Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier.

Sam J. Lehmann el Jue Abr 18, 2019 3:48 am

Recuerdo del primer mensaje :

El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier. - Página 4 3z0t9Py
Habitación de Samantha | 13/03/2019 | 16:32h

WhatsApp
Dario Naharis
20:42
Dario Naharis
EN LÍNEA.

Hola, si hipotéticamente tuviera cita el día 15 de marzo, a las cinco de la tarde, con Kelsey, ¿te vendría bien?

Hipotéticamente depende.

Hipotéticamente de qué.

De...

...

En realidad si es hipotético me viene bien, pero si por alguna razón se vuelve realidad me surgiría una grandísimo compromiso que sólo podría cambiar si me pagas con chocolate.

Es un pago que hipotéticamente en la realidad podría pagar.

Ya te digo que en realidad no es hipotético. Tengo cita de verdad.

Y yo en realidad no tengo ningún compromiso. Me estaba haciendo hipotéticamente la interesante.

Entonces te secuestro 😌

Hipotéticamente, claro. 👀

Mi autocorrector me corrige todas las palabras por 'hipotéticamente' de todo lo que he usado la palabra hipotéticamente.

Pensé que era a mí solo.

Somos retrasados.

Sí.

Hipotéticamente, claro.

Obvio. 💁

¿Cuento entonces contigo?

Always I love you Allí estaré.








Y entonces se le cayó el teléfono móvil en la cara. Sufrió uno de esos ataques de miocardio en donde piensas que se te ha roto la nariz o has perdido un ojo.

Oh, ¡no! —Gritó, dolorida, llevándose la mano a la nariz porque parecía que se estaba desangrando. Su cerdito abandonó la cama dando una voltereta, asustado de repente.

Pero falsa alarma, no había pasado nada. No había sangre.

Sam se acababa de levantar de la siesta y había mantenido toda esa conversación en la cama, riéndose como una idiota por los dos tontos muy tontos que parecían hablándose con la maldita palabra ‘hipotéticamente’ en cualquier lugar que cuadrase, aunque careciese totalmente de sentido. Desde aquel día en el café, se había vuelto su muletilla más idiota.

La verdad es que desde que Laith le había propuesto el ayudarle y Sam había accedido, no tenía pensado echarse atrás. De hecho, se había mentalizado bastante de lo que podría llegar a encontrar en la mente de la chica, intentando no llevarse ninguna sorpresa. Como legeremante tenía que tener nervios de acero y no dejarse llevar por lo que viese en mentes ajenas, pero el problema de Samantha—algo de lo que no te avisan en primero de legeremancia—es que las personas demasiados empáticas lo pasan realmente mal en este tipo de trabajos.

Y por si no lo sabías: la rubia era terriblemente empática y ya se estaba esperando lo peor. Para colmo, no estaba nada acostumbrada en meterse en mentes infantiles y tampoco sabía cómo sería tratar con los sentimientos de una niña tan pequeña. Pero como se solía decir: era una profesional, así que haría lo que hiciera falta, más todavía si era para ayudar a una pobre niña.


Hospital Saint Thomas | 15/03/2019 | 17:01h | Atuendo

Llegado el día, sin embargo, estaba algo más tranquila. Había ido a trabajar normalmente por la mañana y por la tarde se había preparado para ir al Hospital Saint Thomas, que se encontraba prácticamente en el centro de Londres. Recordaba haber ido una vez a ese hospital de emergencias, pero la verdad es que ni lo recordaba porque habían sido emergencias nocturnas con un alto porcentaje de alcohol en venas. ¡Nadie se libra de historias patéticas de borracho en esta vida! Desde que estaba en Londres siempre había asistido a San Mungo y desde que es fugitiva no pisaba un hospital ni como Samantha Lehmann, ni tampoco como Amelia Williams.

Sin embargo, ese día fue allí como la señorita Williams, una joven alemana que se había ido a Londres a buscarse la vida como camarera. Menos mal que habían muchos perfiles así, o nadie se creería que en Inglaterra se vivía mejor que en Alemania. Por suerte, como Amelia Williams actualmente era muy libre, se había inventado una tapadera de psicóloga que poder soltar tranquilamente si alguien le preguntaba por su trabajo cuando estuviera tratando a Kelsey. Se lo había memorizado. Iba a optar por lo de la India, pero nadie se creería que alguien como Sam viene de allí. Eso sí, en sus estudios inventados se había pasado como cinco años estudiando en ese país su técnica secreta mental. Le había mandado ayer un audio a Laith explicándoselo todo, para que no fuesen subnormales en soltar cosas diferentes en el caso de ser necesario.

Entró al hospital y se sintió perdida, por lo que sacó el móvil y le mandó un WhatsApp a Laith, quién le dijo que era en la tercera planta, al final a la izquierda, en la zona infantil. Sam se aventuró y se metió en el ascensor, intentando seguir las directrices de su amigo. Unos tres minutos después, Laith salió de una habitación y pilló a Samantha caminando por el pasillo. Le llamó por su nombre falso, a lo que ella mostró una sonrisa.

Hola —lo saludó, besándole la mejilla por inercia. Estaba un poco nerviosa. —¿Cómo lo vamos a hacer al final?
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 27.396
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1164
Puntos : 924
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Laith Gauthier el Sáb Ago 10, 2019 7:48 pm

Con una sonrisa de por medio, Laith se encogió de hombros. — Fue arrestada por violar la ley de segregación por mi padre en Estados Unidos, al menos es la historia que se cuenta —confesó, aunque no había pena o vergüenza en su voz. — Todo el mundo dice que fue una gran mujer, sin embargo, aunque cuando cumplí la mayoría de edad y quise información no había papel donde figurase su paradero —y para entonces su abuelo había muerto, así que no contó con su ayuda.

Lo había afectado en su momento cuando los otros niños lo señalaban por no tener padres, o porque su padre era un nomaj, siendo de una familia sangre pura. En la actualidad había madurado y ese tipo de cosas ya no lo afectaban, así que se quedaba con lo bueno que había: las historias que había escuchado sobre ella.

Había algo raro en la paternidad. Básicamente hacías de tu mundo un pequeño humano al que acabas de conocer y que de alguna formaba amas más que a tu propia vida. Todo lo demás se vuelve alrededor del bebé: cómo proveerle una vida digna, cómo suplir sus necesidades, cómo desarrollar su aprendizaje y esas cosas. Algunos dicen que se da por instinto, Laith, con su trabajo, se permitía dudárselo. No eran raros los casos de bebés abandonados en un hospital.

Mi abuelo me amenazaba con secuestrar mis patines durante las vacaciones si no me iba bien en el curso —recordó con una sonrisa, aunque jamás lo había cumplido. No al menos por tener malas notas. — Él era pocionista, así que pasaba largas tardes encerrado con él en el sótano haciendo pociones, así que de pociones sabía bastante para mi edad —que era un poco su versión de “sentarse a hacer los deberes” que Samantha tenía con su madre. — Eso me ayudó más tarde en mi carrera.

Tenía una sonrisa en el rostro, porque le gustaba que pudiesen recordar aquellas cosas con tanto cariño. Esas cosas les hacían darse cuenta que realmente no era cosa de saber ser padres, sino de tomar lo mejor de los suyos y tratar de hacer lo mejor para ellos.

El tema iba por ahí, así que acabaron hablando de padres nomaj que tenían hijos magos, como era el caso de su amiga. Escuchó la anécdota con interés y, conforme iba avanzando, realmente le dio gracia lo que estaba oyendo. Se podía imaginar a una mujer gritándole a un pobre hombre que al parecer le estaba jugando una broma sólo para darse cuenta que su hija era realmente peculiar.

Es que nadie está preparado para una noticia así, o sea… Yo nunca lo viví y puedo entender perfectamente la sensación —probablemente era porque Laith tenía mucha empatía, pero un nomaj cuya percepción de la magia se limita a películas con efectos especiales y juegos visuales descubriendo que su hijo realmente puede hacer magia… era difícil de digerir. — Encima es que tiene que ser difícil hasta comunicarse, un mago por ejemplo manda una carta y ya está, ¿te imaginas la de preguntas de los vecinos cuando se enteren que visitan a tus padres lechuzas? —y se sonrió porque le nació divertidísima la idea.

Aquí es donde Samantha se preguntará: ¿Laith había prendido su lección quemándose los dedos? Y la respuesta será clara y evidente: NO. Porque él seguía tocando su galleta cada dos segundos a ver si quemaba menos. Debía ser considerado una relación tóxica querer galletas cuando acaban de salir del horno, porque les lastimaban y ellos seguían queriéndolas.

No quiero, necesito una galleta —dramatizó como si se fuera a morir en los próximos segundos de no consumir galletas.

Observó con mirada analítica cómo sacaba su varita y empezaba a soplar las galletas con ella, así como prestó atención a su veredicto cuando dio un bocado a su estrella amorfa, preguntándose si ya podrían comérselas. Cuando Samantha, tan digna, se sacó la galleta y le culpó a él por haberse quemado, Laith estalló en una carcajada tras tanta tensión.

Es que tú no entiendes la filosofía de las galletas, cariño —le colocó una mano en el hombro, como se consuela de una pérdida. — Las galletas deben ser tratadas con amor, comprensión… y comértela aunque te estés quemando la boca porque está muy buena y vale la pena quemarte por probarla —le dijo su filosofía al comer galletas.

Y sí, damas y caballeros, lo que él hizo a continuación fue dar fe a su filosofía tomando su galleta en forma de pene y comiéndosela muy por encima de cualquier cosa, aunque tuviese que ventilar su boca con su mano para permitirle un poco de aire fresco.

¿Era una mala idea? Sí, ¿la recomendaba como sanador? No, ¿tenía efectos adversos? Por supuesto. Esa era la vida del gordo.

Así —dijo, una vez que su galleta había pasado a su estómago.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : El Señor Sonrisas. —Laith Gauthier. - Página 4 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.905
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1245
Puntos : 1052
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Sam J. Lehmann el Mar Ago 13, 2019 2:22 am

Se extrañó por lo que le contó: ¿le habrían soltado y su paradero era desconocido? ¿O era desconocido en alguna de las prisiones americanas? Porque eso de que un prisionero se muera cumpliendo condena solía ser también motivo que documentarse. Sin embargo, no dijo nada al respecto, pues suponía que Laith se habría hecho todas esas preguntas y había llegado a la misma conclusión: su madre no está y punto. La verdad es que el hecho de no haberla tenido nunca, hace que en realidad no la puedas echar de menos.

—¿Patines de cuchilla para patinar sobre hielo? ¿Se te daba bien? —Preguntó con curiosidad al pequeño detalle que le había dado. A Sam siempre se le dio bastante mal patinar sobre hielo, pero siendo totalmente justos lo cierto es que se le daba mal todo lo que tenía que ver con deportes. —¿Pero ves? Lo importante es buscar la manera de compartir con el pequeño tu pasión por algo. ¿Has visto? Estamos aprendiendo hasta antes de ser padres.

Recordaba con mucho cariño los meses previos a entrar a Hogwarts, pero algo inolvidable había sido el día en el que descubrieron que la magia existía. ¡Y no solo eso! ¡Sino que Samantha sería capaz de hacerla! O sea, si bien al principio Sophie sólo quería tirarle una chancla al supuesto mago, al final aquello había sido una marea de emociones.

—No tengo que imaginármelo demasiado —dijo divertida. —En mi primer año me comunicaba con ellos por correo convencional, por lo que las lechuzas estaban a la orden del día en mi barrio. Recuerdo que dijeron que mi padre estaba adiestrando lechuzas.

El momento galleta fue posiblemente el más patético de toda la mañana y eso que tenían una gran lista detrás como el hecho de que Don Cerdito dejase el baño y la cocina bien destrozados o que hubieran peleado como dos niños pequeños en el jardín. Sin embargo, verlos mirar a las galletas con tanta devoción, en silencio, mientras se miraban entre ellos queriendo sufrir las consecuencias de estar tan calientes, fue sin duda un momento digno de ser enmarcado.

—Claro que entiendo la filosofía de las galletas, amor —le devolvió el apelativo cariñoso, ‘ofendida’ por insinuar que ella NO SABÍA DE GALLETAS. —Muy bien. Yo iba a apelar por mis papilas gustativas, pero tienes razón.

Laith fue el primero y Sam fue la segunda en meterse una de sus galletas en la boca. Se quemó. Se quemó tres veces, pero bien pudo coger un poco de aire para aliviarse. Al final, también se la comió y…

—Ha merecido la pena. —Y alzó su mano abierta para que Gauthier le chocase los cinco, cosa que hizo en cuestión de un segundo, formando un buen equipo.

Luego ambos bebieron agua para aliviarse la lengua chamuscada, pero felices.

Después de eso pusieron todas las galletas en un bol, para sacar las siguientes y repetir el proceso. Sam dejó a Laith solo—siendo consciente de que se comería algunas galletas de strangis porque era un gordo—para llamar a la pizzería, pidiendo una pizza para cada uno: la favorita de Laith, la favorita de Gwen y la de que le diera el antojo en ese momento a Sam.

Luego solo esperaron a que llegase la morena y las pizzas para almorzar todos juntos y, de postre, probar sin atentar contra la vida de nadie aquellas deliciosas galletas. ¡Que oye, para ser la primera vez que las hacían juntos no les habían quedado nada mal!
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 27.396
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1164
Puntos : 924
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.