Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

[FB] When you came into my life. —XyZ.

Zdravka E. Ovsianikova el Sáb Jun 01, 2019 2:47 pm

Recuerdo del primer mensaje :

[FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 M5OXF58
Nueva casa de alquiler || Kensington, 9 de febrero del 2012 || 23:32 horas || Atuendo

Ataviada con un gran abrigo encima de esa poca ropa deportiva, daba saltitos frente a la puerta de aquel portal, esperando a que alguien le abriese. Estaba cargada con una gran mochila en la espalda, una maleta enorme de ruedas y otra un poco más pequeña que parecía que iba a explotar de todo lo que había en su interior. ¡Quién tuviese un palo de madera con el que agrandar las cosas por dentro mágicamente! Cargadísima, seguía esperando a que sus nuevas compañeras de piso, que ni conocía, le abriesen la dichosa puerta para dejar de empaparse con la lluvia que estaba cayendo en ese momento.

Veintitrés segundos después de haber tocado por segunda vez, la puerta sonó y se abrió. La empujó como alma que lleva el diablo, entrando a trompicones al interior con todas sus pertenencias. Se trataba de un apartamento de varios pisos y ella había alquilado una de las habitaciones del tercero izquierda, cuya casera, de nombre Iris Leithfield, sólo rentaba a mujeres porque consideraba que eran mucho más responsables y limpias que los hombres. La verdad es que a Zeta le venía genial porque después de su primera experiencia no quería tener que compartir nada con ningún hombre. A simple vista Iris parecía una casera relativamente simpática, pues había accedido a darle la entrada a Zeta ese jueves pese a que era a esas horas intempestivas.

En realidad todo la situación del alquiler había sido bastante precipitada, pues la eslovena quería dejar cuanto antes su anterior piso y había sido todo a 'a ver qué pasa'. Por suerte para ella, la señora Leithfield había podido acceder a las prisas y las ‘condiciones’ de Zeta, lo cual había sido todo un alivio para ella y un golpe de suerte. Por desgracia la señora no iba a estar presente a esas horas para recibirla, por lo que le había dicho que tocase que ya le abrirían sus compañeras de piso—previamente avisadas—y que les dejaría sus llaves allí dentro.

Así que allí estaba Zeta, empapada de arriba abajo, mientras subía por el ascensor al tercer piso. Una vez las puertas se abrieron delante de ella y pudo salir torpemente de allí, vio que en la puerta de su futuro apartamento había una chica apoyada en el marco. Era rubia, de rasgos perfilados y rostro fino. Estaba con los brazos cruzados, descalza y vestida con un pijama de esos calentitos.

—¿Ekaterina? —le preguntó la muchacha.

Con las prisas se había presentado así a la casera, ya que esperar que entendiese Zdravka era una pérdida de tiempo y hacerse llamar Zeta le parecía poco serio para un primer contacto y un futuro contrato. Su segundo nombre siempre la libraba de eso.

—Sí, hola. —Se acercó allí con sus maletas y la chica dejó hueco para que pudiera pasar, cerrando la puerta detrás de ella.

Se apartó de manera un poco repipi para no mojarse con las cosas empapadas, para meterse en lo que parecía su habitación, bastante cerca de la puerta de entrada.

—Bienvenida —le dijo a la muggle. —Yo soy April. Disculpa por haber tardado en abrir, estaba hablando con mi novio por Skype y pensé que Xenobia estaba disponible, pero se estaba duchando. —Miró entonces el reloj que tenía en la muñeca, alzando levemente las cejas y suspirando con reproche. —La señora Leithfield dijo que vendrías tarde, pero te has superado. Y bueno, tampoco son horas para estarse bañando con el ruido que hace el dichoso termo de esta casa. Menos mal que mañana libro. —dijo con un poco de mal humor. Zeta se quedó callada porque… ¿qué narices iba a decir a eso? —Bueno, te dejo que he dejado a mi novio hablando solo. —Pero antes de meterse, señaló a la siguiente habitación que había en el pasillo. —La siguiente habitación es la tuya y la siguiente es la de Xenobia. El baño es la puerta que encontrarás cerca de la comedor-salón y la cocina.

Menos mal que Zeta había visto fotos por internet porque estaba claro que con las indicaciones de aquella mujer no iba a llegar a la cocina con vida si estuviese muriéndose de sed.

—Gracias —le dijo con simpleza. —Hasta mañana.

—Buenas noches. —Se despidió secamente, cerrando su puerta.

Se quedó un momento un poco trastornada con respecto a ese momento tan incómodo de la perfecta imperfecta compañera de piso, pero pensó que nada podía ser peor que de donde venía—ilusa de ella pensar tan optimista tan pronto—y caminó hacia su habitación, queriendo simplemente tirarse en esa cama que probablemente sería muy incómoda.

La habitación era pequeña, lo justo y necesario para una cama individual, un escritorio, una silla y un armario empotrado. Tenía algunas estanterías encima de la cama y lo primero que hizo Zeta fue dejar sus cosas en el suelo y quitarse la chaqueta empapada, colgándola en la puerta.

Tenía que hacer la cama para poder dormir y lo peor de todo es que pese al sueño, le estaba ganando el hambre que tenía, pues no había podido cenar después del día de mierda que había tenido. Día de absoluta decadencia, estaba cansada de estar cansada, imagínate el nivel de cansancio. Así que suspiró y abrió su mochila para sacar su triste paquete de Golden Graham a punto de acabarse y un batido de vainilla. Era una cena muy triste, pero no tenía nada más. Mañana tendría que ir a comprar...

Ya estaba pensando en el día tan largo que le quedaba por delante mañana y todavía ni se había ido a dormir.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Jue Oct 24, 2019 11:51 pm

Siguiendo con todo aquel falso drama que se habían montado entre las dos, Xenobia se llevó ambas manos al corazón en un gesto puramente dramático, como si efectivamente fuese su madre y Zdravka se empeñase una y otra vez en provocarle infartos con su actitud.

—Ya ni siquiera te inventas excusas: es tan poco tu respeto hacia tu madre que no tienes miedo a decir lo que vas a hacer. ¡Vegüenza! —exclamó, imitando lo que en su cabeza era la voz de una madre, y que básicamente consistía en agravar su propio tono de voz—. Algún día me llevarás a la tumba...

Se notaba en la risa que se le escapó que todo aquello era un claro ejemplo del drama más falso que dos personas podían montar. Pero tenía su lado positivo: gracias a aquellos chascarrillos, Xenobia podía sobrellevar un poco mejor sus nervios, y olvidarse —momentáneamente— de su preocupación por Thomas.

Cosa que no debía estar haciendo demasiado bien, pues Zdravka había notado su tensión.

Sin ser un libro abierto, Xenobia no se caracterizaba por esconder sus emociones. En aquellos momentos, había hecho un esfuerzo por parecer serena —principalmente por el hecho de que, de cara a Zdravka, no tenía ningún motivo para estar nerviosa—, pero se veía que sus esfuerzos habían caído en saco roto.

Salió con una excusa habitual: la vida, que siendo fuente habitual de preocupaciones, en ese momento concreto no tenía la culpa. «Perdóname, vida», se disculpó mentalmente de manera totalmente innecesaria. Ya la vida se las devolvería todas juntas y sin ningún tipo de piedad, ya.

—Dicen que la vida es como un coche en marcha del que no puedes saltar —meditó Xenobia, con aire pensativo, para luego componer una sonrisa—. Hoy mismo daría un buen salto, sin importarme demasiado la velocidad a la que fuese. —Y bufó, divertida por lo exagerado de su afirmación.

Estaba segura de que un estado moderado de embriaguez, la compañía de su compañera de piso preferida, y una música mínimamente bailable, sería suficiente para quitarle de la cabeza unas cuantas preocupaciones. Su cabeza tenía tendencia a dejar de pensar cuando se lo estaba pasando bien.

Ahora bien… quizás Zdravka estaba exagerando un tanto.

—¡Eso es! ¡Di que sí! —exclamó Xenobia de repente—. ¡Si ponen Moonlight Sonata o el Requiem de Verdi, yo pierdo las bragas! —Ruidosa como siempre, sin preocuparase de quién pudiera escuchar una afirmación tan soez.

⋆⋆⋆

Decir que en el club Daylight no cabía ni un alfiler era quedarse extremadamente corta: para moverse a través de la marea de gente que se había formado allí, todos ellos de pie debido a la falta de asientos, una tenía que ser, por lo menos, una excavadora.

De fondo se escuchaban varias cosas: la música ambiental, para empezar, con la cual algunas personas movían discretamente el esqueleto; el murmullo general, compuesto de diversas conversaciones que tenían lugar de manera simultánea; el tintineo de botellas, vasos y copas en las barras… Una noche normal en un club nocturno, resumidamente.

Por fortuna para ellas —o por un afortunado hurto, más bien—, consiguieron dos taburetes, uno junto al otro. Xenobia se sentó en el suyo, y una vez le pusieron en la mano la primera cerveza, la acercó a la de Zdravka para chocar ambas botellas en un pequeño brindis. Entonces, bebió un trago y vació un cuarto de la botella.

—Dalo por hecho —le respondió, alzando su botella, antes de dejarla en la barra—. ¡Qué pena! No voy a poder perrear con el Requiem de Verdi. —Su tono era fingidamente afligido, y terminó sonriendo, divertida—. Por cierto: tenemos que pensar en hacerte una sesión de fotos. He tenido una idea, y quizás podamos aprovecharla para tus covers en YouTube. ¿Nunca se te ha ocurrido personalizar las miniaturas con fotografías?

Xenobia lo había visto hacer a varios YouTubers. Solían quedar mucho más vistosas, además.

—Y no sería mala idea crearte una cuenta de Instagram... —dejó caer, recordando todas las veces que había visto vídeos de gente cantando en esa red social. Sí, estaría un poco limitada, pero le otorgaría mucha más difusión—. Colgar demostraciones de quince o treinta segundos en Instagram, con un enlace a tu canal de YouTube, puede disparar tu número de visualizaciones.

O quizás no, nunca se sabía: la gente era muy perezosa. Pero si existía una pequeña probabilidad de que alguien se quedase encandilado por la voz de Zdravka y decidiese ver el vídeo completo, merecía la pena probar, ¿no?
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Zdravka E. Ovsianikova el Miér Oct 30, 2019 3:03 am

Se sorprendió de que en ese momento apareciese, como a Zeta le gustaba llamarla, la ‘Manager Equis’, soltando ideas con las que propulsar las visitas de Youtube de Zdravka, así como su difusión por todos los medios. La música sonrió al ver su entusiasmo, pues debía de admitir que el apoyo que Xenobia le brindaba, así como el entusiasmo que le ponía a su propio sueño, pues le motivaba muchísimo a continuar haciendo cosas, mejorar y arriesgarse.

―Tengo instagram ―le respondió cuando terminó de hablar―, aunque no lo uso mucho. Cuando decidí que mi nombre artístico sería Z-Kaeka me hice una cuenta en todas las redes sociales que habían para apropiarme el nombre, por si acaso. ―Que vamos, dudaba mucho que a nadie se le ocurriese Z-Kaeka porque era un nombre que había sacado de su nombre real, poco común en el mundo. Pero valía que no lo hubiera hecho, para que alguien se lo robase―. Pero sí que es una buena idea… Yo creo que en otra vida fuiste manager musical, tirándole de las orejas a los artistas por su pereza y poca creatividad de marketing mientras a ti se te ocurrían todas las estrategias de expansión.

En ese momento bebió de su botella de cerveza de nuevo, acercándose a ella para hablar con comodidad sin alzar demasiado la voz. Aunque alzar había que alzarla igualmente, pues había música de fondo y mucha gente intentando hablar por encima del resto.

―Y lo de las fotos… ¿En plan sesiones, como las actrices y las cantantes famosas? Debo admitir... ―Se tomó un segundo, para sonreír antes de continuar―: Que siempre he esperado este momento. Algún día seré la portada de la VOGUE por ser la artista revelación de los MTV Video Music Awards o los que sean. Y tú vas a coleccionar las revistas en donde salga, ¿sabes por qué? Porque te nombraré también mi fotógrafa personal y las revistas te pagarán por tus fotos porque no me dejaré fotografiar por más nadie…

Y todo eso lo dijo entusiasmada, dándose cuenta de que se había venido MUY arriba. No pudo evitar reír al darse cuenta, volviendo a beber de nuevo de su cerveza.

―Quizás me he pasado, me emociono ―confesó con una sonrisa―. Mejor ir por partes: primero sesión de fotos, luego intentar que alguien me deje tocar en su sala de conciertos y luego, si eso, coleccionar las revistas del Rolling Stone en donde aparezca mi cara. ―Y tras una breve pausa, le señaló con el dedo―. Tú pones el día y la hora y yo me pondré mis mejores ropajes. ¿Será una sesión fotográfica en plan sexy? ¿Más inocente? Aquí en donde me ves, también sé poner cara de no romper un plato. April me ha ayudado a perfeccionarla estos meses. ―Se burló, encogiéndose ligeramente de hombros.

Entonces se escuchó por los altavoces como poco a poco la música se iba bajando, para dejar sonar un par de golpecitos suaves de lo que parecía unos dedos contra un micrófono, asegurándose de que estaba encendido. Automáticamente todo el mundo miró hacia el escenario que, para colmo, se iluminó con un foco especial, oscurenciendo el resto del lugar.

El tipo que estaba allí frente al micrófono se puso algo nervioso, bajando la cabeza nervioso.

―Vaya, parece que empezamos ―dijo divertido, cogiéndole por sorpresa la bajada de música y el cambio de luces―. Muchas gracias por venir a vernos: somos “Mediens.”

Hizo una señal con la mano, justo a tiempo de que todo su grupo saliese a acompañarle. Él fue a sentarse al piano y el cantante fue hacia el micrófono. Sí, efectivamente: él era el pianista y no debería de haber hablado, pero intentando colocar el micrófono principal en el pie de micro las cosas se habían confundidos y se había quedado solo ante el peligro. Por eso el grupo había salido partiéndose de risa y él parecía más rojo que un tomate.

Eran todos hombres, a excepción de una muchacha que estaba en la posición del bajo, la cual era muy mona, de pelo corto y chupa de cuero. Tenía un aspecto muy rockero para lo clásico que parecía el pianista.

Zeta la hizo una señal a Xenobia de: "luego seguimos con el tema de la sesión fotográfica" para prestar atención a la primera canción, pues había empezado bastante acústica. No fue complicado percatarse de que era un grupo de rock melódico, el cual parecía hacer cover de canciones míticas con un rollo clásico detrás. A la eslovena le fascinó e el papel del piano, pues aunque en algunas partes pudiese parecer irrelevante, casi le daba más ritmo y esencia que la propia batería.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Dom Nov 03, 2019 2:05 am

Quizás Xenobia, desde fuera, pareciese una experta en redes sociales y demás medios de difusión, pero nada más lejos: sí, estaba informada, pero todo se debía a la mera observación y a su propio trabajo. Manejar Facebook, Twitter, Instagram y demás no era lo que mejor se le daba, pero sabía lo útiles que podían llegar a ser a la hora de difundir contenido, ya fuesen noticias o, como en el caso de Zdravka, contenido de la plataforma YouTube.

¿Y por qué funcionaban tan bien? Algún que otro jefe que había tenido apoyaba la teoría de que el ser humano se volvía perezoso a pasos agigantados, y que cada vez se paraba menos a leer. Xenobia, quizás, no estaba del todo de acuerdo con lo de la pereza y lo atribuía más al ajetreo de sus vidas, pero estaba de acuerdo en que cada vez era más difícil llamar la atención de la gente con un contenido extenso.

Resumidamente: la gente buscaba la brevedad, y por eso Twitter e Instagram tenían tanto éxito.

—No te creas —le respondió, con una sonrisa, quitándose mérito con un movimiento de su mano izquierda—. Es una mera cuestión de observar el mundo. ¿No te has dado cuenta de lo vago que se ha vuelto prácticamente todo el mundo? Resulta complicado llamar la atención del público con, por ejemplo, un vídeo de veinte minutos. Pero una preview de treinta o cuarenta segundos llama muchísimo más la atención, y más si lo haces como una especie de tráiler. Te promocionas y, al mismo tiempo, creas expectación.

Hablaba como una experta, pero simplemente había hecho sus deberes: el marketing y la publicidad eran una parte importante del mundo del periodismo… o de cualquier mundo, en realidad. La publicidad siempre sería necesaria.

El tema de las fotografías… en realidad era lo que a Xenobia más pena le daba de todo, y tenía que ver con la industria actual. En todas partes, se miraba mucho más el físico de una persona que su talento real, y resultaba más sencillo venderle una maqueta a una discográfica si venía acompañada de una cara bonita.

Triste… pero cierto.

Cuando su amiga empezó a fantasear con ser portada de Vogue, no pudo evitar sonreír de manera divertida, alzando las cejas con fingida sorpresa. Y cuando mencionó que la contrataría como su fotógrafa personal, hizo el símbolo del corazón con ambas manos y se lo llevó al pecho, como gesto de agradecimiento y cariño. Luego rió, divertida.

—Definitivamente, sí: mejor empezar poco a poco. Igual que yo no hablo demasiado de cuando, inevitablemente, me convierta en mejor fotógrafa que Annie Leibovitz, tú tampoco debes hablar demasiado de cuando, inevitablemente, te conviertas en la revelación de la música, una leyenda viva y todo eso —bromeó, divertida—. Lo importante de esa sesión fotográfica...

No pudo decir más, pues enseguida la interrumpió una serie de sonidos que, inequívocamente, pertenecían a un pobre micrófono siendo tratado de manera cuestionable. Xenobia agradeció mentalmente no haber escuchado uno de esos espantosos chirridos que dejaban sorda a una.

La bruja volvió la vista en dirección al escenario, tomando su cerveza de la barra y llevándosela a los labios. Las luces cambiaron: todas se apagaron, quedando únicamente un potente foco que apuntaba directamente al escenario.

El joven que estaba ante el micrófono estaba nervioso, y Xenobia no pudo evitar sonreír. Hubo una risa general cuando mencionó que, al parecer, empezaban, como si aquello fuese un número cómico. Después de eso, presentó al grupo, Mediens, y pidió con un gesto que éstos entrasen a acompañarle.

Cuando todos los integrantes del grupo estuvieron en sus respectivos puestos —el chico nervioso al piano—, comenzaron a tocar, y ambas chicas les dedicaron toda su atención. La música resultó ser muy interesante, rock clásico fusionado con bases de música clásica más melódica, lo cual funcionaba bastante bien.

—Suenan bien —dijo Xenobia, acercándose al oído de Zdravka para que la escuchase—. ¡Y se puede bailar!

Sin embargo, esa noche, el destino no les tenía reservado un baile; en realidad, el destino le tenía reservado algo mucho mejor a la joven muggle eslovena, de lo cual ninguna de las dos tenía idea en ese momento.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Zdravka E. Ovsianikova el Lun Nov 04, 2019 4:03 am

Quizás sonaba feo lo que iba a decir pero… ¡ella también cortaba los vídeos musicales antes de que terminasen si no le captaban la atención al cien por cien! O de esas que le dan unos minutos para adelante a una canción si el principio tampoco ha sabido llenarle del todo, solo para ver si mejora con el tiempo. Así que entendía perfectamente lo que decía de que todo el mundo se había vuelto vago: la gente ya no te daba una oportunidad real de brillar, sino que tú tenías que buscar tu oportunidad intentando llamar la atención del resto.

¿Y la mejor manera de hacer eso? Cosas breves que fuesen lo suficientemente buenas y llamativas para llamar la atención del resto.

―Vale ―dijo convencidísima―. ¿Cuándo empezamos? ―Rió sobre la marcha al decir la pregunta―. ¡Vámonos a casa, quiero empezar a crear expectativas!

En realidad, en ese pequeño momento, ya se había hecho hasta a la idea de ciertas cosas. No era la primera vez que decían de grabarse y subir cosas más activamente a Youtube, por eso desde entonces ya Zdravka había empezado a escribir ideas que se le iban ocurriendo, cómo hacer vídeos dependiendo de las canciones y todas esas cosas.

Ahí en donde la veías, aunque todavía pudiera decirse que se estaba estabilizando en la vida inglesa, tenía muy claro que había ido por una razón.

Soñar era gratis, ¿sabes? Era por eso que ponerse en un pedestal en lo que serían cosas que a ambas le apasionaban, era vivir de ilusiones. Y como una no tuviera ilusiones, al final todo era una mierda. Zeta quería atender a su estrategia de fotografía infalible, pero como habían llegado muy justas al concierto, estaba recién empezando. La verdad es que poco le importó: retomarían el tema cuando acabase o cuando estuviesen volviendo a casa tranquilamente.

Así que se enfocaron en el concierto que habían ido a ver y, poco a poco, fue cogiendo ritmo. De vez en cuando hacían canciones más acústicas y tranquilas, haciendo que la sala de conciertos se quedase con un ambiente más bohemio y en calma, pero en otras muchas ocasiones hacía que todo el mundo comenzase a saltar, con un rock antiguo bastante conocido por todos que te hacía mover el esqueleto.

El concierto duró una hora intensa, pero antes de terminar hicieron algo que para Zeta solo era propio de las películas americanas: invitar a subir a alguien para cantar con ellos. El cantante, que era muy extrovertido, no paraba de decir que ellos podían tocar cualquier canción y que serían igualmente buenos cantase quién cantase, por lo que en cierta ocasión uno del público les retó en un momento de silencio que resonó por todo el lugar:

―¡Venga, venga! ¿Quién quiere subir a cantar con nosotros? ¡La canción que quiera! ¡Compartiré mi micrófono con él o ella!

En ese momento Zdravka no cayó en la oportunidad que tenía delante, sino que estaba mirando divertida la situación mientras bebía de su cerveza, pues se lo estaba pasando muy bien en ese momento, junto a Xenobia, sin preocupaciones ni responsabilidades.

Claro que, ¿no había quedado claro ya que ahí la que aprovechaba las oportunidades y veía oportunidades de negocio era precisamente la americana?
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Mar Nov 05, 2019 3:55 am

Xenobia, divertida, rió ante el renovado entusiasmo de Zdravka, que aseguraba estar dispuesta a volver a casa para empezar desde ya con el proyecto “Redes Sociales”.

La americana estuvo a punto de ponerse en modo mami y decirle que sí, que debían marcharse a casa y ser responsables, pero ¿a quién pretendía engañar? Nadie se creería que quería marcharse a casa tan temprano. Podía ser mínimamente responsable —no tanto como la gente se creía—, pero no llegaba al punto de querer marcharse antes de que el concierto diese comienzo.

Así que lo dejó correr: ¿para qué interpretar un papel que nadie se va a creer?

—La vida es corta y tenemos tiempo de sobra para pasarlo delante del ordenador. Y ya sé que lo que acabo de decir no tiene sentido, pero se debe básicamente a que he mezclado dos conceptos —dijo, así de corrido, dándose cuenta de su propio error y corrigiéndolo sobre la marcha—. Resumen: vamos a disfrutar de la noche. —Y alzó su cerveza, con una amplia sonrisa.

El concierto resultó ser de lo más agradable e interesante, y a pesar de que Thomas no se presentó y en un momento dado a Xenobia le entró un poco de paranoia, logró disimular lo suficiente como para disfrutar un poco. El entusiasmo de Zdravka ayudó, no diría que no, pero ayudaría más el poder decirle la verdad.

Con pocas personas podía sincerarse respecto a sus auténticos sentimientos.

Para cuando pasó una hora y el concierto terminó, Thomas tampoco había aparecido, y Xenobia se encontraba de cuando en cuando mirando en dirección a la puerta o, para el caso, su teléfono móvil. Temía mirarlo y encontrarse con alguna llamada perdida desconocida, por lo que cada vez que lo hacía, se le aceleraba el corazón.

Y todas las veces, el mismo resultado: nada.

Entonces, el cantante lanzó un desafío: invitó a subir a cantar a alguien del público. Para entonces, Zdravka parecía tan divertida con la situación que no se daba cuenta de lo que estaba ocurriendo. ¿No quería su pequeña amiga eslovena una oportunidad como aquella, acaso? Xenobia se la quedó mirando, mientras meneaba la cabeza en dirección al escenario.

Y, para asegurarse:

—¡Eh, Mercury! —exclamó, alzando la voz y agitando ambos brazos—. ¡Tengo a vuestra cantante justo aquí! —Y, habiendo llamado la atención de los integrantes del grupo, comenzó a señalar a su amiga con ambos dedos índices.

Sin darle mucha opción a rechistar, Xenobia dio un leve empujón a Zdravka para hacer saltar del taburete. Aquella era una oportunidad que no podía desperdiciar, así que tuvo que insistir.

—¡Venga, obedece a tu madre! Sé lo que es mejor para ti. —Y acompañó estas elocuentes palabras con un trago de cerveza, ofreciendo una imagen para nada responsable.

Sobra decirlo: no era ni la primera, ni la segunda, ni la tercera ronda, por lo que Xenobia ya llevaba un puntillo encima que la llevaba a decir alguna que otra tontería. Por desgracia, ese día el alcohol no estaba ayudándola a olvidar su propio problema.

Una pena que no supiera que, en ese momento, Thomas se encontraba a un par de manzanas de allí, y se dirigía a la carrera al club Daylight para reunirse con ella.

Sano y salvo.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Zdravka E. Ovsianikova el Miér Nov 06, 2019 4:20 am

—¿Qué? —preguntó de repente, cuando sintió las miradas de todos los del escenario en su dirección, girándose para ver cómo la traidora de “su madre” la estaba señalando con ambas manos.

Pegó un saltito para bajar del taburete debido al empujón de Equis, haciendo que Zeta mirase para ella con rencor, pues obviamente no se había imaginado nada de eso. ¿Subir al escenario y cantar? ¿¡En qué dichoso momento!? ¡No hubiera bebido tanto! Bueno, espera. Estaba bastante segura de que después de ese momento repentino de nervios todos los efectos del alcohol habían bajado estrepitosamente y ahora estaba en modo querer huir o que se abriese un agujero en el suelo para llegar al inframundo, que seguro que sufría menos.

—¡Venga, tú! ¡Tu amiga me ha ganado con eso de llamarme Mercury! ¡Ven, sube aquí! —Entonces el cantante se giró para el resto del grupo, preguntando que si les parecía bien esa muchacha, a lo que todo el mundo dijo que sí, contentos. Se les veía motivados con interactuar con el público, pues se notaba que era una banda muy jovial y cercana—. ¡Vamos, vamos! ¡Dejen que pase! ¡Abran hueco!

La gente fue dejando hueco mientras los pies de Zdravka casi se movían por sí solo en dirección al escenario y, cuando estuvo muy cerca, recibió la mano del cantante para poder subir de un tirón. Una vez allí encima, dándole el calor de todo el foco principal, se sintió… ¡realmente bien! Eso sí, los nervios no se fueron a ninguna parte, sino que seguían concentrados en el centro de su vientre, como si de un momento a todo se fuesen a liberar en forma de pedo o algo así. ¡Era una sensación demasiado extraña, maldita sea!

El cantante le pasó un micro, justo antes de preguntarle:

—Bueno, ¿con quién tenemos el placer de compartir escenario esta noche?

—Zeta —respondió, casi con timidez—. En mi defensa diré que no tenía intención yo de subirme al escenario hoy. No vale ponerme nerviosa.

—¿Nosotros ponerte nerviosa a ti? —Se hizo el inocente—. Soy yo el que está en peligro de que le gustes más al público como vocalista, ¡o que le gustes más a mi banda! ¿Te imaginas que sales de aquí hoy con banda nueva y yo sin amigos? —Hizo un chiste que hizo reír a montón de gente, Zeta entre ellos—. Venga, venga: ¿qué es lo que quieres cantar? Podemos repetir canción de la de esta noche, aunque no es por alardear, pero pidas lo que pidas, probablemente sepamos tocarlo.

Zeta ladeó una sonrisa, pues le parecía bastante guay la actitud de sobrado pero simpático que tenía el cantante. Tenía bastante claro lo que elegir: estaba enamorada de una canción y había escuchado tres canciones de Queen esa noche, por lo que suponía que el grupo sabría tocarla.

—Una de Queen: “The Show Must Go On” —le pidió.

—¡Wooooow! —Gritó, para entonces mirarla de arriba abajo—: ¡Eso es muy fuerte! ¡Me gusta!

Siempre que cantaba esa canción se la imaginaba en un escenario, por lo que teniendo en cuenta que no sabía cuándo iba a ser la próxima vez que pisase uno con público en frente de ella, no dudó ni un momento en elegir canción. Podía salir mal o bien, pero al menos cantaría la que llevaba en su lista de prioridades.

El pianista antes de empezar le preguntó fuera del audio de los micros por el tono de la canción, pues él empezaría y el resto se adaptaría, para poder así cantar en el mismo tono de la muchacha. Zeta le contestó con los tecnicismos necesarios para entenderse, antes de colocarse frente del escenario con el pie de micro. Carraspeó hacia otro lado del micro e intentó concentrarse, no mirando de primeras al público, sino más bien a sus pies. ¡Parecía subnormal! Pero, literalmente, era la primera vez en su vida que estaba en ESA situación y estaba tan nerviosa como ilusionada. Ahora mismo ella era incapaz de definirse ni a sí misma ni a sus emociones.

Cuando al piano se le unió el resto de instrumentos y entró el acorde para empezar a cantar, una voz suave y grave, comenzó con la canción.

The show must go on:

Al principio la actitud de Zeta era tímida, pero las notas iban a su sitio y no estaba desafinando. No fue hasta el primer estribillo, que no se obligó a sí misma a disfrutar aquello, liberándose por mucho que le diese vergüenza estar allí encima. Frente a la primera frase del estribillo, todo el público saltó entusiasmado, flipando tanto como el cantante y el grupo de que “la espontánea” controlase tan bien su voz y tuviese tan claro su actitud.

Hasta quitó el micro del pie y empezó a moverse un poco sobre el pequeño escenario, gesticulando con su mano libre y sintiéndose Zdravka Mercury.

Ya daba igual si lo hacía mal o no: estaba feliz. Después de eso no se lo iba a dejar de agradecer infinitamente a Xenobia por, de nuevo, darle ese gran empujón para bajarla del taburete.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Dom Nov 10, 2019 5:01 am

Xenobia era bien consciente del compromiso en que había metido a su amiga, pero no podía decirse que se arrepintiese de haberlo hecho: la joven eslovena, estaba segura de ello, recordaría aquella noche durante el resto de su vida.

Cuando el cantante de Mediens mencionó que Xenobia se lo había ganado al llamarle “Mercury” —claro homenaje a uno de los mejores cantantes de todos los tiempos, Freddie Mercury—, la bruja respondió con un guiño, y señalando al joven con su dedo índice, alzando el pulgar al mismo tiempo, como si le apuntase con una pistola, en un gesto de pura complicidad.

Los ánimos del público y, no lo neguemos, la inevitable vergüenza si se negaba, llevaron a Zdravka a subir al escenario. Su amiga se quedó atrás, guardándole el sitio, dispuesta a disfrutar de su actuación.

Al principio, Xenobia dedicó toda su atención a lo que sucedía en el escenario, tanto la pequeña performance del cantante —a su juicio, aquel joven tenía mucho de comediante, lo cual le gustaba y le parecía refrescante—, como a la actuación de su amiga. Se la notaba nerviosa, pero en el momento en que se hizo con el escenario… bueno, los nervios, simplemente se esfumaron y la dejaron brillar.

Sin embargo, hacia la mitad de “The Show Must Go On”, interpretada de una manera muy correcta por Zdravka, a Xenobia le volvió esa angustia. Esa inquietud por saber de su novio. ¿Estaría bien? ¿Habría llegado ese maldito y fatídico día en que le darían una noticia que no quería recibir? No quería pensar así, pero no podía evitarlo. Era lo que ella había bautizado como “Síndrome de la esposa del auror”, y que consistía en temer constantemente por el bienestar de la persona amada.

¿Cuántas veces le había pedido que se dedicase a otra cosa? No lo recordaba. Recordaba que lo había apoyado muchas veces, sí, teniendo que tragarse sus inquietudes para no parecer una paranoica. Sin embargo, estaba segura de que cualquier día recibiría esa noticia.

Estaba segura de que algún día, ese trabajo acabaría matándolo. ¡Qué equivocada estaba!

Siendo una amiga terrible, fue incapaz de concentrarse en el resto de su actuación. En un momento dado, incluso, buscó su teléfono móvil dentro del bolso y, con el corazón agitado en el pecho, vio que tenía un par de llamadas perdidas y un mensaje de texto.

De Thomas.

Con miedo, fue a leer el mensaje. Era un miedo irracional: si le había escrito, tenía que estar bien, ¿no? La gente que no estaba bien no utilizaba su teléfono móvil, y menos para enviar un mensaje de texto.

>>Estoy en el club Daylight. ¿Dónde estás?

Xenobia se llevó la mano a la boca abierta, y de repente sintió un tremendo alivio. Fue como quitarse de encima un peso horriblemente pesado. ¡Thomas estaba bien! Y no sólo eso: estaba allí mismo, buscándola. En su interior, se encontró agradeciendo a una deidad en que no creía que su novio hubiese salido bien parado una noche más de ese trabajo tan peligroso que había decidido desempeñar, llevado por una nobleza y motivación sólo dignos de la casa Gryffindor.

Se apresuró a responderle:

>>En la barra. Date prisa, porque te voy a pedir una cerveza bien fría.

No pasó demasiado tiempo antes de que Thomas diese con ella. Para entonces, Zeta había terminado de cantar y el público la elogiaba con sus aplausos, y Xenobia sostenía entre sus manos la cerveza que le había prometido a Thomas. Girada en dirección al escenario, la americana no vio llegar a su chico, que le tocó suavemente en el hombro con la mano. Al girarse y ver de nuevo su rostro, sano y salvo, la bruja no dudó en abrazarle. Él hizo lo propio.

Al separarse, Xenobia le ofreció aquella cerveza con una sonrisa, esa sonrisa especial que reservaba únicamente para él.

—Te has perdido el concierto —le dijo, todavía con esa sonrisa, incapaz de apartar la mirada de sus ojos.

—Parece que me he perdido algo más que eso, ¿no? —La mirada de Thomas se dirigió al escenario, sobre el que todavía se encontraba Zdravka—. Me hubiera gustado estar presente para esto...

—Eso tiene solución. —Xenobia se giró en dirección al escenario y se colocó ambas manos alrededor de la boca, haciendo bocina—. ¡Eh, Zeta! ¡Dedícale la siguiente a Thomas! —Se separó las manos de la boca, comenzó a dar saltitos y a agitar el puño, mientras repetía—: ¡Otra, otra, otra…!

Entre las risas de los integrantes del grupo, a la voz de Xenobia se fueron uniendo más y más personas, Thomas el primero. Pronto, todo el club parecía estar pidiéndole un bis a la eslovena, que seguramente no se esperaba nada de aquello al comenzar la noche.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Zdravka E. Ovsianikova el Vie Nov 15, 2019 2:22 am

¡Se sentía increíble!

Sonriendo como una absoluta idiota alegre, terminó la canción y el aplauso de todo el mundo fue como si cada uno de ellos hubiese cogido su corazoncito y le hubiera dado un gran abrazo. Se sentía tan bien allí encima que todos los nervios, todas las inquietudes e inseguridades desaparecieron por completo, como si ese abrazo en forma de aplauso, esos silbidos y los gritos, fuesen lo que acababan de darle una confianza que no tenía antes.

El cantante, que se había quedado boquiabierto, reaccionó divertido yendo a donde Zeta, hablando con otro micrófono hacia el grupo:

―¡Ya, paren! ¡Dejen de aplaudir! ―Miró a Zeta, con cara de reproche―: ¿Has visto lo que has hecho? ¡Me vas a quitar el puesto!

―¡Lo siento! ―respondió divertida.

El resto del grupo también estaba contentísimo y si bien la bajista, el batería y el guitarrista miraban todo con diversión, el pianista estaba alucinando, aún sin poder dejar de aplaudir y mirando a Zdravka con admiración. Se había quedado sorprendidísimo de la capacidad vocal de la muchacha, así de la facilidad que había tenido para adaptarse a un grupo con el que no había cantado nada. ¿Y su presencia en el escenario? ¡Al principio parecía tímida, pero luego…!

Entonces de fondo se escuchó de nuevo la voz de Xenobia y todo el coro empezó a pedir otra canción. Evidentemente a Zeta le encantaría cantar otra, pero tampoco quería robarle el escenario al cantante, por lo que se negó por respeto. Cuando fue a bajar, el cantante le cogió de la mano y tiró de ella de nuevo hacia el centro.

―Cantemos una juntos, ¿queréis un dúo? ―La gente gritó que sí, muy participativos y entusiasmados. Zeta, que no cabía en su felicidad, asintió con la cabeza.

Entonces el cantante se acercó a Zeta para hablar con ella sobre qué canción cantar, una fácil en donde las partes estuviesen claramente diferenciadas y para la que no tuvieran que hablar demasiado, pues obviamente no estaban en situación de ello. Al final, eligieron una mítica que posiblemente todo el mundo conociera: Don’t Go Breaking My Heart. Obviamente Zeta sabía qué canción era esa de Elton John y Kiki Dee y se sabía perfectamente la letra, ¿sabéis por qué? Era una de las canciones del primer SingStar que salió, uno al que Zeta le había dedicado muchas, muchísimas horas.

Así que con una banda musical inspirando toda la positividad y un tono en la música mucho más pop y actual, tanto el cantante como Zeta empezaron a cantar. La eslovena, debido al foco de luz que daba al escenario, no pudo ver que Thomas había llegado, sino le hubiera saludado desde allí.


***

Después de esa canción, el concierto se dio totalmente por terminado. Zeta podría haberse ayudado a recoger, pero desde que el grupo se vio estresado por todo lo que tenían que hacer y la música actual ya empezó a sonar en los altavoces, la eslovena bajó de allí en dirección a donde había dejado a Xenobia, a la cual vio mucho más feliz hablando con su futuro marido. Zeta saludó de lejos a Thomas, para luego acercarse a ellos entre pequeños saltitos felices. Nada más llegar allí, abrió los brazos y rodeó a su amiga, dándole un fuerte achuchón, de esos abrazos fuertes en donde piensas por un momento que la otra persona está apretando un poco fuerte de la emoción.

Cuando se separó de ella, saludó a Thomas también de un abrazo.

―¡Hola! ―
Pero indudablemente mucho menos efusivo. Al separarse de él, fue cuando miró al aire y soltó un grito que casi parecía una salida de todas las emociones―¡Gracias, gracias, gracias! ―agradeció a Xenobia, arrodillándose frente a ella, sujetando su mano y declarándole amor eterno―: ¡A partir de ahora te haré caso en todo! Jo, ¡qué guay! ―Se puso en pie de nuevo, dando un mini-saltito.

Estaba a punto de continuar diciendo cosas de manera muy feliz, hasta que notó una mano en su hombro que la hizo girarse sorprendida hacia atrás.

―Hola ―saludó un chico, algo pelirrojo, con pecas y con una sonrisa tímida.

―¡Hola! ―Le respondió.

Se acercó a ella para poder hablar sin gritar demasiado

―Soy Alpha, el pianista del grupo… ―Señaló hacia atrás con el pulgar, por sí la chica no se había fijado en él. Alpha tenía complejo de ser invisible, por lo que era un comentario muy propio de él―. Estamos recogiendo y tardaremos, pero quería hablar contigo antes de que te fueras. Has cantado genial y soy fan de las grandes voces ―le dijo con una sonrisilla.

―¡Ay, muchas gracias! ―dijo, visiblemente contenta. Estaba tan contenta que parecía que en vez de haber cantado en un escenario, se había bebido el alijo de cervezas.

―Antes de que vengan a arrastrarme para seguir recogiendo… ¿me darías alguna forma de contactar contigo? ―preguntó, tímido, pues parecía que estaba ligando y no era su intención.

Zeta, sin embargo, no se lo tomó así.

―¡Claro! Vete, vete, no te preocupes. Os seguiré en Instagram y así puedes contactar conmigo.

Alpha sonrió, asintiendo con la cabeza, retrocediendo un paso y chocándose con un par de tíos que no se lo tomaron nada mal. Volvió a mirar a Zeta.

―¡Te contactaré! ―Le prometió; y cuando Alpha hacía una promesa, aunque ella no lo supiera, siempre la cumplía.

Zeta no se hacía muchas ilusiones, pero igual se puso contenta. Se despidió de él con la mano y volvió a girarse en dirección a Xenobia y Thomas. Esta vez, con cada una de sus manos, abrazó a uno por separado, quedándose ella en medio.

―Os invito a un chupito de tequila para celebrar que yo he cantado en un escenario por primera vez en Londres, que Xenobia es la mejor representante musical del universo y que Thomas ha conseguido salir de su pila de informes, ¿vale? ―Les dijo antes de besar la mejilla de Xenobia y acercarse a la barra para pedir los tres chupitos.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Lun Nov 18, 2019 1:51 am

Con la llegada de Thomas, las preocupaciones de Xenobia se esfumaron de un plumazo.

Con él a su lado, la bruja podía permitirse, por fin, disfrutar de aquella noche, que como quedó claro en cuanto se subió al escenario, se había convertido en “la noche de Zdravka”. Una pena que, hasta entonces, hubiera estado demasiado preocupada como para prestar a su amiga la atención que se merecía.

Pero para eso estaban los bises, ¿no? Y gracias a que Xenobia animó al público, hubo una segunda actuación con la eslovena sobre el escenario. Quizás no fuese ‘The Show Must Go On’, pero sirvió para dar a su novio una buena idea de lo mucho que disfrutaba aquella chica sobre el escenario, con un micrófono en la mano.

Después de aquel dueto improvisado, entre aplausos, el concierto terminó, y la joven muggle regresó con sus amigos. Y lo primero que hizo fue abrazar a su amiga bruja, que recibió el abrazo encantada y sonriente.

Después del saludo a Thomas, que respondió de la misma manera, la eslovena se arrodilló allí mismo, tomando la mano de Xenobia. Esto la hizo reír, igual que el efusivo agradecimiento por su parte.

—Bueno, quizás deberíamos matizar eso último —bromeó Xenobia—. Si me da una enajenación mental y te digo que saltes por un barranco, es altamente recomendable que no me hagas caso.

La conversación fue interrumpida por la aparición del joven pelirrojo que, muy en contra de su voluntad y luchando contra los nervios, había terminado haciendo la presentación del grupo. Buscaba a Zdravka, y los dos magos se hicieron respetuosamente a un lado, dejándoles hablar.

Igualmente, Xenobia captó algunos retazos de la conversación, y el resumen general fue que Zdravka había hecho un nuevo amigo, en esta ocasión del mundillo de la música. Estaba claro que no le vendría nada mal ese contacto.

Ya de nuevo los tres solos, Zeta seguía totalmente eufórica, proponiendo una invitación de carácter alcohólico.

—Después de semejante noche en la oficina, no voy a decir que no a eso —respondió Thomas, que mostraba un aspecto claramente cansado—. Tienes que perdonarme: no llegué a tiempo para tu primera actuación, pero gracias a Ellie, he podido ser testigo de tu apoteósico bis. —El inglés dibujó una media sonrisa en los labios.

No había muchas personas en el mundo que la llamasen “Ellie”, diminutivo que venía de su segundo nombre, Eloise. Cada vez que Thomas pronunciaba ese diminutivo, algo dentro de su corazón se enternecía: así era como la llamaba su padre.

—Pues te has perdido la mejor parte —lo picó Xenobia, encogiéndose de hombros—. ‘Don’t Go Breaking My Heart’ está bien, no lo discutiré, pero Queen es Queen. Y tú te lo has perdido. —La americana puso un dedo índice acusador en el pecho de su novio, con una sonrisa traviesa que, en realidad, camuflaba el alivio que sentía en aquellos momentos.

—Menos mal que te tengo a ti para restregármelo —bromeó en respuesta su novio—. ¿Qué haría yo sin ti?

«No», pensó Xenobia. «La pregunta aquí es qué haría yo sin ti.» En silencio, pidió a… bueno, a cualquier entidad superior que pudiera estar vigilándola en aquellos momentos, que por favor, jamás tuviese que encontrar la respuesta a esa pregunta.

Años más tarde se preguntaría si, con aquella petición, había desafiado la ira de algún dios.

—¿Y qué te ha pedido nuestro pelirrojo amigo? —preguntó entonces Xenobia—. ¿Una cita? No tenía pinta de ser el típico chico que pide una cita de buenas a primeras.

Justo a tiempo, los tres chupitos aparecieron ante ellos, y cada uno de ellos tomó uno. Ahora sí, Xenobia estaba dispuesta a disfrutar de aquella noche como era debido.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Zdravka E. Ovsianikova el Miér Nov 20, 2019 1:37 am

Zeta pidió en la barra tres chupitos de tequila, a lo que el barman asintió y se puso con lo suyo, haciéndoles esperar un momento. La disculpa de Thomas se la tomó muy bien, pero en realidad no era para nada necesaria, pues después de que Xenobia le hubiera contado en donde estaba metido, hasta se había hecho a la idea de que verlo esa noche lo mismo era un poco complicado.

―A lo mejor alguien lo ha grabado con el móvil, lo sube a Youtube y me hago viral. Entonces podrás verme. ―En su opinión había disfrutado mucho más―y consideraba mejor canción―la primera―, pero quizás a ojos del público le había salido mejor la otra, junto al cantante del grupo.

La eslovena era fan de la canción de Elton John y Kiki Dee, pero como bien decía Xenobia, no se podía comparar esa canción tan animada a la épica canción de Queen que había decidido cantar esa noche. Quizás se había pasado, pero una vez se prometió que tenía que ser esa y ya iba siendo hora de ir cumpliendo las mil y una promesas que había hecho la Zeta del pasado.

―Queen es Queen ―repitió lo de Xenobia, para apoyar a su amiga y encogiéndose de hombros.

Cuando preguntó lo del pelirrojo, sonrió contenta por el interés del pianista. Negó con la cabeza cuando mencionó lo de la cita, pues ahí en donde la veías, no había ni siquiera pensando en eso. De hecho, lo primero que se le pasó por la cabeza fue que se le había caído algo en el escenario y que se lo iba a devolver, no que quisiera hablar con ella. Hasta la fecha, pocas veces se había unido a otra persona por la pasión común de la música. Podría decirse que su pareja actual, Oliver, era la primera y, spoiler, no iba a durar lo que se dice demasiado.

―Quería poder contactar conmigo ―le respondió―. Le he dicho que seguiría al grupo por instagram y así me puede buscar y hablarme. No sé qué querrá, pero me gusta esto de hacer amigos músicos que tengan instrumentos que puedan prestarme. ―Alzó las cejas, mirando a Xenobia―. Mierda, creo que he descubierto el pastel demasiado pronto… ―Fingió drama, como si fuera amiga de Xenobia sólo porque tenía una guitarra preciosa.

Todavía no se había podido comprar la suya propia, pero cada día que pasaba estaba un pasito más cerca de llegar a casa un día de estos con una preciosa acústica de color rojo. Entonces podría tocar junto a Xenobia, sin tener que acudir al hurto de instrumentos musicales.

Cada uno cogió su vasito de tequila y fue Zeta la encargada de poner en el dorso de la mano de cada uno un poquito de sal. Además, sobre la mesa había un pequeño plato con tres trocitos de limón. Antes de tomar nada, Zeta lo alzó:

―Por… ―Por un momento pensó en por qué brindar, pero lo tuvo claro cuando miró a su amiga―. ¡Por Equis! ―Y miró entonces a Thomas dándole un codazo juguetón, sabiendo que este le apoyaría―. Porque es la mejor amiga del mundo y gracias a ella he pisado el primer escenario de mi carrera musical, aquí en Londres, junto a este grupo que ni sabíamos quiénes eran y… ―Miró a ambos, con el dedo en alto―. Serán muchos los escenarios que pise. Espero veros a ambos siempre ahí, en el público, gritando mi nombre aunque se me salga un gallo. ―Los miró a ambos con el dedo acusador.

Se tomaron entonces el tequila por orden: primero sal, luego líquido y por último el limón. Por aquel entonces Zeta lo toleraba bastante bien, pues aún no había llegado el día en el que una borrachera monumental, con base de tequila, le había hecho cogerle la tirria que tiene actualmente por esa bebida. Así, a palo seco, ya no se la bebía.

Se le apeteció pedir una cerveza para quitarse ese sabor tan fuerte, pero antes de pedir nada, se cercioró de que Equis y Thomas se quedaban. El plan inicial había sido ir al concierto y si bien intrínsecamente tenía como misión secundaria convencer a su amiga de quedarse un rato más, ahora que había llegado Thomas tan cansado de trabajar, podía entender perfectamente que prefiriesen irse a casa a abrazarse bajo la mantita y descansar.

―¿Os quedáis u... os vais a casita a daros amor? ―preguntó con una sonrisa―. Yo prefiero que os quedéis porque os amo con mi corazón, pero entiendo que estés cansadito y sé que Equis quiere darte amor porque estaba preocupada por ti ―le dijo a Thomas.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Vie Nov 22, 2019 3:30 am

«Grabar con el teléfono móvil», pensó Xenobia de pronto. «Algo me dice que esa era la parte donde entrabas tú, Equis de mis amores. Pero como estabas, de nuevo, pensando que lo peor había ocurrido, aquí estamos.»

Intentó no reprochárselo demasiado, pues dentro de lo que cabía, las cosas habían salido bien: Thomas había vuelto, totalmente ileso, y Zdravka había tenido su primera experiencia de carácter musical en vivo y en directo. Valía la pena haberlo pasado un poco mal y haber perdido la ocasión de grabarlo todo a cambio de esa conclusión.

Ya juntos en la barra, esperando a los chupitos, Xenobia quiso saber qué intenciones tenía el joven pelirrojo, por si acaso tenía que cortarle sus largas manos por intentar tocar indecentemente a su hija adoptiva o algo así. Como era evidente, el chico no tenía ese tipo de intenciones, sino que quería seguir en contacto con su amiga por su talento. Aquello suponía un muy buen punto de partida.

—La próxima vez que toques mi guitarra, que sepas que una de las cuerdas se romperá y te golpeará en todo el ojo. Es su forma de defender mi honor —bromeó, fingiendo orgullo por el futuro comportamiento de su pequeña guitarra—. Ya en serio, no quiero ser yo quien te abrume, pero… ¿Eres consciente de que acabas de dar el primer paso dentro de la música? ¿El primer paso de verdad? Sobra decir que vas a ponerte a grabar previews de tus canciones para Instagram, ¿no? —Y le dedicó un guiño de ojo lleno de complicidad, feliz por la oportunidad que le surgía a su amiga.

¿Que tal vez fuese una oportunidad pequeña? Bueno, sí, claro. Pero, al menos, ahora tenía un poco más de visibilidad. Había cantado frente a un grupo numeroso de personas, en un escenario, y le había dado la réplica a un cantante experimentado. Si ese no era el primer paso para una carrera exitosa, Xenobia no era bruja.

Y entonces les sirvieron los chupitos, y Xenobia recibió el suyo con una de esas sonrisas alegres, que parecían transmitir una felicidad inmensa. En realidad, se debía en gran parte al alivio que sentía al tener a su persona más importante en el mundo entero a su lado, además de al alcohol que llevaba ya encima.

Thomas, por su parte, tomó su chupito de manera más comedida, sonriendo de manera amable mientras Zdravka proponía su brindis.

—¡Salud! —dijo de inmediato el mago inglés, haciendo chocar su chupito con el de Xenobia y el de Zdravka, quienes a su vez también chocaron los suyos—. ¡Y por mí! ¡Por haber sobrevivido a esta maldita noche de… papeleo! —Se le atascó un poco la frase, pues mientras la pronunciaba, había estado a punto de decir la verdad. Suerte que no lo hizo.

—¡Salud! A nadie le gusta quedar atrapado bajo una montaña de papeles —le apoyó su novia, para luego mirar a Zdravka—. Tus bonitas palabras me conmueven, por lo que voy a brindar también por ti. Por ti y porque seas capaz de mantener tus dichosas redes sociales actualizadas. ¡Salud! —Y rió, divertida.

—No dejará de recordártelo nunca —dijo Thomas, divertido.

Se bebieron los chupitos en el orden adecuado, y en cuanto el limón tocó su boca, Xenobia puso cara de repelús puro y duro. El ácido de aquella fruta estaba bien en pequeñas cantidades, pero comerse un gajo así, como si tal cosa…

—Dichoso limón —afirmó categóricamente, dejando la cáscara sobre la barra, junto al vaso de chupito vacío.

Zdravka entonces les preguntó si se quedaban o se marchaban a casa, y la pareja por un momento intercambió una mirada. Fue como si hablasen sin palabras, Xenobia buscando la respuesta de Thomas, quien simplemente le sonrió y se encogió de hombros, como queriendo decir que la dejaba decidir a ella.

Finalmente, fue el auror quien respondió.

—Podemos quedarnos un poco más —afirmó—. Somos jóvenes y tenemos tiempo de sobra para descansar.

—Pero bebamos otra cosa —apuntó Xenobia, señalando la cáscara del limón—. Si por cada chupito de tequila tengo que maltratar mis papilas gustativas con eso, prefiero mantenerme sobria. Bueno, exagero, pero prefiero beber otra cosa. ¿Qué os apetece?

⋆⋆⋆

Lo que les pareció es que abrieron básicamente el grifo del alcohol y ya no lo cerraron hasta estar considerablemente borrachos. Los tres alcanzaron ese punto de embriaguez en que hasta el comentario más absurdo, más sencillo, provocaba risas escandalosas entre ellos.

En algún momento, tras pagar la cuenta, decidieron abandonar el club Daylight sin un destino claro, e incluso entonces seguían riendo. Si Thomas estaba cansado, no lo demostró, y eso que tuvo una muy buena excusa cuando su novia, que sufría algún tipo de caso de euforia transitoria, sugirió lo siguiente:

—No nos vamos a volver a casa ya, ¿verdad? Sería demasiado aburrido.

Ya estaba: estaban totalmente perdidos. Si Xenobia, que se suponía debía ser la persona responsable que mandaba a todos a la cama, había perdido por completo el norte, ¿qué les quedaba a los demás? El único que podría protestar por estar demasiado cansado era su novio, y no parecía muy por la labor.

Más tarde, Xenobia descubriría que su forma de comportarse se debía a la alegría de seguir vivo, motivo de celebración más que suficiente.

—¿Y a dónde vamos? —preguntó Thomas—. Pensad un sitio en que no os importe no poder volver a entrar, porque a este paso...

—¡A este paso nos vetan de todo Londres! —exclamó Xenobia, casi chillando—. Que decida la estrella, y así nos vamos acostumbrando: cuando sea famosa, tendremos que seguirla a todos los locales y pubs que decida visitar, como buenos groupies.

Y fue en ese momento que ambos se quedaron mirando a Zdravka, esperando su respuesta. Fue una situación extraña que sólo podía darse entre locos o gente muy borracha, y quizás un tanto incómoda, teniendo en cuenta que ya no se reían. De hecho, sus semblantes se mostraban serios, como si la decisión fuese de una extrema gravedad.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Zdravka E. Ovsianikova el Sáb Nov 23, 2019 3:52 am

En aquel momento la única “preocupación”―si es que se le podía llamar así―era que Xenobia y Thomas decidiesen irse porque éste último había tenía un día duro de trabajo. Evidentemente lo entendería, pero igual le daba pena porque en ese momento se sentía en su mejor versión, feliz y contenta, con ganas de compartirlo con sus amigos. Así que cuando después de ese chupito desagradable que había sido en honor a los tres, Thomas dijo que se podían quedar un poco más.

¡Eso le valía!

Que Zeta era de las típicas que aunque se fuesen sus amigos, se quedaría en busca de más amigos, pero no era lo mismo: ella quería estar con ellos, no con desconocidos.

―¡Bien! ―Dio hasta un pequeño saltito de victoria, para luego mirar al interior de la barra y observar toda la amplia gama de bebidas alcohólicas que ofrecía―. ¿Qué os parece… ron con coca-cola? Simple y efectivo.

Entonces se medio apoyó en la barra para erguirse y elevar una de sus manos, llamando al barman para que, cuando pudiese, se acercase a ellos y poder pedir. Lo que ella no se esperaba es que ese ron con coca-cola se convirtiesen en dos, en tres e incluso en cuatro, hasta el punto de que Thomas y Xenobia no se quedaron sólo un “poco” más.


***

Se habían ido del club Daylight y, en la cabeza de Zeta, había sido porque habían puesto música de reguetón y todo el mundo sabe que esa música solo está guay para bailar cuando tienes a tu novio al lado y puedes perrear intensamente con él. Así que bastante borrachos para lo que se esperaba Zeta de aquella noche, salieron de allí y comenzaron a caminar sin rumbo fijo, simplemente porque caminar era guay y reír mientras lo hacías más todavía.

La pregunta de Xenobia fue acogida por Zeta rápidamente.

―¡NOOOOO! ―Chilló con ambas manos en alto―. Tenemos que ir a un sitio más chulo que el Daylight. Tenemos que pensar. ¿Estáis pensando? ―Se acercó a Thomas―. No te veo pensar.

Se rió cuando Thomas advirtió que tenía que ser un sitio en el que no les importase la prohibición futura, ya que con su comportamiento de borrachos de ahora era altamente probable que los echasen, sobre todo si entraban gritando de esa manera a los sitios. ¿Lo peor? Zeta era de esas personas que hacía muchas locuras estando borracha, pero acompañada de personas responsables se calmaba. Sin embargo, Xenobia también se las traía borracha, por lo que ahí ibas a tener a la eslovena apoyando cada cosa que se le ocurriese.

Cuando la llamó la estrella, Zeta hizo un gesto con las manos como quitándose el polvo de sus hombros, como si ya fuera famosa o algo así.

―Eso, eso ―confirmó cuando Xenobia se llamó a ellos groupies, para entonces darse cuenta de que le había faltado la mitad de la conversación. ¿Que ella tenía que elegir a donde ir? Cuando vio las miradas serias de la pareja, no pudo evitar ponerse seria ella también―. Vale, esperad, que esto es una decisión muy importante en nuestras vidas y no puedo elegir al tuntún…

Ya se le había ocurrido una cosa, pero no sabía si habría siquiera alguno cerca, por lo que antes de decir nada miró en el móvil. Estaban en una zona con muchísimos pubs, discotecas y bares para salir de fiesta, por lo que suponía que si no había lo que estaba buscando ahí, estaría demasiado lejos y lo mejor era descartar esa idea. Así que con el móvil en la mano, intentó escribir―por cinco intentos―la palabra “karaoke” para ver si había alguno relativamente cerca.

Como el internet, encima, iba mal, tuvo que levantar la mano para que llegase mejor la señal, pero como no fue suficiente, también se subió a un banco y se puso de puntillas en el banco. Se dio cuenta de que estaba haciendo el idiota, por lo que dio una explicación totalmente coherente para su comportamiento.

―EL INTERNET ―matizó, hasta que notó que le vibró el móvil. Miró y… ―¡Ya sé a donde vamos a ir! ―Sintiéndose experta en parkour, dio un gran salto desde el banco hasta el suelo y, porque Diosito es piadoso con los patéticos, no se cayó. Dio dos zancadas muy felices hacia sus amigos y les enseñó el móvil con una sonrisa que era la perfecta representación de la de un niño de cinco años cuando el regalas un perrito―. ¡EL KARAOKEEE!

No era un secreto que a Zeta le gustaba cantar―obviamente―, pero a decir verdad nunca había sido demasiado de karaokes. En ese momento, sin embargo, se le había ocurrido a partir del pensamiento de que después de haber cantado en aquel escenario, se había quedado con muchas ganas de seguir cantando, por lo que la única manera era o bien en mitad de la calle, con riesgo de multa por molestar a los vecinos, o bien en un karaoke.

Que no sería la primera vez que canta canciones de Disney en mitad de la calle, estando terriblemente borracha, pero ese no iba a ser el día de nuevo.

―¿Qué decís? Venga, venga, sabéis que es una idea EXTRAORDINARIA ―enfatizó esa palabra tanto que, de repente, sentía que no tenía sentido―. Hay uno cerca, lo he buscado. Está a… dos manzanas. ¡Y podemos hacer apuestas! ¡No, no, apuestas no! ―De repente se había venido super arriba con la idea―. ¡Batallas! El tercero que no esté cantando, tiene que elegir quién ha ganado de los que se duelan con una canción en base a su gran puesta en escena y motivación ―dijo, para entonces hacerse la chula, evidentemente fingiendo―. No vale juzgar por cómo cantamos la canción porque obvio voy a ganar yo. ―Y movió su pelo, de manera presumida, para luego partirse de risa―. ¡Venga, vamos! ―Cogió las manos de ambos y tiró de ellos, como si fuera la niña pequeña de aquel trío.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Xenobia Myerscough el Mar Dic 03, 2019 9:50 pm

Era sorprendente cómo un poco —o un mucho— de alcohol podía llegar a cambiar la mentalidad de Xenobia: de no estar concentrada en lo que estaba ocurriendo a su alrededor, como le había ocurrido durante el concierto, a no querer marcharse a casa. Vale, para ser justos, la presencia de Thomas había apaciguado su inquietud, pero sin el alcohol bien podría haberse ido a dormir.

En su estado de embriaguez, no pudo evitar dar las gracias, mentalmente, al ron con Coca-Cola.

Su amiga muggle tampoco tenía la menor intención de marcharse a casa, aunque lo suyo era más comprensible: debía estar en una nube, además de alcoholizada, pues acababa de cumplir el que siempre había sido uno de sus sueños. ¿Quién querría marcharse a casa después de algo así? Seguro que tenía adrenalina de sobra corriendo por las venas.

Les pidió que pensasen en un lugar mucho más chulo que el club Daylight, asegurando que no veía pensar a Thomas.

—Ahí tiene razón. —Thomas no pudo sino estar de acuerdo con Zdravka, y aunque no lo dijo en voz alta, pensó: «Claro que no me ves pensar: no eres legeremante.»

Menos mal que no lo dijo, pues se ahorró un montón de explicaciones absurdas o, en su defecto, mentiras descaradas para seguir ocultando una verdad que, en unos años, llevaría a la eslovena a romper una relación amorosa. Si Xenobia hubiera podido ver el futuro, sin duda se habría sentido mal consigo misma por no ser sincera.

Thomas, por su parte, subió la apuesta: tenía que ser un lugar en que no les importase que les prohibiesen la entrada, pues seguramente se disponían a montar un buen escándalo.

Luego, la pareja de magos se quedó mirando a la muggle con sendas expresiones serias, como si aquel fuera el asunto más importante que tratarían en toda su vida. Vaya manera de meter presión a la pobre, ¿no? Y más teniendo en cuenta que los borrachos, por norma general, tendían a tomarse hasta los asuntos más irrelevantes como algo muy serio, llegando incluso a mantener conversaciones filosóficas acerca de algo tan mundano como el vaso del que estaban bebiendo.

Los minutos pasaban, y al final, la eslovena resolvió: utilizó el maravilloso Internet, que en los últimos tiempos había comenzado a integrarse en los teléfonos móviles. Hizo una rápida búsqueda mientras Thomas y Xenobia permanecían atentos, y finalmente, con todo el entusiasmo del mundo y una felicidad propia de un niño en Navidad, Zdravka anunció que irían al karaoke.

—¿El karaoke? —preguntó Thomas con una mueca ceñuda y extrañada en el rostro. Xenobia podía dar fe de que jamás habían ido juntos a uno—. Esa sí que no me la esperaba.

A su novia, por el contrario, le parecía una decisión casi inevitable: seguro que Zeta todavía sentía la adrenalina, las ganas de cantar, corriendo por sus venas, y que se había quedado con ganas de más en lo alto del escenario. Notaría el cambio, desde luego, pues seguramente el karaoke tendría una tarima ligeramente elevada por encima del suelo, y una acústica penosa, pero estaban borrachos.

En la cabeza de Xenobia, se disponían a hacer algo increíblemente épico.

A sabiendas de que no tenía nada que hacer en un duelo cara a cara con la voz de Zdravka, pero entrando en el juego de su amiga, la bruja americana decidió que podía subir la apuesta, aunque luego barrieran el suelo con ella.

—¿Cómo no vamos a juzgar la voz? ¡Jamás me has oído cantar, Ovsianikova! —Xenobia se puso de brazos en jarra, como si fuese una superheroína de poca monta—. Quizás te sorprenda...

—No lo harás: te he escuchado cantar en la ducha —intervino Thomas, obviamente bromeando—. No tiene nada que hacer contra ti.

El mago miró a Zdravka y se encogió de hombros, con una sonrisa culpable. Aquella actitud le fue recompensada con un puñetazo directo al hombro por parte de su pareja. No fue fuerte, ni mucho menos, pero él se frotó el hombro y puso una falsa cara de dolor.

—En la ducha hay cosas que se me dan mejor que cantar —dijo Xenobia, una sutil declaración que quizás, sobria, no habría hecho—. Si no quieres que deje de hacerlas, me parece que vas a tener que dejar de calumniarme.

Sí, efectivamente, Xenobia había dejado entrever lo que sucedía entre ellos dos cuando se daban una ducha juntos, libre del pudor que el alcohol se había llevado consigo. Seguramente, sobria no habría sido tan explícita.

Thomas, por su parte, no estaba tan borracho como para no sentirse un tanto avergonzado por aquellas palabras. Su cara se puso ligeramente roja, y Xenobia lo advirtió. Así que intentó solucionarlo: miró a su amiga, se encogió de hombros y le guiñó un ojo.

—Estoy de broma. —Pensó en añadir que jamás dejaría de hacer esas cosas, pero supuso que su novio inglés se pondría como un tomate y prefirió no hacerlo—. Reto aceptado, de todas formas. Vámonos a ese karaoke. Pero deberíamos decidir quiénes empiezan.

—Creo que me pido ser juez en la primera batalla —intervino un Thomas menos rojo, zanjando aquella discusión.

Entonces, Xenobia le pasó el brazo alrededor de los hombros a Zdravka, y juntas comenzaron a caminar, la bruja esperaba, en dirección al susodicho karaoke. Thomas las siguió, al tiempo que su pareja se acercaba al oído de su amiga para cuchichear, como si lo que fuera a decirle fuera un secreto de guerra o algo así.

—Importante: ¿qué vamos a cantar? ¿Qué te pide el cuerpo? —le preguntó—. Y asegúrate de que no sea tu canción favorita, o desde hoy se convertirá en “esa canción durante la cual Xenobia te arrebató el puesto de mejor cantante”.

Como lo que había dicho era una tontería muy grande, Xenobia estalló en carcajadas. No podía decir aquello, ni siquiera en broma, con una expresión seria en el rostro. Simplemente, imposible.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : [FB] When you came into my life. —XyZ.  - Página 4 BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 98
Puntos : 67
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.