Situación Actual
19º-24º
16 julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Freya Howll pj destacado
DANNY & KENNETH Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A crooked mile [Christopher et Fayette]

Fayette Holmes el Dom Mar 10, 2019 12:47 am

Recuerdo del primer mensaje :

A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 Oim3NOi
Lunes 18 de marzo, 2019 || Kings Cross, Londres || 01:24 horas || Atuendo

Pocas eran las ocasiones que Fayette Holmes desaprovechaba cuando de demostrar su valía en las filas de Lord Voldemort de trataba, y aquella era precisamente una de esas ocasiones.

Era una noche oscura. Un empedrado de nubes de tormenta ocultaba las estrellas en el cielo nocturno. Se podía oler la humedad en el aire, y tarde o temprano llovería. El viento que arreciaba era frío y se metía en los huesos, y algunos de los aspirantes que iban con ella tiritaban.

La pelirroja no tenía claro que fuese únicamente por el frío: saltaba a la vista lo asustados que estaban algunos, pero igual que hacía siempre, se abstuvo de hacer comentario alguno al respecto. Sus modales iban primero, especialmente cuando trataba con aliados del bando del Señor Tenebroso, a los que debía respeto y cordialidad, cuanto menos.

El semblante de Fayette era inexpresivo, una actitud de pura concentración frente a la misión que les tocaba hacer frente: desarticular un pequeño grupo de traidores que se dedicaban a la elaboración de trasladores ilegales, que luego con toda seguridad eran utilizados por fugitivos para salir del país. Aquella misión, de salir bien, asestaría una profunda herida al grueso de los enemigos del gobierno, y los mortífagos darían un paso adelante en aquella guerra sin cuartel.

Ante el pequeño grupo—tres mortífagos que ostentaban ya sus marcas tenebrosas, dos de ellos aurores del Ministerio de Magia, y cuatro aspirantes, siendo Fayette la única mujer—se alzaba el escondite del grupo: un edificio con aspecto de fábrica antigua, a todas luces abandonada.

La edificación parecía a punto de venirse abajo: las grietas marcaban la fachada cubierta de hiedra, el tejado había desaparecido por completo, y en la parte superior había un agujero que, de no ser imposible, parecería hecho por una bomba. Las ventanas ya no tenían cristales, los vándalos muggles habían cubierto los laterales y la vieja puerta de metal con pintadas y mensajes obscenos, que Fayette no tenía intención de pronunciar.

Cuando estaban a unos cinco metros de distancia del portón de entrada, el mortífago que lideraba la pequeña partida de caza alzó una mano y todos se detuvieron. Sacó entonces su varita e intercambió un asentimiento de cabeza con el compañero que tenía a la derecha. Este también sacó la varita. Esos eran los aurores.

Conjuraron una serie de hechizos no verbales mientras Fayette les observaba, concentrada y en silencio. También ella había sacado la varita, lista para hacer frente a cualquier amenaza. Y mentiría si dijera que no estaba nerviosa: lo estaba, pero manifestarlo en voz alta sería no sólo innecesario, sino signo de debilidad. Y no pensaba mostrar ninguno en presencia de aquellos mortífagos.

Ante ellos había una barrera invisible. Los hechizos de ambos aurores la hicieron iluminarse con destellos similares a los de un relámpago, hasta que finalmente se apagó.

Vía libre.

—Las barreras han caído. Ahora, nos dispersaremos.—El auror dio instrucciones a los presentes, asignándoles acompañantes: dos aspirantes con el tercer mortífago, que no era un auror; un aspirante con su compañero; y finalmente, Fayette con él. Cada grupo cubriría un flanco, a excepción de ellos dos, que irían por la puerta principal.—¿Preparada, Holmes?—Le preguntó, y ella asintió.

—Preparada.—Confirmó, y viviría para arrepentirse de aquella afirmación.

Media hora más tarde

Les habían tendido una trampa. Aquella era la manera más sencilla de describir la situación en que se encontraban Fayette y el mortífago que la acompañaba.

Huían a través de los pasillos de la fábrica, intercambiando hechizos con sus perseguidores. Los mismos a los que habían visto ejecutar sin ningún miramiento a dos de los aspirantes y uno de los mortífagos. ¿Y dónde se habían metido los otros dos? A saber, pero en ese momento poco les importaba.

Fayette no estaba herida de gravedad, pero el auror sí: le habían alcanzado con algún tipo de hechizo, y su bajo vientre sangraba. Se lo sujetaba con una mano mientras huía, renqueante, y la sangre corría a borbotones entre sus dedos. Y si bien la pelirroja no era sanadora ni medimaga de ningún tipo, podía comprender a la perfección que una herida como aquella era mortal si no recibía atención médica.

Por su parte, la pelirroja mostraba varios cortes en rostro, brazos y piernas, pero nada lo suficientemente grave como para hacerla aminorar la marcha.

Los tres que les perseguían estaban cada vez más cerca, por lo que Fayette tomó la decisión de detenerse. Los fugitivos no tuvieron problema alguno en lanzar contra ella varios hechizos, que la pelirroja desvió con una gran habilidad aprendida de Fantine Renard. Y una vez hecho eso, conjuró una enorme barrera de llamas con el hechizo Partis Temporus, la cual forzó a los perseguidores a detenerse en seco.

—¡Vamos!—Jadeó en un gruñido el mortífago, cogiéndola de la muñeca y tirando de ella. Fayette no tuvo más remedio que seguir corriendo.—Allí...—Señaló al frente, una puerta abierta que conducía a una sala que tenía pinta de ser un almacén de trastos.

El mortífago y ella llegaron a la puerta, y la chica fue prácticamente empujada al interior. Trastabilló y estuvo a punto de caer, pero logró mantenerse en pie.

Su acompañante, mientras tanto, cerró la puerta de un empujón y cargó la espalda contra esta, al tiempo que comenzaba a conjurar diversos hechizos defensivos, con la intención de convertir aquel pequeño cuarto en una fortaleza improvisada.

Fayette, con el corazón acelerado y la varita todavía en la mano, observó lo que la rodeaba: literalmente, un montón de trastos apilados que no parecían tener sentido alguno. Cubos oxidados, piezas de tecnología muggle estropeada, zapatos viejos, piezas de artesanía que habían vivido días mejores… Más pronto que tarde descubrió que aquellos objetos eran trasladores, o bien lo serían en algún momento.

También descubrió que no había forma de salir del cuarto más que la puerta por la que habían entrado. Ni siquiera había ventanas.

—Estamos atrapados.—Dijo Fayette, mirando a su herido compañero y protector. Pronto no podría contar con él.

—No tenemos que escapar...—Gruñó el mortífago mientras metía la mano dentro de uno de los bolsillos de su gabardina, sacando del interior lo que parecía ser una esfera de cristal de color negro.—Sólo tenemos que aguantar hasta que lleguen los refuerzos...—Dicho eso, susurró unas palabras a la esfera y esta se iluminó. Pronunció a continuación un mensaje de socorro…

...pero este quedó interrumpido cuando lo que parecía ser la hoja de un cuchillo largo emergió de su pecho, a la altura del corazón. Fayette dio un respingo, y el mortífago se quedó anonadado.

Cinco segundos después, el auror yacía muerto contra la puerta, mientras los fugitivos en el exterior la aporreaban. La esfera de cristal rodó por el suelo desde la mano del mortífago hasta los pies de la pelirroja, quien sólo podía desear que el mensaje de auxilio hubiera llegado a su destino...
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Christopher M. Darkblood el Dom Mar 31, 2019 11:41 pm

Mi comentario acerca de su maestra muerta no parecía haberle sentado bien a la muchacha, un pequeño destello de molestia en sus ojos que se encargó de tapar con suma rapidez, para que no me percatara de este. Con el 99% de seres humanos, tal gesto habría funcionado, pero en ese momento, se encontraba ante un integrante de ese 1% que estaba capacitado para percibirlo. No le di más importancia de la necesaria, y realicé un enésimo trago de mi flamante whisky, mientras el grasiento mesero le servía a la señorita una cerveza de mantequilla que no destacaba precisamente por su belleza exterior. La botella poseía unos tonos verduzcos bastante apagados que indicaban con claridad el extenso tiempo que había permanecido almacenada en alguna habitación con escasos medios para conservar la pureza de la bebida que contenía. Signos de dejadez que ni siquiera provocaron un alzamiento de ceja en mi rostro, ya que eran bastante habituales en tugurios como aquel, por muy bonito que fuera el nombre que había escrito en los rótulos que daban al exterior.  Tenebrosidad y síntomas de suciedad y humedad que construían el ambiente perfecto para conversaciones encubiertas como la que estaba manteniendo con Fayette en aquellos instantes.

Una media sonrisa surcó mis labios al escuchar sus medidas palabras, teñidas de un ligero aroma a advertencia que incrementó un par de niveles extra mi interés por la joven. Sin duda poseía agallas para hablar de aquella forma ante uno de sus superiores en cuanto a rango y experiencia. Solamente esperaba que tal elegante bravura no la acabase condenando a muerte en un lance desafortunado. Aunque tras lo que había observado en el transcurso de la única misión que habíamos compartido, dudaba bastante de que se dejase matar de una forma tan estúpida. O al menos, eso deseaba creer, por mi propio bien, no necesitaba peso muerto en mi jornada diaria de trabajo. Asentí brevemente ante su elaborada queja respecto a la vanidosa actitud que le estaba mostrando en nuestra conversación, como si realmente me importaran. Protestas innecesarias que nos hacían perder tiempo sin motivo alguno, producidas por una tenue herida en su juvenil orgullo, solamente por establecer desde el principio las bases de nuestra futura relación. Nada personal ni mezquino, solo los cimientos de nuestra venidera asociación, impulsada por los intereses que ambos poseíamos sobre el otro. – Está bien, está bien, trataré de medir mis palabras si realmente la incomodan, señorita Holmes. En ningún momento deseaba ofenderla. – le respondí con una gentil sonrisa, al mismo tiempo que trazaba un arco con la mano derecha, un sutil gesto de cortesía que estaba construido con una mezcla de falsedad y distinción que era característica en mí, sobre todo en temas de negocios.

Entrelacé los dedos suavemente y los reposé sobre la grasienta barra, mientras prestaba atención a su demanda de protección mutua e igualdad a la hora de realizar la tarea que nos aguardaba tras esa desvencijada puerta. Una solicitud concisa y razonable, orientada a colocar los puntos sobre las íes desde el principio. – Por supuesto, si usted se compromete a vigilar mi espalda como bien acaba de decir, tan solo puede esperar un trato equivalente en mi persona. Recompenso bien a aquellos que me ayuden de manera eficiente, ya sea en el campo de batalla o en asuntos de cierta índole, relacionados con mi puesto de trabajo, así que no se preocupe por ello. – le aseguré con un tono de voz tranquilo y sosegado, que no pretendía romper en ningún momento la sintonía con la que se estaba desarrollando nuestro dialogo, en mitad de la podredumbre y manchas de vomito que decoraban el suelo del local.  – He de decir que su conducta está logrando llamar mi atención. Una feroz ambición ruge en su interior como un león herido. Sentimientos que la pueden llevar a todo tipo de éxitos o al fracaso, si no es capaz de controlarlo suficientemente bien. Veremos cuál de las dos coyunturas se desarrolla primero. – murmuré abriendo los brazos de manera casual, aprovechando tal momento para pedir una ronda más de refulgente alcohol al greñudo camarero que se ubicaba tras la barra. Una inyección de etanol que apenas me haría cosquillas debido a la gran resistencia que coseché a este a lo largo de los años.


- Bien, ahora que todos esos asuntos han sido aclarados, pasemos a lo que nos concierne de verdad. La captura de ese insecto, que se nos escapó de entre las manos la última vez. Pero hoy eso no volverá a ocurrir, sé exactamente donde se oculta, en bajo perfil, escoltado por sus compañeros de causa. – comencé a decir mientras conjuraba un pequeño plano con ígneas líneas entre ambos, el cual solo era visible para nosotros dos. – El muy desgraciado se halla escondido en una de las casas de las afueras de la ciudad, un hogar abandonado por los anteriores dueños hace bastantes años. Un estercolero perfecto para resguardarse hasta que se pase la tormenta. Pero que mi departamento y yo hemos localizado con algún que otro viejo truco. – le expliqué, señalando la posición de la vivienda en el llameante esquema, trazando líneas en las calles contiguas a este, para definir las posibles rutas de entrada a esa ubicación. – He maquinado hasta tres itinerarios diferentes, para acceder a esa cochambrosa casa. Una, es a lo bruto, entrando varita en mano y destruyendo a quien nos encontremos por delante. Es la más directa pero la menos recomendable, por la posible ventaja numérica que estos gusanos podrían tener sobre nosotros. La segunda, es un intermedio entre el sigilo y la salvaje acometida. Es más elegante y eficaz que la anterior, pero también se puede torcer si no disponemos de las condiciones adecuadas. Y la última, la cual, más recomiendo, es la más prudente, a la vez que el triple de lenta que las anteriores. Usar las sombras del anochecer para colarnos por su parte trasera, a través del sótano, y raptar al desgraciado en un abrir y cerrar de ojos, antes de que se den cuenta. Y después salir de allí a toda pastilla, sin que sepan los que les ha pasado. Como gesto de buena fe, le dejare escoger el método que emplearemos. Adelante, medítelo y me dice con calma. – la inquirí y deslicé una mano hacia el humeante whisky que me acababan de servir y le infundí un largo trago, para calmar la sequedad que se había implantado en mi garganta.
Christopher M. Darkblood
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KqlPlQ0
RP : 10
PB : David Giuntoli
Edad del pj : 34
Ocupación : Empleado Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.500
Lealtad : Mortifagos
Patronus : No necesito de eso.
RP Adicional : 000
Mensajes : 29
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6633-christopher-m-darkblood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6643-christopher-s-relationships http://www.expectopatronum-rpg.com/t6644-my-life-of-blood-and-screams-christopher-m-darkblood#96539 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6646-correo-de-christopher-m-darkblood
Christopher M. DarkbloodTrabajador Ministerio

Fayette Holmes el Mar Abr 02, 2019 4:00 pm

Fayette Holmes estaba acostumbrada a la prepotencia del mortífago medio, a la capacidad casi innata que exhibían los del bando de Lord Voldemort de subestimar a los jóvenes y considerarlos estúpidos por defecto, rasgo que se acentuaba especialmente entre los varones. Había tenido que soportarla tantas veces que rara vez le afectaba: era muy fácil hablar cuando no se tenían argumentos, y lo único que se buscaba era despreciar al contrario. Bastaba con hacer hincapié en sus defectos.

De verdad, la pelirroja esperaba que Christopher Darkblood fuera del segundo tipo, ese que realmente tenía conocimientos que ofrecer, y deseos de compartirlos con alguien ansioso por aprender. Ese era su caso.

Estaba por ver si el mortífago sería capaz de estar a la altura de sus grandilocuentes palabras, las cuales casi le situaban a un nivel en que cometer un error sería impensable para él. De momento, Fayette prefirió dejarle clara su visión de la situación, pues por muy aspirante que fuese, tampoco tenía intención de dejarse pisotear.

La reacción de Darkblood la sorprendió: no se esperaba una reacción tan positiva por su parte. Quizás sí hubiese esperanzas para él.

—No me ha ofendido.—Le dijo con toda sinceridad, acostumbrada como estaba a un trato como aquel por parte de otros mortífagos. Si tuviera que ofenderse cada vez que ocurría, viviría su vida en una ofensa constante.—Tan solo me pareció importante resaltar dichos puntos.

Respecto a lo de cubrirse mutuamente las espaldas, no dijo nada más: ya había expuesto su punto de vista, segura de que sería capaz de ser un apoyo más que una carga cuando la batalla y las misiones lo requirieran. No era ninguna novata, y eso era precisamente a lo que se refería cuando mencionaba a su antigua maestra.

Tampoco dijo nada respecto a sus propios sentimientos: se sentía perfectamente capaz de controlarlos. Nadie lo tenía tan claro como ella misma, siendo consciente del caos que reinaba en su interior, y de cómo había sido capaz de mantenerlo a raya durante tanto tiempo.

Si Darkblood pudiera echar un vistazo a su interior, posiblemente, se sorprendería. Y quizás, sólo quizás, retiraría algunas de sus palabras.

Dejando por fin a un lado todos estos formalismos, Christopher Darkblood comenzó a exponer el asunto que tenían entre manos: tenía información fresca sobre Crooked Man y, por lo visto, esa noche les tocaba atrapar al indeseable en cuestión.

Apareció ante sus ojos un mapa elaborado con lo que parecían ser líneas llameantes—a Fayette le parecieron realmente hermosas, tal era su amor por el fuego—y que mostraba una dirección en la ciudad de Londres; la dirección del Crooked Man, que por lo visto era una vivienda abandonada.

A Fayette le pareció sumamente decepcionante que aquel hombre escogiese como escondrijo un lugar así: viendo la fábrica que tenía montada en Kings Cross, una se imaginaba algo por el estilo. No una simple casa.

Bueno, no seré yo quien le diga a mis enemigos cómo deben hacer las cosas, pensó con resignación.

Había tres plantes sobre la mesa: el asalto directo, que tenía muchas posibilidades de salir mal; un término medio entre el sigilo y el asalto directo, que a Fayette le gustaba casi tan poco como la primera opción; y finalmente el sigilo, que parecía ser el único plan viable y seguro.

Por lo visto, estaba en sus manos decidir cuál de los tres escogerían.

—Un asalto directo terminaría, con toda seguridad, con nuestros cadáveres en el suelo. Quizás también con algún cadáver de nuestros enemigos, pero dudo que sea eso lo que queremos.—Señaló, meditabunda, acariciándose el mentón con las yemas de los dedos de la mano izquierda.—¿Sabemos algo de la vivienda en cuestión? ¿Plano, disposición de las habitaciones…? ¿Alguna idea aproximada de cuántos enemigos pueden esperarnos en el interior?

El Sombrero Seleccionador había tenido un asomo de duda cuando lo habían puesto sobre su cabeza, y a punto había estado de enviar a Fayette a la casa Ravenclaw. Y por un buen motivo: la pelirroja, por muy autodestructiva que pudiera ser en su vida diaria, no era estúpida, y no pretendía meterse de cabeza en la boca del lobo sin un plan.

Un plan que, si llegaba a torcerse, siempre podía solventarse con un fuego que les matase a todos. Pero no le apetecía llegar, todavía, a esos extremos.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Christopher M. Darkblood el Mar Abr 23, 2019 12:04 am

El llameante plano refulgía entre ambos, mostrando en amplio detalle las intersecciones que rodeaban aquel caserío y las posibles entradas a este, marcadas con tonos escarlata que saltaban a la vista nada más fijar la vista en ellos. Puntos clave que debíamos aprovechar mi compañera y yo para infiltrarnos en su interior y capturar al susodicho “Crooked Man” de una forma limpia y silenciosa. La verdad es que no me apetecía mancharme en exceso las manos con sangre de sucios fugitivos, y menos al recordar el deplorable estado en el que quedó uno de mis mejores trajes, tras aquella noche en cierta fábrica abandonada. Sonreí brevemente al ver la disimulada fascinación de la joven por el fuerte destello y calor que emanaban aquel conjunto de flamas, una medida atracción por el fuego que llamó mi atención por un instante. Escuché sus palabras mientras trataba de memorizar aquel elaborado croquis en mi cabeza, para así poseer una pequeña ventaja respecto a mi presa, ya que me permitiría poder predecir sus posibles rutas de escape en caso de que algo saliera mal. Una medida necesaria para reducir las posibilidades de que aquel botín con forma humana se volviese a escapar ante mis narices como en la cacería anterior. Un amargo fracaso que compensaría con creces al atraparlo con mis propias manos y disfrutar torturando los engranajes de su mente hasta convertirlo en un despojo sin emoción alguna. Y en caso de que me aburriera, siempre se lo podía ceder a mi futura aprendiz para que pudiese saciar también su ansia de venganza.

- La verdad es que espero capturar a ese insecto utilizando el método más limpio y silencioso que nos sea posible. Así que recomiendo encarecidamente que usemos la opción sigilosa, por varios motivos. Uno, la ventaja numérica que ellos tendrán sobre nosotros. Dos, no se esperarán un nuevo intento de captura tan pronto y menos con un grupo tan reducido, por lo que contaremos con el factor sorpresa. Y tres, porque no me apetece volver a ensuciarme el traje como en la vez anterior, la sangre se limpia fatal. –
respondí con una mano alzada, que contaba los motivos consecutivamente con las falanges, para darle un enfoque más visual a mi ponencia sobre la estrategia a seguir. Acto seguido, rocé con la varita sobre el punto donde la mansión debía estar ubicada y un nuevo mapa se generó en sustitución del anterior, mostrando la disposición de la vivienda en un esbozo técnico que no estaba del todo mal. Unas líneas detalladas que mostraban la orientación de las habitaciones, ventanas y demás puntos claves de aquel desvencijado lugar. Una precisa información que obtuve gracias a una exhaustiva búsqueda por los registros de la vivienda, en el Ministerio de Magia, realizada por un contacto con varios años de confianza entre ambos. – Espero que este dibujo satisfaga su pregunta debidamente. Digamos que soy un hombre bastante metódico en cuanto a la táctica, sobre todo en misiones de vital importancia como esta. Y con los años, he ido aprendiendo que toda precaución es poca cuando te juegas el cuello ahí fuera. – expliqué mientras giraba la proyección unos grados hacia la derecha, para que la muchacha dispusiera de una visión más detallada y clara de cada rincón de aquella vieja residencia.

- Le aconsejo que memoricé hasta cada línea de estos dibujos, para que cuando estemos allí, sea capaz de localizar todas las salidas que estén a su alrededor, hasta con los ojos cerrados. Eso le hará estar un paso por delante de sus enemigos, se lo aseguro. – la asesoré y esperé a que la joven realmente interiorizara aquella flameante información y aproveché para dar un buen trago de mí también ardiente whisky. Aproveché aquellos momentos de silencio entre ambos para cavilar a fuego lento si verdaderamente era una buena idea confiar mis espaldas a una aspirante que palidecía en experiencia y le sobraba juventud por todas partes. Cierto era que su actuación en la factoría abandonada fue notable, a pesar del cariz que tomó la situación para ella, al ser su escuadrón arrasado por completo por el enemigo. Pero me preocupaba que aquellas habilidades solamente hubiesen sido fruto de la casualidad y que, en realidad, no poseyera esa aura especial que creí percibir al realizar un primer contacto con ella. Supuse que lo averiguaría con total certeza en cuanto entrásemos a esa mansión, y demostrara ser capaz de cubrir las espaldas a todo un mortifago experimentado y exigente como era servidor.


Última edición por Christopher M. Darkblood el Lun Mayo 20, 2019 12:01 am, editado 1 vez
Christopher M. Darkblood
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KqlPlQ0
RP : 10
PB : David Giuntoli
Edad del pj : 34
Ocupación : Empleado Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.500
Lealtad : Mortifagos
Patronus : No necesito de eso.
RP Adicional : 000
Mensajes : 29
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6633-christopher-m-darkblood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6643-christopher-s-relationships http://www.expectopatronum-rpg.com/t6644-my-life-of-blood-and-screams-christopher-m-darkblood#96539 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6646-correo-de-christopher-m-darkblood
Christopher M. DarkbloodTrabajador Ministerio

Fayette Holmes el Dom Abr 28, 2019 11:12 pm

Sin apartar sus ojos fríos de las llameantes líneas en ningún momento, las cuales otorgaban cierta paz a su espíritu, Fayette Holmes escuchó las palabras de Christopher Darkblood en silencio. Supo que había escogido bien, aunque no resultaba muy complicado: únicamente una descerebrada irrumpiría por la fuerza en una localización sin saber exactamente qué se encontraría dentro.

También estuvo de acuerdo en que las manchas de sangre, siempre y cuando se utilizasen métodos de limpieza muggle, eran especialmente difíciles de arrancar de la ropa. La experiencia se lo había dicho, tanto con su propia sangre como con la de los pobres incautos que terminaban a su merced.

Cuando el mapa cambió para mostrar con más detalle la localización, Fayette lo observó con avidez, como si su cerebro estuviese hambriento de nuevos conocimientos. Su rostro seguía impasible, escuchando las sugerencias del mortífago experto, mientras trataba de memorizar aquel mapa. Fue habitación por habitación, entrada por entrada, ventana por ventana, y finalmente trató de memorizar la imagen global.

Cuando creyó que había visto suficiente, apartó por fin la mirada de las fascinantes líneas de fuego para mirar la menos fascinante cara del señor Darkblood, preparada para trazar un plan de acción.

—De acuerdo. Ya hemos decidido que nuestra manera de actuar será el sigilo. Eso nos pone sobre la mesa más preguntas.—Fayette empuñó su propia varita y, por medio de pequeñas llamas que brotaron de ésta, señalizó en el plano las posibles entradas de la vivienda.—Estas son las entradas y salidas de que dispone la vivienda. ¿Sabemos que cuentan con algún tipo de encantamiento protector? He tenido la mala fortuna de encontrarme con alguno antes, y a no ser que sepa usted cómo romper esos encantamientos, estaremos en un problema.—Fayette, por su parte, no sabía hacerlo. No era su campo, a no ser que la herbología tuviese algo que ver. Generalmente, se necesitaba conocimiento a la hora de romper maldiciones, y no todo el mundo disponía de ello.—Me preocupa la posibilidad de algún encantamiento de alarma en los alrededores, pues en cuanto se active, saldrán corriendo. Y los puede haber peores.—Literalmente, Fayette había visto incluso refugios que quedaban reducidos a polvo en cuanto alguien indeseado trataba de colarse dentro. No solía ser bonito.—Tampoco podemos obviar la posibilidad de que intenten utilizar su mejor baza, los trasladores, contra nosotros. Si tienen algo de eso, podrían enviarnos al Polo Norte, o peor todavía, a alguna celda donde puedan retenernos o asesinarnos, y ni siquiera podríamos impedirlo.

Se quedó en silencio, mirando nuevamente el mapa con aire pensativo, para acto seguido mirar de nuevo al mortífago. Estaba seria y calmada, pensando con la cabeza y no con sus emociones, cosa que se le daba muy bien.

—¿Sabe algo de todo esto que le digo? ¿Hay posibilidad de haya algo así?—Suponía que sí, pues como había ido descubriendo mientras crecía, no había en la vida nada que fuese sencillo, ni mucho menos.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Christopher M. Darkblood el Dom Jun 16, 2019 12:48 am

Una sonrisa asomó por mis labios al ver la satisfacción de la joven ante el esquema flamígero que había creado ante sus ojos para realizar el plan de asalto a la mansión donde se ocultaba “Crooked Man”. Percibía en ella una cierta atracción al fuego que podría llegar a ser interesante de cara al futuro. Me mantuve en silencio mientras la muchacha continuaba ojeando cada centímetro del plano, realizando sus propias cavilaciones para elaborar el mejor plan de acción posible. Era importante que la joven albergara algo de iniciativa en misiones de aquel calibre, si realmente deseaba convertirse en una mortifaga de pleno derecho. Mientras todo eso sucedía, realicé un fuerte trago al poco whisky de fuego que quedaba en mi vaso, haciendo arder por última vez en aquel día mi vieja garganta. En cuanto deposité dicho recipiente sobre la cochambrosa barra del local, un par de truenos rugieron con fuerza en el exterior, dando a entender que se aproximaba una fuerte tormenta en las próximas horas de la noche. Un temporal que sin duda alguna nos beneficiaria a la hora de infiltrarnos en aquella vieja mansión. Un buen aguacero era capaz de borrar hasta el rastro del hombre más ruidoso del mundo, sin esfuerzo alguno.


Asentí en varias ocasiones a las inquietudes de la pelirroja, sin molestarme en elaborar una respuesta convincente con mis cuerdas vocales, al interpretar que su nerviosismo era normal debido a la importancia que poseía aquella misión para ella. Era una agitación lógica para una aspirante a mortifago que deseaba obtener la vanagloriada marca tenebrosa lo antes posible en uno de sus antebrazos. De hecho, en parte me recordaba a mí mismo a su edad, tras salir de Hogwarts, sediento de sangre y éxitos en busca de algún adulto con más poder que yo para demostrarle que poseía el poder suficiente para rivalizar con los mejores magos de Gran Bretaña. Suspiré con suma fuerza y realicé un airado giro de muñeca para evaporar el ígneo esquema que había en ambos, convirtiéndolo en una nube de humo grisáceo que impregnó el aire del establecimiento durante unos breves minutos. – Lo primero de todo, debería tranquilizarse. Comprendo sus inquietudes, pero no piense que he tomado el mando de esta misión sin elaborar planes alternativos por si todo sale mal. Lo único que debe preocuparle es salir con vida y conseguir a nuestra presa. – le aclaré en un tenue y conciso susurro, apoyando brevemente una mano en uno de sus delicados y pálidos hombros, tratando de infundirle una pequeña sensación de sosiego justo antes de la gran empresa que teníamos entre manos.

- Nuestra presa, “Crooked Man”, se siente aterrorizada porque sabe que vamos tras ella, tras lo sucedido en la fábrica abandonada. Pero lo que no espera es un ataque en pleno sigilo a sus espaldas. Lo que aguarda es un ataque a gran escala, repleto de muerte y sangre, vamos, una forma de que mostremos nuestro poder ante aquellos núcleos de rebeldía que osen enfrentarse a nuestra facción. –
añadí mientras miraba de reojo como las gotas de la tormenta comenzaban a mojar el pavimento del callejón que había justo al salir de la taberna, impregnándolo de una humedad que pronto empezó a infiltrarse por todas partes. – Además, la lluvia nos acaba de brindar una máscara perfecta para movernos alrededor del caserío sin dejar ningún tipo de rastro. Seremos fantasmas en la tempestad que le arrebataran a su adalid sin siquiera darse cuenta. Ventajas de residir en Gran Bretaña. – me reí suavemente mientras llamaba al mesero con un sonoro chasquido de dedos para que me trajera la cuenta. Al cabo de unos escasos minutos, el mencionado camarero depositó la factura sobre una bandejita de plata, justo delante de mis narices, y coloqué el dinero correspondiente en esta para realizar el pago, y dejé que el desgraciado mozo se quedara con las vueltas.


Me incorporé de mi desvencijado taburete y realizando un ladino movimiento de cuello, hice crujir los huesos de este, al mismo tiempo que indicaba a la pelirroja que era momento de marcharse. – Bueno, es hora de irse de caza, espero que pueda seguirme el ritmo, ya que no me gusta en lo más mínimo que mis acompañantes se queden atrás. Nos desplazaremos a los alrededores del lugar a través de la aparición, y a partir de ahí, deberemos seguir nuestros mejores instintos de cazadores. Considérelo como una especie de examen de acceso a un puesto mayor al que ostenta actualmente. Debería saber sobradamente que en una incursión real los planos y las estrategias sirven de más bien poco. – le comenté realizando un pequeño guiño con mi ojo derecho, elaborando un simple hechizo por todos mis ropajes para evitar que el agua de la lluvia los empapara por completo. – Quien sabe, si logra impresionarme, quizás logre que cierta persona se fije en usted. -  concluí con suma firmeza y me encaminé hacia la puerta del establecimiento, sin fijarme siquiera en que la muchacha me acompañara, en un gesto de puro egoísmo e individualidad, muy característico en mi persona. La verdad es que no era la clase de mortifago capacitado para adoptar una aprendiz bajo mi ala, por la falta de paciencia y responsabilidad que transmitía por cada uno de mis poros. Sin embargo, aquella joven de rojizos cabellos había conseguido cautivarme lo suficiente como para plantearme una cosa así.
Christopher M. Darkblood
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KqlPlQ0
RP : 10
PB : David Giuntoli
Edad del pj : 34
Ocupación : Empleado Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.500
Lealtad : Mortifagos
Patronus : No necesito de eso.
RP Adicional : 000
Mensajes : 29
Puntos : 17
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6633-christopher-m-darkblood-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6643-christopher-s-relationships http://www.expectopatronum-rpg.com/t6644-my-life-of-blood-and-screams-christopher-m-darkblood#96539 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6646-correo-de-christopher-m-darkblood
Christopher M. DarkbloodTrabajador Ministerio

Fayette Holmes el Vie Jun 21, 2019 3:28 am

En el momento en que el mapa llameante se evaporó, dejando tras de sí apenas unas volutas de humo en suspensión en el enrarecido aire del local, Christopher Darkblood puso su mano sobre el hombro de Fayette. La pelirroja desvió brevemente la mirada en esa dirección, después de escuchar las palabras del mortífago.

¿Parezco nerviosa? Porque puedo asegurar que no lo estoy, pensó con cierto hastío, manteniendo ese imperturbable semblante que la caracterizaba.

Ya volvía esa condescendencia que Holmes detestaba. Darkblood parecía ser dado a ella, y a suponer que todo aquel que le rodeaba no era más que un estorbo. No apreciaba especialmente ese tipo de actitud, que por desgracia había visto durante demasiado tiempo, y si a largo plazo seguía… no sería bueno para ellos dos.

Lo dejó correr. Ni siquiera remarcó que estaba calmada. En su lugar, escuchó las siguientes palabras del mortífago con atención.

Y le escuchó, por supuesto. Con toda su atención, pues si por algo se caracterizaba en las relaciones sociales, ese algo era precisamente su capacidad de concentración. ¿Y qué escuchó? Ninguna respuesta a las preguntas anteriormente planteadas.

Tampoco había plan alguno, más allá del sigilo.

Esto promete…, pensó la pelirroja, procurando no darle demasiadas vueltas al asunto. Se levantó del taburete casi al unísono con Darkblood, y esperó a que éste pagara las consumiciones. No hizo amago de sacar su propia billetera para pegar la suya, dejándolo todo en manos del mortífago.

Algo en su actitud le decía que le gustaban ese tipo de cosas.

Espero que el que no termine retrasándome a mí sea usted, pensó mientras le seguía en dirección a la calle. Momentos antes de aventurarse al lluvioso exterior, Fayette ejecutó una floritura con su varita, y de ésta emergió una pañoleta que se colocó sobre su cabeza a modo de capucha, la cual contaba con un encantamiento impermeabilizador.

✴✴✴

Apenas unos minutos más tarde, ambos se aparecieron en las cercanías de la pequeña vivienda identificada por Darkblood como el escondite de Crooked Man. La tormenta que apenas comenzaba cuando abandonaron The White Wyvern se había convertido para entonces en una lluvia torrencial. Los ropajes de Fayette se sacudían ante la virulencia con que soplaba el viento.

La pelirroja, que llevaba en silencio desde que habían salido del pub, tampoco entonces habló, y se limitó a caminar junto al mortífago. Llevaba la varita sujeta entre los dedos de su mano derecha, lista para actuar.

Cuando estuvieron a apenas unos metros de la propiedad, la francesa habló por primera vez, sin alzar apenas su suave voz.

—Ha dicho usted que los planos y las estrategias sirven de poco.—Fayette estaba en total desacuerdo, pero no se molestó en manifestarlo.—Y que sigamos nuestros instintos cazadores.—Añadió, para luego alzar la varita y señalar la casa.—Mi instinto, no sé si cazador o no, y mi experiencia, me dicen que ese lugar estará repleto de trampas y barreras. ¿Cómo sugiere que las sobrepasemos? No recuerdo que usted me haya mencionado nada al respecto.

Tal vez sus palabras sonaran un poco incisivas después de todo, pero su actitud no lo demostró: siguió manteniéndose igual de fría que siempre. Por lo que a ella respectaba, podían conjurar desde fuera el Fiendfyre más grande y descontrolado que se hubiera visto en el mundo mágico, carbonizar esa casa, y olvidarse; por desgracia, a Crooked Man debían atraparlo vivo.

Y sobraba decir que Fayette no tendría ocasión de jugar con su presa.

Off-rol: A partir de este punto, para darle dinamismo al rol y que no sea simplemente narrativo, propongo un pequeño juego:

Cada vez que haya un evento importante en el que puedan ocurrir distintas posibilidades, podríamos utilizar los dados. Por poner un ejemplo, supongamos que aparecen un par de fugitivos a los que debemos hacer frente. En lugar de describir simplemente que acabamos con ellos, tiramos dados con opciones:

  • Dado impar: Logramos vencerlos/matarlos/inmovilizarlos.

  • Dado par: No logramos vencerlos/matarlos/inmovilizarlos.

Algo por el estilo, pero llevado a cualquier situación en que algo pueda salir bien o mal, como puede ser romper una barrera, pasar por una zona sin hacer ruido… ¿Qué te parece la idea?
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : A crooked mile [Christopher et Fayette] - Página 2 KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.