Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gwendoline Edevane pj destacado
JOAHNNE & EDWARD Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

A Very Merry Unbirthday [Hester]

Dylan Danvers el Vie Abr 12, 2019 2:01 am

A Very Merry Unbirthday [Hester] Dyster10
A Very Merry Unbirthday [Hester] Estado12

Hoy me había levantado con el pie derecho. La vida me sonreía, mi pelo se dejaba domar ¡Y encima no me había salido ningún grano nuevo! Por supuesto no todo se resumía a eso, pues el éxito laboral y personal también hacía que en mi rostro siempre reluciera una brillante sonrisa. La casilla de mi agenda que correspondía al día de hoy estaba totalmente vacía, así que me pareció la excusa perfecta para quedar con mi amiga Hester y bueno… consentirme un poco con las exquisitas tartas y chocolates calientes que tanta fama le atribuían al Salón de té de Miss Little Pumpkin. ¡Una fama más que merecida! Todo sea dicho. Estaban deliciosas y aunque me volviera loco el chocolate y demás dulces no podía permitirme pecar así todos los días si no quería convertirme en un tocinete. Al menos sería un tocinete guapo, de eso no cabe la menor duda.

Como siempre que salía a la calle, me acompañaba mi fiel (o no tan fiel) vuelapluma Fifí, esa que había heredado de Clothilda Meyers una afamada periodista de prensa rosa en la actualidad ya retirada e instalada en las Bahamas. Por eso me había salido tan puñetera y cotilla la jodida y me había metido en más de un fregao por su culpa. Educadamente ya me había ido a quejar a mi jefe pero él parecía divertido por la controversia que creaba Fifí en mis artículos y como a los lectores les gustaban así que con resignación había terminado aceptando que me acompañara allá donde yo fuere. ¡Nunca se sabe cuando puede surgir una noticia! Ni cuando Fifí va a sentir el antojo de tergiversar todos los datos y volverme loco en el proceso.

Para agilizar la cita, había quedado directamente con Hester en vernos en el salón de té y allí me dirigí con mi pluma alcahueta en el bolsillo. Me había vestido en plan informal, simplemente con unos vaqueros y una camisa blanca con los últimos botones desabrochados completando el look con una americana sencilla de color azul marino. ¡Y zapatillas! Pues era lo mejor para andar cómodo por la ciudad. Prescindiendo de tomar el transporte público, pues una celebridad como yo habría llamado sin duda la atención, me persono allí en el típico taxi londinense el cual me deja directamente en la puerta del establecimiento. Afortunadamente nadie me detecta y entro en el local tranquilamente buscando a Hester en alguna de las mesas por si ha llegado antes que yo y ha ido pillando sitio. La decoración del local es muy vistosa, repleta de colores pastel y muy… ¿Femeninos quizás? ¡Pero a mi me da igual! Yo he venido a hincharme de chocolate.


-¡Hey! ¡Feliz Feliz no cumpleaños! -le digo a Hester de forma jovial en cuanto la localizo y me dispongo a saludarla dándole los dos besos de rigor en las mejillas. Seguidamente paso a ocupar la silla de enfrente de ella no sin antes quitarme la americana y dejarla colgada del respaldo de mi propia silla- ¿Que tal estás? Espero no haberte hecho esperar demasiado... ¿Ya le has echado un ojo a la carta? Espero que hoy tengan tarta de chocolate, con cobertura de chocolate, frosting de chocolate y ¡más chocolate! -añado cogiendo la carta por mi mismo para echarle un vistazo. No sé que me pasa hoy pero si fuera mujer probablemente diría que ando con mis antojos de síndrome pre-menstrual o algo por el estilo.
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 23
Puntos : 14
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

Hester A. Marlowe el Dom Abr 14, 2019 5:33 am

Hester no pudo evitar echar otro vistazo a la decoración que la rodeaba, en aquel local en el que tan fuera de lugar se sentía. ¡Por favor, si ella no era más que una huérfana! Ella estaba acostumbrada a lo más barato, a lo menos pijo.

No podía evitar sentir que su vestuario no era el más apropiado. La invitación de Dylan decía, claramente, que debía ser informal, e informal había sido. Pero de repente, su sencillo vestido azul le parecía demasiado poco para aquel lugar. ¿Y qué debería llevar exactamente para encajar en aquel lugar?

No sé. Quizás un vestido de esos de la época victoriana, pensó, echando un vistazo a la educada clientela del local. O tal vez algo rosa que encaje con todo esto.

Dylan tenía aquellas ideas, y de cuando en cuando la invitaba a sus locuras. No recordaba exactamente cuándo habían empezado a llevarse bien, aunque sí que había sido durante la etapa en Hogwarts, tras alguna de las discusiones habituales con ese pelirrojo que le hacía la vida imposible. ¿Cómo se llamaba? ¿Antrax? No, eso no parecía siquiera el nombre real de una persona.

El caso es que había aceptado la invitación porque ambos se llevaban muy bien y, además, Dylan había tenido la consideración de ayudarla con la investigación sobre su familia. O la que creía su familia, al menos: con sus contactos en el mundo del periodismo y todo lo que se movía por el mundo, Danvers había conseguido recabar bastante información al respecto, aunque por desgracia nada fuese concluyente.

Los Marlowe eran un gran misterio, y solamente parecía haber uno o dos repartidos por todo el mundo mágico.

Este pensamiento, el pensamiento de los Marlowe, sustituyó a su preocupación inicial sobre encajar o no mientras ojeaba la carta del salón de té. Y a simple vista, Hester podía asegurar una cosa: había demasiadas opciones. Y a ella no le gustaba cuando había demasiadas opciones. ¿Que por qué? Pues porque cuando todo sonaba tan increíblemente bien, y ese era el caso, le apetecía probarlo todo. Y su cartera tenía un fondo, y este fondo no era demasiado profundo.

Me controlaré, se dijo, recordando el orfanato y las pocas opciones que había allí en el menú. Generalmente, se limitaba a comer lo que le pusieran en el plato.

Tan concentrada estaba cuando llegó Dylan que no lo vio hasta que, literalmente, estuvo junto a ella y la saludó. Pegó un pequeño bote en la silla, pero enseguida disimuló, dejando la carta a un lado y respondiendo al saludo de su amigo con un breve abrazo.

—¡Hola, Dylan! ¿Feliz qué?—Preguntó, arrugando la nariz. Le había parecido oír algo de un cumpleaños, pero no estaba segura, tal era el nivel de ensimismamiento en que la había encontrado el periodista.—No te preocupes, no llevo demasiado tiempo por aquí.—Le contestó con sinceridad: se había aparecido cerca del local no hacía ni diez minutos. Le gustaba ser puntual.—He ojeado un poco la carta y estoy confusa. Demasiadas opciones para mí.—Bromeó, divertida, aunque había algo de verdad en sus palabras.—¿Qué me recomiendas tú aparte de esa tarta de chocolate bañada en chocolate con relleno de chocolate y servida en un plato de chocolate con cubiertos de chocolate?—Siguió con el tono jovial, mientras Dylan repasaba la carta por sí mismo.

La verdad era que había por ahí algunas cosas interesantes, como muffins y cupcakes, pero sobre todo le interesaba la tarta de fresa. Con fresa natural, nada más y nada menos, no una crema rosa que algunos intentaban pasar por fresa.

—Y bueno, respondiendo a tu primera pregunta...—Así era Hester: a veces funcionaba con efecto retardado.—...estoy bastante bien. No me puedo quejar. ¿Y tú? ¿Todo bien? ¿Persiguiendo alguna exclusiva?

Atuendo:
A Very Merry Unbirthday [Hester] FgnSTPa
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 187
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Dylan Danvers el Sáb Abr 20, 2019 2:27 am

- ¡Pues feliz No Cumpleaños! ¿No conoces la canción? Es muy popular debido a una película de animación muggle. Además encuentro bastante interesante eso de celebrar los días que no es tu cumpleaños ¡De hecho lo prefiero! 364 días a celebrar en un año contra uno solo… -le digo a la muchacha la cual se nota que aquí se siente como un pez fuera del agua. Y es que la pobre Hester es muy sencilla y discreta debido a todo lo que pasó en su infancia y su adolescencia, es una chica tranquila y por eso mismo me gusta su compañía ¡Ya que yo soy un terremoto andante!

Con todo lo que me gusta a mi hablar por los codos ella siempre tiene la santa paciencia de escucharme y reírse con mis bromas. En fin, para mi es una forma de desconectar de mi trabajo y relajarme así que creo que debería quedar más con Hester de ahora en adelante.


- Platos y cubiertos de chocolate ¿Crees que tendrán de eso? Si no lo tienen quizás debería preguntar si tienen buzón de sugerencias -le digo divertido, pues sin duda sería un añadido que traería mucha más clientela chocoadicta como un servidor. ¿Cómo puede ser que no se les haya ocurrido esa idea?- Oh pues puedes pedir todo lo que te llame la atención, ya sabes que invito yo ¡Así que aprovecha! -añado, pues teniendo en cuenta el pastizal que gano como periodista y además la fortuna de mi familia que me respalda sería desconsiderado permitir que mi amiga pagase aunque fuese su parte de la cuenta- Yo estoy un poco acelerado, tengo competición la semana que viene y…  ¡Tengo que ir a entrenar! pero no será hoy porque después de atiborrarme a pasteles creo que montar a caballo no es lo más aconsejable ¿Te imaginas? -le cuento haciendo el gesto teatral como si fuera a echar la pota per finamente y con clase que para eso soy un caballero.

Algunas veces con anterioridad he propuesto a Hester venir a alguna de mis competiciones hípicas, pero claro, allí está todo lleno de aristócratas y gente de lo más pija y aunque sería genial eso de hacerle un “pretty woman” en toda regla, comprándole un caro vestido y demás complementos, no quiero que ella lo tome como si fuera alguna especie de proyecto de caridad. Ella es mi amiga y si eso iba a hacerle pasarlo mal entonces queda descartado. Así a priori desde fuera no podríamos parecer más diferentes, nuestras vidas han transcurrido prácticamente de forma opuesta pero siempre los hemos llevado bien y hemos intentado conservar estos momentos de distensión siempre que podemos.


- Respecto al trabajo… la verdad es que tengo una cosa muy interesante en proceso que quizás podría ayudarnos en eso que tenemos entre manos tu y yo… pero aún es pronto -le respondo, pues son técnicas que se encuentran aún en plan experimental- Verás, hay un medimago que está trabajando en una técnica para recuperar recuerdos borrados con anterioridad… Tengo que entrevistarle uno de estos días en San Mungo. No sé, me parece muy raro que nadie recuerde nada sobre tu familia así que así a priori sería posible que alguien les hubiera borrado del mapa intencionadamente -le explico, pues siempre que indagábamos más nos dábamos de bruces contra un muro infranqueable. Simplemente es como si se hubieran desvanecido, como si su familia nunca hubiera existido… pero obviamente Hester es la viva prueba de que eso no es así. Alguien por algún motivo u otro se encargó de borrar de las mentes de sus conocidos cualquier rastro de su existencia. Incluso podrían haberlo hecho ellos mismos ¿Quién sabe?
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 23
Puntos : 14
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

Hester A. Marlowe el Lun Abr 22, 2019 1:38 am

La revelación de aquella extraña manera de felicitar el día golpeó a Hester en la frente de la misma manera que lo haría una piedra lanzada en su dirección por medio de un tirachinas. Y es que… ¡¿Cómo se le había podido pasar que dicha frase venía de una película?! ¡Si Hester era experta en dos cosas, oclumancia y todo lo que se emitiese en televisión! No en vano pasaba media vida pegada a la caja tonta.

Se sintió lenta y tonta, como muchas veces en su vida. Por enésima vez comprendió por qué nunca había tenido ni la más mínima oportunidad de ser seleccionada para la casa Ravenclaw en Hogwarts.

—¡Porras, tienes razón!—Le dio una palmada en la frente, no sabía bien si a modo de castigo o si como una manera gráfica de representar que acababa de pillar la referencia.—Me he olvidado de Alicia en el País de las Maravillas. Seré idiota...—Frunció el ceño, negando con la cabeza, como si no tuviera remedio.—Me gusta tu lógica, pero teniendo en cuenta cómo eran los cumpleaños en el orfanato… la verdad es que no me veo teniendo uno cada día del año. Además, si te acostumbras a trescientos sesenta y cuatro días de no-cumpleaños, ¿no resultará decepcionante saber que existe un sólo día en que no celebrarás nada? ¿O también celebrarías el cumpleaños aparte?—¿Lo peor de todo? Aquellas eran las preguntas que quitaban el sueño a Hester, que la podían mantener ocupada durante un buen rato, debatiéndose acerca de su posible respuesta.

El chocolateado apetito de Dylan llevó a Hester a preguntar si existían en la carta cosas aparte del susodicho chocolate. Y, realmente, las había, pero Hester no pudo evitar hacer una broma al respecto. Y, con la tarta de fresa en mente, no pudo evitar quedarse mirando a Dylan con una sonrisa divertida en el rostro.

—Asegúrate de que dejas bien claro en tu sugerencia que los cubiertos sean íntegramente de chocolate: como lleven metal por dentro, posiblemente te llevarás una muy mala sorpresa.—Y Hester, que ya odiaba las sorpresas normales, hizo un ejercicio mental para imaginarse a sí misma mordiendo un tenedor de chocolate relleno de metal, y el consiguiente dolor en sus dientes. Sonaba como algo que podría ocurrirle a ella.

Abrió la boca para protestar cuando Dylan dijo que invitaba él, pero enseguida la cerró: sabía que no habría discusión posible, y que acabaría teniendo que ceder. Por suerte, era una huérfana que solamente se guiaba por necesidades. ¿Traducción? No pensaba llenarse demasiado, y así el bolsillo de su amigo tampoco sufriría demasiado.

Así que, con la carta ya plegada de nuevo sobre la mesa, Hester prestó toda su atención a su amigo, amante de las carreras de caballos—de competir en ellas, no de apostar… o eso creía Hester—, que le habló de una nueva competición que llegaría la semana siguiente.

Estuvo de acuerdo en que, con sus perspectivas de alimentación a base de chocolate, no sería buena idea entrenar ese día.

—Eso te iba a decir: el resultado puede ser un tanto… desagradable, digamos.—Le rió la broma, para luego adoptar una actitud algo más comedida. Sí, Dylan alguna vez le había invitado a asistir a alguna de sus carreras, pero la oclumante sentía que encajaba tan poco en ese tipo de eventos que ni se había propuesto la posibilidad de aceptar. Quizás, algún día, Dylan lograría convencerla.

Cuando le preguntó por el trabajo, Hester no tenía la más mínima idea de que Dylan sacaría ese tema, el tema de su familia, que había sido aparcado con el cambio de gobierno. Por seguridad, más que nada.

Abrió mucho los ojos por la sorpresa, y apunto estuvo de mandar al suelo la carta, que descansaba bajo sus manos. Por suerte, no sucedió: logró sujetarla a tiempo, doblándola por la mitad en el proceso. La apartó nerviosamente de sí misma, para luego meter ambas manos bajo la mesa y apoyarlas en sus muslos. Era su forma de disimular el nerviosismo, pero que muy pocas veces le funcionaba.

—¿Has… has seguido con eso?—Preguntó con cautela, visualizando en su futuro más inmediato una familia llena de mortífagos, puristas y otros bichos peligrosos apareciéndose en su oficina en el Ministerio para preguntarle el motivo de su interés por ellos.—¡Nos vamos a meter en un lío!—Exclamó, pero utilizando una voz muy baja, como si estuviesen hablando de un secreto de estado o algo por el estilo.—Además, ¿cómo vamos a saber a quien…?

—¿Han decidido el señor y la señorita lo que van a tomar?—Preguntó la camarera más sigilosa del mundo, muy cerca de Hester.

En realidad, la señora se encontraba junto a la mesa, no tan cerca como Hester creía, pero la oclumante pegó un chillido de sorpresa. Enseguida se arrepintió, llevándose ambas manos a la boca, y luego miró alternativamente a Dylan y a la mujer en cuestión. Sobra decir que se sintió totalmente ridícula, y más en aquel salón de té lleno de ingleses e inglesas estiradas.

—Perdone, ¿qué ha dicho?—Dijo Hester, bastante ruborizada. La mujer, con gesto un tanto despectivo, repitió la pregunta con un tono de inquietante amabilidad en la voz.—¡Ah, sí! Tomaré una porción de tarta de fresas y un té verde. Muchas gracias.

La mujer asintió con la cabeza sin tomar nota de ningún tipo, y a continuación miró a Dylan, en busca de una respuesta similar a la de Hester.
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 187
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Dylan Danvers el Mar Abr 23, 2019 11:57 pm

Al ver como ella caía en la canción que le mencionaba recordándola al instante, me eché a reír. La pobre Hester la verdad es que no había tenido una infancia “normal” así que no la culpo por no conocer al dedillo las canciones de aquellas películas infantiles que todo niño disfrutaba en su infancia. Tampoco es que Alicia en el país de las maravillas fuera mi película favorita pero la canción se había hecho especialmente famosa y  bueno, no podíamos negar que esta misma tetería tenía la decoración un poco inspirada en la obra.

- Mujer no te tortures así… no eres idiota, solo despistadiiiiilla -le digo riéndome, pues tampoco es plan amargarse por un detalle sin más importancia- Hmmm claro, supongo que celebraría el día del SI-cumpleaños, pero en ese día… ¡Comería ensalada! Una vez al año no hace daño… -añado inviertiendo los papeles de las comidas también. De hecho el que inventó los sabores y las cosas que son saludables o no la fastidió de lo lindo. ¿A quién se le ocurre hacer que las tartas, el chocolate y los dulces sean malos para la salud? ¿O que el brócoli, el apio y las espinacas sean buenas? No, definitivamente la población en general estaría mucho más sana y viviría sus vidas mucho más plenas y felices si la cosa funcionase al revés.

Con lo avanzada que está la magia hoy en dia me pregunto porqué nadie ha inventado un brócoli que tenga sabor a tiramisú o unas acelgas con sabor a algodón de azúcar. No creo que fuera un proceso demasiado costoso y se ahorraría muchísimo dinero en la sanidad pública pues evitaríamos un montón de enfermedades. Hoy estoy sembrado, voy a tener que ir repartiendo formularios de sugerencias por todos los organismos gubernamentales que encuentre a mi paso.


- Buen matiz, querida Hester. Como mucho los cubiertos chocolateados deberían ir rellenos de naranja, de moca o quizás de mousse de vainilla. El relleno metalizado sería claramente mucho más perjudicial para los dientes que las caries que provocaría el mismo chocolate -le digo poniéndome serio como si de verdad estuviera dictando algún tipo de ley- Por supuesto vendrían también en la carta para que los comensales pudieran elegir el tipo de cubiertos que desean, el tipo de relleno, si lo prefieren de chocolate con leche, chocolate amargo o blanco. Incluso usar colorantes para teñirlos y ofrecer un amplio abanico de chocolate de colores. Para los paladares más exquisitos se añadiría pimienta rosa o pétalos de lavanda y similares para crear los cubiertos deluxe -le sigo diciendo, ya hilando más fino y desvariando un poco más si cabe. La cosa es que tampoco suena tan mal- Igual deberíamos patentarlo y crear tu y yo nuestra propia empresa de cubiertos de chocolate “Danvers & Marlowe”... yo le veo potencial -añado esbozando una amplia sonrisa, pues aunque suene un poco a locura tampoco sería tan descabellado. Soy un millonario excéntrico y se supone que los millonarios excéntricos hacen ese tipo de bobadas con todo ese dinero que les sobra. ¡Nadie podría culparme por ello!

El cariz de nuestra conversación era alegre y jovial, al menos hasta que menciono lo de la investigación “secreta” y ella da tal salto que apunto está de darse en la cabeza con la lámpara de araña del techo. A nuestros lado una pareja que disfrutaba de su merienda nos mira un poco extrañados por lo que para hablar con más privacidad acabo inclinándome hacia adelante apoyándome en la mesa.


- Tranquila… no te pongas nerviosa… No he hecho nada... -le digo en voz baja, pues no soy tonto y no me pondría en peligro deliberadamente yendo a saco. Aprecio demasiado mi vida, gracias- Solo es que, cuando supe de esa investigación que llevaban en San Mungo pensé que si se confirmaba la posibilidad podría sernos útil. Sin más, no te rayes que te conozco… -añado explicándolo con tranquilidad. Leñe, si es que no sé porqué tuve siquiera que mencionarlo cuando es algo que está tan en el aire. No sé hasta qué punto el estudio médico está seguro de poder recuperar ese tipo de recuerdos.

Por supuesto de nada sirve que pida a Hester que se calme, pues ahí inclinados sobre la mesa cuchicheando se había creado nuestro pequeño micromundo y al ser invadido por la presencia de la camarera Hester da otro salto y un chillido digno de cualquier película de terror. Divertido tengo que taparme la boca para acallar un poco mis carcajadas, mientras la pobre muchacha le pide a la mujer tarta de fresa y té. Si es que esta mujer es única…


- Yo quiero la tarta “Tropecientos Chocolates” y un batido de vainilla con nata por encima -le pido amablemente a la empleada sin mencionar lo de los cubiertos de chocolate, pues obviamente sé que no tienen ya que soy asiduo a esta cafetería. Una vez se marcha la mujer con nuestro pedido nos volvemos a quedar a solas y la pobre Hester se pone colorada hasta las orejas- Tranquila… vuelvo a decirte que todo está igual, nadie va a hacerte daño… no lo permitiría ¿De acuerdo? -le digo extendiendo mi brazo sobre la mesa con la palma de mi mano hacia arriba esperando que ella ponga su mano encima.

Hester es muy especial para mi, ella se ve siempre tan tímida e indefensa que supongo que eso hace que sienta aún más la necesidad de ayudarla, de protegerla. Dejando a un lado obviamente el asunto de las preferencias sexuales ella es una amiga muy preciada ¡Sin pensamientos sucios ni guarreridas de por medio!
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 23
Puntos : 14
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

Hester A. Marlowe el Dom Abr 28, 2019 2:57 pm

¿’Despistadilla’? ¿Sólo ‘despistadilla’? Hasta la propia señorita Marlowe comprendía que tratar lo suyo de despiste era quedarse muy corto: tenía la teoría de que, un día, en un futuro no muy lejano, se le desprendería la cabeza por el motivo que fuese, seguiría caminando sin ella, y sólo se daría cuenta de que no la llevaba encima porque alguien se lo diría. Entre lo torpe que era y lo descuidada que podía ser con algunas cosas, Hester era todo un partido para cualquier mujer que la quisiese.

—¿Sólo un día al año comiendo ensalada?—Preguntó Hester, haciendo un ejercicio mental para imaginárselo.—Algo me dice que, de darse el caso, posiblemente no vivirías mucho más tiempo que un año. A no ser que hablemos de un mundo ideal en que los dulces no engordan, en cuyo caso, quizás sí sea posible la supervivencia a base de azúcar.—Aunque, sólo de pensarlo, a Hester le daba pereza: necesitaba en su vida más cosas aparte de tratas. Pizzas, por ejemplo.

Siguiendo con el tema de los cubiertos de chocolate, y tras una sugerencia en tono de broma de Hester, Dylan llegó incluso a crear un futuro plan de negocios. Y si bien Danvers seguía con el humor general que caracterizaba a esa parte de la conversación, Hester no pudo evitar preguntarse cuántas empresas millonarias habrían empezado de aquella misma manera: dos personas bromeando, sentadas a la mesa de una cafetería… o tetería, como era su caso.

Seguro que el creador de Apple había parido su idea de esta misma manera.

—Suena genial, señor Danvers, pero déjeme advertirle de algo muy importante: soy torpe, y todo lo que toco tiene una tendencia natural a caerse, romperse, explotar… y un largo etcétera. Hacer negocios conmigo, creo yo, sería el equivalente a jugar al fútbol con una bomba de relojería.—Si bien mantenía el mismo tono desenfadado y agradable de la conversación, Hester no mentía: tenía cero confianza en su suerte, sus habilidades manuales, su sincronización motora… En fin, en general, tenía cero confianza en sí misma.

Mucho menos desenfadado fue todo cuando Hester descubrió que Dylan había encontrado un hilo del que tirar en lo que respectaba a su supuesta familia, los Marlowe. Aquel tema llevaba medio muerto para ella desde el cambio de gobierno por evidentes razones: la oclumante tenía un sano miedo al peligro, y un profundo amor por el hecho de seguir viva, y lo que menos le apetecía era que una familia mágica, quizás purista, descubriese que había una huérfana husmeando en sus asuntos.

No tendrían que dar demasiadas explicaciones si decidían borrarla del mapa.

Por suerte, Dylan había tenido mucho cuidado, y Hester sintió cómo sus pulsaciones bajaban de doscientos a unas más normales noventa. Suspiró incluso, sintiendo cómo se deshinchaba igual que un globo.

La interrupción de la camarera impidió que Hester respondiera a Dylan. En su lugar, y luchando contra su naturaleza nerviosa natural, pidió su comanda, y Dylan hizo lo propio. La señora, entonces, se retiró para traerles el pedido. Su amigo intentó calmarla una vez más.

—Eso dices tú, pero el mundo mágico dice lo contrario. Es decir, entiendo que somos amigos y que quieres ayudarme, protegerme y todo eso, pero a los mortífagos eso les da exactamente lo mismo.—Empezó la diarrea verbal de Hester, algo que sucedía siempre que la oclumante se ponía nerviosa. Era difícil pararla cuando empezaba.—¿Sabes qué ha pasado esta semana en el Ministerio? No, no lo sabes, ¿cómo ibas a saberlo si estas cosas no llegan a la prensa? Pues resulta que a una de mis compañeras del Departamento de Misterios, Kyone Aüftenmeir—pronunció aquel extraño apellido cómo ‘Oftenmaier’, aunque dudaba que se pronunciase así—, fue descubierta como traidora. Parece ser que colaboraba con los fugitivos esos, los radicales. ¡Y la apresaron allí mismo, tío! Sin preguntas, sin darle opción a defenderse. Se la llevaron, y ya no se ha vuelto a saber nada de ella...—Hester seguía hablando en voz baja, pero claramente exaltada. Ciertamente, llevaba nerviosa desde el incidente de Kyone.—No es que nos hayan dicho de qué se la acusaba, pero...

Hester se quedó callada entonces, consciente de que no podía seguir hablando. De lo contrario, se quedaría sin aire. Se quedó pensativa apenas dos segundos, sin dar tiempo a Dylan a decir nada, y añadió:

—¿Y qué has descubierto?—Sí, no tenía remedio: era humana, y el ser humano ha sido dotado con el don—o el inconveniente—de la curiosidad. ¿Cómo no iba a preguntarse qué había descubierto Dylan, si la involucraba a ella?
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 187
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Dylan Danvers el Jue Mayo 09, 2019 2:17 am

- Vivir muchos años a base de ensalada tampoco sería vida… -le respondo divertido, pues al menos los dulces le dan felicidad a uno- De todos modos supongo que como dicen, en el equilibrio está el secreto -añado, pues esos son los típicos dichos de madres que nos dicen cuando de pequeños no queremos comernos las espinacas o el brócoli. Siempre me pareció que el mejor chantaje era el ofrecerle a uno un pedazo de tarta si se terminaba primero todo lo verde del plato. En fin, así al menos se queda uno con el buen sabor de boca.

Por supuesto no hablaba en serio sobre eso de comer pasteles y dulces durante todo el año. Como jinete mi complexión debe ser delgada y aunque no soy especialmente bajito si engordara probablemente no podría hacer las mismas cosas que hago hoy en dia a lomos de mi caballo. ¡Además que perdería mi sex-appeal! Cuando se comen muchos dulces luego hay que hacer mucho ejercicio para contrarrestar ¡De nuevo la teoría del equilibrio! También sería una desgracia que no me cupieran mis decenas de trajes caros ¡Seguro que se me iba un pastizal en sastres! Así que bueno… Habrá que seguir comiendo ensaladas y cosas a la plancha en detrimento de los dulces.


- Bueno, entonces no te dejaré acercarte a las cajas que contengan la mercancía y listo -bromeo, pues aunque me hace gracia que ella se hable así de sí misma lo cierto es que muchas ocasiones tiende a exagerar y a infravalorarse demasiado. Estoy seguro de que no es para tanto y su grado de “patosidad”, el menos en las situaciones que he vivido con ella, es hasta gracioso.

Pensaba que a Hester ya se le había pasado el parraque paranoico pero en cuanto se va la camarera con nuestro pedido, esta empieza a contarme lo ocurrido esta semana en el ministerio con una de sus compañeras. Hmmm la verdad es que sí que había oído algo, pero tampoco sabía si esa mujer en cuestión era muy cercana o no a Hester, pues en el ministerio trabaja mucha gente y hay muchos departamentos así que no tienen porqué conocerse todos entre sí.


- Pero lo que nosotros hacemos o supuéstamente haremos no tiene nada que ver con los radicales… que nosotros sepamos -le digo para tranquilizarla, pues no tenemos ni idea de la procedencia de su familia o a qué bando pertenecen así que técnicamente no estamos rompiendo ninguna ley ni supone traición alguna que investiguemos. Tan solo es una huérfana que busca saber de su familia biológica- Ya te he dicho que no sé mucho… tengo que hacer la entrevista con el doctor en breve así que no me atrevo a aventurar demasiado aún. Quizás solo sea algo muy experimental que esté en una fase muy preliminar… -añado, y tampoco sé como se podría llevar a cabo y si nosotros podríamos hacerlo o tendríamos que contar con profesionales y entonces ya la cosa se complicaría demasiado.

Justo en ese momento un poco peliagudo de nuestra conversación veo como hay unas chicas de pié a unos metros de nosotros, cuchicheando y riéndose. Sin disimulo alguno miro a las chicas y entonces ellas se acercan emocionadas a nuestra mesa a pedirme que me haga una foto con ellas y les firme autógrafos. ¿En serio? A ver, de normal disfruto con mi “fama” pero a veces resulta un poco molesto.


- Fifí, ponles algo bonito venga… -le digo a mi pluma, para que esta salga disparada del bolsillo y se ponga a escribir en los cuadernos de las chicas. Confiando en que les ponga alguna dedicatoria bonita miro a Hester y resoplo, en señal de la paciencia que tengo que tener a veces cuando se dan estas situaciones. Ese momento también se interrumpe con la expresión de asombro de una de las chicas y cuando me giro la veo colorada mirando lo que hay escrito en el papel. Vale ¡No sé porqué confío en la puñetera Fifí!- Diantres… Seguro que ha puesto lo de… -les digo, cogiendo la libreta para ver que efectivamente mis temores se confirman.

Spoiler:
A Very Merry Unbirthday [Hester] Autogr10
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 23
Puntos : 14
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

Hester A. Marlowe el Vie Mayo 10, 2019 11:07 pm

Patosa era, en eso no exageraba. Hester Marlowe era el tipo de persona que, si había una piedra en medio del camino, y por algún motivo tenía que ir y volver por dicho tramo de camino, tropezaría con ella todas y cada una de las veces que se la encontrase. Había quien achacaba aquello a su poca destreza motora, o al hecho de que parecía ir siempre mirándolo todo menos lo que tenía que mirar, pero lo importante era que ocurría: Hester era lo más torpe que existía en la faz de la Tierra, y sus pies tenían un magnetismo que les llevaba a chocarse con todo lo que se cruzaba en su camino.

—No subestimes mi mala suerte: mi sola presencia en un edificio atrae catástrofes. Seguro que nuestras acciones en bolsa caerían… o nos caería un meteorito encima. Soy capaz de convertir lo improbable en certeza, amigo mío.—Con eso sí que estaba exagerando: no creía tener tan mala suerte.—Siempre y cuando sea para algo malo, obviamente.—Puntualizó, pues era importante: de servir para lo bueno y para lo malo, Hester se habría hecho rica jugando a la lotería hacía años.

¿Pero por qué se ponía tan nerviosa por un tema tan sencillo? ¿Un tema en que no hacía daño a nadie? Dylan lo estaba dejando claro: solo estaban investigando, y no estaban haciendo nada relacionado con los radicales ni mucho menos.

El gran problema de todo aquello era que no sabía exactamente quienes eran los Marlowe. Podían ser una familia rica de sangre limpia e ideales puristas, y podía no hacerles la más mínima gracia que una huérfana que llevaba su apellido estuviese husmeando en sus asuntos. Podían inventarse cualquier cosa para quitársela de en medio, siempre y cuando no optasen por quitársela de en medio, si entendéis a qué me refiero.

—Ya lo sé. En mi cabeza esas dos cosas juntas tenían más lógica, ¿vale? Estaban relacionadas y, bueno, ya sabes. Es que las familias puristas me dan demasiado mal rollo, y no sé si los Marlowe son puristas o...—Empezaba a hablar demasiado, así que se obligó a frenarse a sí misma.

Pese a todo, Dylan había despertado su interés con el asunto, así que no pudo evitar preguntar. Y cuando su amigo le dijo que no sabía gran cosa más allá de lo que le había dicho, se sintió un poco decepcionada. Abrió la boca para decir algo, posiblemente para intentar sacarle algo de información que hubiera decidido guardarse en secreto precisamente para proteger a alguna de sus fuentes, cuando fueron interrumpidos.

Frunció el ceño al ver llegar a aquellas chicas, y se hizo varias preguntas interesantes. La más interesante de todas: ¿Aquellas fans por qué lo conocían, por su trabajo, por la equitación, o simplemente por la fortuna que tenía? Como fuese, accedió a firmarles un autógrafo… con su vuelapluma.

Mala idea.

—Estoy segura de que no era eso lo que querías poner, ¿verdad?—Dijo Hester, en un intento de ayudar a su amigo, a pesar de sus dudas respecto a los motivos que las llevaban a pedirle un autógrafo.—Porque os puedo asegurar que...—Empezó Hester, pero enseguida la interrumpió una de las chicas.

—¿Tú eres la novia de Dylan?—Fue una pregunta un tanto brusca, casi como la retaran a responder afirmativamente, si quería perder un dedo.

—¿Eh? ¿Qué? ¡No! ¡Yo no…! ¡Yo no soy la novia de Dylan! Somos amigos, desde Hogwarts, él y yo y...—Hester se estaba bloqueando un poco, y cuando lo hacía, solía decir lo primero que le venía a la cabeza.—¡Soy gay! A mí no me van los hombres.

Por cómo había dicho aquellas palabras, parecía que exigía a las chicas saber aquella información de antemano. Tuvo que recordarse a sí misma que solo por estar junto a un famoso no se convertía en famosa inmediatamente.
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 187
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Dylan Danvers el Lun Jun 03, 2019 12:20 am

- ¡Pero que exagerada eres! -le respondo a mi amiga riéndome, imaginando todas esas desgracias que ella dice que ocurren siempre en su presencia ¡Que yo sepa hoy aún no ha pasado nada raro! Algún día espero poder demostrarle a mi amiga que todas esas ideas fatalistas sobre sí misma no son ciertas, que tan solo es algo psicológico que tiene ella muy interiorizado y que al final por esa creencia supongo que va ya predispuesta a la tragedia, facilitándola al mismo tiempo sin darse cuenta- Tendríamos que hacerte alguna limpieza de chacras o algo por el estilo… ¡Podría irte bien! -añado, pues quizás mi amiga necesitara que alguien más profesional y sin relación alguna afectiva con ella le dijera que eso de la mala suerte no es algo innato.

De hecho creo que a Hester toda la ayuda posible que se le pudiera brindar sería determinante, así que estoy decidido a buscarle algún amuleto protector que la ayude a atraer un poco la buena suerte a su vida que la pobrecita se lo merece. Sobre el tema de su familia y lo que estamos buscando lo cierto es que solo podemos hacer suposiciones y más suposiciones ya que lo único que hemos estado haciendo todo el tiempo ha sido dar palos de ciego y meternos en caminos que no nos conducen a ninguna parte. Pensándolo en frío, si fueran mortífagos o puristas… ¿porqué habrían querido borrar su rastro? Ambas condiciones son bien vistas hoy en dia, son símbolos de grandeza y poder… Pero no seré yo quién diga en voz alta que bien podrían ser radicales, fugitivos ocultando su rastro para evitar ser encontrados. ¡Solo faltaba que dijera eso para que a Hester le diera un infarto! Y se quedara tiesa sobre el mantel rosa de lunares… así que mejor me guardo esas conjeturas para mi mismo.

Luego está el tema de la puñetera Fifí escribiendo esa dedicatoria que para ser una pluma sin voz ni voto ¡Parece que le hace mucha gracia! Está empeñada en volverme loco y no sé ni siquiera porque aún me fío de ella y no la lanzo a la primera hoguera que se me cruce por delante. Sus pelitos verdes deben arder en llamas la mar de bien. Grrñññ.


- ¡Pues claro que no quería poner eso! ¿Cómo podría ser eso una dedicatoria bonita? -le pregunto a Hester a lo que, al vernos interactuar, las “fans” atan cabos y piensan que debo estar en algún tipo de cita con mi novia. Claro, porque yo a mi novia la traería aquí a comer tarta a este sitio tan rosa y repipi. Whatever.

Tampoco es que pueda replicar a eso ya que mi amiga se pone nerviosa perdida y con voz de pito histérica grita que es gay en medio de la cafetería. Que a ver, tampoco es que haya confesado que ha matado a nadie ni nada por el estilo, pero la gente se queda mirándonos y aunque se hace el silencio yo me encargo de romperlo echándome a reír a carcajadas. Va a ser que un poco imán para la situaciones rocambolescas si que es mi amiga… ¡Eso no puedo negarlo!


- Como bien ha dicho ella, es mi amiga de la infancia… permíteme que te escriba yo mismo la dedicatoria -le digo amablemente a la chica aprovechando para arrancar la página del cuaderno con la “proposición indecente” que había escrito Fifí para escribir yo una más normal usando un bolígrafo rosa que llevaba la chica.

Por suerte enseguida viene la camarera a traer nuestras comandas y las chicas se marchan volviéndonos a dejar asolas a Hester y a mi ya con nuestra comida y bebida sobre la mesa.


- Yo me meo contigo… ¡Eres única! -le digo negando ligeramente con la cabeza y aún riéndome suavemente. Lo cierto es que agradezco estas meriendas con Hester pues son como un soplo de aire fresco y consiguen quitarme todo el estrés de encima.
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 1.500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 23
Puntos : 14
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

Hester A. Marlowe el Sáb Jun 08, 2019 1:38 am

Si Hester hubiese tenido algún tipo de ansia suicida—ese tipo de ansia que te impulsa a ponerte a hacer acrobacias sobre la barandilla de un puente sobre la autopista, o a hacer alguno de esos peligrosos retos que pululan por Internet en la actualidad—, habría retado a su amigo a ponerla a prueba. A poner a prueba a ese ente superior y sobrenatural que parecía impulsar sus pasos en la dirección perfecta para tropezar una y otra vez.

Pero si había aprendido algo en todos sus años de vida, ese algo era precisamente el cerrar el pico. El no tratar de poner de mal humor a su mala suerte, ya de por sí bastante dada a poner desgracias en su camino.

Así que, en su lugar, prefirió ser más conservadora.

—No soy exagerada; soy cauta.—Y con todo y con esas, cauta o no, siempre acababa pisando donde no debía.—Aunque no te digo yo que no me viniese bien algún tipo de ritual raro de esos para espantar la mala suerte. ¿Conoces a alguien que venda salvia de esa para quemar y espantar a los espíritus?—Aunque faltaría saber sobre qué aplicaba dicha salvia. ¿Sobre sí misma? Porque estaba bastante segura de que, de tener malos espíritus detrás, estaban pegados a ella todo el día, no a su vivienda.

Mientras esperaban que su comanda llegase a la mesa, Hester y Dylan se vieron sorprendidos por la llegada de un par de ‘fans’ del periodista. La oclumante permaneció atenta y en silencio mientras las chicas pedían un autógrafo a su amigo, cosa que encargó a su vuelapluma. El objeto animado mágico, que parecía tener bastante mal carácter—si es que una pluma podía tener carácter, claro—, dedicó unas palabras obscenas a las chicas.

Toda esta situación desembocó en algo surrealista: Hester interrogada por ellas como si fuera una vulgar sospechosa atrapada en pleno robo en el centro comercial, poniéndose nerviosa y declarando a los cuatro vientos que no era novia de Dylan, sino que era gay.

Míralo por el lado positivo, Hester: al menos, ya no querrán arrancarte un dedo por ser novia de su ídolo, se dijo a sí misma como consuelo.

Dylan optó por revolver el asunto a la vieja usanza, en un claro ejemplo de que si querías algo bien hecho, mejor hacerlo tú mismo, y las chicas se dieron por satisfechas. Y Dylan, además, se divertía bastante con la situación.

—Da gracias de que soy única.—Dijo ella, una vez las muchachas de su club de fans se retiraron, y mientras la camarera ponía delante de ellos los platos y tazas con lo que habían pedido.—La Tierra se saldría de su eje si hubiera más gente como yo, o si dicha gente confluyese en el mismo lugar.

De nuevo, la buena exageración. Hester no sería Hester si no actuase como Hester, y Hester solía actuar… exagerando y culpando a su mala suerte de todo.

Sabiendo que poca cosa podía hacer mal con una cuchara en su mano, se dispuso a probar la porción de tarta de fresas que había pedido. Tenía un aspecto delicioso: varias capas de bizcocho y nata, cubiertas con más nata y coronadas con fresas confitadas partidas a la mitad. Sólo verla ya apetecía, así que no dudó en llevarse una cucharada a la boca.

—¡Esto está muy bueno!—Dijo… o intentó decir, más bien, pues sonó algo parecido a “Empho effá bfuy buevo”, pues articuló las palabras con la boca llena. Claramente, no era el mejor ejemplo de modales.—Bueno, ahora que estamos solos y hemos dejado atrás todo eso...—Esta vez habiendo tragado primero, señaló con la cabeza en una dirección cualquiera. Pretendía señalar a las dos fans de Dylan, pero la verdad es que ni se había molestado en localizarlas antes de señalar.—¿Qué más me cuentas de tu vida? ¿Te ha pasado alguna cosa interesante últimamente? ¿Has sido nominado a periodista del año o algo así?

Hester lo preguntaba con sinceridad, aunque sabía perfectamente que, de ser así, eso habría sido precisamente lo primero que Dylan mencionaría: que le iban a dar un premio por su excelente labor como periodista. Sin embargo, ella sabía que su amigo tenía talento, y que si alguien se merecía un premio, ese alguien era él.
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : A Very Merry Unbirthday [Hester] 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.150
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 187
Puntos : 125
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe http://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.