitar el hechizo se fracturase. Intermissumos, era aquel hechizo, el favorito de la bruja ya que permitía causar gran dolor e inmovilizar al mismo tiempo.

Soportando el dolor como bien podía, Joshua cambió la varita de mano. — Petrificus Totalus! —trataba de hechizarla con su mano no dominante, lo que hacía un tanto más complicada la situación, y ella era tan rápida que evitaba fácilmente sus hechizos.

No estaba seguro cómo iba la pelea entre los dos magos, pero la bruja lo encaró rápidamente, y sólo tuvieron un segundo para lanzar su hechizo.

Pues te sigo la idea, con un hechizo paralizador, como un Petrificus, sogas, hasta un Levicorpus, o lo que mejor se adapte a la situación, que igual puedes narrar tú o dejármelo a mí para el próximo post:

Par: La bruja es quien hace su hechizo.
Impar: Joshua es el que lo consigue.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 17.860
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1135
Puntos : 883
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Maestro de Dados el Mar Abr 16, 2019 5:39 am

El miembro 'Joshua Eckhart' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
[FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 GFSqkHr
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3658
Puntos : 1601
Ver perfil de usuario

Lohran Martins el Jue Abr 18, 2019 2:24 pm

A no ser que alguien fuese un maldito desalmado sin ningún tipo de corazón—lo que venía a ser alrededor del noventa por ciento del mundo mágico actual—, los animales eran el tema de conversación en que no había lugar a discusión: la gente, por lo general, los adoraba, especialmente si se trataba de sus mascotas.

Dejando a un lado que aquel pequeño ser ladrón de almuerzos no era un perro, sino un lobo, a ojos de Lohran se comportaba como la versión doméstica de lo que realmente era. Eso, claro, sin mencionar el hecho de que una persona cualquiera siempre supone que la mascota de otro es una variante doméstica, a no ser que dicha mascota tenga un aspecto curioso ya de por sí. Aquel pequeño no tenía dicho aspecto.

A sus ojos, no era muy distinto de Alfredinho.

—¡Y que lo digas! Habiendo comida de por medio, puedes guardarte las caricias que tanto quieren en otros momentos: no van a tener ojos para otra cosa.—Y se le escapó una pequeña risotada, muy curiosa dada la situación.—Es un cruce extraño de Husky Siberiano y Cocker Spaniel, de un tamaño mediano tirando a grande.

Curioso era que, en parte, Alfredinho también era pariente de los lobos, aunque no tanto como el compañero de Joshua.

Cuando ya se disponían a marcharse, a seguir cada uno su camino tras una pequeña ayuda desinteresada, algo les retuvo en el lugar. Algo, o mejor dicho, alguien: dos magos hicieron acto de presencia en aquel lugar, y sin siquiera llegar a mediar palabra, comenzaron a lanzar una salva de hechizos en dirección a ellos.

Sin otro remedio para ponerse a salvo, tuvieron que separarse. Lohran fue perseguido por los hechizos que impactaban muy cerca de él hasta que logró alcanzar la cobertura de un grueso árbol que le sirvió como escudo.

Lohran no tardó en verse enfrascado un enfrentamiento con su atacante, que resultó ser un hombre, y aprovechándose de su agilidad, ejecutó una llave de capoeira de lo más precisa que culminó con el atacante en el suelo, sin varita, y Lohran listo para devolvérsela.

Se distrajo sólo un segundo para ver cómo le iba a Joshua, y se animó al ver que al joven tampoco le iba del todo mal: intercambió un par de hechizo con su agresora, una mujer, y finalmente logró inmovilizarle el tren superior con unas sogas mágicas, dejándola con los brazos atados al cuerpo. No pudo evitar esbozar una sonrisa… que enseguida le borraron de la cara.

El tipo al que creía tener inmovilizado lanzó una patada, a saber cómo, que impactó contra Lohran y se lo quitó de encima. El fugitivo rodó por el suelo hasta terminar en cuclillas, medio aturdido por el golpe. Para cuando se recuperó, el mago también se había incorporado y había adoptado una pose medio agazapada de ataque.

Se lanzó en su dirección, dispuesto a lanzarle un golpe.

Lohran, que había perdido la navaja pero tenía a cambio la varita de su adversario, se dispuso a conjurar algo que parase en seco a aquel agresivo enemigo.

Pues vamos con otro tanto de lo mismo: en este caso, Lohran utilizará algún hechizo inmovilizador, como puede ser Petrificus Totallus o alguna otra variante. Como antes:


  • Número impar: Falla el hechizo de Lohran y, a cambio, el enemigo le asesta un golpe a tu elección. Si el número es 11 o superior, sería un golpe tan fuerte que el licántropo se le echa encima y le sigue golpeando.

  • Número par: Lohran logra utilizar dicho hechizo con efectividad.



Última edición por Lohran Martins el Jue Abr 18, 2019 2:24 pm, editado 1 vez
Lohran Martins
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.300
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 126
Puntos : 96
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/

Maestro de Dados el Jue Abr 18, 2019 2:24 pm

El miembro 'Lohran Martins' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
[FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 HzZEtol
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3658
Puntos : 1601
Ver perfil de usuario

Joshua Eckhart el Mar Abr 23, 2019 9:26 am

Había gente que razonablemente, y por motivos de sobra, tenían más afecto a los animales que a los humanos. Dada la situación actual, se volvía todavía más comprensible. Para Joshua, sin embargo, siempre había sido así, probablemente porque era reservado y con los animales uno no necesitaba hablar o expresarse demasiado para poder formar un vínculo. Ellos comprendían sin que tuvieras que explicárselos, a diferencia de los humanos que eran más obtusos al respecto.

El tema de los animales, mágicos o no, eran como una puerta que el joven siempre veía abierta, pues era algo que lo apasionaba desde el vamos. Por supuesto: no con todo el mundo podía tenerse una conversación larga y tendida sobre ellos sin que la otra persona se acabase aburriendo. Pero le alegró poder escuchar de la mascota del negro, simplemente porque era un buen tema para tocar, sin importar que fuese brevemente.

Siempre me han parecido curiosos los cruces cuando hay una clara diferencia de estaturas en los perros —porque era gracioso de imaginar, más que nada. — Pero debe ser muy bonito —halagó, sabiendo que era bonito sin siquiera haberlo visto, porque todos le parecían bonitos.

En realidad, y pese al parecido, los Husky Siberianos no eran tan cercanos a los lobos como la gente creía. Había otros que genéticamente lo eran más incluso sin parecerse ni un pelo. Pero eso lo sabía Joshua como el loco por los animales que era.

Lo que parecía una buena despedida acabó siendo una emboscada, causando que tanto Joao como Joshua tuvieran que defenderse de los dos agresores.

Pese a haber sido un ataque sorpresa, en principio ninguno de los dos tuvo mayor inconveniente para defenderse, pese a los hechizos desmedidos que estaban utilizando los dos licántropos. Sin tiempo para hacer otra cosa que defenderse, Joshua acabó con un dedo roto a causa de un hechizo de la mujer, justo antes de que tuvieran que verse cara a cara.

Era un hechizo y todo podría acabarse, de un lado o del otro.

Una varita cayó al suelo y no fue la de él, sino de la mujer que la soltó gracias a la presión que generaban las sogas mágicas que la apresaban. Tuvo un déjà vu cuando se miraron frente a frente, porque hace apenas horas habían estado en esa situación, con diferentes circunstancias. Los dos encarándose y deseando atacarse.

El joven encontró difícil contenerse de hacerle daño, porque una parte todavía animal de él lo exigía. No sabía cuál hubiese ganado de no haber sido que distrajo su atención la lucha a cuerpo a cuerpo de la patada del licántropo contra el negro. Miró, creyendo que tendría que involucrarse a favor de quien le había anteriormente ayudado a él, mas no fue necesario.

Había corrido hacia el lugar, llevando a rastras a la mujer que chillaba y forcejeaba contra las ataduras, y no le dio tiempo a llegar cuando cayó el hombre al suelo, inmovilizado, con los huesos rígidos y sin posibilidad de moverse. Consiguieron contenerles con apenas dificultades.

Llevaba su mano contra su pecho, sin poder repararlo todavía por tener la varita ocupada ciñendo las sogas, al menos hasta que, estando bien rígidas, permitió que cayese al suelo a un lado de su semejante.

¿Estás bien? —preguntó al negro. — Esa varita parece obedecerte mejor —comentó, casi con cierta gracia.

Sus ataduras debieron ser débiles, o la fuerza de la mujer descomunal, que consiguió liberarse para arrebatar la varita de su hermano y desaparecer junto con él, dejando la suya en el olvido. De ellos, sólo quedaba el rastro de magia que se percibía todavía del lugar donde desaparecieron en una fracción de segundo.

Joshua permaneció un momento, confundido, sin saber qué pensar. No le tomó demasiado tiempo, sin embargo, concentrarse en sus propias heridas. Sabía que había un hechizo que reparaba huesos pequeños, aunque la magia curativa no era precisamente su fuerte.

Creo que puedo repararlo —dijo, mirando su dedo quebrado. — Lo peor que puede pasar es que lo desaparezca desde el hueso —se encogió de hombros, — y ya lidié con una aparición de brazo cuando mi primo Ayax intentó curarme, así que no puede ser tan malo —pero no se daba cuenta que lo que era en realidad malo era mencionar el nombre de Ayax Edevane.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 17.860
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1135
Puntos : 883
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Lohran Martins el Vie Abr 26, 2019 4:07 pm

El elemento sorpresa no había ayudado demasiado a aquellos dos magos, y Lohran lo atribuyó a dos factores principales: o bien Joshua y él habían tenido muchísima suerte—harto probable, dadas las circunstancias—, o bien las aptitudes para la magia de aquella pareja eran deficientes, como poco.

Un Lohran que había aprendido a no subestimar jamás a un enemigos, a no menospreciar sus habilidades, decidió darle a la suerte un minipunto: después de quitarle tantas cosas, por fin, le echaba un pequeño cable más que agradecido.

Su enemigo se detuvo en una posición rara, a medio camino de carrera, como si el tiempo se hubiese detenido únicamente para él, o como si alguien hubiese pulsado el botón de pausa en su película. La única diferencia fue que, en realidad, al detenerse en medio de la carrera y quedar sus pies por encima del suelo, terminó cayendo de lado. Como una estatua.

No por primera vez, el brasileño dio gracias al inventor de aquel maldito hechizo tan útil.

Se relajó un poco, buscando a Joshua con la mirada. El joven ya había llegado a su encuentro, y se traía consigo un regalito: la compañera de su atacante, perfectamente sujeta con sogas mágicas. La suerte les había sonreído a ambos.

—Todo bien, sorprendentemente. No me esperaba que esto saliese tan bien.—Dijo, asintiendo con la cabeza. Había estado en tantas emboscadas que aquel resultado no sólo le parecía improbable, sino imposible, directamente. Estaban casi ilesos.—Y sí, parece que esta me funciona mejor. Estoy casi por quedarme con ella en compensación por lo que...

No llegó a terminar la frase, pues en una concatenación rápida de acontecimientos, la mujer logró soltarse de las sogas mágicas, le arrebató a Lohran la varita que tenía en las manos a una velocidad pasmosa, y se largó de allí usando la aparición, con su compañero casi a cuestas.

Si Joshua se quedó sorprendido, Lohran permaneció con el ceño fruncido y la mano que segundos antes sostenía la varita medio levantada. ¿Qué demonios acababa de pasar delante de sus ojos? Se quedó haciéndose aquella pregunta unos segundos, antes de que el joven licántropo le devolviese al mundo de los vivos con sus palabras.

No tenía la menor idea de quién era Ayax—ya le habría gustado a él saber que se trataba del infame pelirrojo que andaba buscando, ya—, pero supuso, por las palabras de Joshua, que sería su primo el sanador, mencionado anteriormente en la conversación. También comprendió que se había lastimado un dedo en el enfrentamiento.

—¿Sólo un dedo roto después de un ataque por sorpresa?—Se maravilló Lohran, componiendo una media sonrisa.—No sé si eres consciente de la suerte que hemos tenido...

Lanzó un suspiro, negando con la cabeza. Se imaginaba que la culpa de aquel encuentro había sido suya: aquellos dos habían debido verlo corriendo en el bosque, identificarlo como fugitivo, y perseguirlo en un intento de cobrar la recompensa que pesaba sobre su cabeza.

Joshua se merecía saberlo.

—Escucha, Joshua… esto que acaba de pasar, creo, es culpa mía.—Se puso una mano en el pecho, aunque suponía que no necesitaba especificar que con ‘culpa mía’ se refería a sí mismo.—No te he contado la verdad, pero allá va: soy fugitivo. Por eso voy por la vida con una varita que no es mía.—No sabía si la relación entre ellos cambiaría radicalmente y, ahora, sería él quién intentaría cobrar la recompensa.—Así que quizás sería bueno que nos separásemos, o te vas a terminar metiendo en un problema...

Calibró su reacción, y esperó. No sabía si terminaría lamentando lo que acababa de decir. Fuese como fuese, no tenía intención de hacerle daño alguno al chico. Tampoco tenía claro que pudiese, teniendo en cuenta su naturaleza lupina.

Sin embargo, sí era ágil, y sí sabía correr si hacía falta.
Lohran Martins
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.300
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 126
Puntos : 96
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/

Joshua Eckhart el Miér Mayo 01, 2019 12:31 am

Nunca había considerado que tuviese precisamente buena fortuna. Era cuestión de ver un poco cómo iban las cosas en su vida para darse cuenta de que todo podría ser mejor, pero en esa ocasión decidió cobrarse la suerte y salió prácticamente ileso de aquel encuentro. Era un alivio, porque todavía seguía intensamente resentido de su transformación, pero era probable que los dos enemigos no estuvieran en mejores condiciones que él, y eso significó una ventaja considerable.

Tres de los cuatro estaban heridos y doloridos, y por suerte quien estaba sano estaba en el equipo de Joshua. Él estaba seguro que aquello no era otra cosa que venganza, sin considerar todavía que pudiese estar compartiendo batalla con un fugitivo. Entre una cosa y la otra, consiguieron inmovilizar a los dos sujetos, sin contar con que el hechizo de Joshua no sería suficiente para retener a la mujer.

Si Lohran tenía intenciones de conservar la varita, la mujer se las arrebató, en el sentido más literal de la palabra. Pero no había manera de quedarse pensando en el shock que les causó la forma en que se marcharon, mirando el dedo que le había roto mágicamente.

No es la primera vez que pasa algo así —Joshua le dijo, — no creo, además, que ninguno de los dos haya estado precisamente ileso después de la pelea que tuvimos, y las transformaciones son una patada en el hígado —lo decía desde la experiencia, mirando el lugar donde había estado la pareja que habían atrapado. — Tuvimos suerte, sí, pero también era razonable —hablaba desde el punto más lógico que encontraba.

Dicho aquello, realizó el hechizo Episkey y con un quejido entremezclado con un gruñido, su dedo chasqueó con fuerza y se acomodó en su lugar. Lo apretó con la mano de la varita, tratando de mitigar un poco el dolor. No tenía ni la menor idea de lo que cruzaba a través de la mente del negro sobre el encuentro.

Lo miró, en principio confundido cuando le dijo que era culpa suya. No pareció entender de buenas a primeras, cuando había pensado todo lo contrario. Entonces, supo la amarga verdad, y todo pareció encajar en un sitio que Joshua mismo no tenía idea de que existía. La varita rota, su trabajo que no era fijo, todo. No pareció reaccionar, y es que era un tanto complicado detectar esos cambios en alguien que expresaba más bien poco.

La suerte de Lohran no había terminado, sin embargo. Seguramente, de haber ido con otra persona, en especial alguien del bando de los mortífagos, habría tenido que reaccionado de otra manera. En sí mismo, el joven licántropo permanecía indolente frente al conflicto político y social del mundo mágico. No apoyaba abiertamente ningún bando ni el otro, y a favor de Joao tenía que tampoco era un radical. Si se veía expresamente forzado a tomar una decisión, en definitiva tendría que decantarse por el grupo al que pertenecía su familia, pero ese no parecía ser el caso.

Sí, bueno… Eso tiene algo más de sentido, pensé que sólo querían seguir nuestra pelea —apartó la mirada. Le tocaba retribuir la ayuda que le había prestado, indiferente a su raza y desinteresadamente. — Entonces me iré por mi lado —y dio un paso atrás, dejándole ver que no iba a ponerse a atacarlo por haberle revelado que iba contra el mundo mágico. — ¿Es por… sangre sucia o por criminal? —quiso corroborar.

Racismo aparte, no tenía pinta de ser un verdadero delincuente. Supuso entonces que era de los menos favorecidos por las nuevas políticas mágicas, pero igual quiso preguntarlo, porque por qué no.

Entre todo aquel conflicto que había sucedido, Alarick, el cachorro de lobo, había hecho su propia aventura. Estaba acostumbrado a ir a buscar la varita de su humano cuando la perdía en su forma animal, y fue justo lo que estaba haciendo todo ese tiempo. Cuando la hubo encontrado, regresó a donde estaban los dos humanos, con la varita en el hocico que había salido volando en la pelea y dejándola alegremente a los pies de Joshua.

Se agachó y la tomó, girándola para sujetarla por la punta y extendiéndole el mango a Joao. Era una suerte de señal de paz, esperando a que la sujetara.

Gracias de nuevo —por haberlo ayudado a curarse, se refería.

Con una última mirada, Joshua tomó al cachorro y desapareció en el acto, desvaneciéndose en dirección a su propio departamento.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 17.860
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1135
Puntos : 883
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Lohran Martins el Sáb Mayo 04, 2019 1:36 am

Lohran, que no había estado presente durante el incómodo momento en que los tres licántropos se habían despertado en medio del bose, había pensado que todo aquello era simple y llanamente culpa suya, por muy injusto que pudiese parecer atribuirse responsabilidad alguna: siendo fugitivo, su cara era bastante conocida. Tampoco tenía idea de cuantos fugitivos serían negros, pero estaba seguro que aquel rasgo llamaría bastante la atención también.

Sin embargo, mientras él pensaba que toda la culpa era suya, Joshua se formulaba sus propias hipótesis: como ya conocía a aquellos dos, suponía que simplemente habían vuelto en busca de gresca, quizás como una forma de marcar el territorio o, simplemente, porque les gustaba pelear. Era una teoría interesante, también, y teniendo en cuenta que ninguno de los dos les había dicho palabra alguna, tan válida como la propuesta por el brasileño.

Como fuese, por fortuna o por habilidad, estaban a salvo. Seguramente habían dado con los dos licántropos menos diestros con la varita del mundo entero, lo cual indudablemente era una suerte.

Con todo y con eso, Lohran compartió sus pensamientos: le dijo que muy posible la culpa de todo aquello fuese suya, y que le convendría seguir su camino si no quería verse en problemas. Cualquier purista que los viese juntos, ni se pensaría dos veces la posibilidad de otra explicación: Joshua sería señalado como traidor, y punto. Porque por lo visto, todo mortífago o purista orgulloso y respetuoso de la ley, debía sucumbir a sus heridas antes que aceptar la ayuda de un sangre sucia.

O matarlo, antes de perecer. Lo que le viniese mejor.

—Si fuese por criminal, al menos, sabría que me persiguen por algún motivo.—Comentó, incapaz de contener una sonrisa irónica.—Aunque por lo que dicen, los sangre sucia somos ladrones de magia, así que supongo que soy ambas cosas.—Y pese a las circunstancias, ensanchó un poco su sonrisa, negando a continuación con la cabeza.

Con bromas o sin ellas, con una buena relación entre ellos o sin ella, Lohran y Joshua debían separarse. No quería causarle mayores problemas, pues poco sabía él quién era su primo, o a qué familia pertenecía. ¿Lo mejor, no volver a verse? Así que cuando le ofreció la varita que el cachorro había traído, Lohran la aceptó con un asentimiento de cabeza.

—No hay de qué, Joshua. Cuídate.—Le respondió, para entonces observar cómo él y su cachorro se desaparecían del lugar.

Lohran echó un vistazo a la varita que tenía en la mano derecha, preguntándose si le serviría. Y la respuesta fue que no: aquella varita tampoco le respondía correctamente, pero sí sirvió para uno de sus compañeros que había perdido la suya. Con lo que a él respectaba, no le quedaría más remedio que seguir esperando a que una varita apropiada se pusiese a su alcance.
Lohran Martins
Imagen Personalizada : [FB] Almost human [Priv. Lohran Martins] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.300
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 126
Puntos : 96
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.