Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

It's about us | Danielle J. Maxwell

Kenneth Hurley el Dom Abr 21, 2019 10:54 pm


It's about us
Abril, 2019 | Londres | Danielle J. Maxwell




El destino se ríe de mí. No me mata pero sí que me hace pasar por cosas me hace pensar que me odia.  

Rondaba por ahí, tratando de conseguir comida cuando una motocicleta pasó a toda velocidad y me golpeó en el costado. ¿Cómo es la gente que ni siquiera se detuvo a ver si seguía vivo? ¡Hey! Podía llevarme al veterinario, de menos. Dolía mucho más de lo que dolían los golpes en el quidditch, me dolía hasta respirar. Mi cuerpo se iba debilitando y sentía con cada bocanada que sería la última.

¿Y si regresaba a  mi forma humana? No podía arriesgar a los muggles de la zona. Intenté levantarme pero fue en vano, el dolor me hizo soltar un aullido que hasta a mí me asustó. Quizá me había roto las costillas. ¡Diablos y más diablos! Pestañeaba y suspiraba, quería quedarme ahí y dormir.

Recuerdo el por qué llegué ahí. Me pareció ver a Danielle en una de mis tantas escapadas al distrito mágico para conseguir comida. No supe en ese momento si era ella o no pues solo la había visto por la espalda pero mi instinto me decía que debía seguirla. Y eso hice porque no soy bueno en pensar dos veces la misma cosa.

Corrí detrás de ella y cuando me di cuenta ya estábamos en un barrio muggle de Londres. Ahí la perdí de vista y seguí vagando. Entonces, como decía del destino, me encontré con ella algunos días. El primero me le quedé viendo esperando que me reconociera pero no fue así. Me trató como un perro más sin prestar atención a mis ojos. ¡Maldita sea, Danielle! Yo me que me había emocionado de verla a salvo, eso quería decir que los niños que salvamos también lo estarían, eso quería creer. Comencé a seguirla sin llegar a más, me bastaba con verla seguir su vida.

Y ese día no me fije en lo que hacía, acababa de dejarla en la escuela y ahora estoy aquí tirado esperando morir. ¡Mira tú! Al final no le di el gusto a Rocko. Estaba perdiendo la consciencia, los ojos me pesaban y comencé a sentir que perdía todo.

A ti, a esa fuerza toda poderososa debo confesar y arrepentirme. Arrepentirme por no haber podido hablar con Danielle sobre lo malo que fui, por no haber podido ser sincero con ella, con...aquella chica que mejor no nombraré. Por dejar que mis instintos fuesen tan fuerte. Era una pena que no pudiera gritar y solo seguir aullando.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Lun Abr 22, 2019 9:14 pm

Ese día no tenía grandes planes para mi vida. Tenía que hacer unos recados para mi abuela y, de resto, pretendía quedarme en casa jugando al nuevo videojuego Battle Royal de EA que, por cierto, era gratis. Y claro, cuando un juego es gratis y encima mola muchísimo, te entran como unas ganas terribles de jugar para amortizar lo que en realidad no te has gastado. No sé, pero a mí me gustaba más jugar algo gratis que tener que pagar por algo que me gusta. Al pagar, tenía la sensación de que tenía que gustar si o sí a eso y no a otra cosa ya que me había gastado mis ahorros en eso. Es estresante.

Así que volvía ya a casa, subida en mi skate, mientras pensaba en una de las armas del juego y en lo horriblemente mal que se me daba, pese a que era una de las más rotas. Y si bien mi trayectoria hacia casa hubiera sido perfectamente normal mientras me preguntaba el por qué de ser tan mala, no lo fue porque me encontré con una de las cosas más terribles del mundo mundial.

¡Vi como un coche atropellaba a un perrito! Y no un perrito pequeño que parece que se mete él solo bajo la rueda, ¡sino un perrito grande y gordo! ¿Y sabéis lo mal que me sentí? Casi se me parte el alma, literal, porque al ver eso casi me como una farola subida al skate. Cuando bajé sin mayores problemas, dejé mi skate ahí en mitad de la acera y fui corriendo hacia donde estaba el perrito intentando apartarse y aullando. Una pena que no hubiese reaccionado antes porque no me hubiera importado lanzarle algo al coche. Éste, sin embargo, pareció darse la fuga.

Yo hice lo que cualquier persona normal haría: me acerqué al perro, le acaricié la cabecita con la mano a riesgo de poder quedarme sin e intenté tranquilizarlo mientras sacaba el móvil del bolsillo. El perro era super bonito y verlo llorar me estaba haciendo sentir terriblemente mal, casi como si yo lo hubiese atropellado.

Llamé a la policía porque evidentemente no me sabía el número de ninguna veterinaria, pero tras explicar torpemente lo que había ocurrido, la policía avisó a la veterinaria, que dijo que vendrían lo más pronto posible. Lo único que yo pude hacer mientras tanto fue coger como pude a ese perro, pues pesaba muchísimo, y apartarlo del tránsito.

Una vez con el perro en sitio seguro, me puse a hablarle como si me entendiese, ¿pero sabéis qué? Un estudio ha revelado que en realidad los perros te entienden muy bien y, sobre todo, sienten el ‘cómo’ de decirle las cosas, por lo que intenté tranquilizarlo lo máximo posible.

—Venga, gordi, todo va a ir bien. —A falta de un nombre, ‘gordi’ siempre funcionaba. —Ahora mismo vienen los de la veterinaria para socorrerte.

Porque podría habérmelo llevado a algún lugar, pero prefería optar por el método muggle. Me puse a mirar desesperadamente hacia todos lados a la espera, dándome cuenta de que había dejado el skate al otro lado de la calle. Varias personas se paraban a preguntar, a lo que yo sólo podía decir que ya había llamado a urgencias y estaba en espera.

Fueron diez minutos lo que tardaron los de la veterinaria en llegar con su furgón y recoger al perro. Me preguntaron que si era mío y yo les dije que no, a los que ambos pusieron una cara un poco de pena.

—¿Qué ocurre?

—Parece bastante adulto. Si no tiene dueño con suerte irá a un albergue pero… ya sabes cómo van las cosas con los perros sin dueños —le dijo la chica.

—¿Y si no tiene chip puedo quedármelo? —pregunté, sin intención real de quedármelo, pero prefería estar con él hasta encontrarle un hogar.

Ilusa de mí: ¿estar con un perrito y no enamorarme del perrito, en qué mundo pasaba eso? Estaba sobreestimando mis capacidades.

—Bueno, súbete y lo hablamos por el camino. No querrás dejarlo solito, ¿no? —Dijo el hombre. —No te preocupes, que no parece ser demasiado grave. Saldrá de esta.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Lun Abr 29, 2019 10:44 pm

Creí que perdería la consciencia y vería la luz, esa que hace que recuerdes todo lo que viviste. ¿O no era así? No importaba, la cosa es que yo no veía nada. Eso sí, sentía un dolor que ni a Rocko le deseaba. Si intentaba moverme un tirón me hacía recapacitar sobre esa decisión, mejor quedarse quietecito esperando a la buena amiga Muerte. Debería ponerle un nombre, Muerte sonaba tan...muerte.

Había escuchado un montón de nombres a lo largo de mi vida, muchos interesantes y raros y otros tan comunes pero geniales. Había uno en especial que escuché cuando era niño: Feyre, de ese nombre solo sabía que quería decir cazadora humana o de humanos, daba igual. ¿En qué lengua? Ni idea. Así que mi buena amiga Feyre aún no llegaba por mí. ¿Acaso me estaría dando una segunda oportunidad?

Estaba por darme por vencido cuando sentí una mano cálida acariciar mi cabeza. Se sentía bien. Abrí los ojos y descubrí a la última persona que esperé ver. Danielle. O sea, era obvio que si ella me veía me ayudaría, estaba en nuestra naturaleza. Suspiré y pude quedarme dormido al fin.

A diferencia de lo que se suele creer no soñé en nada. Todo era negro y los sonidos tan lejanos que no alcanzaban a materializarse en mi subconsciente. Poco a poco fue logrando que la voz fuese más nítida. "Venga, gordi, todo va a ir bien, sentía el cariño con el que me hablaba y me dieron ganas de creerle.

¿Qué cuánto tiempo pasó? Verán, el tiempo transcurre diferente para los perros. Lo que para un humano, o mago en éste caso, pueden ser dos horas para un perro pueden ser días. De ahí que cuando nos dejan solos creemos que jamás volverán. Estuve inconsciente tanto tiempo que cuando al fin desperté me costó mucho moverme, las patas no me reaccionaban del todo y me seguía doliendo el costado pero ya no sentía que eran mis últimos minutos en el mundo.

Estaba encerrado en una jaula, ¡qué desesperación! No tenía ni espacio para moverme. Comencé a ladrar fuerte y con cada ladrido sentía que volvería a recaer. Pero necesitaba atención. "¿Y Danielle? Quiero ver a Danielle", eso era lo que mi mente gritaba pero ya sabemos lo que realmente sucedía. Un perro loco ladrando como si estuviera poseído.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Sáb Mayo 04, 2019 2:51 am

Me había quedado en el veterinario mientras el perro entraba en urgencias para ser curado. El perro era enorme y muy peludo, además de tener una carita muy mona por la que no podía irme de allí hasta asegurarme de que estaba bien, sobre todo después de haberme pegado todo el camino al lugar acariciándole. Además uno de los veterinarios me había estado hablando claro: si los perros no tenían dueño iban a terminar en la perrera y lo normal es que no durasen demasiado allí, sobre todo si eran tan grandes y nadie los reclamaba.

Y sí, vale, a veces me parece un poco hipócrita preocuparme por los perros en la perrera cuando no me preocupo de las vaquitas en el matadero, ¡pero con las vaquitas no podía hacer nada y por los perros podía hacer algo! ¡Al menos por este perro!

El caso es que era incapaz de irme a ningún sitio, sobre todo después de que la chica me dijese que el perro no tenía chip y que, por tanto, nadie reclamaría a esa cosa tan bonita. Es por eso que esperé en aquella sala de espera, hablando por móvil con Edward, preguntándole a él si creía que mi abuela me iba a matar si metía un perro en casa. Edward me decía que seguramente sí y me enfadé porque esperaba que me dijera que no y me ayudase a auto-convencerme de lo que quería hacer. ¡Arggg, tanta sinceridad era terrible!

Al final, mientras no hacía nada más que divagar en redes sociales con el teléfono móvil, se empezaron a escuchar unos ladridos en el interior de la veterinaria.

—Vaya, parece que nuestro amigo se despertó. —Me dijo la muchacha, haciéndome un ademán con la cabeza. —Ven, vamos a saludarlo.

La verdad es que a la veterinaria también le interesaba que yo me llevase al perro: ella odiaba tener que ceder al perro a la perrera, por lo que intentaba convencerme de que le diese un hogar, cariño y amor, algo que no recibiría ni en la calle ni mucho menos en un lugar en donde sus probabilidades morir eran tan altas. ¿Y lo peor de todo? Que mi corazón de Hufflepuff ME IMPEDÍA dejarlo atrás. En serio, ¿qué clase de humano podría dejar atrás a un perrito herido? Esa clase de ser humano seguro que son terribles y despreciables. Y yo, que podía permitirme tener un perro y tenía hasta un jardín, ¿cómo iba a darle la espalda?

El perro se había vuelto loco en la jaula en la que estaba que, pese a que era para su tamaño, el pobre debía de sentirse indefenso.

La veterinaria entró la primera, intentando tranquilizarlo y yo me quedé en la puerta, observando a aquella hermosura peluda y sonriendo al verlo bien. Ya al menos ladraba enérgicamente y no estaba ido con los ojos cerrados. Parecía un poco loco, la verdad, ¿pero cómo no iba a estarlo estando en la situación en la que se encontraba?

—Eh, tranquilízate amigo —le dijo la muchacha al perro, mirándolo a través de la rejilla de la jaula. —Tienes que portarte bien o al final no va a querer llevarte con ella para su casa.

Le hablaba como si le entendiese, cuando claramente ningún perro del mundo entiende a una humana. Bueno, al menos que sea animago, claro, ¡pero ningún animago es tan estúpido como para ser un perro y dejar que le coja un coche!

La veterinaria no iba a abrir la jaula hasta que se tranquilizase, por lo que esperó. Cuando ya estaba más tranquilo, abrió lentamente la puerta. Tenía un bozal en la mano, así como una correa para ponérsela rápidamente desde que perdiese los papeles. Yo, todavía, me encontraba en la puerta de esa habitación, como mera observadora. A lo mejor el perro era super agresivo y yo pensando que era un amor.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Sáb Mayo 04, 2019 4:29 am

"¡Por favor! Alguien dígale a Danielle que venga", seguía ladrando con desesperación. No quería que me abandonara aquí, no quería morir transformado en perro encerrado. ¿Qué forma tan patética sería esa? Al menos quería restregarle a Rocko que sobreviví contra todo pronóstico y que estaba dispuesto a pelear por lo que creía correcto. Ahora ya no era tan torpe, aunque mi actual situación dijera lo contrario.

Necesitaba moverme, quería más espacio y solo lograba golpearme con la jaula. Mi cola tampoco la pasaba muy bien, ni siquiera yo podía controlar la manera en la que se movía, de aquí para allá. Sentí como me corté y cada golpe era como una patada en la entrepierna. Cuando la que parecía la doctora me pidió control me callé en seguida, se supone que debería actuar como un perro bien portado. Di un último ladrido y me recosté, acomodé la cabeza sobre mis patas y alcé la vista. No estaba seguro si veían mis ojos, el flequillo me había crecido demasiado ya. Y por supuesto yo no podía cortarlo.

¿Ella? Mis orejas se alzaron y mi sentido del olfato guió mi vista hacía Danielle, estaba ahí de pie. ¡No se fue! Volví a sentir una emoción sobrecargar mi cuerpo y de nuevo mi cola comenzó a moverse. En serio, esa cosa tenía vida propia. Esperé aunque quería lanzarme a ella ya, quería que nos fuéramos de ahí cuanto antes. Aún no me decidía si decirle la verdad o no pero ahora que me sentía bien solo quería estar lejos de aquella jaula. No soy claustrofóbico pero no le deseaba ni a Rocko aquél trato.

En cuanto noté que la puerta estaba lo suficientemente abierta hice lo mío. Con una pata empujé y abrí del todo para poder salir. Corrí directo a Danielle, ¡no tenía ni idea del gusto que me daba verla! Me lancé a sus brazos ladrando de gusto mientras me alzaba de patas y las ponía sobre su cuerpo. Me estiré todo lo que pude y con mi lengua alcancé a lamerle la mejilla. "Vámonos, Danielle. Vámonos", pedía con insistencia mientras seguía buscando lamerla y empujarla hacia la puerta. Fue entonces que caí en cuenta del bozal, por instinto gruñí y me quedé quieto. Tal vez no era ni el momento ni el lugar para convertirme en humano. Me senté bastante quietecito esperando que me dijera que ya me había adoptado y podíamos irnos a su casa. Alcé la pata buscando una de sus manos, debía hacerle ver que estaba muy bien educado.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Dom Mayo 05, 2019 3:42 am

Había muchas cosas que no entendía en esta vida: ¿por qué mis mascotas no me hacen maldito caso y este perro que no me conoce de nada parece ser lo más educado del planeta entero? Vino corriendo a mí de manera totalmente extraña y amorosa. Era tan grande que casi me tira, pero no pude más que sujetar sus patitas mientras sentía como me lamía con amor. ¿De verdad el perrito era consciente de que yo había sido su salvadora o algo por el estilo? ¿O debía de ser así con todo el mundo? ¿Por qué ese perro tan grande era lo más mono del mundo entero? ¿¡Alguien me lo explicaba!?

—Vaya, le gustas —dijo al veterinaria, sorprendida. —¡Parece que sabe quién fue su salvadora! Pocos perros despiertan así. Normalmente despiertan asustados, más todavía si son callejeros que no suelen estar en este tipo de sitios. ¡Pero mira este grandullón! —La muchacha entonces vio como el perro se sentaba y estiraba la patita hacia Danielle. —¡Pero míralo! ¡Que quieres que le cojas la patita!

La veterinaria estaba flipando en colores psicodélicos con que aquel perrito fuese tan obediente, cuando se veía claramente que era un perro abandonado a su suerte. No solo por su higiene, sino también porque no tenía chip y dudaba muchísimo que tuviese alguna de las vacunas establecidas por ley. ¡Y míralo, qué agradecido!

Yo me agaché junto al perro, sujetando su patita cuando me movió la suya para intentar alcanzar mi mano. Estaba sonriendo como una idiota y ni me había dado cuenta. Seguro que si llego a ser perro, también se me estaría moviendo la colita. Pero vamos, simple y llanamente: ¿cómo podía no sonreír con aquella monada de perro a mi lado? ¡Encima es que se había salvado!

—¿Te lo vas a quedar? —preguntó la veterinaria que era un poco pesada, la verdad.

—No lo sé —le dije con sinceridad. —Vivo con mi abuela y ella pone las normas.

—¿Pero aún así te lo llevas o nos los quedamos nosotros?

—Hmmm… supongo que me lo llevo: será más fácil convencer a mi abuela si ve al perro. Dudo mucho que me crea cuando le diga que un perro callejero te da la patita y se sienta de manera tan obediente. —Sonreí, algo divertida. —Seguro que se sorprende: tenemos un gato al que ha intentado adiestrar desde que vivo con ella y ver que el perro viene con eso aprendido le ablandará el corazón.

—Pues si al final decides quedártelo… pásate por aquí y así lo revisamos y le ponemos el chip a tu nombre. Si decides no quedártelo… igualmente pásate porque puedes ayudarle a tener un hogar y nosotros te ayudamos a buscarlo —me recomendó. —De todas maneras está bien que pase estos días en un hogar tranquilo. Parece un perro muy enérgico, así que intenta que no se mueva mucho. Aún no se ha dado cuenta de la herida que tiene porque está medio sedado, pero ahora te doy el collar transparente para que no se quite las curas del costado.

—Vale, vale.


***

Unos quince minutos después, salía con el perro de aquel lugar. Me habían prestado una correa un poco cutre, así como una pechera, pero me habían dicho expresamente que en cualquiera de los casos que decidiese, por favor las devolviese o las pagase. Lo cual era normal y me pareció un buen acto de buena fe por parte de la señora. Se notaba que era veterinaria por vocación y que no estaba allí exclusivamente por el dinero: se preocupaba de los animales y se mostraba agradecida de que hubiese gente como yo que se preocupase también por ellos.

El perro iba también con el collar puesto porque la veterinaria me había dicho que se lo pusiera, pero a unos pasos de salir de allí, el pobre perro se veía incómodo. Me paré en medio de la acera y él también se paró.

Lo miré: en realidad no conocía a ese perro de nada. Es decir: ¿y si de repente tiene un problema con los ancianos y ve a uno y le muerde? ¿Y si se hace caca en una esquina y tengo que recogerla? ¡Seguro que hace unas cacas enormes! Por no hablar de que no tenía ni idea de cómo se comportaba con otros humanos o perros.

—No me mires así —le digo, como si pudiera entenderme. —No puedo quitarte el collar que te haces daño en los puntos. Y no te puedo soltar que luego te escapas. —¿Y con qué derecho iba yo cortarle la libertad a un PERRO CALLEJERO? —Te tengo que llevar a casa para cuidarte la herida o se te puede infectar. ¡Deja de mirarme con esa cara como si me estuvieses pidiendo explicaciones, perro! —Y continué caminando. O al menos eso intenté.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Miér Mayo 22, 2019 7:19 pm

¿Cómo podía comunicarme con Danielle si lo único que salía de mi hocico eran ladridos? No podía ladrar toda la vida. ¿O sí? Había visto muchas veces que cuando los perros parecían comportarse ganaban puntos, yo ganaría un trofeo al mejor perro del mundo. Claro que tenía la ventaja de que era un humano pero nadie tenía por qué saberlo.

Verla sonreír así me hacía sentir feliz. Era extraño, de una manera que no podía entender. ¿Era sensación perruna o mía? Me costaba un poco distinguir entre una y otra por tanto tiempo que he pasado convertido en perro. Después de aquél día no supe de ella, era agradable saber que estaba bien y que no tenía que andar escondiéndose como yo.

Por un momento temí que me dejara en ese lugar, no es que fuera feo pero ¿y si tenía que ir al baño? ¿O en una de esas ya no podía mantenerme por siempre como perro? Necesitaba descansar y regresar a mi estado como humano o un buen día olvidaría que era uno. Me agaché, puse las patas al frente y acomodé mi cara sobre éstas. Debía demostrarle que no quería quedarme, que ella haría bien cuidándome.

Espera, espera...¿collar? ¿Transparente? Me puse en alerta pero fue tarde.

Caminaba a su lado, no muy contento a decir verdad. ¿En qué momento se les ocurrió que un cono alrededor de mi cuello era buena idea? Era incómodo y limitaba mi rango de visión. ¿Y si sudedía algo? Además, que sepan que los otros perros se burlan de otro al verlo con semejante cosa.

Miré a Danielle, ¿ella podría ver mis ojos?, el flequillo que tenía era bastante largo. En serio, en cuanto pudiera me quejaría de esto. Por ahora me quedaría como perro y luego me transformaría. Sería mucho más vergonzoso si me viera como humano y tuviese esto. ¡Diablos! Me senté sobre mis patas traseras y moví la cola golpeando el asfalto. Solté un ladrido para que continuara caminando, entre menos tiempo estuviésemos afuera, mejor.

Caminé a su lado. No sabía si es que siempre fue así de distraída o éste día era especial pero me quedó claro que tendría que vigilarla cuando un chico en una bicicleta venía a toda velocidad atrás de nosotros y la jalé para que no la atropellaran. Solo eso faltaría. Volví a sentarme y le di una lamida a la mano que sujetaba mi correa. "¿Ves? Debes poner atención, tonta", pensé mientras movía mi cola a toda velocidad.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Miér Mayo 29, 2019 2:38 am

No supe qué me llevó a decir lo que estaba a punto de decir, pero sólo pude decirlo:

—Gracias.

Y no me preguntéis por qué seguía hablando con el dichoso perro, pero me acababa de salvar de un atropello por bicicleta, por lo que me sentía en la obligación de agradecerle por mi vida. No le veía ni siquiera bien los ojitos con el pelo tan largo que tenía, pero podía verlo cuando se movía, además de que aquel lametón tan cariñoso no pasaba realmente desapercibido.


Después de un agradable paseo, llegamos a la casa de la Abu May

Tenía claro una cosa: a May Hawthorne, mi queridísima abuela materna, no le iba a gustar ni un pelo—y eso que el perro tenía muchos pelos—que metiese a semejante bestia perruna en mi casa, ¿pero qué era lo que iba a hacer yo igualmente? Meter a tremendo perro en mi casa porque… no podía no hacerlo. Estaba herido y… ¡míralo qué mono es! No podía, definitivamente era superior a mí. Sabía que aquellos dos veterinarios se habían aprovechado de mi hospitalidad y mi corazón de puro Hufflepuff para encasquetarme al perro, pero definitivamente no había otra cosa que pudiera hacer.

Así que llegamos a mi casa y la miré desde la acera con pesadez, sabiendo cómo sería la reacción de mi abuela e intentando idear algún tipo de plan B, totalmente anexo y diferente, en donde yo era capaz de subir al perro a mi habitación sin que me abuela se diese cuenta. ¿Qué conseguía con eso? Pues alargar la mala hostia de mi abuela, claramente. Sabía que por la noche mi abuela no estaba muy contenta normalmente, pero que por las mañanas, después de su ducha y mientras se tomaba un té en el salón, su humor era sin duda mucho mejor.

La verdad es que no me costó mucho decidirme: no tenía ganas de enfrentarme a la ira de mi abuela en este momento, así que miré al perro.

—A ver, perro. —¿Le tendría que poner un nombre o teniendo en cuenta que mis intenciones actuales era buscarle una familia eso significaría cogerle más cariño del que debería? —Llevas tiempo sin ladrar, así que espero que no me ladres una vez entremos ahí dentro. Tengo un mono y un gato, así que debes de ser tolerante con el resto de animales de la casa y pasar desapercibido hasta mañana que te presente a mi abuela. ¿Entendido? —Y yo misma asentí con la cabeza, pues sabía que el perro me estaría mirando con la misma cara de panoli con la que te mira un perro que no te entiende. —Entendido.

Crucé entonces la acera en dirección a mi casa, saqué las llaves y abrí la puerta principal. Era una casa de dos pisos con un pequeño jardín en la entrada. Nada más pasar la puerta principal encontrabas las escaleras al piso de arriba y a mano izquierda un salón que seguía a la cocina. Yo, sin embargo, asomé la cabeza para ubicar a mi abuela.

—¿ABUUUU? —Grité desde la puerta. —¡HE LLEGADO!

—¡Hola! —Se escuchó el grito de su abuela desde la cocina.

Entonces me puse manos a la obra. Abrí la puerta más, tiré un poquito del perrito para que entrase y cerré la puerta detrás de mí.

—¿Todo bien, nieta mía? —La voz de su abuela poco a poco se fue acercando a nosotros, por lo que corrí a las escaleras junto al perro, subiendo.

—¡Sí, todo guay, pero me meo! ¡Ahora voy a saludarte! —Le dije desde la punta de arriba de la escalera, para meterme en el interior de mi habitación y cerrar la puerta después de que entrase el perro. Suspiré fuertemente y me tiré en el suelo, sintiendo nervios por todo mi cuerpo. —He sudado y todo del estrés. —Le informó al perro, divertida. —Te quedas aquí tranquilo y sin romper nada en lo que yo voy a saludar a mi abuela y la intento convencer de que tener un perro en casa es una idea fabulosa, ¿vale?
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Jue Jun 06, 2019 2:41 am

No me extrañaba que continuase siendo tan patosa. Con la edad que tenía y seguía sin prestar atención a su alrededor, me sorprendía más que no tuviese antes un perro que la cuidara. Di un ladrido fuerte y moví la cola cuando me agradeció. No podía recordar que me dijera esa palabra muy seguido cuando estábamos en el colegio. ¡Cuando se enterara que era yo! Aunque, por ahora, era mejor mantener el perfil bajo. Si viviría en su casa necesitaba seguir siendo un perro para que no se metiera en más problemas. Porque, siendo ella, estaba seguro que ya estaba metida en más de uno.

Paseamos bastante rato, no supe si quería que me perdiera o algo así pero aunque tuviera éste asqueroso cono era imposible que me perdiera. Mi sentido del olfato y mi maravilloso sentido de la orientación hacían todo el trabajo. Caminaba a su lado y me detenía cuando lo decía sentándome en mis patas traseras.

Así llegamos a lo que quise pensar que era su casa. Miré el sitio y luego a Danielle, saqué la lengua sin apartar mis ojos de ella. Parecía que estaba por decir algo importante. ¡Un mono y un gato! ¡Ay, Danielle! Solo a ti se te ocurre tener a dos animales así, encima traer un perro contigo. Por otro lado me habría gustado ser un transeúnte para reírme de ella si la veía hablar así con un perro, ¿es que no se enteraba que un perro normal no entendería? A mí no era a quien debería cuidar, si al susodicho gato no le gustaban los perros seguro se me iría encima y yo planeaba defenderme. ¡Faltaba más!

Volví a caminar a su lado de manera sigilosa, me pegué lo más que pude a ella intentando no hacer ruido una vez cruzamos el umbral. Cuando gritó a su abuela me encogí y coloqué mis patas sobre la cabeza. Pero me obligó a seguir así que lo hice. Algún día me vengaría de todo esto. ¿Abuela? ¿Nieta? ¿Y sus padres? Había muchas cosas que desconocía de ella.

Cuando sentí que se nos acercaba corrí como si no hubiese mañana, mi corazón latía con fuerza y me eché en el suelo para recuperar el aliento. Estuve a punto de ladrar cuando recordé sus palabras. Di un par de vueltas antes de echarme como ovillo y cerrar los ojos. Que bien se sentía estar en una casa...
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Jue Jun 13, 2019 12:00 am

¿Habéis visto la película de Origen—Inception—en donde Leonardo DiCaprio se metía en los sueños de otras personas para hacerles creer una idea y que dicha idea creyese que se le había ocurrido a esa persona? Pues algo así estaba haciendo yo con mi abuela, haciéndole creer que tener un perro era lo mejor que podríamos hacer viviendo en donde vivíamos. Un perro que nos protegiese, ladrase cuando viniese un ladrón y todas esas cosas que hacen los perros de las películas.

Al día siguiente mi abuela se dio cuenta de que había un perro sin que yo le dijera nada y si bien hubo una situación un tanto incómoda, al final lo aceptó porque Obi—tal y cómo lo había bautizado—parecía ser un perro obediente y que merecía estar en el interior de una casa por mucho que fuese un perro grande. Yo me gané a una abuela antipática durante dos días, pero se le terminó pasando.

Así que oficialmente aquel perro podría quedarse con nosotras y yo no tenía muy claro de cómo tratar a un perro, pues por norma general parecen que necesitan más cariño que un gato y el hecho de que fuese tan grande pues quieras que no, importa.


Tres días después

Evidentemente no le permitía dormir conmigo en la cama porque era ENORME por lo que le había hecho una cama provisional con cojines que nadie usaba en la esquina de mi cuarto, así como una matita, pues en Londres siempre hacía frío y por muchos pelos que tuviese yo tenía la sensación de que el pobre perro pasaba frío.

Ese día me desperté con ganas de no hacer nada, como siempre, por lo que nada más levantarme y restregarme las legañas de los ojos, miré al perro, pues aún no me acostumbraba a tenerlo. Ni yo, ni tampoco mi gato Chewbie, el cual siempre lo miraba con desconfianza. Por suerte para el gato, el perro parecía tolerar al resto de animales, por lo que no había pasado nada entre ellos más allá que miradas de celos.

Así que esa mañana me puse Cry me a River de Justin Timberlake, un temazo en donde los hubiera y me puse a ordenar todo mi cuarto. Yo cuando ordenaba mi cuarto solía hacer varias cosas, entre ellas ponerme a bailar mientras doblaba ropa o hacía la cama. Cuando la habitación estuvo decente, me dirigí a mis animales:

—¿Vamos a hacer pipí y caca o qué? —Les dije divertida, para abrir la puerta y hacer que tanto gato como perro salieran por allí hacia abajo. Me limité a abrirle las puertas para que hicieran sus necesidades en el jardín mientras esperaba con una palita y una bolsa para recoger las cosas sólidas.

Algún día, cuando me enterase de que ese perro de ahí era Kenneth, me reiría de él diciéndole que le recogí las caquitas. ¿O él se reiría de mí por haberle recogido las caquitas? No lo sabía, pero sin duda esa situación divertida era. Luego entré de nuevo a casa y recibí una llamada de Dorcas. Al principio la llamada era de dos personas normales, pero mencioné en voz alta el nombre de ‘Dorcas’ y luego hablé sobre misiones. En principio estaba sola en mi casa, en compañía de animales que no entienden de lo que hablo, por lo que estaba hablando con tranquilidad, como quien habla de un secreto a voces.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Lun Jun 24, 2019 8:55 pm

Pensé durante largo rato. No quería pasarme todo el tiempo escondido, tarde o temprano me iban a encontrar y era mejor hacerlo en éste momento. Danielle se levantaba tarde, por lo que pude darme cuenta al escuchar esos ronquidos de los que seguramente ella no era consciente. Ya tenía algo para burlarme de ella. Tuve que convertirme en humano para abrir la puerta porque no tengo pulgares. Mis enormes patas no tenían esa habilidad...aún.

Volví a mi forma animaga sin esperar mucho, no sabía que echaba de menos estar en dos patas hasta que lo hice. Salí de su habitación de nuevo convertido en Obi y llegué hasta donde su abuela. Nos miramos fijamente durante unos segundos, parecía que quería echarme a gritos pero yo debía evitarlo a toda costa. Di un paso hacia ella pero e arrepentí y terminé echado con la panza arriba y moviendo las patas delanteras para que me rascara. Soy adorable cuando quiero.

Se quiso hacer la dura cuando Danielle nos descubrió pero yo sabía la verdad detrás de su ceño fruncido. Era esa adorable viejecita que necesitaba compañía cuando estaba sola.  

Veintiún días caninos después

Danielle me echó de su cama más veces de las que podría contar, terminó dándome unos cojines que no estaban nada mal. Era mejor a dormir en el suelo y sintiendo el frío colarse por mi pelaje. Podía dormir apenas pero era porque ese maldito gato no dejaba de mirarme, como si supiera quien se escondía detrás del perro más increíble del mundo. Supongo que me descubrió aquella vez en el baño convertido en un increíblemente guapo joven de veinte años.

Cuando puso la música mi cuerpo se movió solo, me puse en dos patas y me moví intentando que mis patas traseras soportaran mi peso lo más posible. Ladraba con todo el gusto del mundo. Llevaba la música por dentro, no así el ritmo. Convertido en perro podía llevar a cabo más ridiculeces sin temor a que se burlaran de mí. Esto estaba siendo muy increíble.

Y entonces llegó lo que tanto me temía. A esas alturas Danielle ya debería sospechar que muy normal no era. Eso de que no hacia del baño frente a ella era para asustarse. Es que habría que imaginar que un perro de mi tamaño no podía hacer lo que hacía un gato, el primer día pude hacer pasar las heces del felino como mías pero pronto eso no funcionaría. Volví a ella cuando terminé de dar una vuelta por el jardín y apresurar al gato, no le parecía mucho pero al menos no me arañaba.

Al entrar no sabía que terminaría con ese dolor extraño en el pecho.

Danielle recibió una llamada mientras yo me acomodaba a un costado del sofá, al principio no le presté importancia hasta que escuché ese nombre. Dorcas. Elevé la cabeza y mis orejas la acompañaron. ¿Era ella? ¿De verdad era Dorcas? Mi cola se movió de lado a lado, golpeaba el piso conforme la llamada avanzaba. Mi corazón parecía estar a punto de detenerse. ¡Ella estaba bien!

Corrí hacia Danielle y me puse a dos patas sobre ella. Aullé y ladré con fuerza intentando acercarme al teléfono. Presioné todo lo que pude hasta que logré que bajara la mano con la que sostenía el auricular. Ladré a la bocina y la lamí sin ser consciente de lo tonto que era. Dorcas no se enteraría sobre mí, seguro que no se acordaría de mí pero yo pensé en ella muchas noches. En Danielle también, en Clyde, incluso en Rocko pero...¡diablos! Dorcas era Dorcas.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Dom Jun 30, 2019 4:19 am

—¡Pero bueno, Obi, quita! —Aparté a mi perro cuando empezó a lamer EL TELÉFONO.

¿¡Qué clase de perro hacía eso!? Vale que Obi era obediente, vale que sabía en donde hacer pipí sin que yo me enfadase, vale que se portaba bien... pero en serio, ¿qué perro te intenta quitar el teléfono para ladrar a él y lamerlo? ¿Acaso escucha a través de él y le encanta el sonido?

Empujé a la bola de pelo enorme que tenía como perro, sin entender cómo es que era tan listo para algunas cosas pero luego tan tonto para otras...

—¿Dorcas? ¡Lo siento! Fue Obi que... —Le expliqué mi teoría. —...Sí, exacto, yo creo que este perro es una especie de perro prodigio pero, a su vez, tiene una especie de retraso. —Y todo eso lo decía mientras miraba a Obi, sentada en el sillón orejero de mi abuela. Lo miraba como si no lo estuviese llamando retrasado, pero claro, para mí era lógico que mi perro no estuviese entendiéndome en ese momento. —¿Llevarlo ahí? ¡Qué dices! ¿Sabes lo complicada que son las entradas para el refugio? Claro que lo sabes, porque las has cogido mucho. Sólo imagíname metiendo a este pedazo de perro por el dichoso congelador. O buscando una excusa coherente para meterlo en un probador de ropa del H&M.

Dorcas quería conocer a Obi, claramente, pero yo no pensaba llevar al perro ahí porque me sugería que iba a ser bastante complicado, sobre todo porque las entradas eran bastante rebuscadas como para ir con un perro.

—¡Que no! ¡Que ya lo conocerás! ¡PE-SA-DA! Te pasaré fotos.


***

No sé si alguna vez habéis tenido perro… pero las cosas con un perro eran muy diferentes a vivir tú cómo una persona normal sin mascotas, sobre todo cuando terminas enamorándote de su ternura. Y es que con un perro pasaba algo especialmente bonito y es que, hiciera lo que hiciera, desde moverse mientras duerme hasta bostezar o estornudar, era lo más mono del universo infinito y tú necesitabas, empujada por una fuerza mayor y superpoderosa, inmortalizar ese recuerdo de cualquier manera.

Yo había tenido perro cuando vivía en Finlandia, junto con mis padres, pero era pequeña y no lo apreciaba tanto como ahora, pues mi abuela me había dicho que Obi iba a ser cien por cien mío. Yo lo sacaba a pasear; yo le daba de comer y dormía en mi habitación. Y claro… ¿¡cómo no le voy a sacar fotos mientras duerme!?

¡CLICK!

Entonces el sentido arácnido de mi perro despertó ante el click de mi móvil.

—Hola cosita —le saludé, tan gilipollas como de costumbre con mi perro.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Lun Jul 08, 2019 3:38 am

Debía detenerme pero mis instintos eran más fuertes que yo. Mi corazón latía con fuerza y solo podía reaccionar así, ella no me entendía en lo absoluto. ¿Qué más hacía para lograr que leyera mi mente? Insistí sin importar que estuviese echándome e intentando alejarme, yo era más fuerte que ella. Al menos porque intentaba alejar el teléfono de mi hocico.

La miré mientras continuaba la conversación y ladré ofendido porque me llamó retrasado. Como si así pudieras referirte a un perro que entendía todas las órdenes sin que tuvieses que esforzarte ni un poco.

Espera...¿llevarme? ¿Llevarme a dónde? ¿A dónde estaba Dorcas? ¡Por las barbas de Merlín! Comencé a dar vueltas sobre mi eje persiguiéndome la cola. Si estaba estudiando para ser medimaga sería difícil que pudiéramos encontrarnos con ella. ¡Oh! Qué emocionado estaba. Por ello no presté atención a nada más de lo que dijeron al teléfono.

Pronto la vería, pronto vería a Dorcas. Y con ese pensamiento que me llenó de una ilusión que hasta entonces había desconocido continué viviendo con Danielle.

Días después

Solía descansar de mi forma de bob tail cuando Danielle salía de casa para mantenerme como perro aún si estaba dormido. Requería muchísima concentración y yo la perdía bastante seguido. No sé si es que pasé tanto tiempo como perro que ahora ya sus manías eran completamente mías o así debería ser cuando uno era animago. La cosa es que a veces terminaba echado y dormido aún si Danielle estaba ahí.

Eso sí, mis sentidos siempre estaban alerta. Me despertaba cualquier sonido proveniente de fuera o cuando algo se caía dentro de casa. Por ello el sonido de la cámara hizo que despertara. Ya debería haberme acostumbrado a que me tomara fotos pero no, me gustaba que lo hiciera porque podía lucirme. Daba la pata, me hacía el muerto, me sabía esconder. Era el perro que todos querrían.

Parpadeé lento, sin ganas de moverme. Era extraño que pudiera sentir tanta gratitud para ella. La había salvado y ahora ella estaba salvándome a mí. Quizá eso era a lo que se llamaba destino. Me desperecé, estiré mis patas delanteras poniendo mi trasero en alto y fui a acomodarme encima de ella. Mis patas rodearon su cuello y acomodé mi hocico sobre su hombro. Dejé caer todo mi peso sobre ella y cerré los ojos. «Gracias, Danielle», esperaba que le llegara, no habría una segunda vez. Tal vez...
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Danielle J. Maxwell el Vie Jul 12, 2019 2:45 pm

Ohhhh...

Se me derritió el corazón cuando Obi, al ver la cámara, vino hacia mí y se tiró prácticamente encima, tan mimoso como era. Pese a que pesaba bastante, a mí me dio igual y dejé que se pusiera como se diese la gana. Me encantaba abrazar a mi perrito, hacernos de apoyo mutuo y pegarnos LA SIESTA del siglo. Que no sé si lo sabéis, pero para mí eso es super importante. Las mejores personas siempre serán esas con las que puedas echarte las mejores siestas del mundo... y claro, a falta de una persona siempre era buena opción un perro grande, frondoso y suavecito.

Y lo mejor de todo es que el perro no se queja cuando le babeas todo el lomo, básicamente porque no se da cuenta.

Cuando me desperté de la siesta, dejé a Obi remoloneando en la cama mientras me iba a mi escritorio. Era largo y en la parte superior había un portátil. Era el típico portátil gordo y grande, comúnmente llamado como portátil gamer ya que lo usaba para jugar, así como para mis estudios universitarios muggles, para el cual necesitaba una buena máquina. Y claro... como muchas veces tenía que llevarlo a la universidad, no me rentaba para nada comprarme uno de mesa, pese a que lo prefería. Así que me senté allí y lo encendí, poniéndome a trabajar.

Le había prometido a mis padres que tenía que sacar las asignaturas de ese segundo año de las dos carreras, para dejarlas 'limpias' por sí quería retomarlas en el futuro. Y parece que fue pensar en eso, para recibir una llamada de mis padres. Precisamente: mi madre. Mi madre era la que tenía estudios más 'elaborados'—por decirlo de alguna manera—por lo que para ella era MUY IMPORTANTE tener estudios y el hecho de que yo quisiera dedicarme al quidditch le parecía como tirar una moneda al aire. No se lo recriminaba, pero... yo no quería ponerme a estudiar. Es por eso que la conversación se caldeó un poco.

—¡Mamá, te he dicho que no quiero hacer eso! ¡Estoy harta de hacer pociones mientras me duermo delante del dichoso caldero! Ya lo intenté, ¿vale? Fallé la primera vez con todo esto del quidditch y le di una oportunidad a... —Pero entonces me interrumpió y yo puse los ojos en blanco, moviéndome por mi habitación de un lado para otro. —No quiero hacer esto tampoco. Sé que te dije que me gustaba; y me gusta, pero no me veo terminando la carrera ni mucho menos ejerciendo de... —Hice una pausa y me enfadé. —¿¡Pero quieres dejarme terminar de hablar!? —Y solté de manera pesada mucho aire.

Después de unos diez minutos, la cosa pareció relajarse.

—Sé que te preocupes por mi futuro mami, pero no quiero ser pocionista. Sé que le tienes mucha estima a todo esto de la magia, pero si me tengo que dedicar a algo mágico quiero que sea a algo que me apasione de verdad. Y sé que fallé la primera vez, pero lo voy a conseguir. —Mi madre nunca me había visto jugar al quidditch, pues era muggle y... tal y cómo estaban las cosas, algo me decía que con este gobierno tampoco podría verme en muchas ocasiones. Entonces claro, no confiaba mucho en mí en ese aspecto. —Ya... —Suspiré de nuevo, sentándome en la silla. —Vale... Sí, está bien. Nos vemos. Dale un beso a papá. Te quiero.

Y le colgué, dejando el móvil sobre la mesa. Miré entonces a Obi, que me miraba desde la cama.

—Ojalá ser perro.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellMagos y brujas

Kenneth Hurley el Lun Jul 15, 2019 3:55 pm

Ser perro la mayor parte del día era extraño, más ahora que tenía "dueña". Antes era un perro de la calle que no sentía afecto por nadie y por todos los que se me acercaban, ahora simplemente tenía ese instinto de protección a mi queridísima y amadísima Danielle. Sí, estaba siendo sarcástico porque, ¡vamos!, ella y yo no logramos congeniar en el colegio y era un chiste que ahora hasta durmiéramos juntos. ¡Ah! Si llegaba a enterarse que era yo.

Cuando se levantó abrí los ojos, no sabía como siempre sucedía así. No importaba cuanto cuidara ella por no hacer ruido, yo siempre me despertaba cuando ella se alejaba de mí. Era como si temiese que se fuera a hacer daño o que no volviese jamás. Ya que Danielle estaba en su escritorio se me hizo fácil quedarme acostado.

Sonó el teléfono y mis orejas se elevaron lo suficiente para escuchar si de nuevo era Dorcas. Quería verla y al mismo tiempo deseaba permanecer en las sombras. No era ella. Danielle alzó la voz y yo me enderecé por completo. Al mismo tiempo que ella se alteraba yo me sentía ansioso, no entendía que me pasaba. Di un par de vueltas en la cama hasta que me bajé y caminé a ella. Aullé cuando ella volvió a gritar. De un salto volví a la cama y esperé a que colgase.

De haber podido me alzaría de hombros. Sí, la vida de perro era genial pero tampoco era la mejor. Extrañaba ser libre, extrañaba, incluso, mis sueños de ser jugador profesional de quidditch.

Días después

Era domingo, me levanté temprano, mucho más que la floja de Danielle. Busqué debajo de la cama pero como mi cuerpo tan afelpado no llegaba al fondo tuve que alzar un poco la cama. Me arrastré y chillé por no poder alcanzarlo hasta que lo logré. Yo no me iba a rendir.

Salí feliz moviendo la cola con una pelota en el hocico y esperé a que Danielle se levantara. Ese día saldríamos a jugar sí o sí. Echaba de menos montarme en una escoba y sentir la adrenalina del juego que lo menos que podía hacer era ese tonto juego de lanza y corre. Sin embargo planeaba hacerlo un poco más divertido. ¿De qué servía tener magia si no podías usarla?
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : It's about us | Danielle J. Maxwell XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.015
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 176
Puntos : 120
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.