Situación Actual
14º-20º
18 mayo -> luna nueva
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
EVANS MITCHELL pj destacado
LAITH GUATHIER & SAM LEHMANN Mejor dúo
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier.

Sam J. Lehmann el Jue Abr 18, 2019 3:48 am

Recuerdo del primer mensaje :

El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier. - Página 2 3z0t9Py
Habitación de Samantha | 04/03/2019 | 16:32h

WhatsApp
Dario Naharis
20:42
Dario Naharis
EN LÍNEA.

Hola, si hipotéticamente tuviera cita el día seis de marzo, a las cinco de la tarde, con Kelsey, ¿te vendría bien?

Hipotéticamente depende.

Hipotéticamente de qué.

De...

...

En realidad si es hipotético me viene bien, pero si por alguna razón se vuelve realidad me surgiría una grandísimo compromiso que sólo podría cambiar si me pagas con chocolate.

Es un pago que hipotéticamente en la realidad podría pagar.

Ya te digo que en realidad no es hipotético. Tengo cita de verdad.

Y yo en realidad no tengo ningún compromiso. Me estaba haciendo hipotéticamente la interesante.

Entonces te secuestro 😌

Hipotéticamente, claro. 👀

Mi autocorrector me corrige todas las palabras por 'hipotéticamente' de todo lo que he usado la palabra hipotéticamente.

Pensé que era a mí solo.

Somos retrasados.

Sí.

Hipotéticamente, claro.

Obvio. 💁

¿Cuento entonces contigo?

Always I love you Allí estaré.








Y entonces se le cayó el teléfono móvil en la cara. Sufrió uno de esos ataques de miocardio en donde piensas que se te ha roto la nariz o has perdido un ojo.

Oh, ¡no! —Gritó, dolorida, llevándose la mano a la nariz porque parecía que se estaba desangrando. Su cerdito abandonó la cama dando una voltereta, asustado de repente.

Pero falsa alarma, no había pasado nada. No había sangre.

Sam se acababa de levantar de la siesta y había mantenido toda esa conversación en la cama, riéndose como una idiota por los dos tontos muy tontos que parecían hablándose con la maldita palabra ‘hipotéticamente’ en cualquier lugar que cuadrase, aunque careciese totalmente de sentido. Desde aquel día en el café, se había vuelto su muletilla más idiota.

La verdad es que desde que Laith le había propuesto el ayudarle y Sam había accedido, no tenía pensado echarse atrás. De hecho, se había mentalizado bastante de lo que podría llegar a encontrar en la mente de la chica, intentando no llevarse ninguna sorpresa. Como legeremante tenía que tener nervios de acero y no dejarse llevar por lo que viese en mentes ajenas, pero el problema de Samantha—algo de lo que no te avisan en primero de legeremancia—es que las personas demasiados empáticas lo pasan realmente mal en este tipo de trabajos.

Y por si no lo sabías: la rubia era terriblemente empática y ya se estaba esperando lo peor. Para colmo, no estaba nada acostumbrada en meterse en mentes infantiles y tampoco sabía cómo sería tratar con los sentimientos de una niña tan pequeña. Pero como se solía decir: era una profesional, así que haría lo que hiciera falta, más todavía si era para ayudar a una pobre niña.


Hospital Saint Thomas | 06/03/2019 | 17:01h | Atuendo

Llegado el día, sin embargo, estaba algo más tranquila. Había ido a trabajar normalmente por la mañana y por la tarde se había preparado para ir al Hospital Saint Thomas, que se encontraba prácticamente en el centro de Londres. Recordaba haber ido una vez a ese hospital de emergencias, pero la verdad es que ni lo recordaba porque habían sido emergencias nocturnas con un alto porcentaje de alcohol en venas. ¡Nadie se libra de historias patéticas de borracho en esta vida! Desde que estaba en Londres siempre había asistido a San Mungo y desde que es fugitiva no pisaba un hospital ni como Samantha Lehmann, ni tampoco como Amelia Williams.

Sin embargo, ese día fue allí como la señorita Williams, una joven alemana que se había ido a Londres a buscarse la vida como camarera. Menos mal que habían muchos perfiles así, o nadie se creería que en Inglaterra se vivía mejor que en Alemania. Por suerte, como Amelia Williams actualmente era muy libre, se había inventado una tapadera de psicóloga que poder soltar tranquilamente si alguien le preguntaba por su trabajo cuando estuviera tratando a Kelsey. Se lo había memorizado. Iba a optar por lo de la India, pero nadie se creería que alguien como Sam viene de allí. Eso sí, en sus estudios inventados se había pasado como cinco años estudiando en ese país su técnica secreta mental. Le había mandado ayer un audio a Laith explicándoselo todo, para que no fuesen subnormales en soltar cosas diferentes en el caso de ser necesario.

Entró al hospital y se sintió perdida, por lo que sacó el móvil y le mandó un WhatsApp a Laith, quién le dijo que era en la tercera planta, al final a la izquierda, en la zona infantil. Sam se aventuró y se metió en el ascensor, intentando seguir las directrices de su amigo. Unos tres minutos después, Laith salió de una habitación y pilló a Samantha caminando por el pasillo. Le llamó por su nombre falso, a lo que ella mostró una sonrisa.

Hola —lo saludó, besándole la mejilla por inercia. Estaba un poco nerviosa. —¿Cómo lo vamos a hacer al final?
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.396
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1078
Puntos : 842
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Laith Gauthier el Mar Mayo 14, 2019 3:27 am

Había un cierto consuelo en que Samantha no se viese afectada más de la cuenta por lo que habían descubierto, que era horrible y podía hacer daño en la mente de una persona. Por lo menos los dos parecían comprender la situación y que, para ellos, sería con el tiempo un mal recuerdo mientras que para Kelsey iba a ser todavía más difícil olvidarse de ello. Quizá es por eso que Laith se estresaba tanto.

Cuando la rubia desocupó la tina, él se dispuso a limpiarla junto con el suelo y todo alrededor. No parecía haber un motivo, pero tenía la necesidad de hacerlo, y por suerte su amiga ya había abandonado el vano intento de pedirle no hacerlo que sería brutalmente ignorado por un Laith que necesitaba mantenerse ocupado.

Mientras Samantha veía el vaso medio lleno, Laith veía el vaso a la mitad y no dejaba de pensar que no le bastaba verlo a la mitad: él quería que el vaso estuviera completo, y no tenía agua para ponerle y llenarlo.

No le era extraña esa sensación. Cuando un paciente moría en un hospital, el médico iba con la familia y tenía que decirle que pese a todos sus esfuerzos no habían podido mantenerle con vida. Pese a que fuera verdad y hubiera hecho todo lo que estaba en sus manos, Laith no podía lidiar fácilmente con la culpa que sentía, con el deseo de haber hecho más, incluso si no había más que hacer. La sensación era real y estaba ahí. Necesitaba tiempo para asimilarlo.

Fue el primero en salir del baño con dirección al patio. En el camino escaleras abajo sacó un cigarrillo de su caja y se lo colocó entre los labios, aunque esperó hasta salir al patio para encenderlo, quedándose de pie cerca del banco, pero sin tomar asiento. En cambio, miró al cielo y al sol ahí arriba, siguiendo el ejemplo de Don Cerdito para valorar el calor y la luz.

Caló y exhaló humo lentamente mientras pensaba en las palabras de su amiga, finalmente tomando asiento a su lado, colocando su mano con el cilindro lo más lejos posible para que el humo no la molestase.

¿Sabes cómo me siento ahora mismo? Como Daenerys sin sus dragones —y ojo que a pesar de la comparativa, iba muy en serio. — Como si un segundo atrás lo hubiera tenido y hubiese podido hacer todo, y ahora… nada —bajó los hombros como un gesto derrotado. — No me ayuda esa sensación de “Quítate que lo hago yo”, ¿sabes cómo? Como si nadie pudiese hacerlo mejor que yo, incluso si lo que hacen es exactamente lo que yo haría.

Laith mismo era capaz de darse cuenta cuando estaba pensando algo demasiado, pero eso no significase que pudiese dejar de pensar en ello. Pegó su hombro con el de Samantha sin buscar otra cosa más que el mero contacto.

Hiciste mucho por mí y eso que no tenías por qué —sí, lo había hecho por el caso y por la niña, pero porque él se lo había hipotéticamente pedido. — De verdad lo valoro mucho, gracias —decidió interrumpir sus pensamientos que se conglomeraban todos llenos de ideas sobre cómo proceder en el futuro para darle el agradecimiento que se merecía a esa mujer. — Te invitaría todos los donuts del mundo —trató de bromear con ella.

La verdad es que pensaba que tenía que empezar a desconectar su cabeza de lo que lo había ocupado los días anteriores sin descanso y comenzar a pisar el freno. Era normal, por supuesto, que se acelerase cuando tenía tantas cosas que hacer, pero tenía ahora que adaptarse a la idea de que ya no las tenía y que lo mejor era simplemente ver la sucesión de eventos como fluye el río, sin que pudiese hacer nada para controlarlo.

Creo que cuando termine ese cabrón en la cárcel voy a pedirme una copia de la sentencia y la colgaré en un cuadro en mi departamento —hizo un cuadro con sus índices y pulgares, como visualizando cómo se vería aquello que prometía sentirse como un logro. Y estaba completamente seguro que iba a terminar entre rejas.

Caló del cigarrillo e hizo un círculo con el humo, y uno más pequeño que cayó dentro del primero, pero se esparcieron en el aire de una brisa fresca. Se recargó un momento en el hombro de Samantha, aclarando la garganta tras una leve irritación causada por el humo.

¿Qué hay de ti? —preguntó en otro tono, más jovial, irguiéndose y mirándola. — ¿Qué has hecho en estos días? —se le notaba de lejos que su principal motivación era quitar de su cabeza los malos pensamientos.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier. - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.605
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1157
Puntos : 965
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Sam J. Lehmann el Sáb Mayo 18, 2019 2:44 am

La comparación de Daenerys y sus dragones por poco le saca de contexto, pero Laith supo continuar por un buen camino y hacer que Sam terminase por comprender a lo que se refería. ¡Claro que lo entendía! Creía que ese tipo de sentimientos lo llegaba a tener todo el mundo en cierto punto, la sensación de que o haces tú las cosas, o no te vas a tranquilizar en ningún momento. Daba igual que quién fuese hacerlo fuese mejor, peor o diferente... lo importante es que eras tú quién debía de hacerlo si no querías terminar tirándote de los pelos.

—Hay que saber delegar y no frustrarse por ello. —Era un consejo que parecía un poco vacío, pero en realidad tenía mucha más importancia de lo que uno pensaría. Pero a Laith debía de frustrarle por querer y no poder y, sobre todo, porque con la implicación que ya había tenido, seguir implicándose no iba a ser sano para nadie. —No quiero sonar como la optimista pesada que te saca de quicio, pero dale tiempo a todo esto. Sé que lo que quieres es ver a ese tío entre rejas y a Kelsey en un hogar sano, mejorándose todo lo posible pero... todo es muy reciente —le dijo, colocando su mano momentáneamente sobre su pierna.

Le pareció de lo más adorable como le agradeció lo que había hecho por él, por Kelsey y por todo lo que le llevaba atormentando desde hacía tiempo. Otra cosa no, pero probablemente ayudar a un amigo era de las cosas que encabezaban la lista de prioridades de Sam y no es que en este momento de su vida tuviese una gran abanico de amistades. Como le había dicho Lohran: había que luchar por conservarlas y ayudarlas siempre que estuviese en su mano. A punto estuvo de decirle que de nada, para cuando le dijo esa demostración de amor relacionada con comida.

La rubia no pudo evitar sonreír.

—Eso suena a amor verdadero, ¿eh? —Le devolvió la broma, con una sonrisa risueña en el rostro. Sam siempre había sido muy servicial, toda su vida, con las amistades que valoraba y pocas cosas no hacía por ellos. Quizás lo hecho por Kelsey no estaba en ‘cosas normales’ para hacer por amigos, pero igualmente se alegraba tanto por la niña, como por Laith. —Me gusta ayudar a mis amigos, por eso si necesitas cualquier otra cosa espero que sepas que puedes contar conmigo, siempre con los donuts correspondientes como pago pertinente. —Alzó levemente el dedo índice para matizar eso último que, claramente, era solo una broma. —En serio te lo digo—matizó al final, por si acaso.

Lo último que reconoció de la sentencia que colgar en su apartamento la hizo esbozar otra sonrisa, esta vez más divertida. Mientras no colgara un retrato del Señor Sonrisas… todo era mejor y menos turbio. Aunque tampoco sabía qué tipo de arte solía tener su amigo en casa.

—¿Colgarla? ¿No has pensado en quemarla en una hoguera mientras intenta transferir su alma a un muñeco vudú y así poder matarlo desde la distancia mientras le pinchas alfileres en el pene? —Lo preguntó bastante seria, como si realmente lo dijese sin una pizca de diversión. —Siempre he tenido curiosidad por la magia vudú, quizás sea un buen momento para aprender a utilizar y meternos en terreno oscuro y pantanoso. —Y entonces soltó la risa que todos esperaban, declarando su broma. —Si el mundo es justo, que yo sigo esperando que la justicia muggle no sea como la que tenemos en nuestro mundo, terminará entre rejas durante mucho, mucho tiempo. Todo lo que se merece.

Y no quería desear el mal a nadie—en realidad sí—pero ojalá en la cárcel tenga tan mala experiencia como él le ha hecho pasar a esos niños. No se merece tener las cosas fácil después de habérselo hecho tan difícil al resto.

—Nada del otro mundo… —dijo, mirando de reojo a su amigo, que se había apoyado en ella y que no le molestaba en absoluto. —He ido a trabajar, he estado implorando por un horario fijo a mi jefe pero… nada, que me odia, ¿sabes? Tú lo veas ahí con esa cara de ancianito simpático y en realidad es solo una fachada. —En realidad sí que era un anciano simpático, era Erika, su hija, quién llevaba todo eso y quién le negaba a Sam la posibilidad de tener un horario fijo. Debía de admitir que al menos no eran de esos negocios que te dicen que cobras tanto por ocho horas pero que en realidad tienes que trabajar doce. No era difícil encontrar ese tipo de tratos en muchos lugares de Londres que se aprovechaban de los más desesperados por encontrar trabajo. —Me estoy acostumbrando a trabajar de tarde y no me gusta: ¿sabes lo feo que es tener libre cuando Gwendoline trabaja y estar trabajando cuando Gwen libra? Apenas nos vemos por la noche —dijo, desgana, sabiendo que era un problema del primer mundo pero que aún así le molestaba bastante. ¿Y lo de trabajar los sábados? Ya no hablemos de esa desgracia del señor… —Pero bueno, lejos de mis problemas de señora privilegiada con un trabajo decente y un cerdito muy juguetón que le gusta el barro… todo bien. —Después de todo lo que le había caído encima, hasta ese tipo de problemas le parecían nimios. —He estado entretenida leyendo y pegándole a mi saco de boxeo imaginándome que ese tipo. —Evidentemente se refería al padre de Kelsey, pero prefería no decir su nombre, cual Voldemort. —Tengo la costumbre de imaginar que pego a gente que odio. Siento correr la rabias por mis venas.

Nadie, en su sano juicio, realmente se podía creer que alguien como Sam pudiera tener odio o rabia por sus venas, pero sí era cierto que le ayudaba a desestresarse.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 24.396
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1078
Puntos : 842
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Laith Gauthier el Mar Mayo 21, 2019 6:54 am

Delegar. Era algo que, precisamente, siempre se le había dado mal a Laith. En el trabajo conseguía lidiar con ello, pero en su vida diaria se le complicaba, en especial con cosas que consideraba importantes. En ese momento, Samantha sonaba como la optimista pesada que sacaba de quicio, pero sabía que lo que decía era con toda su buena intención y, en el fondo, hasta el propio Laith sabía que ella tenía razón.

Acabó agradeciéndole, porque era lo que quedaba por hacer. Había estado cuando la había necesitado, y también sabía que, de haberlo necesitado, habría también estado al pendiente de él. Le enternecía poder tener amistades así de cercanas, que no dudaran en ayudar cuando necesitaba de ellas, y realmente las valoraba. Tanto que quizá exageró un poquito en lo que a agradecerle respectaba, ¿todos los donuts del mundo? ¡Laith querría también, Samantha no podría comérselos todos!

Pero no exageres mucho —le sonrió cuando le dijo que el querer invitarle todos los donuts del mundo significaba amor verdadero y no otra cosa. — A estas alturas ya no habrá donuts con los que pagarte —dramatizó, como si pudiesen quedarse sin donuts por exceso de demanda. — Lo sé, y te lo agradezco —tomó su mano, apretándola con cariño. — Tú también puedes pedirme lo que quieras e intentaré ayudarte siempre —le dejó claro.

Lo mejor de su amistad era eso: se trataba de una relación recíproca.

Hablando sobre la tan esperada sentencia de ese ser que Laith ni siquiera se atrevería a llamar persona, estuvo seguro que utilizó una referencia a una película de miedo y le costó un poco darse cuenta de cuál era. Debía ser la del muñeco malévolo que era asesino, pero en una versión en la que el muñeco no se salía con la suya. Después de todo, había más de una película de Chucky.

Estaría dispuesto a ver los límites de la magia oscura con tal de tener algo como eso, ¿sabes? Creo que este caso lo amerita muchísimo —le concedió, al final riéndose porque todo aquello sólo era un juego. Como si ellos pudiesen realizar magia maligna, con lo cachos de pan que eran. — Quiero pensar que sí, y pensar que en ese lugar haya gente tan asqueada como nosotros que se unirán para ver si consiguen equilibrar su karma —suspiró.

No le quería desear el mal a nadie, pero era consciente de que muchos presos eran padres y hermanos de alguna pequeña y se sentirían conmovidos con la historia. Los uniría, entonces, el desprecio por alguien capaz de profanar a una criatura tan inocente.

Decidió, por el bien de su conversación y de la estabilidad mental de un sanador que quería marcharse a ver qué más podía hacer con su vida y el caso de la pequeña, cambiar el tema y preguntar por su amiga, recargándose contra su cuerpo en un gesto cariñoso. La oyó quejarse sobre su trabajo en el Juglar Irlandés y sus problemas con su horario rotativo, sonriéndose cuando le contó que el problema provenía de que tenía poco tiempo para ver a su novia.

Ya eres una peligrosísima criminal, puedes robarte un giratiempo del Ministerio para volver y ver a Gwendoline mientras trabajas —bromeó, porque no estaba hablando en serio. — Disfrútalo ahora, porque si tiene intenciones de ejercer como sanadora el verse podría ser una ruleta rusa —y eso lo decía desde la experiencia. — ¿Sabías tú que a veces tenemos que trabajar hasta cuarenta y ocho horas seguidas? Los médicos somos los profesionistas más sacrificados y menos valorados en el mundo —suspiró melodramáticamente, pese a que lo que decía era totalmente en serio.

Le había tocado, y a Gwendoline también le podría llegar a tocar si tenía una guardia para tener justo después lo que conocían como una “post-guardia”. Y era triste, pero así era la vida del médico. Samantha culminó diciendo que, al final, su mayor problema era ese y el tener que bañar a un cerdito amante del barro últimamente.

Yo también hago eso —susurró a su oído, refiriéndose a golpear el saco de boxeo imaginando que era alguien. — Pero no le digas a nadie, tengo que mantener la fachada de buena persona —se volvió a recargar en ella. — ¿Qué lees últimamente? Conseguí un nuevo libro muy bueno sobre psiquiatría biológica, si sabes francés te lo prestaría encantado, sino creo que no debe tardar en salir una versión en inglés —le comentó, ahora que hablaban de lectura, porque era lo único que él leía.

Llamó a Don Cerdito para que le prestara atención en todas las formas en que se puede llamar a un animal: silbándole, ese “pspsps” para llamar a un gato, chasqueando con la lengua, tirándole besitos, incluso intentó diciendo “oink oink”, pero al final el cerdito decidió que era demasiado guay como para prestarle atención a un simple mortal y dejó a Laith en el intento por atraerlo hacia él.

El sanador, por supuesto, soltó una risa porque Don Cerdito lo había dejado como un tonto. Seguramente estaba enfurruñado porque le habían bañado. Al final, acabó estirándose, cruzando las piernas en un cuatro.

Podemos pedir pizza y ver algo —la invitó, intentando hacer planes deliciosos. — O podemos hacer galletas, y por “podemos” me refiero a que tú las haces mientras yo te miro y te molesto queriendo comerme la masa antes de que la metas al horno —levantó las cejas, queriendo vender su plan como lo mejor del mundo. Lo era para él. — Podría llevarle de esas galletas a Kelsey después —la intentó sobornar por el lado más emocional.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier. - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.605
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1157
Puntos : 965
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.