Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Trespassers [Priv. Ian Howells]

Laith Gauthier el Miér Jun 05, 2019 7:36 am

Recuerdo del primer mensaje :

Junio 02, 2019.
Casa de Ian Howells, 15:12pm.
Parcialmente nublado, 18ºC.

“Respeto tu privacidad avisándote, pero reafirmo mi autoridad como amigo yendo a tu casa de todos modos.”

Ese fue el mensaje que escribió Laith a Ian justo antes de salir de casa. Se abrochó la chaqueta, con el casco negro bajo el brazo, y se colocó los audífonos en los oídos antes de ponerlo sobre su cabeza una vez que llegó al lugar donde guardaba su motocicleta. Podía llegar apareciendo, ¿verdad? Pues eso no iba a suceder.

No iba solo en esa ocasión. Llevaba con él al cachorro que Ian le había dado hace ya al menos un mes, con quien se había adaptado bien. Le había puesto un nombre fuerte y varonil: Mukki. ¿Por qué? Porque era su perro y porque podía, no había más explicaciones que dar.

En realidad, había resultado ser un perro muy listo y que al parecer entendía lo que su dueño intentaba decirle. Y no, Laith no lo decía como el típico dueño de mascota que piensa que la suya es súper lista por mera subjetividad, sino porque en el tiempo juntos había conseguido enseñarle un par de órdenes e incluso se había acostumbrado a acompañarlo en sus paseos por la ciudad tanto a pie como en su motocicleta.

Laith no era un dueño irresponsable, por lo que Mukki le puso las patitas en la pierna para pedirle tomarle en brazos y meterle dentro del bolso que había adaptado a la motocicleta y donde viajaba seguro. Después, arrancó con Adam Lambert de fondo en la música que sonaba de su teléfono móvil a sus audífonos, en un trayecto que encontró liberador y relajante. Le gustaba salir de casa, en especial si tenía planes de encontrarse con algún amigo.

Lo cierto era que no le importaba mucho llegar de improviso a la casa de Ian. Lo peor que podría pasar es que se lo encontrase con un ligue y tuviera que patearlo, o directamente que no estuviera en casa. Los dos sabían que al sanador no le molestaba que le tocase cuidar de su hijo, incluso estaría bien si estaba trabajando, como partícipe de su estudio de tatuajes.

Una vez que estacionó la motocicleta, se quitó el casco y agitó el cabello aplastado como comercial de acondicionador antes de sacudir su flequillo con su mano para acomodarlo. O desacomodarlo, como quisieran verlo. El caso fue que liberó a Mukki de su bolso de seguridad y caminaron con dirección a la casa de Ian, quitándose los audífonos y guardándolos con mucho cuidado en su bolsillo, bien sabiendo que iban a pelear ahí dentro y el cable se iba a enredar como siempre.

Aclaró su garganta y trató de modificar su voz. — Policía, abra la puerta —se presentó, golpeando la puerta tres veces con la base del puño para hacer más sonoro el golpe. — Abra en nombre de la ley.

Segundos más tarde pensó que… igual y no le abría la puerta. La verdad es que no pensaba que Ian tuviese verdaderos problemas con la policía, pero qué sabía él y se estaba drogando ahí dentro y no le había invitado, así que la llamada de la policía podría parecer desagradable. Pronto dejó de darle vueltas a esos pensamientos tontos y esperó a ver si alguien se decidía a abrirle, o si tendría que tocar de nuevo y presentarse como quien en realidad era.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Sáb Jul 20, 2019 1:43 am

Él era consciente de que la mansión Howells era muy grande para solo cuatro personas, por lo que nadie echaría en falta más espacio del que ya había. De hecho, aunque no hubiera preguntado, tenía bastante claro que la habitación de Ian siempre sería de él y que su familia no tenía en mente cambiar el interior por ninguna otra cosa. Lo único que se le ocurría plausible es que ‘remodelasen’ la habitación a una un poco más adulta y ‘neutral’ para usarla de habitación libre tanto para su hijo como para cualquier otra persona. Vamos, añadir una habitación extra de invitados. Lo cual tampoco encontraba muy lógico teniendo en cuenta que la casa de los Howells ya tenía dos habitaciones de invitados. Sin embago, era consciente de que su madre nunca había sido muy fan de los posters de chicas semidesnudas que Ian tenía en su habitación.

—Qué bandido sinvergüenza… —Miró a su amigo como si estuviese mirando a un depravado sexual de manera cómica y exagerada. —Mirándole la polla a tus compañeros de manera pervertida y deseosa.

Y en ese momento fue cuando cayó en una cosa: ¿habría habido algún gay en su casa o equipo que le hubiese mirado a él de esa manera en mitad del descubrimiento de su orientación sexual? Él era muy sexy; seguramente había hecho gay a más de uno.

—¿Te pasa eso? A mi me pasa más eso de ir a la nevera con intención de coger otra salchicha y darme cuenta de que poco a poco me las he comido todas y ya no me quedan. Es muy triste darse cuenta de que no hay ninguna. De repente te sientes vacío. —El muchacho tuvo que sonreír ante sus propios pensamientos homosexuales, sin poder quedárselos en su mente. —¿Has visto? Yo también me pongo triste si me he comido ya todas las salchichas.

Su madre no era una anti-muggles, simplemente una bienqueda. Como el gobierno estaba tan… radical últimamente, ella prefería alejarse de toda relación muggle no necesaria por trabajo o supervivencia—ir la supermercado, por ejemplo—, por eso no veía bien la decisión de Ian de haberse ido con una muggle sabiendo las probabilidades que tenía Ian de intimar con chicas y de ser un bocazas. No quería que le pasara nada por contar lo ‘indebido’ a la persona equivocada o dejar una semillita en el interior de una muggle. Eso podría ser catastrófico tal y como estaban las cosas.

—Oye, que yo adoro a mi melliza, ¿eh? Si no fuera porque está un poco desaparecida con la universidad en busca de ser la próxima Ministra de Magia, creo que sería mi mejor amiga. Bueno, es. Creo que no puedo considerar ‘mejor amiga’ a ninguna de mis amigas porque a la gran mayoría me las tiro también. —Y entonces abrió los ojos ampliamente al darse cuenta de ese pequeño detalle. —Qué fuerte tío, no tengo ninguna amiga que no me tire. Qué me pasa.

Porque… antes estaba Circe, pero ya no era su amiga y, siendo un poco tiquismiquis, empezaron a ser amigos porque follaron, por lo que quizás contaría.

—Ah, bueno, Alexandra, mi compañera. Ella es mi amiga y no me la tiro. Dice que soy muy niño para ella, ¿¡te lo puedes creer!? Odio a las mujeres que dicen eso. Son incompatibles con mi deseo irrefrenable de querer tirarme a las maduritas. —Puso los ojos en blanco, enfadado con la vida y las ‘maduritas’ que le veían como un niño.

Lo miró con cierto reproche cuando le metió prisa con las salchichas, haciéndole un gesto de: ‘¿tú lo vas a hacer más rápido, listillo domador de salchichas?’, pero antes de que pudiera contestar con algún comentario con doble sentido que tuviese que ver tanto con salchichas como con penes, Ian saltó:

—¿Acaso no sabes que las salchichas hay que tratarlas con amor? Las cosas o se hacen bien, o no se hacen, colega. —Y volvió a señalarle con el tenedor.

A ver, Ian era un poco despistado, podría llegar a considerarse incluso un poco tontito… pero no le pasó inadvertido el hecho de que ESTABA CAMBIANDO DE PUTO TEMA. Escuchó lo que decía por si algún casual tenía algún tipo de importancia en la conversación, pero cuando se dio cuenta de que estaba CAMBIANDO DE TEMA se limitó a escucharle mientras se giraba de nuevo hacia las salchichas, girándolas para que no se quemasen. La verdad es que no tenía ni idea de lo que estaba hablando porque Ian tenía recepción de información limitada y segmentada, es decir, solo recordaba aquello que le importaba. Y a veces ni eso.

—Entre los gays siempre hay unos dramas que… —Y notó como una gotita de agua le caía en el dorso de la mano, para entonces mirar hacia arriba y ver el gran nubarrón que se había colocado justo encima de ellos. No terminó la frase, pero se notó que iba a meterse con los dramaqueens que eran. —Mira, no hay nadie. Saca tu varita y haz aquí la solución a nuestros problemas o además de quedarnos sin salchichas, vamos a tener que volver a Londres cual buzos.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Lun Jul 22, 2019 10:18 am

De manera pervertida sí, de manera deseosa… Eso lo reservaba para los profesores más jóvenes —levantó las cejas en un gesto travieso, hasta soltar una carcajada. — Qué quieres que haga, era lo que había… A nadie parecía importarle compartir duchas con “el maricón”, sin embargo, así que ellos tuvieron tanta culpa de que les viese, como yo de mirarles —no tenía sentido, pero servía para defenderse. Si no querían que les mirase, ya podían haberse duchado antes o después de que Laith lo hiciese.

Sonrió cuando le planteó otra alternativa para la desilusión que se sentía cuando ya no había salchichas en la nevera para comer así frías como estaban. Por supuesto, eso sumado al recurrente tema del sexo lo hacía todo sexual, sin importar que hablaran de sanas e inocentes embutidos.

Pues si te gustan frías, ya tendrías que probar las calientes, te hacen sentir más vacío cuando se acaban —y puso los ojos en blanco, como si no hubiese dicho nada malo, pero la sonrisa que tenía en los labios lo decía todo.

Una cosa pasó a otra hasta hablar sobre la familia de Ian y su cumpleaños, pues estaba dentro de la charla su madre y su melliza. Entre que Laith acusaba al otro de no querer incluir a su melliza en su segunda fiesta de cumpleaños, el tatuador hizo una pregunta importante: ¿podía considerar “mejor amiga” a una amiga que se tiraba? Porque, al parecer, se tiraba a todas sus amigas.

Necesitas amigas lesbianas —él sonrió. — Sé por experiencia que es difícil tener un “mejor amigo” con el que te acuestes… los sentimientos se confunden y acaba mal, hay que tener mucha fuerza de voluntad para dividir amistad y sexo sin tocar romance —y no lo estaba diciendo por Stella, ¿eh? Sino porque era una ley de vida para la gente que, como Laith, no querían tener una relación estable. — Sí me lo puedo creer, yo te diría lo mismo si fuera a mí al que pretendes.

Obviamente a él no iba a odiarlo por ser incompatible con nada, porque Ian en principio no quería follarle a él, pero a lo que quería llegar era a que entendía el sentimiento de Alexandra de no querer estar con alguien a quien consideraba demasiado joven para su gusto.

Le dio risa que recalcara que a las salchichas había que tratarlas con cariño. — Yo sé tratar con mucho amor a una salchicha, ¿sabes? Creo que hasta ahora nadie se ha quejado de que no sepa preparar bien una salchicha —se lo dijo en falsa confidencia, siendo que, de nuevo, el comentario iba tanto con salchichas como con penes. Más con los segundos que con las primeras.

El sanador procedió a cambiar de tema totalmente para dejar de hablar de Stella, contándole un drama de su vida personal sabiendo que seguramente el otro se quejara al respecto. No alcanzó a hacerlo porque las primeras gotas de lluvia cayeron encima de ellos y Laith levantó la mirada confundido, como si por un momento se olvidara que de las nubes negras caía agua.

¿Cuál es el plan? ¿Hago una sombrilla gigante que nos cubra todo el camino? —se metió Laith con él, sonrisa de por medio. Se aseguró de que todo estuviera en orden y nadie se viera en la carretera antes de sacar su varita. — Y el drama no es propio de los gays, sino de la gente que no entiende las cosas cuando se hablan de frente —le dijo, adivinando su comentario.

Lo que hizo con la varita fue invocar un ventarrón que los ayudase a deshacerse de las nubes al empujarlas hacia otro sitio. La idea tampoco era hacer un ciclón, sólo desviar con aire las nubes con fuertes ventarrones que salían de la varita. Y mientras hacía eso, se la jugó a Ian colándole la punta de la varita por la camisa haciendo que quedase cual Marilyn Monroe.

¡Vaya! ¡Parece que has sido tocado por los vientos del Norte! Dicen que es de buena suerte —tenía toda la pinta de que se lo estaba inventando, en especial la sonrisa de pillo que llevaba en los labios. — Parece que al menos nos dará algo de tiempo, no prometo nada si empieza a llover a mitad de camino de regreso y hay que bucear —dijo con la mirada en las nubes. — Siempre podemos aparecer, aunque no sea mi opción favorita —¿qué clase de mago no llevaba bien las apariciones? Exacto: Laith Gauthier. — Será mejor que trates con amor esas salchichas más rápido, ¿voy poniendo el pollo?
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Lun Jul 29, 2019 10:21 pm

Miró de soslayo a su amigo cuando éste habló de las salchichas como si fueran PENES de manera tan descarada, ¡como si no fuera super obvio que estaba hablando de eso! ¡Que Ian también tenía un máster de hablar de penes con indirectas y con frases de dobles sentidos! No dijo nada en ese comentario, sino que solo sonrió, pues no le pareció correcto bromear con el vacío que se le podría quedar a uno el cuerpo cuando de repente la salchicha desaparece.

—Pero si tengo una amiga lesbiana, entonces no me la puedo tirar, ¿sabes? —Ian lo miró como si fuera super obvio y que, por tanto, no le gustaba la idea. La verdad es que a Ian le hacía falta una amiga fea, no lesbiana, es decir, una chica con la que poder hablar sin que él tuviese que mirar más allá de la amistad por su atractivo. ¿Pero sabes lo malo? Todas las chicas parecían estar sacadas de una revista de modelaje. —Yo tengo fuerza de voluntad.

Y entonces cuando le dijo que él le hubiera dicho lo mismo en el caso de que Ian hubiera sido gay y le pretendiese y se ofendió, pero no porque lo tratase de quasi-gay, sino porque le parecía feo el no rotundo.

—Pero tío, ¿y si te conquisto con amor? —preguntó, en serio. —Es decir… imagínate que de verdad quiero algo contigo y me lo curro, hasta el punto de que dejases de verme como un tipo más joven. ¿Me darías una oportunidad o eres un absoluto y rotundo no? —añadió, queriendo saber su respuesta sincera.

La siguiente vez que utilizó las salchichas para hablar de PENES ya Ian tuvo que saltar porque en ese momento no pudo evitarse imaginar a Laith tratando a las salchichas ajenas DE MANERA MUY GRÁFICA y eso no le gustó demasiado, sobre todo cuando mencionó eso de saber preparar la salchicha. Puto Laith, iba a conseguir que Ian no se pudiese comer una salchicha sin pensar que es un pene.

—¡Tío, deja de hablar de las salchichas como si fueran pollas! ¡Qué me perturbas la mente! —Se quejó divertido, alzando un poco la voz.

Después de eso le dio la misión a su amigo de que se encargase de que no se mojasen: ¿cómo? ¡Ah! Eso quedaba a decisión del líder de misión, que en ese caso ya era Laith por nombramiento del líder supremo: Ian, por lo que se encogió de hombros frente a su pregunta, dejándole el marrón a él. En verdad había muchas opciones, pero al parecer su amigo se sentía Diosito ese día que decidió jugar con las nubes y moverlas para así destrozar el curso natural del planeta.

—¡Oye! —Gritó de repente Ian cuando se asustó al recibir aquella ventisca bajo su camiseta. Se apartó de un salto y miró a su amigo con reproche. —Ya te vale, tío. Guárdate la varita. —Y volvió a mover las salchichas, pensando que ya estaban bastante guay para comerse. Sin embargo, antes de coger ninguna, miró de nuevo a Laith. —Si se pone a llover fuerte, cogemos las motos y nos piramos con aparición. No tengas miedo, que yo sé, confía en mi perfecta habilidad. —Y entonces pinchó una salchicha, levantándola de allí para ponerla en una servilleta y morderla.

Evidentemente, se quemó, por lo que abrió la boca para hablar en un intento de no achicharrarse la lengua.

—Shi, pong el pollo —dijo torpemente con la boca llena de un gran trozo de salchicha ardiente. —Yo creo que te van a gustar las salchichas, bien calentitas y sabrosas. —Y preparó una nueva servilleta para sacar otra para Laith, mirándole con picardía mientras se la daba.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Ago 01, 2019 10:47 am

Esa, mi amigo, es precisamente la cuestión —lo señaló, dándole a entender que la idea de una amiga a la que no le gustes era no follártela. — La atracción sexual es buena amiga de la confusión con el romance —y por eso decían que las amistades entre dos personas del género que le gustaba al otro –dígase, dos chicos gay, dos chicas lesbianas, un chico y una chica heterosexuales- era imposible.

Esa discusión la habían tenido en otras películas llamadas “El día que nos drogamos”, el por qué Ian no era el tipo de Laith, y de nuevo el tatuador mostró su orgullo herido por ser rechazado tan gratuitamente por su ahora amigo, mismo que soltó una carcajada cuando lo oyó planteándole la idea de que lo conquistase con amor y no con su físico o su edad.

Primer strike: aunque tú busques algo conmigo, seguramente te rechace por el mero hecho de que yo no quiero más que sexo con nadie —levantó su pulgar para mostrar su primer fallo. — Segundo strike: si quisiera algo, probablemente lo vería un poco más como si Perseo me hiciera un dibujo, ¿sabes? Digamos que te he “adorabilizado” —levantó el índice. — Tercer strike: tu tipo es más el tipo de hombre que me nace follarme una noche de vez en cuando y no para algo estable, y estás fuera —como el baseball, tres strikes y ponchado. — Soy un cabrón, qué puedo decir, por eso voy a morirme solo y de alguna ETS —se encogió de hombros.

En verdad no pensaba eso, pero sí que, al menos con ligues en general, podía ser bastante cabrón. No por quererlo, sino porque le tocaba las narices, es decir, él no podía decirle a alguien que le gustara o no, o que sintiera algo por él o dejase de hacerlo. De ahí a querer que él se responsabilizara por lo que alguien más sentía había un trecho enorme, precisamente porque no engañaba a nadie: nunca prometía nada más de lo que podía dar.

Se sonrió divertido cuando finalmente perturbó la mente de Ian y consiguió una imagen bastante gráfica, por cómo le había reclamado que parase. Entre una cosa y la otra, y un probable Efecto Mariposa que iba a ocasionar un huracán en Asia porque Laith iba moviendo las nubes con aire como si la vida se tratara de eso en lugar de abrir un paraguas mágico, asustó a Ian con el mismo aire con que se había deshecho de las nubes.

Que me digas eso sólo me da todavía más miedo, mejor me esperas allá que llego con mi traje de buceo —porque no confiaba en la “perfecta” habilidad de Ian y menos cuando le pedía que confiase en ella. Cuando uno tiene que pedir confianza es que ya iba algo mal — Eso te pasa por gordo —adivinó que se había quemado la lengua por cómo abrió la boca tratando de templarla un poco.

Él abrió el paquete de pollo y lo puso en el asador como una ciencia exacta antes de escuchar el comentario sobre las salchichas. Le sonrió travieso en respuesta.

¿Por qué está bien que tú hables en doble sentido de las salchichas pero yo no? ¿Es porque soy gay? Eso es discriminación —le acusó divertido, sin estar hablando en serio, aunque, como siempre, se fingía ofendido por la “injusticia” que le estaban haciendo. — Yo que tú miro el pollo, ¿eh? Que si se quema no me hago responsable —levantó las manos en un gesto de paz, buscando robarse una salchicha también para aplacar su hambre, aunque, al hacerlo con los dedos, por poco va a parar al piso y no a su servilleta. Por suerte consiguió salvarla.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Vie Ago 02, 2019 3:01 am

Arrugó el ceño, intentando comprender la frase.

“La atracción sexual es buena amiga de la confusión con el romance.”

Ajá.

El problema de Ian es que no sabía distinguir cuándo había romance, pues por norma general lo único que solía sentir era atracción sexual y una buena amistad. ¿Pero romance, cómo tal? Nunca lo había sentido. Nunca había tenido la necesidad de ser romántico, o de sentir que una mujer lo era con él, a excepción de las tonterías adolescentes de Hogwarts en donde te regalan bombones con filtro de amor para trollearte un poco la vida. Pero vamos, que de eso a ser romántico había como cinco acantilados.

Después de escuchar los tres strikes, Ian tenía mucho que decir a esa discusión.

—Vale, a ver, espera, que me has saturado de información. —Intentó hacer una pausa cuando Laith terminó de hablar. —Entonces el strike uno quiere decir que si no quisiera nada serio contigo, sólo sexo, sí me dirías que sí, ¿no? Entiendo por tu tercer strike eso sí me lo darías. Pero claro, yo sé que si llego a ser gay te conquistaría: sé que tu corazón se conquista por el corazón. —Y alzó sendas cejas varias veces, pues obviamente estaba bromeando.

En realidad entendía perfectamente el segundo strike, pues eran amigos y encima Ian al ser más pequeño y tener un hijo, pues hasta parecía monísimo, lo cual era normal que ‘adorabilizase’ y no lo viese siquiera como un tipo en el que ningún caso se tiraría, fuese o no su tipo.

—Yo antes era muy cabrón con las mujeres, sobre todo en Hogwarts y en mi primer año de graduado. Evidentemente no tenía intenciones de ser padre tan pronto y me la sudaba muchísimo lo que pudieran sentir las chicas. Solo pensaba en follar, follar y seguir follando, ¡entre más chicas, mejor! ¡Todas a la lista de conquista de Howells! —Lo dijo divertido, pero se notaba que no estaba demasiado orgulloso. Había ganado muchas ‘enemigas’ y la verdad es que ahora que lo veía con perspectiva, se había portado como un capullo con muchas. En realidad, si lo miramos con perspectiva, seguía portándose mal, lo que él creía y se auto-convencía de que lo que hacía estaba bien: ¿pero qué era eso de tener tres follaamigas diferentes? Él podría perfectamente estar sólo con una, pero el hecho de atarse o dar explicaciones no le gustaba, ergo tener muchas parecía que te hacía más independiente, pese a que jugases con lo sentimientos de alguna de ellas. —No sé, cuando Eris me dijo que iba a ser padre, mi pene dejó de querer mandanga y me tranquilicé un poco. Tuve un tiempo para hacer introspección. —Sonó divertido y un poco conformista, encogiéndose de hombros, pues era la cruda realidad.

No había ni punto de comparación con el Ian de antes, al Ian de ahora, en temas de chicas y sexo. Cierto era que podía salir de fiesta e irse con cualquiera a la cama, pero no lo hacía los tres días del fin de semana, con la intención exclusiva de eso. Si surgía, surgía; sino, sus follaamigas eran más que suficientes, tres chicas con las que se lo pasaba bien.

—Que no en serio, se me da super bien aparecerme. De hecho lo hago mucho. Hay veces que salgo con la moto a dar un paseo y cuando llego demasiado lejos me da pereza volver, así que la reduzco, me la meto en el bolsillo y me vuelvo apareciéndome en casa. Todo ventajas. —Sonrió, cual genio. ¡Luego decían que Ian era tonto! ¿Pero a que nadie se le había ocurrido el hecho de irse super lejos con la moto, aunque se haga de noche y luego no tener que preocuparse por la vuelta, ni por la moto?

Tras quemarse la lengua, rió tras su acusación.

—Yo y mi impaciencia por comerme una salchicha. —Y rió, con tal mala suerte de que se le salió un trozo de salchicha por la boca y claro, eso sólo hizo que se riese más todavía. —Exactamente, al yo ser heterosexual puedo hacerlo y es gracioso, que tú lo hagas quiere decir que estás obsesionado con los penes. —Se lo estaba inventado, ¿se notaba? Claro que se nota. Cuando le avisó del pollo, miró hacia allí y empezó a moverlo para que no se quemase. Al haber hecho la brasa mágicamente, no se iba a perder apenas el calor, por lo que estaba perfectamente en su punto cuando al método muggle todavía estarían intentando encenderla. Bendita magia. —Bueno a ver, mientras el pollo se hacen y tú te atiborras a salchichas, cuéntame algo que no sepa de ti. Que somos amigos y parece que nos conocemos desde hace mil años pero en verdad sé super poco, aparte de que eres un gordo homosexual baja pantalones que probablemente muera por una ETS. Y que te gustan los tatuajes.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Ago 03, 2019 10:37 pm

Laith le había dado a Ian tres motivos por los que no querría estar con él, pues el otro había puesto la situación de conquistarle con amor y currárselo para ello. Demasiado eran tres puntos para el cerebro del tatuador que necesitó un momento para entenderlo todo antes de defenderse. Le dio risa realmente ver a Ian, siempre hetero nunca inhetero, planeando cómo ganárselo.

Te daría sexo si tuvieras unos cinco años más, ¿no tienes un hermano sexy con el que me pueda acostar? Que me sentiría como si estuviera profanando a un adolescente, no sé —exageró un estremecimiento como si le diese repelús la idea. — Como sigas insistiendo pensaré que eres bisexual y que debo cuidarme de ti —bromeó, pese a lo mucho que lo divertía que Ian se picase cada vez que lo rechazaba.

La verdad era que, para ese entonces, miraba a Ian con los ojos con que se mira a un hermano menor, antes que a otro hombre con el que pudiera haber algún interés, sólo incrementando la “adorabilización” que le impedía mirarle como una potencial conquista.

No sé, yo me hice a la idea de que no estaba mal querer sólo sexo, pero me volví muy claro a la hora de ponerlo sobre la mesa porque detesto que vean algo donde no lo hay, y por eso me disgusto a veces —como la experiencia que le contó del tipo que ni recordaba y le había reclamado estar ligando con otro tipo. Esos estaban locos. — Amigos con derechos tengo por montón, pero sólo eso, amigos, todos lo saben, todos saben que hay otros, y así todos felices y contentos —se encogió de hombros.

Él, que no tenía la responsabilidad parental de Ian, se conformaba con tener relaciones cuando le apeteciera con quien le diera la gana. Era la parte buena de la soltería y de su estilo de vida, agitado y social. No estaba en la edad de quedarse con las ganas, sino con las experiencias que tenía.

Pero la experiencia que NO quería tener era permitir que Ian los apareciera lejos de ahí. Tenía licencia, sabía hacerlo, pero a la hora de la verdad… el sanador sufría estrepitosamente al momento de aparecerse, fuese por él o por los demás. No, él prefería tomar la moto y volverse así fueran las cuatro y media de la mañana, lloviese o estuviese nevando, pero prefería evitar la aparición en la medida de lo posible.

Sigo firme a hundirme con mi barco antes de tomarte la palabra… no me lo tomes a mal, pero es lo mejor para todos —levantó las manos con las palmas hacia arriba, en un gesto de que no había nada más por hacer.

Ambos se rieron cuando Ian se quejó por haberse impacientado por su salchicha y todavía más cuando se le cayó de la boca como un completo retrasado, pese a que luego le dijo que él podía bromear sobre salchichas y Laith no por sus sexualidades, a lo que el sanador le dio un pequeño golpe en el hombro en respuesta.

La siguiente pregunta lo dejó pensando, ¿qué podía decirle? No es que supieran mucho sobre el otro, sino que la cabeza se queda siempre en blanco cuando a uno le piden hablar sobre sí mismo. Se encogió de hombros, como si resolviera que no tenía ni idea de qué debería decirle.

Pues… No sé, ¿qué quieres que te diga? —pero antes de que respondiera, enlistó una serie de datos curiosos sobre él: — Nací en Quebec, crecí con mi abuelo, no tengo padre y no conocí a mi madre, tengo veintisiete, fui a Ilvermorny, estuve en la casa de los sanadores: Pukwudgie, estuve en el equipo de Quodpot del colegio como delantero, practiqué boxeo, artes marciales y fui capitán de mi equipo juvenil de hockey sobre hielo, mi serie de películas favorita es Alien, me gustan las películas de ciencia ficción y de terror —le dijo un breve resumen de las cosas más particulares que podían saberse de él.

Había intentado llenar su curiosidad en todas sus formas, pero ya estaría en Ian si le preguntaba algo más específico o si se conformaba con lo que le había contado sobre sí mismo. Nada particularmente personal, pero suficiente como para conocerse un poco mejor.

¿Qué hay de ti? ¿Qué podrías decirme que no sea que eres un gordo heterosexual faldero al que le gustan los tatuajes y tiene un hijo que es lo más adorable del mundo? —le devolvió la pregunta en un sentido semejante al que Ian había empleado al preguntarle a él, aunque era claro que sabía un poco más sobre él que eso. Al final, lo importante era la broma.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Miér Ago 07, 2019 9:59 pm

—Lo más parecido que tengo a un hermano mayor sexy es una hermana veintiocho minutos más grande que yo, pero tiene vagina. Y yo soy el más guapo. —Lo cual era mentira, pero Ian siempre la vacilaba diciendo que ella había sacado la inteligencia, pero él el físico de la familia. —No soy puto bisexual, pero estoy intentando estudiarte para ver si las maduritas siguen tu mismo y rotundo no de rechazo a los más jovencitos.

Estaba haciendo un estudio exhaustivo y muy detenido usando a Laith como ÚNICA muestra útil, ya que no había nadie más allí y el resto de personas adultas de su círculo de amistad, normalmente estaban en su lista de futuras maduritas a las que tirarse, así que no podía contar con ellas para dicho estudio.

Bueno, quizás con Alex, que claramente la veía como un objetivo inalcanzable porque vivían juntos y eso era casi como el veto más importante de todos. ¿Os imagináis que se acuestan, sale mal y luego Ian se va de su habitación cuando se están quedando dormido A SU HABITACIÓN, QUE ESTÁ LITERALMENTE A DOS PASOS? No sé, era muy patético todo y encima tenía miedo porque Alex podría perseguirlo para cortarle la picha por haberle convencido a hacer eso y que ahora las cosas fuesen tan raras.

Quita, quita. ¡Alex está vetada! Quizás debería utilizarla también para el estudio.

—Claro, yo normalmente también… —Le respondió a Laith, que decía que sus amigos con derecho sabían que habían más hombres en la vida del sanador. —Karin y Fayette obviamente saben que hay otras mujeres en mi vida y les da igual. El problema es Stella, ¿sabes? ¿Tú crees que ella lo sepa? Yo creo que… ella siempre ha sabido que yo soy así, pero nunca se lo he dicho desde que nos reencontramos. ¿Debería decírselo para evitarme disgustos? ¿O que ella se los lleve...?

¿¡Pero y si se lo decía y le decía: ‘byebye’? Eso no lo quería tampoco…

Mientras hacían el pollo bien y comían salchichas, Ian le preguntó a su amigo que le contara algo que no supiera. Era una pregunta super aleatoria, sólo por saber un poco más del sanador. Se lo dijo todo de carrerilla, pero la capacidad cerebral de Ian estaba preparada para captar toda la información sin perderse.

—Hostia, qué chulo, ¿sabes boxeo? No lo sabía. Yo practiqué durante muchos años kickboxing y he ganado par de premios. Me vino bien eso de hacer profesional lo que me gustaba hacer de forma natural, ¿sabes? En Hogwarts era un puto abusón. No me siento orgulloso de eso. —Pero se rió, por supuesto. No apagó la sonrisa cuando le devolvió al sonrisa, encogiéndose de hombros para repetir un poco lo que él había dicho pero en su versión y, por supuesto, sin decir las cosas que Laith ya sabía de él. —Pues yo jugué como golpeador en el equipo de quidditch de Slytherin pero nunca he sido capitán de nada porque quiero ganar, ¿sabes? —Era una broma, a la que siguió con otro dato. —A mi también me molan las películas de terror, pero me gusta verlas con personas que no tengan miedo para así poder reírme de los malas que son. Ah, sí, algo que no sabes de mí… —Y tras dejar un pequeño silencio de tensión, lo miró. —Un día perdí una apuesta con un compañero de Hogwarts y el castigo era tatuarse un pene, así que… sí, tengo un pene tatuado en alguna parte de mi cuerpo. Es un pene gracioso y me preocupé de intentar disimularlo, pero jamás lo tapé.

Y eso era totalmente verídico: recordaba perfectamente aquella apuesta con Damon a orillas del río Támesis y como casi se ahoga en el río por culpa de su obsesión por ser el ganador.

—La verdad es que nunca he tenido la cabeza muy bien amueblada, porque si no nunca hubiera aceptado una apuesta en donde me tatuase un pene. Pero bueno, dicen que la adolescencia es el momento para cometer locuras y yo creo que he cometido la gran mayoría: ¡hasta hice el pleno del hijo con diecinueve años! —Rió, divertido. Porque sí, se había drogado, había hecho ilegalidades hasta terminar en prisión y había hecho todo lo que un adolescente tiene que experimentar, según las series de televisión americanas.

Y por si os lo preguntáis... el pene de Ian—el tatuado, digo—estaba en el interior de su brazo, bajo la axila. Era un pene dibujado de manera caricaturesca en cuyo interior había una carita feliz. Era, en resumidas cuentas, un pene feliz. Estaba rodeado de otros tatuajes que formaban su manga, por lo que pasaba desapercibido, sobre todo en esa zona tan poco visible.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Ago 08, 2019 11:48 pm

Hizo un gesto de disgusto cuando le dijo que lo más cercano a un hermano mayor era su hermana mayor por media hora, mostrando un exagerado rechazo. Se tentó de risa, sin embargo, cuando se atrevió a decir que él era el más guapo, pero no dijo nada, sólo levantó las cejas como si dijera “Si tú lo dices”.

La verdad es que le daba gracia que lo quisiera estudiar como una muestra del por qué las mujeres podrían rechazarlo. Él tenía bien claros sus motivos, y las mujeres mayores que le interesaban a Ian también debían tenerlos si bien podían no ser los mismos. Tenía algo divertido, sin embargo, que se picase tanto por algo como lo era que Laith pudiese rechazarlo sólo por ser menor, planteando un metafórico caso donde el dichoso menor pudiese estar interesado en él.

El tema de los amantes dejaba de ser agradable cuando metía Ian a las suyas y a Stella, porque era su ship y no le gustaba mucho pensar en que había otras y que su amiga no era la única. Le dirigió una mirada circunstancial, pensando en sus preguntas. Se encogió de hombros en respuesta.

No lo sé, puede —y esa no era ninguna puta solución, pero en el fondo le divertía poder meterse con la frágil capacidad de estar seguro de su actuar con Stella.

Honestamente, Ian le ponía en una situación difícil contándole eso, porque él, tanto como no hablaba con Stella de las cosas que Ian le decía en confidencia, no podía contarle tampoco las cosas que Stella le decía. Así que era difícil ser amigo de una pareja porque tenía que hacer su esfuerzo para ser imparcial, llegando hasta a rayar lo misterioso.

Tras una ronda rápida de cosas sobre él, el tatuador se sorprendió de que supiera boxear, pues él había practicado kickboxing y hasta había concursado.

Nadie debe enorgullecerse por ello —le concedió, — a mí nunca me ha gustado mucho la violencia, me enseñaron toda mi vida a no buscar peleas… pero también me enseñaron a terminarlas siempre —aquello le provocó una pequeña sonrisa ladina. Fue turno del otro de contarle su carrerilla de datos curiosos, aunque usó bastantes menos que Ian… en especial uno le llamó la atención. — No hablas en serio… —no perdía la sonrisa. — A verlo —y no porque no le creyese, sino porque eran hombres y aquello tenía una gracia implícita.

Y efectivamente lo vio, el tatuaje en el interior del brazo. Se perdía un poco entre tanto tatuaje que tenía su amigo, pero claramente podía verse. Eso llevó a Laith a reírse, no como burla, sino como si pensara que aquello era una locura.

Bueno, vamos a ver, que el heterosexual mujeriego tiene un pene tatuado, ¿y te atreves a meterte con mi homosexualidad? —no tenía que ver mucho una cosa con la otra, pero obviamente el amante de los penes parecía ser otro a juzgar por quién tenía uno dibujado en la piel y quién no. De todos modos, trató de detener su risa mientras se sujetaba el estómago que ya le dolía de reír. — Pones en duda quién es al que le gustan los penes aquí —dramatizó divertido.

Él, por suerte, nunca se había hecho ese tatuaje estúpido que se hace por una apuesta. Había tenido su dosis de locura cuando adolescente, aunque dudaba haber llegado tan lejos como las películas señalaban la vida norteamericana. La verdad… no es que pensara que le había hecho falta.

¿Cómo te diste cuenta que querías ser tatuador? ¿Por los que llevas tú? ¿Por los dibujos? ¿Por la de chicas que van a pedirte que les tatúes el culo? —le preguntó, ya que no recordaba realmente si habían hablado de algo así. Sabía que había dejado la universidad por eso y toda la movida, pero lo que había detrás… pues igual y no habían hondado tanto en detalles. — Conozco chicas que se han tatuado en la vagina —recordó pensativo con tono circunspecto.

Por lo pronto se limitó a robarse otra salchicha, teniendo que darle un pequeño trozo a Mukki que ahora les ladraba porque eran unas personas horribles que comían y no le compartían lo que estaban comiendo. Y no es que estuviese acostumbrado a comer comida humana, mas sin embargo, también podía permitirse algunos caprichos de vez en cuando.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Vie Ago 16, 2019 2:02 am

El tipo que se sintiese orgulloso siendo un abusón... tenía un problema. Ian lo tuvo en su momento, pero por suerte había sabido ir por el camino correcto después de haber hecho tantas cosas realmente cuestionables. Por suerte, estaba con gente que lo aceptaba y lo había perdonado, sobre todo Stella porque Ian había actuado de manera activa y agresiva en contra de los suyos.

—Ya... en Hogwarts me creía superior al resto sólo por vestir de verde y venir de una familia rica. Era un poco gilipollas. —Y con una sonrisa un poco soberbia, miró a su amigo. —Era, ¿vale? Pasado. Ahora ya no lo soy. No me vengas con esas bromas baratas y fáciles, que te veo venir.

Le contó la anécdota con respecto al pene que tenía tatuado y... ¡no sabía qué había de homosexual en tener un pene tatuado! ¡Era un símbolo muy viril! Además, él era homosexual y no tenía penes tatuados, así que no es que fuese algo homosexual.

—¡Es solo una apuesta, no quiere decir nada de que me gusten los penes! —Le reprochó, cruzándose de brazos. —Además, es gracioso, no es como un pene bien detallado con sus venas y sus pelos, ¿sabes? Tiene una carita sonriente, feliz y totalmente alejada de cualquier connotación sexual. ¡Además, está escondido! Te odio, homosexual que intenta hacer que otros se replanteen su orientación. ¡Yo soy muy hetero aún y pese a tener un pene tatuado en mi piel!

Defendió su orgullo como persona heterosexual amante de las vaginas y las tetas. Todo eso mientras se terminaba la salchicha. ¡Es que así no podía uno tener credibilidad!

Cuando le preguntó que por qué había empezado a tatuar... a Ian se le cortocircuitó el cerebro, pues realmente no tenía muy claro cuál fue el detonante. Durante muchos años le había gustado mucho el mundo de los tatuajes y... suponía que había sido una unión de todo. Aprovechó que tenía que mover los pollos para pensarse un poco la respuesta, aunque terminó encogiéndose de hombros.

—Pues no sabría qué decirte, supongo que es un poco todo. Puede sonar poco propio de mí, pero no tiene nada que ver con chicas o su predisposición a tatuarse sus partes íntimas. De hecho me resultaría hasta raro: no es eso lo que me gusta hacer con sus partes íntimas. —Y puso un mohín un tanto disconforme. —Pero desde pequeño me gustó todo el mundo de los tatuajes, de pintar tu piel y... no sé, es guay eso de dibujar y dejar marca permanente en el cuerpo de otra persona. Me gusta mucho el hecho de que sean simplemente por estética, pero también me mola cuando hago algo que significa mucho para otra persona.

Podía sonar un poco cursi, pero en realidad le hacía hasta ilusión ver la cara de felicidad de una persona cuando recién ve lo que significa tanto para ella, recién tatuado en su piel. Que ahí en donde veías a Ian, un estúpido que ha cambiado, lloraba con Gladiator o El Diario de Noah, ¿eh? Que tenía sentimientos.

—También es divertido ver cómo las personas se piensan que se van a morir cuando la aguja de la máquina es minúscula. O ver a la gente pálida como fantasmas desde que le pincho por primera vez. —Rió, casi burlesco. —Ser tatuador, ahí en donde lo ves, te aporta muchas experiencias diferentes. Y tiene un componente social que creo que me hacía falta, ¿sabes? Eso de rodearme de puristas en Hogwarts creo que me vino mal a la vida. Y también está bien eso de hablar con chicas sin tener intención de ligármelas o algo así. Te juro que antes calificaba a las chicas entre 'feas' o 'aptas para meter el pene'. —Y soltó una carcajada. —Era un joven hormonado. Era. Repetimos lo de antes: ERA.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Ago 17, 2019 10:26 pm

La verdad es que Laith sonrió a Ian cuando le dijo que se creía superior, más con comprensión que con condescendencia, y, aunque tuvo intenciones de hacerle una broma fácil, Ian lo interrumpió antes de que siquiera pudiese decir palabra alguna al respecto. El sanador se limitó a encogerse de hombros.

Honestamente te entiendo —le dijo, — me pasó de alguna forma, aunque por mí era un poco más que la popularidad se me subió un poco a la cabeza, aunque supongo que tuvo mucho que ver que antes de eso era yo el que era inferior —le confesó en confianza. — No es que hubiese ido por la escuela golpeando a niños, pero… era cabrón —se encogió de hombros sonriendo a medio lado.

No se enorgullecía tampoco, pero admitía que había cambiado para bien, enmendó las cosas que se podían y había aprendido de sus errores. De su parte, había tenido todas las papeletas para que se metieran con él: un bastardo mestizo homosexual y blando en época de segregación, así que, si bien era una mala excusa, entendía que había sido susceptible al exceso de confianza.

Soltó una carcajada cuando el tatuador se ofendió tanto por insinuar que le gustaban los penes por tener uno tatuado, levantando las manos en señal de inocencia mientras negaba con la cabeza. — No dije nada —le sonrió, una ceja arqueada en gesto travieso. — Pero si el río suena… —agua lleva.

Después surgió un tema un poco más serio que tenía que ver con la vocación de Ian a ser tatuador, escuchándolo con atención cuando empezó a hablarle sobre su gusto por pintar la piel y dejar marca en las demás personas. Una marca, además, que solía ser algo importante o algo que realmente les gustaba. Era verdad: no era una respuesta que esperaba del otro, así que se sorprendió gratamente.

Cuando me hice mi primer tatuaje recuerdo que estaba jodidamente nervioso, porque todo el mundo me decía que la zona que quería dolía un montón, ¿sabes? Luego descubrí que depende de la zona del cuello duele más o menos —le contó, mirando al cielo intentando recordar mejor la experiencia. — No me dolió mucho, en realidad, quizá porque soy masoquista o porque tengo un buen umbral de dolor —se encogió de hombros. — Es una razón muy bonita por la que te guste tatuar personas —la anterior sobre formar parte de algo importante. Lo otro sólo evidenciaba lo cabroncete que era Ian.

Puso los ojos en blanco y bufó cuando le contó cómo identificaba a las mujeres “antes”: “feas” o “follables”, y no era una manera muy educada de ver a una mujer.

”Eras” —hizo comillas con los dedos a los costados de su cabeza. — ¿No eras tú el que se quejaba que se iba a morir por no haber metido el pene en ningún agujero hace tiempo? —obviamente Laith estaba exagerando la ocasión en que Ian se quejó por llevar sin follar unas semanas. — ¿Recuerdas la conversación de antes? Cambio mi respuesta: tu tipo no es mi tipo para follar, es el tipo que rechazaría sólo por pensar así —lo señaló acusador.

Obviamente la respuesta seguía siendo hipotética, y por “el tipo” se refería a eso precisamente: un hombre tatuado y de pinta rebelde, aunque dentro de un rango de edad que le llamase más que la edad de Ian. Sin embargo, el tipo de tíos que separaban “follable” y “atractivo” era precisamente el tipo que se merecería el rechazo sexual de todos.

En el fondo, sólo se estaba metiendo con Ian porque quería y porque podía, ¿nunca había notado el tatuador lo fácil que era sacarle de su casilla para molestarlo un poco?

Algún día me tienes que dejar a mí tatuarte algo —le dijo con una media sonrisa, mirando el pollo en el asador. — Tiene que ser divertido, yo te dejé tatuarme a mí —levantó las cejas dos veces en un gesto sugerente antes de volver a reírse. — A veces pienso que me la jugué dándote el voto de confianza para hacerme un tatuaje, pero no me arrepiento.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Jue Ago 22, 2019 3:40 am

—¡QUÉ FUERTE! —Señaló a Laith, con una sonrisa divertida y de sorpresa. ¡Laith Gauthier siendo un abusón! ¡Já! ¡Eso habría que verlo! —Ya te vale, tío. Menudo cabrón, ahí abusando de los más pequeños. Y luego mírate: yendo de sanador buenazos, gay y simpático. ¡Nadie te creerá! ¡Contaré la verdad de ti en Corazón de Bruja!

Obviamente estaba de broma. No podía criticar que nadie hubiese hecho un poco de bullying en el colegio, pues para él fue el pan de cada día, siendo y conviviendo con los mayores cabrones de su generación de Hogwarts. La verdad es que él ya era bastante capullo, pero tenía amigos como Circe que… sin duda alguna se ganaban el premio a ser la mayor hija de puta de su generación.

—Ni diji nidi, piri si il rii siini… —Burló entonces Laith su ‘dicho popular’ con respecto a su defensa de que tener un pene tatuado no decía absolutamente nada de su hombría. Y es que no decía absolutamente nada de su hombría.

Y sí, lo estáis pensando: esa capacidad para burlar tan bien lo que decía Laith se debía a las enseñanzas de su hijo Perseo, últimamente algo mimado, que no paraba de hacerlo cada vez que Ian—o Eris—le negaban algo. Ahí en donde lo veías, era Eris ‘la madre responsable’ quién lo malcriaba más que el propio Ian.

Era normal en todo el mundo estar nervioso ante tu primer tatuaje, pues uno no sabía cómo iba a enfrentar el dolor y si sería una zona que tendría muy sensible. Nadie sabe cómo responder a un tatuaje si nunca te has hecho uno y esa incertidumbre es lo que te mantiene en ascuas.

—Yo también tengo mucho umbral de dolor, seguro que es eso. A menos que tengas ciertas prácticas sexuales de las que quieras hablarme ahora, Don Masoquista. —Rió, mirándole divertido. —Nunca he tenido problemas de dolor. Es cierto que en algunos sitios me duele más que en otros, pero lo soporto bien. Nunca se me ha bajado el azúcar, ni me he desmayado… Buff… —Entonces se llevó la mano a la frente. —Tienes que ver: el otro día se me desmayó uno en el estudio repentinamente. Normalmente tengo coca-colas en el frigorífico para darles una si lo están pasando mal y se les baja el azúcar, pero nada. Ese fue instantáneo. De repente estaba; de repente ya no estaba.

Lo contaba divertido porque la desgracia ya había pasado e Ian sabía cómo actuar en esos casos, pero en su momento se había estresado bastante con la situación y menos mal que estaba la novia del tipo por allí para tranquilizar la situación y hacerle compañía hasta que volviera de sí.

—Era, de verdad —insistió, mirando al pollo. —Ahora ya no lo hago. Cierto es que mentalmente lo pienso, pero no me vengas con esas: ¿me vas a decir que tú no veas a los tíos y piensas: “joder, me lo follaría” si es atractivo a tus ojos? Y si hay alguien feo, seguro que piensas que es feo, aunque te de pena después. —Le echó en cara, pues era algo que hacía TODA LA HUMANIDAD. —Ya no voy por ahí buscando nada. Tengo mis amigas de confianza con quien follo cuando se nos apetece y listo. Me refiero que antes era como… un juego. No me siento orgulloso de haber pensado así, pero ya te digo que era un tremendo capullo. —Y se rascó la oreja, algo incómodo. No quería tampoco que su amigo se pensase que todavía era sí de idiota, pues la verdad es que le sentaría mal.  

Había cambiado y ya no le llamaba eso de ir de fiesta a ligar con la primera que apareciese con una buena delantera. Ahora, de hecho, valoraba más el plan de quedar de tranquis y luego terminar en casa de alguna de esas amigas. Bueno, de hecho solo de dos: Karin o Stella. Fayette era una locura de mujer y si bien en la cama habían conseguido llegar a buen puerto, ella seguía siendo un poco rara. Con ella era literalmente solo sexo, mientras que con Karin o Stella había un vínculo más allá.

—¿Qué dices, loco? —le respondió sobre la marcha, clavando el cuchillo en un pollo para envolverlo en una servilleta y dárselo. A su gusto, parecía ya estar listo. —Claro que te dejaste tatuar por mí: soy tatuador. Tú no eres tatuador. —Y tras esa matización, añadió algo: —Si te implicas en unas cuantas clases básicas sobre cómo tatuar sin matar al otro, quizás me piense dejarte retocar mi pene. —Y rió divertido, refiriéndose claramente al pene ya tatuado, no al pene de verdad de Ian. —Me fiaré de ti si te doy un par de clases, porque asumo que nunca en tu vida habrás cogido una máquina de tatuaje, ¿verdad? En realidad es fácil, pero hay que tener algunas nociones básicas sobre todo para no hacer daño a la otra persona pues, a contrario que tú, yo no soy masoquista. Me gustan las cosas con su debido nivel de salvajismo. —Y sonrió, pues obviamente estaba hablando de sexo.

Cogió entonces él mismo un pollo, bajando las brasas con la varita, para que de esa manera los cuatro pollos restantes no se quemasen demasiado y pudiesen comer tranquilamente los que tenían en la mano. El tatuador se sentó en un muro cercano, para poder comerse aquello sin tener que estar de pie.

—La verdad es que hace tiempo que no me tatúo. Me gustaría tatuarme el dedo anular con la letra P, de Perseo. Podría hacérmelo yo mismo cualquier día, pero ni me he puesto. Cuando tengo el día libre de cualquier cosa no me nace ponerme a tatuarme a mí mismo —le dijo, para continuar con la conversación.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Ago 24, 2019 6:58 am

Más bien yo diría que abusaba de los mayores —se sonrió algo avergonzado al recordarlo. — ¿Sabes la típica rubia zorrona de las películas americanas? ¿Que consigue que los tipos le carguen los libros y hagan sus tareas y eso…? Pues en mi caso, yo era esa —sí, se acababa de llamar “rubia zorrona”, pero es que era lo que había sido. — Tuve también mi etapa de “soy mejor que todos” un tiempo, así que… Sí, supongo que fui un insufrible —porque ojo, no es que fuera golpeando a los demás, sino que se aprovechaba de ellos. — Mi primer novio era mi bully, lo usé para salir de la espiral de humillación, y de ahí todo fue cuesta abajo.

No le enorgullecía, quizá cambiaría algunas cosas si pudiera, pero al menos no había hecho nada precisamente grave. Laith reconocía que de ahí había venido su orgullo de no dejar que nadie le pasase por encima, mas con el tiempo y la madurez había aprendido que tampoco podía pasarle por encima a los demás.

Pero, tío, ¿he venido a pasear con Ian Howells o con Perseo? —se quejó cuando se defendió con TANTA MADUREZ de su intento por molestarlo, con una voz tonta y agudizando las palabras con “íes”.

Hablando sobre tatuajes, era un mundo de nunca acabar, ya que había mucho de lo que discutir al respecto. El tema de ese día era el dolor y las primeras veces, así que él le contó la propia primera experiencia que había vivido cuando se hizo su tatuaje en el cuello, justo antes de salir de Canadá con rumbo a Reino Unido.

¿No te acabo de decir hace un momento que salí con mi bully? Si quieres hablar de “prácticas sexuales”, aquí estoy —abrió los brazos para mostrar que estaba ahí. Y, damas y caballeros, aunque pudiese sonar como una broma dada la situación… la verdad es que no lo era. Un gusto culposo, si así quería verse. No esperaba que se lo tomase en serio, sin embargo. — ¿Te imaginas? Ian Howells en la cárcel por causar daño severo a un hombre mientras le tatúa —habló como si leyera la cabecera de una noticia. Había pensado en decir “matar”, pero le pareció de mal gusto.

El sanador no estuvo seguro de si alguna vez se había desmayado. Seguramente sí, aunque no se le vino ninguna ocasión a la mente, por lo que no le dijo nada al respecto.

Escuchó la explicación de Ian sobre cómo separaba a la gente antes y cómo lo hacía ahora, aunque le daba risa que se rallara tanto por ello cuando a decir verdad Laith sólo estaba buscando picarlo un poco. Él tiraba el anzuelo, y el tatuador pescaba de inmediato, había que admitir que era un buen hobbie.

Yo también me doy cuenta de que hay gente que me gustaría follarme y gente que no me apetece, como a ti —y dale con lo mismo. — Sin embargo, yo no divido así a las personas, sólo que hay hombres que si se diese la oportunidad no me molestaría meterles en la cama —un oportunista era el sanador. Daba risa si lo pensabas demasiado. Cuando notó que Ian se lo estaba tomando bastante en serio, le dio una palmada en la espalda. — Sólo bromeo, no te frustres, primero porque no me importa y segundo porque no creo que seas tan idiota ahora.

Lo había dicho en una ocasión: él era sanador, no juez, ¿con qué derecho iba a juzgar a las personas? Hablando en serio, por supuesto, porque desde las bromas cualquier cosa se podía juzgar. No es que él fuera un santo en la sexualidad como para ir dando misa sobre qué o qué no hacer.

Admito que estaba nervioso cuando me tatuaste, piensa que en mi mente sonaba algo así como: “Laith, ¿qué estás haciendo? ¿En serio vas a dejar que un niño te pinche tinta?” —dramatizó su preocupación, aunque un poquito sí que había. Lo que pasaba es que él era un jugado y no le había dado tanta importancia: si salía mal, ya otro se lo arreglaría. — Pues yo te doy clases sobre diseño, lo mínimo que puedes hacer es darme clases sobre cómo tatuar, eso nos pondría a mano —levantó su dedo para matizarlo.

Le guiñó un ojo cuando le dijo que a él le gustaba un nivel moderado de salvajismo con una sonrisa traviesa al remarcar la diferencia. Ahora tenía su pollo en la mano con la servilleta, mas fue una persona razonable y esperó un poco a que se enfriase para no quemarse todo lo que se llama “papilas gustativas” en el proceso de ingerirlo.

Ya, yo lo hago, me enseñas un poco, pim-pam-pim-pam, y te hago una P preciosa —se metió en su plan sin invitación, pues si no le apetecía y a Laith le apetecía aprender, ya podía usarlo de sujeto de pruebas y encima hacerle algo tan bonito como la inicial de su hijo. Era una buena idea.

Era una curiosidad natural por saber cómo era tatuar, pues sobre el papel era bueno y además más sencillo, ya que no involucraba la piel que no era fija y el riesgo a hacer daño. Podría decirse que era una forma de buscar un nuevo reto a la hora del arte.

Prometo no dejarte sin dedo, ¿vale? —intentó sonar convincente e inocente. Aunque eso lo hizo pensar. — ¿Cuál es el tatuaje más difícil que has hecho en toda tu carrera? —preguntó con curiosidad.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Mar Ago 27, 2019 1:03 am

Al menos había que admitir que la táctica de unirse a su bully para salir de la mierda no era nada mala. A Ian le funcionaba eso con algunas chicas en Hogwarts: tratarlas un poco mal para que ellas quisieran tener más atención del chico, se unieran a él y terminase pasando cosas. Era curioso como Laith e Ian habían tenido un pasado bastante parecido en cuando al bully se refería. Ian también jodía—de todas las maneras posibles de la palabra joder—con las rubias zorronas, aunque en este caso inglesas.

Se rió abiertamente cuando Laith se quejó frente al recochineo de Ian.

—Tío, todo lo malo se pega —le dijo en la cara, refiriéndose a que esa manera tonta de quejarse obviamente venía de Perseo pero a Ian se le había terminado pegando. —Es mejor eso que mandarte a la mierda. Los niños saben. —Obviamente no había querido mandar a la mierda a Laith, sólo era una manera de hablar.

Le dio la razón con un movimiento de cabeza cuando relacionó lo de Don Masoquista con lo de salir con su bully, pues sin duda tenía antecedentes.

—No, gracias —matizó antes de continuar, con la palma de la mano abierta en su dirección. Ian no tenía problemas en hablar de sexo, pero el problema de hablar de sexo con un gay es que te iba a relatar una situación entre dos hombres y eso ya no le gustaba tanto a Ian. No tenía problema por el hecho de que los hombres tuviesen sexo entre ellos, pero a él no le gustaba imaginarse un pene cerca de un culo. —Yo soy cuidadoso, tú sabes. Ese noticiero jamás será real.

¿Ves? ¿Ves, ves? Él también dividía a las personas con ese criterio de mierda, aunque fuera algo totalmente inconsciente. Ahora, la verdad, Ian tenía otro tipo de criterios: gilipollas y no gilipollas, pues había empezado a valorar de verdad la amistad real y sincera, esa que no es nociva y que te empuja hacia adelante, no te tira hasta quedar atrás. Tener como mejor amistad a Circe durante tanto años le había hecho darse cuenta de la tremenda diferencia que había ahora en su vida con sus amistades.

Y también se había dado cuenta cuando perdió su amistad por lo de Perseo y le costó tanto ‘recuperarla’, pues al final sintió que no valió la pena. Ahora, sin embargo, sí que se lo curraría para no perder a los que tiene.

—No me frustro —le dijo, divertido, pues en verdad si se frustraba un poco, pues tenía la sensación que decir cómo era antes definía cómo era ahora.

Dejaron atrás el tema de la sexualidad, el sexo, los bully, los masoquista y todo, para dar paso a hablar de tatuajes, un tema muy recurrente entre ellos. Entre que le gustaba a ambos y que eran ‘socios’ como le gustaba llamarlo a Ian, pues era algo de lo que solían hablar bastante.

—Un niño. —Repitió, mirándole con cara de patata. —Un niño.

Su reproche era meramente divertido, resaltando que era UN PEDAZO DE EXAGERADO. Vale que en realidad se llevaban casi cinco años, ¿pero de verdad se notaba tanto la diferencia de edad? Ian no pensaba que se notase tanto teniendo en cuenta cómo eran. Seguramente le molestase tanto lo de 'niño' porque Eris no se lo había parado de repetir tantas veces con el tema de Perseo...

—Bueno, bueno… yo nunca he tenido miedo de que me pinche UN VIEJO, así que podría enseñarte los conceptos básicos para que puedas hacer la P. —Ian había trabajado con Laith, sabía lo perfeccionista era, el cuidado con el que trataba sus diseños y todo lo que hacía, por lo que sabía que sabría hacerse rápido a la máquina y a la tinta. No tenía problema en ofrecerle su dedo para esa P siempre y cuando hubiera practicado un poco antes. —Primero te enseñaré un poco y si veo que tienes futuro, pondré mi dedo en riesgo. No me lo haré para ver si progresas adecuadamente y te dejo el honor de tatuarme la P de mi hijo.

¿El tatuaje más difícil? Mordió el pollo, pensativo.

Era complicado porque había veces que no era cuestión del tatuaje en sí, sino también del diseño complicado o de la persona problemática bien por dolor o quejas. Pero decidió poner solo en importancia el diseño y a la hora de hacerlo en la piel de la otra persona.

—Pues hace relativamente poco hice un ave fénix en toda la espalda de una chica. Las alas llegaban a ambos hombros casi, por todo el omóplato. Me gustó porque era muy simétrico y la cola caía por la columna vertebral. Era muy, muy sensual. —Le dijo, intentando no sonar pervertido, sino más bien observador. —Ella me trajo el diseño y solo le hicimos un par de arreglos. No es que fuera difícil, en realidad, pero como era tan grande y con tantos detalles, me hizo estar muchísimo más concentrado y pendiente de que nada saliera mal. Cuando vayas por casa te enseño una foto, aunque la subí a mi instagram.

No era un secreto que Ian tenía una cuenta de instagram en donde subía fotos de todos sus tatuajes, así como diseños. No subía fotos de él, ni de nada más, solo de su negocio como tatuador para poder captar personas. Y la verdad es que había servido: los hashtag eran el futuro de la gran expansión, por no hablar de que muchos de sus clientes habían venido de ahí.

—Pero solo me haces la ‘P’ y ya está, tampoco te flipes, que luego me robas la clientela. Tú te quedas en tu rol de diseñador. —Le señaló con el mismo pollo, cual amenaza muy seria.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Jue Ago 29, 2019 6:26 am

Se limitó a poner los ojos en blanco en cuanto le dijo que lo malo se pegaba, pero que era mejor que mandarlo a la mierda. La verdad era que lo encontraba muy gracioso, porque ponía en evidencia que pasaban tanto tiempo juntos, padre e hijo, que hasta las costumbres del más pequeño se quedaban impregnadas en el mayor.

La verdad es que era muy gracioso hablar con Ian porque, ahí donde lo veías, su conversación tenía tintes de seriedad entre todas las bromas que se soltaban. Asimismo, habían tenido conversaciones totalmente serias, sin que se perdiese el buen rollo que había entre los dos, como aquella ocasión donde Laith le había servido como amigo y confidente ante todas las dudas sobre su futuro y su vida, en general.

Eso mismo era lo que hacía que a Laith le costase realmente juzgar a las personas, en especial cuando “lo que era antes” definía “lo que era ahora”. Él precisamente no podía juzgar por eso, pues también había llegado a ser una persona de la que ahora no se sentía orgulloso. Entendía que la gente cambiaba y evolucionaba, y todo, en general, estaba bien conforme pasaba el tiempo. Lo malo era estancarse.

Otro tema muy recurrente en ellos, más allá de la comida, el sexo y todo lo demás, eran los tatuajes, y Laith se atrevió, de nuevo, a dar una estocada a su orgullo al llamarlo niño.

Mira, a mí no me puedes culpar —le dijo, — iba a pincharme un niño cinco años menor que yo al que conocí drogado en una fiesta, ¡dime si no es para tener miedo! —lo señaló acusador, ya que en verdad tenía muchas razones por las que no sentirse seguro en manos de Ian Howells.

Al final, se sonrió victorioso en cuanto le dijo que no tenía miedo él, así que podía enseñarle los conceptos básicos para poder hacerle un tatuaje. Era pequeño, pero tenía un significado importante, ¡obviamente quería participar en ello! Así que, en realidad, se entusiasmó cuando le dio el beneficio de la duda y le dejó tomar una maquinilla de tatuar. Sabía que había libros que simulaban la piel, así que asumiría que ahí pondría a prueba sus habilidades tatuadoras, pues no querían ningún riesgo en humanos.

Te debe matar la espalda después de pasar horas encima de una persona tatuándole —pues normalmente la piel estaba sobre la mesa y el tatuador debía encorvarse. — A mí me pasa que se me entumen las manos cuando hago procedimientos minuciosos médicos durante mucho tiempo, supongo que también te pasa —porque era parecido a una tortura tener una extremidad en una misma posición por tanto tiempo sin descanso.

Laith seguía a Ian en su Instagram, pero, como el resto de sus redes sociales, no es que él mismo fuera muy activo en ellas. Entraba a mirar de vez en cuando, mientras que el resto del tiempo lo pasaba etiquetando en memes o simplemente utilizando la mensajería instantánea sin revisar nada más. No porque no supiera, sólo porque estaba desapegado a la realidad virtual y prefería la realidad de carne y hueso.

Primero la “P”, y luego la dominación mundial con mi imperio de tatuajes, todos los demás tatuadores se quedarán sin trabajo —hizo su malévolo plan para gobernar el mundo de los tatuajes… que de verdad tenía poco, ¿importaba? No realmente. — Venga, te daré un pequeño trabajo de vez en cuando para que no te mueras de hambre —fue indulgente con él, tranquilizándolo con un trabajo casi asegurado.

Terminó su pollo poco tiempo después que iba comiéndose entre la conversación, usando su varita para invocar algo de agua y lavarse la única mano que utilizó para comer: la derecha. Después se relajó, porque barriga llena, corazón contento.

La verdad no, he estado pensando en estudiar de nuevo alguna nueva rama de medicina, así que no es que tenga mucho tiempo para hacer mi imperio de tatuajes —aunque utilizó aquel recurso en broma, lo primero era en serio. — Todavía no me preguntes qué que no te voy a poder responder, pero ya se me ocurrirá algo —porque lo importante no era qué aprendía, sino estar aprendiendo algo todo el tiempo.

Eso le hizo pensar en algo. Sabía que Ian había estado estudiando leyes cuando abandonó la universidad, pero, aunque esa carrera no le pegaba ni con cola, ¿habría alguna que realmente le hubiese gustado estudiar? Decidió sacudirse la curiosidad.

¿Tú quisieras estudiar algo algún día? —le miró. Iba a aceptar si le decía que no y ya estaba, pero no quería quedarse con la duda.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trespassers [Priv. Ian Howells] - Página 2 Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1296
Puntos : 1096
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Ian Howells el Jue Sep 05, 2019 1:50 am

Él sabía que a Ian le molestaba que lo llamaran niño. Él lo sabía y aún así le llamaba niño. El viejo homosexual ese que no para de llamarlo niño y de rechazarlo, un día se iba a llevar a casa un tatuaje de pene feliz como venganza de su insistente necesidad de llamarlo NIÑO y ser el responsable de resquebrajar su orgullo de macho adulto.

―Pues mira que bien se desenvuelve EL NIÑO con la aguja, que ahora ni te piensas irte con otro tatuador. ―Le devolvió, dando buen énfasis a la palabra niño para que se notase que estaba ofendido. ―Bueno, eso y porque te los hago gratis.

Ian estaba ahora mismo consiguiendo bastante trabajo, por lo que de hecho prefería dejarle los tatuajes gratis a sus amigos porque a él le gustaría que si tuviera un amigo tatuador, le dejase los tatuajes gratis. Era cuestión de ser un buen amigo, de toda la vida. Además de que Laith encima colaboraba con él, por lo que cobrarle era como estúpido.

Asintió varias veces a lo que dijo, pues había veces que las sesiones eran tan largas que hasta él tenía que tomarse un descanso para tomar algo, estirarse y ponerse en otra posición.

―Siempre intento que el otro se coloque de la manera más cómoda para mí, pero hay zonas complicadas en donde el que tiene que estar en una posición incómoda soy yo. Pero nada, si no hay otra hago un descansito, le invito a una coca-cola y listo. ―Se encogió de hombros, sin rallarse demasiado. ―Eso sí, mi cuerpo ya tiene un arte para conservarse sin que se resienta en la misma posición.

Se veía capaz de darle el beneplácito a Laith para que le tatuase la ‘P’ de Perseo, siempre y cuando le diese un par de clases antes y viese que se desenvolvía igual de bien con la aguja, así como lo hacía con el lápiz. Le miró divertido cuando sugirió que podría hacerse con el imperio de los tatuajes, pero los dos sabían que ese era el plan malévolo de Ian. Eso sí, iba a tener que buscarse tarde o temprano un lugar más grande en donde trabajar y tener su estudio. Ya empezaba hasta a molestarse de tener tantos clientes y no quería incomodar a Alex.

Le pareció guay que Laith quisiera enfrascarse en estudiar de nuevo, pues por mucho que a Ian no le molase en absoluto, sabía que era lo correcto, sobre todo teniendo en cuenta el trabajo que desempeñaba el sanador.

―Joder, eso mola mucho, ¿y esa motivación repentina? ¿En serio te sobra tiempo como para meterte en algo nuevo? ―Le preguntó, sorprendido y, siendo consciente de que le había dicho que no le preguntase, hizo una pregunta parecida. ―¿Qué es lo que te gusta que no hayas estudiado antes? Yo de todo vuestro mundillo médico me pierdo un poco, la verdad. Todas las ramas me parecen igual de desagradables. Estoy acostumbrado a ver cosas feas pero aún así no me mola. Los hospitales me dan mal rollo, a menos que esté allí para ver nacer a un hijo mío. ¡Y no te creas que tampoco es que me guste demasiado! ¿Te he contado lo que pasó? La matrona me dijo que mirase, que según ella era precioso. Y claro, yo me imaginé a mi hijo saliendo con flores o algo, pero aquello era horrible tío. Vi aquello y me caí al suelo, o sea me dio un bajón de azúcar al ver tanta sangre y la cabeza de mi hijo saliendo POR AHÍ. ―O sea, lo relataba con una cantidad de diversión que era posible tomárselo en serio, pero todo lo que pasó era totalmente verídico. ―No te recomendaría estudiar para matrón. ¿Cómo se llama el masculino de matrona? ¿Matrón? Suena fatal.

¿Ian estudiando? ¿En qué mundo? Mientras mordisqueaba prácticamente el hueso sobrante del pollo, negó con la cabeza y puso un gesto en el que evidenciaba su pocas ganas de enfrascarse a estudiar. Escupió hacia un lado un trozo feo y luego se limpió con una servilleta la comisura de los labios.

―No creo: partiendo del hecho de que no me gusta estudiar y que no hay nada que me llama… no creo que termine metiéndome en ninguna carrera, si es lo que te refieres. Si me metí en un principio fue por mis padres, pero yo ahí no iba a hacer nada. ―Apagó las brasas tan fácilmente como con un movimiento de su varita. ―Me gustaría hacer cursos para mejorar mi dibujo y seguir practicando con lo de los tatuajes. De verdad que creo que puedo ganarme la vida así: últimamente cobro una gran pasta. Suelo hacer una media de cinco tatuajes a la semana y suelo cobrar mínimo cien libras, a menos que sea muy pequeño. Me saco entre quinientos y mil libras A LA SEMANA. Es un pasote. Si hasta me estoy pensando en independizarme yo solo, pero Alex me cae muy bien y Perseo la adora. ―Confesó la cruda realidad y es que Alex era una compañera cojonuda.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.