Situación Actual
8º-14º
19 abril -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ALEXANDER CASTLEMAINE pj destacado
ABIGAIL T. MCDOWELL Miss Ironías
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Me pareció ver un lindo gatito [Felix]

Dylan Danvers el Vie Abr 12, 2019 2:10 am

Me pareció ver un lindo gatito [Felix] Gatito10
Me pareció ver un lindo gatito [Felix] Estado13

Normalmente si venía al Ministerio era porque mi jefe me había mandado a investigar algo en concreto. Me dirigía directamente al mostrador de entrada y con mi pase de prensa tenía asegurado el acceso a determinadas plantas del edificio. Obviamente las que eran restringidas eran las que más me llamaban la atención precisamente por eso. Uno siempre desea cotillear lo prohibido y a veces las expectativas se vuelven tan altas que a la hora de la verdad lo que debería de haber sido emocionante resultaba decepcionante.

Desde la llegada del nuevo gobierno la libertad de prensa, la información que se nos facilitaba y la que se nos permitía publicar estaba más controlada y limitada en cierto modo. Ellos decidían qué se publicaba y qué no y eso coartaba bastante mis ambiciones periodísticas y la emoción de indagar más en un tema normalmente desconocido para los demás. Por eso pese a resultar arriesgado me había hecho con una fuente de información única desde dentro del ministerio, un contacto de plena confianza al cual visitaba de paso siempre que tenía una excusa para colarme en el edificio. Tampoco es que pensara poner en juego mi pellejo y arriesgarme a ganarme motivos para que me quisieran quitar de en medio pero me gustaba ir por delante de los demás, me hacía sentir más seguro siempre estar más informado que el resto ¡Aunque no pudiera transmitírselo a nadie! No soy tonto y sé que si me pusiera en plan rebelde ni siquiera el poder y el prestigio de mi familia podría salvarme de las represalias que tomaría el gobierno.

Lo de hoy había sido pan comido, Fifí había tomado un montón de notas sobre una especie de redada que habían realizado en la ciudad, todo en plan oficial y bonito para que ocupara las primeras páginas del periódico de mañana. Aunque todo hubiera caído en saco roto, ya que no lograron capturar a ninguno de los fugitivos más buscados, había que hacerse eco en la prensa de los sucesos pues muchos civiles habían sido testigos y peor habría sido que se dejaran llevar por las habladurías en lugar de poner la verdad por delante y de forma oficial. Todo eso me tenía aburridísimo a decir verdad y encima me había dormido esta mañana y ni siquiera me había dado tiempo de desayunar decentemente. Estaba hambriento y sobre todo necesitado de cafeína por eso cuando se abrió la puerta del ascensor en el que iba y me llegó el rico olorcito de café calentito y recién hecho no pude resistirme.


- ¡Ey! ¿Donde has conseguido eso? El café, me refiero… -le digo de forma espontánea y resuelta al sujeto portador de tan humeante y delicioso… vaso de cartón con un líquido negro que parecía sucedáneo del petróleo ¡Pero que seguramente tendría un sabor delicioso! No soy quién para juzgar el café por el cartón de su envase- Ahora mismo mataría por uno de esos -añado, ante lo cual mi cotilla vuelapluma llamado Fifí, heredado de una ex-reportera de revistas del corazón, hace acto de presencia saliendo volando de mi bolsillo por si acaso ocurre algo interesante sobre lo que tomar apuntes- Venga ya, Fifí ¡Vuelve a tu sitio! ¡Nunca me haces caso! Diantres… porque sé que eres una pluma y no tienes cerebro solo… ¡solo tienes pluma! Esas hebras verdes y azuladas que voy a arrancarte una a una como no vuelvas a meterte en el bolsillo. Te repito, no va a haber derramamiento de sangre, literal, así que no hay ¡noticia! -le digo visiblemente enfadado a lo que la pluma todo indignada me da un plumazo en la nariz antes de meterse en el bolsillo de mi chaqueta- Disculpa, siempre está sedienta de chismes y de... sangre -le aclaro al susodicho poseedor del brebaje celestial el cual está aún plantado delante de mis narices. El ascensor de ha ido así que si pensaba cogerlo va a tener que esperar a que vuelva de nuevo y por lo tanto va a tener que responder a mi pregunta sobre el café.
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : Me pareció ver un lindo gatito [Felix] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 16
Puntos : 7
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

E. Felix Bohratter el Sáb Abr 13, 2019 6:16 am

— ¡Felix! ¡Maldita sea Felix! ¡Rever… — exclamaron a mi espalda, la comisura de mis labios se curvaron en una sonrisa ladina, la cual no era observada por la víctima de mi indiferencia. Este punto elevaba aún más mi orgullo. Continué caminando con la rapidez que me caracterizaba, dejando detrás a cualquiera que no quisiese a mí alrededor. Podría alardear de ser un lobo solitario, un incomprendido de la vida o algo por el estilo que conseguía, igualmente, todo lo que quería siendo inalcanzable y excéntrico a la vista de los demás. Pero, no era realmente cierto. Sociabilizaba, no era extraño verme entablar una conversación medianamente fuera de lo banal, aunque no era lo suficiente para etiquetar a personas —tal cual objetos— para cubrir, al menos, cinco dedos de una mano al contabilizarlos.  

Esperé paciente el ascensor. Un vaso de café volvería a despertarme. Y sí, cuando eres crío piensas que conseguir trabajo y vivir solo es la gloria. Pues claro, no esperaras que me vaya a quejar de lleno de ello. Lo que podría agregar es que tenía unas pequeñas discordancias en el día a día como: trabajar tan temprano. No sabría describirme, si era un buen o mal madrugador pero lo que sí necesitaba en mi sangre a las primeras horas era más de una taza de café. Ahora estaba en busca de la segunda del día. Y el show presenciado anteriormente no era más que un compañero queriendo ser cubierto por mi persona. ¿Para qué? No llenaré de más líneas innecesarias.

—Pequeña, ¿Quieres un descanso?— no pasó desapercibido su movimiento coqueto de exponer un poco más su delantera. No íbamos a engañarnos, no era virgen —menos con la edad que llevaba— y tampoco un santo. Menos un imbécil.

—Podríamos tomarnos unos minut…— malditas interrupciones de diálogo. Como toda sociedad, vivimos jerarquizados para lograr una organización eficiente y mantener el orden en esta. También para controlar masas y otras cuestiones que no vienen al caso. Como decía, todos tenemos un jefe y la pequeña morena con sus morritos estaba siendo reprendida por querer darse descansos que no se merecía.

Negué con la cabeza y subí en ese mismo instante a la jaula que haría más corta mi distancia a mi objeto deseado. Sería para otra ocasión nuestro encuentro.  

Pocos minutos transcurrieron para tener en mi poder un humeante café, falso sustituto de la nicotina que se había apoderado de mi vida. Y ante tal escena, mis pies me guiaron nuevamente al ascensor sólo que no indiqué mi destino suponiendo que aquel joven —que muchas veces vi dando vueltas por mi piso— compartía mis mismas intenciones. Equivocado me encontré cuando, al bajar, observé que estaba en un lugar que poco tenía que ver con mi campo.

Fruncí el ceño. Muchas palabras, poca escucha. ¿De dónde ha salido este? Vale, era un periodista. Menuda pluma sin vergüenza. Una de mis cejas se alzó y di otro sorbo al café. Vaya espectáculo. — ¿Te han dicho, antes, de que eres rarito? — cuestioné porque la vida es demasiado corta como para morderse la lengua.  —Hoy estoy de buenas. — A pesar de no haber tenido mi sexo matutino en horas laborales. Cada uno con sus gustos dijo una vieja que se comía los mocos, hace unos días a las afueras de Hogsmeade. —Por ende, te diré que hay café del bueno en  el Departamento de Accidentes. Vaya uno a saber qué hacen para que sepa así. — me encogí de hombros. No quería conocer el secreto ni suponerlo, menos sabiendo que la palabra “accidentes” protagonizaba el nombre del departamento.
E. Felix Bohratter
Imagen Personalizada : Me pareció ver un lindo gatito [Felix] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 26
Ocupación : Trabajador Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 1.500
Lealtad : A conveniencia
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 17
Puntos : 3
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6641-eckhardt-felix-bohratter-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
E. Felix BohratterTrabajador Ministerio

Dylan Danvers el Sáb Abr 20, 2019 2:22 am

El hombre que tengo plantado delante de mí me mira casi sin parpadear y definitivamente sin expresión alguna en el rostro. Parece que incluso le molesta mi presencia pero bueno, eso es algo a lo que, como periodista, estoy más que acostumbrado ¡No todo el mundo adora que metan las narices en su vida privada!

- La verdad es que no… “Único”, “Especial”.... eso sí que me lo han llamado en muchas ocasiones pero rarito no. Al menos no a la cara… así que eres el primero, enhorabuena -le digo tranquilamente y siguiendo igual de sonriente. Normalmente cuando me levanto de buen humor me suele resbalar todo ¡Y eso que aún no he desayunado! Al parecer también he tenido la enoooorme suerte de que este hombre también esté de buenas hoy. Me pregunto como será cuando esté de malas- Hmmm entiendo. Tratándose del departamento de accidentes podría decirse que les sale el café rico accidentalmente pero si eso es algo que ocurre a menudo… entonces es que deben tener la receta dominada -le digo llegando yo solito a tal conclusión. A ver, que tampoco hay que ser un lumbreras para eso. Un accidente se llama precisamente así porque es algo que ocurre de forma esporádica y sin intención alguna de que ocurra- Vale pues… gracias, iré a buscar ese departamento de accidentes, solo espero no sufrir ninguno por el camino -le digo, optando por ponerme a su lado y colocarme mirando hacia las puertas cerradas del ascensor, pues al igual que él me va a tocar esperarlo para ir a buscar ese café tan rico que me ha prometido.

Obviamente se hace el silencio y bueno… si de normal lo que suele ser incómodo es el rato que uno pasa dentro del ascensor hasta llegar a su planta correspondiente, lo cierto es que ahora simplemente esperarlo también lo está siendo un poco. Al principio opto por ponerme a silbar suavemente pero el instinto periodístico de chismoso metomentodo al final sale a la luz y me vuelvo a girar hacia mi involuntario acompañante.


- Soy Dylan Danvers, por cierto, del Profeta -le digo orgulloso trabajar para un periódico de tanto prestigio es el sueño de todo estudiante que se gradúa en la universidad de periodismo- ¿Y tú eres? -le pregunto directamente, pues conozco a bastante gente del ministerio y aunque no haya visto a este chico nunca igual si que he oído hablar de él.
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : Me pareció ver un lindo gatito [Felix] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 16
Puntos : 7
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

E. Felix Bohratter el Sáb Abr 20, 2019 3:42 am

Era un imbécil, un completo estúpido que se vanagloriaba a él mismo para no perder del todo su pobre y asquerosa autoestima. Si es que existía un ser que le dijese aquellas palabras estaba lo suficiente ciego. Miren, me encuentran en un día que quiero ser gentil. Le conseguiré unas gafas para que pudiese ver a quién tenía de frente. Di un sorbo alzando la ceja, podría volverse mi actividad predilecta en este punto. Más de una persona hacía que me replantease la idea de seguir existiendo en el mismo planeta que ellos.

Esa sonrisa. Oculté una mueca de desagrado detrás del vaso descartable que aromatizaba el ambiente con ese peculiar olor a café caliente. Era el típico periodista que intentaba hurgar en tu vida para sacar primicias de ello, uno que nunca descansaba y yo no era partidario a que estuviesen por mis alrededores fastidiando. Esa carita de inocente y perdido de la vida solo provocaba que le quisiese pegar un puñetazo. Puede, solo puede, que todo mi bueno humor se haya ido al garete. Recordaba a un tipo parecido. Un tejón con gafas —vaya coincidencia— de culo de botella que sonreía cada puto día mientras saltaba por los pasillos ondeando sus bucles como si aquello fuese a levantar a fémina alguna del castillo. Éramos compañeros de curso y decir que lo hice quedarse una semana en la enfermería es resumir nuestra, inexiste, relación. Como diría la viejita —la que me preguntaba de qué trabajaba cada vez que nos cruzábamos— “Menos averigua Dios y perdona”. Y es gracioso teniendo en cuenta que muchos “creyentes” dicen que es un todopoderoso pero no sabe siquiera lo que su “pueblo” hace. Pero, eso no me interesaba. — Podría. — contesté cortantemente. No quería hacer mis suposiciones sobre tal departamento, he visto cosas que nunca olvidaré. Nada positivo, a decir verdad.

Por Merlín, que no se callaba. Mis labios se apretaron dejando en evidencia mi fastidio por la situación, no ocultaría que el encuentro era una puta mierda y poco quería relacionarme con alguien ajeno al trabajo en sí. —Suerte con ello. — le dije desinteresado. Demasiado tenía con la vecina que regala galletas cuando se le antoja. Esa era la cuota de sociabilización, de mi parte, que estaba cubierta por mes con el poco intercambio de palabras entre ambos. Por ende, tener a este fan del engominado no era para nada gratificante.

Y se hizo el silencio. No iba a jugar con la suerte agradeciendo en voz alta porque lo último que faltaba es que lo diera como el visto bueno a entablar una conversación banal. El ascensor, por otra parte, no venía más. ¿Hoy habría otro accidente de ascensores? Estamos en un mundo mágico donde las varitas canalizan todo nuestro poder solo para tener problemas tan estúpidos que daba vergüenza ajena contarlos.  

Giré mi rostro solo para buscar con la mirada como el periodista decidió que era buena idea silbar. —Me cago en la puta. — murmuré solo saliendo de mi garganta un murmullo para nada entendible para un tercero. Volví a interesarme furiosamente por mi vía de escape, mis ojos detallaban la ausencia de la jaula que me guiaría a mi piso.

—Para ser un periodista como que te falta información. — respondí con intenciones de picarlo. No era famoso ni pretendía serlo, si para serlo debía de aguantar a tipos como este prefería morir en la pobreza, sólo alimentado por las galletas de mi vecina. — Benito Camelo. — contesté con seguridad. Mis labios se curvaron con sutileza pero era un chiste tan básico que si caía en él me partiría en sus narices.

Y la salvación había llegado. ¡Benditos sean los ascensores del Ministerio! Dejé que dos personas bajasen de él, un anciano con cara de mala hostia y una muchachita que tenía todo rastro en sus facciones de odiar su puesto de trabajo. Pobre de ella. No, mentía. Me era ajeno su sufrimiento. Di los pasos suficientes para entrar. Imploraba a Merlín que no se le ocurriese averiarse en medio del camino.
E. Felix Bohratter
Imagen Personalizada : Me pareció ver un lindo gatito [Felix] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 26
Ocupación : Trabajador Ministerio
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 1.500
Lealtad : A conveniencia
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 17
Puntos : 3
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6641-eckhardt-felix-bohratter-id http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
E. Felix BohratterTrabajador Ministerio

Dylan Danvers Ayer a las 11:52 pm

Armado de paciencia sigo esperando el ascensor maravillado por la capacidad de expresión del sujeto a mi lado presente, la cual se limita a subir una ceja, mueca de asco, bajar ceja again y repetir. Con tal abanico de gestos uno podría llegar a confundirse pues podría interpretarse de múltiples maneras: está aburrido, algo le huele mal, tiene ardores estomacales, sufre de retortijones… le están matando las hemorroides a causa palo que tiene metido por el culo... ¡Podrían ser mil cosas! Aunque no sé, creo que apostaría cualquier cosa a que se debe más a mi última y alocada suposición. No sería algo tan raro… esta gente que desarrolla trabajos de oficina y pasan mucho tiempo sentados seguro que son propensos a tener ese tipo de problemas anales. ¿Debería aconsejarle que se pusiera cremita?

- Ya bueno, como BUEN periodista que soy -y recalco el adjetivo pronunciándolo en un tono más condescendiente- Me centro solamente en noticias y personalidades que merecen realmente la pena y que resultan relevantes para nuestra sociedad -añado, pueeees obviamente si no le conozco a él ni he oído hablar de sus heroicas hazañas y sus grandiosos trabajos es porque ¿hola? Estos deben brillar por su ausencia.

Cuando el sujeto amargado no identificado (abreviado SANI) tiene que recurrir a un chiste tan utilizado y tan visto para evitar decirme su nombre, la verdad es que casi siento pena por él. Debe ser muy jodido eso de tener un coeficiente intelectual taaaan bajo y limitado. Piensa el ladrón que todos son de su condición, pero por fortuna hoy ha ido a toparse con alguien mucho más inteligente de lo que seguramente está acostumbrado a rodearse.


- ¿En serio? Vaya… juraría que tienes más cara de Alegría de la Huerta. Sí, definitivamente ese nombre te va como anillo al dedo -le respondo tranquilamente- Deberías plantearte ir al registro civil y cambiarlo… Pero bueno… aquí estamos tu y yo querido Happy Benny, esperando al ascensor en esta agradable y soleada mañana -le sigo diciendo sonriendo la mar de feliz, y es que eso de dar por el saco es un deporte que también me suele gustar bastante, dejando a un lado el quidditch y la equitación claro, con la ventaja de que este puedo practicarlo siempre que me plazca y sin necesitar ningún tipo de engorrosa equipación.

El agudo DING del ascensor al llegar a nuestro piso hace que me centre de nuevo mirando hacia la puerta, viendo como esta se abre y saludando con un gesto con la cabeza a la gente que sale del “vehículo”. Otra persona probablemente alegaría cualquier excusa con tal de no subir al ascensor y esperar a que viniera el siguiente para no seguir compartiendo compañía pero a mi me da igual, no soy yo el ente antisocial de esta ecuación. Si le molesto a él pues que se quede él en tierra y no suba. ¡Yo me voy a por el café!
Dylan Danvers
Imagen Personalizada : Me pareció ver un lindo gatito [Felix] ECm6X1dl
RP : 10
PB : PB de tu PJ
Edad del pj : 00
Pureza de sangre : Limpia/Sucia/Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Orden/Mortifagos/...
Patronus : Patronus
RP Adicional : ---
Mensajes : 16
Puntos : 7
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan DanversMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.