Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Trespassers [Priv. Ian Howells]

Laith Gauthier el Miér Jun 05, 2019 7:36 am

Junio 02, 2019.
Casa de Ian Howells, 15:12pm.
Parcialmente nublado, 18ºC.

“Respeto tu privacidad avisándote, pero reafirmo mi autoridad como amigo yendo a tu casa de todos modos.”

Ese fue el mensaje que escribió Laith a Ian justo antes de salir de casa. Se abrochó la chaqueta, con el casco negro bajo el brazo, y se colocó los audífonos en los oídos antes de ponerlo sobre su cabeza una vez que llegó al lugar donde guardaba su motocicleta. Podía llegar apareciendo, ¿verdad? Pues eso no iba a suceder.

No iba solo en esa ocasión. Llevaba con él al cachorro que Ian le había dado hace ya al menos un mes, con quien se había adaptado bien. Le había puesto un nombre fuerte y varonil: Mukki. ¿Por qué? Porque era su perro y porque podía, no había más explicaciones que dar.

En realidad, había resultado ser un perro muy listo y que al parecer entendía lo que su dueño intentaba decirle. Y no, Laith no lo decía como el típico dueño de mascota que piensa que la suya es súper lista por mera subjetividad, sino porque en el tiempo juntos había conseguido enseñarle un par de órdenes e incluso se había acostumbrado a acompañarlo en sus paseos por la ciudad tanto a pie como en su motocicleta.

Laith no era un dueño irresponsable, por lo que Mukki le puso las patitas en la pierna para pedirle tomarle en brazos y meterle dentro del bolso que había adaptado a la motocicleta y donde viajaba seguro. Después, arrancó con Adam Lambert de fondo en la música que sonaba de su teléfono móvil a sus audífonos, en un trayecto que encontró liberador y relajante. Le gustaba salir de casa, en especial si tenía planes de encontrarse con algún amigo.

Lo cierto era que no le importaba mucho llegar de improviso a la casa de Ian. Lo peor que podría pasar es que se lo encontrase con un ligue y tuviera que patearlo, o directamente que no estuviera en casa. Los dos sabían que al sanador no le molestaba que le tocase cuidar de su hijo, incluso estaría bien si estaba trabajando, como partícipe de su estudio de tatuajes.

Una vez que estacionó la motocicleta, se quitó el casco y agitó el cabello aplastado como comercial de acondicionador antes de sacudir su flequillo con su mano para acomodarlo. O desacomodarlo, como quisieran verlo. El caso fue que liberó a Mukki de su bolso de seguridad y caminaron con dirección a la casa de Ian, quitándose los audífonos y guardándolos con mucho cuidado en su bolsillo, bien sabiendo que iban a pelear ahí dentro y el cable se iba a enredar como siempre.

Aclaró su garganta y trató de modificar su voz. — Policía, abra la puerta —se presentó, golpeando la puerta tres veces con la base del puño para hacer más sonoro el golpe. — Abra en nombre de la ley.

Segundos más tarde pensó que… igual y no le abría la puerta. La verdad es que no pensaba que Ian tuviese verdaderos problemas con la policía, pero qué sabía él y se estaba drogando ahí dentro y no le había invitado, así que la llamada de la policía podría parecer desagradable. Pronto dejó de darle vueltas a esos pensamientos tontos y esperó a ver si alguien se decidía a abrirle, o si tendría que tocar de nuevo y presentarse como quien en realidad era.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Jue Jun 06, 2019 1:34 am

A ver, seamos lógicos y coherentes: ¿qué cojones iba a estar haciendo Ian un domingo a la hora de comer? Habían muchas posibilidades, por supuesto, entre ellas la magnífica posibilidad de que ese domingo le tocase estar con Perseo y estuviesen jugando al escondite por toda la casa mientras volvían loca a Alexandra que intentaría dormir esa mañana después de una noche de trabajo.  

Pero no, ese domingo Perseo estaba en casa de Eris, probablemente acompañada por los abuelos Masbecth, disfrutando del único niño pequeño del que podrían disfrutar como nieto, pues Odiseo no tenía pinta de dar descendencia útil, Circe le tenía alergia a los niños pequeños y Apolo ya había dejado una descendencia bien grandita por ahí y había optado por los penes. Esos pobres abuelos debían de ver a Perseo como una de las pocas posibilidades de que la familia prosperase, no le extrañaba que Eris hubiese sido tan pesada en ponerle de primer apellido Masbecth, aunque Ian siempre lo llamase Howells por puro orgullo. Tenía la esperanza de que, tarde o temprano, Eris entrase en razón y le dejase ponerle el apellido masculino, como era tradición, a su hijo.

La verdad es que Henry Howells—el padre de Ian—estaba bastante triste porque evidentemente Ian era el único que iba a continuar con su apellido, pero al tener al hijo fuera del matrimonio, esa decisión le correspondía a Eris. Él también tenía la esperanza de que su la madre de su nieto cambiase de opinión al respecto al ver la implicación de la familia Howells con el pequeño Persie.

Bueno, que me desvío del tema. ¿A que no adivináis qué estaba haciendo Ian a las tres y cuarto del mediodía? Sí, estaba durmiendo. El sábado por la noche se había ido de fiesta con unos amigos y había terminado en casa a las siete de la mañana. Evidentemente no estaba solo en su habitación, sino que estaba con Karin, su amiga con derecho a roce desde hacía ya varios meses. La había conocido en la universidad cuando él todavía estaba y después de haber dejado los estudios, se volvieron a reencontrar en una fiesta y… surgió la llama de la pasión. En realidad no había nada entre ellos más que simple atracción sexual, pero a Ian le molaba porque era una mujer guapísima y encima sólo le quería por el sexo. ¡Y le daba mucho sexo! ¿No era perfecto? Era perfecto.

Ambos habían terminado a la siete de la mañana en la casa de Ian, con intenciones evidentes de terminar la noche con sexo; mucho sexo. Y así estaban ahora, durmiendo mientras ambos babeaban la almohada, dándose la espalda mientras Karin tenía toda la manta e Ian dormía a la intemperie totalmente desnudo.

Evidentemente se despertó con el sonido de la puerta y no había visto el mensaje de Laith. Solo le dio tiempo de mirar el móvil para ver qué hora era, levantarse, ponerse los calzoncillos y dirigirse a la puerta, dejando a Karin durmiendo en su cama sólo por pereza de levantarla. No solía dormir con ella pero en estas ocasiones no la iba a echar a su casa, pero sí que sabía que tenía un humor de perros por la mañana.

Abrió entonces la puerta, asustado por lo del grito de policía. ¿Habría hecho algo chungo la noche pasada que no recordaba? Sin embargo, mientras se colocaba el pene y mantenía uno de sus ojos bien abierto, se asomó por el mirilla de la puerta, viendo a Laith al otro lado. ¿Había quedado con él y no se acordaba?

—Hola tío —dijo con voz super ronca. Entre que se acababa de levantar y que anoche con la música había estado hablando entre gritos, tenía la garganta hecha un cristo. —¿Habíamos quedado? Me había olvidado. Pasa. —Abrió la puerta del todo y se apartó.

Entonces Ian vio Mukki, el perrito que él le había conseguido, entrando en la casa con toda la pasividad. Ahora mismo Oscar—el perro de Alexandra—dormía junto a Alexandra, por lo que no habría contacto canino.

—Eh, mira qué cosita —dijo, agachándose para coger al perrito, aún bastante pequeñito, entre sus manos y alzarlo. —Qué grande crece, me cago en la puta. ¿Cuánto pesa ya? —Y entonces se dio cuenta de que… modales. —¿Quieres algo? Coge lo que quieras de la nevera, que ayer hice la compra. —En realidad había ido a comprar alcohol para la noche del sábado y aprovechó para hacer la compra de la semana, ya que era muy vago como para ir varias veces al dichoso supermercado. Odiaba ir a comprar comida, le parecía super tedioso y no sabía la diferencia entre las cosas.

Entonces dejó al perro en el suelo y se acercó al fregadero de la cocina, lavándose la cara y el pelo, aprovechándoselo y haciéndoselo para atrás. También aprovechó para beber agua del propio grifo, pues era potable y estaba sediento.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Vie Jun 07, 2019 3:01 am

Era domingo, sí, pero… eran las tres de la tarde. Alguien tenía que explicarle a Laith que la gente normal no se despertaba temprano después de irse de fiesta y molerse en la cama con otra persona. Él lo hacía y, por tanto, el muy egoísta, no pensaba que otras personas después de tanto jaleo querían dormir hasta las seis de la tarde. Incluso hasta se sorprendió cuando Ian lo recibió con la voz ronca, los pelos de nido de pájaro y en calzoncillos. Y no porque estuviera en calzoncillos, porque veía a más de un tío en calzoncillos durante la semana.

¿Te acabas de despertar? —le preguntó lo evidente, entrando y dejando el casco de la motocicleta en el sofá. — La verdad es que no habíamos quedado, pero no tenía nada que hacer y vine a ver qué estabas haciendo —le confesó, siendo totalmente honesto con él. Al menos podía agradecer que era una de las primeras personas en venirse a su mente cuando quería visitar a alguien.

Mukki, como era un perro muy social y agradable, al pasar fue de inmediato a los pies de Ian, a su modo de saludarlo, agitando la colita. Seguramente esa era una razón por la que había acabado llevándose bien con su actual dueño, porque los dos eran un par de cabezas duras que siempre tenían ánimo de socializar.

Voy a robarme un refresco —le avisó, yendo a la nevera y tomando sólo lo que había dicho que tomaría. Casi le parecía raro ver una nevera con muchas cosas dentro. Él con suerte tenía fruta y cosas precocinadas, sin contar bebidas, y una alacena llena de cereales y sopas instantáneas. La verdad es que el tema de la alimentación en casa dejaba mucho que desear, en su caso. — ¿Estás ocupado hoy? —le preguntó, recargándose a un lado del fregadero donde Ian trataba de revivirse de su estado zombie.

Laith tenía un par de ideas de cómo podría pasar un domingo sin trabajo y sin trabajo tampoco al día siguiente, ya que acababa de salir de un turno muy largo y estaba obligado a tomarse un par de días para que legalmente no pareciera que lo estaban explotando. Esa misma mañana había ido a visitar a Kelsey, la había llevado por un helado y habían pasado algo de tiempo juntos antes de que tuviese que volver. Después, había acabado en su casa de nuevo para comer un delicioso cereal con frutas que… en verdad era bastante triste.

Así era como había llegado a casa de Ian. — Tengo una propuesta indecente para ti —en verdad no era tan indecente, pero encontraba gracioso plantearla así. — No es nada gay —levantó el índice e interrumpiéndolo, por si acaso. — Compré ayer para armar envueltos, podemos comprar unas cervezas, coger carretera y ver a dónde llegamos para hacer un picnic —le sugirió, alzando sugerentemente las cejas en un gesto gracioso.

Hace tiempo no hacía eso: tomar carretera, conducir hasta donde la gasolina le alcanzara y encontrar un sitio agradable donde detenerse, beber y fumar, y después ver cómo regresar. Ian le parecía precisamente el tipo de persona al que le iría un viajecito de ese tipo, por lo que había sido la primera a la que se le había ocurrido proponerle ese trayecto.

Si te sirve para comprarte, sé dónde encontrar las mejores hamburguesas en todo Reino Unido —le sonrió, — podemos hacer una parada ahí antes de continuar —se encogió de hombros, con un tono de voz que sugería inocencia y poniendo los ojos en blanco. — Prometo que no acabaremos como la vez que nos conocimos, soñando con pingüinos asesinos, dragones e islas desiertas —aunque tal vez era demasiado pronto para prometer tal cosa.

La verdad es que cuando se acordaba de esa ocasión, ahora le daba hasta risa. Porque otra cosa no, pero ese viaje psicodélico había sido digno de recordar, por mucho que en ese preciso instante a ninguno de los dos les diera precisamente mucha risa. Hasta entonces Laith era ignorante de que Ian no estaba solo, y no porque su compañera de piso estuviese en casa, sino porque había otra visita.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Vie Jun 07, 2019 4:15 am

¿No era como SUPER EVIDENTE que se acababa de despertar? Estaba claro que Ian no es que tuviese una cara muy despierta al día a día, pero sólo le había faltado echarle el aliento mañanero a Laith para darle más evidencias de las que ya había. Es por eso que Ian se limitó a mirarlo con cara de: ‘tío, que aquí el cortito se supone que soy yo.’

Tras dejar a Mukki en el suelo, fue al fregadero para ser un poco más persona después de echarse agua por toda la cara.

—Pues… no, no tengo planes

Él en vez de coger un refresco de la nevera cogió un donut de chocolate que le había sobrado de la comida de ayer y lo mordió, pues tenía muchísimo hambre. También sacó el brick de leche para echarse en un vaso y poder tragar decentemente sin que el bolo alimenticio se trabase en medio del esófago. Tras tragar el primer trozo, bostezó ampliamente, llevándose la mano a la boca para que no se viesen los restos de donuts.

Le hacía gracia que siempre matizase que sus propuestas indecentes no eran nada gay, pero si bien se imaginaba un plan de vagos típico de no hacer nada pero en realidad pensar que lo haces todo, Laith le dijo un plan que le llamó bastante la atención. Si bien lo de ir por ahí a tomarse unas cervezas y fumar parecía un plan de diez, el hecho de ir en moto lo hacía todo muchísimo mejor. Llevaba ya montón de tiempo sin dar un paseo con su moto, más que para llevarla a lugares céntricos de Londres y poco más, por lo que hacer de motorista durante un día le parecía ideal.

Además, desde que había arreglado su moto después del destrozo que le hicieron a la salida del Caldero Chorreante, apenas la había usado.

—Oye tío, pero qué pedazo de idea, ¿seguro que se te ha ocurrido a ti solo? —Le dijo divertido, para entonces escuchar lo siguiente que dijo. —¿Hamburguesas? Bueno, me valen, ¿pero sabes de qué llevo teniendo antojos montón de días? De un bocadillo de albóndigas. —Y entonces rió ante lo último que dijo, para morder de nuevo el donut.

Era curioso que habiéndose conocido de esa manera tan aleatoria, hubiesen terminado teniendo tanta relación. Pocas relaciones duraderas había sacado de ese tipo circunstancias, pues las relaciones—tanto amorosas como amistosas—que conseguía de fiesta, solían ser bastante efímeras.

—Pero vas a tener que esperar a que me tome el desayuno… —Elevó tanto su donut de chocolate como su vaso de leche—, a que me duche y que me vista. Tardaré aproximadamente quince minutos, quizás veinte. —Echó a ojo. —Nunca hemos ido de paseo con las motos. Tengo más planes románticos contigo que con cualquier chica en mi vida. —Porque sus chicas más predominantes era o bien la madre de su hijo, una fugitiva y una follaamiga. Pues mira tú, ¿con cuál iba a hacer planes así?

Hablando de chicas en su vida, cuando Ian se había levantado de la cama, como es un bruto, había despertado a Karin y al ver qué hora era se había puesto a vestirse. Es por eso que de repente la puerta de la habitación de Ian se abrió, apareciendo la muchacha también con cara de sueño, pero sin duda mucho más despierta que Ian. Se sorprendió al ver allí a otro tipo, además de un perrito juguetón mordiendo un zapato de Ian sin que éste se enterase. No dijo nada, sino que miró al tipo nuevo, saludando tímidamente.

—Hola —le sonrió, intentando mantener la compostura. Entonces miró a Ian. —Había quedado con mi madre hace media hora y tengo la bandeja de entrada petada de sus llamadas… —Se colgó el bolso del hombro y se acercó a Ian para hablar en voz baja. —Te he cogido unos calzoncillos porque no encontré mis bragas y tengo prisa. Te los devuelvo la próxima vez que nos veamos. —Pero por mucho que hablase en voz baja… ¡allí no había nadie más! Así que Laith lo tuvo que haber oído igualmente y Karin se dio cuenta de eso. Caminó hasta la puerta y, mientras cerraba la puerta con una sonrisa de lo más avergonzada, se despidió de ambos. —Chao.

Ian se despidió zarandeando la mano, cual niño chico, mientras tenía la boca llena de donut. En realidad sus bragas no estaban en la casa porque se las había quitado de camino para tentar a Ian a tener sexo en una cabina telefónica, pero le pareció descortés meterla en ese compromiso tan bochornoso cuando ya se le veía tan avergonzada.

Entonces, tras cerrar la puerta, Ian miró a Laith, divertido. Podría haber dicho tantas cosas… pero no, solo pudo decir una y con mucho orgullo y satisfacción por estar dándole uso a una cosa que su buen amigo Laith le había regalado. Y porque nunca había usado juguetes y la verdad es que le daban un rollo muy diferente a la experiencia sexual, ¿y sabéis lo mejor? ¡Que duraba mucho más! Como había tiempo para jugar… pues todo se alargaba.

—Le he dado uso a lo que me has regalado con ella. Me está molando esto de los juguetitos.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Jun 08, 2019 3:24 am

Le parecía gracioso el claro contraste que existía entre ellos, donde Ian apenas parecía poder recordar su nombre mientras Laith estaba fresco como una lechuga desde el segundo en que abrió los ojos. Pero eso no lo preocupó, dejándole tomar su desayuno de donut con leche mientras él tomaba un refresco y pensaba cómo proponerle el plan tan bueno que se le había ocurrido. Por supuesto, tenía que empezar como una “propuesta indecente no gay”.

A mí solito —le dedicó una sonrisa divertida, como si de verdad fuera así de cortito y no pudiera tener esos planes de vez en cuando. — ¿Bocadillo de albóndigas? Sólo lo dices porque no has probado las hamburguesas donde te voy a llevar, vas a ver, querrás ir cada semana —aseguró, guiñándole un ojo travieso, sabiendo que él sabía lo que decía cuando de probar comida se hablaba.

Ian, como era lógico, quería desayunar –a las tres de la tarde- y tomar una ducha antes de salir, por lo que tendría que esperarlo. Lo hizo reír, sin embargo, escuchar que tenía más planes “románticos” con él que con cualquier chica.

Eso es porque soy el amor de tu vida y no te has dado cuenta —no era verdad, ni era el de Ian ni al revés, pero la broma quedaba, abriéndose de brazos para presentarse en su totalidad… antes de que una mujer saliera de la habitación del más joven.

Vamos a poner en claro una cosa: Laith no se puso celoso. Ian podía tener sexo con quien le diera su puta gana, ¿vale? Pero una parte de él, sí, esa parte shipper, se sintió ofendida de que estuviera con otra mujer que no era la pareja que él prefería. Saludó amablemente a la mujer con un gesto de mano y una sonrisa, porque ella no tenía la culpa de que IAN NO TUVIESE NI UN RESPETO POR SU SHIP, y la dejó tener esa conversación mientras miraba a Howells con recelo.

Adiós —se despidió de la mujer, para entonces mirar al otro. — Pero tú no tienes ni un respeto, ¿qué estás haciendo con ella? Que el que necesita lentes soy yo, ¿sabes? Y esa NO era Stella —apuntó a la puerta, haciéndole una escenita dramática. — Te regalé esas cosas para que las usaras con STELLA, no con una chica que no conozco pero no es ella —y parecía casi hasta verdaderamente ofendido. — Nada, ya no voy a ningún sitio contigo.

Se cruzó de brazos como niño enfurruñado. Otra cosa que hay que aclarar es que le dio esos juguetes porque le gustaba tener retroalimentación de las cosas que vendía, pero sí que hubiese preferido que los usara con SU SHIP y no con cualquiera. Y no porque eso pudiese contar como dos retroalimentaciones al mismo tiempo, ¿eh? Que un poquito. Pero igual, era muy feo eso.

O sea, no me pasé medio fin de semana hace casi un mes con Perseo buscándole nombre a su pareja, ¿eh? ¡Y haciéndoles chapitas promocionales! —fue a la sala de estar, donde Perseo y él habían escondido los dibujos que representaban a Ian y Stella –con colaboración artística del nene- y que decían “STEAN”, así, bien grandote, con la letra de Laith. Lo sacudió en frente del otro, como si significara el secreto de la vida. — ¡Tú, muy mal! Ya no hay respeto.

Se tumbó en el sofá con su refresco, llamando a Mukki quien seguía mordiendo el zapato de Ian y de no haber sido tan grande a comparación de su tamaño lo habría llevado con él, para subirlo a su regazo y acariciarlo.

Pronto, ve a ducharte antes de que cambie de opinión y no te lleve a ningún lado —señaló la puerta a donde Ian debía ir, todavía enfurruñado.

Una vez se quedara solo… la verdad es que se aburrió. Laith no duraba mucho tiempo quieto, así que se puso de pie y caminó al estudio de tatuajes, al que entró sin un solo reparo. Mukki venía con él y se quedó acostado cerca de la puerta, agitando la cola mientras seguía a su dueño con la mirada. Miró unos diseños que Ian tenía sobre el escritorio, tratando de hacerse la idea de las especificaciones que tenía para hacer el trabajo.

Acabó abriendo la ventana, con un cuaderno de dibujo y la hoja de diseños. Se sentó en el marco de la ventana con un pie sobre el sillón que estaba en ese rincón, se puso un audífono, encendió un cigarro de tabaco y se dispuso a rediseñar los peorcitos que creía que sí que tenían potencial. No tenía por qué, pero al menos se entretenía.

Estoy en el estudio —lo informó cuando escuchó la puerta abrirse, sin saber bien qué puerta era. Se había motivado mucho dibujando con una canción en particular. — J’ai cherché un sens à mon existance, j’y ai laisé mon innocence, j’ai fini le cœur sans défense, j’ai cherché l’amour et la reconnaissance, j’ai payé le prix du silence, je me blesse et je recommece —cantaba en un tono audible, mas sin querer despertar a nadie más en esa casa. — Tu m’as comme donné l’envie d’être moi, donné un sens à mes pourquois, tu as tué la peur qui dormait là, qui dormait là dans mes bras —y cuando terminó, le mostró el resultado a Ian, quien ya asomaba por la puerta.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Miér Jun 12, 2019 11:38 pm

Desde que Alexandra estaba revisionando Friends, le habían entrado unas ganas terribles de comerse un bocadillo de albóndigas en honor a Joey, uno de los personajes de la serie que, literalmente, lo único que hacía era ser tonto, comer y follar: ¿no era acaso un doble de Ian?

Definitivamente tenía más planes románticos con su amigo Laith que con cualquier otra mujer. Vale que una vez tuvo un plan muy chulo con Stella... y recordaba haber llevado a Rhea a hacer puenting en moto, ¡que eso también tenía su parte romántica! ¿Acaso este tío solo se enchochaba de fugitivas o qué pasa? Eso sí, si bien a Stella llegó a encontrarla, de Rhea no sabía absolutamente nada desde el cambio de gobierno. ¿Y si se había muerto y...?

Ian rió frente a lo del amor de su vida, pero no le dio tiempo a decir nada porque Karin salió de la habitación como un ciervatillo asustado. El momento pasó rápido y nuevamente Laith e Ian compartían aquel salón solo entre ellos dos. Y no, definitivamente no se esperaba NADA lo siguiente que dijo Laith de Stella. ¿Estaba ofendido de verdad? ¿Pero por qué? ¿Qué era: su cupido y estaba ofendido porque Ian se tiraba a más personas que a Stella? Por un momento se quedó sin morder el donut ni nada, pensando si realmente había hecho algo malo... Pero no, ¿no? ¡Stella y él no tenían nada serio! Él estaba muy feliz de haber hecho las paces con ellas y que volviesen a ser amigos... ¡pero no eran nada serio! Que era cierto que Ian se preguntaba bastante si a Stella le molestaría, pero había decidido no preguntar y ya está.

—Pero... tú sabes que Stella y yo no estamos juntos, ¿no? —Por si acaso. A lo mejor quién tenía la información mal era Ian y sí que estaban juntos y llevaba todo este tiempo poniéndole los cuernos reiteradas veces con su follaamiga.

Pero su amigo siguió con el drama, acercándose al salón para  coger al parecer unas chapitas que había hecho con Perseo. ¿¡En qué momento!? Cuando se las mostró de cerquita y dejó de zarandearla con teatralidad, Ian pudo ver a dos monigotes—Perseo Style—acompañado de la palabra STEAN. Ian no pudo evitar sonreír al ver aquello pues era monísimo que se hubiesen puesto a pensar en todo eso. Pero sobre todo le parecía curioso que teniendo en cuenta que Laith era tan bajapantalones como el subefaldas, se 'emocionase' en hacer que se que estuviese solo con una chica. Ian no encajaba demasiado bien que Stella fuese fugitiva, sabía los riesgos y si bien se arriesgaba un poquito... arriesgarse tanto le daba miedo.

—Tío, qué guay: nunca había tenido un ship: STEAN. —Sonrió ampliamente. —Pero a ver, insisto: no estamos juntos. Y también he usado los juguetes con ella y también le gustó. ¿Acaso no es mejor que haya una mayor amplitud de muestra para así tener más referencias? Todas están realmente satisfechas, aunque puede ser porque el juguete sea muy bueno o porque quién lo usa... —Se señaló— ...lo usa muy bien. —Matizó divertido.

Ahora se había trabado: ¿entre Ian y Stella había algo más importante de lo que Ian intuía? ¿Stella se enfadaría si se entera que Ian tiene otras relaciones con otras mujeres? ¿Por qué la vida era tan complicada? Se terminó la leche y el donut y caminó hasta el baño para ducharse, no sin antes mirar a Laith.

—¿Pues sabes que te digo? —Apuntó entonces el culo hacia él, a uno dos metros.

Prrrrrrrr...

—¡Toma, tó pa' ti! —Y tras reírse después de tirarse aquel pedo, se metió en el baño.


Casa de Ian Howells — 16:10 horas — 02 de junio 2019 — Atuendo

Se pegó sus quince minutos duchándose y vistiéndose en su habitación, pero no mucho más. Sacó el casco del interior de su habitación y lo puso sobre la encimera de la cocina para tenerlo preparado, para entonces acercarse al estudio al escuchar a Laith. La verdad es que se había imaginado que había terminado ahí después de salir del baño y no verlo en el sofá. Entró a su área de trabajo y lo vio apoyado en la ventana, canturreando una canción que no sabía cuál era. Parecía francés, pero él sólo sabía que 'oui' era sí.

—¡Ohhh! ¡Qué chulo! —Exclamó, esbozando una sonrisa en el rostro mientras veía aquel cuaderno.

Reconocía el diseño que era, pues él había estado bocetando muchas ideas que le venían a la cabeza, pero ninguna le terminaba por convencer, por no hablar, claro, que su nivel de ilustración y diseño todavía—¡TODAVÍA!—dejaba mucho que desear. Y Laith dibujaba que daba hasta placer verlo.

—Qué guapo te ha quedado. De todas las opciones que viste, ¿es el que más te gustó? A mí es de los que más me gustaban, aunque claramente bajo el arte de tus manos queda mucho mejor.

Ya Ian estaba vestido, se había echado de ese desodorante que publicitan diciendo que atrae a las mujeres y estaba con los pelos peinados hacia atrás, para que cuando se secasen tomasen su propio camino. Sin embargo, sabía que al meterse dentro del casco el pelo se le iba a quedar a saber cómo, por lo que tampoco tenía mucha fe para ellos.

—Me voy a llevar el cuaderno y así te cuento las cosas que tengo en mente, que últimamente tengo mucha gente que acude a mí para tatuarse. ¡Y flipas! Acuden a mí muchos magos, ¿eh? Más de los que esperaba. Asumía que mi mayor nicho sería muggle, pero está ahí ahí; no hay tanta diferencia. —Le comentó como dato curioso, pues él consideraba que los magos eran mucho más reservados para ese tipo de cosas. —Estoy ready, ¿estás ready? —Preguntó, sin poder dejar de mirar el diseño que había hecho. —¿Le añadirías color o lo dejarías así? Es que con las sombras que le has dado ha quedado genial...
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Jun 15, 2019 11:06 am

Muy en el fondo, Laith se reía con el pedazo de drama que le había montado a Ian por no estar con su ship. Porque, vamos, todo el mundo tiene un ship y no necesariamente es canon, ¡como en las películas o las series! Pero no podían reclamarles a los actores, así que, cuando menos, el sanador podía meterse con su amigo porque no estaba respetando su ship en lo absoluto, y recordarle lo feo que era eso, aunque Laith era el único que estaba aferrado a esa pareja.

Stella también estaba, en sus conversaciones con el mayor, en el plan de “sólo somos amigos y es complicado ser otra cosa”, pero, ¿tienen la menor idea de lo POCO que eso le importaba a Laith? Porque en su corazón era canon, por mucho que en la realidad no, y hasta había convencido a Perseo de que esa era la mejor idea del mundo, sólo había que ver su apoyo en el diseño de las chapitas de pareja de papá y la tía Stella.

No voy a tener esta conversación contigo ahora, estoy herido —se llevó la mano al pecho melodramáticamente, como si el corazón le doliera de verdad. — Pero eres un cerdo, ¡espero que al menos lo desinfectes antes de usarlo con dos mujeres distintas! —lo señaló acusadoramente, porque eso era higiene BÁSICA pues ninguna persona debería compartir juguetes con fluidos de otras personas.

Dándole toda la razón sobre lo cerdo que era, le contestó con un pedo. Laith, porque no dejaba de ser hombre, la verdad es que se rio quejándose por la guarrería, pero no es como si se fuera a vomitar o se fuese a molestar de verdad. Al menos finalmente se metía a bañar para poder salir juntos.

***

Dibujar lo relajaba, por lo que si estaba sobre la mesa la opción de aburrirse mirando redes sociales esperando a Ian o dibujar… la decisión estaba tomada. Por eso se puso cómodo en la ventana para tener aire fresco y poderse distraer con el dibujo durante los quince minutos que duró la ducha del otro. Le mostró el diseño cuando lo hubo terminado, y la exclamación lo hizo sonreírse, casi orgulloso de haber logrado tanta impresión.

Gracias —se puso de pie, sacudiéndose la ropa para alisarla de un gesto. — También me gustó este otro —apuntó uno que estaba en la hoja de diseños, pero con el que no había estado jugando. — Me pareció que prometía, y no luce mal en realidad —le dijo, mirando el cuaderno un momento antes de dárselo a Ian, pues tenía intenciones de llevárselo, y la hoja de los demás diseños la dejó donde la había encontrado, sobre el escritorio.

Asumiendo que no quedaba mucho para irse, se aseguró de tener en los bolsillos todo lo que había llevado con él para no dejarse nada al mismo tiempo que escuchaba a Ian emocionarse por sus ideas y la de clientes que había estado teniendo recientemente, tanto mágicos como sin magia. Eso sí que lo encontró como una sorpresa, porque a decir verdad no era muy reconocido en el mundo mágico, en especial no como estaban las cosas donde a uno le miraban raro por tener tendencias “nomaj”.

Estoy ready —le contestó, empezando a caminar en dirección a la puerta, y deteniéndose mientras lo miraba y miraba el dibujo. — Depende —fue su respuesta, — si es para un hombre o para una mujer con tendencias a los tatuajes en blanco y negro, lo dejaría tal cual está —le dio su opinión más objetiva, — si fuera para una mujer sin tatuajes o con tatuajes de color, sugeriría colorear esta parte de aquí y el sombreado hacerlo con color y a juego —señaló la parte específica que colorearía.

Esperó unos segundos a que la cabezota de Ian lo asimilase y le diera la razón, o por el contrario le dijera que no le parecía. Al final, el trabajo de hacer feliz al cliente ya no era suyo, pues lo que le tocaba era hacer diseños molones, y eso se le daba bien. Tras salir del estudio, fue a buscar su casco para poder marcharse de ahí, para dirigirse a la calle y alistarlo a todo. Y por “todo” nos referimos a meter a Mukki en su asiento porque no iba a perderse la diversión.

Creo que diste justo en el blanco escogiendo este cachorro para mí, ¿ves? No me deja ir de paseo solo, es un buen chico —le presumió, dándole una caricia al perro que intentó morderle las manos a modo de juego en respuesta. — Como sigas rompiendo mi ship, será el único compi de viajes que tenga —lo amenazó, recordando el drama de hace apenas un rato, mientras montaba la motocicleta.

La verdad… no estaba hablando muy en serio. Ian no podía decir, sin embargo, que no estaba al corriente de lo mucho que a Laith le gustaba hacer drama, y cualquier cosa podía y sería usada para su propio entretenimiento.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Sáb Jun 22, 2019 2:40 am

Se sintió satisfecho y orgulloso cuando Laith le dijo que los diseños que ÉL MISMITO había diseñado estaban bastante bien y que no lucían nada mal. La verdad es que estaba aprendiendo rápido todo eso, pero básicamente porque no tenía mala mano y estaba motivado con la idea. Su trabajo, en general, le entusiasmaba. Le parecía entretenido, creativo y encima hacía a las personas felices después de hacerles un poco de daño, ¿acaso no era perfecto?

—Estoy mejorando, ¿a que sí? —preguntó, ladeando una sonrisa de lo más picaresca. —¿Has visto todos? Molan, ¿eh? Sé que me dices que ‘no luce mal’ en vez de decirme ‘luce de puta madre’ porque eres como un profesor estricto que quiere verme siempre mejorar. —Se inventó eso, por supuesto, pues él consideraba que sus diseños estaban muy, muy bien en comparación a la mierda que hacía al principio. —Y porque no quieres quedarte sin trabajar junto a mí, ¿a que sí? Tranquilo, que tu nivel de delicadeza creo sinceramente que jamás lo alcanzaré.

Estaba muy contento por todo lo que estaba consiguiendo. Que no es que fuese el mejor tatuador del mundo, pero era un tatuador que trabajaba en los dos mundos y… quieras que no, se notaba. Encima, esa tinta mágica que había conseguido que gracias a hechizos se movía, había hecho que a los más HORTERAS de todo el mundo mágico les diesen ganas de tatuarse. La verdad es que Ian se había hecho con eso porque sabía que vendería en el mundo en el que él vivía, pero a él le parecía super feo. Más feo que tatuarte el nombre del que ahora es tu ex.

Le preguntó su opinión sobre el coloreado de uno en concreto, a lo que se sorprendió.

—¿Y si es un hombre como tú, acostumbrado a tatuajes de color, coloreamos esa parte de ahí o sombreamos? ¿O solo si es mujer? —Se metió con él, con una sonrisilla. —La verdad es que yo no soy muy fan de mezclar un tatuaje a color si estás lleno de tatuajes en blanco y negro, pero al revés no suele desentonar tanto. Pero es o todo a color, o nada a color, o me suele dar el TOC que jamás en la vida me da.

Porque otra cosa no, pero Ian no tenía ningún tipo de TOC más que ese y no sabía si se podía llamar TOC realmente o estética universal.

Entonces Ian cogió el teléfono móvil, la cartera y las llaves de la moto, metiéndose todo en los bolsillos interiores de su chupa de cuero. Luego cogió el casco y salió junto a Laith después de cerrar la puerta de su casa, escuchándole hablar del perro de nombre Mukki. La verdad es que era un perro que iba a crecer demasiado como para tener el nombre tan cuqui de Mukki e Ian ya se lo había dicho, que le pegaba un nombre más tipo Titán, Croqueta o Plátano. Pero nada, le puso Mukki, que parecía algún tipo de sushi.  

—Pues qué soledad, con lo que te gusta hablar conmigo y ser mi amigo. No dejes que un ship nos separe, Laith, amigo. —Ladeó la sonrisa, poniéndose entonces el casco y subiéndose a su moto. —Te sigo, colega. —Y arrancó la moto.

La verdad es que le había preocupado su INTERÉS ESPECIAL en la relación entre Stella e Ian. El muchacho era consciente de que Laith y Stella eran buenos amigos, ¿le habría dicho algo revelador y por eso se había ‘ofendido de broma’ tanto antes cuando vio a Karin? ¿Y si ahora Laith se chivaba a Stella cuando volviesen a verse? Tendría que hablar seriamente con él cuando llegasen a su destino…


Cuarenta y cinco minutos después

—¡Pufff, qué dolor de culo! Hacía mucho que no me pegaba tanto tiempo sentado en la silla de la moto, tío. —Se quejó Ian levantándose de la moto después de haberla aparcado en un merendero en mitad de la pista oeste. Se quitó el casco. —Hace tiempo que solo la utilizo para moverme por el centro de Londres, ir con Alex a sitios y poco más. Echaba de menos un paseo así.

Entonces miró alrededor, pues aquel sitio era muy mono. La pista estaba cerca, pero se habían desviado por una secundaria hacia un gran prado típico londinense, en donde nada más llegar había un merendero la mar de mono con mesas de madera, algunas parrillas para hacer barbacoas y esas cosas. También había un parque para niños pequeños y a Ian se le antojó montarse en el columpio porque el columpio no tiene edad. Además, cada vez que iba al parque con Perseo, el muy egoísta siempre se pegaba todo el rato en el columpio, ¡ni que él fuese el niño pequeño!

—¿Vamos a los columpios? Me apetece. —Confesó sin problemas, dejando el casco sobre la moto sin preocuparse por él o porque se lo robasen. Allí no había nadie.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Mar Jun 25, 2019 10:17 am

Ian se inventó que la forma de halagarlo, sin mucho ánimo, se debía a que era un profesor estricto y se sonrió pensando en ello, dándole un pequeño golpe con el puño en el hombro. — Tu humildad brilla por su ausencia —lo molestó, poniendo los ojos en blanco. Aunque admitamos que le había acariciado el orgullo que le dijera que no pensaba alcanzar nunca su nivel de delicadeza al dibujar. — En verdad lucen bien, pero tengo que hacerme el interesante —bromeó con él.

Laith era de los primeros en darse cuenta que Ian había mejorado mucho con su diseño de tatuajes, pero tenía algo de razón. No quería que se acostumbrase mucho a los halagos, porque siempre pensaba que se podía mejorar. En el particular caso de su amigo, estaba seguro que podía tener mucho potencial como siguiera practicando. Dentro de su cabeza dura había mucha creatividad.

Le dio su opinión respecto al color en el tatuaje, por lo que el tatuador le hizo una nueva pregunta. El sanador se limitó a verlo unos segundos, sabiendo que su duda era totalmente seria, así que se lo pensó unos segundos.

Podrías sugerirlo —le dijo, encogiéndose de hombros. — Yo lo usaría a blanco y negro, me parece —le dio su opinión más subjetiva, porque era la forma en que más lo visualizaba y por tanto la que más le gustaba. — Pero siempre puedes hacerle la sugerencia al cliente, independientemente de quién sea —que sería quizá lo más óptimo, siendo realistas.

Finalmente salieron de la casa de Ian para poder emprender rumbo a lo desconocido, luego del drama de Laith por su ship y todo lo que vino después. Siendo honestos… había una parte de verdad en su queja. Precisamente porque era amigo de Stella, y sabía cosas que sólo los amigos gay sabían de sus amigas. Por supuesto, parte del código del Amigo Gay decía que uno no compartía las confidencias con nadie más, ni siquiera con los involucrados, así que no pensaba decirle nada de sus charlas con Stella a Ian.


Cuarenta y cinco minutos después

No tienes buenas posaderas, por eso es que te duele el culo, por ir en el hueso —le molestó, quedándose un momento más que Ian sobre la moto mientras veía el panorama. — Eso es porque soy grandioso y tengo ideas igual de grandiosas que yo mismo —le guiñó un ojo, siguiéndolo moto abajo para dejar el casco encima y bajar al cachorro, que tardó medio segundo en empezar a correr a través del prado.

Era un buen lugar para detenerse, a juzgar por lo bonito que el lugar era, y que había sitio para sentarse y conversar. Dio algunos pasos sin dirección fija antes de que el niñato de Ian le sugiriese ir a los columpios, haciéndolo sonreír.

¿Y también vas a querer que te empuje? Pensé que vine con el padre, no con Perseo —se metió con él, pese a que tampoco le vio problema a ir a los columpios. — En cualquier momento sale el asesino serial a por nosotros —mencionó el clásico argumento de película de miedo con asesinos, donde ataca a los jóvenes desprevenidos que están donde no deberían en un momento equivocado. — Si eso pasa, que te atrape a ti primero.

Honestamente, le parecería raro que Laith, en una situación real, dejase detrás a Ian. Pero en la broma todo se podía, ¿no era así? Se sentó en el columpio rojo, importante matizar, y se dio un poco de impulso para que la inercia lo mantuviese yendo y viniendo, sin hacer un esfuerzo posterior por coger velocidad y altura.

Hablando en serio, este tipo de lugares… en verdad relaja —admitió, observando el paisaje. — Estaría más relajado si hubiésemos traído algo para hacer barbacoa, pero no te lo tomo en cuenta —porque algo que Laith tenía SIEMPRE era hambre, independientemente de si había o no comido algo durante todo el trayecto e incluso antes del mismo.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Lun Jul 01, 2019 2:07 am

—Sé empujarme solito; enseñé a Perseo a mover las piernas para coger altura y velocidad. Soy todo un pro. Y un padre horrible, pero odiaba de pequeño no saber impulsarme yo solo y tener que depender de mi elfa para que me empujase con un límite de velocidad impuesto por mi madre. —Era cierto que Ian tenía muchas cosas claras con respecto a su hijo, pero le gustaba que viviese las experiencia al cien por cien, incluido lo de sentir que volabas en un columpio.

Ian se sentó en un columpio VERDE y tras coger un poco de impulso, empezó a columpiarse moviendo los pies hacia atrás cuando iba hacia atrás y poniéndolos rectos cuando iba hacia adelante. Jo, es que era super divertido. Era una jodienda ir al parque con tu hijo: ¡porque los columpios siempre estaban lleno de niños y tenías que cedérselo a tu hijo siempre! Perseo acaparador de columpios.

Cuando Laith habló, Ian le prestó atención pese a seguir columpiándose. Quizás los hombres solo podían hacer una tarea bien a la vez, pero Ian era un experto dominador del columpio, así que podía escuchar y columpiarse a la vez.

Sí, lo sé, tremenda habilidad solo la tienen tres de cada dos hombres en el mundo. Era muy valiosa.

—Sí que relaja, aunque admito que no suelo tener muy en cuenta este tipo de relajación en mi vida en plan ir a un sitio tranquilo a hacer que pase el tiempo —dijo, pues no solía hacer eso jamás de los jamases, solo cuando un buen amigo le dice de ir a dar un paseo en moto. No pudo evitar mirarle de reojo cuando mencionó lo de la barbacoa. —Tío, que yo me acabo de levantar y te dije que cogieras lo que quisieras de mi nevera. ¿Lo hiciste? ¡No lo hiciste! ¡Tenía salchichas rellenas de queso, con lo que te gusta el queso y las salchichas! —Y se rió, pues obviamente iba con doble sentido.

Entonces frenó en seco poniendo los pies en el suelo. El pobre perrito, que estaba cerca, se asustó de que frenase tan de repente y salió disparado hacia atrás.

—A ver, espera, ahora vengo.

Ian se desapareció y… quizás un minuto después, volvió a aparecer en el mismo sitio en donde estaba hace un momento. Con el llevaba un par de cervezas para cada uno bien fresquitas de la nevera, así como las salchichas rellenas y unas cuantas pechugas de pollo que había descongelado hace dos días y que nunca había hecho porque era un vago.

—¿Eh? Nada mal, ¿eh? Para que luego te quejes de tu amigo el pobre. —Le tiró una de las cervezas, para entonces dirigirse a donde se hacían las barbacoas.

Obviamente utilizó la magia para encender aquello, pues no se iba a poner a encenderlo a lo muggle porque eso era para pringados. Siempre le había hecho gracia ver a los muggles abanicando las brasas hasta que cogiesen fuerza para hacer comida, cuando siendo magos eso, literalmente, se hacía un segundo. Muchos dirían que era parte de la experiencia, pero a Ian le parecía perder el tiempo al estilo imbécil.

Abrió entonces su cerveza y tomó un largo sorbo.

—Hace mil años que no como nada de barbacoa. Solíamos hacerlas en casa pero hemos perdido la costumbre. Mi madre está trabajando muchísimo últimamente que hasta se ha olvidado de llamarme para preguntarme por Perseo, imagínate. —La madre de Ian era una conocida actriz tanto en el mundo mágico como en el muggle, pero por suerte para Ian y su familia, siempre había sido muy, muy cuidadosa con sus familiares. De hecho, la prensa apenas sabía nada de los mellizos Howells por la privacidad que siempre quería tener Cassidy. —Ahora me ha apetecido hacer la típica fiesta de verano en casa de mis padres. A ver si se van de viaje en verano y me la prestan para hacer un fiestón. Tengo piscina: soy ese amigo rico con piscina en casa, aprovéchame. —Le sonrió, sacando la varita para prender aquello.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Miér Jul 03, 2019 4:29 am

Qué buena enseñanza —Laith exageró cuando le dijo que le había enseñado ya a Perseo a columpiarse por su cuenta, sonriéndose. — Al menos ya sabemos a quién culpar cuando la madre se dé cuenta que Perseo se sube a los columpios y se cae por querer ser un superhéroe —le dio un pequeño empujón por el hombro antes de que cada quien tomase su respectivo columpio.

Por suerte, Laith nunca había pasado el tener que ceder el columpio a un hijo. Aunque no era tan adicto a los columpios como Ian, así que se imaginaba perfectamente capaz de levantarse para cederlo a un niño cualquiera sin ser él quien hiciese el berrinche.

Cuando tenía tu edad lo hacía muchísimo —exageró su edad, aunque la verdad mentía. Era mucho más joven y con un permiso de conducir, no con una licencia que fuese suya, pero, ¿qué más daba? — Ahora mi relajación principal es en la cama cuando un hombre me está… —y lo dejó implícito haciendo sólo la mímica de sostener algo a la altura de su cabeza. También estaba mintiendo, pero eso era con toda la intención de incomodar a Ian por sus experiencias homosexuales.

Tenía muchas cosas que lo ayudaban a relajarse, no necesariamente ligadas a salir de la ciudad montado en una escoba o una motocicleta o sexo, pero eso al caso no era muy importante tampoco. El tema principal fue discutir por la comida y la posible barbacoa que pudieron hacer y que, en cambio, no estaban haciendo mucho porque a nadie se les ocurrió hacerlo, en primer lugar.

¡Uno no va a las neveras ajenas a vaciarlas! —Laith se defendió intentando interrumpirlo, aunque luego se tentó de risa porque entendió el doble sentido en las palabras ajenas. — Pero, ¿eran salchichas de las grandes? —y exageró con sus manos una longitud más allá de la de una salchicha promedio. — Que las pequeñas no me gustan —le guiñó un ojo sugerente. — ¡No quieras traer almejas para equilibrar la situación! —alcanzó a decir antes de que desapareciera.

Cuando estuvo a solas sí que se rio, y tomó en brazos a su perrito del suelo que el pobre se había asustado con la frenada de Ian en el suelo, acariciándolo mientras esperaba que regresara. No tardó mucho más que un minuto. Bendita magia que hacía que uno pudiese regresar a casa e ir al sitio donde estaba en un parpadeo.

Dejó al cachorro en el suelo y atrapó la cerveza al aire, caminando hacia un asador y recargándose en una columna que sostenía un pequeño techado. Se sonrió abriendo la cerveza y dando un buen trago, pues la sed ya empezaba a sentirse. Escuchó sobre la madre de Ian con una sonrisa que se contagió de diversión cuando se le ocurrió algo para decirle.

Seguramente es porque ya no te quiere, tienes suerte de que a tu edad ya no te pueda dar en adopción —lo molestó en principio, aunque sólo estaba jugando. — Si ella se olvida, entonces llámala tú, quizá la alegre saber que su hijo piensa en ella —eso sí que lo estaba diciendo en serio, pues, aunque él no los tenía, pensaba que la relación de los hijos con sus padres, si era sana, debía ser bonita y recíproca.

Escuchaba a Ian mientras él sacaba su cajetilla de cigarros y sacaba la hierba del compartimiento secreto para empezar a armar un porro, recargando la cerveza en una mesa cercana al asador en donde se habían instalado para hacer su barbacoa, encendiéndolo con su mechero y dándole la primera calada antes de ofrecérselo a Ian.

Podría ir a tu fiesta de verano como adulto responsable —le dijo divertido, como si usualmente mostrase madurez frente a su amigo. — No me gustan las piscinas, no sé nadar —se encogió de hombros, — pero puedo ir por la música, por la bebida y por la comida, muy importante —sonrió una vez que estaba guardado todo de nuevo y volvía a tomar su cerveza.

La verdad era que su problema no radicaba en que no supiera nadar, incluso en su momento había llegado a saber hacerlo. Lo suyo era un pánico intenso por entrar a superficies de agua que le llegasen de pie más arriba de la cintura. Era, sin embargo, demasiado orgulloso como para admitirlo de primera mano.

Se acercó a la comida que había llevado: las salchichas y el pollo. — Me sorprende una cosa —admitió, tomando el paquete para verificar algo, — que tú tengas comida que no se mete en el microondas, ¿ahora es cuando me dices que son de noviembre del año pasado? —le molestó con una sonrisa divertida, imaginando lo descuidado que podría llegar a ser Ian.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Vie Jul 05, 2019 11:03 pm

Ian tenía muchas preferencias para relajarse que iban por delante de ir a un prado a coger aire muy fresco de Inglaterra, la verdad. Sin embargo, el cambio de aires siempre era de agradecer, así como salir de la rutina. Pero entre sus cosas favoritas estaban el sexo oral, fumarse uno de esos porros mágicos de Alexandra o dormir con Perseo. Eso último era muy reconfortante, sobre todo ahora que Persie tenía un sueño tan profundo como el de él.

—Tío, no, no te pases, coño. ¡Detalles los justos! ¡Eww! —¿Era homófobo despreciar el acto sexual entre dos hombres? No, ¿verdad? Era normal en un heterosexual ver con ojos asqueados el hecho de que dos tíos se den por culo.

Mira que siempre le había resultado curioso el hecho de saber qué gay era el activo y cuál el pasivo, sólo por ver quién tiene más pinta de muerde almohadas, pero con su amigo Laith PREFERÍA NO SABERLO. La verdad es que él no era nada homófobo, simplemente no le molaba tener que imaginarse a dos hombres de esa manera, pues le parecía desagradable. Supongo que a Laith le pasará lo mismo imaginándose una pilila introduciéndose en una vagina. O una vagina, simplemente.

Antes de irse no pudo evitar soltar una carcajada al escuchar a Laith hablando de salchichas y almejas, apareciéndose en casa con una sonrisa. Tardó nada en coger un par de cosas de la nevera y volver al lugar en un momento.

Le habló de las barbacoas y de paso introdujo un tema totalmente arbitrario: que apenas ya hablaba con su madre porque estaba grabando una película y no tenía tiempo. La idea de Laith no estaba mal... podría llamarla con el pretexto de: "Mamuchi, ya no me quieres, ¿qué narices te pasa?" y así empezar una conversación agradable y sana con su madre. Además, así le podía preguntar por la película y, de paso, invitarla a casa aunque nunca hubiera querido ir. Desde que Ian le dijo a Alexandra que su madre era Cassidy Grey se había puesto cual fanática.

—No es mala idea. Si no llegamos tarde hoy, que no tengo nada que hacer, la llamaré. —También podría aprovechar para animarla a irse de vacaciones después de su arduo trabajo, así le dejaba libre la casa para hacer fiestas en verano. —Tío, ¿qué clase de piscina te crees que tengo? ¡Que yo vivía ahí cuando medía medio metro! Te puedes meter en la zona en donde haces pies. Seguro que no podrás evitar meterte dentro cuando te invite a mi casa, en mitad del Valle de Godric, en pleno verano… No tengo amigos gays, pero puedo invitar a amigos gays. Yo me hago amigos gays por ti. —Le sonrió, haciéndole una señal en donde golpeó dos veces su pecho y luego le señalaba.

Empezó entonces a encender la barbacoa para poder asar lo que había llevado de manera totalmente improvisada. La verdad es que lo que había dicho Laith no era para nada desacertado, pues Ian pasó mucho tiempo sin comprar nada útil de comer. Sin embargo, un día se pesó en la báscula tras verse un poco de chicha y decidió no comprar más comida precocinada, que eso era malo para la vida. Él no podía perder su tipo, con lo bueno que estaba.

—Estoy empezando a comer decentemente… O más bien, estoy dejando de comer como un puerco que no sabe cocinar. Además, me encanta la carne. Suelo tener montón de congelados de carne. Éste pollo precisamente lo saqué hacer un par de días para comérmelo pero al final no lo hice. Y bueno, las salchichas siempre es un buen añadido para cualquier comida. ¿Quién no tiene salchichas en casa? —UN VEGETARIANO, IAN. O simplemente una casa en donde hayas personas a las que no le gusten las salchichas. Y es muy cierto, pero hablaba de las personas normales, no de las subnormales. —En verdad no traje ni sal ni nada, así que nos lo comemos tal cual. Pero ya verás cuando haga esa barbacoa en mi casa, con la comida bien rica. Hago una salsa que se le echa por encima a las chuletas que… lo vas a flipar, está buenísima, así picante.

Volvió a beber de su cerveza, bastante emocionado por la idea de la barbacoa. Era una pena hacerla en su casa en Godric, pues tendría que invitar a sus amigos magos y no podría invitar a sus amigos muggles, entre ellos Alexandra. Le daba mucha pena porque le caía mejor Alexandra en muchos aspectos que sus propios amigos del mundo mágico, ¿pero qué le iba a hacer? No podía unir los dos mundos. Si bien vivir con ella no era ningún delito, confesarle toda la vaina de la magia sí que lo era.

—Invitaré a mis amigos más… decentes. La verdad es que tengo a muchos amigos indecentes, no en plan que vayan por ahí haciendo exhibicionismo o esas cosas, sino que son de la otra acera malvada, ¿sabes? En el mundo mágico está al acera del purismo y la de las personas normales. La verdad es que no tengo muchas ganas de juntar con los más… drásticos. —Carraspeó, pues por casi se atraganta con su propia saliva. —En verdad es una puta mierda. —Y entonces miró a Laith. —No puedo invitar a Stella, no puedo invitar a Alex… ¿qué puta mierda es esta? —Y rió, divertido. —Ya no quiero hacer la puta barbacoa, qué bajón.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Mar Jul 09, 2019 11:35 pm

El sanador tenía tendencia a hablar sobre sexo gay sólo cuando estaba seguro de que eso iba a incomodar a la otra persona. Que él, todo un caballero, no tenía memoria de las personas con quienes se había acostado… o al menos así se presumía Laith. Pero en el caso particular de Ian, lo divertía mucho ver cómo se asqueaba imaginando a dos hombres teniendo sexo, y luego le iba a contar al gay sus experiencias sexuales como si le gustara imaginarse sexo hetero. Que lo suyo no era venganza, sino justicia.

Luego de bromear sobre salchichas y almejas, cuando Ian llegó de su casa de nuevo le comenzó a hablar sobre su madre. Laith se jactaba de ser no sólo colega del otro, sino de esos amigos de fiar con los que hablar hasta de la familia, por lo que no sólo lo molestó, sino que sinceramente lo aconsejó ser él quien buscase a su madre para hablar.

Buen chico —le animó como a un cachorro, pese a que en verdad esperaba que pudiese hablar con ella. — ¿Por qué no me quedo fuera mirando a tus nuevos amigos gay cual pervertido? O si eso, me llevo alguno a tu antigua habitación, ¿aún existe? —le contestó divertido, ya que dudaba mucho en serio llegar a meterse al agua, y era capaz de usar literalmente cualquier excusa para evitarlo. Quizá podría decir que le daba alergia el agua y todo.

Entre una cosa y la otra, Ian comenzó con el fuego y Laith fue a mirar las caducidades de las cosas que había puesto para su pequeño asado privado, confesando que lo sorprendía que tuviese comida decente y que se cocinara. Al parecer, sí que sabía cocinar, algo que sorprendía profundamente al sanador.

Yo sólo tengo de esas que puedes comerte crudas —y no era en doble sentido. — A veces me apetece cuando llego a casa cansado y tomo una así fría tal cual para acostarme a dormir con algo en el estómago —le contó, — yo es que soy un desastre para cocinar, así que me limito a no morir de hambre —dejó las cosas donde estaban.

Se sonrió imaginando esa salsa con chuletas, pero la verdad es que no le molestaba la comida sin sal… Sin embargo, si podía elegir, prefería la comida con una deliciosa salsa picante, así que casi hasta se emocionó pensando en la barbacoa en casa de Ian.

Pero tío —se quejó Laith cuando la falta de amigos decentes bajoneó a Ian, — ya me prometiste esa salsa, ¡ahora no me puedes decir que no! —le criticó apuntándole con un índice acusador. — Mira que no necesitas otros amigos, me necesitas a mí, ¿eh? ¡Y a Stella! Podemos invitarme a mí, a Stella, a Alexandra y a Perseo, ¿quién más que nosotros? —le dio un pequeño empujoncito divertido, con una sonrisa en el rostro. — Mira, hasta te dejo invitar a tu mami, y ya la podemos hacer aquí mismo —hizo un gesto con sus brazos para mostrar el sitio donde estaban.

La verdad tenía que ser dicha: a Laith le daba igual quién o quién no fuera a una reunión, mientras hubiera dos cosas: muy buen rollo y comida. Con lo social que era, podía hablar de lo que fuera con cualquier persona siempre y cuando tuviese buen rollo y ánimo de socializar. Que para invitar a amargados o piedras sociales… era de pensarse, pues qué pereza. Y lo de la comida no lo decía Laith, sino la biblia de las barbacoas.

Puedo comprar de esas piscinas de treinta centímetros de alto para Perseo y para mí, si lo que quieres es que haya agua —le sonrió divertido, haciendo el tamaño de la piscina con las manos. — Hablando en serio —alzó su dedo para hacer un comentario más puntual, — puedes hacer una barbacoa en casa de tus padres con tus amigos “del mundillo” y todo, y luego otra más privada en otro lugar más Nomaj Friendly —esa era una buena sugerencia.

Tener una reunión más general con sus amigos magos que no estaban en búsqueda y captura, y otra donde sólo estuvieran esas personas de mucha confianza. Que era doble gasto de recursos y tiempo… sí, pero podía ser agradable y Laith nunca rechazaba un encuentro social ameno.

No lo sé, creo que es una buena idea —halagó su propia idea. — O podemos darles la patada a todos, ¿eh? E irnos sólo Perseo y yo de fiesta, no necesitamos a nadie más —al principio parecía que iba a referirse a él y a Ian, pero cambió la idea totalmente para mencionar no al padre sino al hijo. — Que nos llevamos muy bien Perseo y yo, además él no me rompe las ship —otro punto importante por el que darle la patada a Ian.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Mar Jul 16, 2019 3:07 am

—¿Qué estás sugiriendo? ¿Que mis padres me odian lo suficiente como para coger mi habitación y hacer algo con ella? Creo que tiene mucho valor sentimental para mi madre como para que vea con buenos ojos destrozarla para crear otro despacho, u otro gimnasio, u otra biblioteca… —Y entonces, como era Ian Howells y sólo Ian Howells era capaz de decir muchas mierdas juntas, no pudo evitarse decir lo siguiente: —Además es el sitio en donde me hice mis primeras pajas.

Y se rió a carcajada limpia, para entonces elevar el dedo índice y negar con él.

—En verdad no, mis primeras pajas fueron en Hogwarts. Ya sabes, entrar ahí con once años es… complicado, sobre todo teniendo tan cerquita la habitación de las chicas. —Y entonces lo señaló a él. —¡Me imagino a ti, compartiendo habitación con otros cuatro maromos!

Hablando de cocina pues… a Ian no se le daba TAN mal. Se defendía lo justo y necesario con algunas cosas, pero no te imagines a un tipo cocinero que se curre lo máximo los platos ni nada de eso. Él sabía hacer muchas cosas y hacía platos bien bonitos y de gordos, ¿pero bonitos o elaborados? Eso ya no. Sabía freirse un solomillo, ponerte muchas patatas fritas y hacerte gemir de placer saboril—el de la boca, cuando comes cosas ricas—con su comida, pero ya está. Joder, ¿cómo es posible que haya sonado tan mal eso? Menos mal que no lo había dicho en voz alta o Laith no se lo pararía de recordar toda al vida.

—¡Oh, esas son las mejores! Encima están buenísimas y no tienes que hacer, literalmente, nada. Yo me he comido un bote entero de salchichas mientras estoy ‘picando’ y al final termino comiéndomelas todas. —En verdad tú le ponías un bote de PUERROS a Ian cuando tenía hambre y probablemente estuviesen tan ricos como las salchichas. Él no le hacía ascos a nada, solo a los penes.

Hablando motivado de la hipotética fiesta, fue fácil que se viniese abajo con las ideas de reunir a todos sus amigos y conocidos, teniendo en cuenta las diferencias de mundo, así como ideológicas. ¿En qué puto momento se le había complicado tanto la puta vida social?

—¿Cómo voy a invitar a mi madre junto a Stella y Alexandra? No sabe que tengo relación con fugitivos y odia a Alexandra porque dice que me malinfluencia por ser muggle. —Entonces Ian dedujo él solo la opinión de Laith y continuó hablando antes de que dijera nada. —A ver, yo soy medio tonto, ¿vale? De alguien lo tuve que sacar. —Su madre tampoco era muy lista. —El rollo es que no le mola nada que viva con una muggle así que le ha cogido un poco de tirria a la pobre Alex sin siquiera conocerla. —Continuó moviendo las cosas sobre la parrilla. —Así que lo mismo mi madre debería ser una persona non-grata con el resto de mis conocidos.

La idea de hacer dos barbacoas… no estaba tan mal. Lo único era que… MENUDA PEREZA, LA HOSTIA. Es decir, ya una barbacoa da puta pereza, pues imagínate hacer dos. Sin embargo, si el punto de Ian era intentar socializar, pues seguramente fuese la mejor idea. Eso sí, nada más de pensarlo, tenía clarísimo cual era la barbacoa que más le apetecía: la nomaj friendly. Seguramente todas las personas que invitaría a esas serían mucho más divertidas y menos repipis que la que invitaría a la otra.

—No es mala idea, pero pensar simplemente en tener que hacer DOS me da una pereza… —Alzó ambas cejas. —Quizás por mi cumple podría hacer algo así. Podría hacer la nomaj friendly en privado y hacer la otra del “mundillo” en compañía con mi melliza y así hacemos una party hard con toda la chusma. No es mala idea, ¿no? —Y entonces rió un poco. —Lo que mi cumple es en noviembre, lo mismo el sol ya se ha ido un poco a la mierda.

Él era muy consciente de lo mucho que Laith amaba a Perseo y es que era normal, ¿sabes? ¿Cómo no iban a amar a Perseo si era la cosita más monita del mundo enterito? Sin embargo, le hizo mucha gracia que volviese a insistir con ‘la supuesta ship’. Bueno, en realidad no le hizo tanta gracia. Que insistiese tanto en eso le hacía pensar y todos sabemos que cuando Ian piensa es porque algo grave pasa. ¿Pero Stella habría dicho algo como para que Laith estuviese tan motivado con la idea de que entre ellos hay algo… más serio de lo que en realidad hay? Hostia puta, es que claro: él era el amigo gay de Stella, por lo que seguro que sabía COSAS que Ian no sabía, pero claro, como amigo gay seguramente tenía el código supremo de lealtad, por lo que no le diría nada a Ian.

Aún así, habló claro mientras giraba las salchichas.

—Tío, me rayas con lo de la ship esa —le dijo claramente, señalándole con el tenedor que estaba usando para girar las salchichas. —Stella y yo tenemos claro que no somos nada más que amigos que se acuestan y punto, me raya que me menciones lo de la ship porque no sé si es que tú intentas vernos como algo que no somos o es que ella te ha dicho algo que yo no sé. Y sé que no me vas a decir nada pero antes te enfadaste conmigo y eso me raya. —Le confesó su incertidumbre, con confianza. —O sea, te enfadaste entre comillas, pero no sé si es que de verdad hice mal o tú eres un ofendidito dramático. Que sé que eres un ofendidito dramático, pero no sé si estabas de broma o no. ¿Ves? Es que de repente es complicado todo. —Y suspiró, derrotado. —Ya no sé ni que estaba diciendo.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Jul 18, 2019 11:30 pm

Si yo fuera tu padre, ya habría tardado en hacerlo, ya no vives ahí y el espacio sirve —le contestó sin pensarlo, aunque no sabía si su corazón de pollo podría permitirle destruir la habitación de su hijo imaginario. Se ponía triste y todo. Ian no lo dejó ponerse triste porque soltó una risa en cuando oyó que había sido el hogar de sus primeras pajas. — Qué asco, espero que hayan quemado tus mantas cuando te graduaste —le sonrió divertido. — Tenía un compañero de habitación que estaba que no veas —se cubrió los ojos con una mano y abrió los dedos para ver al otro entre la abertura. — Lo mejor fue cuando entré al equipo de Quodpot y podía entrar a las duchas compartidas.

Era gracioso de alguna forma poder recordar aquellos eventos. No es que fuera un salido, pero era claro que había cosas que no se podían ignorar. De alguna forma, era inmune a la heteronormatividad de “los chicos con los chicos y las chicas con las chicas” que se imponía en los colegios de ese estilo.

Hablando sobre cocinar, la cocina de Laith servía para lucir bonita, usar la cafetera y el refrigerador, y poco más. Por eso es que le contó sobre el tipo de salchichas que él tenía, que podía, pero no necesitaba cocinarse de ninguna manera para saber estupenda. Incluso Ian concordó con que ese tipo de salchicha era el mejor.

Eso también me ha pasado, en plan ir al refrigerador por cualquier cosa y cerrar siempre con una salchicha hasta que me doy cuenta que ya no hay más de donde tomar —porque el “bueno, una sola y ya” era el modo de autoengaño mejor practicado por los gordos como ellos.

Respecto al tema de la fiesta… Uno pensaría lógicamente que, si la madre de Ian hacía cine nomaj, tan en contra de los nomaj no podía estar, ¿eh? El muchacho le dijo todo lo contrario, y justificó que era tan tonta como él. Con todo aquello, supo que no estaba incluida en la fiesta nomaj-friendly, así que nada… ¡pero, igual, el resto de invitados pintaba muy bien!

Eso significa más comida para mí —Laith no le veía problema. Había gente para todo, y lamentablemente le tocaba en esa sociedad aceptar que lo que más abundaba eran personas a las que no les agradaba la gente sin magia. — Admitamos que esa sería mi barbacoa favorita —aunque al sanador le encantaba conocer gente nueva, sabía que podía tener roces con los amigos de Ian y no precisamente de los que le gustaban, sino roces tensos.

Había sido una idea grandiosa, tanto que incluso el perezoso de Ian tenía que admitirlo, pensando que podría poner de excusa su cumpleaños para motivarse a hacer dos fiestas. El tema del sol a él, como no usuario de las piscinas, ni le iba ni le venía.

Ahora me haces pensar que quieres la nomaj friendly sólo porque quieres tu propia fiesta y no incluir a tu melliza —Laith lo acusó, en realidad sin fundamentos, sino sólo porque podía acusarlo y por qué demonios no. — La verdad es que a mí me da igual, sabes que, si me invitas y no tengo trabajo, seguramente iré —se encogió de hombros, apuntándose sin saber fechas ni nada.

Laith alguna vez se lo había dicho a Ian y éste no había querido creerle: él era con quien las chicas hablaban de los chicos. Quizá porque era “una mejor amiga” con pene y pensamiento masculino, o qué sabía él, pero era casi ley de vida. El caso era que, fuese una cosa o la otra… Ian no lo entendería si no se lo decía directamente, y él no iba a decírselo.

Me ofende que pienses así de mí —y ahí iba de nuevo con el teatro. — ¿Yo? ¿Un ofendidito dramático? Qué injuria —pero, otra vez, no le dijo nada precisamente del tema del que estaba intentando hablarle. Porque ya lo había dicho él: no iba a decirle nada. — Apura con esas salchichas que no puedo hacer una dramática salida triunfal si voy a regresar después porque tengo hambre —le instó a seguir cocinando más rápido, como si Ian fuese capaz de controlar el fuego.

Era complicado y gracioso a un tiempo ser el amigo gay de una chica que te habla de un chico que también es tu amigo. Pero al menos Ian podía contentarse que, con Stella, Laith le hablaba bien de él, que NO PASARÍA con alguien que no fuera su ship. Si bien quizá no hablaría mal tampoco… prefería evitar que le rompieran la ship.

¿Te cuento algo que me pasó hace unas semanas? —le dijo, sonrisa de por medio. — No me importa, te lo voy a contar de todos modos —habló. — ¿Te acuerdas tú que hace tiempo te escribí para contarte que me pasó esto y aquello con un pesado al que ni siquiera recordaba? Pues, como buena película mala, tuvo una innecesaria segunda parte y llegó al trabajo para pedirme perdón por el teatro que se montó con llanto incluido, que ya me veo poniéndole una orden de restricción.

El objetivo de contarle aquello que incluso el propio Laith veía tan irrelevante era… ¡correcto! ¡Cambiar de tema! Porque no era la primera vez que le pasaba algo parecido al sanador, pero esa vez fue oportuno contarla porque de lo contrario Ian seguiría enfrascado en el qué hablaba con Stella.

Y, entre una cosa y la otra, ni siquiera se dieron cuenta de que una enorme nube negra, tan triste como Laith cuando le rompen las ships, se posó encima de ellos con toda intención de lloverles encima.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.