Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

City of stars || Joahnne

Ethan D. Goldschmidt el Dom Mar 10, 2019 4:47 am

City of stars || Joahnne 7wB64KV

Las Vegas, Nevada
06:14 P.M.

Las Vegas. Un parador turístico en el que siempre soñé estar, pero al cual había llegado de una manera totalmente inesperada a lo que siempre había querido. Y es que me imaginaba allí, haciendo locuras, bebiendo alcohol al límite, y explorando toda clase de aventuras distintas de la mano de mis amigos, aunque la situación que atravieso me complica un poco aquellos planes. Jamás me habría imaginado viniendo a Las Vegas para salvarle el trasero a Ciel, cuando él solía ser quien nos sacaba de apuros a todos, y era hora de retribuirle el favor.

¡Me pido el casino! — Salté en medio de la reunión que teníamos en un cuarto de hotel. Éramos un equipo de cuatro personas, todos radicales, y nuestra única misión era la de dar con el paradero de nuestro compañero, Ciel, quien había sido un infiltrado en las filas de los mortífagos por años, y que había sido descubierto recientemente, provocando su huida. Su primera opción fue la de escapar hacia Las Vegas, pero lo que no tuvo en cuenta, es que parecía que un grupo de mortífagos habían ido a cazarlo, porque la traición, para ellos, era un mal del que no te salvabas en ningún país. Más que por una misión, nosotros mismos tomamos la iniciativa de ir tras Ciel para ponerlo a salvo, mayormente por lo importante que era no dejar que uno de nuestros miembros más influyentes acabara muerto —y porque podrían aprovechar el despelote para disfrutar de Las Vegas—

Ain se había inventado un plan medianamente ingenioso, el cual consistía en dividirnos, cada uno en una locación totalmente diferente, adoptar una identidad determinada, y dar con el paradero de los mortífagos. Teníamos datos y fotos de todos los mortífagos, no sería complicado dar con ellos.

09:32 P.M.

Música suave, alcohol y apuestas por todos lados, fueron los aspectos más relevantes sobre aquel casino. Definitivamente, un lugar repleto de gente adinerada. Podía ver de por encima a las prostitutas aguardando a su clientela, a los que claramente eran mafiosos, mal encaminados, y luego estaban los que únicamente iban a probar suerte en un lugar tan repleto de gente. Porque en Las Vegas era todo o nada, allí ibas a apostar hasta quedarte en bancarrota, o hasta conseguir multiplicar tu dinero.

Estaba bien preparado. Un traje de seda color azul marino, una camisa de mangas largas totalmente blanca, en el bolsillo delantero del saco, un pequeño pañuelo blanco asomándose, unos zapatos formales de cuero color marrón. Un reloj de plata en la muñeca izquierda, que le funcionaba de localizador para sus compañeros, y en su mano derecha, en el dedo anular, un anillo de la representativa familia mágica estadounidense, los Lewis. Harry Lewis, era mi identidad para aquella misión encubierto. Estaba completamente preparado, había memorizado ya los rostros de las personas que debía buscar, y solo faltaba toparme con alguna.

El plan era sencillo, encontraban a los mortífagos, los seguían, y si ellos estaban detrás de Ciel, acabarían encontrándolo gracias a su seguimiento.

El casino era un lugar espectacular, tanto por dentro como por fuera. Eran visibles por todas partes detalles y colores llamativos, imágenes móviles en enormes pantallas, luces extravagantes. Jamás había entrado a un casino en mi vida, y no me causaba demasiada ilusión estar aquí solo. Pero estaba en una misión, lo que importaba era hallar a nuestro compañero antes que los malvados lo picaran e hicieran carne en vara con el pobre. En realidad no sabía si los mortífagos hacían eso, pero era probable, estaban lo suficientemente locos para hacerlo.

Primero... Trago — Afirmé suavemente con la cabeza, mientras que daba pasos cortos hacia la barra, la cual estaba ubicada a unos pocos metros de mí. Me posicioné detrás de la barra, apoyando ambos brazos sobre ella, y observando fijamente al barman, con una pícara sonrisa ladeada en mi rostro, de esas que me salían tan naturales — Un Margarita, lúcete — Guiñé el ojo al barman, quien inmediatamente se puso en marcha para preparar el trago. Jamás solía ser así de demandante, pero debía meterme un poco en el personaje, al menos en ocasiones, para hacer todo mucho más creíble. El Ethan habitual habría dicho 'por favor' sin importar el hecho de que igual le fuese a pagar, pero hoy no era el Ethan de siempre, era Harry Lewis, un estadounidense mágico adinerado de veinticinco años que únicamente buscaba divertirse en uno de los casinos más elegantes de toda la ciudad, y en el que se reunía la gente más cotizada en todo el estado, y probablemente, también de todo el país.

Los últimos días habían sido más que confusos para mí, aunque la había pasado bastante bien, a decir verdad. Había tenido buenas noches, con dos mágicas apariciones de una pelirroja de lo más adorable, que acostumbraba a ventilar de más, y que era un poco más obstinada de lo que me gustaría. Ahora mismo, mis pensamientos se inundaron de ella. ¿Dónde estaría justo ahora? Repentinamente, se me perdió en la fiesta de primavera, incluso cuando yo mismo había tratado de encargarme de cuidarla y de mantenerla sobria, aunque con lo divertida que solía ser, al menos para mí era algo difícil adivinar si estaba ebria o no.

La había visto de las dos formas, y me había alabado de igual manera en ambas. Aunque claro, estando ebria había hecho alusión a mi pene, incluso. Sacudí mi cabeza y me despojé de todos aquellos pensamientos al observar como el barman me ponía en frente una copa medianamente profunda con aquella bebida de color amarillo, a lo cual respondí únicamente con una sonrisa, tomé la copa entre mis dedos, y cambié mi rumbo.

Di un largo sorbo, y siseé al sentir como la bebida se abría paso por mi garganta. Necesitaba alcohol para funcionar bien en esta clase de situaciones, y eso lo sabía de sobra. Comencé a caminar a paso rápido entre el casino, intentando hallar una actividad para perder el tiempo, aunque estando atento siempre a la multitud, observando de forma minuciosa cada rostro, y los detalles más importantes. No debía olvidar el porqué estaba allí. Había cuatro puntos de la ciudad en los que era probable encontrar a aquellos mortífagos según la información recibida, y el casino era uno de ellos, no podía permitirme fallar.
Ethan D. Goldschmidt
Imagen Personalizada : City of stars || Joahnne ECm6X1dl
RP : 10
PB : André Hamann
Edad del pj : 26
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.475
Lealtad : Radicales
Patronus : Snallygaster
RP Adicional : 000
Mensajes : 11
Puntos : 2
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Ethan D. GoldschmidtInactivo

Joahnne Herondale el Lun Mar 18, 2019 3:09 pm

Su cadera se movía continuamente ante el ritmo sensual que destilaba la canción que se reproducía en aquella habitación.  Ni siquiera sabía, exactamente, de donde se emitía la voz de la mujer que arrastraba las palabras para expresar sus placeres más ocultos y que pronto conocería gracias a aquel sujeto que encontró en algún recóndito lugar. Poco había entendido de la letra porque solo con su melodía la envolvía. A ella y a él. Los envolvía. La tensión sexual del ambiente no dejaba respirar a ninguno y el sudor comenzaba a presentar en la escena del ¿Crimen? Realmente se podría decir que era un crimen tener que disfrutar del roce de sus cuerpos aun cubiertos por telas que estorbaban la caricia profunda a la cual querían llegar.

La mano del hombre se posicionaba detrás de su cuello, los dedos traviesos atravesaban las hebras de cabello pelirrojas mientras los flexionaba y estiraba hacia abajo. Sintiendo el tironeo de la acción ajena,  la cabeza de Joahnne no hacía más que seguir las órdenes del cuerpo él. Quería con toda su alma saciarse de él, pocos pensamientos eran visualizados con tanto calor compartido

Quiero que me digas todo lo que deseas, te lo daré porque tengo tanta necesidad de hundirme en ti.- ronroneó.— Quiero hacerte mía y que llegues a gritar solo mi nombre. ¿Entiendes princesa? Solo te necesito a ti para alcanzar el más alto placer.—su mano derecha descendió hasta su trasero donde lo apretó a este con tanta pasión que podía correrse allí mismo la pelirroja que cada vez estaba más excitada.— Quiero vivir en tu piel, enterrándome en ti o en tus piernas que tanto intentaste ocultar debajo de aquel vestido.— su boca no pronunció ninguna otra palabra, estaba ocupada dejando mordidas en su clavícula expuesta provocando gemidos para nada silenciosos en ella. Era un manojo de nervios que pronto explotaría si no se detenía pero, por otra parte, concebir la idea de detenerse no era para nada una opción que le daría.

Su agarre la tensó, no se quedaba quieto con sus dedos varoniles que apretaban la piel que había arriesgado a mostrar ante una mirada penetrante que parecía hacer con ella de todo en tan solo unos cuantos parpadeos. Su boca y su ojos se abrieron al sentir como acunaron sus pechos y no miento si decimos que gime de manera vergonzosa como si nunca hubiese experimentado aquello —seamos sincero, hacerlo con un alto grado de ebriedad no era una gran… anécdota—, sus manos se mueven lentamente sobre ellos mientras los labios que una vez estuvieron en su cuello se deslizan por su hombro, la pelirroja cierra con fuerza sus ojos y ubicando las manos sobre una pared próxima intenta no caer al haber dado vuelta tan rápidamente. En un instante, hizo con ella lo que quiso. La giró solo para tener una mirada directa de su trasero desnudo chocando con su entrepierna endurecida, el vestido entre sus pies hecho un divertido desastre junto a la camisa de él. —¿No quieres caer? Pensé que de eso iba esta noche.—con arrogancia junto a su dedo índice recorrió la curvatura que lucía Joahnne chocando con el hilo delgado de su tanga.

Estaba orgullosa de su elección de vestuario. Demasiado para decir verdades. Reconoció que un tiempo atrás esto no lo habría aceptado pero ahora cuando la palma de la mano varonil golpeó una de sus nalgas no hizo más que gemir mucho más alto que antes. Comenzando a dirigirlos en un espiral de placer que comienza a destruir todo raciocinio, empuja el cuerpo de la fémina contra la muralla que insistía que sería su pilar y testigo de esta aventura. Así lo fue cuando sus cuerpos chocaron y la prenda tan minúscula que la cubría comenzaba a estorbar. Gimió pero no se entendía si era en una muestra de frustración o de delicia. —Tú quieres esto— su voz retumbó en su oído. Los golpes de caderas eran tortuosamente lentos, quería solo darse la vuelta y desnudarse por completo ante él.

Lo quieres. Recordó la voz pero se escuchaba un poco más débil que la última afirmación. Ella débilmente se arqueó empujando hacia atrás para tener fricción, cualquier cosa para aliviar el dolor ardiente dentro de ella.

Quieres esto. Su cuerpo vuelve a enfrentarse al de él, sus manos de una manera incomprensible están atadas detrás de su espalda, restringidas.

Quieres que te lo haga. La voz suave, con un tono de burla, la aleja de la cordura. Una mano baja lentamente por su vientre, recorre su ombligo de forma ociosa y delinea el borde de la prenda íntima que –en un punto- se encuentra mojada ante tanto anhelo.

¿Lo quieres? Los labios del hombre no se mueven pero esa pregunta retumba dentro de ella. Sus orbes solo recorren la silueta, silueta que se ha alejado de ella para que esta observe como baja su cremallera lentamente junto a una sonrisa socarrona. Camina, uno, dos pasos completamente desnudo y la sorprende la habilidad que tiene de rasgarle su ropa interior en menos de un segundo. Sin mencionar que, en otra cantidad de uno o dos segundos, la alza para que sus piernas se sujeten de sus caderas.  El rostro de él se distingue milésimas más tarde, el mismo que la ayudó en el bar de Londres, el mismo que cuido de ella —temporalmente— en la fiesta de primavera, el mismo que ahora se desliza hacia adelante y…

***

Sobresaltada, con las piernas enredadas entre las sabanas mientras la oscuridad era su compañera despertó Joahnne. Era un simple sueño. Mentira, no era simple si piensas en un hombre que solo dos veces has visto –aunque hayas alabado su pene más de una vez en un estado poco serio- y está haciéndote perder el juicio con la voz ronca y sus manos recorriendo tu cuerpo. No era ni poco normal. No, claro que no lo era.

Su pulso errático exaltándola, lo suficiente como para sentir cada latido de su corazón mientras su vista es el techo blanco de la habitación. Respirando profundamente, en un vago intento de calmarse.

Dobló su cuello en busca de la mesita de luz donde su móvil debería de encontrarse, tanteando con una mano y la otra acariciando su sien. Dio con él y obnubilándose con la luz de este adaptó su visión al enterarse que eran las veinte horas.  

Uno en Las Vegas pensaría que en ningún momento de la aventura pegarías un ojo para poder disfrutar segundo a segundo las maravillas que escondía la ciudad del pecado. Por supuesto, esto lo haría cualquier turista para no descansar más que unos minutos y continuar con la locura que suponía todo aquello a lo que uno estaba predispuesto desde el momento cero que acepta ese destino. Hasta se ha hablado de gente drogándose o consumiendo sustancias ilegales para estar más de un día despierto sin importar el estado de ánimo que podría llegar a tener por sus nulas horas de sueño.

Un bostezo se hizo presente. No tenía mensaje de ninguno de los otros ganadores de este viaje arreglando algún plan. Ni siquiera una llamada o mensaje de uno de los rubios que le habían hecho compañía gran parte de los días y especial cuidado cuando salió hacia la recamara de ellos diciendo que tenía una ardilla y que había hecho desastres en el baño. Tema tratado y resuelto como que ya no estaba más con ellos aquel roedor. Tampoco era tan difícil si la aparición es sencilla y rápida como un chasquido de dedos.

Estaba decidida, debía bajar el calentón que le había provocado el sueño entre juegos de azar. No era tan malo ir sola ¿No? O puede que sea un poco patético si no tienes un rumbo al menos en bosquejos. Un mensaje de texto había sido enviado para ser negada su propuesta. Parecía que no todo el tiempo serían un grupo y lo comprendía, la hacía sentir un poco extraña tener que desenvolverse sola en una ciudad que desconocía y que te sorprendía con solo doblar en el pasillo.

Entre movimiento y movimiento salió de la cama. Se acercó al armario y tras debatirse entre dos vestidos, escogió uno negro con tirantes. Si uno lo detallaba así pues no parecía la gran cosa hasta que prestabas atención al escote pronunciado y las aberturas en las piernas. Si un botón se salía o un tirante se cortaba, toda ella podría tornarse de un rojo más intenso que el pelirrojo que llevaba.  

Tomaría una ducha y su decisión había sido ir al casino cercano del hotel así que se prepararía para probar suerte en las máquinas tragamonedas o ver si no había perdido la enseñanza por internet del Blackjack.

***

Cuando descendió hasta el vestíbulo del hotel tuvo la oportunidad de ser un tanto… ¿Chismosa? Sí, lo fue. Dos jóvenes, de su misma edad o tal vez uno o dos años mayores, comentaban algo curioso que ella se detuvo a analizar. Joahnne vino en avión y se volvería de la misma manera porque si quería disfrutar de la experiencia sería completa y más si esto estaba incluido en el premio que había ganado solo por inscribirse – y pagado una suma mínima como si de una lotería local se tratase-, no lo echaría a perder. Volviendo al meollo del asunto, los dos que hablaban intentaban de hacerlo sonar como algo casual. Corrección, para ellos era algo totalmente naturalizado como cuando abres el periódico y le comentas al de al lado que tal equipo de Quidditch pasó a la final. De esa forma, la mujer que componía el duo comentaba. —Parece que tu hermano pudo unirse a ese club de la milla aérea.— rió dulcemente aunque no fuese un tema inofensivo.—¿En serio no lo entiendes? ¿En qué mundo vives? Todo el mundo habló de ello cuando atraparon a aquel actor rubio que se hacía el mujeriego y terminó siendo gay. Que no estoy en contra de ellos pero eso de tener hasta una novia como tapadera… ¿No era más fácil salir del closet que de un baño de avión para que el mundo se enterase?—

—¿Tú sabes que lo del closet es una metáfora no? En fin, cuéntame cómo mierda es que pertenece a un club solo por irse a follar a un baño.— resignado el rubio le cuestionó.

—Te explicaré solamente porque te conozco y no quiero que andes de resentido. Mucho menos que me castigues con la nula posibilidad de hacerlo duro con ese uniforme de policía que compramos hace no sé, menos de una hora.— recalcó la fémina ubicándose un mechón de cabello detrás de su oreja. Ignorando la presencia de Joahnne que estaba en el mismo ascensor el cual parecía no descender con la suficiente rapidez como para terminar ese recorrido. Aunque lo agradecía, ella también quería conocer de qué trataba ese famoso club.  —Perteneces al club en el momento cuando permites que tu intimidad sea un baño de avión.— ante la expresión perpleja del chico aclaró. Hasta la pelirroja se sorprendía que fuese algo excitante estar en un lugar donde no cabe siquiera un alfiler, sumando que cualquiera podría aporrearte la puerta por tener verdaderas necesidades sanitarias. —Es sumamente excitante, es como un cúmulo de sensaciones porque la presión es mucho mayor allí. Me han contado que provoca unos orgasmos increíbles, el movimiento del avión y el plus de saber que fuera hay más de cien pasajeros que pueden pillarte en cualquier momento hace que explotes del placer.—

—Hmmm… ¿Y cómo es que no lo hemos intentado?- cuestionó analizando realmente la situación, si era algo fantástico como es que no lo habían hecho en un principio reservando ese cubículo por varios minutos. —Cierto, te quedaste dormida con solo sentarte en el mullido asiento del avión. Recuérdame cómo es que me pierdo de estas oportunidades.— indignado de aquella situación. No pudo conocer siquiera esas razones, Joahnne, puesto que se había abierto de par en par las puertas de la caja de metal que los transportaba llegando a su destino.

Bufó por desconocer lo que continuaba de historia. Con sus manos nerviosas reacomodó su vestido o más bien se aseguró que no se desprendiera ninguno de los botones porque quedaría totalmente expuesta. Era lo último que quería en su corta vida, que todas Las Vegas viese sus bragas —de encaje, si se quería especificar un poco más— ni muchos menos sus senos que también era otro punto que su mirada se encargaba de bajar solo para comprobar que seguía cubriendo esos parches de pies rosados que muchos harían lo que sea por verlos, como también de otras pero eso no venía al caso porque era importante destacar que ella se sentía ‘la puta ama’ con el conjunto. Demasiado minimalista para algunos pero los tacones negros, de la misma intensidad que la tela que la vestía, remarcaban la longitud de sus piernas provocando querer ver más arriba, correr aquella abertura solo para deleitarse de la vista.

Uno pensaría que iba a cazar los corazones de los hombres pero su simple objetivo era divertirse sin necesidad de tener una gran cantidad de testosterona su alrededor.

Era todo un mundo. El ruido característico de las máquinas que te motivaban a seguir arriesgando para ganarte el gran pozo. Las personas concentradas en su partida de juego ya comenzado. Mujeres que eran de todo menos sutiles a la hora de encarar algún hombre para que le regalen un trago. Hombres que se encargaban de mostrar el tamaño de su virilidad —según ellos— por la cantidad de dinero que apostaban. Varias comisuras de labios se extendían para engañar al espectador para creer la imagen que vendían de un tío seguro cuando en realidad su mente moría por haber sido un poco más inteligente y no apostar por el orgullo.

Su cabello se sacudió, largo hasta la cintura –habría que agradecer a la magia que podía jugar con este- y completamente rojizo. No sabría si sentirse afortunada por cómo se la comían con la vista o analizar que eso podría llegar a ser llamado acoso. Y grosería por algunos que modulaban frases que mejor uno no debía siquiera repetir.—Bien, creo que necesito tomar algo.— concordó ante sus nervios que salían a flote.

Cuando dos copas de Martini fueron suficientes para sentirse relajada, se alejó de la barra. Sería su perdición quedarse allí porque cuando más alcohol consumía, menos cuerda estaría y lo último que quería era vomitar verbalmente a quién se la cruzara y pretendiera entablar una conversación. No se fue de allí sin algo un poco más… ¿amarillo? Ni siquiera sabía lo que era porque imitó el pedido de una mujer de unos cuarenta que estaba con un joven dos décadas menor que ella. Todo ocurría en Las Vegas.

Con paso vacilante se incluyó en la hilera de personas que se dirigían a los tragamonedas. Sería su primer destino. Chocó con algunos hombros pero unas disculpas fueron emitidas al instante. Cuando encontró un lugar disponible caminó con rapidez. Podía perderlo si siquiera pestañaba. Y casi lo hace cuando un hombre tuvo la misma idea. —Disculpa, yo lo vi y llegué primero.— reclamó con una mano sobre el respaldo de la silla que se ubicaba enfrentada a la pantalla. —N-no no, tú no puedes ser…— tartamudeó al ver al protagonista de su sueño sucio y de varios encuentros donde sabía que había hecho el ridículo. Tragó con dificultad. —Sabes, puedes quedarte con el lugar, yo veré en algún otro espacio disponible. Suerte que te diviertas. ¡Iajuu!— exclamó en una fingida alegría mientras retrocedía lentamente como quien no quiere la cosa.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : City of stars || Joahnne Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 13.301
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 184
Puntos : 85
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleFugitivos

Ethan D. Goldschmidt el Dom Mar 31, 2019 7:01 pm

El casino, repleto de atractivos coloridos y luces, eran un total espectáculo para cualquier ojo. En especial, considerando que me idiotizaba fácilmente ante la belleza, y claramente, el lugar tenía todas las de ser una preciosidad.

No había acabado de buscar la actividad ideal, ¿cómo elegir una? ¡si habían un montón! Para aclarar más las ideas, bebí todo el trago a fondo blanco, y me devolví a la barra a pedir otro trago. Un Martini doble, en aquella ocasión. Me jactaba de tener una resistencia al alcohol bastante alta, por lo que disfrutaba de ligar tragos sin mayores consecuencias —al menos la mayor parte del tiempo— y encima, con un par de tragos encima agudizaba los sentidos, lo cual era bastante conveniente, considerando la misión que debía llevar a cabo.

Estaba bastante distraído del entorno en general, únicamente observaba los rostros aleatorios de la gente que circulaba por el casino, descartando los que no tenían similitudes, y observando con mayor detenimiento a todos aquellos que tenían parentesco con los hombres a los que buscaba. Analizaba mayormente rasgos que no fuesen fáciles de emular, el cabello, por ejemplo, era un elemento que intentaba pasar por alto, mayormente porque era de sencilla manipulación para un hechicero. Aunque dudaba grandemente que ocultaran su identidad, considerando que los mortífagos constantemente se jactaban de ser intocables, además del hecho de que desconocían que estaban siendo perseguidos por un grupo de rebeldes.

Mientras aguardaba por el trago, saqué el móvil. Notificaciones de todo tipo, menos la que estaba esperando. Nadie había conseguido toparse aún con ninguno de los buscados, las horas pasaban, y cada vez se incrementaba más la preocupación de no hallarlos, y que Ciel pudiese acabar muerto. Sacudí mi cabeza, eso definitivamente no iba a pasar. Sonreí nuevamente al barman cuando lo vi traerme la copa con el Martini, di un primer sorbo de prueba, disfrutando del escozor de la bebida abriéndose paso por mi garganta, y luego, acabé de beberlo con rapidez. Guardé el móvil y dejé la copa vacía sobre la barra para levantarme y echar un nuevo vistazo al casino. Jamás había estado en uno antes, habían tantas cosas por hacer, todas tan divertidas o complejas, que era difícil decantarse por una para iniciar.

En lugar de decidir complicarme la vida con algún otro juego que probablemente me tomaría algo de práctica comprender, decidí ir a lo seguro: la máquina tragaperras, en las cuales, lo único que necesitabas para jugar era tener un poco de suerte. Había escuchado casos de gente con un montón de dinero que acababa gastando todo sin obtener recompensas, y también de personas que con un solo intento y algo de buena fortuna, se habían hecho con la victoria, además de una recompensa monetaria bastante elevada. Valía la pena intentarlo, de igual forma, jamás venía mal dinero adicional.

Claro que, no sería tan fácil como desearía, considerando la enorme cantidad de gente que se encontraba formada para utilizar las máquinas. Me formé sin complicaciones, cruzado de brazos por unos cuantos minutos, aún examinando los rostros de cada persona que pasaba por su lado. Por una parte, estaba ansioso por encontrar al menos a uno de los mortífagos, de aquella forma, tendrían una labor bastante sencilla, pero tampoco quería toparse con todos a la vez y acabar mal parado, en especial con lo lejos que estaba de sus demás compañeros, y que no conocían suficiente la ciudad como para aparecerse a apoyarlo de forma urgente. Me deshice de mis pensamientos al ver una máquina tragamonedas ligeramente alejada del grupo que se hallaba desocupada. Todos los que se formaban para tener un turno, parecían estar concentrados en su propia plática, al punto de no notar siquiera que ya podían avanzar. No lo pensé dos veces y me aproximé a la máquina, antes que alguien más me ganara el puesto.

Extendí mi mano hacia el espaldar de la silla, hasta observar como una mujer tuvo la misma idea, pero se me había adelantado uno o dos segundos en aquella acción. Una mujer bastante atractiva, y familiar.

Mi expresión para aquellos momentos enseñaba lo desconcertado que estaba. Los últimos días, curiosamente, habían estado repletos de encuentros con la sensual pelirroja que tenía en frente — ¿No acababas decir que llegaste primero? — Exhibí mi mejor sonrisa juguetona, aquella que en días pasados, había comprobado que era capaz de derretir a Joahnne en cuestión de segundos. ¿Joahnne se llamaba? La primera vez, había escuchado de sus propios labios afirmar que aquel era su nombre, pero unos cuantos días después, en la fiesta de primavera, se había presentado a los demás como Kathe. Probablemente iba a ser mejor si omitía su nombre y solo utilizaba apodos, para jugar a lo seguro.

Deslicé mi mano con agilidad para envolverla con la blanquecina mano de la mujer, sujetándola con suavidad, e impidiendo su nerviosa huida — Si el destino nos ha colocado tantas veces juntos, ¿crees que sea lo correcto huir de mí?

Llámenme supersticioso o como quieran, pero sabía que no debía rechazar estos encuentros tan misteriosamente casuales, en especial de parte de una mujer tan atractiva, divertida y caliente a la vez. En especial luego de verla con aquel vestido negro, que dejaba al descubierto, de forma sutil, secciones bastante sensuales de su blanca tez, no, dejarla ir no era una opción, en lo más mínimo. Encima, de algo iba a servir el tener algo más que hacer aquella noche que buscar a un grupo de mortífagos, no podía haber conseguido mejor forma de pasar la noche, en verdad.

Halé a la mujer en dirección hacia mi cuerpo, chocando suavemente contra ella, y paseando mi mano libre hacia la espalda baja de la pelirroja, sin borrar la sonrisa de mi rostro ni por un segundo — ¿Me extrañaste, nena? Porque yo a ti si — Sin previo aviso, acerqué mi rostro, estampando mis labios contra los carnosos labios de la mujer, con los cuales había tenido la oportunidad de toparse ya al menos un par de veces, aunque una de ellas hubiese sido para conseguir que la mujer guardara algo de silencio.

Aquel beso no se extendió más de unos pocos segundos, sin embargo, mi rostro no se alejó más que un par de centímetros del suyo, enfocando mi vista fuertemente en los ojos de la chica, con una pequeña sonrisa dibujada en los labios.
Ethan D. Goldschmidt
Imagen Personalizada : City of stars || Joahnne ECm6X1dl
RP : 10
PB : André Hamann
Edad del pj : 26
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 3.475
Lealtad : Radicales
Patronus : Snallygaster
RP Adicional : 000
Mensajes : 11
Puntos : 2
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Ethan D. GoldschmidtInactivo

Joahnne Herondale el Miér Abr 03, 2019 4:07 am

¿Cómo es que se encontraba sola deambulando por las calles hasta dar con el bendito casino? Primero, no era un casino bendecido por algún papa o algo así, ni por pastores o una secta que estuviese en auge. Segundo, despertó de la siesta sin siquiera conocimiento de donde se encontraban los demás que ni un mensaje para aclarar las ausencias. No es que fuese una plaga con respecto a sus acompañantes pero tampoco se imaginó dar vueltas en la cama por quince minutos en plena soledad y no encontrar nada que pudiese llamarle la atención. ¡Debía salir de esas sábanas para divertirse!

Y su vestuario, otro punto que tuvo que analizarlo con mayor escrupulosidad para la próxima vez. Joahnne se sentía increíble con el conjunto pero saliendo sola no le parecía correcto. Vamos, que siempre hay locos por ahí intentando agarrar a jovencitas para desaparecerlas por cuánto tiempo vaya uno a saber para hacer ilegalidades. Sí, debía de dejar de ver un poco CSI —especialmente CSI: Las Vegas— porque le quemaba un poco la cabeza e imaginaba cosas que no debería. ¡Mira si hasta ese señor parecía Grissom! Listo, no volvería a ver esa serie nunca más en la vida.

Las miradas lascivas de unos cuantos hombres fueron ignoradas —voluntariamente— para continuar con su camino sin dificultades hasta que pasó su cuerpo por la entrada del casino. Amplio y ruidoso. Un bullicio que capturaba a más de uno para que no se fuese al menos hasta que apostase la mitad del dinero con el que había entrado. Su cartera no estaba precisamente vacía y su mala suerte la caracterizaba tanto como su cabello pelirrojo que caía elegantemente por su espalda cubriéndola ante tanta exposición por el diseño de su vestido.

El alcohol no era un gran acompañante para su peso ligero pero no sería negado. Cayendo nuevamente en las garras de los vicios que ofrecía la ciudad del pecado se encaminó recelosamente a las máquinas tragamonedas. Un juego que no requería más que sentarse y descender una palanca para saber si hoy era tu día de suerte —que volviendo con la mala suerte de Joah, esta debería de haber descartado aquella idea— para luego ofrecer una ronda gratuita a cualquiera que estuviese pegado a la barra.

Observó la cantidad de gente en la hilera, que decidía lo mismo simplemente por ser incapaz de sentarse en un taburete y pensar estratégicamente para ganar un Blackjack o algún juego de la misma índole. O porque esta noche era de disfrutar que tan buena fortuna uno podría llegar a tener. Como era su caso.

Por ello cuando su vista dio con un lugar desocupado alejado de las primeras hileras de máquinas no dudo en dejar su paso vacilante atrás, en el pasado. Sus piernas largas desfilaron de una manera un tanto torpe porque no era una modelo para hacerlo todo tan correcto ni quería aquello. Lo único que imploraba era no caer encima de alguien o doblarse el tobillo por creerse inteligente al tomar la decisión de correr. No, no podía permitir que alguien tomase ese asiento porque era de ella. Ya lo había proclamado de su propiedad con la mirada. Siendo aun así cortes, reclamó con su mano encima del respaldo de manera triunfante. Por dentro, ella saltaba sin importarle nada mientras coreaba en una pegajosa melodía de que había ganado y no tenía miedo de sacar las garras con tal de quedarse allí. Todo eso ocurrió en unos míseros segundos de felicidad pura que burbujeaba a su alrededor hasta que alzó su cabeza, con sus orbes dio con el presunto contrincante y la tentativa de regalarle el asiento fue muchísimo más exquisita que perderse en la comisura de los labios que se elevaba. ¡Era caliente! ¡Y había soñado con él hacía unas horas! ¡Precisamente sin ropa!

La dificultad para empujar las palabras por su garganta la atormentó. Por poco y se convertía en una especie de líquido con solo su presencia. ¿Cómo es que había aguantado en la fiesta de primavera aquel hombre? Seguramente los nervios y el alcohol ayudaron a no ser lo que era ahora, una rata escurridiza.

¿Cómo le decía que había cambiado de idea solo porque sentía que sus bragas se ensuciarían y sus mejillas no podían ocultar los pensamientos turbios y sugerentes que tenía con solo verlo? No se podía ser sincera así como quería, tampoco lo intentaría. —Pues cambié de idea, siento que no saldré más de aquí si me instalo.¡Cambie de parecer! ¡Adiós! — intentó disuadirlo de aquella forma. No, ahí estaba esa sonrisa que la derretía, que le recordaba cómo se encontraban de pegados sus cuerpos en aquel sueño. El calor que se encontraba en su vientre comenzaba a expandirse como si fuese humo, podías notar como las orejas de la pelirroja se coloreaban como su cuello. Ser de piel blancuzca siempre había sido una maldición para ella si pensaba que se sonrojaba más seguido de lo que quería.

Joahnne respingó en el lugar cuando sintió el calor de la mano varonil sobre la suya, había perdido. Esto era peor que entrar en un episodio de CSI apareciendo muerta o siendo vendida a un grupo extraño de locos que solo vendían cuerpos para tener relaciones sexuales para nada consensuadas. Vale, ya habíamos dejado claro que no continuaríamos con el tema de esa serie. Pero  así lo prefería antes de morir ante el encanto del hombre al cual alabó más de una vez su aparato reproductor como si lo hubiese visto siquiera. Necesitaba no consumir nada más hasta casarse para no espantar a su próxima pareja cuando comenzaba a escupir oraciones sin sentido  o con uno bastante subido de tono.

Mordió la porción inferior de sus labios, seguía insistiendo en su huida que era poco disimulada si el otro te decía que era de mala educación su objetivo. — ¿Yo? ¿Huir? No, claro que no estoy huyendo solo lo que te decía, no puedo quedarme aquí porque…— pensó unos segundos. — Traigo mala suerte, mira, esa señora está perdiendo por mi mínima presencia aquí.— a dos máquinas una señora con una remera amarilla de “I <3 Las Vegas” miraba con poco disimulo y ceño fruncido a lo que decía Joahnne dándole la razón. Esperaba, internamente, que no se hubiese creído que de verdad ella era culpable de su derrota una y otra vez.

Con disimulo, mentira, estaba descaradamente observando el atuendo que traía el hombre que la estaba capturando de una manera que le gustaba aunque se negara a admitirlo. Traje azul marino que contrastaba con la camisa puramente blanca que llevaba encima tapándole el torso. Bendita su madre que lo había traído al mundo porque esperaba que lo de su sueño fuese realidad y tuviese marcada aquella tableta de chocolate tan apetecible. ¡Debía dejar de leer novelas para mayores de edad!

Gimió sorprendida al sentirse atraída a su cuerpo, todo voluntariamente por Ethan y no por la torpeza de la pelirroja que era asidua a caer en tales circunstancias. Su próximo sonido sería más vergonzoso con solo sentir la caricia de la mano en la espalda baja de ella. ¡Estaba a punto de delirar y vomitar verbalmente! ¿Si lo extrañaba? ¡Había soñado con él! ¿No lo había dicho ya? Estaba más allá de extrañar.

Parecía que no aguantaría más el impulso pero él le ganó de antemano. Se rompió  y contestó sola la pregunta cuando ella se estrelló contra él, sus labios chocaron y sus dientes a punto de golpear. El beso de manera profunda y húmeda, la estaba enamorando aún más de lo que se encontraba. No hablábamos realmente de sentimientos pero estaba descubriendo que esos tipos de besos eran sus favoritos y no se quejaría de ello. Si estaba renuente a estar en el mismo espacio y tiempo que él, ahora era el momento donde no le importaba hasta compartir su cama, oxígeno o lo que quisiese. Su mano salió disparada a su hombro cuando fue atraída hacia él, aferró sus dedos en su cabello mientras sentía el agarre de su cintura. Se perdió en un beso que resultaba tan increíble como cada uno de los que le había dado hasta ahora —que valga decir que eran poco,  pero cada uno sencillamente más encantador que el anterior— y no se desprendería de esa imagen.  

Su ritmo cardiaco ya comenzaba a descomponerse cuando la separación de sus labios se avecinaba. El rompió el beso y por poco se la podía ver lloriqueando por un poco más. —Si…— respondió admitiendo su necesidad de encontrarse nuevamente con él. Abrió lentamente sus parpados porque no estaba preparada para verlo aunque nunca pensó que su vista estaría enfocada en unos ojos que estaban mucho más que intensos por ella. ¡Y esa sonrisa! Imitó instantáneamente la curvatura de sus propios labios. ¿Esto no era un sueño no? ¡Alto ahí!

Retrocedió con el ceño fruncido. — ¿Esto fue real? ¿Eres real? — cuestionó mientras sus manos se ubicaban en los antebrazos de él apretándolo. Hmm, se ejercitaba. — Es decir, me encantó ese beso y todo por un asiento pero que te haya soñado hace una hora tal vez no sea el mejor indicio de que esté cuerda. Capaz fue porque tomé alcohol, sabía que no debía consumir si no estaba alguien a mí alrededor. ¿Sabes la cantidad de veces que he alucinado? ¡No quisieras saber! O todo esto es un sueño y yo aquí analizando toda la situación cuando dentro de cinco minutos me despierte sola en la habitación del hotel. Aunque no es normal soñar dos veces con una persona pero si nunca me desperté puedo seguir soñando con la misma persona ¿No?— mordió su labio por segunda o tercera vez en la noche. No recibía respuesta y asimiló algo que no debía hacer. ¡Alguien debería enseñarle a callar y escuchar! De esto se arrepentiría, lo sabía. — Pero si tú eres un sueño podríamos volver a la habitación, eso de estar haciéndolo duro en mi cama, quiero volver a intentarlo antes de despertar porque no pudiste metérmela y eso si me gustaría sentir porque esto de ser pseudo virgen como que no me gusta pero buscar a gente por Tinder mucho menos, ya te digo yo que es más probable encontrar un asesino que alguien con quien hablar por lo menos una tarde sobre la carrera o sobre si tengo perros. — estiró de sus brazos esperando una acotación, con su lógica de que todo era nada más que ella dormida podía aprovechar y no necesitaba la afirmación de alguien que no era algo más que su imaginación. Si, esas copas como que no le estaban permitiendo que el oxígeno llegase a su cerebro.

Sonriente por descubrir —asimilando erróneamente— que era parte de su subconsciente.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : City of stars || Joahnne Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 13.301
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 184
Puntos : 85
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.