Situación Actual
19º-24º
16 julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Freya Howll pj destacado
DANNY & KENNETH Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

From flames to ashes {Ian et Fayette}

Fayette Holmes el Lun Abr 01, 2019 1:22 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Viernes 5 de abril, 2019 || Caldero Chorreante, Callejón Diagón || 19:39 horas || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Fayette Holmes nunca había disfrutado—ni disfrutaría en un futuro inmediato—del tipo de entretenimiento que un bar podía ofrecer: un ambiente cargado de olores repugnantes, borrachos cuyo estado les impedía ver que no deberían seguir bebiendo, conversaciones a gritos, el ocasional intento de flirteo no muy discreto de viejos apestosos…

En alguna ocasión había aprovechado aquel ambiente para conseguir un amante ocasional: los hombres eran muy fáciles de seducir para alguien como ella. Caían gustosos en su red, aunque muy posiblemente terminasen arrepintiéndose de ello.

Esa tarde, cuando hizo su aparición en el Caldero Chorreante, no pasó por alto algunas de las miradas que se posaron sobre ella. Quizás fuese atracción, o quizás su atuendo desentonase con la estética del local—algo muy probable—, pero no las pasó por alto. Tampoco les prestó demasiada atención, pues esa tarde tenía en mente un objetivo mucho más importante y trascendental que el sexo.

Buscó el refugio de la penumbra, ocupando una de las mesas más apartadas de toda la actividad del local. Tomó asiento en una de las sillas—cojeaba y rechinaba bajo su peso, tan vieja que era aquella reliquia—y cuando uno de los camareros se acercó a ella, pidió una sencilla cerveza de mantequilla. No tenía pensado consumir nada más.

De nuevo en soledad, repasó mentalmente su pequeña misión: al parecer, su bando había descubierto la identidad de un posible traidor, y tras aprenderse un poco sus horarios, habían encomendado a Fayette el vigilarlo. Simplemente vigilarlo, tomando nota de cualquier movimiento extraño o delator.

No es que la misión la desagradase, ni mucho menos; si acaso, le parecía demasiado sencilla, y creía que podría hacer mucho más… pero conocía su lugar dentro de las filas de Lord Voldemort, y si le ordenaban algo, lo cumplía.

Así que simplemente se acomodó allí, extrajo de su bolso el cuaderno que contenía sus notas sobre herbología, una pluma y un tintero, y se puso a repasarlas. Su objetivo, que trabajaba en una de las tiendas del Callejón Diagón, no llegaría al Caldero antes de las ocho, por lo que tenía todavía varios minutos por delante.

Tras un par de minutos repasando sus notas por encima, se dio cuenta de su poca concentración: no podía quitarse de la cabeza a su objetivo. Se trataba de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], vendedor de brebajes mágicos y uno de los más grandes proveedores de Veritaserum al Ministerio de Magia, trabajo que ya desempeñaba con el gobierno anterior. Se sospechaba que sus brebajes ya no eran tan eficaces como de costumbre, y que el motivo podía ser totalmente intencionado.

Una ayuda muy sutil para los enemigos del Señor Tenebroso.

Fayette, que había visto fotografías de aquel mago, sólo podía pensar que aquello era un desperdicio: no le importaría atar a aquel hombre a su cama y disfrutar largas horas con él… o a costa de él. De hecho, si le daban ocasión de participar en su captura y de divertirse con él después, tal vez lo hiciese igualmente.

De todas formas, no pudo evitar preguntarse por qué alguien tan bien posicionado en el mundo mágico se arriesgaba a perder la libertad y la vida por unos malditos brebajes defectuosos.

L’eau va toujours à la rivière…*—Murmuró. Era una frase hecha francesa que iba muy bien con la situación.

El sonido de la puerta al abrirse llamó su atención, y la pelirroja alzó la mirada para ver entrar a un pequeño grupo de gente en el cual no se encontraba Wadlow. Por un momento, el corazón se le había acelerado, pero la emoción enseguida fue sustituida por la decepción: todavía no había llegado la hora.

Lo que sí llegó fue el camarero con su espumosa cerveza de mantequilla, servida en una jarra grande de cristal.

*L’eau va toujours à la rivière: Sería un equivalente a la frase hecha ‘La cabra tira al monte’, que viene a querer decir que por mucho que queramos escapar de nuestras raíces, éstas siguen ahí.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Ian Howells el Lun Abr 08, 2019 3:47 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

No se concentraba en su casa, por lo que tuvo que salir de allí a algún otro lugar en el que ponerse a diseñar. Tenía que hacer tres diseños diferentes para la próxima semana y solo le quedaban tres días y encima le tocaba Perseo el sábado, por lo que iba un poco justo de tiempo, sobre todo con lo mal que iba de inspiración últimamente. Había cogido su moto para ir, queriendo despejarse con el paseo y no acudiendo solo a la aparición, que en muchas ocasiones le parecía hasta agobiante. Si podía evitarlo, prefería no utilizarla.

Así que tras callejear con su [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], esa motocicleta que le regaló su madre al graduarse después de años de insistencia, llegó al Caldero Chorreante, no supo muy bien por qué. No iba a mentir: ¿os he contado ya lo del amor platónico de Ian? Bueno, hay que partir del hecho de que Ian tiene amores platónicos cada mes. El último fue una pelirroja de la facultad de medimagia a la que perdió la pista, pero esta vez se trataba de una mujer de unos treinta y largos, aparentemente soltera y de un buen ver… Entre que a Ian le gustaban las mayores y que las mayores que estaban muy buenas eran increíblemente sexys—a su gusto—pues le llamaban mucho la atención. La última vez—y la primera—que vio a esa mujer fue en el Caldero Chorreante, leyendo unos escritos que ocupaban toda su mesa, por lo que de alguna manera volvió a ir a ver si la volvía a ver.

Ian era un romántico, que volvía a los mismos sitios en donde había visto a las chicas guapas a ver si las volvía a ver y así se las ligaba, utilizando al destino como baza principal de sus encuentros cuando había sido él.

Y bueno, también porque en el Caldero Chorreante podría tomarse una cerveza bien fresquita mientras se enfrascaba en unas horitas de diseño. Total, no tenía plan ninguno para esa noche, así que si todo iba bien, hasta podría cenar ahí y volver a casa con al menos varios diseños para Rudolph: ese señor tan raro que quería tatuarse el dorso de la mano con lo que parecía runas antiguas. Un friki de la runología antigua.

Aparcó la moto justo en la puerta del Caldero Chorreante y entró al interior con su mochila en la espalda, su [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] en la mano y desabrochándose la chaqueta de cuero con su mano libre, pues allí dentro siempre hacía calor humano. También se hizo el pelo hacia atrás, para entonces dirigirse hacia una mesa libre que vio.

No se había fijado en nadie especialmente, pero mientras caminaba a la mesa, vio por el camino a Fayette. ¡Oh, Fayette! Claro que conocía a esa señora. No solo compartieron siete años en Hogwarts como buenos compañeros—no—sino que además habían tenido ciertos roces… íntimos que habían dado a muy malos recuerdos. Menos mal que por aquel entonces Ian era un amante del sexo, o esa señora le hubiera traumatizado. Así que al pasar al lado, no se quedó callado. No es que tuviesen confianza, pero después de siete años compartiendo clases y sala común, podría decirse que había entre ellos cierta confianza no hablada ni escrita que te permitía ciertas libertades. Y bueno, ¿aunque no las permitiese, qué mas daba? No eran amigos.

—Hola, tú —le saludó, colocando su casco en su mesa y apoyándose en él con sendos antebrazos cruzados, mirándola aún de pie. Sólo estaba llamando su atención. —¿Qué tal? Todo bien. Y yo que me alegro, tía. —Lo dijo todo de seguido, porque evidentemente poco le importaba el estado de la pelirroja. —Que raro verte por aquí sin que estés pegándole azotes a nadie. ¿O estás buscando a tu presa? ¿Es esa tu nueva presa? —Señaló a los dibujitos. —Ah no, eso es una planta. Es verdad, te metiste a Herbología, no lo recordaba. Que aburrido, tía.

Ian era así, sencillo, creando él solo la conversación porque podía.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Fayette Holmes el Vie Abr 12, 2019 12:26 am

Por lo visto, aquella tarde, la decepción de Fayette Holmes estaba destinada a aumentar de manera exponencial con el paso de los minutos: si creía que el hecho de que su objetivo se retrasara era decepcionante, aún no había visto nada.

La pelirroja trataba de aparentar la normalidad de una estudiante universitaria cualquiera, fingiendo repasar sus notas de herbología sin demasiado éxito, y de cuando en cuando echaba vistazos fugaces en dirección a la entrada de la taberna. No es que tuviese miedo de ser reconocida como aspirante, corriendo los tiempos que corrían; simplemente, prefería no dinamitar su coartada demasiado pronto, teniendo en cuenta la naturaleza de la misión.

Cuanto menos sospechara su objetivo, más fácil sería que cayese en su red.

Pero, como ya he mencionado, su tarde parecía destinada a la decepción, y esto quedó claro en el momento en que alzó la mirada y se encontró con… Ian Howells.

De haber sido alguien normal, una de esas personas que no enmascaran sus auténticas emociones y son más abiertas con el mundo, en ese mismo momento habría puesto los ojos en blanco, alzado el rostro en dirección hacia el cielo, y muy posiblemente cuestionado a una deidad en cuya existencia no creía acerca de su deseo—clarísimo—de poner piedras en medio de su camino.

Mon Dieu...Murmuró, antes de componer la sonrisa más educada de que fue capaz: Howells carecía de educación y modales, algo que a la pelirroja le gustaba tan poco como la facilidad con que su lengua salía a pasear.—Buenas tardes, Howells.—Tuvo tiempo de responder, apenas, antes de que el joven pusiese en práctica su dudosa habilidad para señalar los detalles más incómodos en los peores momentos.

Fayette había compartido con Ian ciertos… encuentros íntimos que habían terminado no siéndolo tanto. ¿Que por qué? Porque después de compartir cama—o más bien algún rincón con suficiente intimidad—en el castillo de Hogwarts, el mago se había encargado de airearlo todo. Especialmente sus prácticas más extravagantes.

La pelirroja estaba segura de que, de haber sido relaciones sexuales normales, habría hablado de ello igualmente; sin embargo, aquellas historias que contó sobre ella—algunas reales, pero salpicadas de más de una exageración—le habían granjeado una reputación bastante mala.

Suerte que no todos le habían creído.

—¿Te parece aburrida la Herbología? ¿Y a qué te dedicas tú, exactamente?—Preguntó Fayette, con un tono mucho más educado del que le hubiera gustado.—Respondiendo a tu indiscreta pregunta: no, no tengo por objetivo azotar a ninguna planta. Simplemente he venido a pasar un rato agradable y tranquilo sin compañía.—Por mucho que su tono de voz fuese suave, sus palabras dejaban implícito lo que quería.

Echó un vistazo en dirección a la puerta cuando ésta volvió a abrirse pero, una vez más, se llevó una decepción: una mujer de cabellos negros hizo su entrada, saludando con una sonrisa a algunos de los clientes del bar.

Ni rastro de Wadlow, por el momento.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Ian Howells el Vie Abr 12, 2019 2:54 am

¿Os cuento un secreto? Ian Howells le tenía tirria al acento francés por culpa de Fayette. Refiriéndonos como 'tirria' a esa grimita de rodar los ojos cada vez que notas el acento en una frase. Le sugería mucha clase falsa, mucha elegancia forzada y solía relacionarlo con la propia Fayette porque era de las pocas francesas que conocía, por lo que cada vez que lo escuchaba algo le chirriaba en su alma. Vale que la pelirroja poseía una educación muy diferente a la de Ian y seguramente porque siempre le había tratado con esa manera de hablar, es que tenía ese rencor por los franceses.

Desde que habían tenido esos roces en Hogwarts e Ian se había ido de la lengua a soltar rumores de mierdas para todas direcciones sobre ella, su trato se había convertido en muy tosco y limitado. No había más que ver como Fayette le trataba por su apellido.

—¿Te estás interesando por mi vida? ¡Oh! —Fingió una sonrisa exagerada, abriendo bien la boca. —¡Fayette, tía, te estás interesando por mi vida! Y yo que pensé que nuestra relación se iría a la mierda cuando le dije a todos que me pediste que te metiese el palo de una escoba por... —Y se encogió de hombros, divertidísimo, para apoyarse en el casco y mirarla. —Yo me dedico a tatuar personas y cuidar de mi hijo. Soy un hombre de provecho, mujer. Me he independizado y todo. Siempre pensé que viviría de mis padres hasta poder vivir de mis hijos... hasta que llegó mi primer hijo y lo vi totalmente inviable.

Lo dijo con muchísima normalidad, pues ya su hijo tenía dos años y para él ya era parte indispensable de su vida. Además, ¿ocultarlo para qué? ¡Con lo orgulloso que estaba Ian de su pequeño! Y bueno, él había terminado por creer que lo mejor era dedicarse a algo que te hiciera feliz y te diese mucho dinero: ¿y sabéis lo demandado que está ese tipo de trabajos actualmente, además de lo bien que se cobra con ello?

—¿Me estás echando? —Se irguió y se llevó una mano al pecho, fingiendo estar ofendido. —Me estás echando. Sin compasión. Sin... sin... en verdad me da igual. Aunque no entiendo como pretendes pasar un rato agradable en soledad, con lo mala compañía que eres. —Le sonrió, creyendo que había hecho una broma muy buena.

Recibió un saludo desde la barra: era Edward Westenberg. No es que fuesen demasiado amigos pero habían compartido ciertos... momentos confidenciales. Él le confesó algo de un perro e Ian le había contado, cuando aún no era padre, que lo iba a ser. De hecho fue de las primeras personas a las que se lo contó, misteriosamente. Lejos de eso, ya de adultos, la única vez que habían tenido relación fue en Hogwarts, en uno de esos muchos momentos en donde Circe e Ian se dedicaban a tocar los cojones.

—¡Hey, tú, Edwarsimundo! ¿Me pones una cervecita? —Aprovechó, ya que estaba. Luego volvió a mirar a la pelirroja. —En fin, tampoco quiero molestarte si estás tan enfrascada en tu interesante mundo de... plantas.

No se movió de allí, sin embargo, pues estaba esperando a que Edward le diese la cerveza. No era la primera vez que iba y se le daba gratis. No sabía como iba la economía del Caldero Chorreante, pero eso de tener al encargado como amigo molaba mucho.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Fayette Holmes el Vie Abr 12, 2019 7:54 pm

Fayette Holmes no solía sorprenderse a sí misma pensando en acontecimientos pasados, o cuestionándose la naturaleza de sus decisiones. Tampoco solía culparse de lo sucedido en el trayecto que la había llevado a un momento concreto de su vida, como lo era aquel. Generalmente se dejaba llevar por la corriente, haciendo las cosas lo mejor que podía, tomando las decisiones que debía tomar.

Sin embargo, esa tarde sí tuvo que cuestionarse decisiones pasadas, y todas ellas tenían el mismo rostro: Ian Howells.

¿En qué momento se le había ocurrido que había sido buena idea intimar con semejante sujeto? ¿En qué momento había decidido que tan molesto ser humano debía seguir respirando? De no haber hecho lo primero, o de haber hecho lo segundo, la pelirroja no estaría metida en aquella situación tan enervante.

La voz de Howells era para ella algo parecido al sonido de unas uñas deslizándose sobre una pizarra, y cuando más hablaba, más tensa se ponía la francesa. Tanto que, sin percatarse de ello, había comenzado a retorcer la esquina de la página de su cuaderno con los dedos de su mano izquierda, además de apretar los dientes dentro de la boca.

—Una profesión digna de un intelecto como el tuyo. No podría estar más orgullosa de ti.—Respondió con una educación apenas controlada, cuando lo que realmente pretendía era ser hiriente.—Sabía que llegarías a lo más alto en el momento en que te conocí.—Prosiguió, intentando no caer en lo soez. Podía estar crispada, pero no pretendía perder las formas.—Solo espero que no confundas ambas tareas, tatuador y ser padre, y ocurra una pequeña desgracia.

En realidad, aquello le daba totalmente igual. Los dos únicos bebés que habían tenido relación con ella a lo largo de su vida hacía tiempo que habían muerto. Uno de ellos, fruto de sus propias acciones. Así que poco o nada podían preocuparle los hijos de otros.

De hecho, no le gustaban los niños en lo más mínimo.

Howells parecía dispuesto a obtener el premio a persona más impertinente sobre la faz de la Tierra, y sinceramente, Fayette no tenía ningún tipo de problema en darle su voto. Y es que no sólo la estaba distrayendo, sino que además le estaba crispando los nervios.

—Me alegra que nos entendamos: soy una pésima compañía, así que sigue tu camino.—Le recomendó, sintiendo cómo la esquina de la hoja cedía bajo la presión de sus dedos y se rompía.

Hasta el momento, había estado aguantando el tipo bastante bien, con la educación que se le había inculcado de joven, pero aquello fue la gota que colmó el vaso. Y sí, algunos podrían decir que técnicamente había sido ella quien había arrancado un pedazo de la página, pero nada de eso habría ocurrido de no ser por la presencia insufrible de Howells en las cercanías de su mesa.

Así que se acabó la contención. Se acabó la calma y la profesionalidad. Ya tendría otra ocasión de atrapar a Wadlow.

Tomó su varita mientras Howells se encaminaba a la barra, pidiendo al camarero una cerveza. Apuntó a su propia bebida, curiosamente una cerveza, y la hizo levitar. ¿Quieres una cerveza? ¡Toma una maldita cerveza!, pensó la pelirroja mientras arrojaba mágicamente la jarra en dirección a Howells.

Tiro un dado para saber si la cerveza da a Ian. Obviamente, como no quiero dejarlo totalmente al azar, lo podemos hacer con ataque y defensa normal según las normas del Rol play.
El ‘daño’ del ‘ataque’ lo dejo en tus manos, pero realmente Fayette solo tiene la intención de mojar a Ian.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Maestro de Dados el Vie Abr 12, 2019 7:54 pm

El miembro 'Fayette Holmes' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3748
Puntos : 1690
Ver perfil de usuario

Ian Howells el Sáb Abr 13, 2019 3:32 am

Podría ser muy tonto para algunas cosas, pero vivía con la experiencia de que muchas personas ya se habían reído de él de aquí para atrás precisamente por ese tipo de cosas. Circe, ‘su mejor amiga’ la primera de todas. Y la Masbecth tenía una lengua viperina e hiriente que ya había curado a Ian de espanto, ya que se había pegado muchos años metiéndose con él hasta el punto de que… bueno, ¿veis a Circe Masbecth en la vida de Ian? Exacto, él tampoco. Ya apenas se veían y podría decirse que amigos, lo justo.

Así que reconoció perfectamente el tono de burla pese a que Fayette hablase con esa fingida educación. La educación quedaba relevada a la nada si la usabas igualmente para insultar a otra persona con palabras más bonitas. Él, sin embargo, ya tenía muy superado que la gente se creían Dioses de la Inteligencia y que él siempre iba a estar por debajo de todos porque ni intentaba lo contrario. Y de hecho, ni tenía intención de hacerle ver lo contrario a ella. No es que Ian fuese precisamente inteligente y él era el primero en saberlo con sus notas mediocres o sus carentes ganas para estudiar.

Lejos de tomárselo como un insulto, tomó sus palabras como verdades auténticas, sonriéndole. Ya le gustaría ver a Fayette dibujando o tatuando, a ver qué tan bien se le da.

—¿Verdad que sí? Empecé estudiando políticas, ¿pero yo: estudiando políticas? Nunca se me han dado las letras. Soy más de vivir experiencias y de hacer que el resto las viva. —Y luego frunció los labios en una sonrisa interrogante ante su última afirmación. —Tranquila: ser padre y tatuar son dos cosas totalmente opuestas. No hay manera de equivocarse. —Habló como si realmente hubiese preocupación real en la voz de Fayette.

Que ojo, si se había parado a hablar con Fayette era sólo y exclusivamente porque estaba ahí y era una antigua compañera de Hogwarts. Vale que se llevaban mal, pero a Ian se le daba fatal eso de ignorar cosas, sobre todo si eran tan divertidas a la hora de meterse con ellas. Sin embargo no tenía intención alguna de quedarse a su lado y tener una desagradable velada.

—Por supuesto, mademoiselle —pronunció de puto culo a propósito, algo así como 'madmamoiselle'. No tenía intención, de hecho, de pronunciar bien ninguna palabra en francés por ella, sino que lo usaba más bien como burla. —Pásalo bien con las plantas. Aprovecha que ellas no pueden huir de ti. —Le sonrió de medio lado, para entonces caminar hacia la barra.

Edward le había rellenado una jarra de cerveza y le esperaba sonriente desde allí para intercambiar un par de palabras. Era gracioso que Ian no se acordase de que le había dicho que era un licántropo, aunque sinceramente: le hubiera dado muy igual que lo fuera o dejase de serlo. Mira tú que problema. Con tal de que no estuviese en Luna Llena a su lado, a él le valía.

—¡Edwarsim…

No terminó de saludar a su amigo, pues la jarra de cerveza, por arte de magia, se volteó, mojándole de arriba abajo cuando estaba a un metro de la barra. El líquido impactó directamente contra la cara y sintió como caía por todo su torso y le mojaba tanto el pelo como la camiseta bajo la chupa de cuero. Llevó su mano libre a la cara para quitarse los restos de cerveza de los ojos y por la cara de ‘WAT JAPEN’ que tenía Edward, supo que no tenía nada que ver.

De hecho, vio a su amigo mirando hacia Fayette, por lo que Ian se giró lentamente.

—¿Qué tienes: once años? ¿Quiere que te traiga a mi hijo y así podéis jugar a hacer travesuras juntos como dos niños pequeños inmaduros? —Se metió con ella seriamente. Una cosa era la burla verbal y la falsa cordialidad, algo que siempre había existido entre ellos; otra muy diferente rozar límites tan infantiles. Ian no se cortó un pelo en ponerla en evidencia. —Menuda retrasada... —Murmuró en voz baja, pasándose la mano por el pelo. —¡Cuidado, chicos! La pelirroja aquí sentada parece tener problemas mentales y va por ahí tirándole encima las cervezas a la gente. —Volvió a mirar a Edward, con unas ganas terribles de pegarle a la jodía subnormal de la pelirroja. Una patá en la boca es lo que se merecía. Pero no iba a caer a su nivel. —Sírveme otra, anda.

Y dejó sobre la barra el casco, buscando su varita para secarse.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Fayette Holmes el Mar Abr 16, 2019 1:05 am

Mientras Fayette Holmes escuchaba el incesante parloteo de Ian Howells—persona molesta donde las hubiese y a la que no le importaría lo más mínimo borrar de la faz de la Tierra—, lo único en que podía pensar era que todo habría ido a las mil maravillas si semejante individuo hubiese pasado de largo sin siquiera mirarla. ¿Tenía derecho él a hacer comentarios después de todo lo que le había hecho en Hogwarts?

Y no, por si os lo estáis preguntando, no: Fayette Holmes no consideraba lo que había hecho con Howells durante su estancia en Hogwarts como algo malo, por mucho que el joven hubiera salido de aquello con alguna que otra cicatriz.

Insultar su intelecto le parecía fácil, y lo hizo. Era lo que hacía todo el mundo, y podía considerarse una bajeza. Sin embargo, por parte de Ian, aquella conversación estaba llena de bajezas, así que no se sintió mal al respecto. No es que habitualmente se sintiese mal por nada de lo que hiciese, ni mucho menos, pero en aquel caso, todavía menos.

No dijo nada más. No hasta el momento en que Howells crispó sus nervios hasta tal punto que rompió una página de su cuaderno de notas. Eso fue el colmo, y decidió tomarse una pequeña revancha contra él. Y viendo lo que sucedió a continuación, se encontraría a sí misma deseando haber conjurado simple y llanamente un Inferno contra él, terminando con el asunto de una vez y para todas.

—¿Qué te ha pasado? ¿Te has tirado una copa encima por tu torpeza natural?—Le respondió con un leve asomo de sonrisa en los labios, con la misma suavidad con la que hablaba siempre. La varita estaba sobre la mesa, y ella cruzada de brazos, como si nada hubiese ocurrido.—A lo mejor es que estás demasiado concentrado insultando a la gente y faltándole al respeto que no te fijas en tus alrededores.—Porque otra cosa no, pero faltarle al respeto lo estaba haciendo perfectamente. Casi deseaba ponerse en pie y acabar con aquello al estilo de los mortífagos.

Sin embargo, y antes de que ninguno de los dos tuviese ocasión de hacer ningún tipo de comentario más, entró en escena lo que podemos definir como el típico ligón de bar: uno de esos babosos medio borrachos que, en un patético intento por conquistar a una damisela en apuros y meterse entre sus piernas, se meten donde nadie les ha llamado a ejercer de defensores.

En este caso, se trataba de un macho humano de unos treinta años, más o menos, con el típico aspecto de uno de esos armarios empotrados que ha invertido mucho tiempo en levantar pesas, pero muy poco en fortalecer las piernas, lo cual le confería un aspecto general parecido a Buzz Lightyear—o eso pensaría Fayette si hubiese conocido al susodicho juguete—. Vestía con unos pantalones vaqueros y una camisa blanca con cercos de sudor en el cuello y los sobacos, y los tres primeros botones desabrochados, dejando a la vista la parte superior de unos superdesarrollados pectorales sudorosos.

¿Lo peor de todo? Su cara de cromañón: cabello negro despeinado, sonrisa bobalicona y de superioridad, mejillas encendidas por la cantidad de alcohol consumida, y ojos medio cerrados. Todo un príncipe azul.

—¿Qué pasa, guapa? ¿Te está molestando este gilipollas?—Dijo el hombre, muy cerca de la cara de Fayette. Su aliento apestaba tanto a alcohol que, de haberle acercado una cerilla, posiblemente hubiese provocado un incendio.

—En realidad, no necesito tu...—No había forma humana de que Fayette se mostrase interesada por semejante despojo humano.

—¡Eh, gilipollas! ¿Qué problema tienes con ella? ¿Quieres pelea?—La interrumpió, volviéndose hacia Ian mientras sacaba la varita del bolsillo. Hasta la varita de aquel tipo parecía sucia.

Fayette, que ya se olía cómo podía acabar aquello, deslizó discretamente la mano en dirección a su propia varita con un bufido. Odiaba que apareciesen en su camino moscardones como aquel, que se creían que tenían derecho a defenderla cuando nadie se lo había pedido.

Si quería freír a Howells, podía hacerlo perfectamente. Sólo esperaba no tener que demostrárselo a semejante perdedor borracho. Aunque seguro que, con la cantidad de alcohol que debía llevar en la sangre, ardería de maravilla...
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Ian Howells el Miér Abr 17, 2019 1:12 am

Ah, claro. Ella puede faltar el respeto con su ironía y educación, pero Ian, que es más directo, no puede porque no lo dice con palabras rimbombantes de señora perfecta. Menuda hipócrita estaba hecha la tía. La verdad es que no le dio demasiada bola, pues en su opinión si realmente hubiera querido faltarle el respeto, hubiera sido mucho más cruel con sus palabras y hubiera aceptado las consecuencias. Realmente sólo la trató como siempre la trataba, pero se ve que alguien debía de estar en sus días del mes, más susceptible de lo normal.

Para lo único para lo que le dio tiempo fue para mirar a Edward e intercambiar con él una mirada que lo decía todo y es que, por mucho que una persona te hable de cierta manera, denota en ti y tus impulsividades el poco aguante que tienes. Y diga lo que diga, había sido un gesto infantil propio de niño de tres años. Y creo que le estaba dando demasiada edad mental.

Entró entonces el que faltaba en escena, lo que parecía un hombre con ganas de demostrar su hombría protegiendo a una dama en apuros. Y no veas lo que le tocaba los cojones a Ian que esa situación se diese en su vida… ¿en serio ese tipo de subnormal estaba encarándole después de que esa maldita pelirroja le tirase la puta cerveza en la cara? Respiró profundamente, mirando a Edward que le miraba con cara de ‘Ian, tranquilízate que nos conocemos.’ Y sí, se conocían muy bien. Él, precisamente, le había visto borracho más de una vez y sabía lo problemático que era cuando le tocaban los repetidos, además de que violento era un rato en ese tipo de situaciones. A Fayette no le pegaba porque era una mujer y no porque fuese una mujer, sino porque le pegase en público ya le iban a tachar de machista maltratador.

Le voy a pegarle susurró solo a Edward, notando su vena en la frente hincharse. Que si tengo problemas dice el puto mono este… Continuó murmurando.

Edward dijo algo seguro, pero el castaño dejó el casco y se giró, viendo a esa mole con forma de humano retrasado. Mira, ya que no iba a pegar a Fayette porque era darle más importancia de la que tenía, se iba a desquitar con su protector oficial.

—¿Pero de qué hablas, pedazo mierda?

—Ian —dijo Edward de fondo.

—Luego me echas Edward, no pasa nada.

—¿Me has llamado ‘pedazo mierda’? —dijo el hombre, sujetando fuertemente la varita, ofendido porque de 'pedazo' tenía mucho pero de 'mierda' no tenía nada.

—Te he llamado ‘pedazo mierda’, subnormal, que te entrometes en una discusión que ni te va ni te viene cuando la problemática es la pelo menstruación de ahí atrás —le dijo con rabia.

Y entonces el mono que tenía delante levantó la varita para apuntarle, pero Ian no se andó con rodeos. Antes de que pudiera llegar a levantarla del todo, le pegó una patada en esa mano. Otra cosa no se le daría bien, ¿pero pegar? Se había apuntado expresamente en un arte marcial para saber pegar bien hacía mucho tiempo. La varita se le cayó al suelo e Ian sujetó el casco de la barra y con fuerza recorrió toda la curva con él sujetado hasta impactarlo en la cabeza de aquel tío.

El armario empotrado cayó hacia la mesa que tenía a su lado por la inercia del impacto, quedándose con cara de tonto mientras intentaba recomponerse. No había visto venir la patada, pero definitivamente no había visto venir el golpe del casco. Intentó coger su varita, pero Edward salió de detrás de la barra y la cogió primero, alzando las manos en dirección tanto de Ian como de La Mole.

Ian se destendió de eso, dejándole el marrón a Edward, mientras miraba como su casco estaba intacto a pesar de haber chocado contra UNA PIEDRA. No por nada le había costado casi trescientas libras. Era resistente incluso a base de subnormales. La Mole, por supuesto, no pensaba que eso se fuese a quedar así.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Fayette Holmes el Sáb Abr 20, 2019 2:01 pm

Incluso en un momento como aquel, en que había sido cometida hacia ella semejante afrenta y el responsable era el ingrato de Howells, la aspirante a mortífaga casi llegó a sentir pena por el susodicho: el caballero de no tan brillante armadura que había acudido a su rescate parecía, talmente, un rival muy por encima de su antiguo compañero de casa.

Físicamente, al menos. En cuanto a cerebro… aquello era muy discutible.

Fayette hubiera podido intervenir en cualquier momento en favor de uno o de otro, y teniendo en cuenta lo poco que le gustaba que un cromañón como aquel decidiese que tenía que defender su honor, muy posiblemente lo habría hecho en favor de Howells. ¿Pero sabéis lo que pasa? Que incluso en una situación como aquella, Howells era capaz de sacarla de sus casillas.

Así que en lugar de tomar su varita, se contentó con tomar el asa de su jarra y disfrutar de su bebida mientras aquellos dos se enfrentaban.

Para su desgracia, la contienda duró muy poco: Howells, sorprendentemente, logró librarse de aquel moscardón con un par de golpes, terminando enseguida con la diversión. Su defensor personal terminó aterrizando ruidosamente sobre una de las mesas, derribando ésta y todo su contenido en el proceso.

Y la pelea de lerdos habría continuado, de no ser por la intervención del camarero, que medió entre los dos.

Fayette lanzó un suspiro de frustración. Le hubiera gustado ver un poco más de sangre, pero la vida le había enseñado que no siempre se cumplían sus deseos. Y mientras el camarero escoltaba amablemente al borracho fuera del local, Fayette volvió a prestar atención a lo suyo.

Hasta que escuchó al cromañón lanzar un berrido, claro; en ese momento, levantó de nuevo la vista de su cuaderno para mirarlo.

—¡Esto no se ha acabado, gilipollas! ¡Ya nos veremos!—Amenazó, y Fayette notó que su boca estaba ensangrentada. Teniendo en cuenta que Howells no le había golpeado la boca, supuso que se habría mordido él mismo.

—Precioso...—Dijo Fayette de forma irónica, para sí misma, mientras regresaba a sus quehaceres.

✴️✴️✴️

Apenas media hora más tarde, Fayette había cumplido con su cometido: Achiles Wadlow había aparecido poco después del incidente entre Howells y el borracho Buzz Lightyear, y la pelirroja había observado todos sus movimientos. Le había visto socializando con algunos de los clientes del bar, intercambiando chistes y comentarios banales, y poco más. No podría decirse que aquello hubiera sido un éxito, así que no le quedaría más remedio que seguir con aquella vigilancia.

Tarde o temprano, Wadlow caería, y Fayette se aseguraría de darle la medicina que se merecía.

Echó una mirada de reojo a Howells antes de levantarse de la mesa. El joven seguía charlando con su amigo el camarero. No se dignó a despedirse de él, teniendo en cuenta la forma que tenía de crisparle los nervios; en su lugar, la pelirroja recogió sus cosas y se marchó sin más.

Al salir a la calle, casi vacía, se disponía a marcharse a su casa cuando escuchó un alboroto que llamó su atención, y al volver la vista en esa dirección…

Parece que ese baboso hablaba en serio, pensó la pelirroja al ver al mismo armario empotrado que había intentado ejercer de macho alfa en el interior junto a la que reconoció como la motocicleta de Ian Howells. La cual, por cierto, no pasaba por sus mejores momentos: el tipo le había hecho algún que otro arreglo innecesario con su varita.

—¡Eh, guapa! Aquí estás… Mira, ¿ves lo que he hecho? Ese imbécil se va a enterar cuando salga...—Dijo el tipo en cuanto la avistó, para acto seguido caminar hacia ella con andar tambaleante. Daba la impresión de que un simple soplido podría tumbarlo.

—Muy bonito. Ahora, si no te importa, ¿podrías perderte por ahí? No quiero tener nada que ver con alguien como tú.—Le dijo con firmeza, consciente de que muy posiblemente aquello no se acabaría tan fácilmente.

—¿Eres una de esas putas desagradecidas que no son capaces de reconocer cuando un hombre hace algo bueno por ellas?—El tipo, que se había detenido como si le hubieran dado una bofetada en la cara, la miraba con cara de pocos amigos.

—Buenas noches, caballero.—La pelirroja se dio la vuelta con toda la intención de marcharse de allí.

Fue entonces cuando el cromañón la agarró del brazo con una mano que parecía una zarpa grasienta y sucia. Le dio asco el mero contacto con aquella mano. Y si necesitaba algo más para explotar, lo que dijo a continuación fue suficiente.

—¡Zorra de mierda! ¡Ven aquí, que te voy a dar lo tuyo!

Sin embargo, Fayette no tuvo ocasión alguna de hacer nada contra aquel tipo, ni lo que le apetecía a ella, ni lo que le apetecía a él, pues la puerta del bar volvió a abrirse, interrumpiendo aquella escenita tan hermosa.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Ian Howells el Lun Abr 22, 2019 9:34 pm

Si Edward no le había echado a él también había sido simple y llanamente porque el que había comenzado con toda esa gilipollez había sido La Mole, por no hablar de que ni siquiera había sido culpa suya que la cerveza le cayese encima y que, obviamente, no estaba molestando a nadie antes de eso. Ed le sirvió otra cerveza y se sentó en un lateral en la barra después de haberse secado de la jugarreta infantil de Fayette. Al final no se había puesto a hacer nada de lo que tenía planeado hacer, ya que se había quedado hablando con su amigo y un tema llevó a otro hasta que al final… ninguno de los dos prestaba demasiado atención a su responsabilidades y se enfrascaban agradablemente en una conversación jovial.

Ni se había fijado más en Fayette, pero sí que coincidió en que cuando la pelirroja salió del Caldero Chorreante, Ian ya se estaba despidiendo de Edward para volver a casa y ponerse en serio con las cosas que tenía que hacer antes de que el tiempo se le echase realmente encima.

Recogió sus cosas, pagó a su amigo y salió por la puerta mientras se buscaba en el bolsillo las llaves de su moto. Alzó la mirada al escuchar la misma voz de La Mole, aunque esta vez metiéndose con Fayette. A punto estuvo de no hacer nada, hasta que su mirada se desvió a su motocicleta unos metros por detrás de ellos. Estaba tirada en el suelo, los retrovisores estaban partidos, las ruedas pinchadas y el tapizado de cuero estaba totalmente roto, por no hablar, claro, de que de aquella distancia no se notaba, pero toda la carrocería estaba rayada.

—Menudo hijo de puta estás hecho, pedazo de cabrón —Le dijo en toda la cara, con rabia y rencor. Ese tío no lo sabía, pero no había nada que le gustase más a Ian que el sexo y las putas motos. ¡Su puta moto, en especial! —Tío, te voy a dar hostias con las dos manos hasta que sean impares —le amenazó, dejando caer su mochila al suelo y poniendo el casco sobre el capó de un coche. Acto seguido, caminó hacia aquel estúpido ser.

El tipo soltó a la pelirroja para entonces encararse contra Ian.

—Te voy a dejar hecho añicos como hice con tu moto —le respondió.

El primero en recibir una buena hostia fue La Mole: un puñetazo en el rostro que le rompió la nariz. En contraparte, La Mole le dio un codazo a Ian también en el rostro que le rompió el labio. Después de eso, todo fueron puñetazos y patadas, en un intento de que uno de los dos tirase al otro al suelo. Por norma general, quién tirase al otro, solía tener mayor posibilidades. Fue Ian quién consiguió tirar al tipo al suelo y empezó a patearlo, con sangre en la ceja y en el labio.

Lo pateó con fuerza y con rabia, fuera de sí, hasta que vio como el tipo del suelo sacaba con una de sus manos la varita y lo apuntaba directamente al pecho. Antes de poder reaccionar a eso, un hechizo impactó contra su pecho y lo lanzó por los aires. El cuerpo de Ian voló en dirección ascendente, para luego caer fuertemente contra el capó del mismo coche en el que había dejado el casco. El capó se hundió e incluso el cristal delantero se rompió. El cuerpo de Ian se estremeció de dolor y lo siguiente que notó fue como La Mole aparecía delante de él, le sujetaba el cuello de su chupa de cuero y lo tiraba al suelo violentamente.

Ahora le tocaba a él patearlo hasta saciar su sed de macho alfa. Ian intentó rodar, librarse de aquello, pero estaba justo en el borde de la acera entre dos coches, sin poder tener mucha movilidad. Así que lo poco que podía hacer era intentar protegerse la cabeza y usar sus pies para ver si acertaba algún golpe como contraataque. Sin embargo, como no diese las vueltas a las tornas a eso, poco iba a hacer. Intentó sacar la varita para ganar la ventaja como había hecho él, pero La Mole le pegó tremenda patada en el brazo cuando la sujetó que ésta salió rodando por la acera.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Fayette Holmes el Dom Abr 28, 2019 11:12 pm

Quizás la fortuna estaba del lado de aquel prototipo de Buzz Lightyear que sujetaba a Fayette Holmes por el brazo, en un baboso intento de conseguir su premio: una noche de sexo con la mujer cuyo honor había defendido. ¿Que por qué? Pues porque, de haber sido ella quien lidiase con la situación, aquel hombre no habría salido con vida, y no habría sido bonito para él ni para nadie.

Pero, como el noble caballero de brillante armadura que era, Ian Howells acudió al rescate de su damisela en apuros. ¿De Fayette? No, no, no, no os equivoquéis: salió en defensa de su amada moto, que había sufrido más de un percance a manos del tipo cuya zarpa se cerraba entorno a su brazo.

Así que, tras insultarse y amenazarse brevemente, ambos hombres se enzarzaron en una pelea que, al principio, parecía tener un claro ganador: Howells. Las cosas cambiarían más rápido de lo que parecía.

La pelirroja estuvo tentada a marcharse de allí, caminando despreocupadamente, y dejando un asunto que para empezar no era suyo en manos de aquellos dos. Sin embargo, en algún punto de aquel derroche innecesario de testosterona, cuando Ian Howells estaba mordiendo el polvo, sintió algo en su interior que le impidió marcharse.

Tal vez fuese el atractivo de Ian Howells, a punto de ser estropeado a golpes, o tal vez fuese algo más. Algo en lo que Fayette no quería indagar.

Como fuese, la pelirroja no se fue… y decidió tomar cartas en el asunto. Sacó su varita y avanzó en dirección al grandullón, que lanzaba patadas a Ian Howells con la misma piedad que un vendimiador pisotea un racimo de uvas.

—¡Eh, tú!—Exclamó, sin demasiadas ceremonias, llamando la atención del agresor de Howells. Éste se detuvo a media patada, y se quedó mirándola.—Estás ofreciendo un espectáculo de lo más lamentable, ¿o es que no te has dado cuenta de ello?—Le preguntó.

—¡Que te follen, zorra desagradecida! Llegas tarde.—Exclamó con una risa de triunfo. Ya se creía el ganador de aquella pelea, y se disponía a rematarla.

Fayette había pretendido solucionar aquello con palabras, lo cual ya era poco habitual en su persona, pero en el momento en que aquel ser infrahumano la llamó zorra por segunda vez, aquello que la mantenía contenida y calmada desapareció. En su interior fue como si hubiese una pequeña puerta cerrada que contenía toda su furia… y ese insecto se había asegurado de abrirla de par en par, rompiendo el cierre en el proceso.

Así que, con mirada gélida en los ojos, Fayette alzó la varita y apuntó directamente al hombre con ella. Éste salió despedido por los aires y aterrizó de espaldas en el duro pavimento de la calle.

La pelirroja no se detuvo ahí: con una nueva floritura de varita, sentenció a aquel borracho, y varias cuerdas llameantes brotaron del suelo, enroscándose alrededor de su torso, cuello y extremidades. Enseguida comenzó a desprender un olor dulzón a carne quemada, y a proferir alaridos de dolor.

Silence!Exclamó Fayette en francés, y sobre la boca del borracho apareció una mordaza que le hizo enmudecer.

El resto fue historia: Fayette no paró, sino que avivó el fuego, y frente a algunos curiosos—magos, supuso—, el hombre al que Ian Howells conocía como La Mole ardió hasta quedar reducido a un montón de cenizas. Solo entonces, Fayette bajó la varita, volviendo la mirada en dirección a los magos curiosos. Éstos enseguida comprendieron la indirecta, y optaron por seguir su camino. Nada se les había perdido allí, y más les valía no decirle nada a aquella pelirroja tan inestable.

—¿Sigues con vida?—Preguntó Fayette con frialdad, mirando por encima del hombro en dirección a Ian Howells. Se decía a sí misma que, realmente, no le importaba la respuesta… aunque posiblemente tampoco habría salido en su defensa si fuese el caso.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Ian Howells el Sáb Mayo 04, 2019 3:20 am

Llegó un momento en el que Ian no paró de recibir una y otra vez, hasta el punto de que perdió la oportunidad de cambiar las tornas. Hasta él sintió que se había excedido y confiado, hasta el punto de que posiblemente, a este paso, terminase medio muerto en aquella acera, si es que llegaba a otorgarle ese ‘medio’, pues todo el mundo sabía que en una pelea como esa, un golpe mal dado podía ser el último golpe necesario para la victoria eterna.

Pero de pronto los golpes que estaba sintiendo dejaron de llegar. No pudo ver como salía volando, pero sí que escuchó cómo caía sobre el asfalto de la calle metros más allá. Ian tenía la cara destrozada: el labio partido, más de un herida en el interior de la boca, la ceja izquierda—la que siempre se le rompía—con una gran brecha, la nariz sangrando y un moretón bien fe en la mejilla derecha. Tenía también una herida en la parte trasera de la cabeza de un golpe contra la acera que, aunque él no se hubiera dado cuenta, sangraba bastante. De resto todo se concentraba en el vientre: sobre todo moretones y probablemente por mucho que le doliese, sabía identificar que gracias a Merlín no tenía nada roto.

Se levantó a trompicones del lugar en donde se encontraba y se pasó las manos por los ojos para quitarse los restos de sangre y poder ver lo que ocurría. Trastabilló con el borde de la acera al retroceder por ver fuego y, cuando enfocó, pudo ver a aquel tipo quemándose de manera muy sádica y terrible.

De verdad, qué puto asco.

Mira que de pequeño tenía cierto aprecio a quemar hormigas para molestar a Juliette, pero nunca había visto lo bonito del fuego. Le pareció violento e irreversible. Y ver—y sobre todo tener que oler—aquello le revolvía el estómago. Quiso seguir retrocediendo pero estaba tan mareado que no pudo dar muchos pasos sin perder el equilibrio y caer de culo hacia atrás.

Fue en ese momento en el que dejó de escuchar los gritos del tipo que le había apalizado y escuchó la voz de la pelirroja, no muy lejos de él. Ian permaneció con los ojos cerrados, por una parte porque estaba inestable y por otra porque se le habían vuelto a manchar de sangre. Estaba fatal.

—Eso parece —respondió a la voz de la chica, quedándose sentado en la acera con los pies medio flexionados. Volvió a acercar sus manos la rostro, pero nada más tocar las retiró pues se tocó una herida abierta. —¿Me acercas la varita, por favor?

Ni sabía donde estaba la varita y, en aquel momento, se la sudó tres pares de cojones que estuviese hablando con la misma niñata que le había tirado una cerveza en la cara. Ahora mismo quería su varita y dejar de sentir que le ardía la cara. Quería empapársela de agua y, para eso, necesitaba su varita que no tenía ni idea de a donde había ido a parar.

—Gracias por quitármelo de encima, pero no había que matarlo.

Matar sin motivos seguía siendo un delito, pero claramente había personas que tenían inmunidad y muchísima libertad para hacer lo que les saliese de los cojones, sin que nada importase. Ahí iba Fayette, matando a un tío porque sí. ¿Que era gilipollas? Claro. ¿Pero no hubiera sido más sano separarlos y dejarlos inconscientes? No, mejor matarlo y joder a su familia. Había sido totalmente innecesario. Y mira que Ian era quién más motivo tenía para querer matarlo, pero después de recibir tremenda paliza, casi que valoraba más su vida que la integridad física de la moto. La verdad es que ahora mismo solo pensaba en cómo le explicaba a Perseo y a Eris—sobre todo a Eris—todo eso, de que había sido un subnormal que se mete en una pelea por una moto y el orgullo del macho alfa. Y claro, no quería que Persie le viese así, como un idiota subnormal.

Suspiró, sintiendo que tenía el corazón en la puta cabeza. No tenía que ser muy sano recibir tantos golpes en la cabeza, que se quedaba más tonto de lo que ya era.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Fayette Holmes el Miér Mayo 08, 2019 12:02 am

¿Había necesidad alguna de que Fayette prendiese fuego a un borracho perdedor que se creía mucho mejor de lo que en realidad era? Posiblemente no. ¿Estaba justificado terminar de aquella manera con un ser humano dadas las circunstancias? Posiblemente tampoco. Y sin embargo, allí estaban, junto a una pila de restos humeantes. ¿Se sentía culpable? Pues no, de la misma manera que no se había sentido culpable cuando había prendido fuego al hogar de su infancia, con su madre, padre y hermano casi recién nacido dentro.

Sin embargo, cuando había mostrado aquella parte de sí misma a otras personas, Fayette se había encontrado con aquella misma expresión: miedo, recelo, desconfianza… ¿Cómo fiarse de una persona, en apariencia, tan inestable como ella?

Howells estaba vivo gracias a aquello. Sí, por supuesto, era posible que aquel cateto borracho hubiese decidido parar antes de matarlo, pero también era posible que hubiera seguido asestándole una patada tras otra hasta que una de ellas le alcanzase en un mal lugar, matándolo. Tampoco se defendería diciendo que lo hizo por proteger a Ian, pues… ni siquiera le caía bien.

Sin decir palabra, la pelirroja buscó con la mirada la varita de Ian, y la localizó asomando bajo uno de los coches cercanos. Se agachó para recogerla y entonces volvió junto al joven, sentado en la acera y con aspecto maltrecho.

Antes de entregársela, Fayette rebuscó en el interior de su bolso hasta dar con un pañuelo bordado y limpio. Se lo ofreció al joven junto con su varita, y cuando tomó ambos objetos, ella le respondió.

—No parecía muy dispuesto a dejar de golpearte.—Pese a ser verdad, aquella no era una respuesta para lo que Ian había dicho. Si no le respondía, o intentaba defenderse, era porque sabía que no tenía defensa posible: había sido innecesario, y el único motivo por el que lo había hecho había sido porque le apetecía.

Pudo escoger marcharse en ese mismo momento, dejar a Ian allí lamiéndose sus propias heridas y volver a atender sus asuntos, pero en su lugar se puso en cuclillas delante de él y, con una delicadeza que no parecía propia de ella, tomó de sus manos el pañuelo que le había ofrecido, lo mojó con agua procedente de su varita, y comenzó a aplicarlo sobre el rostro herido y manchado de sangre del que una vez había sido su compañero de cama.

Lo pasó sobre las heridas con delicadeza, de nuevo muy poco propia de alguien capaz de quemar viva a una persona simplemente porque no le gustaba. Reinaba un caos dentro de ella, y si bien la mayor parte del tiempo entendía dicho caos, otras veces ni siquiera ella se comprendía. Sus cables estaban más cruzados de lo que nadie se imaginaba.

—Estas heridas no tienen buen aspecto.—Señaló, la suavidad de su voz resultando casi inquietante después de lo que había hecho momentos antes.—No soy ninguna experta, pero debería verte un sanador...

Con la misma suavidad de antes, deslizaba el pañuelo mojado sobre su rostro. La tela blanca había comenzado a teñirse de rosa por la sangre de Howells. Fayette se encontró mirando los ojos de Ian, recordando sin poder evitarlo aquella noche en que se había mostrado tal como era ante ella.

¿Se sentía herida por el rechazo? Probablemente, y mucho. En su mente, no comprendía qué había de malo en lo que había hecho aquella vez: había dado placer a Ian, todo el que había querido, y a cambio lo único que ella había querido era obtener también placer.

Sonaba muy bien, muy justo… hasta que uno se daba cuenta de que ella obtenía placer de maneras muy retorcidas.
Fayette Holmes
Imagen Personalizada : From flames to ashes {Ian et Fayette} KaxJp4G
RP : 10
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 21
Ocupación : Profesora en prácticas
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 2.292
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No, gracias
RP Adicional : 000
Mensajes : 59
Puntos : 35
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6621-fayette-holmes-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6630-fayette-s-timeline-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/
Fayette HolmesProfesor en prácticas

Ian Howells el Jue Mayo 09, 2019 1:44 am

—Pues lo coges por detrás y lo dejas inconsciente, no lo quemas hasta reducirlo a polvo. No sé, ¿has pensado en su familia? Será gilipollas, pero hay gente que quiere a los putos gilipollas. —Le dolió la cabeza al decir aquello. —¿Has llegado a pensar en el hecho de que la muerte es irreversible como para tomársela tan a la ligera?

No estaba intentando hacer de samaritano con ella. En realidad le importaba tres putas mierdas que ese tipo hubiera muerto, pero le molestaba muchísimo la gente que tenía la varita tan suelta como para hacer eso: ¿y si un día se le cruzaban los putos cables y se lo hacía él por llamarla ‘zanahoria’? No apoyaba el asesinato. Lo había vivido frente a sus ojos y era terrible. No era lo mismo apalizar a una persona que se lo merecía, a tener que matarla. Ian siempre había sido hombre de sensaciones fuertes, adrenalina a tope: velocidad, deportes de riesgos, meterse en problemas… Pero tío, ¿matar? Eso no le parecía una sensación fuerte, sino de las más cobardes y ruines.

Había visto como la causa había cambiado a su amiga Circe y lo fácil que era para ella arrebatar una vida y no pensaba caer tan bajo como ella. Había hecho cosas de lo que no se sentía orgulloso y había perdido a muchas amistades en el camino, pero la verdad es que se sentía terriblemente mejor con las que tenía ahora. ¿Que era un traidor al nuevo gobierno? Sí, lo era, pero al menos no se sentía como un imbécil más haciendo lo que no se atreven a hacer otros.

—En fin, da igual —dijo entonces, sujetando el pañuelo que le ofreció la pelirroja y con la varita en la otra mano.

La verdad es que ni ganas tenía de utilizar ese pañuelo porque ni era consciente de sus heridas, pues toda la cara le ardía por igual. Sin un espejo, eso iba a estar complicado. Antes de poder tomar ninguna decisión, notó como Fayette se acuclillaba frente a él y le cogía el pañuelo entre sus manos, mojándolo con la varita antes de aplicarlo suavemente en sus heridas.

El tatuador se sorprendió, mirándola con sorpresa con el único ojo que podía abrir por completo, pues el otro estaba un poco hinchado. ¿Y esto ahora qué es? ¿Hace un momento le tira una cerveza en la cara y ahora le ayuda con las heridas? De repente confundió al rubio. ¿Fayette era una mala perra o un mala perra no tan mala perra? La verdad es que nunca se había molestado en conocerla demasiado, pues después de haber compartido cama con ella y ver que sus gustos no eran para nada compatibles, se había dedicado a humillar su imagen e inventar mierda sobre ella que, evidentemente, eran cosas totalmente desvirtuadas. Al menos desvirtuadas a lo que él se encontró en aquel momento, claro. Ahora ya ni sabía cómo sería su vida normal, ni mucho menos la sexual.

La gente pasaba por la zona caminando, sorprendidos por todo lo que había pasado: la moto destrozada, un tío en el suelo con una cara propia de un cuadro sanguinario y… bueno, las llamas habían desaparecido, pero el olor a carne quemada seguía allí. Por suerte nadie se ponía a pensar en eso como un cadáver recién quemado. Ian, por su parte, le daba igual todo eso y sólo reparó en lo del sanador.

—No es la primera vez que me ocurre, podré arreglármelas sin un sanador —le respondió, llevándose la mano a la boca al notar un tirón. Notó una raja en el labio y la yema del dedo manchada de sangre, una herida que probablemente se había hecho con su propio diente tras un puñetazo. Puso los ojos en blanco: odiaba las heridas en el labio. —Además, la sangre y el hinchazón del momento suele dar peor impresión de lo que ya es. Estoy acostumbrado. Mañana estará todo más decente y con un par de hechizos básicos me libro de parecer un imbécil recién apaleado. —La verdad por delante.

Podría haberse convertido en un hombre un poco más maduro, pero al igual que Fayette—evidentemente a niveles menos enfermizos—él también tenía sus necesidades estúpidas escondidas. ¿Sabéis lo mucho que le gustaba a Ian meterse en problemas? ¡Montón! ¡Mucho! Sus primer año de universitario, cuando aún no existía Perseo, fue un no parar. De hecho, estaba seguro que su ceja izquierda se había quedado sin carne para parar golpe de todas las veces que se le había roto.

—Me va a explotar la puta cabeza —murmuró entonces en voz baja, casi para él mismo, apartando de manera suave a Fayette para intentar ponerse en pie un poco a trompicones. Se ayudó del coche que tenía delante para apoyarse.

Su mirada fue directamente a su moto, viéndola destrozada en el suelo. Había sido un regalo de su madre tras su graduación en Hogwarts después de pedirla desde los trece años, por lo que le tenía muchísimo cariño a esa ‘pedazo de chatarra’ como la llamaba su madre. Miró entonces su varita, pensando en las opciones para volver a casa, pero si bien la moto no era una opción pues el ‘reparo’ no funcionaría tal y cómo la veía, tampoco podía desaparecerse con la cabeza como la tenía. Algo le decía que le iba a tocar caminar o coger transporte público, lo cual iba a ser gracioso porque no tenía ni puta idea de transporte público y caminando iba a ser perfectamente hora y media, si no más.

Así que para empezar, apuntó a su moto y con la varita reunió todas las piezas caídas junto al motor y el chasis. Las hizo muy pequeñitas con varios hechizos reductores, para entonces hacerlos levitar al interior del bolsillo de su pantalón. Entonces miró a Fayette, pensando que era lo más cercano a no tener que pedir ayuda a nadie que conociese para llegar a casa y no tener que ir caminando.

—¿Sabes aparecerte? —Hizo una pausa.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 954
Puntos : 665
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.